Últimos temas
Registro y conteo de puntos
☼ Todo ☾ [+18] EmptyHoy a las 3:39 am por Dafne

I cry for love ღ WL
☼ Todo ☾ [+18] EmptyHoy a las 3:21 am por Ocean

In the mood for love.
☼ Todo ☾ [+18] EmptyHoy a las 1:51 am por Tostadita

— sky is de Limit WL
☼ Todo ☾ [+18] EmptyAyer a las 9:57 pm por June

Ronda 4 - Turno de Lizz
☼ Todo ☾ [+18] EmptyAyer a las 7:32 pm por Freyja

— We are venom for each other
☼ Todo ☾ [+18] EmptyAyer a las 4:47 pm por Timelady

Love in shades of wrong
☼ Todo ☾ [+18] EmptyAyer a las 4:06 pm por Timelady

El grimorio de Calpurnia {Wishlist}
☼ Todo ☾ [+18] EmptyAyer a las 3:55 pm por June

— Apocalypse [8/9]
☼ Todo ☾ [+18] EmptyAyer a las 2:04 pm por Polgara

Afiliados
Élites
Créditos
Tree Of Life es un foro de rol libre y su contenido es propiedad intelectual de los administradores del mismo y los usuarios que crean sus tramas. El diseño general del skin y las tablillas staff fue creado por Red, a quien agradecemos su contribución. Agradecimientos especiales a los foros dixinmortal y al foro de ayuda de Foroactivo, así como a los tumblrs de necromancercoding, Flerex, Gitanodoescodes y Maryskins, pues sin sus tutoriales y zonas de ayuda habría sido imposible completar esta skin. Las imágenes utilizadas no son de nuestra propiedad si no sacadas de las páginas Google, DLPNG, Pngflow, Freepng y DeviantArt (Captain-Kingsman16, DUA-PNGS, Weirdly-PNGS y nickelbackloverxoxox). También agradecemos a Mario Montagna de freepsdfiles por las imágenes de los botones, así como a freepik y a Flaticon por las imágenes de los iconos. Los iconos web pertenecen a la página FontAwesome. Por último, el diseño de la página html para las dinámicas es creación de ethereal-themes, que cede el código gratuitamente en su tumblr del mismo nombre.
Hermanos

Tumblrs de recursos para el rol
 :: Squad :: Golden Shields

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

☼ Todo ☾ [+18] Empty

Lun Mar 01, 2021 7:34 pm

Todo
CON Alice EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Estar solo con sus pensamientos la noche anterior y la brisa fría le habían hecho serenarse un poco. El dolor de su pecho no se iba, no se iría hasta que volviera a hablar a Alice, hasta que volvieran a estar bien. Y si eso no ocurría nunca, entonces no se le iría jamás. Pero al menos le había bajado un poco ese alto estado emocional que llevaba trayendo toda la semana y le había invitado a pensar: sí, necesitaba hablar con Alice; sí, había muchas cosas que aclarar; sí, tenía que sincerarse en sus sentimientos con ella... Fuera cual fuera su respuesta. Pero sí, tenía que encontrar el momento adecuado. Después de tantos días, después de tantos años, hacerlo de forma apresurada solo traería consecuencias tan nefastas como las que ya estaba viviendo. Mejor se centraba, repasaba sus posibilidades, trazaba las palabras más idóneas en su cabeza... Y buscaba un buen momento para hablar con ella. No había prisa. Prefería tres noches más sin dormir, a toda una vida habiendo perdido a la mujer que amaba por hacer las cosas mal.

Siendo prefecto y estando en séptimo, otra cosa no, pero distracciones tenía de sobra. Como era de esperarse, alguno de sus amigos de los que habitualmente no vivían por el estudio como él, estaban empezando a tomar conciencia de que los EXTASIS no eran cualquier cosa y ya se estaban agobiando. Claro. Qué sorpresa. Uno de ellos fue Peter Bradley. Su amigo de Gryffindor había ido a buscarle muy apurado esa mañana pidiéndole ayuda con más asignaturas hasta de las que cursaba, rodeado de papeles y con un inexistente y extremadamente ineficaz plan de estudio que solo de oírlo le daba urticaria. Algo dentro de él le impedía saber que había un alumno de séptimo haciendo las cosas así y no intervenir. Como esa tarde tenía runas después de comer pero luego no tenía más asignaturas, quedó con su amigo en una de las aulas de estudio, comprometiéndose a llevar un par de manuales que le estaban ayudando bastante y bastantes consejos de como organizarse para estudiar... Que tuvieran que estar hablando de técnicas de estudio a esas alturas de sus vidas...

Se dirigió al aula de estudios del séptimo piso y le esperó allí, dejando los libros sobre la mesa con un suspiro y quedándose de pie, de lado con respecto a la puerta. Las aulas de estudios de los últimos pisos siempre eran las más deshabitadas, la gente no subía tan alto, se quedaba en las aledañas al resto de las aulas. Dejó sus pergaminos en un lado y abrió uno de los libros, revisando el contenido. Sí, con ese irían bien para empezar. Apenas cinco minutos después de que él llegase, oyó unos pasos entrar en la sala, y empezó a hablar con la mirada en el libro dando por hecho que se trataba de Peter. - Antes de que me digas nada, ya sé que es de aritmancia avanzada pe... - Y alzó la cabeza. Y no era Peter.

Era Alice. Se quedó en blanco por unos segundos, hasta que determinó que debía ser una maldita coincidencia. Pero, justo en ese instante, la puerta se cerró. Con cerradura. Y un par de voces familiares dijeron tras esta "lo siento, chicos. Necesitáis hablar". Cerró los ojos, cogiendo aire y se mojó los labios. Genial. Todo había sido una encerrona de Peter y, a juzgar por la voz que había oído y por los últimos acontecimientos, de Poppy. Acababan de encerrarles para obligarles a hablar. Ahora que había decidido que lo haría sin prisa y cuando viera a Alice receptiva. ¿Por qué tenía que salirle todo del revés?

Lo que tenía claro es que una Alice enjaulada, y probablemente enfadada, no era una Alice receptiva. Y definitivamente no quería que se liara otra vez, no, no lo podría soportar. Miró por el lado de la chica hacia la puerta, echando un poco de aire con frustración, y señaló hacia esta con desinterés. - Puedo abrirla si quieres. No está tan bien cerrada. - Dudaba que Peter y Poppy fueran a echarle a la puerta un encantamiento que él no pudiera romper. Como estrategia había sido buena por lo inesperado, pero en fin... Era una situación salvable. Pero al hablar, al hablar con ella por primera vez después de tantos días... Ya era mucho más difícil irse. Había intentado no mirarla, disimular, hacer como que no pasaba nada, que no se agobiara, que podía irse cuando quisiera... Que era libre. Pero tan pronto terminó su frase, echó aire hacia un lado y su mirada, inconscientemente, se posó en ella otra vez. Y ahí sí que tuvo algo muy claro: que para que esa falsa se rompiera, para que saliera cada uno por su lado de esa habitación sin hablar nada... Lo iba a tener que decidir Alice. Él ya no podía.
Merci Prouvaire!


Última edición por Freyja el Vie Mar 05, 2021 6:33 pm, editado 1 vez


We are
☼ Todo ☾ [+18] Alchem10

☼ Todo ☾ [+18] Freyfirma

☼ Todo ☾ [+18] Banner10

Together we are everything:

☼ Todo ☾ [+18] Sin-t-10

☼ Todo ☾ [+18] Nuestr10

☼ Todo ☾ [+18] Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3650
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] Empty

Lun Mar 01, 2021 8:17 pm

Todo
CON Alice EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Estaba en Defensa, haciendo una redacción raída que les habían mandado, cuando le llegó una notita de Poppy "¿Nos vemos a la cinco en el aula del séptimo piso para estudiar y charlar? Estás muy triste." Y además la había estado evitando. Era consciente. Era su amiga, la quería con todo su corazón, pero no estaba preparada para contar todo lo que había pasado. Pero Poppy no era una persona que fuera insistente o pesada en ese sentido, podía simplemente decirle que estaba triste pro Marcus y ella ya estaría satisfecha, así que... Asintió con una sonrisa en su dirección. Si quería empezar a superar aquello, acercarse a arreglar las cosas con Marcus, primero tenía que enfrentar todo lo que había significado Poppy, y lo que seguía significando. Poppy era su amiga, era la chica de la que Marcus había estado enamorado... Y tenía que superar aquello. Igual que ella le iba a pedir que superara lo de Jean.

Ya el cómo iba a afrontar lo de Percival, lo de sus familias, lo que llevaba oyendo toda la vida... Eso era otro tema. Comió rápidamente y salió a estar en los terrenos, antes de tener que meterse en Pociones, y, a decir verdad, estaba perdidísima en sus pensamientos, pero ya no deuda manera melancólica si no... Reflexiva. – ¿Estás bien? – Le dijo Sean dándole un toque en el brazo. – Es la primera en siete años que te veo equivocarte de tarro de ingredientes. – Ah sí, es que aquella clase le traía demasiados recuerdos. Puso una sonrisa ladeada. – Sí, estoy bien. De verdad. – Dijo manteniendo la sonrisa. – Oye, luego podríamos ir a hacer algo, creo que Hills necesita salir y la pobre Donna está harta de tener amigos que no levantan la cabeza de los libros. – Ella amplió un poco la sonrisa. – No, he quedado con Poppy. – Sean abrió mucho los ojos, y claramente estaba pensando en cuál era la forma buena de contestar a aquello. – ¡Ah! Con Poppy... Poppy... McKenzie, imagino. No, bueno, claro, sí, es tu amiga, obvio. – Ella asintió. – Claro, lo normal es que las amigas hablen...Efectivamente.Ya... – Sean no parecía tenerlas todas consigo. – Pues nada, nada, vamos a terminar con esto y no te entretengas.

A pesar de las reticencias de su amigo, Gal se dispuso muy diligente a subir todos los tramos de escaleras que le quedaban por delante. Era raro que Poppy la hubiera citado tan alto, pero quizá intuía que quería estar sola. Y mientras subía seguía pensando. No quería dejarse nada por hablar con Marcus, quería irle sincera en todo, en los miedos, en las inseguridades, en sus sentimientos... Resoplaba. Iba a tener que hacerse un esquema o algo. Llegó al séptimo piso y abrió la puerta del aula, que a priori le pareció vacía, pero a los pocos segundos oyó una voz inconfundible. La habría reconocido aunque la llamara desde el infierno. Se giró y allí estaba, Marcus, solo. Antes de que pudiera pensar en una explicación, oyó cómo la puerta se cerraba y se giró inmediatamente. – ¡Poppy! ¡Poppy, espera! ¡Poppy! – Pero nada. Que tenían que hablar, menuda vista tenía su amiga. Pero ella no podía afrontar hablar con Marcus sin prepararse antes, si saber con seguridad todo lo que quería decirle y cómo para que no acabaran como la última vez.

Y allí estaban, solos y en silencio. Se esperaba una mirada fría y orgullosa. Pero solo le dijo que si quería que la abriera. – Sí, por favor. – Dijo sin pensar. Estaba demasiado nerviosa, empezaba a tener una respiración jadeante y fuerte, y tragaba saliva para intentar controlarse. No, la última vez la lio por estar así, agobiada, sin pensar lo que decía, pero... Pero ahora por fin estaba con él, tan cerca, tanto que podia volver a mirarle a los ojos, que sentía su olor en la habitación. No, no, no, tenía que estar más tranquila o volvería a meter la pata... Cuando oyó el mecanismo de la puerta se dirigió a ella y puso la mano en el pomo, pero cuando estaba a punto de girarlo, algo la detuvo, como cuando tiró la pulsera. Algo más grande y fuerte que ella, algo que salía de muy dentro de su ser. – Estoy enamorada de ti. – Dijo sin moverse de donde estaba, sin mirarle, pero con un tono de voz firme y tranquilo. – No sé desde cuando pero sí cuando me di cuenta. – Tragó saliva de nuevo y trató de normalizar su respiración, pero no era capaz de soltar el pomo ni de moverse. – El día del funeral de mi madre, cuando me ayudaste a escapar y me quedé dormida sobre ti... No volví a ser la misma. – Dos lágrimas cayeron por su rostro y el nudo de su garganta se deshizo un poco. Eso le permitió darse la vuelta lentamente. – Y llevo toda mi vida buscando la libertad, pero he entendido que la libertad no significa nada si no estás tu a mi lado. – La voz se le quebró porque levantó la mirada y la clavó sobre él. – Y quería irme porque estoy de los nervios, y porque creo que tenemos mil cosas de las que hablar y no quiero tirarlo todo por la borda como la última vez, pero no podía volver a irme de tu lado sin decirte la verdad tal y como es. – Trató de controlar un sollozo y por fin soltó el pomo, dejando caer los hombros. – Solo quiero que vuelvas a mí.
Merci Prouvaire!


☼ Todo ☾ [+18] JCqE0Sy

☼ Todo ☾ [+18] QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
☼ Todo ☾ [+18] V1mQwnV
☼ Todo ☾ [+18] 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
☼ Todo ☾ [+18] Wm7AwJV
Ante todo, amigos
☼ Todo ☾ [+18] Giphy
Ay, los retitos
☼ Todo ☾ [+18] Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
☼ Todo ☾ [+18] Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

☼ Todo ☾ [+18] Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

☼ Todo ☾ [+18] Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] Empty

Lun Mar 01, 2021 8:48 pm

Todo
CON Alice EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Pues sí, sí que quería que abriera la puerta. Frunció los labios con una leve sonrisa incómoda. - Claro. - Susurró, frustrado. ¿Qué esperaba? Si se lo había propuesto era porque sabía que Alice preferiría irse. Llevaba toda la semana diciéndose a sí mismo que la chica le odiaría, no debería ser ninguna sorpresa. Solo... Era la confirmación de que no quería hablar con él. Sacó la varita y la dirigió a la puerta. Con un alohomora simple no iba a bastar, Poppy y Peter eran alumnos de séptimo, no iban a echar un hechizo de cerrojo tan básico. Pero, igualmente y aunque con uno más complejo, abrió la puerta desde allí. Y tan pronto lo hizo, Alice se giró para salir. Pues... Hasta ahí la conversación.

Se giró ligeramente sobre sí mismo porque no quería verlo. No quería ver a Alice marcharse, porque si se iba... ¿Con qué seguridad iba a ir él a buscarla en ningún otro momento? Se habían tenido el uno al otro en la misma sala y ella había optado por irse, ¿acaso no le daba eso pistas de que no había más que hablar? Apretó los párpados con frustración, de espaldas... Y entonces la oyó. El corazón se le detuvo de golpe, abriendo los ojos, y se giró hacia ella, anonadado. La chica seguía de espaldas pero daba igual, él se había quedado congelado mirándola, notando como los ojos le brillaban a medida que ella hablaba. A medida que le decía desde cuando lo sabía, y notaba que su corazón pasaba de estar detenido a latir con violencia. Desde... El funeral de su madre. Vas a ver una Alice que no habías visto antes... "Tu Alice" ya no existe. Las palabras de Violet esa fatídica noche resonaron en su cabeza, así como las de la propia Alice el día que se besaron en el lago. Hacía más de tres años de todo eso. ¿Tres años llevaba Alice... Enamorada de él? ¿Cómo había aguantado tanto sin decírselo? Él tomó conciencia hacía meses y sentía que iba a salirse de su cuerpo por no haberlo confesado ya.

"La libertad no significa nada si no estás tú a mi lado". Cada palabra que la chica decía se clavaba en su alma, pero no era capaz de reaccionar, ni siquiera de parpadear. Solo notaba su pecho agitado por la respiración y los latidos de su corazón desbocados. Pero hubo algo que hizo click en su cerebro, algo que le impulsó a activarse definitivamente: "Solo quiero que vuelvas a mí". Parpadeó y, apenas un segundo después, se dirigió diligentemente hacia la chica, sin mediar palabra, y aferrando sus mejillas besó sus labios como llevaba deseando hacer desde el último beso que se dieron en su casa, como llevaba amargamente soñando con hacer toda la semana. Y sintió como si hubiera vuelto a la vida. Como si acabara de despertar de una pesadilla.

Se retiró lentamente de sus labios, pero no recortó la distancia ni soltó sus mejillas. Solo echó un poco de aire entre estos y apoyó su frente en la de ella. Ese gesto que era solo suyo y que llevaba siendo su seña de identidad siete años. - Te amo, Alice. - Por fin. Lo había dicho, y al final, lo había hecho en un acto impulsivo. Tanta planificación... Abrió los ojos y se dio cuenta de que, quizás, no era suficiente. De que seguían teniendo mucho de que hablar, de que para su desgracia ya le confesó lo que sentía en la Torre de Astronomía y no había podido ir peor. Y que acababa de besarla después de casi diez días sin hablarse. Quizás... A Alice no le hubiera sentado bien eso.

Tragó saliva y bajó las manos y la cabeza. - Perdona. - Susurró. - Eso... Ha sido... - No iría a decir inapropiado, ¿no? Después de llevar tres años besándose con Alice por las esquinas, después de haber llegado hasta donde habían llegado. Impulsivo sí, quizás. Pero no había podido evitarlo, todo su cuerpo gritaba Alice constantemente, y había sido una tortura soportarlo sin ella a su lado. Alzó la mirada y la clavó en sus ojos... No podía dejar eso en un simple acto de impulsividad. Lo tenía que constatar. - Yo también estoy enamorado de ti. - Se mojó los labios, y su expresión se entristeció, bajando la mirada otra vez. - Y... Siento mucho... Muchas cosas... Llevo todos estos días intentando ponerles orden en mi cabeza, pero... No puedo. - Alzó la vista a sus ojos y soltó aire entre los labios. - Sin ti no puedo, Alice. -
Merci Prouvaire!


Última edición por Freyja el Mar Mar 02, 2021 6:28 am, editado 3 veces


We are
☼ Todo ☾ [+18] Alchem10

☼ Todo ☾ [+18] Freyfirma

☼ Todo ☾ [+18] Banner10

Together we are everything:

☼ Todo ☾ [+18] Sin-t-10

☼ Todo ☾ [+18] Nuestr10

☼ Todo ☾ [+18] Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3650
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] Empty

Lun Mar 01, 2021 9:40 pm

Todo
CON Alice EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Los segundos en los que Marcus estuvo ahí parado, sin decir nada, se le pasaron como si fueran días. Porque había un temor que atenazaba su corazón que le decía que la respuesta de Marcus sería "Ya te dije que eras libre, márchate, no quiero volver a ti". Y cuando iba a urgirle a decir algo, le vio cruzar la distancia y supo que venía a besarla. Y su corazón se desatenazó, las cadenas de su pecho cayeron, y sintió como si por fin pudiera respirar, rozando sus labios con los de él y agarrándose a su torso, abrazándole contra ella, aferrándose a él como sabía que necesitaba desesperadamente y encajando a la perfección, como siempre, embriagándose de él. Y ese beso podría haber durado una eternidad, como una eternidad llevaba enamorada de él, como una eternidad tenía pensado amarle. Y entonces se separó y puso su frente contra la de ella. "Siempre que quieras saber si todo está bien… Haz esto. Así verás que sigo aquí y que no estoy enfadada." Parecía que hacía una vida entera que había dicho aquello, en la enfermería, pero ahí estaba, demostrándole que estaba bien, que no estaba enfadado. Y entonces volvió a oír su voz y su corazón retumbó en su pecho. Abrió los ojos y le miró, desbordada de lágrimas. Siempre había pensado que llegaría un día en su vida en que tendría que decirle a Marcus que le amaba, pero siempre pensó que sería cuando no le quedara más remedio, no que lo haría él primero.

Sonrió, entre sus lágrimas de felicidad, cuando justo él se separó pidiéndole perdón. Joder, se había quedado demasiado rato callada, pero es que sus pensamientos ahora mismo bullían con locura. Dio un paso hacia él y agarró su mano, con los ojos vidriosos pero aquella sonrisa sincera que no se iba. – Eso ha sido mi deseo cumpliéndose. – Dijo con la voz tomada por la emoción. – El deseo que pedí a las estrellas en Saint-Tropez, la noche de San Lorenzo, era ese. Que llegue el día en el que Marcus me diga que me ama. – Se acercó a él y acarició su rostro, enfocando sus ojos. – Yo también te amo a ti, Marcus O'Donnell. Con todo mi ser. Y te voy a amar siempre si tú quieres. – Volvió a juntar su frente yo cerró los ojos, por la intensidad del momento. Todas aquellas miradas que sabía que era solo para ella. Aquellas palabras que tenían una forma distinta, pero cuyo contenido era "te quiero" "te amo"... ¿Cómo había podido obviarlo el día de la pelea? Ignorar lo viva que se sentía cada vez que se miraban ¿Cómo había podido llegar a pensar que no le amaba él a ella también? Qué injusta había sido, qué estúpida, qué...

Negó con la cabeza y se mordió el labio inferior, acariciando su rostro. – Yo también siento tantas cosas... Tantas que no quería dejarme ninguna. Quería contarte toda la verdad el otro día... Pero Marcus yo no he querido mentirte nunca. Es que me he equivocado como una idiota todas y cada una de esas veces, porque creía que... – Se rio entre las lágrimas, porque aquella frase que le había perseguido como una cruz los último casi cuatro años, de repente carecía de sentido. Si llega a saber antes que solo dos palabras, cinco letras, podían cambiar aquella percepción. – Que los chicos como tú no acaban con las chicas como yo. Porque eres bueno, y tranquilo, e inteligente, y protocolario y te encantan las normas y yo soy impetuosa, y pasional y no dudo en saltarme una norma si tengo que hacerlo... Y porque eso fue lo que le oí decir a mi abuela. Mi abuelo el preguntó por ti y por mi y ella dijo que no tuviera esperanzas en nosotros por eso mismo. Y pasé los siguientes años tratando de olvidarte de esa manera pero no podía. – Le salió un sollozo. Cuántas noches había intentado proponerse que nunca más, que solo podían ser amigos, y cuántas veces más se había traicionado a sí misma. – Por eso cometí la tremenda estupidez de esconderme el día de tu cumpleaños. Porque el miedo a que yo llegara con el corazón en la mano y tú me rechazaras era demasiado grande. – Volvió a juntar sus frentes y a acariciar sus mejillas, llorando por una mezcla entre emoción, felicidad y rabia. – Nos he hecho mucho daño, amor mío. Perdóname por favor. Yo tampoco puedo sin ti.
Merci Prouvaire!


☼ Todo ☾ [+18] JCqE0Sy

☼ Todo ☾ [+18] QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
☼ Todo ☾ [+18] V1mQwnV
☼ Todo ☾ [+18] 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
☼ Todo ☾ [+18] Wm7AwJV
Ante todo, amigos
☼ Todo ☾ [+18] Giphy
Ay, los retitos
☼ Todo ☾ [+18] Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
☼ Todo ☾ [+18] Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

☼ Todo ☾ [+18] Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

☼ Todo ☾ [+18] Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] Empty

Mar Mar 02, 2021 6:56 am

Todo
CON Alice EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Se mordió el labio inferior y bajó la mirada con ligero pesar, porque Alice tardó en reaccionar y su mente ya estaba pensando en demasiadas opciones, y no muchas eran buenas. Pero entonces vio como agarraba sus manos, y al alzar la mirada la encontró llorando pero... Sonriendo. Y solo esa sonrisa le hizo sonreír a él, aunque siguiera doliéndole ver sus lágrimas.

Parpadeó un instante cuando dijo lo del deseo, estaba demasiado embotado, con demasiadas emociones y pensamientos agolpándose en su cabeza... Pero sintió como su pecho se hinchaba cuando le especificó de qué se trataba. Las estrellas. La noche de Saint-Tropez. Se le humedecieron los ojos instantáneamente, y esa confirmación, la confirmación de que ella también le amaba, solo le arrancó una sonrisa inevitable y le derramó una lágrima. - Siempre. - Susurró, colocando las manos en sus mejillas de nuevo cuando la chica volvió a posar su frente en la de él. - Toda la vida si tú quieres, Alice Gallia. - Aseguró como no había asegurado nunca nada, con la voz ligeramente quebrada por la emoción, justo antes de besar sus labios una vez más, en un beso corto y suave, cargado de todo lo que sentía por ella. Se separó ligeramente pero sin perder su posición, sin perder esa señal que compartían, y abrió los ojos, ladeando una leve sonrisa. - El mío... Aún no se ha cumplido. - Tragó saliva solo para contener la emoción. - Pero voy a hacer todo lo posible... Aunque voy a necesitar mucho tiempo. - Dijo con una risa de felicidad. "Que Alice sea siempre feliz", ese era su deseo. Y toda la vida pensaba intentarlo si ella le dejaba.

Le dio un poco de espacio para escucharla, y entonces dijo otra vez esa frase, esa frase que no entendía. Y ahí estaba la explicación. Así que... ¿Era eso? ¿Eran solo las voces de otras personas hablando de ellos? Esbozó una expresión entristecida, más aún al ver como Alice parecía segura de su rechazo. Dios, qué idiota había sido no adelantándose, esperando que pasara tanto tiempo, sin darse cuenta de lo que sentía por ella hasta séptimo. ¿Cómo podía haber sido tan tonto?

- No no, Alice, no tengo nada que perdonarte. - Dijo rápidamente, nada más ella se acercó a él. - No tenía ni idea de esto y... Dios, ahora me siento un completo idiota. - Su abuela tenía razón. Y Hillary. Si no estaba escrito en un libro, no se enteraba. Negó con la cabeza con frustración. - He tardado demasiado tiempo en darme cuenta... - Alzó la mirada a los ojos de Alice, rozando su mejilla con el pulgar para llevarse una de sus lágrimas. - Pero si hubieras venido... Si me hubieras dicho lo que sentías... Todo hubiera cobrado sentido. Creo que llevo enamorado de ti desde el primer día, Alice, solo... - Soltó un leve bufido con una carcajada frustrada. - Si no está en un libro escrito, al parecer no soy tan listo. - Lo dicho. Tendría que empezar a dar más crédito tanto a Hillary como a su abuela.

Volvió a mirarla con una ternura triste. De pensar cuánto habría sufrido pensando eso todos esos años... Con una caricia en su mejilla, habló. - No sé cómo se supone que son las chicas como tú... Pero sí sé que los chicos como yo solo serían felices contigo. - Negó ligeramente con la cabeza, con una sonrisa sincera. - ¿Y quién sabe más de Marcus y Alice que los propios Marcus y Alice? Nadie tiene por qué entenderlo, ¿desde cuándo esperamos que la gente entienda nada? Somos nosotros... Y somos Ravenclaw, siempre entendemos mejor las cosas. - Bromeó ligeramente. Necesitaba descargar un poco el ambiente, porque sentía una opresión en el pecho entre la felicidad más absoluta, la frustración porque aquello no se hubiera resuelto antes y la pena por todo lo que estaba conociendo que... No se le iba a ir tan fácilmente, pero al menos tener a Alice allí le aliviaba. - Quizás esa es la idea, que seamos tan distintos. - Dijo en tono suave, sin perder la sonrisa. - Que tú seas las flores de mi espino... Y yo sea tu nido. -
Merci Prouvaire!


We are
☼ Todo ☾ [+18] Alchem10

☼ Todo ☾ [+18] Freyfirma

☼ Todo ☾ [+18] Banner10

Together we are everything:

☼ Todo ☾ [+18] Sin-t-10

☼ Todo ☾ [+18] Nuestr10

☼ Todo ☾ [+18] Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3650
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] Empty

Mar Mar 02, 2021 7:41 am

Todo
CON Marcus EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Le salió una risa entre nerviosa, incrédula e inmensamente feliz cuando dijo lo de "toda la vida si tú quieres". Todo lo que alguna vez habría podido soñar estaba allí, ante ella, lo había ganado a pulso con Marcus, había luchado por ello, y si tenía que ponerse a quien fuera enfrente, lo haría encantada. Volvió a reír escuchándole hablar de su deseo y paso los brazos por su cuello, acercándose a él. – Conociéndote, ese deseo es grande. – Dijo haciendo hincapié en la palabra. – Porque si algo tenemos en común es que los dos soñamos en muy grande. Pero tenemos todo el tiempo del mundo para cumplirlo. – Y recibió su beso con una sonrisa, porque no podía dejar de sonreír, porque haba conseguido todo lo que quería, así, en bandeja de plata, y había sido tan fácil como decir la verdad tal y como era.

Suspiró y acarició su pelo, desvaneciendo la sonrisa. – Sí que hay muchas cosas que tienes que perdonarme. – No se olvidaba de que tenían muchos temas pendientes. Negó con la cabeza. – No eres ningún idiota. Yo me he callado todos estos años, y cada vez que he dicho "estoy bien" "va todo bien" "estoy bien, de verdad" te he mentido, porque me estaba rompiendo por dentro de no correr hacia ti y decirte que te amaba. Cada vez que nos hemos besado y luego hemos seguido adelante me he dicho "esta será la última" y ni me había planteado que... Como tú has dicho... Llevamos enamorados desde el primer día. – Entornó los ojos. – Con permiso de los prefectos, claro. – Se rio un poco porque, aunque había mucho que aclara, había algo seguro: que se amaban, como ella haba soñado durante tanto tiempo. Que no tenían por qué separarse, por qué olvidarse, porque solo Marcus y Alice entienden a Marcus y Alice. Volvió a reírse y a pegar su frente a él. – Pues te lo escribiré por todos los libros para que no se te olvide. Te amo. – Le besó brevemente. – Te amo. Te amo. – Y podría decírselo todo el tiempo, aunque estaría bien que hablaran de otras cosas. Pero tenía muchos años que recuperar.

Le miró con cariño y ternura infinitos cuando dijo lo de los chicos como él y eso le hizo reír. Cuántas vueltas le había dado a tamaña tontería, ahora lo miraba todo en perspectiva y le parecía una absoluta estupidez. Solo que antes se sentía tan real y lógica, y ahora... Asintió a lo de que entendían mejor las cosas y se dedicó a observar ese rostro perfecto que tanto amaba, llena de sensaciones, de es calor que le invadía el pecho cada vez que él era tierno con ella, solo que amplificado por mil. – Pues pienso hacerte feliz todos los días. – Agarró su mano más fuerte. Había pensado en aquello mil veces, y siempre haba acabado pensando que ella no podría hacerlo, que era demasiado complicada y oscura para lograrlo. Tragó saliva, lista para abordar el tema cuando Marcus le recordó la predicción y tuvo que volver a sonreír. – Quién nos iba a decir a nosotros que acabaríamos creyendo en la Adivinación. – Frunció el ceño y se rio un poco. – Bueno por pura estadística puede acertar alguna vez ¿no? – Dijo rebajando el tono un poco.

Se alejó hacia una de las mesas, tirando de Marcus, y se sentó sobre ella. Agarró sus manos y lee miró a los ojos. – Marcus yo te quiero con mi vida. Y después de lo que vimos en el pensadero estoy segura que es así prácticamente desde que nací, y que tú y yo debemos estar juntos. – Tomó aire y tragó saliva de nuevo, porque el nudo de su garganta no desaparecía. – Pero si necesito que seas mi nido es porque no lo tengo. Porque mi vida no se parece en nada a la tuya... Y puede ser muy dura, y dar miedo. No quiero que te lances de cabeza a estar conmigo si no eres consciente de la cantera de problemas de arrastramos los Gallia, o sin aceptar cómo es mi pasado... Los errores que he cometido... – Suspiró. – Y de los que no he querido hablarte por si dejabas de quererme por ello, pero estoy dispuesta a hacerlo. – Dijo alzando la cabeza y clavando sus ojos en los de él. – Si tú estás dispuesto a perdonarme cuando los oigas. – Y aquello le iba a costar bastante más a ella que a él, pero necesitaba soltarlo, decírselo con pelos y señales, y quitarse el miedo a que la abandonara cuando descubriera las aristas más problemáticas de su vida. Necesitaba esa seguridad que no había tenido hasta ahora.
Merci Prouvaire!


☼ Todo ☾ [+18] JCqE0Sy

☼ Todo ☾ [+18] QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
☼ Todo ☾ [+18] V1mQwnV
☼ Todo ☾ [+18] 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
☼ Todo ☾ [+18] Wm7AwJV
Ante todo, amigos
☼ Todo ☾ [+18] Giphy
Ay, los retitos
☼ Todo ☾ [+18] Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
☼ Todo ☾ [+18] Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

☼ Todo ☾ [+18] Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

☼ Todo ☾ [+18] Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] Empty

Mar Mar 02, 2021 11:23 am

Todo
CON Alice EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Eso le hizo reír con felicidad. Pues sí, era un gran deseo, era un deseo que le iba a llevar toda la vida ver cumplido y estaba más que conforme con ello. De hecho, probablemente a cada día que pasaba estuviera más convencido de haber pedido ese deseo, más incluso que el mismo día que lo pidió. Era lo único que quería, que Alice fuera feliz... Y deseaba con toda su alma ser parte de esa felicidad, poder hacer algo por provocarla. Y ella acababa de decirle que le quería en su vida, que tenían todo el tiempo del mundo, que le amaba. Había buen pronóstico para que su deseo se cumpliera, quería pensar.

Cada vez que le decía que estaba bien, le mentía. Lo sabía, en su interior lo sabía, porque conocía a Alice y sabía reconocer la tristeza y la felicidad en su mirada. Porque llevaba siete años mirando esos ojos y ya sabía lo que decían. Recordó la conversación con Lex, como le ocultó aquello tan grave solo por no hacerle sufrir. Él queriendo paliar el sufrimiento de ella, y ella intentando evitárselo a él. Y así les había ido hasta ahora. Eso tenía que cambiar de alguna forma, pero ya lo descubrirían. En cuestión de minutos, había pasado de estar sumido en la más negra de las nubes, a sentir que todo era posible.

Agarró la mano con la que la chica acariciaba su pelo y la besó con cariño. Necesitaba recuperar esa cercanía que habían perdido esos diez días y tanto le pesaba. Pero lo de los prefectos le hizo reír. - Así que... Sabes reconocer a una chica enamorada de un prefecto, ¿eh? - Bromeó. Alice le había dicho alguna que otra vez esa frase en referencia al encaprichamiento de Beverly con él. Y hasta ese momento no le había captado el sentido completo. Dejó que se acercara de nuevo a él y sus palabras casi le hacen caerse derretido al suelo. - Por favor. Tienes mi permiso para escribir en mis libros si es por eso. - Dijo entre risas, recibiendo el beso de la chica y respondiendo. - Y yo a ti. - Con una sonrisa, empezó a dejar besos por su rostro con ternura. - Y yo a ti. Y yo a ti. Y yo a ti. - ¿Estaba soñando? Ahora le parecía irreal todo lo vivido antes comparado con eso.

Hizo una mueca con la boca, alzando la mirada. - Tenemos que reconocer... Que entre la Profesora Hawkins, nuestros amigos y las cartas del tarot... Le hemos dado demasiado pábulo, es un poquito culpa nuestra. - Bromeó. Ah, la Profesora Hawkins, vaya momento había tenido con ella hacía unos días. Pero el siguiente comentario de Alice le hizo gracia. - A mi padre le va a gustar mucho esa conclusión. - Y era más sensata, a parte de que les permitía mantenerse más cuerdos. No le gustaba la falta de control sobre su porvenir en las que se basaban las dotes adivinatorias.

Pero, evidentemente, no todo iba a ser maravilloso y aquí no ha pasado nada. Tenían mucho de que hablar, les quedaban muchas conversaciones pendientes, y había quedado demostrado tras la discusión y los días separados que habían muchas cosas que no se habían confesado. Era mejor poner las cartas sobre la mesa. Sus sentimientos hacia ella, al fin y al cabo, no iban a cambiar. No habían cambiado tras la discusión ni tras casi dos semanas sin ella, no iban a cambiar después de que le confesara que le quería.

Fue con ella hasta las mesas y la escuchó, sonriendo y recordando, precisamente, las palabras que le había dicho la Profesora Hawkings. Nacimos para estar juntos. Lo veía tan claro ahora que no entendía como había podido llegar a tener dudas. Pero el tono de Alice se agravó y él la miró atento. Tragó saliva y, una vez más, recordó la conversación con Lex. ¿Te has planteado que esa fuera la jaula? Que Alice y su familia no eran perfectos, que no todo en la vida lo era. Asintió y volvió a sonreír con suavidad. - No voy a dejar de quererte, Alice. Ni siquiera en estos días separados he dejado de pensar en ti ni un solo segundo. - Se mojó los labios. - Yo te quiero con tu pasado, te quiero en el presente y te querré en el futuro. Sigues siendo la Alice del primer día para mí y lo serás siempre, da igual lo que pase a tu alrededor. Y lo que hayas hecho, forma parte de esa Alice. Y yo quiero a esa Alice. - Acarició su mejilla. - Puedes contarme lo que quieras. Dejemos las cosas claras, por favor, de una vez y para siempre. No más secretos. Recuerda que prometimos contárnoslo todo. - Agarró su mano con fuerza. - Y yo estaré aquí. -
Merci Prouvaire!


We are
☼ Todo ☾ [+18] Alchem10

☼ Todo ☾ [+18] Freyfirma

☼ Todo ☾ [+18] Banner10

Together we are everything:

☼ Todo ☾ [+18] Sin-t-10

☼ Todo ☾ [+18] Nuestr10

☼ Todo ☾ [+18] Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3650
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] Empty

Mar Mar 02, 2021 12:43 pm

Todo
CON Marcus EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
De una forma totalmente absurda, se puso colorada cuando Marcus le dijo aquella frase, que ella le había dicho hace ya un tiempo a colacoin de Beverly. Sí, se lo había dejado caer muchas veces, más de las que le gustaría, de las que fuera prudente. Se dejó besar y mimar por Marcus, mientras le repetía que él también la amaba. De verdad que había sido tan simple estar así, y ella tanto tiempo dándole vueltas... Pero ahora solo quería disfrutar de esa sensación, de esa alegría de haber encontrado por fin la piedra filosofal de su felicidad: estar con Marcus.

Se rio de lo de la adivinación. – Como pasa siempre en adivinación... Si te lo quieres creer... Acaba pasando. Y desde que entendí esa profecía estoy deseando que se cumpla. – Sí, porque desde que contó aquel cuento del espino blanco lo había tenido claro. El verdadero amor de la princesa Firinne no era la luna, eso no era amor, un día juntos, veintiocho separados. Era el espino, el que siempre le había ayudado, al que Firinne había dado las flores y con ellas la vida. Siempre había estado delante de sus ojos.

Pero era la hora de hablar las cosas, aunque ahora se sentía menos miedosa a decirle la verdad a Marcus, y tenía toda la razón. Tenían que aclarar las cosas de una vez por todas. Ahora que le veía tan entregado a ella, tan seguro de su amor. Cogió la mano de él entre las dos suyas, pegándola así a su pecho, como si solo on eso pudiera darle fuerzas para seguir adelante. – Primero de todo. Sé que te dolió mucho que me escondiera aquel día. Pero créeme si te digo que más me dolió a mí. Pasé todo el viaje comiéndome la cabeza, pensando en cómo abordarte y... Hablar las cosas. Y entonces llegamos a Londres, y cuando estaba ya casi por entrar a mi casa pensé "me voy a casa de los O'Donnell y le digo todo lo que siento y estaba segura de ello... Y entonces entré a mi casa y vi cómo estaban las cosas. Me peleé fortísimo con mi padre, y estaba la carta de los Van Der Luyden... – Se frotó la frente y resopló. – Estaba muerta de miedo y no sabía qué hacer. Y pensé que... No podía pedirte que te involucraras en algo así. Y que si hablaba contigo no iba a saber contenerme. – Otra vez las lágrimas en sus ojos. – No supe qué otra cosa hacer más que aislarnos, evitar que la gente de mis abuelos nos viera destacar por nada. Y obviamente eso te incluía a ti, y a tu familia, y les prohibí a Dylan y a mi padre mandar cartas... – Un sollozo rompió su discurso. – Hice... – Se limpió las lágrimas un poco inútilmente y siguió mirando a su regazo,p porque, excepto ese mismo día, nunca había verbalizado lo que le había pasado con su padre aquella tarde. – Estuve a punto de hechizar a mi padre. Me hubieran expulsado, me habría arrepentido pero imagínate qué desesperada estaba... – Levantó la mirada. – Imagínate cómo estaba. Fue la primera vez que me habló como si fuera mi madre y esa mirada... Es que pude ver en sus ojos que estaba ido. Pero de repente, se me agarrotaron las manos – hizo el gesto con una de ellas –, y lo que hice fue salir corriendo. Ahí me encontró tu padre. – Volvió a levantar la mirada y la clavó en los ojos de Marcus. – No te enfades con él, por favor. Le pedí, le rogué que no te contara nada. No podía soportar que supieras cómo estaba un hombre al que tú admiras tantísimo. Que supieras que eso era todo lo que venía conmigo... – Levantó la mirada y, con la mano libre le acarició. – Siempre has visto lo bueno de mí... Por eso no quería que vieras lo malo. – Sorbió y se volvió a limpiar las lágrimas. – Por eso me afectó tanto cuando te liaste con Geller. Tanto que hice la estupidez de la que más me he arrepentido en la vida, que fue que mi primera vez fuera con un tío que ni me importaba en vez de con la persona que amaba. Y por eso estaba a la que saltaba con Poppy. Porque ellas eran eso que yo no. Eran chicas buenas, con una familia tranquila con un prestigio que yo no tengo... Y me dolía no serlo. – Dejó caer la mirada con vergüenza. – Y encima... Tener que ver lo que le había hecho desamor a mi padre... Temía volverme loca como él si me rechazabas, así que si no te lo decía, simplemente pasaría el tiempo y... No estaría bien, pero al menos no estaría como él.

Se inclinó con la cabeza sobre su pecho y le abrazó. Lo que tenía que contarle de Percival... No iba a ser fácil. No sabía ni si quiera cómo empezar. Con la voz amortiguada por su camisa y su pecho dijo. – Y tengo que contarte otra cosa... Que yo creo que es peor que todo lo anterior... Pero no sé cómo hacerlo. No me salen las palabras. No quiero que me odies. Ni a Lex, ni a tu madre... – Dios, a más lo decía a más sabía que le iba a sentar muy pero que muy mal.
Merci Prouvaire!


☼ Todo ☾ [+18] JCqE0Sy

☼ Todo ☾ [+18] QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
☼ Todo ☾ [+18] V1mQwnV
☼ Todo ☾ [+18] 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
☼ Todo ☾ [+18] Wm7AwJV
Ante todo, amigos
☼ Todo ☾ [+18] Giphy
Ay, los retitos
☼ Todo ☾ [+18] Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
☼ Todo ☾ [+18] Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

☼ Todo ☾ [+18] Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

☼ Todo ☾ [+18] Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] Empty

Mar Mar 02, 2021 1:54 pm

Todo
CON Alice EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Agarró él también con fuerza la mano de Alice cuando la condujo a su pecho. Ya se habían dicho muchas cosas, sabía otras cosas que era probable que Alice quisiera contarle ahora, pero seguía teniendo una inquietud por dentro, porque no sabía si habría más, porque no sabía qué esperar. Tenía tanta seguridad en que, fuera lo que fuera, su amor podría con todo, que eso le tranquilizaba y le daba fuerzas. Pero aun así... Veía a Alice nerviosa. Respiró hondo y, simplemente, escuchó.

Frunció un poco los labios. Sí que le dolió saber que se había escondido, por no hablar de todo el verano sin ella, se sintió traicionado. Pero, fuera del fragor de la discusión, sabía que tenía que tener una explicación... Y ahí estaba. Bajó la mirada, mojándose los labios. Quizás la chica no se había dado cuenta, o quizás sí, pero conforme la escuchaba encontró una similitud demasiado dolorosa y evidente como para no apreciarla: Alice había hecho exactamente lo mismo que Janet cuando cortó relaciones con ellos. Se aisló por miedo, por miedo a lo que pudiera pasar a su padre y su hermano, y en lo que les pudiera repercutir a él y a su familia. ¿Cómo iba a enfadarse por eso? Por supuesto que le dolía no haber estado, haber perdido ese verano juntos, y sobre todo saber que había estado sufriendo... Pero no podía culparla. Alice tenía una situación que él no podía ni imaginar. Su madre se lo dijo, eran personas muy afortunadas... Y, por ende, egoístas. Porque así se sentía ahora por haberse enfadado con ella, por haberse pasado haciéndose el mártir todo el verano solo porque Alice no le había escrito. - Debí escribirte... - Dijo frustrado, negando con la cabeza. - Tenía que haberme plantado en tu casa. - Y fueron tantas veces las que lo pensó. Maldito fuera su estúpido orgullo.

Lo siguiente no lo esperaba, y le hizo abrir los ojos asustado y que se le encogiera el corazón. Qué tan grave tenía que hacer sido lo ocurrido para que Alice estuviera a punto de hechizar a William. Pero aún quedaba un dato sorprendente más. - ¿Mi padre? - Preguntó con una ceja arqueada, pero siguió escuchando, aunque dando vueltas a mil pensamientos en su cabeza. Cerró los ojos y echó aire con pesadez. - Recuerdo ese día. - Musitó, entre frustrado y avergonzado. - Fue el día del cumpleaños de mi tía Erin. Ese día... Estaba muy enfadado. Te echaba mucho de menos y... - Se mojó los labios. - Me siento un crío diciendo esto, sabiendo por lo que has pasado. Pero... He pasado un verano horrible. Creía que había metido la pata hasta el fondo, que me estabas evitando a conciencia, que te habías arrepentido de lo que había pasado entre nosotros y que nuestra amistad se había roto. Pensaba... Que no querías verme y me estabas haciendo el vacío a propósito, y no lo podía entender... Y ese día me había levantado con el pie izquierdo. Me peleé con mi padre y le di a entender que... Él tenía a tu padre tan abandonado como tú me tenías a mí. - Se encogió de hombros, sin dejar de mostrarse avergonzado por su comportamiento infantil. - Una cosa era lo nuestro, pero me extrañaba que mi padre y el tuyo no hablaran, y le eché las culpas a él de no escribir a William... Sabía que había ido a veros. Pero, cuando volvió, no me lo dijo. No quiso decirme nada, y ni mi madre ni él reconocían que habían estado con vosotros. Me estaba volviendo loco, no era capaz de entenderlo. - Agarró sus manos con fuerza, mirándola a los ojos. - Pero ahora sí que lo entiendo, Alice, y me siento un idiota, te lo aseguro. Debí haber ido a buscaros en vez de estar llorando en mi cama como un tonto, y todo hubiera sido distinto. - Negó con la cabeza y esbozó una leve sonrisa. - Yo no voy a dejar de admirar a tu padre jamás. Dylan va a ser como mi hermano toda la vida. Y a ti no voy a dejar de amarte. - Se acercó un poco a ella y susurró. - Lo que sea, por favor... Hagámoslo juntos. No me dejes de lado más, quiero estar contigo para lo que sea, aunque no pueda hacer nada objetivo, pero... No soporto saber que estás sola y sufriendo. Déjame al menos estar a tu lado. - Era lo único que le podía ofrecer. Su amor y su compañía.

Entonces habló de las chicas, y no solo de las chicas. Se mordió un poco el labio. Si Alice supiera... Pero quería dejarla terminar. Cuando lo hizo, negó con la cabeza. - No debí decirte nada de Jean, solo... Me ofendió tu reacción cuando lo de Poppy. Pero fue un golpe bajo, lo siento. - Se encogió de un hombro. - Tenías derecho a hacer lo que quisieras. - Esbozó una muy leve sonrisa. - Pero Alice... Lo de Geller... - Se le escapó una leve carcajada muda entre los labios. Ahora le resultaba tan ridículo. - ¿Sabes? En la fiesta, Kyla me dijo "¿en serio, O'Donnell? ¿Geller? Es insustancial". - Arqueó las cejas, con un suspiro. - No le hice caso... Y tenía razón. Fue absolutamente insustancial. - Se acercó un poco a ella. - No sentí con ella ni de lejos lo que siento contigo, en ningún momento. - Lo de Geller era demasiado obvio. Pero... - En cuanto a Poppy... Alice, no voy a decir que Poppy no me haya gustado porque mentiría. Pero era... Un enamoramiento infantil. Es simpática y dulce, es agradable estar con ella. - Sonrió. - Pero sigue sin ser tú. Ninguna de las dos me ha hecho sentir ni la quinta parte de lo que me haces sentir tú, y ni siquiera te hablo de besos. Simplemente con... Estar juntos. Con hablar de cualquier cosa. Es distinto, y no hay ni punto de comparación. - Y le daban exactamente igual. Se acercó un poco más a ella, sin soltar sus manos. - Tienes razón, tú no eres como ellas... Tú eres mucho mejor. - Se acercó a su rostro y susurró. - Y para mí eres perfecta. - Y lo que dijeran los demás, le daba exactamente igual.

La abrazó cuando se dejó caer sobre su pecho, cerrando los ojos y oliendo su pelo, ese olor que tanto había echado de menos al no tenerla esos días. Pero, al escucharla, abrió los ojos, notando que su respiración se detenía. Sabía lo que le iba a decir... Y no podía hacerla pasar por ese mal trago. La separó con suavidad y la miró a los ojos. - Lo sé. - Dijo con tranquilidad. - Si te refieres a... Lo que ocurrió con Percival, lo sé. Bueno... No sé cuanto sé, pero Lex me lo contó el otro día. Y... Quería buscarte para hablar contigo porque... Me dijo que no me lo habías dicho por no hacerme daño. - Colocó una mano en su mejilla y la miró más cerca. - Alice, por favor, no hagas más eso. No puedo soportar saber que alguien te ha hecho daño y no me lo has contado. - Se mordió los labios con impotencia. - Aún... No sé ni qué pensar. Ni qué voy a hacer con Percival, porque... - Porque lo quería matar. Pero mejor no le decía eso a Alice, dudaba que ayudara. - Pero no te odio, Alice, ¿cómo iba a odiarte? Eso es imposible. Solo lamento no haber podido hacer nada. Y... Saber que yo te metí en eso. Ojalá hubiera podido impedirlo. Si algo temía era que me odiaras tú a mí. -
Merci Prouvaire!


We are
☼ Todo ☾ [+18] Alchem10

☼ Todo ☾ [+18] Freyfirma

☼ Todo ☾ [+18] Banner10

Together we are everything:

☼ Todo ☾ [+18] Sin-t-10

☼ Todo ☾ [+18] Nuestr10

☼ Todo ☾ [+18] Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3650
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] Empty

Mar Mar 02, 2021 4:04 pm

Todo
CON Marcus EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Tener la certeza de que le había hecho daño, era para ella peor, mucho peor, que nada que hubiera pasado en el verano. Porque no solo haba sufrido como una estúpida, si no que le había fastidiado el verano a Marcus, le había hecho pensar que no le quería. Negó con la cabeza y dejó salir el aire suavemente con la nariz, decepcionada consigo misma ¿Cómo había podido equivocarse tantísimo? – No te tortures con eso. Primero, está en el pasado, y ya no lo podemos cambiar. Segundo... Si lo hubieras hecho, no te habría contestado a las cartas. Y hubiera hecho como que no estábamos en casa, porque estaba tan avergonzada y bloqueada que no hubiera podido soportarlo así que... No te tortures. No hubieras podido hacer nada porque esta que está aquí no te hubiera dejado. – Era la verdad, así tal cual. Por decepcionante que fuera. Pero mejor que se decepcionara ahora que más adelante si es que tenía que hacerlo.

Escuchó el relato de aquel día y peor se sintió, tanto que las lágrimas amenazaron con salir otra vez. Echó el aire por la boca, con la mirada caída y muy enfadada consigo mismo por haber provocado todo aquello. – No eres ningún idiota. No pensé bien lo que estaba haciendo, no tomé la decisión con claridad. Debí haber sido más valiente y segura. – Levantó la mirada y le acarició. – No debí haber dudado de ti ni de tu amor por mí. Ya no lo haré más. Te lo juro. – Juntó las frentes. – Te juro que te mantendré a mi lado pase lo que pase... Aunque lo que venga sea muy negro. – Suspiró. – Aunque tú no has visto a mi padre cuando se pone mal de verdad. Es terrible. Es como si vieras a otra persona, y si insinúas algo de cambiar... Se pone hecho una furia. Y no es que le culpe, estos días he podido sentir la desesperación que es no poder alcanzar a la persona que amas... solo que en su caso es peor. Pero es muy desesperante no poder ayudarle, no encontrar una solución... – Su expresión se tornó avergonzada. – Fui a tu casa. La primera vez que me aparecí, de hecho, fue en tu casa. En tu calle, más bien. Y vi tu casa tan bonita tan perfecta... Y... Así es como me he sentido siempre. El caos que llega a la via de los O'Donnell a ponerlo patas arriba... – Dejó de nuevo salir el aire, tratando de calmarse. – Ya no sirve de nada lamentarse. Siento haberlo liado todo tanto. De verdad. Pero ahora que sé que me quieres – dijo acariciando el dorso de sus manos –, no lo volveré hacer. Juntos. Juntos para todo.

El espinoso tema de Jean se tenía que saldar de alguna forma, y aunque odiaba hablar de ello con Marcus, pero claro, tampoco podía quedarse callada ante lo que decía. – Si es que no se trata de que yo pudiera hacer lo que quisiera. Es que lo hice por los motivos equivocados. No quería acostarme con él, no fue especial, no fue... Nada. Solo sirvió para quitarme esa experiencia contigo. – Buscó los ojos del chico. – Pero tenemos que vivir con ello. Los dos. Fue un error y no puedo cambiarlo ya. Pero Jean no significó nada para mí. Para mí la que cuenta es la de la Sala de los Menesteres, que fue preciosa y significativa y perfecta. – Dijo mordiéndose el labio inferior con una sonrisa solo de recordarlo. Escuchó lo de Geller y le salió una sonrisilla al oír lo que dijo Kyla. – Ya, si sé a lo que te refieres. A mí me pasó lo mismo con Theo. O sea yo no tuve nada con él, pero pasamos mucho tiempo juntos y... Era muy majo, pero... No sentía nada. Desde luego nada parecido a todo lo que he sentido por ti. – Aún le picaba un poco el pecho cuando hablaba de Poppy... Pero entendía lo que decía. Y además sabía que se lo estaba diciendo de corazón. Y le estaba lejano muy clarito que no se parecía en nada a lo que sentía por ella. Y eso, en verdad, era todo lo que siempre había querido oír. Y siempre había estado ante sus narices. Que para del era perfecta, decía, y a eso solo pudo poner una sonrisa embobada y decir. – Ni si quiera necesito ser perfecta. Con que me quieras así, con mis locuras y mis imperfecciones y mi caos Gallia... Me basta.

Dejó que la abrazara y se sintió inmediatamente un poco mejor. Pero cuando iba a empezar a hablar, le dijo que ya lo sabía. Se separó desconcertada. – ¿Cómo? – Claro, Lex. Estaba claro que si alguno iba a irse e la lengua, iba a ser Lex. Pero la verdad que le haba hecho una especie de favor, así no tenía que ponerle en contexto. Pero reaccionó cuando dijo que aún no sabía que hacer. – Nada. – Dijo de inmediato. – Marcus, por favor, no hagas nada contra Percival, por favor te lo pido. Si no te lo conté en el momento fue para que no te volvieras loco contra él. Te conozco, Marcus, sé cómo te hubieras puesto y... Conozco a los Horner lo suficiente ¿Crees que tus tíos se hubieran puesto en contra de su hijo? ¿Tu abuela, que no me quería en su casa? ¿Tu tío Philip que no defiende ni a su mujer? – No quería ser tan dura con ellos, pero necesitaba que Marcus fuera consciente de la realidad. Bajó la cabeza, porque no quería mirarle mientras decía eso. – Iban a decir que me lo busqué... Como lo dijo él. – Las lágrimas brotaron de sus ojos. – Había sido todo tan perfecto y entonces, por algo en lo que yo estoy involucrada... La que se podía haber liado. No sé ni cómo convencí a Lex de que no le pegara. – Subió los ojos llorosos. – Por favor, no podemos empezar nuestra vida con un escándalo en tu casa... Yo ya... – Suspiró. Habían dicho que nada de mentiras. – No es que lo haya olvidado. No es tan fácil. Pero tu madre se portó genial conmigo y me dijo que no podía permitir que eso condicionara mi vida. – Se abrazó más fuerte a él, apretándose contra su pecho. – No sabes lo mal que me sentí cuando me separé de ti de aquella manera. Pero es que no podía quitarme de la cabeza lo que me dijo y lo que me... – Mejor no seguía por ahí. Se separó y le miró. – No fue culpa tuya. Ni mía. Fue culpa de que tu primo se creía con derecho a decirme y hacerme lo que hizo, y eso tú no podías controlarlo. Lex me ayudó antes de que me hiciera nada... Grave. Y tu madre me dijo que si yo quería que podíamos hacer algo contra tu primo, pero que mi palabra contra la de un abogado del Ministerio no valía nada. – Tiró de Marcus porque ya sabía que se iba a poner hecho una furia. – Y tenía razón. Mírame a los ojos Marcus. Tenía razón. Y lo que tenemos que hacer es seguir adelante con nuestras vidas ¿Me oyes? – Y volvió a juntar sus frentes porque le daba paz, y ahora mismo la necesitaban.
Merci Prouvaire!


☼ Todo ☾ [+18] JCqE0Sy

☼ Todo ☾ [+18] QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
☼ Todo ☾ [+18] V1mQwnV
☼ Todo ☾ [+18] 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
☼ Todo ☾ [+18] Wm7AwJV
Ante todo, amigos
☼ Todo ☾ [+18] Giphy
Ay, los retitos
☼ Todo ☾ [+18] Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
☼ Todo ☾ [+18] Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

☼ Todo ☾ [+18] Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

☼ Todo ☾ [+18] Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] Empty

Mar Mar 02, 2021 7:48 pm

Todo
CON Alice EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Asintió apesadumbrado, mirando al suelo. Igualmente sentía que podía haber hecho más, haber hecho algo mejor dicho. Ella decía que no le habría abierto la puerta, pero más de una vez pensó plantarse en su puerta y no moverse. ¿Cuánto habría aguantado sabiendo que la esperaba, de ser así? Pero Alice tenía razón. Torturarse con eso, a esas alturas, no merecía la pena. Era pasado, y ahora tenían un futuro por delante que empezaba hoy. Quería pensar que Alice no volvería a dejarle de lado, se lo había pedido, le había dicho que estaría con ella bajo cualquier circunstancia. Y en caso de hacerlo... Ahí sí que no iba a persuadirle nadie de que no acampara en su puerta si hacía falta.

Pero Alice volvió a juntarse con él y le prometió que lo haría, que no le apartaría de su lado. Sonrió. Daba igual como de negro se pusiera todo, él estaría con ella. Escucharla hablar de su padre le entristecía, pero solo la comparación, esa sensación como ella bien decía de haber perdido a la persona que amabas... Le encogía el corazón. Y al fin y al cabo ellos estaban ahí, solo habían sido dos cabezotas separados por un cúmulo de cosas no habladas y malas palabras. Pero William... Había perdido a Janet para siempre. Miraba a Alice a los ojos, escuchaba su voz, sentía su cercanía... Y solo de pensar vivir el mismo destino de William, le hacía querer morirse. Era cierto que no le había visto en su peor momento, como Alice le describía... Pero le podía entender. Eso le hizo recordar algo: las intenciones de William, lo que quería hacer para recuperar a Janet. Tragó saliva, sintiendo un escalofrío. Estaba seguro de que Alice no sabía nada... Pero, ¿de verdad era el momento para decir algo así? Estaban sincerándose, poniendo las cartas sobre la mesa... Pero aquello no era algo de ellos dos y era muy duro. Y quería pensar, necesitaba pensar, que su abuelo estaría con mil ojos puestos sobre cualquier atisbo de irregularidad, para algo le había puesto sobreaviso. Confiaría en él... Con suerte, Alice no llegaría a enterarse nunca, y ese disgusto que le ahorraba.

Por un momento se había perdido en su divagación, pero se recentró al oír a Alice decir que fue a su casa, mirándola sin comprender. ¿De verdad estuvo allí? Y él sin saberlo... Tenía que haber entrado, todo hubiera sido tan diferente... Pero no quería martirizarla más, y como bien había dicho estaba en el pasado. Negó con la cabeza. - Creo que en esta Navidad ha quedado demostrado que mi casa es más bonita cuando tú estás allí. - Se le escapó una suave risa. - Y que el caos Gallia le sienta bastante bien, a la vista de lo ocurrido en Nochevieja. - Pasaría a la historia como una de las noches más divertidas de su vida. Descontrolada, un poco, y avergonzándose de alguna que otra cosa... Pero indudablemente divertida.

A pesar de que no era un tema cómodo, y de que Alice obviamente no lo estaba, él no pudo evitar sonreír. - ¿Sabes lo que significa para mí que digas que la que cuenta es la que compartimos, la de la sala de los menesteres? - Volvió a acariciar sus mejillas, acercándose un poco a ella. - No perdiste ninguna experiencia conmigo. Sé lo que dije y... Por favor, no me lo tengas en cuenta, no lo pienso realmente, solo estaba enfadado y ofendido. Sentí que ponías mis sentimientos en duda y... Me defendí. - Amplió una sonrisa más tierna. - Pero Alice, esa vez fue perfecta, tú misma lo has dicho. Nadie nos va a quitar eso jamás. - Y para él fue su primera vez, y por lo que a él respectaba, para Alice como si lo fuera. No necesitaba nada más. Ahora se tenían el uno al otro. - Honestamente, me da igual con quien fuera la primera vez, si todas las demás las vivimos juntos. - ¿Acaso importaba algo más? Rozó su nariz con la de ella y susurró. - Me gusta el caos Gallia. Y me gustas así. -

El tema de Percival era delicado, muy delicado. No sabía el alcance de lo ocurrido y lo quería saber, pero no quería presionar a Alice. El problema es que era mejor saber la verdad a dejar a que a Marcus le volara la imaginación, porque eso iba a ser mucho peor. La incertidumbre y las dudas con él no se llevaban bien. Rápidamente la chica le pidió que no hiciera nada y él tuvo que apretar los dientes, aunque disimuladamente. - ¿Tengo motivos entonces para volverme loco contra él? - Preguntó, tratando de sonar lo más sereno posible, pero notando como empezaba a enfadarse. Maldito fuera... Esto ya no eran tonterías de críos, no eran bromas pesadas o bravuconadas. Le había hecho a Alice algo lo suficientemente feo como para que la chica se sintiera así de mal, su madre y su hermano se lo ocultaran y ella pensara que iban a ponerse a los Horner en contra. En serio, ¿qué demonios le había hecho ese malnacido a Alice? - A mí me da igual lo que ellos hagan, Alice. Si consienten esas cosas es su problema, pero no el nuestro. No puede faltarte el respeto de esa forma y salir indemne. - Pero la chica insistía. Y Marcus empezaba a tensarse.

La miró con el ceño fruncido y un toque de indignación. - ¿Que te lo buscaste? ¿Pero qué disparate es ese? - Ponía la mano en el fuego por Alice y, por contra, jamás lo haría por Percival. Ahí se juntaba lo que tenía claro que Alice jamás haría, con lo poco que se fiaba de su primo. Blanco y en botella. Alice le miraba con ojos llorosos que se le estaban clavando en el estómago, y cuando le abrazó más fuerte él sintió como si estuviera permitiendo el sufrimiento de la chica y pasando de largo. No, no no. Eso no podía ser así. Y ahora había dejado una frase a medias. La miró. - Lo que te... ¿Qué? - Pidió. De verdad que no quería presionarla a contarlo, pero... No podía más. - Alice... ¿Qué te hizo? - Aun a riesgo de desear aparecerse directamente en su casa y maldecirlo por los restos, necesitaba saberlo. Por mucho que Alice intentaba tranquilizarle con su discurso, ese "hacerme" y ese "nada grave" no ayudaban lo más mínimo. Se pasó las manos por el pelo y echó aire por la boca. Aunque lo que dijo de su madre le hizo soltar una carcajada sarcástica. - Me trae sin cuidado que sea abogado del Ministerio, como si fuera el mismísimo ministro de magia. Es un cretino. No sé qué tienen que ver aquí los títulos. -

Pero justo cuando empezaba a bullir, Alice le pidió que le mirara a los ojos. Casi lo esquiva, porque se notaba tremendamente enfadado con una persona que ni siquiera estaba allí, con la que no podría aclarar las cosas mínimo hasta que pasaran meses. Pero lo hizo, la miró a los ojos y apoyó su frente con la de ella. Solo eso le relajaba... Pero no hacía milagros. Su expresión enfadada se fue tornando entristecida. - ¿Cómo voy a seguir adelante con mi vida contigo cuando sé que has sufrido por culpa de una persona de mi familia? ¿Y sin yo hacer nada? - Negó con la cabeza. - Yo no soy mi tío Phillip. Yo nunca consentiría que se te hiciera de menos, Alice, porque no te lo mereces. Cuanto menos que te ofendan o que... - Retiró la mirada y se mordió el labio. Y entonces frunció el ceño, recordando algo repentinamente. Alzó la mirada hacia ella. - ¿Fue... Como lo que te pasó con Hughes? - Lo cual tampoco sabía lo que era, pero tanto Kyla como Lex habían usado el mismo verbo: "incomodando". Y los dos eran igual de cretinos. Dejó la pregunta simplemente ahí, en el aire. No le gustaba tenderle trampas a Alice... Pero quizás con eso sacara algo en claro.
Merci Prouvaire!


We are
☼ Todo ☾ [+18] Alchem10

☼ Todo ☾ [+18] Freyfirma

☼ Todo ☾ [+18] Banner10

Together we are everything:

☼ Todo ☾ [+18] Sin-t-10

☼ Todo ☾ [+18] Nuestr10

☼ Todo ☾ [+18] Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3650
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] Empty

Mar Mar 02, 2021 8:51 pm

Todo
CON Marcus EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Era increíble como todas y cada una de las inseguridades de Gal habían ido desapareciendo a medida que se las había ido presentando a Marcus. ¿Jean? Olvidado. A todos los efectos, la vez que contaba para ellos era la vez en la sala de los menesteres... Pues así pasaría a la eternidad. Y la quería, Marcus la quería tal y como era, y eso era un tesoro, algo que le habían convencido de que no podía ocurrir, y estaba demasiado feliz de haber hecho posible lo imposible, como decía siempre su padre. Si es que al final era hija de William Gallia, y siempre se lo decían, que se parecían demasiado. – No puedo esperar para repetirlo. Todo. – Dijo en alusión a la Navidad y la Nochevieja, con una sonrisa.

Pero las sonrisas no duraron mucho, porque ya volvían al tema Percival, y todo lo que quería Gal era olvidarlo pero Marcus, obviamente, no, porque si le conocía de algo, no habría dejado de darle vueltas a la cabeza desde que se enteró. Suspiró, tratando de encontrar una respuesta a lo de los motivos. Pues claro que los tenía, y por eso no haba querido contárselo. Ojalá se hubiese parado a pensar en una forma de contárselo que no le alterara demasiado... Aunque la verdad es que no se le ocurría ninguna. Decidió dejar correr aquella pregunta y se levantó y fue hacia él. – No salió indemne, creo. Tu madre se ocupó de eso. – Sí, era como hablar de la líder de la mafia mágica, pero sabía que Marcus entendería. Pero se lo preguntó directamente ¿Cuánto más podía dirigir la conversación hacia otro rumbo que le evitara responder a esa pregunta? – Sí, Marcus, baja a la tierra. – Dijo ya un poco desesperada de más. – Cuando pasan cosas como esa, el culpable siempre dice que es culpa de la otra. Y no quiero ni sabe qué hubiera dicho tu primo de haberlo contado en el momento en casa de tu abuela... – Resopló y se frotó la cara. De verdad que no quería contar aquello. Es que cambiarían demasiadas imágenes en la cabeza de Marcus y... Pero dejar que se las imaginara era quizá peor. – Valen de que él es una persona a la que se le presupone credibilidad, madurez y ética y yo soy la hija de un loco que se casó de penalti y que viene de una familia de segunda. – Había elevado un poco el tono con aquello, pero inspiró profundamente, tratando de tranquilizarse a sí misma y el ambiente. Pero es que no quería que Marcus comentara una estupidez. – Esas cosas son las que cuentan en el mundo real, tu madre lo sabe y por eso me aconsejó así, y tiene razón. Por mucho que nos duela.

Se acercó a él y le puso las manos en el pecho. – Pues olvidándolo, Marcus. Juntos. Siguiendo adelante sin dejar que nos afecte, que te separe de tu familia, sin crear un problema con tu madre... – Porque ya se sabía el final e ese cuento. – Marcus, conozco demasiado bien a la familia rica, poderosa y de dudosa moral. Los he tenido enfrente. Y es mejor tenerlos a tu lado. No queremos un Van Der Luyden parte dos. Por favor, hazme caso en esto. Claro que no eres como él, yo lo sé... – Pero entonces habló de lo de Hughes. Apretó los labios con cara culpable. – Claro, también te has enterado de eso. – Lógicamente, era prefecto, se enteraba del recuento de puntos. Suspiró y se puso las manos en la cintura, mirando al suelo. – No exactamente, no. A Hughes... Le paré a tiempo. Era todo labia. Solo quería provocar una reacción en mí, y vaya si lo consiguió. Solo intentó acercarse a mí, yo me quité, y cuando me iba me dijo que... Que era una golfa y que tú me habías tirado como una colilla cuando te cansaste de mí. Así que le crucé la cara. Sé que no debería haberlo hecho, pero... Estaba muy emocional. – Se encogió de hombros y puso cara de "lo volvería a hacer". Pero ya no podía alargar más aquello, y conocía a su Marcus, si no se lo contaba no lo superaría.

Vale. Vale. – Dijo asintiendo y frotándose los ojos. – Primero, siéntate y evita por todos los medios levantarte. Así controlas la reacción. Segundo... – Le miró a los ojos. – Voy a contarte esto una vez, y no quiero tener que revivirlo otra vez más después de esta. Te lo voy a contar para que lo dejemos todo en tablas ¿Entendido? Aquí se acaba este asunto. – Suspiró y se sentó de nuevo sobre la mesa, frente a él. Puso el tono neutro y tranquilo, como cuando hablaba en serio con Dylan. – Vino detrás de mí a la cocina cuando fui a limpiarme la tinta. Al principio solo estaba vacilando, que si quién era mi familia, que si qué raro que estuviera allí... Y entonces dijo que, o me plegaba a tu familia, o me echarían de allí. – Tragó saliva para tratar de mantener el tono. – Me enfadé y me agobié tanto con sus insinuaciones que para cuando me quise dar cuenta, estaba ahí, arrinconándome contra la encimera. – Apretó los labios. – Intenté zafarme, puse los brazos así. – Dijo repitiendo el movimiento. – Pero es tan alto y... Yo no quería gritar... No sabía cómo quitármelo de encima. – Y ya ahí se le quebró la voz y los ojos se le anegaron en lágrimas. – Me preguntó que si era "la muñeca del primo Marcus" y dijo que era de esas chicas que sirven para divertirse... Y yo piqué como una idiota, le increpé, me intenté ir y él me dijo... – ¿Iba a ser peor decirlo o dejar que Marcus imaginara algo probablemente mil veces peor? – "Yo te puedo enseñar lo que es un Horner de verdad"... – Las lágrimas le brotaron de los ojos y se apartó el pelo de la cara como siempre que estaba nerviosa. – Y me... Agarró, me tocó... Pero justo entonces llegó Lex y me soltó de golpe, como si no pasara nada... – Levantó la mirada y soltó aire. – En realidad ¿De qué podía acusarle yo a él? ¿Qué pruebas tenía en su contra y a mi favor? Yo era la extraña en esa casa, no él. – Volvió a morderse los labios por dentro y dejó que los sollozos salieran calladamente de su garganta, mientras apoyaba los codos en las rodillas y se tapaba la cara, ahora mismo lo necesitaba. – No quería que tuvieras esa imagen en la cabeza tu también, Marcus.
Merci Prouvaire!


☼ Todo ☾ [+18] JCqE0Sy

☼ Todo ☾ [+18] QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
☼ Todo ☾ [+18] V1mQwnV
☼ Todo ☾ [+18] 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
☼ Todo ☾ [+18] Wm7AwJV
Ante todo, amigos
☼ Todo ☾ [+18] Giphy
Ay, los retitos
☼ Todo ☾ [+18] Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
☼ Todo ☾ [+18] Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

☼ Todo ☾ [+18] Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

☼ Todo ☾ [+18] Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] Empty

Miér Mar 03, 2021 8:16 am

Todo
CON Alice EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Su madre tenía una particular manera de ocuparse de las cosas. Afortunadamente, nunca había estado en el papel de alguien de quien ella "se tuviera que ocupar", por lo que en su cabeza no habría ido más allá de decirle tres comentarios cortantes que le dejarían helado en el sitio y sin ganas de tonterías para el resto de la velada. Pero poco más. Su madre no era mala, no amenazaba a la gente... Creía. Para Marcus seguía siendo insuficiente. Todo estaba tapado, oculto, como si Alice tuviera algo de lo que avergonzarse cuando el que había obrado mal era Percival. A más lo pensaba, más le irritaba.

Notaba como Alice se desesperaba y no quería volver a un tono de discusión, pero ante lo que dijo negó con la cabeza. - Todos te hubiéramos creído, Alice, es obvio. - Lo era para él. Su madre y Lex, de entrada, la creían, su padre no iba a ser menos. Quizás los más dubitativos fueran los padres de Percival, pero hasta ellos tenían que saber que su hijo era un cretino. Marcus no veía el punto de duda por ninguna parte, en su afán de obviedad y justicia... Pero la realidad no era siempre así, y Alice se lo estaba dejando bien claro. Echó un poco de aire por la boca en un bufido seco. - La hija de uno de los mejores creadores de hechizos de su generación. - Otra cosa que veía obvia... Pero a lo de casarse de penalti no podía alegar nada. Y con respecto a su estado mental... Por desgracia los últimos acontecimientos no jugaban en su favor para eso. Pero en la cabeza de Marcus seguían estando respaldados por el sufrimiento de William... En la cabeza de Marcus, claro.

La miró entristecido y frustrado cuando colocó las manos en su pecho, frunciendo los labios y negando con la cabeza. La entendía, sabía lo que quería decir, sabía que era lo más fácil y, entre comillas, lo menos doloroso. Lo menos conflictivo, más bien. - No es justo, Alice. No es justo para ti. - Lo mínimo que su primo le debía era una disculpa, y se la pensaba sacar como que se llamaba Marcus O'Donnell.

El tema viró en dirección a Hughes, otro que le estaba poniendo a los límites de su paciencia. Ese "le paré a tiempo" le produjo un desagradable escalofrío y una punzada de ira. ¿Qué significaba "a tiempo"? ¿Estaba queriendo decir que a Percival no? Frunció el ceño y apretó los dientes, pero siguió escuchando sin interrumpir, y tratando de que no se le fuera la imaginación demasiado. Pero abrió los ojos con indignación, bufando hacia un lado con furia contenida cuando escuchó esas frases. - Capullo... - Masculló. Pero Alice se estaba disculpando y él saltó automáticamente. - Sí que debiste hacerlo. - Vaya. Eso no era muy propio de él. Echó aire por la nariz. - Quiero decir... - Se frotó la cara con las manos, resoplando, y miró a la chica. - A ti no debería tratarte así absolutamente nadie, y menos tíos que se esconden detrás de una posición de poder. Son unos cobardes. - Se mojó los labios y miró a la chica intensamente. - Que no salga de aquí, ¿de acuerdo? Pero... me alegré de que le abofetearas cuando me enteré. Y más ahora que conozco los motivos. - Pero tenía unos principios de prefecto que mantener y no quería que se corriera la voz de que justificaba agresiones... Aunque, ciertamente, no iba a quitarle la razón a Alice bajo ninguna circunstancia, porque merecido lo tenía. Ya vería como abordaba el tema si alguien le preguntaba. - Esa misma mañana había intentado provocarme a mí. Me dio a entender que iba a ir a por ti ahora que ya no nos hablábamos... Tenía que haberle parado. Bueno, intenté pararle, porque me tocó mucho las narices, pero de mala manera... No estaba en mi momento más sereno, la verdad. Y Kyla me paró. Si no... Quizás ahora tendría un problema bastante gordo. - Porque si se le llega a ir la cabeza y se lía a hechizos o a puñetazos con Hughes, ahora podría estar incluso expulsado. Como mínimo, con el cargo de prefecto perdido. - Ah, y por cierto. - Dijo con una carcajada sarcástica, mordiéndose el labio. - La amortentia la hizo él. Sabía lo que pasó en el aula de pociones, por eso mandó a Lex, expresamente para joder. Está claro que quería que nos pillaran, y en el caso de que no hubiéramos hecho nada, que nos culparan de prepararla nosotros. O peor... Quizás pensó que tú la tocarías o la probarías. - Y, de ser así, Alice se enamoraría irracionalmente de Layne al ser el artífice de la poción. Negó con la cabeza. - Me chantajeó con que, si yo decía que él dejó allí la poción, se destaparía lo que nosotros estábamos haciendo en el aula. Así que... - Arqueó las cejas con frustración. Otro que nos tiene cogidos, pensó amargamente. Pero lo dejó estar.

Pero en lo que fantaseaba con cómo podría vengarse de Hughes sin que les repercutiera, Alice le pidió que se sentara con un tono que le preocupó. La inquietud le removió por dentro mientras se sentaba, sabiendo que iba a contarle lo ocurrido con Percival, porque no sabía qué esperar. Solo esperaba que no hubiera sido tan grave, por el bien de Percival... Porque le iba a dar igual toda la argumentación que Alice había dicho antes. Tragó saliva y asintió a las instrucciones, apretando la mandíbula. Solo empezar a escuchar ya notaba el pulso acelerado, por lo que se agarró las manos, al menos por tener algo con lo que contenerse de levantarse, de interrumpirla o de cualquier otra reacción. No le salió demasiado bien, porque solo el comentario de plegarse a su familia le hizo alzar una ceja. Él sin querer enjaular a Alice y el otro diciéndole eso... Fue un milagro que no saliera corriendo.

Por desgracia, eso era solo el principio, porque el corazón se le detuvo cuando dijo que la había arrinconado contra la encimera, y por más que intentaba disimular la ira creciente ya le dolían los dientes de apretarlos, y se le tenía que estar reflejando en la mirada. Más aún cuando vio llorar a Alice. Le estaban dando ganas de matarlo y la chica aún no había terminado, se estaba manteniendo sentado solo porque ella se lo había pedido. Negó lentamente con la cabeza a lo de "la muñeca del primo Marcus". Asqueroso, pensó. Al menos pudo pensar algo, porque cuando escuchó lo último que le dijo antes de que Lex les pillara... Ya ni siquiera podía pensar, solo sentir una rabia que no había sentido nunca antes contra nadie, ni siquiera contra Hughes. Y encima la agarró. Solo al escucharlo bajó la cabeza, ya sin poder contenerse más de la ira que sentía, pasándose los dedos por el pelo con fuerza, intentando respirar hondo mientras la chica preguntaba a la desesperada que qué iba a hacer. - ¿Que de qué podías acusarle? - Saltó automática y repentinamente, quizás con un tono más elevado y alterado de la cuenta. Pero no era ni de lejos contra Alice, solo que ella era la que estaba ahí para recibirlo. - ¿Quieres que enumere? - Pero Alice estaba muy agobiada. No, no la podía empeorar.

Respiró hondo, volvió a bajar la cabeza y resopló. Cada vez que lo pensaba, cada vez que las palabras de la chica se repetían en su cabeza o lo imaginaba, le daban ganas de matar a su primo. Por más que apretaba los dedos en torno a su pelo no era suficiente para desfogar toda la rabia. Pero no quería mostrarse así con Alice... Solo que era imposible evitarlo. En un impulso, se levantó y la abrazó. Que al menos pudiera canalizar aquello de otra forma, solo esperaba no estar estrujándola demasiado por lo incontrolado que se sentía. Cerró los párpados con fuerza. - Lo siento, Alice. Lo siento. Debiste contármelo aunque fuera a mí, es horrible... - Y no puede quedar así. Probablemente volviera a ver a su primo en Pascua. Tenía dos meses para trazar un plan de acción que no perjudicara a Alice pero que hiciera a su primo pagar aunque fuera mínimamente. Eso no podía quedar impune. - No va a volver a pasar. Te lo juro, te lo juro con mi vida Alice. - Dijo sin soltarla del abrazo. Se separó colocando las manos en sus brazos y la miró a los ojos. - Y si vuelve a estar tan siquiera mínimamente cerca de ti, por favor, dímelo. Dímelo y te aseguro que van a dar igual los títulos. Y no es cuestión de un Van Der Luyden dos, tus padres sufrieron toda la vida por culpa de la familia de ella. No voy a consentir eso de ninguna de las maneras, ¿me oyes? Tú no vas a vivir escondida. - Dejó una mano en su mejilla, sin dejar de clavar la mirada en sus ojos. - Tú eres libre como el viento, ¿recuerdas? Y la persona más importante de mi vida. Ese es el puesto que mereces. -
Merci Prouvaire!


We are
☼ Todo ☾ [+18] Alchem10

☼ Todo ☾ [+18] Freyfirma

☼ Todo ☾ [+18] Banner10

Together we are everything:

☼ Todo ☾ [+18] Sin-t-10

☼ Todo ☾ [+18] Nuestr10

☼ Todo ☾ [+18] Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3650
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] Empty

Miér Mar 03, 2021 10:09 am

Todo
CON Marcus EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Suspiró. Cuando Marcus no quería ver, no veía, y eso ella lo sabía. Y sabía que en el fondo lo hacía porque no quería creer que el mundo fuera un lugar tan inhóspito para ambos. Pero esa era la verdad, y Emma lo había visto claro. Pero Marcus y Lex eran hijos de Arnold, que siempre veía y actuaba por el bien, y ambos se volvían locos viendo una injusticia así. También, era más fácil verlo para ellos, no iban a recibir las miradas de quien lo supiera mientras pensaban con claridad "¿Será verdad o solo querrá usarlo para hundir al otro? ¿Haría algo para provocarle?" En fin. Era darle vueltas por nada. – Ya sé que no es justo, Marcus, pero a veces la vida no lo es, y obsesionándonos con ello no conseguimos nada. Solo hacernos daño. – Y recordar constantemente que Percival había puesto aquella piedra en su camino, y era lo último que quería.

Se giró con los ojos muy abiertos cuando Marcus dijo lo de "sí que debiste hacerlo". Era la primera vez que le oía hablar en esos términos, y aunque no podía negar que le hacía gracia, le creaba un poco de inquietud, porque si se había puesto así por lo de Hughes... Suspiró y asintió a lo de la posición de poder. Ya iba enterándose de cuál era el patrón común y la realidad tal y como era, ahora solo faltaba que no se obsesionara con ello. Negó con la cabeza cuando le contó lo del conato de pelea. – ¿Ves a lo que me refiero? Hay mucho más que perder que lo que hay que ganar por enfrentarnos a gente así. Tú habrías perdido el cargo, Ravenclaw tenía un prefecto peor, y eso no habría cambiado lo que hizo Hughes. – A ver si era capaz de extrapolarlo a Percival. Negó con la cabeza y casi eld a una arcada del asco que le produjo. – Qué cabronazo... Pero le pega ser de los que preferirían hacer una amortentia y anular la voluntad de una persona que aceptar que hace mucho que perdió contra ambos. – Suspiró. Tenían que dejarlo correr o le darían las victorias a ellos. – Pues ya está, Marcus. No está en nuestra mano. Solo estar atentos de que no se lo hace a nadie más. Tampoco tiene nada contra nosotros... – Frunció el ceño. – Aunque... Nosotros averiguamos que era amortentia antes de... Hacer nada. Solo nos vio tu hermano y él no va a decir nada. Yo tenía permiso para estar allí y tú bajaste a traerme acónito, realmente... Tiene más él las de perder si lo contamos. Y yo tengo una matalobos que se llevó la ovación del profesor para acreditar en qué invertimos el tiempo. – Entornó los ojos. – Y a estas alturas... ¿A quién van a creer los profesores? ¿Al mejor alumno de Hogwarts y a una alumna que ya ha tenido un problema con Hughes de índole semejante o a un prefecto a todas luces corrupto y al que una profesora ha quitado puntos por comportamiento inapropiado? – Visto así, igual Hughes solo quería hacerles creer que tenía todas las de ganar y... No.

Pero a ella le preocupaba más lo de Percival. Marcus estaba callado, pero el veía bullir de rabia, apretar la mandíbula, revolverse el pelo... Negó con la cabeza cuando le preguntó (probablemente retóricamente) – ¡No, Marcus! No es un delito real. Y es un chico más mayor que yo. Dirían que lo malinterpreté o algo así. Eso en el mejor de los casos. Lo que va a ver tu familia es una extraña que nada más llegar ya está causando problemas y no quiero eso. No quiero más turbulencias y menso tu familia, bastante tenemos con la mía. – Volvió a soltar aire por la boca y se limpió las lágrimas, y mientras estaba en ello, sintió de golpe como la rodeaba entre sus brazos. El sentir su calor y su color la calmaron bastante, y se limitó a abrazarle de vuelta y respirar contra su pecho. – Lo sé. Lo sé. – Respondió a lo de que debía habérselo dicho. – Pero piensa con la cabeza, Marcus. Mira cómo te has puesto ahora. Pues imagínate que allí, delante de tu abuela, de los niños, te cuento algo así... Teniendo a Percival al lado ¿Qué pensaría tu abuela? ¿Querrías que tu prima Miranda te viera así, con la imagen que tiene de ti? ¿O tu tía Andrómeda? No, no te mereces eso. – Soltó aire. – Tenía que habértelo contado cuando llegamos pero... No tenía fuerzas. Estaba enfadada, asqueada, dolida porque todo se hubiera torcido de aquella manera... Me sentía culpable por apartarme de ti y de mi pobre Dylan así, por obligar a Lex a mentirte... – Apretó más el abrazo contra él. – Lo sé, Marcus. No dejaremos que ocurra. – No pensaba ni mirar a aquel desgraciado cuando le tuviera cerca. Le miró cuando se separó, suspirando. No quería que esa fuera la tónica general cuando estuvieran cerca de los Horner, y por mucho que les intentaran evitar, eran su familia a fin de cuentas. Cogió sus manos y dijo en tono suave. – No vamos a vivir escondidos. Te lo prometo, Marcus. Pero tenemos que dejar pasar esto. Tenemos que intentar por todos los medios que esto no nos afecte, ni a nosotros, ni a tu madre, ni al resto de tu familia... Por favor, Marcus no soportaría ser la causa de que las cosas se torcieran con los Horner. – Le miró a los ojos. – Por favor. Prométeme que no vas a hacer nada contra Percival. Por tu madre, pero sobretodo por nosotros... – Alzó la cabeza y le besó brevemente. Le miró con una sonrisa de completa adoración y acarició sus rizos. – Tú también eres la persona más importante de mi vida, y eso no va a cambiar. Vamos a dejar todo atrás, por favor. Seamos felices con lo que sí tenemos, amor mío, que es mucho. – Volvió a abrazarle. – Te he llamado así tantas veces en mi cabeza... Que sienta tan bien llamártelo de verdad.
Merci Prouvaire!


☼ Todo ☾ [+18] JCqE0Sy

☼ Todo ☾ [+18] QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
☼ Todo ☾ [+18] V1mQwnV
☼ Todo ☾ [+18] 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
☼ Todo ☾ [+18] Wm7AwJV
Ante todo, amigos
☼ Todo ☾ [+18] Giphy
Ay, los retitos
☼ Todo ☾ [+18] Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
☼ Todo ☾ [+18] Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

☼ Todo ☾ [+18] Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

☼ Todo ☾ [+18] Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] Empty

Miér Mar 03, 2021 11:35 am

Todo
CON Alice EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Discrepaba con eso de que no tenía nada contra ellos, porque ese tipo sabía perfectamente lo que había pasado en el aula de pociones por culpa de su dichosa amortentia... De pensar que Alice la hubiera llegado a probar... Sin embargo, la chica empezó a exponer una serie de argumentos bastante convincentes, y Marcus se quedó mirándola pensativo, con interés. Entrecerró los ojos, asintiendo lentamente con la cabeza mientras miraba a otra parte. - Tienes razón. - Dijo en voz baja. Sí que la tenía, no tenía pruebas contra ellos. Le había picado con el miedo atacando a su mala conciencia y casi sale victorioso. Pero para algo estaba su Alice y su mente analítica y más fría que la suya para ponerlo todo en pie. Ya lo pensaría, pero Hughes iba a pagar por su irregularidad.

Por desgracia y en el fondo, sabía que Alice tenía razón. Si se hubiera enterado de aquello en el momento, habría arremetido contra Percival y se hubiera montado un escándalo en su casa que podría haber echado las Navidades por alto. Por no hablar de que habría puesto el foco encima de Alice, al menos en lo que a su abuela respectaba. Si a su madre le gustaban poco los aspavientos y los escándalos, a su abuela menos. No, no podía permitir que Alice entrara con ese pie en su casa... Pero era tremendamente injusto y frustrante. Pensaría algo. Desde luego que lo pensaría. Pero, por el momento, se limitó a abrazar a la chica e intentar calmarse y calmarla a ella.

¿Y cómo le prometía que no iba a hacer nada contra Percival? No quería dejarla con ese desasosiego, pero tampoco quería incumplir su promesa. Respiró hondo y escuchó sus palabras, como le decía lo importante que era para ella como tanto había deseado, como le abrazaba de nuevo... Solo por eso sonrió. Ese día, ese 16 de enero de 2002, iba a ser un antes y un después en su vida. ¿De verdad iba a concederle a Percival el honor de ser el protagonista de aquello? No, en absoluto. Se acabó hablar de su primo, ya le habían dedicado bastante. Ese tema... Se abordaría en otro momento, aunque fuera en su cabeza, aunque fuera con su madre a solas y dejando a Alice tranquila de una vez, que suficiente había sufrido. Pero ese día era de ellos. Habían pasado mucho para llegar hasta allí.

La apretó entre sus brazos, cerrando los ojos y sonriendo. - No sabes lo bien que sienta oírlo. - Susurró, y se separó de ella con suavidad para mirarla. - Tienes razón, centrémonos en nosotros. - Echó un poco de aire por la boca. - Dios, si lo hubiera sabido... Si no hubiera estado tan ciego... - Se mojó los labios y clavó en ella su mirada. - Han sido tantas veces las que he estado a punto de decirte que te amaba, Alice, nos habríamos ahorrado tantos disgustos... Por tal de querer hacerlo bien, solo he perdido el tiempo. Y siento una necesidad de poder volver atrás, a esos momentos, a esos lugares que... - Un momento. Se detuvo de repente y retiró la mirada con los ojos ligeramente abiertos, como si acabara de caer en algo. Claro, otra cosa que había tenido delante de las narices durante todo este tiempo y no había visto, y de repente su cerebro acababa de mostrársela con total claridad. Una necesidad. Volver a aquellos lugares. Eso era. Esa iba a ser su declaración perfecta.

- Necesito enseñarte una cosa. - Dijo de repente, agarrando a Alice de la mano. Sin decir ni media palabra más, la arrastró fuera del aula, recorriendo el pasillo del séptimo piso en silencio y mordiéndose los labios con una mezcla entre ilusión e inquietud. Soltó a la chica sin decir nada, simplemente pidiéndole con un gesto de la mano que esperara un poco más, mientras daba vueltas delante del tapiz de Barnabás el Chiflado con el corazón a mil por hora.

Debió detectar su necesidad, una necesidad como no la había tenido nunca, porque la sala de los menesteres se materializó ante él. Sonrió con alivio y pidió a Alice que se acercara, tomándola de la mano de nuevo. - Antes de entrar… Si ha salido bien, es probable que lo que veas aquí dentro sea un poco… - Movió la cabeza de un lado a otro. - Confuso. - Se mojó los labios y volvió a escapársele una sonrisa nerviosa e ilusionada. - Pero… Espero que me dejes que te lo explique. - Y abrió la puerta.

Ante ellos apareció el invernadero, el mismo invernadero que tenían en Hogwarts, solo que ligeramente cambiado. Cerró la puerta tras él y dejó que Alice reconociera el confuso entorno antes de decir nada, porque sí, había salido tal y como él necesitaba que saliera: el invernadero era más corto en longitud que el original, y tras este se abrían en semicírculo varias zonas diferentes entre sí: el aula de pociones, el aula de prefectos, el pasillo del cuarto piso, el salón de Alice tal y como la sala de los menesteres lo mostrara ante ellos hacía casi un año, el Gran Comedor, su propia sala común, hasta una pequeña parte de la feria navideña de Londres… Y, justo frente por frente a ellos, en el centro del semicírculo, su propio dormitorio, tal y como estaba la noche de Nochebuena, con las estrellas de la Provenza iluminando el techo.

Sin haber perdido aún esa ligera inquietud que hacía que le temblaran un poco las manos, se giró hacia Alice. - Son… Algunos de los lugares en los tenía que haberte dicho lo que sentía por ti, y no lo hice. - Bajó ligeramente la mirada y se mojó los labios, sonriendo y animándose a alzarla de nuevo. Ofreció su brazo a la chica para que se enganchara a él y, como quien hace la pregunta más importante de su vida, preguntó. - ¿Me acompañas a… Hacerlo bien? -
Merci Prouvaire!


We are
☼ Todo ☾ [+18] Alchem10

☼ Todo ☾ [+18] Freyfirma

☼ Todo ☾ [+18] Banner10

Together we are everything:

☼ Todo ☾ [+18] Sin-t-10

☼ Todo ☾ [+18] Nuestr10

☼ Todo ☾ [+18] Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3650
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] Empty

Miér Mar 03, 2021 12:29 pm

Todo
CON Marcus EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Era casi como un sueño. Poder decirle aquellas cosas, mirarle a los ojos y ver el amor en ellos, el amor que buscaba, el que necesitaba... Pasó las manos por su rostro con adoración, sin poder dejar de sonreír. – Yo también he pensado en decírtelo muchas veces... Pero por fin he podido decírtelo, y eso es lo que importa... Tengo toda la vida repetírtelo por si no te queda claro. – Dijo con una risita, de la pura felicidad que sentía dentro. Iba a besarle otra vez, pero de repente Marcus parecía maquinar algo, y sin más, tiró de ella. – ¡Espera, espera! ¿Dónde vamos?

No muy lejos pro lo visto. A la sala de los menesteres, parecía. Si era lo que pensaba, eso estaba tomando muy buen rumbo. Pero entonces le dijo que lo que iba a ver dentro podía ser confuso. – ¿Cómo? – La mente de Marcus era un océano, solo se conocía con seguridad en veinte por ciento de ella, y a saber qué le había asaltado para llevar a cabo lo que acabara de ocurrírsele. Pero no había ninguna otra persona en la que confiara como en Marcus, así que simplemente puso una risa nerviosa y dijo. – Vaaale. – Con una curiosidad que no podía. Entraron en la sala y era como un trozo del invernadero del colegio. Su trozo, para ser más exactos, porque reconocía sus plantas. Allí habían hablado muchas veces. Pero eso llevaba como a otro sitio, y ese sitio a otros. Era como un laberinto. Pero, poco a poco, se dio cuenta de que eran todo sitios que conocía. Lo primero que identificó fue el cuarto de Marcus, claro como para no. Pero de fondo vio todo sitios donde se habían desarrollado distintas partes de su vida. No entendía nada, ni si quiera cómo se ordenaba todo aquello, pero le miró sonriendo, alucinada. – Si que tienes una imaginación poderosa... – Dijo con una risa incrédula, acercándose a él pero sin dejar de mirar a su al rededor, sin comprender.

Y entonces habló. Lo primero que pensó es que menos mal que no habían aparecido los suyos, porque entonces estarían toda la tarde ahí, pero acto seguido, solo pudo morirse de amor. Le miró a los ojos, y luego al brazo, y luego otra vez a los ojos porque estaba sin palabras ¿De verdad todas esas veces había pensado que la quería? ¿De verdad acababa de montar en su cabeza todo eso para... Simplemente por de enseñárselo? Soltó aire, emocionada, sin perder la sonrisa. – Claro. Claro que sí. – Pero no se agarró al brazo de Marcus del tirón, si no que se abalanzó sobre él, con los brazos al rededor de su cuello, dándose cuenta de que estaba llorando de felicidad. – Es que... No me puedo creer que hayamos tenido la felicidad tan cerca todo este tiempo... Y que hayamos conseguido esto... – Rozó su nariz con la de él. – No importa cuantas curvas tenga la carretera, me ha traído hasta aquí. Y eso es todo lo que quería en la vida. Si estamos juntos, todo lo demás me da igual. – Y le besó. Pero se separó pronto y ya sí, se agarró a su brazo y se cuadró a su lado. – Por favor, señor O'Donnell. Lo estoy deseando. Más que nada en el mundo.
Merci Prouvaire!


☼ Todo ☾ [+18] JCqE0Sy

☼ Todo ☾ [+18] QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
☼ Todo ☾ [+18] V1mQwnV
☼ Todo ☾ [+18] 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
☼ Todo ☾ [+18] Wm7AwJV
Ante todo, amigos
☼ Todo ☾ [+18] Giphy
Ay, los retitos
☼ Todo ☾ [+18] Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
☼ Todo ☾ [+18] Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

☼ Todo ☾ [+18] Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

☼ Todo ☾ [+18] Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] Empty

Miér Mar 03, 2021 12:59 pm

Todo
CON Alice EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Sí, tenía una imaginación poderosa. Pero sobre todo lo que tenía era una enorme necesidad de que Alice supiera todo lo que sentía por ella, todas las veces que había pensado decirle que la quería, todas las veces que como un tonto se había mordido la lengua por a saber qué motivos que ahora se le antojaban absurdos. Necesitaba que lo supiera. Necesitaba abrirle su corazón no solo con palabras, sino con todo lo que tuviera en su mano poder enseñarle.

La estaba mirando con una sonrisa y deseando empezar, por fin, su ansiada declaración, la cual al final no estaba tan planificada como quería, pero tampoco iba a ser tan improvisada. Iba a... Decirle lo que sentía. En serio, Marcus, ¿qué más necesitas? Solo tenía que ser sincero y ya estaba. Pero en lo que esperaba a que Alice se enganchara de su brazo, esta se lanzó hacia él. Rodeó su cintura un tanto sorprendido por la impresión pero riendo, y miró sus ojos cuando rozó su nariz con la de él. - Juntos lo somos todo. - Susurró, antes de recibir su beso. Y todo lo que no fueran ellos dos, Marcus y Alice, daba exactamente igual. Siempre lo había dado, ahora más todavía.

- Empecemos, pues. - Dijo ceremoniosamente, con una amplia sonrisa, cuando la chica se agarró de su brazo. Obviamente la primera parada tenía que ser el invernadero. Avanzaron hasta él y, haciendo alarde de su milimetrismo y cuadriculatura, se colocó y la colocó a ella en el lugar exacto en el que estaban cuando algo hizo click en su cabeza. - Estábamos justo aquí. - Dijo poniéndola cómicamente y con una sonrisita en el lugar concreto, guiándola con las manos en sus hombros. En el suelo estaba la misma maceta de albahaca de aquella tarde. Se sentó cruzando las piernas y le pidió a ella también que se agachara. - Me da un poco de vergüenza reconocer esto... Tú has tenido las ideas más claras que yo durante mucho más tiempo... - Frunció los labios, echando un poco de aire por la nariz y mirando la planta entre ellos. Pero ladeó una sonrisa y alzó la mirada a la chica. - Después de lo que ocurrió en el aula de pociones, vinimos aquí... Y, mientras arreglabas tu planta te dije que iba a echar mucho de menos esto. - Miró a su alrededor. Sí, sí que lo iba a echar mucho de menos. Pero en su mente estaba demasiado clara la solución, y era justo la que tenía que decirle a Alice. - Y entonces me dijiste... "Dime lo que necesitas, y lo haré". - Se mojó los labios, mirando a sus ojos. - Y... En ese momento, lo vi muy claro. - Sonrió. - Te necesito a ti, Alice. - Confesó, notando como si se quitara un enorme peso del interior de su pecho. - Todo lo demás... Me da igual. Recuerdo que ese día me sugeriste ser profesor en Hogwarts, porque así no tendría que irme, y pensé... No. No podría estar aquí sin ella. - Estiró las manos y agarró las suyas. - No sabes como siento no haber tomado conciencia hasta este año, porque estoy seguro, estoy convencidísimo, de que llevo enamorado de ti desde que te vi por primera vez. De que si algo necesito en mi vida, es tenerte a mi lado. Y ese día, en este lugar y en este momento... Algo me abrió los ojos. Y estuve a punto de decírtelo, de pasar de no saberlo ni yo a soltártelo y que pasara lo que tuviera que pasar... Pero no lo hice. Necesitaba poner mis pensamientos en orden... Y los puse. - Miró a su alrededor una vez más y, volviendo la vista a la chica, sonrió. - Por eso quería empezar por aquí. Porque a raíz de este momento... Vinieron todos los demás. El convencimiento de que mi destino era estar contigo y de que lo que sentía por ti no lo sentía por nadie en el mundo. - Arqueó una ceja y su sonrisa se volvió un poco más pícara. - Pero, como verás, no es el único momento que tengo, así que... ¿Seguimos? -
Merci Prouvaire!


We are
☼ Todo ☾ [+18] Alchem10

☼ Todo ☾ [+18] Freyfirma

☼ Todo ☾ [+18] Banner10

Together we are everything:

☼ Todo ☾ [+18] Sin-t-10

☼ Todo ☾ [+18] Nuestr10

☼ Todo ☾ [+18] Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3650
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] Empty

Miér Mar 03, 2021 1:38 pm

Todo
CON Marcus EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
No podía dejar de sonreír. Sí, se lo había dicho en Nochebuena, que juntos eran todo, que se compenetraban, como lso elementos de la alquimia en la quintaesencia, en el Todo. Y juntos eran todo, lo sentía cada vez que se besaban, que se abrazaban y, desde hace un rato, cada vez que se decían que se amaban. Pero ahora quería saber qué tenía Marcus que contarle y enseñarle, así que tomó su brazo y fueron hacia el interior del invernadero.

En cuanto empezó a describir aquel día, lo recordó de inmediato. Habían empezado, por así decirlo, con el pie izquierdo, porque, para variar, no habían aclarado lo que haba pasado entre ellos. Y ahora, todo cobraba más sentido, ahora entendía que todas aquellas veces, el objetivo había sido confesarse lo que sentían, y no lo habían hecho, por el miedo, la confusión, y un montón de tonterías que ahora se antojaban absurdas. Se sentó a su lado, y por un momentos se trasladó a aquel día de noviembre como si nada, y entendió el deseo de Marcus. Quería revivir aquellos días, atesorarlos, pero ahora desde otra perspectiva, desde la seguridad de que Marcus la amaba. Miró la maceta de albahaca que, efectivamente, estaba en el mismo sitio que aquel día.

Y entonces le recordó su frase. Sí, recordó lo que le dijo perfectamente. Como para no. Si estaba deseando que le contestara eso mismo. Le miró y acarició su cara con el dorso de la mano. – Me alegro de que sea yo lo que necesitas... Porque no pienso irme a ninguna parte, va a ser fácil de cumplir. – Contestó con una sonrisa. Luego se quedó mirándole embobada. – Pues que no te de vergüenza. Más debería darme a mí, que lo sabía y no hice nada... ¿No te he dicho nunca que te vi en el espejo de Oesed en segundo? Y me auto convencí de que es que quería que fuéramos amigos para toda la vida. – Se rio de sí misma y miró la albahaca. – ¿Es así como la recuerdas? – Dijo con una ceja alzada. Estiró la mano y acarició las hojas. – No estaba tan verde ¿sabes? Tenía hojitas secas y no era tan brillante... Te dije que había que quitarle aquellas hojas que no servían para nada... – Se volvió a girar hacia él. – Siempre que te he hablado de cosas perfectas e imperfectas estaba pensando en ti y en mí. Y ahora veo... Que para ti siempre ha sido perfecta. Que nunca has visto las hojas secas... – Apoyó la cabeza en su hombro con cariño. – Soy yo la que te necesita a ti, para recordarme que puedo ser como tú me ves. – Dejó un beso cariñoso en su mejilla. – ¿Cuán irónico es, con lo poco que te gustan las plantas, que supieras que em querías en un invernadero? – Dijo con una risita. Pero se separó divertida y le dio en la nariz con el índice. – Vamos, me muero de ganas de que me cuentes lo demás. Seguro que todas esas veces también he pensado yo también que te amaba y no te lo dije, o sea que cero vergüenzas ¿Entenido?
Merci Prouvaire!


☼ Todo ☾ [+18] JCqE0Sy

☼ Todo ☾ [+18] QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
☼ Todo ☾ [+18] V1mQwnV
☼ Todo ☾ [+18] 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
☼ Todo ☾ [+18] Wm7AwJV
Ante todo, amigos
☼ Todo ☾ [+18] Giphy
Ay, los retitos
☼ Todo ☾ [+18] Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
☼ Todo ☾ [+18] Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

☼ Todo ☾ [+18] Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

☼ Todo ☾ [+18] Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] Empty

Miér Mar 03, 2021 2:09 pm

Todo
CON Alice EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Sonrió encantado y feliz. No es que aquello estuviera siendo como lo había soñado, estaba siendo aún mejor. Porque incluso en sus sueños tenía dudas, tenía miedo a que Alice no sintiera por él algo tan intenso, tan profundo. A que se sobrepasara por sus palabras cuando le abriera su corazón. Pero no... - Siempre subes la apuesta. - Susurró rozando su nariz. Porque sí, él estaba diciéndole cosas bonitas... Pero Alice se las estaba devolviendo con creces. Así era ella. Así eran ellos.

Solo se separó ligeramente para mirarla con los ojos muy abiertos, y una expresión de ilusión que debía hacerle parecer el niño que era aquel día que Alice acababa de mencionar. - ¿En serio? - ¿Desde entonces? Vaya... Eso había sido su corazón dando un vuelco. Entonces recordó lo que había vivido hacía unos días y soltó una muda carcajada entre los labios. - Yo... Estuve el otro día allí. En un estúpido intento por sentirme mejor. Quería volver a verme siendo... - Irguió un poco la espalda y, rodando los ojos hastiado de su propia estupidez en ese momento, hizo un gesto con el tronco y adquirió un tono burlón. - ...el importantísimo y prestigioso alquimista Marcus O'Donnell que es súper famoso porque ha escrito un montón de libros. - Bufó y negó con la cabeza, para mirar a la chica justo después. - ¿Y sabes que vi? Mis libros, sí, y mi taller... Y a ti. - Le acarició el pelo. - A ti tan guapa como siempre, sentada a mi lado, sonriendo. Y a mí... Siendo feliz solo porque tú estabas allí. Y el taller y los libros no importaban en absoluto. Porque hasta el Marcus del reflejo era incapaz de valorar nada si no estabas tú allí para verlo con él. - Como el día, precisamente, que la llevó a conocer el espejo de Oesed. ¿De qué servían esas cosas, por alucinantes que fueran, si no la tenía a ella para compartirlas?

Bajó la vista a la albahaca cuando la chica la señaló y asintió, sin entender muy bien la mención. Según ella, al parecer, no estaba tan verde. Pues... No recordaba eso, para él era el momento adecuado en el lugar adecuado y ya está. Pero lo que le dijo le conmovió. Negó con la cabeza, con una sonrisa. - Pues claro que lo has sido siempre, Alice, y lo seguirás siendo. - Se encogió de un hombro. - De hecho... No me extrañaría que hubiera más fallos por aquí. - Bromeó. - Pero es que, cuando estoy contigo... Lo demás pasa a un segundo plano, la verdad. - Miró a su alrededor y, en tono bromista, alzó las palmas de las manos encogiéndose de hombros. - ¡Lo siento, entorno, estaba mirando a Alice Gallia! - Bromeó y volvió a mirarla entre risas. Entrecerró un poco los ojos con una sonrisa ladeada, pensativo. - Hhmm... Yo diría que no había un sitio mejor. Es el lugar que a ti más te gusta del mundo, y por ende... Era perfecto para darme cuenta de que te quiero, tal y como eres. Con todas tus hojitas, estén como estén. - Añadió con una sonrisa.

Se puso diligentemente de pie y volvió a ofrecerle el brazo. - Sigamos. - Que le quedaban muchos sitios por visitar, aunque no tenía prisa ninguna. No sabía qué hora era ni le importaba, como si se quedaban allí los diez días que habían perdido, o el doble, para recuperarlos. - Vale, hay... un par de sitios en los que estuvimos antes de que ocurriera lo del invernadero. - Anunció, mientras se dirigía a uno de los extremos del semicírculo. Allí le esperaban el salón de Alice que le mostró la sala de los menesteres en junio del año anterior, y el aula de pociones. Solo al acercarse les inundó un suave olor a chimenea. - Creo que... No hace falta que te diga lo que sentía en estos momentos. - Dijo entre risas, llevando a Alice de la mano hasta el sofá frente a la chimenea. Desde allí podían ver el aula de pociones por la disposición que había adoptado la sala. - Alice... No era ni mucho menos la primera vez que nos besábamos, ni siquiera la primera vez que... Bueno, llegábamos un poco más allá. - La miró a los ojos. - Lo hubiera hecho la noche de la Provenza, el verano anterior, estaba dispuesto... Pero, en cierta parte, me alegré de que no fuera así. Nos dio otra oportunidad, la oportunidad de almacenar otra primera vez... Y no pudo ser más perfecta que esta. - Se mojó los labios. - Dejemos el tema del verano atrás, ya está pasado, pero... Desde que esto ocurrió, cambió todo. No podía dejar de pensar en ti ni un solo instante... - Miró de reojo el aula de pociones y se le escapó una sonrisa ladeada. - A la vista está. - Dijo con un toque avergonzado. - Te lo dije en su día y te lo repito hoy: no solo no me arrepiento, sino que fue una de las mejores decisiones de mi vida. - Se acercó un poco a sus labios y, volviendo a traer su sonrisa traviesa, susurró. - Y te sigo deseando tanto o más que aquel día. -
Merci Prouvaire!


We are
☼ Todo ☾ [+18] Alchem10

☼ Todo ☾ [+18] Freyfirma

☼ Todo ☾ [+18] Banner10

Together we are everything:

☼ Todo ☾ [+18] Sin-t-10

☼ Todo ☾ [+18] Nuestr10

☼ Todo ☾ [+18] Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3650
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] Empty

Miér Mar 03, 2021 6:35 pm

Todo
CON Marcus EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Entornó los ojos con expresión interesante. – Yo siempre gano las apuestas, prefecto. – Le contestó en ese tono tan suyo, mientras tomaba su mano para levantarse. Escuchó que hacía poco que había estado con el espejo y el corazón se le inundó de amor y ese amor debió llegar hasta sus ojos, porque solo de imaginarse aquello see emocionó. – Ojalá lo que muestre sea el futuro. – Contestó de corazón. Se agarró más fuerte a se brazo y apoyó la mejilla contra su brazo. – Aunque sé que vas a ser muy importante, no va a hacer falta que yo esté ahí... Lo estaré de todos modos. Y por fin va a haber un taller donde pueda entrar libremente. – Dijo con el tono travieso de la Alice de once años y coletas. – Yo volví en cuarto, cuando lo del intercambio. A ver si me veía con el uniforme de Beauxbatons... Y no. Solo te vi a ti. Tuve una bonita discusión con el espejo al respecto. – Dijo con una risa y negó con la cabeza. – Fue muy mal año. Solo lo compensó el verano. – Terminó con una sonrisita. La noche de San Lorenzo, el mayor sueño que había tenido nunca despierta.

Entró de su brazo al salón de su casa, bueno, a la versión idealizada del mismo, y por la cercanía al aula de Pociones, ya sabía por dónde iban los tiros. Se tiró en el sofá, recostándose de medio lado contra el respaldo y apoyado la cabeza en su mano mientras le miraba y le escuchaba, porque le encantaba. Sí, en La Provenza estuvieron muy cerca dos veces, en el lavadero y en el desván de su casa.– Yo también me alegro. Así la recordaremos como la vez que vencimos a las barreras emocionales, yo a mi tristeza, tú a tu prudencia y nos encontramos en medio. – Dijo deslizando el índice por su cara suavemente con una sonrisa. – Aunque no hubiera estado mal perder la virginidad en el sitio donde dormíamos cuando éramos unos tiernos infantes que no sabían que algún día se enamorarían como unos idiotas. La de noches que hemos pasado hablando hasta las tantas con mis primos, y Dylan, que todavía hablaba, levantándose y diciendo "callaos, que sois muy pesados" – Dijo poniendo la voz de pita que tenía su hermano de pequeño. Luego se echó a reír mientras seguía escuchándole y acariciándole. – Es verdad que lo cambió todo. Yo tampoco podía olvidarlo. Esa vez me propuse que de vera era la última. Que si iba a dejarte marchar, al menos quería llevarme una noche así contigo. Cuando te besé en el pasillo esa mañana, era un beso de despedida... Y luego, como siempre, encontramos una circunstancia en la que era propicio besarse, y vuelta a empezar. Para cuando llegó el aula de Pociones... Ya había vuelto a perder el juicio y ya era como... Pues que sea lo que tenga que ser. – Se rio. – Y vaya si fue.

Y entonces le vio acercarse y le miró con una sonrisa pícara. Ya estaba haciendo lo de susurrarle en los labios. Y encima diciéndole que la deseaba tanto o más... Gal no necesitaba mucha más provocación tampoco. Pasó los brazos por su cuello y lo atrapó contra sí mientras besaba con devoción aquellos labios que tanto había echado de menos en la última semana. Casi por instinto, se recostó en el sofá, tirando de Marcus sobre ella, disfrutando de aquella cercanía y aquella soledad. Y aunque estaba más que a gusto saboreando su lengua y sintiendo su cuerpo, se separó lentamente y dijo con una sonrisa. – Enséñame el resto, prefecto O'Donnell, que me lío. Y deja de decirme que me deseas o no respondo de mí.
Merci Prouvaire!


☼ Todo ☾ [+18] JCqE0Sy

☼ Todo ☾ [+18] QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
☼ Todo ☾ [+18] V1mQwnV
☼ Todo ☾ [+18] 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
☼ Todo ☾ [+18] Wm7AwJV
Ante todo, amigos
☼ Todo ☾ [+18] Giphy
Ay, los retitos
☼ Todo ☾ [+18] Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
☼ Todo ☾ [+18] Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

☼ Todo ☾ [+18] Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

☼ Todo ☾ [+18] Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] Empty

Miér Mar 03, 2021 8:04 pm

Todo
CON Alice EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
- Recuerda las normas: no se entra a mi taller sin comer. - Bromeó, agarrado de su brazo, y le dio con un índice en la nariz. - Sí que hace falta. Llegaré lejos porque tú estarás conmigo. - Había conseguido muchas cosas en Hogwarts impulsado por Alice, o simplemente por el hecho de ser feliz en su compañía. Quería que fuera así toda su vida. Arqueó las cejas sorprendido, pero soltó una carcajada. - ¿Te peleaste con el espejo? Me hubiera gustado ver eso. - A él tampoco le hizo mucha gracia la visión en el momento, porque iba buscando trazar un objetivo que le liberara del dolor de no tener a Alice. Pero no es así como funcionan los deseos del corazón, a la vista estaba.

Se acomodó él también en el sofá, mirándola hablar, y volvió a reír ante las anécdotas sobre La Provenza. - Sí que éramos pesados. Bueno, yo siempre fui un niño bueno, pero los Gallia sois una mala influencia. - Bromeó. Sería que a él tampoco le gustaba hablar, solo había que sacarle el tema idóneo, que para ser justos era casi cualquiera. Esbozó una sonrisa de lado y se acercó un poco más a ella. - No es tan fácil escapar de este prefecto. Ya te lo avisé. - Dijo con voz suave. Porque era triste pensar que Alice había sentido que esa noche era la última, no podía imaginar como debió sentirse de pensar que ese beso era una despedida... Afortunadamente, y a pesar de las vueltas de la carretera como ella misma decía, habían acabado donde tenían que estar. Se entregó al beso con ella y se recostó sobre su cuerpo, y era tan tentador quedarse allí, saborear sus labios y acariciarla... Pero sí, ya habían empezado y quería seguir, estaba sintiendo una liberación increíble hablando de esa forma con ella, contándole todo lo que sentía como debió hacerlo en cada uno de esos momentos. No tenían prisa, quizás... Luego pudieran disfrutar el uno del otro. Porque lo de que la deseaba cada día más era una verdad como ese castillo de grande. Y no olvidaba que en los últimos diez días había dado por hecho que no volvería a besar sus labios otra vez.

- ¿Crees que para mí es fácil levantarme ahora, con lo bien que estamos aquí? - Susurró con picardía. Se mojó los labios y se incorporó, porque como se lo pensara más, no lo hacía. - O sea que...¿Quieres que siga guiándote por esta sala? Perfecto, pues... Continuemos. - Anunció, agarrándose de nuevo de su brazo. - Y... Hablando de... - Deseo. Su lugar por excelencia, ese en el que todo empezó a escalar por primera vez. Su primer beso fue en el Lago Negro y los siguientes en La Provenza. Pero allí, en el pasillo del cuarto piso, encendieron una mecha que no se volvió a apagar. Y allí habían vuelto hacía unos meses, para reavivar el fuego que dejaron en brasas en la sala de los menesteres. La visión mostraba el pasillo tal y como era, oscuro y estrecho, muy diferente al resto de las estancias. Pero igualmente perfecto para ellos. Se adentró en él y pegó la espalda a la pared, mirando a su alrededor y suspirando. Cuantas emociones guardaba un sitio tan pequeño, algo que generaciones y generaciones de magos y brujas que hubieran pasado por Hogwarts nunca habían conocido. - Alice... No te haces una idea de lo que significó para mí la primera vez que estuvimos aquí. - Agachó ligeramente la cabeza, con una sonrisa avergonzada, como si volviera a tener quince años. - Después de la noche de San Lorenzo... Algo se encendió, algo cambió para siempre, aunque no supiera darle nombre ni orden. Pero empecé a desearte de verdad. - Se mordió el labio inferior. - No te imaginas la de veces que pasé por delante del espejo y pensé... Quiero volver. Quiero volver a estar ahí con ella, la necesito, como si me faltara el aire y solo tú me lo pudieras dar, solo aquí... Pero, para no variar, mi inseguridad me impidió hacerlo. Y no será porque no nos besamos más veces. - Dijo entre risas. - Cuando volvimos hace unos meses... Te había echado tanto de menos, había tenido tanto miedo de que pensaras que lo que hicimos fue un error... La chispa ya había prendido en el aula de pociones, pero al llegar aquí... En fin. - Rio un poco. Dudaba que hiciera falta especificarle lo que ocurrió. - Pero cuando estábamos juntos, abrazados, cuando empezaste a contarme la historia de la princesa y el espino... Pensé... Hemos perdido demasiado tiempo. Tengo que hacer algo, no podemos perder más tiempo... Y hubo un instante en el que me quedé mirándote, mirando tus ojos, y... Estuve a punto de decírtelo. De decirte que te amaba con toda mi alma, que no te despegaras más de mí, pero... - Se encogió de hombros. - Supongo que ya te sabes el final de esa historia. -
Merci Prouvaire!


We are
☼ Todo ☾ [+18] Alchem10

☼ Todo ☾ [+18] Freyfirma

☼ Todo ☾ [+18] Banner10

Together we are everything:

☼ Todo ☾ [+18] Sin-t-10

☼ Todo ☾ [+18] Nuestr10

☼ Todo ☾ [+18] Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3650
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] Empty

Miér Mar 03, 2021 9:03 pm

Todo
CON Marcus EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Rio con una carcajada profunda. – A mí no me da la impresión de que esté intentando escapar. – Dijo antes de enredarse de nuevo en sus labios. Por todos los dragones, cuánto le deseaba qué intenso brillaba el fuego en su interior... Y si encima, él quería quedarse así... Pero no, tenía razón. Incorporó el tronco mirándole con una sonrisilla y se levantó del sofá. De verdad, qué pena cortarlo ahí... Pero solo el hecho de ponerse a hacer el tonto con él le hizo reír y cambiar el chip. Se acercó a él y le dio un besito en el mentón. – Sí quiero. – Susurró. Se levantó y agarró su brazo, alisando un poco la falda que había salido medianamente malparada del asalto, y siguieron su visita.

Entrar en el pasillo se hacía más complicado que en los otros sitios, como en el de verdad, obviamente. Ella asintió con la cabeza. – Sí, aquel verano en Saint-Tropez sentía cosas que entonces no entendía, pero recuerdo como si fuera ayer cuando me agarrabas en el agua, cuando me diste la vuelta en la arena... – suspiró. Había tenido momentos mil veces más eróticos en su vida con Marcus, pero aquello... Aquello cambió algo en ellos, sin duda. – Cuando por fin vi la oportunidad aquí, en realidad estaba aterrada. Pensé "¿Y si no quiere? ¿Y si me estoy pasando? ¿Y si hago esto mal?" – Escuchó lo que pensaba cuando pasaba delante del espejo. Ay, si él supiera... Cuánto y cuán intensamente le había deseado todo ese tiempo. – Si me lo hubieses pedido me habría faltado tiempo. Pero yo también tenía mis inseguridades, no me atrevía a proponerte nada... – Se inclinó hacia él riendo. – Igual un poco de razón sí que tienes y hemos perdido un pelín el tiempo. – Negó cuando dijo lo del error. No, nunca había pensado que fuera un error, pero sí que no debió hacerlo. – Pensé que me había condenado a mí misma a no ser capaz de olvidarte. Porque te puedo asegurar que Durante todo el verano estuve imaginándote en ese mismo salón al que tenía que bajar todos los días...


La historia del espino. Obviamente. Se dio la vuelta y apoyó su espalda sobre Marcus, dejándose caer sobre él y cogiendo su mano, acariciándola. – Cuando te conté aquella historia, pensé que yo era Firinne y tú la luna... Una noche juntos, veintiocho separados. Pero tú le diste una nueva dimensión... Nunca había pensado en el espino... Hasta diría que se me había olvidado la predicción, pasaron tantas cosas entonces... – Y ahora que lo pensaba, Erin le había contado aquella historia ay era muy aplicable a sus tías. Se giró y le miró. – Yo siempre te cuento historias y te leo poemas pero tú siempre les das otra dimensión, una más significativa y profunda. – Se acercó a sus labios y le susurró. – Vuélvete, amado mío; sé semejante al corzo, o como el cervatillo – Había puesto esa voz expresamente para decirle ese verso del Cantar de los Cantares, que precipitó las cosas entre ellos el día del lavadero. Ella también podía jugar a aquello. Estiró el brazo y dijo. – Quiero verlo todo. – Dijo paladeando la última palabra y mirándole intensamente a los ojos.
Merci Prouvaire!


☼ Todo ☾ [+18] JCqE0Sy

☼ Todo ☾ [+18] QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
☼ Todo ☾ [+18] V1mQwnV
☼ Todo ☾ [+18] 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
☼ Todo ☾ [+18] Wm7AwJV
Ante todo, amigos
☼ Todo ☾ [+18] Giphy
Ay, los retitos
☼ Todo ☾ [+18] Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
☼ Todo ☾ [+18] Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

☼ Todo ☾ [+18] Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

☼ Todo ☾ [+18] Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] Empty

Jue Mar 04, 2021 11:11 am

Todo
CON Alice EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Sonrió, mordiéndose un poco el labio. - Yo estaba igual, pensaba... ¿Y si me dice "eh, de qué vas, te estás pasando"? - Negó con la cabeza. Por no hablar de lo incómodo y avergonzado que se sintió cuando su cuerpo empezó a reaccionar a la proximidad de Alice, pensando que su amiga le iba a apartar de un empujón. Ahora lo consideraba bastante tonto, pero en su momento no estaba tan claro. - Tenemos que recuperar ese tiempo. - Porque sí, lo habían perdido tontamente con tanta inseguridad. Pero tenían toda la vida por delante.

Abrazó a la chica cuando se apoyó sobre su pecho, absolutamente feliz de estar así, como si aquellos diez días solo hubieran sido una pesadilla, como si todo lo vivido antes no fuera más que el prólogo de una historia que estaba a punto de comenzar. Le devolvió la mirada y amplió la sonrisa. - No tendría nada sobre lo que profundizar si no me las contaras. Lo dicho... Puedo ser una rama muy útil, pero gracias a ti tengo flores. Tengo vida. - Y entonces se acercó a sus labios y susurró de esa forma, con ese tono que Alice sabía muy bien el efecto que tenía en él. Por un momento casi decide que la excursión terminaba ahí. Ladeó una sonrisa pícara, mirando los labios de la chica y devolviendo el susurro. - En ese caso... No me recuerdes ciertas cosas... Todavía. - Pero el momento estaba demasiado propicio como para no llevarse un beso antes de continuar. Acarició sus labios y casi podía sentir el calor del sol de la Provenza aquella tarde en el campo de lavandas. Tenía que haberle pedido eso a la sala de los menesteres.

No sabía si la sala se enfadaba contigo si te daba cosas que necesitabas y luego dejabas sin usar, pero mejor no comprobarlo. Se separó de sus labios y agarró la mano de la chica con una sonrisa. - Esto... Lo vamos a dejar para más tarde. - Dijo pasando por delante de su propio dormitorio. Por supuesto que esa iba a ser la última parada. Atravesaron de nuevo el invernadero para volver a empezar por el extremo opuesto del semicírculo, donde estaban el aula de prefectos y la pequeña representación del Gran Comedor. En el aula estaba el material para destilar licor de espino, como aquel día. El día en que le propuso a Alice pasar la Navidad con él. Se sentó en la misma silla que ocupó en su momento, mirando el Gran Comedor frente a él. - En ese comedor... Han pasado demasiadas cosas. - Dijo entre risas. Agarró las manos de Alice. - Pero el día que vino tu padre y te ofrecí pasar la Navidad con nosotros... Hubo un momento en el que nos quedamos mirándonos, justo así. - Dijo, mirando sus manos agarradas. - Te dije que tú eras mi familia y... Estuve a punto de decírtelo. De decirte lo feliz que me harías por pasar la Navidad conmigo porque solo quiero estar contigo todo el tiempo, porque te quiero. - Sonrió un poco de lado, acariciando el dorso de la mano de la chica con el pulgar. - Ese día recordé la profecía de adivinación. La había olvidado, estaba guardada en algún rincón de mi cabeza... Y de repente pensé... ¿Y si era verdad? Tu padre acababa de llamarte pajarito, y en cierta forma estaba ofreciéndote un nido en el que pasar la Navidad y... - Ah, la adivinación era tan absurda. Rio un poco y negó con la cabeza. - Perdona, estoy divagando y diciendo tonterías... Pero no sé... Por un momento me gustó pensar que podría ser una predicción real... Y que podría cumplirse. - Se mojó los labios. Durante todo ese momento, no sabía por qué, no estaba mirando a Alice, sino a sus manos. - Y a ti te dijo lo del espino blanco en tu boda y... Me habías dicho lo del espino hacía unos días... - Se ruborizó, y de nuevo sacudió la cabeza. - Ya sé que es una tontería, pero... Estuve a punto de confesarte lo que sentía por ti. - La miró y se encogió de un hombro. - Una vez más, no me pareció el momento adecuado y... No hice lo que tenía que hacer. - Porque eso era aquella sala al fin y al cabo. Una representación de lo que tenía que haber hecho y no hizo.

Entonces miró el destilador de licor en la mesa y se echó a reír, soltando una mano de Alice para taparse la cara. - Dios, qué vergüenza... Este recuerdo no lo tendría que haber traído. - Volvió a reír un poco y miró a la chica entre los dedos con los que se tapaba la cara. - No sé si te diste cuenta, pero este día, justo aquí... Te solté que mi madre sería una buena suegra. - Negó con la cabeza y suspiró, destapándose la cara. - Menudo idiota, de verdad. Si es que me traes loco, Alice Gallia. - Claro, porque era culpa de ella, y no de que tenía que haberle dicho lo que sentía hacía mil años ya. - Pero... Estabas haciendo algo para mi abuelo, con tanto cariño, y con la perspectiva de pasar la Navidad contigo... Creo que no eras consciente de lo feliz que me estabas haciendo. - Se mojó los labios y la miró con una ceja arqueada. - Aquel día casi haces que me líe contigo en un aula otra vez. - Dijo con una breve risa. Se inclinó un poco y se acercó de nuevo para susurrar cerca de ella. - Lo que tú no consigas de mí, princesa. -
Merci Prouvaire!


We are
☼ Todo ☾ [+18] Alchem10

☼ Todo ☾ [+18] Freyfirma

☼ Todo ☾ [+18] Banner10

Together we are everything:

☼ Todo ☾ [+18] Sin-t-10

☼ Todo ☾ [+18] Nuestr10

☼ Todo ☾ [+18] Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3650
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] Empty

Jue Mar 04, 2021 2:42 pm

Todo
CON Marcus EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Tú eres la rama perfecta para que se pose este pajarito. – Le dijo evocando lo que también le había dicho aquel día en el melocotonero. Siguió aquel beso con deseo pero pasión contenida, porque era consciente de que aún quedaban de aquellas salas que la mente de Marcus haba ideado. Tomó su mano con ilusión infantil, porque, al fin y al cabo, Gal siempre había sido siempre una niña curiosa y le emocionaba descubrir los sentimientos de Marcus, recuperar ese tiempo perdido de aquella forma tan original. – Te tomo la palabra. – Dijo entornando los ojos hacia el dormitorio con una risita traviesa.

Llegaron al aula de prefectos y recordaba perfectamente aquel día. Era uno de esos días que recordaba simplemente con... Cariño, no con una intensidad especial, solo... Marcus... Haciéndola feliz... Que era lo que mejor se le daba, claramente. Se apoyó en la mesa, tal como estaba ese día, sin soltar sus manos y mirándole con ternura. – Yo la había recordado poquísimo antes, porque Hillary me la recordó, un día que... De hecho, fue concretamente el día después de estar en el pasillo, que yo estaba... – Soltó una risita. – En términos de Hills, demasiado feliz. Esa tarde hablé con ella y me dijo que qué estaba haciendo que no me declaraba... Así que intenté ir a buscarte para... Decirte lo que sentía y lanzarme a la piscina. Fue el día de la niebla, esto era un caos... Te fui a buscar a la biblioteca porque dije "Si le conozco de algo, estará all´" y... Pues no estabas. Y yo qué sé qué me pasó, pero creí que era una señal. Cuando llegué a Alquimia estabas allí y... Simplemente me calle. Luego se lo conté en Navidad a mi padre y me dijo "¿No has pensado que no era una señal si no que estabais en un colegio enorme?" Y tenía bastante razón, pero yo que sé... – Se quedó mirando aquella sala, tratando de centrarse en lo bueno. – Pero yo también quería que fuera cierta. Que se cumpliera. Aunque no lo reconocería delante de la profesora Hawkins jamás. – Terminó con una carcajada y acarició con los pulgares las manos de Marcus.

Entonces se avergonzó de lo que había dicho y a ella le entró la risa. – Sí, sí que me acuerdo. Claro que me acuerdo. Aunque no lo interpreté como una indirecta precisamente... – Se inclinó sobre él con una sonrisa. – No eres ningún idiota. Y para tu información, tu padre me llamó nuera el día de Navidad. Cuando estábamos fuera con Dylan me dijo que me consideraría como a una sobrina si no fuera porque ya me consideraba su nuera. Así sin más. – Dijo con una risa al acordarse. Ay, Arnold, qué bien iba a dormir sabiendo que estaban juntos oficialmente. – Y tu madre... Obviamente no me llamó nuera. Pero cuando pasó todo lo de Percival... Vino a hablar conmigo, se portó genial, y ya aproveché que estábamos en plan sincero y le pregunté si creía que era buena para ti. Y me dijo que eso daba igual, que era la que tu habías elegido... Y me recordó tanto a lo que me dijo mi madre de que fuera libre de elegir mi propio camino... Me lo tomé como una aceptación, un obstáculo menos. – Volvió a su posición inicial y acaricio el destilador de cristal con cariño y los ojos ilusionados. – Creo que no eres tú consciente de lo que es para mí tener gente como los O'Donnell en mi vida. Me encanta tener unos abuelos a los que hacerles regalos, que hablen de plantas y de alquimia, y que te mimen... Mis abuelos, Robert y Helena, claro, los otros ni los cuento, son... Son buenas personas, pero mi abuelo vive en su mundo, nunca ha sido muy cercano con... Nadie que no fuera su hermano, y mi abuela... Creo que siempre me ha tenido mucha manía por todo lo de mis padres, y porque me parezco mucho a mi padre y la tata ¡Buf! Con la tata se lleva aún peor si cabe. – Se encogió de un hombro y le miró con ternura. – Y tu familia es tan bonita... Tus abuelos son tan cariñosos, tu tía tan divertida, tus padres tan admirables... Que me sentía afortunada tan solo de que me dejaran participar en su vida. Tanto más formar parte de ella.... Como creo que sugirió el abuelo Lawrence en el brindis de Nochebuena. – Dijo riéndose a carcajadas solo de acordarse. Acarició la cara de Marcus, diciéndose a sí misma una vez más "¿Por qué es tan guapo? Si es que distrae" y ladeó la cabeza, con una sonrisa pícara y entrecerrando los ojos. – Me encanta ponerte al límite, mi príncipe. Pero quiero terminar de ver esos sitios donde tenemos que recuperar el tiempo...
Merci Prouvaire!


☼ Todo ☾ [+18] JCqE0Sy

☼ Todo ☾ [+18] QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
☼ Todo ☾ [+18] V1mQwnV
☼ Todo ☾ [+18] 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
☼ Todo ☾ [+18] Wm7AwJV
Ante todo, amigos
☼ Todo ☾ [+18] Giphy
Ay, los retitos
☼ Todo ☾ [+18] Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
☼ Todo ☾ [+18] Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

☼ Todo ☾ [+18] Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

☼ Todo ☾ [+18] Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] Empty

Jue Mar 04, 2021 5:09 pm

Todo
CON Alice EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
La escuchó y, conforme hablaba, se le fue cambiando la cara. Porque... ¿Era posible? Sí, tenía que serlo. El día después del pasillo, el día que tuvo una conversación con Hillary mientras él la tenía con Sean, el día de la niebla. Parpadeó varias veces, mirándola, sin ser capaz ni de articular palabra, a cuadros. Pero antes de que dijera lo que William pensaba de esa supuesta "señal", él ya se había llevado la mano a la boca para guardarse una risa de puro desconcierto. - No me lo puedo creer. - Musitó, negando con la cabeza, y se le escapó una risa. Aquello era... Muy fuerte, era la única forma de describirlo. Sentía que el corazón le iba a estallar de la pura emoción. Dios, ¿cómo podían haber sido tan tontos los dos? Ahora tenía hasta gracia. - Alice, no te lo vas a creer. - Dijo con una risa, levantándose y apoyándose en la mesa para acercarse más a la chica, agarrando de nuevo sus manos. - ¿Sabes por qué ese día no estaba en la biblioteca? - Se mojó los labios. - Porque yo también te estaba buscando a ti. - Desde luego, sí que había resultado ser una señal. Solo que ninguno de los dos se había enterado hasta ese momento.

- Mientras tú hablabas con Hillary, cosa que yo no sabía, a mí me estaba dando la brasa Sean. Que si eres idiota, Marcus. Que si estás enamorado, no sé a qué esperas. Que si tío como no me has contado lo que has tenido con Alice hasta ahora... - Ah, quizás debería matizar eso. - Bueno, a ver... Ese día le hice un poco un resumen de... Todo. No había llegado a reconocerle ni que nos habíamos besado. Con lo que le gusta a Sean estar en ascuas. - Dijo entre risas, y sacudió la cabeza. - Total, que en un momento determinado, me dijo algo que... No sé, me hizo click en el cerebro o algo así. Tenía apenas cinco minutos y me fui corriendo como un loco al invernadero, pensando que estarías allí, pensando lo bonito que sería decirte que te quería en el mismo sitio en el que me di cuenta... Pero no estabas. ¿Sabes quien sí estaba? - Rio un poco. - Olive. No la había visto desde aquel día, pero me reconoció en seguida. Le pregunté por ti y me dijo que no te había visto... Pero que te diera una flor de su parte porque gracias a ti, su espino estaba floreciendo. - Bajó la mirada y levantó un poco la manga de la chica para mostrar la pulsera. Alzó de nuevo los ojos a los suyos y arqueó una ceja. - No me declaré ese día pero... Gracias a él, tuve regalo de Navidad. - Dijo con una suave risa. - Quedaba tan poco para la clase que me fui directamente para el aula, llegué de los primeros así que me quedé en la puerta, suplicando con todas mis fuerzas que vinieras antes para poder hablar contigo... Pero entonces vi a esos alumnos de tercero que no paran de pelearse con el monstruoso libro de los monstruos intentando abrirlo con un explosivo. En lo que intervine con ellos, cuando me di media vuelta, ya estaba el aula llena de gente... Así que di por hecho que había perdido mi momento. Por eso cuando entraste ya estaba sentado. - Echó un poco de aire por la boca. - Qué de buenas opciones hemos tenido... - Y qué manera de desperdiciarlas.

Abrió los ojos como platos cuando dijo lo de su padre. - ¿En serio? - Bufó hacia un lado. - Vaya, qué discreto... - Él haciendo mil cábalas de cómo declararse a Alice y su padre dinamitando su secreto en un día. Y luego iría de aliado. Aunque tenía que reconocer que eso... Le hacía mucha ilusión. Sabía que su padre estaría muy contento de que estuviera con Alice, pero decírselo a ella directamente era una confirmación demasiado obvia como para no alegrarse. Pero lo que sí le dio un vuelco el corazón fue lo que dijo de su madre, tanto que le esbozó una sonrisa incontenible. - Vaya... - Murmuró. Había temido que su madre no quisiera a Alice como pareja para él... Pero si le había dicho eso a la chica... Su madre no daba bendiciones en balde. Le había dicho a Alice que, si para él era buena, para ella también. No podía pedirle más.

La miró y escuchó con ternura, riendo al comentario del brindis de su abuelo. Se levantó y rodeó su cintura con sus brazos. - Mi familia te quiere mucho, Alice, todos. Hasta Lex te tiene aprecio, y créeme, puedes sentirte muy orgullosa de eso. Creo que le caes mejor que yo. - Dijo entre risas. - Mis abuelos siempre han recibido a todo el mundo con los brazos abiertos, y mi padre. Tita Erin es tímida, y mi madre y Lex son más reticentes, pero son buenas personas también, y la familia es lo más importante para nosotros. - Se acercó un poco a ella y susurró con cariño. - Tú eres mi familia. - Sonrió. - Y si lo eres para mí, lo eres para ellos. Ha quedado demostrado. - Y más iba a serlo a partir de ahora. Recordó algo que le hizo rodar los ojos pero volver a soltar una leve risa. - La de veces que he tenido que corregir en Navidad que no eras mi novia... - La miró a los ojos. - Ya no tendré que hacerlo más. - Frunció el ceño de repente y se separó de ella. - Oh, aunque... Ahora que lo recuerdo... De hecho, no te lo he pedido formalmente. Ni tú a mí tampoco. - Se aclaró la garganta con pomposidad y, sin poder evitar la sonrisilla, dio un paso atrás para verla mejor y agarró sus manos. - Alice Gallia... ¿quieres ser mi novia? -
Merci Prouvaire!


We are
☼ Todo ☾ [+18] Alchem10

☼ Todo ☾ [+18] Freyfirma

☼ Todo ☾ [+18] Banner10

Together we are everything:

☼ Todo ☾ [+18] Sin-t-10

☼ Todo ☾ [+18] Nuestr10

☼ Todo ☾ [+18] Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3650
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Volver arriba