Últimos temas
En Búsqueda del Abismo +18
 In nomine dei - Página 2 EmptyHoy a las 6:31 pm por Carefree_Snake

peppermint tea [wishlist]
 In nomine dei - Página 2 EmptyHoy a las 4:22 pm por Paradise

Love in shades of wrong
 In nomine dei - Página 2 EmptyHoy a las 3:18 pm por Bewölkt

In the mood for love.
 In nomine dei - Página 2 EmptyHoy a las 2:40 pm por Mermeladita

No rose without its thorns
 In nomine dei - Página 2 EmptyHoy a las 2:12 pm por Circe

» silver and gold « (0/1)
 In nomine dei - Página 2 EmptyHoy a las 1:54 pm por vicivosdrcams

Registro y conteo de puntos
 In nomine dei - Página 2 EmptyHoy a las 1:26 pm por Circe

Grupal: New Year Ball
 In nomine dei - Página 2 EmptyHoy a las 1:22 pm por Bewölkt

— Are you sure?
 In nomine dei - Página 2 EmptyHoy a las 12:01 pm por Shadow

Afiliados
Élites
Créditos
Tree Of Life es un foro de rol libre y su contenido es propiedad intelectual de los administradores del mismo y los usuarios que crean sus tramas. El diseño general del skin y las tablillas staff fue creado por Red, a quien agradecemos su contribución. Agradecimientos especiales a los foros dixinmortal y al foro de ayuda de Foroactivo, así como a los tumblrs de necromancercoding, Flerex, Gitanodoescodes y Maryskins, pues sin sus tutoriales y zonas de ayuda habría sido imposible completar esta skin. Las imágenes utilizadas no son de nuestra propiedad si no sacadas de las páginas Google, DLPNG, Pngflow, Freepng y DeviantArt (Captain-Kingsman16, DUA-PNGS, Weirdly-PNGS y nickelbackloverxoxox). También agradecemos a Mario Montagna de freepsdfiles por las imágenes de los botones, así como a freepik y a Flaticon por las imágenes de los iconos. Los iconos web pertenecen a la página FontAwesome. Por último, el diseño de la página html para las dinámicas es creación de ethereal-themes, que cede el código gratuitamente en su tumblr del mismo nombre.
Hermanos

Tumblrs de recursos para el rol

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

 In nomine dei - Página 2 Empty

Vie Nov 20, 2020 6:56 pm
Recuerdo del primer mensaje :

In nomine dei
when faith clouds reason

Entorno al año 1500

El pueblo costero de Bergeyonne lleva siglos viviendo de la pesca en alta mar.

Cuando el buen tiempo llega, los barcos arrian velas y se pierden en las aguas del Atlántico por un par de meses.
Generación tras generación, los curtidos marineros se despiden de sus famílias y dejan que el océano se convierta en su hogar.

Mecidos por las olas, dejan que el recuerdo del rostro de sus esposas, hijos e hijas, acunen su sueño con la promesa del dulce reencuentro y el apacible fuego del hogar en invierno. Cuando no se puede navegar, y uno disfruta de tierra firme.

︵‿︵‿︵‿︵‿︵

Pero no sólo de la pesca vive el hombre, aun cuando su comercio sea tan lucrativo para nuestra pequeña comunidad costera.

Es precisamente con el buen tiempo cuando llega el momento de hacerse cargo de la cosecha. Y los rebaños no aguardan a que ellos regresen, ni se conducen solos.

Las mujeres de esta comunidad están más que acostumbradas a trabajar juntas, sin la presencia de sus esposos.
A organizarse y a dirigir la vida del pueblo.

Eso han hecho siempre, y eso deben seguir haciendo.


Hasta el día en que un sacerdote de miras estrechas y fe recalcitrante llega hasta Bergeyonne, acompañado del joven monje que ha sido puesto bajo su custodia para finalizar su formación eclesiástica, antes de tomar los votos definitivos y ejercer, él también, como guarda y custodio de la fe, el decoro y la modestia. Como inquisidor.

Cual será la sorpresa del viajero al descubrir de qué modo se comportan estas mujeres. Descaradas, autosuficientes, decididas y sin la guía del varón.

Brujas, a todas luces.

¿De qué otro modo podrían ser llamadas? No ha de ser sino Lucifer quien las haya  henchído así de orgullo, llevándolas a olvidar el lugar que les corresponde.

Y, por supuesto, es tarea suya, de ambos inquisidores, poner fin a la herejía.



Dominique Gauthier
Inquisidor-Tobias Menzies-Mahariel

Marie-Madeleine Bescond
Mujer del capitán/¿bruja?-Caitriona Balfe/Myshella

Joanne Dubois
Hija de marinero/¿bruja?/Adelaine Klane/Mahariel

Léo Regnard
Sacerdote novel/ Eddie Redmayne/ Myshella

1x1  / Original

XIII





Cronología
Cruce de caminos
Innocence
De mujeres y remedios

código de respuesta:

Código:
<center><div class="alsq1"><div class="alsq2"></div><div class="alimg1" style="background:url(IMAGEN-PJ-AQUI)center;"></div><div style="" class="altit">titulo aqui</div><div class="alsbt">subtitulo por aquí</div><div class="altxt">
tu texto aquí
</div>

<div class="alinf">Dato del post aquí</div></div>
[url=https://treeoflife.foroactivo.com/u967]<div class="creditosxii">XIII</div>[/url]
</center>
<style type="text/css">.alinf{width: 340px; height: auto; background: #0a0a0a;font-family: 'Bebas Neue'; font-size:14px;padding:10px;color:white;line-height:15px;letter-spacing:0.7px;}.alsq1{width:360px;height:auto;border: 1px solid #402079;padding:4px;}.alsq2{width: 360px; height: 260px; background: #0a0a0a;}.alimg1{width:130px;height:130px;background-size:cover !important;border: 6px solid white;margin-top:-214px;}.altit{font-family: 'Bebas Neue'; font-size:40px; text-align:center;font-weight: bold;color: white;text-transform: uppercase;padding-bottom:10px;letter-spacing:.2px;width:340px;margin-top:51px;}.altxt{color:#333;padding:20px;font-family:'Libre Baskerville';text-align:justify;font-size:10px;line-height:15px;height:auto;background:#FFF;margin-top:20px;}.alsbt{font-family: 'Bebas Neue'; font-size:14px; text-align:center;color: #0a0a0a;text-transform: uppercase;width:340px;line-height:15px;letter-spacing:0.7px;}.creditosxii{font-family:impact;font-size:8px;color:#bbb}</style><link href="https://fonts.googleapis.com/css2?family=Bebas+Neue&display=swap" rel="stylesheet"><link href="https://fonts.googleapis.com/css2?family=Libre+Baskerville&display=swap" rel="stylesheet">


Última edición por Myshella el Sáb Jul 24, 2021 12:12 am, editado 2 veces



 In nomine dei - Página 2 Deb5bd7d584fec19714b5e91a910399a3f1ee3eb

Polvo de estrellas:

 In nomine dei - Página 2 AEqGlCk

Myshella
Myshella
Mensajes: : 2410
Reputación: : 388
Mis links
Woolf - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo


 In nomine dei - Página 2 Empty

Miér Jun 16, 2021 3:57 pm
Capítulo II
innocence
Joanne se rindió ante la insistencia de Léo y lo dejó buscar en lo que a ella le parecía una cueva de lo más inhóspito los materiales para conseguir un fuego. El joven párroco buscó en la oscuridad de la caverna y de sus rincones sacó raíces, ramas y alguna otra cosa que su acompañante no alcanzó a ver.

La muchacha observó los gestos del pelirrojo con los ojos llenos de curiosidad. Se le antojaba extraño verse en aquella situación con el nuevo cura de la aldea, pero más aún se lo parecía verlo tan decidido como estaba a conseguir una chispa con la que espantar la humedad de la roca.

¿Puedo ayudarte? — lo preguntó a sabiendas de que Léo no permitiría que se dejase las manos frotando aquellos palos, pero sintiendo algo parecido a la culpabilidad por el hecho de que él estuviese haciendo todo el trabajo. — Voy a buscar más hojas — anunció antes de levantarse para no desconcentrarlo.

Mientras Léo trataba de conseguir un fuego, Joanne paseó por los alrededores, escudriñando la oscuridad en busca de algo que les pudiera resultar útil. Al interior de la caverna llegaban los ecos de la tormenta luchando contra las olas. De la humedad se teñía la roca de verde, y, en alguna ocasión, aparecían raíces de los arbustos que se aferraban a lo más agreste del acantilado.

Regresó al lado del párroco con algunas ramas en las manos. Lo hizo a tiempo para ver cómo de la madera se elevaba una delgada columna de humo. Un instante después saltó una estrella, y de ella se prendió una llama.

¿Dónde habéis aprendido a hacer fuegos? — Joanne sonreía. — Lo habéis conseguido — la joven fue a acercarse a la fogata, mas se detuvo cuando vio al cura agarrarse la sotana.

No comprendió que estaba tratando de hacer el padre Régnard hasta que fue demasiado tarde. Vio parte de su espalda. También la tenía manchada, como su cara. Apartó rápidamente la vista y se cubrió los ojos con las manos.

