Últimos temas
Afiliados
Élites
Créditos
Tree Of Life es un foro de rol libre y su contenido es propiedad intelectual de los administradores del mismo y los usuarios que crean sus tramas. El diseño general del skin y las tablillas staff fue creado por Red, a quien agradecemos su contribución. Agradecimientos especiales a los foros dixinmortal y al foro de ayuda de Foroactivo, así como a los tumblrs de necromancercoding, Flerex, Gitanodoescodes y Maryskins, pues sin sus tutoriales y zonas de ayuda habría sido imposible completar esta skin. Las imágenes utilizadas no son de nuestra propiedad si no sacadas de las páginas Google, DLPNG, Pngflow, Freepng y DeviantArt (Captain-Kingsman16, DUA-PNGS, Weirdly-PNGS y nickelbackloverxoxox). También agradecemos a Mario Montagna de freepsdfiles por las imágenes de los botones, así como a freepik y a Flaticon por las imágenes de los iconos. Los iconos web pertenecen a la página FontAwesome. Por último, el diseño de la página html para las dinámicas es creación de ethereal-themes, que cede el código gratuitamente en su tumblr del mismo nombre.
Hermanos

Tumblrs de recursos para el rol

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Óðinn Landkönnuðir - Página 2 Empty

Vie Ene 08, 2021 2:58 am
Recuerdo del primer mensaje :


Óðinn Landkönnuðir


Leif Eriksson nació escuchando las hazañas de su padre, Erik El Rojo. Nativo de Noruega se aventuró por las aguas hasta descubrir Islandia donde fundaría el primer asentamiento vikingo. Por vicisitudes del destino, su padre abandonó exiliado Islandia y entonces descubrió Groenlandia donde más tarde. Se dice que Leif nació en torno al 970 y que seguramente nació en Islandia a las afueras de Breiðafjörður y posiblemente en la granja donde la familia de Theodhild pudo haberse establecido. Leif tuvo dos hermanos cuyos nombres eran Thorsteinn y Thorvald, y una hermana, Freydís.

Leif fue criado por por el esclavo Tyrker, y tal fue su vínculo que lo llamaba cariñosamente padre adoptivo. En su juventud más temprana se casaría con una mujer llamada Þórgunna con quién engendraría milagrosamente a dos hijas gemelas: Rasklid y Eydís, dos hermosas criaturas que lo acompañaron ya en su juventud hasta Noruega en 999. En ese año fue bautizado bajo amparo del rey Olaf Tryggvason, pasando el invierno con él. Los tiempos habían cambiado pero había algo especial en la joven Eydís: La magia vivía en ella. Los dioses la habían bendecido con un don incalculable, al igual que a la joven Rasklid que era más fiera que cualquiera de los hombres. Sabiendo de tales habilidades...¿cómo iba a prohibirle a sus hijas seguir a los verdaderos dioses?

En el año 1000 guiado por los relatos del comerciante Bjarni Herjólfsson, se embarcó en una nueva aventura siguiendo los pasos de su padre. Erik se dirigió al Oeste y descubriría una tierra a la bautizó como Vinland. Decía que era abundante en salmones y pastizales así que se quedó para fundar el primer asentamiento.

Esta es la historia de como un noruego llegó a América. O mejor dicho, la historia de como dos mujeres islandesas contemplaron una tierra inhóspita posteriormente llamada Terranova.

Rasklid Leifdóttir
Guerrera | 20 años | Jeanne Goursaud | Silhouette
Eydís Leifdóttir
Völva | 20 años | Thea Sofie Loch Næss | LittleCash
ONE ON ONE, ORIGINAL, VIKINGOS
❈ PROUVAIRE ❈




Post de rol:

Código:
<link href="https://fonts.googleapis.com/css?family=Amiri|Cardo|Cinzel|Libre+Baskerville&display=swap" rel="stylesheet">
<center><div class="pjdbox"><div style="width: 345px; height: 160px; background:url(IMG DE TU PJ); background-size: cover;"></div><div style="width: 300px; height: 10px; background: #7A5F3B; margin-top: -5px;"></div><div class="pjdtitl">TÍTULO CORTO</div><div class="pjdsub">CONTINUACIÓN DEL TÍTULO/SUBTÍTULO</div><div class="pjdtxt">AQUÍ TU RESPUESTA</div><div style="width: 250px; height: 5px; background: #7A5F3B; margin-top: 5px;"></div><div class="pjdinfo">En ¿dónde? con ¿quién?</div></div><div class= "pjdprouv">[url=https://treeoflife.foroactivo.com/u123]❈ PROUVAIRE ❈[/url]</div></center>

<style>.pjdbox{width: 345px; height: auto; background:#D6C2A7; padding-bottom: 35px;}.pjdtitl{width: 250px; height: auto; background: #transparent; border-bottom: solid 1px #B3956E; font: 16px 'Cinzel'; color: #7A5F3B; text-transform: uppercase; line-height: 20px; text-align: center; margin-top: 30px; margin-bottom: 5px;}.pjdsub{width: 240px; height: auto; font: 10px 'Cinzel'; color: #7A5F3B; line-height: 11px; text-align: center; margin-top: 5px; margin-bottom: 5px;}.pjdtxt{width: 260px; height: auto; padding-top: 15px; padding-bottom: 15px; margin-bottom: 10px; font: 13px 'Amiri'; color: #261B17; text-align: justify; line-height: 12px;}.pjdinfo{width: 350px; height: auto; font: 12px 'Cardo'; color: #7A5F3B; text-align: center; padding-top: 10px; margin-bottom: -1px;}.pjdprouv {width: 400px; font: 9px 'Libre Baskerville'; color: #998FB8; margin-top: 7px; text-align: center; etter-spacing: 2px;  text-transform: uppercase;}</style>
Little Cash
Little Cash
Mensajes: : 1518
Reputación: : 594
Mis links
Rango little

Volver arriba Ir abajo


Óðinn Landkönnuðir - Página 2 Empty

Dom Mayo 02, 2021 4:31 am

If I had a voice I would sing
After the night when I wake up. I'll see what tomorrow brings
—¿Eres tú Freyr? ¿Habitas hasta en la piel de un oso de lejano continente? ¿O es Loki transformado en una de su más reales artimañas?— preguntó a la bestia con los ojos clavados en sus pupilas oscuras, casi parecía una loca pero le dolía el pie y no tenía miedo. Ella estaba dispuesta a entregarse si los dioses así lo requerían.

No escuchó los pasos de su hermana, le costó verla hasta que la tuvo encima y la empujó con fuerza contra uno de los costados del bosque. La muchacha despertó de su pequeño trance, ¿se había comunicado realmente con un dios o solo era producto de su inquietante imaginación? Suspiró profundamente, tosió al sentir cómo el oxígeno se cobraba espacio en sus pulmones y entonces escuchó el quejido de su hermana. Eydís, quizá, tuvo miedo de haberla perdido aunque nunca había experimentado sentimientos reales y debía descubrirlos.

Se levantó apoyándose en la dura y rugosa corteza de uno de esos anchos árboles, apoyando el pie a pesar del dolor se encaminó hacia su hermana. La visión era abrumadora porque la bestia cubría casi por completo a la joven guerrera nórdica. Raskild había logrado una nueva proeza: la de asesinar a un oso. Eso la convertía en una guerrera consagrada y era motivo de regocijo entre los suyos.

Eydís apoyó todo su cuerpo contra el lado extremo al que se encontraba su hermana para que esta saliera de su prisión de carne y pelo azabache. Raskild gateó liberada y ella se arrodilló a su lado escuchando sus profundos lamentos. La völva abrazó a la guerrera contra su pecho en un gesto maternal, sus dedos acariciaron sus cabellos sin decir nada. Meditando en profundo silencio hasta que una ligera brisa de aire, imperceptible para cualquiera, recorrió el pelaje del animal.

—Tal vez...— Eydís cortó un mechón de su pelo y lo guardó entre sus ropas antes de fijarse en una cicatriz que el oso portaba en su espalda...¿era de una flecha? —Volvamos a la playa, Raskild. Si has visto esa marca...solo significa una cosa...El oso nos ha transmitido un poderoso mensaje...y es que...no estamos solos— observó con desconfianza las sombras de los troncos.

En las misteriosas nuevas tierras
❈ PROUVAIRE ❈


Little Cash
Little Cash
Mensajes: : 1518
Reputación: : 594
Mis links
Rango little

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir - Página 2 Empty

Jue Mayo 06, 2021 5:35 pm

If I had a voice I would sing
After the night when I wake up. I'll see what tomorrow brings
El miedo a ser la culpable de que cayeran terribles desgracias sobre todo el clan era tan grande que sentía como se le helaba la sangre. El cadáver del oso frente sus ojos era la prueba irrefutable que había desobedecido los designios divinos y por eso no solo merecía un castigo ella, sino que todos los suyos. No sería la primera ni la última vez que los dioses reprendían a los humanos tras no hacer caso a lo que ellos les habían indicado. Aquellas ordenes podían tener o no sentido para los mortales, porque al tener la poca visión del mañana sus sentidos quedaban cortos comparados a lo de los inmortales, no obstante, no por ello carecían de sentido y esa humildad era lo que hacía sobrevivir al precavido. Ya demasiadas desgracias llevaban encima en una aventura que no había más que comenzado y partir yendo contra la corriente no era lo correcto.

Raskild haría lo que fuera para deshacer sus actos. No fue consciente de que estaba siendo abrazada por su hermana, pero respondió a su tacto tomándose de su brazo. En otras circunstancias, habría rehuido de este gesto porque jamás habían sentido esa necesidad de ser hermanables la una con la otra y no parecía natural serlo, por razones que se le escapaban del entendimiento a la propia guerrera, mas esto era una instancia muy particular. — No entiendo... tú dijiste que no teníamos que matarlo y por eso corrimos...— Dijo pestañeando repetidamente como si le costara pensar, pero ya estaba uniendo las pistas una a una. — ¿Es que acaso...?— Dejó la pregunta suspendida y no hizo ningún ademán para que su melliza se separara de ella.

La escuchó y aquel mensaje fue la prueba que requería. — No, no podemos volver a la playa, Eydís. Tú...— Le apuntó con su dedo índice y se levantó de un salto. — Tú nos obligaste, nos diste ese mensaje de los dioses. ¿Fue cierto o un invento tuyo?— Le espetó perdiendo los estribos de un momento a otro. Dentro de su cabeza era normal que señalara a Eydís como la fuente de grandes males que los demás vikingos eran demasiado ilusos para notar. — ¿Y quieres que nos separemos, nos dividamos y así perezcamos?— Para Raskild la decisión de volver a la playa los condenaría aún más porque todos habían corrido en dirección opuesta a esta. Unidos eran fuertes, separados no tendrían futuro en una tierra tan extraña como esta. Y sería imposible que se comunicaran por telepatía de vuelta al punto de partida... no tenía ningún real sentido y pasar la noche en una posición tan desprotegida como un terreno abierto era lo peor que podían hacer según lo que sabía la guerrera.

No puedo creerlo... Por ti... Yo te salvé de ese oso, lo maté para que no salieras herida. Y aún así... ¿Deseas nuestro fin?— La estaba culpando y en cierta parte, un lado escondido para si misma, estaba queriendo no sentir el propio peso de su responsabilidad en el problema con los dioses. — Nos habríamos evitado todos estos males si la muerte de ese oso hubiese sido en un comienzo... cuando nos encontramos con el animal y nos desafió con su rugido.— Razonó totalmente espantada que tuviese sentido. — No dejaré que lo logres, Völva.— Le advirtió girándose y comenzando la marcha hacia donde le había indicado antes a los hombres que debían correr, lejos de las garras de la bestia. Lo que ella no había notado fue que su hermana sí encontró una pista en la espalda del oso que apuntaba a que no estaban solos en esa selva, pero estaba tan cegada con sus propias indagaciones que volvió a pecar de impulsiva e ignorante. — Tenemos que reunirnos.— Musitó para si dando grandes zancadas sin mirar atrás para verificar lo que haría Eydís.
En las misteriosas nuevas tierras
❈ PROUVAIRE ❈




Óðinn Landkönnuðir - Página 2 13pk1W7
Silhouette
Silhouette
Mensajes: : 3335
Reputación: : 1483
Mis links
Shakespeare - Nivel 6

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir - Página 2 Empty

Lun Mayo 10, 2021 1:55 am

If I had a voice I would sing
After the night when I wake up. I'll see what tomorrow brings
Su hermana comenzó a escupir ponzoña pero lejos de ofenderla solo le causaba gracia, una escondida, porque la consideraba la mayor de sus preocupaciones. Había dicho lo de la playa porque no se había fijado en qué dirección habían corrido, simplemente había tropezado y suerte que seguía con vida. Sin embargo, la señal en la piel del oso era clara. Era una cicatriz de flecha, hasta ella podía entender esa muesca en la carne aún caliente del animal pero no, Raskild era muy valiente pero tan estúpida y obcecada como una mula vieja. "Dame paciencia, Odín", rezó en su mente al Padre de Todos, su guía.

Ni siquiera le había dado la ocasión de responder a sus acusaciones pero no le importó porque sabía que su padre sí la escucharía, para eso estaba ahí para guiarlos leyendo los mensajes de los dioses que, por mucho que se empeñase Raskild, no eran claros o siempre sencillos. Sus caprichos eran misterios que ni la mejor de las völvas podría leer 100% convencida.

Se fijó en el rasguño de su brazo y después en el animal. Su hermana ya se había marchado dejándola sola con aquellos bosques de altos árboles que podían recordar a los de su Noruega natal. Eydís no dudó a la hora de coger el cuchillo y empezar a cortar la carne del oso donde estaba la pista que necesitaban. ¿Quería Raskild pruebas? Se las daría.

Siguió las huellas que el sol le mostraba con aquel pedazo de carne sangrante entre sus pequeños dedos. No se detuvo hasta que escuchó las voces distantes y lejanas. Seguramente habían preparado una hoguera que podía resultar la mejor o la peor de las ideas.

En las misteriosas nuevas tierras
❈ PROUVAIRE ❈


Little Cash
Little Cash
Mensajes: : 1518
Reputación: : 594
Mis links
Rango little

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir - Página 2 Empty

Miér Mayo 12, 2021 10:32 pm

This will never end
'cause I want more, give me more
No iba a simular algo que no había tenido la intención de realizarlo, aunque esto la pusiera en la peor situación con su padre, no le importaba. Jamás había vuelto la cabeza hacia atrás con el fin de verificar si su hermana la seguía o estaba en buena condición física, simplemente había seguido en una dirección que ella consideraba correcta, obcecada por mantener su decisión de que esto no había sido su culpa. De todos modos, aunque mintiera y dijera que jamás cruzaron sus caminos mientras corrían por el bosque, los dioses sabrían que no había sido así, por lo que tarde o temprano vendrían las represalias. Raskild no soportaría más el peso de esa responsabilidad, había aguantado con la mayor entereza desde que despertaron en la playa, debido a que su padre parecía un poco reacio a crear planes seguros para todo el clan, pero ya no más al haber tenido suficiente.

Y, ¿qué había ocurrido? De nuevo había dado lo mejor de sí tratando de protegerlos, pero su hermana se impulsó a remar hacia la dirección completamente opuesta. Ya estaba harta y hablaría con el jefe de esta expedición, si no escuchaban sus opiniones y solo las de Eydís, no entendía cuál era su función entonces. Por supuesto que esto se trataba de otro de los arrebatos de la vikinga que respondían a unos celos que no eran sanos ni tampoco dignos de la mujer en edad fértil que era. En palabras simples, se estaba comportando, otra vez, como un niña pequeña que quería destacar sin ser opacada por nada ni nadie, menos por su hermana que siempre le había restado protagonismo con todas esas pantomimas de que se comunicaba con los dioses directamente.

Sin embargo, había salido dando pasos firmes y fijándose de levantar bien las piernas para no tropezar, pero pronto notó el cambio de la cantidad de luz que se filtraba entre las ramas de los árboles era menor. Tenía dos opciones, seguir internándose, lo cual la llevaría a aumentar sus desventajas al no ver con su total capacidad o buscar hacia donde distinguía más claridad y luego ya buscar puntos de referencia para orientarse mejor. Sabía que había dado la indicación que corrieran hacia el lado opuesto de la playa y allí deberían estar, pero con su estado rabioso producto de Eydís había dejado de prestar tanta atención a su entorno.

No sería disparatado pensar que había dado vueltas en círculos. Raskild gritó y le pegó al primer tronco que se le atravesó delante. No le importó el dolor, ni siquiera que su respiración era superficial y que esto no la beneficiaría, simplemente siguió hacia la luz porque era lo más sensato. — Los dioses me odian.— Siseó al salir de la selva y encontrarse de vuelta en la playa delante de todo el grupo de vikingos, exactamente donde ella no quería estar. — ¿Qué hacen acá? Padre, debemos hablar.— Exigió pasando en medio y dando uno que otro empujón para hacerse espacio. — Llegaste justo a tiempo, hija. Ahora calla que nuestra Völva tiene algo importante que comunicarnos, ya que dice que encontró una pista.— Anunció el vikingo haciendo señas para que se reunieran y escucharan con atención.
En las misteriosas nuevas tierras
❈ PROUVAIRE ❈




Óðinn Landkönnuðir - Página 2 13pk1W7
Silhouette
Silhouette
Mensajes: : 3335
Reputación: : 1483
Mis links
Shakespeare - Nivel 6

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir - Página 2 Empty

Vie Mayo 21, 2021 3:18 am

This will never end
'cause I want more, give me more
No supo cómo fue capaz de llegar antes que su hermana pero lo hizo sosteniendo aquel trozo de carne sangrante entre sus manos. El pie le molestaba pero no se quejaría porque sabía que Odín había sufrido un dolor mayor cuando se arrancó su ojo para obtener el derecho a beber de las aguas de Mírmir. La völva agradeció que su bolsa siguiese pegada a su cuerpo y de su interior sacó un par de plantas para machacarlas y crear un ungüento que vertería encima de la zona inflamada. Pronto notó alivio.

Al cabo de un tiempo no excesivamente largo regresó Raskild con los ojos inyectados de rabia e impotencia. Eydís sabía leer su mirada porque era de todo menos discreta. Su hermana era un libro abierto en lo que se refería a sus emociones, todo lo contrario a ella que parecía carecer de toda humanidad. Su padre había observado desde la curiosa distancia lo que había traído pero no había preguntado porque estaba preocupado por su hermana. Percibía el recelo ante el sentimiento que le provocaba creer que su hija había muerto.

Finalmente, la guerrera hizo acto de presencia y solicitó hablar con Leif. El hombre le informó que tendría que esperar y Eydís, conteniendo el cansancio, se puso de pie para contemplar a todo el grupo de vikingos supervivientes. Sostenían su entereza con la gracia de un pueblo que no temía a la muerte gracias a la creencia de que la existencia no acababa al morir sino que eran trasladados a distintos palacios dependiendo de cómo morían.

—Pude regresar junto a vosotros porque Raskild detuvo su huida para enfrentarse directamente al oso. Ella mató a la bestia demostrando la implacable fuerza que corre por sus venas— todos estallaron en vítores de alegría, su padre le sonrió más que orgulloso.

—El oso cayó sobre ella y al retirarlo...descubrí una señal...— mostró la carne —Vuestros ojos más expertos que los míos sabrán leer que se trata de una herida de flecha...—sus ojos azules se mostraban sinceros —El oso nos ha mostrado que no estamos solos en estas tierras— dictaminó con seguridad.

En las misteriosas nuevas tierras
❈ PROUVAIRE ❈


Little Cash
Little Cash
Mensajes: : 1518
Reputación: : 594
Mis links
Rango little

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir - Página 2 Empty

Miér Mayo 26, 2021 5:35 pm

This will never end
'cause I want more, give me more
¡La odiaba! No había ninguna otra explicación. Era ese fuego que la consumía por dentro dolorosamente cada vez que la veía arrebatarle lo que era suyo, y eso no se trataba más que la atención de su pueblo. Tanto su padre como su hermana tenían ese don de que cada vez que movían un dedo, la multitud vikinga callaba como si hubiesen sido obligados a pegar sus labios uno con el otro y toda su atención iba para esas figuras. Lo que no lograba dilucidar era si eso era una respuesta al respeto o al miedo de lleno e irracional, pensando en lo que la Völva representaba debido a la influencia que los dioses ejercía sobre ella... supuestamente. No sería injusta con su gente de pensar que pasaban de todas las instrucciones que como guerrera experimentada les daba, pero jamás había ejercido ese respeto inmediato y muchas veces había tenido que pedir silencio a gritos para que le pusiesen atención.

En cuanto su padre la detuvo y le pidió exactamente lo contrario a lo que ella deseaba, Raskild se trató de mantener al margen e incluso reculó hasta que el jefe la tomó del brazo obligándola a quedarse a su lado. La hija miró a su progenitor y frunció el ceño, fue solo un gesto que duró un segundo, mas demostraba todo el malestar que pululaba dentro de su cuerpo contaminándola y que perfectamente otro miembro de este clan pudo haber notado. Quería detener esta farsa y culpar a ese gran vikingo por no ser lo suficientemente observador, lo que lo situaba como el rey de los ilusos. Si ni siquiera podía ver el daño que la estaba haciendo regañándola y renegándola a un papel secundario, ya no sabía qué respeto tendría para manejar a sus hombres en el futuro cercano porque estaba claro que muchas pruebas se tendrían que enfrentar.

Partiendo desde este segundo, pensó bajando la mirada en cuando Eydís comenzó a hablar mientras el silencio era atronador que hasta los sonidos propios de la selva, como el cantar de desconocidos pájaros, se detuvo. — Así no fue como ocurrió.— Siseó bajo solo para si misma a la vez que negaba con la cabeza. Ella había intentado de todo para protegerlos, pero su hermana hizo todo lo contrario y eso era lo que había sucedido. Raskild quiso alejarlos de esa bestia, pero Eydís presionó para que el encuentro fuese inminente. Sin embargo, sabía que si trataba de explicarlo en voz alta, le darían la espalda y eso englobaba a todos. — Por supuesto que no estamos solos.— Se rio con ironía y levantó el mentón con orgullo. — No hay tiempo para discursos. Nosotros somos los extraños en estas tierras y debemos imponer respeto.— Rugió demostrando que la paciencia ya no la acompañaba dentro de su cuerpo.

Todos escucharon que Eydís declaró que ese enorme oso era una manifestación de los dioses de estas tierras. Pues... ¿Cómo creen que se tomarán el hecho de que he aniquilado a su emisario? Dime, padre. ¿Qué pasará ahora?— Encaró al vikingo, quien no parecía escandalizado por la falta de respeto de su hija. No obstante, cuando estaba preparándose para responder delante de un público que estaba expectante y temeroso ante lo desconocido un silbido zumbó en los oídos de varios. — ¡Nos atacan!— Gritó en alerta y aunque fuera evidente porque todos vieron las flechas clavadas en la arena y en un par de árboles cercanos, no fue hasta que Raskild lo anunció que se generó el caos.

Corrieron buscando sus implementos de guerra, pero en el proceso a dos de sus hombres fueron abatidos con un certero disparo en la cabeza para cada uno. — ¡Sus escudos! ¡En formación!— Indicó sabiendo que su padre no sería la voz de mando de nuevo y ella tendría que tomar las riendas de la situación si querían sobrevivir. La mayoría eran guerreros, pero no todos, por ejemplo su querida hermana no lo era. Instintivamente le señaló la protección que le daban los escudos pegados unos con otros formando un techo donde varias flechas ya se habían clavado en la superficie. — ¡No se separen!— Les pidió porque no sabían dónde se encontraban sus enemigos debido a que el refugio que les otorgaba la selva con la oscuridad y recovecos era el disfraz perfecto.
En las misteriosas nuevas tierras
❈ PROUVAIRE ❈




Óðinn Landkönnuðir - Página 2 13pk1W7
Silhouette
Silhouette
Mensajes: : 3335
Reputación: : 1483
Mis links
Shakespeare - Nivel 6

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir - Página 2 Empty

Dom Jun 06, 2021 6:01 pm

This will never end
'cause I want more, give me more


La voz enfurecida de Raskild estalló demostrando su punto de vista por encima del ajeno. Eydís se preguntó cómo sería vivir con tanta envidia ponzoñosa recorriendo sus venas y se alegró de haber sido criada lejos de su familia. Nunca había añorado el afecto o la aceptación porque sabía que su cometido nunca agradaría a todos sin distinción. La labor de una völva podía ser peligrosa y más de una había muerto en manos de aquellos que no habían temido las consecuencias de la magia. Eydís era consciente de que su hermana podía matarla en cualquier momento pero no tenía miedo, ni dudas. Cuando abandonase ese mundo partiría al encuentro de Freyja en su salón eterno -muy diferente al de Odín- o iría a Hellheim para que Hela la cuidase en su morada gélida. Ella no iría al Valhalla.

Leif Eriksson conocía bien a su sucesora natural. Era leal e inteligente pero poseía el mismo temperamento que su madre cuando se enfadaba. Eydís no tenía ningún rasgo en común con la familia porque no había podido adquirirlos al ser educada por la völva de la aldea. No le importaba al hombre, realmente él solo anhelaba su conexión ancestral para continuar navegando no por nada en especial. Había sido el propio navegante el que entregó su hija a la völva a pesar de los deseos contrarios de su madre. ¿Cómo iba Leif, el hombre que quería recorrer todo el mundo, a enfadar a los dioses? Había salido ganando sin importarle el precio que aquella bebé había pagado para que él pudiera hacer uso de sus conocimientos.

Las flechas de aquella tribu nativa de Canadá volaron sobre sus cabezas aunque dos de sus hombres acabaron ensartados sin ningún tipo de pudor o contemplación. Eydís había esperado encontrarse a una tribu pacífica pero debían estar asustados ante la presencia de unas personas que no se parecían en nada a ellos. Las flechas estaban pintadas y rodeadas por plumas de esas extrañas aves que habían sobrevolado sus cabelleras. La völva presenció el rápido proceder de Raskild y ella fue rápidamente cubierta por uno de los hombres.

—Hay que intentar comunicarse con ellos...debemos buscar el diálogo...porque no sobreviviremos combatiendo...—le gritó a Raskild para que la oyese. Estaban en medio de la playa, a descubierto, sin barco, sin comida y en el territorio de esos desconocidos. Era cuestión de tiempo que los mataran a todos.


En las misteriosas nuevas tierras
❈ PROUVAIRE ❈


Little Cash
Little Cash
Mensajes: : 1518
Reputación: : 594
Mis links
Rango little

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir - Página 2 Empty

Jue Jun 10, 2021 6:14 pm

This will never end
'cause I want more, give me more
El odio era una fuente de energía inagotable, si esta se alimentaba correctamente formando los pensamientos acorde a esta categoría, por supuesto. Raskild no tenía problemas en este sentido, muchas de sus conclusiones que realizaba mentalmente terminaban con una corriente negativa llenando su interior. Envidia, frustración, rabia y un millón de emociones que no debería sentir al estar en la posición más elevada que una joven podía albergar dentro de un clan vikingo. Lo normal era que esa ventaja que gozaba la rubia fuese producto de la herencia familiar, pero ella se salía de este límite, ya que todos que la conocían concordaban que sus habilidades como guerrera eran impecables y esto era algo evidente para si misma. Se podía jactar de ello y demostrarlo sin problemas en cada combate que salía en su camino.

Sin embargo, por más que fuese impulsada por motivos equivocados y que se cegara ante la oscuridad infinita, Raskild jamás había pensado en tomar represalias extremas contra los responsables de sus problemas. ¿Matar a su padre y a... Eydís? Los dioses jamás le podrían perdonar algo así, como tampoco su pueblo y sería expulsada. Más allá de ser racional y pensar con la cabeza fría, cuestión que jamás le ocurriría a ella, el miedo era lo que estaba allí al saberse las leyes de su pueblo. Lo único que quería era destapar la verdad y que su gente no fuera engañada con tanta facilidad, pero los propios dioses no le habían hecho un trabajo fácil y ya sospechaba que no quisiesen que eso sucediese después de enviarle tantos obstáculos... incluido el oso y los arqueros misteriosos que en ese momento los atacaban sin piedad.

Mejor estaba usar esa fuerza para misiones que tenían sentido, lo cual no significaba que mejorara su consideración hacia su hermana, pero ella no sería capaz de clavar su hacha en esa cabeza hueca suya, ni como tampoco dejar que unos desconocidos la usaran como punto de tiro para sus flechas. — ¡No les den ninguna oportunidad de herirnos!— Volvió a insistir para darle la fuerza necesaria a sus guerreros. Ella misma usó un escudo que milagrosamente encontró a sus pies y se cubrió con el para avanzar hasta donde se habían apiñado. — Debemos resistir, no creo que tengan flechas infinitas.— Argumentó con la quijada tirante debido al esfuerzo y a la terrible situación que se encontraban de clara desventaja. No podían perder ni un hombre más, eso era lo que la empujaba a no llamar a enfrentarlos y a continuar refugiados. — Raskild...— Llamó su atención su padre, quien estaba más encorvado que el resto debido a su gran tamaño.

La hija miró a su progenitor, el cual le pedía silenciosamente que tomara una decisión y una imposible de hacer en esos momentos. Vacilante se arriesgó a dejar una pequeña abertura y así verificar que ningún sujeto había salido de la seguridad de la selva. No sabía si estaban arriba de los árboles, pero tras observar a la mayoría de las curvas que recorrían las flechas antes de clavarse en sus escudos, Raskild suponía que solo unos cuantos eran los que mantenían una posición elevada en comparación al resto. — ¿Y quién sabe qué lengua utilizan?— Preguntó siseando tras que una punta filosa se apareciera muy cerca de su rostro al traspasar la madera. Su hermana tenía razón, esto no resistiría por siempre y ese era el único plan que poseían, ya que si su padre hubiese pensado en uno se los habría comunicado para ese entonces.

De acuerdo, pero tú eres la única que puede lograr una hazaña así. Yo no tengo ese don.— Puntualizó a su melliza y miró a su alrededor contemplando a los guerreros. — Te acercaremos al linde del bosque. Y haz una plegaria a los dioses para que te comprendan.— Dijo y tomó aire. — Avanzaremos juntos. ¡Vamos!— Los animó y rugió al ritmo de los pasos de sus hermanos. No era fácil moverse de esa forma, pero estaban más compenetrados de lo que se creía y pronto lograron trasladar a todos los vikingos ilesos con uno que otro rasguño. — ¡Salvanos Eydís!— "Juega a ser la heroína", agregó mentalmente mientras le señalaba un espacio por bajo de los escudos a nivel de sus rodillas. — Pide que cesen de atacarnos.— Agregó frunciendo el ceño.
En las misteriosas nuevas tierras
❈ PROUVAIRE ❈




Óðinn Landkönnuðir - Página 2 13pk1W7
Silhouette
Silhouette
Mensajes: : 3335
Reputación: : 1483
Mis links
Shakespeare - Nivel 6

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir - Página 2 Empty

Mar Jun 15, 2021 8:08 pm

This will never end
'cause I want more, give me more
No tenían escudos suficientes para armar un muro impenetrable pero sí lo justo para que no hubiesen muerto todos en el primer intercambio. Raskild guiaba el ataque como tantas otras veces en las que su padre había demostrado ser un hombre vanguardista para su época porque no, no todos dejaban que sus hijas dirigieran las contiendas ni mucho menos. Leif era un hombre de valor indiscutible y curiosidad inabarcable que con su mentalidad abierta siempre estaba dispuesto a escuchar historias, consejos y hazañas indistintamente del género del que las contase. No había fronteras, ese era su mantra.

Raskild se asomó sin temor entre los recovecos de los escudos para verificar cómo estaba la situación. Nada era propicio para ellos y Eydís creyó que su disputa había enfadado a los dioses. ¿Querría Odín o Thor que sufriesen? ¿Les había dado la espalda Freyja y la reina Frigg? Su voz fue empujada por el viento hasta los oídos de su hermana consiguiendo que llamase su atención de forma positiva. Raskild apoyaba su idea y eso significaba que ella misma tendría que intentar comunicarse con esas gentes.

—Nadie...pero esto es cuando los primeros hijos del Norte viajaron a Inglaterra o a las tierras del Este...Existe una comunicación ancestral...que espero que comprendan—no les quedaba otra que confiar en sus capacidades porque si no estarían perdidos a muchas leguas de su casa y en una tierra inhóspita donde no tenían la más mínima certeza de que sus dioses estuvieran.

No creyó que su hermana de verdad pensara que podía salvarlos pero no le quedaba más remedio que intentarlo mientras las flechas silbaban por encima de sus cabezas en un tono de lo más amenazante. Eydis asintió antes de pasar por debajo de los escudos alzando las manos en señal de paz. Rememoró las enseñanzas de la völva y también los versos que cantaban las gestas de sus dioses.

—Hola—gritó fuerte y claro antes de que una flecha le surcase la mejilla marcándola para el resto de su vida, Eydís no tenía miedo aunque sentía preocupación por el destino que tenían los dioses decididos para el clan —No querer guerra—exclamó —Somos viajeros—porque su padre no era de los que saqueaba sin corazón —¿Hola?—sus ojos se fijaron, de pronto, en el movimiento que brotaba de unos arbustos. Una muchacha apareció delante de ella haciendo gala de un aspecto novedoso. Eydís la observó maravillada.

—Hola—repitió la palabra pronunciada por Eydís aunque era evidente que no sabía nórdico. Su lengua empezó a chasquearse produciendo unos sonidos novedosos para la völva que sentía que estaba ante un acontecimiento de lo más genuino.

—Eydís—dijo mientras posaba la mano sobre su propio pecho.

—Sokkanon—contestó la muchacha con un intento de sonrisa. Después elevó la mano y aparecieron varios nativos con los arcos bajados. Con la mano los invitaba a seguirlos.



Par: Sale alguien.
Impar: Sigue hablando sin resultado de momento.

En las misteriosas nuevas tierras
❈ PROUVAIRE ❈




Última edición por Little Cash el Mar Jun 15, 2021 8:14 pm, editado 1 vez
Little Cash
Little Cash
Mensajes: : 1518
Reputación: : 594
Mis links
Rango little

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir - Página 2 Empty

Mar Jun 15, 2021 8:08 pm
El miembro 'Little Cash' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Numérico 10' : 4
Dice Roller
Dice Roller
Mensajes: : 2414
Reputación: : 8
Mis links
Staff

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir - Página 2 Empty

Lun Jun 21, 2021 4:58 pm

This will never end
'cause I want more, give me more
La existencia de un mortal vagaba entre dos opciones y estas eran ganar o perder. Quizás para algunos conformistas les era más cómodo quedarse con la tercera elección que se basaba en no hacer nada, pero esa no era una realidad para Raskild. Ella estaba acostumbrada a extrapolar sus experiencias en el campo de batalla para todo el resto de las áreas de su vida y, por tanto, siempre daba lo mejor de si, aunque los dioses quisieran que no triunfaran en esa ocasión. No le agradaban esos últimos escenarios, mas había que abrazar esos momentos y encontrar las enseñanzas implícitas porque esa era la única forma de crecer para ser mejor guerrera. Y esta primicia la situaba en que el resto de los guerreros la reconocieran como una verdadera líder cuando se trataba de blandir las hachas, la vikinga creaba las órdenes y no era del otro grupo que debía obedientemente cumplirlas, por lo que la diferencia entre un sujeto y otro era sustancial.

Raskild sentía esa presión que solo una situación adversa le podía entumecer el cuerpo. Sin embargo, esto era mucho más terrible que estar en desventaja en territorio conocido. No podía gritar que corrieran en una dirección específica porque no imaginaba qué habría después de la selva y la diferencia sería abrumadora si se trataba de una cadena montañosa u otro mar. La única opción que tenían ella y todos sus compañeros era dejar sus existencias en las palmas de Eydís. — No bajen las defensas. Atentos.— Les instruyó a que no se relajaran, a pesar de que ya su hermana había salido de la protección que le ofrecían los escudos, ellos no debían quedar expuestos. La vikinga estaba apretando su mandíbula con tanta fuerza inconscientemente que logró hacer un sonido audible de esa acción.

No le gustaba para nada esto y por más que buscara identificar a sus enemigos en la selva, nada distinguía más allá de simple follaje y ramas, lo cual la estaba exasperando. Estuvo a punto de señalarle a su hermana que nadie respondería y que volviera de inmediato cuando una mujer, la más extraña que había visto en su vida, apareció delante de sus ojos. Ni siquiera los pueblos del más sur del mundo con sus ojos rasgados y sus pintorescas vestimentas, quienes viajaban hasta las tierras de nórdicas para comercializar, le habían parecido tan singulares como esa nativa. Sin embargo, creyó distinguir rasgos comunes con su propia gente, no podía declarar qué, pero algo resaltaba. Y como si los dioses hubiesen escuchado su debate interno, le dieron más ejemplos para que encontrara similitudes y diferencias en varios sujetos que salieron de su escondite.

¿Estás segura, Eydís?— Preguntó interpretando correctamente lo que querían esos extraños. Raskild no había terminado su investigación propia que había surgido solo dentro de su cabeza, pero ahora sus alarmas internas estaban resonando advirtiéndole lo peligroso que sería seguirlos. No giró su cabeza, mas sus hombres no esperaron sus palabas y se adelantaron para quedar detrás de Eydís. — ¿Dónde nos llevarán? ¿Qué quieren?— Se apresuró para encarar a su hermana. — Padre, no, no debemos ir. Estaremos completamente desprotegidos. Deja que vaya la völva porque con ella quisieron comunicarse.— Argumentó en tono de súplica. No quería arriesgar a toda su gente por la confianza ciega de su hermana. — No, no la dejaremos desamparada. Todos estamos juntos en esta aventura, no lo olvides, Raskild.— Aleccionó Leik y su hija bajó la mirada. — De acuerdo, pero tú irás primero.— Empujó a Eydís sin ninguna delicadeza para que liderara la marcha.
En las misteriosas nuevas tierras
❈ PROUVAIRE ❈




Óðinn Landkönnuðir - Página 2 13pk1W7
Silhouette
Silhouette
Mensajes: : 3335
Reputación: : 1483
Mis links
Shakespeare - Nivel 6

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir - Página 2 Empty

Vie Jul 02, 2021 9:55 pm

This will never end
'cause I want more, give me more


Eýdis sentía la sangre bullirle con temible fuerza por las venas. Estaba asombrada ante la presencia de una mujer como aquella que nada se parecía a la gente con la que se había cruzado durante el transcurso de su no muy larga vida. Tenía la piel tostada y algunos tatuajes con motivos singulares adornaban sus brazos aunque no eran tan bastos como los que se hacían los hombres del Norte. Su forma de expresarse era muy sonora pero sus movimientos eran tan sutiles como una caricia del viento. Las pinturas blancas y negras los dotaban de un aspecto extraño.

La völva observó los movimientos de la contraria interpretando su invitación a internarse en la selva junto a esa gente desconocida. Una idea que no agradó a Raskild y a ella la provocaba desconcierto y curiosidad a partes iguales. No sabía qué querían pero creía que de haberlos deseado matar...ya lo habrían hecho. Lo más probable es que sintieran la misma inquietud hacia la presencia de unas gentes tan dispares a ellos.

—Si vamos hasta su campamento...descubriremos el camino, cuántos son y cómo viven...puede que ellos puedan ayudarnos, Raskild—no había esperado que todos la siguieran sin contemplaciones pero podía observar en los ojos de su padre el brillo de una curiosidad que no entendía de barreras —Si está sucediendo así...es porque las Nornas lo han querido—dictaminó antes de girarse para seguir a la muchacha de nombre de difícil pronunciación a través de la foresta.

Los nativos sabían por dónde caminar y dónde pisar. Ninguno tropezó con las gruesas raíces de los árboles autóctonos o molestó a ningún oso. Eran tan sigilosos que no era difícil comprender porqué no los habían observado o percibido en ningún punto de su pequeña expedición. Encabezaban la caminata pero también la cerraban como recuerdo eterno de que Leif y los suyos no eran más que forasteros en tierras extrañas.


En las misteriosas nuevas tierras
❈ PROUVAIRE ❈


Little Cash
Little Cash
Mensajes: : 1518
Reputación: : 594
Mis links
Rango little

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir - Página 2 Empty

Jue Jul 08, 2021 6:06 pm

Some ancient call
That I've answered before
Había sido enfática declarando su posición con respecto a la grandiosa idea que había tenido la Völva. Sin embargo, tampoco fue una sorpresa que le resbalaran sus palabras a Leif con tanta naturalidad porque era una práctica o reacción que se había repetido en muchísimos momentos a lo largo de su historia como guerrera consolidada. Raskild estaba cegada en creer que su importancia en esta comunidad era mínima y solo le interesaban sus triunfos a este jefe, porque él era el culpable de no saber cómo separar sus labores como líder y como padre. No era fácil para la vikinga tragar ese veneno una y otra vez para ver que era un ciclo sin fin que solo terminaría con una tragedia. ¿Sería ella quien tomaría la batuta? No y menos bajo estas circunstancias pensó mientras continuaba su internación en la selva.

Lo único positivo de ir directo a la boca del lobo era que requería mantener sus sentidos bien alerta y no tuvo suficiente tiempo para continuar rumiando sus frustraciones. De verdad sintió miedo, tanto que no bajó su hacha dando paso tras paso, lo cual era una tarea un tanto compleja entre los obstáculos naturales del paraje. Raskild distinguía con claridad el sonido proveniente de los movimientos de su gente vikinga, porque eran torpes y pocos delicados que chocaban y tropezaban a cada intertanto. Bajo otras circunstancias de más relajo, habría sido hasta gracioso y la rubia se hubiese reído de buena gana tras observar que el grandote de Egil estampaba su frente contra un sólido tronco tras desenganchar su pie de unas raíces salientes. No obstante, la alegría se le había esfumado de su cuerpo y la tensión estaba agotándola.

En cambio, sus enemigos, quienes habían cambiado mágicamente a supuestos aliados según las apreciaciones "inocentes" de su hermana, eran tan silenciosos y delicados que no emitían ningún sonido, lo cual les otorgaba una ventaja enorme a la brutalidad de los vikingos. Por supuesto que el conocimiento del terreno vencería a cualquier fuerza descomunal que podrían albergar. La batalla estaba perdida antes de comenzar siquiera y aquello no era una muy buena noticia. No iba a confesar que estaba arrepentida de realizar este viaje porque no existía forma alguna que se prepararan para algo que estaba muy allá de los límites que creaba la imaginación.

Esta era una tierra extraña y aún no podría sacarle la descripción de inhóspita, porque los dioses que resguardaban estas tierras estaban siendo bastante enfáticos en hacer su tránsito lo más complicado posible. En realidad, lo único que rogaba Raskild era que su padre se tomara un segundo para considerar los pensamientos de una de sus hijas, pero ya había elegido escuchar a la melliza equivocada. — ¡Por Odín!— Exclamó después de varios sobresaltos en que estuvo a un segundo de lanzar su hacha, lo cual habría tenido resultado de partir solo el aire para terminar clavada en el tronco de un árbol. Era que la aparición repentina que proyectaba las sombras de esa gente que prácticamente volaba entre la selva, lo que la asustaban tras distinguirlos de reojo.

Sin embargo, después de un tiempo que le pareció eterno, llegaron al fin del bosque o al menos en parte, porque las viviendas de esos extraños estaban edificados en medio de un círculo perfecto sin árboles que interrumpieran el paso. — ¿Y ahora qué? ¿Nos comerán para la cena?— Preguntó en voz alta con la intención que Eydís fuese quien tranquilizara a los nerviosos vikingos. Le bastó una leve observación a la masa que se apiñaba a su alrededor para comprender que no era la única que no se sentía cómoda, por decirlo menos. — Debes guiarnos, völva.— Y decidió darse media vuelta y buscar un tronco en el cual sentarse a esperar. — No me moveré de aquí hasta que sea seguro que no me cortarán el cuello mientras pestañeo.— Sentenció cruzándose de brazos, mas sin soltar su arma, por razones obvias.  
En las misteriosas nuevas tierras
❈ PROUVAIRE ❈




Óðinn Landkönnuðir - Página 2 13pk1W7
Silhouette
Silhouette
Mensajes: : 3335
Reputación: : 1483
Mis links
Shakespeare - Nivel 6

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir - Página 2 Empty

Sáb Jul 10, 2021 8:38 pm

Some ancient call
That I've answered before
Su hermana resultaba insufrible en ocasiones, era lógico que los dioses no se mostrasen ante ella. Era una persona impaciente y malhumorada que no daba ningún voto de confianza a su alrededor para que la sorprendiera o la guiara. Eydís era todo lo contrario. Sabía adaptarse sin gruñir, a veces, aparecía de la anda con la cabeza alta y los pensamientos perdidos en Yggdrassil. Su capacidad era muy diferente a la de los demás, por eso, le habían dicho al nacer que era especial.

Sentía el desconcierto de las personas que la rodeaban. Uno que era compartido aunque ella se molestaba en ocultarlo con mayor discreción y capacidad para no inquietar al resto de sus compatriotas. Su padre se movía maravillado, curioso por la nueva tribu descubierto y probablemente deseoso de entablar una conversación con su líder que pudiese desembocar en un intercambio cultural o en comercio. Erik había conocido Islandia y el Mediterráneo, había navegado hasta los confines del mundo y siempre se había deleitado con las diferencias. Era un hombre curtido. Un viajero nato que no temía a nada porque había aprendido a abrazar a la muerte. Era un vikingo como ningún otro.

Eydís seguía de cerca a la muchacha intentando descifrar sus pensamientos y la simbología de sus ropajes y maquillajes tribales. Veía belleza en sus cabellos oscuros y en sus movimientos gráciles. Era mágica y única, casi le provocó una sonrisa que se disipó cuando escuchó la voz de Raskild quejándose una vez más. Su hermana quería ser una líder pero no sabía que la paciencia era la mayor de las virtudes.

—Cállate—le pidió cuando llegaron al campamento de tipis arremolinados en una extraña secuencia que no se le antojaba muy familiar. A la orilla del río había varias barcas descansando, también círculos de piedras en las que descansaban maderos y brasas apagadas. Toda la tribu estaba fuera y sin mediar palabra se introdujeron en una de las tiendas de pieles curtidas invitándoles a hacer lo mismo.

—Vamos—su padre fue el primero en entrar y saludar a la jefa de la tribu que empezó a nombrar a sus hijos y parientes con una expresión infinitamente cercana y humana. Eydís fue inclinando la cabeza respetuosa y les entregó su martillo de Thor como gesto de buena voluntad. Ellos le tendieron un tótem de madera con un águila; y mientras todo esto sucedía una niña de 6 años se acercaba a Raskild sonriente y deseosa de conocerla.

Se inició un extraño intercambio cultural.

En las misteriosas nuevas tierras
❈ PROUVAIRE ❈


Little Cash
Little Cash
Mensajes: : 1518
Reputación: : 594
Mis links
Rango little

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir - Página 2 Empty

Vie Jul 16, 2021 11:48 pm

Some ancient call
That I've answered before
Para estas alturas Raskild no confiaba ni en su propia sombra, por lo que pretender que su padre le pidiese depositar todo el destino de su gente vikinga en las volátiles manos de Eydís y que la guerrera accediera con una sonrisa, pues era un milagro que no se lograría automáticamente. El enfrentamiento entre ambas databa desde antes del nacimiento, un brujo itinerante de tierras muy lejanas le había asegurado a Raskild que así era; a pesar de que había sido solo una niña cuando el misterioso hombre se le acercó a las afueras de su hogar, ella recordaba perfectamente cada una de sus palabras porque no se había equivocado, según su percepción contaminada por completo por su rabia que crecía conforme el sol emergía y se hundía en las colinas perteneciente a un ciclo sin fin.

Obstáculos irresolubles se plantarían entre las hermanas a través del paso del tiempo y aunque se hubiesen creído vencidos para abrazar ese lazo sanguíneo, una de ellas se empecinará en no ver y creará la distancia. Por supuesto que Raskild no pensaba que ella tuviese la culpa, jamás vería como algo que les sirviera estas decisiones que recaían en Eydís. Era un verdadero patrón que cada vez que su pueblo caía en las redes de la völva algo, o nada, lo cual era aún peor, sucedía. En cambio, ella como guerrera tenía una función que nunca había fallado que era protegerlos, de no haber sido así, su comunidad habría sido masacrada en varias oportunidades que tribus se habían enemistado con ellos o visto como un objetivo fácil de destruir. Ella había comandado las líneas defensivas y luego atacado sin piedad una y otra vez hasta que los vencía.

Lo único que no recordaba, y su mente se le había negado mostrar, que le había dado una profecía y, por tanto, requería un decreto final que haría la diferencia en sus vidas, pero a Raskild se le esfumó esa información. Quizás si la tuviera a disposición, la relación entre ambas sería diferente, mas esto solo los dioses lo sabían. — Oblígame.— La desafió a que la hiciera callar a la fuerza y su cuerpo se impulsó hacia adelante con toda la intención de aceptar cualquier propuesta con la seguridad de que superaba a su hermana en el arte de la guerra. — Siempre supe que eras una cobarde, pero me lo recuerdas día a día.— Le refutó con el resultado claro que la ignoraría, porque Eydís era demasiado valiosa como mensajera de los dioses para doblarse un dedo con acciones que el resto de la comunidad debía realizar por ella.

Raskild estaba hastiada. — Sin mí no hubiesen llegado ni uno vivo a esta orilla.— Siseó muy bajo para si misma y tomó la primera piedra que pilló a sus pies para comenzar a raspar la superficie de su hacha y así sacarle filo. No era una tarea fácil y debía usar su fuerza con cada golpe, así como tampoco era una tarea silenciosa, pero la vikinga estaba haciendo más escándalo apropósito totalmente, ya que de alguna forma debía desquitarse. No estaba interesada en conocer nada ni a nadie porque eso no era la propuesta que la habían hecho antes de embarcarse. Ella esperaba aventuras y descubrimientos que les beneficiaran, como oro u objetos valiosos, no tratar de buscar nuevos amigos. ¿Qué le pasaba a su padre? Lo desconocía... o nunca lo había conocido de verdad, terminó por concluir soltando la piedra.

Cuando el líder llamó a que todos entraran a una cabaña, la cual era solo una series de trozos de pieles que no tenían ninguna función protectora y que la hizo reír, Raskild fue la última en hacer ingreso. Observó todo el espectáculo que estaba maravillando a su padre desde una esquina manteniendo la claridad de dónde se encontraba la salida en todo momento. La vikinga se calló porque no era una animal tampoco, y comprendía que este era un momento solemne, aunque no entendiera el fin del todo. Y cuando la niña se le acercó, Raskild retrocedió para que no la tocara porque iba directo a su hacha. — No. Esto es mío.— Le espetó y la subió porque la extraña chiquilla estaba empecinada en querer tocarla. — Es peligrosa.— Le advirtió, pero cuando la pequeña saltó alcanzó a rozar la superficie recién afilada y se cortó la palma. — Te lo advertí... ¡Se lo advertí!— Exclamó cuando varios de esos hombres se giraron hacia ellas al reaccionar a los llantos de dolor de la niña, quien se abrazaba la mano sangrante y apuntaba a Raskild de tanto en tanto.
En las misteriosas nuevas tierras
❈ PROUVAIRE ❈




Óðinn Landkönnuðir - Página 2 13pk1W7
Silhouette
Silhouette
Mensajes: : 3335
Reputación: : 1483
Mis links
Shakespeare - Nivel 6

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir - Página 2 Empty

Miér Jul 28, 2021 4:06 pm

Some ancient call
That I've answered before
—No es más que observación lo que tú llamas cobardía. Me enseñaron a estar por encima de esas emociones, a no sentir nada para poder ser un recipiente vacío para los dioses. No lo olvides, guerrera—no se ofendió ante las palabras de su hermana, ni cedió a su provocación porque, para ello, tendría que haber experimentado algún tipo de emoción y no era el caso. Eydís era ajena a cualquier elemento que pudiese hacerla humana, era una völva y para ella solo existía una realidad: la que la conectaba con los dioses.

Raskild no era la mejor de las compañías en misiones diplomáticas, estaba claro. Su soberbia e impaciencia llamaban la atención de los nativos que la observaban con mayor desconfianza que al resto, como si hubiesen creído que en algún momento saltaría sobre ellos para descuartizarlos. ¿Lo peor? Que seguramente era eso lo que deseaba.

—Nadie lo niega—comentó en un susurro la rubia ante las palabras de su gemela. Todos sabían cuán importante era Raskild, ella era clave en el devenir de la tribu desde que aprendió a luchar. Los había defendido y conducido a pesar de ser una mujer. Su valía era conocida en los alrededores de su aldea y solo un necio lo habría olvidado.

La situación se torció, como era de esperar entre dos mundos tan distintos. La palma de la niña sangraba y todos sus mayores fueron a protegerla apartándola bruscamente del lado de Raskild. En un abrir y cerrar de ojo, todos habían desenvainado sus cuchillos o preparado sus arcos. Eydís suspiró hastiada por la conducta de su hermana y observó como su padre intentaba comunicarse con sus anfitriones. Palabras y gestos inconexos. Un rostro que se enraizaba y un corazón que se detenía. Leif Eriksson acababa de aceptar un trato sin terminar de comprender las implicaciones del mismo, al menos, no todas pero sí las que necesitaba.

—¿Nos quedaremos aquí?—preguntó Eydís tras presenciar con astucia el intercambio de movimientos.

—Lo siento, hijas. Pero es la única forma de que nos dejen volver. Quieren a Raskild porque ha insultado a su honor...y ella no puede quedarse sola—la völva asintió despacio, no estaba en su naturaleza quejarse. Sus ojos se fijaron en los de su hermana, quién preveía que no aceptaría su destino tan gustosamente.

—Si es el deseo de los Dioses, así será—proclamó Eydís acercándose a su padre para despedirse —No abandones nunca tu espada, Padre. La necesitarás para entrar al Valhalla—susurró la muchacha sin tristeza o aflicción en su mirada.

En las misteriosas nuevas tierras
❈ PROUVAIRE ❈


Little Cash
Little Cash
Mensajes: : 1518
Reputación: : 594
Mis links
Rango little

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir - Página 2 Empty

Jue Ago 05, 2021 4:00 am

Some ancient call
That I've answered before
Los conceptos de valentía y cobardía para Raskild estaban limitados a realizar una acción o no hacerla, cuestión que era simple y restrictivo. Por tanto, todos quienes no fuesen guerreros, y no tuviesen que enfrentarse a peligros constantemente por no ser su labor dentro de una comunidad, no eran dignos de ser designados para visitar los salones del Valhalla, así de categórica era con su pensamiento. La vikinga no podía ser de otra forma, había sido instruida con dureza desde el principio de sus días porque su padre distinguió esa chispa violenta nada más al abrir los ojos por primera vez. El insuflo primario de aire cuando se salía del vientre materno era el instante proclive para que los dioses decidieran qué harían o no con este nuevo vikingo, no todos eran afortunados de ser marcados para grandes proezas o habilidades y definitivamente ellos bendijeron a este par de hermanas.

La diferencia entre las dos hermanas, nacidas durante la misma jornada y con minutos para dar la bienvenida a este mundo entre una y otra, marcó sus designios a partir de ese minuto uno; mientras una ni siquiera había berreado y se dedicó a mirar con sus orbes abiertos por completo a su alrededor, la otra chilló como si la estuviesen apaleando viva y no había nadie que pudiese consolarla hasta que sola se durmió de puro cansancio. Quién era quién en el presente estaba claro como la cristalina agua proveniente de una vertiente en las montañas y marcaba las distintas formas que se tenía para reaccionar ante una misma situación.

Raskild estaba viendo la escena desde la histeria de verse rodeada por enemigos que no habían actuado con la mente fría para considerar que no querían incordiarlos, al menos la guerrera no lo planeó de ese modo. Su cuerpo automáticamente bajó inclinando la espalda para así actuar a la menor provocación y sujetó su hacha con firmeza preparada. Estaba sopesando que los números no estaban a su favor, pero en un espacio tan reducido los vikingos tenían una gran chance al estar acostumbrados al choque directo y como Raskild terminaba por subestimarlos al creer que solo se valían para estar escondidos lanzando flechas y en un terreno así no sería fácil de manipular o hasta le darían a uno de los suyos con mucha facilidad, esa fue la única prueba que requirió para calmar sus nervios de acero.

Había estado tan concentrada en vigilar a esos extraños que se olvidó de girar su cabeza hacia donde se encontraba su padre y solo cuando Eydís habló, se dio cuenta de su error, el cual no se podía enmendar porque ya era demasiado tarde. — ¡Por Odín! ¡¿Qué estás diciendo, padre?!— Lo había escuchado con claridad, mas la comprensión no llegaba. No tenía sentido lo que había sucedido. — Nos estás tratando como monedas de cambio para que puedan pasar fácilmente... no podrán sobrevivir ahí afuera sin nosotras ni una noche.— Soltó agregando a su hermana porque así le daba más fuerza a sus argumentos desesperados. Sin embargo, el hombre no cedió y tras darle un beso en la frente a cada una de sus hijas, se giró sin mirar atrás.

¡¿Cómo puedes estar en paz con esta decisión?!— Le chilló a su hermana buscando su mirada. — ¡Nos abandonan sin más! ¡Haz algo que esto no puede ser algo que nuestros dioses decidieron!— Y cuando estaba por tomarla por los hombros con toda la intención de zamarrearla con fuerza, los habitantes de esta zona del mundo la retuvieron con fuerza, mas sin violencia. — ¡Suéltenme! ¡No soy su prisionera!— Se rebatió sin notar que lloraba como si fuera una niña pequeña. No veía ningún buen augurio, no sabía las costumbres de este pueblo y menos su lenguaje, por lo que no tenía forma de hacerles entender que era un completo mal entendido y ella nunca haría daño a un niño... al menos no en estas circunstancias.  
En las misteriosas nuevas tierras
❈ PROUVAIRE ❈




Óðinn Landkönnuðir - Página 2 13pk1W7
Silhouette
Silhouette
Mensajes: : 3335
Reputación: : 1483
Mis links
Shakespeare - Nivel 6

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir - Página 2 Empty

Miér Ago 11, 2021 1:36 am

Some ancient call
That I've answered before
La escena resultaría desgarradora para una persona que albergase sentimientos en un corazón destinado a ello pero no en el de la völva. Su órgano era meramente funcional: la mantenía bombeando la sangre que recorría cada una de sus venas, así como otras funciones. Raskild había dejado de ser una guerrera para desprenderse capa a capa y mostrarse como lo que realmente era: una humana. Los nativos la sujetaron con mayor suavidad de la que cabría esperar porque no iban a matarlas, solo a mantenerlas durante una temporada para aprender de su cultura aunque, claro, eso ellas no podían saberlo.

El gran Leif Eriksson acababa de abandonar a sus hijas, sí, no había más argumentos o aristas. Estaba demostrando que lo único que le importaba era su afán de descubrimientos, de hazañas porque, de verdad, en su mirada oculto a ojos de todos no había nada que sugiriese que fuese a volver con ellas. Era horrible y tajante como el ave que arranca de su hogar al roedor para devorarlo.

Eydís lo observó marcharse en silencio preguntándose si volvería a verlo a él o a su hogar. Se alegró de estar vacía, de no sentir la desazón que invadía a Raskild. Los dioses eran su hogar y su cometido, ellos la sostendrían como en cada paso de su vida para conducirla hacia el entendimiento y el cumplimiento de su sino. En esos instantes, desconocía cuál era pero sí que estaba estrechamente ligado al de Raskild.

—Relájate—Eydís se aproximó hacia ella y trató de comunicarse con los nativos para que les cediesen algo de espacio. La völva abrió los brazos e intentó acunar a su hermana en el gesto más fraternal que le había dedicado nunca. Tan poco acostumbrada como estaba a abrazar necesitó unos segundos para amoldarse al significado que debía transmitir tal acto. Sus manos acariciaron los cabellos de Raskild mientras intentaba sostenerla.

—Es una prueba de los Dioses pero sobreviviremos a ella—intentó consolarla con voz solemne y convencida porque no les quedaba más remedio si querían ver el amanecer de un nuevo día.

En las misteriosas nuevas tierras
❈ PROUVAIRE ❈


Little Cash
Little Cash
Mensajes: : 1518
Reputación: : 594
Mis links
Rango little

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir - Página 2 Empty

Lun Ago 23, 2021 4:27 am

One would sing and one would hold me down
They might listen if I make no sound
El consuelo no llegaba a tocar la puerta de Raskild porque el tiempo se había detenido para ella. Ni siquiera se planteaba la posibilidad que esa respuesta haya estado abrazándola todo este tiempo, pero se negaba a ver al tener su cuerpo completamente entumecido. Había llorado y desesperado frente a un grupo de desconocidos, y lo que era aún peor, se había mostrado débil como una niña indefensa delante de Eydís. E incluso, había dejado que la consolara y ese era el último gesto del que fue consciente. La serenidad de ver un mañana para su existencia era invisible para la vikinga, siempre se había imaginado que moriría peleando en una de las tantas conquistas o defensas en el batallón de su pueblo, pero ya no pertenecía a ellos porque un abandono así solo significaba que habían sido despojadas de sus raíces, lo cual ni en sus peores pesadillas se le manifestó tal desgraciado futuro.

Raskild dejó de querer moverse, lo que no era mayor problema porque aunque quisiera, no entendía ni una palabra de lo que esa gente extraña trataba de comunicarle y las señas que le dedicaban tampoco eran demasiado decidoras. No se esforzó en integrarse, simplemente se mantuvo a distancia de todo el mundo para no ser un estorbo o forzar alguna situación que la sacara de quicio. Necesitaba estar sola con su dolor y lo encontró al amparo de un gran árbol, el cual era el único que tenía semejanzas con la especie que se encontraba en las tierras que la vieron crecer y algo de alivio le otorgó. El día transcurrió en ese extraño lapso en que la vikinga se durmió a saltos soñando que corría detrás de su padre y él la recibía con los brazos abiertos, mas no era la adulta de ahora, sino que una pequeña que con suerte coordinaba sus delgadas piernas.

Habría sido normal pensar que se podría escapar de esta aldea tan primitiva a sus ojos, pero entendió pronto que aquella idea sería su declaración de muerte y acabar con su existencia a manos de esos seres lo veía como una denigración para una vida llena de esfuerzo. Quizás eso significaba que apreciaba en algo su integridad, pero no podía arruinar su ida al Valhalla por las flechas que se la clavarían en la espalda en cuanto notaran su huida. Estaba en clara desventaja al no conocer el territorio y que el bosque fuese tan tupido. Además, ¿qué haría si llegaba a interceptar al grupo de vikingos que le habían dado la espalda una vez con tanta frialdad? Su orgullo no se lo permitiría y no le quedaba más que aceptar su soledad porque su hermana no se pondría de su lado o, al menos, eso creía a ojos cerrados.

La noche llegó de un instante a otro y su cuerpo entumecido no estaba así solo producto de su sufrimiento interno, sino que también era por la baja temperatura que se produjo tras que el sol le dio el pase a la luna. Raskild trató de identificar la enorme esfera brillante en el cielo, mas se trataba de una noche sin su presencia para su gran pesar. Inconscientemente se abrazó a si misma y avanzó hacia el interior del bosque, no tenía ningún plan, simplemente no podía estar allí y menos ir a buscar asilo a una de esas chozas. No pensaba con claridad y requería de alguna señal pronto que reactivara sus ánimos. Eydís le había asegurado que era una prueba de los dioses, pero no sentía su presencia en ningún rincón de este desolado lugar. Llegó hasta lo que era un pantano, porque sus pies sintieron la humedad antes de distinguirla con sus ojos, e inerte cayó de rodillas. — ¿Por qué nos abandonaron?— Gimió. A pesar de que pudo referirse a su padre y demás compañeros guerreros, Raskild estaba clamando por Odín y el resto de inmortales.
En las misteriosas nuevas tierras




Óðinn Landkönnuðir - Página 2 13pk1W7
Silhouette
Silhouette
Mensajes: : 3335
Reputación: : 1483
Mis links
Shakespeare - Nivel 6

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir - Página 2 Empty

Dom Ago 29, 2021 4:38 am

One would sing and one would hold me down
They might listen if I make no sound
Su padre las había abandonado de una forma deshumanizada e interesada. Como si nunca hubiesen sido sus hijas o se hubiesen esforzado por ayudarle a ser el hombre que ansiaba ser. Cada una a su manera habían luchado por él y por su clan. Habían sangrado y dado lo mejor de sí por todos ellos y las habían recompensado de la mejor manera posible. ¿Qué pensaría su madre cuando lo viese llegar sin sus hijas? ¿Sin su querida Raskild? Porque, aunque su hermana la despreciara, la esposa de Leif la adoraba.

A diferencia de su gemela, Eydís asumió con dignidad lo sucedido creyendo que era el designio de los dioses y que descubriría lecciones interesantes entre esas extrañas gentes. Su hermana pasó el día desolada y rota, ella intentó comunicarse con sus peculiares anfitriones y los observó junto a sus costumbres y rutinas. Atesoraban muchas actividades similares a las suyas como el curtido de pieles, la pesca, la caza o la elaboración de trenzas o tatuajes. No eran tan distintos aunque sí sus lenguajes.

La völva se deleitó con los cánticos que realizaban alrededor del fuego y presenció un pequeño ritual por el chamán de la tribu. Observó con detenimiento su tienda y después buscó a Raskild para llevarle algo de comida aunque no dio con ella. ¿Ya se había ido? Eydís suspiró pero no insistió en su misión sino que se concentró en adecentar la tienda que habían acondicionado para ellas.

Al caer la noche continuaron danzando junto al fuego y ella se puso de pie sosteniendo entre sus manos una vasija de agua y otra de comida para su hermana. Eydís caminó guiada por su intuición y la halló arrodillada frente a un pantano clamando por la atención de los dioses. La rubia la contempló con cierta lástima hasta que depositó en una piedra cercana la mercancía trasladada.

—Los dioses no se han ido, Raskild—apoyó la mano en su hombro —Y a padre le venció la codicia humana—reconoció apartando un mechón dorado del rostro ajeno —Pero debes aceptarlo y continuar adelante. Paga tu deuda y regresa para recuperar tu lugar—la incitó convencida de que era capaz de ello —¿O piensas quedarte todo el día tendida en el suelo esperando que suceda algo? Porque eso no es propio de la vikinga que nació conmigo—la prefería odiosa a deprimida y sabía que las Nornas le guardaban grandes hazañas.

En las misteriosas nuevas tierras


Little Cash
Little Cash
Mensajes: : 1518
Reputación: : 594
Mis links
Rango little

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir - Página 2 Empty

Jue Sep 02, 2021 12:45 am

One would sing and one would hold me down
They might listen if I make no sound
Debió haber escuchado que no estaba sola y en un ambiente normal y/o conocido por ella, esto jamás hubiese ocurrido. Raskild era una excelente guerrera porque sus sentidos siempre estaban alerta cuando requería que su cuerpo fuese una arma en si. Más allá de lo que pudiese significar el filo de una espada, hacha o incluso de las puntas penetrantes de las flechas, las propias cuatro extremidades de una persona debían representar una amenaza si era que se quería guardar respeto en los oponentes. La suma de una habilidades impecables, tal como las de un tigre de las nieves, carecían de peso si no se guardaba algo de prestigio que infundiera sumisión allí dónde fuera.

Y por ello, que tomasen desprevenida a esta vikinga era una cuestión que no se suscitaba desde que era una niña inocente y no sabía nada de la guerra. Ni siquiera recordaba lo que era estar tan expuesta y vulnerable hasta que sintió que algo la tomaba del hombro. La escena ocurrió en ritmo lento, algo que no era real para ningún mortal, pero después de tantos desagravios nada era normal en la existencia de Raskild. Era simple decir que no escuchó absolutamente nada, tan solo actuó según lo que sus instintos siempre apuntaban, atacar antes que la dañen a ella. Tanto era su ensañamiento que no se planteó escudriñar a su atacante, simplemente lanzó una vuelta dejando que su peso aplastara a ese desgraciado ser.

La vikinga resoplaba y le costó pestañear varias veces para entender que era su hermana a quien le había caído su furia. — ¡Nunca hagas esto de acercarte como si fueras una sombra! ¡Jamás lo repitas o no responderé de lo que te haga!— Le advirtió y le dio un puñetazo que impactó en la tierra adrede. Por más que odiara a su hermana, no le haría un daño así de cobarde porque no existía el honor en pelear con alguien que no sabía defenderse ni lanzar una patada. — Además, no es justo que me espíes. Estoy buscando un lugar solitario por una razón. ¿No crees que es una falta de consideración que vengas acá de sorpresa? No eras bienvenida.— Siseó y se quitó a un lado sentándose con la espalda apoyada en un árbol.

Antes no había interpretado bien el mensaje, mas cuando la tuvo ahí a su merced lo entendió. Fue un efecto muy retrasado, mas las palabras de Eydís le llegaron a sus oídos y la comprensión no fue un regalo agradable ni esperado. — Hermanita, los que están hechos de carne y hueso también tenemos algo que late dentro del pecho.— Se señaló el lado izquierdo de su cavidad torácica, ahí donde su corazón se encontraba. — Yo no soy un recipiente vacío como tú... Siento con intensidad y cuando alguien que amas te da la espalda, el dolor es fuerte.— No entendía porqué se quería hacer explicar, si en los instantes que la había necesitado, nunca estuvo. Sin embargo, como creía que sus dioses no se encontraban tan lejos de su hogar, Raskild supo que nadie más que su hermana la escucharía. — Explícame algo. ¿No te avergüenzas de que tu padre sea un codicioso tan ruin?— Preguntó y tomó una piedra, la cual lanzó lejos hasta impactar en el agua.
En las misteriosas nuevas tierras




Óðinn Landkönnuðir - Página 2 13pk1W7
Silhouette
Silhouette
Mensajes: : 3335
Reputación: : 1483
Mis links
Shakespeare - Nivel 6

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir - Página 2 Empty

Jue Sep 09, 2021 5:23 pm


One would sing and one would hold me down
They might listen if I make no sound


Eydís carecía de la agilidad física de Raskild y, sobre todo, de su entrenamiento. La völva poseía cierta resistencia obligada por los rituales que a veces ejecutaba pero no había aprendido a empuñar un hacha, ni a defenderse en batalla. No obstante, siempre viajaba con una daga que le servía de fundamental ayuda a la hora de realizar sus hechizos y conjuros.

A diferencia de su hermana, ella sí sabía que estaba junto a su gemela y, aun así, no fue capaz de preveer la reacción enérgica de Raskild. Sin previo aviso cayó al suelo sintiendo cómo alguna que otra piedra se hundía contra la tela de su ropa buscando su piel trémula. Por fortuna, el gesto violento de la guerrera no se dirigió hacia su rostro sino hacia el suelo.

—Está bien, tranquila—ni se removió, ni realizó movimiento brusco para evitar que el enfado de Raskild fuese en aumento. Esperaría paciente a que decidiera brindarle libertad para reacomodarse los ropajes y también los pensamientos.

—Te equivocas. No vine a espiarte, vine a traerme comida—señaló la cesta como si fuese la acción más evidente y lógica del mundo —Está bien, está bien—se apartó en cuanto tuvo ocasión y se sacudió la túnica dejando que el polvo volviese a su legítimo hogar —Te dejaré sola consumiéndote en tu autocomplaciencia—le prometió con una mirada que, por primera vez en su vida, no era indiferente sino severa.

Iba a irse cuando Raskild pareció recaer en sus palabras. Contra cualquier pronóstico humano, Eydís no se sintió herida por los comentarios porque sabía que Raskild estaba en lo cierto. No, no sentía dolor, ni pena, ni odio. Simplemente aguardaba curiosa y paciente el designio de las Nornas, tal y como le habían enseñado.

—No puedo sentir de la misma forma que tú. Si él se ha ido es porque el destino así lo ha querido y no me corresponde a mí juzgarlo. Lo que sí siento, curiosamente, es lástima al ver a una de las mejores guerreras de su tiempo hundiéndose lentamente en el fango—habló tajante, tanto como el filo de una espada —¿Cuánto tiempo vas a estar lamentándote de tu desgracia? Porque la Raskild que conozco ya habría encontrado una forma de aprovechar las circunstancias a su favor—sentenció muy segura de sus palabras.

En las misteriosas nuevas tierras



Little Cash
Little Cash
Mensajes: : 1518
Reputación: : 594
Mis links
Rango little

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir - Página 2 Empty

Miér Sep 22, 2021 11:51 pm

One would sing and one would hold me down
They might listen if I make no sound
Siempre había aprovechado la energía que le dejaban residuos en su cuerpo tras ser partícipe de una situación límite, y llámese límite a cualquier instancia que pusiera a prueba su paciencia. Y como jamás había aprendido a tomarse el tiempo, solo cuando una batalla lo pedía así, como cuando se esperaba escondidos entre follajes a que llegara el bando enemigo, pero este no era su forma ideal de proceder. Escondidos tal cual ratas no era la imagen que los vikingos querían dejar en la tierra y Raskild no era la excepción para pensar diferente. Había sido condicionada de muy pequeña a ser una vikinga con todas sus letras, por tanto usar esa fuerza interior que le traía consigo el enojo, por ejemplo, era una arma que siempre estaba a su disposición y el único problema que una vez que la desataba, le costaba muchísimo controlarse.

Aunque la que recibía las consecuencias directas nunca era ella misma, sino quien se enfrentaba a sus terribles golpes y esta vez casi había sido su hermana. Raskild miró a la única familia real que le quedaba, ya su padre había muerto para ella una vez que le dio la espalda y las abandonó en esta tribu tan extraña. — No puedo creer que de todos... solo me hayan dejado a ti.— Comentó más para si que por el fin de entablar una conversación. Todo esto se trataba de ella desahogarse o buscar un modo de lograrlo, más bien. No podía ponerse en la perspectiva de Eydís porque no la conocía realmente y tampoco estaba haciendo el esfuerzo por mejorar su relación, muy por el contrario en realidad. — Si realmente tienes razón con que los dioses siguen vigilándonos, se deben estar regocijando de la risa.— No se lo podía imaginar de otro modo. Su presente era una maldita broma de los inmortales. ¿Qué podía hacer ella contra el destino?

¿Auto... qué?— Preguntó al no saber el significado de esa palabra. Más le pareció un desafió a todas luces, por lo que se puso en pie de un salto antes de pensarlo si quiera. — ¿Te estás burlando de mí?— Preguntó apretando las manos en puño, quería golpear algo de nuevo y no precisamente tierra. — Olvídalo, no me interesa.— Agregó de inmediato dándose media vuelta para volver al árbol en que había estado afirmada, pero esta vez no se sentó. En realidad ni siquiera sabía en qué debía centrarse. Y en ese proceso se encontraba cuando escuchó la respuesta de su hermana, lo cual no fue reconfortante... para nada.

¡¿Cómo que no te corresponde?! ¡Somos sus hijas!— Chilló repitiendo el escape de ira que la dejó resoplando. — Éramos...— Sí, el pasado funcionaba mejor. No tenía sentido no exigirles lo que era obvio a las personas que supuestamente tenías un lazo y no solo lo pensaba por su padre, sino que también en el resto de los guerreros que no les dieron una segunda miradas tras alejarse. Nunca creyó que significara tan poco para ellos, si hasta había protegido cada una de esas espaldas y confiado la propia en innumerables ocasiones. Seguía sin creerlo y estaba segura que nada la haría cambiar de opinión. — Verás, quizás no conozcas a la Raskild de verdad y tampoco ella sabe quién es la Eydís que se hace la importante por creer tener todas las respuestas del universo.— Agachó la mirada. — Debería irme... De todos formas, no te sirvo aquí siendo humana.— Porque sufrir era una señal de ser mortal y Raskild no jugaba a ser alguien que no era.
En las misteriosas nuevas tierras




Óðinn Landkönnuðir - Página 2 13pk1W7
Silhouette
Silhouette
Mensajes: : 3335
Reputación: : 1483
Mis links
Shakespeare - Nivel 6

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir - Página 2 Empty

Sáb Oct 02, 2021 6:31 pm

One would sing and one would hold me down
They might listen if I make no sound


Eydís se encogió de hombros reconociendo ¿rabia? o tal vez incredulidad en las palabras de su hermana gemela. Raskild no comprendía cómo la habían dejado con ella pero no le quedaba más remedio que asumirlo cuanto antes. Su padre las había abandonado con un pueblo desconocido y en una posición nada ventajosa solo por seguir vivo y continuar con sus exploraciones. ¿Volverían a verlo? ¿Era en realidad un plan para luego tenderles una emboscada? No lo sabía pero tampoco le preocupaba. Ella era curiosamente feliz (o algo así) conociendo una cultura nueva.

—La mujer que manda en este clan nos quería a las dos e imagino que padre decidió que era mejor dejarte acompañada de alguien que sola aunque, a tu parecer, yo no te sirva de gran ayuda—consideró contemplando el inmenso manto estrellado que las observaba desde el cielo —Nuestros dioses no son perfectos, sienten ambición, codicia, celos o amor como los humanos. Sí, puede que estemos siendo su divertimento—consideró cuestionándose cómo serían esos mundos poblados por los Aesir, los Vanir y el resto de criaturas de las que tanto le habían hablado y sobre las que le habían instruido en el pasado.

Raskild tenía el mismo temperamento que un perro al que le quitabas un hueso e intentaba arrancarte el brazo. Eydís suspiró mostrando más humanidad que de costumbre cuando la vio volteándose para regresar al árbol que había convertido en su refugio temporal hasta que se atreviese a hacer algo al respecto.

—No me burlo de ti, Raskild. Solo intento...ayudarte—admitió sin apartar sus ojos de los contrarios —Solo deseo que recuperes el espíritu que nuestro padre te ha arrebatado con su decisión. Podemos sacar provecho de nuestra situación y tratar de entendernos con estas gentes. Quizá, así, podamos ser libres y regresar a nuestro mundo—era una posibilidad que no podían ignorar simplemente porque no estuvieran dispuestas a intentarlo.

Otra vez negó pero esa vez no se quedó quieta sino que se colocó delante de su hermana y apoyó las manos sobre sus hombros. Era un gesto inusual, humano, cercano, fraternal.

—No quiero que te vayas, ni creo que no sirvas para nada. Creo que si trabajamos juntas, podemos ganarnos su confianza y abandonar este lugar. Probemos a darles una oportunidad, solo construyendo puentes, podremos irnos de aquí. La fuerza no será la solución—comentó esperando que entrase en razón.

En las misteriosas nuevas tierras



Little Cash
Little Cash
Mensajes: : 1518
Reputación: : 594
Mis links
Rango little

Volver arriba Ir abajo

Óðinn Landkönnuðir - Página 2 Empty

Mar Oct 12, 2021 3:18 am

One would sing and one would hold me down
They might listen if I make no sound
Ya descubrí que nuestro padre no me llegó a conocer ni un poco.— No podía más que refutar cada una de las palabras que escuchaba, porque su alma herida sangraba profusamente que la obligaba a buscar compresas falsas para detener la hemorragia. Jamás se había tenido que enfrentar a una situación así porque la pertenencia a un lugar y, por sobre todo, a una comunidad establecida era una verdad tangible en que se nutría desde que abría los ojos en la mañana y aún cuando los cerraba para soñar acerca de las proezas que realizaba junto a los suyos. La pesadilla de no contar con ese apoyo, de tener que luchar sola sin nadie a su lado era algo que jamás se le pasó por la mente y quizás ese era la razón central de quedar tan trastornada; hubiese preferido enfrentar con las manos desnudas al mismísimo Fenrir que estar sintiendo el dolor del abandono.

No, no me sirves, como yo también soy un estorbo para ti.— Y esa era otro reconocimiento que no habría dicho en voz alta de no estar tan herida. Tampoco le había importado, aunque en la tierna infancia recuerda haber intentado acercarse a su hermana, las posiciones dentro de la comunidad que eligieron los dioses para ellas eran totalmente opuestas y terminó por no formar lazos. No sabía qué sentir con respecto a este intento de Eydís, porque a pesar de ser las únicas vikingas en el lugar eso no quería decir que se imaginaba confiando en ella para formar un equipo, si con suerte entendía las adivinanzas en que se transformaban los discursos de su hermana. — Al menos en algo concordamos.— Se sonrió con respecto a sus dioses, mas no destiló alegría, sino que cansada ironía.

No podía sentir nada más que no fuese negrura. Quería dejar que esa rabia la guiara hasta que la consumiera por completo, como tomar su hacha y masacrar a ese poblado completo. Sin embargo, la transformarían en un monstruo y tendría que acabar con inocentes niños, lo cual se creía capaz y hasta lo lograría si los atacaba ahora mismo cuando todos dormían. Los arqueros no serían lo suficientemente rápidos ni tendrían la iluminación adecuada para dar con ella antes que fuera demasiado tarde. Y estaba pensando en esa posibilidad cuando Eydís la trató de hacer entrar en razón. — Ayudarme... ¿Cómo lo lograrás?— Si ni ella sabía muy bien qué hacer. La frustración de sentirse empequeñecida era tan fuerte como si no pudiese mirar las estrellas para orientarse... Este bosque era tan frondoso que hacía la metáfora una situación cierta.

Y se rio, dejó que terminara con su sermón y carcajadas salieron de su boca. — ¿Volver a casa? ¿Lo haremos nadando?— Preguntó y para sorpresa de si misma no se deshizo del agarre de su hermana. Se quedó quieta demasiado cansada para continuar discutiendo. — No creo que esa sea una opción. No sabemos construir un drakkar y esta gente no son navegantes.— Opinó bajando la vista. No quería dar su brazo a torcer y dejarse engañar por sueños que se esfumarían con los primeras luces del sol, porque no soportaría ninguna desilusión más. — Lo único que sé es que yo jamás podré incluirme en este pueblo. Tú eres diferente, yo no... La fuerza es la única opción que conozco y no quiero aprender otra.— Concluyó dejando de rabiar y hablando con mesura. — No sé cómo estaremos bien juntas si jamás...— ...fuimos familia, quiso decir, mas negó con la cabeza.
En las misteriosas nuevas tierras




Óðinn Landkönnuðir - Página 2 13pk1W7
Silhouette
Silhouette
Mensajes: : 3335
Reputación: : 1483
Mis links
Shakespeare - Nivel 6

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Volver arriba