Tree Of Life :: One on oneTramas One on One :: Épocas pasadas
Tree Of Life
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
2 participantes
Dom Abr 18, 2021 5:13 pm por Mahariel
TENSION IS A DANGEROUS FORCE
ORIGINAL — ÉPOCAS PASADAS — 1x1
Las tierras del norte han sido testigos de un millar de batallas. Los clanes vikingos llevan siglos luchando entre sí por someter al débil para hacerse con sus riquezas. Algunas rivalidades han quedado en el olvido, enterradas allá donde nacieron alianzas, pero hay odios que se mantienen, generación tras generación, tan vivos como el primer día.

Poco de ello sabían Balder Eirnarsson y Astrid Olavdottir cuando se encontraron por primera vez en las profundidades de los bosques que ninguno de sus clanes reclamaba. Se conocieron cuando no eran más que unos niños, sin motivos para desconfiar el uno del otro, y durante un tiempo jugaron en las fronteras de sus respectivas tierras sin imaginar que, conforme pasaran los años, no les quedaría más remedio que sucumbir a las tradiciones que abrirían entre ellos una grieta que terminaría convirtiéndose en un abismo que ninguno de los dos volvería a cruzar.

Los años los convirtieron en extraños y, en cierto modo, ambos apreciarían la distancia que los separó sin ser ellos más que unos niños, puesto que así quizá sería más fácil mandar a sus hombres a luchar por derramar la sangre de sus enemigos sobre las tierras fronterizas que ahora quedaban en disputa entre ambos clanes.

Balder Einarsson
Alexander Ludwig — Reywalker
Astrid Olavdottir
Alycia Debnam-Carey — Mahariel
Cronología


tablilla:


Tension, in the long run, is a more dangerous force than any feud known to man 66464_s
Mahariel
Mahariel
User - Nivel 2
Mahariel
Mahariel
696Mensajes :
53Reputación :
Lun Abr 19, 2021 12:21 pm por Reywalker
— NEW KIDS OF THE NORTH —
CAPÍTULO I
La flecha había dado en el blanco. Balder observaba, orgulloso, como su padre se acercaba para retirarla del tronco de árbol que habían utilizado como diana - Muy bien, hijo. No esperaba menos - Balder era muy consciente de lo complicado que era recibir un halago por parte de su padre. Einar, el conde candidato algún día a suceder al viejo rey de Suecia, anciano y carcomido sin haber tenido ningún hijo, era conocido por su ferocidad y su falta de cercanía con nadie, sus hijos incluidos.

De hecho, en ese momento su esposa se encontraba teniendo a otro hijo más. Había sido complicado despedir a sus dos hermanos pequeños, fallecidos por las fiebres el invierno anterior y sus otras dos hermanas no dejaban de ser niñas. Luego estaba Unnar, cuya discapacidad que le impedía andar después de una infección también el mismo invierno no le convertía en un heredero válido.  Einar Olafsson deseaba solo herederos varones y por eso todas sus exigencias se centraban solo en Balder, que siempre buscaba su aprobación ante el duro entrenamiento al que le sometía. Pero no le importaba. Balder ansiaba ser un auténtico vikingo.  Y por eso soportaba hasta la instrucción más dura.

- Otra vez - le exigió su padre. Balder volvió a tensar el arco pero en aquella ocasión las manos le temblaron. Y es que justo coincidió cuando ambos escucharon otro de los gritos de su madre. Estaban en el bosque, lejos de la tienda pero algo no tenía que ir muy bien cuando podían escucharla gritar hasta aquella distancia - Sigue practicando - le exigió Einar antes de darse la vuelta y retirarse a ver qué pasaba. O más bien por qué el parto duraba tanto.

Y Balder hizo lo que su padre le dijo: tensar el arco y volver a disparar.
BALDER — BOSQUE — POR LA TARDE


Tension, in the long run, is a more dangerous force than any feud known to man OfTJ3IF
Cassie Parkinson:
Reywalker
Reywalker
User
Reywalker
Reywalker
1225Mensajes :
354Reputación :
Dom Mayo 16, 2021 1:14 pm por Mahariel
— NEW KIDS OF THE NORTH —
CAPÍTULO I
El día había amanecido nublado, con el cielo por entero cubierto de blanco. Las lluvias que habían caído sobre el poblado en los últimos días habían al fin cesado. Astrid pudo regresar al exterior. Bajo sus pies crujían hojas y ramas. La oscuridad teñía el interior de los bosques. La mayoría de los árboles mantenían sus abrigos y alargaban unos brazos que en otro tiempo a la pequeña le parecieron garras.

El camino hacia el otro lado del río no era amable y, sin embargo, la joven guerrera lo transitaba casi a diario. Lo había descubierto por casualidad, hacía ya más días de los que alcanzaba a contar, un día en el que acabó tan hastiada de sus entrenamientos que huyó de su instructor sin detenerse a pensar en las consecuencias. Se adentró en las profundidades del bosque para trazar una senda que a ojos de los demás siempre permanecería oculta.

El murmullo del viento colándose entre los árboles fue sustituido por el rumor del río cayendo sobre las rocas. El agua estallaba a los pies de la cascada, se transformaba en una blanquísima espuma, y se perdía entre las piedras que rompían la superficie del río. Astrid solía usarlas como peldaños de una escalera que la llevaban allá donde no alcanzaban los ojos de sus padres.

Cruzó su particular camino y se adentró en las entrañas del bosque. Al cabo de un tiempo, llegó a sus oídos una voz profunda y cavernosa. La niña redujo el ritmo de su marcha y se ocultó tras unos árboles, buscando con la mirada a quien había ido a buscar, y no le fue difícil hacerlo, porque el cabello rubio del muchacho con el que solía coincidir en el interior del bosque brillaba sobre la oscuridad del follaje.

En aquella ocasión tenía un arco entre las manos. De un hombre ancho y fornido recibía indicaciones, y, de vez en cuando, un halago. Astrid los observó con cautela, sabiendo que estaría en un buen lío si el mayor la pillaba fisgando entre los arbustos, y no abandonó su escondrijo hasta no estar segura de que se había marchado. Entonces, aún con cautela, se acercó al claro donde entrenaba su amigo, y cuando estuvo lo suficientemente cerca se apoyó en un árbol, esperando esta vez a que sonase el ruido seco de la flecha dando en el blanco.

Has mejorado desde la última vez — le dijo con una sonrisa socarrona en el rostro antes de mirar a su alrededor para ver si era seguro acercarse a él —. ¿Ese era tu padre? ¿Te ha enseñado él a disparar?
ASTRID — BOSQUE — POR LA TARDE


Tension, in the long run, is a more dangerous force than any feud known to man 66464_s
Mahariel
Mahariel
User - Nivel 2
Mahariel
Mahariel
696Mensajes :
53Reputación :
Sáb Jun 05, 2021 5:42 am por Reywalker
— NEW KIDS OF THE NORTH —
CAPÍTULO I
Estaba demasiado preocupado en acertar con la flecha que ni siquiera la sintió venir. Además, en su mente se repetían una y otra vez los gritos desgarradores de su madre que acababa de escuchar. Nunca había gritado tanto, nunca como para poder oírla a tanta distancia. Y que su padre hubiese ido a ver cómo iba el parto tampoco era buena señal. Él solía ignorar ese momento como todos los hombres de la aldea. Eso solo hacía que su preocupación aumentara.

Pero se suponía que no podía ponerse mal por ese motivo. Tenía que ser un auténtico vikingo. Él era el mayor, él era el sucesor de su padre en todos los sentidos y si no tenía más hermanos tenía que ser todavía más responsable y consciente de cuáles eran sus deberes. Del vikingo en el que debería convertirse y eso no incluía ser un sentimental. Debía ser fuerte, rudo, implacable, respetado...como su padre. Por eso estaba decidido a acertar todos y cada uno de los disparos que fuese a efectuar con ese arco. Por él. Pero también por ella.

