Últimos temas
En Búsqueda del Abismo +18
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 EmptyHoy a las 6:31 pm por Carefree_Snake

peppermint tea [wishlist]
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 EmptyHoy a las 4:22 pm por Paradise

Love in shades of wrong
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 EmptyHoy a las 3:18 pm por Bewölkt

In the mood for love.
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 EmptyHoy a las 2:40 pm por Mermeladita

No rose without its thorns
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 EmptyHoy a las 2:12 pm por Circe

» silver and gold « (0/1)
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 EmptyHoy a las 1:54 pm por vicivosdrcams

Registro y conteo de puntos
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 EmptyHoy a las 1:26 pm por Circe

Grupal: New Year Ball
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 EmptyHoy a las 1:22 pm por Bewölkt

— Are you sure?
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 EmptyHoy a las 12:01 pm por Shadow

Afiliados
Élites
Créditos
Tree Of Life es un foro de rol libre y su contenido es propiedad intelectual de los administradores del mismo y los usuarios que crean sus tramas. El diseño general del skin y las tablillas staff fue creado por Red, a quien agradecemos su contribución. Agradecimientos especiales a los foros dixinmortal y al foro de ayuda de Foroactivo, así como a los tumblrs de necromancercoding, Flerex, Gitanodoescodes y Maryskins, pues sin sus tutoriales y zonas de ayuda habría sido imposible completar esta skin. Las imágenes utilizadas no son de nuestra propiedad si no sacadas de las páginas Google, DLPNG, Pngflow, Freepng y DeviantArt (Captain-Kingsman16, DUA-PNGS, Weirdly-PNGS y nickelbackloverxoxox). También agradecemos a Mario Montagna de freepsdfiles por las imágenes de los botones, así como a freepik y a Flaticon por las imágenes de los iconos. Los iconos web pertenecen a la página FontAwesome. Por último, el diseño de la página html para las dinámicas es creación de ethereal-themes, que cede el código gratuitamente en su tumblr del mismo nombre.
Hermanos

Tumblrs de recursos para el rol
 :: Squad :: Golden Shields

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Empty

Sáb Ene 02, 2021 10:03 pm
Recuerdo del primer mensaje :


Escenas de Navidad (parte I)
CON Alice EN Casa de los O'Donnell Días del 26 al 30 de diciembre
Llevaba ya un buen rato despierto, no sabía cuánto pero perfectamente podía ser una hora. Ya se filtraba luz por la ventana pero seguía siendo muy temprano, y el silencio de fuera daba pistas de que aún no había salido nadie de sus habitaciones. Por eso se forzó a sí mismo a quedarse un rato más en la cama. Pero cuando cerraba a los ojos, veía a Alice allí con él, la noche anterior, y si los abría veía el cielo estrellado de la Provenza sobre él. Al menos estaba bastante más relajado, pero le seguía emergiendo el enfado cuando recordaba que se estaba cociendo algo de lo que él no había sido informado, y la preocupación de saber cómo estaría Alice. Quería creerse las palabras de Dylan y pensar que solo había sido un mal momento, que estaba muy contenta y que se le pasaría cuando se levantara. Esperaba.

Se puso a ojear su nuevo libro de aritmancia, regalo de Navidad de sus padres, cuando un ruidito llamó su atención y le hizo asomar los ojos detrás del manual. Efectivamente el sonido era inequívoco: alguien había colado un trozo de pergamino por debajo de su puerta. Se le aceleró un poco el corazón en anticipación pensando que podía ser Alice... Pero era Dylan. Otra cosa no, pero su letra se la conocía a la perfección. "¿Estás despierto?". Ladeó una sonrisilla y abrió la puerta, dando así la pregunta por contestada. El niño dio un par de aplausitos y volvió a escribir. "Quiero hacer el desayuno para tus padres pero nunca he cocinado nada". Arqueó una ceja y se aguantó la risa, mirando a los lados del pasillo. - Pues ya somos dos. - El niño esbozó una mueca con la boca, al parecer no contaba con que Marcus no supiera cocinar. "Puedo intentar hacer algo, pero necesito que me digas donde están las cosas, y que hagas magia si algo sale mal. Y que me des permiso para entrar en tu cocina". Otro con los permisos. Rio bajito para no despertar a los demás y le dijo. - Me cambio y bajo contigo. -

Allí estaban los dos, en la cocina sin saber ni por dónde empezar, mirando por todas partes como si acabaran de aterrizar allí por primera vez y, para complicarlo todo más, intentando no hacer ruido. - Mira, vamos a hacer una cosa. - Susurró Marcus, rebuscando en uno de los cajones cercanos. - Por aquí tiene que haber algún... ¡Bingo! - Efectivamente, justo lo que andaba buscando: un listado de hechizos culinarios. Su madre no sería su madre si no tuviera algo de eso por ahí. - Mira, tortitas. Podemos intentarlo. - A pesar de que se le veía bastante ilusionado, Dylan escribió. "Pero yo no puedo hacer magia. Lo vas a hacer tú, no yo". Marcus le quitó importancia. - Yo hago lo mecánico, pero la idea ha sido tuya, y la intención. Y puedes adornar tú las tortitas, ahí hay frutas, sirope y nata. Eso sí sabes. - El chico asintió conforme y se pusieron manos a la obra.

- Vale, vamos a dejarlas aquí para que no se enfríen y luego las adornas. - Lanzó un par de hechizos para limpiar el estropicio que habían montado, porque no sabía cómo lo habían hecho pero habían manchado hasta los azulejos. - Y cuando empiecen a bajar las AH. Mamá, por Dios. - Se había girado y se había encontrado a su madre en la puerta como una estatua. Menudo susto, ya tenía el corazón en la garganta. Dylan también pegó un respingo, pero más por su reacción que por ver a su madre. - Si no estuvierais haciendo algo a hurtadillas, no os habríais llevado ese susto. - Contestó, muy en su línea. Pero al menos estaba sonriendo. - Es lo que tienen las sorpresas, que no se pueden contar. - Dijo, aún recuperando el resuello por el susto. Señaló al niño con un gesto de la cabeza. - Ha sido idea de Dylan. - El chico se irguió orgulloso y su madre se agachó un poco ante él y le acarició las mejillas. - Eres un encanto, Dylan. La verdad es que nos va a venir muy bien hoy. - Emma recuperó su postura y les miró a los dos. - ¿Por qué no despertáis a los demás? Así no se enfrían. - Dylan asintió pero escribió. "Aún tengo que adornarlas". - No te preocupes, cielo. Yo voy poniendo la mesa. Tú ve a avisar a tu hermana, que seguro que le hace ilusión. - Él también lo había pensado. De hecho, era lo único en lo que pensaba durante todo el tiempo que estuvieron haciendo las tortitas, si al menos animarían a Alice con eso. Pero no le parecía buena idea meterse en su cuarto en vistas de como estaba la noche anterior. Tenía un as en la manga para eso, de todas formas.

- Yo despierto a mi padre y tú a Lex. - El niño le miró con el ceño fruncido. Chistó y rodó los ojos. - Vaaaaaale. Tú a mi padre y yo a Lex. No sé de que te quejas, se lleva mejor contigo que conmigo. - Subieron las escaleras y se detuvieron ante el destino al que él quería llegar. - Pero primero tu hermana. - Se agachó ante la puerta, llevándose un dedo a los labios para que Dylan no hiciera ruido y le enseñó el arándano que llevaba en la mano. Le pidió el bolígrafo a Dylan y, con un toque de la varita, el arándano se transformó en un trocito de pergamino de un delator color morado. "Hay tortitas Gallia-O'Donnell para desayunar", escribió, y rápidamente lo echó por debajo de la puerta. - Desde que lo coja, tiene el tiempo justo de leerlo para que se vuelva a transformar. - Le explicó al niño en un susurro. - Espero que esté despiert... - Pero, antes de que terminara la frase, Alice abrió la puerta y ahí estaban los dos, acuclillados frente a ella y mirándola desde abajo con cara de culpables. Saludó con la mano y una sonrisilla infantil, esperando que al menos le hubiera hecho gracia aquello.
Merci Prouvaire!


We are
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Alchem10

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Freyfirma

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Banner10

Together we are everything:

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Sin-t-10

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Nuestr10

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3650
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo


Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Empty

Lun Ene 11, 2021 1:53 am

Escenas de Navidad (parte I)
CON Marcus EN Casa de los O'Donnell Días del 26 al 30 de diciembre
Marcus y sus altanerías, definitivamente la hacían reír. Entornó los ojos cuando dijo lo de que era una crack en Herbología y se encogió de hombros. – Bueno, podemos intentar algo sí. Si es que el prefecto O'Donnell está dispuesto a rebajarse a trabajar con plantitas en vez de con Runas Antiguas. – Dijo en tonito de burla y frunciendo una sonrisa.

Estaba inmersa en la búsqueda del vestido, cuando Marcus llamó su atención. Se giró y se rio al ver su propio uniforme. – Qué triste es que solo haya tenido dos uniformes de Hogwarts, tan poco he crecido. Qué desastre. – Volvió a su armario mientras comentaba. – Los de la Provenza están aquí, pero no puedo ponerme ninguno porque cogería una pulmonía. – "O porque a tu madre le daría un infarto si los viera, y habíamos llegado a un ten con ten muy bueno, no es cuestión de dinamitarlo". Pero entonces Marcus dijo algo que la desconcertó y se giró. – ¿Que si tengo guardado el qué? – Y ser acercó. Entonces lo vio en su mano. El cubo azul con la A, lo cual le hizo sonreír. Lo cogió de sus manos mientras rodeaba su cintura con un brazo. – Ni si quiera sabía que estaba aquí. Estas cosas las guardaba mi madre... Ella consideraría que era importante. – Se separó de él un poco dándole vueltas en las manos y admirándolo. – ¿Sabes que voy a hacer? Me lo voy a llevar a Hogwarts. Hay una caja en la que llevo todo lo que es importante para mí. La caja de música de mi madre, y dentro de ella, un imperdible que me dio tu madre. El patuco de Dylan cuando era pequeño... – Levantó la mano con el cubo. – Y esto va a hacer muy bien juego con la lavanda que me diste en la Provenza, la noche de San Lorenzo... Hace ya unos pocos de años... Conservada n un trozo de pergamino. – Y no pudo evitarlo. El corazón le saltó, como siempre cuando recordaba esa noche. Dejó el cubo en la palma de Marcus y acarició un poco su mano, mordiéndose el labio sin perder la sonrisa. – Guárdamelo hasta que nos vayamos. Es tuyo, al fin y al cabo. – Y volvió al armario, porque, de verdad, necesitaba un vestido.

Creo que no tengo ninguno aquí que sea ni medianamente de fiesta. – Dijo en un suspiro. Se acercó de nuevo al baúl y revolvió un poco hasta que vio una tela azul brillante. Frunció el ceño y, coon un rayo de esperanza, tiró de ella. Y no pudo arrepentirse más cuando terminó de sacarlo. – Oh, no. – Su vestido de princesa. Había olvidado que tenía un vestido de princesa, y, para más escarnio, había olvidado que era azul. Soltó aire con una sonrisa y vio al cara de Marcus. – Sí, tenía un vestido de princesa. Pero creo que me lo puse... Dos veces, porque a la tercera intenté trepar al sicomoro del jardín de los abuelos con él puesto y nunca más. – Lo puso sobre la cama con una sonrisa y lo acarició un poco. La verdad es que era precioso, para una niña que fuera normal y no como ella. – Y por eso no me dejaban tener cosas bonitas.

Siguió buscando entre risas en el baúl y por fin dijo con un vestido apropiado que se haba comprado, precisamente, para una Navidad. Y juraría que le valdría. Era un vestido granate, que llevaba debajo una especie de cancán, que encontró en seguida, y un cinturón con un lacito ¿En qué vida había esperado ponerse ese vestido? Pues en una en la que tuviera que cenar con los O'Donnell, claramente. – Vale, este estará bien... Pero creo que no llegué ni a estrenarlo, tengo que probármelo. – En ese momento se dio cuenta de la circunstancia. Marcus. Ella. Solos en su casa. Y ella pretendiendo quitarse la ropa. Y a ver, por un lado, buenas horas para tener ninguna vergüenza, y por otro... ¿No era un poco demasiado tentar a la suerte? Levantó el vestido y apretó los labios. – Eh, tengo que... El vestido... Ehm... – Se mordió el labio inferior y llegó a un acuerdo consigo misma. – ¿Te puedes dar la vuelta? – Sí, se sentía idiota, pero es que era demasiada tentación quitarse la ropa a plena vista de Marcus y no hacer nada. En cuanto él lo hizo, se quitó a toda prisa la ropa que llevaba y se puso el cancán y el vestido por encima, atando los botones un poco nerviosa. Por Dios, qué trabajo tenía aquel vestido, ya sabía por qué no se lo ponía. Y ahora la cinta de la cintura. Carraspeó para llamar la atención de Marcus y se puso delante del espejo tirando de ambos lados del lazo. – Ehmm... ¿Me lo atas, por favor? – Preguntó con carita de niña buena.
Merci Prouvaire!


Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 JCqE0Sy

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 V1mQwnV
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Wm7AwJV
Ante todo, amigos
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Giphy
Ay, los retitos
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Empty

Lun Ene 11, 2021 1:27 pm

Escenas de Navidad (parte I)
CON Alice EN Casa de los O'Donnell Días del 26 al 30 de diciembre
Hacía apenas unos días ni siquiera sabía de la existencia de ese cubo, y ahora se sentía lleno de emoción por haberlo encontrado en el baúl de Alice. Probablemente lo primero que les conectó, un objeto común, un regalo suyo hacia ella. Y lo tenía guardado. Daba igual que hubiera sido la propia Alice la que lo conservase o que fuera idea de Janet, la cuestión era que allí estaba. Miró a la chica con una sonrisa mientras esta admiraba el cubo, arqueando un poco las cejas con sorpresa cuando dijo que guardaba un imperdible de su madre en la cajita de música. Eso no lo sabía, a saber qué historia tenía detrás, ya indagaría. Pero sonrió más ampliamente aún ante lo de la lavanda. - Yo también conservo la mía. - Estaba en su cuarto, de hecho, donde habitualmente no tenía nunca a Alice y con ello podía recordarla. Tomó el cubo en su mano y asintió. - Es tuyo, te lo regalé con mucho cariño. - Dijo en tono infantil. Como si se acordara. Sonrió cómicamente y lo alzó a la altura de la cara. - Mira. Tiene una A de Alice. - En el fondo no habían crecido tanto, al menos él. Pero sí, claro que lo guardaría.

Se quedaron ambos rebuscando en el baúl hasta que escuchó ese "oh, no". Levantó la mirada para preguntar de qué se trataba pero no hizo falta, ya lo estaba viendo. Después de la mueca de sorpresa, se echó a reír. - ¿Pero qué es esto? - Comentó entre risas, a pesar de que veía perfectamente lo que era, antes de que Alice lo explicara e hiciera oficial. Y ahí sí que se rio más todavía. De hecho, cuando Alice lo puso sobre la cama, se levantó y lo cogió para mirarlo. - Pero mira que mini princesa tenía que caber aquí dentro. - Bueno, no sabía Alice lo que había hecho sacando eso a relucir. Iba a tener cachondeíto mínimo todo lo que duraran las vacaciones. - Oh, y es azul. Pero qué monada. - De verdad que no podía hacerle más gracia ni parecerle más tierno aquello. - Claro, se me olvidaba que eras un monito trepa-árboles. Pero tenías que ser un monito precioso con esto puesto. - Rio un poco más. Pero Alice estaba un poco melancólica así que lo dejó ahí... Por el momento.

Volvió a agacharse ante el baúl justo cuando Alice encontró un vestido que pareció gustarle. Asintió con una sonrisa hasta que vio que Alice empezaba a trabarse, lo cuál le extrañó. No entendía muy bien el punto. Si se lo tenía que probar... Pues que se lo probara, estaba en su casa. Él la esperaría de mientras. Hasta que captó donde estaba el problema. - Oh. - Que quería probárselo ALLÍ, claro. Con él... Pero sin él. No sabía muy bien cómo reaccionar a eso... Así que su buen humor pareció reaccionar por él, porque cuando asintió, tuvo que esconder una sonrisilla en los labios. - Claro. - Se giró en el suelo y se abrazó a las rodillas, de espalda a la chica, escuchando el sonido del vestido mientras se lo ponía... Muy tentado de mirar de reojo hacia atrás. Pero no lo hizo, era demasiado obediente, y no era por falta de ganas de verla o de chincharla, pero mejor lo dejaba así.

Siguió abrazado a las rodillas y con la barbilla tras estas, ocultando una sonrisilla, porque por algún motivo desconocido la situación le estaba haciendo mucha gracia. Hasta que Alice le avisó con esa especie de carraspeo nervioso y se dio la vuelta. - Vaya. - Pues estaba impresionante, como siempre, aunque acabara de colocarse allí mismo el vestido a toda prisa. Arqueó una ceja, tratando de contener una vez más la expresión divertida. - Claro. - Confirmó levantándose y ahorrándose todos los comentarios chulitos que podría soltar uno detrás de otro, porque se le ocurrían muchos. Pero Alice estaba un poco tensa en su casa, de estar en otro sitio... Se estaría divirtiendo mucho.

Se colocó tras ella con su sonrisita característica y se dispuso a atarle el lazo. - Me vas a convertir en un experto en lazos. - Entre los vestidos y las trenzas... - Por mí encantado... Ya sabes que me gusta ser experto en muchas cosas. - Más aún si tienen que ver contigo. Terminó con el lazo y se quedó ahí, mirando el reflejo de ambos en el espejo. - Es muy bonito... Te queda genial. - Y ya sí que no se podía contener. Frunció los labios para que no fuera demasiado obvio que se estaba aguantando una risita y rodó teatralmente los ojos. - Aunque no me hayas dejado ver el proceso de ponértelo. - Es que tendría que nacer de nuevo para no decir algo. Se mordió el labio y apoyó la barbilla en el hombro de la chica, pasando sus manos por su cintura, aún frente al reflejo del espejo. - Has cambiado un poco el color... Pero sigues siendo una princesa. - Otra cosa no, pero Marcus era adulador, y con Alice podría pasarse la vida lanzando adulaciones. - Que pena que este espejo no tenga un pasadizo detrás. - Ah, eso se le había escapado. Te ha traicionado el subconsciente, Marcus O'Donnell. Con Alice, como no. Pero es que la última vez que se quedaron mirando su reflejo en un espejo...
Merci Prouvaire!


We are
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Alchem10

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Freyfirma

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Banner10

Together we are everything:

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Sin-t-10

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Nuestr10

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3650
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Empty

Lun Ene 11, 2021 2:06 pm

Escenas de Navidad (parte I)
CON Marcus EN Casa de los O'Donnell Días del 26 al 30 de diciembre
Le dio la risa con la reacción de Marcus y se llevó la mano a los ojos. Ya sabía ella que lo iba a pagar caro. Todo ese tiempo diciendo que no era una princesa, que no le pegaba ¿Y ahora qué? Pero Marcus era tan adorable diciéndole esas cosas que solo podía mirarle con una risa embobada. – Bueno ahí ya no quepo, desde luego. Supongo que no más vestidos de princesa para mí.

Sonrió de nuevo cuando Marcus dijo lo de los lazos. – Siempre es bueno saber un poco de todo. Pero si no, pregúntale a mi padre a ver si hay algún hechizo para atar lazos. Si no lo inventó ya en su día para vestirnos de pequeños a Dylan y a mí, te lo hace en un momento. – Comentó con una risa. – Aunque, como todo lo que haces, lo haces bien. – Terminó con un suspiro. Sonrió un poco de nuevo cuando le dijo que le quedaba muy bien. Pues eso era todo lo que necesitaba, que le gustara a él. Se dejó rodear por sus brazos con una sonrisa, admirando la imagen que daban en el espejo, dejando sus brazos caer sobre los de él y pegando su cabeza a la suya. Ah sí, podría quedarse así para siempre. Arqueó las cejas y puso una expresión traviesa ante el comentario de Marcus. Vaya con el prefecto. – Ah ¿Es que te interesa mucho el proceso de poner vestidos? – Se puso el índice sobre los labios e hizo como que pensaba. – Ciertamente, el proceso contrario ya lo tienes bastante controlado. Es normal que quieras aprender también el de ponerlo, mi querido e instruido prefecto. – Dijo recordando Nochebuena, bueno tuvo ni que decirle donde estaba la cremallera del vestido. Se separó un poco y levantó lo justo el vestido para enseñarle el cancán. – Este es especialmente tortuoso de poner porque tiene montón de botones y lleva la cosa esta para que se vea así. – Dijo haciendo con las manos a la altura de sus caderas la forma redondeada que describía en la parte de abajo. Aquí, Alice Gallia y Marcus O'Donnell, brillantes Ravenclaws, y la ciencia de los vestidos de fiesta.

Aprovechó que se había separado para alargar la mano a la mesilla y coger su varita. – Eso tiene fácil solución. ¡Colovaria caeloreum! - Dijo apuntando al vestido mientras imaginaba el azul de los terciopelos de la sala común. Luego dio una vuelta sobre sí misma y puso las manos sobre las caderas. – ¿Mejor para un príncipe azul? – Y se acercó de nuevo a él, pasando las manos por su cuello y poniéndose de puntillas para besarle. Luego se separó con una sonrisita traviesa pero sin soltar su abrazo y le dijo tentativa. – ¿Y para qué quieres tú un pasadizo con espejo? – Volvió a acercarse a sus labios y dejó un suave beso sobre ellos. – Aquí no hay una Condesa que pueda perderse tras él... Y no se me ocurre qué otra cosa podrías querer hacer en un espejo con pasadizo secreto. – Terminó, volviendo a acercarse a sus labios para besarlos y rodeándole en su abrazo, buscando su lengua, porque, la verdad, no era el mejor sitio, pero no podía resistirse al hecho de estar solos y de las frasecitas provocativas de Marcus.
Merci Prouvaire!


Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 JCqE0Sy

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 V1mQwnV
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Wm7AwJV
Ante todo, amigos
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Giphy
Ay, los retitos
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Empty

Lun Ene 11, 2021 2:33 pm

Escenas de Navidad (parte I)
CON Alice EN Casa de los O'Donnell Días del 26 al 30 de diciembre
Siseó un poco, ladeando la cabeza de un lado a otro. - Ya, bueno... Sin que sirva de precedente, pero creo que para esto prefiero no saberme el hechizo. Ya que lo tengo dominado con las manos... - Sí, la varita lo hacía todo más fácil, pero también ponía distancia con las cosas. Y lo último que Marcus quería cuando Alice le pedía un lacito era distancia. Era su momento para acercarse a ella con la excusa perfecta, era algo de ellos y solo de ellos. No necesitaba un hechizo ahí para nada.

Esbozó una expresión interesante. - Pues sí. - Aseguró, con la barbilla alzada, su sonrisa de prefecto y una caída de párpados, como si acabara de preguntarle por su interés acerca de un proceso alquímico. - A mí me interesan los procesos de todo. Las cosas hay que aprenderlas bien, desde su origen, de inicio a fin. - Palabrería. - Exactamente. - Corroboró, señalándola, pero no iba a dejar esa frase pasar tan fácilmente. - ¿Consideras que lo tengo bastante controlado? Hmm. - Se mojó los labios. - Yo creo que aún puedo mejorar. Es cuestión de seguir practicando. - Dale a Marcus O'Donnell un tema goloso sobre el que hablar en dobles sentidos y una Alice Gallia que le siguiera el juego y ya tenías echada la mañana.

Dio un paso atrás él también para observar con una mano en la barbilla y expresión de interés lo que le explicaba. No tenía ni puñetera idea de vestidos, y menos de ese tipo. En su casa solo había una mujer y su madre era más de túnicas sobrias y trajes estrechos y elegantes que de vestiditos de princesa, al menos en la versión adulta de su madre que él conocía. - Aham. - Asintió a la explicación, la cual se estaba tomando en serio solo a medias. Marcus se tomaba en serio todas las explicaciones, fuera de lo que fueran, le gustaba aprender. Pero estaba demasiado inmerso en el tonteo en ese momento como para no sacarle punta a todo. Llenó el pecho de aire y puso los brazos en jarra, ladeando la cabeza y mirando el vestido como si fuera una ciencia compleja. - Parece complicado, sí... Todo un reto... - Solo tenía que decírselo. A ver cuántas veces había rechazado él un reto de Alice. Últimamente, de hecho, ninguna.

Lo que no esperaba era que Alice hiciera cambiar el vestido de color. Soltó una muda carcajada, bajando la mirada y mordiéndose los labios, conteniéndose, porque quería insistirse a sí mismo en que no habían ido allí para otra cosa que no fueran las gestiones que Alice quería hacer, que no era el lugar ni el momento. Pero es que nunca dejaba de sorprenderle. - Mucho mejor. - Volvió a colocar sus manos en la cintura de ella cuando le besó, quedándose unos instantes con los ojos cerrados cuando Alice ya había empezado a formular esa pregunta. Los abrió y ladeó una sonrisa pícara, encogiéndose de un hombro. Pronunció aún más la sonrisa tras la siguiente frase y se pensó su respuesta en lo que duraba ese beso, a pesar de que eso le impedía bastante pensar... Pero lo poco que pensaba iba bastante en la línea de la conversación. - Pero tengo un lazo. - Bromeó, rozando con los dedos el lazo que acababa de atarle a la chica a la cintura. - Quizás no necesite ni a la condesa... Ni el espejo... Ni el pasillo... - Rozó su nariz con la de ella, bajando el tono. - Quizás solo me haga falta la princesa. - Y esta vez fue él quien la besó, con un poco más de intensidad, retomando lo que ella había iniciado.
Merci Prouvaire!


We are
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Alchem10

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Freyfirma

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Banner10

Together we are everything:

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Sin-t-10

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Nuestr10

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3650
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Empty

Lun Ene 11, 2021 6:42 pm

Escenas de Navidad (parte I)
CON Marcus EN Casa de los O'Donnell Días del 26 al 30 de diciembre
Tuvo que sonreír, con la mirada baja, cuando dijo que prefería no saber el hechizo. Sí, ella también lo prefería. Le gustaba la situación que creaban, esa intimidad, esa cercanía... Que generalmente desembocaba en algo más. Como estaba pasando ahora. Porque la mera mención a las manos de Marcus hacía que un escalofrío le subiera el espinazo y le hacía soltar un jadeo muy suave, casi un suspiro que parecía estar escondido en su garganta.

Rio entre dientes a lo de que tenía que practicar más. Marcus aprendía muy rápido, bastante más que ella, sabía lo que le gustaba, lo que le provocaba, y tampoco llevaban tanto tiempo en ese rollo, o no tan intensamente como ahora al menos. Asintió, sacando un poco el labio inferior. – Sí, sí, diría que una sola cremallera ya no supone un reto para ti, desde luego. Y más si no se lleva prácticamente nada debajo... – Dijo enterrando los dedos en los rizos de su nuca y mordiéndose el labio inferior porque el muy zorro de él ya sabía que la estaba provocando con lo del reto. Y, a ver, Gal no rechazaba una provocación jamás si venía de Marcus O'Donnell, aunque sabía que era para empujarle a ella primero a hacer la travesura. – Un reto ¿Eh? Conozco a uno que se le dan muy bien... – Achicó los ojos y negó con la cabeza. – Pero yo creo que este vestido... Es demasiado. Además... No me lo ha visto ponérmelo ¿Cómo va a saber quitármelo?

Se enredó en sus brazos riendo, feliz otra vez de haber recuperado esa cercanía física e incapaz de prestar atención a nada que no fueran sus jueguecitos. – Cierto, tienes un lazo azul. Misión cumplidísima. – Y de nuevo se perdió en aquel beso, más pasional, que le sacó otro jadeo del pecho, porque, de verdad, era demasiado para ella. Su cuerpo se había pegado al de Marcus totalmente, y estuvo a punto de tirarse con él en la cama pero, primero, no sabía si la cama aguantaría a los dos cayendo de golpe y segundo, había demasiadas cosas ahí. Pero no tuvo que batallar mucho, porque su habitación era más bien pequeña, y solo girarse y apoyarse contra la pared ya tuvo un sitio donde dejarse caer mientras seguía enredándose con Marcus, con su lengua y sus brazos y piernas. – ¿Y para qué necesitas a la princesa, príncipe azul? – Paró para susurrar tentativamente en su oído y volviendo a apoyarse en la pared para mirarle con devoción, porque no se cansaría nunca de admirar aquel rostro.
Merci Prouvaire!


Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 JCqE0Sy

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 V1mQwnV
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Wm7AwJV
Ante todo, amigos
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Giphy
Ay, los retitos
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Empty

Lun Ene 11, 2021 9:41 pm

Escenas de Navidad (parte I)
CON Alice EN Casa de los O'Donnell Días del 26 al 30 de diciembre
Cuando dijo que iba a acompañar a Alice a su casa para que no fuera sola, lo decía con la total y absoluta intención de, literalmente, acompañarla para que no fuera sola. Sabía lo que estar en su casa provocaba en ella, lo había vivido a su lado apenas hacía unos días. Por eso masculló para sus adentros y rodó los ojos con indignación cuando vio la cara de su madre. No se podía creer que estuviera pensando que iban a aprovechar para liarse en casa de Alice. Que poco les conocía, de verdad...

...Aunque bien pensado, era lo que estaban a punto de hacer, no había que ser un lince. ¡Pero había sido fortuito! Es decir... Que de verdad que no iba a eso, pero es que... Esos besos, esas palabras, esa forma de mirarle, de morderse el labio, de enredar los dedos en su pelo... Su madre se podría poner todo lo bien puesta que quisiera, pero estaba claro que no entendía eso. Era algo de ellos, solo de ellos, con que ellos lo entendieran ya iba bien, le daba igual si los demás lo hacían o no. Y ya estaba bien de autojustificarse.

- En absoluto... Ya hay que subir el nivel. - Susurró con ese toque chulito tan Marcus. A ver si se iba a tener que arrepentir de lo que estaba diciendo, que cuando quería... En fin, estar con Alice, tampoco le apetecía tirarse tres horas averiguando el mecanismo de la ropa. Pero quería pensar que solo estaban jugando, como siempre. - Ah, ¿sí? ¿A quién? - Comentó en ese mismo tono, acercando su rostro al de ella tentativamente, notando como las respiraciones de ambos se mezclaban. Pero ante ese comentario retiró ligeramente el rostro, con las cejas arqueadas y una sonrisita. - ¿Demasiado? Hmm... Le estás poniendo el listón muy bajo. - Se mojó los labios, sin dejar de mirar los de ella. - Pues eso es lo que hace un buen reto, la dificultad. Además... Algo me dice que el resto de las ropas tampoco te vio ponértelas... Y no tuvo problemas para quitártelas. - Él, por si acaso, ya estaba mirando de reojo el vestido y estudiando por dónde tendría que empezar de ir aquello a más.

En ese beso notó como Alice pegaba su cuerpo al suyo y tiraba de él hasta dar con la pared, y la capacidad de pensar de Marcus estaba empezando a diluirse por segundos. Sonrió, aún prácticamente pegado a sus labios, ante esa pregunta. - Para hacer lo que ella me pida. - Volvió a besarla, juntándose aún más con ella. - Soy un príncipe obediente. - Se mordió el labio y volvió a acariciar el lazo de su cintura. - Y un poquito curioso. - Enganchó el dedo en este y tiró con suavidad de él hasta que se deshizo. Volvió a besar sus labios y fue bajando los besos por su barbilla y su cuello, acariciando su cintura con una mano. Ciertamente... No tenía ni idea de cómo se quitaba ese vestido. Tampoco sabía cómo de lejos quería llegar Alice teniendo en cuenta donde estaban, para lo que habían ido y que tampoco es que les sobrara el tiempo. La mano libre recorrió un poco su cuerpo y se encontró con una falda un tanto... Compleja. Ah, claro, tenía el cancán debajo... ¿no? Eso había dicho Alice. Era como un regalito envuelto en mucho papel. Eso le hizo un poco de gracia y tuvo que contener una risilla. - Pagaría por verte trepar al árbol frente a mi ventana con esto. - Eso querría decir que habría vuelto a pasar la noche con él... Aunque... La miró con un poco más de seriedad. - Es broma. - No se fiaba de ella ni un pelo. Ya temió que se matara en Nochebuena, definitivamente no iba a experimentar con eso.

Volvió a dibujar una suave sonrisa y a bajar las manos por el vestido. - Van a decir que me tienes muy consentido... - Subió la mirada a sus ojos. - Pero es que te favorece mucho el azul. - A Alice le favorecía todo, realmente. De rojo también estaba espectacular. Volvió a besar sus labios, lentamente, deleitándose, y acercando su cuerpo un poco más susurró en su oído. - ¿No me vas a dar ni una pista? -
Merci Prouvaire!


We are
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Alchem10

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Freyfirma

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Banner10

Together we are everything:

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Sin-t-10

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Nuestr10

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3650
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Empty

Lun Ene 11, 2021 11:11 pm

Escenas de Navidad (parte I)
CON Marcus EN Casa de los O'Donnell Días del 26 al 30 de diciembre
Se reía a todo lo que decía Marcus. De verdad que le encantaba estar en ese plan. Se le olvidaba hasta que estaban en su casa, y solo podía seguirle el rollo con una sonrisita. – Tú siempre quieres más dificultad ¿Eh? – Dijo con una risa pillina. – El resto de ropa era más fácil de quitar. Y la falda del uniforme si mal no recuerdo siempre me la he quitado yo, porque cierto prefecto coge siempre el camino corto. – Y subió su pierna por fuera de la de Marcus y le enganchó, tirándole más sobre ella. Sí, Marcus no era ningún tonto y siempre le metía la mano debajo de la falda o el vestido y ya esperaba a que se lo quitara ella. Se iba a enterar la próxima vez.

Pero esta vez en concreto estaba concentrada en apoyar la cabeza contra la pared dejando que el chico besara su cuello con un jadeo creciente. Oh ¿Quién podía pensar en retos ni en llevarle la contraria cuando hacía eso? Y encima decía "Para hacer lo que ella me pida". Se le ocurrían tantas cosas. En ese momento solo le salió un gemido bajito y buscó sus labios otra vez, pegándole a sí misma otra vez y diciendo. – Creo que sabes muy bien lo que le gusta a tu princesa. Ya no tengo que pedirte ni enseñarte nada. – Volvió a sus labios otra vez y enterró las manos en su pelo. Desde que le había dicho que le gustaba, lo hacía con más ganas si cabía. Pero se tuvo que separar para reírse de lo que acababa de decir del árbol de su ventana. Le miró a los ojos y le dio un piquito entre las risas. – ¿Es eso un reto? Porque suena a que quieres que me escape una noche y aparezca con este vestido en tu ventana... – Besó la piel de su cuello y buscó la piel de su vientre debajo de su jersey, rozándola con los dedos lentamente, con deleite. – Tienes razón... Te tengo muy consentido... Sabes que no puedo negarte nada. – Sentir como le deshacía el lazo con los dedos era demasiado. Tiró del jersey y se lo quitó, dejando su piel ardiente libre para sus manos y sus labios.

No era su intención, pensó mientras lo besaba apasionadamente, si ella en el fondo quería ir sola. Pero es que era superior a ella, algo en Marcus la llamaba, la atraía, le cegaba la razón y lo ansiaba. "Como el agua en el desierto" No se le iba de la cabeza su propia sentencia. Porque ahora lo entendía. No había salvación posible, y sus padres lo sabían. Y valía más un hora de un día con Marcus que una vida entera sin él. Ya se lo había dicho, cuando estaban juntos, todo parecía más claro.

Pero la voz de Marcus la bajó a la tierra un momento, haciéndola reír otra vez. – ¿Es que tienes una repentina y urgente necesidad de conocimiento sobre los vestidos, curioso prefecto O'Donnell? – Preguntó juguetona. Se separó un poco y le levantó la barbilla, haciendo que la mirara, mientras notaba como ambos jadeaban y tenían el pulso a mil. – El primer paso ya lo has hecho bien, que era el lazo. – Cogió la mano de Marcus sin dejar de mirarle a los ojos y se lamió los labios lentamente. – Luego van los botones. – Dijo deslizando los dedos del chico por los mismos. – Y ya si consigues abrirlos todos... – Echó hacia arriba los brazos, como si se estuviera apoyando casualmente en la pared, rodando los ojos y frunciendo los labios. – Te explico cómo terminar de desnudarme, que sé que es lo que quieres realmente.
Merci Prouvaire!


Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 JCqE0Sy

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 V1mQwnV
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Wm7AwJV
Ante todo, amigos
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Giphy
Ay, los retitos
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Empty

Mar Ene 12, 2021 12:07 am

Escenas de Navidad (parte I)
CON Alice EN Casa de los O'Donnell Días del 26 al 30 de diciembre
- ¿Me estás quitando méritos? - Preguntó con una ceja arqueada, y volvió a rozar sus labios con los de ella, hablando sobre estos. - Es un buen camino. - Y tenía que ilustrarlo, como casi todo lo que decía, por lo que mientras la besaba de nuevo hizo el mencionado camino con la mano que estaba ya bajando por su falda. Porque ya se había dejado atrapar por ella y por esa pierna que se rozaba intencionadamente con la suya.

Cualquier otra chica podría haber engordado el ego de Marcus hasta niveles estratosféricos con esa frase, y Alice obviamente también, pero viniendo de ella significaba mucho más. Llevaban años estando unidos, complementándose el uno al otro, pero en los últimos meses habían llevado aquello un paso más allá, mucho más allá. Sentía que estaban más unidos que nunca, pero no estaba de más la confirmación. Por no hablar de lo que provocaban en él esas palabras. Rio ante esa sugerencia, que le puso los vellos de punta. - Si supiera que eso puede ocurrir en algún momento, no pegaría ojo en toda la noche esperándote. - En cuanto acabase aquel tonteo le iba a especificar que era broma. De verdad que no se fiaba de ella.

Antes de que pudiera responder a eso, decirle que él tampoco podía negarle nada, Alice le quitó el jersey. Pues a tomar viento la contención, los objetivos para esa mañana y todo lo que pudiera tener en su cabeza y le hiciera mínimamente controlarse. La mano que volvía a recorrer el camino corto que mencionaba Alice permaneció allí, pero la otra se apoyó en la pared, porque ya no quería más distancia entre ellos, quería pegarse a su cuerpo, a ese vestido, al menos el tiempo que le quedara puesto, que no iba a ser mucho.

Soltó aire entre los labios, con la respiración acelerada, notando como le alzaba la barbilla y mordiéndose el labio, ya con la mente mucho menos clara que minutos antes. - Así es. - Susurró con voz seductora. Y no solo de conocimiento. Su respiración se aceleraba más y más en anticipación, siguiendo con la mirada el recorrido de su propia mano, que Alice guiaba por los botones del vestido. Un escalofrío le recorrió todo el cuerpo al verla subir los brazos. Se estaba nublando. Se estaba nublando mucho. - Qué bien me conoces. - Comentó con una sonrisita ladina, y acto seguido besó sus labios de nuevo con intensidad, desabrochando los botones con esa urgencia que ella previamente había descrito, acercando sus caderas a ella. - ¿Y bien? - Preguntó con una ceja arqueada, volviendo a la sonrisa. Porque ya no le quedaba ningún botón que desabrochar.

Pero, lo dicho, estaba demasiado nublado. Todo había escalado muy rápido, pero no iba a darle vueltas a eso. - ¿Crees que puedes esperar para enseñarme como se quita? - Preguntó, abrazándose a ella para besarla, atrayéndola hacia sí y separándola de la pared. No quería estar de pie, quería que estuvieran tumbados, quería besarla como la noche del veinticuatro, se había malacostumbrado a la comodidad de estar con Alice en una cama... Y, lo dicho, se había nublado. Tanto que ni se acordó de que la cama estaba llena de cosas. Lo peor era que, al parecer, ella tampoco.

Sin dejar de besarse como si llevaran años sin hacerlo fueron caminando, de espaldas en su caso, hasta la cama, y tan pronto notó que sus piernas la tocaban se dejó caer y tiró de la chica sobre él... Mala idea. Para empezar, se clavó algo en la espalda, pero eso no fue lo peor. No era consciente de haberse tirado, creía simplemente haberse dejado caer. ¿Acaso no era esa la cama de Alice? ¿No dormía allí cuando no estaba en Hogwarts? Porque parecía bastante frágil. Lo era, de hecho, porque tan pronto cayeron en el colchón, un crujido avisó de que el mueble se iba a venir abajo, pero no con el suficiente tiempo como para permitirles reaccionar. En apenas segundos, el colchón se había hundido y ellos habían caído por el hueco en un lío de volantes de varios vestidos, el que Alice aún llevaba puesto más los dos o tres que estaban ya allí, y para terminar de hacerlo ridículo le cayó un juguete en la cabeza.

- Oh, mierda, mierda. - Se intentó levantar como pudo, aunque tenía la sensación de que le sobraban piernas y brazos por todas partes. Por no hablar de que Alice estaba encima de él. - Dios, Alice, lo siento. - Vaya liada. Ahora sí que le estaba recorriendo un escalofrío por todo el cuerpo, pero de pensar en la que acababa de liar y en lo que diría su madre si se enteraba. O su padre, no quería otra conversación incómoda como la del otro día. O William. Oh, Dios, que era su casa. Lo iba a matar. - Ay, joder. - Que no se podía levantar, parecía una tortuga boca arriba, pero es que había caído en un ángulo malísimo. - Intento arreglarlo. De verdad. Te lo prometo. - Cuando alcanzara la varita. Que no sabía ni donde estaba.
Merci Prouvaire!


We are
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Alchem10

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Freyfirma

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Banner10

Together we are everything:

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Sin-t-10

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Nuestr10

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3650
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Empty

Mar Ene 12, 2021 1:09 am

Escenas de Navidad (parte I)
CON Marcus EN Casa de los O'Donnell Días del 26 al 30 de diciembre
Estaba a medio camino entre la risa y los jadeos al sentir a Marcus pegar las caderas a ella y desabrocharle los botones más rápido de lo que se esperaba, para ser sinceros. Así que simplemente se dejó llevar. – Muy bien. – Dijo como quien se lo dice a un niño pequeño, pero con un tono de voz que no dejaba lugar a dudas. – ¡Qué rapidillo! Cómo se nota cuando pones atención. Ya sabía yo que no hay reto demasiado grande para ti. – Y estaba tan encendida por él que se dejó llevar, no se paró a pensar en cual era el plan que llevaba, porque si lo hubiera pensado, no les hubiera pasado lo que ocurrió a continuación.

Evidentemente, se asustó, al sentir el crujido y el cómo su cama cedía totalmente haciéndoles resbalar como si estuvieran en un tobogán. Incorporó el tronco ligeramente, agarrándose donde pudo y le miró a la cara, preocupada por si se había hecho daño. – ¿Estás bien? – Pero el juguete cayéndole en la cabeza fue demasiado. Ya no pudo más y se empezó a reír como si se le fuera a acabar el aire. Trataba de levantarse pero nada, parecía que no tenía dónde agarrarse que no fuera una extremidad de Marcus, su propio cancán o algún mueble demasiado viejo como para ser un buen apoyo. Ya solo le quedaba reírse. Tratando de recuperar el aire dijo. – ¿Que lo sientes tú? En todo caso lo siento yo, que nada funciona en casa de los Gallia, ni si quiera las camas... Claro que esta es mi cama desde los once años... No estaba pensada para lo que pretendíamos hacer. – Y le volvió a dar la risa de imaginarse que se hubieran llegado a meter en harina y se les hubiera roto en ese momento.

Consiguió ponerse de pie con dificultad y le tendió la mano a Marcus mientras decía con una sonrisa. – ¿Te quieres relajar? No ha pasado nada. – Se ató un par de botones del vestido para no ir con él abierto como si tal cosa y poder recoger. – Toda la vida siendo Gallia te prepara para el desastre. – Dijo aún entre risas. Tomó la varita de la mesilla y pronunció. – ¡Bauleo! – Para despejar la zona de cosas, que volvieron todas bien dobladitas a su sitio. Observó las tablas y negó con la cabeza. – Le haré poción fortificante en cuanto tenga un momento, porque esas tablas ya no dan más de sí, es una tortura dormir ahí. ¡Reparo! – Lanzó paseando la varita a lo largo de la cama. – De momento con eso valdrá. – Se giró hacia Marcus y le tomó de los hombros con una sonrisa, sentándole despacito en la cama y poniéndole el bloque con la A en la mano. – Y ahora espérame un momento, que me quito el vestido, lo guardo y ya nos vamos. – Dijo con una risa final.

Desabrochó de nuevo los dos botones que se había abrochado por comodidad y dejó resbalar el vestido por sus brazos, dejándolo en el regazo de Marcus. Puso un puchero y dijo. – Qué pena, no te quedaba casi nada. – Pasó las manos hacia atrás a su espalda baja y soltó la cinturilla del cancán, dejándolo caer a sus pies y cogiéndolo del suelo, para ponerlo sobre el regazo del chico también. Se acercó lentamente, siendo muy consciente de que estaba en ropa interior nada más, y volvió a coger la barbilla de Marcus para que la mirara. – Oh, no me pongas esa cara, cariño. Ya está, todo arreglado, y tú has aprendido a quitarme ese vestido para la próxima vez que me lo ponga. – Se inclinó hacia él y dejó un beso en sus labios.

Mientras se agachaba para buscar su ropa y ponérsela pensó que, de todas formas, no le gustaba estar allí y que quizá hacerlo allí no era la mejor idea del mundo. No era como en el cuarto de Marcus, tan confortable y cómodo, bajo sus estrellas. Mientras se ponía su propio jersey y se frotaba los brazos, porque de repente era consciente del frío que hacía allí, se asomó por la ventana. Como había previsto, el jardín de atrás estaba hecho una auténtica jungla. Suspiro y se cruzó de brazos, girándose hacia él. – Oye ¿Quieres hacer algo por mí? – Se acercó otra vez hacia la cama y se sentó a su lado muy suavemente por si acaso. – ¿Decías en serio lo de arreglar el jardín?
Merci Prouvaire!


Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 JCqE0Sy

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 V1mQwnV
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Wm7AwJV
Ante todo, amigos
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Giphy
Ay, los retitos
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Empty

Mar Ene 12, 2021 2:59 pm

Escenas de Navidad (parte I)
CON Alice EN Casa de los O'Donnell Días del 26 al 30 de diciembre
Había roto la cama de Alice. Es que cada vez que lo pensaba se ponía malo. ¡Y lo peor era que ni siquiera había llegado a hacer nada! A ver como explicaba eso. Porque, sí, era su intención, pero se había quedado en eso, en una intención. Y se estaba viendo delante de más de un adulto teniendo que decir "- No hice nada. - ¿Y entonces por qué se ha roto la cama? - Bueno, fue por la intención. - ¿La intención de qué?" y hasta ahí le llegaba el diálogo sin morirse. Por no hablar de que nadie iba a creerse que una cama se rompiera solo por una intención. ¿Acaso estaba llena de termitas? ¡Por favor, que Alice era una plumilla, y él era alto pero muy delgadito, no pesaban tanto! ¿Se habría tirado más fuerte de lo que pretendía? Espera espera, ¿la habría encantado William para evitar que su hija...?

Todavía no había logrado ni levantarse, luchando contra sus propios pensamientos y ese ángulo tan incómodo en el que había caído, cuando miró con el ceño fruncido, alucinando, a Alice. Por supuesto, se tenía que reír. Negó con la cabeza. - Eso, ríete. - No sabía ni de qué se extrañaba. Siempre le quedaba la estrategia de echarle la culpa a ella por provocarle... Como siempre. Echó la cabeza atrás para mirar a su alrededor, aún con la chica encima, calculando como salir de allí, y acabó apoyando los brazos en lo que tenía a su alrededor, que no sabía ni lo que era, para impulsarse un poco. Aun así seguía teniendo a una Alice muerta de risa encima. Bufó. - ¡Alice! - Él agobiado y ella riéndose, el resumen perfecto de sus siete años de amistad.

Al final fue ella la primera en levantarse, y él se ayudó de su mano para ponerse de pie aunque aún con cara de malas pulgas. Y encima le decía que se relajara. Abrió los ojos. - Noo que va, no ha pasado nada. - Todavía podía ser peor. Podrían estar en un sitio en el que pudieran ser descubiertos por alguien y él estar allí medio desnudo con Alice encima en una cama rota. Genial, en serio. A más lo pensaba más se agobiaba. Recogió su jersey del suelo, buscando con la mirada a su alrededor intentando recordar dónde había dejado la varita, pero en esas Alice lo recogió todo con la suya. Bueno, al menos así no parecía un auténtico caos aquello, y la cama ya no parecía tan rota. - Deberías comprarte otra. - Comentó, aún con el tono tenso pero al menos ya no tan nervioso. - Para dormir. Bien. Para dormir bien. - ¿Qué? ¿De verdad era necesario matizar eso, Marcus? Claro, no le iba a decir a Alice "cómprate otra cama para que la próxima vez que nos tiremos en ella no se rompa". Vaya cortada de rollo, en serio...

Rodó los ojos, suspirando entre dientes, mientras se dejaba conducir por Alice con cara de resignación hasta sentarse en la cama otra vez. Si pudiera levitar, levitaría, prefería no tomar más contacto con ese mueble, a ver si lo iba a romper otra vez. Para su suerte o para su desgracia, nadie como Alice le provocaba unas subidas y bajadas emocionales tan bruscas, porque la cara se le relajó bastante cuando puso el cubito en su mano y le dijo que se iba a cambiar. Asintió en silencio. Al menos parecía no haberse tomado tan mal como él que le destrozara la cama para nada, que desbaratara todas las cosas del baúl y que la dejara con las ganas después de tanto jueguecito con el vestido. Vestido que, oh, por cierto, ¿iba a quitarse delante de él? Ladeó la cabeza y esbozó una sonrisita, aunque rodó los ojos y suspiró otra vez ante ese comentario. - No me lo recuerdes. - Que no le quedaba nada, ya. Menudo idiota, no podía habérselo quitado de pie en vez de tener tantas prisas.

Se le había quedado una cara de bobo importante que enmascaraba su fastidio y toda la chulería de antes cuando vio ese vestido caerse hasta el suelo. No se iba a acostumbrar en la vida a ver a Alice en ropa interior, ni quería hacerlo, quería sorprenderse todas y cada una de las veces. Cuando le puso el vestido y el cancán en el regazo él aún estaba con los pies no demasiado en la tierra. Debió habérsele escapado un suspiro inconsciente acompañado de una expresión de perrito triste porque Alice le estaba diciendo que cambiara la cara, y él intentando mirarla a los ojos, pero estaba muy cerca y en ropa interior y... ¡Jolín, qué mala pata! Que a ver, insistía, él no había ido allí a eso, pero... Ya que habían empezado, era un fastidio dejarlo así. Y más por su culpa. Tenía ganas de darse cabezazos.

El beso en sus labios, de todas formas, lo curó todo. La miró con una sonrisa de adoración (ah, sí, se le había acabado ya el mosqueo con ella por ese ataque de risa, como siempre también) y siguió mirándola mientras recogía la ropa, con el vestido y el cancán en sus piernas sin hacerles mucho caso. - Oh. - Soltó en un cómico tono penoso cuando se hubo vestido. - Recordaré como queda el vestido puesto... Y quitado. - Ladeó la cabeza hacia el otro lado. - Y te aseguro que no se me va a olvidar el procedimiento. - Lo podía jurar. Y que iba a tener más cuidadito con los muebles, también.

Ya era hora de levantarse de allí y hacer algo productivo. Al menos, volviendo al objetivo que les había llevado hasta allí, Alice tenía vestido. Fue consciente de que este estaba en sus piernas cuando fue a levantarse. Tomó el vestido y el cancán y los dejó en la cama, alcanzando su varita, la cual localizó al lado del baúl, justo donde había estado sentado minutos antes, y lanzando un hechizo para doblarlos perfectamente de cara a llevárselos. Alzó la mirada hacia Alice cuando le hizo la petición, viendo como volvía a la cama, por lo que se sentó de nuevo, y ella a su lado. - Por supuesto. - Para eso estaba allí, para echarle una mano. Y entonces comentó lo del jardín. Marcus asintió con seguridad. - Claro. No solo sé hacer tortitas maravillosas o doblar ropa a la perfección. - Al menos estaba recuperando un poco el buen humor y el tono sobrado. - Mi abuela también me enseñó algunos hechizos de cuidado básico de jardín casero. Me gustaba quitar las hojitas de otoño cuando era pequeño y lo pasaba en casa. - Tomó su mano y se levantó, dirigiéndose a la ventana y acercándola a ella. Es verdad que el jardín tenía mal aspecto, pero no lo iba a dejar traslucir. - Hmmm a ver a ver... - Teatralizó, entrecerrando los ojos y mesándose la barbilla. - Vale, puedo encargarme yo de quitar las hojas secas y recortar el césped. Tú puedes estudiar qué planta iría mejor en cada zona. Yo creo que aquel. - Puso el índice en el cristal de la ventana, señalando a la zona más este del jardín. - Podría ser el sitio perfecto para recrear el clima para plantar los díctamos. - Se giró a la chica, con una sonrisa. - No se me ha olvidado. Te lo prometí. -
Merci Prouvaire!


We are
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Alchem10

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Freyfirma

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Banner10

Together we are everything:

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Sin-t-10

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Nuestr10

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3650
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Empty

Mar Ene 12, 2021 4:44 pm

Escenas de Navidad (parte I)
CON Marcus EN Casa de los O'Donnell Días del 26 al 30 de diciembre
Cuando Marcus la miraba así, paseando los ojos por su cuerpo que casi notaba como si la acariciara, se le hacía muy difícil no agarrarle del tirón, ponerle encima de ella y que lo hicieran en el suelo mismo. Pero no, no era el lugar y quedaba bastante claro que tampoco era el momento, así que se refugiaría en sus palabras. Sonrió de medio lado y dijo con voz aterciopelada. – Pienso ponérmelo en Nochevieja... Vete pensando cómo vas a hacer para quitármelo. – Dijo pasando un dedo por su rostro. Así era siempre. Como Firinne y la luna. Una noche juntos, y otras tantas separados.

Cuando se reunió con ella en la ventana sonrió por su entusiasmo y sus bromitas. – Ah, sí, las afamadas tortitas Gallia-O'Donnell y sus más afamados descubridores. – Dijo con una risa. Rodeó la cintura de Marcus con un brazo y apoyó la cabeza en su pecho, sonriendo. – Qué mago más apañado eres. Igual si se lo contamos a la abuela Molly te perdona no haberte cogido Herbología desde hace tres años. – Rio un poco en recuerdo de la reprimenda que le había caído a cuenta de eso en Nochebuena. Todo parecía buco, todo parecía fácil y encarrilado ¿Por qué no podían ser así siempre? Pasó el otro brazo también en torno a su cintura y asintió con la cabeza. – Me parece bien. Voy a ver si mi padre tiene aún poción herbicida por ahí y te ahorra trabajo. Y a mí, porque como tenga que hacerla sí que no nos vamos de aquí.

Iba a separarse para ponerse a trabajar, cuando Marcus señaló aquel punto y dijo lo de los díctamos. Gal le miró con los ojos brillantes y una sonrisa alucinada. Aquella promesa tenía tantos años... Se lo había prometido el día que murió su madre, que plantarían díctamos, que los harían crecer. – Es increíble que aún te acuerdes. – Le dijo emocionada acariciando su mejilla. – Bueno, y si lo consigues, entonces estoy a tiempo de concederte lo que te prometí yo si lo lograbas. Que pudieras pedirme lo que quieras en séptimo. Menos ser prefecta, creo que especifiqué. – Dijo entornando los ojos y frunciendo el ceño, como si le estuviera costando acordarse. Nunca jamás olvidaría ese día. Fue un día triste, sombrío, confuso. Pero fue el día en el que algo en su interior le dijo que estaba enamorada de Marcus O'Donnell.

Sonrió y tiró de la mano de Marcus para bajar hasta el jardín. El cuadro no parecía haberse percatado de su presencia, pero a ella se le encogió el corazón igualmente. Gal había jugado en ese jardín horas enteras, se había tendido al lado de su madre mil veces mientras ella cuidaba de las plantas y le decía por qué plantaba cada una de ellas. Y ahora todo aquello estaba... Muerto. Suspiró mientras entraba al invernadero y miraba en la caja de una de las esquinas. Efectivamente, allí había poción herbicida y se dedicó a echarla por las macetas y los laterales del jardín mientras dejaba a Marcus trabajar. Se acercó a una de las esquinas del jardín, donde había un haya altísima de donde colgaba un columpio medio deshecho. Pasó las manos con tristeza por sus cuerdas y murmuró un Reparo y apuntó al asiento. –Colovaria purpúrea – Para que se pusiera morado. El color favorito de su madre. Se sentó sobre él y miró a Marcus. – Esto era mío. Me lo puso mi madre aquí para tenerme vigilada mientras ella trabajaba en el jardín. – Se meció un poco con el impulso de sus pies en el suelo y señaló con la cabeza un lugar cerca de donde estaba Marcus. – Y eso es un almendro. Mamá lo plantó porque se lo pedí yo, adoro ese árbol. Sus flores solo duran un mes al año y hace años que no veo las de este, porque florece en febrero, en lo más crudo del invierno, cuando nadie puede disfrutarlo... – Suspiró y se acercó allí rozando con los dedos su tronco. – A mi me gustaba porque me recordaba a mi madre, y eso que ella odiaba el rosa – recordó con una risa. – Decía que le quitaba protagonismo al morado. Pero yo siempre le decía que ella era la flor más bonita, como la del almendro. Y también duró menos de lo que debía... – Dijo con una sonrisa triste. – Voy a ver qué semillas quedan en el invernadero. - Le gustaba aquello. Los dos en el jardín, haciendo algo cotidiano, no especial, pero aun así, bonito... Vale. Ya se estaba montando historias en la cabeza. Mejor se centraba en las plantas.

En cuanto vio la etiqueta, aún con la letra de su madre, que ponía claramente de qué era aquellas semillas, salió corriendo hacia donde estaba Marcus y se las puso en la mano. –¿Sabes de qué son? – Puso carita pillina. – De espino blanco ¿Quieres que lo plantemos? – Miró a ambos lados y volvió a mirar al almendro. – El mejor sitio es ahí, al lado de mi almendro. – Puso el diminuto paquetito de semillas en la mano de Marcus y dijo – Plántalas tú, de eso te acordarás cómo se hace, además, el irlandés aquí eres tú. – Dijo dejándole un beso en la mejilla entre risas. – Voy a ver qué más puedo plantar. – Y se alejó alegremente, sacando la varita y plantando flores por los bordes del jardín y acelerándoles el crecimiento con hechizos, así como en el invernadero. Sí, definitivamente quería un espino en su jardín. Y uno plantado por Marcus, además. Y pensaba cuidarlo con su vida si hiciera falta. Arreglando el invernadero encontró otro mini paquetito de semillas y asomó la cabeza por la estructura para mirar a Marcus, allí junto al almendro. – Oye ¿Quieres cumplir cierta promesa? – Dijo agitando el paquetito en el aire para que viera que se refería a que había encontrado semillas de díctamo.
Merci Prouvaire!
[/quote]


Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 JCqE0Sy

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 V1mQwnV
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Wm7AwJV
Ante todo, amigos
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Giphy
Ay, los retitos
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Empty

Mar Ene 12, 2021 6:41 pm

Escenas de Navidad (parte I)
CON Alice EN Casa de los O'Donnell Días del 26 al 30 de diciembre
- La abuela Molly me lo perdona todo. - Dijo con expresión infantil y cara de nieto favorito. Pero Alice parecía bastante impresionada cuando le dijo lo de los díctamos, a pesar de que para él era algo totalmente normal. ¿Cómo iba a olvidarlo? Fue su promesa. Marcus nunca incumplía una promesa, menos aún a Alice, y menos aún dicha en un momento como ese. - Pues claro que lo recuerdo. Yo lo recuerdo todo. - En otro contexto y con otro tono podría haber sido un comentario de los suyos, pero el tono había sonado suave y entregado. No podría olvidar ni un momento vivido con Alice ni aunque quisiera.

Arqueó las cejas y la miró con expresión divertida. - Es verdad, me prometiste una recompensa. - Se mojó los labios y miró hacia arriba, con los ojos entrecerrados, siseando un poco mientras se hacía el interesante. - Tendré que pensarlo bien. Un deseo no se desperdicia así como así. - Se dejó arrastrar sonriente, notando como el ambiente había vuelto más o menos a ser el que era cuando llegaron aunque con una Alice más ilusionada ante la perspectiva de arreglar el jardín. Nada más llegar se puso manos a la obra, varita en mano, quitando las hojitas secas y las hierbas muertas para dejar el terreno lo más despejado posible. La tierra parecía bastante deshidratada, estaba claro que aquello no lo cuidaba nadie en años. Probablemente Alice hiciera lo que estuviera en su mano cuando iba en verano, pero poco remedio tendría si William no lo cuidaba el resto de los meses. Se acercó a la zona que había señalado desde la ventana y se agachó, tocando un poco la tierra, mirando hacia arriba para comprobar que la inclinación del sol efectivamente pudiera propiciar el ambiente cálido que necesitaban los díctamos del desierto para crecer. No iba a ser fácil crear un microclima cálido en Londres para una planta como esa, pero quería pensar que, con un poco de trabajo, los conocimientos de Alice y una buena investigación sobre hechizos, más lo que pudiera sacar de William que seguro que tenía algo, lo conseguirían. Ya tenía mentalmente apuntado volver en verano para llevarlo a cabo.

Se giró para escucharla, sonriendo al verla en el columpio, y luego posó su mirada en el almendro. Era alto y bonito aun no estando florecido, pero desprendía un aura solitaria y triste, como si nadie le prestara atención. Se levantó y se acercó a Alice, colocándose a su lado cuando ella tocó el almendro, escuchándola. - Visto así tiene sentido. - Comentó sonriente a eso de que el rosa le quitaba protagonismo al morado. Bajó la mirada y tragó saliva, también con una sonrisa triste, ante la analogía de la flor con Janet. Antes de que Alice se fuera, acarició un poco su mano, y luego volvió a mirar el almendro. Bueno, el año que viene si estarás aquí para verlo florecer, pensó, porque ese era ya el último febrero que Alice pasaría en Hogwarts. Se preguntaba... Si él estaría allí con ella para verlo también... Y en calidad de qué.

Respiró hondo y miró a Alice de nuevo. Parecía bastante entusiasmada buscando semillas y eso le hizo sonreír. No pedía tanto, no pedía otra cosa de hecho, solo verla así: feliz. Se volvió a su sitio, continuando con su tarea con los hierbajos, pensando... Cosas. Si alguien le preguntara, no sabría muy bien qué contestarle. Simplemente estaba... Concentrado, en silencio, pendiente de lo que hacía, de dejar aquello lo mejor posible. Recordaba lo distinto que era la primera vez que fue, recordaba a Janet. Pensaba en la dedicación que tuvo que ponerle a todo aquello, pensaba en lo duro que tenía que ser para William entrar allí y en por qué estaba abandonado. Pensaba, quería pensar, que simplemente por el hecho de estar él allí, ayudando a mejorar un poco ese jardín, estaría haciendo feliz a Alice, recordar tiempos mejores. Y en esas, llegó la chica corriendo. - ¿En serio? - Respondió ilusionado, mirando las semillas en sus manos. Se dirigió sonriente hasta el almendro, pero miró con los ojos entrecerrados y una sonrisilla a Alice. - Soy inglés, chica francesa. Pero te lo dejo pasar porque soy un espino bueno. - Bromeó. Cómo no se lo iba a dejar pasar, si se lo decía así y le premiaba con un beso en la mejilla.

- ¿Pues sabes qué? Cuando era pequeño a veces íbamos al pueblo de mis abuelos en Irlanda, pero dejamos de ir. Decían que tampoco les quedaba mucha gente a la que visitar, así que... - Se encogió de hombros, mirando la tierra mientras plantaba las semillas. - Pero mi abuela tiene muchísimas ganas de ir, y la verdad es que apenas me acuerdo. - Alzó la mirada y la dirigió a la chica, con una mezcla entre prudencia e ilusión. - Podríamos... Ir en verano. Una especie de viaje de fin de curso. Seguro que mi abuela está encantada. - Y así como así se estaba programando otras vacaciones con Alice formando parte de su familia. Se mojó los labios con una sonrisita y siguió plantando mientras la chica ya andaba de nuevo buscando semillas.

No podía evitar mirarla de reojo desde allí. De hecho, cuando terminó de plantar las semillas (que con el hechizo correcto tampoco tenía mucha ciencia) directamente se sentó en la tierra, con una rodilla flexionada, abrazándose a esta, y se quedó mirando como Alice hacía crecer las flores, sin poder evitar sonreír. Quizás le regañara o se metiera con él por estar simplemente ahí sentado mirándola, pero... Merecería la pena. Guardó una risa entre sus labios cuando la chica desapareció tras la estructura del invernadero y bajó de nuevo la mirada a la tierra, comprobando que había plantado las semillas correctamente, hasta que de nuevo llamó su atención. Frunció el ceño con curiosidad y achicó los ojos para ver bien. - ¿En serio? - Preguntó ilusionado, levantándose y dirigiéndose hacia allí.

- Y yo que ya me veía recorriéndome todos los herbolarios de Hogsmeade para encontrarla. - Comentó una vez llegó hasta ella, tomando el paquetito y mirándolo, y una risita de admiración se escapó de entre sus labios. - Tus padres son geniales. - Ese comentario le había salido directamente del corazón, sin pensarlo, porque de verdad así lo sentía. Pero fue cuando ya estaba lanzado cuando se dio cuenta de que había incluido a Janet en ese tiempo presente. Miró fugazmente a Alice, esquivando tímidamente sus ojos justo después, mientras se mojaba los labios y sonreía con levedad. - Tu madre estaría contentísima. Se nota que tenía este jardín muy trabajado. No está tan mal como parece, solo un poco en desuso. - Acarició la mejilla de la chica. - Volverá a estar precioso, ya lo verás. - Estaba convencido.

Miró hacia el lugar que había elegido e hinchó el pecho con satisfacción. - ¿Qué? ¿Vienes a ver a Marcus O'Donnell cumpliendo una promesa en vivo y en directo? Es todo un hecho digno de ver. - Arqueó las cejas y se dirigió con la chica hacia allí. Se agachó en la tierra, abrió el paquetito y vertió un par de semillas en las manos de Alice. - Toma, entre los dos. - Empezó a ahuecar la tierra. - Así vemos cuáles salen más bonitos, si los tuyos, o los míos. - Bromeó guiñándole un ojo. - Lo más probable es que salgan sanos y fuertes solo por el hecho de estar el uno junto al otro. - Añadió, delatándose bastante en la expresión con la que estaba mirando a la chica, por lo que tomó aire con una sonrisilla chulesca y una ceja alzada y recondujo. - Aunque si se parecen un poquito a nosotros probablemente empezarán a retarse el uno al otro a ver cuál crece más alto y acaben sobrepasando al almendro. -
Merci Prouvaire!


We are
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Alchem10

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Freyfirma

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Banner10

Together we are everything:

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Sin-t-10

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Nuestr10

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3650
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Empty

Mar Ene 12, 2021 9:22 pm

Escenas de Navidad (parte I)
CON Marcus EN Casa de los O'Donnell Días del 26 al 30 de diciembre
Rio un poco a lo de chica francesa. Cuántas veces había tenido que explicar que no, no era francesa exactamente, pero hablaba francés, pero toda su familia era francesa, pero ella inglesa, y que llevaban así siglos... De pequeña le molestaba mucho, pero ahora le hacía mucha gracia, especialmente cuando Marcus veía necesario especificarle que él era inglés. Sí, no lo había notado para nada. Se volvió al invernadero a trabajar en las macetas pero escuchó lo que le estaba diciendo, y se asomó fuera del invernadero con los ojos brillantes de una niña pequeña. – ¿Lo dices en serio? – Preguntó con una gran sonrisa. – ¿De verdad me llevarías a Irlanda? Me... Me encantaría. – Y no era capaz de explicar por qué le hacía tanta ilusión, al fin y al cabo, Marcus se había pasado medio verano en la Provenza con ella siempre que había estado allí. Pero él mismo no recordaba nada del pueblo de sus abuelos, y la perspectiva de ir con Larry y Molly se le antojaba simplemente preciosa y... Como si implicara mucho más que jugar desde pequeños en los campos de lavanda. Rio un poco más, ilusionada. – Como se entere mi memé se muere de envidia... Motivo de más para ir. – Terminó con una carcajada.

Ver la sonrisa y la ilusión en la cara de Marcus era una bendición, aunque se le hubiera escapado hablar de "sus padres" en presente. Vio cómo se daba cuenta de inmediato y rectificaba. Ella puso una sonrisa resignada y puso las manos en su pecho mirándole, mientras él intentaba explicar lo que había querido decir. – Lo sé. A todos nos pasa. Esta casa grita "Janet" por todas partes. – Dijo con voz dulce y susurrada. Asintió a lo de que quería verle cumplir una promesa y fue a la esquina del jardín a plantar los díctamos.

Y allí estaban, plantando las flores "entre los dos" tal como había dicho él. Y de repente se sentía distinta, como si aquello fuera mucho más significativo que hacer crecer unos díctamos. El pecho le subía y le bajaba agitado, y no podía pensar muy claramente, porque tenía el pulso acelerado. – Bueno, si es por crecer, el mío se quedara como a la mitad de la altura del tuyo. – Dijo con una carcajada. Pero seguía enturbiada en la cabeza. Estaban haciendo aquello que le prometió el día que supo, a ciencia cierta, que estaba enamorada de Marcus. Estaban cerrando un círculo que había empezado el veintinueve de mayo de hacía casi cuatro años. Observó las manos de ambos sobre la tierra, y movió un poco la suya para rozar la de Marcus. ¿A qué estaba esperando? ¿Qué más señales del universo necesitaba para decir la verdad de una santa vez? Levantó la mirada y la clavó en aquellos preciosos ojos verdes que la traían por la calle de la amargura ya no sabía ni desde hacía cuánto. Sabía que tenía las mejillas sonrosadas, lo notaba. – Marcus... – ¿Qué la frenaba? ¿Por quién más haría todo aquello que no fuera ella? "Los chicos como Marcus no acaban con las chicas como Alice" "Te sabes el horario entero de Poppy McKenzie" "O te pliegas o te echarán". Tragó saliva. Dudas, siempre dudas, siempre miedos, a no ser mejor que alguien, a simplemente no ser suficiente.

Frunció el ceño y miró a sus manos, unidas sobre la tierra. Soltó el aire por la boca y parpadeó, para frenar las lágrimas. – Puedo... ¿Puedo pedirte una cosa? No es fácil. – Siempre que tenía tantas dudas recurría al recuerdo de su madre. Pero en esa casa siempre le costaba más. Porque había un recuerdo bastante hablador al que no se le podía ignorar precisamente, pero no le daba la paz que le daba pensar en su madre. Apretó la mandíbula y dijo. – Acompáñame a verla... A mi madre. – Cerró los ojos y negó rápidamente con la cabeza. – A su tumba, quiero decir. No he ido nunca y... – Carraspeó y puso media sonrisa. – Creo que la necesito. – Sí. Antes de tirarse al precipicio necesitaba consultar con su madre, aunque no recibiera respuesta.
Merci Prouvaire!


Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 JCqE0Sy

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 V1mQwnV
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Wm7AwJV
Ante todo, amigos
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Giphy
Ay, los retitos
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Empty

Miér Ene 13, 2021 12:33 am

Escenas de Navidad (parte I)
CON Alice EN Casa de los O'Donnell Días del 26 al 30 de diciembre
La reacción de Alice le arrancó una sonrisa sincera. Parecía que le había hecho ilusión eso de ir a Irlanda, y eso que ni siquiera él podía precisar si el plan sería atractivo o no, apenas recordaba nada de allí. La cuestión era... Ir con ella, le daba un poco igual el sitio, y de paso hacer algo que a su abuela le hacía ilusión. Era buena señal esa reacción en Alice, quería pensar. Significaba que estaba cómoda con su familia. Y eso era indudablemente bueno.

Sí, esa casa emanaba recuerdos de Janet por todos los rincones, era inevitable sentirlo. Más recuerdos aún tendrían cuando esos díctamos florecieran, pero quería pensar que sería un bonito homenaje hacia ella. "Tienes los ojos del color del díctamo". Sonrió él solo, simplemente recordándolo, mientras aplastaba la tierra con sus manos. Y durante esa tarea, la chica movió la mano y la rozó con la suya, y él alzó la mirada ladeando una sonrisa cómplice. Le gustaba aquello, le hacía sentir bien. Hablaban mucho pero ahí estaban compartiendo un silencio bonito, estaban haciendo algo para Janet, para una persona a la que querían y les quería. ¿Qué más se podía pedir?

Volvió a bajar la mirada a la tierra, a sus manos, pero tan solo unos segundos, porque volvió a subirla expectante cuando Alice dijo su nombre. Sintió que tardaba mucho en decir lo que tenía que decir, como si se lo estuviera pensando... Lo entendió cuando se lo dijo. Había asentido con obviedad a su primera pregunta, él haría lo que Alice le pidiera, fuera fácil o difícil, lo que le intrigaba era el tono, no sabía qué podía ser. Y cuando lo supo, sintió una punzada en el pecho. Pero su respuesta era muy clara. - Por supuesto. - Se movió un poco en el suelo, cruzando las piernas y poniéndose frente a ella, agarrando sus manos. - Voy contigo, vamos cuando tú quieras. - No le importaba dejar lo que estaban haciendo e irse inmediatamente, o ir esa tarde, o cualquier otro día de las vacaciones, o en algún momento indefinido del tiempo cuando Alice estuviera preparada. Pero desde luego que iría con ella. Y algo le decía que iba a ser la primera opción.

Sonrió con suavidad, miró hacia la tierra y sacó su varita. Pronunció un par de hechizos y volvió la vista a Alice. - Esto ya está. - Se sacudió las manos y pasó un dedo por su mejilla con suavidad. - ¿Quieres ir ahora? - Tenían tiempo de sobra, y si llegaban más tarde lo explicaría en su casa y lo entenderían perfectamente. Dejó un beso en la frente de la chica y dijo. - Si quieres, llévate estas cosas de vuelta al invernadero y yo voy a por tu vestido y nos vamos. - Se levantó y entró en la casa.

La habitación se había quedado más o menos recogida con los hechizos que Alice había hecho. Cogió una mochilita que vio por allí, guardó dentro el vestido y el cancán lo mejor que pudo y echó un vistazo por la ventana, viendo como Alice recogía por el jardín. Al salir sus pasos aminoraron al pasar frente al despacho de William y tragó saliva. No, esa no era Janet. Janet era la persona a la que iban a visitar en unos minutos, la persona que habitaba en sus recuerdos. Sin embargo, costaba. Costaba saber que estaba allí, costaba pasar de largo sin decirle nada... Pero lo hizo.

Echó aire por la boca para recomponerse un poco y volver a aparecer ante Alice con una sonrisa. Con la mochila a la espalda, se agarró del brazo de la chica y, en un abrir y cerrar de ojos, se aparecieron en el cementerio. Marcus nunca había estado, afortunadamente no había tenido demasiadas muertes en su entorno, su abuelo murió siendo él bastante pequeño y no llegó a ir. Estar allí... Era frío y en cierto modo desolador. A pesar de que ya habían llegado, no soltó el brazo de la chica. Quería que sintiera que estaba con ella, quería que le viera sonreír con tranquilidad, que sintiera que la apoyaba. En su momento no estuvo ahí, o estuvo demasiado tarde para su gusto. Ahora sí, estaría.
Merci Prouvaire!


We are
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Alchem10

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Freyfirma

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Banner10

Together we are everything:

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Sin-t-10

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Nuestr10

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3650
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Empty

Miér Ene 13, 2021 9:50 am

Escenas de Navidad (parte I)
CON Marcus EN Casa de los O'Donnell Días del 26 al 30 de diciembre
Y Marcus le contestó de la manera más comprensiva del mundo, haciéndola sentir aún peor. Ahora no podía retractarse y decirle "no, oye, que en verdad quería declararme". Pero casi que mejor, porque parte de ella gritaba que lo hiciera, que ya estaba bien de jugar al ratón y al gato. Pero es que la otra parte le recordaba todos los motivos por los que no debían estar juntos. Y claro, así np podía tomar una decisión. El besito de Marcus en la frente le hizo soltar aire y sonreír, sintiéndose inmediatamente mejor con aquella actitud, muy de su amigos, de ofrecer opciones para ponerte la vida en bandeja por delante. – Sí, vámonos. Vamos bien de hora. – "Cosa que, si al final hubiéramos hecho lo que nos proponíamos arriba, no sería así. – Así que vamos. – Terminó con una sonrisa.

Se quedó recogiendo en el jardín, orgullosa del trabajo que habían hecho y aunque, si bien no estaba como el jardín de su madre, ya lo estaría. Ya habían plantado la semilla, y nunca mejor dicho, ya lo sacaría adelante. Suspiró, acercándose a su almendro, acariciando su tronco y mirando la tierra removida justo a su lado. Dentro de no mucho habría allí un espino, justo al lado de su almendro, que le recordaría siempre aquella mañana. Otra más. Otro recuerdo imborrable.

Volvió a sonreír al ver a Marcus y se dejó aparecer por él en el cementerio. Sabía dónde tenía que ir, su padre se lo había explicado mil veces. Y sabía que la tata también iba, y que habían llevado a Dylan. Pero a ella la consideraban lo suficientemente madura como para elegir cuándo ir. Bueno, pues no lo había sido. Notó como Marcus seguía aferrado a su brazo y se acompañó de él, caminando por el camino del cementerio que su padre le había descrito tantas veces. Cuando llegó, distinguió el arce japonés justo detrás de la tumba de mármol blanco y letras negras. Jane Gallia. Dolía más verlo así, sobre una lápida, aunque ya supiera que estaba allí. Sonrió de medio lado, arrodillándose, y dijo. – Increíble. La casa la tiene echada abajo, pero la tumba está perfecta. – No tenía ni una hojita, y de hecho, tenía un vasito con díctamos justo al lado. Se agachó y rozó uno con la mano. – Son díctamos conservados con alquimia... – Si es que, en el fondo, su padre y ella pensaban exactamente igual. Por eso tenía tanto miedo. Porque sabía que ella también se volvería loca en su lugar. – No sabía ni que mi padre se acordaba de cómo usar la Alquimia. – Puso una sonrisilla y frunció el ceño. – A mí nunca me habla de Alquimia. Y resulta que sabe conservar perfectamente unos díctamos. – Miró al nombre de su madre. – Pero para ti hace y habla de lo que haga falta.

Suspiró y rozó con los dedos la fría losa con el nombre de su madre. Casi se había olvidado de que Marcus estaba allí. – No sabes la falta que haces aquí. "Sé libre de escoger tu propio camino" es muy buen consejo, pero no cubre ni la mitad de las decisiones que tengo que tomar aquí... – Miró al chico y sonrió con tristeza. – Fue lo último que me dijo ¿Sabes? que siguiera mi propio camino. Y le dijo a papá que no estaba solo, que nos dejaba con él... – Volvió su vista a la lápida y acarició las flores de nuevo. – Yo nunca voy a dejarle solo, mamá. Yo haré todo lo que tú hubieras hecho. – Y entonces, como si la hubiera entendido el viento empezó a soplar, moviéndole el pelo, refrescando su cara y moviendo las hojas del arce japonés. Sonrió. Qué cabezota era su padre. Se levantó de donde estaba y se puso al lado de Marcus. – Después de todo este tiempo, creo que el amor es encontrar todas esas cosas que definen a la otra persona y hacerlas parte de tu vida. – Señaló el arce con la barbilla. – Mi padre comparaba a mi madre con ese árbol. Decía que era super resistente y que los japoneses ni se paraban a mirarlo, pero que los extranjeros no podían dejar de admirarlo. Era una analogía muy bonita de mi madre cuando vivía en América. – Se apoyó en el hombro de Marcus. – El amor salvó a mi madre. Nunca lo había visto así. – Volvió a acercarse a la tumba. – Siempre pensé que como tú nunca tuviste miedo ni dudas, eras tú la que había salvado a papá, y que lo habías destruido cuando te fuiste. Pero no. Os salvasteis el uno al otro. Eso es el amor. – Sonrió aunque le cayeran dos lágrimas por la cara y el viento se las hiciera sentir frías. Se apartó el pelo y dijo. – Algún día volveré y te traeré un ramo de flores de almendro. Para que veas que yo también pienso en ti. Constantemente, en todo lo que hago. – Sonrió cuando el viento agitó más fuerte. Sí, libre como el viento mamá, lo sé. Pero solo quiero soplar en una dirección, y sé qué dirección es, pensó mirando de reojo a Marcus, de pie junto a ella.
Merci Prouvaire!


Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 JCqE0Sy

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 V1mQwnV
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Wm7AwJV
Ante todo, amigos
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Giphy
Ay, los retitos
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Empty

Miér Ene 13, 2021 7:20 pm

Escenas de Navidad (parte I)
CON Alice EN Casa de los O'Donnell Días del 26 al 30 de diciembre
Toda esa chulería de Marcus no era más que una máscara, un modo de ir por la vida que adornaba un poco al Marcus de verdad, emocional y sensible. Pero, al igual que el día del funeral, tragó saliva y se dijo a sí mismo que ya tendría tiempo de llorar cuando estuviera solo si hacía falta, que ese no era su momento y que estaba allí para apoyar. Pero todo aquello emanaba una especie de tristeza hermosa: el arce, los díctamos conservados con alquimia, todo ese entorno tan precioso en detalles y mimado, como solo William Gallia podría tenerlo. Estaba claro que solo tenía ojos para ella, para Janet, y que allí donde ella estuviera, él sería él mismo en su mejor expresión. Su propia casa había dejado de ser ese sitio, al parecer.

La mención de la alquimia, y Alice reconociendo que no sabía que su padre sabía usarla, le provocó un escalofrío y le hizo bajar la cabeza con culpabilidad. Cuando entró en su despacho vio cosas que le dieron muy mala espina, y no se le había olvidado, de hecho le había dado bastantes vueltas esos días, pero no se lo había dicho a nadie. Quería pensar, por la estima en la que tenía al hombre, que no haría una locura de ese calibre, algo a todas luces oscuro y, por supuesto, ilegal. Pero siendo realistas... William llevaba años que no estaba pasando por su mejor momento, y tenía el intelecto y las competencias (y el tiempo libre) de sobra como para llevar eso a cabo. Tragó saliva de nuevo. No lo quería ni pensar... Prefería no pensarlo, de hecho. Pero tampoco podía dejarlo pasar así como así. Si al final hacía algo se sentiría el doble de culpable de no haber intervenido cuando aún estaba a tiempo.

Dejó una caricia en el brazo de la chica con una sonrisa, porque obviando todo eso por un momento, lo de los díctamos le pareció un gesto precioso de amor hacia Janet. Dio un paso atrás y dejó que Alice se acercara a la tumba, permaneciendo él en un discreto y respetuoso segundo plano, simplemente escuchando. Volvió a sonreír con un toque triste. Sus últimas palabras... Eso explicaba muchas cosas, esa necesidad de libertad de Alice. "El pájaro que quieres cazar lo retendrás con un nido, no con una jaula". "No quiero que te obsesiones con el nido y descuides al pájaro". Si supiera, si por un momento siquiera llegara a sospechar, que Alice iba a sentirse encerrada o privada de su libertad por estar con él... Simplemente la dejaría volar, aunque eso le partiera el alma. Él no creía en pedirle deseos a las estrellas, pensaba que lo que conseguías lo lograbas con tu esfuerzo. Pero un día pidió un deseo a una, la noche de San Lorenzo, y realmente lo que hizo fue trazarse un objetivo: que Alice fuera siempre feliz. Alice. Si él entraba en esa ecuación de felicidad, eso era otra cuestión diferente.

Miró a su alrededor cuando notó el viento soplar con más fuerza, dirigiéndose luego a Alice. "El amor es encontrar todas esas cosas que definen a la otra persona y hacerlas parte de tu vida". Se había quedado mirando a la chica con los ojos brillantes aun cuando ella se había girado hacia el árbol y empezaba a hablar de él. No podía estar más de acuerdo con esa frase... Y qué difícil era mantenerse en eso que quedaba tan bien de "solo quiero que Alice sea feliz aunque no sea conmigo", porque una parte de él pensaba que no había nadie que pudiera lograr eso mejor que él. Como dudaba que existiera chica en el mundo que le hiciera sentir lo que le hacía sentir ella.

Frunció un poco los labios, con cierta resignación, bajando momentáneamente la mirada para respirar y centrarse en lo que Alice le contaba, y ya sí se dirigió al árbol y sonrió. - Sí que es bonito. - Alice había heredado la creatividad metafórica de William y la dulzura de Janet en una combinación perfectamente equilibrada. Apoyó la mejilla en el pelo de la chica cuando esta dejó la cabeza en su hombro, con la mirada perdida en el nombre de Janet grabado en el mármol. "Os salvasteis el uno al otro, eso es amor". Alice había vuelto a acercarse a la tumba y él a quedarse un paso por detrás, e inconscientemente bajó la mirada y llevó sus dedos a su muñeca, donde tenía el lazo azul atado. "Todos necesitamos que nos rescaten", recordó mientras lo acariciaba. Pero lo que Alice dijo a continuación llamó su atención y le hizo mirarla.

El almendro, el árbol de su madre, ese que no había podido ver florecer. Dio un paso lentamente y se acercó a Alice, concentrándose todo lo que podía, respirando hondo. Era en momentos como ese donde uno tenía realmente que demostrar sus habilidades mágicas, que era bueno en encantamientos, que era un buen mago. No solo para lucirse en clase. Ahí, ahora, era cuando la magia más falta hacía. Sacó la varita, cerró lentamente los ojos respirando una vez más, y al abrirlos se puso frente a Alice y tomó sus manos, apuntando a estas. - ¡Orchideous! -  Dijo en voz baja, trazando un círculo con su varita. Una corona empezó a brotar en las manos de Alice, llenándose poco a poco de flores de almendro que se iban abriendo al paso de su varita, flores de un suave y diferente color que abandonaba el rosa natural y tornaba a morado. Frunció los labios en una sonrisa leve y se encogió de un hombro, guardándose las manos en los bolsillos. - Ya sabes, a veces me da por investigar hechizos porque sí. - Ni quería ni era el momento de entrar a precisar por qué tenía tan controlado ese. Aunque era de justicia poética que acabara haciéndose experto en flores, precisamente, en pleno desengaño por la persona a la que más le gustaban las plantas del mundo.  
Merci Prouvaire!


We are
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Alchem10

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Freyfirma

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Banner10

Together we are everything:

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Sin-t-10

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Nuestr10

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3650
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Empty

Miér Ene 13, 2021 9:21 pm

Escenas de Navidad (parte I)
CON Marcus EN Casa de los O'Donnell Días del 26 al 30 de diciembre
Estaba distraída en sus propios pensamientos y no se dio cuenta de que Marcus se había puesto a su lado y tomó sus manos. Le miró interrogante pero entonces sacó la varita y solo pudo observar lo que hacía con la boca abierta. Sintió que nunca había visto nada tan bonito como la corona que se formó en sus manos. Eran flores del almendro, con su aroma tan característico, pero eran morado clarito. Había tanto implicado en ese gesto que solo pudo soltar una carcajada muda, alucinada, y sonreír mirándolo. – Pues en qué buena hora se te ocurrió aprendértelo... Es... Es precioso. – Tragó saliva y le sonrió, tratando de contener las lágrimas, girándose a la tumba y dejando las flores allí. – Todos nos acordamos de ti, mamá. La vida de todos sería mejor si estuvieras aquí.

Y otra vez el viento, que agitaba su pelo y las hojas de arce, haciendo un ruido semejante al de la lluvia o el agua corriendo. El aire y el agua, vaya. Marcus y ella, de rodillas frente a la tumba de su madre, con el viento envolviéndoles. De nuevo se preguntó cuántas más señales necesitaba. Cogió aquellas manos que adoraba entre las suyas, y le miró a los ojos. – Nadie, en toda mi vida, me ha tratado mejor que como lo haces tú. Ni si quiera mi padre. Eres la persona más considerada, cariñosa y buena conmigo que me he encontrado nunca. – Acarició su mejilla y le miró a los ojos. – Estoy muerta de miedo, Marcus. – Dijo abiertamente. Porque simplemente, esa era la razón por la que no le decía abiertamente que le amaba en ese preciso momento. – De la vida que nos espera al salir de Hogwarts, todos los problemas de mi familia, de haberme equivocado demasiado hasta ahora... – Sonrió mirándole con ternura y ladeando la cabeza. – Pero nunca, jamás, dudes de que tú has hecho que mi vida merezca la pena. – Se lanzó a sus brazos y le abrazó fuertemente. Sí, solo le quedaba aferrarse a él, porque no era capaz de contarle toda la verdad, ni lo del verano, ni lo de Percival, ni que le daba pánico que el siempre prefiriera a Poppy.

Se separo y le besó un momento, tierna y suavemente, acariciando su mejilla y cerrando los ojos. Y cuando se separaron apoyó su frente contra la de él, tomando profundas respiraciones. – No he conseguido las respuestas que esperaba. – Confesó. Porque sí, esperaba que algo se le despejara la mente, esperaba ver alguna señal de algo, pero estaba exactamente igual que en la casa. – Pero me ha servido para recordarme por qué mis padres siempre pensaron que lo suyo merecía la pena. Que el amor merece la pena. Aunque aún traiga cola todo lo que provocó ese amor. – Abrió los ojos pero siguió acariciándole. – Gracias por venir conmigo, Marcus. Gracias de verdad. – Se levantó y le dio la mano, mirando una última vez a la tumba de Jane Gallia. – Nos vamos. Pero te dejamos bien acompañada. Papá siempre está contigo, mamá, aunque estés en otra vida. Cuando amas a alguien de verdad, siempre estás con él. La muerte solo es un impedimento más que no puede con ello.
Merci Prouvaire!


Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 JCqE0Sy

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 V1mQwnV
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Wm7AwJV
Ante todo, amigos
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Giphy
Ay, los retitos
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Empty

Jue Ene 14, 2021 12:39 am

Escenas de Navidad (parte I)
CON Alice EN Casa de los O'Donnell Días del 26 al 30 de diciembre
Sí, en qué buena hora, pensó amargamente, pero solo ladeó una sonrisa y negó suavemente con la cabeza. Miró a Alice dejar las flores en la tumba, sintiéndose satisfecho por haber podido aportar algo, una pequeña parte de él aunque fuera su magia, algo que sabría que a Janet le gustaría si lo viera. Sí, la vida de todos sería más fácil si ella estuviera allí.

Pensó que Alice simplemente estaba cogiendo sus manos para darle las gracias, o para decir que se marchaban, o para comentar cómo se sentía por estar allí. No esperaba eso, y debió notársele en la cara y en cómo se cortó su respiración. Las pupilas le temblaron mientras la escuchaba, notando como sus ojos se humedecían, como su pecho se contraía al escucharla decir que estaba muerta de miedo. Pero esa frase le sacudió por dentro. "Pero nunca, jamás, dudes de que tú has hecho que mi vida merezca la pena". Se quedó por unos instantes impactado, con la chica abrazándole, y cuando pudo reaccionar respondió a su abrazo, la estrechó con fuerza y cerró los ojos, notando como las lágrimas se le derramaban. Que Alice le dijera algo así... Era demasiado. Debería decírselo, estaba perdiendo un tiempo precioso con ella. Pero independientemente de que quisiera hacer una declaración más o menos digna, no iba a declararse allí, obviamente. Entre otras cosas porque no sabía si podría ni hablar siquiera.

Recibió el beso aún sin poder reaccionar del todo, notando como se le caía otra lágrima cuando ella apoyó su frente con la de él. Se había contenido para no llorar, pero esa confesión de Alice había sido demasiado para él. - Alice... - Dejó escapar una risa entre los labios, aún intentando encontrar las palabras en su cabeza. - A mí... También me da miedo lo que está por venir. - Mucho, para ser honestos. Más de lo que le gustaría reconocer. - Pero me da menos miedo... Si sé que voy a tenerte en mi vida. - Toda la vida si pudiera y para todo si ella quisiera. Acarició su mejilla, mirándola a los ojos. - Esta no sería la misma sin ti. - No sería más que una rama aburrida y sin flores.

Sonrió con ternura y un toque de resignación. No sabía qué dilemas tenía Alice que habían quedado sin respuesta, ojalá él supiera dárselas, pero apenas sabía ni qué responder a lo que le había dicho sin soltarle todo lo que sentía por ella de principio a fin. Negó con la cabeza cuando le dio las gracias, no tenía por qué, en cierto modo él también quería estar allí, rendirle su homenaje particular a Janet. "Cuando amas a alguien de verdad, siempre estás con él". Tomó la mano de Alice y dejó un beso en esta. - Eres la persona más valiente que conozco, Alice. - Se lo decía tanto, pero ahora con más significado que nunca. Él no habría podido enfrentarse ni a la mitad de las cosas a las que ella se había enfrentado y seguir cuerdo. Pasó un brazo por sus hombros y se dirigieron a las afueras del cementerio para aparecerse en su casa desde allí. Pero miró una última vez hacia la tumba de Janet, hacia los díctamos y hacia el arce japonés. Janet también fue valiente. Y gracias a su valentía estaba Alice allí. No tendría vida suficiente para agradecérselo.

Dejó un beso en la mejilla de la chica y una leve caricia justo cuando se aparecieron en la puerta de su casa, antes de entrar. Él estaba un poco más recompuesto... Más o menos, si le pinchaban un poquito puede que se echara a llorar otra vez, así que esperaba que no. Entraron en casa y se encontró con su padre justo en el pasillo, frente a frente, camino a la cocina. Ya le llegaba el olor a comida. - ¿Habéis encontrado lo que buscabais? - Marcus sonrió y miró a Alice. - Yo creo que sí, que ha sido una mañana productiva. - Le guiñó un ojo a la chica, no reparando para nada en que eso pudiera interpretarse como no debía, y se adentró en la casa, frotándose las manos camino a la cocina. - ¡Qué bien huele! - Le hizo un gesto a Alice para que entrara tras él y su padre les siguió a ambos, con esa sonrisilla tan suya. Estaba convencido de que estaba mirando a su madre. Estaba convencido, de hecho, de que su padre apostaba porque habían hecho lo que tenían que hacer mientras que su madre desconfiaba de sus intenciones. Y ahí estaba Marcus, con el pecho hinchado deseando que alguien le preguntara mientras picoteaba unas nueces de un cuenquecito de por allí. Porque, sí, tenía la conciencia tranquilísima. ¿Quién se acordaba ya del incidente de la cama? Tss.

Su madre le conocía tan bien que solo tuvo que verle la cara para seguir haciendo lo que estaba haciendo y no preguntar. Porque, sí, la cara de Marcus gritaba "pregúntame", y el orgullo de su madre no iba a permitir que le demostrara que eran dos adultos responsables que no aprovechaban el mínimo momento solos para liarse. Pero para eso estaba su padre ahí, con su alegre cotidianeidad . - ¿Qué habéis hecho, entonces? - Pues. - Para qué iba a dejar a Alice contestar. - Hemos traído un vestido muy bonito que Alice se va a poner en Nochevieja, me ha enseñado algunos recuerdos de cuando era pequeña. - Empezó a enumerar. Miró a su padre con ilusión. - Oh, me ha enseñado una cosa que le regalé yo con un año. - Arnold puso expresión impresionada pero frunció el ceño con curiosidad. - ¿Cómo sabes eso? - Ah, claro, no le había dicho lo del pensadero. Se llevó un par de nueces a la boca, haciendo un gesto con la mano como si le quitara importancia y apoyándose en la encimera con su pose sobrada tan característica. - Larga historia, luego te cuento. Y luego hemos estado en el invernadero y hemos replantado un poco el jardín. Le prometí que plantaríamos díctamos. ¡Ah! Recuérdame que hable con la abuela, seguro que tiene algún truco para mantenerlos. Quiero estudiar un microclima para ellos. - Por el rabillo del ojo veía como su madre fruncía los labios, conteniéndose la sonrisa mientras removía la comida, porque sabía de sobra lo que su hijo estaba haciendo: darle en las narices con una sarta de actividades incompatibles con hacer lo que ella creía que iban a hacer si se quedaban solos. Su padre parecía alegremente interesado en el proyecto de su hijo. - Eso es muy interesante. Lo veo un poco complicado, pero seguro que aprendes mucho en el proceso. Y a tu padre le va a encantar la idea, Alice. - Marcus dibujó una expresión orgullosa. Sí, sabía que le iba a encantar la idea.

- Debéis haber dejado el jardín muy bonito. - Comentó su madre con una sonrisa. Marcus asintió, aunque ladeó la cabeza. - Bueno, lo hemos dejado un poco a medias, pero continuaremos. - Lo que iba a decir a continuación ya era un poquito más incómodo, pero también se sentía orgulloso de lo que habían hecho. Y Marcus se lo contaba todo a sus padres, al fin y al cabo. Se guardó las manos en los bolsillos y adoptó un tono de voz más acorde. - Y hemos ido... A ver a Janet. - Su madre paró la actividad para mirarle, y su padre también le estaba mirando. Matizó. - Al cementerio. - Miró a Alice con prudencia pero una sonrisa de apoyo. Sus padres se habían quedado un poco impactados, y ambos se giraron también a la chica como si tuvieran la coreografía ensayada. - Vaya, no sabía que iríais. - Comentó su madre en tono suave. Marcus se encogió de hombros. - Bueno, estábamos trabajando en su jardín y... Nos apetecía. Queríamos llevarle sus flores favoritas. - Sonrió a Alice con los labios cerrados. No necesitaban más explicaciones, y sus padres no se las iban a pedir. Su madre dejó la varita y el trapo a un lado y se acercó a la chica, colocando una mano en su brazo y mirándola con calidez. - ¿Tú estás bien, cielo? Recuerda que siempre puedes pedirnos que te acompañemos si lo necesitas. - Lo sabía, sabía que su familia lo apoyaría y lo entendería, que no habría más preguntas después de eso. Sus padres eran buenos, querían a Alice y estaba seguro de que también querían a Janet. Pero mientras pensaba, mirando a las dos mujeres, su padre se acercó a él y llamó su atención poniendo una mano en su hombro. - Eso ha estado muy bien, Marcus. - Le miró con esa mirada entregada con la que había mirado a Alice cuando le dijo esas palabras, sin saber qué responder. Otra vez no, por favor, qué estoy al borde de llorar. Pero su padre tenía ese tipo de mirada y de sonrisa que él tanto ansiaba ver a cada momento. Y sus palabras se lo confirmaron. - Estoy orgulloso de ti. -
Merci Prouvaire!


We are
Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Alchem10

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Freyfirma

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Banner10

Together we are everything:

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Sin-t-10

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Nuestr10

Escenas de Navidad (parte I) - Página 2 Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3650
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba

- Temas similares