¡No! — respondió, encogiéndose sobre sí misma. — Quiero decir… — carraspeó. Pese a haber tenido el frío pegado a los huesos, se sentía ardiendo la piel. — No ha sido culpa vuestra — se apresuró a asegurar, aunque le estaba costando formar una frase coherente con más de dos palabras —. Ya os lo he dicho, es el clima de Bergeyonne y… — las palabras se perdieron en la lluvia. — No creo que enferme por eso — terminó excusándose en un murmullo.


Mañana · Playa · Joanne & Léo

XIII




Mi niñoooooo ♡ gracias por la medallita, Rhae
 In nomine dei - Página 2 IjSX2AH
 In nomine dei - Página 2 DEGlfK5
 In nomine dei - Página 2 Firmas
gracias por los pack, amaryn y shadow kiss
brenton thwaites stan account:

 In nomine dei - Página 2 3x6mGpb
Mahariel
Mahariel
Mensajes: : 500
Reputación: : 48
Mis links
Cortázar - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

 In nomine dei - Página 2 Empty

Dom Jun 20, 2021 12:37 pm
Capítulo II
innocence
La negativa sobresaltada de Joanne le llevó a dar un respingo, encogiéndose sobre sí mismo, antes de dar cuenta de a qué podía referirse.

Entonces, vuelto apenas un ápice de segundo el rostro sobre su hombro, para buscarla y comprobar que seguía allí, al tiempo en que ella intentaba balbucear una tontería tal como que no iba a enfermar, él se volvió por completo, tal como había dicho, de espaldas a ella, y se sentó.

No le vino nada mal porque tenía el rostro encendido como un tomate.

-No se si este es el clima habitual de Bergeyonne, o no. Sin duda lo es, si tu lo dices. Pero no existe lugar en el mundo en el que un chaparrón como este no cale los huesos y provoque fiebres. Haz el favor, Joanne

Bajó la mirada al suelo sobre el que se sentaba.

Pero si él era un párroco. Un simple, insulso e insignificante párroco novel, con la vida dedicada a Dios. ¿Qué temía?
Por un instante, se plateó la posibilidad de que la hubieran dañado antes. De que esa fuera la causa de su desconfianza. Pero...¿un hombre de la Iglesia, como él? Porque de ser un hombre corriente, los votos sacerdotales también la llevarían a ella  a no darle importancia a su presencia, claro.

La posibilidad provocó un nudo en la garganta de Léo. Tragó saliva, se llevó la mano al pecho, justo donde sentía una punzada de duda terriblemente inquietante.

-¿Desconfías de mí?-le preguntó, sin más-¿hay algo en lo que pueda ayudarte, algo de lo que necesites hablar?

Y, mientras hacía ese ofrecimiento, preocupado no sólo por la reacción de ella sino también por el calor creciente en sus mejillas -y porque la posibilidad de no andar desencaminado le estaba provocando un sentimiento creciente de ira hacia ese posible agresor algo más allá de lo que le correspondía a él ocuparse de esos asuntos...-se recordó a si mismo que, de hecho, pronto sería su confesor.

El de todos, pero también el de Joanne.

Y un confesor atiende a los altibajos emocionales de sus feligreses, les ayuda en todo cuanto puede. ¿No era esa su misión allí?

Aún se sintió peor. No...no tenia claro si querría oírla hablar de según qué. O quién.


Mañana · cuevas · Joanne & Léo

XIII





 In nomine dei - Página 2 Deb5bd7d584fec19714b5e91a910399a3f1ee3eb

Polvo de estrellas:

 In nomine dei - Página 2 AEqGlCk

Myshella
Myshella
Mensajes: : 2410
Reputación: : 388
Mis links
Woolf - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

 In nomine dei - Página 2 Empty

Mar Jun 29, 2021 11:48 am
Capítulo II
innocence
Joanne habría querido que se abriese una grieta en el suelo de la caverna. Era la única manera que se le ocurría para escapar de aquella situación en la que ella solita se había metido. La tormenta había creado una muralla de lluvia en el exterior de la cueva y, aunque a la joven le habría gustado marcharse y regresar a la playa, no se veía capaz de hacerlo. Explicarle al párroco por qué se negaba a quitarse las ropas para secarlas junto al fuego tampoco le iba a resultar en absoluto encillo.

No puedo — musitó, sacudiendo la cabeza, decidida a pasar frío antes que vergüenza —. De verdad que no.

Cruzó los brazos sobre el pecho y se acercó a la fogata, paseando la mirada por las llamas y por sus reflejos en la roca de la cueva, para evitar que se le escapasen los ojos a perderse en las líneas que el fuego dibujaba sobre la piel del joven que la acompañaba. Joanne no podía evitar sentir cierta curiosidad. La amplia túnica del párroco no dejaba intuir su aspecto, y la muchacha pudo ver que, despojado de sus hábitos, era como el de cualquier otro hombre de su edad.

No, no es eso — respondió —. No es una cuestión de confianza, no es… — Joanne se tomó un instante para ordenar las ideas que le pasaban por la mente. — No es eso — repitió, ceñuda, con la mirada fija lejos de los ojos del muchacho —. Es que no puedo hacerlo — todos sus pensamientos alcanzaban la misma conclusión —. Tampoco lo haría si me hubiese quedado aquí atrapada con mi tía, y eso que ella es de mi familia — se excusó —, pero… estando delante vuestro ni me lo planteo — enrojecía solo de pensarlo —. No quiero ofenderos, y os ruego que me disculpéis si mis palabras os resultan mezquinas, pero… no querría que pensáseis mal de mí, y menos cuando nos conocemos de tan poco tiempo.


Mañana · Playa · Joanne & Léo

XIII




Mi niñoooooo ♡ gracias por la medallita, Rhae
 In nomine dei - Página 2 IjSX2AH
 In nomine dei - Página 2 DEGlfK5
 In nomine dei - Página 2 Firmas
gracias por los pack, amaryn y shadow kiss
brenton thwaites stan account:

 In nomine dei - Página 2 3x6mGpb
Mahariel
Mahariel
Mensajes: : 500
Reputación: : 48
Mis links
Cortázar - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

 In nomine dei - Página 2 Empty

Miér Jun 30, 2021 9:08 pm
Capítulo II
innocence
La túnica del párroco colgaba ya de un saliente, extendida cerca del fuego, donde el calor de las llamas evaporaba una halo de agua transformada en vapor a una velocidad asombrosa.

Así de empapados habían entrado en aquella cueva.

Pero él vestía aún sus calzones, por supuesto. Se había sentado de espaldas a la hoguera, en el lado opuesto al que, a su criterio, iba a necesitar Joanne.

Por eso la segunda negativa de ella se le antojó tan innecesaria. Loable, si se quería, el pudor de la joven.

Loable si estuviera en la cueva con alguien a quien valiera la pena tener en consideración. Un joven que pudiera tener interés en ella.
Que...no es que a él Joanne no le interesara. No, no era eso.

Para su desgracia, no era eso.

Era bonita.
Lo era de un modo casi atemporal.
Lo era como las estrellas de la noche.
Brillaba igual que la estrella del Norte entre las demás.
Era, más que bonita, hermosa.
E igual de inalcanzable, lejos de toda esfera en la que él pudiera encontrarse.

Porque Léo era un monje. Y no había otro destino para él que el ora et labora.

Quizás, entonces, la frase más adecuada sería loable si compartiera refugio con un joven que pudiera admirarla como se merecía, y aspirar a ella.

Él era el sacerdote, y no contaba.
Era como un fantasma que velaría por su bien, desde la sombra. Y que no tendría mayor proyección en su vida que esa misa o esa confesión.

Un día la casaría, al siguiente bautizaría a los hijos que le daría a otro.

Pero...pero además de sí mismo, había otra cuestión.

Podía tender a secar su vestido.
La hoguera se encargaría de secar la camisola blanca que bien debía vestir bajo la prenda exterior, por mucho que se le aferrara al cuerpo, con mayor facilidad que todas las piezas y telas a la vez.

Y ya sería algo, ¿no?

Se volvió a mirarla.

No pudo evitarlo, sabiendo que, de todos modos, no necesitaba de su discreción.

Giró sobre sí mismo, la miró y sonrió.
Porque, a fin de cuentas, le resultó gracioso comprobar que cuando estaba convencida de algo era capaz de ser tozuda como una mula.

Decidió no exponer su teoría sobre las capas de ropa y el orden de secado.

En lugar de eso, se puso en pie. La piel húmeda aún, cruzó los brazos sobre sí mismo y, en calzones y descalzo, echó a andar, camino de la entrada de la cueva.

-De acuerdo. Esperaré fuera. Cuando estés seca avísame, y ya me secaré yo

Porque si uno de los dos había de salir de allí con una pulmonía, ella no sería. Vamos, por encima de su cadáver iba a enfermar Joanne pudiendo aguantar él el chaparrón.


