Últimos temas
Afiliados
Élites
Créditos
Tree Of Life es un foro de rol libre y su contenido es propiedad intelectual de los administradores del mismo y los usuarios que crean sus tramas. El diseño general del skin y las tablillas staff fue creado por Red, a quien agradecemos su contribución. Agradecimientos especiales a los foros dixinmortal y al foro de ayuda de Foroactivo, así como a los tumblrs de necromancercoding, Flerex, Gitanodoescodes y Maryskins, pues sin sus tutoriales y zonas de ayuda habría sido imposible completar esta skin. Las imágenes utilizadas no son de nuestra propiedad si no sacadas de las páginas Google, DLPNG, Pngflow, Freepng y DeviantArt (Captain-Kingsman16, DUA-PNGS, Weirdly-PNGS y nickelbackloverxoxox). También agradecemos a Mario Montagna de freepsdfiles por las imágenes de los botones, así como a freepik y a Flaticon por las imágenes de los iconos. Los iconos web pertenecen a la página FontAwesome. Por último, el diseño de la página html para las dinámicas es creación de ethereal-themes, que cede el código gratuitamente en su tumblr del mismo nombre.
Hermanos

Tumblrs de recursos para el rol

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Óðinn Landkönnuðir Empty

Vie Ene 08, 2021 2:58 am

Óðinn Landkönnuðir


Leif Eriksson nació escuchando las hazañas de su padre, Erik El Rojo. Nativo de Noruega se aventuró por las aguas hasta descubrir Islandia donde fundaría el primer asentamiento vikingo. Por vicisitudes del destino, su padre abandonó exiliado Islandia y entonces descubrió Groenlandia donde más tarde. Se dice que Leif nació en torno al 970 y que seguramente nació en Islandia a las afueras de Breiðafjörður y posiblemente en la granja donde la familia de Theodhild pudo haberse establecido. Leif tuvo dos hermanos cuyos nombres eran Thorsteinn y Thorvald, y una hermana, Freydís.

Leif fue criado por por el esclavo Tyrker, y tal fue su vínculo que lo llamaba cariñosamente padre adoptivo. En su juventud más temprana se casaría con una mujer llamada Þórgunna con quién engendraría milagrosamente a dos hijas gemelas: Rasklid y Eydís, dos hermosas criaturas que lo acompañaron ya en su juventud hasta Noruega en 999. En ese año fue bautizado bajo amparo del rey Olaf Tryggvason, pasando el invierno con él. Los tiempos habían cambiado pero había algo especial en la joven Eydís: La magia vivía en ella. Los dioses la habían bendecido con un don incalculable, al igual que a la joven Rasklid que era más fiera que cualquiera de los hombres. Sabiendo de tales habilidades...¿cómo iba a prohibirle a sus hijas seguir a los verdaderos dioses?

En el año 1000 guiado por los relatos del comerciante Bjarni Herjólfsson, se embarcó en una nueva aventura siguiendo los pasos de su padre. Erik se dirigió al Oeste y descubriría una tierra a la bautizó como Vinland. Decía que era abundante en salmones y pastizales así que se quedó para fundar el primer asentamiento.

Esta es la historia de como un noruego llegó a América. O mejor dicho, la historia de como dos mujeres islandesas contemplaron una tierra inhóspita posteriormente llamada Terranova.

Rasklid Leifdóttir
Guerrera | 20 años | Jeanne Goursaud | Silhouette
Eydís Leifdóttir
Völva | 20 años | Thea Sofie Loch Næss | LittleCash
ONE ON ONE, ORIGINAL, VIKINGOS
❈ PROUVAIRE ❈




Post de rol:

Código:
<link href="https://fonts.googleapis.com/css?family=Amiri|Cardo|Cinzel|Libre+Baskerville&display=swap" rel="stylesheet">
<center><div class="pjdbox"><div style="width: 345px; height: 160px; background:url(IMG DE TU PJ); background-size: cover;"></div><div style="width: 300px; height: 10px; background: #7A5F3B; margin-top: -5px;"></div><div class="pjdtitl">TÍTULO CORTO</div><div class="pjdsub">CONTINUACIÓN DEL TÍTULO/SUBTÍTULO</div><div class="pjdtxt">AQUÍ TU RESPUESTA</div><div style="width: 250px; height: 5px; background: #7A5F3B; margin-top: 5px;"></div><div class="pjdinfo">En ¿dónde? con ¿quién?</div></div><div class= "pjdprouv">[url=https://treeoflife.foroactivo.com/u123]❈ PROUVAIRE ❈[/url]</div></center>

<style>.pjdbox{width: 345px; height: auto; background:#D6C2A7; padding-bottom: 35px;}.pjdtitl{width: 250px; height: auto; background: #transparent; border-bottom: solid 1px #B3956E; font: 16px 'Cinzel'; color: #7A5F3B; text-transform: uppercase; line-height: 20px; text-align: center; margin-top: 30px; margin-bottom: 5px;}.pjdsub{width: 240px; height: auto; font: 10px 'Cinzel'; color: #7A5F3B; line-height: 11px; text-align: center; margin-top: 5px; margin-bottom: 5px;}.pjdtxt{width: 260px; height: auto; padding-top: 15px; padding-bottom: 15px; margin-bottom: 10px; font: 13px 'Amiri'; color: #261B17; text-align: justify; line-height: 12px;}.pjdinfo{width: 350px; height: auto; font: 12px 'Cardo'; color: #7A5F3B; text-align: center; padding-top: 10px; margin-bottom: -1px;}.pjdprouv {width: 400px; font: 9px 'Libre Baskerville'; color: #998FB8; margin-top: 7px; text-align: center; etter-spacing: 2px;  text-transform: uppercase;}</style>
Little Cash
Little Cash
Mensajes: : 1519
Reputación: : 594
Mis links
Rango little

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir Empty

Vie Ene 08, 2021 10:09 pm

Epiphany
Just one single glimpse of relief to make some sense of what you've seen
El sueño y los anhelos de su padre habían sido traspasados como si de una bendición o una enfermedad se tratase. La simpleza de ver la vida determinaban si se decidía tomar esos impulsos insensatos para bien o para mal, mas no importaba de qué naturaleza proviniesen, porque se trataban de instintos de los cuales no podía rehuir al encontrarse arraigados en el fondo de su ser. Rasklid ni siquiera había dudado cuando su padre les propuso la idea de transformarse en aventureros y juntos, como la familia que eran, buscaran conquistas y riquezas en lejanas tierras desconocidas.

La aventura eterna y la perenne incógnita de lo que encontrarían tras cruzar el mar solo estaba en manos de los dioses, por lo que la emoción de ser parte de tan importante plan solo le dio espacio para una impulsiva respuesta. Rasklid saltó, gritó, abrazó a su padre y luego celebró toda la noche bailando y bebiendo cerveza junto a quienes habían sido llamados a formar parte de la tripulación.

Varias lunas llenas habían transcurrido desde esa escena y ya ni rastros quedaban de la alegría que la embargó... Ni una pizca. Ella era una guerrera y como tal había participado en innumerables enfrentamientos con poblados cercanos o invasores extranjeros. Ya había perdido la cuenta de cuántas muertes cargaba encima, si tan solo hubiese adoptado la tradición de algunos de sus pares que se iban tatuando cada vez que mandaban a alguien hacia el otro mundo, lo sabría con certeza. Sin embargo, a pesar de su acaudalada experiencia cercenando cuellos con su hacha, nada de eso la preparaba para enfrentar una larga travesía por mar.

Había aprendido lo traicioneras que eran esas aguas que se agitaban cuando no lo necesitaban y se tranquilizaban en los peores momentos del día. El sol, la lluvia y las tormentas los habían abrumado en tantas ocasiones que Ranklid pensó en muchos de esos terribles sucesos que su drakkar se hundiría y todos sus sueños se los llevaría el fondo marino. No obstante, ahí estaban aún flotando y llevaban tanto tiempo inactivos que sus músculos agarrotados le exigían un cambio.

¿Cuánto falta, padre? ¿Estamos cerca de nuestro destino?— Preguntó con voz rasposa. El agua y la comida la estaba controlando debido a que temían lo que sucedería si sus provisiones se terminaban. La guerrera que odiaba ser navegante se tocó los labios agrietados con la punta de los dedos como un instinto inconsciente a su sed. — Solo veo agua, agua y más agua.— Reclamó apuntando a los cuatro puntos cardinales. — ¿Hemos perdido el rumbo?— Musitó colándose el miedo instintivo ante esa posibilidad. Estaban a la merced de los dioses en ese territorio, quizás ni siquiera Odín tenía poder en este rincón del mundo y si así era... estarían perdidos, aseguró solo para si misma totalmente desesperanzada.
Sobre el Drakkar con la tripulación
❈ PROUVAIRE ❈




Óðinn Landkönnuðir 13pk1W7
Silhouette
Silhouette
Mensajes: : 3335
Reputación: : 1483
Mis links
Shakespeare - Nivel 6

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir Empty

Mar Ene 12, 2021 10:47 pm

Epiphany
Just one single glimpse of relief to make some sense of what you've seen
Eydís nació con un don que la diferenció rápidamente del resto de su pueblo. Las völvas eran consideradas como brujas con poderes chamánicos y místicos, sabias de la mitología capaces de realizar hechizos. Era una figura femenina aunque existían hombres que no terminaban de ser bien vistos debido a la connotación negativa del propio concepto de völva.

Volviendo a Eydís, ella no había sufrido ningún tipo de discriminación si no que fue apartada para ser educada por otra völva en los misterios desconocidos para el resto de mortales. Su percepción del mundo siempre fue distinta, ausente y absorta en sus pensamientos no se asemejaba a su hermana y aun así, fue capaz de desarrollar afecto hacia ella y el resto de su familia.