Sin embargo una voz cortó de súbito su concentración y no eran los gritos de su madre. Balder frunció el ceño al ver aproximarse a Astrid, que paseaba por allí como si fuese su casa. Como si alguien de verdad la hubiese llamado. A Balder le gustaba jugar con ella, al menos cuando era un crío pero ahora se había convertido en...¿cómo decirlo? Un grano en el culo. Y, además, siempre con esa estúpida frase en la boca cada vez que le veía, que él sabía perfectamente que la decía para meterse con él.

- Lárgate, Astrid - le espetó, intentando volver a colocarse bien y a tensar también bien el arco, frunciendo el ceño y mostrándose totalmente molesto por su interrupción - Estoy ocupado. Y nadie te ha llamado - ni lo haría en el futuro. Ella solamente sabía reírse de él.
BALDER — BOSQUE — POR LA TARDE


Tension, in the long run, is a more dangerous force than any feud known to man OfTJ3IF
Cassie Parkinson:
Reywalker
Reywalker
User
Reywalker
Reywalker
1225Mensajes :
354Reputación :
Miér Jun 16, 2021 12:32 pm por Mahariel
— NEW KIDS OF THE NORTH —
CAPÍTULO I
Astrid no siempre era bien recibida al otro lado del río, y, de hecho, Balder le había dejado claro en más de una ocasión que era más bien una molestia. Ella nunca se lo había tomado muy en serio, porque sabía que, de haber querido, su particular amigo podría haberla echado a patadas de aquellas tierras.

Sin embargo, no lo hacía, soportaba su presencia, y lo había hecho durante tanto tiempo que, al final, era lo más parecido a un amigo que Astrid tenía fuera de su familia.

Siempre dices lo mismo — replicó con un deje mordaz en la voz —. Y no necesito que me llames para venir hasta aquí. Venía antes de que tú estuvieras aquí — le recordó con una ceja arqueada.

La pequeña observó a su amigo con curiosidad. Mantuvo con él las distancias, prudente, al notarlo más tenso de lo normal. Se habían encontrado en las profundidades del bosque un millar de veces, pero aquella ocasión se le antojaba diferente, aunque no terminaba de comprender por qué.

No me has respondido — le recordó, frunciendo los labios. Aunque Astrid podía intuir la respuesta, por lo parecido de él con el hombre que se había marchado, quería una contestación a su pregunta. Balder nunca había sido muy hablador, pero aquel día, en concreto, sabía que sería difícil arrancarle de los labios algo más que gruñidos. Se hizo entre ellos un silencio roto por un grito —. ¿Qué ha sido eso?
ASTRID — BOSQUE — POR LA TARDE


Tension, in the long run, is a more dangerous force than any feud known to man 66464_s
Mahariel
Mahariel
User - Nivel 2
Mahariel
Mahariel
696Mensajes :
53Reputación :
Sáb Jul 10, 2021 6:26 pm por Reywalker
— NEW KIDS OF THE NORTH —
CAPÍTULO I
¿Por qué tenía que venir precisamente Astrid a molestarle? Le habría molestado en cualquier otro momento pero en ese especialmente. Porque era el peor que había vivido quizá en toda su corta vida. Sabía que su padre siempre mantenía la calma, que siempre sabía que hacer en esas situaciones pero él no. Él estaba muerto de miedo por la posibilidad de que su madre pudiese morir aquella tarde. Se suponía que los hombres de verdad ya no necesitaban tener a su madre detrás pero...él la quería demasiado.

¿Pero qué narices iba a saber Astrid? Ella no tenía ni idea de nada porque no tenía sobre sus hombros el peso que tenía él. Ella podía dedicarse a hacer el tonto por el bosque y a molestarle porque sabía que eso le encantaba. Picarle continuamente, meterse con él. Pero se había equivocado de día, eso por seguro. Balder estaba intentando contenerse, intentando apuntar de nuevo sin hacer caso a Astrid pero...escuchar un nuevo grito de su madre y la pregunta de la chica le hicieron no poder más.

- ¿Y a ti qué demonios te importa, eh? - le espetó, mientras tiraba el arco al suelo con un golpe seco, sin importarle ya centrarse para acertar con la flecha ni nada que se le pareciera. Su padre no estaba cerca y probablemente si no había vuelto ya era porque las cosas iban mal. Y Balder notaba su sangre hervir cada vez más, fruto del enfado pero más bien del propio miedo que sentía por dentro. Pero los vikingos no podían sentir ni expresar miedo, nunca.

- ¡Déjame en paz! - le gritó mientras se daba la vuelta y empezaba a caminar. Sin saber dónde, claro, porque no podía ir a casa, no en ese momento, no hasta que su padre le dijese que podía volver a entrar pero...parecía que lo que iba a pasar era que volvería para darle malas noticias.
BALDER — BOSQUE — POR LA TARDE


Tension, in the long run, is a more dangerous force than any feud known to man OfTJ3IF
Cassie Parkinson:
Reywalker
Reywalker
User
Reywalker
Reywalker
1225Mensajes :
354Reputación :
Lun Ago 02, 2021 8:07 am por Mahariel
— NEW KIDS OF THE NORTH —
CAPÍTULO I
Astrid no comprendía qué estaba ocurriendo. No es que aquel niño la recibiese siempre con los brazos abiertos, pero nunca se había comportado así con ella. Solían discutir cuando se veíansobre auténticas estupideces que siempre quedaban de sobra resueltas para el día siguiente. Astrid creía que, pese a todo, se llevaban bien, y que aquellas peleas no significaban nada. Sin embargo, la hostilidad con la que Balder la recibió hizo que pensara otra cosa. Cuando tiró el arco al suelo, Astrid retrocedió.

Lo mismo que a ti, supongo — murmuró al tiempo que apartaba la mirada.

El bosque tenía el aspecto de siempre. El grito tenía que proceder de otro sitio. ¿Por qué él no estaba preocupado? ¿Acaso sabía de dónde había venido el alarido? ¿Era eso lo que lo ponía de mal humor?

¿¡Se puede saber qué te pasa!? — terminó estallando ella, ya enfadada por la actitud ajena. — ¡Yo no te he hecho nada! — Sabía que, en ocasiones, la gente pagaba con otras personas sus enfados, pero ella no estaba dispuesta a tolerar eso, y mucho menos de Blader. Ni siquiera era nada suyo, ¿por qué iba a tener que aguantarlo?

Por un momento, Astrid deseó que Blader se perdiese en el bosque para no volver a verlo. Tampoco lo echaría de menos. Al fin y al cabo, no había empezado a ir hasta allí por él. No, ella se dedicaba a explorar las tierras que rodeaban a su aldea, y un día dio la casualidad de que se encontró a otro niño que andaba por allí. Si se iba y no regresaba, tampoco lo iba a extrañar. Seguiría paseando por el bosque como había hecho hasta entonces, ni que fuese la espesura propiedad de Blader o de su familia.
ASTRID — BOSQUE — POR LA TARDE


Tension, in the long run, is a more dangerous force than any feud known to man 66464_s
Mahariel
Mahariel
User - Nivel 2
Mahariel
Mahariel
696Mensajes :
53Reputación :
Jue Ago 19, 2021 5:14 am por Reywalker
— NEW KIDS OF THE NORTH —
CAPÍTULO I
Balder no quería dar marcha atrás. Lo único que deseaba era perderse entre los árboles, pensando que de esa manera nadie podría encontrarle y ver cómo se encontraba de verdad. Pero sus pasos no le llevaron hasta lo más profundo del bosque, si no a las cercanías de la aldea. Donde los gritos de su madre eran aún mayores. Balder sentía la tentación de ir dentro de la cabaña donde estaba la mujer para poder estar con ella pero los hombres no hacían eso. Ni siquiera su padre había entrado, estaba hablando con otros hombres cerca.

A Balder le perturbaban los gritos pero a la vez le daban paz porque significaban que su madre seguía allí. Por eso cuando los gritos cesaron del todo supo que había terminado. Pero cuando su padre finalmente entró y salió a los pocos segundos negando con la cabeza y con cara de pocos amigos, sin que después de los gritos de su madre se escuchara ningún llanto, supo perfectamente lo que acababa de pasar.

Su madre había muerto. Y su hermano también.

Balder se dio la vuelta y echó a correr como si le estuvieran persiguiendo de verdad. Corrió y corrió hasta que se quedó sin aliento y, entonces, se cayó al suelo y echó a llorar. Echó a llorar como una niña pequeña, o al menos así lo habría definido su padre. Lloró y lloró sabiendo que el hombre no podía verle allí porque sin duda le habría dado una paliza como castigo ante su debilidad. No podía evitarlo. En ese momento estaba totalmente roto y lloraba como el niño que era. Sin poder tener consuelo.
BALDER — BOSQUE — POR LA TARDE


Tension, in the long run, is a more dangerous force than any feud known to man OfTJ3IF
Cassie Parkinson:
Reywalker
Reywalker
User
Reywalker
Reywalker
1225Mensajes :
354Reputación :
Miér Sep 08, 2021 12:43 pm por Mahariel
— BAD BLOOD —
CAPÍTULO II
Astrid aún no había asumido el liderazgo de su pueblo, pero su padre hacía ya unos años que le iba allanando el terreno. El vikingo, consciente de lo caduco de su ser, era consciente de que más tarde o más temprano necesitaría el relevo de su hija, y tuvo a bien ir otorgándole ciertas responsabilidades conforme se demostró preparada para sobrellevarlas. Al fin y al cabo, su pueblo era un pueblo luchador, que necesitaba a alguien con el empuje suficiente como para seguir ampliando territorios y riquezas más allá de sus fronteras.

La joven guerrera era ya encargada de comandar a sus tropas hacia el nuevo mundo, de establecer incursiones más allá del horizonte, de segar los campos que hallaban al otro lado del mar y de asegurar que sus tropas recibían el salario correspondiente a su lealtad. Aquel día, cuando apenas se habían terminado de ocultar las últimas estrellas que salpicaban la bóveda celeste, Astrid contempló el amanecer ya vestida con su uniforme de guerra.

Acudió a las montañas, allá donde se ubicaban los talleres de forja y de madera, y la alegró ver que la esperaban.

Es la hora — se limitó a decir, y el eco del cuerno de batalla resonó por la totalidad de los que un día serían sus territorios.

Esa noche la luna se pintaría de sangre, iluminaría a los soldados en el regreso de su victoria.
ASTRID — BOSQUE — POR LA TARDE


Tension, in the long run, is a more dangerous force than any feud known to man 66464_s
Mahariel
Mahariel
User - Nivel 2
Mahariel
Mahariel
696Mensajes :
53Reputación :
Lun Oct 04, 2021 7:48 am por Reywalker
— BAD BLOOD —
CAPÍTULO II
El joven rubio permanecía impasible al lado de su padre, el líder que, junto a todos sus hombres se preparaban para la gran batalla que se avecinaba. Sabían perfectamente cuando y cómo iban a atacar aquellos que querían arrebatarles aquellas tierras, llenas de riquezas, que ellos habían reclamado para sí. Para Balder, que había crecido entrenando, matando y saqueando, ese era el momento que había estado esperando toda su vida.

Y es que no había un guerrero más fiero para su pueblo que él. El único varón superviviente de Einar el Fiero. Su mano derecha sujetaba su hacha, por el momento limpia de sangre. Pero no tardaría demasiado en ensuciarse. Balder era consciente de que no podía haber piedad. Que aquella batalla solamente podía terminar con la derrota de sus enemigos o con la muerte. El viejo Olav por fin terminaría de entender que no debía meterse donde no le llamaban.

El cuerno sonó, los enemigos se aproximaron y Balder no se lo pensó. Echó a correr, junto al resto, como un soldado más, como si no fuese el hijo de Einar, que también se lanzó a todo correr a por sus enemigos. El hacha de Balder se puso en marcha y cuando ya estaba lo suficientemente manchada de sangre, el notó como la emoción y la adrenalina corrían por sus venas. Nada podía gustarle más.

Había perdido ya la cuenta de cuántos guerreros había abatido ya cuando vio a una mujer, engalanada con los mejores ropajes de guerra, atacando a otra. Era Gerda, escudera que en principio iba a ser la prometida de Balder. Este se acercó a la contraria, blandiendo el hacha pero teniendo que atacar a la desconocida de otra manera para no dañar a Gerda. Lo que hizo fue plantarse delante de ella, desafiándola - ¡Te equivocas de víctima! Si quieres enviar a alguien al Valhala, aquí estoy. Inténtalo...si puedes. - siempre había sido un bravucón. En esa ocasión no iba a ser diferente.
BALDER — BOSQUE — POR LA TARDE


Tension, in the long run, is a more dangerous force than any feud known to man OfTJ3IF
Cassie Parkinson:
Reywalker
Reywalker
User
Reywalker
Reywalker
1225Mensajes :
354Reputación :
Dom Nov 21, 2021 8:30 am por Mahariel
— BAD BLOOD —
CAPÍTULO II
El ejército estaba en posición. El aire se llenó de expectación. Centenares de guerreros contenían el aliento a la espera de la señal para desatar el caos en las tierras en disputa. El trueno del cuerno de batalla hizo estallar una tormenta. Los vikingos se desgarraron las gargantas en un grito, alzaron sus armas y cargaron contra el enemigo.

Las fuerzas batallantes chocaron entre sí con estrépito, como dos océanos luchando por el mismo lecho marino. Astrid lideró el asalto, se arrojó a la batalla con la audacia de los mejores guerreros. Sus hombres la siguieron, colisionaron los aceros y la primera sangre fue derramada sobre el terreno.

¡Por la victoria! — bramó ella blandiendo su hacha de guerra.

Allá donde mirase encontraría caos. Gritos de guerra, gemidos de dolor, el sonido de los huesos cediendo ante el metal, la tierra oscureciéndose bajo los cuerpos de los caídos. A un lado y a otro resonaban los metales chocando contra sí, los escudos amortiguando los impactos de las armas. La mano de Astrid alcanzó a tres guerreros. El último le manchó la cara. Al tratar de limpiársela, dejó en su mano un rastro escarlata.

— ¡Cuidado!

La voz de uno de sus soldados la alcanzó entre el caos. La guerrera vio a uno de sus hombres ir a apoyar a un compañero para repeler el ataque de un tercero. Astrid acudió a ellos como una exhalación y se interpuso para evitar un golpe que la acabó alcanzando en el brazo. Blandió su escudo para golpear a su contrincante en el mentón. Tuvo apenas un par de segundos para tocarse el brazo y comprobar que le habían abierto allí una herida antes de que el enemigo se recompusiera. Uno de sus hombres se acercó por detrás para agarrarlo por el cuello. Astrid alzó su hacha y la hundió en su esternón. El cuerpo se derrumbó sobre la tierra cuando lo soltaron.

Los soldados regresaron a la batalla. La vikinga miró en derredor y vio a una muchacha devolverle la mirada. Cargó contra ella antes de convertirse en su víctima. Quizá de no haber estado herida habría podido derribarla en dos o tres golpes certeros, mas era difícil acertar con el pulso escapándosele por el corte que le desgarraba el brazo.

Ah, mierda — maldijo cuando su falta de rapidez le dio a su contrincante la oportunidad de esperar a los refuerzos. Se apartó de ella y levantó la vista para encontrarse con la de un muchacho rubio, que no tendría más de su edad, con la piel tan manchada de sangre y tierra que sus rasgos se perdían. Astrid ladeó la cabeza y soltó una risotada —. ¿Crees que me importa que te hayas interpuesto entre nosotras? ¿Qué pretendes, que te felicite por ello? Primero te mataré a ti y después iré a por ella.
ASTRID — BOSQUE — POR LA TARDE


Tension, in the long run, is a more dangerous force than any feud known to man 66464_s
Mahariel
Mahariel
User - Nivel 2
Mahariel
Mahariel
696Mensajes :
53Reputación :
Dom Nov 28, 2021 2:02 pm por Reywalker
— BAD BLOOD —
CAPÍTULO II
Balder se aseguró de que Gerda se levantara y quedara lejos de la otra vikinga, cuyos ojos estaban totalmente sedientos de sangre. Había visto antes esa mirada, muchísimas veces, pero quizá nunca tan intensa como la estaba viendo en aquella mujer. Y eso no le intimidaba, ni mucho menos. Estaba preparado para lo que dispusieran los dioses y él estaba convencido de que iba a morir peleando. No habría honor más grande que ese.

Además Balder no despreciaba a las mujeres por el hecho de serlo. Sabía que podían ser tan buenas guerreras como cualquier hombre y por ese motivo no pensaba confiarse. Iba a acabar con ella como acaba siempre con todos sus enemigos. Para que su padre se sintiese orgulloso, para poder considerarse un digno heredero. Y Gerda también lo vería.

- Adelante. Primero tienes que acabar conmigo. Y te aseguro que eso no va a pasar - acto seguido atacó directamente con su hacha. No esperaba que la mujer fuese a caer a la primera y así fue. Tuvieron que blandir sus armas varias veces, esquivar muchos golpes y recibir otros que no eran mortales para que la pelea se fuese calentando. Aún así Balder no se achantó. Parecía que la batalla le daba cada vez más energías en vez de perderlas - Estás dando pelea. Pero eso no va a salvarte - le advirtió, cuando su hacha se cruzó con su espada - Hoy tu sangre alimentará a la tierra.
BALDER — BOSQUE — POR LA TARDE


Tension, in the long run, is a more dangerous force than any feud known to man OfTJ3IF
Cassie Parkinson:
Reywalker
Reywalker
User
Reywalker
Reywalker
1225Mensajes :
354Reputación :
Lun Ene 24, 2022 7:13 am por Mahariel
— BAD BLOOD —
CAPÍTULO II
El guerrero apartó a la mujer de su camino. De no haber sido por su intervención, ya habría mordido el polvo. Astrid estaba herida, sí, pero aun así podía pelear mejor que muchos de los combatientes que allí se encontraban, y esa muchacha no parecía de las más diestras en la batalla. Para llegar hasta ella tendría que pasar por encima del rubio que se había interpuesto entre ellas, y estaba más que dispuesta a ello.

Hablas demasiado.

Los metales chocaron una y otra vez. Las armas se encontraron cada vez más cerca de sus cuerpos. Astrid resistía las acometidas de su contrincante, le devolvía los golpes con contundencia, mas no lograba atravesar sus defensas. La fiereza de la guerrera se mantenía en apariencia, pero con cada golpe notaba la fatiga y el dolor de la herida abierta atravesándole el pecho. No fue hasta entonces cuando creyó que quizá no podría vencer el combate, aunque ya era tarde para retirarse.

Esto — gimió golpeándolo con su arma para forzarlo a retroceder. Sacó un puñal de su cinto y se lanzó sobre él — acaba aquí — le dijo antes de apuñalarlo en el costado.
ASTRID — BOSQUE — POR LA TARDE


Tension, in the long run, is a more dangerous force than any feud known to man 66464_s
Mahariel
Mahariel
User - Nivel 2
Mahariel
Mahariel
696Mensajes :
53Reputación :
Dom Mar 13, 2022 12:41 pm por Reywalker
— BAD BLOOD —
CAPÍTULO II
El vikingo no se iba a rendir. Ahí estaba su orgullo ahí estaba su futuro y el honor de su padre. Si él caía, al menos iría al Valhala como un auténtico guerrero y podría beber al lado de Thor y Odín. Así su padre también le vería en el sitio que se merecía. Eso era lo único importante como el único hijo superviviente del gran Einar. Y si él quería esas tierras, él se las conseguiría.

Pero aquella mujer...aquella mujer parecía destinada a ser su pesadilla. Casi atravesaba en dos a su prometida y eso a Einar no le había gustado nada. Además, peleaba como un auténtico demonio o más bien como una Valkyria. Eso no iba a negárselo. Sus movimientos casi le tenían hipnotizado mientras intentaba esquivarlos, uno detrás de otro, intentando que no le atravesara el cuello.

Sin embargo, al final, no pudo evitar que su carne probara su acero. Balder gritó de dolor mientras intentaba zafarse del ataque brutal de aquella mujer, que luchaba como ninguna otra que hubiera visto antes. No sabía cómo quitársela de encima y estaba herido de gravedad. No sabía cómo salir de aquella...hasta que vio que sus hombres venían en su auxilio, pues su ejército había tomado la delantera.

Sin saber cómo le propinó un golpe en el pecho a la mujer, quitándosela de encima y, entonces, fueron dos de sus mejores hombres, incluyendo su prometida, los que la sujetaron. Uno de ellos estuvo a punto de clavarle el hacha en el cuello. Pero Balder enseguida gritó - ¡NO! ¡Es demasiado valiosa! - porque esa mujer no era una escudera común. Balder tenía las manos en su herida, que sangraba sin parar a la vez que miraba a su alrededor. La batalla parecía estar cerca de su fin y los hombres de aquella mujer habían empezado la retirada - ¡Nos la llevamos, ahora! - quería salir de ese punto, antes de que alguno de sus hombres pudiese venir a auxiliarla. Ahora, iba a ser su prisionera. Le gustase o no, ninguno de los dos tenía más opciones sobre la mesa.
BALDER — BOSQUE — POR LA TARDE


Tension, in the long run, is a more dangerous force than any feud known to man OfTJ3IF
Cassie Parkinson:
Reywalker
Reywalker
User
Reywalker
Reywalker
1225Mensajes :
354Reputación :
Sáb Mar 26, 2022 3:56 pm por Mahariel
— DEAD END —
CAPÍTULO III
La oscuridad la engulló. No oía ni veía nada. Ni siquiera era capaz de abrir los ojos. No sabía dónde estaba, ni si seguía dormida. También había perdido la noción del tiempo. Si era de noche o de día era difícil saberlo.

Fue despertando conforme transcurrió el tiempo. Descubrió que no podía moverse porque le dolía todo el cuerpo. Sentía los miembros pesados, ajenos. Ardor en los lugares en los que se le habían abierto heridas. Comenzó a recordar la batalla, los golpes, los cortes, los gritos. Le habían marcado los brazos y las muñecas los forcejeos para evitar que se la llevaran. Tenía la garganta desgarrada, ya le dolía su propia saliva. De plomo sentía un lado de la cabeza, aquel donde había sufrido el impacto que la sumió en la oscuridad primera.

Los recuerdos de la batalla le inflamaron el corazón, aceleraron su pulso y su respiración. Cada latido le dolía, con cada minuto se hacían más evidentes las heridas que la conmoción había ocultado. Al fin logró abrir los ojos y se halló en una sala en penumbra, tenuemente iluminada por la luz que entraba a través de un ventanuco. Con el tiempo logró distinguir su alrededor y la figura que se hallaba frente a ella, a la que no reconocía a contraluz.

Os vais a arrepentir de esto — gruñó —. Todavía no sabéis cuánto.
ASTRID — CALABOZO — ¿?


Tension, in the long run, is a more dangerous force than any feud known to man 66464_s
Mahariel
Mahariel
User - Nivel 2
Mahariel
Mahariel
696Mensajes :
53Reputación :

 
a