Mañana · cuevas · Joanne & Léo

XIII





 In nomine dei - Página 2 Deb5bd7d584fec19714b5e91a910399a3f1ee3eb

Polvo de estrellas:

 In nomine dei - Página 2 AEqGlCk

Myshella
Myshella
Mensajes: : 2410
Reputación: : 388
Mis links
Woolf - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

 In nomine dei - Página 2 Empty

Dom Jul 18, 2021 11:16 am
Capítulo II
innocence
Cada segundo, cada grano de arena que se deslizaba por las paredes de cristal del agujero conector de las cápsulas del reloj se colaba bajo las ropas de Joanne convertido en una hormiga que le mordía la piel. La joven se encogió sobre sí misma, tratando de controlar las olas de incomodidad que golpeaban su cuerpo, sabiendo que las desagradables sensaciones que la molestaban no tenían fundamento. No conocía lo suficiente al párroco como para poder afirmarlo con seguridad, pero le daba la impresión de que a su lado podía estar tranquila, y por ello no comprendía por qué se habían apoderado de ella tantas dudas.

Lo siento — repitió, sin estar muy segura de a qué se refería.

Las palabras se las llevó el eco de las olas que rompían contra la roca. Lo más seguro era que el padre Regnard no la hubiese escuchado, y quizá sería eso lo más adecuado. Joanne solo podía pensar en que se tendría que haber marchado de la playa cuando aún estaba el sol en lo alto. Quizá así se habría encontrado con el párroco en las callejuelas de Bergeyonne. Podrían haber hablado de enseñar a los niños de la aldea a leer y a escribir, y haberse refugiado bajo los tejados de cualquier vivienda.

Las circunstancias, sin embargo, habían elegido llevarlos hasta la cueva, y Joanne no podía dejar de preguntarse el motivo.

En ello pensaba cuando oyó al párroco hablar. Alzó la vista para encontrarse con unos ojos claros y el rostro sereno. Pronunció unas palabras que a la joven le costó un instante comprender. Cuando entendió que el padre pretendía marcharse para permitir que ella pudiera secar sus ropas, dio un respingo.

¡No! — exclamó, amplificándose su voz en las paredes de la caverna. Se levantó y logró retener al cura asiéndolo por la muñeca. — No os vayáis, os lo ruego. No podría… — fuera, la tormenta seguía en su apogeo. — No os vayáis, por favor. No será necesario.


Mañana · Playa · Joanne & Léo

XIII




Mi niñoooooo ♡ gracias por la medallita, Rhae
 In nomine dei - Página 2 IjSX2AH
 In nomine dei - Página 2 DEGlfK5
 In nomine dei - Página 2 Firmas
gracias por los pack, amaryn y shadow kiss
brenton thwaites stan account:

 In nomine dei - Página 2 3x6mGpb
Mahariel
Mahariel
Mensajes: : 500
Reputación: : 48
Mis links
Cortázar - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

 In nomine dei - Página 2 Empty

Sáb Jul 24, 2021 12:09 am
Capítulo III
De mujeres y remedios
La tormenta había empezado repentinamente, como tantas otras, y no había dado tregua hasta pasada la media tarde.

Pero a la hora del almuerzo, Annette, su hermana mayor, ya repiqueteaba con los nudillos sobre la puerta de casa de Márie Madeleine, calada hasta los huesos e inquieta.

Entró dejando un reguero de agua a su paso, al tiempo en que acariciaba distraída los cabellos de su sobrina menor.

-Por favor- había exclamado la menor de las hermanas- ¿qué haces bajo la lluvia con la que cae? Anda, sube a por ropa seca-ofreció.

-No encuentro a Joanne. No está en casa- explicó Annette- mi hija no ha vuelto.

La Bescond alzó el rostro, para mirarla, inquisitiva.

-¿Bajó a la playa esta mañana? Si la tormenta la sorprendió allí, habrá tenido que buscar refugio en una de las cuevas-que no sería la primera vez.

La otra asintió, y fue a replicar. Era tarde.

Márie señaló la ventana. Fuera, los truenos parecían ir a partir el cielo en dos.

-Está bien, esperaremos- concedió la madre de Joanne, subiendo esas escaleras a por ropa seca de su hermana menor.

Pero vuelta la tarde, ya estaba más que inquieta ella.

Recogía capucha de piel ya, dispuesta a salir en busca de su ahijada, cuando, nada más tocar el portal, vio aparecer dos figuras caladas hasta las cejas.

-¡Joanne!-corrió la madre de la joven, a su encuentro, para tomarla de los hombros antes siquiera de dirigir una mirada a la segunda figura.

La muchacha llegaba acompañada del párroco joven. Tan empapado él como ella.

O puede que no tanto como habría esperado Márie, si les observaba bien.

-Ha sido culpa mía- dijo Léo enseguida- la entretuve en la playa esta mañana, cuando buscaba...-¿qué eran, las cositas que había dicho?--vieiras. Y nos sorprendió la tormenta.

El párroco tosió.

Márie Madeleine le estiró del brazo, como si fuera un crío, y antes de que uno u otro pronunciara palabra añadida, les empujaron a los dos dentro de la casa.

Joanna a la alcoba de Hármonie y Aurélie, donde le dieron un camisón seco y un sobrevestido de lana, antes de meterla bajo mantas en la cama de su prima y ahijada.

Léo a la de su hijo varón, donde le dieron camisa y calzones del capitán, el marido ausente, y las mismas órdenes sin réplica que a la joven al otro lado de la pared. A la cama, tapado hasta las orejas.

Sólo que ya tenía las mejillas rojas y la frente ardiendo.

Márie Madeleine frunció el ceño, dientes apretados.

-Ve a la cocina. Junto al fuego, en mis estantes. El tarro de hojas en la más alta, a la izquierda. Hármonie te dirá cual. Pon un buen par de esas hojas a hervir, y tráeme la olla de cerámica que tiene los agujerillos en la tapa.

Al chico, le mandó a recoger sus cosas. Iban él y la pequeña a dormir en su cama, la de su madre, esa noche.

-Estás temblado-le dijo a Léo. Porque si esperaba que le llamara padre, o le tratara de vós, lo llevaba claro. No era más que un crío.- mucho me temo que vas a tener que quedarte aquí un buen par de días

Léo hizo ademán de decir algo. Algo así como una sutil queja, sobre la conveniencia de volver a la casa destinada, o lo que fuera.

Pero la mirada de la mujer le llevó a desestimar idea tan temeraria. La de llevarle la contraria. Y se dejó llevar por un sueño profundo, espeso e inquieto, mientras la alcoba se iba viendo envuelta por el vapor de aquellas hierbas puestas a dispersar aroma en la olla mencionada, junto a la cama.

En cuanto a la dueña de la casa...ya hablaría luego con Joanne. Cuando sus remedios empezaran a hacer algún tipo de efecto.


Anochecer· Bergeyonne · Marie Madeleine

XIII





 In nomine dei - Página 2 Deb5bd7d584fec19714b5e91a910399a3f1ee3eb

Polvo de estrellas:

 In nomine dei - Página 2 AEqGlCk

Myshella
Myshella
Mensajes: : 2410
Reputación: : 388
Mis links
Woolf - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

 In nomine dei - Página 2 Empty

Lun Ago 09, 2021 3:25 pm
Capítulo III
De mujeres y remedios
La tormenta se apiadó de ellos al cabo de unas horas. Los cielos se despejaron lo suficiente como para que se rompiera el muro de lluvia que los había mantenido cautivos en el interior de la caverna, pero las precipitaciones no cesarían en lo que restaba de día. La posibilidad de quedarse allí hasta la noche parecía más cercana con cada hora que pasaban, y eso sí que no podría ser tolerado por ninguno de los dos. Joanne y Léo tuvieron a bien marcharse de la cueva cuando las nubes ofrecieron una brevísima tregua.

Las arenas de la playa se tornaron traicioneras por el agua que las había revuelto. La joven tomó al párroco de la mano y lo acompañó hacia tierras más firmes. Lo habría ayudado de cualquiera de las maneras, pero en ese momento parecía especialmente necesario hacerlo, ya que la tos que los acompañó durante el camino no tenía muy buen aspecto. Cuando alcanzaron el pueblo no había nadie para recibirlos. Al llegar a la casa de Joanne, una puerta se abrió con estrépito y de ella salió su madre que, como no podía ser de otra manera, estaba la estrujó contra sí cuando la tuvo entre los brazos.

— ¿Pero dónde os habíais metido? ¿Cómo se os ocurre salir con esta lluvia? — Joanne fue a abrir la boca para protestar, pero Léo respondió por ella. La muchacha asintió y se dejó llevar al interior de la casa de su tía, sabiendo que, de todas formas, tampoco podría negarse.

Agradeció estar a salvo bajo un tejado y no las húmedas paredes de roca que habían dejado atrás.

Solo he cogido un poco de frío — se excusó ante su madre cuando fue a reñirla por haberlas preocupado de esa manera —. Es el padre del que deberíais preocuparos, creo… que no está acostumbrado a este clima, puede que él sí esté enfermo — quedó pensativa un instante —. ¿Está bien? ¿Lo habéis visto? — le preguntó a su madre y a Harmonie.


Anochecer· Bergeyonne · Joanne

XIII




Mi niñoooooo ♡ gracias por la medallita, Rhae
 In nomine dei - Página 2 IjSX2AH
 In nomine dei - Página 2 DEGlfK5
 In nomine dei - Página 2 Firmas
gracias por los pack, amaryn y shadow kiss
brenton thwaites stan account:

 In nomine dei - Página 2 3x6mGpb
Mahariel
Mahariel
Mensajes: : 500
Reputación: : 48
Mis links
Cortázar - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

 In nomine dei - Página 2 Empty

Vie Ago 13, 2021 12:10 am
Capítulo III
De mujeres y remedios
-¿Qué párroco?-preguntó al tropel la madre de Joanne-¿El joven?-el que había llegado con ella-¿o el mayor?

Ese al que habrían de mandar a buscar, antes de que empezara a creer seriamente en la posibilidad de que su joven aprendiz se hubiera estampado rocas abajo por los acantilados o algo por el estilo.

-Aún no me has explicado cómo es que estabas en la playa esta mañana. Mejor dicho, qué hacía el párroco contigo.

Annette, su madre, se arreglaba bastante bien con los remedios ella sola. No en vano la había criado, entre otras cosas.

Pero cuando las fiebres amenazaban, cuando los temblores aparecían, si se requería más maña y más intuición, los remedios quedaban en manos de la mayor, de Marie Madeleine. De hecho, media aldea recurría a ella.

Se sentó al borde de la cama de su hija, bien dispuesta a arroparla hasta hacerla sudar si era preciso.

-A por el mayor hemos mandado a tu primo. El otro, el joven…¿cómo se llama tu amigo?- el término amigo sonó a reproche- ese se queda en esta casa, que se lo digan a tu tía sino. Esa tos no es simple catarro.

La chiquilla apareció entonces, con un cuenquito de aceites entre las manos, que su tía encendió al lado de la cama, sobre la mesilla.

Al instante, el aroma a menta se extendió por la alcoba.

-Tú estarás bien mañana- le aseguró, llevando la mano a su frente para asegurar que no aparecía la fiebre.

En esa otra alcoba, una pared más allá, Léo empezaba a entrar en un sopor similar al delirio.

Le habían colocado un paño empapado en la frente, que olía a aquilea.

Y, cuando Aurélie volvió con la olla de su madre, la mujer se puso a mezclar de esos botecillos en el agua caliente, para taparla después de modo que, a través de esos agujerillos, el vaho llenara la habitación.

Le dejó entonces, y fue a ver hermana y sobrina a la primera.

-¡Joanne!- exclamó, antes de volverse a Annette-¿ella tiene fiebre?

La hermana negó con la cabeza.

-En menuda os habéis metido hoy, ¿Qué ha pasado?-volvió a preguntar, como si a cada vez que interrogaban hubiera de cambiar la versión. ¿Pero, no habían visto formarse las nubes?

Para entonces, se oía crujir la puerta de la planta baja, y la voz del muchacho llamando.

-¡Madre, traigo conmigo al padre Gauthier!

Marie Madeleine bajó las escaleras casi de dos en dos.

Frenó de golpe en el último escalón, limpiándose las manos manchadas de hierbas en el delantal.

Y le miró.
Tan severo, tan inexpresivo.
Por un instante pensó que bien le podían haber dejado buscar la noche entera.
Pero se reprimió.

-El padre Regnard- porque tentada estaba de decir Léo, pero craso favor le iba a hacer al muchacho- se vio sorprendido por la tormenta. Tiene fiebre alta. Quería que supiera usted que está aquí y que me estoy haciendo cargo. Imaginé que andaría preocupado.

Acabó de bajar los escalones, poco segura de si debía permitir que viera al muchacho o si habría de ser suficiente esa información.

Pensó que una no deja de ser buena anfitriona, de todos modos.

Y mientras la pequeña Hármonie, descalza y con los cabellos revueltos cruzaba tras su madre en busca de a saber qué,   la dueña de la casa añadió.

-¿Querrá usted un cuenco de caldo?


Anochecer· Bergeyonne · Marie Madeleine

XIII





 In nomine dei - Página 2 Deb5bd7d584fec19714b5e91a910399a3f1ee3eb

Polvo de estrellas:

 In nomine dei - Página 2 AEqGlCk

Myshella
Myshella
Mensajes: : 2410
Reputación: : 388
Mis links
Woolf - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

 In nomine dei - Página 2 Empty

Vie Sep 03, 2021 6:04 pm
Capítulo III
De mujeres y remedios
El padre Gauthier pasó la mañana y parte del mediodía encerrado en la parroquia, adecentando el lugar para los oficios. Lo sorprendió gratamente encontrarse el lugar mantenido con pulcritud por las mujeres del pueblo, habiendo temido hallarlo sucio y descuidado, y fueron sencillas las labores que tuvo que desempeñar para que aquel modesto edificio fuese digno de recibir de nuevo al Señor.

Contó con la ayuda de un par de feligresas que demostraron una excelente predisposición a hacer las tareas del párraco más llevaderas, y quizá por eso Dominique no se preocupó por la ausencia de su pupilo hasta pasada la media mañana.

Hmpf — dijo la mayor de las mujeres que lo acompañaban —. Va a llover —. El párroco alzó la vista y no encontró más que un par de nubes rasgando el horizonte.

¿Usted cree? — inquirió, mirándola con las cejas ligeramente arqueadas.

Sí, me temo que sí — se incorporó con las manos en la parte baja de la espalda —. Se nos va a venir encima una buena tormenta, ya lo verá.

No le prestó demasiada atención a las predicciones de la mujer hasta que, efectivamente, sintió la parroquia oscurecerse. Las nubes se rasgaron unas contra otras, de sus entrañas rompieron los relámpagos y sobre Bergeyonne cayó una lluvia que formó auténticos ríos en los caminos que por allí se transitaban. Dominique quedó encerrado en la parroquia ante la imposibilidad de regresar a su hogar por el temporal.

Esperó hasta que comenzó a amainar la tormenta. Usó los retales de unas telas para cubrirse de la lluvia que aún resistía a la tormenta y abrió la puerta esperando encontrar el fuego encendido y la cena puesta. Sin embargo, lo recibió un silencio sepulcral llenando la oscuridad.

¿Léo? — entrecerró los ojos para tratar de distinguirlo en la sala, pero no encontró nada. — ¡Léo! — volvió a llamar, sin obtener respuesta. Dominique tuvo tiempo de buscarlo en todas las estancias de la casa antes de que alguien golpease la puerta con cierta urgencia. Bajó las escaleras para encontrarse con un zagal de ropas oscurecidas por el agua que había caído sobre ellas. — ¿Qué estás haciendo aquí?

· · · · ·

En la casa de la señora Besconde halló un ambiente caótico y desordenado, propio de los hogares donde conviven varias personas. Lo recibió la calidez de un modesto fuego sobre el que se cocinaba algo cuyo aroma impregnaba las estancias de la casa. El padre Gauthier oteó los alrededores con cierta curiosidad, mas cuando Marie apareció tan apresurada por las escaleras volvió a él la seriedad que lo caracterizaba.

Buenas tardes, señora Besconde — la saludó correcto, pero no cordial, y prestó especial atención a sus explicaciones respecto al paradero de su pupilo —. Ya veo — asintió, elevando la mirada por las escaleras —. ¿Cómo se está haciendo cargo exactamente? — Lo preocupaba el bienestar de su benjamín, y quería conocer su estado. — No, gracias — rechazó su ofrecimiento antes de carraspear —. Debería subir a verlo. ¿Me permite? — se dirigió hacia las escaleras sin esperar a su respuesta.


Anochecer· Bergeyonne · Dominique

XIII




Mi niñoooooo ♡ gracias por la medallita, Rhae
 In nomine dei - Página 2 IjSX2AH
 In nomine dei - Página 2 DEGlfK5
 In nomine dei - Página 2 Firmas
gracias por los pack, amaryn y shadow kiss
brenton thwaites stan account:

 In nomine dei - Página 2 3x6mGpb
Mahariel
Mahariel
Mensajes: : 500
Reputación: : 48
Mis links
Cortázar - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

 In nomine dei - Página 2 Empty

Lun Sep 06, 2021 10:30 pm
Capítulo III
De mujeres y remedios
Marie Madeleine tardó apenas un par de segundos en advertir que el padre Gauthier tenía toda la intención de esquivarla a ella en su propia casa e irse en busca de Léo.

En su casa. El centro de su vida, su pequeño reino.

Y aquel hombre actuaba como si tuviera todo el derecho del mundo a posicionar su autoridad, en algo tan simple como no pedir realmente permiso, sino tan sólo fingir una mínima educación, bajo aquel techo.

Pero, ¿qué se había creído? Ni su esposo, cuando se encontraba en Bergeyonne la desafiaba, entre aquellas cuatro paredes.

En realidad, ni fuera de ellas.

-No, no le permito- atajó, alcanzándole y tomándole del brazo- ¿piensa usted abrir todas y cada una de las puertas de mi casa, hasta dar con el padre Regnard? Porque mis hijos menores duermen, y no le consiento a usted que los despierte.

En ese mismo instante, unos pasitos curiosos, los de la chiquilla a la que bien había visto el mayor pasar, aceleraban y corría la niña a ocupar el puesto que su madre acababa de anunciar.

-Si quiere usted verle, vendrá conmigo- impuso-y procure no alargar la visita más de lo imprescindible, porque necesita reposo o las fiebres se lo llevarán y tendrá usted que buscarnos otro sacerdote.