Eydís hacía gala de su magia, atendía los reclamos de la gente y cobraba por sus servicios. Su padre la visitaba a menudo movido por esa sed de aventura que su abuelo le había transmitido. Ella disfrutaba de su compañía y lo ilustraba en los intrincados pasajes mitológicos. A diferencia de otros Eydís marchó con su padre a Noruega porque sabía que necesitaba su guía. Había visto en sus sueños el inicio de una nueva travesía y cuando aquel hombre les habló sobre una tierra inhóspita, tuvo la certeza de que partirían. No se opuso, cumplió.

Los días transcurrieron lentos en el navío, ella murmuraba palabras extrañas envuelta en su característico manto. Los hombres la contemplaban temiendo hallar respuestas negativas en su mirada capaz de ver más allá. Ella no decía nada, solo hablaba con su padre para ilustrarle o atenderle.

—Raskild. Odín creó Midgard con el cuerpo de Ymir y la ayuda de sus hermanos Vé y Vali. El Padre de Todos lo ve todo y si no sus cuervos Hunin y Munin le informan de ello. Nos observa incluso tan lejos de casa—le dijo a su hermana como si hubiese leído sus pensamientos —Padre, mantened el rumbo. Presiento que estamos cerca—inhaló el aroma —Quizás nos convenga invocar la ayuda de Njörd, el señor del Viento y la Navegación—concluyó esperando la opinión de su padre.

—Confía en los Dioses, Raskild. Tu hermana los lee, hemos de estar muy cerca—creía firmemente en las ideas de Eydís —Nos quedan un par de gallinas...Podemos sacrificarlas...Al menos una—observó a Raskild y Eydís por igual, la segunda asintió medianamente complacida —Hazlo tú, Raskild. Tu hermana se encargará del resto—el hombre sabía que necesitaba distraerse.

Sobre el Drakkar con la tripulación
❈ PROUVAIRE ❈


Little Cash
Little Cash
Mensajes: : 1519
Reputación: : 594
Mis links
Rango little

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir Empty

Vie Ene 15, 2021 3:24 pm

Epiphany
Just one single glimpse of relief to make some sense of what you've seen
La importancia de la familia era un concepto algo difuso para Raskild. La verdad era que confiaba más en sus compañeros de batallas, los otros guerreros, que con quienes compartía la misma sangre. De todas formas, junto a quienes entrenaba día a día formaban lazos indescriptibles y ellos le habían protegido las espaldas en innumerables ocasiones. ¿Qué otra prueba de confianza más poderosa se podía pedir? A su padre lo respetaba, eso no iba a negarlo, y su palabra era ley, pero lo veía como una figura demasiado impotente para sentir verdadero cariño por él. Su madre era una vikinga que desde que nacieron sus hijas no había vuelto a tomar un escudo, por lo que no le gustaba ni cruzar palabra con ella al no considerarla digna o valiente. Y por esas carencias no la invitarían a entrar a Valhalla, de eso no cabía dudas.

Y finalmente, su hermana. Habían llegado juntas a este mundo lo que auguraba que serían inseparables, mas desde el primer segundo demostraron ser opuestas. Su madre no paraba de contar la anécdota de que no había forma de hacer callar a Raskild y que sus berridos se escuchaban hasta la punta de la montaña, mientras que Eydís era el reflejo de un lago en calma, nada la alteraba y era tan silenciosa que la bautizaron como la niña ideal. De ahí en adelante no cesaron las alabanzas para esa hermana, dejando a la otra a su suerte. Celos en su máxima expresión, pero no podía haberse desarrollado de otra forma, porque no importaba lo que hiciera Raskild, sus padres jamás le sonreían de la forma que se les iluminaba el rostro cada vez que Eydís aparecía.

Nadie veía a Eydís como su hermana la distinguía, un ser mentiroso que se jactaba de ser un medio de comunicación directo con los dioses, pero solo soltaba disparates de sus labios. Le enervaba que cada palabra que decía pensaran que tenía un significado oculto, una revelación o hasta una profecía. ¡Patrañas! ¡Puras y llanas patrañas! Y como a ella no la escuchaban, no importaba lo que les presentara como pruebas de esa farsa y hacía muchos años que había dejado esas practicas, las que solo le significaban un desgaste para si misma.

Gracias por esa enseñanza que me era ajena, Eydís.— Le espetó sin si quiera observarla. Entendía que su padre quisiese la protección de los dioses, pero traer a su hermana no los ayudaría en nada. Ahí estaban varados y flotando en quietud, con los hombres demasiado cansados para continuar remando y sin viento que alimentar a las velas. Y cuando Raskild realizó una verdadera visión del futuro al contemplar que su hermana no sellaría sus labios, intentó cambiarse de lugar lo más lejos de su familia posible. Sin embargo, el espacio dentro del Drakkar era escaso y la mayoría de los hombres yacía en incomodas posiciones, por lo que moverse era imposible. — No sabía que eras un mapa, además de völva.— Murmuró muy bajo para que su padre no la escuchase.

Ya sabes hacia dónde va mi confianza, hermanita.— Le respondió esbozando una sonrisa sarcástica. Confiaba plenamente en los dioses, mas no en Eydís y jamás lo haría. — Si estamos tan cerca, ¿para qué vamos a sacrificar a la gallina? Necesitamos a cada animal para formar el asentamiento.— Justificó la rubia. Ya habían perdido la mitad de lo que habían transportado desde sus tierras de origen y eso se traducía en que les quedaban dos cabras junto a tres gallinas; los cerdos tuvieron que dejarlos debido a la falta de espacio. No era para nada práctico lo que Eydís proponía.

No contradigas a tu hermana y haz lo que te pidió.— Gruñó su padre, a lo que Raskild no le quedó otra alternativa que asentir. En dos zancadas, pisando a uno de los remeros en el proceso, sacó al ave, la cual no dejaba de cacarear con histerismo al saber qué le deparaba. La joven no se dejó amedrentar y de un solo movimiento le partió el cuello. — Ahí tienes.— Le tiró el cadáver a su hermana y se sentó abrazándose las rodillas de vuelta a su lugar.
Sobre el Drakkar con la tripulación
❈ PROUVAIRE ❈




Óðinn Landkönnuðir 13pk1W7
Silhouette
Silhouette
Mensajes: : 3335
Reputación: : 1483
Mis links
Shakespeare - Nivel 6

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir Empty

Sáb Ene 23, 2021 1:24 am

Epiphany
Just one single glimpse of relief to make some sense of what you've seen
Nunca entendería porqué la odiaba como si ella hubiese pedido a las Nornas que a la hora de elegir su destino la entrelazaran con los dioses y el resto de seres de los Nueve Mundos de Yggdrassil. No, Eydís no había seleccionado el rumbo de sus pies al igual que el resto de los mortales. Solo las eternas que habitaban en las raíces del gran árbol poseían esa capacidad. El resto no eran más que marionetas tratando de alcanzar la gloria, como su hermana. Raskild era una guerrera aunque no se le permitiera a todas las mujeres, ni siquiera todos los varones tenían armas pero ella había tenido la oportunidad de nacer bajo el ala de un hombre como su padre. El gran Erik El Rojo que había tenido que nacer en Islandia después de que su padre hubiese sido desterrado por culpa de su hermano. Peculiar destino.

Raskild se había podido quedar en su hogar, ella había sido entregada con rapidez a la völva de la aldea para que la criase sin tener los cariños de una madre o las protecciones de un padre. Por ese motivo, Eydís era menos humana que todos, menos banal y más mística...más despegada porque había sido elegida y los vínculos con los dioses no necesitaban lo mismo que el resto. ¿Alguna vez había anhelado todo aquello? No. No se le había permitido, así que lo había suprimido y había hecho lo que mejor se le debía dar: Ser una conexión mágica. No había más.

Escuchaba el desprecio en los labios de su hermana y no le dolía porque no sentía, no como ella. Estaba vacía por dentro, era augurios, visiones y hechizos. Percibía su rabia y su dolor, y aun así, ni le respondió porque no merecía la pena. Los dioses las observaban y sabían cuál era el papel que cada una debía jugar, o eso creían porque ni los Dioses discernían todos los misterios de las Nornas...solo el gran Odín.

—Los designios de los Dioses solo le pertenecen a ellos—susurró encaminándose hacia la proa para ver cómo la gallina era asesinada sin respeto por su vida o por Freyja o Freyr, dioses de la fertilidad entre otras tantas cosas. Eydís suspiró profundamente y se arrodilló para coger un cuenco y rellenarlo con la sangre del ave sacrificada. El líquido carmesí acabó contra sus labios y su rostro mientras una brisa marina le revolvía los cabellos. Era una visión peculiar. Seguidamente entonó una canción arcana que acarició sus labios húmedos y también los oídos del viento. Sus ojos se cerraron de golpe y se sumió en un estado de semi-catatonia que la guio a través de las olas hasta unas tierras doradas.

Cuando abrió los ojos estaba tumbadaen el suelo con la vista perdida.

—Dos días—masculló perdiendo la consciencia de nuevo.

Sobre el Drakkar con la tripulación
❈ PROUVAIRE ❈


Little Cash
Little Cash
Mensajes: : 1519
Reputación: : 594
Mis links
Rango little

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir Empty

Mar Ene 26, 2021 3:34 pm

Epiphany
Just one single glimpse of relief to make some sense of what you've seen
¿Y pensarás que alguien más en este mundo será capaz de influir en esos designios?— Era una estupidez decir semejante barbaridad, pero no pudo evitar lanzarle una mirada llena de significado a su hermana. Para Raskild nadie podía descifrar con todo su esplendor lo que los dioses tenían preparado para sus 'hijos' y por eso Eydís actuaba diciendo trabalenguas que el resto consideraba sagrado. Su pueblo estaba cegado por una idiota, lo cual los convertía en doblemente idiotas y de esos que ya no tenían remedio. Le daba risa a que cada palabra que salía de los labios de su melliza se le asignara algo como que habrá buena cosecha, cuando lo único que soltó fue 'veo oro'.

Muchas veces pensó en huir y buscar un lugar en que realmente fuese apreciada, pero... ni siquiera sabía porqué seguía entre esta gente... masoquismo, quizás. Y esperaba que esta aventura le trajera la esperanza que jamás había albergado, por lo que lanzaba plegarias silenciosas en cada momento. Quería creer que los dioses tenían algo hermoso y digno de ella preparado desde los inicios de sus días, y habían hecho tan complicado su camino para curtir su piel logrando así fortaleza.

¡Oh, Odín, estoy tan deseosa de ver las sorpresas que tienen mi nombre! Pensó con fuerza mientras observaba el cielo despejado. Ni una nube se distinguía en el firmamento, lo cual no era tan buenas noticias al no correr ni una brisa que inflara las velas y los impulsara con rapidez a su destino. La ansiedad de conocer esta mágica y desconocida tierra era más grande que su malestar físico, el hambre o la sed. Las esperanzas que días más brillantes se avecinaban estaban ahí a un paso y no quería pensar que era por simple inocencia, sino que serían realidad.

Raskild se había perdido por completo el espectáculo de la Völva mientras el resto de la tripulación la observaba con la boca abierta, literalmente, y solo escuchó el corto mensaje final. No iba a arriesgarse a decir lo que pensaba en voz alta y se cuidó de no cruzar miradas con nadie, sobre todo con su padre, para que no le leyese lo que su rostro reflejaba. Sería tan feliz si llegaban a tierra firme antes o después de dos días. Esa sería una prueba bastante contundente, pero lo más inteligente de hacer era mantenerse atenta y esperar su momento. En realidad, estaba harta de estar siempre a la defensiva y luchar por demostrar que no se equivocaba, pero lo único que debía augurar era más paciencia.

¿No hemos perdido el rumbo, padre?— Preguntó mientras observaba con el cariño y cuidado en que tapaba con una frazada de lana a Eydís, quien había perdido el conocimiento para dar por finalizado su supuesta comunicación con los dioses. — Sabes que no, ya escuchaste que tu hermana vio con claridad que arribaremos en dos días. Ahora silencio, debemos dejarla descansar y que recupere las energías.— Espetó con rudeza, mas sin subir el tono de voz para no interrumpir el sueño de su hija favorita. Raskild quiso resoplar de rabia, mas no pensaba quedarse quieta esperando milagros, se estaban debilitando y algo debían hacer.

Tomó un cubo dentro del cual prendió un fogón, le costó un par de intentos lograr las chispas frotando las piedras, pero una vez que se formaron llamas que no se extinguirían con facilidad, prosiguió con su plan. Tomó el resto del ave que ella misma había desnucado, la desplumó y la trozó con ayuda del cuchillo que siempre llevaba colgando de su cinturón. — No hay que desperdiciar nada.— Dijo una vez que estuvo bien cocido. Repartió pequeñas cantidades a todo quien se le acercara atraído por el agradable aroma y ella misma se quedó con la mitad de una ala. — ¿Quién más se une para remar? Odín quiere que estemos en dos días, pues debemos hacerlo realidad.— Dijo queriendo influir positivamente en el resto y pronto tomó un remo ubicándose en el primer puesto, donde no tardó en comenzar a impulsar el Drakkar hacia adelante, o intentar lograrlo, más bien.
Sobre el Drakkar con la tripulación
❈ PROUVAIRE ❈




Óðinn Landkönnuðir 13pk1W7
Silhouette
Silhouette
Mensajes: : 3335
Reputación: : 1483
Mis links
Shakespeare - Nivel 6

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir Empty

Miér Ene 27, 2021 4:23 am
¡
Epiphany
Just one single glimpse of relief to make some sense of what you've seen
Se despertó cansada con un dolor de cabeza que la obligó a vomitar por la borda la sangre y lo último que había comido. Todos se quedaban con la parte mística de las visiones pero pocos querían indagar en la cara B de las mismas. La ingesta de sangre, plantas, hierbas y otros elementos quemaba su estómago día tras día. En ocasiones ni siquiera se alimentaba demasiado porque sabía que no lo toleraría si tenía que cumplir con ciertos requerimientos. El agua la saciaba pero la mitad de veces no era suficiente.

Cuando se despertó y devolvió todo su padre la cubrió con su habitual manta, era el uniforme de völva por excelencia y ella lo había heredado de su mentora. Esa mujer sí que había resultado de lo más...inexplicable. Había sido una mujer con unos conocimientos envidiables que murió sin el cariño de todos a cuanto había ayudado porque así funcionaba...Ellos te visitaban, pedían y tú dabas...después desaparecían y solo se acordaban de ti cuando necesitaban algo más. Eydís no temía a la muerte, ni al olvido aunque una parte muy profunda de su alma quería creer que los dioses la aceptarían porque eran lo único que tenía.

La voz de su hermana se hizo escuchar y pareció animar a los hombres que comenzaron a remar. Su padre se sentó al lado de ella para reconciliarse porque la quería más de lo que Ras creía. Erik era un hombre auténtico, más amante de los viajes y el misterio que de los humanos, aun así, sus hombres lo querían porque parecía haber sido tocado por los dioses. Nunca fracasaba.

Eydís los observó sintiendo de repente un cosquilleo entre sus cabellos...Una ráfaga de aire se había despertado como motivada por el entusiasmo de Raskild o su propio sacrificio. Los hombres vitorearon animados y todos remaron menos Eydís que se dedicó a contemplar algunos de sus huesos para sacar conclusiones.

La noche los encontraría.

Sobre el Drakkar con la tripulación
❈ PROUVAIRE ❈


Little Cash
Little Cash
Mensajes: : 1519
Reputación: : 594
Mis links
Rango little

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir Empty

Vie Ene 29, 2021 3:18 pm

Epiphany
Just one single glimpse of relief to make some sense of what you've seen
No era la primera vez que asumía la tarea de ser la fuente de energía de sus hombres, no en el sentido mágico, sino que cuando el ánimo se arrastraba por el suelo Raskild sabía perfectamente qué decir y qué hacer. No era una persona que fuese sinónimo de alegría intrínseca, pocas veces esbozaba una sonrisa sincera y ni siquiera recordaba la última vez que se había reído porque algo le pareció gracioso, ya que la mayoría de las veces soltaba risas solo de forma sarcástica o irónica. Muchos la consideraban una vikinga malhumorada, gruñona y con muy mala disposición, lo cual eran etiquetas injustas al desconocer por completo el tormento que soportaba en su interior.

Todo el enojo que habitaba en su cuerpo permanentemente, debido a las injusticias que sus dioses la conducían día a día, casi siempre por la culpa de su familia, debía canalizarlo de alguna forma y aprendió a usar esa potencia en su cuerpo. Cada vez que se enfrentaba a un desafío que requería el esfuerzo de sus extremidades, la agudeza de su mente para desempañar movimientos precisos y no decaer en fuerza, usaba esa energía, la cual era prácticamente infinita. Debido a esto, cada vez que su rostro tenía la pintura de guerra jamás contemplaría rendirse como una opción y pronto comprendió que podía influir al resto de los guerreros a que la imitaran, por lo que esta vez, aunque no llevara los implementos que la convertían una letal arma, sabía que debía ocupar ese don tan característico en ella.

Pronto, en gran mayoría los que la acompañaban en las batallas, tomaron los remos y comenzaron a ayudarla a impulsar el Drakkar a velocidad constante, a pesar de la carencia absoluta del viento.  

Venimos de la tierra del hielo y la nieve,
del sol de medianoche,
donde fluyen las fuentes termales.
Comenzó a entonar Raskild a la vez que marcaba el ritmo del movimiento circular del remo cortando el agua.

El martillo de los dioses guiará nuestros barcos
a una nueva tierra,
para luchar contra las hordas y cantar, y gritar:
"Valhalla, estoy llegando".
Continuaron cantando todos al unísono, lo cual animó al resto, los cuales o estaban dormidos o en un estado de somnolencia perenne y la música los sacó de su estupor con rapidez.  

Siempre avanzando a golpe de remo,
nuestra única meta será la costa del oeste.

Siempre avanzando... y como si fuera una señal de los dioses, cuando el sol comenzaba a hundirse en el horizonte y la temperatura bajaba obligando a quienes se habían quedado rezagados como remeros a abrigarse con sus pieles características, la brisa les acarició la piel. — ¡Alcen las velas!— Exclamó Raskild y el resto unió sus gritos de alegría. — ¡Los dioses nos han escuchado!— Festejó su padre y en vez de abrazarla a ella, se dirigió directamente hacia el lado opuesto y envolvió a Eydís con sus fuertes brazos. — Gracias, hija.— Le dijo evidentemente emocionado. Tales palabras fueron como cuchilladas directo al corazón de la guerrera.
Sobre el Drakkar con la tripulación
❈ PROUVAIRE ❈




Óðinn Landkönnuðir 13pk1W7
Silhouette
Silhouette
Mensajes: : 3335
Reputación: : 1483
Mis links
Shakespeare - Nivel 6

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir Empty

Dom Ene 31, 2021 6:17 am

Epiphany
Just one single glimpse of relief to make some sense of what you've seen
La canción de Raskild quedó prendida en el aire como un abrazo cálido que recordaba a los hombres de dónde iban y a qué sitio pertenecían. Eydís sabía reconocer el liderazgo de su hermana y su capacidad para influir a los demás, había nacido con un don que ella no sabía identificar pero que era, en verdad, tan importante o más que el suyo.

Cuando el viento hinchó las velas en las últimas luces del crepúsculo, Eydís lanzó los huesos contra la madera para descubrir si los dioses querían que supiera algo más. Los vítores inundaron sus oídos sin percatarse de que su padre se aproximaba a ella. La rubia se revolvió entre sus brazos sin aceptar su muestra de afecto. No, no era una persona cariñosa, podía permitir ciertos gestos pero no el amor. No era para ella.

—Yo no he hecho nada, hijo de Leif. Han sido los dioses, Njörd nos ha bendecido y no solo ha escuchado mi voz si no la de Raskhild y la de los hombres que han navegado—habló en voz alta para que todos la oyesen, incluida su hermana —Si alguien debe ser felicitada es la hija de Odín—los hombres corearon el nombre de la otra rubia y su padre pareció entrar en razón. Erik era un hombre de mundo, aventurero, realmente no era el padre más apegado del mundo porque su sed de conocimiento era mayor a cualquier otra cosa.

—Raskild—se posicionó al lado de su hija, Eydís ni siquiera los miró —El día que yo me marche, serás la única capaz de gobernar este barco—aseguró posando la mano en su hombro sin saber cómo terminaría de reaccionar aunque honesto, no era tan ciego.

Sobre el Drakkar con la tripulación
❈ PROUVAIRE ❈


Little Cash
Little Cash
Mensajes: : 1519
Reputación: : 594
Mis links
Rango little

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir Empty

Jue Feb 04, 2021 2:42 am

Epiphany
Just one single glimpse of relief to make some sense of what you've seen
Raskild miró con suspicacia a su hermana. No se creía ni una palabra de lo que escuchaba y sospechaba que alguna triquiñuela estaba subyacente en ese discurso de 'démosle el reconocimiento que merece a quien siempre la despreciamos'. Sí, la alegría la había contagiado hasta a ella, pero debido a que al fin la suerte giraba hacia su dirección y el desembarcar en costas era algo más tangible que el simple sueño que todos sus tripulantes albergaban al comenzar esta travesía. — Fue un trabajo de todos por eso los dioses nos han escuchado.— Selló para no quitarle la importancia a nadie y menos ensalzar a la völva, por sobre todo eso último. Sin embargo, lo que acotó a continuación si la tomó desprevenida.

Una cosa era que le lanzara pequeñas migajas para que ella cayera en una trampa, pero otra muy diferente era que la alabara públicamente y se sintió extremadamente incómoda sin decidirse cómo era la mejor forma de actuar. No quería quedar en desventaja y, aunque era extremadamente desgastante estar siempre a la defensiva, ahora estaba pagando el precio por haberse despreocupado y ni una palabra racional se formaba en su mente. Ni siquiera fue capaz de observar al resto de la tripulación, pero sintió un par de palmadas en la espalda y gritos de aprobación, lo cual fue aún peor, pero entendía que estaban borrachos de alegría y no se comportaban como normalmente lo harían.

Sin embargo, las sorpresas no acabaron ahí y las palabras de su padre fueron el colmo. Se quedó mirando al vikingo y no lo reconoció, no recordaba ningún momento como éste en que él se tomara el tiempo de decretar lo que le era justo. Ser su hija no le había supuesto ningún beneficio y se tuvo que esforzar como cualquier otro habitante de su poblado por ganarse su lugar como guerrera, lo cual no era motivo para su descontento, pero... — Será todo un honor, padre.— Dijo con la voz más firme que pudo formar. Sería un escándalo si osaba rechazarlo, luego habría tiempo para que le diese detalles de la sucesión y esperaba que no fuese pronto al haber asuntos más apremiantes en los que centrarse. — Solo espero que no pretendas irte a Valhalla antes de tiempo.— Bromeó haciendo que algunos soltaran carcajadas, mas ella se sentía demasiado tensa para hacerlo con sinceridad.

Quería que la vieran por su valía, pero no de ese modo y esa indecisión la volvió a sumir en la agonía, pero en una distinta y nueva. Raskild no perdió el tiempo y se fijó que las amarras de las velas estuviesen en posición porque la noche se acercaba aceleradamente. El viento no se mantenía constante, sino que parecía entregarle ráfagas a intervalos irregulares. Incluso, el aire se olía distinto, no era a simple sal que los había acompañado durante toda la travesía. Cuando el sol se ocultó por completo y quedaban unos pocos hombres despiertos realizando las tareas de direccionar el Drakkar, la vikinga se acercó a su hermana. — Eydís... ¿Crees que llegaremos a salvo a las costas?— Murmuró bajo para que nadie más pudiese captar el mal augurio de su tono.
Sobre el Drakkar con la tripulación
❈ PROUVAIRE ❈




Óðinn Landkönnuðir 13pk1W7
Silhouette
Silhouette
Mensajes: : 3335
Reputación: : 1483
Mis links
Shakespeare - Nivel 6

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir Empty

Mar Feb 09, 2021 1:15 am

Epiphany
Just one single glimpse of relief to make some sense of what you've seen
Eydís asintió ante las palabras de su hermana. Las Nornas decidían sus destinos, los dioses a veces jugaban con ellos pero, a diferencia de otras creencias, sus acciones tenían peso y valor. Ellos decidían dónde morían, si se iban al Valhalla o con Freyja, si acababan en los salones marinos de Ran o en Hellheim. Existían varias posibilidades y Eydís solo esperaba que la suya estuviera cerca de Odín, era el único ser al que realmente quería, apreciaba y admiraba. Ese hombre había desafiado a su sociedad para hacer alarde de una magia que en Midgard se veía como símbolo de feminidad. Era un pionero el Padre de Todos y ella ansiaba conocerlo.

—No es mi deseo pero solo las Nornas saben cuándo sucederá—Erik jugaba con la muerte, había tentado a la suerte en muchas ocasiones y todos creían que estaba bendecido, ¿cómo si no había sobrevivido a tantas travesías y tormentas? Hasta la fecha, los dioses no le habían dado la espalda y esperaba que sucediera así. Agradeció que Eydís le abriese los ojos porque hasta él podía ofender a la gran Frigg o a Freyja desatendiendo a su familia. Rasklid era una mujer fuerte y se veía reflejado en ella, la muchacha había heredado muchos de sus rasgos, incluida su cabezonería. Eydís, en cambio, había nacido con un sino distinto.

***

Caída la noche, la mayoría entraron en aquel estado entre el sueño y la dormitación poco profunda. Eydís no solía hacerlo de noche, prefería la quietud nocturna donde el silencio imperaba y los deseos humanos se quedaban encerrados en los sueños de sus cráneos. La presencia de su hermana le sorprendió aunque no la molestó, su pregunta era tan válida como las olas que acariciaban el casco del drakkar.

—Creo que los Dioses nos acompañan. He visto las costas...he visto el dorado...Era muy distinto a nuestro hogar...Puede que me equivoque—hablaba en el mismo tono susurrado —Pero creo que las alcanzaremos, Rasklid. Sé que no crees en mí, no te culpo, tu desconfianza es la que te hace fuerte pero puedo asegurarte que mi deseo no es el fracaso, solo la fortuna—reconoció buscando sus ojos, ¿Estarían repletos de odio una vez más?

Sobre el Drakkar con la tripulación
❈ PROUVAIRE ❈


Little Cash
Little Cash
Mensajes: : 1519
Reputación: : 594
Mis links
Rango little

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir Empty

Jue Feb 11, 2021 2:23 pm

Epiphany
Just one single glimpse of relief to make some sense of what you've seen
Eydís no era la única vikinga de la comunidad que hablaba en clave formando enigmas, los cuales con el argumento adecuado podía significar lo que se anhelaba desde hacía siempre o lo opuesto totalmente y esto se comprobaba solo cuando llegaba el momento clave en cuestión. La mayoría lo aplaudía y buscaban estas figuras para que les aclararan el futuro, pero a Rasklid no dejaba de parecerle perverso, por decirlo menos. Se jugaba con las ilusiones de las personas que tenían los minutos contados y si eran los dioses detrás de estos mensajes, solo quedaba pensar que se entretenían a su costa y lo peor de todo era que ella misma, pensando de estar en esa posición de inmortal y toda poderosa haría exactamente lo mismo. Eran tan intrincadas sus conclusiones que temía compartirlas con alguien y la tajaran que había perdido la cabeza, siendo que no era precisamente el miembro de su familia que lo estaba.

En este caso, su hermana siempre lanzaba comentarios crípticos acerca del fin de la vida. Ningún vikingo temía de la muerte, y si era que dejaban que la incertidumbre los embargara significaba que no llevaban la misma sangre que el resto de la comunidad. El llamado a la mesa en las cámaras de Valhalla era una invitación de honor y nadie en su sano juicio la declinaría, solo necesitaban que su hacha estuviese consigo cuando dejasen este mundo, si se era guerrero, claro está. Sin embargo, aún no querían que su líder los abandonara, más allá de las desavenencias con su padre, dejarlo ir a beber con los dioses supondría un gran obstáculo ahora que se dirigían a tierras extrañas y por ello era que le había deseado larga vida; y que Eydís le refutara ya era algo que debía estar acostumbrada. No quiso formar mejores sus pensamientos hacia las Nornas en esos momentos.

Lo importante era que había que dejar de mirar hacia lo que estaba lejos de su sentido de la vista, sus ojos eran solo humanos y servían para ver lo terrenal, no lo que estaba más allá de su estrecho entendimiento. Rasklid estaba preocupada porque con esta celebración, cuando el viento apareció, habían perdido el foco hacia lo que importaba y eso se resumía en fijarse en las señales que les enviaban los dioses a través de la naturaleza. No fue su intención hacer las paces, ni siquiera había hablado de su aversión hacia su propia hermana en voz alta, pero requería de que alguien le asegurara que no era su imaginación que le estaba dando malas pasadas. — Sí, también creo que los dioses nos están observando muy de cerca, pero...— Que los inmortales estuviesen pendientes no significaba que estuviesen a salvo, perfectamente podían hacerles una jugarreta y eso era lo que temía. — No tengo tus dones y no estoy aquí para tratar mi desconfianza ni nada de eso, Eydís.— Le espetó cruzando sus miradas para que su hermana se fijara que hablaba en serio.

En su interior estaba segura que obtendrían la fortuna de la que hablaba Eydís, el problema estaba en el pago que tendrían que hacer para obtenerlo y las penurias que pasarían en este transito para llegar a ese desenlace. — ¿Ves esas nubes que comienzan a tapar las luces en el cielo?—Le preguntó apuntando hacia la espalda de sus posiciones. Era de noche, no se podía distinguir si eran nubes claras u oscuras, pero comenzaban a tapar las estrellas y sin su orientación... — Dime que solo estoy imaginando las señales...— Le rogó escondiendo de muy mala manera su temor, lo cual se podría confundir con simple rabia. — El aire ha cambiado, los pájaros marinos han desaparecido e incluso me atrevería a decir que los peces también se han alejado buscando refugio en las profundidades.— Murmuró rápido y pensó en que estaba imitando el tono de su hermana con esta información.
Sobre el Drakkar con la tripulación
❈ PROUVAIRE ❈




Óðinn Landkönnuðir 13pk1W7
Silhouette
Silhouette
Mensajes: : 3335
Reputación: : 1483
Mis links
Shakespeare - Nivel 6

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir Empty

Jue Feb 25, 2021 11:31 pm

Epiphany
Just one single glimpse of relief to make some sense of what you've seen


—Lo sé—Raskild era demasiado dura para hablar de sus emociones, su objetivo era impresionar a su padre y a todos los que estaban a su alrededor, o eso creía Eydís. Sabía que su gemela era una mujer fuerte pero estaba tan supeditada a lo que pensaran los demás de ella que era imposible no verlo. Al que más añoraba era a su padre, aquel que de niña le había enseñado a pelear. Eydís los había observado con envidia en sus primeros años de vida hasta que la magia y los dioses se fueron apoderando poco a poco de cada fibra de su ser. Ya no quedaba nada de la pequeña Eydís, solo había una völva.

Eydís se giró para contemplar las nubes del cielo con curiosidad, ella también percibía los cambios aunque no se mostraba tan preocupada como su hermana porque confiaba en que la calma siempre aparecía tras la tempestad. El arcoiris no podía vislumbrarse sin lluvia, y la meta sin dolor y penitencia.

—Veo las nubes, las aves se han alejado pero si han huido tan lejos es porque la tierra debe estar cerca...—no podían irse tan lejos y solo era cuestión de tiempo que alcanzasen la costa —Se avecina una tormenta, Raskild. La tormenta que nos empujará hasta las tierras doradas—proclamó advirtiendo cómo el drakkar se mecía un poco más de la cuenta hacia los lados. El viento estaba empezando a sacudirlo y frente a ellas, el mar en calma se estaba picando.

—Deberías despertarlos a todos—Eydís lanzó los huesos y piedras contra la madera buscando una señal —Hay que dejarse llevar—exclamó como si fuese lo más evidente y sensato del mundo. Los hombres se estaba moviendo en sus bancos porque el viento levantaba el agua de las olas.

Sobre el Drakkar con la tripulación
❈ PROUVAIRE ❈


Little Cash
Little Cash
Mensajes: : 1519
Reputación: : 594
Mis links
Rango little

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir Empty

Mar Mar 02, 2021 4:00 pm

Epiphany
Just one single glimpse of relief to make some sense of what you've seen
Ser paciente no era una bondad que gozara Raskild porque de haber sido lo contrario y estuviese conforme que la vida le pasara por arriba sin hacer nada para evitarlo, no sería una de las mejores guerreras de su comunidad. La impulsividad de hacer y deshacer estaba en sus manos, más bien en lo mortal que pudiese resultar blandir su hacha. Nadie le decía qué debía realizar más que los dioses y eso excluía a su hermana como un medio oficial al ser la comunicadora, que otros se creyesen ese espectáculo, mas ella no debía perder el tiempo. La verdad era que Raskild no sabía porqué debía siempre tener prisa y obtener los objetivos que se planteaba sin demora, nadie le exigía plazos y tampoco habían significado grandes cosas más que ganarse el prestigio de lo que era en el presente.

Sin embargo, haber estado limitada en ese barco durante tanto tiempo era lo que había terminado por plantearse cuestiones que en otras circunstancias habría pasado por alto, como lo que querían decirles sus dioses usando a la naturaleza como medio de contacto. Y como Raskild no se iba a quedar mirando el firmamento por siempre, o hasta que ocurriera lo que temía, era que había acudido a su hermana. Seguía pensando lo mismo de siempre de su pariente, mas no quería alarmar a su tripulación y menos a su padre si terminaba por haber interpretado mal las señales; ya le había asegurado que heredaría su poderío, no debía darle razones para arrepentirse y que le retirara esa promesa. La única opción que tenía era ir buscando respuestas que le daría la völva.

¿No que las aves marinas se agolpaban en las playas y orillas?— Preguntó frunciendo el ceño. Cierto era que una que otra ave los había acompañado en esta travesía posándose en las velas, e incluso Raskild había visto uno de esos pájaros blancos posarse en la escultura de la Valkyria que adornaba la punta del Drakkar. No obstante, hacía horas que no escuchaba un solo graznido y menos había distinguido los aleteos de esas aves. Aquella desaparición un tanto abrupta era lo que había terminado por preocupar de verdad a la vikinga. Ya no solo era producto de la desesperación de encontrarse limitada en tan estrecho espacio, ni su impaciencia tenían la culpa, esta era una emergencia real y bastó que Eydís pronunciara esa fatal palabra para que ella saltara hasta quedar erguida. — De acuerdo.— Le respondió a su hermana sin rebatirle como siempre lo hacía, porque le creía al haberlo visto ella también y no había tiempo que perder.

¡Se avecina una tormenta! ¡Despierten!— Exclamó con la misma voz de mando que ocupaba cuando estaba en un territorio belicoso, lo cual no era tan descabellado. De todos modos, estaban prontos a enfrentarse a un enemigo que lo único que quería era tragárselos hasta llevarlos al fondo de esas oscuras aguas, y debían usar todas sus fuerzas para luchar contra de ese deseo que podía acabar con los sueños de una nueva aventura, sin siquiera haber tocado tierra firme. — ¡Retraigan la mitad de los remos! ¡Quédense en sus puestos! ¡Sí, ustedes!— Les ordenó pasando por el mando de su padre, quien todavía se veía demasiado pasmado para moverse o pensar con rapidez y necesitaban moverse ya.

Raskild situó a la mitad de la flota con la instrucción de mantener estable el Drakkar con los remos. — ¡El resto aseguren los víveres!— Exigió sabiendo que debían proteger lo poco que les quedaba. Solo bastaba una orden que dar, mas el viento que los azotó no tuvo piedad y comenzó a levantar olas enormes que mecían el bote con rudeza. Se escucharon gritos y dos de sus hombres salieron despedidos siendo tragados por las aguas en un abrir y cerrar de ojos. — ¡SUJÉTENSE!— Gritó y justo las velas que no alcanzaron a bajar fueron encendidas por el fuego brutal, luego que un rayo les cayera encima. Los mástiles se partieron en dos y aplastaron a otros tantos. Raskild con suerte logró rodar a un lado y agarrarse con todas sus fuerzas de una de las orillas del Drakkar, o de lo que quedaba de el.
Sobre el Drakkar con la tripulación
❈ PROUVAIRE ❈




Óðinn Landkönnuðir 13pk1W7
Silhouette
Silhouette
Mensajes: : 3335
Reputación: : 1483
Mis links
Shakespeare - Nivel 6

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir Empty

Dom Mar 07, 2021 10:06 pm

Epiphany
Just one single glimpse of relief to make some sense of what you've seen


—Eso es...deben haber ido a tierra—ella no era una rastreadora nata como Raskild, ni siquiera sabía hacer ciertas cosas relacionadas con la supervivencia pero sí sabía leer las señales o a lo que los romanos llamaron augurios en su tiempo. Eydís recogió todas sus pertenencias, escuetas como siempre, y las guardó en el petate que siempre colgaba de su cinturón. Lo acabó desabrochando y se lo ató al pecho para no perder las piedras, huesos y hierbas que llevaba. Sabía que el precio era alto pero no quería quedarse sin al menos un pedazo de su tierra.

La voz de Raskild se unió a la perturbación de la paz nocturna provocada por la tormenta. Fenómeno meteorológico y humana quebrantaron el sosiego de los hombres que se despertaron nerviosos por el cambio repentino de tiempo. Los hombres cumplieron raudos al llamado de la hija de su líder y se dispusieron a agarrar sus pertenencias, y las del barco para prepararse para la sacudida que el temporal prometía.

Todo sucedió tremendamente rápido. Hombres, animales y madera sucumbieron ante la tormenta que debía haber provocado Thor movido por alguno de sus enfados, era un dios temperamental. Eydís halló apoyo en un madero y cuando fue a darse cuenta...todo sucumbió al llamado del mar.

Sintió el agua colándose por las telas de su cuerpo, la bravura de las olas sacudiendo su cuerpo como si fuese una muñeca de trapo y entonces...su visión se tornó oscura y borrosa.

Sobre el Drakkar con la tripulación
❈ PROUVAIRE ❈


Little Cash
Little Cash
Mensajes: : 1519
Reputación: : 594
Mis links
Rango little

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir Empty

Jue Mar 11, 2021 3:36 pm

If I had a voice I would sing
After the night when I wake up. I'll see what tomorrow brings
La furia de los dioses había sido extrema. Raskild jamás había sentido la energía de los inmortales de un modo tan palpable como durante esa tormenta. No era la primera catástrofe que la naturaleza desarrollaba que la vikinga era espectadora, una vez había visto como un rayo pulverizaba a un árbol milenario hasta reducirlo a cenizas. Sin embargo, sí era la primera vez que ella estaba en medio del desastre en pleno apogeo. Estaba segura que entre las olas incontrolables, las que hambrientas se tragaban todo lo que estuviese a su paso, lanzando zarpas del porte de un mitológico gigante o como una montaña, se había formado un remolino y eso era lo que finalmente terminó por condenarlos.

¿Qué habían hecho mal para merecer semejante castigo? Su hermana había sentenciado que el viaje estaba próximo a su fin, pero jamás imaginó que eso se refería a la muerte en masa de todo el grupo de valientes guerreros. ¡Ni siquiera podrían ingresar a los salones de Valhalla porque no estaban sosteniendo sus hachas! Al menos la guerrera luchaba por su vida no con una arma en mano, sino que con las palmas abiertas que buscaban mantenerle la cabeza fuera del agua, mas fue en vano. Los pensamientos desesperados se transformaron en súplicas hacia sus dioses luego que no distinguió dónde era arriba y dónde abajo, la marea la trató como una simple muñeca de trapo con tanta facilidad que pronto sus energías se esfumaron. Tosió y chapoteó, eso fue lo último que recordó hacer antes que se volviera todo completamente negro.

La sal quemaba su garganta y el efecto inconsciente de querer expulsarlo de su cuerpo la revivió. Le costaba respirar, pero Raskild era una luchadora por lo que no permitió que fuerzas ajenas la devolvieran a la oscuridad. Estuvo varios minutos sobre sus cuatro extremidades sufriendo espasmos involuntarios hasta que vomitó la mitad del mar. Se sentía peor que cuando la habían herido en una batalla, el que un objeto filoso le desgarrase el costado de su abdomen no se comparaba a lo adolorida que se encontraba en esos momentos y a pesar de ello, logró arrastrarse adelante. Se hallaba en una playa, sentía la arena entre sus dedos y colándose entre sus ropas, o lo que quedaba de ellas. Ya nada quería saber del mar y por esa razón se esforzó al máximo para que el agua dejase de acariciarla, la vikinga ya no confiaba en esas aguas, a pesar de que ya no rugía, temía que en cualquier momento sus olas la tragasen de nuevo y terminaran lo que no finalizaron.

Raskild se acostó sobre su estómago y luego se giró permitiéndole observar el oscuro cielo sobre ella. No estaba segura que fuese realmente de noche o la falta de luz se debía a las negras nubes tormentosas que seguían ahí acechantes. En realidad, no le importaba, se alegraba de al fin haber alcanzado tierra firme, aunque ese lugar fuese indeterminado para ella. Poco a poco se reincorporó y distinguió los restos de su embarcación y provisiones inservibles. Debimos haber sacrificado a todos los animales, pensó cuestión que casi le robó una sonrisa, mas tenía problemas graves que atender.

No divisaba a nadie y cuando logró tropezar unos metros hacia el norte se topó con una figura, pero al tocarlo descubrió que era el cuerpo sin vida de uno de los remeros. Le tuvo que cerrar los párpados a otros dos vikingos en el transcurso de su búsqueda por esa playa y temió lo peor. — ¡Padre! ¡Eydís!— Gritó a todo pulmón con el corazón palpitándole con fuerza dentro de su padre. — ¡Alguien! ¡Estoy aquí!— Alguien vivo, por favor, pidió sin llegar a verbalizarlo porque tenía demasiado miedo que se volviera realidad y ella fuese la única sobreviviente.
En las misteriosas nuevas tierras
❈ PROUVAIRE ❈




Óðinn Landkönnuðir 13pk1W7
Silhouette
Silhouette
Mensajes: : 3335
Reputación: : 1483
Mis links
Shakespeare - Nivel 6

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir Empty

Sáb Mar 13, 2021 1:48 am

If I had a voice I would sing
After the night when I wake up. I'll see what tomorrow brings


Los vio. Quizás no a todos pero pudo vislumbrar el ojo vivo de Odín, la mirada noble de Thor, la belleza fértil de Freyja y la sabiduría de Frigg. Aegir y Ran no pudieron alcanzarla, no estaba hecha para pasar la eternidad en los salones acuáticos de la esposa del gigante que reinaba en el mar. Eydís sonrió a sus dioses sin sentir la brutalidad del elemento marino, solo tenía ojos para ese momento de infinita verdad. ¿O era solo el delirio de una moribunda?

Despertó contra el cálido suelo arenoso de una playa, tosió como una condenada hasta ponerse de lado y devolver el mar que había bebido por obra y gracia de los dioses. Notó un pinchazo en la pierna, estaba herida y la boca albergaba un sabor metálico mezclado con salinidad. Respiró profundamente entreabriendo sus ojos azulgrana. El sol quemó sus orbes provocando que sus párpados los cubriesen. ¿Qué pensarían sus hermanos si averiguaban que habían cruzado al otro lado del océano? ¿Que había más tierra de la que conocían? Sus Dioses no los habían abandonado, solo habían pagado el precio de la fama.

Eydís escuchó un grito lejano, necesitó unos segundos eternos para identificar la voz de su hermana. La völva apoyó la mano contra la arena caliente y se incorporó hasta quedar sentada. Una sonrisa cruzó su rostro denostando una emoción sincera en ella.

—¿Raskild?— tenía la voz débil pero se hizo oír —¿Raskild?— la llamó de nuevo antes de levantarse despacio pero segura, se irguió y se fijó en que había un par de cuerpos pero también de hombres que estaban despiertos o en proceso de ello. Su padre estaba a unos pasos.

—¡Aquí!— siguió la voz de Raskild, parecía estar al otro lado de unas rocas. Leif se desperezó como el oso que era y se unió al llamado de la mística para atraer la atención de la contraria. El vikingo se sacudió la arena y rugió victorioso. Eydís caminó coja hasta el encuentro de Raskild.

—Raskild—
se alegraba de verla.

—¿Cuántos hombres han sobrevivido?— preguntó el líder.

En las misteriosas nuevas tierras
❈ PROUVAIRE ❈


Little Cash
Little Cash
Mensajes: : 1519
Reputación: : 594
Mis links
Rango little

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir Empty

Mar Mar 16, 2021 9:41 pm

If I had a voice I would sing
After the night when I wake up. I'll see what tomorrow brings
¿Qué haría si no encontraba a nadie? ¿Podría soportar el peso de ser la única sobreviviente? No era capaz de responderse tales preguntas, las cuales eran completamente válidas de hacerse como le habían enseñado sus maestros a lo largo de los años. Ellos fueron solo personas que habían reunido más años que ella y, por tanto, la experiencia los respaldaba y eran generosos para enseñar a otros. Raskild jamás escatimó en buscar ayuda y nuevos aprendizajes por si misma, por lo que dentro de esos parámetros le indicaron que lo mejor era no caer presa de la desesperación y que si se sentaba a pensar a responderse todas esas preguntas con lo que veía a su alrededor, los dioses le daría lo que necesitara. ¿Cómo iba a hacer eso ahora? No, no podía, por más que las fuerzas escaseaban, quería seguir buscando hasta desfallecer, lo cual no tardaría en ocurrir.

La vista se le había comenzado a nublar e incluso tuvo que escupir en innumerables ocasiones arena que había tragado después de caer de cabeza al suelo. Caminaba, se tropezaba, caía y se volvía a incorporar usando sus cuatro extremidades hasta que retomaba el equilibrio de quedar sobre dos. Gritó y llamó a todos sus conocidos, sabía el nombre de cada uno de los integrantes dentro del Drakkar porque eran sus amigos y su gente. Sin embargo, sus ojos pasaban solo sobre destrucción y ni una señal de vida desesperaba a Raskild doliéndole hasta el fondo de su alma.

Sin embargo, debido a la tozudez de querer continuar fue que pronto distinguió un claro llamado que le devolvió la esperanza. — ¡Eydís! ¡Sí, eres tú!— Chilló corriendo o algo muy parecido que se permitió realizar con las piernas tan endebles como las sentía. No le importó caer otra par de veces y tener que sacarse una uña al hundir el dedo en una hendidura de la piedra que tuvo que sortear para llegar hasta donde estaba su familia. Nunca antes había estado tan feliz de ver a su hermana. Sonrió a pesar de distinguir solo la criptica paz que caracterizaba a la Völva, aunque hubiese estado a punto de haber sido tragada por el mar, Eydís seguía... siendo Eydís. Tuvo que reprimir el deseo de abrazarla, no iba a caer en esa trampa para demostrar debilidad y simplemente mantuvo la sonrisa fija.

Eydís, padre. Me alegra que los dioses hayan considerado mejor su decisión.— Respondió a modo de saludo con la voz queda. Raskild había tenido la mala fortuna de haber quedado en lado opuesto de la playa y donde se había llevado todo lo que la muerte había querido arrasar. Si hubiese acabado en este rincón, no se habría desesperado tanto porque había mucha más vida. — Conté cerca de diez cuerpos.— Le respondió su padre oteando el desastre que había dejado la tormenta, la cual era pérdida total. — Podemos reunir lo que todavía nos sirva.— Dijo y les hizo señas a los rezagados que aún no se acercaban. — Padre, debemos barrer la playa antes de internarnos más allá. ¿Tienes alguna información de estas tierras?— Le preguntó con seriedad. El gran vikingo sonrió emocionado. — Solo lo esencial, que nos espera gran fortuna y aventuras. Ahora, Eydís, dinos algún indicio. Lo necesitamos.— Le solicitó el jefe de la comunidad y Raskild se entretuvo haciendo un conteo mental de quiénes seguían con ellos.
En las misteriosas nuevas tierras
❈ PROUVAIRE ❈




Óðinn Landkönnuðir 13pk1W7
Silhouette
Silhouette
Mensajes: : 3335
Reputación: : 1483
Mis links
Shakespeare - Nivel 6

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir Empty

Jue Mar 25, 2021 7:06 pm

If I had a voice I would sing
After the night when I wake up. I'll see what tomorrow brings


Raskild corrió hacia ella y Eydís la observó delante suya. Casi parecía que iban a abrazarse pero ninguna dio el paso, quizás porque no estaban preparadas para admitir que se apreciaban. Eydís dejó que su padre sí estrechase a su hermana entre sus brazos como se esperaba de un progenitor. Leif Eriksson estaba exuberante, alegre y derrochaba una vitalidad que ninguna de sus hijas había presenciado en la vida. El hombre había logrado su objetivo, solo quedaba regresar dentro de un tiempo a casa para que se narrase su historia y la de sus leales tripulantes. Sí, aventura y fama. Era un hombre de horizontes amplios pero, al final del día, solo quería ser recordado. Y lo sería. Durante siglos.

—Había que morir para volver a nacer—se lo había dicho en el barco, que tendrían que traspasar la tormenta para alcanzar la calma y solo los más fuertes -o afortunados- habían sobrevivido. Eydís sabía que las tres protectoras de las raíces de Yggdrassil tenían un destino para ellos, por ese motivo, seguían vivos.

—Parece que en este lado hemos tenido mejor fortuna— se contaban cinco muertos y aunque la tripulación no era muy numerosa, al menos serían unos diez contándolos a ellos tres. Aun así, eran personas fuertes que valían por dos gracias, también, a su espíritu inquebrantable.

—No soy guerrera, ni líder pero habría que hacer acopio de todo lo disponible como bien sugiere Raskild. Yo iré a consultar a los dioses— agachó la cabeza respetuosa y se aproximó al nacimiento de la selva para abrir su bolsa y sacar sus objetos mágicos. Cráneos, huesecillos, piedras, plumas y hierbajos componían su sistema de lectura mística. Encendió un pequeño fuego y tras verter unos polvos sobre el mismo lo inhaló en busca de una respuesta.

No sabía dónde estaban, ni a dónde irían pero escuchó el susurro de unos árboles cercanos y cuando abrió los ojos se denotaba incertidumbre.

—En el interior de la selva hallaremos respuestas y sangre—susurró convencida a su padre.

En las misteriosas nuevas tierras
❈ PROUVAIRE ❈




Última edición por Little Cash el Jue Mar 25, 2021 7:08 pm, editado 1 vez
Little Cash
Little Cash
Mensajes: : 1519
Reputación: : 594
Mis links
Rango little

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir Empty

Jue Mar 25, 2021 7:06 pm
El miembro 'Little Cash' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Acierto/Fallo' :
Óðinn Landkönnuðir SslNg3Z
Dice Roller
Dice Roller
Mensajes: : 2414
Reputación: : 8
Mis links
Staff

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir Empty

Vie Abr 02, 2021 4:53 pm

If I had a voice I would sing
After the night when I wake up. I'll see what tomorrow brings
Morir para volver a nacer... A Raskild se le revolvió el estómago al pensarlo detenidamente, lo cual era una completa tontería porque así era la vida de un vikingo y por ello se hacían tantos sacrificios en honor a los dioses. Nada se obtenía si no se ofrecía un pago y una hazaña enorme como querer conquistar nuevas tierras, aunque fuera en honor de los inmortales, requería un esfuerzo de proporciones. No le agradaba ver su ejército mermado y cada hombre y mujer que fue tragado por las aguas contaba por diez de un guerrero regular, debido a su experiencia y entrenamiento. Solo esperaba que eso fuese suficiente, por el momento y recibieran alguna sorpresa agradable, mas Raskild no notaba tantas diferencias con el lugar que la vio crecer.

Se mantuvo con los brazos cruzados mientras el resto de los sobrevivientes habían acatado sus órdenes, no porque no quisiese ayudar, sino que la curiosidad pudo más en ella. Sabía que la inmensidad de la sabiduría de los dioses era algo incomprensible, al menos para ella, no obstante, siempre trataba de aprender y acercarse a la comprensión. Generalmente, habría buscado esas respuestas en otros canales de comunicación y/o sacerdotisas, pero como Eydís era la única que les quedaba, pues debía confiar que haría bien su trabajo. Tal como Raskild debía saber la forma de empuñar y blandir con fuerza sus armas, la labor de su hermana era ser el hilo conductor con quienes lo protegían más allá de lo terrenal y aunque seguía siendo recelosa, no tenía otra opción que aceptar que cada uno debía cumplir su función, más aún ahora que eran tan pocos.

¿Sangre?— Se adelantó al escuchar la explicación que le había dado Eydís a su padre. No era de su incumbencia, aunque así se creyera con esa atribución porque ella estaba a cargo de la seguridad de todo el grupo, o así se había convencido luego que el jefe de su comunidad le confesó que los planes eran que ella heredara esa posición. Lo que debió la vikinga era haberse unido a la recolección, mas se había quedado hipnotizada como la Völva realizaba el pequeño ritual. — ¿Qué bestias nos cortaran el paso, padre?— Preguntó con urgencia. Simplemente no le sobraba la paciencia y, de hecho, esa virtud pareciera habérsele hundido junto con gran parte del Drakkar. — ¿No oíste a Eydís? No lo sabemos, pero debemos hacerle frente. ¿O prefieres quedarnos como cobardes refugiados en esta playa?— Respondió su padre, mas no hubo enojo en su discurso y terminó riéndose como si hubiese escuchado una buena broma de parte de su hija.

Raskild negó y bajó la vista avergonzada. — Solo quería saber si podemos prepararnos...— Comenzó a argumentar, pero Leif le dio unas palmadas en la espalda. — Nada nos puede preparar para enfrentar estas tierras desconocidas. Confía en los dioses, Raskild.— Le pidió y luego el gran vikingo se giró para acercarse a la pila de cosas que el resto había acumulado. Un poco desesperanzada producto del cansancio extremo que se acumulaba en su cuerpo, respiró profundo para luego agacharse a preguntarle a su hermana. — ¿Viste bestias?— Le susurró al oído. — ¿Podré vencerlas con mi hacha?— Y esa era la cuestión central, su imaginación no paraba de mostrarle animales salvajes con grandes garras que helarían la sangre hasta de Thor.

Sin embargo, tras lanzar una mirada recelosa a la selva, se giró hacia su padre, quien dio las últimas instrucciones de que cargaran con lo poco que era de utilidad y comenzaran a internarse hacia el norte, directamente a la boca de ese verde paraje. — Ahí vamos...— Se animó uniéndose a la corta caravana.
En las misteriosas nuevas tierras
❈ PROUVAIRE ❈




Óðinn Landkönnuðir 13pk1W7
Silhouette
Silhouette
Mensajes: : 3335
Reputación: : 1483
Mis links
Shakespeare - Nivel 6

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir Empty

Miér Abr 07, 2021 10:02 pm

If I had a voice I would sing
After the night when I wake up. I'll see what tomorrow brings


Se había visto a sí misma corriendo a través de la foresta en busca de las respuestas que tanto necesitaba su pueblo. Eydís había notado presencias desconocidas aunque no logró ver al dueño de ninguna de esas auras, solo la sangre que empañaba el suelo que pisaba con sus botas. El líquido carmesí era la señal de alarma pero también la había conducido hasta el lugar del que procedían las respuestas.

Raskild rompió el breve momento de conversación y antes de que ella contestara, su padre hizo gala de su temperamento y coraje indomable. Era más explorador que guerrero, un hombre que amaba lo desconocido y estaba dispuesto a conocer cada palmo del mundo. Su hermana agachó la cabeza por su comentario cuando a ella le pareció del todo apropiado, es decir, iban hacia lo desconocido y no sabían qué hallarían al otro lado de los altos árboles y espesa flora.

—Noté presencias ocultas entre las plantas y los árboles. No sé si animales o humanos pero no estaremos solos...Padre no quiere ser muy discreto pero estate atenta...No sabemos si solos los primeros...o si alguien habita estas tierras...— susurró a la muchacha sabiendo que su padre preferiría enfrentarse a pecho descubierto a los peligros del bosque.

—Vencerás a cualquier cosa, Raskild. Solo confía en tu brazo— rezó antes de ponerse en marcha.

Nunca habían visto plantas o aves como aquellas. Era similar a Noruega pero todo era mucho más espeso y verdoso. Eydís contemplaba fascinada cada uno de sus componentes hasta que un ruido los alertó de una presencia animal. No era una bestia desconocida, era un impresionante oso negro propio de Canadá que salía a su encuentro con bastante furia.

—¡No lo matéis o enfadaremos a los dioses de estas tierras!—exclamó Raskild desde el centro de la fila.

En las misteriosas nuevas tierras
❈ PROUVAIRE ❈


Little Cash
Little Cash
Mensajes: : 1519
Reputación: : 594
Mis links
Rango little

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir Empty

Mar Abr 13, 2021 4:21 pm

If I had a voice I would sing
After the night when I wake up. I'll see what tomorrow brings
No se arrepentía de haber aceptado participar en esta aventura. El solo hecho de imaginarse ella en su hogar frente a la hoguera con el cuerpo caliente, comida y agua a su disposición la hacía sentir que eso no era para ella porque evidenciaba la cobardía de la comodidad que como guerrera no auguraba alcanzar. Tampoco en un futuro se veía como una madre, tal cual su propia progenitora, quien sabía luchar, pero había decidido mantener una rutina abnegada de no salir de los limites de su comunidad, lo cual no estaba mal, al contrario, no obstante, esa vida no era para ella. Sí, se imaginaba a ella misma aquí o en cualquier otro rincón de este enorme mundo conociendo y conquistando nuevos territorios en nombre de sus insaciables dioses hasta que sus huesos cansados se rompieran y no pudieran sostenerla más.

Lo que Raskild había tratado de enseñarle a su padre que sus hombres estaban cansados y que luego de haber estado contemplando el abismo de la muerte por si mismos requerían un respiro. Sin embargo, no lo iba a contradecir ni en privado ni menos en público, el jefe de este puño de vikingos ya había dejado claro su punto y las ansias por comenzar esta aventura fueron mayores que cualquier otra cosa. La vikinga observó al grupo en general y trató de insuflarles energía y ánimo para afrontar a lo desconocido que tenían en frente de sus ojos. Monstruos y bestias salidas de las peores pesadillas era lo único que Raskild podía pensar que se escondían en medio de la frondosa vegetación esperando cualquier momento en que estuviesen distraídos para atacar por la espalda. Aspirando el temor como viles alimañas.

Y la información que le dio su hermana despejó todas las dudas que estaba en lo cierto de sentir tal resquemor. Se giró a observar a Eydís y la tomó por los hombros, lo cual desde lejos parecía un simple gesto de hermandad, mas la intención era transmitir un súplica. — Si ves algo y notas que yo no me he percatado, por favor, dame el aviso.— Le transmitió en voz baja. Nada saldría bien si los pocos guerreros que les quedaban sintiesen esa inseguridad creciente, necesitaban cada una de esas manos y perder uno más sería fatal para la sobrevivencia del clan por completo. — Y por eso, será mejor que te mantengas cerca de mí.— Le pidió con un asentimiento de cabeza. Raskild no podía dejar ningún detalle al azar, si su padre quería ser tan temerario que cruzaba el límite de la insensatez, ella debía cumplir la función protectora.

Confiar en mi brazo... Espero que sea tan fácil como desearlo.— Murmuró esbozando una sonrisa cansada antes de voltearse y continuar con la marcha. El clima era extraño, el viento frío que los había envuelto en la playa se había detenido en seco y era como haber ingresado dentro de una cabaña con la hoguera prendida hasta dejar altas llamas surgir, a Raskild le dio la sensación de sofoco y golpeó una gran hoja que le tapaba el paso. Nadie hablaba y todos volteaban constantemente hacia los costados creyendo escuchar otras presencias, todos parecían nerviosos menos su padre.

Había quedado prendada observando la gran espalda del jefe del clan, por lo que el feroz gruñido y la posterior advertencia de Eydís fue lo primero que la hizo reaccionar. — ¡¿Y qué pasa con nuestros dioses?!— Preguntó asustada tomando su hacha con firmeza mientras el oso lanzaba zarpazos y luego se paró en dos patas aumentando el doble su tamaño. — ¿Enfadamos a estos dioses o a los nuestros?— Preguntó más para si. Tenía que tomar una decisión y ya. — ¡Corran recto hasta salir de este infernal verde!— Exclamó y para su suerte todos, incluido su padre, comprendieron que esa era la mejor opción. Necesitaban salir de allí y dejar de ser un blanco fácil entre tanta vegetación. Sin embargo, no fueron los únicos que comenzaron a correr sorteando los árboles y distintos obstáculos, el oso también los seguía muy de cerca y así se los transmitía los rugidos cada vez más potentes.
En las misteriosas nuevas tierras
❈ PROUVAIRE ❈




Óðinn Landkönnuðir 13pk1W7
Silhouette
Silhouette
Mensajes: : 3335
Reputación: : 1483
Mis links
Shakespeare - Nivel 6

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir Empty

Jue Abr 22, 2021 9:01 pm

If I had a voice I would sing
After the night when I wake up. I'll see what tomorrow brings


Su padre nunca había sido un mal líder, era el más férreo de los hombres y el que siempre conseguía despertar la bravura en los corazones de los guerreros. Era un individuo único que había bebido de las hazañas de su padre y se había sumergido en las propias para burlar al destino y demostrar al mundo entero que Leif Eriksson podía ser tan o más importante que Erik El Rojo. En otra vida, Eydis podría haber sentido admiración por él, una devoción casi desbordante pero sus únicos sentimientos verdaderos pertenecían y eran custodia absoluta de sus dioses.

Su hermana era distinta, era una vorágine de compromiso que nadie podía ignorar. Había interiorizado a fuego que ella sería la encargada de guiar a esos hombres en el futuro y nunca los abandonaba. Velaba por ellos, los quería y escuchaba más que su propio padre y ya no por su forma de ser sino porque era mujer y tenía que esforzarse el doble para conseguir cualquier cosa.

Raskild la cogió por los hombros sin resultar agresiva, casi sentía que buscaba sus palabras y consejos con mayor fervor que nunca antes en sus vidas. Eydís la escuchó atenta y acabó asintiendo a su petición. Sabía que era relevante la supervivencia y, aunque no temía a la muerte, estaba convencida de que los dioses los guiaban.

—Así lo haré— no creía que la protegiera por amor a ella sino a todo al grupo, por ese compromiso que sentía hacia todos los que la rodeaban. La lealtad era un plato que debía cocinarse con mimo y Raskild sabía cómo usarlo a su favor aunque no tuviera motivos ambiciosos u ocultos. Sonrió misteriosa cuando su hermana contestó a sus palabras y, después, el gesto se ensombreció cuando la majestuosa bestia salió a su encuentro.

Lanzó el mensaje a su hermana y esta pareció dudar durante unos instantes. Los hombres ya estaban sacando las armas para deshacerse del animal que les resultaba familiar y que, a veces, los más feroces eran capaces de convertir en gruesos abrigos. Corrieron a través de los árboles ante la petición de la guerrera pero Eydís tropezó contra una rama importuna en su camino. Los demás no se fijaron en su ausencia y ella no tuvo miedo, creía ver al dios Freyr en los ojos del animal.

En las misteriosas nuevas tierras
❈ PROUVAIRE ❈


Little Cash
Little Cash
Mensajes: : 1519
Reputación: : 594
Mis links
Rango little

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir Empty

Mar Abr 27, 2021 5:53 pm

If I had a voice I would sing
After the night when I wake up. I'll see what tomorrow brings
Sentir no miedo cuando la muerte o el dolor te acechaban con sus garras era de tontos. Por más que se enseñara que se debían enfrentar los peligros con la frente en alto, ir de cabeza dentro de las fauces de una bestia solo con la intención de demostrar valentía; el final de esa hazaña no sería más que desastrosa y con un cuello separado del tronco como resultado. Raskild había impuesto respeto, partiendo por ser la hija del jefe del clan, pero luego su propia inteligencia por sobre la brutalidad destacaron y cualquiera que había luchado a su lado sabía que no era capaz de pequeñas hazañas. El instinto de sobrevivencia era más importante que cualquier otra cosa y la guerrera pensaba que por eso los dioses les había infundido miedo en ciertas ocasiones, porque o sino los salones de Valhalla estarían repletos de individuos mediocres y eso no era el fin máximo.

Bien, ahora estaba aterrorizada y no existía otra palabra para explicar lo que corría por su cuerpo exigiéndole que sus músculos no se desgastaran, a pesar del esfuerzo que significaba moverse entre medio de un frondoso bosque, que no era lo mismo que desplazarse por una planicie debido a los obstáculos. Un solo paso en falso, un tropiezo y sería comida de oso. Raskild había visto esos animales y en sus tierras abundaban, pero jamás había estado delante de uno tan enorme y feroz. No supo si se lo había imaginado, porque no retrocedería solo para salir de la duda, pero el resplandor de sus ojos habían sido rojos. ¿Qué clase de mal coexistía dentro de ese cuerpo? No le dio ningún buen presagio, pero ella no era la experta en esa área.

Raskild miró a su alrededor y notó la presencia de varios de sus hombres, pero le faltaba una importante y en ese instante se detuvo en seco. — ¡Eydís!— Exclamó dándose vueltas sobre su eje con tanta rapidez que su campo visual se transformó en simples manchas de colores, mas estuvo segura que su hermana no se encontraba cerca. — ¡¿Viste a la Völva?!— Le preguntó a una vikinga que pasó despavorida a su lado, mas no se percató que se dirigía a ella. No los culpaba, ella era quien había dado la voz de mando para correr y ellos solo habían acatado como correspondía. La rubia soltó un gruñido y aceleró regresando por la dirección por la que había llegado. La urgencia y la desesperación provocaron que no escuchara más que sus acelerados latidos en los oídos. — ¡Eydís! ¡Hermana!— Chilló.

Hasta que un feroz rugido llamó su atención y no lo pensó dos veces para dirigirte hacia el. La escena pasó muy rápido y Raskild reaccionó según lo que sus instintos le dictaban. — ¡No!— Exclamó y lanzó lejos a su hermana para que rodara a un costado, tomando ella esa posición justo antes de que el oso cayera encima y solo su hacha detuvo lo que había parecido inevitable. La guerrera no tuvo más tiempo que levantar el filo de su arma hacia arriba y el propio impacto del animal ayudó a que se clavara más dentro de sus carnes.

Un gemido tan profundo resonó en toda la selva y Raskild vio oscuridad porque el peso era demasiado para que fuese capaz de salir de ese lugar por su cuenta. — A..yu..dame...— Balbuceó pidiendo a su hermana que tirara del oso moribundo para que ella pudiese escapar y cuando lo hizo quedó en cuatro patas rogando por aire. Le costó un par de segundos, pero al girar su cabeza se encontró con la triste escena. — Yo no quise... herirlo. ¿Qué será de nosotros ahora?— Preguntó más asustada que antes. Eydís había advertido que no lo tenían que matar y ahora había condenado a todos los que quedaban de su clan a los peligros que les dedicarían esos dioses de esas tierras extrañas a modo de venganza. — ¿Qué es lo que hice?— Lloriqueó sin soltar lágrimas verdaderas, solo terror puro.
En las misteriosas nuevas tierras
❈ PROUVAIRE ❈




Óðinn Landkönnuðir 13pk1W7
Silhouette
Silhouette
Mensajes: : 3335
Reputación: : 1483
Mis links
Shakespeare - Nivel 6

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Volver arriba