Últimos temas
Weltschmerz
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 EmptyAyer a las 10:53 pm por Sorceress

Festival: Safe and sound
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 EmptyAyer a las 10:03 pm por Maga

Registro y conteo de puntos
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 EmptyAyer a las 9:52 pm por Maga

— unbreakable chains [0/1]
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 EmptyAyer a las 9:35 pm por June

— My little boy
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 EmptyAyer a las 7:48 pm por Maga

× Bound for the homeland
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 EmptyAyer a las 7:37 pm por vicivosdrcams

always walked a very thin line
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 EmptyAyer a las 7:35 pm por Valkyria

— Apocalypse [8/9]
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 EmptyAyer a las 7:00 pm por Nymphet

The pillars of eternity
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 EmptyAyer a las 5:54 pm por Circe

Afiliados
Élites
Créditos
Tree Of Life es un foro de rol libre y su contenido es propiedad intelectual de los administradores del mismo y los usuarios que crean sus tramas. El diseño general del skin y las tablillas staff fue creado por Red, a quien agradecemos su contribución. Agradecimientos especiales a los foros dixinmortal y al foro de ayuda de Foroactivo, así como a los tumblrs de necromancercoding, Flerex, Gitanodoescodes y Maryskins, pues sin sus tutoriales y zonas de ayuda habría sido imposible completar esta skin. Las imágenes utilizadas no son de nuestra propiedad si no sacadas de las páginas Google, DLPNG, Pngflow, Freepng y DeviantArt (Captain-Kingsman16, DUA-PNGS, Weirdly-PNGS y nickelbackloverxoxox). También agradecemos a Mario Montagna de freepsdfiles por las imágenes de los botones, así como a freepik y a Flaticon por las imágenes de los iconos. Los iconos web pertenecen a la página FontAwesome. Por último, el diseño de la página html para las dinámicas es creación de ethereal-themes, que cede el código gratuitamente en su tumblr del mismo nombre.
Hermanos

Tumblrs de recursos para el rol
 :: Squad :: Golden Shields

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Empty

Lun Mar 01, 2021 7:34 pm
Recuerdo del primer mensaje :


Todo
CON Alice EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Estar solo con sus pensamientos la noche anterior y la brisa fría le habían hecho serenarse un poco. El dolor de su pecho no se iba, no se iría hasta que volviera a hablar a Alice, hasta que volvieran a estar bien. Y si eso no ocurría nunca, entonces no se le iría jamás. Pero al menos le había bajado un poco ese alto estado emocional que llevaba trayendo toda la semana y le había invitado a pensar: sí, necesitaba hablar con Alice; sí, había muchas cosas que aclarar; sí, tenía que sincerarse en sus sentimientos con ella... Fuera cual fuera su respuesta. Pero sí, tenía que encontrar el momento adecuado. Después de tantos días, después de tantos años, hacerlo de forma apresurada solo traería consecuencias tan nefastas como las que ya estaba viviendo. Mejor se centraba, repasaba sus posibilidades, trazaba las palabras más idóneas en su cabeza... Y buscaba un buen momento para hablar con ella. No había prisa. Prefería tres noches más sin dormir, a toda una vida habiendo perdido a la mujer que amaba por hacer las cosas mal.

Siendo prefecto y estando en séptimo, otra cosa no, pero distracciones tenía de sobra. Como era de esperarse, alguno de sus amigos de los que habitualmente no vivían por el estudio como él, estaban empezando a tomar conciencia de que los EXTASIS no eran cualquier cosa y ya se estaban agobiando. Claro. Qué sorpresa. Uno de ellos fue Peter Bradley. Su amigo de Gryffindor había ido a buscarle muy apurado esa mañana pidiéndole ayuda con más asignaturas hasta de las que cursaba, rodeado de papeles y con un inexistente y extremadamente ineficaz plan de estudio que solo de oírlo le daba urticaria. Algo dentro de él le impedía saber que había un alumno de séptimo haciendo las cosas así y no intervenir. Como esa tarde tenía runas después de comer pero luego no tenía más asignaturas, quedó con su amigo en una de las aulas de estudio, comprometiéndose a llevar un par de manuales que le estaban ayudando bastante y bastantes consejos de como organizarse para estudiar... Que tuvieran que estar hablando de técnicas de estudio a esas alturas de sus vidas...

Se dirigió al aula de estudios del séptimo piso y le esperó allí, dejando los libros sobre la mesa con un suspiro y quedándose de pie, de lado con respecto a la puerta. Las aulas de estudios de los últimos pisos siempre eran las más deshabitadas, la gente no subía tan alto, se quedaba en las aledañas al resto de las aulas. Dejó sus pergaminos en un lado y abrió uno de los libros, revisando el contenido. Sí, con ese irían bien para empezar. Apenas cinco minutos después de que él llegase, oyó unos pasos entrar en la sala, y empezó a hablar con la mirada en el libro dando por hecho que se trataba de Peter. - Antes de que me digas nada, ya sé que es de aritmancia avanzada pe... - Y alzó la cabeza. Y no era Peter.

Era Alice. Se quedó en blanco por unos segundos, hasta que determinó que debía ser una maldita coincidencia. Pero, justo en ese instante, la puerta se cerró. Con cerradura. Y un par de voces familiares dijeron tras esta "lo siento, chicos. Necesitáis hablar". Cerró los ojos, cogiendo aire y se mojó los labios. Genial. Todo había sido una encerrona de Peter y, a juzgar por la voz que había oído y por los últimos acontecimientos, de Poppy. Acababan de encerrarles para obligarles a hablar. Ahora que había decidido que lo haría sin prisa y cuando viera a Alice receptiva. ¿Por qué tenía que salirle todo del revés?

Lo que tenía claro es que una Alice enjaulada, y probablemente enfadada, no era una Alice receptiva. Y definitivamente no quería que se liara otra vez, no, no lo podría soportar. Miró por el lado de la chica hacia la puerta, echando un poco de aire con frustración, y señaló hacia esta con desinterés. - Puedo abrirla si quieres. No está tan bien cerrada. - Dudaba que Peter y Poppy fueran a echarle a la puerta un encantamiento que él no pudiera romper. Como estrategia había sido buena por lo inesperado, pero en fin... Era una situación salvable. Pero al hablar, al hablar con ella por primera vez después de tantos días... Ya era mucho más difícil irse. Había intentado no mirarla, disimular, hacer como que no pasaba nada, que no se agobiara, que podía irse cuando quisiera... Que era libre. Pero tan pronto terminó su frase, echó aire hacia un lado y su mirada, inconscientemente, se posó en ella otra vez. Y ahí sí que tuvo algo muy claro: que para que esa falsa se rompiera, para que saliera cada uno por su lado de esa habitación sin hablar nada... Lo iba a tener que decidir Alice. Él ya no podía.
Merci Prouvaire!


Última edición por Freyja el Vie Mar 05, 2021 6:33 pm, editado 1 vez


We are
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Alchem10

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Freyfirma

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Banner10

Together we are everything:

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Sin-t-10

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Nuestr10

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3645
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo


☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Empty

Jue Mar 04, 2021 7:30 pm

Todo
CON Marcus EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Le miró con el ceño fruncido porque... ¿Por qué iba a buscarla a ella justo se día, antes de Alquimia? Rio un poco a lo del resumen a Sean. – Sí, algo así tuve que hacer yo, no tienes ni idea de lo que es lidiar con un interrogatorio de Hillary... ¡Por todos los dragones! Temo por quien se enfrente a ella el día de mañana en un tribunal. – Luego ladeó la cabeza con una sonrisa, de lado a lado. – Pero me dijo algo muy parecido a eso. – Siguió escuchando el relato y ahí ya abrió los ojos como en su vida. – ¿Qué? – ¿Se habían estado buscando... para lo mismo? ¿El uno el el sitio del otro? – ¿En serio? – Dijo completamente alucinada. Al final sí que eran perfectos el uno para el otro. Tanto que se habían querido declarar al mismo tiempo y... Parecía mentira. Le dio la risa incrédula, y se apartó del pelo de la cara, sin poder parar de mirarle ni de reír. – Vaya con los ravenclaw... Es increíble... – Se acercó a él y le rodeó con los brazos, enfocando sus ojos. – Somos perfectos hasta para eso. Para irnos a buscar a la vez, a donde creeríamos que estaba el otro... Es que es demasiado perfecto, vamos. – Dijo riéndose.

Se encogió de hombros cuando dijo lo de su padre. – Tampoco dijo que tu lo hubieras dicho ni nada, solo... Él me lo consideraba. Y de hecho el dije que te quería y el me dijo "¿Has probado a decírselo a Marcus en vez de a su padre?" – Se rio con ganas. – Creemos que la que pega cortes es tu madre pero... – Vio que se quedaba sorprendido, dde hecho, con lo que le había contado de ella. Así que hasta él sabía o pensaba que a su madre no le hacía mucha gracia que estuvieran juntos. Y eso pensaba ella también pero... Aquella conversación con las galletas y el ajenjo de por medio... – Cuando estábamos haciendo las galletas creo que intentó hacer una analogía entre mi madre y mi abuela y ella y yo... Pero creo que no conoce a mi abuela como la conozco yo. Ah y te llamó ajenjo, por si le oyes decirlo. En un principio no lo capté, pero al final ella misma me dijo "Me conozco a mi ajenjo" y ya ahí caí en que habías sido siempre tú. Tu madre entiende tanto de todo que me supera hasta en alegorías de plantas. – De hecho, Emma le hacía mucho eso de hablarle en términos botánicos y eso era, creía, una deferencia hacia ella.

Se dejó rodear por los brazos de Marcus, disfrutando de la cercanía. Sí, se había sentido muy bienvenida en su casa, y no podía estar más agradecida por ello. Entornó los ojos a lo de Lex. – Es muy bueno. Tiene un corazón de oro, solo que... No lo enseña nunca. Y estaba un poco enfadado conmigo porque hablo mucho y por hacerle mentirte... Pero siempre ha sido buenísimo conmigo. Y contigo aunque no le guste reconocerlo. – Cuando le dijo otra vez lo de "Tú eres mi familia", alzó la cabeza y rozó su nariz con la de él. – Y tú la mía. Y mi hogar. Y mi felicidad. – Dijo completamente extasiada por aquellos ojos verdes. Iba a contestar a lo de Navidad pero se detuvo por la reacción de Marcus. – Es verdad. Marcus O'Donnell siempre tiene que hacerlo todo – levantó las manos como si hiciera un cartel –, BIEN. – Pero entonces cogió sus manos y la risa s ele acabó. Porque ni en sus mejores sueños, se esperaba que le emocionara tanto oír esas palabras de labios de Marcus. Era como... Tan hermoso que parecía que no era cierto. Soltó una risa muda y emocionada. – Sí. Sí, claro que quiero. – Volvió a acercarse a él y besó sus labios con cariño y ternura y allí se quedó, admirando sus ojos, sus pequitas, sus rasgos... Todo.
Merci Prouvaire!


☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 JCqE0Sy

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 V1mQwnV
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Wm7AwJV
Ante todo, amigos
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Giphy
Ay, los retitos
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Empty

Jue Mar 04, 2021 8:21 pm

Todo
CON Alice EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Sí que era todo demasiado perfecto. Lo que en otros momentos le generó desazón, frustración o inseguridad, ahora parecía una broma, no podía evitar que le hiciera hasta gracia. Había estado delante de sus narices todo el tiempo, el amor que se tenían. Era... Tan obvio. Tanto que hasta sus padres habían estado confabulando con Alice en Navidad, al parecer. Arqueó las cejas. - ¿Mi padre lo sabía? - Abrió la boca. ¡Vaya! Pues ya se lo podía haber dicho, hubiera ido de cabeza a declararse en cualquiera de los idóneos momentos que había tenido en Navidad. Lo de la conversación con su madre le sorprendió aún más, aunque no tanto como esa analogía. Frunció el ceño con un toque de niño indignado. - ¿Ajenjo? ¿Por qué ajenjo? - El ajenjo era amargo y soso. - ¿Por qué no espino? Me gusta más el espino. - Pero claro, como para corregir a su madre y encima contarle cuentos románticos. Parecía que le estaba viendo la cara.

Suspiró un poco con cierta comicidad. Qué más daba la planta con la que estuvieran haciendo Alice y su madre sus extrañas alegorías, el caso era que se habían entendido, que Emma había dado el visto bueno. Eso era lo único que importaba. Chistó a lo de Lex. - Si tan solo fuera un poquito menos puercoespín y más hermano normal. - Pero tenía que reconocer que se había portado esas Navidades. Tenía que agradecérselo. Ah, y tenía que ir a buscarle para decirle a voz en grito que estaba saliendo con Alice. Que la última vez que hablaron... Fue bastante dramática.

Soltó una carcajada y la señaló. - Efectivamente, yo lo hago todo bien. - Lo podía haber hecho mejor con respecto a Alice, para qué engañarse. Pero el resultado había sido positivo igualmente. Más aún cuando Alice le contestó. Obviamente ya sabía la respuesta, pero... Escucharla de esa forma hizo que le latiera el corazón más deprisa, y que una sonrisa se dibujara en sus labios sin poderlo remediar. La besó y la miró a los ojos. - Te quiero. - Susurró junto a su rostro. Habían sido tantas las veces que había deseado decírselo y no lo había hecho, que ahora no pensaba dejar de hacerlo hasta que se cansara. Y dudaba que se fuera a cansar.

Se mojó los labios con una sonrisa pícara y dio varios pasos hacia atrás. - Bueno, creo recordar que querías seguir, así que... - De su mano, se dirigió hasta su sala común. - Aquí tenemos tantos recuerdos... Que no sabría ni por dónde empezar. - Se giró para mirarla. - Pero voy a quedarme con uno en concreto. - En el sofá en el que aquel día estuvieron sentados estaba la manta con la que se taparon y el libro de alquimia que estaba leyendo, aquel que usó para conservar el espino en la pulsera. Se sentó y la guio para que hiciera lo mismo. - Fue el día que estuvimos jugando con tu hermano en la nieve. Ya de por sí allí estuve a punto de decirte que te quería varias veces. - Dijo entre risas. Bajó un poco la mirada, con una sonrisa avergonzada, como si se estuviera declarando por primera vez en vez de llevar un par de horas abriendo su corazón. - Estábamos aquí sentados, charlando, y... Me dijiste las mismas palabras, idénticas, que te dije cuando nos conocimos en las barcas. - La miró con los ojos hacia arriba. - Me imitas muy mal, que lo sepas. - Bromeó en tono digno, pero con una sonrisa negó con la cabeza. - Cuando lo escuché... Fue como si toda nuestra historia apareciera ante mis ojos de repente. Y... Quise decírtelo. Decirte "¿pues sabes qué? Desde entonces, desde que te agarré para que no te tiraras de cabeza al Lago Negro, te estoy queriendo. Desde la primera vez que te toqué he sentido que no podía separarme de ti". - Porque así lo había sentido. Marcus, todo control y planificación, había caído de manera fortuita y sin pretenderlo con Alice en la barca, y en un impulso, había agarrado su mano por primera vez. Y justo en ese momento quedó unido a ella para siempre. Vas de cabeza a aquello que menos puedes controlar. Sí, otra de las perlitas de la Profesora Hawkins.

- Otro día que me retaste, princesa, y casi nos pillan. - Dijo entre risas. Se acercó un poco a ella en el sofá y acarició su pelo. - Me quedé abajo cuando tú subiste. - Añadió en un tono casi susurrado, mirando su pelo negro y precioso mientras lo tocaba. - Te fuiste y me quedé allí, solo, mirando el vacío que habías dejado en la escalera al subir... Y lo dije. Lo que había estado al borde de decirte varias veces ese día. - La miró a los ojos. - Te quiero, Alice. - Esbozó una sonrisa de lado. - No había nadie para escucharme... Menos mal. - Comentó con una breve risa avergonzada. - Pero esa fue la primera vez que lo dije en voz alta. Ese día, más que ningún otro antes, supe que en algún momento, cuando llegara la hora... Te lo diría de verdad. -
Merci Prouvaire!


We are
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Alchem10

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Freyfirma

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Banner10

Together we are everything:

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Sin-t-10

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Nuestr10

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3645
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Empty

Jue Mar 04, 2021 9:22 pm

Todo
CON Marcus EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Gal se encogió de hombros ante la pregunta. – Me alegro que no te lo dijera, la verdad, así he podido decírtelo yo. – Tuvo que reírse con su indignación con el ajenjo. – Pues porque el ajenjo es una planta que tu madre cuida con mucho amor, y el día de Navidad, cuando fui a por la tan traída y llevada ruda, lo vi lleno de nieve y le hice una campanita de protección. Y cuando tu madre lo vio puso una cara que... Madre mía. Qué miedo. Pero al final me dijo que no le importara que cuidara del ajenjo... Si no olvidaba que era suyo. En el momento no lo entendí, pero luego lo vi claro. – Apartó los rizos de su frente, como le gustaba hacer, y acarició su cara. – Yo te cuidaría toda la vida, Marcus O'Donnell. – Dijo juntando las frentes. Cómo le gustaba ese gesto. Ahora podrían besarse siempre que quisieran, o ir de la mano, pero ese seguiría siendo el gesto más Marcus y Alice del mundo.

Le miró arrebatada tras la declaración formal y tuvo que sonreír ante ese "te quiero". – Y yo a ti. Y me encanta oírtelo. – Dijo son sinceridad, como si estuviera borracha de amor, de Marcus, de toda aquella historia que estaban escribiendo juntos. Hizo un gesto con la cabeza y dijo. – Por favor... – Para avanzar hacia la sala común. Sí que tenían miles de recuerdos allí. Señaló hacia donde estaba Rowena. – Mi favorito es ahí. Eras el niño más mono que he conocido, con tu librito de Herbología... – Suspiró de ternura al recordarlo. Se giró y le miró a los ojos. – Y pensar que aún vamos a tener recuerdos de esta sala común estado juntos por fin... Como debía ser... – Se acercó y le rozó la nariz. – Novio. – dijo con retintín pero mucha felicidad. Se dejó conducir al sofá con una sonrisa. Ya sabía de qué le iba a hablar. – Casi casi te pillo ese día... Aunque la verdad es que no tenía ni idea de que planeabas algo así, para ser justos, así que... En verdad estaba más interesada en darte las gracias. – Oyó como recordaba aquello con su hermano y se inclinó hacia él, con expresión sincera. – Creo que no eres consciente de lo que fue aquello para mí. Desde que mi madre murió he pensado en mil formas de hacer a mi hermano feliz, de encarrilar su infancia para que tengo una vida normal y feliz... Y aquella tarde lo conseguimos... Juntos... Porque todo lo que creamos, todo lo que conseguimos... Es fundamentalmente hermoso. – Puso cara interesante. – Por eso seríamos un buen dúo alquimista. – Dijo para picarle un poquito. Cogió su manos y empezó a acariciarle. – Lo pensé cuando estábamos en el jardín de mi casa. Que tú y yo siempre creamos y cuidamos de las cosas muy bien. De hecho, si esto fueran las veces en que pensé en decirte lo que sentía, en grande, en enorme, debería estar esa esquina donde plantamos los díctamos. Porque aquella mañana, con las manos allí en la tierra... No sé qué me dio, pero necesitaba decírtelo, que te amaba, que éramos perfectos el uno para el otro... Y eso que todo lo que habíamos logrado era romper y reparar una cama. – Terminó entornando los ojos con una risita solo de acordarse de la circunstancia.

Se dejó acariciar el pelo con cara de gustito, como si fuera un gato perezoso. – Yo no te reté a nada. Vine solo a darte las gracias. Tú me tentaste... – Puso aquel tono sensual que ponían siempre en los retos. – Tú me acariciaste la pierna... Tú exploraste por debajo de la sudadera cuando te había advertido que era terreno peligroso... – Abrió los ojos y le miró directamente. – ¿Y qué querías? ¿Que me quedara quietecita mientras tú seguías explorando? Me conoces demasiado bien para eso. – Pero siguió escuchando. El corazón se le encogió. – Ojalá hubiera hecho eso que hago tantas veces de quedarme en la escalerita, escuchando hasta que te vas. Pero mi querida Hillary estaba con sus agonía de siempre... – Suspiró, pero sin dejar de sonreír. – Podría escucharte decirlo sin parar, si cio fuera porque siempre tienes cosas interesantes que decir. Y por eso me enamoré de ti. Bueno y porque tienes unos rizos oscuros preciosos... Y vas a ser alquimista, y tienes los ojos del color del díctamo, y eres el hombre más listo que he conocido... Después de tu abuelo, claro. – Dijo con una carcajada. – Y un perfecto prefecto.
Merci Prouvaire!


☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 JCqE0Sy

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 V1mQwnV
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Wm7AwJV
Ante todo, amigos
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Giphy
Ay, los retitos
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Empty

Vie Mar 05, 2021 1:30 pm

Todo
CON Alice EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Se tuvo que reír con la referencia a la cara de su madre. Sí, hasta a él, que era su madre y la adoraba y la conocía de sobra, le daba un miedo tremendo cuando se ponía de cierto humor, cuanto menos alguien de fuera... Cuanto menos cuando eres la chica que intenta emparejarse con su hijo. Que acaba de acostarse con él bajo su techo, más concretamente. Ahora que lo pensaba... Sí que debía haberle dado miedo. A él le hubiera dado un pasmo en su situación.

Hizo un gestito con la cara, ladeando una sonrisa en una mueca de lado. - Visto así, no es mala alegoría. - Lo cierto es que acababa de inundarle un cariño muy fuerte hacia su madre solo de imaginar esa conversación, de saber que prácticamente le había dado sus bendiciones a Alice. Aunque fuera un poco cómico imaginarse como un trocito de hierba plantada en el jardín de su madre y a la cual esta permitía que Alice cuidara. Juntó su frente a la de ella y sonrió, susurrando. - Toda la vida... Qué bien suena. - Sonaba de escándalo. Era lo que mejor le sonaba, de hecho, después de escuchar lo que sentía Alice por él.

Miró donde la chica señalaba y se le escapó una risa tierna. - Te juro que el otro día estuve a punto de hacerlo con el libro de aritmancia avanzada. - Bromeó, mirando a la chica con adoración. - Tu eras la niña más mona que he conocido, con tus lacitos azules. Aunque te metieras un poquito conmigo. - Y sí, les quedaban muchísimos recuerdos por guardar. - Como debe ser... Novia. - Contestó. ¿Cómo podía tener tanta felicidad agolpada en el cuerpo? Su penumbra de esa misma mañana, sin ir más lejos, estaba ya tan disipada y olvidaba que apenas parecían un recuerdo lejano de alguien que no era ni él.

Agarró él también sus manos mientras hablaba y se encogió de hombros, emulando la pose interesante de la chica. - El heredero de Lawrence O'Donnell sigo siendo yo, pero oye, la oferta de compartir el taller sigue estando ahí. - Al fin y al cabo, esa era la imagen que le devolvía el espejo de Oesed. Asintió al recuerdo de la chica, mordiéndose el labio. Era cierto, estaban haciendo algo tan cotidiano como plantar una flor en el jardín, y sin embargo... Era especial. Era perfecto tal y como era, solo porque lo estaban haciendo juntos. Quería eso en su vida. Quería esa cotidianeidad y esos momentos especiales con Alice cada día de su vida. Aunque la anécdota le hizo a él también rodar los ojos y reír. - Calla, que vaya mal rato pasé... Menos mal que no había nadie. - Porque de pensar que William se enterara de aquello...

Arqueó las cejas con una sonrisa que fingía sorpresa. - ¿Que yo te reté? - Dejó la boca entreabierta mientras la escuchaba, solo para provocarla a base de hacerse el inocente. Cuando terminó, cerró la boca en una sonrisita y achicó los ojos, acercándose. - Para que quede constancia de aquí a siempre a partir de ahora: yo soy un niño bueno, Gallia, yo no provoco. - Dio un leve toque de su nariz con la de ella y susurró. - Eres tú la que me nubla el juicio. Luego pasa lo que pasa. - Como que él oponía mucha resistencia. Como que él no iniciaba todos los movimientos que hicieran falta. Como que no había hecho todas y cada una de las cosas que ella había dicho. Pero ese era el lenguaje en el que ellos hablaban.

Después de decir todo eso, de jugar a ese jueguecito de seducción que se traían desde hacía ya bastante tiempo, sería un poco absurdo ruborizarse por unas palabras bonitas... Pero ahí estaba Marcus, notando como se le sonrojaban las mejillas, bajaba la mirada y se le esbozaba una sonrisa de bobo que no podía controlar. Y solo porque Alice le había dicho cosas que ya le había dicho antes, pero daba igual. - Si me prometes que nunca vas a dejar de decirme estas cosas... Yo prometo no cansarme nunca de decirte que te quiero. - Volvió a acercarse un poco a ella y a rozar su nariz, porque le encantaba hacer eso. - Ni de entrar de cabeza en todas tus locuras, aunque por fuera parezca que me irrite. Ni de llamarte princesa. Ni de pensar que eres la chica más inteligente que conozco, la que más sabe de plantitas, la que cuenta mejores historias y la que tiene los ojos Ravenclaw más bonitos. - Amplió la sonrisa y posó la mirada en sus labios. - Ni de besarte. - Añadió en un susurro, recortando la distancia lentamente y acariciando sus labios con los de ella. Podría quedarse allí eternamente. Estaban solos y nadie les podía interrumpir de ninguna de las maneras, era la magia de la sala de los menesteres. Por eso se permitió el lujo de quedarse un poco más, de acercarse a ella y prolongar ese beso, de besarla en aquel sillón en el que había deseado besarla tantas veces pero no podía porque había gente delante, o en el que aquel día interrumpieron los besos porque Hillary fue a buscarles. Eso, sencillamente, no podía pasar en ese momento. Podía quedarse allí todo lo que quisiera.

Ah, pero había otro sitio en el que quería besarla también. Se separó lentamente y esbozó una sonrisa traviesa, mordiéndose un poco el labio inferior. - Creo que el próximo te va a gustar. - Se levantó del sofá de un salto y, ceremoniosamente, se colocó una mano tras la espalda y ofreció la otra a la chica como un caballero victoriano, conduciéndola hacia la penúltima parada. Los acogedores espacios de Hogwarts quedaron atrás para dar paso a una pequeña representación de la feria de Navidad, con sus suelos nevados y algunos puestos, y con las gradas desde las que vieron el espectáculo de luces al fondo. Pero había un punto en concreto en el que quería colocarse. - Justo... Aquí. - Dijo con una sonrisita colocándola cómicamente en el sitio exacto, en base a moverla como si fuera un juguete, con sus manos en los hombros. Él se situó frente a ella. - ¿Sabes por qué la gente se besa bajo el muérdago? - Preguntó, la misma pregunta literal que ella le hiciera aquel día, justo allí. Alzó ligeramente la mirada con su sonrisita ladeada para mirar el muérdago bajo el que se habían situado, exactamente como aquel día, y volvió a mirarla a ella. - Si tienes el corazón acelerado... - Empezó a repetir con voz suave, agarrando una de las manos de la chica y poniéndola en su pecho. - ...besarte bajo un muérdago te lo puede curar. - Pronunció una sonrisa y dio un paso hacia ella. - Siento contradecir tus infinitos conocimientos sobre plantas, Alice Gallia... - Comenzó, sin soltar la mano de la chica que tenía apoyada en su pecho. - ...Pero si se trata de besarte a ti... Dudo que haya algún sitio en el mundo en el que no se me acelere el corazón. Tenga las propiedades que tenga. -Agarró con suavidad los brazos de la chica y los pasó por su propio cuello, como estaban aquel día, y él rodeó su cintura, susurrando sobre su rostro. - Perdona pero es que... Hillary nos volvió a interrumpir... Y no contestaste a mi pregunta. - Miraba sus ojos y sus labios, tan cerca, con ganas de besarlos de nuevo, pero sobre todo con el corazón acelerado. - Entonces... ¿Soy el chico adecuado? -
Merci Prouvaire!


We are
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Alchem10

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Freyfirma

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Banner10

Together we are everything:

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Sin-t-10

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Nuestr10

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3645
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Empty

Vie Mar 05, 2021 3:06 pm

Todo
CON Marcus EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Podría estar toda la tarde mirándole igual de embobada que estaba ahora. – Sí que suena bien. – Dijo, hipnotizada por su tono, su presencia, sus palabras y todo. Se rio con lo del libro de aritmancia y puso cara adorable cuando le dijo lo de los lacitos azules, encogiendo un poco el hombro. – Cuando tú estabas cerca me portaba mejor. – Dijo parpadeando muy rápido con una sonrisita.

Sonrió de lado a lo del heredero de Lawrence O'Donnell. No quería decir que sí, pero... No quería decir que no, definitivamente. Tenía muy claro que le encantaba la alquimia, cada vez deseaba más dedicarse a ello y aprenderlo todo... Suspiró. Ella creía que tenía una misión en la vida, que era ser enfermera y cuidar de la gente como su madre... Pero la Navidad había cambiado muchas cosas. Ahora sabía que quería pasar el resto de su vida con Marcus, y... Quizá... La alquimia no era algo tan "para otros" como ella pensaba. Volvió a la tierra para entrarle al pique a Marcus, con una ligera risa. – Eso les has hecho pensar a todos, que tú eres el bueno. Yo matizaría que sabe cuándo serlo. Cuando no está la gente importante mirando... – Dijo acercándose picarona. – Solo yo... Para que parezca que la traviesa es Alice Gallia, como siempre... – Acarició su mejilla y dejó que volviera a rozar su nariz con la de ella. – Trato hecho. – Murmuró sin perder la sonrisa. – Porque me haces muy feliz cuando dices esas cosas. – Y dejó que la besara, deseando como estaba de volver a caer en sus labios. Y esta vez lo alargaron, demasiado, de hecho, porque a mas se acariciaban sus labios y sus lenguas, más crecía el fuego en el interior de la chica, más se aferraba a él, y encima en aquel sofá donde ya no podían pillarles.

Que el próximo le iba gustar, pero tendría morro... Se mordió el labio inferior con una mirada pilla y tomó su mano, arreglándose un poco la ropa, que se le había quedado medio arrugada en el momento sofá y siguiéndole, de la mano. La feria de Navidad... Qué feliz había sido ese día. Había estado un poco alicaída porque la Navidad estaba por acabarse, pero aquel día se lo había dado todo: tiempo con su hermano, momentos de adorabilidad, el romanticismo del espectáculo de luces, el grandioso descubrimiento que fue el aceite de navarryl... Y aquel momento bajo el muérdago. No paraba de sonreír mientras el perfeccionista de su novio la colocaba en el punto exacto donde estaban aquel día. Dejó pasar los brazos por su cuello y entornó los ojos cuando contradijo los lee le había explicado del muérdago, pero sin perder la sonrisa. – La verdad... Es que no. No eres el chico adecuado. – Dijo acercándose aún más a su rostro. – Eres el chico perfecto, Marcus O'Donnell, y digo más, eres el único. – Continuó con la voz tomada por la emoción. – El único por el que seguiría las normas, el único que se ha llevado mi corazón enterito, él unción al que he amado y amaré... Todo eso eres tú. – Terminó muy cerca de los labios. – Así que bésame debajo del muérdago porque no se me ocurre nadie más adecuado.
Merci Prouvaire!


☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 JCqE0Sy

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 V1mQwnV
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Wm7AwJV
Ante todo, amigos
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Giphy
Ay, los retitos
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Empty

Vie Mar 05, 2021 4:55 pm

Todo
CON Alice EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Sonrió de lado, mirándola con los ojos entrecerrados, cuando dijo que no era el chico adecuado, porque si la conocía de algo, sabía que eso tenía un truco detrás. Efectivamente. Y aun así, no pudo evitar un vuelco en el corazón al oír la respuesta. Consiguió hacer que le temblara la sonrisa, justo como aquel día, de la misma emoción. Y cuando le pidió que la besara, posó una mano en su mejilla, acariciándola hasta llegar a su pelo y acercándose a ella un poco más. - Eres la única, Alice Gallia. Lo eres todo. - Y besó sus labios, tal y como le pidió, probablemente en el beso más cargado de todo el amor que sentía que le hubiera dado desde aquella primera vez en el Lago Negro. A cada día que pasaba desde que se diera cuenta, en aquel invernadero que tenían junto a ellos, había pensado que le era imposible amarla más, y siempre se equivocaba, porque la amaba más cada día. Y aun así, volvió a pensarlo: que no podía amarla más de lo que la amaba en ese preciso momento.

Echó un poco de aire entre los labios con una leve risa de pura emoción, sin separarse de ella. - La canción decía que por favor te enamoraras de mí esa Navidad... Parece ser que lo he conseguido. - Ladeó un poco la cabeza, mirando hacia arriba. - O lo había conseguido ya de antes, solo que he tardado un poquito en enterarme. - Bromeó, dejando otro beso en labios de la chica, esta vez más breve. Pero era tan tentador hacerlo. - Nos queda un sitio. - Solo uno, probablemente el más especial e importante para él. - Me quedaría por aquí si se hubieran aparecido los puestos de comida, pero al parecer la sala ha agotado todos sus recursos. Demasiado despliegue le he pedido, no me puedo quejar. - Añadió de nuevo en tono bromista, tomando por última vez la mano de la chica para conducirla a la última estancia: su propia habitación.

Sería por la intensidad de lo que estaba viviendo, por todo el tiempo que había esperado que aquel sueño se hiciera realidad, por sentir que había incluso mejorado sus expectativas, por la pena acumulada en diez días que se había transformado en la felicidad más absoluta... No lo sabía, pero estaba nervioso. Probablemente fuera un cúmulo de todo, a lo que había que sumar que estaba a punto de revivir la noche más feliz de su vida, junto con la de la feria de Saint-Tropez, y casualmente ambas habían quedado íntimamente relacionadas. - Echaba de menos mirarlo... - Dijo alzando la vista al techo de su habitación, donde ahora estaban las estrellas de La Provenza. Bajó la mirada a la chica y agarró sus manos. - Alice... - No pudo evitar agachar un poco la cabeza, como si se estuviera declarando por primera vez, y mojarse los labios. - En Nochebuena... Estuve muy cerca de decirte lo que sentía por ti demasiadas veces. En toda la Navidad en general, pero... Sobre todo esta noche. - Sin levantar la cabeza, como un niño avergonzado, ladeó una sonrisa. - Aunque claro, con toda mi familia delante, iba a ser un poco... - Incómodo, si le decía que no. Porque, sí, ese había sido el motivo principal. El miedo a que le dijera que no, a que le partiera el corazón, y encima ocurriera en plenas fiestas, con dos semanas por delante, y estando toda la familia en su casa. Ese estúpido pensamiento tan racional y práctico suyo que solo le había hecho frenarse.

Aprovechó que tenía la vista baja y las manos de la chica agarradas para descubrir un poco su muñeca y acariciar la pulsera. - Esa noche te dije que te había entregado una parte de mí con esto... - Dejó escapar aire entre los labios en una muda y única carcajada, negando con la cabeza, y alzó sus ojos, que ahora brillaban, hacia los de la chica. - Yo ya hacía tiempo que era todo tuyo. Esa noche solo... Me entregué un poco más. - Un escalofrío recorrió por todo su cuerpo solo con el recuerdo, el recuerdo de esa noche, en la que deseaba con todas sus fuerzas gritar lo que sentía a los cuatro vientos. Si en el momento le costó, ahora que ya lo había dicho y lo recordaba, le parecía prácticamente un milagro no haberlo dicho. Tragó saliva y colocó sus manos en las mejillas de la chica, apoyando su frente en la de ella. - Alice... Te amo. - Soltó un poco de aire por la boca. - Todos mis recuerdos felices son contigo, todo lo bueno que he hecho ha sido contigo... No concibo mi vida sin ti, mi amor. - Bajó un poco más el tono, notando como el corazón se le desbocaba y bajando los párpados. - Quería que esta noche hubiera sido eterna... Ahora quiero que todas las noches de mi vida sean contigo. - De nuevo sintiendo que el pecho le iba a estallar, besó sus labios, sin soltarse de ella, con deseo pero sin prisa, queriendo paladear cada te quiero que no le había dicho poco a poco en sus labios. Se separó un segundo, solo para añadir en un susurro. - Recorrido terminado. - Ni siquiera le salía sonreír, solo podía intentar regular su acelerada respiración. Empezaba a no ver más allá de los labios de Alice y su necesidad de besarlos, la necesidad de tocarla, acariciarla, amarla con todas las letras por fin. - No me queda más que decir... Por favor... Déjame demostrártelo. - Casi antes de terminar su frase, besó sus labios de nuevo, con más intensidad. No estaban en un pasillo clandestino, no estaban con su familia en el cuarto de al lado o escondiéndose en un desván. Estaban donde la primera vez. Estaban donde debió decirle que la amaba mil veces. Donde nadie podía verles ni interrumpirles. Donde solo eran Marcus y Alice.
Merci Prouvaire!


We are
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Alchem10

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Freyfirma

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Banner10

Together we are everything:

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Sin-t-10

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Nuestr10

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3645
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Empty

Vie Mar 05, 2021 5:55 pm

Todo
CON Marcus EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Se habían besado muchas veces, pero hacerlo en aquel lugar tan precioso, bajo el muérdago, sabiendo ya lo que sentían, que se tenían, eso era demasiado bonito para ella. Sonrió cuando le recordó lo que decía la canción. – Lo sé. – Entornó los ojos sin separarse y puso un tono tentador. – La de Saint-Tropez no pienso decirte lo que decía... Aquí. Tendrás que venir a La Provenza y bailarla conmigo para que la traduzca... – Dijo juguetona y feliz, porque es que no podía dejar de reír.

Se dejó conducir al dormitorio. Recordaba cada segundo de esa noche como si lo tuviera ante sus ojos. – Estaba deseando que me lo dijeras. Estaba deseando decírtelo yo misma, buscaba tus ojos toda la noche por ver ese brillo... Siempre he visto ese brillo en los demás, siempre lo he querido para mí... Y cuando te lo veía a ti al mirarme, simplemente no me lo podía creer. Soy la mujer mas afortunada del mundo porque me hayas dado una parte de ti. Porque te consideres mío. Creo que nunca voy a acabar de creérmelo del todo. – Le dijo emocionada, con los ojos brillantes. Se rio de lo de su familia. – Bueno, ya ves. Tu abuelo me dijo abiertamente mientras bailábamos que me quería allí todas las Nochebuenas. Tu padre me llamaba nuera, tu madre me pilló cogiendo ruda de tu jardín... Creo que los únicos que no veían que nos amábamos éramos nosotros mismos. – Y se rio, porque ahora ya sí podían hablar y reírse de la situación, porque ahora todo eso, la verdad no importaba. Parecía agua de borrajas. Porque allí tenía al hombre que amaba, mirándole a los ojos y diciéndole que, efectivamente, la amaba. – Y yo a ti, Marcus. Lo he hecho siempre y lo voy a seguir haciendo. – El corazón se le paró cuando le dijo lo de los recuerdos felices. Soltó una pequeña risa incrédula y dijo. – Tú has traído la felicidad a mi vida, Marcus. Eres la luz, el sol de verano que siempre alumbra y calienta. – Le dijo, evocando el pasillo. – Nunca, jamás, te apartaré de mí. Te necesito. Te amo, Marcus O'Donnell. – Oírle llamarla "mi amor" la hizo derretirse, dejarse caer en sus brazos y perder los suyos entorno a él, fundirse, amarse. Solo de imaginar todas las noches del resto de su vida con Marcus, le brillaron más aún los ojos y su sonrisa se amplió, como la de una niña que está a punto de empezar el viaje más apasionante de su vida. Y en cierto modo, así era.

Se dejó besar, perdiéndose en el beso y en el amor que se transmitían con él, esa corriente pura de amor sin barrera ninguna. Se rio de nuevo brevemente cuando dijo que eno le quedaba nada más que decir. – Ahí te equivocas, amor mío. – Le dio un piquito dulce y travieso. – Tenemos una vida entera que contar y mucho que decir. Hoy empezamos a escribir nuestra historia, la de Marcus O'Donnell y Alice Gallia, juntos por fin. – Se perdió en aquel beso, cada vez más pasional, enredando su lengua con la suya. Se separó tan solo un momento para decir. – El placer es todo mío, señor O'Donnell. – Le dijo encendida.

Había visualizado demasiadas veces en su cabeza todas y cada una de las cosas que pensaba hacer con él cuando pro fin estuvieran a solas y sin posibilidad de que les pillara nadie. Se separó de sus labios lentamente con una sonrisa. Tiró de su mano hacia su cama mientras se descalzaba y se puso de rodillas sobre el colchón, mirándole arrebatada. – Cada vez que nos han interrumpido, que hemos pensado en acostarnos y no hemos podido, que nos hemos deseado y hemos tenido que controlarnos, he pensado... Algún día, podré tenerlo todo el tiempo que quiera para mí. Le arrastraré a una cabaña en el bosque o a una playa desierta... – Entornó los ojos. – No conté con que fuera otra vez en la sala de los menesteres. – Se inclinó hacia él y besó su cuello (que desde esa posición lo tenía más cerca) y empezó a quitarle la corbata. – Quiero disfrutar de cada segundo contigo. – Tiró la corbata a un lado. – Quiero verte. – Fue desabotonando su camisa lentamente. – Quiero desnudarte como si fuera la primera vez. Porque es la primera vez que voy a estar contigo sabiendo que me amas tanto como yo a ti. – Terminó y le quitó la camisa, bajando las manos acariciando todo su torso desnudo con caricias tan suaves como la seda. – La primera que sé que te va a gustar todo lo que haga, porque ya te conozco. Que pueda mirarte a los ojos y pensar: esto no es un error. – Volvió a besar su cuello y fue bajando los besos, acariciándole con la lengua, saboreándole lentamente. – Esta no es la última vez. Esta es, de hecho, la primera del resto de nuestra vida. Esto es nosotros. Y nosotros somos el todo. – Susurró contra su piel.
Merci Prouvaire!


☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 JCqE0Sy

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 V1mQwnV
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Wm7AwJV
Ante todo, amigos
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Giphy
Ay, los retitos
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Empty

Vie Mar 05, 2021 6:33 pm

Todo
CON Alice EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Sí que le brillaban los ojos, él mismo se lo notaba, y además era demasiado consciente de lo mal que se le daba disimular. No sabía cómo había podido llegar a pensar que, si no sabía disimular un enfado, la vergüenza o la alegría, iba a poder disimular la emoción más intensa que había sentido en su vida: su amor por Alice. Ahora también veía el brillo en los ojos de ella, y juraría que no era la primera vez que lo había visto. Solo que ya sabía a ciencia cierta lo que significaba.

Y sí, los únicos que no lo habían visto eran ellos, en vistas de los datos, lo cual le hizo reír un poco. Se mordió el labio, porque ya solo había una cosa ocupando su pensamiento: Alice, sus besos, sus caricias, su piel, la necesidad de amarla de verdad, como si fuera el inicio de toda una vida, tal y como ella decía. - No sabes lo feliz que me haces. - Susurró con la voz temblorosa de la emoción, casi quería llorar de felicidad, si no fuera porque su pasión estaba ya demasiado encendida como para dar paso a más emociones intensas sin desmayarse en el proceso. Sonrió, acercándose a ella hasta su cama y viendo como se subía a esta, notando su corazón acelerarse en anticipación. - Es cierto, recuerdo eso. - Dijo con una leve risa. - ¿Cómo era? Algo así como que con tu primer sueldo de enfermera millonaria ibas a llevarme a una cabaña donde nadie nos encontrara, ¿no? - ¿Podían haber estado más ciegos los dos? No se habrían dicho te amo con todas las letras, pero con cosas como esas se lo decían a gritos continuamente.

Lo que podía oírse a gritos era el nombre de Alice retumbando por todo su cuerpo, cortándole las risas y las bromas tan pronto la chica puso sus manos sobre él y desanudó su corbata. Cerró los ojos y se mojó los labios, notando las sensaciones empezar a erizar su piel exponencialmente. Sus palabras le hacían soltar el aire entre los labios en una especie de risa nerviosa, sin poder abrir siquiera los ojos para poder sentir aún más todo aquello. - No te imaginas cuanto te amo. - Respondió, justo en el momento en que la chica se deshizo de su camisa y acarició su torso. Sus besos le arrancaron un leve gemido de su garganta que le hizo morderse los labios otra vez. Abrió los ojos solo porque necesitaba enfocar los de ella. - Nunca fue un error. Estaba escrito, Alice, desde el principio. - Susurró con la voz desbordada de amor, alzando ligeramente la barbilla de la chica para poder besar sus labios con deseo. - Todo... Siempre... - Susurró sobre sus labios, subiéndose él a la cama con ella.

Se quitó los zapatos sin separarse de sus labios, como si los fuera a perder si lo hacía, y deslizó las manos por la camisa de la chica para quitarle los botones, despacio, hasta deshacerse de ella. Bajó los besos por la piel de su cuello y por los hombros mientras se inclinaba sobre ella, dejándola tumbada en la cama con su cuerpo sobre el suyo. - Te he echado tanto de menos... - Susurró entre besos sobre su piel, acariciando su cuerpo, sin poder dejar de besarla, volviendo a sus labios una vez más con necesidad, y bajando de nuevo por su cuello hasta su pecho, aún oculto bajo el sujetador. Empezó a bajar los tirantes con sus dedos, sin dejar de besarla, pero necesitaba desabrocharlo y así era un poco difícil. Incorporó el tronco, abrazando la espalda de la chica y atrayéndola hacia sí, sin deshacer el nudo de sus cuerpos, mirándola con una sonrisa. - Yo también quiero verte. - Condujo las manos hasta el broche del sujetador para quitarlo, bajándolo lentamente por sus brazos, conteniendo un suspiro al verla casi desnuda ante él otra vez. Volvió a besar su piel, descendiendo hacia la que acababa de quedar expuesta, acariciándola, e inclinándose de nuevo para tumbarse otra vez en esa cama, su cama, bajo las estrellas.
Merci Prouvaire!


We are
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Alchem10

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Freyfirma

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Banner10

Together we are everything:

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Sin-t-10

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Nuestr10

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3645
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Empty

Vie Mar 05, 2021 7:24 pm

Todo
CON Marcus EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Se rio suavemente a lo que dijo él. – Sí, ese plan sigue en pie de todas formas. Voy a llevarte a una playa paradisíaca que ni la sala de los menesteres la podría replicar con la imaginación más poderosa del mundo. Voy a llevarte a París, y a Damasco que para algo es la cuna de los alquimistas. – Le susurró con emoción entre besos. – Voy a descubrirlo todo contigo. Te lo he dicho muchas veces. – Pero ahora mismo su mundo se reducía a esa cama, a ese cielo de San Lorenzo, con las perseidas cayendo. Cuando dijo que no imaginaba cuanto le amaba, volvió de sus deberes de besar toda su piel y alzó el rostro.– Recuérdamelo por si acaso. – Susurró con una sonrisa contra sus labios. Y vaya que se lo recordó, cuando lea dejó sin palabras antes de decirle aquello justo antes de besarla de esa manera, esa que Marcus sabía que la volvía absolutamente loca.

Reculó un poco hacia atrás para dejarle sitio en la cama con ella y se dejó tumbar y desnudar, porque adoraba cuando Marcus tomaba la iniciativa, sin dejar de besarse. Se deshizo de la camisa y suspiró fuertemente cuando notó sus labios en su cuello y en dirección a su pecho. Casi sin darse cuenta, dejó que la levantara para quitarle el sujetado y tuvo que bromear. – Es increíble que me hayan regalado tres conjuntos de lencería francesa y siempre que acabo en la cama contigo, llevo la ropa interior más aburrida de la historia. – Y entre risas y besos, dejó que le quitara el sujetador. Pues mira, casi que mejor, porque tampoco le había durado mucho puesta. Mientras volvía a donde antes, le miró durante unos segundos y dijo, sin quitar la sonrisa. – Mira todo lo que has aprendido. – Y para ilustrarlo volvió a sentir sus besos por su piel. – Ahora soy yo la que tiembla cuando te acercas a mí... Porque cada vez vas más allá. Y me vuelves loca... – Y casi no pudo terminar la frase, porque llegó a sus pechos y un gemido cortó su discurso, haciéndola caerse en la cama y solamente disfrutando de aquella sensación, subiendo los brazos y respirando entre jadeos.

Marcus podría hacerla perder la cabeza de aquella forma, pero ella quería seguir, así que en un segundo que su mente logró pensar con claridad, le empujó parra darle la vuelta y dejarle a él sobre la cama. – Pero yo sigo siendo yo. – Dijo entre jadeos pero con una sonrisa pícara, mordiéndose el labio inferior. Puso una pierna a cada lado de Marcus y se inclinó sobre sus labios lamiéndolos. – Me encanta cuando te lames los labios. – Susurró. – Siempre me dan ganas de besarlos. – Y volvió a pasar la lengua sobre ellos. Luego bajó los besos por su cuello y su pecho, siguiendo el camino de su lengua por su vientre y desplazándose a sí misma por el cuerpo de Marcus para acabar dejando sus besos justo al borde del pantalón. Levantó la mirada, sexy, con una ceja alzada y esa sonrisa que solo le salía en esa circunstancia. Se levantó para poder desabrocharle el pantalón y quitárselo, y cuando terminó volvió a la posición donde había empezado, rozándose con él, notando su excitación con un suspiro, con una mano a cada lado del cuello de Marcus, apoyada en la cama, mirándole a los ojos. – Ya no te da vergüenza esto. – Dijo bajando un poco la mirada con tono atercipelado. Deslizó el dedo por su rostro, admirándole. – Eres más sexy cada día y necesito más de ti. – Dijo volviendo con fiereza a sus labios, porque lo necesitaba con una pasión desmedida e imparable.
Merci Prouvaire!


☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 JCqE0Sy

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 V1mQwnV
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Wm7AwJV
Ante todo, amigos
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Giphy
Ay, los retitos
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Empty

Vie Mar 05, 2021 8:00 pm

Todo
CON Alice EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
No pudo evitar reír entre besos. - Uff los conjuntos... No te creas que se me han olvidado. - Dejó un par de besos por su piel. - Tú no podrías ser aburrida ni aunque quisieras, Alice Gallia. - Paseó los labios por su piel hasta fijar la mirada en su pecho, llevando sus manos hasta allí. - Y estás impresionante, lleves lo que lleves... Y no llevando nada. - Honestamente, ni se había fijado en el sujetador.

- Puedo ir mucho más allá. - Porque había ansiado demasiado su cuerpo desde Nochebuena, teniéndola cada día en su casa, teniendo tantas oportunidades mal aprovechadas o accidentalmente perdidas, y habiendo pasado días pensando que ya no iba a poder besarla nunca más. Pero, para no variar y confirmado por sus propias palabras, Alice tomó el control y le dio la vuelta, cayendo en la cama con un jadeo, mirando a la chica con un ligero toque sorprendido y muchas dosis de deseo. Ladeó una sonrisa, arqueando levemente una ceja. - ¿Así? - Preguntó, justo antes de lamerse los labios. Era cierto que lo hacía mucho, no se daba cuenta, pero si a Alice le gustaba no lo pensaba corregir. Cerró los ojos con un suave jadeo al contacto de la lengua de Alice sobre ellos, y luego pasando por su cuerpo, notando como su piel se erizaba y sentía su pecho vibrar. La chica se deshizo de sus pantalones y su comentario le hizo abrir los ojos y soltar una breve risa. - Ninguna, la verdad. - Se mordió los labios. - Gracias a ti, me has hecho perderla. - Comentó con voz suave, rozando lo inocente, aunque aquello había perdido ya toda inocencia.

Y, si acaso quedaba alguna, pronto iba a desaparecer también. - ¿Cuánto más? - Susurró sobre sus labios mientras los devoraba, apoyando una mano en la nuca de la chica, arqueando su cuerpo contra el suyo y buscando con los dedos de la otra mano el enganche de la falda. - Creo que tú puedes estar aún más sexy. - Comentó, desabrochando la falda de la chica y bajándola por sus piernas. Pero era poco viable en esa postura. Necesitaba retomar la anterior.

Giró a la chica y esbozó una sonrisa traviesa. - Hoy no, princesa. Al menos por ahora. - Dijo, mojándose los labios, con una mirada cargada de intenciones. - Ya sé que no llevas ninguno de esos conjuntos, pero... - Empezó a bajar los besos por su pecho, por todo su cuerpo hasta que sus manos pudieron quitarle la falda por completo, volviendo a subir por sus piernas para enredar los dedos en su ropa interior. - ...me  quedó... Algo pendiente... - Una locura de tantas que cometieron en Nochevieja. Pero por más que estuviera revestido de desenfreno o imprudencia por las formas, el fondo no era más que el deseo de darle a Alice un poco más, de sentirla más, de entregarse más. Bajó con suavidad la ropa interior de la chica y, mientras sus manos bajaban, sus besos subían por sus piernas, hasta quedar entre ellas. Contuvo un suspiro y la miró una última vez antes de dirigir sus besos a esa zona, acariciarla con su lengua y enterrar sus dedos en la piel de sus muslos, deseando provocar en ella al menos la mitad del placer que solo su mente imaginaba.
Merci Prouvaire!


We are
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Alchem10

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Freyfirma

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Banner10

Together we are everything:

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Sin-t-10

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Nuestr10

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3645
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Empty

Vie Mar 05, 2021 8:41 pm

Todo
CON Marcus EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Rio mordiéndose el labio con expresión sexy. – No sabes la de cosas divertidas que podemos hacer. – Dijo tentativa, deslizando la mano hacia su entrepierna y dejando una caricia fugaz. Por unos segundos se quedó mirando aquellos labios mientras decían "Puedo ir mucho más allá" arrancándole un gemido solo de saber que esas palabras, en voz de Marcus, iban definitivamente dirigidas a ella. Su deseo estaba por las nubes, y casi cae en hacerle empezar ya aquello que tanto ansiaban, pero aquel juego era demasiado placentero, y quería seguir jugando. Mientras le besaba con desenfreno contestó. –¿Cuánto más te necesito? – Preguntó con una voz que ya tomaba tintes de deseo puro y duro. – Lo quiero todo de ti, te quiero dentro de mí, sobre mí, mirándome a mí... – Rio sobre sus labios y le mordió un poco. – Todo para mí. – Y enredó una mano en su pelo, riendo entre besos cuando le notó desabrochar su falda. – Ni te lo imaginas. – Ya tenía ella una hoja de ruta en la cabeza

Pero lo que no se lo imaginaba era ella, cuando con tanta determinación, Marcus le dio la vuelta de nuevo, y de repente sintió tantos estímulos que no supo a qué atender. A su voz susurrándole "princesa", a sus besos sobre su piel otra vez, a esas manos que se habían vuelto la mar de hábiles en lo que a cierres de ropa se refiere, y estaba disfrutando de lo lindo cuando dijo lo de que se le había quedado algo pendiente. Al principio no lo entendió, pero era porque la Nochevieja tenía lagunas en su cabeza. Pero en cuanto vio a Marcus descender entre sus piernas, lo recordó a la perfección. Sí, como para no recordar esa imagen. Espera... – ¿Marcus? ¿Vas a...? ¿Ahora? – Dijo incorporando el tronco justo. tiempo de encontrarse con esa mirada que le provocaba de todo. Ella que, para variar, había hecho un plan, y no le había salido. Pero bendito fuera, porque antes de que pudiera emitir ni la más mínima queja, notó la lengua de Marcus rozarla y se cayó de golpe sobre la cama. Y empezó como más una sensación agradable, pero aquello estaba subiendo de intensidad por segundos y no podía controlar sus gemidos y sus manos agarrándose a las sábanas y sus piernas doblándose solas. No haba sentido tan poco control de sí misma desde que probaran el aceite de navarryl. Le faltaba el aire y sentía como sus músculos se contraían. Y ella intentaba subir la cabeza y mirarle aunque fuera, pero parecía que no tenía la capacidad mental suficiente ni para abrir los ojos. – ¡Marcus! – Gritó entre gemidos. – Marcus vas a hacerme perder la cordura. – La poca que tuviera, la que le quedara, Marcus se la estaba llevando con su lengua. Consiguió algo de aire entre tanto suspiro y jadeo y se incorporó, tirando de las manos de él y le miró de una forma que estaba segura que nunca le había mirado, con las pupilas dilatas de placer, el pelo tan revuelto de retorcerse sobre las sábanas y una sonrisa que no podía evitar.

Marcus. – Dijo casi sin voz. Le hizo levantar la cabeza para mirarla. – Créeme que esto me encanta. – Rio un poco. – Como no te haces una idea. – Dijo abriendo mucho los ojos y apartándose el pelo de la cara. – Pero ahora mismo necesito que seamos uno. Te quiero dentro de mí, Marcus y te quiero ya... – Le hizo tumbarse sobre ella y le fue bajando la ropa interior en el proceso. – Y si tú estás listo, yo estoy más que lista. Tienes todo de mí. – Bajo la mano y le rodeó acariciándole rítmicamente pero con suavidad. – Ámame del todo, hazme tuya, como no lo has hecho antes. – Se incorporó un poco besando sus labios y susurró. – Mi amado es mío... Y yo soy suya... – Recitó el principio del Cantar de los Cantares, dejándole encaminado para que entrara en ella cuando quisiera él. – Te amo, mi amor. – Le susurró al oído.
Merci Prouvaire!


☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 JCqE0Sy

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 V1mQwnV
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Wm7AwJV
Ante todo, amigos
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Giphy
Ay, los retitos
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Empty

Vie Mar 05, 2021 9:12 pm

Todo
CON Alice EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Aquello parecía estar teniendo el efecto deseado. Lo notaba en la forma en la que Alice arqueaba su cuerpo bajo el suyo y sus piernas temblaban bajo sus manos. Solo escuchar su voz le hacía suspirar y aferrarse más a ella, besarla más, acariciarla más. Otra cosa que tenía que haber hecho mucho antes, otra sensación nueva, otra forma de entregarse el uno al otro, porque vivir junto a Alice era descubrir algo nuevo cada día. Y Marcus tenía muchas ganas de descubrir esa noche.

Se incorporó y se acercó a ella cuando Alice tiró de él, sonriendo solo ante esa imagen, ese sonrojo y esas palabras. Apenas pudo soltar un comentario mientras trataba de regular su respiración, porque esa necesidad que la chica le manifestaba, esa forma de pedirle entrar en ella, hizo que le diera un vuelco el estómago. Se mordió los labios, mirándola con deseo desmedido, escuchando sus palabras. Cayó con un suspiro sobre su cuerpo, notando como la chica le bajaba la poca ropa que le quedaba. - ¿Listo? - Preguntó retóricamente, con intención de soltar un comentario de los suyos, pero un gemido le interrumpió por la caricia de la chica. - ¿Qué haces conmigo, Alice Gallia? - Suspiró, con los ojos cerrados, una sonrisa y un gemido incontrolable. - Yo ya soy tuyo, Alice. - Besó sus labios entre jadeos, encajando su cuerpo con el suyo, deseando ser uno con ella. Pero ese verso... El Cantar de los Cantares... El día que estuvieron a punto de entregarse por primera vez el uno al otro, tanto tiempo atrás que parecía otra vida.

El susurro en su oído terminó de erizarle la piel por completo. La miró a los ojos con absoluta devoción, agarrando sus mejillas. - Te amo, mi amor. Te quiero con mi vida. - Descendió sus caderas, y antes de entrar en ella, susurró sobre sus labios. - Allí te entregaré mi amor. - El verso final. Aferró su cuerpo con sus manos y movió sus caderas, dejando un gemido profundo escapar de su pecho por el placer, por la necesidad, por todo lo que sentía acumulado, lo mucho que la había deseado y echado de menos. Besó sus labios, cerrando los ojos y moviendo su cuerpo sobre ella, rozando su piel, sintiendo que eran uno por fin. - Mi amor... - Susurró en su oído, aferrando su piel y enterrando los labios en su cuello, mientras el ritmo se hacía cada vez más intenso.
Merci Prouvaire!


We are
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Alchem10

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Freyfirma

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Banner10

Together we are everything:

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Sin-t-10

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Nuestr10

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3645
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Empty

Vie Mar 05, 2021 9:46 pm

Todo
CON Marcus EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Le miró con una ceja alzada y una risita. – Contigo hago todo lo que tú me dejes hacer. Todo lo que tú quieras que te haga. – dijo con voz de niña buena bastante fingida, pero que le gustaba para provocar a Marcus. Sí, era suyo, y ahora lo sabía con todas las de la ley. Y por eso sentir cómo la rozaba, cómo acariciaba su piel, cómo se encajaba en su cuerpo. – Eres perfecto para mí. – Le dijo de corazón, porque sí, siempre que llegaban a ese punto pensaba que así era, que sus cuerpo estaba prácticamente diseñados para encajar perfectamente, se buscaban, se necesitaban, se acoplaban.

Le miró con aquella mirada de enamorada hasta las trancas, esa mirada que trataba de controlar hasta ese día, esa mirada que ahora, simplemente, salía y se encontraba con la de Marcus, creando una magia especial. Para rematar, Marcus terminó el poema que habían empezado aquel día, dejándola anonadada, y justo después entró en ella. Estaba tan sensible de lo que acababa de vivir hace un momento, que se estremeció entre sus brazos con un gemido, aferrando su cuerpo con las piernas y quedándose así, agarrada al cuerpo de Marcus como si le diera vida, como si no pudiera soportar desenlazarse. Y menos mal que no fue así y empezó a moverse dentro de ella, susurrándole al oído, y se sintió tan completa y tan feliz que podría llorar si no estuviera sintiendo un placer tan intenso.

Le obligó a mirarla, mientras empujaba ligeramente las caderas hacia abajo y ponía una sonrisa traviesa. – Marcus O'Donnell. Sus ojos. – Dijo jadeante. – Sus manos, su boca... – Se rio y se le escapó un jadeo solo de recordarlo. – Hoy especialmente. – Alzó la cabeza para susurrar en su oído y mientras revolvía sus rizos con el dedo índice. – Marcus O'Donnell dentro de mí... Y que me diga que me ama. – Se dejó caer y enfocó su mirada. – Eso está por encima de todo lo demás. – Sí. El hecho de que le amara, estaba por encima de cualquier cosa que hubiera sentido en su vida, cualquier cosa que le hubiera gustado, encantado o lo que fuera (y mira que acababan de hacerle una que le había gustado mucho y estaba en medio de otra). Pero nada como sentir el amor de Marcus. – Todo mi cuerpo es tuyo, mi voluntad, ahora mismo te pertenece. Alice Gallia... Es entera para ti. – Y sintió como el ritmo se intensificaba entre ellos y pasó una pierna por encima de las suyas, mientras acariciaba los labios de Marcus con los dedos, mirándole con devoción. – Yo te pido una cosa... Tú me pides otra... – Dijo casi sin aire. Alzó los labios y le besó sin dejar de jugar con su pelo. – Hazlo más lento... – Pidió con una voz profunda y deseosa. – Llégame más dentro aún... Y no dejes de mirarme. – Porque oh sí, los ojos de Marcus habían sido los primeros en entrar en aquella lista no apta para todos los públicos y eran los que le conectaban con ese amor que brillaba en el fondo de ellos. Ese amor que ya no pensaba soltar.
Merci Prouvaire!


☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 JCqE0Sy

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 V1mQwnV
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Wm7AwJV
Ante todo, amigos
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Giphy
Ay, los retitos
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Empty

Sáb Mar 06, 2021 7:38 am

Todo
CON Alice EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Dejó que guiara su rostro con sus manos para mirarla y abrió los ojos, encontrándose con los de ella y con esa lista, la lista que hacía años habían creado y modificado con el tiempo. La lista que en Nochebuena se volvió "no apta para todos los públicos", como Alice decía. Eso le hizo morderse el labio para contener los jadeos y esbozar una sonrisa de lado. - Alice Gallia. - Empezó a susurrar, enumerando él también su propia lista. - Alice Gallia desnuda... Sus besos... Su lengua... - La intensidad y su respiración entrecortada, toda esa emoción contenida, no le permitían hablar mucho más sin obligarle a cerrar los ojos y a luchar por un aire que ni siquiera necesitaba, porque lo único que necesitaba estaba ya con él, que era el cuerpo de su novia pidiéndole que no parara.

Soltó un gemido al escuchar la última parte de la lista, la nueva, la que acababan de actualizar al parecer. - Te amo... Te amaré siempre... - Susurró entre jadeos, porque no se cansaría de repetirlo a cada segundo si hacía falta, porque ella acababa de decir que era lo más alto en su lista y no había mejor excusa que esa. - Toda mi lista es tuya... Todo lo que soy... Es tuyo... - Se lanzó a sus labios, mientras el ritmo se hacía más intenso y las piernas de Alice se aferraban más a él.

Soltó el aire fuertemente entre los labios cuando la chica se separó de estos y empezó a acariciarlos, pero no tardó en volver a ellos. Solo que antes, como no podía faltar tratándose de ella, ahí estaba. Su juego, su apuesta, su reto. Lo único que le hacía falta para terminar de perder la cabeza. - Pídeme lo que quieras. - Susurró, porque con los años no solo le había perdido negligentemente el miedo a Alice, sino que había aprendido que podía obtener muchos beneficios con seguirla, a la vista estaba. Una locura completa. Su locura. Porque para enamorarse como él lo estaba, había que estar muy loco. Para entregarse como él llevaba haciéndolo a ella, de una forma u otra, desde que se conocieron, con los ojos cerrados, había que amar muy intensamente.

La petición encendió una llama aún más fuerte en su pecho. Se mojó los labios, deteniéndose poco a poco, haciendo acopio de serenidad para que aquello no fuera ya cuesta abajo y sin frenos, porque se sentía demasiado cerca. Incorporó un poco el tronco, sin dejar de mirarla como le había pedido, con una leve sonrisa en los labios, y pasó una de sus manos por la pierna de la chica para que no se separara, para poder llegar más dentro como le pedía. La otra mano se apoyó en el colchón, y poco a poco fue acercando sus caderas, muy lentamente pero sin detenerse. Tuvo que parpadear pesadamente para no cerrar los ojos y perder de vista los suyos, echando el aire entre los labios, mordiéndoselos, notando como llegaba todo lo lejos que podía llegar. Todo se había enlentecido considerablemente, pero el placer no dejaba de ir a más, con sensaciones diferentes pero igual de intensa, y con la misma sensación de estar perdiendo la cordura por completo.

Descendió el torso hacia la chica para llegar a sus labios de nuevo, rozándolos con los propios prácticamente en un beso que no llegó a ejecutar, porque tenía algo que decir. - Agárrate a mí. - Susurró con deseo, casi con desesperación, notando como toda su piel se erizaba cada vez más y más mientras mantenía lo que la chica le había pedido, tratando de no acelerar el ritmo y de llegar cada vez más a su interior. - A mi pelo... A mi espalda... - Sabía que a ella le gustaba enredar sus dedos en su pelo, y a él le encendía aún más, justo lo que necesitaba en ese momento para perder el control, encenderse más. Le daba igual que le tirara, que le apretara con todas sus fuerzas o le arañara. Estaba totalmente entregado a ella. - No me sueltes... - Susurró sin separarse un milímetro de su boca, y la mano que se apoyaba en el colchón bajó a sus piernas también, haciéndole dejar su peso sobre ella mientras alzaba un poco las piernas de la chica, notando como, por imposible que pareciera, llegaba cada vez más lejos.

Dejó un leve roce de su lengua en sus labios que después se transformó en un beso en el que ahogó los gemidos que salían prácticamente de su alma, manteniendo ese ritmo un poco más, estirando esa petición todo lo que pudo. Ojalá pudiera estirarla durante horas, durante días, durante toda su vida. Pero notaba todo su cuerpo vibrando por dentro, y toda esa emoción contenida estaba a punto de estallar. - Mi petición. - Empezó, sin parar aún con la de la chica, porque se podían combinar si ella así lo quería. Miró de reojo hacia su izquierda y esbozó una sonrisa traviesa. - A mí no se me da... tan bien como a ti... Pensar mientras lo hacemos... - Dijo con una breve risa mezclada con su respiración acelerada. - Me voy a repetir. - Pero era algo que solo pensarlo le excitaba, lo cual era contraproducente para su propia petición, bien pensado. - Siempre tienes que llegar la primera... - Dijo contra su boca, sin parar el suave movimiento de sus caderas. - Alice Gallia... siempre más... siempre antes... - Besó sus labios y acarició su lengua brevemente, y al separarse hizo su petición. - Quiero que llegues... Antes que yo... - Soltó un suspiro y colocó una mano en sus mejillas, clavando la mirada con más intensidad en sus ojos. - Quiero verte... Quiero oírte... Quiero sentirlo... - Acarició sus labios con el pulgar, porque sabía que eso a ella le gustaba, y sonrió. - Si eres mía... Déjame verlo... Y yo seré tuyo... -
Merci Prouvaire!


We are
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Alchem10

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Freyfirma

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Banner10

Together we are everything:

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Sin-t-10

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Nuestr10

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3645
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Empty

Sáb Mar 06, 2021 8:51 am

Todo
CON Marcus EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Cerró los ojos contra su propia petición cuando volvió a decirle que la amaba. Porque esas palabras provocaban que una especie de placer mental aparte el físico, se uniera con las sensaciones de Marcus dentro de ella, y necesitaba cerrar los ojos para controlar ese estallido interno que sentía al oír esa voz que adoraba diciéndole esas cosas. Y el siempre obediente prefecto O'Donnell, redujo el ritmo y empezó a hacer lo que le pedía. La primera vez que llegó más dentro de sí, tan suave, con aquella visión del torso el chico sobre ella, le arrancó un gemido que le arqueó el cuerpo entero. Era increíble como, en los pocos encuentros que habían tenido, había encontrado la manera de llegar así, de esa forma, a donde le fuera más placentero a ella.

Y cuando aún estaba tratando de buscar el aire, de recuperarse, Marcus volvió a descender sobre ella y a rozar sus labios al hablar, y le pidió que se agarrara a él. Solo de oír aquello, se le pusieron todos los pelos de punta y le miró, arrebatada, con los labios entreabiertos de pura pasión. Tal como le había pedido, enterró una de sus manos en su pelo, aferrándose a su rizos, como hacía tantas veces, y con la otra se agarró a su espalda, encontrando un punto de apoyo bastante bueno para sobrellevar aquella intensidad. Pero no le duró mucho el sosiego, porque Marcus se había tomado la petición muy en serio, y subió sus piernas haciéndola echar la cabeza hacia atrás buscando el aire, buscando algo a lo que aferrarse, porque aquello era demasiado placer, y no quería que acabara nunca. Había vuelto a perder bastante el control de sí misma, y cuando le pidió que no le soltara, notó un primer pulso que la recorrió de arriba abajo y que se hizo cerrar la mano con fuerza entorno a sus rizos y la que detenía sobre su espalda, como si demandara más de su piel y su cuerpo, como si le avisara de lo que estaba por llegar.

Tan metida estaba en ese nudo, al que habían llegado de alguna manera tal que ahora no se veía capaz de desenredarse, que se le había olvidado que le había dicho que le pidiera él algo también. Que se le daba mal pensar... Casi le da la risa, porque ella ahora mismo tendría serios problemas hasta para decir su nombre completo. Pero parecía que esto se lo traía pensado. Sí, se lo dijo en el pasillo del cuarto piso, y pocas veces Marcus la había excitado tanto como cuando le dijo aquello. Por unos segundos, se quedó mirando sus ojos, con pasión, con devoción, con el deseo de de hacer que Marcus pudiera tener todo lo que quisiera, que ella fuera capaz de darle el mundo entero. Pero su mirada cambio cuando le acarició los labios, y ella sacó la lengua y la pasó por su dedo lentamente. Si lo que quería era verla ella le daría esa imagen. Cerró los ojos pesadamente y se concentró en lo que que estaba sintiendo dentro de sí, así, lenta e intensamente, y un gemido profundo brotó de su garganta. – Oh, Marcus... – Recordó de repente lo que había querido decirle la primera vez. – No me sueltes nunca. – Suplicó. Lo sentía todo, sentía como el placer la inundaba cada vez más raído por todos los rincones de su cuerpo. – Mírame. – Dijo con cara traviesa, sin soltarle. – Óyeme... Siénteme... ¡Sí!– Gritó ya, sin ser dueña de sí misma. Estaba intentando alargarlo pero ya no pudo más y notó como su cuerpo se contrajo entero a merced de los movimientos de Marcus, de sus ojos observándola, dándose cuenta de que no había nada el mundo que le gustara más que esto, que la viera disfrutar de todo ese placer que ahora mismo era su dueño. – Tuya. – Dijo justo antes dee un gemido que la dejó sin aire, llevando a todo su cuerpo al clímax y haciéndola temblar entera, pero amparada por todo el peso del cuerpo de Marcus, como si fuera el puerto seguro al que volver, su hogar, su trocito en el cielo. Se recogió aún más en torno a él y enterró la cara en su piel, porque necesitaba su olor y su calor para volver a la normalidad.
Merci Prouvaire!


Última edición por Ivanka el Sáb Mar 06, 2021 10:54 am, editado 1 vez


☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 JCqE0Sy

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 V1mQwnV
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Wm7AwJV
Ante todo, amigos
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Giphy
Ay, los retitos
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Empty

Sáb Mar 06, 2021 9:46 am

Todo
CON Alice EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Contener un ritmo pausado era cada vez más difícil, sobre todo si notaba los dedos de la chica agarrados a su pelo y a su piel, pidiéndole a gritos más de él. Algo de bueno tenía que tener la capacidad de contención de Marcus, pero aun así era casi imposible no dejarse llevar del todo en esas circunstancias, hasta que se quedara sin aire y sin fuerzas.

Se mordió los labios, conteniéndose, admirándola mientras pasaba la lengua por el dedo que acariciaba sus labios, mientras gemía su nombre de esa forma que le hacía temblar de la cabeza a los pies. - No podría soltarte... Jamás... - Suspiró. Y su petición de que la mirara, con esa expresión traviesa que tanto le gustaba. Solo su voz le arrancaba una respiración cada vez más ruidosa y profunda, y le estaba haciendo incumplir su cometido y acelerarse más. - Alice... - Gimió sin quitar los ojos de ella, notando como perdía el control, como su mente se nublaba y mil escalofríos recorrían toda su piel. Podía verla, tal y como se lo había pedido, su mirada cargada de pasión, sus ojos cerrándose y su cuerpo arqueándose, su voz cada vez más alta y sus manos aferradas a su cuerpo. Era demasiado, y todas las sensaciones se estaban agolpando y tomando el control de aquello. - Te amo... Te amo... - Repitió, aferrando sus manos a su cintura, enterrando los labios en la piel de su cuello y aumentando la intensidad, ya con su voluntad totalmente entregada al placer, al de ella y al suyo. - Tuyo. - Suspiró, y a más se alzaba la voz de ella, más lo hacía la de él en respuesta, más se unía a su cuerpo y lo aferraba contra el suyo, mientras el placer le recorría como una descarga de arriba a abajo hasta caer rendido sobre ella.

Ahora reinaba una extraña calma a su alrededor, como si el suelo hubiera dejado de temblar, y el silencio solo era interrumpido por la respiración de ambos tratando de regularse. Se había quedado tumbado sobre su pecho, entre sus piernas, con las manos apoyadas en su piel y los ojos cerrados. Cuando pudo recobrar cierta normalidad en su respiración, abrió los ojos y alzó la mirada para acercar su rostro al de la chica, con una sonrisa placentera, y dejar un beso en sus labios. - Te vas a cansar de oírme decírtelo, pero... - Volvió a dejar un breve beso en sus labios y susurró. - Te quiero. - Se mojó los labios y, dejando escapar el aire entre estos en una breve risa, se encogió de un hombro. - Si haces un cálculo rápido con lo que ves a tu alrededor, y todo lo que la sala no ha podido mostrar porque ya era demasiado... Verás que me lo había guardado muchas veces. Tengo que ponerme al día. - Bromeó, y volvió a soltar una bocanada de aire. Frase demasiado larga para lo cansado que estaba.

Se dejó caer con un sonido placentero y agotado en su cama y pasó los brazos por la espalda de Alice para que se abrazara a él y se apoyara en su pecho. Las estrellas, ahí estaban otra vez. Por un momento habían pasado a un segundo plano, y eso le hizo sonreír. Cuando Alice estaba delante, hasta lo más hermoso del universo pasaba a un segundo plano. Porque, para él, lo más hermoso del universo era ella. - Alice Gallia... diciéndome que me ama. - Susurró, sin perder la sonrisa, con la mirada en las estrellas y acariciando distraídamente su pelo. - Alice Gallia y yo... Haciendo el amor... - Bajó la mirada a la chica, con los ojos brillantes y una sonrisa aún más amplia, y añadió.- Directo a lo más alto de la lista. - Tomó aire profundamente. - Alice Gallia, en general, como dije aquella noche. - La noche que crearon una lista mucho más inocente que la que tenían ahora. La noche que empezó todo.
Merci Prouvaire!


We are
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Alchem10

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Freyfirma

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Banner10

Together we are everything:

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Sin-t-10

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Nuestr10

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3645
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Empty

Sáb Mar 06, 2021 11:32 am

Todo
CON Marcus EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Sintió el momento en el que Marcus se agarró a su cintura con esa fuerza, esa fiereza que le indicaba que necesita el impulso final, y sintió también ese latido final que parecía encadenarse con el suyo, dejándola sin respiración, y haciéndola cerrar los ojos, mientras se dedicaba solo a sentirse así, unidos en ese momento en el que acababa todo, pero que se sentía tan pacífico, tan perfecto. Notó cómo Marcus se posaba sobre su pecho, recuperando la respiración, muerto de cansancio, como era normal, porque siempre se llevaban aquello un paso más allá. Enfocó las estrellas, recuperando el ritmo normal de respiración mientras acariciaba los rizos de Marcus. Le encantaban que se tumbara sobre ella. – Me da tanta paz sentir tu respiración así... – Sobre su piel, con los ojos cerrados, tan tranquilo... – Dios, cuánto te amo. – Dijo sin poder evitarlo. Se rio un poco cuando Marcus subió a darle un beso y negó con la cabeza. – Ya ves que no. Por mí puedes estar diciéndomelo todo el día. – Volvió a reír, y aunque sintió el cambio de postura de Marcus, se dejó posar en su pecho, aunque aprovechó y tapó a ambos, y se quedó mirándole embobada hacia arriba, con una mano apoyada sobre él, mientras el acariciaba el pelo. – Si esto lo hubiera hecho yo, que en verdad no, porque no se me habría ocurrido en la vida algo tan elaborado, habría muchísimos sitios. Tantos que ya ni me acuerdo. – Se pegó aún más y junto la mano que tenía en su pecho con la mano libre de Marcus. – Cuando me enseñaste aquel círculo de la vida en el taller de tu abuelo, por ejemplo... Te juro que en ese momento me sentí distinta. Como si algo cambiara dentro de mí, como si simplemente entendiera que era allí a donde pertenecía... – Rio un poco más. – Y encima el día anterior mi tata me había dicho que estaba bien si quería algo más... Algo como tu familia, como tu casa... Y aquel día en el laboratorio pensé... Sí. Esto es lo que quiero. – Enfocó sus ojos mirándole con felicidad. – Has puesto mis planes patas arriba, Marcus. Pero eso no es nada nuevo.

Y entonces le oyó añadir esas dos cosas a su lista y se quedó mirándole emocionada. Porque oírle decir eso de haciendo el amor la dejó demasiado extasiada. Alzó la cabeza y juntó sus labios con los de él en un dulce beso, disfrutando de ellos con calma, con la ternura que le daba el momento. – Sé que tú has tenido, y tienes, mucho sueños muy grandes. Pero el mío era estar así, contigo, bajo estas estrellas, y pensar que sí, que amass, que soy tuya, y oírte decírmelo. No sabes lo que es que se cumplan tus sueños, que todo lo que haas esperado se haga realidad. – Alzó la mano y acarició su rostro suavemente. Se acordó de una cosa y sonrió levemente. – Ese mismo día en el que me di cuenta de que estaba enamorada de ti, tu madre me dijo "con el corazón solo no basta". Me lo dijo como consejo para la vida y yo he intentado seguirlo. Pero creo que me lo tomé demasiado literal, porque si solo hubiese seguido a mi corazón contigo, hubiésemos perdido mucho menos tiempo. – Volvió a acercarse a sus labios. – Nada ni nadie va a volver a separarme de ti. – Recordó que eso fue lo que el dijo Marcus después de verse a sí mismos de bebés en el pensadero. – Casi te digo que te amo ese día también. Cuando mi yo pequeño te lo dijo con tanta alegría. – Se rio y rozó su nariz con la suya. – Te amo desde que te conocí, Marcus, y te amaré siempre. – Susurró emocionada.

Alzó la vista a las estrellas, acordándose de aquella noche. Los ojos se le inundaron recordando el poema de San Francisco que describía la vida, la creación, todo que ellos ahora resumían en dos personas que simplemente se miraban y se adoraban. – ¿No se ha cumplido aún tu deseo? ¿Tengo que ponerme a ello? – Preguntó con tono bromista, aunque lo decía completamente en serio, porque pensaba cumplir todos y cada uno de los deseos que Marcus pudiera tener en la vida. Quería que sintiera lo completa que se sentía ella al haber conseguido lo que más ansiaba.
Merci Prouvaire!


☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 JCqE0Sy

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 V1mQwnV
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Wm7AwJV
Ante todo, amigos
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Giphy
Ay, los retitos
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Empty

Sáb Mar 06, 2021 12:56 pm

Todo
CON Alice EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
- ¿Te tengo que advertir otra vez sobre los permisos que me das? - Preguntó con una ceja arqueada y una sonrisa de lado. Porque si le decía lo de que podía estar diciéndole que la quería todo el día... Al final iba a acabar harta de él de verdad. Siguió acariciando su pelo distraídamente, en paz absoluta, mientras la escuchaba hablar de lo vivido en el taller de su abuelo y sonreía. Y un cosquilleo fue creciendo en su pecho. El que Marcus consideraba el mayor impedimento para su relación era sus objetivos incompatibles a largo plazo. Pero a lo largo de esa tarde, Alice le había dicho "toda la vida" y "siempre" muchas más veces de las que pensó que escucharía, y él se había aferrado a todas ellas. Ahora, le estaba diciendo que en ese momento se sintió distinta, que su tía Violet le había dicho que podía desear "algo como lo que él tenía"... Una familia, una casa como la suya. Entonces la chica le miró a los ojos. "Has puesto mis planes patas arriba". Solo esa frase le dio un vuelco el corazón. Sonrió y, cuando esta volvió a recostarse, se mordió un poco el labio, sin dejar de acariciar su pelo y con la mirada perdida en las estrellas. - Ah, ¿sí? - Susurró, tratando disimular la alegría, no precipitarse... A ver si la iba a agobiar. - Puedes... Querer lo que quieras. Y lo que tú quieras, lo que me pidas, haré todo lo posible por dártelo. - Si quería un nido, lo tendría. Si quería una familia... Le haría el hombre más feliz de la tierra. Se había convencido demasiado de que Alice no quería nada de eso, cuando era lo único que él deseaba con todas sus fuerzas: tenerlo todo con ella.

Besó sus labios y la escuchó, de nuevo con una sonrisa en estos, mirando sus ojos y rozando su mejilla en una caricia con la mano libre. - ¿Cómo sabes que no lo sé? - Preguntó con voz suave. - ¿Cómo sabes que yo no tenía también ese sueño? - Rozó su nariz con la suya. - Lo único que separaba la noche de Nochebuena de la perfección, era poder decirte que te amaba. Y escucharte decir que tú a mí también. - Amplió la sonrisa, mirando a sus labios. - Eso suena a deseo cumplido. - Dejó un tierno beso en estos. Podría pasarse así horas y horas, la vida entera.

Frunció un segundo el ceño, extrañado con esa anécdota, y luego rio ligeramente, echando un poco de aire entre los dientes y negando con la cabeza. - Las frasecitas de mi madre las carga el diablo. Ya te acostumbrarás. Yo todavía estoy en ello. - Dijo medio en broma medio en serio. A veces agradecería que su madre viniera subtitulada, porque cada cosa que decía parecía tener cuatro o cinco interpretaciones distintas. Dejó automáticamente de pensar en eso al oír la siguiente frase de Alice, notando como se le iluminaban los ojos. Sí que se lo dijo, y se lo dijo con la mayor sinceridad que tenía y el corazón en la mano. El roce de su nariz y esa nueva declaración le produjo un cosquilleo como si fuera la primera vez, como si no acabaran de hacer y decir cosas mucho más intensas que esa. Se mojó los labios. - Era mi forma de decirte lo mucho que te amaba sin decírtelo realmente. De decirte... Que me pasaría toda mi vida a tu lado si tú quisieras. Y que no va a venir nadie a decirme lo contrario. Que de la única persona que aceptaría un no, sería de ti. Y si lo tuyo es un sí... Se puede caer el mundo, que no me pienso ir de tu lado. - Dijo totalmente en serio, como si necesitara soltarlo. Porque aquel día habían descubierto demasiadas cosas de las que no tenían ni idea, todo había sido intenso, triste y emotivo, todo al mismo tiempo. Y aun así, seguía atado a sus estúpidos razonamientos, en lugar de romper barreras que solo causaban dolor, como estaba comprobando con sus propios ojos. Afortunadamente, no se les había hecho tarde.

Se abrazó aún más a ella, como si fuera un peluche, más cómodo que en toda su vida por sentir a Alice sobre su pecho en su propia cama. Bueno, era una representación ideal de su cama, pero le valía igual. Se quedó mirando a las estrellas junto a ella, como aquella noche, cuando la chica preguntó. Puso una mueca interesante con la boca y arqueó las cejas, sin quitar la vista del cielo. - No. Aún no. Y no te lo puedo decir porque, si no, no se cumple. - Y era una pena, porque estaba deseando decírselo. Sabía que era una tontería pensar que algo no se cumpliría por decirlo, pero no pensaba alterar lo más mínimo de su recuerdo de aquella noche. Y tenía algo precioso que atesorar en su corazón toda la vida, hasta el día en el que se lo pudiera decir con su último aliento: "lo he conseguido, Alice, mi deseo. Que siempre fueras feliz." Y que lo fuera a su lado. - Puedes intentarlo... Aunque no sé cómo lo piensas hacer, si no sabes lo que es. - Bajó la mirada y la encontró con la suya, sonriente. - Aunque yo diría que si la cosa se mantiene... Más o menos así... Un tiempecito... Va por buen camino.  -  
Merci Prouvaire!


We are
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Alchem10

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Freyfirma

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Banner10

Together we are everything:

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Sin-t-10

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Nuestr10

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3645
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Empty

Sáb Mar 06, 2021 1:43 pm

Todo
CON Marcus EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Había notado cómo se aceleraba el corazón de Marcus al decir aquello, no en vano, tenía su oreja justo allí apoyada. Sí, ella misma sabía que haba sido muy insistente con lo de la libertad para arriba y para abajo. Pero es que, como le había pasado con tantas otras cosas, lo había entendido mal. Se trepó un poco más, sin separarse del cuerpo de Marcus, sin desacoplarse de su costado, y apoyó un codo en el colchón, para apoyar su cabeza en su mano y por mirarle desde allí. – Ya sabes lo que me dijo mi madre antes de morir. Que fuera libre de elegir. Y yo, que para ser justos, acababa de cumplir catorce años, no lo entendí bien. También tenía el ejemplo de mi tía, que nunca ha querido tener ni casa propia, porque no quiere permanecer en un lugar mucho tiempo. – Se encogió de hombros y entornó los ojos. – Y el caso es que ella misma me dijo que le había pasado una cosa que estaba empezando a pasarme a mí. – Enfocó los ojos de Marcus. – Nos creemos tanto lo que dice la gente de nosotras, nos empeñamos tanto en fabricar nuestra defensa, que lo que realmente somos, se pierde en ese papel. Nos volvemos el escudo que hemos creado. Yo decía que no quería atarme, que quería ser como el viento, que cuando intentas encerrarlo no puedes... Y me perdí en ello. Pero era solo porque había oído demasiado lo de "no pegáis" o lo que decía mi abuela, o que pensaba que tú no me querías así, y mi defensa era como... "¿Sí? Pues me da igual, yo no quiero a nadie, yo soy libre"... – Suspiró y recordó la expresión tan triste de su tía al decirlo. – No sé qué pasó en La Provenza mientras estaban allí, pero sé que mi tía vino en Nochevieja expresamente para que no me dejara llevar por ese pensamiento. Porque ella ahora mismo no es todo lo feliz que quisiera con la tía Erin... Y mi madre... Fue muy feliz con mi padre, pero se tomó tan en serio lo de cuidarle a él, que se le olvidó cuidar de sí misma, darle importancia a lo que le pasaba a ella. – Se dejó caer hacia delante, poniéndose casi encima de Marcus cara a cara. – Así que sí, ya te lo dije en Nochebuena. Lo quiero todo de ti. Y no hace falta que te lo pida porque ya me lo das. – Dijo cayéndooslos sobre sus labios y besándole.

Se rio, apoyándose de nuevo en su mano de nuevo, para poder seguir admirándole. – Tu madre es muy inteligente. Y muy cabal. Se complementa muy bien para tenerla en mi vida junto a la tata. Con cada una hablas del tema que se les da bien. Aunque la tata puede acabar dando miedo cuando te interroga, créeme. – Y observó, llena de amor, su reacción cuando le dijo que era su forma de decirle que la amaba. – Pues es un sí rotundo. Sí. – Se inclinó sobre sus labios. – Sí. – Besó su frente. – Sí, sí, sí, sí... – Dijo entre risas mientras repartía besos por toda su cara con cariño. Le parecía mentira poder estar viviendo aquella felicidad, mirar la rostro de Marcus y ver lo mismo, y ahora toda la oscuridad parecía una pesadilla de la que por fin te has despertado.

Se separó sorprendida mirando a Marcus ¿Qué clase deseo intrincado habría perdido el muy megalómano? – Miedo me das ¿Tiene que ver conmigo? – Preguntó juguetona. Volvió a inclinarse sobre él. – Porque si tiene que ver conmigo ya te digo yo que lo cumplo. Como sea. – Volvió a besarle, casi sin poder parar de sonreír. – ¿Un tiempecito solo? ¿Dónde está mi Marcus O'Donnell? Él siempre piensa en absolutos y en enorme. – Y volvió a reír mientras le besaba. – ¿Sabes? Me daba pánico acabar Hogwarts, separarme de ti, pero ahora que sé que vamos a estar juntos... – Negó con la cabeza sin perder la sonrisa. – Ahora ya no me da miedo. Me da curiosidad. Soy Alice Gallia, yo siempre quiero más. – Le dio un beso fugaz. – Y siempre quiero más contigo.
Merci Prouvaire!


☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 JCqE0Sy

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 V1mQwnV
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Wm7AwJV
Ante todo, amigos
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Giphy
Ay, los retitos
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Empty

Sáb Mar 06, 2021 2:33 pm

Todo
CON Alice EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Giró ligeramente sobre su costado solo para poder ver bien a Alice mientras hablaba, porque lo que estaba contando llevaba muchos sentimientos detrás. Sabía cuáles habían sido las últimas palabras de Janet, Alice se lo había contado. Y era totalmente cierto, en aquel momento tan duro, siendo tan joven... Cualquier cosa se podía malinterpretar, no quería pensar cómo habría reaccionado él en su lugar. Luego continuó hablando de su tía y frunció ligeramente el ceño. - ¿Qué cosas? ¿Quién dice eso? - Preguntó con suavidad, aunque ligeramente entristecido. Su abuela era una de ellas, pero hablaba en plural. ¿Quiénes eran capaces de meterle a Alice esas ideas en la cabeza, ideas que la hundían y que solo la llevaban más lejos de sí misma y de él? Acarició su mejilla. - Alice, tú tienes tantas cosas buenas, que si me pongo a enumerar, se nos hace de día. - Negó con la cabeza. - Y te lo digo porque creo firme y objetivamente en ello. Para mí eres perfecta, y quien no sea capaz de ver todo lo que eres, probablemente esté muy ciego. - Se acercó un poco más a ella y dijo en tono más suave. - Y solo nosotros decidimos sobre nosotros. Te lo he dicho antes. La única palabra que importa aquí, es la tuya y la mía. La de nadie más. - Dejó un beso tierno en su frente. Cuanto podían herir unas simples palabras, y qué injusto era. Si hubiera sabido de donde venían todos sus miedos y sus dudas... Que poco hubiera tardado en espantarlos.

Entonces... ¿Violet le había dicho que dejara sus miedos atrás y fuera a por aquello que quería, a estar con él? Mientras Alice se dejaba caer de nuevo sobre él, Marcus aún estaba procesando aquello, con los ojos ligeramente abiertos. Clavó una mirada iluminada en la de la chica, rozando su mejilla, y sonriendo como el bobo enamorado que era ante sus palabras. - Siempre... Si tú quieres... - Dijo sin dejar de acariciar la piel de su rostro, con la voz y el pecho cargados de emoción. Eso pintaba bien, eso pintaba muy bien. - Alice... Tenía muchísimo miedo de perderte. - Confesó. - Después de todo lo que hemos vivido... Después de lo que ha pasado esta Navidad... Lo pensaba y decía, tiene que ser así, ¿no? Me quiere, si no, no estaríamos como estamos. Si no, no habríamos llegado a esto, o ya lo habríamos parado. - Negó con la cabeza, con la vista ligeramente desviada a otra parte. - Te quiero tanto, Alice, te quería tanto en aquel momento y me sentía tan en sintonía contigo, que una parte de mí decía que así es como tenía que ser, que era lo más natural y lo más obvio... Pero me temo que eso que dice mi madre, eso de que con el corazón no basta... No sé si ha llegado a decírmelo a mí tal cual alguna vez, pero estaba claro que también lo pensaba. Erróneamente, por supuesto. - Se mordió un poco el labio. - Te había escuchado hablar tantas veces de que no ibas a atarte a nadie, de que eras libre y que te esfumarías en cuanto te sintieras apresada, que en tus planes no entraba formar una familia como la de tus padres por lo que había ocurrido con ellos... Y lo de la jaula, esa profecía, se me metió en la cabeza y... - Miró sus ojos. - Pensaba, ¿y si la agobio? ¿Y si se siente apresada? Quizás esté feliz así, como estamos ahora, siendo libres en el fondo, pudiendo salir volando en cuanto quiera sin temor a dejar nada atrás... Pensé que me dirías que no, que era demasiado cuadriculado para tu libertad, o que durante un tiempo aceptarías y luego... Volarías y me partirías el corazón. - Soltó aire con frustración entre los labios, negando de nuevo con la cabeza. - Soy un completo idiota. - Acarició de nuevo su mejilla, mirándola. - Pero prefería tenerte solo a medias... A perderte por completo. - Solo de pensarlo, aun en la situación en la que por fin estaban, le daban ganas de llorar.

Rio un poco. - Uy, sí, se complementan de lujo. Verás la alegría que les vas a dar cuando les digas eso. - Dijo entre risas, sin poderlo evitar, porque le pareció muy divertido que Alice tuviera como referentes a dos personas que no se soportaban entre sí. Porque su madre y Violet no se caían bien, eso no era un secreto para nadie. Lo siguiente le hizo arquear una ceja. - ¿Que tu tata da miedo? - Soltó una risotada. - Tú no has visto a mi madre enfadada. No quieres, créeme. - Dijo divertido. Divertido porque no tenía a su madre enfadada delante, si no, poca broma. Entonces Alice empezó a darle besitos por el rostro y él no pudo evitar deshacerse en una risa de absoluta ternura. - Oh. Socorro. Tengo un pajarito dándome picotazos. - Bromeó, rodeando la cintura de la chica con sus brazos sin dejar de reír y buscando sus labios para besarlos. Si la felicidad tuviera una definición, sería esa.

Vio como la chica se separaba y le miraba. Claro, lo de seguir sin saber su deseo debía picar toda su curiosidad. Pues le quedaba misterio para rato, porque Marcus pensaba continuar guardándoselo como hasta ahora. - Pues claro. ¿Hay algo en mi vida que no tenga que ver contigo, Alice Gallia? - Contestó en el mismo tono juguetón, rodeando de nuevo su espalda con suavidad al inclinarse sobre él. Se echó a reír. - Lo del tiempecito era un bonito eufemismo para que no lo intentaras calcular, que si no, te doy pistas. - Acercó su nariz a la de ella y le dijo con los ojos entrecerrados. - Que ya te conozco, listilla. - Recibió su beso como si a cada cual que se dieran le gustara más que el anterior, sin dejar de rodear su cuerpo con sus brazos. Amplió la sonrisa. - A mí me pasaba exactamente lo mismo. Ya te lo dije antes, Hogwarts no merecería la pena sin ti. Nada la merecería, el espejo de Oesed ya me lo dejó bien clarito. - Buscó sus labios de nuevo, besándola con una sonrisa, y con el tono juguetón con el que hablaban, giró a la chica y se inclinó sobre ella. - Miedo me da que a ti no te de miedo algo. - Bromeó, bajando su rostro para rozar tiernamente su nariz con la de ella una vez más. - Conmigo puedes tenerlo todo si quieres, yo te lo daré. - Besó sus labios de nuevo, rozando su lengua con suavidad, con amor, con la adoración que le tenía. - Entonces... ¿quieres saber cuál es el deseo? - Ladeó la cabeza y chistó un poco, sin abandonar la postura inclinado sobre su torso, rodeando su cintura. - Ya, pero es que... No es justo, ¿sabes? Técnicamente, tú no me has dicho el tuyo, has esperado a que se cumpla. - Liberó una de sus manos para acariciar su pelo con cariño, perdiendo la vista en este. - ¿Qué te parece esto? - Se mojó los labios. - Quédate a mi lado, y en cuanto se cumpla, prometo que te lo diré. - Amplió la sonrisa. - Aunque tú misma lo has dicho, que Marcus O'Donnell no piensa en pequeño. Ese tiempecito... Podría ser bastante largo. - Arqueó las cejas, con mirada interesante. - Tú dirás si te compensa. -                
Merci Prouvaire!


We are
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Alchem10

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Freyfirma

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Banner10

Together we are everything:

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Sin-t-10

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Nuestr10

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3645
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Empty

Sáb Mar 06, 2021 5:57 pm

Todo
CON Marcus EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Sabía que Marcus no veía esa realidad y... Casi mejor que no la viera, porque, como él decía, solo contaba su palabra. – ¿Qué más da? Ya nunca más volverán a hacerme daño, porque ahora que sé que tú no me ves así. – Se encogió de hombros y sacó el labio inferior con chulería. – Me dan completamente igual. – Asintió con la cabeza mirándole a los ojos cuando dijo que solo contaba su opinión, y los cerró, para recibir ese beso en la frente. – Estoy con el chico más tierno y bueno del mundo. – Le dijo con la voz cargada de cariño.

Se quedó oyéndole hablar así y se maldijo a sí misma. Negó con al cabeza y suspiró. Qué enormemente estúpida había sido, por todos los cielos. Se colocó un poco más encima de él para poder mirarle frente a frente completamente. – Marcus, mírame. – Clavó los ojos sobre él y llevó la mano a su mejilla. – Mi jaula, era yo misma. Tú nunca, jamás, me has hecho sentir enjaulada. – Bajó el tono y le miró emocionada. – ¿Te acuerdas de mi patronus? Es un pájaro. – Dijo con una sonrisa. – Un halcón. La más fiel de las aves. Que confía en su dueño con los ojos cerrados. – Dijo alzando la mano y pasando los dedos suavemente por sus párpados para que los cerrara. Se inclinó aún más y susurró en su oído. – Yo nunca volaría lejos de ti, mi amor. Yo confío ciegamente en mi dueño. – Acarició sus pómulos con el pulgar y dijo. – No eres un completo idiota. Puedes ser muchas cosas, Marcus O'Donnell, pero no eres idiota para nada. Eres el chico más inteligente que conozco, eres tan guapo que debería estar prohibido y, más importante que todo eso, eres el amor de mi vida. – Se dejó caer sobre sus labios y los besó con esa ternura que no paraban de demostrarse. – Nunca voy a perdonarme haberte hecho pensar que no quería estar contigo... Pero tengo toda la vida para demostrarte que no es así.

Tras ese momento de risas que habían tenido hablando de Emma y Vivi, que eran un show aparte por sí solas, y los besitos, Marcus le dio la vuelta y see puso sobre ella. Le encantaba cuando hacía esas cosas, entrar en sus jueguitos, en esa intimidad que la intoxicaba y la impedía ver nada más. Se mordió el labio y alzó las cejas. – No se te escapa una, prefecto. – Se rio entre besos y negó con la cabeza. – Si tú estás a mi lado, a mi nada me da miedo, Marcus. Nada. Porque lo haremos juntos ¿Qué más da lo que venga? – Y se perdió en aquel beso en el que Marcus paseó su lengua por la suya, porque le gustaban demasiado sus besos, le hacían perder conciencia de dónde estaban, qué estaban hablando antes de empezar. Ya reconectó con el tema del deseo y dijo con voz pícara. – Debería extorsionarte con esos métodos que tengo yo para que me lo contaras... – Rio contra sus labios. – Pero eso de quedarme a tu lado hasta que se cumpla me parece un trato justo. – Bajó la caricia de su mano por su rostro y su cuello, llegando hasta el pecho. – Marcus O'Donnell por mucho tiempo... Hmmmm... Sabiduría de alquimia, un laboratorio al que poder entrar, si como, claro, este cuerpo en mi cama todas las noches... – Se mordió el labio inferior y luego se lo lamió, alzando la vista. – Parece un trato demasiado favorable para mí ¿Dónde está el truco? – Dijo con cara pillina.
Merci Prouvaire!


☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 JCqE0Sy

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 V1mQwnV
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Wm7AwJV
Ante todo, amigos
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Giphy
Ay, los retitos
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Empty

Dom Mar 07, 2021 11:27 am

Todo
CON Alice EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
La miró directamente a los ojos, esos ojos que le encantaban. Eso de que la jaula era ella misma no le terminaba de cuadrar con la maldita profecía, pero en su fuero interno le aliviaba bastante. No podría soportar enjaular a Alice. En teoría él no daba pábulo a las adivinaciones, pero por esta se estaba dejando llevar demasiado. Alice era claramente su punto débil, no podía ignorar algo que tuviera que ver con ella. Pero ya se acabó: Marcus era hombre de datos contrastables, y su mayor prueba de que eran la persona indicada el uno para el otro era justo lo que tenía delante. No pensaba darle más vueltas a las jaulas de una maldita profecía. Iba a hacer a Alice feliz a como diera lugar, no era un simple sueño por cumplir, era el reto más importante de su vida.

Sonrió. Claro que sabía cual era su patronus, era un precioso halcón, al igual que el de su padre. Pensó que, siendo Alice, debía ser obviamente un pájaro... Pero su explicación le gustó más y le hizo sonreír. Dejó que le cerrara los ojos y sintió el cosquilleo en su oído cuando le susurró, cosquilleo que recorrió todo su cuerpo, por su voz tan cerca, por las palabras que le decía, por las sensaciones. - Quizás no el de la noche de San Lorenzo en concreto... - Susurró con una sonrisa embobada, abriendo los ojos y acariciando su mejilla. - ...Pero estás cumpliendo muchos sueños míos hoy, Alice. - Estaba seguro de que no se podía querer más de lo que él quería a esa chica, segurísimo. Y ya no le importaba que se delatara en sus miradas, sus sonrisas, su tono o sus palabras, al contrario. Ahora no quería que pasara un segundo siquiera en el que no quedara patente.

Rio un tanto sonrojado. - ¿Prohibido yo, dices? ¿Cómo deberías estar tú, entonces? - Se mojó los labios. - Tú eres el amor de la mía. - Tras ese beso, negó con la cabeza. - Saber que tenemos toda una vida para demostrarnos lo que nos queremos es lo mejor que me puedes decir. No hay nada que perdonar, Alice, yo tampoco he sido el chico más inteligente, aunque tú digas que sí. - Añadió con una leve risa y se encogió de hombros, con una sonrisa satisfecha. - Lo dejamos en tablas y empezamos a hacer las cosas bien a partir de ahora, ¿qué te parece? - A él le sonaba a la mejor idea del mundo.

Alzó las cejas. - ¿Métodos? ¿Qué métodos? Yo soy incorruptible, Alice Gallia. - Qué mentira más escandalosa tratándose de Alice, sería que no había hecho locuras por y para ella y las pensaba seguir haciendo. Su voluntad férrea se iba al traste cuando se trataba de ella. ¿Pero quién era él si no se hacía un poquito el chulito? Sonrió ampliamente cuando aceptó ese trato justo, notando como le acariciaba sin poder apartar la mirada de ella. Arqueó las cejas. - Suena a una propuesta que no se puede rechazar. - Rio un poco y asintió intensamente. - Si comes, exacto, primera norma. Veo que te tienes la lección aprendida, muy bien. - Bromeó. Lo siguiente le hizo morderse el labio, sin perder la sonrisa, bajando su rostro hacia el de la chica. - Qué bien suena eso... - Compartir cama cada noche, compartir besos, tener su cuerpo cerca. Sonaba tan bien que parecía mentira, el mejor de sus sueños.

Separó ligeramente el rostro para mirarla de nuevo y arqueó una ceja divertida. - ¿Truco? ¿Cómo que truco? - Preguntó, mojándose los labios y alzando la mirada, con un suspiro artificial. - A ver... Me lo iba a callar, pero... No me parece bien mentirte, voy a tener que confesar. - Dijo teatralmente, en esa clave en la que ellos hablaban. Volvió a mirarla con una expresión de falsa culpabilidad, como si realmente estuviera confesando algo. - Es cierto, en ese trato tú te llevas todo eso, pero... - Acarició su pelo. - Yo me llevo a la chica más inteligente y curiosa del mundo, a la más guapa. Una princesa, ni más ni menos, codeándome con la realeza ya y todo. - Tomó aire para hacerse un poco más el interesante, sin dejar de acariciarla. - Este cuerpo en mi cama todas las noches, como tú dices, porque eso también me lo llevo yo. La mejor enfermera del mundo, con un sueldo millonario que se va a gastar en llevarme a playas paradisíacas y cabañas perdidas. - Volvió a arquear las cejas. - Y que me va a cuidar cuando me ponga malito. Si come y no se desmaya, claro. - Rio. - Que además sabe de alquimia y hace los cristales más bonitos del mundo... Y galletas. - Se mojó los labios una vez más. - Y un pajarito fiel que siempre va a volar a mi alrededor, me lo acaba de decir. Y, por si todo esto fuera poco, cada día voy a ver unos ojos muy Ravenclaw, los más bonitos del mundo... - Chistó y volvió a mirar teatralmente hacia arriba. - Entendería que ahora que sabes que el trato está tan descompensado, solo que a mi favor, te lo pensaras... Pero mi integridad moral me impedía no contártelo. - Rio una vez más y se pegó un poco más a la chica, acercándose de nuevo a su rostro, susurrando con una sonrisa. - ¿Qué me dices, Alice Gallia? El premio es un sueño cumplido que tiene que ver contigo, tienes que darle un aliciente a tu curiosidad. ¿Aceptas, de todas formas? -
Merci Prouvaire!


We are
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Alchem10

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Freyfirma

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Banner10

Together we are everything:

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Sin-t-10

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Nuestr10

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3645
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Empty

Dom Mar 07, 2021 3:43 pm

Todo
CON Marcus EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Se perdía en aquellos ojos preciosos, en su voz, en sus rasgos, que miraba con adoración. Asintió con la cabeza a lo de quedar en tablas mientras seguía acariciando los rizos de su nuca. – Me parece perfecto. Hoy es nuestro principio. – Alzó la cabeza y le besó una vez más, porque podría besarle sin parar, una y otra vez.

Pero ya tenían que empezar con sus jueguitos, porque si no no eran ellos. Puso cara traviesa y dijo. – No, no, no... Eso es lo que a ti te gusta decir... Pero yo sé corromperte, mi perfecto prefecto. – Alzó la cabeza y lamió sus labios. – Y sabes que mis métodos son cien por cien efectivos... – Se acercó a su oído. – Pero si no saber el secreto me vale para pasar todo el tiempo posible a tu lado... Encantada lo acepto. Yo aprendo muy rápido, soy muy buena alumna. – Entornó los ojos porque se dio cuenta de la tontería que acababa de decir. – Bueno, una que pone atención, al menos. – Pero la fachada sexy see le rompió cuando le vio haciendo tanta tontería. Le encantaba, le hacía reír a carcajadas, y encima se lo estaba diciendo así, subido sobre ella, tan guapo, con ese pelo revuelto y esa sonrisita chulesca. – A ver esa confesión, ya sabía yo. – Dijo siguiéndole el juego. Sentía la felicidad invadiéndola a cada frase que iba diciendo, porque le parecía increíble que Marcus la viera así. Alzó la mano y acarició su cara, carraspeando. – Te recuerdo que a mí me coronó un emperador, que por cierto... Aún debería tener guardada mi corona. La querré, que me pertenece por derecho. – Dijo entre risas, porque nunca le había tenido tantas ganas a una bisutería como a esa corona. Iba a hacer algún tipo de comentario sexy cuando dijo lo de su cuerpo, pero se tuvo que reír a carcajadas cuando dijo lo de la enfermera millonaria. – Eh, eh, eh – dijo señalándole con el índice –, nunca dije "millonaria". No quiero que luego me acuses de publicidad engañosa. El millonario vas a ser tú que vas a poder transmutar otro y piedras preciosas. Pero sí, pienso llevarte a todos esos sitios. Y a París, y a Damasco, que no se me ha olvidado. – Contestó con una risa juguetona, porque no podía creerse su suerte en verdad. – Sí que es verdad que hago galletas, y eso contigo es muuuuy importante. – Subió los brazos para rodear su cuello y enfocó sus ojos. – Yo gano unos ojos del color del díctamo, ¿se te ocurre algo más original y bonito? Y apropiado para una amante de las plantas como yo. – Se echó a reír, mientras le pegaba más a ella. – Uy sí... A ver... Espera que me lo pienso... – Dijo exagerando el tono y entornando los ojos. Al final los enfocó a él y juntó sus labios en un beso que en seguida escaló, como les acababa pasando siempre, en un pasional choque de sus lenguas y sus brazos enredándose.

Amor mío. – Dijo separándose mínimamente de él. – Sabes que si por mí fuera, nos quedaríamos aquí eternamente. – Subió la mano por el lateral de su costado mientras volvía suavemente a sus labios. – Y que te deseo más que a nada en el mundo. – Llegó con la mano a su mejilla y le miró. – Pero me temo que tengo que recordarte que, aunque no lo parezca, seguimos en el colegio, que mañana tenemos clase y que tendremos que cenar... Especialmente tú, que te mueres si no. – Dijo entre risas y volviendo a juntar sus labios y le miró con una amplia sonrisa cariñosa. – Tenemos el resto de nuestra vida para estar juntos y amarnos... – No pudo evitarlo y bajó los besos por su cuello, porque se irían, pero iba a apurar hasta el último segundo en el que pudiera disfrutar de su piel. – Además, creo que tenemos a media sala común de Ravenclaw pendiente del resultado de la encerrona. – Como para guardar un secreto en ese castillo.
Merci Prouvaire!


☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 JCqE0Sy

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 V1mQwnV
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Wm7AwJV
Ante todo, amigos
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Giphy
Ay, los retitos
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Empty

Dom Mar 07, 2021 4:42 pm

Todo
CON Alice EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
Sonrió sin poderlo evitar, pero seguía metido en ese jueguecito en el que tenía que seguir haciéndose el interesante e incorruptible. Puso un dedo en los labios de la chica con suavidad como si quisiera que parara de hablar. - Pero no lo digas en voz alta, Gallia, que tengo una imagen que mantener. - Bromeó, pero la broma salió por los aires por los movimientos de ella, por esa forma de lamer sus labios y susurrar en su oído. Le recorrió tal escalofrío por el cuerpo que bajó el rostro, totalmente derretido con aquello, y dejó un beso en su cuello, quedándose allí apoyado mientras la escuchaba.

Verla reír así le hacía reír a él también, pero sobre todo le hacía feliz. - Cierto es, a buen recaudo la tengo. - Al fondo de su baúl y tapada con una túnica. Porque aquellos días atrás no había querido ni mirarla, le dolía el corazón solo de acordarse. Todo eso se había esfumado, no había sido más que un mal sueño del que no quedaba ni rastro ya. Siguió riendo pero abrió la boca y los ojos en fingida ofensa, retirándose un poco de ella. - Eeem pues yo no recuerdo eso, yo recuerdo tus palabras textuales: "voy a ser multimillonaria, y te voy a llevar de viaje a todas partes y no vas a tener ni que trabajar siquiera, yo te sustento". - Mentira todo, pero ya que estaban en esas, no podía evitar prolongar el juego y las risas. - Lo de que con el primer sueldo ibas a llevarme a donde nadie pudiera encontrarnos... Eso no me lo negarás, ¿no? - Porque de eso sí que se acordaba, cuando aún no sabían lo que sentían el uno por el otro... Ahora le resultaba tan obvio. De verdad, Marcus, vaya tonto estás hecho. - Eso ya me va gustando más. - Confirmó en relación a ir a París y a Damasco, rozando su nariz con la de ella. - Lo estoy deseando. - Iban a hacer tantas cosas juntos, a conocer tantos lugares y aprender tanto. No había sentido una ilusión así desde que vio el castillo por primera vez, en la barca que les conducía hasta él desde el andén. Junto a Alice, de nuevo, como no.

- Muuuuy importante. - Repitió él, entre risas. Ahora se estaba acordando de las galletas y le estaba entrando hambre... Un momento, ¿qué hora era? Quizás le estuviera entrando hambre porque ya iba siendo hora de cenar. Mejor no pensaba en eso, que no se quería ir. Iba a permitirse el lujo, por una vez, de obviar la realidad deliberadamente en su beneficio. Pero, ¿cómo no iba a hacerlo? Alice había vuelto a abrazarle y ahora se besaban una vez más, con esa pasión de sentirse piel con piel, de todo ese sentimiento intenso que les rodeaba desde hacía unas horas, ya innegable. Solo pudo dejarse caer sobre la chica, abrazarse aún más a ella y besarla totalmente entregado. Se quedaría allí por toda la eternidad.

Pero la realidad no perdonaba. Aún estaba rozando sus labios, con los ojos cerrados y deseando volver, cuando Alice empezó a hablar. Solo el tono y el inicio de sus palabras ya anunciaban lo que venía después. Sin abrir los ojos, frunció el ceño y soltó un gruñidito sin despegarse de sus labios. - No me gusta por donde va eso... - Dijo con tono amodorrado y quejoso, entre besos, como si pretendiera callar así la realidad. Pero esta era la que era y Alice no tardó en señalarla, de hecho era raro que fuera ella quien la había resaltado antes que él, que solía llevar más presente esas cosas. Así de a gusto estaba. Volvió a gruñir como un niño que no quiere irse del parque, besando sus labios una vez más y bajando al cuello de la chica. Pero vio una absurda vía de escape en una de sus frases y alzó la cabeza de nuevo para mirarla, abriendo los ojos. - ¿Y si me muero si me voy? - Dijo con una ceja arqueada y tonito de convencimiento infantil. - Aquí estoy muy bien... Como que muy muy bien... Podría darme una impresión o algo al irme. - Bromeó. Ya estaba diciendo muchas tonterías, pero es que de verdad que estaba muy a gustito.

- Alice, así no me lo pones fácil... - Dijo cerrando los ojos con un suspiro cuando notó sus besos por su cuello. Pero, de nuevo, eso tenía que terminar. Abrió los ojos y los rodó, lanzándose al lado de la cama, cayendo de espaldas con un gruñido derrotado. Y otra realidad que había olvidado: la de la expectación de medio Ravenclaw. No, de medio castillo, que de hecho quienes le habían orquestado eso no eran de Ravenclaw ninguno de los dos. - Prepárate para el interrogatorio. No, peor, prepárate para los "te lo dije". - Se apoyó en un costado, mirándola con una sonrisa pícara y los ojos entrecerrados, como si estuviera maquinando algo. - Yo no sé tú, pero yo tengo cero ganas de aguantar sermones de nuestros amigos. - Alzó la barbilla con soberbia. - Tenemos que entrar por la sala común como el rey y la reina de Ravenclaw. - Propuso, y rio justo después. Ya sí, miró el reloj, pero se le cortó la risa. - Oh, por todos los... - Las ocho y media. ¿Dónde se había ido el tiempo? Solo quedaba media hora para que acabara la cena. Eso le hizo resoplar, pero en seguida miró de nuevo a Alice y se le pasó el agobio. Había merecido la pena absolutamente, lo habría merecido mil veces aunque se quedara sin cena. Se acercó un poco a ella y rodeó su cintura con un brazo, volviendo a sonreír. - Lo bueno es que vamos a cenar prácticamente solos. - Le dio con un índice un par de toquecitos en la frente. - Así que quiero esa cabecita Gallia pensando alguna genialidad de las suyas para espantar a esos aguiluchos entrometidos. - Bromeó. Besó sus labios de nuevo, con ternura, pero volvió a gruñir quejoso al separarse. - ¿Dónde están los giratiempos cuando se los necesita? - Porque, de tener uno, lo rompería de tanto darle vueltas para no irse nunca de allí.

Suspiró y, ya sí, se incorporó, pero se quedó sentado en la cama. Ofreció su mano a la chica para que se incorporara con él también, y miró a su alrededor con una sonrisa nostálgica fruncida en los labios. - ¿Sabes lo mejor de todo esto, de irnos de aquí? - La miró. - Que lo que no te dije se va a perder en estos muros en cuanto cerremos la puerta. Y ahí fuera, hay un millón de lugares donde poder repetírtelo una y otra vez. - La besó una vez más, en un beso lento y breve, y susurró. - Te quiero, Alice. -
Merci Prouvaire!


We are
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Alchem10

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Freyfirma

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Banner10

Together we are everything:

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Sin-t-10

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Nuestr10

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3645
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Empty

Dom Mar 07, 2021 6:05 pm

Todo
CON Marcus EN Aula EL 16 de enero de 2002 a las 17:00h
No podia parar de reírse, y es que las endorfinas de su cuerpo campaban libremente gracias a Marcus, y solo quería reír, besarle, estar así. – Menuda imagen, sí. Eso ya solo se lo creen los profes y porque les conviene tener un alumno tan brillante como tú de prefecto ¡Oh! Imagínate que fueras como yo. Serías un auténtico peligro. – Y otra vez a reírse cuando le dijo lo de multimillonaria, sin dejar de acariciar sus rizos, porque le gustaba la nueva posición en su cuello. – Seguro que sí. Perdona que te lo diga, pero la que se suponía que tenía que ser una mantenida tenía que ser yo ¿Tú no ibas a ser alquimista licenciado... De platino, o de diamante, o el que sea el rango máximo de alquimista? – Comentó entre risas. Porque mucha broma, pero ella sabía que Marcus sería todo lo que haba sido su abuelo y más. Negó con la cabeza. – No, eso no te lo voy a negar porque lo pienso hacer. A una cabaña o a la playa, según nos pille mejor. Y nos nos van a encontrar, te lo garantizo. – Volvió a sus labios ideando una y mil cosas que podría hacer en una cabaña, sola, con Marcus.

Sentir cómo su cuerpo se enredaba con el de Marcus, como sus pieles se rozaban, sus besos se volvían más profundos y, por todos los cielos, juraba que se perdería en ello durante horas si pudieran. Pero tuvo que reírse con las bromas de Marcus. – Sí que te va a dar una impresión terrible. – Se puso a dibujar con los dedos en su espalda. – Para empezar, hace un frío que pela allí fuera. Para seguir... Ahora tienes novia. Cuando entraste aquí, no. No oficialmente al menos. Nunca he tenido un novio, pero algo tiene que cambiar seguro. – Dijo cómicamente abriendo mucho los ojos. Volvió a acariciar sus rizos, negando con la cabeza. – Pero no, la verdad es que no creo que te mueras, cariño, lo siento.

Pero sí que sentía que tuvieran que irse. Había sido, sin lugar a dudas, la mejor tarde de su vida. Pero Marcus se quitó de encima y aprovechó para obligarse a levantarse, porque, si no, se iba a volver a echar encima de Marcus y ya había leído el final de ese capítulo varias veces. Se incorporó y se puso a buscar su ropa interior y a ponérsela mientras le veía ponerse de lado, soltando una risita embobada. – ¿Te soy sincera? – Se acercó gateando por la cama a donde estaba él, poniéndose frente a frente con su rostro. – Punto uno: me da completamente igual, soy feliz y quiero que lo sepa todo el mundo. Esto es lo que he querido siempre, que me llevaras de tu mano, que me besaras delante de todos y la gente dijera "Ahí va la novia del prefecto O'Donnell. Al final sí que pegaban.". – Le dio un piquito. – Punto dos, si me dieran un galeón por cada vez que me han dicho esta semana "arreglad las cosas, tenéis que estar juntos" podría llevarte a esa isla desierta ya mismo. Así que menos quejas. Y sí, pienso entrar como la reina de Ravenclaw, con su rey. – Se separó de él para empezar a ponerse la falda, mientras Marcus tocaba tierra y se daba cuenta de qué hora era. Cuando aún estaba por abrocharse la blusa, sintió el brazo de Marcus rodeándola y ella de se dejó coger, porque merecía la pena perder el tiempo de esa forma. – Estoy yo ahora para pensar. Algo se me ocurrirá, pero yo opto por llevarlo por bandera. Pues sí, somos el rey y la reina de Ravenclaw ¿Algo que objetar? ¿Algo que añadir? Ya decía yo. Y ahora que el foco no está en nosotros, siempre podemos ponerlo en Sean y Hillary. – Se rio de su propia gracia y buscó sus medias.

Se giró, suspirando tan solo de oír lo de "irnos de aquí". Aquello se perdería. Uno de los lugares más importantes de su vida, donde Marcus se le había declarado, donde le había dicho todas esas cosas... Había sido un espejismo. Era muy triste pensarlo. Pero bueno, tal como lo veía él, que era encerrar todo lo pasado allí y, desde que salieran, contar solo con el presente y el futuro, era bastante bonito y le gustaba, así que se quedaría con ello. Rodeó la cama para ponerse donde estaba él y se sentó en su regazo, con una pierna a cada lado y con la camisa aún abierta, y se encontró con el en aquel beso tierno y lento de nuevo. – Te quiero, Marcus. – Bajó el tono, susurrando sin darse cuenta. – Y no puedo esperar a ver esos millones de sitios en los que me vas a decir "te quiero". – Y, por un momento, temió volver a enredarse con él y caer en la pasión otra vez, porque aquella posición era muy ventajosa, y sus labios le buscaban, y sus manos le acariciaban... Pero se tenían que ir y si seguía pensando en lo otro, no iba a poder ser. Se separó y le miró con una sonrisa. – Peínate, prefecto O'Donnell, que tienes una pinta de acabar de hacer lo que acabas de hacer que no puedes con ella. – Y con todo el dolor de su corazón se levantó, atándose la camisa y pasándose los dedos por el pelo para peinarse un poco aunque fuera.

Cuando ya estaba poniéndose la túnica y estaban en la puerta, miró hacia atrás, con cariño. – Me da pena irme de aquí. Amo todos y cada uno de estos lugares, y todo lo que nos ha pasado en ellos. – Se giró hacia él y puso su mano sobre la suya. – Pero no puedo esperar a ver todos los demás que vamos a descubrir juntos. – Y le dio un beso antes de salir. Qué distinto se le estaba haciendo a la primera vez, sí que cambiaba algo cuando tenías novio, definitivamente. Bajaron hasta el comedor de la mano y, milagrosamente, no se encontraron con nadie. Se sentaron ya con sus respectivas cenas, él con sus platos y ella con un cuenco con fruta y empezó un alegato sobre comida ante las quejas de su novio. – Pregúntale a la enfermera Durrell, si es que no me crees. – Dijo llevándose un trozo de plátano a la boca. – El plátano tiene de todo lo que le hace falta al cuerpo, y da muchísima energía. Así que si se cena plátano, y arándanos claro. – Dijo cogiendo unos de su cuenco. – Es una cena perfectamente viable. – Ciertamente, el comedor estaba prácticamente vacío, pero en la distancia, visualizó algo y sonrió ampliamente. – Mira quien está ahí. – Dijo señalando con la cabeza. Su hermano, como siempre, se había quedado de los últimos, comiendo solito. – ¿Quieres que sea él el primero en saberlo?
Merci Prouvaire!


☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 JCqE0Sy

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 V1mQwnV
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Wm7AwJV
Ante todo, amigos
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Giphy
Ay, los retitos
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

☼ Todo ☾ [+18] - Página 2 Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Volver arriba