Marie Madeleine le pasó delante y empezó a subir, peldaño tras peldaño. La falda ligeramente recogida a un lado, el mentón alto y el paso firme por remarcar su territorio, con esa resolución que bien le podría haber llevado a uno a temerse que tanta exageración se debiera a algo personal.

Arriba, le llevó hasta la habitación en la que habían instalado a Léo.

El vaho seguía aromatizando la estancia, y el sacerdote más joven dormía.

Aurélie volvía a empañar el pedacito de tela empapado en aquilea, y lo devolvía a la frente de quien, resultaba evidente, estaba delirando.

-Puedes irte a dormir-le dijo Marie a su hija mayor.

Cruzó la habitación, y fue a sentarse al borde de la cama.

-No dejes la puerta abierta al salir, o esto no nos servirá de nada-advirtió a la muchacha, que se afanó a cumplir con lo ordenado.

Tomó la mano del joven sacerdote, buscando su pulso, y empezó a contar.

Hasta que no hubo comprobado el ritmo, más rápido de lo deseado, de aquel corazón, no se volvió a prestar atención al padre Gauthier.

-Ya le ve usted. Esta noche es importante. No es la primera vez que me encargo de una situación como esta. Nos pasa…le diría que cada primavera, con las tormentas inesperadas. Entiendo que pueda usted estar preocupado, y hará bien si reza por él. Pero aquí nos sería más un estorbo que una ayuda. Le ruego que nos deje solas, atendiéndole.


Que era el modo más sutil que del que disponía para decirle que, una vez informado del paradero de Léo, ya se podía volver a su casa.


Anochecer· Bergeyonne · Marie Madeleine

XIII





 In nomine dei - Página 2 Deb5bd7d584fec19714b5e91a910399a3f1ee3eb

Polvo de estrellas:

 In nomine dei - Página 2 AEqGlCk

Myshella
Myshella
Mensajes: : 2410
Reputación: : 388
Mis links
Woolf - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

 In nomine dei - Página 2 Empty

Lun Sep 13, 2021 6:39 pm
Capítulo III
De mujeres y remedios
El padre Gauthier no tuvo más remedio que detenerse cuando la señora Besconde lo sostuvo para impedir su avance. «¡Qué osadía!», pensó el párroco con el gesto adusto y la mirada glacial. Aquella mujer no le daba opción de ignorar sus impertinencias, parecía dispuesta a hacerlas tan evidentes que no pudiera escapar de ellas.

El sacedote conocía los malos genios de las mujeres, las sabía seres impredecibles, perversos por naturaleza, portadores del pecado original que había condenado a la humanidad a su eterna búsqueda de la expiación de sus continuos quebrantos a la voluntad de Dios. Los hombres de bien se mantenían lejos de los sinuosos senderos por los que paseaban infieles de moral inexistente, y lo habitual era que las mujeres que resistían a convertirse en unas de ellas le tuviesen cierto respeto a quienes imponían la recta moral de la Santa Madre Iglesia sobre todas las demás, buscando en ellos la manera de escapar al descenso a los infiernos.

Sin embargo, la señora Bescond se atrevió a mostrarse desafiante con un ministro del Señor. Algo por entero inconcebible, blasfemo.

¿Disculpe? — frunció los labios hasta casi hacerlos desaparecer en una finísima línea blanquecina. La tensión que se había acumulado en la sala menguó con la aparición de una niña con la inocencia en la mirada. Dominique suspiró, haciendo un verdadero esfuerzo por tranquilizarse, y siguió a la anfitriona del modesto hogar en su camino de las escaleras. En sus pensamientos se dibujó una oración que tuvo a bien guardarse para sí.

«Ya veremos.»

En la estancia donde reposaba Léo lo recibió un intenso y desagradable aroma que le recordó a los ungüentos, las cataplasmas y los jarabes que se hacían en las boticas de las ciudades para sanar enfermedades. El ambiente era asfixiante, casi irrespirable, más propio de las junglas que describían los conquistadores de las Américas que de un lugar como la costa francesa. Dominique observó a su discípulo y lo vio con la frente perlada de sudor y los labios blanquecinos.

Comprendo — se inclinó sobre él para verlo mejor —. Una costa con temperamento — comentó sobre la explosiva naturaleza del clima. Decidió no decir nada al respecto de lo demás —. ¿Cree usted que servirá su caldo para mejorar su estado?

Si ella quería echarlo, él querría quedarse para comprobarlo.


Anochecer· Bergeyonne · Dominique

XIII




Mi niñoooooo ♡ gracias por la medallita, Rhae
 In nomine dei - Página 2 IjSX2AH
 In nomine dei - Página 2 DEGlfK5
 In nomine dei - Página 2 Firmas
gracias por los pack, amaryn y shadow kiss
brenton thwaites stan account:

 In nomine dei - Página 2 3x6mGpb
Mahariel
Mahariel
Mensajes: : 500
Reputación: : 48
Mis links
Cortázar - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

 In nomine dei - Página 2 Empty

Miér Sep 15, 2021 8:43 pm
Capítulo III
De mujeres y remedios
-No le quepa duda-había respondido Marie Madeleine al padre Gauthier.

Su caldo y los diversos brevajes, así como hierbas disolviendo sus propiedades curativas en los vahos que iba a respirar y demás remedios que no pensaba ni enumerarle ni explicarle.

Sin embargo, en algo si acabó por ceder la esposa del capitán.

Dejó a Dominique solo un rato, con su discípulo, después de advertirle de que debía permanecer a una distancia prudencial y no despertarle.

Porque, a fin de cuentas, era evidente que el hombre estaba realmente preocupado.

Y es que algo debía haber bajo ese pecho que latiera de modo parecido a un corazón, ¿no?

Probablemente le habría visto crecer. A Leo.


Anochecer· Bergeyonne · Marie Madeleine

XIII




Capítulo IV
Todo cuanto se
Los sueños se sucedieron, confusos, borrosos, entremezclados con ese resonar de pasos que se acercaban a él y volvían a alejarse si  que pudiera Léo distinguir si pertenecían al sueño o a la vigília.

Frío y calor se sucedían, de improvisto y con la misma virulencia lo uno que lo otro.
Tan pronto ese perfume constante y denso en el aire le recordaba la campiña de su infancia como le transportaba a los salmos entre los muros del convento.

Pero siempre, irremediablemente, acababan en el titánico esfuerzo por intentar abrir los párpados cuando reconocía entre las voces distantes, las que le rodeaban, la de Joanne.

A ella la distinguía siempre, en cada ocasión. Y en cada uno de esos momentos intentaba con todas sus fuerzas abrir los ojos.

Pero los párpados, pesados y díscolos, se negaban a obedecerle. Y entonces él, Léo, volvía a soñar con el mar. La costa. Pies en el agua, una cesta en manos de ella, delantal blanco, y el estallar de una tormenta.

Y vuelta a empezar.

No supo cuantos dias habían pasado antes de lograr al fin, abrirlos. Y mirar entorno. Intentar reconocer el lugar en el que estaba.

Sin éxito, por supuesto. Porque cuando llegó a casa de las Bescond poco se fijó en el entorno.

Una mano se extendió, hacia su frente, y se posó en ella,

-No te muevas- le ordenaron.

Y él, obedeció.

Al poco, vio que era la señora Bescond.

-Ya puedes avisar al otro párroco-dijo ella.

Entonces fue cuando empezó a entender él que debía haber estado en sus manos, realmente, por un tiempo indefinido.

-¿Cuanto llevo aquí?-preguntó.

Y Marie Madeleine no le respondió, porque eso era irrelevante.

Una semana.

Sintió los pasos de quien iba a cumplir el encargo, y vio, al volverse, unos pies menudos desapareciendo tras la puerta.

Tampoco supo cual de los hijos de la mujer era quien se iba,

-Vamos a ver si puedes adecentarte un poco- siguió Marie Madeleine, tratándole exactamente igual que si fuera uno de esos chiquillos suyos.

Se fue, y regresó con agua, jabón, una toalla, y una camisa de dormir de su marido.

Si Léo hubiera tenido fuerzas para protestar por algo, tampoco le habría servido de nada.

Para cuando volviera el padre Dominique, su aspecto sería ya bastante más tranquilizador.


Media tarde· Bergeyonne · Léo

XIII





 In nomine dei - Página 2 Deb5bd7d584fec19714b5e91a910399a3f1ee3eb

Polvo de estrellas:

 In nomine dei - Página 2 AEqGlCk

Myshella
Myshella
Mensajes: : 2410
Reputación: : 388
Mis links
Woolf - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

 In nomine dei - Página 2 Empty

Jue Sep 16, 2021 10:54 pm
Capítulo IV
Todo cuanto se
La tormenta estival hacía un par de días que había quedado atrás. El modesto pueblo de Bergeyonne había vuelto a su particular normalidad tras la reclusión forzosa que venía unida a los impetuosos temporales que de vez en cuando azotaban la costa. Las jornadas marchaban con cierta tranquilidad, pero en los callejones de la aldea ya había un rumor que se empezaba a comentar. El joven párroco seguía en la casa de la señora Besconde, esperando a que ella consintiera en dejarlo marchar una vez del todo recuperado, pero ese momento no parecía llegar nunca, y había a quien le resultaba extraño.

Joanne había tenido la suerte de no enfermar como lo había hecho Léo. Gracias a eso pudo abandonar la casa de su tía tras una noche de reposo. Continuó con sus labores al tiempo que se aseguraba de que no faltase nada en la casa. Una mañana pasó por delante de una ventana abierta y oyó a unas vecinas comentar lo que ocurría en el hogar de su tía.

Tres días lleva ya ahí metido, ¿tú eso no lo ves raro?

La joven volvió a casa de su tía habiendo decidido por el camino que no le contaría nada sobre lo que había oído. Sabía que la molestaría y ya bastante enfadada estaba con ella por haberle dado más trabajo de la cuenta. Al fin y al cabo, la culpa de que Léo estuviese postrado en el camastro era suya, y cada día que pasaba se preocupaba por el bienestar del párroco, del que no sabía casi nada. Conforme pasó el tiempo y ella siguió bien mientras él continuaba enfermo le fue dando más apuro preguntar por su estado, y lo poco que averiguaba lo hacía hablando con su ahijada.

Una mañana, su tía desapareció para resolver unas cuestiones que tenía entre manos. Apenas estaría fuera si alcanzaba la media hora, lo que sería una oportunidad única de saltarse su estricta prohibición de asomarse a la habitación del párroco. Joanne contuvo la respiración al cruzar el pasillo y se detuvo ante la puerta tras la cual encontraría a Léo. Por alguna razón se sintió pequeña, absurda allí parada, como una niña a parte de ser cazada haciendo una trastada.

«No estoy haciendo nada malo», pensó. «Solo quiero saber si está bien.»

Tomó aire, puso la mano sobre el picaporte y lo giró con cuidado. Abrió la puerta y aspiró el aroma de las plantas medicinales. La puerta cedió con un leve crujido. La joven se asomó para ver a Léo y se atrevió a esbozar una sonrisa.

Hola — se limitó a decir casi en un susurro.


Media tarde· Bergeyonne · Joanne

XIII




Mi niñoooooo ♡ gracias por la medallita, Rhae
 In nomine dei - Página 2 IjSX2AH
 In nomine dei - Página 2 DEGlfK5
 In nomine dei - Página 2 Firmas
gracias por los pack, amaryn y shadow kiss
brenton thwaites stan account:

 In nomine dei - Página 2 3x6mGpb
Mahariel
Mahariel
Mensajes: : 500
Reputación: : 48
Mis links
Cortázar - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

 In nomine dei - Página 2 Empty

Sáb Sep 18, 2021 5:11 pm
Capítulo IV
Todo cuanto se
Al final, y tras aquel adecentarse, le habían dejado solo.

El padre Dominique se encontraba aquella tarde atendiendo una repentina urgencia; uno de los ancianos del pueblo-uno de los poquísimos hombres ancianos que vivían en Bergeyonne, porque en realidad era complicado que alguno de ellos llegara a tal edad antes de que se lo tragara el mar- había solicitado su presencia, y la extrema unción.

Así que Aurélie le había venido a avisar de que tenía, según su madre, para descansar aún hasta el día siguiente, y que después del más que posible funeral el padre Gauthier vendría enseguida a verle.

Que se había mostrado muy satisfecho y complacido al saber que ya estaba mejor, que las fiebres habían quedado atrás.

Esa noche el joven de los Bescond fue enviado, bandeja en mano, a cenar con Léo en la habitación para darle conversación y hacerle compañía.

Y Marie Madeléine volvió a hacer acto de presencia, cargada de hierbecitas y un brebaje en cuenco que le hizo tragarse sin rechistar.

Cualquiera habría dicho que aquella mujer, de repente, en vez de tres hijos tenía cuatro.

Y Léo durmió. Durmió tan profunda y reparadoramente como no lo hacía desde mucho más allá de esos días de enfermedad.

Al llegar la mañana, el proceso se repitió.

El joven Bescond llegó, con la tinaja de agua para que se lavara, y otra camisa de dormir limpia, de las que habían sido de su padre.

Luego, la dueña de la casa y el consabido cuenquito que se bebió sin rechistar, porque total...para lo que le iba a servir preguntar qué era.

Y le dejaron, con un libretito, de los pocos que debían haber en la casa, para que se distrajera con algo hasta que Marie Madeleine volviera, o hasta que pudiera llegar el otro, el sacerdote mayor.

Por eso al oír la puerta abrirse, Léo se volvió hacia ella, dando por supuesto que debía ser uno de ellos dos.

Y se encontró con Joanne.

Con Joanne, y con su sonrisa.

Y le dio un vuelco el corazón, de esos que el pobre Léo empezaba a identificar la mar de bien, y que a este paso no iba a ser capaz ni de disimular debidamente.

Estaba seguro de haber enrojecido al mismo tiempo en que la habitación entera se iluminaba.

-Hola-respondió, sentándose todo lo bien que pudo, sábana estirada hasta la cintura.-¿cómo estás?

Porque en ese delirio, no llegó a poder confirmar que Joanne se hubiera librado de pasar por algo similar.

No se atrevió a preguntarle si pensaba entrar, o si podía. O si quería. Acercarse un poco, a él. Pero mantenía ese punto de tensión, a la expectativa, casi casi dispuesto a rezar por que lo hiciera.


Media tarde· Bergeyonne · Léo

XIII





 In nomine dei - Página 2 Deb5bd7d584fec19714b5e91a910399a3f1ee3eb

Polvo de estrellas:

 In nomine dei - Página 2 AEqGlCk

Myshella
Myshella
Mensajes: : 2410
Reputación: : 388
Mis links
Woolf - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

 In nomine dei - Página 2 Empty

Sáb Sep 25, 2021 10:44 pm
Capítulo IV
Todo cuanto se
La habitación parecía más grande con la luz de la mañana. El sol se derramaba por la ventana, arrancaba destellos de fuego de los cabellos del sacerdote, brillaba sobre su piel y sobre las sábanas. El muchacho no parecía esperar allí la presencia de la joven, que por un momento se planteó retirarse para no molestarlo, pero no hubo nada en su voz que le hiciera pensar que él quería verla marchar. Joanne cerró la puerta con cuidado y se acercó al párroco cuando se hubo sentado.

Respiró aliviada cuando comprobó por sí misma lo que ya sabía. El padre Regnard se encontraba bien. Tenía buen aspecto, incluso mejor que cuando había llegado a Bergeyonne. Las manchas que tenía bajo los ojos habían desaparecido. Nadie diría que escasos días atrás tenía unas fiebres tan altas que lo hacían delirar.

Bien — replicó, sintiendo una punzada de culpabilidad atravesarle las entrañas —. Pero no tenéis que preocuparos por mí.

Apartada en la pared había una silla en la que aquella supuso que había descansado su tía mientras cuidaba del enfermo. La elevó en el aire apenas unos centímetros, lo justo para no tener que arrastrarla, y la puso al lado de la cama, a una distancia prudencial, pero cercana.

Solo quería ver cómo os encontrabais — miró en derredor y se fijó en el libreto que tenía entre las manos —. Supongo que mi tía os ha tratado bien. Puede que sea un poco estricta en sus maneras, pero sus remedios funcionan — entrelazó las manos sobre el regazo para ocultar los nervios que llegaban hasta ellas. Dejó que el silencio llenara la habitación mientras pensaba en cómo disculparse con el cura por haberlo metido en aquel lío. Al final, por más que pensó, no se le ocurría nada, por lo que dejó que las palabras se le escaparan de los labios —. Lamento mucho lo que ha ocurrido, padre — debía de tener las mejillas coloradas, porque se sentía morir de la vergüenza, como si tuviese la mirada acusadora de su tía clavada en la coronilla —. Lo de la playa y… esto. Que hayáis enfermado por mi culpa —. Por ella había estado el pobre muchacho encerrado tantos días en aquella particular prisión —. Lo lamento — repitió —. De verdad que sí.


Media tarde· Bergeyonne · Joanne

XIII




Mi niñoooooo ♡ gracias por la medallita, Rhae
 In nomine dei - Página 2 IjSX2AH
 In nomine dei - Página 2 DEGlfK5
 In nomine dei - Página 2 Firmas
gracias por los pack, amaryn y shadow kiss
brenton thwaites stan account:

 In nomine dei - Página 2 3x6mGpb
Mahariel
Mahariel
Mensajes: : 500
Reputación: : 48
Mis links
Cortázar - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

 In nomine dei - Página 2 Empty

Mar Sep 28, 2021 6:18 pm
Capítulo IV
Todo cuanto se
Para alivio de Léo, Joanne entró, recogió una silla y se sentó a una distancia prudente, pero no alejada, de la cama en la que se había sentado también, todo lo bien que podía, él.

-Perfectamente, sí- asintió enseguida- creo que estoy en deuda con ella ¿no es así? ¿Cuántas veces ha hecho esto mismo?- preguntó, soltando a su lado la cuartilla en que estaba escrita, letra grande y redondeada, un viejo cuento.

No se había detenido a pensar en algo tan obvio como aquello.
¿Quién, de la casa, sabía leer?
Tal vez fuera de aquel marinero que se encontraba entonces en alta mar, el cabeza de familia ausente.

Se hizo primero un silencio. Uno que tampoco él se atrevía a romper.

Hasta que Joanne se disculpó. Se disculpó, como si hubiera motivo alguno, en alguna realidad paralela, para esa disculpa.

Y le llamó padre.

A Léo el corazón le dio un vuelco. Uno repentino y brusco. Un vuelco que, de no haberse llevado la mano al pecho, de no haber desembocado en un creíble ataque de tos- y los que le quedaban, aunque ya no fueran peligrosos, en realidad- habría logrado pararle los latidos.

Era un sacerdote, y como tal se comportaba. Por supuesto que sí. Pero…

-Por favor, llámame Léo-pidió, al tropel, quizá incluso impulsado por la debilidad restante.

Tragó saliva, ocultando las manos en su regazo, bajo las sábanas, porque al entrecruzar y descruzar los dedos de la diestra con la siniestra, los nervios se disfrazaban y la voz podía mantener su equilibrio.

-Me gustaría contar con algún amigo aquí. Todos necesitamos a alguien de confianza- dicho así, no la ofendería, ¿no era eso cierto? También lo era que, sacerdote, marinero o campesino, nadie es capaz de sentirse en casa si se siente solo y aislado-¿Harías eso por mí?-preguntó- voy a ser un extraño aún, por mucho tiempo.

Todas aquellas mujeres, los niños y las niñas, los ancianos, e incluso esa otra parte, los hombres a los que no conocería hasta el fin del verano, habían crecido en Bergeyonne. No es que se conocieran ellos; es que los lazos que les unían se remontaban varias generaciones atrás, estaba seguro de ello. Solía ser así en cada una de las poblaciones. El intruso era él.

Alzó la mirada, y esbozó una sonrisa tan tímida como expectante. Aguardaba la gracia de esa concesión, o que se lo denegara, argumentando que no le parecía adecuado.

Y quizás tuviera razón. Quizás…fuera osado.

-No te llamaría Joanne ante el padre Gauthier-matizó- por supuesto. Pero quizá puedas considerarlo. Si quieres.

En cuanto a la playa, debía dejar bien clara esa cuestión. Negó un par de veces, con la cabeza, y aclaró la garganta, voz grave, para responder.

-No he enfermado por culpa tuya. He enfermado porque nos sorprendió una tormenta, y yo no conozco suficientemente bien el lugar donde debo vivir como para verlas venir. Pero aprenderé, lo prometo. Además, sin tu ayuda no habría encontrado las cuevas que sirven de refugio, y habría sido mucho peor. Eso sin contar que me trajiste aquí, y tu familia me ha estado cuidando. En realidad, te estoy muy agradecido.

Agachó la cabeza, y se hizo un nuevo silencio alargado. Más o menos como el anterior.

Aún sin alzar la vista, preguntó.

-¿Puedo seguir contando con tu ayuda, si consigo que envíen a los niños a aprender a leer?



Media tarde· Bergeyonne · Léo

XIII





 In nomine dei - Página 2 Deb5bd7d584fec19714b5e91a910399a3f1ee3eb

Polvo de estrellas:

 In nomine dei - Página 2 AEqGlCk

Myshella
Myshella
Mensajes: : 2410
Reputación: : 388
Mis links
Woolf - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

 In nomine dei - Página 2 Empty

Jue Sep 30, 2021 6:58 pm
Capítulo IV
Todo cuanto se
A Joanne algo la tranquilizó ver al párroco más animado, con el rostro iluminado por algo más que la luz que se colaba a través de la ventana. Su tía se negaba a facilitarle ningún tipo de información sobre su estado de salud y la joven temía por las consecuencias de unas fiebres tan repentinas, pero allí estaba él, charlando con ella sin ninguna dificultad, como si nada hubiese sucedido, por extraño que así fuera.

Tantas veces que no las podría contar — le respondió Joanne con sinceridad.

Desde que tenía memoria había visto a su tía usar sus remedios para sanar a los enfermos. No eran solo sus hijos los que estaban a su cargo, claro, en Bergeyonne los vecinos formaban pequeñas comunidades, agrupadas por barrios, en las que se establecían lazos que en ocasiones alcanzaban los que ofrecía la sangre. En aquella pequeña aldea la familia extendida era algo más que las ramas más lejanas de sus árboles genealógicos, y Marie Madeleine tenía tanta experiencia ocupándose de los niños que ya le era tan natural como cualquiera de sus otras labores.

A Joanne la sorprendió la petición del cura y alzó la vista para buscar su mirada y averiguar si lo había entendido bien, pero no la encontró. El muchacho parecía tan incómodo como podía estarlo ella.

Um… — comenzó a decir sin tener muy claro cómo continuar.

El predecesor del párroco era uno más en Bergeyonne y, sin embargo, nadie le retiró el respeto que se le debía por ser un ministro del Señor. Pequeños, jóvenes y adultos lo habían tratado siempre de usted, como se suponía que se hacía con los miembros de la Iglesia, y Joanne sintió la boca seca al pensar en qué diría su tía si la viera manteniendo ese tipo de conversaciones con el nuevo guía espiritual del pueblo.

Estuvo a punto de abrir la boca para rechazar su ofrecimiento, pero cuando lo oyó hablar, rectificó. El padre Regnárd no era más que un muchacho al que habían arrojado a una aldea perdida de la mano de Dios. Sin familia, ni amigos, no tenía mucho en el que sería su hogar por el resto de sus días, y ante el pensamiento de verse a sí misma como una extraña en un lugar ajeno al suyo, Joanne se estremeció.

Vale — respondió —. Lo pensaré, lo prometo — aunque ya sabía que terminaría concediéndole su deseo. Ya la había conmovido su petición, y cuando el padre le expresó su agradecimiento, la joven se encontró al borde del llanto. Lo recibió con un asentimiento, sin ser capaz de pensar en qué decir, y quedaron en silencio de nuevo. Fue él quien volvió a hablar, de otra cosa en esa ocasión —. ¡Oh! — Joanne había olvidado el asunto de las clases en aquellos días de preocupación. — Sí, creo que… — la interrumpió el crujir de las bisagras de la habitación.


Media tarde· Bergeyonne · Joanne

XIII





Capítulo IV
Todo cuanto se
Al padre Gauthier no le agradaba en absoluto dejar a su discípulo en manos de la señora Besconde. Algo tenía aquella mujer que lo desagradaba profundamente, y aunque todavía no supiera el qué, pensaba averiguarlo. La presencia de la señora Besconde lo incomodaba hasta lo indecible, pero tuvo que soportarla mientras se mantuvo al cuidado de Léo, porque no le quedaba otra.

Podría haber invocado la autoridad que le otorgaba ser el párroco de la aldea para arrebatarle al muchacho, mas decidió aprovechar la oportunidad que se le ofrecía para observar el entorno más próximo a aquella mujer con una vista privilegiada. Con la excusa de ir a visitar al enfermo, Dominique podía acudir al hogar de los Besconde con una frecuencia que en cualquier otra circunstancia habría resultado a todas luces desmedida, y lo cierto es que halló interesante lo que encontró en aquella casa. No solo tenía la ocasión de vigilar a Marie Madeleine con cierto cuidado, sino también a sus allegados, y el párroco no perdió detalle en todo el tiempo que estuvo allí.

El joven Régnard mejoró de sus fiebres en el los días sucesivos a la tormenta. Lo hizo con una premura extraordinaria, casi sobrenatural, y Dominique recorrió de nuevo la distancia que lo separaba de su discípulo una última vez antes de llevárselo consigo. Encontró la puerta principal entornada, pero sin cerrar, y la empujó con suavidad.

Hola, Harmonie — saludó a la niña de los Besconde esbozando una sonrisa amable —. ¿Dónde está tu madre?

Ha salido, pero volverá enseguida — replicó ella con presteza.

Ya veo. ¿Puedo subir? — la pequeña asintió enérgicamente. — Gracias.

Ascendió por las escaleras como tantas veces había hecho en los últimos días y al llegar al pasillo lo sorprendió oír un murmullo procedente de la habitación en la que se resguardaba su aprendiz. Lo acompañaba la voz de una mujer, pero no pertenecía a la dueña de la vivienda, y Dominique decidió entrar para comprobar quién era.

En el interior de la habitación Léo se hallaba reposando en la cama. A su lado, una joven en una silla. Ante su presencia dio un respingo y lo miró como un venado miraría a su cazador. El padre Gauthier no dijo nada. Era la sobrina de la señora Besconde, la muchacha con la que había estado Léo antes de enfermar. Aunque ambos habían estado expuestos a la tormenta, solo él había enfermado. Ella farfulló una disculpa y lanzó un último vistazo a su invitado antes de tratar de fundirse con las paredes para marcharse. El padre la siguió con la mirada y se volvió hacia Léo cuando cerró tras de sí la puerta del dormitorio.

No sabía que tenías compañía — le comentó en el tono con el que se comentaría un día soleado en verano —. ¿Cómo te encuentras hoy?


Media tarde· Bergeyonne · Dominique

XIII




Mi niñoooooo ♡ gracias por la medallita, Rhae
 In nomine dei - Página 2 IjSX2AH
 In nomine dei - Página 2 DEGlfK5
 In nomine dei - Página 2 Firmas
gracias por los pack, amaryn y shadow kiss
brenton thwaites stan account:

 In nomine dei - Página 2 3x6mGpb
Mahariel
Mahariel
Mensajes: : 500
Reputación: : 48
Mis links
Cortázar - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

 In nomine dei - Página 2 Empty

Lun Oct 04, 2021 6:33 pm
Capítulo IV
Todo cuanto se
Tuvo que conformarse con ese lo pensaré, a modo de promesa, que no garantizaba nada. De modo que, en ese instante de debilidad, Léo bajó la mirada a las sábanas bajo las que ocultaba las manos, y los párpados empequeñecieron unos ojos que se habian vuelto repentinamente menos brillantes, más apagados y lánguidos.

No le parecía bien. Y eso, le entristecía.
Claro que, ¿qué había esperado? ¿Porqué motivo iba ella a hacerle esa deferencia? Joanne era dulce, bonita y buena. Amable con todos. No sólo con él.

Se había excedido, y entonces lo veía.

Alzó el rostro de nuevo, sólo un poco, con timidez manifiesta. Esbozó una media sonrisa melancólica y asintió, con un gesto suave de la cabeza.

Debería haber añadido un gracias, pero pensó que, si lo hacía, entonces ella se sentiría obligada a aceaptar. Y era evidente que no le parecía bien.

A lo que sí llegó el gracias fue al ratificar Joanne su disposición a ayudarle, con los niños y la letra.

-Después de hablar con sus madres, por supuesto. Y siempre que no suponga inconveniente o molestia en tus quehacer,,,

No acabó la frase.

En ese instante la puerta se abrió, y el padre Gauthier hizo acto de presencia.

Y la cuestión es que hubiera sido el mejor de los momentos para repetir un gracias bien alto y bien claro. Algo así como gracias por la visita, señorita Dubois. Sí, eso habría sido excelente.

Sólo que, al ver a Dominique, lo que ocurrió fue que se le encendieron las mejillas y le fallaron las palabras.

Se quedó mudo y quieto, durante un buen par de segundos.

Para cuando reaccionó, Joanne ya había abandonado la habitación, y Léo se sentia el ser más tonto sobre la faz de la tierra. Y lo peor es que sabía exactamente porqué, y hasta qué punto era inadecuado e incluso molesto para ella, si es que tenía la mala fortuna de que se llegara a dar cuenta.

Fijó la atención en Dominique.

-Vino a preguntar si quería un tazón de caldo- mintió. Qué mal se le daba mentir.

Carraspeó entonces, y acabó tosiendo un poco.

-Estoy mejor- aseguró, al fin, y eso sí era verdad- no se...no se ni cuantos días llevo aquí. ¿Qué día es? De la semana- preguntó- pero he aprendido bien cuan traicionero puede ser el clima de este nuevo hogar. Esos marineros, los maridos ausentes-siguió- ¿se exponen a estas mismas tormentas, pero en el mar? Porque estas pobres famílias deben de pasarse la vida orando por su regreso. Qué miedo constante, ¿no?




Media tarde· Bergeyonne · Léo

XIII





 In nomine dei - Página 2 Deb5bd7d584fec19714b5e91a910399a3f1ee3eb

Polvo de estrellas:

 In nomine dei - Página 2 AEqGlCk

Myshella
Myshella
Mensajes: : 2410
Reputación: : 388
Mis links
Woolf - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

 In nomine dei - Página 2 Empty

Dom Oct 24, 2021 5:20 pm


Capítulo IV
Todo cuanto se
Dominique escudriñó el rostro de su discípulo, tratando de hallar en él los restos de su flaqueza, y aunque se dio cuenta del aspecto sonrosado de sus mejillas y de su evidente intención de evitar mantener el contacto visual con el párroco por más de unos segundos, fingió no hacerlo y retomó la conversación con la misma tranquilidad con la que lo hubiese hecho si hubieran estado charlando sobre cualquier otra cosa.

Ya veo. Es una chica muy amable, ¿verdad? Joanne, quiero decir. Qué nombre tan bonito. ¿Sabes lo que significa? «Llena de gracia». — Esbozó una sonrisa y dejó que el silencio llenase la habitación. — Fue ella quien te trajo hasta aquí, ¿no?

Se lo preguntó aunque ya conocía la respuesta. La señora Besconde le había contado lo ocurrido, y aunque lo hizo ahorrándose los detalles, a lo largo de la semana Dominique tuvo tiempo de obtenerlos de otros labios, de los rumores que corrían por las callejuelas del pueblo.

Hoy es viernes. Llevas aquí cinco días.

La tormenta golpeó la costa de Bergeyonne un lunes y se marchó durante el pasar de la noche de ese mismo día a la mañana del que lo sucedía. A la mañana siguiente el cielo se tiñó de un azul un poco más intenso. La brisa que traía el mar era algo más fría.

Esos hombres saben que han de hacerse a la mar, y sus mujeres saben que al hacerlo se encomiendan a Dios para que los proteja — replicó el párroco con sencillez —. Es una prueba de fe. El recuerdo de que nuestras vidas son frágiles, que se pliegan a una voluntad mayor — hizo una pausa —. Uno no puede escapar de su destino, por muy difícil que se le haga seguirlo.


Media tarde· Bergeyonne · Dominique

XIII




Mi niñoooooo ♡ gracias por la medallita, Rhae
 In nomine dei - Página 2 IjSX2AH
 In nomine dei - Página 2 DEGlfK5
 In nomine dei - Página 2 Firmas
gracias por los pack, amaryn y shadow kiss
brenton thwaites stan account:

 In nomine dei - Página 2 3x6mGpb
Mahariel
Mahariel
Mensajes: : 500
Reputación: : 48
Mis links
Cortázar - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

 In nomine dei - Página 2 Empty

Miér Nov 03, 2021 7:28 pm
Capítulo IV
Todo cuanto se

-Sí-le respondió Léo enseguida, cuando el sacerdote le preguntó si había sido Joanne quien le había llevado hasta la casa- más o menos- puntualizó- es decir...

El joven apretó los labios a la vez que el entrecejo, mientras ladeaba un poco la cabeza, buscando las palabras más exactas que pudiera para describir un suceso que, por otro lado, no dejaba de ser un cúmulo de casualidades.

Volvió la mirada, en esa ocasión con mayor serenidad y franqueza hacia Dominique, e intentó explicarse.

-Fui yo quien bajó a la playa y encontró a Joanne trabajando allí- eso era lo que hacía; recoger pechinas que, por lo visto, se comían- al estallar la tormenta hubo que aguardar un poco. Y, al poder regresar, también fui yo quien consideró que, siendo ella una de mis feligresas, debía asegurarme de que llegaba a casa sana y salva. Claro que tuvo que indicarme Joanne el camino, porque me temo que aún me pierdo en los alrededores de Bergeyonne. Y una vez aquí, insistieron todas en que no estaba en condiciones, yo, de irme.

Y tenían razón, era evidente...¿cuánto había dicho que llevaba allí?

Se encogió un poco, avergonzado entonces. Como si estar enfermo tanto tiempo fuera un lujo que él no pudiera permitirse.

-¿Tantos días?-preguntó- qué desastre... cinco días enteros sin hacer nada útil.

Menuda primera impresión debían haberse hecho de él, esas mujeres y esos chiquillos. Qué mal pastor estaba resultando.

-Lo siento- se disculpó. Y cualquiera habría podido asegurar que pareciera que la culpa de haber enfermado fuera, realmente, toda suya.

En cuanto a lo que le decía Dominique de los marineros...Léo percibió una sentencia en concreto, por encima del resto de reflexión.

Uno no puede escapar de su destino, por muy difícil que se le haga seguirlo.

¿Eso iba también por él?¿Se refería a Joanne?...¿tanto...tanto se le notaba?

Tragó saliva, y volvió la vista a las sábanas.

-Por supuesto. Todos tenemos un papel que cumplir. Dios pone en nuestras manos una tarea en concreto y, por el bien de la comunidad, cada uno de nosotros cumple con su deber.
Aun así, la vida en aquel pueblo se le antojaba especialmente dura. Por mucho que ellas parecieran bien organizadas, o incluso acostumbradas a las largas ausencias de los cabeza de família, el hecho de que no hubiera sino hombres de edad avanzada entre los habitantes suponía un riesgo claro, en muchos sentidos.

-Padre Dominique-le dijo, encarándole de nuevo- ¿no le parece que están muy expuestas? Es decir, si bandoleros o ladrones o incluso asesinos quisieran atacarlas, ellas serían un blanco más fácil que muchas otras poblaciones cercanas.

Ese riesgo real justificaría, por ejemplo, que hubieran aprendido a empuñar un arma...si es que lo habían hecho.

Se sintió, además de vago, torpe. De no haber perdido cinco días enteros ya sabría cosas como esa, de sus feligresas. Cosas como de qué modo aseguraban su bienestar, su tranquilidad, cuando los marineros no estaban.


Media tarde· Bergeyonne · Léo

XIII





 In nomine dei - Página 2 Deb5bd7d584fec19714b5e91a910399a3f1ee3eb

Polvo de estrellas:

 In nomine dei - Página 2 AEqGlCk

Myshella
Myshella
Mensajes: : 2410
Reputación: : 388
Mis links
Woolf - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba