Tree Of Life :: One on oneTramas One on One :: Épocas pasadas
Tree Of Life
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
2 participantes
Mar Ene 26, 2021 6:01 pm por Omega
Secretos de temporada
Las Crónicas de Helen y Charles
Corre el año 1821 y en Londres la nueva temporada de jóvenes casaderas de alta cuna esta por empezar. Incontables señoritas de reputadas familias se han estado preparando para esa misma primavera desde su más tierna infancia, educadas (algunos dirían que hasta entrenadas) para el fin único; el mejor partido que puedan conseguir, elevarse en posiciones de mejor alcurnia y brillar más que ninguna. Aquel año no será diferente a cualquier otro, aparentemente.

Sin embargo, en aquel juego entran en escena participantes que nadie auguraba y cuyas presencias cambiaran el climax de cada evento, fiesta y baile que tenga lugar durante el transcurso del caluroso verano londinense. ¿Está lista la sociedad británica para un duque colmado de misterios y una dama que se aburre en exceso? Seguramente no, ¿Pero saben que? A ellos es no les importa, han venido para quedarse y pisotear a todo aquel que ose interponerse en sus caminos. Sus armas, riquezas y poder, extorsión y honores... secretos y rumores.

Helen Manner
lady - 18 años - Maria Zhgenti - Omega
Charles Cavendish
duque - 30 - Luke Evans - Khufder
One on one - Original - Épocas Pasadas



Última edición por Omega el Miér Ene 12, 2022 7:38 pm, editado 2 veces



Ω
Omega
Omega
User
Omega
Omega
788Mensajes :
5Reputación :
Mar Ene 26, 2021 7:25 pm por Kufder
Una temporada más, en el que nuevas damas salían del nido de su madre para ponerse sus mejores galas y sonrisas y lucirse ante la alta sociedad londinense. Como hombre soltero y con cierta edad se suponía que esto debía interesarle, buscar entre las asistentes alguna joven para ser su esposa. Pero en realidad no le importaba demasiado. No tenía prisa por ampliar sus responsabilidades, tampoco por tener descendencia. A diferencia de las jóvenes ahí presentes no supondría ningún drama permanecer soltero otros cinco o diez años. Su elección, cuando llegase, sería meticulosa y estudiada, pero no se dejaría influir por la belleza o las dotes para el baile de la candidata, sino que lo haría pensando en sus intereses a largo plazo. La política y el poder eran su principal pasatiempo y su matrimonio lo usaría para ascender aun más.

Pero esto no le era indiferente, la información que se podía conseguir aquí, los chismes y escándalos que se escondían entre estas bonitas paredes y obras de arte eran casi inagotables si sabías escuchar y estabas en el lugar adecuado. Y si no había escándalos o chismes siempre podía provocarlos el mismo. Era tan divertido que no podía evitarlo.

Las debutantes iban llegando, y una tras otra iban recibiendo sendas peticiones de baile que apuntaban en sus libretitas. De todas ellas una destaco a los ojos del hombre, y al parecer el de muchos otros ahí presente. Muchos se apuraron a pedirle un baile. Era una chica alta, con bonita figura, grandes ojos azules y un cabello muy largo, castaño claro o rubio oscuro — ¿Quién es ella? — Preguntó en voz baja a su amigo y acompañante —Oh, ¿te gusta?, no sueles mostrar interés por las debutantes, sin sustancia, ¿no? Pero no te culpo, es muy guapa. Es la  hija más joven del duque de Rutland — Charles lo miró sorprendido — ¿Helen?— su amigo asintió —Así es, ¿la conoces? —el duque asintió —Se podría decir que si, hubo una época que visitaba a su padre cada semana por un negocio común. Ella siempre se las ingeniaba para estar por el medio. Pero hace más de cinco años que no la veo, ha cambiado mucho — la recordaba como una niña larguirucha y desaliñada, de ojos grandes pero no especialmente bonitos. Sus modales no eran buenos y siempre pensó que era bastante desobediente. Pero viéndola ahora parecía justo lo opuesto, hermosa, elegante y de gestos refinados. El tiempo la había tratado bien y la niña se había convertido en toda una dama. Charles le había enseñado algunos juegos de cartas y ellas los habían aprendido rápido, aprendía rápido y no dejaba de hacer preguntas, no solo de las cartas. Se preguntó si quedaba algo de su carácter curioso e inquisitivo en ella o eso también había desaparecido en su proceso de convertirse en una dama respetable. Decidió acercase a comprobarlo.

Camino hacia ella, con calma, esperando una oportunidad a que se quedase sola. Aun tuvo que esperar, pues era muy solicitada, pero cuando vio la oportunidad se adelantó a un conde regordete — ¡Mi muy querida amiga! — la saludo cuando estuvo ya delante de ella. Pudiendo apreciar entonces aún más su belleza —El tiempo ha pasado bien por vos y habéis florecido con suma belleza — dijo sin presentarse siquiera, esperando a ver si ella lo reconocía —pero espero que en este tiempo no me hayáis olvidado y tengáis a bien concededme un baile — le dijo tomando el mismo la libretita atada a su muñeca.

Escribiría su nombre, pero antes fue revisando y todo los nombres que aparecían en la lista —Oh, yo no bailaría con este en primer lugar si no queréis terminar con dolor de pies nada más empezar. Dios tal vez le haya dado otros talentos, pero no el de la danza — dijo divertido en voz baja —Por no hablar de este, creo que su madre lo ha obligado, pues sus gustos van más hacia otro lado…— pasó otra página divertido —Con este no deberíais tener problema si se consigue mantener alejado del vino lo suficiente, algo que por cierto, pocas veces ha pasado. Este es aún peor opción, no podría hablar del sin tocar temas inapropiados para una dama, pero creedme que no es la mejor opción — añadió con una sonrisa pícara. De algunos, los que menos, no tenía nada malo que decir, se lo podría haber inventado pero decidió dejarlo así. Apunto su nombre al final y se retiró tras despedirse.
Kufder
Kufder
User
Kufder
Kufder
239Mensajes :
0Reputación :
Miér Ene 27, 2021 3:55 pm por Omega
Secretos de temporada
CHAPTER I. Segundas presentaciones


Helen había sido aleccionada para aquella jornada, toda una vida de aprendizaje y estudios meticulosos con el fin de que el buen nombre propio y familiar no se viera de menos. Era su presentación en sociedad, su primer acto delante de toda la nobleza y burguesía de la sociedad londinense. Aquella misma tarde, todas las presentes, habían recibido el visto bueno de la reina.

"También podría decir que he ido a visitar a la abuela" había pensado en su momento, divertida al comprobar el nerviosismo que en otras debutantes levantaba ese instante. No las culpaba, Helen era hija de la princesa Augusta, ello no era sinónimo de ser favorecida, pero si estaba preparada para lo que estaba por venir en aquel habitaculo que era el salón principal.

Sin embargo, ahora se hallaba en otro muy diferente. También su atuendo lo era, abandonando el lucroso blanco propio de la presencia de la reina a uno en tonalidad diferente. Era azul, a juego con sus orbes, con borduras en hilos de plata que era mismo tono del lazo que sujetaba su pecho. Ambos tonos representaban las piezas de joyería que había seleccionado, pues resaltar era lo que todos buscaban pero no necesitaba ser vulgar con excesos innecesarios.

Fue acompañada, pero no por su madre. Como princesa, acudir allí era de menos, por lo que la guió en tal proceso la segunda mujer de mayor categoría, la esposa de su hermano y él mismo. También acudieron las gemelas, que permanecían solteras pese a ser su segundo año acudiendo. Allí pareció brillar, aunque era el objetivo inicial tampoco le sorprendía en un exceso, pues un gran número de miradas se posó en ella. Se había preparado bien para cumplir su rol, uno no por la familia, sino por su propia cuenta y riesgo. Apenas sus pies tomaron contacto con la sala, cuando varios caballeros se presentaron para pedir lugar en su libreta.

Acabante de llegar, no poseía excusa para negarse, además era su primera aparición. Tendría tiempo de sobra en tomar la experiencia necesaria para sobrevivir al proceso,y poner en manifiesto todos los puntos que bien conocía por teoría. Aunque fue tomada por sorpresa, cuando un caballero en cuestión, irrespetuoso y desenvolvente apareció repentinamente. Hablaba como si se conocieran y, aunque al principio buscó la mirada de su hermano como una salvaguarda, no pudo localizarlo entre el gentío. Así pues, con la pista que la propia libreta ofreció, su mente llegó a un recuerdo.

Era vago pero suficiente para deducir un rango, era todo lo que se necesitaba en situaciones como aquella. — Duque de Devonshire. — Anunció entonces, manifestando su recordatorio. — ¿Cómo negarme a un baile cuando vos ya lo habéis solicitado? — O lo que era lo mismo, ya se había autoapuntado sin darle tiempo a ella de si quiera advertir de quien se trataba. Tan rápido como una estrella fugaz y tan escurridizo al final. Simulando el encanto femenino, no pudo sino reír ante las ocurrencias (excusas o verdades, ya lo averiguaría ella) de sus otro compañeros de baile. — Os concederé dos bailes por cada acierto, más ello lo averiguaré yo misma. — Dicho lo cual, como había pensado, se escurrió entre la multitud y no lo volvió a ver.

No hasta transcurrida casi una hora, un poco más o un poco menos...

Helen Manner | 18 años | Lady




Ω
Omega
Omega
User
Omega
Omega
788Mensajes :
5Reputación :
Sáb Feb 06, 2021 8:12 pm por Kufder
Secretos de temporada
CHAPTER I. Segundas presentaciones

En ese caso temo que necesitaríamos al menos dos noches en las que no dejaríamos de bailar — respondió con una sonrisa ante su propuesta. Muchas verdades le habían contado, no necesitaba inventarse cotilleos cuando conocía ya demasiados. Aun así ella tampoco tendría forma de comprobar todo, por lo que tampoco tendría que preocuparse demasiado por esa promesa.

Dejo que pasase el tiempo, el tenía otras cosas con las que pasar el tiempo, aunque ninguna lo bastante entretenida de momento. Bailó con alguna dama, mas por compromiso que por deseo propio. De vez en cuando su mirada volvía a la joven Helen, que por lo general estaba bailando con alguno de los caballeros interesados en ella. Como no. Aun pasaría rato hasta que le tocase su turno. Pensó en aprovechar el tiempo para saber más de ella, pero no lo hizo, pues prefirió averiguarlo sobre la marcha.

Transcurrido el tiempo necesario, y viendo que el anterior a él en la libreta ya había terminado con ella decidió a acercarse. Lo hizo con calma, y cuando la vio le sonrió — ¿Y bien? ¿Cuantos bailes me debéis? — Le preguntó, algo curioso por la opinión que esos caballeros habían causado en ella —Espero que no estéis casada para mover los pies un poco más —añadió mirando sus ojos azules.
Charles Cavendish| 30 años | Duque

Kufder
Kufder
User
Kufder
Kufder
239Mensajes :
0Reputación :
Miér Feb 10, 2021 4:11 pm por Omega
Secretos de temporada
CHAPTER I. Segundas presentaciones


Tenía sus expectativas demasiado elevadas, por lo que muchos de esos bailes fueron simplemente una formalidad; dos políticos y/o familiares de miembros del parlamento, un diplomático francés, dos barones, tres vizcondes, dos condes y un marqués. Su listado de la jornada había iniciado con esos designios, era en lo que centraba su interés por encima del nombre de pila.

Si en si su gusto por ellos era nulo, en sumatoria a las acciones acometidas durante el baile, eran desechos a los que solo contemplaría para maximizar el interés de los demás sobre ella. Al finalizar el último baile, todo gracia y encanto, se despidió del hombre con la elegancia de rigor. Observó luego su lista, una vez más, era el último nombre de ella el que quedaba, luego sería la hora de retirarse tal y como se pacto con sus padres. "Duque"

Ese título si le importaba, también suponía una visión mucho más llamativa que los anteriores. Vio como se acercaba, tan rápido que apenas e confirió tiempo para descansar sus pies. — Lord Cavendish. — Le saludó nuevamente, cubriendo su cansancio con la máscara de la belleza y encanto personal. — Temo que os debo todos esos bailes, os cansareis de mi. — Liberó una leve risa, en tono que solo ambos captaron. — Son demasiados para un solo día y, como dijistéis, necesitaría un segundo. Llenaréis toda mi lista de mañana. — Se sorprendió al caer en esa cuenta. — Pero no me gusta ser deudora, así que si os parece bien y acudís al siguiente acto, allí os esperaré. — Hizo una pausa en su habla.

— Por lo pronto, pagaré parte de mi deuda ahora, más... ¿Podéis pedirme una copa, por favor? — Pidió. Demasiados bailes, demasiada gente.

Lady Helen G. Manner | 18 años |  

[/b]




Ω
Omega
Omega
User
Omega
Omega
788Mensajes :
5Reputación :
Miér Mar 24, 2021 11:53 am por Kufder
Secretos de temporada
CHAPTER I. Segundas presentaciones

El tiempo acordado había pasado, Helen ya había atendido a todos aquellos pretendientes que habían apuntado su nombre antes que él, por lo que ahora era su turno. A decir verdad el tiempo se le había hecho más largo de lo que habría esperado, seguramente porque este baile de inicio de temporada estaba siendo considerablemente aburrido. Era normal inicios así, lo interesante pocas veces ocurría tan pronto.

Cuando estuvo junto a ella, Helen no tardó en reconocer que había acertado en muchas de sus conjeturas, y que sus pretendientes habían resultado más o menos lo que el había dicho —Bueno, seguro que encontramos una forma en la que podremos intercambiar los bailes sobrantes por otra cosa — la idea de verla en otro encuentro, al menos de momento, le agradó. Primero tendría que comprobar cómo era realmente esta joven dama.

No se mostró reacia a bailar con él, pero solicitó una copa antes de proseguir —Por supuesto —aceptó como buen caballero. Fue a buscar la bebida en cuestión y volvió con ella un rato después, encontrándose con Helen no muy lejos de donde la había dejado —Aquí teneis — le dijo dándole la copa solicitada — ¿Entonces no habéis encontrado ningún pretendiente digno de vuestra atención? — quiso saber.

 Charles Cavendish| 30 años | Duque

Kufder
Kufder
User
Kufder
Kufder
239Mensajes :
0Reputación :
Dom Mar 28, 2021 12:34 pm por Omega
Secretos de temporada
CHAPTER I. Segundas presentaciones


La espera por su copa no fue excesiva, suficiente para evaluar al individuo y contemplar el panorama que la rodeaba sin interrupciones. No se había acercado nadie a ella durante aquel lapsus de tiempo, detalle agradecido, agotada de recibimientos y hombres aburridos. El duque resultaba, cuánto menos en un principio, diferente y con un toque de frescura que contrastaba con el resto de los individuos que allí se encontraban.

 — Gracias.  — Aceptó la copa una vez fue blindada, recibiendo nuevamente al noble. Dio un sorbo antes de cualquier eventualidad.  — No hay nadie interesante en estos momentos.  — Confirmó.  — Solo he bailado con algunos y apenas hay una primera impresión de ellos, pero no ha sido agradable.  — Algunos sudaban en exceso, otros eran demasiado tímidos, a otros los veía más ocupados observando a sus lacayos que a ella misma, alguno demasiado viejo para su gusto y alguno con hijos de matrimonios anteriores que tampoco eran gratos para sus propios intereses.

Helen tenía aspiraciones y expectativas, ninguno de ellos la cumplía.  — ¿Y vos? No creo que hayáis venido solamente para pasar el rato, tendréis vuestras ocupaciones.  —
Lady Helen G. Manner | 18 años |  

[/b]




Ω
Omega
Omega
User
Omega
Omega
788Mensajes :
5Reputación :
Jue Mayo 27, 2021 5:44 am por Kufder
Secretos de temporada
CHAPTER I. Segundas presentaciones

Junto a ella se la quedó observando, aun sin creerse que esa niña algo rebelde se hubiese convertido en una dama refinada y hermosa como la que tenía delante. Aunque desde luego el cambio físico le agrada baba, aun tenía que determinar que tanto le gustaba su nueva personalidad. Puede que la edad solo la hubiese convertido en otra de esas damas bonitas por fuera, pero terriblemente aburridas si las conoces.

Se lo advertí, no encontrará algo interesante esta noche — algún candidato bueno habría, pero no sería de los que iban corriendo como locos el primer día. Era importante no perder el tiempo si no se quería que alguien más se adelantaba, pero tampoco parecer demasiado desesperado —Si yo quisiese cortejarla esperaría al tercer baile seguramente — añadió , pensando en que tal fuese su objetivo. Pero no lo era, el matrimonio no era algo que le preocupase ahora mismo. Aun había tiempo, y prefería divertirse mientras tanto.

No, no estoy aquí solo por diversión, pero tras cerrar un buen acuerdo comercial, creo que también me he ganado algo de satisfacción y descanso — añadió mientras miraba a su alrededor —Y para ser el primer día ya he encontrado una historia que puede ser interesante — añadió enigmático.

 Charles Cavendish| 30 años | Duque

Kufder
Kufder
User
Kufder
Kufder
239Mensajes :
0Reputación :
Dom Mayo 30, 2021 3:13 pm por Omega
Secretos de temporada
CHAPTER I. Segundas presentaciones


— Sois perspicaz. — Concedió. Decidió dar un paseo en compañía del duque, para no mantenerse ahí detenidos como si fueran cortinas decorando el dosel. Así, podían contemplar desde los invitados hasta las hermosas vistas de los amplios jardines que cubrían los alrededores. — O tal vez mucha experiencia. ¿Habeis venido muchas veces a estos eventos? — Quiso saber, entre curiosa como en intentos banales de florecer la conversación. Apenas se conocían, de modo que poco a poco aquello permitía conocer a ese hombre.

— Así que, en efecto, habeis venido por diversión. — Cuánto menos era curioso, debía de disponer de mucho tiempo libre o buscaba una buena esposa. Sin embargo, había estado con ella toda la noche. — ¿Qué clase de negocios? Y vuestra historia... ¿La dee una apuesta ganada y un montón de caballeros indesables? Que cruel sois. — Y ella, considerando que se reía, sin ser escandalosa, también debía de serlo.

Lady Helen G. Manner | 18 años |

[/b]




Ω
Omega
Omega
User
Omega
Omega
788Mensajes :
5Reputación :
Jue Jun 03, 2021 6:28 pm por Kufder
Secretos de temporada
CHAPTER I. Segundas presentaciones

Asintió a su cumplido mientras comenzaban a caminar con paso elegante y tranquilo, mientras su conversación pronto se retomó con el tema que los ocupaba —He venido a este tipo de eventos muchas más veces de las que me gustaría reconocer. A veces por negocios, otras simplemente por tedio o dejarme ver. A veces son más divertidas de lo que puede parecer —lo que no buscaba, aunque a otros les pudiese sorprender, era una buena muchacha que sirviese de esposa. Tales cosas aun no le importaban, aunque tal vez deberían.

La diversión es un bien muy preciado, que no se debería subestimar. ¿Qué sería la vida sin ella? — le dijo queriendo ver qué opinaba Helen al respecto. Suponía que no podía pensar en diversión cuando tenía que pensar en su futuro, pero al menos sembraría la duda. Rio ante la siguiente respuesta de la muchacha —Oh, en efecto soy cruel, pero no me refería a eso en ese caso — dijo guardando silencio un rato para que lo pensase un rato — Pero se trata del segundo hijo de Lord Woodstock, el chico apenas ha reparado en las jóvenes y hermosas debutantes, no obstante parecía no quitarle ojo a una de las sirvientes que traía la bebida — comentó con todo casual esperando ver si despertaba algo de curiosidad en ella.

 Charles Cavendish| 30 años | Duque

Kufder
Kufder
User
Kufder
Kufder
239Mensajes :
0Reputación :
Sáb Sep 25, 2021 11:49 am por Omega


— Supongo que el divertimento es relativo. — Dependería, en todo caso, de lo que sucediera y donde para que uno pudiera pasarlo adecuadamente. Ella misma podría valorar ello en relación a lo experimentado de momento, siendo un completo fiasco considerando las altas expectativas que hubiera esperado.

Lo único favorable, más o menos, era conversación locuaz de su acompañante que era claramente diferente a adulaciones simplonas o tratos protocolarios. — Pues hoy no parece que haya demasiada, a menos que me este perdiendo algo. — Ni siquiera el baile se le antojaba llamativo. Aunque tenía aún su lista de nombres, siendo los únicos restantes los del duque. La dama se encogió de hombros para darse a explicar. — Llevan aleccionandome sobre este momento toda mi vida y... es bastante decepcionante el resultado. No os ofendáis, no estáis entre los puntos negativos de la velada. —

Básicamente, su experiencia en el tema era corta pero sembrada por la de aquellos hombres con los que bailó anteriormente. Con ademanes delicados, pudo volverse para observar al implicado; en efecto, cuando lo localizó, no miraba a las damas que se hallaban por la zona, sino una doncella de la limpieza que estaba retirando los cristales de una copa rota.

Al retornar su atención al duque, no hubo atisbo de sorpresa en las facciones femeninas. — No me escandaliza ni me sorprende, los hombres tenéis la particularidad de tomar por amante a quien deseáis. — Dijo en pelos en la lengua. Desde criadas hasta esposas de otros, actrices o bastardas de noble cuna. Era pan de cada día, aceptable en los círculos, mientras no pasara por el altar. — Además es un segundo hijo, cuenta con más libertades que su hermano y sin las responsabilidades que el título acarrea. — Continuó añadiendo, dura e inflexible.

Como dama noble cuna, más elevada que muchas allí, era contundente con lo que la rodeaba. — Además.. no es lo más desorbitado que ha hecho. ¿Escuchastéis el rumor que fue la comidilla el verano pasado? —




Ω
Omega
Omega
User
Omega
Omega
788Mensajes :
5Reputación :
Vie Ene 14, 2022 11:35 am por Kufder
Secretos de temporada
CHAPTER I. Segundas presentaciones

Desde luego — dijo en referencia a lo que cada uno podía encontrar divertido o no — Tal vez os perdáis algo, muchas ocurre si no se presta atención a las señales adecuadas — dijo sin ninguna otra intención que seguir despertando su curiosidad. Sonrió al escucharla mencionar lo decepcionante que le resultaba esto, y que él no le despertaba el mismo sentimiento — ¿Os esperabais algo más especial? — dijo queriendo conocer sus expectativas para este día.

Si esperaba sorprenderla o escandalizarla no lo hizo, al parecer necesitaba más que eso para llamar la atención de la debutante — Supongo que tenéis razón, aunque puede que aun os pueda sorprender antes del final de la velada — seguramente si seguía a la pareja encontraría cosas que considerase escandalosas, aunque ver a la pareja en pleno acto no fuese algo adecuado para una dama.

Fue ella la que quiso ahora darle una información a él, no estaba seguro de haber escuchado la información que ella insinuaba, por lo que la miró con suspicacia —Es posible que sí, pero ahora no caigo, iluminadme — le dijo el hombre, esperando ver que tenía que revelarle.
 Charles Cavendish| 30 años | Duque

Kufder
Kufder
User
Kufder
Kufder
239Mensajes :
0Reputación :
Miér Ene 19, 2022 2:05 pm por Omega
La mujer dio un sorbo de la copa, un gesto tan común como arbitrario. Le daba tiempo a uno para meditar y reflexionar sobre las cosas, en este caso para saber que rumbo tomaría aquella conversación. Apenas lo conocía, más allá de su título, buen porte e interesante charla, pero no estaba segur de hasta cuánto le convenía mantenerse a su lado. Era la primera noche, imaginaba que debía exhibirse más, pero se desalentaba con solo observar el escenario retratado frente a ella. Una semblanza diferente al duque, que le aportaba cierta comodidad.

— Tal vez. — Reconoció. — Tengo tres hermanas mayores que ya han pasado por esto anteriormente, siempre las envidie, por sus historias y cuentos, pero parece que solo es eso... cuentos. — Se aburría terriblemente, si no fuera por el duque, probablemente estaría fuera de la sala en busca de algo más entretenido y digno. Tenía que gradecer su presencia, sin duda. — Ojala que sea así, aún queda mucha noche por delante y quizás mi juicio es demasiado prematuro. Vos habeis venido más veces que yo, ¿Suele pasar algo interesante en otros años? — Aparte de los chismes o rumores, aunque admitía que estos podían llegar a despertar emociones diferentes y cada vez más enrevesados. Buscaba por todos los medios que ninguno le salpicase, al menos no de los negativos.

En un murmullo, acercando un poco su rostro al oído del hombre, añadió. — ... lady Amanda, la hija más joven del ex primer ministro, se quedó encinta... — Hizo una pausa, dando tiempo a su interlocutor a procesarlo. — ... dicen que ocurrió en los últimos días del año pasado, que por eso no ha sido vista en sociedad en los últimos meses ... pero su compromiso con el heredero del conde de Spencer ha sido suspendido. — Y aunque no lo dijo, aquello solo podía indicar una cosa; el bebé no era del caballero en cuestión, de otro modo el casamiento se habría acelerado incluso. — ... Después de todo, él no estaba el año asado en Reino Unido y.. quien acompañó a lady Amanda, fue Sir Jonathan, su hermano mellizo. — Se separó del duque. Los ojos azulados de la mujer parecieron traviesos por un instante. Ver como otros destrozaban sus vidas si que le antojaba un divertimento, más aún si ella salía beneficiada de algún modo; su padre ahora estaba encabezando las listas a mejor candidato para el puesto de primer ministro gracias al tropiezo de Amanda y, quizás, de su hermano.

— Os debo un baile extra. ¿Os gustaría hacer uso del mismo ahora, duque? — Preguntó, consciente de que ahora tenía cerca a otras personas y por tanto, debía simular. Además, era la forma más próxima y correcta, a vista de terceros, de que una pareja pudiera estar junta y charlar, así no ocasionaría "incidentes".



Ω
Omega
Omega
User
Omega
Omega
788Mensajes :
5Reputación :
Sáb Mar 05, 2022 8:27 pm por Kufder
Disfrutaba de momento de la presencia de la joven, en este ambiente donde muchas veces todo era demasiado superficial para su gusto —Supongo que la realidad a veces puede decepcionarnos, sobre todo cuando las expectativas son altas — respondió el duque, pensando si debía decir otra cosa para no decepcionarla. A partir de ahora vendría a muchos bailes como este, si ya se aburría en el primero toda la temporada de le haría muy cuesta arriba —El primer baile, aunque el más multitudinario y elegante, suele también ser de los más aburridos. Todos están demasiado pendientes de no cometer errores, de ser perfectos. Con el paso de los días se relajan, crecen sus rencillas y los coqueteos iniciales se pueden convertir en algo más —fue explicando sin tener que mentir para ello —Una dama no va a deshonrarse tan pronto, pero tras unas semanas, puede que su convicción flaquee,  y se rinda a los deseos que un apuesto caballero le despierta — se preguntó si Helen también era así, si sería capaz de dejarse llevar por el deseo y terminar sucumbiendo a él.

Entonces ella comenzó a explicar el rumor que había escuchado. No había estado muy al tanto de esta historia, pero algo le sonaba. Al menos los rumores del embarazo y la ruptura de su compromiso, pero no lo del mellizo —Oh, ciertamente escandaloso — dijo observado como brillaban los ojos de la dama cuando hablaba de estos temas.
Ella finalmente solicitó el baile prometido, a lo que el accedió, no podían quedarse quietos eternamente, por lo que mejor sería que se pusiesen en movimiento —Por supuesto, mi dama — dijo tomando su mano para sacarla a bailar. Lo hicieron despacio, la miró a los ojos, apreciando una vez más lo hermosa que era — ¿Sabéis una buena forma de divertiros en estos eventos? Si os gustan los chismes y rumores, tal vez encontréis mucho más interesante ser la que los desencadena. No digo protagonizarlos, solo manejar los hilos de las historias —le fue diciendo en voz baja mientras se movían al ritmo de la música.
Kufder
Kufder
User
Kufder
Kufder
239Mensajes :
0Reputación :
Sáb Mar 05, 2022 8:56 pm por Omega
Hubo un destello de curiosidad y sorpresa cuando le contó su experiencia en aquellos eventos, sonaba un entretenimiento aún mayor que sonreír a cualquier caballero de título noble que fuese medianamente digno de cortejarla. Poseía expectativas elevadas, apuntaba alto, entre ello conseguir lo que ninguna de sus hermanas había logrado; contraer nupcias el mismo año de su primera temporada y hacerlo con alguien de estatus superior a los respectivos de éstas. Aún así, por una noche, procuró relajarse y disfrutar de la compañía ajena.

Ya brillaba por si misma, sin necesidad de hacer nada. — ¿De verdad suelen torcerse tanto las cosas en los siguientes? Suena interesante. — Ello fue lo suficientemente llamativo como para incentivarla. — Tendré que acudir a todos los bailes. ¿Vos soleis hacerlo? Espero que si, temo que me aburriría sin vuestra presencia. — El hombre le caía bien, era directo y poseía gratas conexiones. Además, era muy atractivo, por lo que era perfecto para hacerle compañía. No obstante, desconocía que planes pudiera tener éste y sus ocupaciones, probablemente recibiría una negativa. — Muchísimo, su padre tuvo que renunciar a la vida política. — Y la familia estaba convertida en una casi paria social, pero como ella no había tenido excesos vínculos con ellos, poco o nada le importaban.

De hecho, disfrutaba de ello. Había beneficiado a su familia.

Cuando él acepto, le tendió la mano. La tomo de buen ánimo, dejando sus respectivas copas sobre una mesa cercana, y emprendieron el camino hasta la zona de baile. Al iniciarse la música, ésta amortiguaría las palabras que continuarían intercambiándose, de modo que nadie las captaría. Solo sería entre ellos. — ¿Y como se manejan esos hilos? Nunca he hecho tal cosa. — Pero si él lo había dicho, era porque quizás si lo había hecho o porque tenía una idea sobre como empezar esa práctica. Lo que estaba claro es que el duque poseía toda su atención.



Ω
Omega
Omega
User
Omega
Omega
788Mensajes :
5Reputación :

 
a