Últimos temas
— Apocalypse [8/9]
Orgullo y prejuicios EmptyHoy a las 9:23 am por Bacco

Petición de apertura de squads
Orgullo y prejuicios EmptyHoy a las 9:22 am por Bewölkt

Weltschmerz
Orgullo y prejuicios EmptyHoy a las 2:53 am por Sorceress

Festival: Safe and sound
Orgullo y prejuicios EmptyHoy a las 2:03 am por Maga

Registro y conteo de puntos
Orgullo y prejuicios EmptyHoy a las 1:52 am por Maga

— unbreakable chains [0/1]
Orgullo y prejuicios EmptyHoy a las 1:35 am por June

— My little boy
Orgullo y prejuicios EmptyAyer a las 11:48 pm por Maga

× Bound for the homeland
Orgullo y prejuicios EmptyAyer a las 11:37 pm por vicivosdrcams

always walked a very thin line
Orgullo y prejuicios EmptyAyer a las 11:35 pm por Valkyria

Afiliados
Élites
Créditos
Tree Of Life es un foro de rol libre y su contenido es propiedad intelectual de los administradores del mismo y los usuarios que crean sus tramas. El diseño general del skin y las tablillas staff fue creado por Red, a quien agradecemos su contribución. Agradecimientos especiales a los foros dixinmortal y al foro de ayuda de Foroactivo, así como a los tumblrs de necromancercoding, Flerex, Gitanodoescodes y Maryskins, pues sin sus tutoriales y zonas de ayuda habría sido imposible completar esta skin. Las imágenes utilizadas no son de nuestra propiedad si no sacadas de las páginas Google, DLPNG, Pngflow, Freepng y DeviantArt (Captain-Kingsman16, DUA-PNGS, Weirdly-PNGS y nickelbackloverxoxox). También agradecemos a Mario Montagna de freepsdfiles por las imágenes de los botones, así como a freepik y a Flaticon por las imágenes de los iconos. Los iconos web pertenecen a la página FontAwesome. Por último, el diseño de la página html para las dinámicas es creación de ethereal-themes, que cede el código gratuitamente en su tumblr del mismo nombre.
Hermanos

Tumblrs de recursos para el rol
 :: Squad :: A Period Drama

Orgullo y prejuicios Empty

Mar Abr 20, 2021 6:54 pm

Orgullo y prejuicios
Edwin Sinclair
Con Lizabeta
En la hacienda Sinclair
La primavera había llegado a la campiña inglesa para devolver a los árboles sus vestidos y llenar de flores los prados. Los pájaros que durante los meses de oscuridad se habían marchado volvían a llenar los más pintorescos rincones de la ciudad y de sus alrededores con sus cantos. Los transeúntes parecían de mejor humor cuando no tenían que ocultarse bajo capas y capas de ropa, y Edwin, en particular, tenía motivos de sobra para mostrarse complacido.

Una de las cosas que más le gustaban del tiempo estival que se aproximaba era poder despertarse con la luz natural que entraba a raudales por su ventana y que no se marchaba hasta bien avanzadas las manecillas sobre el reloj. Tantas cosas podía hacer cuando los días eran tan largos que en ocasiones se sorprendía de lo holgado de su agenda, y era tal el caso aquel día, cuando en el desayuno tomó la decisión de tomarse con tranquilidad la jornada que tenía por delante.

En la biblioteca estaba, perdido entre los libros que allí guardaba, tratando de decidir si regresar a alguno de los tantos libros que lo habían encantado o probar suerte con alguno de nueva adquisición, cuando el servicio interrumpió sus divagaciones para avisar de que tenía otros asuntos que atender.

¿La señorita Wakefield? — arqueó ambas cejas y cerró el libro que tenía en las manos cuando la mujer asintió. — Enseguida voy — respondió —. Hazla pasar, claro.

Dejó el libro en el lugar que le correspondía y al marchar hacia el pasillo se miró rápidamente en el reflejo de la ventana. Supuso que a Lizabeta no le importaría ver su cabello rizado al natural después de haberlo visto llenar sus ropas del barro que encontraron de camino al castillo de Warkwoth.

Señorita Wakefield — la saludó tras bajar las escaleras para encontrarla en el recibidor —. ¿A qué debo el honor de su visita? — le ofreció su mano para saludarla junto a su mejor sonrisa.



Mi niñoooooo ♡ gracias por la medallita, Rhae
Orgullo y prejuicios IjSX2AH
Orgullo y prejuicios DEGlfK5
Orgullo y prejuicios Firmas
gracias por los pack, amaryn y shadow kiss
brenton thwaites stan account:

Orgullo y prejuicios 3x6mGpb
Mahariel
Mahariel
Mensajes: : 498
Reputación: : 48
Mis links
Cortázar - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

Orgullo y prejuicios Empty

Miér Abr 21, 2021 2:31 am

Orgullo y prejuicios
Lizabeta Wakefield
Con Edwin Sinclair
En la hacienda Sinclair

Los días se iban sucediendo y, a pesar de tener una nueva y peluda compañía con quien meditar parte de sus tribulaciones, aquel travieso can sabía mucho sobre jugar pero poco sobre aconsejar. Y aunque Lizabeta Wakefield no quería parecer ciertamente impropia en sus actos, creyó que como buena amiga que esperaba ser, le correspondía interesarse por el hermano de los Sinclair al que llevaba más tiempo sin ver, añorando en cierta manera sus formas espontáneas y una sonrisa fácil de contagiar.

El grato paseo que dio hasta la hacienda Sinclair le despejó las ideas y, ataviada en un primaveral vestido color celeste, con las correspondientes flores coronando su pelo buscando asemejarse a la estación que les brindaba aquel cándido sol, la mujer acabó siendo un bello retrato inconsciente de lo vívido de aquella época estival.

Todavía con los labios fruncidos ante las dudas, Lizabeta llamó a la puerta y tras esperar en la entrada, por fin pudo pasar al interior de la casa, donde volvió a esperar inquieta hasta que una figura que le era familiar se deslizó escaleras abajo para encontrarse con ella y con su sonrisa.

- Simplemente he salido a dar un paseo y como su casa me quedaba de paso he pensado que tal vez no estuviera demasiado ocupado y quisiera acompañarme. Si hay crímenes que merezcan su justo castigo, perderse un día como este debería ser uno de ellos.

Su tono era más bien bajo, como un secreto a medias que busca no ser expuesto para evitar así reproches o cualquier tipo de censura que no le dejara disfrutar de aquella jovial compañía.




I have been half in love with easeful Death, call'd him soft names in many a mused rhyme.
Marlowe
Marlowe
Mensajes: : 1394
Reputación: : 697
Mis links
https://www.instagram.com/marlowegraphics
Rango Marlowe

Volver arriba Ir abajo

Orgullo y prejuicios Empty

Miér Abr 21, 2021 6:25 pm

Orgullo y prejuicios
Edwin Sinclair
Con Lizabeta
En el exterior
La señorita Wakefield lo esperaba en la entrada, y el cuidado con el que la joven había escogido su atuendo lo hizo temer el haberse olvidado de algún compromiso. En más de una ocasión había tenido discusiones con su hermano por su carácter quizá algo despistado, pero lo que Christopher no sabía era que Edwin solo olvidaba aquello que no le interesaba. No habría sido capaz de perderse una cita con Lizabeta.

Oh — recibió su propuesta ladeando una sonrisa —. Tenéis toda la razón. Será para mí un placer acompañaros en vuestro paseo. Si me dais un minuto, iré a por una chaqueta.

El día había amanecido sin nubes y el sol caldeaba el ambiente desde buena mañana, pero un hombre de la posición de Edwin Sinclair no podía permitirse el lujo de pasear en camisa ante la atenta mirada de sus vecinos, y, más concretamente, de sus vecinas. Eligió una chaqueta de corte elegante y tela fina y regresó al lado de Lizabeta.

Mi señora — le ofreció su brazo y abandonaron la hacienda de los Sinclair para pasear sin un rumbo determinado, terminando por bordear los lugares donde la naturaleza aún resistía al avance de la construcción —. Me gustaría daros las gracias por vuestra visita — anunció, mirándola con gesto amable —. Me alegra que hayáis pensado en mí en un día como hoy — Edwin tomó como una victoria que Lizabeta se acordase de él cuando los días eran hermosos, cálidos e invitaban a salir —. Yo también sentía ganas de veros. Después de todo, no os veo desde el picnic de los Flaversham — rememoró, arrugando la nariz ante un súbito rayo de sol —. Decirme, señorita Wakefield, ¿qué os ha mantenido ocupada?



Mi niñoooooo ♡ gracias por la medallita, Rhae
Orgullo y prejuicios IjSX2AH
Orgullo y prejuicios DEGlfK5
Orgullo y prejuicios Firmas
gracias por los pack, amaryn y shadow kiss
brenton thwaites stan account:

Orgullo y prejuicios 3x6mGpb
Mahariel
Mahariel
Mensajes: : 498
Reputación: : 48
Mis links
Cortázar - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

Orgullo y prejuicios Empty

Miér Abr 21, 2021 7:39 pm

Orgullo y prejuicios
Lizabeta Wakefield
Con Edwin Sinclair
En la hacienda Sinclair

Al escuchar las palabras del joven, Lizabeta se quitó un peso de encima, pues temía que éste declinara su oferta debido a alguna obligación u otro compromiso más importante. No obstante, no pudo sino alegrarse cuando el muchacho, decidido, fue a por su chaqueta y le ofreció un brazo que días antes le había arrebatado en favor de otra dama.

El sol se posaba sobre ellos con la delicadeza de un guante aterciopelado y sólo en ocasiones les pellizcaba lo suficiente como para notar como su piel se sonrojaba avergonzada de tanto mirar hacia aquel astro en el cielo.

- Es difícil no pensar en usted en un día como hoy. Sus cabellos son del mismo color del sol y su sonrisa igual de cálida.

¿Aquella actitud halagüeña estaría motivada por la alegría de aquel bello día o tendría más que ver con predisponer al joven a todas aquellas curiosidades sobre las que Lizabeta tenía intención de interrogarle?

- Nada agradable, a decir verdad -no sabía si hacer partícipe a Edwin de algunos de sus nuevos quehaceres o mantenerlo alejado de todo lo que implicara ser conocedor de su secreto. Por desgracia para Liza, conciencia era algo que todavía tenía, pero por suerte también ingenio y astucia-. Últimamente mi padre quiere que esté a su lado cuando trata según que temas de administración o finanzas. Esperando, supongo, que sepa gestionarme si ocurriera algún imprevisto. Al fin y al cabo soy hija única y no tengo tampoco primos o tíos, y nadie asegura que vaya a casarme. ¿Le parece una locura? ¿Qué una mujer viva sola y gestione sus rentas?

En cuanto el picnic de los Flaversham salió a relucir en la conversación, el primer impulso de Liza fue preguntar, pero tampoco quería resultar demasiado interesada en aquello que no era de su incumbencia, por lo que, una vez abierto el debate sobre la autonomía de la mujer, dejó correr el aire y las palabras de su compañero.




I have been half in love with easeful Death, call'd him soft names in many a mused rhyme.
Marlowe
Marlowe
Mensajes: : 1394
Reputación: : 697
Mis links
https://www.instagram.com/marlowegraphics
Rango Marlowe

Volver arriba Ir abajo

Orgullo y prejuicios Empty

Miér Abr 21, 2021 10:37 pm

Orgullo y prejuicios
Edwin Sinclair
Con Lizabeta
En el exterior
A Edwin lo sorprendió gratamente el buen humor de Lizabeta. Quizá se debía al buen tiempo, o a cualquier otro acontecimiento, pero el joven Sinclair prefería pensar que su amiga, con el tiempo, había logrado encontrarse cómoda con su compañía, y que al fin estaba abriéndole las puertas a su verdadera personalidad tras enfrentarlo contra los muros de protocolos, educación y cuidados ante el qué dirán.

Me halagáis — se limitó a responder con una sonrisa cómplice.

El rubio lamentó que las novedades de la muchacha no fuesen con ella amables, puesto que él, particularmente, había hallado gratos los últimos días, habiéndolos ocupado con actividades que bien eran de su agrado.

Vaya, lamento oír eso — sus palabras venían teñidas de sinceridad. Para ninguno de ellos era un secreto que Edwin Sinclair tampoco soportaba oír hablar de números, cuentas o finanzas en general, y sentía que Lizabeta no tuviese un hermano como el suyo para ocuparse de aquellos menesteres que le resultaban por completo insoportables —. Estoy seguro de que la única preocupación de vuestro padre es vuestro bienestar, señorita Wakefield.

Jamás lo admitiría frente a su hermano, pero Edwin sabía de la utilidad del saber administrar los bienes que uno tenía en su haber, y no le resultaba difícil imaginar por qué al padre de Lizabeta le interesaría que su única hija tuviese claras unas bases de contabilidad

Lo que me parece una locura es que creáis que no habrá nadie interesado en pedir vuestra mano, Lizabeta — comentó con la naturalidad con la que uno habla de los asuntos más triviales de la vida, pensando en que una mujer como aquella, de tal belleza y posición, no tendría dificultades para encontrar con quién desposarse si así lo deseaba —. Mm — se tomó un instante para reflexionar sobre su pregunta —. No, no creo que sea una locura — terminó concluyendo —. Muchas circunstancias pueden hacer que una mujer termine viviendo sola, y, como os digo, no me parece ninguna tontería que desarrolléis la capacidad de gestionar vuestras rentas. Me parece admirable, de hecho, dado el suplicio que es para mí hacerlo — cruzaron un paseo solitario, por cuyos márgenes se abrían ya unas pequeñas flores amarillas —. Pero, como os digo, no creo que tengáis que preocuparos demasiado por eso.



Mi niñoooooo ♡ gracias por la medallita, Rhae
Orgullo y prejuicios IjSX2AH
Orgullo y prejuicios DEGlfK5
Orgullo y prejuicios Firmas
gracias por los pack, amaryn y shadow kiss
brenton thwaites stan account:

Orgullo y prejuicios 3x6mGpb
Mahariel
Mahariel
Mensajes: : 498
Reputación: : 48
Mis links
Cortázar - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

Orgullo y prejuicios Empty

Jue Abr 22, 2021 1:32 am

Orgullo y prejuicios
Lizabeta Wakefield
Con Edwin Sinclair
En la hacienda Sinclair

Si tan solo Edwin supiera que el padre del cual hablaba hacía tiempo que había abandonado a su hija y se había llevado a la madre con él sin pretenderlo.

- Supongo que me creerá una tonta si le digo que mi interés no radica en encontrar alguien que pueda llegar a quererme, pues la verdad es que ese sentimiento, sin ser mutuo, es más bien frustrante. ¿Y que clase de matrimonio es aquel en el que solo uno de los dos quiere estar ahí? Le sonará demasiado idealista, seguro. Probablemente muchas antes que yo habrán dicho lo mismo y habrán tenido que terminar desposándose con cualquier poseedor de una elevada renta que no podría hacer feliz a ninguna ni aunque le fuera la vida en ello.

Y no es difícil, nunca lo fue al menos para Lizabeta el dejar que su corazón experimentara y se emocionara, pero también se estaba volviendo quizás demasiado racional para lo que era aquel órgano que bombeaba sangre al resto de su cuerpo por el miedo al paso del tiempo, a los daños colaterales que surgían de tomar las decisiones inadecuadas y todo aquello que fuera peligroso dada su peculiar e indefensa situación en aquella casa guardando un secreto poco común sin demasiada ayuda.

- Para mí también es un suplicio, créame. De no ser por la ayuda de su hermano... y de mi padre -concluyó como si aquella frase le hubiera salido natural, con un agradecimiento igual de puro, pero necesitada de un final mucho más convincente-.

El gran momento llegó cuando se vio necesitada de otro tema de conversación que alejara a Christopher de sus múltiples visitas a la hacienda Wakefield, así que no dudó en tomar aquella oportunidad:

- Edwin -comenzó la muchacha aprovechando que su compañero había decidido dejar también de lado los formalismos innecesarios-, no sé si puedo preguntar, si no es así por favor dígamelo. Sólo quería saber, bueno, ya sabe, más acerca de... la señorita Fairbanks.

Lizabeta podía presumir de tener un vocabulario magnífico y una avidez innata para saber lo que decir y lo que no -la gran mayoría de veces-, pero de todas las formas posibles de interesarse por aquella mujer, probablemente había usado la menos afortunada posible: vaga, apresurada, indiscreta. Ni siquiera sus gestos acompañaron, pues al darse cuenta de su precipitada curiosidad y la forma que había tenido de materializar esta, no pudo sino avergonzarse molestándose con ella misma.



I have been half in love with easeful Death, call'd him soft names in many a mused rhyme.
Marlowe
Marlowe
Mensajes: : 1394
Reputación: : 697
Mis links
https://www.instagram.com/marlowegraphics
Rango Marlowe

Volver arriba Ir abajo

Orgullo y prejuicios Empty

Jue Abr 22, 2021 7:40 pm

Orgullo y prejuicios
Edwin Sinclair
Con Lizabeta
En el exterior
En alguna ocasión ya había tenido oportunidad de charlar con Lizabeta sobre compromisos, matrimonios, deber y honor, y Edwin tenía la impresión de que, si bien la joven Wakefield insistía en que poco le interesaban aquellas cuestiones, no estaba siendo del todo sincera, puesto que la veía preocupada por saber con quién compartiría el resto de sus días.

Un matrimonio roto  — respondió él a su pregunta —. Una auténtica tragedia  — añadió, sin hacer más comentarios.

A Edwin, en cierto sentido, también lo preocupaba ver cómo por más que se empeñase se le seguía escapando el tiempo de entre los dedos, y cómo era cada vez más difícil escapar de las preguntas de su madre al respecto de cuándo tenía pensado presentarle a la que se tuviera que convertir en su futura nuera. Por el momento el rubio había logrado esquivar sus obligaciones para disfrutar de su propia vida antes de unirla con la de otra mujer, pero entendía que quizá Lizabeta, con su particular situación familiar, no podía conseguir lo mismo.

Él siempre dispuesto a ayudar  — sonrió —. Espero que haya depurado sus métodos de enseñanza. A mí nunca fue capaz de hacerme entender los dichosos dividendos, aunque… os confesaré que nunca puse mucho de mi parte para hacerlo  — se encogió de hombros, divertido —. Prefiero prestar atención a asuntos menos soporíferos.

La señorita Wakefield no era ajena a lo opuesto de los caractéres de los hermanos Sinclair, por lo que el rubio tuvo a bien mantener a su hermano alejado de su conversación, habiendo otros temas que tratar con la joven que, a pesar de su acostumbrada cautela, encauzó de manera muy directa su distendida charla al preguntar por la hija de los Fairbanks.

¿Lilibet?  — inquirió Edwin, genuinamente sorprendido por el interés ajeno. Miró a Lizabeta con ambas cejas arqueadas. — No, no… Podéis preguntar lo que queráis, claro  — se apresuró a asegurarle tras el asombro inicial, sin pasarle desapercibido el hecho de que Lizabeta se había referido a él por su nombre de pila —. Os puedo contar muchas cosas sobre ella  — después de todo, habían compartido largos años de correspondencia —. Ya sabéis que la conozco desde hace bastante tiempo  — suspiró, pensativo, antes de volver a mirar a su acompañante —. Decidme, Lizabeta, ¿qué queréis saber de la señorita Fairbanks?



Mi niñoooooo ♡ gracias por la medallita, Rhae
Orgullo y prejuicios IjSX2AH
Orgullo y prejuicios DEGlfK5
Orgullo y prejuicios Firmas
gracias por los pack, amaryn y shadow kiss
brenton thwaites stan account:

Orgullo y prejuicios 3x6mGpb
Mahariel
Mahariel
Mensajes: : 498
Reputación: : 48
Mis links
Cortázar - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

Orgullo y prejuicios Empty

Jue Abr 22, 2021 8:34 pm

Orgullo y prejuicios
Lizabeta Wakefield
Con Edwin Sinclair
En la hacienda Sinclair

Aquello podía formar parte del extenso y vívido imaginario que era la mente de Lizabeta con sus idas y venidas, sus fantasías y absurdeces pero, por algún motivo, le dio la sensación de que si bien ella empezaba a hablar más de la cuenta, Edwin parecía hacerlo menos. Detestaba a esas mujeres que hablaban hasta debajo de las piedras y hacía relativamente poco se había dado cuenta de que a lo mejor cuando se encontraba nerviosa podía pasar por una de ellas.

- Desde luego -manifestó la muchacha pensando en lo mucho que le agradaba poder vivir con la cabeza en las nubes antes de que llegara aquella tormenta de números-. Oh, hablando de eso, no he podido volver a agradecerle aquel ramo de flores que ahora da vida a mi salón. Aunque me gustaría preguntarle algo: ¿eligió usted mismo cada una de las flores o se dejó aconsejar por alguien más experto?

¿Era cierto? ¿Podía estar haciendo aquello? ¿Recordarle al joven que hacía poco había aparecido en su puerta con unas flores cada una más hermosa que su vecina y con significados todas ellas que ahora Liza estaba evocando nada inocente en su memoria olvidadiza?

- En verdad lo único que sé de ella es lo que me contó su hermano y ya sabe que es un hombre parco en palabras. No lo sé, nunca está de más conocer una bonita historia de amistad de principio a fin. Rememorar buenos momentos, conocer a la persona con la que se habla por como cuenta cada detalle.

Si Lizabeta quería pasar su tarde pescando en el estuario, desde luego debía mojarse el vestido por desagradable que fuera y escuchar toda una historia que sabe dios si cuando acabara querría haber escuchado de principio a fin.



I have been half in love with easeful Death, call'd him soft names in many a mused rhyme.
Marlowe
Marlowe
Mensajes: : 1394
Reputación: : 697
Mis links
https://www.instagram.com/marlowegraphics
Rango Marlowe

Volver arriba Ir abajo

Orgullo y prejuicios Empty

Dom Abr 25, 2021 8:25 pm

Orgullo y prejuicios
Edwin Sinclair
Con Lizabeta
En el exterior
Lizabeta sonrió cuando Edwin se quejó de los métodos de su hermano para hacerle entender las finanzas y el rubio supuso que, como era de esperar, Christopher era quizá más amable con ella que con su hermano. Podría haber hallado en aquel cambio de actitud un reproche, pero lo cierto es que se alegró por la señorita Wakefield. Si bien era cierto que hasta el momento había en alguna ocasión mencionado el hastío que le provocaba la actitud de Christopher ante la vida, Edwin no tenía intención alguna de sembrar las semillas del odio en cualquiera que fuese su relación, sabiendo que aquello le acarrearía a la larga más problemas que ventajas.

Lo que Edwin no esperó fue que Lizabeta mencionase el ramo de flores que le había entregado días atrás y que el rubio temía ya olvidado. Su corazón se encogió brevemente al recordar su intento frustrado de entablar aquella mañana conversación con la señorita Wakefield, y sintió algo parecido a una punzada en las entrañas cuando se le vino a la memoria la imagen de Christopher en el interior de su vivienda, hecho que ambos habían decidido ignorar convenientemente y que podía amenazar el buen humor de Edwin.

Oh — carraspeó —. Me alegra que fuese de vuestro agrado — y cierto era que recibía su agradecimiento con la satisfacción de haberle hecho un buen regalo —. Escogí yo mismo las flores, sí. Y… — calló durante un instante que dedicó a pensar si haría bien en pronunciar las palabras que tenía en mente. — conozco el significado de cada una de esas flores, si es lo que os preguntáis.

La pregunta de Lizabeta no era casual, al igual que, como Edwin sospechaba, el resto de la conversación, de la que lo había sorprendido lo directo de sus cuestiones cuando en otras ocasiones las divagaciones de la muchacha habían esquivado convenientemente temas como aquel. Quizá influido por los últimos acontecimientos, el joven Sinclair decidió ser sincero con Lizabeta, y, al fin y al cabo, no tenía nada de lo que avergonzarse.

Ya veo — regresó Edwin a las preguntas de su acompañante y tomó aire antes de responder —. Conozco a Lilibet desde hará ya más de diez años. Nuestra familia tenía gran amistad con la suya, y yo pasaba los días con ella y con su hermana — la voz le salía preñada de nostalgia —. Más con su hermana que con ella, en realidad — recordó —. Al cabo de unos años tuvieron que marcharse de aquí. Asunto de negocios. Quizá esa parte os la pueda contar mi hermano mejor que yo, ya sabéis que a mí los detalles que a finanzas se refieren se me suelen escapar — suspiró —. Mantuve una correspondencia más o menos fluida con Lilibet desde entonces y… — hizo una pausa. — Hasta hoy —. Se detuvo y miró a Lizabeta —. Lo cierto es que fue una persona muy importante en mi vida. Lo sigue siendo, de hecho. Y creo que lo seguirá siendo mientras yo viva.



Mi niñoooooo ♡ gracias por la medallita, Rhae
Orgullo y prejuicios IjSX2AH
Orgullo y prejuicios DEGlfK5
Orgullo y prejuicios Firmas
gracias por los pack, amaryn y shadow kiss
brenton thwaites stan account:

Orgullo y prejuicios 3x6mGpb
Mahariel
Mahariel
Mensajes: : 498
Reputación: : 48
Mis links
Cortázar - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

Orgullo y prejuicios Empty

Lun Abr 26, 2021 2:02 am

Orgullo y prejuicios
Lizabeta Wakefield
Con Edwin Sinclair
En la hacienda Sinclair

Una mirada directa e imprudente salió de Lizabeta cuando el menor de los Sinclair reconoció que él mismo había elegido aquellas flores y que conocía el significado de todas ellas. No se mantuvo demasiado, sin embargo, temiendo pecar de descarada. Y aunque no era tanto el tiempo transcurrido entre aquel obsequio y el paseo que con gusto disfrutaban, la mujer se preguntó si algo habría cambiado en el pensamiento de Edwin.

Cuando el rubio terminó su historia, Liza no pudo evitar sentirse traicionada por su propia sombra. Cierto recelo la había acompañado desde que conoció a la señorita Fairbanks, pero la forma en que Edwin hablaba de ella le enterneció de forma terriblemente sincera y así lo mostró en una comedida sonrisa que manifestaba sus pensamientos.

- Supongo que entonces hay otra señorita Fairbanks a la que debería conocer también -manifestó la mujer al rememorar Sinclair que dedicaba más tiempo a ésta que a Lilibet-.

En parte sentía cierta envidia por una relación que ella nunca había tenido del todo con ninguno de los chicos que compartían edad, eventos o incluso ciudad con ella allá en la zona de Escocia en que se asentaba. Ni siquiera con los hermanos Sinclair, dada la corta edad a la que se había desplazado de aquel lugar. Una relación así debía ser algo muy preciado.

- Me pregunto... ¿si han seguido carteándose, cómo es que no sabía que vendría? ¿Y por qué me da la sensación de que hay alguna parte triste en esa historia que no alcanzo a intuir?



I have been half in love with easeful Death, call'd him soft names in many a mused rhyme.
Marlowe
Marlowe
Mensajes: : 1394
Reputación: : 697
Mis links
https://www.instagram.com/marlowegraphics
Rango Marlowe

Volver arriba Ir abajo

Orgullo y prejuicios Empty

Lun Mayo 03, 2021 10:31 pm

Orgullo y prejuicios
Edwin Sinclair
Con Lizabeta
En el exterior
El rubio se sintió herido por la nostalgia. Parte de esa pena alcanzó sus últimas palabras, pronunciadas quizá con más ímpetu del que habría sido apropiado. Edwin carraspeó, tratando de recobrar la compostura que creía perdida, y sintió su corazón oprimido por el breve silencio que se hizo entre él y Lizabeta cuando terminó de hablar. La joven Wakefield pareció sumergirse por un instante en sus propias cavilaciones. El menor de los Sinclair le dejó un momento para que pusiera en orden sus pensamientos mientras él hacía lo propio con los suyos.

Como era de esperar, la historia que unía a los Sinclair con los Fairbanks despertó la curiosidad de Lizabeta, y continuó formulando preguntas que Edwin no estaba muy seguro de saber cómo responder. Miró de reojo a la señorita Wakefield y se humedeció los labios.

Muy a mi pesar, Lilibet y yo no hablamos tan a menudo como me gustaría — comenzó a decir, saliéndole las palabras con cautela —. El servicio postal no es demasiado eficaz cuando se trata de enviar cartas a zonas rurales — en ocasiones, los mensajes llegaban con semanas o meses de retraso, y aunque Edwin ya se había acostumbrado, no por ello dejaba de resultarle molesto —. Y… respecto a lo segundo... — sintió la boca seca y las yemas de los dedos frías como en una noche de invierno. Detuvo sus pasos bajo la sombra de un roble de ramas caídas. — Sois muy observadora — le reconoció al tiempo que ladeaba una sonrisa —. Lamento deciros que no podréis conocer a la mayor de los Fairbanks — hizo una pausa para buscar las palabras. Tras un breve silencio, continuó hablando. — Audrey… — se le quebró la voz en un murmullo, como si le doliese pronunciar su nombre después de tantos años. — Falleció — terminó diciendo, apartando la mirada a los prados que los rodeaban —. Ocurrió hace ya muchos años. Éramos unos críos y… enfermó — recordó su enfado cuando le preguntó a sus padres cuándo se levantaría de la cama y ellos le respondieron con un silencio —. Por eso se marcharon. Supongo que se les hacía difícil permanecer en esa casa.

Los años le habían dado la tranquilidad de la que había carecido en su adolescencia. Lo que cuando no era más que un crío parecía una auténtica tragedia resultó nimio en comparación con la enfermedad de aquella muchacha.

Me destrozó saber que Audrey estaba enferma — hablaba con calma en la voz y pena en los ojos —. Me enfadé mucho con sus padres cuando no me dejaron verla, pero… ahora sé que solo intentaban que la recordase como era — suspiró y alzó la vista —. Fue mi primer amor y yo no era más que un crío — aún después de tanto tiempo se le hacía difícil hablar de aquello —. Si lo hubiera sabido…



Mi niñoooooo ♡ gracias por la medallita, Rhae
Orgullo y prejuicios IjSX2AH
Orgullo y prejuicios DEGlfK5
Orgullo y prejuicios Firmas
gracias por los pack, amaryn y shadow kiss
brenton thwaites stan account:

Orgullo y prejuicios 3x6mGpb
Mahariel
Mahariel
Mensajes: : 498
Reputación: : 48
Mis links
Cortázar - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

Orgullo y prejuicios Empty

Mar Mayo 04, 2021 12:14 pm

Orgullo y prejuicios
Lizabeta Wakefield
Con Edwin Sinclair
En la hacienda Sinclair

¿Cómo de egoísta podía llegar a sentirse Lizabeta después de haber desempolvado aquellos dolorosos recuerdos en la mente de Edwin sólo por unos celos que no iban a ninguna parte? ¿Celos?, se preguntó la joven. Que estupidez, únicamente es simple curiosidad, pensó la muchacha intentando convencerse a continuación.

Bajo la sombra de aquel roble de ramas caídas, el gesto de Edwin se había vuelto igual de sombrío, apagado. Reconoció el sentimiento del que hablaba cuando mencionó la partida de los Fairbanks. En algún lago el recuerdo de su madre sin vida todavía se tambaleaba de un lado al otro, y la casa que tiempo atrás les había servido de hogar se convertiría pronto en una idea que sólo encerraba dolor, muerte, incluso culpa.

Lizabeta no pudo evitar aquel gesto y colocó su mano en el brazo de Edwin, como si las penas compartidas dolieran menos y ayudaran al corazón a cargar sólo lo necesario.

- Si lo hubiera sabido no habría podido hacer nada igualmente.

Al contrario que sucedía con la madre de Lizabeta, la muerte de Audrey parecía ir ligada a fuerzas que escapaban a la voluntad de nadie y castigarse por aquello resultaba absurdo, por mucho que apareciera de forma obligatoria en el pensamiento de todos.

- Supongo que poder contar con Lilibet habrá sido de gran ayuda. Y lo mismo para ella. Pero... ¿Cuándo piensa en su amiga no piensa también en su hermana? -se cuidó de no decir aquel nombre como si no le perteneciera-. Como algo inevitable.

Tal vez incluso la evocación de su hermana en la joven Lilibet resultara confusa para el propio corazón de Edwin. Y ahora quizás para el de Liza.



I have been half in love with easeful Death, call'd him soft names in many a mused rhyme.
Marlowe
Marlowe
Mensajes: : 1394
Reputación: : 697
Mis links
https://www.instagram.com/marlowegraphics
Rango Marlowe

Volver arriba Ir abajo

Orgullo y prejuicios Empty

Vie Jun 18, 2021 4:54 pm

Orgullo y prejuicios
Edwin Sinclair
Con Lizabeta
En el exterior
Lizabeta le ofreció consuelo junto a unas sinceras palabras de apoyo y Edwin tomó su mano para agradecerle el gesto, sintiéndose el corazón encogido, súbitamente asustado por una vieja herida que el paso de los años aún no había cerrado.

Lo sé — respondió —. Pero las cosas habrían sido diferentes.

El joven Sinclair no habría podido hacer nada por evitar  que la enfermedad se llevase a Audrey, pero creía que, de haber sabido cómo de pronto se marchitaría su recién empezada juventud, habría valorado de otra manera el tiempo que pudo pasar con ella.

No — replicó, deteniéndose a la sombra de un árbol —. Compartimos la pérdida de un ser querido, y sí, durante un tiempo fue difícil mantener el contacto con alguien tan cercano a Audrey como podía serlo su hermana, pero si no hubiese sido capaz de ver en Lilibet algo más que la pena por la muerte de su hermana, nuestra relación no se habría prolongado durante tantos años — le explicó a Lizabeta —. ¿Acaso pensáis vos en mi hermano cuando os encontráis en mi compañía?

Edwin se tomó aquella pregunta como una oportunidad para conocer las intenciones de Lizabeta con cada uno de los Sinclair.



Mi niñoooooo ♡ gracias por la medallita, Rhae
Orgullo y prejuicios IjSX2AH
Orgullo y prejuicios DEGlfK5
Orgullo y prejuicios Firmas
gracias por los pack, amaryn y shadow kiss
brenton thwaites stan account:

Orgullo y prejuicios 3x6mGpb
Mahariel
Mahariel
Mensajes: : 498
Reputación: : 48
Mis links
Cortázar - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

Orgullo y prejuicios Empty

Vie Jun 18, 2021 7:54 pm

Orgullo y prejuicios
Lizabeta Wakefield
Con Edwin Sinclair
En el exterior

Contrariada por el gesto triste de su amigo, la sorpresa de prestar su mano a Edwin le pasó casi inadvertida mientras miraba llena de compasión al menor de los Sinclair. Culpable por querer convertir todo en un tiovivo que girara en torno a ella, comprendió pronto que lo más correcto era extender una tregua que pausara aquel juego tácito entre dos jóvenes inquietos. Era imposible, de igual modo, no sentirse satisfecha sabiendo que las esencias de aquellas dos hermanas no se confundían de forma accidental en la mente de Edwin, y Liza no se sintió culpable por reparar en ello.

No obstante, y para asombro de la mujer, el joven Sinclair finalizó aquella explicación con una pregunta algo capciosa que la situó en un compromiso. No por obligarla a la mentira, sino por la implicación de dedicar más tiempo de la cuenta a pensar en los hermanos Sinclair, sin importar en cual de ellos derrochara más minutos.

- ¿Cómo podría? Siempre se las ingenia para tenerme demasiado ocupada. No podría pensar en su hermano ni aunque quisiera -nada cojeaba en aquellas palabras surgidas de la verdad, ¿verdad?-. Y no es el caso.

Oh, pero que sincero el rostro de Liza al avergonzarse, al sentir cierta incomodidad por aquella pregunta e incluso pensar en su respuesta. Desde luego que no era tan caradura como para prestar atención a uno y pensar en el otro, fuera quien fuera el que ocupara el lugar en su cabeza o frente a ella. Pero no pudo evitar sentirse igualmente un tanto desagradecida por sus palabras, como si Christopher no mereciera su atención después de lo atento que se había mostrado siempre él con ella.

De nuevo, despierta por fin de su ensimismamiento, la joven Wakefield volvió a sentir su mano, apresada por la de Edwin, mientras que a ella la apresaba un rubor acorde a aquel contacto, uno que intentó hacer desaparecer con su arma más poderosa: las palabras. Por desgracia para ella, no las adecuadas.

- ¿Cree usted que su hermano piensa en mi más de lo apropiado? -bromeó, realmente sin intención de descubrir algo que no venía a cuento en aquel momento, únicamente como un juego travieso-. ¿Y qué me dice de usted?

Aún con todo, Lizabeta agradecía alejar la conversación del cariz que había comenzado a tomar aquella en que se encontraban, negándose a ver en Edwin Sinclair una actitud que no fuera todo sonrisa perpetua.



I have been half in love with easeful Death, call'd him soft names in many a mused rhyme.
Marlowe
Marlowe
Mensajes: : 1394
Reputación: : 697
Mis links
https://www.instagram.com/marlowegraphics
Rango Marlowe

Volver arriba Ir abajo

Orgullo y prejuicios Empty

Jue Jun 24, 2021 7:14 pm

Orgullo y prejuicios
Edwin Sinclair
Con Lizabeta
En el exterior
En la pregunta formulada se intuía el resorte de una trampa. Edwin sonrió, complacido por su contestación, cuando vio cómo Lizabeta se las apañaba para darle una amable respuesta que espantaba las dudas que venían apareciéndosele ya con cierta frecuencia.

Me lo tomaré como un halago — paseó la mirada por los rasgos de su acompañante, escudriñando sus facciones sin ninguna prisa, terminando por ladear una sonrisa una vez apartó de ella la vista.

Aunque al joven le habría gustado que marchase por allí lo que les restaba de conversación, Lizabeta trajo de vuelta a su hermano, preguntando por sus pensamientos. Edwin mantuvo el rostro sin expresión en lo que pensaba en su respuesta. Sería de necios negar el evidente interés que mostraba la señorita Wakefield por los dos hermanos Sinclair, aunque el menor de ellos, como era natural, prefería pensar en que con él comenzaba a tener un vínculo del que, en principio, carecía su hermano.

Podéis preguntarme sobre cualquier cosa, mi querida Lizabeta, pero los pensamientos de mi hermano son un completo misterio para mí — replicó, divertido, apartándose de la comparativa —. Y si me permitís que os sea por completo sincero… — se humedeció los labios y se aclaró la garganta. — Sí. Pienso en vos más de lo que podríais considerar apropiado. Pienso en durante buena parte del día, y, en ocasiones, durante la noche — se acercó a ella —. Pienso en vos cuando no disfruto de vuestra compañía, y, cuando lo hago, en cómo agradaros para que no queráis marcharos — le confesó, sin que se intuyese en su voz un ápice de duda —. Sí, definitivamente pienso en vos más de lo apropiado — concluyó, mirándola a los ojos.  —. ¿Os parece eso inadecuado?



Mi niñoooooo ♡ gracias por la medallita, Rhae
Orgullo y prejuicios IjSX2AH
Orgullo y prejuicios DEGlfK5
Orgullo y prejuicios Firmas
gracias por los pack, amaryn y shadow kiss
brenton thwaites stan account:

Orgullo y prejuicios 3x6mGpb
Mahariel
Mahariel
Mensajes: : 498
Reputación: : 48
Mis links
Cortázar - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

Orgullo y prejuicios Empty

Dom Jun 27, 2021 6:22 pm

Orgullo y prejuicios
Lizabeta Wakefield
Con Edwin Sinclair
En el exterior

¿Dónde quedaba aquella distracción espontánea a caballo o las pomposas figuras que formaban las nubes mientras la hierba jugaba a hacer cosquillas a dos jóvenes que habían decidido salir sin esperar a que nadie les diera el visto bueno? Con el paso de los días -y ni siquiera tantos- todo parecía haber mutado en responsabilidad y los juegos habían sido relegados a cosa de niños: las reuniones con Christopher donde debía demostrar lo mejor de ella para que el caballero no sintiera que perdía el tiempo, las responsabilidades sociales, los secretos que debía seguir ocultando, y ahora... aquello.

Cuando Edwin comenzó a sincerarse, la joven se puso realmente nerviosa. Su corazón respondía doblemente alterado, pero en su rostro se enarcó un gesto de preocupación y no pudo evitar morderse el labio como barrera natural a unas palabras que no tenía del todo claras. Ella también pensaba en su amigo más de lo que debía, pero nunca las cosas han sido blancas o negras y menos al ser conocedora de semejantes sentimientos de forma tan abrupta e inesperada, cuando su cabeza le decía que otras dos hermanas ocupaban el pensamiento de Edwin antes que ella misma.

Con el joven de los Sinclair tan cerca y mirándola a los ojos de forma tan directa, la discordia que tomó a Liza por la cintura y le susurró al oído ya no tenía tanto que ver con sus quebraderos de cabeza, el comportarse o qué decir como con el qué habría pasado de no haber aparecido de la nada Cressida Higgins cogida del brazo de su hermano.

- ¡Señor Sinclair, señorita Wakefield! -interrumpió la joven cuando se percató inesperadamente de la situación y comprobó como Liza soltaba la mano de Edwin y se separaba algo avergonzada de él-.

La sonrisa que la mujer se arrancó a si misma era complicada: forzada, nerviosa, difícil de creer.

- Espero no haberles interrumpido. Su madre me aseguró que hoy estaría en casa y que podríamos ir con usted al sastre.

- ¿Le gustaría venir con nosotros, señorita Wakefield? -preguntó Fitzwilliam, como si aquella oportunidad le hubiera caído del cielo-.

Lizabeta miró a Edwin de nuevo, con las palabras de éste todavía revoloteando sobre ellos sin que nadie más pudiera intuirlas.

- No. La verdad es que tengo muchas cosas que hacer -mintió-. Pero les agradezco la invitación.





I have been half in love with easeful Death, call'd him soft names in many a mused rhyme.
Marlowe
Marlowe
Mensajes: : 1394
Reputación: : 697
Mis links
https://www.instagram.com/marlowegraphics
Rango Marlowe

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba