Últimos temas
Weltschmerz
Tenemos que hablar EmptyHoy a las 2:53 am por Sorceress

Festival: Safe and sound
Tenemos que hablar EmptyHoy a las 2:03 am por Maga

Registro y conteo de puntos
Tenemos que hablar EmptyHoy a las 1:52 am por Maga

— unbreakable chains [0/1]
Tenemos que hablar EmptyHoy a las 1:35 am por June

— My little boy
Tenemos que hablar EmptyAyer a las 11:48 pm por Maga

× Bound for the homeland
Tenemos que hablar EmptyAyer a las 11:37 pm por vicivosdrcams

always walked a very thin line
Tenemos que hablar EmptyAyer a las 11:35 pm por Valkyria

— Apocalypse [8/9]
Tenemos que hablar EmptyAyer a las 11:00 pm por Nymphet

The pillars of eternity
Tenemos que hablar EmptyAyer a las 9:54 pm por Circe

Afiliados
Élites
Créditos
Tree Of Life es un foro de rol libre y su contenido es propiedad intelectual de los administradores del mismo y los usuarios que crean sus tramas. El diseño general del skin y las tablillas staff fue creado por Red, a quien agradecemos su contribución. Agradecimientos especiales a los foros dixinmortal y al foro de ayuda de Foroactivo, así como a los tumblrs de necromancercoding, Flerex, Gitanodoescodes y Maryskins, pues sin sus tutoriales y zonas de ayuda habría sido imposible completar esta skin. Las imágenes utilizadas no son de nuestra propiedad si no sacadas de las páginas Google, DLPNG, Pngflow, Freepng y DeviantArt (Captain-Kingsman16, DUA-PNGS, Weirdly-PNGS y nickelbackloverxoxox). También agradecemos a Mario Montagna de freepsdfiles por las imágenes de los botones, así como a freepik y a Flaticon por las imágenes de los iconos. Los iconos web pertenecen a la página FontAwesome. Por último, el diseño de la página html para las dinámicas es creación de ethereal-themes, que cede el código gratuitamente en su tumblr del mismo nombre.
Hermanos

Tumblrs de recursos para el rol
 :: Squad :: Golden Shields

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Tenemos que hablar Empty

Dom Nov 01, 2020 4:57 pm

Tenemos que hablar
CON Alice EN Gran Comedor A LAS 13:00h, 23 de noviembre
Resopló, inflando los mofletes y echando aire por la boca pero sin dejar de rasgar el pergamino con la pluma ni levantar la cabeza, mucho menos de decir nada. Llevaban ya casi una hora allí, en el aula vacía, en concreto toda su hora libre que habían decidido dedicar a avanzar en el trabajo de Aparición, asignatura en la que estaban los tres: Sean, Hillary y él. Pero algo debió pasar en algún momento de la clase (algo de lo que, por supuesto, Marcus ni se enteró porque cuando él estaba en clase solo atendía al profesor) porque desde que habían salido estaban peleando.

Por ende, llevaba una hora escuchando de fondo la discusión de los otros dos mientras trataba de concentrarse. En otras ocasiones les habría cortado, o se habría metido en medio, o les habría dicho "así no hay quien trabaje, me voy" o cualquier otra de sus salidas. Pero esa mañana se había levantado especialmente... ¿Tranquilo? No era esa la palabra. En silencio. Sí, en silencio podía ser una buena definición. Habría llamado la atención de sus dos amigos si no hubieran estado demasiado ocupados peleando el uno con el otro, así que aprovechó la coyuntura para clavar la nariz en el pergamino y no levantarla, haciendo un gran esfuerzo por pensar en el trabajo que tenía por delante. Solo en el trabajo que tenía por delante.

De vez en cuando erguía la espalda, con una mueca en la cara, y ladeaba la cabeza de un lado al otro para estirar el cuello. Llevaba demasiado rato en una mala postura estudiando... Aunque eso no era novedad, lo hacía todos los días. Quizás había cogido una mala postura durmiendo. O quizás, por no decir que era lo más probable, sus músculos se estaban resintiendo de la aventurita de la noche anterior. Pero cada vez que la recordaba notaba un escalofrío recorriéndole por todo el cuerpo y tenía que tragar saliva y parpadear un par de veces para recentrarse, mientras de fondo Sean y Hillary seguían matándose vivos.

Cuando lo consideró oportuno empezó a recoger sus cosas en silencio y se dispuso a levantarse para irse al Gran Comedor a almorzar. Sus amigos, como autómatas, siguieron sus movimientos. Eso sí, sin dejar su discusión a un lado. Marcus permaneció en silencio, salió en silencio del aula y recorrió en silencio el pasillo junto a ellos, que seguían erre que erre, mientras que él caminaba con la vista baja, poniendo los ojos en blanco de vez en cuando y... Tratando de poner la mente así también, en blanco.

Solo levantó la cabeza cuando entró por las puertas del Gran Comedor, obviamente buscando a Alice. Sonrió al verla sentada ya en la mesa de Ravenclaw, haciendo un gesto con la cabeza a lo lejos a modo de saludo, antes de ir a por su comida antes de sentarse con ella. Le había costado tanto levantarse por la mañana que había llegado tarde al desayuno, engullido cuatro cosas como un ganso y volado hasta su clase, ni siquiera la vio por allí. Era la primera vez que la veía desde... La noche anterior. Y no engañaba a nadie: se moría por verla. Pero también tenía una inquietud en el pecho un tanto extraña, como un cosquilleo nervioso por no saber qué pasaría, como iba a ser "la mañana siguiente". Lo que había ocurrido había sido muy intenso, la vez anterior no se vieron de nuevo hasta pasados meses, dejando entre ellos la sensación de que no había ocurrido nada. El momento posterior a lo ocurrido en el aula de pociones fue un poco tenso y después se volvió mucho mejor pero Marcus llevaba todavía más confuso si cabía desde ese día. No tenía ni idea de como afrontar lo que le venía ahora.

Pero iba a intentar hacerlo con la mayor naturalidad posible. Se sentó junto a ella con una sonrisa, dándole un pequeño toque hombro con hombro a modo de saludo. Pero el tierno momento se volvió a ver interrumpido por unos gritones Sean y Hillary que seguían en lo suyo. Marcus hizo rodar los ojos, acompañado de un movimiento de la cabeza. No sabes la mañanita que llevan. Murmuró, pinchando de mala gana un poco de comida del plato mientras les mataba con la mirada. Llevan así toda la última hora. Y creo que más, empezaron en clase. Volvió a bufar y se llevó el tenedor a la boca. ¡¡MIRA, SEAN!! Vuelve a repetir eso otra vez y te tiro el zumo de calabaza por dentro de la túnica. ¡¡Aah qué bien!! ¡Ya hemos pasado al plano de las amenazas, pues estupendo! Marcus ladeó la cabeza hacia Alice con expresión de hastío total. Empezaba a quedarse sin paciencia, solo que tampoco tenía fuerzas. En serio, rescátame o mátame. Por favor.
Merci Prouvaire!


We are
Tenemos que hablar Alchem10

Tenemos que hablar Freyfirma

Tenemos que hablar Banner10

Together we are everything:

Tenemos que hablar Sin-t-10

Tenemos que hablar Nuestr10

Tenemos que hablar Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3645
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

Tenemos que hablar Empty

Dom Nov 01, 2020 6:02 pm

Tenemos que hablar
CON Marcus EN Gran Comedor A LAS 13:00h, 23 de noviembre
Levantarse le había costado, pero después de la ducha, estaba mucho mejor. Estaba exultante. Es más, hasta en contra de su costumbre, hasta desayuno decentemente. Aún así, no había visto a Marcus. Pero no pasaba nada.

Hacía un frío directamente desagradable, húmedo y pegajoso, por culpa de la niebla. En el invernadero estaba todo el mundo en pánico por las distintas reacciones de las plantas a la circunstancia meteorológica, y una planta carnívora se había escapado y estaba creando el caos en un sector. Con toda tranquilidad, Gal se acercó y la neutralizó con un hechizo aturdidor- ¿Veis? No pasa nada- dijo con una sonrisa volviéndose a su rincón de plantitas. La profesora de Herbología se le acercó y le dijo- A ti aún no te ha llegado, pero empieza a haber pulgón por culpa de la humedad- Gal sonrió y se encogió de hombros- Ahora mismo hacemos un pulverizador con remedio, no pasa nada- La profesora asintió y se fue a lidiar con el resto de problemas. Elaborar la mezcla y rociarla por todo el invernadero llevó más rato que el que duraba la clase, pero Gal dijo- ¡No pasa nada! ¡Tengo hora libre! Yo me quedo haciéndolo- Pero ahora tengo a los de segundo aquí- advirtió la profesora. Gal negó con la cabeza con una sonrisa- ¡No me importa! Usted siga con la clase y cuando termine me voy- La profesora frunció el ceño pero también sonrió- ¿Te ocurre algo, Gallia? Estás... Diferente- ella rio sin comprometerse a nada y siguió rociando plantas. Todavía le dio tiempo a que la profesora, muy agradecida, la pusiera de ejemplo una cinco veces durante la clase y se quedó, haciendo una clase magistral a los de segundo de cómo manipular el eléboro negro sin morir. Seguro que Marcus estaría orgulloso de ella, se lo contaría después.

Llegó pronto al comedor, y no cogió mucha comida porque habiendo desayunado tenía nula hambre, pero sabía que era sano hacer todas las comidas del día, y eso pensaba hacer. Y su día se iluminó aún más cuando vio aparecer a Marcus a lo lejos buscándola entre la gente. Había aprendido a identificar cuando eso ocurría, sabía qué mirada ponía cuando la estaba buscando. Soltó un suspiro al aire y volvió la vista a su comida. Toda su paz pareció verse perturbada con la llegada de Sean y Hillary discutiendo, y ya se iba a girar y decirles que hay que ver, que ruidosos venían hoy, cuando Marcus se sentó a su lado y le tocó el hombro, y toda su paz regresó, como si silenciara a sus amigos. Puso esa voz que se pone cuando un niño viene a quejarse de una herida y le miró con una dulce sonrisa- Ni me imagino por lo que has tenido que pasar... Pero no pasa nada porque mira ¡Hay pescado al horno! Ya solo con eso se compensa el día- dijo ampliando la sonrisa. Pero entonces Hillary llamó su atención

-¡Díselo, Gal!- se giró, sin quitar la sonrisa pero con tonillo de impaciencia- ¿El qué, Hills?- ¡Que es gilipollas!- Gal se rió y cogió un poquito del pescado de su plato- Esa frase la inventé yo, pero ¿Por qué se lo llamas ahora? ¿Qué tripa se os ha roto?- Y mientras lo preguntaba, se puso a echarle el calabacín de su plato al de Marcus, porque era la verdura que menos le gustaba- ¡Pues que esta mañana nos han dicho que nos pusiésemos en grupo y...- Y Gal dejó de escuchar. Solo podía mirar de reojo el perfil de Marcus, disfrutar del hecho de estar muy cerca el uno del otro en aquella mesa. Volvió a la tierra con la amenaza de Hillary- ¡Bueno, que ya está, chicos! No pasa nada...- comentó con una sonrisa. Sean la miró anonadado- Gal ¿ya has olido una planta de esas que causan alucinaciones o qué? Estás como ida- Hillary le pegó en el brazo- ¿Ahora te metes con ella también? ¿Tú no te cansas de ser idiota?- Gal se limitó a reír y girarse hacia Marcus- Me he quedado en clase de Herbología a terminar una cosa y la profe me ha puesto de ejemplo con los de segundo. ¡Bueno! Y luego les he explicado cómo manipular una planta venenosísima sin morirte. Pero tranqui, me he lavado las manos- dijo levantándolas con los dedos abiertos. Sean y Hillary se habían quedado callados un momento, mirándoles, pero en seguida siguieron con la pelea.

Merci Prouvaire!


Tenemos que hablar JCqE0Sy

Tenemos que hablar QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
Tenemos que hablar V1mQwnV
Tenemos que hablar 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
Tenemos que hablar Wm7AwJV
Ante todo, amigos
Tenemos que hablar Giphy
Ay, los retitos
Tenemos que hablar Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
Tenemos que hablar Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

Tenemos que hablar Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

Tenemos que hablar Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

Tenemos que hablar Empty

Dom Nov 01, 2020 6:28 pm

Tenemos que hablar
CON Alice EN Gran Comedor A LAS 13:00h, 23 de noviembre
Tuvo que reírse con eso, mirando a la chica. Sí, había pescado al horno, y estaba ella allí bastante animada al parecer, y tranquila. Más tranquila que él. Vale, eso era buena señal. Lástima que la pompa de relajación volviera a romperse por los chillidos de Hillary. De verdad que prefería hacer caso omiso a eso o soltaría lo que llevaba acumulando toda la mañana.

Bajó la mirada al plato temiendo que Alice decidiera participar de esa conversación, porque de verdad que él no tenía ninguna gana. Solo sonrió a la chica cuando dejó su calabacín en su plato. Podría directamente no haberlo cogido porque a ella no le gustaba, y sin embargo lo hizo para luego pasárselo a él, que le encantaba. Si eso no le hacía sonreír... Aunque ni siquiera se había percatado de lo que sí pareció percatarse Sean: que Alice estaba como ida. Sería porque él estaba un poco ido también. Ante ese comentario tragó lo que tenía en la boca sin levantar la mirada del plato y bebió un poco de zumo. Menos mal que la chica estaba usando toda la naturalidad que parecía faltarle a él, que llevaba todo el día deseando ser invisible y así seguía.

Conforme soltaba el vaso notó como Alice se dirigía a él, así que acercó el cuerpo un poco a ella para escuchar lo que le decía por debajo del griterío de sus otros dos amigos. Amplió la sonrisa y ladeó la cabeza para mirarla. Ah, ¿sí? Rió ante el siguiente comentario. Vale, me quedo más tranquilo, que acabas de darme tu calabacín. Se mojó los labios con una sonrisa y se quedó mirándola un poco más cerca, y también hablando en un tono un poco más bajo de lo habitual. Como si estuvieran los dos solos o como si lo que se estuvieran diciendo fuera más íntimo que hablar de una clase. Pondría como excusa que, si no se acercaba y susurraba con un poquito de gravedad, la discusión de los otros no le permitiría ser oído. La profe tenía que ponerte de ejemplo, tienes un don para las plantas. Ladeó un poco más la comisura de los labios. Me encanta que sepas tanto de plantas. Ya sabes que a mí no se me dan tan bien.

Volvió a bajar la mirada para pinchar un poco de pescado, sin dejar de sonreír. La discusión y la aburrida mañana habían desaparecido porque ahora estaba Alice allí y todo volvía a ser entretenido de nuevo. Se llevó el pescado a la boca, mirando de reojo y llenando el pecho de aire con un deje de desesperación, volviendo a desinflarlo. Tragó y volvió a acercarse a Alice, esta vez un poco más, para decir en un tono algo más susurrado. ¿De verdad no me vas a rescatar de esta? Bromeó, con una sonrisilla. Yo una tarde entera así no la aguanto.
Merci Prouvaire!


We are
Tenemos que hablar Alchem10

Tenemos que hablar Freyfirma

Tenemos que hablar Banner10

Together we are everything:

Tenemos que hablar Sin-t-10

Tenemos que hablar Nuestr10

Tenemos que hablar Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3645
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

Tenemos que hablar Empty

Dom Nov 01, 2020 7:47 pm

Tenemos que hablar
CON Marcus EN Gran Comedor A LAS 13:00h, 23 de noviembre
Rio cantarinamente con la broma de Marcus y siguió comiendo. La sonrisa de su cara era imborrable, y más cuando él se acercaba a ella de esa manera, y halagaba su mano con las plantas. Gal entornó los ojos- Es que le he hecho un favorazo, quedándome la mayor parte de mi hora libre. Pero ya sabes que no me gusta que las plantitas sufran, aunque sean caprichosas- dijo significativamente y ampliando la sonrisa- Me ha dicho que me llevo diez puntitos para Ravenclaw por la ayuda. Agradéceselo a mi remedio antipulgón- Terminó con otra risita. Eso les ganó otra mirada de sus amigos, que no se esperaban esa actitud tan risueña por su parte.

-Oye ¿nos estáis haciendo caso?- dijo Hillary muy mosqueada- Pues no, la verdad, estáis muy pesaditos ehhh - A mí no me llames pesada, Gal...- Pues comed y callad un ratito ¿no? Mi abuela siempre dice que el que come y canta algún sentido le falta- ¡Es que cuando uno tiene razón!...- Y vuelta a empezar Sean. Pero no pasaba nada. Porque Marcus volvía a hablarle, y ya todo lo demás le daba igual. Le gustaba estar así, le recordaba a su propia madre, cuando ella era pequeña. Entornó los ojos hacia él y le puso un dedo debajo de la barbilla.

-¿Y a dónde sugieres que te lleve, eh?- apoyó el codo en la mesa y la sien sobre su mano, ignorando a sus amigos enfrente y mirándole solo a él, a sus ojos, a sus rizos, como si todo lo que hubiera pasado anoche se le apareciera ante ella. Oh, Dios, mala idea. Marcus desnudo, Marcus piel con piel, Marcus acariciándole el cuerpo con ansia. Ay, tuvo que suspirar otra vez- Porque, si te secuestrara... Vendría medio claustro de profesores a acusarme de robarles al prefecto O'Donnell... - No lo controló mucho, no lo controló nada, de hecho. Su pie se deshizo solo del zapato lentamente y se dirigió hacia el tobillo de Marcus, porque de repente necesitaba desesperadamente tu contacto, aunque fuera así. Se mordió el labio inferior- Así que tendría que esconderte en algún sitio... Para que no me quitaran esos diez puntitos que me he ganado- dijo con la voz más baja, no sabía bien por qué.
Merci Prouvaire!


Tenemos que hablar JCqE0Sy

Tenemos que hablar QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
Tenemos que hablar V1mQwnV
Tenemos que hablar 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
Tenemos que hablar Wm7AwJV
Ante todo, amigos
Tenemos que hablar Giphy
Ay, los retitos
Tenemos que hablar Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
Tenemos que hablar Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

Tenemos que hablar Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

Tenemos que hablar Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

Tenemos que hablar Empty

Lun Nov 02, 2020 12:39 am

Tenemos que hablar
CON Alice EN Gran Comedor A LAS 13:00h, 23 de noviembre
Arqueó una ceja y soltó una carcajada muda, mirando de nuevo a su plato. Eso de las plantitas caprichosas se lo dijo él, sabía que en algún momento vendría de vuelta, ¿acaso no era esa toda la mecánica de su relación? O gran parte, al menos. Aunque volvió la mirada automáticamente hacia ella cuando dijo que le había dado puntos para casa. ¿Ah sí? Se mojó los labios, frunciendo una sonrisita que trataba de disimular para hacerse el interesante, y se acercó un poco más a ella para volverle a susurrar. En ese caso tu prefecto está muy orgulloso de ti. Por poco, por poco se le escapa hacer algo que nunca, jamás había hecho en público. Ni en público ni en privado, porque sí, se habían dado besos, caricias y más cosas, pero no con esa confianza de lanzarse un comentario y besarse así por las buenas. Porque no eran... Es decir, seguían siendo solo amigos... ¿No?

Porque por un segundo bajó la cabeza hacia el hombro de la chica y estuvo a punto de dejar un beso cariñoso en este, pero en su lugar dio un giro de última hora y se volvió con una sonrisita a su plato. Pero, como no podía ser de otra forma y porque no estaban solos aunque de vez en cuando se sintiera como tal, a sus amigos esa risita de Alice y ese gesto suyo no pareció pasarles desapercibido. Pero él se forzó en disimular, clavando de nuevo la vista en el plato.

Se tuvo que tapar la boca con una mano para que no se le viera reírse cuando Alice dijo abiertamente que no les estaba haciendo caso porque estaban muy pesados, y cuando añadió esa frase de su abuela. En el momento en el que Sean volvió a su pelea la miró de reojo, aún con la mano en la boca pero dejando constancia que su comentario le hacía mucha gracia pero negando con la cabeza, como si quisiera decirle mentalmente que sus amigos no tenían remedio y que no le importaba reírse de ellos en complicidad, solo por la mañana que le habían dado.

Cuando vio que Alice se volvía hacia él de esa forma, apoyando el codo en la mesa, él hizo exactamente lo mismo, devolviéndole una mirada traviesa. Hizo una mueca con la cara como única respuesta a dónde quería que le llevara, como diciéndole que le daba igual de una forma muy teatralizada, mientras la seguía escuchando sin perder la sonrisa. Separó un poco los labios para tomar algo de aire mientras entrecerraba los ojos, con la comisura de los labios elevada en una sonrisa pícara. Creo que... Sé muy bien como esconderme de los profesores si lo necesito, ya sabes... Tengo mis trucos. Hizo un gestito chulillo con la cabeza. No tienes que preocuparte de eso. Le encantaban los juegos dialécticos con Alice, y aquel... Tenía un tono que le provocaba unos escalofríos bastante agradables.

Y para escalofrío el que sintió ante lo que vino después. Tuvo que hacer un gran esfuerzo de contención para que el respingo fuera lo suficientemente sutil como para que los otros, enfrascados aún en su discusión, no lo notaran. Pero no pudo evitar reaccionar automáticamente al notar el pie de la chica buscando su piel. Miró de reojo a sus amigos, comprobando que no se habían dado cuenta, y volvió a mirarla a ella, haciendo pantalla con su mano en el lateral de sus labios para que no se los leyeran y abriendo mucho los ojos para mirarla. ¿Qué haces? Susurró, pero con una sonrisa lo suficientemente delatora. Porque aquello era una locura, pero... Oh, de esas locuras que ya no era secreto para nadie que le gustaban demasiado.

A ese gesto solo le faltaba que Alice bajara la voz y le soltara ese tipo de cosas para que todas sus terminaciones nerviosas se activaran. No había dejado de taparse el lateral de la cara con la mano, o más bien se había olvidado de que tenía la mano ahí porque estaba demasiado pendiente de todo lo que tenía que ver con Alice. Volvió a esa expresión pícara en su rostro, entrecerrando ligeramente los ojos y mojándose los labios. Miró de nuevo a sus amigos de reojo y, al ver que no les hacían ni caso, se inclinó muy sutilmente hacia ella para susurrar. ¿Es que conoces algún escondite al que me puedas llevar? Bajó la mirada. Porque... La mano que no tapaba su rostro se fue acercando ligeramente hacia ella, hasta quedarse muy cerca de su pierna. No está bien ocultarle cosas a tu prefecto, eso también te puede quitar puntos. Movió lentamente su dedo índice hasta rozar la falda, bajando con este por el camino que llevaba hasta la piel descubierta de su pierna. Y si el sitio le gusta... Quizás tengas mucho que ganar.
Merci Prouvaire!


We are
Tenemos que hablar Alchem10

Tenemos que hablar Freyfirma

Tenemos que hablar Banner10

Together we are everything:

Tenemos que hablar Sin-t-10

Tenemos que hablar Nuestr10

Tenemos que hablar Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3645
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

Tenemos que hablar Empty

Lun Nov 02, 2020 9:31 am

Tenemos que hablar
CON Marcus EN Gran Comedor A LAS 13:00h, 23 de noviembre
Sonrió brillante, porque le gustó lo de "tu prefecto" y habría tirado por ahí la conversación si no hubiera sido un cantazo. De hecho le pareció que Marcus iba a hacer algo y al final rectificó. Bueno, no importaba, estaba sonriendo, y su sonrisa valía que fuera.

Rio mirándole cuando dijo que él sabía esconderse, y ella, sin moverse de su posición asintió con la cabeza- No lo dudo- contestó juguetona. Notó el escalofrío de Marcus en cuanto le rozó con el pie, y no pudo evitar una sonrisa traviesa. Pinchó una de las verduras con el tenedor y contestó a la pregunta- Comer- Y cuando la hubo tenido en la boca, deslizó lentamente el tenedor por entre sus labios mirándole. Aquello le empezaba a encantar porque era peligroso, y estimulante y... Y Marcus siempre se tenía que llevar el reto más allá, porque notó su dedo deslizándose por la falda y pensó "no vas a llegar hasta ahí" y lo hizo, vaya si lo hizo. El tacto de Marcus con su piel hizo que se erizara entera y el tenedor se le cayó. Ahora, por culpa del estruendo, no solo Sean y Hillary les miraban, si no un par de alumnos más de al rededor. Tenía que actuar rápido.

Cogió el libro de Aritmancia de su mochila y se deslizó, pegada pierna con pierna, brazo con brazo, a Marcus. Así lo que pasara con las manos no se vería por detrás y por delante lo taparía la mesa. Haciendo sitio frente a ellos, colocó el libro y dijo- ¿Tú entiendes esta progresión? Porque a mí se me escapa- iba a apoyarse de nuevo en su mano derecha y a hacer otra cosas con la izquierda, pero antes terminó el teatrito con maestría- ¡Eh!- les dijo a sus amigos- ¿Podéis reducir aunque sea el volumen de la pelea? Intento que me expliquen algo- Y ahora ambos la miraban con indignación y volvían a su pelea. Bien, distracción lista. Volvió a apoyarse en su mano y dijo

- Volviendo a lo que estaba- empezó a deslizar su mano por el antebrazo de Marcus hasta llegar a la mano de él- No dudo que, como prefecto que eres tú te sabes toooodos los escondites del castillo. Para sacar de ahí a los gamberros, por supuesto- todo el rato su tono era tentador, a medio camino entre la broma y la provocación. Su mano llegó a la rodilla de Marcus- Yo me sé algunos, sí...- empezó a subir de nuevo la mano pero esta vez por el lateral del muslo- Pero creo que no se lo contaría a mi prefecto- paró la mano cuando iba a la mitad y le miró con cara de niña buena- Vaya a ser que para una vez que me porto bien... Mi prefecto me delate y me castigue- terminó pestañeando muy rápido.
Merci Prouvaire!


Tenemos que hablar JCqE0Sy

Tenemos que hablar QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
Tenemos que hablar V1mQwnV
Tenemos que hablar 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
Tenemos que hablar Wm7AwJV
Ante todo, amigos
Tenemos que hablar Giphy
Ay, los retitos
Tenemos que hablar Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
Tenemos que hablar Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

Tenemos que hablar Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

Tenemos que hablar Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

Tenemos que hablar Empty

Lun Nov 02, 2020 1:26 pm

Tenemos que hablar
CON Alice EN Gran Comedor A LAS 13:00h, 23 de noviembre
La miró con ironía cuando dijo que lo que hacía era comer, porque sabía que era solo parte de su jueguecito. Esas sonrisas pícaras, esa forma de tocarle y como decía las cosas, como si no estuviera haciendo nada, como si fuera totalmente inocente... Alice no había sido inocente nunca y menos aún de un tiempo a esta parte. Si alguien sabía eso, era él.

El motivo por el que eso le atraía como un imán era un misterio sin resolver, y sin resolver se iba a quedar porque él no pensaba dejar de entrar al juego de cabeza. Tan de cabeza que estaba empezando a dejarse envolver por ese aura que Alice generaba y ese poder que tenía sobre él, que llevaba empeñado en negar y en teñir de "voy porque quiero" seis años, pero ya parecía haber tirado la toalla con eso. Su mirada se fue directa a los labios de la chica viendo como jugaba con el tenedor, tratando de devolver la vista a ella con una sonrisilla, pero sin poder dejar de mirar sus gestos como hipnotizado mientras se mordía ligeramente el labio. Si hubiera estado en pleno uso de su sentido común, se habría dado cuenta de que todo aquello estaba siendo demasiado obvio. Pero no lo estaba.

Le devolvió a la realidad el estrépito del tenedor cayendo sobre el plato, haciendo que volviera a girarse rápidamente al suyo y bajara la vista para seguir comiendo como si no hubiera pasado nada. Estaba dándole vueltas a la comida en la boca porque el corazón le iba tan rápido que no le permitía ni tragar, solo mirar de soslayo a Sean y Hillary para ver como por un momento miraban cabreados a Alice como si su ruido hubiese interrumpido su interesante discusión.

Miró de reojo a la chica cuando vio que se pegaba a él de una forma tan descarada, con los ojos ligeramente más abiertos de lo normal, y entonces escuchó la pregunta y vio el libro. Casi dio un respingo él también cuando les bramó a Sean y Hillary que dejaran de gritar, y de verdad que tuvo que llevarse la mano a la boca de nuevo para no echarse a reír descaradamente, hasta miró a otro lado y cerró los ojos. Tomó un poco de aire para recomponerse y, dibujando una expresión interesante, irguió la espalda y se aclaró la garganta, mirando a la chica. Claro, ¿qué necesitas? A ver, déjame ver. Y se inclinó ligeramente hacia ella "para mirar el libro". Solo había algo que a Marcus le gustaba más que ponerse bien puesto: jugar a que se ponía bien puesto con Alice.

Y ahí estaba, de nuevo apoyada sobre su mano, de nuevo haciendo un acercamiento hacia él, de nuevo en ese jueguecito. Se mordió el labio con una sonrisa incontenible y mirándola con intensidad, mientras negaba con la cabeza. Movió los labios para susurrar de una forma apenas inaudible. Estás loca. Y esperaba que a la chica no le hiciera falta el resto de la frase, porque era bastante obvia y no era la primera vez que se la decía: y me estás volviendo loco a mí.

Siguió el recorrido de la mano de la chica con la mirada mientras la escuchaba y asentía a lo que decía, con una sonrisa que mezclaba la fingida superioridad con la picardía. Ahá. Corroboró en voz baja a eso de que se conocía todos los escondites del castillo. Por supuesto. Añadió, siguiendo el jueguecito de provocación en el que Alice le estaba metiendo y él se estaba dejando, solo que fingiendo que era lo suficientemente interesante como para que la otra tuviera que seguir insistiendo hasta hacerle caer de verdad. Básicamente lo que hacían siempre, solo que con un tono... Bastante más...

Volvió a seguir con la mirada el camino que recorría con su mano, ese peligroso camino, conteniendo las sensaciones que le provocaba a base de mojarse los labios. Ladeó la cabeza y la miró con los ojos entrecerrados y una sonrisa fruncida en sus labios, como si pretendiera hacer ver que no sabía de lo que hablaba cuando lo sabía perfectamente. Reprimió una carcajada muda y provocadora cuando acabó ese discursito que le había vuelto a poner todos los nervios de su piel activados, y bajó la mirada al libro con falsa cara de concentración, acercándose mucho más a ella y bajando la mano... Para pasar una de las páginas. Pero una vez lo hizo, la dejó por allí. ¿Y cómo es que te sabes algunos escondites? Volvió a dejar que su mano se moviera, paseando sutilmente por el libro hasta dejar que esta cayera por uno de los laterales y, casualmente, se fuera a topar con la pierna de la chica. Si es algo solo de prefectos y de gamberros... Y tú no eres prefecta... Miró de reojo a sus amigos, totalmente a lo suyo, y volvió la mirada de nuevo a Alice, acercándose más a ella y dejando que su mano acariciase la pierna por encima de la falda. Algo me dice que... No te estás portando tan bien como me quieres hacer creer... Movió la mano lo suficiente para que las yemas de sus dedos volvieran a rozar la piel de la chica. Pero tu prefecto es un buen chico, no te castigaría... Solo que... Se mojó los labios. Era consciente de lo que estaba haciendo. No era tan consciente de donde, ese dato se había perdido por el limbo en el momento en el que entró en ese jueguecito. ...Podría meterse en un lío si se salta las normas. Le vas a tener que convencer.
Merci Prouvaire!


We are
Tenemos que hablar Alchem10

Tenemos que hablar Freyfirma

Tenemos que hablar Banner10

Together we are everything:

Tenemos que hablar Sin-t-10

Tenemos que hablar Nuestr10

Tenemos que hablar Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3645
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

Tenemos que hablar Empty

Lun Nov 02, 2020 4:27 pm

Tenemos que hablar
CON Marcus EN Gran Comedor A LAS 13:00h, 23 de noviembre
Adoraba el jueguecito de hacerse los buenos en el comedor, con aquel libro delante, como si fueran los de siempre pero sin serlo. Articuló una sola palabra casi muda entre sus labios cuando Marcus le preguntó si estaba loca- Estamos- y se rio un poquito, haciendo como que atendía a lo que le decía el chico.

Entornó los ojos mientras movía lentamente los dedos exactamente en el punto exacto donde estaba la mano, sin cambiar su posición y sin dejar de mirar el libro de Aritmancia, viendo cómo la mano de Marcus se acercaba a ella pero no peligrosamente- Pues porque yo no soy ninguna de esas dos cosas... Solo soy curiosa, soy Ravenclaw- dijo mirándole con una sonrisilla que correspondía a la de él, porque sabía que a eso último no se podía resistir. Y entonces notó la mano en su pierna otra vez, y tuvo que reprimir un suspiro de deseo. Deseo de que aquella mano tomara el camino de la noche anterior, de la que aún no hacía veinticuatro horas. Y sabía que, efectivamente, era una locura- No estoy haciendo nada malo- Dijo encogiendo el hombro derecho ligeramente, como quitándole importancia, dejando caer los párpados- Pero he de admitir que soy culpable de convencer al prefecto se salte las reglas- dijo deslizando la mano más arriba, ya muy cerca del punto clave- Pero solo un poquito...- Se inclinó sobre la página que estaba más cerca de Marcus, como si mirara algo, aprovechando el movimiento para terminar de subir la mano y volvió a susurrar, imperceptiblemente- Y solo porque a él le gusta.

Se recolocó, volviendo a bajar la mano, y ya iba seguir con el jueguecito cuando oyó una voz ante ellos- ¿Qué hacéis?- E inmediatamente se giró hacia Sean y Hillary. Por fin parecía que habían dejado de pelearse. El problema era que ahora les miraban a ellos y que a ella le latía el corazón hasta en las sienes. Y Gal se percató de que tenía que estar coloradísima, porque se notaba arder las mejillas, vamos, notaba el cuerpo entero- Aritmancia- contestó, separándose lentamente de Marcus- Asignatura con la que vosotros no me podéis ayudar porque no estáis ninguno ¿Habéis acabado ya con vuestra bronca? ¿Tú no querías estudiar, Hills?- su amiga parecía completamente confusa, como si se acabara de caer en un campo de batalla- Sí...- Gal se levantó de golpe y dijo- ¡Pues andando! ¡El saber no espera!- se inclinó para coger el libro y miró a Marcus con una sonrisa- Gracias por la ayuda, prefecto- terminó rodeando su barbilla con un dedo antes de separarse con una sonrisa.

-Gal- ¿Qué?- Que vas sin un zapato...- Ella se giró y, efectivamente, iba tan ida que se había dejado el zapato debajo de la mesa- Mira, pues es verdad ¡Accio!- y cazó el zapato al aire, subiendo el pie hacia atrás para ponérselo grácilmente- ¿Ves? ¡No pasa nada!- Hillary parpadeó y reprimió una carcajada- Vamos, señora excesivamente alegre que se ha tragado a mi amiga- No se giró para mirar a Marcus una última vez, porque sería un cántaro, pero puso la manos derecha en la espalda y movió los dedos a modo de despedida. Que supiera que pensaba en él, aunque no le mirara.
Merci Prouvaire!


Tenemos que hablar JCqE0Sy

Tenemos que hablar QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
Tenemos que hablar V1mQwnV
Tenemos que hablar 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
Tenemos que hablar Wm7AwJV
Ante todo, amigos
Tenemos que hablar Giphy
Ay, los retitos
Tenemos que hablar Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
Tenemos que hablar Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

Tenemos que hablar Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

Tenemos que hablar Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

Tenemos que hablar Empty

Lun Nov 02, 2020 8:41 pm

Tenemos que hablar
CON Alice EN Gran Comedor A LAS 13:00h, 23 de noviembre
Esbozó una cara de comprender, con los ojos muy abiertos y asintiendo lentamente. Oooh, claro, claro... Que solo era curiosa, que "era Ravenclaw". Alice se sabía ya demasiado bien todas las teclas que tenía que tocar, eso era peligroso... Pero también era... Definitivamente se le había olvidado que estaba en el Gran Comedor, solo la veía a ella. Solo se preguntaba que hacían que no estaban en ese puñetero pasillo como anoche. Que por qué salieron de allí, que por qué no se estaban pasando todo lo que quedaba de curso ahí metidos.

No se reconocía a sí mismo pensando eso, pero Alice llevaba despertándole facetas de su persona que creía que no existían desde que la conoció, no era nada nuevo. Solo que, hasta el momento, se había nutrido, refugiado y enorgullecido mucho de su autocontrol, se decía a sí mismo que él hacía lo que quería hacer y lo que no, no. Que Alice no tenía tanto poder sobre él, que solo era una compañera de travesuras cuando a él le apetecía salirse de las normas un ratito. No engañaba a nadie, no se lo creía ni él. Y por si fuera poco, su afamado autocontrol que tan cuidadosamente había mantenido durante seis años, desde que entró en séptimo parecía haber sido vilmente lanzado desde una de las ventanas de la torre Ravenclaw.

Siguió mirándola con una caída de ojos y la sonrisita ladeada, arqueando las cejas con cuestionamiento cuando dijo que "no estaba haciendo nada malo", y negando con la cabeza con una falsa mueca de desaprobación cuando añadió que "era culpable de convencer al prefecto de saltarse las reglas". Y hasta ahí, ahí se acabó todo el teatro que podía fingir, porque empezó a notar la mano de Alice subiendo por su pierna y acercándose a cierta zona y la sonrisa le tembló un poco, el corazón empezó a irle más rápido y la mirada se perdió en sus labios. "Solo un poquito", añadió, y él ya solo atinaba a tratar de controlar su respiración y a mirar hipnotizado como hablaba. Y el remate fue lo que dijo después: "y solo porque a él le gusta". No. El remate no fue solo ese. El remate fue notar la mano de Alice en el lugar que le había ocasionado ya un problema la primera vez que estuvo en ese pasillo. Y estaba a punto de generarle otro.

Se puso tan nervioso que no pudo remediar sobresaltarse ligeramente ante el contacto, y al hacerlo tiró el libro. Se apresuró a recogerlo con las manos temblorosas e incluso a retirarse un poco de la chica, en una reacción bastante similar a la que tuvo cuando escuchó el tarro caerse en el aula de pociones... Con la salvedad de que allí no había nadie, mientras que ahora estaban en mitad del Gran Comedor. ¿¿Pero qué estoy haciendo?? Definitivamente no solo había tirado su autocontrol por la torre Ravenclaw, sino que le había atado un yunke y había ido a caer directamente al fondo del Lago Negro.

Y claro, Sean y Hillary, que estaban demasiado ocupados centrándose solo en sus propios problemas, sí que se dieron cuenta de eso. Mientras Alice respondía con una naturalidad que daba miedo, él solo bajó la cabeza al plato y siguió comiendo como si nada, notando como el corazón se le había puesto en la garganta y no era el único lugar de su cuerpo en el que notaba palpitaciones fuera de lo común. Relájate, Marcus. Se dijo a sí mismo, notándose las mejillas encendidas y suplicándole a su cuerpo que por favor bajara todos los niveles de activación a un estado normal antes de llamar más la atención.

Miró a la chica casi alucinado pero forzándose a disimular cuando esta se levantó, pero se cruzó con su mirada cuando agarró de nuevo su libro caído. Sonrió y, con un gesto de la cabeza, respondió a su agradecimiento esbozando de nuevo esa sonrisita tan suya y esa expresión de prefecto perfecto. Un placer. La siguió con la mirada sin perder esa sonrisilla y entonces lo vio, abriendo mucho los ojos y sintiendo que entraba en pánico: el zapato. Iba medio descalza. Oh, por todos los... Pero no le dio tiempo a reaccionar cuando vio el zapato volando y a Alice poniéndoselo. Se quedó unos instantes mirándola anonadado con la escena hasta que vio como movía los dedos, claramente a modo de despedida. Eso le hizo soltar una risa muda, volviéndose al plato sin perder la sonrisa para seguir comiendo.

Se llevó el tenedor a la boca sin poder evitar sonreír como un idiota y mirar el plato mientras pensaba en... ¿¿Hola?? Levantó la cabeza, como aturdido. Vaya, al parecer Sean había observado toda la escena sin salir de su asombro y Marcus ni había reparado en su presencia, así estaba. Se encogió de hombros y siguió comiendo. ¿Pero se puede saber qué os tramáis? Marcus volvió a mirarle alzando solo la vista, masticando y encogiéndose una vez más de hombros. ¿Qué ha sido eso? ¿El qué? Respondió sin mucha convicción. Negó con la cabeza, centrándose en su comida de nuevo. No sé de qué me hablas. ¿Has arreglado ya tu problema con Hill...? No me cambies de tema. ¿Qué tema? Respondió de nuevo, encogiéndose de hombros. Sean respiró hondo y Marcus prefirió no enfocarle la mirada, porque se le notaba cabreado, y él no estaba con las defensas demasiado espabiladas hoy, lo cual no era habitual en ninguno de los dos, por lo tanto no tenía ningún control sobre esa situación. Y Marcus no tocaba lo que no controlaba. Mira, tío. Su amigo se frotó la cara con las manos y volvió a resoplar. Hoy no estoy de humor para tus técnicas dialécticas, ¿vale? ¿Qué técnicas dialec...? Así que vamos a tener la fiesta en paz. Marcus tragó saliva. Llevas toda la mañana muy callado. Sí, me he dado cuenta. Se adelantó, antes de que Marcus pudiera soltar algún comentario irónico de los suyos. Y está claro que os traéis algo entre manos. Mira, llevo aguantando tus misterios raros siete años y, ¿sabes qué? Se supone que somos amigos, creí que tenías confianza conmigo. Esto empieza a ofenderme. Marcus no estaba ni masticando, solo le miraba como un perrito al que su dueño le está echando la bronca. Así que ahora mismo me vas a contar lo que pasa. Marcus tragó, miró a los lados y volvió a pinchar comida del plato. Preferiría... Que fuera en un sitio más privado. Bien, pues vamos. ¡Tío, estoy comiendo! ¡Pues termina! ¡Vale! Agarró la servilleta de mala manera, mirándole con el ceño fruncido. Dios... Había llegado el momento de afrontar esa conversación, no iba a poder demorarla más. Y en cierto modo... Era lo mejor.
Merci Prouvaire!


We are
Tenemos que hablar Alchem10

Tenemos que hablar Freyfirma

Tenemos que hablar Banner10

Together we are everything:

Tenemos que hablar Sin-t-10

Tenemos que hablar Nuestr10

Tenemos que hablar Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3645
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

Tenemos que hablar Empty

Lun Nov 02, 2020 9:59 pm

Tenemos que hablar
CON Marcus EN Gran Comedor A LAS 13:00h, 23 de noviembre
Fueron camino de la Sala Común, y Hillary empezó a verbalizar su bronca con Sean y que tenía algo que ver con Defensa, a lo que Gal ofreció ayudarla con lo que fuera. Cuando llegaron, se sentaron en unas butacas que estaban al lado de la ventana, un poco alejadas del fuego para su gusto, pero cogió una de la mantas, se descalzó, subió los pies, haciéndose una bolita con las mantas y abrió el libro de Defensa para seguir el discurso de Hillary. Estaba muy alterada y no enteraba de casi nada.

-Hills, o te calmas, o no vamos a poder avanzar en nada, así te lo digo -Vale, vale, tú eres una empollona de mucho cuidado y yo un desastre- Gal bufó riéndose y apoyándose en su mano para observar la niebla por la ventana-Creo que nadie, en Hogwarts, jamás, me ha llamado empollona- dijo frotándose los ojos. Empezaba a notar el cansancio acumulado y la siesta la llamaba como una sirena a un marinero indefenso. Pero la pobre Hillary se agobiaba muchísimo y ya que en el fondo había pasado muy mucho del drama original con Sean por estar haciendo lo que no debía, sentía que al menos tenía que ayudarla con aquella. También desviaba el punto de atención de Marcus y del hecho de que hubiera salido medio descalza del Gran Comedor. Justo entonces, sintió cómo la Condesa saltaba a su regazo, con un paquetito en la boca- ¡Uy! ¿Y usted qué me trae, excelencia?- Estaba envuelto en un papel bueno y fino, y en cuanto buscó el lazo para deshacerlo, reconoció el sello de los O’Donnell y supo de qué se trataba. Lo desenvolvió y murmuró con una sonrisa- Rocío de luna…- y debajo de la misma había una flor, conservada mediante alquimia, lo cual le hizo sonreír aún más, porque así podría enseñársela a Marcus y demostrarle cómo se podía hacer. En la nota ponía:

“Me han dicho que eres un portento de las pociones y la herbología. Pide todo el rocío de luna que quieras, que un servidor estará encantado de enviártelo. P.D: la flor se llama como tú. -L. O’Donnell"

Y efectivamente, aquellas flores se llamaban “alysias” que, en suma, era la misma raíz que su nombre. Su sonrisa se amplificó aún más -¿Por qué te manda Marcus una hierba y una flor?- Gal rodó los ojos y se giró hacia Hillary -Si vas a meterte en los asuntos de los demás, por lo menos hazlo bien. ¿Ves esto?- dijo señalando la firma de la nota- Lawrence O’Donnell. Es el abuelo de Marcus- aclaró, como si Marcus no fuera diciéndoselo hasta a los cuadros del castillo- y no es una hierba cualquiera, es rocío de luna se usa en un montón de pociones. Me la manda porque… Bueno, porque Marcus le ha pedido que me la mande. Y la flor es cortesía de él, porque llevan mi nombre. Se te han olvidado los tres años de Herbología ¿eh?- dijo mientras se llevaba la flor al rostro para olerla delicadamente. Ah, oler plantas, si no era su cosas favorita en la vida, seguro que estaba entre las primeras.

-Ah sí, eso es totalmente más normal…- dijo sarcástica volviendo a su libro. Gal se giró airada. -Oye ¿Qué quieres decir con eso?- Hillary rodó los ojos- Pues que tampoco es muy normal que el abuelo de tu “mejor amigo”- dijo poniendo comillas en el aire- Te mande cosas tan monas y con esas consideraciones. Eso es mucha familiaridad para “solo amigos” ¿No crees?- Gal bufó y rodó los ojos -¡Qué tontería! Me conoce de toda la vida, mis abuelos son amigos suyos, es como si fuéramos prácticamente familia -Además de verdad…- dijo su amiga al borde de la risa -¡Oye, ya está bien! Que el abuelo de Marcus sea amable conmigo no tiene nada que ver con nosotros. Con lo de ser amigos. O sea sí, pero que no quiere decir nada…

-Gal, tooooodo el castillo cree que sois novios. Todo el mundo se dio cuenta de lo de la fiesta el año pasado…- Ella saltó, con la historia que ya había repetido tantas veces que empezaba a creérsela-¡Estaba consolándome! Tuve un problema familiar y Marcus sabe toda la historia y…-Y todo Ravenclaw os oyó a gritos en la sala común cuando te pillaron con el de Drumstang. Estáis todo el día juntos, a veces desaparecéis durante horas… ¿Qué quieres que piensen?-Pues en sus propias vidas, para variar. Y no “me pillaron”- dijo imitando el tonito de la chica y haciendo las comillas con las manos- con Alek. Estaba echando maleficios, para que te enteres. No fue una escenita de celos, fue una escenita al más puro estilo Marcus de “te estabas saltando las normas y es peligroso”-dijo arrellanándose en su sitio con los brazos cruzados y ceño fruncido. Hillary asintió a todo, con cara de aburrimiento, porque ya había oído esa historia un millón de veces -Gal ¿Vas a hablarme de lo de anoche o me doy por vencida? Porque de verdad que tengo que estudiar.- Gal suspiró y se recostó en la butaca, mirando al sofá de la chimenea. El mismo sofá donde todo había empezado la noche anterior. Puede que sí necesitara hablar de ello. No podía contárselo a Poppy y no era como para hablarlo con la tata por carta.

Merci Prouvaire!


Tenemos que hablar JCqE0Sy

Tenemos que hablar QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
Tenemos que hablar V1mQwnV
Tenemos que hablar 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
Tenemos que hablar Wm7AwJV
Ante todo, amigos
Tenemos que hablar Giphy
Ay, los retitos
Tenemos que hablar Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
Tenemos que hablar Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

Tenemos que hablar Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

Tenemos que hablar Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

Tenemos que hablar Empty

Mar Nov 03, 2020 12:14 am

Tenemos que hablar
CON Alice EN Gran Comedor A LAS 13:00h, 23 de noviembre
Probablemente Marcus no hubiera recorrido los pasillos de Hogwarts tan cabizbajo en el tiempo que llevaba allí, ni Sean con esos aires de padre enfadado. Las únicas palabras que intercambiaron tras la comida fueron la sugerencia de Marcus de ir al aula de prefectos junto a su Sala Común, porque siempre estaba vacía. Su compañera prefecta no la usaba mucho y el resto de prefectos no iban a subir hasta la torre teniendo otras cerca de sus salas comunes, así que era un buen lugar para hablar. Estar junto a la ventana, además, mirando desde toda la altura de la Torre Ravenclaw, le producía cierta tranquilidad... Y le iba a hacer falta.

Tío... Dijo con un suspiro, negando la cabeza con la mirada baja, ya junto al alféizar de la ventana mientras Sean se sentaba. Mira, creo que no es nec... ¿Estáis liados, verdad? Marcus se quedó mirándole cuajado, con la boca medio abierta. Gal y tú. No. Contestó, pero con la boca pequeña. Y Sean se lo notó porque arqueó una ceja, con esa expresión de pocos amigos que tenía hoy. Marcus desvió la mirada y se mojó los labios. Suspiró. No es tan fácil, ¿vale? Sean echó los brazos al aire con desesperación y los dejó caer. ¡Tío! Vamos a ver, ¿sí o no? Sean... Es que, joder, se os nota un montón que algo tenéis porque... Marcus se frotó la cara, mientras su amigo seguía lanzando argumentos de por qué era obvio.

Respiró, hinchando los pulmones y mirando hacia arriba, cargándose de paciencia. Sean estaba especialmente nervioso ese día y ahí seguía, soltando su sermón particular y sus mil porqueses mientras Marcus se mojaba los labios y se concentraba, bajando la mirada, pensando como se lo iba a contar, deseando que se callara de una puñetera vez, que le diera espacio para hablar, que fuera más comprensivo, que dejara de hablar tan rápido, que... Me he acostado con Alice. Se hizo el silencio. Lo dijo mirando a Sean y vio en directo como al chico se le cortaba la conversación de raíz y hasta se le iba ese aura cabreada que ensombrecía su cara, habitualmente bromista. Tenía los ojos y la boca muy abiertos, mirándole. Marcus se encogió un poco en su sitio, colocando las manos cruzadas entre las piernas. No sabía como continuar, solo podía desear que fuera el otro el que rompiera el hielo. Y lo hizo. ¿Cóm...? Dos veces. ¿¿CÓMO?? Pues no había salido eso como pensaba, porque tan pronto Sean habló no pudo evitar ya soltarlo todo. Bueno, tampoco todo todo, pero su amigo estaba alucinando. ¡¡¡PERO TÍO!!! Vale, a ver, a ver. Le detuvo con un gesto de las manos (o se detuvo a sí mismo, más bien, porque como siguiera por ahí iba a salir todo atropellado). Respiró hondo y dijo. Vale eemm... Mejor empiezo por el principio. Por favor. Al menos ya habían roto el hielo.
Merci Prouvaire!


We are
Tenemos que hablar Alchem10

Tenemos que hablar Freyfirma

Tenemos que hablar Banner10

Together we are everything:

Tenemos que hablar Sin-t-10

Tenemos que hablar Nuestr10

Tenemos que hablar Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3645
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

Tenemos que hablar Empty

Mar Nov 03, 2020 12:55 am

Tenemos que hablar
CON Marcus EN Gran Comedor A LAS 13:00h, 23 de noviembre
Gal resopló de nuevo y se frotó los ojos, tragando saliva, porque repentinamente le había dado una vergüenza que no había sentido en su vida, así que siguió mirando por la ventana -¿Qué quieres hablar de anoche?- Hillary dio con ambas palmas en el libro que tenía en su regazo -¿Lo de la poción?- Gal suspiró y alzó las cejas -Vale, experta en pociones ¿Para qué te crees que me la tomé? No sé, solo sirve para una cosa -Entonces ¿te has acostado con Marcus?- preguntó Hillary abriendo mucho los ojos. Gal miró a ambos lados, pero nadie se había girado, la sala estaba medio vacía y los que estaban, estaban adormilados o muy localizados en sus cosas

-¿Quieres bajar la voz? ¿O al menos no decirlo… así? -¿Y cómo lo digo, Gal? Tú me contarás...- Hillary torció la boca pero luego vio un inicio de sonrisilla -¿Dónde fue? -Pero bueno, Hillary ¡eso no se pregunta! Eres de lo que no hay…-¡Eh! Espera espera… Entonces el año pasado lo de la Sala de los Menesteres…- Gal suspiró otra vez y se frotó los ojos- Sí, sí, sí… La dichosa Sala de los Menesteres- su amiga se tapó la boca con ambas manos y los ojos le brillaban

-¡Qué fuerte, Gal! ¿Os habéis acostado más de una vez? Y luego tienes el valor de decirme que no estáis juntos- la chica juntó las palmas de las manos y frunció los labios- Bueno es que no lo estamos. Si no, ya habría ido diciéndole a todo el mundo que soy la novia de Marcus O’Donnell y no estaría teniendo esta conversación ¿no crees?- Hillary la miró de una forma un poco más comprensiva y pareció medir un poco más lo que decía.

-Tú… ¿Has hablado de esto con él?- Gal negó con la cabeza- O sea sí, pero no en plan “oye vamos a ser algo más” o… Mira… Hills, los chicos como Marcus no acaban con las chicas como yo- su amiga arrugó el gesto y levantó las palmas- ¿Qué chicos? ¿Qué chicas? Gal- le cogió de sus propias manos para hacerla girarse hacia ella- Estás complicando lo que no lo es. Estás hundiéndote tú sola. Baja ahora mismo y dile a Marcus lo que sientes- Gal tragó saliva porque no quería llorar. Lo que sí quería era hacer lo que decía Hillary, claro que lo quería hacer, casi lo hacía anoche, pero no se podía.

-No sabes nada, Hillary. Tú no tienes familias como las nuestras. Tú no sabes lo que piensa la madre de Marcus de mí, lo que piensa mi propia abuela de mí… Mira, Marcus es perfecto- se le quebró la voz un poco al decirlo- Es… todo lo que sus padres quieren, lo que cualquier familia mágica querría. Y yo… Yo soy un mancha en un historial de muchas manchas- Hillary se llevó las manos a la cabeza- ¡Pero Gal! ¿Tú te crees que eso a él le importa ni lo más mínimo?- Pues puede que ahora no. Ahora todo es… Colores y… Pero no solo basta con el corazón en la vida. Me lo dijo su madre hace muchos años y ahora lo entiendo…- Pero Marcus no es su madre, Gal, y él te quiere. Te quiere de verdad - Sí ¿Por cuánto tiempo? ¿Cuándo dejará de gustarle escaparse por la noche o cumplir retos conmigo? No, Hillary, no… Mira, he intentado evitarlo, he intentado alejarme de él en ese sentido pero no puedo. Si él me busca, yo caigo, y así será hasta que no quiera más… Pero nunca voy a pedirle algo más, porque sería hacerme ilusiones de una vida que no vamos a poder tener- apoyó sus codos sobre las rodillas y la frente sobre las manos- Tú no sabes lo que le hace el desamor a una persona. El desamor te mata, Hills, te consume… Yo sí sé cómo funciona, yo no puedo caer en ese pozo sabiendo cómo es…

Merci Prouvaire!


Tenemos que hablar JCqE0Sy

Tenemos que hablar QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
Tenemos que hablar V1mQwnV
Tenemos que hablar 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
Tenemos que hablar Wm7AwJV
Ante todo, amigos
Tenemos que hablar Giphy
Ay, los retitos
Tenemos que hablar Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
Tenemos que hablar Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

Tenemos que hablar Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

Tenemos que hablar Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

Tenemos que hablar Empty

Mar Nov 03, 2020 1:31 am

Tenemos que hablar
CON Sean (NPC) EN Aula de prefectos A LAS 13:00h, 23 de noviembre
A ver, por donde empiezo... Espera, antes de que empieces. Cortó Sean con un gesto de la mano. No hace falta que empieces desde el "nací en el seno de una familia humilde" porque ya parte de la historia me la sé. A ver, si quieres que te lo cuente, te lo cuento a mi manera, ¿vale? Sean resopló, mirando hacia arriba, y luego hizo un gesto de la mano hacia Marcus. Está bien. Gracias. Concordó, y tomó aire de nuevo. Aquello iba a ser largo.

¿Recuerdas que en quinto hubo una noche de tormenta bestial…? Y llegaste todo despeinado, con la túnica del revés, súper tarde y cara de idiota. Y nunca me contaste nada a pesar de que me pasé dos semanas detrás de ti preguntándote. Vaya, pues sí que te acuerdas. Contestó con sorna, aunque claramente sorprendido. Como para ocultarle algo a Sean, vaya memoria… Bien, pues... Estuve con Alice. Sean dio una palmada en el aire tan fuerte que Marcus dio un salto. ¡Lo sabía! ¡Es que lo sabía! ¡Tío, si vas a reaccionar así a todo...! Vale vale, perdona. Se recompuso. Sigue. Vale. Se recolocó la túnica por inercia. Su gata se había escapado y... Resultaba que estaba metida en un pasillo. Osea, no un pasillo, una especie de pasadizo. ¿¿¿Habéis descubierto un pasadizo secreto??? Marcus miró a Sean con hastío y este captó la señal. Perdón. De verdad que necesitaba contarlo todo de corrido, pero Sean tendría que nacer de nuevo para no interrumpir cada dos segundos.

Pero tío, en serio, ¿un pasadizo secreto? ¿¿Dónde está?? Ts, sí, vaya, como que te lo voy a contar. Va tío, no jodas. Es mi último año, quiero un misterio por resolver. A ver, tranquilito que solo es un pasillo ciego, que no es para tanto. Para él era su lugar favorito del universo a esas alturas pero eso no pensaba decírselo a Sean. La cuestión es que... Ya nos habíamos besado un par de veces antes y... Pues eso te lo has saltado. Vale, pues nos habíamos besado dos veces: una a principios de cuarto y otra cuando nos vimos en verano, ¿contento? Sean movió la cabeza, ya dejando asomar una sonrisilla de las suyas. Meh, más o menos. Marcus rodó los ojos. Se le iba a hacer larga esa conversación.

La cosa es que... Bueno, nos liamos. Y eso. Se mojó los labios y se encogió de hombros. Bastante. El silencio de Sean le invitaba a hablar, y el otro lo sabía, así que solo le miraba. Marcus resopló. Mucho. Tío. ¿Qué? ¿Qué te digo? Pues estábamos tensos, y ya nos habíamos besado, y estábamos solos y... Fue todo muy... Eso, intenso. Llegaste tardísimo. Bueno, a ver, que nos pasamos un buen rato buscando a la dichosa gata. Pero... Llegasteis a... ¿Qué? ¡No! Osea... No fue ese día... Aunque... Por poco, pero no fue ese día. Ya está. No iba a entrar en más detalles.

Se hicieron unos segundos de silencio. En quinto. Sean pidió confirmación, y Marcus afirmó con un movimiento de la cabeza. Creí que esa prefecta de Gryffindor había sido la primera. Pffff, ¿qué va a ser Geller la primera? Sean, por favor ¡Vaya! ¿Ya no la llamas “Maggie”? Marcus rodó los ojos con hastío e hizo un gesto con la mano. Eso fue solo la tontería del momento, Sean, parece que no me conoces. Además esa chica ya ni siquiera estaba en Hogwarts, a saber si se volvían a ver. Solo fueron cuatro besos tontos. Osea, que te lías bestialmente con MI amiga Gal, en un pasadizo secreto y NO me lo cuentas, y te das “cuatro besos tontos” con una tía con la que me he cruzado tres veces y te pasas pavoneándote tres días? Creo que tú mismo te has respondido a la pregunta. Sean miró a los lados con desconcierto como si esperara que un ente inexistente allí le ayudase con aquello. ¿En qué momento? En el momento en el que has dicho que Alice no es “una tía” cualquiera. Se encogió un poco, bajando la mirada y jugando con los dedos entre sus manos. Es… Es Alice. Fue distinto. Con ella todo es siempre distinto.
Merci Prouvaire!


We are
Tenemos que hablar Alchem10

Tenemos que hablar Freyfirma

Tenemos que hablar Banner10

Together we are everything:

Tenemos que hablar Sin-t-10

Tenemos que hablar Nuestr10

Tenemos que hablar Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3645
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

Tenemos que hablar Empty

Mar Nov 03, 2020 10:43 am

Tenemos que hablar
CON Marcus EN Gran Comedor A LAS 13:00h, 23 de noviembre
Hillary parpadeó y tragó saliva, acariciándole el pelo, más comprensiva que antes- Pero, Gal... Tú no sabes si eso va a ser así. Yo... Yo no entiendo una mierda del amor, yo apenas me entiendo ni con Sean pero...- Espera ¿qué?- dijo Gal levantando la cabeza parpadeando a toda velocidad, como si acabara de despertar de un sueño. Su amiga agitó la mano como quitándole importancia- En otro momento, ahora estamos con Marcus- Gal puso una sonrisa ladeada y dijo- Me has dado a probar de mi medicina y cuán amarga es...- dijo con una leve risa, que Hillary coreó, y volvió a agarrarla de las manos- Lo que te decía... Yo no sé nada del amor... Pero sí sé lo que veo cuando estáis juntos. Veo cómo os miráis, veo que entre vosotros hay un algo, algo que no sé explicar, pero es como si tuvierais una burbuja al rededor de vosotros...

Gal tragó saliva y miró otra vez por la ventana. Sí. Ella lo llamaba la luz. Era como una luz que vivía dentro de las personas enamoradas. Lo había visto en sus padres mayormente. Lo veía en los ojos de su madre cuando le miraba, lo veía en la sonrisa de su padre, pero a veces lo había visto en los O'Donnell, cuando Arnold iba a pedirle algo a Emma, y ella le miraba con cara de cansancio, pero veía la luz en sus ojos... Pero ella no tenía la valentía de su madre, no tenía la perfección de Emma- ¿Tú crees que estás enamorada de él?- alzó las cejas e hizo un ruido parecido a una carcajada muda- No sé cómo se sabe eso con seguridad. No, supongo que no. Porque no estoy dispuesta a que cambie su forma de ser por mí para empezar a quererme. Y créeme, tendría que hacerlo, tendría que enfrentarse cuanto menos a su madre. Y eso, te lo digo por experiencia cercana, no sale bien -Pues sacrificar tus sentimientos por el bienestar de una persona me suena bastante a estar enamorada, y mucho- Cerró los ojos y se los frotó con los dedos. Sí, ¿a quién quería engañar ya a estas alturas? Asintió con la cabeza- Hay más- Hillary la miró con cara de "bueno pues a qué esperas". Gal tomó aire.

-Primero esta lo de Jean ahí. No sé si eso le sigue molestando- Hillary frunció el ceño y la miró incrédula- ¿Eso? Si hace ya casi un año. Y os habéis acostado dos veces después ¿no?- Cuatro, en verdad... Dos cada vez...- su amiga se llevó la mano a la boca y movió la mano en el aire- Pues sí que os teníais ganas...- ¡Hillary!- Perdón, perdón...- Gal tomó aire otra vez- Y luego está... Poppy- su amiga la miró extrañada- ¿Qué Poppy? ¿Poppy McKenzie?- Gal levantó los brazos abriendo mucho los ojos- ¿Qué Poppy va a ser? ¡Pues claro, Hills!- ¿Pero qué pasa con ella?- Gal la miró sin comprender- ¿Pues tú que crees? Que está enamorado de ella por lo menos desde tercero ¿O no te acuerdas lo del boggart?- Hillary frunció el ceño y pareció confusa, como si no supiera por dónde empezar a contestarle- A ver, Gal... Eso son... Enganches tontos. Le parecería guapa y cuqui y... No sé, es el típico enamoramiento platónico ¿no?- Gal se cruzó de brazos, mosqueada, como siempre que se paraba a pensar en ello- Pues no... Él no lo cree así desde luego. Y Poppy es perfecta para él, y ¡oh! ya estoy viendo la cara de Emma teniéndola de nuera, con una familia respetable...- Hillary alzó una ceja- Tú no estás pensando con claridad, Gal, te lo digo en serio. ¿Cuántas normas se ha saltado por Poppy McKenzie? ¿Cuántas veces ha ido a buscarla por todo el castillo como un alma en pena? ¿Cuántas veces la ha besado si quiera?- Gal negó con la cabeza- ¡No, no! No va por ahí. Ni si quiera le ha dicho nunca que siente algo por ella- Hillary asintió con cara de "te lo dije"- Pues te estás contestando tú sola, Gal, la verdad...- ella empezó a morderse las uñas. Era un mal hábito y solía evitarlo, pero estaba de los nervios.  
Merci Prouvaire!


Tenemos que hablar JCqE0Sy

Tenemos que hablar QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
Tenemos que hablar V1mQwnV
Tenemos que hablar 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
Tenemos que hablar Wm7AwJV
Ante todo, amigos
Tenemos que hablar Giphy
Ay, los retitos
Tenemos que hablar Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
Tenemos que hablar Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

Tenemos que hablar Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

Tenemos que hablar Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

Tenemos que hablar Empty

Mar Nov 03, 2020 11:54 am

Tenemos que hablar
CON Sean (NPC) EN Aula de prefectos A LAS 13:00h, 23 de noviembre
¿Distinto... En qué sentido? Marcus miró por la ventana, en silencio. Con razón el numerito de Navidad el año pasado. ¿Qué dices? ¿Qué numerito? ¿Como que qué numerito? Venga, Marcus, no te hagas el tonto. Ahí aún no había pasado nada. Bueno, sí, lo de quinto. Que era bastante. Me refiero... Tío, mira no me lo recuerdes, ¿vale? Sí, sí, vale. Sigue contando mejor. Sabía que la segunda parte de esa frase era "y ya aclararemos términos cuando termines", pero él ya había accedido a contarlo todo así que... Sí, era lo mejor que podía hacer.

Se mojó los labios y miró a Sean de nuevo. ¿Recuerdas... La fiesta de fin de curso del año pasado? S... ¡HOSTIAS! Miró a Marcus con los ojos como platos. No. Marcus asintió con la cabeza. ¿¿Desde entonces?? ¿Por eso no os vimos a ninguno de los dos? No te hagas el sorprendido que todo el mundo va diciendo por ahí que es obvio. Respondió con sorna. Sí, había escuchado las habladurías, y sí, a la mañana siguiente estaba pletórico y no solo porque fuera su cumpleaños. Él también lo hubiera pensado de otra persona. Pero... ¿Lo teníais planeado o...? Para nada. Le llegó una carta de sus abuelos amenazando con llevarse a Dylan y fue a esconderse a la Sala de los Menesteres. Yo estaba con ella en ese momento, la vi salir corriendo y me fui detrás, y cuando llegué estaba en... El salón de su casa... Sean empezó a reírse como un neandertal y Marcus subió la mirada con el ceño fruncido. El otro tosió para recomponerse. Perdona tío, es que... Joder, el salón de su casa... La cosa es que... Pasó, y pasó. Y volvió a pasar. Le miró sorprendido. ¿¿Cómo sabes eso?? Sean le miró sin comprender. ¡Lo has dicho tú! Que os habéis acostado dos veces! Marcus trató de disimular. Ah... Ya... Sí, es verdad... ¿A qué creías que me refería? Nada, nada... Mejor no entrar en detalles.

Lo que no entiendo es como puedes contarme esto y estar tan mustio. No estoy mustio. Marcus, que te conozco de hace mucho tiempo. ¿Qué te pasa? ¿Es que fue una mala experiencia o...? Nooo... Se le escapó con una carcajada que no pudo controlar. Demasiado obvio. Se aclaró la garganta. No, fue bien. Te has reído. Mierda. Se le estaba originando una sonrisilla en la boca sin poderlo evitar. Te sigues riendo. No es verdad. ¡¡Te estás riendo!! El otro también se echó a reír. Vale, vale, es que... No fue una mala experiencia, fue... Se mordió el labio y se tuvo que reír. Lo más increíble que me ha pasado en mi vida. No quería decirlo a viva voz pero se le veía en la cara, y Sean se lo notaba. Vaya dos idiotas allí riéndose solo.

Vale, vale, me ha quedado claro eso. Marcus volvió a mojarse los labios, con una sonrisilla dibujada en estos y mirando a otra parte. ¿Entonces? ¿Por qué esa cara? Se le diluyó la sonrisa y se encogió de hombros. Porque fue en único verano que no he sabido nada de ella. No nos hemos visto. Bueno, pero... Ha tenido un verano muy duro, ya nos lo contó. Ya, pero yo eso lo supe después. En su momento, ¿qué querías que pensara? Sean no dijo nada, pero sabía que le entendía. Quizás no le hubiera ido mal contándole todo eso antes. Y aún le quedaba lo más gordo...
Merci Prouvaire!


We are
Tenemos que hablar Alchem10

Tenemos que hablar Freyfirma

Tenemos que hablar Banner10

Together we are everything:

Tenemos que hablar Sin-t-10

Tenemos que hablar Nuestr10

Tenemos que hablar Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3645
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

Tenemos que hablar Empty

Mar Nov 03, 2020 3:16 pm

Tenemos que hablar
CON Marcus EN Gran Comedor A LAS 13:00h, 23 de noviembre
Sopesaba las palabras de Hillary. No lo había pensado así. Pero su amiga volvió a hablar, devolviéndola a la tierra- A ver, piénsalo así. ¿Por qué crees que se ha acostado contigo?- Gal se encogió de hombros- Pues porque tenemos mucha confianza y... Nos atraemos y... No sé, tenemos una historia- Su amiga negó con la cabeza apretando los labios- Podrías estar hablando de Sean mismamente - A mí no me atrae Sean- Pues a mí y a medio colegio sí nos atrae Marcus. Es guapísimo tía y es un flipado, pero eso le pone a la mayoría- Gal puso los ojos en blanco y dijo- ¿Cuál es tu punto? - Que si solo hubiera querido acostarse con alguien, lo hubiera hecho. Con cualquiera de las tías que se le quedan mirando por los pasillos. Pero no. Te esperó a ti. A lo mejor no así pensado pero... Y si hubiera estado esperando por Poppy no se habría acostado contigo entonces. - Gal soltó aire pesadamente y volvió a agarrarse el pelo fuera de la cara, aún más sombría y culpable- Pues yo no le esperé a él -Porque estabas mosqueada por lo de Maggie Geller... Pero me imagino que hasta él sabe que fue por eso. Marcus es muy listo...- Se quedó callada y pensativa.

- ¿Se lo has contado a alguien más? ¿A Poppy?- Gal negó con la cabeza abriendo mucho los ojos- No, no. No se lo contaría. No quiero que le influya si Marcus se le declara o algo. No voy a entrometerme. -¿Entrometerte en qué? Porque yo diría que ya estás bastante entrometida habiéndote acostado con él- Le dieron ganas de llorar por su propia estupidez y se mordió las mejillas por dentro- Si es que no debería hacer planes. Siempre me salen al revés -¿Entonces nadie más sabe lo de Marcus y tú con certeza?- Volvió a morderse la uña del pulgar, mirando a un lugar indeterminado- Mi tía Violet, es como un interrogador del KGB, te sacaría lo que quisiera. Bueno y... Lex- Hillary se giró bruscamente a ella- ¿Lex? ¿Como en Lex O'Donnell? ¿El hermano de tu amante?- Gal le pegó en el hombro con ganas- Amante ni amante... Sí. Ese Lex. Nos pilló en el aula de pociones... -¿Pero cómo en el aula de pociones, Alice Gallia? ¿Lo hicisteis ahí?- No, no lo hicimos. Estuvimos... En fin... Tú sabes - No, no sé, quiero detalles- Gal resopló y volvió a apartarse el pelo de la cara. Ganaría tiempo si se hiciera una coleta, pero entonces no sabría qué hacer con las manos- Bueno íbamos a hacerlo creo. Es que... Ay, Hills...- trató de escurrir el bulto, pero Hillary la miraba con ojos de lechuza y estaba segura de que no la dejaría escapar.

-No puedo resistirme a él. Cuando lo tengo cerca, cuando estamos solos... No puedo evitarlo. Le busco, le deseo, y de repente todo me da igual. El dónde estemos, todo eso del desamor... Se me olvida simplemente- negó con la cabeza mirando con ojos brillantes por la ventana- Cuando estamos juntos es... No es solo el placer físico, es que le miro y hay algo que no podría describir con palabras, que no entenderías si no lo has sentido- dijo con todos los pelos del cuerpo erizados. Hillary puso media sonrisa y dijo- Creo que se llama orgasmo- Gal se giró y volvió a pegarle en el brazo- Tía, hoy acabo con cardenales para cuando termines - ¡Pues no digas bobadas! Yo aquí intentando contarte como me siento y tú cachondeándote de mí - Es que tengo curiosidad científica, mujer... Y si encima no solo os habéis acostado si no que habéis hecho... Cosas... En aulas... Pues quiero detalles- Gal negó con la cabeza- Pues no te los voy a dar.- Hillary se inclinó y se apoyó en su hombro, pestañeando- Va. Cuéntame al menos dónde ha sido. Tenemos la Sala de los Menesteres- dijo enumerando con los dedos- que ahí me imagino que estaríais cómodos no, lo siguiente. En el aula de pociones... ¿Dónde fue?- Gal suspiró y se frotó las cejas- En la mesa. En una mesa - ¡Uf! No lo vayas contando por ahí que vas a alimentar muchas fantasías- ¿Que no lo vaya contando? no quería ni contártelo a ti- Hillary rio y hizo el símbolo del tres con el dedo- ¿Y anoche?- ella tragó saliva y desvió la mirada- En un sitio secreto. Un pasadizo, no pienso decirte dónde está -¿Por qué? ¿Por si volvéis?- Sí, habían prometido volver. Otra vez. De hecho se habían dicho que no debían tardar tanto en volver. Meneó la cabeza- Porque ese sitio es nuestro, Hills. Todo lo que ha pasado ahí es de Marcus y yo... Todo lo que nos hemos dicho- Oh sí, el peso de las palabras de ambos ahora eran como una losa de mármol en su pecho y no sabía por dónde empezar a aliviarla.  
Merci Prouvaire!


Tenemos que hablar JCqE0Sy

Tenemos que hablar QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
Tenemos que hablar V1mQwnV
Tenemos que hablar 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
Tenemos que hablar Wm7AwJV
Ante todo, amigos
Tenemos que hablar Giphy
Ay, los retitos
Tenemos que hablar Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
Tenemos que hablar Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

Tenemos que hablar Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

Tenemos que hablar Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

Tenemos que hablar Empty

Mar Nov 03, 2020 9:40 pm

Tenemos que hablar
CON Sean (NPC) EN Aula de prefectos A LAS 13:00h, 23 de noviembre
Ahora que lo dices... Continuó Sean tras su pausa con una expresión pensativa y moviendo el índice en el aire. Estabas muy pesadito en el tren con el "¿sabéis donde está Alice?" ¡Pues claro! Imagínate. Y porque no sabía que no iba a verla en todo el verano, que si no... Bueno, pero al volver lo hablaríais o algo, ¿no? ¿En qué quedó la cosa? Porque de novios no estáis, ¿o sí? No, no estamos. ¿Entonces? Se mojó los labios de nuevo, mirando hacia abajo, sin sacar las manos entrelazadas de entre las rodillas. Sean interpretó su silencio. No lo habéis hablado, ¿verdad? Marcus negó con la cabeza. Joder, tío... De verdad, que os gusta complicar las cosas. No es tan fácil, Sean. No entiendo por qué no. Os gustáis, os acostáis... A ver a ver, frena. Le detuvo con un gesto de la mano. No sé de dónde te has sacado ese "os gustáis". ¿¿Perdona?? Contestó el otro junto con una carcajada sarcástica. Oh, es verdad, que a ti te gusta Poppy. No supo por qué, pero le dio un poco de vergüenza oír eso en voz alta. Pues... Sí. ¡¡Oh venga ya, Marcus!! El chico tragó saliva y miró a su amigo de soslayo, como si le estuviera regañando. Lo que te gusta de Poppy es lo mismo que nos gusta a todos, que la ves y dices "aaaaaw". Hizo una mueca de ternura. Y que es guapa, y buena persona, y siempre sonríe. Y en tu caso, lo que te gusta de Poppy es que es muy impresionable y puedes permitirte el lujo de que te aplauda todas las tonterías que le haces. ¡Eh! De tonterías nada, que no sabes el trabajo que me costó modular el orchideous. Sí sí, seguro que te costó un montón, ¿y en quién pensabas mientras te tiraste todo el verano metido en tu cuarto repitiendo una y otra vez el mismo hechizo hasta pegarte cabezazos? ¡Pues en ella! ¡En Poppy! ¿En quién iba a pensar? ¡Son los colores de su Casa, Sean! Estabas intentando no pensar en Alice. Frunció los labios. No pensaba reconocer eso. Me da igual si no lo reconoces pero sabes tan bien como yo que es así. Igual que sabes que las flores te salen por defecto azules. Sean chistó y negó con la cabeza. Pero mira que eres terco, O'Donnell... Y si Sean supiera que cuando Marcus había puesto en duda ese "os gustáis" no se estaba refiriendo a él... Sino a ella...

Bueno, estábamos hablando de Alice, ¿no? Mejor cambiaba de tema porque ya suficiente lío tenía en la cabeza como para meterle otra variable a su ecuación. Echó aire por la boca. El caso es que no, no lo hablamos al volver. Y... El otro día... Miró hacia arriba y volvió a soltar todo el aire del pecho. ¿Te acuerdas de que alguien dejó una Amortentia en el aula de pociones? Me acuerdo. Bien. Dijo asintiendo lentamente con la cabeza, con una mueca en los labios y mirando al suelo. Yo... Estuve allí esa tarde. Sean frunció el ceño extrañado. ¿Por qué? Si tú no tienes pociones. Alice me pidió que le llevara una cosa. Se detuvo y Sean permaneció expectante, a la par que extrañado porque no sabía a qué venía todo eso. Pero debió atar cabos porque de repente abrió los ojos y le miró con cara de estar flipando en mil colores. No... Me... Jodas. ¿¿Os la bebisteis?? ¡¡Qué me voy a beber eso, Sean!! ¿¿Pero tú estás tonto?? ¿¿Tú me ves a mí cara de tonto o algo?? ¡Vale, vale, tranquilidad! Joder es que no entiendo a qué viene esta historia aquí en medio. ¡¡A que la Amortentia huele...!! Respira, Marcus, que te precipitas. ...Mucho... Huele mucho... Sean empezó a esbozar una sonrisa de colegueo y a hacer un bailecito con los hombros mientras señalaba a Marcus, que le miraba con cara de no saber qué puñetas estaba haciendo. Aaaahhh entoooonces es que fue un afrodisiaaaaaco... Qué tonto eres... Mira como las mata callaaaando O'Doooonnell. ¿Vas a parar? ¿Pero os acostásteis ahí? ¿¿EN EL AULA?? Hostias, no jodas. No nos acostamos en el aula, Sean. Respondió con tranquilidad. Pero tenía que añadir algo. Por poco. Rodó los ojos. Nos pilló mi hermano. Sean ahogó un grito y se tapó la boca con las manos, pero se le escapó una risa. Marcus le taladró con la mirada. Perdona, tío, perdona, pero es que... Joder... Se quitó la mano de la boca. Sí que has pasado un verano malo para que te afecte tanto una poción en un caldero... No lo sabes tú bien. Musitó.

No veas si te vas a hacer de rogar hasta llegar al segundo polvo. ¡Tío! No seas tan vulgar. Uuuh perdona, Romeo. Se burló el otro con una mueca. Pero tío, ¿en serio? ¿En el aula de pociones? ¿Y pensabas llegar hasta el final? ¿¿TÚ?? ¿EN UN AULA? Repite otra vez lo del aula, que no me ha quedado claro. Ironizó. Es que... Esa Amortentia... Negó con la cabeza. Dios, olía muchísimo... Y Alice... Es que... Después de tantos meses... Y se puso tan... Se tapó la cara con las manos y soltó un gruñido entre los dedos. ¿Pero cómo se hace eso en un aula? En una mesa.  ¡¡BUA CHAVAL!! Definitivamente no lo había pensado bien al contestar, le había salido solo. ¡Pero tío! Que en esas mesas estudio yo. Ya te he dicho que no hicimos nada. Movió un poco los hombros al notar un escalofrío por todo el cuerpo. Pero es que... Ufff... Mejor no seguía rememorando, porque si no...
Merci Prouvaire!


We are
Tenemos que hablar Alchem10

Tenemos que hablar Freyfirma

Tenemos que hablar Banner10

Together we are everything:

Tenemos que hablar Sin-t-10

Tenemos que hablar Nuestr10

Tenemos que hablar Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3645
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

Tenemos que hablar Empty

Mar Nov 03, 2020 11:26 pm

Tenemos que hablar
CON Marcus EN Gran Comedor A LAS 13:00h, 23 de noviembre
Hillary le dio un suave codazo y levantó las cejas- Sí, ya lo estoy viendo- Y puso una voz que era parecida a un gemido, pero lo suficientemente baja como para que solo lo oyera ella- ¡Oh, Marcus! ¡Hazme cosas de prefecto!- Gal entornó los ojos y se giró hacia la ventana otra vez- Tú sigue, que como le cuente a Marcus que te pone, no vas a oír el final de eso- Tú eres experta en oír finales eh...- dijo dándole con el dedo en las costillas - ¿Todo lo vas a transformar en eso?- Hillary se encogió de hombros e hizo un puchero- Pues... hasta que no me des más detalles...- Gal suspiró y se hundió más en el sofá- ¿Qué quieres saber?- su amiga se acercó más a ella -¿Te gustó?- ladeó la cabeza de un lado a otro como si fuera obvio- Pues sí. Mucho. Demasiado... Como para querer repetir... Una y otra vez-Intenta ser específica. ¿Cuánto habéis hecho?- Eh pues, a ver, Hillary, hemos tenido... sexo no sé ¿qué más te puedo decir? Si lo hubieses hecho tú con alguien podríamos ampliar esta conversación, pero tampoco te voy a escribir una novela erótica mala- Hillary prácticamente se le echó encima con una sonrisa cómplice- ¿Tú le has hecho... Algo más?- Gal no pudo evitar sonrojarse. Se subió la manta hasta la nariz para taparse la sonrisilla que le salió. Se sentía entre una niñata y demasiado adelantada y la dichosa Hillary la estaba volviendo loca. Pero desde su posición bajo la manta, la miró y asintió con la cabeza-- Ahora fue su amiga la que le pegó a ella, ampliando la sonrisa- ¡Gal! ¡Golfilla! Anda que no sabes hacer cosas tú- ¡Eh! No sabía hacer nada. O sea no lo había hecho antes... Improvisé, me salió... solo - ¿Y qué, le gustó?- Gal se encogió de hombros-  Sí, yo diría que sí- Y a Hillary le dio la risa floja dejándose caer sobre el otro lado del sofá.

-Gal, mírate por favor. Mira esa sonrisa que se te pone al hablar de él. Estoy segura de que Marcus lo sabe, y lo siente también- Ella salió de debajo de la manta y dejó caer los brazos- Yo que sé. He intentado decirle que le quiero de mil maneras, aunque haya sido sin querer, hay muchas cosas que hago o que le digo que quieren decir "te quiero"... Y él sigue- hizo un gesto con las manos- Enamorado de Poppy- su amiga movió la cabeza de un lado al otro también- Pues hombre, tía, yo diría que esa manera de salir como un cohete detrás de ti cada vez que te vas cabreada, o llorando, o corriendo a algún sitio, es también su forma de decir te quiero- Gal la miró sin comprender- Eso lo lleva haciendo desde que éramos pequeños- su amiga alzó las cejas significativamente- ¿Puede ser que te lleve queriendo desde que erais pequeños entonces?-Le dijo con un tono de "¿Eres tonta? Es evidente".  Nunca se lo había planteado así. Las barcas. Los campos de lavanda de la Provenza. Los amaneceres en la playa. Cada sala de Hogwarts en la que habían acabado solos. Siempre pensó que era unilateral, que Marcus simplemente la seguía... ¿Porque sí?- Y no me hagas hablar de esa cruzada suya de buscar tu lazo azul, mientras lleva el otro en la muñeca... Vamos, no sé que será lo que haces tú para demostrarle que le quieres, pero... Yo diría que esa es su forma de demostrártelo.

Gal suspiró, y trató de reunir en su mente esos momentos. Solo le venía uno a la cabeza, por encima de los demás. El día del funeral de su madre. Ese día cambió todo. Ese día vio que Marcus y ella eran incondicionales, pero también oyó cosas que deseaba no haber oído nunca. ¿Era posible que desde entonces hubiera visto todo a través de un cristal tintado... Que todo lo teñía de un color que no era el de la realidad? Suspiró- ¿Y tú te has planteado que Marcus siempre quiere resolverlo todo? ¿Arreglarlo todo? Que sea... Perfecto... Bueno pues yo estoy rotísima. Creo que solo quiere... Arreglarme como si fuera un...- No quería decir la palabra, no quería teñirla también de esa tristeza, siempre había sido un refugio seguro para los dos. Pero no había otra- Un reto que cumplir.
 
Merci Prouvaire!


Tenemos que hablar JCqE0Sy

Tenemos que hablar QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
Tenemos que hablar V1mQwnV
Tenemos que hablar 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
Tenemos que hablar Wm7AwJV
Ante todo, amigos
Tenemos que hablar Giphy
Ay, los retitos
Tenemos que hablar Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
Tenemos que hablar Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

Tenemos que hablar Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

Tenemos que hablar Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

Tenemos que hablar Empty

Miér Nov 04, 2020 12:07 am

Tenemos que hablar
CON Sean (NPC) EN Aula de prefectos A LAS 13:00h, 23 de noviembre
Marcus estaba tratando aún de recuperar la compostura mientras Sean se reía por debajo de la mano que tapaba su boca. Madre mía, chaval... Siguió riendo. Marcus no podía mirarle directamente. Cómo os venís arriba... Respiró hondo con exasperación pero, al toparse con la mirada de Sean, se rió él también. Se tapó la cara con una mano mientras negaba con la cabeza. Ni te lo imaginas... Murmuró. El otro se recompuso en la silla como si le estuvieran contando una historia fascinante, inclinado hacia delante. Va va, cuenta. Ni de coña, vamos. Joder tío, qué aburrido eres. ¿Así de aburrido eres en todo? Porque la Gal parece... Bastante... Para... Solo digo que le pega un tío con vidilla, no un sosainas. Mira, no tienes ni idea de la vidilla que yo tengo, listo. Qué fácil era picar a Marcus. De hecho, Sean empezó a hacer tonterías otra vez mientras le señalaba y se reía y el otro puso los ojos en blanco... Pero sin poder evitar reírse un poco.

Venga Marcus, que se nos va a echar la hora encima. Sean volvió a inclinarse hacia delante y miró hacia los lados, bajando el tono como si no quisiera que le escuchasen... Aunque allí solo estaban ellos. Tío, dime la verdad. Marcus se inclinó también un poco para escucharle. ¿Os estabais metiendo mano en el comedor, verdad? Echó la mirada a otro lado un tanto incómodo, pero Sean no le quitaba la vista de encima. Imitando el tono susurrado, contestó. Sí. Se rascó la nuca. Qué fuerte... Es que... Es... Se mojó los labios, respirando hondo de nuevo y añadiendo en un susurro urgente. Tío, me provoca un montón. Caigo como una mosca. Es que... Dios, es... Demasiado. ¿Os acostasteis dos veces y os ponéis a toquetearos en público? Rió, ladeando la cabeza impresionado. Joder, sí que estáis activos. Marcus se frotó la cara. Mejor no se acordaba porque volvía a acalorarse otra vez.

Bueno va. Continúa Continúo. Concordó el otro. Pues anoche tuvo una pesadilla después de quedarse dormida en la sala común y, ¿no te acuerdas que el otro día fui a solicitar al Director un permiso p…? Sí sí, Marcus, tus cosas. Al grano. Bueno, pues estaba un poco alterada así que salimos, aprovechando que tenía el permiso y para buscar un lazo que se le había perdido. ¿Un lazo? Sí, bueno, emmm… Una historia muy larga. Volvió a tomar aire. La cuestión es que volvimos a pasar por ese mismo pasillo de quinto y, con las risas… Pues dijimos, “vamos a entrar, a ver si está ahí”. Ya… Sean soltó una risotada muy estúpida. Y claro, ya que estabais, pues os liasteis de nuevo. Nos acostamos, más bien. Puntualizó, en un tono musitado y con la mirada algo baja. La cara de Sean era un poema, esbozando una expresión de extrema sorpresa a cámara lenta. ¿¿Eeeennneeeellpaaasiiiiilloooo?? Sean. Se frotó la cara con las manos lentamente, echando el aire entre los dedos y poniendo los ojos en blanco. ¿Podrías, por favor, reducir el tono de sorpresa un poquito aunque sea? ¡Tío! ¡Es que es muy fuerte! Se echó a reír un par de segundos y luego matizó. A ver, quiero decir que todavía de Gal, que es un poquito alocada, me lo puedo esperar. ¿¿Pero de ti?? Con lo pulcro y don perfecto que tú eres. Bueno pues para que veas. Dijo en tono infantilmente ofendido, cruzándose de brazos y moviendo los hombros. ¿Algún problema?. ¡No, no, para nada! Es solo, yo que sé tío, que no te imagino. Marcus automáticamente esbozó una expresión entre la incomprensión más absoluta y la repulsión, descruzando los brazos para alzar las palmas y encogiéndose de hombros. ¿¿Y por qué tienes que imaginarme haciendo esas cosas?? ¡Ahg, no, tío, no! ¡Es una forma de hablar! ¡Pues no la uses! ¡Vale, vale! ¡Tranquilidad! Resopló cada uno por su lado, Sean pensativo y Marcus negando con la cabeza y rodando los ojos, y permanecieron unos segundos en silencio. En lo que Marcus se planteaba como continuar, el otro rompió el hielo. Osea, pero, ¿acostarse en plan…? ¿Pero cómo, tío, en un pasillo? Sean… Es decir, ¿qué fue en el… Suelo? ¿Contra la pared? . ¡¡TÍO!! ¡¡No pienso contestarte a eso!! ¡Es que me da curiosidad! Ya sabes que soy muy de detalles. Ya pues de esto no vas a tener más detalles. Se hizo un espeso silencio durante unos segundos. Silencio que Marcus rompió, no supo ni por qué. Fue en el suelo. Uf, ¿y no le dolió la espalda? A Marcus se le escapó una sonrisilla, con la cabeza baja y la mirada perdida, rememorando. Bueno... No siempre estuvo ella debajo. Eres mi héroe.
Merci Prouvaire!


We are
Tenemos que hablar Alchem10

Tenemos que hablar Freyfirma

Tenemos que hablar Banner10

Together we are everything:

Tenemos que hablar Sin-t-10

Tenemos que hablar Nuestr10

Tenemos que hablar Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3645
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

Tenemos que hablar Empty

Miér Nov 04, 2020 1:00 am

Tenemos que hablar
CON Marcus EN Gran Comedor A LAS 13:00h, 23 de noviembre
Ambas se habían quedado calladas, mirándose. Por una vez, Hillary se había dado cuenta de que el tema era serio- Gal... Yo no mezclaría las cosas- Ella se encogió de hombros tristemente- A lo mejor ya están mezcladas. A lo mejor solo soy el maldito reto y Poppy es lo que le importa de verdad- Hillary resopló y se tiró para atrás- Tía, suelta ya lo de Poppy, de verdad, creo que le estás dando más importancia de la que tiene- Gal negó con la cabeza. Al revés. Lo intentaba ignorar todo el tiempo. Pero estaba ahí. De repente su amiga también parecía como ida.

-¿Tú no te acuerdas de aquel día en Adivinación verdad?- Gal frunció el ceño- Hills, yo no he tenido nunca Adivinación- E iba a soltar un comentario sarcástico sobre ello, pero se contuvo, porque su amiga era fan acérrima de la Adivinación, como lo era su madre- Ya, eso contesta a mi pregunta. ¿Tú no recuerdas un día que Marcus y tú vinisteis a buscarme y la profesora os leyó la mano?- Ahora que lo pensaba, sí, recordaba el momento, porque alguna vez había esgrimido que ella si dejaba que le leyeran la mano, que simplemente no se lo creía- Algo recuerdo sí. Pero ¿Qué tiene que ver? -¿No recuerdas lo que le dijo a Marcus?- Gal alzó las cejas. No, tampoco recordaba lo que le haba dicho a ella. Había sido un día oscuro y cruel después. No solía recordarlo y tenía los eventos de aquella semana muy borrosos- A Marcus le dijo "El pájaro que quieres cazar, lo retendrás con un nido, no con una jaula"- Parpadeó. Todas las veces que sus padres la habían llamado "pajarito" se aparecieron ante ella. Tragó saliva y negó con la cabeza- Bueno ¿y?- ¿Como que y, Gal? ¿Qué dices tú siempre? ¿Lo de libre como el viento?- Gal carraspeó y se volvió a encoger de hombros varias veces seguidas- No sé qué tendrá que ver, no entiendo de adivinaciones, no me las creo, además y lo sabes- Hillary negó con la cabeza- Pues te voy a recordar lo que dijiste "no es un pájaro, es un zorro". Lo dijiste por lo bajini. Pero Marcus no contestó, no lo afirmó, lo dejó en el aire.

Gal alzó las cejas y negó con la cabeza- Las profecías no son nada. Se pueden interpretar de mil formas, seguro que si quisiéramos, encontraríamos una forma de que el pájaro fuera cualquier otra persona- "Pajarito" retumbaba en su cabeza sin parar, pero no pensaba admitirlo de ninguna forma. Ni quería pararse a pensar en lo que le dijeron a ella- ¿Tú te quedarías con alguien que intentara enjaularte? No, ya te contesto yo- Gal sacudió la cabeza -¡Nadie quiere una jaula, Hillary! Eso es como no decir nada -Y sin embargo sí quieres un hogar, un nido- Ella dio un respingo- ¿Un hogar yo? ¿Pero tú me ves cara a mí de querer una familia grande con polluelos que no me dejen trabajar y dependan de mí?- Su amiga se llevó las manos a la cabeza- ¿Estoy hablando yo de niños? Relájate, Gal, que eso lo has dicho tú. Hablo de un hogar. Llevas desde que... Desde lo de tu madre, diciendo que volver a casa para ti es un martirio. Que tu casa ya no es un hogar. ¿No te quedarías con la persona que sí estuviera dispuesta a darte un hogar?- Gal parpadeó muy rápido y se quedó con la boca abierta como un pez boqueando fuera del agua- Pues... Sí, claro... ¿Quién no... O sea... ¿Pero y por qué esa persona iba a ser Marcus, dime?- Hillary suspiró y negó con la cabeza- No si cuando no quieres entender...

 
Merci Prouvaire!


Tenemos que hablar JCqE0Sy

Tenemos que hablar QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
Tenemos que hablar V1mQwnV
Tenemos que hablar 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
Tenemos que hablar Wm7AwJV
Ante todo, amigos
Tenemos que hablar Giphy
Ay, los retitos
Tenemos que hablar Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
Tenemos que hablar Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

Tenemos que hablar Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

Tenemos que hablar Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

Tenemos que hablar Empty

Miér Nov 04, 2020 1:26 am

Tenemos que hablar
CON Sean (NPC) EN Aula de prefectos A LAS 13:00h, 23 de noviembre
Después de eso se pasaron un par de minutos riéndose como dos idiotas. Y mira que no quería entrar en detalles, y no lo hizo... Pero aquello estaba demasiado reciente, tanto que aún se le ponían los vellos de punta solo de recordarlo, y Sean pinchaba mucho. Además, llevaba demasiados años con lo que había entre Alice y él guardado para sí... E incluso ni eso, hasta él mismo se había autoconvencido de muchas cosas. Por primera vez lo estaba soltando, y era liberador.

O al menos, estaba soltando una parte. Sería imposible soltarlo todo porque ni él lo sabía. Joder tío... Es para matarte. Marcus frunció el ceño extrañado, aún con una sonrisa residual en los labios. ¿Por? ¿Por? Sean soltó una carcajada sarcástica. Estás perdiendo el tiempo. Eso le golpeó el pecho, tanto que perdió la sonrisa y tragó saliva. Bajando la mirada, se giró un poco y miró por la ventana, pensativo. Sí, había perdido demasiado tiempo, él mismo lo había dicho la noche anterior. Sean pareció captar que su humor se había bajado bastante y trató de arreglarlo. Ey... ¿He dicho algo? Marcus negó con la cabeza, con expresión de quitarle importancia. No, no te preocupes. Pero se quedó con la mirada en la ventana.

Volvió a hacerse el silencio. Sabía que su amigo le miraba, aunque él se empeñaba en fingir que no era consciente. Hasta que Sean lo rompió. Marcus, ¿tú la quieres, verdad? Pff. Respondió con una carcajada sarcástica. ¡Pues claro! Mira que la pregunta, si somos insepa… Tío, por favor no me vengas otra vez con lo de que sois súper amigos. Ya sabes a qué tipo de querer me refiero. Marcus no le estaba mirando. Miraba a otro lado mientras se pasaba la lengua por las muelas, como si estuviera por responder a la pregunta más difícil que le habían hecho en su vida. Sean tampoco era muy amigo del silencio, así que insistió. Tío… Pues… Es probable. ¿Es probable? ¡Pero si se te cae la baba! Tienes una cara de idiota todo el día que no puedes con ella. Vaya. Gracias, Sean. Contestó en el tono más ácido que encontró, ya sí mirándole con el ceño fruncido y los brazos cruzados. Da gusto contar con tu amistad. Te lo digo para que te des cuenta, porque parece que te empeñas en autoengañarte. Marcus volvió a poner la mirada en el cristal, tomando aire en silencio y dejándolo escapar, viendo como este se llenaba de vaho.

Y si te soy sincero… No me creo que no lo tengas claro. Tú lo tienes claro todo. Marcus arqueó las cejas, sin moverse de su posición ni contestar. ¿Por qué no se lo dices? Ahí sí giró la cabeza para mirarle. ¿El qué? Que estás enamorado de ella. Volvió a retirar la vista y a soltar un par de risotadas falsas y sarcásticas. Sacas conclusiones muy rápidas, Sean. Te lo tengo dicho siempre. Es mejor darte tu tiempo a precipi… Que sí que sí, lo que tu digas. ¿Por qué no se lo dices? ¡No tengo nada que decir! ¡Tío! ¡No me puedo creer que hasta en esto seas tan cabezota! Cabezota tú, que no paras de insistir. ¡Que estás loco por ella desde hace años! De verdad que no te entiendo. Hay muchas cosas que no entiendes. ¿¿Qué por qué no se lo dices, Marcus?? ¡¡¡Porque me va a rechazar!!! Bramó, volviéndose hacia Sean de un salto y con un tono que ya, por fin, revelaba que estaba diciendo lo que verdaderamente sentía. Lo que pensaba y temía desde lo más profundo de sí mismo. Sean se quedó en silencio por unos instantes, aguantando la mirada de ese Marcus que por fin se le estaba mostrando transparente. Ambos se habían quedado en silencio.

Pasaron unos segundos hasta que Sean dejó esbozar una sonrisa de incredulidad y, con un tono más bajo y comprensivo, retomó la conversación. No puedes pensar eso de verdad. Marcus se giró al cristal de nuevo. De verdad que no quería seguir con esa conversación. Gal es otra que bebe los vientos por ti desde hace años. Es imposible que te rechace. Tú no la conoces. Ah, perdona, experto en relaciones. Entiendo que no lo veas porque el protagonista siempre es el último en enterarse, pero te lo digo yo: no te va a rechazar. Marcus negó con la cabeza sin mirarle. Sean soltó un bufido de desesperación. ¿Pero por qué piensas eso? Os pasáis el día juntos, lleváis besándoos desde cuarto, ¡os habéis acostado dos veces! Eso no tiene nada que ver. ¿¿Qué no tiene nada que ver?? Preguntó Sean entre carcajadas de incredulidad. Por todos los dragones, Marcus. ¿Cómo no va a tener nada que ver? Es que parece que no la conoces… No, el que no la conoce eres tú. Se volvió a girar, con el ceño fruncido de nuevo y una expresión entre impotente y molesta. Decirle a Marcus que no conocía a Alice no era buena idea para tender puentes con él. Lleva desde que la conozco diciendo que no quiere atarse, que no se quiere casar, que no va a unir su vida a nadie, que no va a hacer lo que hicieron sus padres, que no quiere hijos, que no quiere formar una familia. Clavó la mirada en su amigo. ¿Pues sabes qué? Yo sí quiero. Se mordió los labios, retirando la mirada a un lado para negar con la cabeza. Y ella lo sabe. Tan pronto me declare me va a parar los pies. Tan pronto te declares va a aparecer con el vestido de novia puesto. No, Sean, eso no va a pasar. Hizo una pausa amarga, perdiendo la vista en ninguna parte. No puedo obligarla a hacer algo que no quiere hacer, ni privarme yo de algo que sí quiero. Sería un fracaso. Tragó saliva. Hemos nacido para ser amigos… Y nada más.

Merci Prouvaire!


We are
Tenemos que hablar Alchem10

Tenemos que hablar Freyfirma

Tenemos que hablar Banner10

Together we are everything:

Tenemos que hablar Sin-t-10

Tenemos que hablar Nuestr10

Tenemos que hablar Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3645
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

Tenemos que hablar Empty

Miér Nov 04, 2020 11:20 am

Tenemos que hablar
CON Marcus EN Gran Comedor A LAS 13:00h, 23 de noviembre
Su amiga la miró y le tomó de la mano suavemente. Gal tenía un nudo en la garganta y un lío en la cabeza que no podía con él en ese momento- Sé sincera conmigo, y de paso contigo misma. Si el mundo fuera ideal, si no estuvieran la señora O'Donnell, tu abuela, Poppy Mackenzie... ¿Qué querrías de Marcus?- Gal entornó los ojos, tratando de frenar las lágrimas que acudían a sus ojos en una mezcla de rabia, tristeza y alegría por los recuerdos y por verbalizar lo que sentía- Que... Se quedara a mi lado siempre - ¿Siempre? - Sí, siempre. Como si Hogwarts no acabara, como si pudiéramos hacer lo que hacemos aquí pero... En el mundo entero. Querría que me llevara de la mano por ahí y que pudiera besarle delante de todo el mundo. Que todo el mundo me mirara y dijera "mira es la novia de Marcus O'Donnell... Qué suertuda"- Se encogió de hombros y se miró las manos, una de ellas aún envuelta en la de su amiga- Ay, Gal... Tú estás muy enamorada. Pero mucho...

Gal asintió. No tenía sentido seguir negándolo. Lo estaba y lo sabía, desde hace mucho además. Y cada vez que daba un paso para atrás con Marcus, cada vez que se peleaban o que creaban una situación incómoda. Dos lágrimas resbalaron su cara y se mordió el labio inferior- Creí que podía hacer que se me pasaría. Creí que si no nos veíamos en el verano, si dejábamos correr lo de la Sala de los Menesteres... Me escondí el día del tren. Dejé que se subiera solo y pensé que era lo mejor para él, porque así no dejaría que nos confundiéramos... - ¿Me estás diciendo que ese día no apareciste aposta?- preguntó Hillary con un claro tono de reproche en su voz. Gal asintió y se frotó la frente- No sabía qué hacer. Me asaltaron todas las dudas de golpe ¿sabes? - ¿Y ha funcionado?- ella negó con la cabeza y se hizo el silencio entre las dos.

-Gal... Cuéntaselo. Cuéntaselo todo- volvió a negar con la cabeza- ¡Gal! Escúchame por favor. Siempre estás hablando de tus padres, de que es el amor más fuerte que has visto. ¿Has pensado en qué hubiera pasado si tu madre no hubiera tenido la valentía de irse a buscar a tu padre?- Probablemente que mi padre ahora no estaría loco y yo sería una Van Der Luyden reprimida como mi primo Will- ¡No! Hubiera pasado que tu madre nunca hubiera conocido una felicidad tan inmensa como la que describes siempre. Que no habría en el mundo un Dylan adorable alegrando el día a todo el que se cruza con él. Gal, no puedes prohibirte a ti misma la felicidad por... ¿qué? ¿la señora O'Donnell? Pues ya lo acabará entendiendo. ¿Porque te acostaste con otro antes? Yo diría que no le importa ni lo más mínimo. Dices que las chicas como tú no acaban con los chicos como Marcus, pues no sé de de esas chicas y chicos, pero yo diría que al menos Gal y Marcus no se han separado más de tres horas seguidas desde que se conocieron, así que me aventuraría a decir que quieren acabar juntos.

Gal soltó fuertemente aire por la nariz, sin dejar de morderse el labio y apoyándose sobre su mano. Era lo que siempre había querido que le dijera alguien, porque cuando se lo decía ella misma sonaba a demasiado bonito para ser verdad- ¿Y qué hago?- le dijo, sin creerse aún que le estuviera pidiendo consejo a Hillary- ¡Sé valiente! Como tu madre. Ve a buscar a Marcus, dile lo que sientes, bésale delante de todo el mundo como has dicho antes. Arriesga si quieres ganar, Gal, que tienes mucho que ganar.

¿Y qué iba a decirle? ¿Dónde iba a buscarlo? Se abrazó las rodillas y apoyó la barbilla sobre ellas, tratando de visualizarlo- ¿Crees que me perdonará lo de junio?- Hillary sonrió de medio lado- Creo que te lo perdonaría todo con tal de estar contigo. Os queréis, no hay más que veros cuando os miráis el uno al otro como dos idiotas cuando el otro no mira- Gal miró con cariño a su amiga. No sabía que Marcus también hacía eso. Quizá si Hillary no se lo hubiese dicho, nunca lo hubiera pensado. Quizá había muchas cosas que no se le habían ocurrido y tendría que contemplar. Quizá, por una vez en la vida, Hillary tenía razón.

 
Merci Prouvaire!


Tenemos que hablar JCqE0Sy

Tenemos que hablar QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
Tenemos que hablar V1mQwnV
Tenemos que hablar 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
Tenemos que hablar Wm7AwJV
Ante todo, amigos
Tenemos que hablar Giphy
Ay, los retitos
Tenemos que hablar Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
Tenemos que hablar Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

Tenemos que hablar Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

Tenemos que hablar Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

Tenemos que hablar Empty

Miér Nov 04, 2020 12:32 pm

Tenemos que hablar
CON Sean (NPC) EN Aula de prefectos A LAS 13:00h, 23 de noviembre
Se había quedado con la mirada perdida en el paisaje que se veía a través de la ventana de la Torre Ravenclaw, con la frente apoyada en el cristal. El tacto del cristal en pleno noviembre era frío, y se sentía helado teniendo en cuenta que solía apoyar la frente en Alice... Y no en un puñetero cristal que le recordaba que esos momentos se iban a acabar en meses.

Se había creado un silencio en el que Marcus no quería hablar más y Sean claramente no sabía que decir. O, al menos, eso creía él, que su amigo no tenía nada más qué decir. Te voy a decir algo que odias que te digan, pero... Marcus ni siquiera le devolvió la mirada, como si estuviera escuchando llover. Te estás equivocando. Frunció el ceño y le miró. A Sean le encantaba decirle que se equivocaba para demostrar que él tenía razón y Marcus no, era su gran rival intelectual. Pero el tono que estaba usando esta vez se alejaba mucho del recochineo, al igual que la expresión de su rostro no era altiva, sino todo lo contrario. Os queréis. Los dos. Bajó la mirada, sin ser capaz de decir a eso ni que sí ni que no, y volvió a girarse al cristal.

¿Te das cuenta de que estás fomentando eso de lo que te lamentas tanto? ¿A qué te refieres? A que os quedan meses de Hogwarts y te conozco lo suficiente como para saber que estás en modo alma en pena por eso. Y en vez de ir corriendo a decirle a Alice lo que sientes y poder disfrutar en condiciones lo que os queda de curso, seguís con los secretitos. Le apuntó con un índice. Y no te lo digo por los demás, que te veo venir. Sí, le veía bien venir. Porque a Marcus le acababa de dar una punzadita de orgullo inflado de imaginarse de la mano de Alice por el castillo. A los demás que les zurzan. Lo digo por vosotros. Os estáis haciendo daño gratuitamente. Marcus esbozó una sonrisita de suficiencia. Ya, ninguno de los dos sufrimos mucho anoche. Sí, sí, ahora vente arriba. Anoche te lo pasarías estupendamente pero mírate ahora, que pareces una lechuza melancólica. Marcus rodó los ojos y, para ilustrar la metáfora de Sean, volvió a mirar por la ventana.

Ve. A hablar. Con ella. Mira Sean, te voy a dar una alegría. Respondió con sarcasmo, girando el tronco en dirección a su amigo y poniéndose las palmas de las manos en las rodillas con los labios fruncidos. Soy un cobarde. Subió los brazos en cruz con resignación y los volvió a bajar. ¡Ya está! Puedes burlarte de mí ya toda la vida si quieres, pero eso es lo que hay: soy un maldito cobarde. Y como cobarde que soy, prefiero seguir así con Alice, aunque me duela, aunque me quede horas mirando a la nada a través de una ventana, y no perder lo que tengo, antes que arriesgarme a decirle "sé la madre de mis hijos" y que me mande a la mierda y no me vuelva a hablar en lo que queda de curso. Sean se echó a reír con una carcajada hiriente. Tío, tú flipas. Uno, le dices eso a Alice y se te desmaya en el acto y cuando se levante se te engancha y no te suelta ya. Y punto dos, ¡joder, no le digas eso! ¡Dile algo de persona normal! Era una forma de hablar, Sean. Negó con la cabeza. Le diga lo que le diga, me conoce lo suficiente como para saber que mis planes a largo plazo son esos. Porque vale que los noviazgos de los diecisiete años no tenían por qué durar toda la vida, pero Alice no era una chica con la que se hubiera liado hacía tres días. Era parte de su vida desde hacía tantos años que casi no podía recordar cuando no estaba en ella. Si se juntaban, no se iban a separar. No por su parte, al menos... La cuestión era esa, que lo hicieran por parte de Alice. Estaba seguro de que le dolería más verla alejarse que simplemente nunca haberla tenido.

Sean miró su reloj. Mira, quedan quince minutos para la clase y tú sigues igual de cabezota. Marcus puso expresión hastiada. Me ha quedado muy claro que eres un cobarde y que no quieres perder a Alice... Pero no me has negado que estés enamorado de ella. Se mordió los labios, esquivando la mirada de su amigo. Díselo, tío. Haced las cosas bien aunque sea por una vez. En el hipotético caso de que no quiera estar contigo, que lo sigo dudando, no te va a dejar de hablar porque no podéis estar el uno sin el otro. Así de claro. Se perderá lo que tenemos. ¿El qué? ¿El qué se va a perder, Marcus? ¿El "uy que se me ha perdido un tintero, vamos a salir a buscarlo a las tantas a un trozo de pasillo que no pisa nadie desde que estudiaba aquí Rowena Ravenclaw"? "Oh, mira, pues ya que estamos aquí, vamos a foll..." No quiero pasarme lo que queda de curso en tensión con Alice. Cortó, antes de escuchar lo que Sean iba a decir. Muy bien. Entonces pásate lo que queda de curso deseando besarla cuando nadie te mira (muy propio de ti, eso de no querer que nadie te vea hacer algo)... Ironizó. ...Y el resto de la vida con una Señora O'Donnell que sea perfecta sobre el papel pero que te recuerde lo cobarde que fuiste con diecisiete años. Marcus levantó la mirada lentamente hacia su amigo, en silencio. El otro se encogió de hombros y se levantó para irse. Tú mismo. Pero la vida no se planifica a los diecisiete, Marcus, estoy harto de decírtelo. Se colgó su mochila. Si te tienes que equivocar, que sea ahora. No te tires toda la vida arrepintiéndote. Tragó saliva. Y ahí se quedó.

Solo unos instantes, el tiempo que Sean tardaba en colocarse la mochila y volver a dejar la silla que había cogido en su sitio. Marcus se había quedado ahí, con la mirada perdida y con las palabras de Sean dando vueltas a toda velocidad en su cabeza. ¿Qué? ¿Nos vamos? Que voy a llegar tarde a... ¿Cuánto dices que queda para la próxima clase? Sean volvió a mirar su reloj. Exactamente, trece minutos y medio. Dijo en tono cantarín, pero apenas terminó de decir la última palabra, Marcus se levantó de golpe y se dirigió a la puerta como un rayo. Luego nos vemos. Tengo que hacer algo antes. Salió a toda velocidad del aula, cruzando el pasillo y bajando las escaleras, cruzándose con los alumnos que iban en dirección contraria ya para sus clases, dejando a Sean atrás con una sonrisa de satisfacción. Pero no tenía tiempo que perder. Solo tenía trece minutos para resumir seis años y ganarse toda una vida.
Merci Prouvaire!


We are
Tenemos que hablar Alchem10

Tenemos que hablar Freyfirma

Tenemos que hablar Banner10

Together we are everything:

Tenemos que hablar Sin-t-10

Tenemos que hablar Nuestr10

Tenemos que hablar Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3645
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

Tenemos que hablar Empty

Miér Nov 04, 2020 2:07 pm

Tenemos que hablar
CON Marcus EN Gran Comedor A LAS 13:00h, 23 de noviembre
Gal tomó aire y deshizo el nudo de sus piernas, poniendo los pies en el suelo y levantándose, cogiendo la mochila- ¿Y qué hago? ¿A dónde voy? No sé ni dónde está- Hillary la miró con ojos brillantes, notándose lo alegre que se sentía por ella- ¿En serio me vas a preguntar tú dónde encontrar a Marcus en una hora libre? Mi respuesta habitual sería "dondequiera que Alice Gallia esté" pero ya que estás tú aquí...- Gal asintió con una sonrisa- La biblioteca- Su amiga asintió de vuelta y subió los brazos como si fuera evidente -La biblioteca.

Corrió escaleras abajo como si le fuera la vida en ello. Con una sonrisa, porque no lo podía evitar, y recitando lo que le iba a decir "Marcus, te quiero, siempre te he querido. Fui una estúpida por no haber corrido a tu lado el día del tren. Era lo que quería hacer, pero tenía miedo, miedo de lo que el mundo dijera de nosotros, pero mi madre me dijo antes de morir que nadie debía decirme qué camino elegir, y eso voy a hacer. Te escojo a ti, escojo hacer el camino contigo, si tú quieres hacerlo conmigo". Ya se le hinchaba el pecho solo de pensarlo.

Llegó a la biblioteca y quizá entró un poco fuerte, pero le dio igual. Recorrió los pasillos como un perrillo, levantando la cabeza mirando por todos lados, porque se moría de ganas de correr a sus brazos y estrecharle. Pero nada. Se acercó a una de las mesas donde estaban varios Ravenclaw y preguntó- ¿Habéis visto a Marcus O'Donnell?- Todos negaron. Pues no estaba en la biblioteca.

Salió al pasillo. Quizá al equivocarse en donde buscarle, se había equivocado en todo. Quizá estaría mejor si lo dejaba así. Una última esperanza en su corazón se encendió y busco con la mano en su bolsillo. La palomita "Prométeme que no la usarás solo para que te traiga acónito" "Quizá yo también necesito que me rescaten". La sostuvo en su mano. ¿Cómo se decía eso en un mensaje que pudiera transportar aquella palomita? No podía... Se dejó resbalar por la pared, mirando la niebla fuera. Definitivamente no había sido una buena idea. No, tal y como estaban podrían... Podrían simplemente esperar ¿no? Quizá las cosas cambiaran. Quizá Emma O'Donnell dejara de tenerle manía, quizá el propio Marcus se diera cuenta de lo que sentía y fuera claro con ella. ¿Por qué forzar las cosas y arriesgarse a perderlo todo? "¿Nunca tuviste miedo? Jamás, siempre supe que podía contar con William" No, su madre no había tenido dudas, por eso había podido arriesgarse así. Porque confiaba al cien por cien en el amor de su padre. Si hubiera dudado un solo momento, se hubiera muerto de miedo. Y ella tenía dudas, muchas. No podía emprender un viaje así. Miró su reloj de correas rotas, que llevaba siempre en el bolsillo, al lado de la palomita.

Alquimia era una buena asignatura, le encantaba y a Marcus también, lo pasaban siempre muy bien, y como eran pocos alumnos, podía lucirse en pareja consiguiendo las mejores transmutaciones. Sí, eso iba a hacer. Ir a clase de Alquimia como si nada, de hecho, lo mejor de todo esto es que Marcus no se había enterado de nada, que para él, acababan de estar en el comedor como si nada. Aquella tormenta era solo suya, y la calmaría, como llevaba haciendo mucho tiempo. Se levantó y se dirigió a la clase.

Cuando llegó esperó en la puerta, con una sonrisa tranquila. Sí, ahora se sentía mejor, tomó un largo suspiro y se quedó allí, con los ojos cerrados, calmando el ritmo de su corazón desbocado, esperando que cuando los abriera le viera ahí. Y sería como despertarse a su lado, y le valdría, porque no quería pedirle más, porque no le debía nada más. Solo abrir los ojos y verle allí.
 
Merci Prouvaire!


Tenemos que hablar JCqE0Sy

Tenemos que hablar QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
Tenemos que hablar V1mQwnV
Tenemos que hablar 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
Tenemos que hablar Wm7AwJV
Ante todo, amigos
Tenemos que hablar Giphy
Ay, los retitos
Tenemos que hablar Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
Tenemos que hablar Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

Tenemos que hablar Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

Tenemos que hablar Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

Tenemos que hablar Empty

Miér Nov 04, 2020 3:00 pm

Tenemos que hablar
CON Sean (NPC) EN Aula de prefectos A LAS 13:00h, 23 de noviembre
Salió tan volando de allí que casi se mata por las escaleras. Si alguien le había saludado, si alguien le había dicho algo o si se estaba generando un motín en la escuela, él desde luego no lo había visto. Iba con un destino claro: el invernadero.

Lo cierto es que no tenía ni idea de donde estaría Alice pero sus pasos le llevaban allí. Quería pensar que no se iba a equivocar, que el destino querría que Alice estuviera en su lugar favorito del castillo y que él sabía mejor que nadie... Y, por supuesto, quería pensar que aquello iba a resolverse en el mismo lugar en el que algo hizo por fin click en su cerebro. Quería decírselo así. A ti. Alice, te necesito a ti. No necesito esto, no necesito ser prefecto, no necesito las clases, los colores de mi Casa, las buenas notas. Si algo voy a echar de menos en Hogwarts es a ti. Eso es lo que necesito. A ti. Se le esbozó una sonrisa nerviosa mientras corría y el corazón se le aceleraba más solo por sus pensamientos en vez de por la carrera.

Llegó al invernadero abriendo la puerta como si hubiera un troll en las mazmorras... Pero allí no había nadie. ¿Alice? Nada. Bueno, sí, un ruidito, una planta moviéndose con un temblorcillo. Marcus frunció el ceño y ladeó la cabeza. ¿Hola? Una cabecita diminuta salió detrás de la planta. Hola. Perdón, estaba practicando. ¡Hola! Saludó con alivio. Dios, que alegría, ¿podía ni acordarse de esa chica y, de repente, ser la persona a la que más ganas tenía de ver después de Alice? Se acercó un poco a la alumna de primero de Gryffindor que les pilló el otro día en el invernadero, tratando de calmar la respiración. Oye, ¿te acuerdas de la chica que estaba conmigo el otro día? ¿La has visto por aquí? La chica negó con la cabeza. Lo siento. Llevo sola aquí toda la hora. Marcus frunció los labios y sonrió. No te preocupes, seguiré buscando. Se dio media vuelta, pero la vocecilla volvió a hablar. ¡Espera! Se giró y vio como la niña arrancaba una florecita de espino de su planta. Si la ves, ¿puedes dársela de mi parte? Mi espino ha florecido mucho desde que me dio esos consejos, eran muy buenos. Marcus se acercó. Se hubiera comido a esa niña a besos con lo venido arriba que estaba, pero casi no podía ni reaccionar. Solo agarrar con cuidadito esa florecilla y sonreír. Claro... Muchas gracias, le va a encantar. La niña se encogió de hombros y volvió a sus cosas.

De nuevo iba él corriendo por todas partes, hasta había subido de nuevo hasta la Torre Ravenclaw para ver si estaba en la Sala Común, pero allí ya no había nadie. Y se estaba asfixiando de tanto correr. Había metido la florecita en el bolsillo de su pecho para que no se estropeara y dársela en cuanto la viera. Miró el reloj y la clase iba a empezar en menos de cinco minutos. Se frotó la cara. Bueno, aún le quedaba una opción: que hubiera llegado antes a clase. Así que vuelta a correr hacia el aula. Pero cuando llegó allí apenas había dos o tres alumnos y ninguno era Alice. Soltó aire con pesadez y frustración. Pues nada... No la había encontrado. Aunque en algún momento tenía que llegar. Por favor no llegues tarde. Tenía minutos, pero podía usarlos sabiamente si Alice llegaba ya. Se quedó fuera del aula, con la espalda apoyada en la pared y la mirada perdida, esperando... Pero la chica no llegaba.

¡Ey, O'Donnell! ¡Ey, qué pasa! Respondió como ido al compañero que, al pasar por delante suya para entrar en clase, le había saludado con un toque en el hombro. Y, al levantar la cabeza para responder, lo vio. ¡Eh! ¡EH! ¿Qué hacéis? Se acercó con cara de prefecto con malas pulgas a ese grupito de alumno de tercero que estaba al otro lado del pasillo haciendo una trastada seguro. Tan claro como que uno de ellos, nada más verle, puso ojos de pánico e intentó echar a correr. Marcus movió la varita haciendo que uno de los maceteros del pasillo se pusiera en su camino y que el otro se viera obligado a dar un frenazo a lo justo para no tragárselo. No está bien ser un cobarde, ¿sabes? Y lo decía él. ¿Se puede saber qué hacéis? Nada. ¿Cómo que "nada"? ¿Qué es eso? El monstruoso libro de los monstruos. No digo eso. Digo ESO. Matizó, señalando lo que escondían tras las manos. Los alumnos se miraron entre sí y ahí empezó el tsunami de excusas. ¡¡Es que es imposible abrirlo!! ¡¡Es que muerde!! ¡¡Es que se come los otros libros!! ¿¿Y vuestra solución es meterle un explosivo entre las páginas?? Alucinando era poco. Trae aquí eso. Le quitó el explosivo de las manos y, tras crearle una película protectora con un toque de la varita, se lo guardó en el bolsillo mientras los otro se seguían quejando. ¡¡Es que no sabemos abrirlo sin que muerda!! ¡Pues le preguntáis al profesor de Cuidado de Criaturas Mágicas que para eso es él quien os lo ha mandado! Vale, pero al menos devuélvenos el explosivo. Marcus soltó una carcajada sarcástica. Ja-ja. No. ¡Que es muy caro! No haberlo comprado. Los alumnos bufaron. Eres un aburrido. Marcus volvió a soltar otra carcajada de desdén. Sí, y eres el primero que se da cuenta. A clase. Pero. A. Cla. Se.Se fueron refunfuñando, pero se fueron.

Resopló y se dio media vuelta para volver a enfocar la puerta del aula y sintió como algo se le derrumbaba por dentro. Joder. Masculló. La puerta se había convertido ya en un embotelladero de alumnos entrando a clase. Ya iba a ser imposible hablar con ella, con lo animada que estaba cuando se fue seguro que ahora estaba sentada en un sitio cualquiera rodeada de gente y charlando. No podía decir eso delante de todo el mundo, tenía que ser una conversación privada, y ya no tenía tiempo, la clase estaba a punto de empezar. Se frotó la cara. ¿En qué estaba pensando? Estaba tan ido con su maravillosa y espontánea declaración que se le había olvidado que era prefecto en el castillo, y esos negligentes casi provocan un incendio y matan un libro. Y él de mientras pensando en pajaritos de colores en vez de estar donde tenía que estar. Quizás eso había sido una señal. Quizás el destino quería recordarle que él tenía otro cometido en la vida, o al menos en ese curso. Que se había despegado demasiado del suelo y que aquello podría tener consecuencias.

Tragó saliva y se mojó los labios antes de entrar a clase, tratando de recomponerse, tratando de que Alice no notara la pesadez en él cuando entrase... Pero no estaba allí. Miró por todas partes y no estaba. Debía haberse entretenido con alguien... En serio, ¿qué estaba Marcus haciendo? Estaba segurísimo de que Alice, como él, se habría ido súper puntual a clase y ni siquiera estaba allí. Otra señal: llevaban ritmos distintos. La flor guardada cerca de su pecho pareció palpitar. Mejor... La guardaba para otro día. Y mejor se sentaba en su habitual primera fila y, cuando llegara, se limitaba a lanzarle un guiño y una sonrisa. Y a esperar que al menos eso sí se lo correspondiera.
Merci Prouvaire!


We are
Tenemos que hablar Alchem10

Tenemos que hablar Freyfirma

Tenemos que hablar Banner10

Together we are everything:

Tenemos que hablar Sin-t-10

Tenemos que hablar Nuestr10

Tenemos que hablar Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3645
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba