Últimos temas
But in my arms she was always Lolita ━━ wishlist.
Chan eil tuil air nach tig traoghadh EmptyHoy a las 2:34 pm por Mirza

Hakuna Matata WL
Chan eil tuil air nach tig traoghadh EmptyHoy a las 1:57 pm por Mirza

— sky is de Limit WL
Chan eil tuil air nach tig traoghadh EmptyHoy a las 1:48 pm por Mirza

I cry for love ღ WL
Chan eil tuil air nach tig traoghadh EmptyHoy a las 1:27 pm por Mirza

Registro y conteo de puntos
Chan eil tuil air nach tig traoghadh EmptyHoy a las 7:39 am por Dafne

In the mood for love.
Chan eil tuil air nach tig traoghadh EmptyHoy a las 5:51 am por Tostadita

Ronda 4 - Turno de Lizz
Chan eil tuil air nach tig traoghadh EmptyAyer a las 11:32 pm por Freyja

— We are venom for each other
Chan eil tuil air nach tig traoghadh EmptyAyer a las 8:47 pm por Timelady

Love in shades of wrong
Chan eil tuil air nach tig traoghadh EmptyAyer a las 8:06 pm por Timelady

Afiliados
Élites
Créditos
Tree Of Life es un foro de rol libre y su contenido es propiedad intelectual de los administradores del mismo y los usuarios que crean sus tramas. El diseño general del skin y las tablillas staff fue creado por Red, a quien agradecemos su contribución. Agradecimientos especiales a los foros dixinmortal y al foro de ayuda de Foroactivo, así como a los tumblrs de necromancercoding, Flerex, Gitanodoescodes y Maryskins, pues sin sus tutoriales y zonas de ayuda habría sido imposible completar esta skin. Las imágenes utilizadas no son de nuestra propiedad si no sacadas de las páginas Google, DLPNG, Pngflow, Freepng y DeviantArt (Captain-Kingsman16, DUA-PNGS, Weirdly-PNGS y nickelbackloverxoxox). También agradecemos a Mario Montagna de freepsdfiles por las imágenes de los botones, así como a freepik y a Flaticon por las imágenes de los iconos. Los iconos web pertenecen a la página FontAwesome. Por último, el diseño de la página html para las dinámicas es creación de ethereal-themes, que cede el código gratuitamente en su tumblr del mismo nombre.
Hermanos

Tumblrs de recursos para el rol

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Chan eil tuil air nach tig traoghadh Empty

Sáb Jun 12, 2021 10:29 am
Chan eil tuil air nach tig traoghadh
There isn't a flood which will not subside.
La inquietud sobrecogía a los habitantes de Escocia, cuando tres clanes entraron en rencillas después de haberse roto una unión que había preservado la paz durante casi siete años. La corona estaba segura de que era necesario enviar regimientos que vigilaran y mantuvieran el orden, mientras en el Reino Unido victoriano, una guerra sobrenatural también parecía desatarse entre vampiros y licántropos, cazadores contra cada ser sobrenatural que estuviera entre sus callejuelas y edificios, atormentando a los humanos.

Es en medio de esta situación que Lady Sutherland, luego de un proceso largo, tedioso y humillante logró probar la bigamia ejercida por su marido, que había “contraído nupcias” con otra mujer. La pérdida de su pequeño hijo había destruido a la pareja, nunca se recuperarían de ello por más que lo hubiesen deseado y cuando ese viaje a Londres debía haber sanado las heridas, solo las había profundizado.  Fue luego del proceso largo de divorcio, que ella abandonaba esa residencia londinense para retornar a las tierras altas de su familia y dejar el camino libre para que su ahora ex marido hiciese su vida donde su verdadera felicidad estaba.

Negándose a habitar en la casa familiar, pidió expresamente que el segundo asentamiento familiar fuese preparado para ella y el tiempo que necesitaba para sanar.

Mientras tanto, Lord Wellesley, era comunicado de su traslado con su regimiento a Escocia, encargado directamente por la corona de investigar la situación entre las familias involucradas en las rencillas que amenazaban la paz de nuevo. Al mismo tiempo una situación alterna dada en algunos territorios lejanos, le fue igualmente encargada, desapariciones, eventos misteriosos que no tenían respuesta y, sobre todo, la posibilidad que se estuviesen enfrentando a una amenaza mucho más terrible de lo que parecía.

Así que, contra toda la voluntad del soldado, fue despachado a una tierra que no le gustaba, a los peligros de lo inesperado y a la sorpresa de lo inevitable, comenzando así un trayecto en los nuevos tiempos que vivía la sociedad escocesa en 1889
Personajes
George Wellesley
Soldado/Noble | Ben Barnes | Alistair
Violetta Sutherland
Noble | Adelaide Kane | Sorceress
Cronología
ORIGINAL | OTHERS | ONE ON ONE


Posts de Rol:

Imagen a la Izquierda:

Código:
<link href='http://fonts.googleapis.com/css?family=Playfair+Display' rel='stylesheet' type='text/css'><center><div id="pomecuadrex"><div id="pomecuadtit"><table cellspacing="10" cellpadding="0"><td><div id="pomepjsmargen"><div style="width:200px; height:130px; background:url(LINK DEL GIF AQUÍ) center;"></div></div></td><td><div id="pomesub1"><div id="pomesubtit">TÍTULO CORTO AQUÍ</div><div id="pomesubtit2">CONTINUACIÓN DEL TÍTULO, SUBTÍTULO, POEMA O LO QUE QUERÁIS AQUÍ</div></td></table></div><div id="pomepost">POST AQUÍ</div><div id="pomedats">DATO | DATO | DATO | DATO</div></div>[url=https://treeoflife.foroactivo.com/u8][b]∞[/b][/url]</center><style type="text/css">#pomecuadrex {width: 500px; padding: 20px; border: solid 1px #adadad; background-color: #fff;} #pomecuadtit {background-color: #171717; padding: 6px;} #pomepjsmargen {width:200px; height:130px; padding:8px; border:1px solid #eee;} #pomesub1 {width: 245px; height: auto; padding: 15px; margin-left: -10px;} #pomesubtit {width: 240px; height: auto; text-align: center; color: #eee; font-family: Playfair Display; font-size: 25px; letter-spacing: -1px; text-shadow: 2px 1px 1px #4e4e4e; border-bottom: solid 1px #adadad; line-height: 100%; padding-bottom: 5px;} #pomesubtit2 {padding: 10px; color: #eee; font-family: times new roman; font-size: 8px; letter-spacing: 2px; text-transform: uppercase; text-shadow: none; text-align: justify; line-height: 100%;} #pomepost {width: 480px; padding: 10px; color: #333333; font-family: georgia; font-size: 12px; text-align: justify; line-height: 100%;} #pomedats {width: 480px; height: auto; padding: 10px; background-color: #171717; color: #eee; text-align: center; text-transform: uppercase; font-size: 8px; letter-spacing: 2px;}</style>

Imagen a la Derecha:

Código:

<link href='http://fonts.googleapis.com/css?family=Playfair+Display' rel='stylesheet' type='text/css'><center><div id="pomecuadrex"><div id="pomecuadtit"><table cellspacing="10" cellpadding="0"><td><div id="pomesub2"><div id="pomesubtit">TÍTULO CORTO AQUÍ</div><div id="pomesubtit2">CONTINUACIÓN DEL TÍTULO, SUBTÍTULO, LO QUE QUERÁIS AQUÍ</div></td><td><div id="pomepjsmargen2"><div style="width:200px; height:130px; background:url(LINK GIF AQUÍ) center;"></div></div></td></table></div><div id="pomepost">POST AQUÍ</div><div id="pomedats">DATO | DATO | DATO | DATO</div></div>[url=https://treeoflife.foroactivo.com/u8][b]∞[/b][/url]</center><style type="text/css">#pomecuadrex {width: 500px; padding: 20px; border: solid 1px #adadad; background-color: #fff;} #pomecuadtit {background-color: #171717; padding: 6px;} #pomepjsmargen2 {width:200px; height:130px; padding:8px; border:1px solid #eee; margin-left: -15px;} #pomesub2 {width: 245px; height: auto; padding: 15px; margin-left: -20px;} #pomesubtit {width: 240px; height: auto; text-align: center; color: #eee; font-family: Playfair Display; font-size: 25px; letter-spacing: -1px; text-shadow: 2px 1px 1px #4e4e4e; border-bottom: solid 1px #adadad; line-height: 100%; padding-bottom: 5px;} #pomesubtit2 {padding: 10px; color: #eee; font-family: times new roman; font-size: 8px; letter-spacing: 2px; text-transform: uppercase; text-shadow: none; text-align: justify; line-height: 100%;} #pomepost {width: 480px; padding: 10px; color: #333333; font-family: georgia; font-size: 12px; text-align: justify; line-height: 100%;} #pomedats {width: 480px; height: auto; padding: 10px; background-color: #171717; color: #eee; text-align: center; text-transform: uppercase; font-size: 8px; letter-spacing: 2px;}</style>


Última edición por Sorceress el Lun Jul 12, 2021 9:44 pm, editado 6 veces
Sorceress
Sorceress
Mensajes: : 110
Reputación: : 55
Mis links
Poe - Nivel 0

Volver arriba Ir abajo

Chan eil tuil air nach tig traoghadh Empty

Sáb Jun 12, 2021 11:22 am
A Noble Cause
And a reason to go On.
El frío del exterior no amenazaba la alegría de los invitados a ese precioso castillo de época que se encontraba iluminado con pomposidad y decoro, para la fiesta que empezaba recibiendo a todos los que interesados añoraban pasar un buen rato y a su vez que se unían para una buena causa dirigida por su noble anfitriona que subastaría algunas cosas donadas por sus contactos más enriquecidos, a favor del orfanato de Edimburgo que necesitaba una remodelación propia pronto o no soportaría la caída del invierno.

Muchos otros iban por que deseaban ver con sus propios ojos a la joven anfitriona que había causado revuelo con un divorcio escandaloso en Londres, de su marido un reconocido hombre de negocios que también había habitado en Escocia alguna vez y de quien nadie sabía nada. La orquesta tocaba sus mejores tonadas para alegrar a los invitados, mientras los sirvientes se paseaban entre ellos ofreciendo vino y bocadillos preparados con esmero para la ocasión de dicha y alegría.

Las conversaciones eran variopintas, sobre el clima, sobre el vestido pasado de moda de la Sra. Dunn que se había engordado, los negocios en el extranjero que poseía Lord Campbell, el contrato firmado por Lord Stewart, lo deliciosa que estaba la comida, los peligros y eventos extraños acontecidos últimamente, la ira de la familia de la recién divorciada joven que finalmente volvía al gran salón, luego de haber estado preparando los últimos detalles para la subasta de tres pinturas de pintores reconocidos en Reino Unido y un jarrón chino de una manufactura exquisita.

Ataviada en rojo oscuro de terciopelo, caminó entre los invitados con su largo cabello oscuro en un elegante peinado ligeramente sujeto, pero con algunos de sus mechones sueltos descansando sobre su hombro derecho, no necesitando portarlo recogido más al encontrarse soltera nuevamente. Algo nerviosa saludó a uno que otro invitado, antes de ser aproximada por uno de los sirvientes para ser avisada que cuatro representantes de los regimientos enviados a Escocia por la reina habían hecho acto de presencia en el castillo.

Imprevistos por supuesto.

Los habían hecho pasar y ahora esperaban en un salón alterno, por lo que la morena le pidió a su sirvienta que les sirviera algo caliente, ya que hacía frío fuera y ella se encargaría de conocerlos y hablarles. Mal momento para aparecer por supuesto, a no ser que quisieran solo ser partícipes de la celebración de caridad.

Su caminar elegante le abrió paso hasta esa sala de estar alterna, abriendo sus puertas con sus delicadas manos y así ingresar completamente- Buenas Noches Caballeros, bienvenidos–saludó finalmente con una elegante inclinación femenina, antes de enderezarse.
Sábado | 6:15 p.m | Sutherland Hall Castle | Escocia
Sorceress
Sorceress
Mensajes: : 110
Reputación: : 55
Mis links
Poe - Nivel 0

Volver arriba Ir abajo

A Noble Cause
And a reason to go On.
El castillo del duque de Sutherland se alzaba a la distancia, apenas distinguible entre la oscuridad de la noche por la gran cantidad de luces que se distinguían desde el exterior y las agujas de sus torres, que le otorgaban el aspecto de un palacio de cuentos en colores pastel más que de un castillo.

Una mirada bastaba para decir que aquel sitio no tenía comparación posible con los torreones de piedra mohosa y ventanas desvencijadas que había visto desde su llegada a Escocia, todavía ocupados por los incontables nobles menores que había esparcidos por todo el norte. Básicamente cualquiera con uno de esos repetidos apellidos de clan podía hacerse llamar noble, aunque tuviese más tierra bajo las uñas que en la extensión de sus dominios.

No, aquella era una visita de cortesía o eso se suponía. Le había llegado información acerca de la ocupante de aquella residencia, recientemente regresada desde Londres tras un bochornoso asunto marital que se había presentado en el parlamento. Allí donde su padre ejercía la influencia de la familia en la cámara y su hermano, William, se ocupaba de saltar de baile en baile, al mismo tiempo que a él le enviaban a congelarse a las tierras alta. Podía notar el rocío de la noche y todavía no estaban siquiera cerca del invierno.

Particularmente los chismes de esa naturaleza no eran de su interés, salvo en esa ocasión, porque lo que podía haber sido la fuga de un marido oportunista, se había convertido en un dolor de cabeza para el gobierno de su majestad en Escocia y eso no se podía permitir. Suficiente tiempo y dinero se había perdido aplastando a los jacobitas hasta el cansancio como para tener que volver con tropas hasta ese rincón del mundo.

Al llegar a la entrada se encontró con una gran cantidad de carruajes y de sirvientes esperando, al menos eso le vino bien para que se ocupasen de su caballo en lo que ingresaba a la residencia. A un salón secundario.

Mi lady —respondió con una bien estudiada reverencia— Coronel George Wellesley, del IV regimiento de húsares de su majestad —se presentó como dictaban los códigos de cortesía, alzando la mirada hacia la anfitriona de aquella velada. Le pareció joven, demasiado para el nivel de influencia que tenía su apellido en esa región.

Aparentemente hemos llegado en un mal momento, ¿Qué es lo que se está celebrando? Si es que se puede saber — preguntó a la joven, alzando una ceja, al tiempo que sus hombres permanecían detrás suyo, distrayendo la mirada con el mobiliario y la decoración a su alrededor.

Sábado | 6:15 p.m | Sutherland Hall Castle | Escocia
Alistair
Alistair
Mensajes: : 436
Reputación: : 278
Mis links
Shakespeare - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

A Noble Cause
And a reason to go On.
Ella correspondió el saludo del caballero que tomó la iniciativa de hablarle primero, mientras la sirvienta volvía rápidamente con la bandeja que ofrecía a los presentes, tazas de té recién colado que aromatizaba entre nueces y frutos silvestres y poseía un tono oscuro y agradable. Perfecto para mitigar el frío escocés que podía sentirse fuera, pero que, gracias a la calidez del interior, parecían dos mundos diferentes.

Es un honor Coronel Wellesley –contestó entonces entendiendo bien por sus uniformes quienes eran, pero agradecida por la confirmación otorgada. En el exterior se escuchaba la orquesta continuar aquella melodía tan rítmica que seguro en el salón de baile tenía a variadas parejas moviéndose al compás marcado, mientras otros muchos conversaban- Caridad –contestó con suavidad, conservando aquella elegancia de su postura de hombros relajados- es un baile de caridad, para recaudar fondos para el Orfanato San Peter´s –habló observando como la sirvienta se aproximaba a ambos con las últimas dos tazas, con un gesto de su mano indicando al coronel que aceptara la bebida caliente- Ayudará a mitigar el frío.

La mujer se apartó sin tomar la suya, caminando con tranquilidad y usando sus manos para maniobrar aquella falda acampanada y suave hasta un diván de lectura que se encontraba junto a la chimenea, de color azul zafiro y caoba oscura, recubierta de dorado.

Con un gesto, los invitó a hacer lo mismo en el resto del juego de sala, iluminados por la elegante chimenea grande cuyo fuego ardía vivo, reflejando sus naranjadas luces en el resto de la sala proyectando sombras variadas- El orfanato parece no encontrarse en sus mejores momentos y muchos niños encuentran un techo, estudios y comida allí, por lo que subastaré tres pinturas de John William Waterhouse y un jarrón chino de porcelana, marcado y certificado, para entregar los fondos al orfanato y puedan esperar el invierno propiamente –oh si, Lady Sutherland era sin duda recordada y reconocida en Edimburgo por ser una mujer caritativa que ayudaba a la iglesia, a los orfanatos, hospitales, casas de acogida y a los pobres.

Mientras había sido Mackenzie, no había abandonado aquel trabajo, en Londres había comenzado un proyecto llamado “Bluebell´s House” que logró finalizarse a tiempo. Era una casa para mujeres que quedaban en la calle ya sea por haber sido abandonadas por sus maridos, o maltratadas en todo caso por quien debía protegerlas, un hogar para ellas y las embarazadas que no tenían lugar donde vivir en seguridad. Todo eso realizado antes que el escandalo se desatase y acabara siendo la comidilla de la sociedad londinense de la forma menos esperada...

Sus manos que descansaban en su regazo se presionaron mutuamente ante el recuerdo de aquello y con un calmado inhalar, mantuvo la serenidad digna de una mujer orgullosa que aún luchaba por mantener la fortaleza necesaria para no sucumbir a sus emociones. Sus ojos oscuros buscaron el rostro del Coronel Wellesley- Pero creo que esos son asuntos que deben aburrirle –murmuró sonriendo con cierta suavidad y decoro- Y seguro distan de lo que les ha traído hasta aquí, a estas horas... por favor –murmuró dispuesta a atender a lo que dijese, finalmente viendo como la sirvienta se acercaba a ella para ofrecerle su taza de té, para luego abandonar la bandeja en la mesa de centro y apartarse del camino y quedarse de pie en un rincón de la sala como era costumbre en la servidumbre.

Tomó delicadamente la taza de té con su respectivo platillo y agarrándola por el asa de la taza de porcelana fina y delicada, bebió silenciosa.
Sábado | 6:15 p.m | Sutherland Hall Castle | Escocia
Sorceress
Sorceress
Mensajes: : 110
Reputación: : 55
Mis links
Poe - Nivel 0

Volver arriba Ir abajo

A Noble Cause
And a reason to go On.
El ambiente en el interior del castillo se sentía mucho más agradable que el viento gélido que habían soportado a lo largo de todo el camino hasta allí, tanto por la calidez que daban las chimeneas repartidas por la estancia, como por los aromas que danzaban en el aire, evocando recuerdos en el soldado de lugares más felices, la amada Inglaterra y las hojas de té recién hervido. No podía negar que se había sentido acogido, incluso cuando habían aparecido en medio de una fiesta en la que no los estaban esperando.

Con "Sir George" bastará, mi lady de Sutherland —le dijo, después de todo la gente como ellos se distinguía por la nobleza de su cuna, no tanto por el cargo que pudiesen haber alcanzado en un oficio, fuese militar o del gobierno— Estos son los capitanes de los escuadrones que resguardarán la región tierras a contar de ahora —señaló a los hombres, cada uno acompañando su nombramiento con una reverencia ante la joven.

La palabra caridad le llamó la atención, había oído de gente llamada como la misericordia, como la castidad y como la justicia. Pero Caridad era alguien que no le habían presentado aún al caballero, no en vano su familia se había alineado siempre con los "tories" en virtud de la búsqueda del progreso de la raza humana y antes que todo, del Reino Unido.

Los orfanatos suelen ser fríos... —respondió a la señorita, como señalando lo evidente, con tanta seriedad, que hasta que no miró a los demás oficiales estos no dejaron escapar la risa. Volvió a mirarla, acercando la taza de porcelana a sus labios— Disculpe nuestros modales de soldado, soy todo oídos —agregó, inclinándose levemente en su asiento para escuchar lo que tenía que contar acerca del hospicio.

Cada quien era libre de dilapidar su fortuna como quisiera, no era nada raro que las esposas de sus conocidos les insistieran para donar dinero a una caridad nueva cada mes, según la última criatura que les hubiese movido el corazón.

¿Waterhouse? Creo que he visto alguna obra suya en Londres, ¿Las habéis escogido de su taller personalmente? —preguntó, a fin de dejar claro que él estaba al tanto de su residencia en la capital del reino de todos los reinos. Hasta cierto punto le daba pena estar siendo así con ella, a ratos, cuando hablaba, su voz parecía desvanecerse en un esfuerzo.

Casi sonríe de alivio al darle pie para comentar la razón de su visita, pero tal como con eso, tenía la costumbre de apegarse exageradamente a ese tipo de reglas de conducta.

La cuestión es, madame, que se me ha enviado al norte con la misión de asegurar la paz de su majestad. Venía a avisarle que se levantará una guarnición en el condado de Sutherland y puestos de avanzada alrededor —le dijo, avisando, pues desde la abolición de los clanes ya no existía un derecho feudal sobre la tierra sino de simple dominio privado— Para lo que nos sería de gran utilidad contar con su colaboración, las principales fuentes de agua se encuentran dentro de vuestros dominios y también una margen del bosque que corta el camino que tendría que ser talada —empezó a mencionar parte de los planes que tenía la instalación de la hueste enviada a restaurar el orden en las tierras altas.

Sábado | 6:15 p.m | Sutherland Hall Castle | Escocia
Alistair
Alistair
Mensajes: : 436
Reputación: : 278
Mis links
Shakespeare - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

A Noble Cause
And a reason to go On.
Como se había predispuesto, la joven Lady del castillo permaneció silenciosa escuchando cada palabra otorgada y claro que paseó su mirada por los otros tres hombres que estaban allí presentes, solo respondiendo cortamente a cada pregunta o comentario, como lo fue el referente al pintor, a quien en efecto había visitado personalmente y escogido estas.

Con su ex marido, para esa casa que habían habitado en Londres...

Oh... – dejó escapar al escuchar los ecos en respuesta a ese conflicto desatado por la ira de su propia familia contra los últimos Mackenzie de Escocia y los Frasier de Irlanda, parecía que todo había finalmente llegado a esas magnitudes absurdas en el que todo el mundo sabía de lo ocurrido. Y se le caía la cara de la vergüenza... aparte de la que venía con el recuerdo de como se habían desenvuelto aquellos sucesos- Comprendo –murmuró entonces con un tono más bajo, sintiendo un nudo que se tensaba en su pecho, acompañado de la sensación de vértigo emocional que invitaba a la tristeza de nuevo.

Un día a la vez.

Dejando la taza sobre la mesa de centro, se levantó del diván y caminó un poco por la estancia para acercarse a la chimenea y así perder sus ojos oscuros en las llamas, mientras recordaba un poco el inicio de todo ese conflicto. La tristeza... la decepción, la ira y entonces la vergüenza.

Dándole la espalda a los cuatro hombres, escondió una única lágrima que escapó silenciosa esperando que el calor de la chimenea la secara cuanto antes, apretando en puño la tela de la falda de su vestido, ocultando de los visitantes el conflicto que representaba el recuerdo de que todo era a raíz de ese suceso- Gracias por tener esta cortesía caballeros –murmuró la joven morena que inhaló silenciosa, exhalando muy suavemente de modo que no era notorio cuanto le afectaba aún aquel tema. Y fingiendo que acomodaba un poco esos mechones oscuros como el ébano sobre su hombro derecho, se aseguró que la piel de sus mejillas estuvieran lo suficientemente seca para fingir que nada había pasado.

Girándose con una nueva determinación observó a los caballeros de la reina, enderezando su postura un poco más. Extendió su mano derecha, palma arriba hacia un escritorio que estaba en un rincón- Por favor Sir George –dijo con su marcado acento, para moverse junto a él hacia el mueble señalado en el cual se detuvo y miró a la sirvienta- Margaret, los planos – la muchacha pareció espabilarse “Si mi Lady” murmuró y corrió fuera de la habitación, mientras la música llenó el silencio por unos minutos que tardó la sirvienta en volver con un rollo de papel que entregó a su señora.

Violetta lo extendió sobre el escritorio y lo retuvo estable con dos pisapapeles, mostrando un mapa de las tierras que pertenecían a ese segundo asentamiento para murmurar- Aquí y aquí están las fuentes de agua... –murmuró señalando unos puntos en el mapa- Recientemente hemos trabajando en una extensión que llega hasta aquí... –hizo una pausa- Si es posible quería pedirles que muden un poco al norte su campamento, esta sección del bosque tiene arboles fuertes que pronto soltaran las semillas de pino, que recolectamos personalmente. Talarlos sería una terrible pérdida, sin embargo, justo luego de esta extensión de arroyo... están los árboles que usamos para abastecer el castillo y las chimeneas, es amplio y no dista mucho del punto original y podría prestarles la mano de obra de mis trabajadores para ayudarles en la tala.

La morena conocía sus tierras y como buena administradora sabía muy bien lo que en ellas había, por supuesto que adoraba cuidarlas como fuera posible. Eso indicaba que quizá amaba recorrerlas por igual.
Sábado | 6:15 p.m | Sutherland Hall Castle | Escocia
Sorceress
Sorceress
Mensajes: : 110
Reputación: : 55
Mis links
Poe - Nivel 0

Volver arriba Ir abajo

A Noble Cause
And a reason to go On.
Pocas personas habrían entendido la importancia de su tarea en las tierras altas. Ciertamente a él le había costado hacerse a la idea de la importancia y la utilidad de las mismas, el movilizar miles de hombres junto con su equipo y establecerse en ese rincón perdido de Albión era a todas vistas algo costoso. Sin embargo el primer ministro había sido tajante al respecto para con el ejército. Tenían que ir, tenían que establecerse y guardar la paz de su majestad, todo lo demás era secundario.

Sin embargo ahí estaban, presentándose en el castillo de Sutherland para explicarle a su dueña que tendría que colaborar con el ejército británico. No habría podido adelantarse a su respuesta, después de todo el sentimiento hacia los ingleses estaba por lo usual manchado de resentimiento, incluso por aquellos escoceses que habían vivido en Londres como la misma joven.

Buscó signos de insinceridad en su rostro, más no los encontró en principio. Parecía más turbada por la noticia que otra cosa, poniéndose de pie y caminando a la chimenea como si la estuviese asimilando en lugar de enfrentarse directamente con él y sus directrices.

Las gracias a vos, por recibirnos con tanta hospitalidad —replicó, asintiendo al verla regresar en su dirección, con una energía muy diferente en su voz a la que había mostrado anteriormente.

Quizás era el hecho de que vivía de acuerdo a su título, que su hogar no se pasaba de viento entre las piedras o que simplemente su rostro le resultaba agradable, aunque cargado de melancolía cada vez que sonreía sin llegar a hacerlo.

Se puso de pie en cuanto ella se dirigió hacia aquel mueble, ordenando a una de sus criadas  ir por unos planos. La música amenizó la espera hasta que los mapas se desplegaron y una ceja se alzo por si sola en su rostro.

Mi lady, estos planos serían de gran utilidad para la unidad de cartografía, si pudiesen venir a copiarlos —afirmó, observando con detenimiento los puntos que la joven morena le indicaba sobre el plano. Los relieves, los caminos y los bosques se señalaban a la perfección, eso les podría ahorrar un par de semanas de trabajo incluso.

Creo que hablo por todos mis oficiales cuando le digo, Lady Sutherland, que estamos agradecidos de su hospitalidad. Es de bien saber que hay tal compromiso local con las labores del ejército —le dijo con cortesía, al mismo tiempo que los otros soldados asentían también, todos con sonrisas en sus rostros.

Había algo que no le cuadraba de aquella mujer, como si todo lo que estuviese viendo fuese pura fachada. Quizás no era sincera en su apoyo a la misión de la corona, quizás solo pretendía quedar bien como con aquella beneficencia. Por lo menos jamás había oído nada de que fuese jacobita, los Sutherland siempre habían sido leales, por algo seguían siendo uno de los pocos grandes nobles del norte que aún mantenían su posición.

Los ingenieros revisarán todo, pero estoy seguro de que podemos llegar a un entendimiento —afirmó, observando el mapa con conformidad, más interesado en buscar puntos de potenciales emboscadas. Las piñas de los pinos no le preocupaban tanto como los misteriosos ataques que habían ocurrido en el último tiempo.

Dicho lo anterior, retrocedió un paso y realizó una reverencia ante la señora del ducado.

Deberíamos permitirle seguir disfrutando de la velada, después de todo somos invitados inoportunos en su residencia —se excusó, listo para encaminarse hacia la salida tan pronto Lady Sutherland diese su aprobación y pudiese así regresar a la fiesta, beneficencia o lo que fuera aquella reunión.

Sábado | 6:15 p.m | Sutherland Hall Castle | Escocia
Alistair
Alistair
Mensajes: : 436
Reputación: : 278
Mis links
Shakespeare - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

A Noble Cause
And a reason to go On.
Su padre era extremadamente orgulloso, por supuesto que el Conde Andrew William Sutherland, iba a pegar el grito al cielo y sentirse extremadamente insultado al saber que tropas se instalarían en sus tierras, como si la propia reina sentara un guardia frente a la puerta de la casa para evitar que salieran.

¿Intimidación? Claro, seguramente esa era la intención de su majestad la Reina al enviar a esos regimientos a ocupar sus tierras... ¿Para qué más podría ser? Sus hermanos Duncan y Elliot estaban enfurecidos por igual y eran los que mas propensos estaban a buscar una pelea directa con su ex marido con el que no se había vuelto a comunicar desde que pasó a la residencia Mackenzie, para recoger el resto de sus cosas.

La morena dudó un poco, porque aquellos planos eran muy preciados para su familia y que la corona tuviese copia de ellos significaba peligro, pero también eran una prueba viviente de todo el territorio que dominaban y quienes vivían en aquellas tierras altas, unificados y leales a su padre, por lo que, si llegaban a querer, podían realmente comenzar algo inevitable, por lo que considerando sus opciones la morena miró fijamente al coronel frente a ella, sabiendo que la estabilidad de su familia y los clanes bajo su alianza dependían de cómo se llevara aquella situación.

Afirmó entonces- Ha de saber Sir George...  –agregó- mi familia ha sido siempre leal a su majestad la reina, como también orgullosos señores de estas tierras, mi padre no estará contento con su presencia dentro de nuestro territorio –dijo con honestidad- Y aunque sé que es inevitable debido a la peculiar situación en la que estamos, pese a que es un hombre difícil... es fiel –agregó eligiendo bien sus palabras- Estos planos son parte del tesoro y patrimonio orgulloso de mi familia y sus hermanos en tartán, por lo que puedo permitir la copia de ellos bajo una sola petición de mi parte –la preocupación brilló en los ojos oscuros de la señora de la casa- Que solo sean copiados una vez y que sean devueltos al terminar su campaña.

No debe responder a mi petición ahora, considérelo como... –inhaló profundo, sabiendo que su padre no permitiría la copia y mucho menos aceptaría de buena gana algo así- una manera de no agitar más las aguas – dijo con un suspiro apenas notorio escapando de sus labios. Estaba cansada, realmente agotada de toda aquella burocracia absurda, mientras buscaba sanar ese corazón roto que aún dolía inmensamente.

Estaba harta de ser el escudo que protegía a la familia de su ex esposo y cuñada de la ira de la propia, cansada de contener a su propia familia y tratar de mantener la paz con los clanes irlandeses afectados por la traición de su exesposo “que infierno hemos creado...” pensó para sí misma, sabiendo que a lo mejor él la estaría pasando mejor con aquella amante con la que se había casado. ¿Cuándo iba a poder descansar en paz? ¿Cuándo podría ser un poco egoísta y pensar en ella misma? – Solo puedo aspirar a que pueda comprender mi petición –dividida entre su familia, el orgullo de preservar a alguien por quien quizá no sentía odio alguno, más pura decepción, la fortaleza y neutralidad que Escocia necesitaba en esos momentos y el ejemplo como figura conocida que todos miraban detenidamente.

Ella esbozó una pequeña y agotada sonrisa, antes de realizar una suave reverencia en respuesta a sus agradecimientos, paseando la vista sobre los otros soldados- Es un honor poder ser de ayuda al ejercito de su majestad –dijo con honestidad- Por favor, haga lo posible por transmitir mi mensaje, a no ser, que prefiera que sea yo misma la que haga la solicitud. No me molestaría tampoco ser quien les indique el camino por los bosques –dijo quitando los pisapapeles para mirar a su sirvienta, que no dudó en tomar los planos para enrollarlos y llevárselos con ella, mientras la morena caminaba para rodear la mesa y del respaldar de una silla, tomar un shawl, con el patrón cuadriculado con los colores del clan Sutherland, tejido a mano.

Los acompañaré –dijo con elegancia y esa propiedad que denotaba su buena educación noble- ¿Han traído sus cosas con ustedes? Sir George, si es así por favor deberían aceptar mi invitación a pasar la noche en el castillo y así partir mañana temprano con mejor clima y la luz del sol iluminando su camino – dos sirvientas abrieron las puertas de la sala alterna mientras caminaba junto a Sir George, al que miraba con atención, permitiéndose analizar mejor ese perfil juvenil y de buen ver- Wellesley... ahora recuerdo –dijo entonces- Ducado de Wellington ¿verdad? –preguntó haciendo pequeña charla.
Sábado | 6:15 p.m | Sutherland Hall Castle | Escocia
Sorceress
Sorceress
Mensajes: : 110
Reputación: : 55
Mis links
Poe - Nivel 0

Volver arriba Ir abajo

Chan eil tuil air nach tig traoghadh Empty

Miér Jun 16, 2021 4:09 am
A Noble Cause
And a reason to go On.
Había llegado hasta el castillo de Sutherland esperando encontrar algún grado de resistencia, por mucho que cualquiera tenía que ser consciente de que dada la situación imperante sería contraproducente el oponerse al actuar de los soldados de la corona. La presencia de la joven como única anfitriona había permitido distender el ambiente, llegando incluso a sacar sonrisas en los rostros de los oficiales ingleses. Él en particular encontró en la mujer morena cierta fascinación, por su elegancia y agilidad de mente demostrada en cuanto les recibió en el salón.

Escucharla hablar acerca de lo importunados que podían sentirse algunos de sus familiares lo traía sin cuidado, sin embargo le revelaba que quizás aquella interlocución no había sido tanto una feliz coincidencia. Después de todo se trataba de una mujer que había estado casada, así que estaría acostumbrada a tratar con hombres y si había vivido en Londres, seguro que había aprendido un truco o dos acerca de tratar con generales y almirantes en las cenas de gala.

Vuestras tierras, no territorios, milady. Son vuestra propiedad y como tal es apelando a vuestra buena voluntad como súbditos leales, que os solicito apoyo en la misión encomendada por el gobierno de su majestad —la corrigió, siendo la mitad de hosco que podría haber sido de habérselo propuesto. Los nobles escoceses eran propietarios, pero ya no controlaban la región como antes, ni era obligación del ejército pedirle su autorización al señor del clan permiso para perseguir a un criminal en sus tierras y llevarlo a juicio.

Sabía que en algún punto tanta amabilidad se encontraría con un obstáculo en algún punto, aparte de eso la jornada todavía prometía. Por lo que eligió responderle con una leve sonrisa, evitando comprometer su palabra a algo que no tenía del todo claro que cumpliría si llegaba el momento en que necesitaban reconocer el terreno rápidamente.

Oh, pero milady, no hace falta que se preocupe por eso, si es precisamente por lo que hemos venido hasta el norte —le respondió divertido, sin especificar a propósito si se refería a que su cometido en el norte era calmar las aguas o precisamente lo contrario, agitar la situación para terminar con el problema de raíz y de una buena vez por todas.

Eso no hará falta, yo mismo me encargaré de velar por vuestro requerimiento —. Le asaltó entonces la duda de si la razón por la que ella era la única que estaba ahí para recibirlos era a propósito o no. Enviar a los parientes que podía complicar la situación lejos y dejar a la más sensata para que manejase la visita de los oficiales ingleses, quizás con un poco de suerte lo oscuro de su cabello y la pálida piel de su rostro bastaría para que al comandante inglés se le ablandase el corazón. No le gustaba que intentasen jugar con él, era sino una de las cosas que más odiaba.

Tomó aire ante el ofrecimiento de la escocesa, debatiéndose por un instante mientras se dirigía a sus oficiales, que parecían devolverle el pensamiento con la mirada. Negó con la cabeza y entonces sonrió.

Será un honor acompañarla al salón —respondió. Listo para acompañar a la anfitriona a la celebración, no sin antes ordenarle a un ayudante de campo que volviese con el regimiento para avisar de su ausencia— Pero me temo que mis hombres no visten del todo apropiadamente para la situación —comentó, acercándose ellos, mirándolos con detenimiento. Se quitó una de las tantas medallas que llevaba en el pecho y se la puso a sus subalternos para que al menos aparentasen un poco más de grado cuando estuviesen entre los ilustres invitados de lady Sutherland.

Conforme con el resultado, ofreció su brazo a la joven y ambos entraron al salón, donde la fiesta parecía llevar un rato. Las miradas se dirigieron hacia ellos como era de suponer, nadie los esperaba tan al norte del Muro de Adriano.

Así es, el príncipe de Waterloo y duque de Wellington es mi padre —respondió educadamente— ¿Hubo miembros de su familia que sirvieran con mi abuelo contra Napoleón? Sé que los regimientos de las tierras altas estuvieron en Waterloo —señaló, la última batalla del emperador que había encumbrado a los Wellesley a lo más alto que se podía aspirar.

Sábado | 6:15 p.m | Sutherland Hall Castle | Escocia
Alistair
Alistair
Mensajes: : 436
Reputación: : 278
Mis links
Shakespeare - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

Chan eil tuil air nach tig traoghadh Empty

Miér Jun 16, 2021 6:00 am
A Noble Cause
And a reason to go On.
Era natural que no concordaran en ese aspecto de opiniones, pero bien versada en diplomacia la morena le sostuvo la mirada, era una orgullosa escocesa como era de esperarse, quizá tan cruda como sus compatriotas, aunque tuviese una realidad indefendible o defendible delante, dependiendo de si querías o no problemas con la corona que podía despojar los títulos si le daba la gana. Debía ser muy cuidadosa.

Sin embargo, sabiendo callar para no estar de acuerdo o en desacuerdo con lo dicho y así no importunar una conversación tan fluida como aquella, se mantuvo compuesta. Por lo pronto se vio a ella misma curvar ligeramente sus labios, a medida que recibía una respuesta positiva a su invitación, al no tener que acompañarlos fuera, aprovechó para entregar a la sirvienta su shawl- Llévalo a mi recámara y por favor que preparen las habitaciones del ala este para los oficiales de su majestad –la sirvienta se inclinó ante ella “si mi Lady”.

Mantuvo sus manos juntas al frente con elegancia y tranquilidad- Es un orgullo que porten sus uniformes adecuadamente, no veo por qué no puedan disfrutar un poco de la velada – dijo quitando un poco la importancia de la poca preparación estética de los caballeros presentes y cuando por fin estuvo hecho, se tomó delicadamente el brazo del coronel y así dirigirse a la zona donde estaban los invitados- Sí, mis familiares se unieron a la batalla en Quatre Bras, junto con Dixon Wallace de la campaña 79, eran parte de la octava brigada comandada por el general Sir James Kempt –dijo con suavidad.

Las personas continuaban conversando y claro, mirándolos con atención ya que, desde su regreso a Escocia, no había sido vista en compañía masculina que no fuese sus hermanos o su padre cuando su carruaje llegó a Edimburgo, donde tomó su propio carruaje a esa segunda residencia familiar. A medida que caminaba entre los invitados, saludaba con pequeños asentimientos de cabeza, guiando al coronel hasta donde se encontraban expuestas los tres cuadros (1, 2, 3) y el jarrón chino, escuchándose como alguien pedía participar en la subasta y anotaba su nombre en la lista a los que debían repartirles un número.

Ella parecía estar muy atenta a todo lo que pasaba a su alrededor, una sirvienta se acercó ofreciendo a los militares bocadillos de una bandeja de plata que paseaba entre los invitados, pero enfocó su mirada en los cuadros que por fin ya no vería nunca más después de esa noche- Las historias de las batallas vividas por mis ancestros son gran tema de conversación cuando las reuniones familiares se dan y mis hermanos con sus hijos van al castillo principal, los niños aman empaparse en la gloria de siglos y a mi abuelo parece darle vida el contar las historias y vivencias de su padre y su padre antes que él –murmuró por lo bajo mientras esbozaba una sonrisa suave ante el saludo lejano de una mujer mayor, con una pequeña reverencia como saludo formal- Tuve la oportunidad de ser una oyente fervorosa cuando era una niña –informó con una pequeña sonrisa.

“¡Violetta! ¡querida!”

Aquel llamado la hizo girar su rostro para mirar por sobre su hombro- Ay no... –murmuró por lo bajo, quizá bastante audible para su acompañante, mientras plantaba una sonrisa cordial en sus labios, sin muchas ganas realmente- Lady Ethel Murray, habla demasiado y suele ser característica por su inoportuna forma de hablar e indiscreción –dijo rápidamente bajo su aliento para advertir a George, justo a tiempo antes que la mujer se acercara con una sonrisa demasiado amplia.

“Querida, es un gusto que por fin hayas regresado a tu hogar, una lamentable forma de hacerlo, ese muchacho Mackenzie parecía uno de los buenos”

Ella sintió como si se le revolviera el estómago un poco- Si, bueno... quizá no era el indicado - aclaró con cierta tristeza en su voz que supo enmascarar bien frente a la mujer- ¿Participará en la subasta Lady Murray? –dijo desviando el tema lejos de ella para enfocarlo en los cuadros y el jarrón. La mujer que se abanicaba dejó salir una suave risa algo exagerada.

“Claro que sí, me ha encantado el jarrón chino, mi colección estará encantada de recibirlo”

Me alegra mucho entonces, Lady Murray, le presento al Coronel Sir George Wellesley –dijo mirándolo por unos segundos, antes de volver su vista a la expresión de la mujer que sonrió con amplitud.

“¡Sir Wellesley! Que gusto conocerle, y soltero espero”

Y fue allí muy claro el insulto agrio escondido entre comentarios jocosos poniendo en duda que la morena se acompañara de hombres solteros. La sonrisa de la morena desapareció de sus labios por unos segundos, antes de componerse y alzando su mentón esbozó una sonrisa baja- Me temo que eso es algo que no puedo responderle, ya que acabo de conocerle por asuntos oficiales, pero estoy segura que, si no le incomoda a Sir George, él podría dejarle saber –dijo entonces.

“Pues claro, tengo una hija que estaría encantada de conocerle Coronel, espero no me deje con la duda.”

Violetta quiso hacerse muy chiquita en ese momento, comprendiendo que muchos de esos comentarios la culpaban por la decisión que había tomado, el agarre en el brazo de George se debilitó como si por un segundo hubiese perdido el aire y quisiera sacar a patadas a la mujer, pero sabía que la fortuna de la mujer y su terquedad, serían clave en la ganancia de dinero en la subasta. Un pequeño sacrificio para un bien mayor ¿verdad? - Un pequeño sacrificio para un bien mayor... -murmuró muy bajo. En algún momento la sociedad debía admitir que ella había tomado una decisión por su propio bien, pero no era fácil cuando harpías como aquella picoteaban un poco esperando alguna reacción suya.
Sábado | 6:15 p.m | Sutherland Hall Castle | Escocia
Sorceress
Sorceress
Mensajes: : 110
Reputación: : 55
Mis links
Poe - Nivel 0

Volver arriba Ir abajo

Chan eil tuil air nach tig traoghadh Empty

Miér Jun 16, 2021 7:32 pm
A Noble Cause
And a reason to go On.
Si algo que tenía que reconocer de la joven era la inmensa capacidad que demostraba tener para llevar la casa. Desde un primer momento se había mostrado como una anfitriona atenta, capaz de mediar entre su propia familiar y los oficiales que se habían presentado de improviso en su casa, incluso ganándose su simpatía con su maneras elegantes y afables. Bastaba unas palabras suyas, expresadas eso si siempre con dulzura, para que los criados corriesen a obedecer sin dilación ni error por lo que había podido apreciar.

Con esto bastará, por mucho que todavía hubiesen estado asistiendo al colegio para cuando se ganaron estas en el África —señaló, proveyendo a los jóvenes oficiales con las suyas propias.

La pequeña charla era un arte de la alta sociedad, el ser capaces de mantener una conversación sin necesidad de decir nada demasiado profundo o que pudiese comprometerlos, la clase de interacción que se favorecía en presencia de los extraños, especialmente cuando se trataba con dignatarios extranjeros y en cierta parte, el mismo George se sentía extranjero en esa tierra, por lo que escuchó con atención a la joven morena.

Quatre Bras. Estar presente ese día honra a cualquiera de los que combatieron bajo el mando de mi abuelo, finalmente es la mayor victoria de nuestra historia desde entonces —le dijo con un asentimiento que transmitía su aprobación al linaje de los Sutherland como combatientes bravos en el día más decisivo de la historia de la Europa moderna.

La acompañó por el salón, saludando a cuanto desconocido se cruzaban, encontrando tanto gestos de sorpresa como de aprobación o reprobación a su presencia, pero la sorpresa estaba en los rostros de la mayoría que observaba las enseñas regimentales del oficial. Así fue hasta que estuvieron delante de las pinturas que se rematarían aquella noche, representaban distintas escenas y en parte evocaban historia y legado, una de las cosas que el Wellesley más valoraba en una obra, que contase más que una simple historia.

Es lo que parece ser una tradición bastante usual entre las familias con registro marcial, imaginaos lo seguido que oíamos nosotros acerca de las victorias de mi abuelo en España y Portugal y claro, la de invitados que se sumaban a las mismas —le dijo conforme. Se había obligado desde pequeño a aprender el orden de batalla del día de Waterloo y con ellos, todos los regimientos que habían tomado parte en el enfrentamiento, siendo consciente por tanto de la participación de las antiguas casas de Escocia.

Claro, imagino que... —fue todo cuando alcanzó a decir cuando una mujer de cierta edad se les acercó directamente, con la velocidad de una fragata de la armada real— Con un poco de suerte su acento me librará de entenderle —le dijo para tranquilizarla, pero la realidad después no fue así.

Se quedó parado como buen soldado, sin moverse y sin demostrar nada en el rostro mientras la mujer intercambiaba opiniones con Lady Sutherland, Violetta, como le había llamado efusivamente al acercarse.

El jarrón es una pieza exquisita, ofertar por ella habla mucho de su gusto. Yo mismo lo haría de no ser porque he venido aquí como invitado —se inmiscuyó en la incómoda conversación.

El jarrón en cuestión le parecía una de las piezas más horrorosas que había visto nunca, por lo que si la mujer se lo llevaba consigo esa noche, por lo menos el dinero quedaría en mejores manos que en las suyas.

Se rio como única contestación a su sugerencia. Sí, estaba soltero. No, no era de su incumbencia. Pero ante la imprudente insistencia de la mujer, no pudo más que verse obligado a contestar.

Los rigores de la vida militar no permiten aún que encuentre a la mujer indicada. Por lo que prefiero no mezclar trabajo con aspectos personales mientras me encuentre en Escocia

Sus ojos rodaron finalmente, tomando aire profundamente y volviéndose hacia lady Sutherland.

Lady Violetta, ¿Un baile? —preguntó a la mujer morena— Con su permiso —dijo a Lady Murray, intentando desaparecer entre los demás invitados.

La había podido oír, cómo lograba mantenerse a flote en esas situaciones decía bastante acerca de ella. Todo el asunto del esposo le resultaba extraño y no se habría interesado en un asunto así si la mujer no lo hubiese puesto sobre la mesa tan indiscretamente. Seguro que se estaría muriendo de vergüenza.

Esa mujer tiene el tacto de un cañón de 12 libras —observó. No le encantaba bailar, pero puestos a huir de tales circunstancias, bien prefería estar dando vueltas toda la noche con tal de evitar otra impertinencia de ese calado.

Sábado | 6:15 p.m | Sutherland Hall Castle | Escocia
Alistair
Alistair
Mensajes: : 436
Reputación: : 278
Mis links
Shakespeare - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

Chan eil tuil air nach tig traoghadh Empty

Miér Jun 16, 2021 9:35 pm
A Noble Cause
And a reason to go On.
La morena volvió su mirada hacia el militar y agradeció que tuviese la iniciativa de escapar de aquella conversación incómoda. Por lo que asintiendo pronunciadamente una sola vez murmuró- Me encantaría –susurró, mirando una última vez a la señora Murray- Permiso -susurró viendo la reverencia pronunciada de la mujer que continuó sonriéndole a medida que se apartaba junto a Sir George.


Solo cuando se les abrió paso hasta la zona de baile, la morena logró suspirar con indignación apenas notoria para luego reír por lo bajo- Pero es una mujer acaudalada que le gustan los jarrones chinos –contestó ante lo obvio- Por más que me desagrade su presencia, sé que peleará por él y dará lo suficiente –dijo revelándole su plan estratégico- Y si toca tolerarla, aunque sea un poco para lograr que arreglen el orfanato, entonces lo haré –musitó suave viéndolo de frente para realizar una reverencia como saludo inicial antes de adoptar aquella postura de baile- Los fondos del estado suelen enfocarse a otros asuntos más urgentes para la corona, es importante que mientras la NSPCC estudia sus primeros casos de crueldad infantil en Londres, los que podemos hacer algo para mejorar las vidas de los niños en otras ciudades, lo hagamos. No todos tienen padres que los cuiden.

Una mano en el hombro derecho masculino y la otra sosteniendo la izquierda; Y la danza empezó rítmicamente al ritmo del vals Künstler-Leben op. 316 de Johann Strauss tocado por los músicos. ¿Hace cuánto no bailaba? No estaba segura pero no había olvidado su educación, cada paso que daba poseía una suave gracia que acompañaba bien su juventud- Al terminar esta pieza, podemos escaparnos por allí –dijo mirando a unas puertas cortinadas de un bello tono azul marino, con borlas doradas, que estaban entreabiertas y daban probablemente a una terraza donde podrían tener algo de paz.

Al inicio guardó silencio, concentrada en aquella danza acompasada y elegante, las luces doradas de las velas iluminaban del mismo tono la estancia, las personas en los rincones conversaban, riendo o solo observando a aquellos que se animaban a bailar, los soldados acompañantes de Sir George finalmente estaban comiendo algo y disfrutando de la música, probablemente encontrando damas a las que impresionar con su trabajo y sus méritos, quizá inventándose alguna historia con las medallas que George les había compartido, para momentáneamente ganarse un poco más de atención y por supuesto que conseguían atención.

Jovencillas adineradas se abanicaban y pedían más historias de aquellos soldados.

Lamento que se haya visto inmiscuido en semejante situación incómoda –dijo por fin, antes de realizar un suave giro y entonces retomar la postura de nuevo- La sociedad parece tener un gran problema con mis elecciones –dijo esbozando una sonrisa triste que mantenía su aspecto sereno.

Sabía cómo jugar ese juego muy bien y no iba a darle la satisfacción a las chismosas de la nobleza de verla quebrada, ni avergonzada por algo de lo que no se arrepentía- aunque me temo que los ecos de mi decisión causaron los conflictos entre los clanes, que hay en estos momentos –murmuró con pesar, aunque externamente aparentara que nada estaba molestándola. Con un nuevo giro elegante y su mentón en alto, fijó sus ojos oscuros en los del moreno antes de esbozar una nueva sonrisa un poco menos triste, pero igual de ligeramente avergonzada por las dificultades que todo eso acarreaba para otros.

Violetta mantuvo aquella elegancia a lo largo de la pieza, con siempre una excelente postura, de vez en cuando notándose que disfrutaba de ese ratillo pequeño en que despejó su mente un poco del mal estar causado por la habladora Lady Murray que ahora conversaba con otras mujeres, seguramente parloteando de alguna otra pobre víctima o de los planes que tenía para sus hijas, sus viajes y otras tonterías.
Sábado | 6:15 p.m | Sutherland Hall Castle | Escocia
Sorceress
Sorceress
Mensajes: : 110
Reputación: : 55
Mis links
Poe - Nivel 0

Volver arriba Ir abajo

A Noble Cause
And a reason to go On.
Cuando ya estuvieron lo suficientemente lejos del radio de la señora Murray, pudo oír a Lady Sutherland reír por el comentario y no es que él fuese un experto en hacer bromas en las fiestas o durante la cena, pero ciertamente tenía facilidad para, en ocasiones, clavar la aguja del ingenio en el punto que más pudiese comprometer a una persona o situación y la mujer se lo había ganado a pulso, bastante que no la había comparado con un howitzer.

Personalmente nunca me han gustado los jarrones chinos, mi padre trajo al menos una docena de ellos cuando el ejército tomó Beijing —le comentó, porque de todas las piezas exhibidas esa noche para el remate, la única por la que no habría pujado un penique habría sido por aquella pieza de porcelana pintada de azul como solían hacer los artesanos chinos.

Y casi le removió el corazón su interés por los desamparados, de no ser porque aparte de no poseer uno propio, tampoco había encontrado ninguna utilidad a las obras de caridad más allá de limpiar la conciencia de los ricos que tomaban parte en ellas. Le devolvió la reverencia tras tomar posición y comenzaron a bailar al ritmo de la música.

Algo he oído de eso, creo que mi hermana menor también ha colaborado con NCSSP y los miércoles le lee a los niños de un orfanato, más bien su sacrificio consiste en dejarle el día libre a su criada para que lo haga —le comentó, al caso que tampoco estaba demasiado enterado de cómo funcionaba aquello, ni se sabía las siglas y ciertamente tenía claro que tal como Lady Sutherland parecía tan involucrada, no necesariamente todos entre las clases altas compartían su gusto por la caridad.

Agarró la mano de la morena, apoyando la sobrante sobre su espalda y poco a poco se fueron sumiendo en el ritmo de la canción que apenas empezaba, lo que le dio tiempo para acomodarse a las notas que guiaban a los danzantes.

El aire fresco vendrá ideal para recuperar el aliento, pero todavía no —bromeó después de haber dado algunas vueltas de más durante el allegro de la canción, cosa que implicaba moverse por el salón al mismo tiempo que lo hacían las demás parejas, como un solo baile compartido pero a la vez independiente el uno del otro.

Siguió la mirada Violetta hasta los oficiales que le habían acompañado hasta su residencia, la verdad era que se les veía bastante felices, pasando un buen rato entre gente de posición. Cómo se notaba que todavía estaban tan verdes como los el césped de los montes que rodeaban el castillo.

Continuaban en movimiento, ahora más calmado, lo que les permitía intercambiar opiniones.

No ha sido nada, la sociedad en Londres es el doble de despiadada que aquí —comentó, aunque hasta donde sabía ella eso tenía que tenerlo muy claro, por algo había preferido abandonar el sur y regresar a sus tierras para vivir como una mujer divorciada, cosa que en la capital le habría resultado imposible de sostener.

Entiendo su posición, aunque cuestiono que una simple ruptura matrimonial baste para desestabilizar la región. Los clanes ya no tienen ese tipo de poder —objetó, negando la idea de que esas gentes todavía pretendiesen actuar por rencillas familiares por fuera de la ley, como si siguieran viviendo en la edad media. Por lo menos esta vez la vio asomar una sonrisa, era un progreso se podía decir.

Serví en Sudáfrica durante la guerra, le puedo garantizar que estoy capacitado para lidiar con una conversación inoportuna o con unos cuantos campesinos furiosos —le comentó, la guerra de los Bóers había sido la primera derrota británica en décadas y la cantidad de medallas que llevaba puestas representaban la crudeza de la guerra que allí se habían encontrado.

Sábado | 6:15 p.m | Sutherland Hall Castle | Escocia
Alistair
Alistair
Mensajes: : 436
Reputación: : 278
Mis links
Shakespeare - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

A Noble Cause
And a reason to go On.
Ella entendía que Sir George era realmente un completo inglés londinense, donde todo era más civilizado y más tranquilo. Poco había tratado con escoceses o irlandeses en cuanto esas materias tan inusuales, por lo que una sonrisa un poco misteriosa adornó sus labios- Su majestad la reina gobierna con orgullo Gran Bretaña, pero me temo que hay una gran diferencia entre lo que se puede o no debería hacerse, de poder se puede, pero no debería. Igual la sangre aguerrida que viene en las venas de los escoceses no puede olvidarse y aunque la región ya no se rija por los clanes –explicó- hay un consejo de Lores de clanes que aún por tradición se ponen de acuerdo para funcionar en conjunto y tratar asuntos regionales que no competen a nadie más, como los matrimonios, las alianzas comerciales, los negocios de cada clan y familia, entre otras cosas.

Fue entonces que le habló un poco más sobre aquellas cosas- Los Mackenzie y los Sutherland han sido enemigos por generaciones –finalmente aclaró- incluso antes del levantamiento jacobita, pero las relaciones empeoraron cuando los Mackenzie decidieron apoyar a los jacobitas, mientras que mis ancestros, lucharon contra ellos. Los Mackenzies fueron a destruir las tierras de mi familia, en el asedio al castillo de Dunrobin, murieron la esposa y dos hijas del hijo del entonces Earl de nuestra familia... –dijo escuchando la música que finalmente llegaba a su fin, dando un descanso a las parejas danzantes.

Realizando una reverencia como era costumbre, hacia Sir George por el baile, agregó – Las familias aquí tienen tradiciones que son muy respetadas entre ellos, aunque todos acepten el reinado de su majestad, hay una jerarquía simbólica que permanece –explicó con seriedad por unos segundos- Y muchos de los matrimonios que han ocurrido, han sido alianzas entre familias, para unificar y preservar el legado de nuestros antepasados - se detuvo por unos segundos observando alrededor, para mirar hacia las puertas que daban hacia la terraza.

No dudo de su capacidad Sir George, me lo ha demostrado bien, lo que quiero decir... es que en este lugar las costumbres son muy diferentes a lo que es Londres –murmuró encaminándose hacia esas puertas y salir a esa terraza donde tuviesen mayor privacidad para hablar de esos asuntos, escuchando la música comenzar otra vez, en una nueva pieza más agitada que seguro bailarían con más energía los invitados.

La terraza amplia y ancestral, estaba iluminada con fuegos que ardían de soportes de piedra con tallados gaélicos celtas, mientras frente a ellos se desplegaba todo un jardín iluminado con antorchas independientes- Mi matrimonio, fue un hito muy importante para muchos. Las rencillas acabaron por primera vez en mucho tiempo, no hubo más peleas por límites de tierras, por negocios en Edimburgo, por empresas ganaderas o textiles, bancos o comercio en general, hubo paz... y Edimburgo floreció gracias a la armonía que había, al punto de no necesitar depender demasiado de Londres en cuanto a ciertos mercados. Con la alianza rota, tratos se han roto y otras situaciones que estoy tratando de controlar y solventar.

Los ojos de la morena se perdieron sobre la visión de los jardines, en que unos cuantos invitados conversaban animosamente- Los clanes ya no tendrán el tipo de poder que antes tenían, pero tienen un poder económico y local que se refleja en el estilo de vida de los escoceses de una u otra forma –explicó queriendo que comprendiese, que esas rencillas no eran simples juegos de jardín, venían con una historia detrás que era inevitable no recordar- Si tres o cuatro familias se unen en contra de una, pueden hacer que las ganancias económicas de esta se reduzcan notoriamente, quizá lleven a su empresa a la quiebra y familias dependen de ello.

Sus ojos avellana bajaron a sus propias manos, mientras se acercaba a la barandilla tallada en roca, para apoyarse- Sabe bien que el dinero es ahora base fundamental para el progreso de esta sociedad, ya no serán guerras de espada y sangre, pero son guerras totalmente legales y en un campo más civilizado –explicó entonces- excepto cuando se trata del honor que mi familia jura me han arrebatado al humillarme como lo ha hecho mi ex esposo y su... –se detuvo por un segundo y prosiguió- esposa...  –decirlo en voz alta causaba que la bilis quemara en su estómago y se le revolviera la vida, no por que estuviese celosa, no lo estaba... estaba dolida y aún le costaba digerir la desgracia que estaba viviendo.

Cerró sus ojos entonces- también estoy tratando de evitar cualquier resultado trágico, pero no puedo controlar todo, no lo sé todo, pero estoy tan al tanto de la situación en general para decir que si, la ruptura ha creado inestabilidad y es mi culpa por elegir no vivir encerrada en la infelicidad de un matrimonio donde el amor ha muerto y solo quedaba el deber –inhaló profundamente antes de abrir sus ojos de nuevo, sintiendo que cargaba el peso del mundo sobre sus hombros. Por que no solo eran los tratos económicos rotos, si no algo que había podido sentir, algo maligno que parecía haber despertado en esas tierras y que también había sentido en Londres.

Un exhalo escapó de sus labios y por un momento se vio extremadamente atribulada y perdida.
Sábado | 6:15 p.m | Sutherland Hall Castle | Escocia
Sorceress
Sorceress
Mensajes: : 110
Reputación: : 55
Mis links
Poe - Nivel 0

Volver arriba Ir abajo

Chan eil tuil air nach tig traoghadh Empty

Sáb Jun 19, 2021 10:38 pm
A Noble Cause
And a reason to go On.
Una ceja morena se fue alzando en su rostro a medida que la joven continuó con el relato, explicándole cómo era que se suponía que había comenzado aquella situación y de paso exponiendo las dinámicas de poder que todavía funcionaban en Escocia. Al parecer, especialmente en las tierras altas, las grandes familias todavía tenían mucho que decir en cuanto al honor se refería y cómo las aguas se habían agitado con algo que parecía ser tan simple como un matrimonio.

Afuera, en la terraza, el aire le refrescó tanto el cuerpo como la mente, pudo apreciar el tallado de los soportes que delataban el origen ancestral de aquella residencia. Poco a poco iba comprendiendo el desastre que en gran parte se había provocado porque dos individuos no fueron capaces de contener sus propios impulsos y rompieron tales en lugar de dejarse condenar a una vida vacía de amor, en una gran mansión desprovista de toda calidez, tal y como hacían las personas de alto estatus en todo el mundo. Sus propios padres no se habían amado lo suficiente y sin embargo habían logrado mantener su hogar unido, bien constituidos.

Así que todo esto parece reducirse a los problemas de su agitado corazón, Lady Sutherland, ¿Significa eso que calmando el ímpetu de venganza de vuestra familia, los regimientos saldrán de Escocia y yo podré regresar al sur? —le preguntó con sus típicos aires de superioridad— Y yo que creía que había nacido demasiado tarde para conocer a Helena de Troya, sin embargo resulta que está delante mío, tan bella e inocente como es posible —la miró a los ojos, a ese rostro juvenil que sin embargo develaba que había sufrido mucho, ergo, que había vivido mucho. Era un sufrimiento que sentía casi familiar.

El deber es suficiente —afirmó, orgulloso como era, con los valores de su generación inculcados desde la cuna, acerca de la dignidad y el honor, las exigencias para gente de su posición no eran comparables a los de los campesinos o los artesanos— Pero entiendo que no pudierais vivir con la humillación de tener que convivir con una amante de manera pública, eso es más de lo que se puede pedir a una mujer —la discreción era, después de todo, una demostración de tener modales. Pero hasta donde sabía el esposo de la mujer no había sido más que un comerciante venido a más.

No quería parecer indolente pero lo era, no era indiferente en todo caso a lo que le podía estar ocurriendo. Imaginaba que de no haber estado prohibido los duelos hacía un siglo, seguramente aquello se podría haber resuelto con alguno de los familiares de la joven clavando la punta de su espada en el corazón del villano y asunto arreglado.

Sin embargo, me temo que es algo tarde para lo que sea que estéis intentando hacer —le dijo, afirmando las manos en el balcón y mirando hacia los iluminados jardines— Así que si os puedo dar algún consuelo, es ese, que ahora es el gobierno de su majestad el que hará cargo y que vos podéis descansar del agobiante peso de tal responsabilidad —le dijo, con la barbilla alzada como el mismo cuello alto de su uniforme lo obligaba a mantener en todo momento.

Inglaterra gobierna sobre un tercio del mundo —Inglaterra, no otro. Miraba por el balcón, observando las llamas en el jardín como — En todas estas tierras habitan menos gentes que en Bombay, sin embargo el primer ministro ha sido cuestionado y el gobierno de los tories puesto bajo examen por culpa del revuelo causado en el norte. Eso es algo que no se puede permitir —se volteó hacia ella, sus ojos oscuros reflejando las antorchas que iluminaban a su alrededor.

La reina no envió un juez de paz, envió un ejército —señaló lo obvio, acercándose cada vez más a su punto, acercándose un poco más a ella también— Cuando la luna mengüe, desalojaremos las tierras de los Mackenzies de una vez por todas —.


Sábado | 6:15 p.m | Sutherland Hall Castle | Escocia
Alistair
Alistair
Mensajes: : 436
Reputación: : 278
Mis links
Shakespeare - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

A Noble Cause
And a reason to go On.
El tono que utilizaba para compararla con Helena de Troya, le resultó irónico, engreído y hasta cierto punto molesto. Pero no expresó abiertamente esa molestia, si no que conservó su postura silenciosa y presencia tranquila, su marido no iba a dejar a la otra mujer, porque tras todo ese enredo publico había algo más de lo que no podía a hablar a personas comunes como el moreno que estaba con ella allí.

El primo lejano de su marido le había dicho que había magia involucrada y que incluso habían entrelazado mucho más allá de lo que tenía salvación. Sus manos se presionaron juntas en silencio, escuchando y observando de perfil los movimientos de Sir George, apenas si alzando las cejas ante su comentario ¿Tarde? ¿Por qué decía que era tarde? ¿el primer ministro bajo cuestionamiento? Sus manos se presionaron con fuerza ante la idea que los conflictos hubiesen cruzado esa línea y recordó lo que le había dicho ya alguien en su pasado.

“Todo lo conseguido con malicia, trae malicia y envenena”

Esa cadena de eventos conflictivos estaba surgiendo no por naturaleza propia, la ruptura de un matrimonio no debía llevar tanto caos. En ese momento su mente se sumergió entre los ritos y leyendas que estaban fuertemente arraigados en la tierra... lo sobrenatural había destruido su matrimonio por la oscuridad que había envuelto a su ex esposo y recordó... aquellas cosas que ella había empezado a notar, como el aura brillante azulado de Dave, se oscurecía hasta tornarse en una nube oscura que la asustaba, que la aterraba, aunque él no quisiera hacerlo. Algo malicioso estaba cambiándolo.

Sus pensamientos se iban descarrilando, hasta que él se giró para verla y ella correspondió girándose también para encararlo, no retrocediendo ante ese acercamiento, mientras informaba las verdaderas acciones a tomar, tras la presencia del ejército allí y el shock atravesó su cuerpo. Un escalofrío gélido acompañante de desgracias ante las palabras que certificaban que iban a arrebatarles las tierras a los Mackenzie.

Dejó de respirar por unos pocos segundos.

Cualquier mujer rencorosa esbozaría una sonrisa y a lo mejor agradecería de corazón las acciones de la reina, pero Violetta no era así y en vez de alegría una oscura preocupación invadió su figura entera, si antes no había podido descansar, ahora mucho menos. Pensó en la residencia que habría habitado durante los años de matrimonio, pensó en los pasillos por los que había cargado a su pequeño William, recordó la risa de su pequeño hijo y en sus momentos más felices... aunque hubiese perdido a su marido al final, no podía permitir que las tierras de la que una vez fue su familia fuesen a parar a manos de alguien más.

Pensó en el mausoleo que su ex esposo había construido para su hijo.

No, no podía permitirlo, como tampoco podía refutarlo, los Mackenzie siempre habían estado en la mira por haber sido partidarios de los jacobitas en el pasado y habían sido perdonados para conservar sus posesiones, pero... ¿ahora?¿Qué harían con las tierras de los Mackenzie? Parecía haber visto un fantasma, la sorpresa y la preocupación se cernió sobre ella como un manto oscuro, mientras retrocedía para apoyarse en la barandilla de roca preciosamente tallada con aquellos símbolos celtas. El mundo se había ensordecido por unos segundos en los que solo escuchaba su propia respiración, exhalando, la morena intentó volver a enfocarse, viendo como en el interior había movimiento, seguramente la subasta empezaría- ¿Qué.... harán con sus tierras? –preguntó entonces, como única pregunta salida de sus labios, tratando de reconstruirse.

Pensó en su cuñada, nunca dejaría de ser como una hermana para ella, tenía que ayudarla... no podía permitir que pasara una vergüenza tan grande como ser despojada de su propio hogar, ahora... ¿le importaba? la última vez que la vio se había enterado que había sido mordida por un licántropo en Londres, se había transformado y había optado por una vida mas salvaje, sus tierras podrían bien ser su lugar seguro y ya no lo tendría. A no ser que ella rogara a su majestad por que pasaran a manos de su familia. Definitivamente se vio mas agobiada que antes.
Sábado | 6:15 p.m | Sutherland Hall Castle | Escocia
Sorceress
Sorceress
Mensajes: : 110
Reputación: : 55
Mis links
Poe - Nivel 0

Volver arriba Ir abajo

A Noble Cause
And a reason to go On.
Había intentado explicar sus motivos, junto con las causas atribuibles al problema y las consecuencias visibles que tendría en el corto y largo plazo, algo que a sus ojos parecía simplemente una frase hecha. Pero ese era el problema de aquellos que creían que su vida les pertenecía de forma íntegra, que eran libres de amar a quien les apeteciera, como si el mundo no fuese de la manera que era porque precisamente tenía razones para existir así.

Esperó a ver su reacción, se había anticipado a ver algún resto de malicia en aquel rostro juvenil, un mínimo de gusto a demostrar por ver cómo la familia que había sido la eterna rival de la suya sería finalmente despojada de sus propiedades, desterrados de su hogar. No lo entendía, siendo la única explicación posible el que estaba delante de la mujer más piadosa de toda Gran Bretaña o que era tan cuidadosa, que si acaso albergaba algún conato de rencor, hacía esfuerzos colosales por no demostrarlos ante el inglés.

A su entender todos los divorcios debían ser, en el caso extremo de existir, como el de Leonor de Aquitania o el de Catalina de Aragón, con todo el drama y quebrando un reino completo. Podía entender que no hubiese sido culpa de ella, demostraba ser demasiado generosa como para poder pensar lo contrario, un alma cálida y bondadosa.

¿Dónde estaba la oscuridad? ¿Dónde estaba el brillo? Se preguntaba intrigado por lo poco que le revelaba su expresión facial. Él se limitó a mirarla con gesto frío, intentando descifrarla.

Sí, sobre eso... —se giró, dando la espalda al jardín y apoyando ambos codos sobre la baranda, el fuego de las antorchas iluminando las charreteras que le cubrían los hombros y cuyos grabados dorados se extendían por todo el cuello alto de su uniforme— Creo que la subasta está por empezar —le dijo, críptico, indicando con la mirada hacia el anterior del salón.

Tenía curiosidad en parte por descubrir quién acabaría dando la puja más alta para llevarse aquel horrendo jarrón, un tope de puerta tremendamente sobrevalorado en su opinión. No discutía el fin, pero realmente le traía sin cuidado la limosna de los pobres, lo que le hacía un mal cristiano, seguramente sí. Pero no podía evitar ser honesto consigo mismo y con la teoría de la evolución, de que solo los más aptos debían seguir viviendo para heredar la tierra y que todos los débiles y enfermos quedarían por el camino como un sacrificio a la madre naturaleza.

Temo haber cometido un craso error revelándoos un secreto de estado como este, pero confío en que sabréis guardarlo, ¿No? Después de todo, sois mi única amiga en esta región —le dijo, girando la mirada para dirigirla de nuevo a la suya, eran "amigos" desde ahora— Los Sutherlands estaréis mejor sin mezclaros con gente como ellos —dejó caer, arrugando la nariz involuntariamente al pensar en sus rivales, o los que al menos debían ser sus rivales.

Se volvió hacia ella para ofrecerle el brazo,

Sábado | 6:15 p.m | Sutherland Hall Castle | Escocia
Alistair
Alistair
Mensajes: : 436
Reputación: : 278
Mis links
Shakespeare - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

A Noble Cause
And a reason to go On.
En medio de su preocupación por su cuñada, volvió su mirada hacia el interior del lugar cuando él mencionó que la subasta estaba por empezar- Oh... –musitó muy bajo a medida que veía movimiento y como las personas se aglomeraban con atención hacia el lugar donde sabía estaba la orquesta y los elementos a subastarse.

Una muy respetuosa sirvienta se paró junto a la puerta para hacer una reverencia hacia ella para indicarle que la subasta estaba por comenzar y que sería bueno que estuviera presente. Dudó un poco volviendo su vista hacia George, quien no tardó en agregar algo con referente a la misión de la armada en Escocia.

Las palabras masculinas le sonaron tan familiares, su hermano Duncan, en su cabreo al enterarse de la infidelidad del que alguna vez había sido su amigo, había dicho lo mismo con desagrado y desprecio “Nunca debí aceptar su matrimonio”- No planeo compartir con nadie dicha información Sir George –dijo entonces con voz algo más suave de lo normal- no está en mi naturaleza ser indiscreta, por lo que su secreta misión está a salvo de oídos incautos –aunque no le gustara para nada. No dudó en tomar su brazo con suave elegancia y así, caminó al interior para volver a bañarse de la luz dorada que volvió a hacer sobresalir su bello vestido de terciopelo rojo oscuro.

Un representante del banco de los Sutherland, un notario y un subastador contratado por ella misma estaban ya listos y al verla comenzaron con un saludo y una introducción que les recordaba a los invitados por que estaban allí. Un breve reconocimiento les recordó que Violetta siempre había tenido una presencia persistente desde su presentación en sociedad, en obras de caridad como esa y con ese recordatorio la subasta empezó.

***

Los cuadros se fueron primero, primero el de Apolo y Dafne, unas seis personas pujaron por el retrato, ferozmente entre ellos y echándose miradas mortíferas con cada ofrecimiento mayor que solo aumentaba la emoción del momento. Al final, Lord Stewart se había llevado el cuadro, luego de firmar y ejercer el pago correspondiente al tesorero, buscó celebrar con una copa de vino y las felicitaciones de los presentes, luego fue Miranda y nuevamente la puja fue agresiva y acalorada, las miradas de unos y otros viajaban sobre los pujantes con rapidez como si de un partido deportivo se tratara, lucharon violentamente por el cuadro, pero al final, la hija de unos Lords se lo ganó, celebró entre las felicitaciones de los presentes, y el mismo proceso fue para el último cuadro, Narciso, un caballero se lo llevó luego de pujar por él unas buenas cifras.

Para ese momento, luego de que cada uno firmara y ejerciera el pago correspondiente al tesorero, fue que se desató la puja final.

Violetta alzó su mentón muy atenta- este es el momento –murmuró muy bajo como si anunciara que su plan se había puesto en marcha- Lo cierto, es que a Lady Hamilton también le gustan los jarrones chinos –confesó. Había inteligentemente invitado a dos mujeres que gustaban de coleccionarlos, la puja empezó con 5 personas, pero poco a poco comenzaron a retirarse hasta que Lady Murray y Lady Hamilton quedaron en la batalla por ganárselo.

Las mujeres eran caprichosas y sonidos de asombro escaparon de los presentes cuando la cifra iba en aumento y la sonrisa de la morena también conforme su objetivo se cumplía. Extrañamente satisfecha de ver como Lady Murray finalmente se lo ganaba, luego que Lady Hamilton decidiera no ofrecer más por un mero jarrón. Finalizada la subasta, por fin, Violetta pasó al centro de la sala para agradecer a los presentes por su asistencia, anunció lo orgullosa que estaba de poseer dignos amigos que estaban dispuestos a dar para ayudar a estos niños abandonados, agradeció su generosidad y también la buena compañía y con palabras tranquilas los despidió por la noche.

Los músicos tocaron algo más de música, mientras los invitados empezaban a retirarse, la comida se había agotado y las bebidas también, los empleados empezarían la laboriosa tarea de limpiar todo y organizar todo esa misma noche, antes de irse a descansar.

***

Violetta fue abordada por muchos de sus conocidos por lo que no pudo volver con George hasta que hubiese despedido al último de sus conocidos (sin contar los que no conocía tanto) a los que no fue necesario hablarles directamente, pero la morena muy amablemente se mantuvo atenta de sus invitados hasta que el silencio se hizo en el castillo y ella pudo suspirar por lo bajo y así volver con sus invitados por esa noche, seguida por dos sirvientas- Beth y Mary los guiarán a sus dormitorios por esta noche –dijo despachando a sus sirvientas para que hicieran su deber, mientras volvía su mirada a George- ¿La subasta resultó tan emocionante como esperaba Sir George? –preguntó sonriendo con amplitud, esta vez con una alegría satisfactoria de haber logrado su objetivo con aquella noche tan especial.

La preocupación y el silencioso desanimo anterior estaban ausentes de su rostro y esta vez sí podría notarse la jovialidad natural que poseía cuando parecía no cargar nada sobre sus hombros.
Sábado | 6:15 p.m | Sutherland Hall Castle | Escocia
Sorceress
Sorceress
Mensajes: : 110
Reputación: : 55
Mis links
Poe - Nivel 0

Volver arriba Ir abajo

A Noble Cause
And a reason to go On.
Era consciente de que la revelación que había hecho sería un impacto de una forma u otra. Claro, no había previsto que la morena pudiese acabar sintiendo preocupación o agobio por la noticia de la misión que tenía. Por el contrario, había supuesto que con toda la historia familiar que tenía con los Mackenzie, ella estaría feliz aunque al final no demostró ser así. Parecía incapaz de guardar un rencor de ese tipo a la familia del hombre que la había humillado, obligándola a recurrir al mismo parlamento para poder librarse de él, cuando en realidad también lo había liberado a él para que hiciese su vida con la otra mujer.

Tendría que confiar en ella, pero la verdad era que casi le traía sin cuidado si le contaba algo de ello a los del otro clan. Por mucho que se preparasen, no ganarían más que un poco de tiempo, pero el decreto para expulsarlos de sus propiedades ya había sido firmado y el mismo ejército se había presentado a su puerta, solo que ocultos tras la fachada del castillo de Lord Sutherland.

Después vino la subasta y George no podría haber acabado más aburrido, sin embargo, su educación londinense le hacía ser estricto y en todo momento guardó las apariencias, sin llegar a separarse demasiado de la anfitriona. Intercambiando algunos comentarios cuando veía a los presentes ofertar enormes sumas.

Al final el jarrón de porcelana china había acabado en manos de la dichosa señora Murray, a quien poco le había faltado ofrecer las joyas que llevaba encima como parte de la promesa del pago, uno que para él resultaba exagerado por un adorno tan pequeño.

Ahora entiendo por qué la habéis decidido aguantar antes —le comentó por lo bajo mientras todo el mundo aplaudía a la dama escocesa que se había hecho con la baratija. Al menos habría dinero para los niños y suponía que eso era lo importante al final, al menos lo que parecía importante para Lady Violetta.

Después se separaron y la noche comenzó a extinguirse, los invitados se empezaron a marchar del salón poco a poco. Para el final ya eran solo unos cuantos y fue ahí que vio de nuevo a la escocesa de cabello oscuro.

Por un momento pensé que me guiaríais en persona.

Bromeó para sus adentros, decepcionado en el fuero interno y sobre todo irónico. Un humor que prefería no compartir con los demás. Simplemente se limitó a mirarla con una sonrisa amplia.

Fue... educativa y divertida en partes iguales —le contestó, asintiendo con la cabeza mientras sus hombres se alejaban también rumbo a sus habitaciones. Tendría que recordar decirles que retornasen las condecoraciones por la mañana o se arriesgaba a acabar extraviándolas— Tenéis un don con la gente, Lady Violetta, es una lástima que no todo el mundo sepa apreciarlo —dejó caer el comentario, ahora que la noche terminaba y había menos oídos indiscretos. Sentía simpatía por ella, algo que había que decir que solo muy pocas personas lograban sacar de él.

Sábado | 6:15 p.m | Sutherland Hall Castle | Escocia
Alistair
Alistair
Mensajes: : 436
Reputación: : 278
Mis links
Shakespeare - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

A Noble Cause
And a reason to go On.
Lo fue, indudablemente –dijo mientras con un gesto de su mano derecha le indicó que la acompañase hacia esas escaleras recubiertas de un alfombrado elegante rojo oscuro, sosteniendo la falda de su vestido con sus manos para no pisar la tela por accidente al subir hasta el segundo nivel, para indicar que doblasen por la derecha.

Una sonrisa se dibujó en sus labios rosados que poseían un tono más oscuro, seguramente debido a algún toque del nulo maquillaje que se había permitido llevar. Ella no lo necesitaba para nada, solo el adorno de accesorios tan elegantes como aretes colgantes y sus largos cabellos de ébano bien peinados con trenzados propios de aquellas tierras. En los pasillos podían verse pinturas antiguas, como más modernas decorando las paredes, antiguos líderes de clan posando para el pintor con orgullo, con los colores del tartán Sutherland y los recuerdos de las batallas de sus ancestros.

Antes a lo mejor me hubiese importado un poco más el hecho que no haya quien lo aprecie –agregó con suavidad, conforme hacía su camino con tranquilidad junto a él- y aunque para una mujer como yo... es probable que no exista la posibilidad de reiniciar una nueva vida... –agregó- lo poco que viví, me permitió conocer cosas de las que no me arrepiento –dijo mirándolo de reojo con esa sonrisa aún plasmada de sus labios, acompañada de cierta tristeza- le di todo a un hombre que no supo valorarlo, sería absolutamente egoísta y tonta si dejara que me robara más –confesó serena- contrario a lo que se puede pensar, me casé amándolo, aunque luego ese amor muriera, el único hijo que pude tener, fue lo mejor que me pudo haber pasado – continuó hablando con honestidad- Aunque se haya ido tan pronto... cuando veo esos pequeños niños del orfanato, tan necesitados de amor, recuerdo a mi pequeño ángel y pienso... que lo mínimo que puedo hacer por estos pequeños, es mostrarles que hay cosas buenas también, a lo mejor tratando de convencerme a mi misma de ello también... - dijo deteniéndose por un segundo junto a uno de los ventanales por el cual se colaba la luz de la luna entre las nubes en el firmamento.

Creo que me he ganado ser un poco egoísta y hacer lo que quiera con mi vida, sin sucumbir a la imprudencia –dijo en ese sutil toque de “rebeldía”- Mientras algunas mujeres piensan que estoy arruinada, quisiera creer que no es así y es todo lo contrario... –hizo una pausa antes de suspirar- Soy libre...libre de encontrar el amor de nuevo si me place, libre de reír, de hacer obras de caridad o solo montar a caballo por los campos, correr entre el pasto verde descalza o tumbarme bajo un árbol y leer. Soy una mujer con sentido propio y que poco a poco aprende a que no duela tanto... porque aún duele –dijo admitiendo- pero sería mucho más doloroso y humillante, darles a los buitres lo que quieren. Además... me conformo con que caballeros como usted, aprecian esas pequeñeces en mi persona.

Volvió su mirada hacia su acompañante y esbozó una sonrisa avergonzada- Siempre me termino distrayendo, ha de estar muy cansado... –dijo antes de señalar con su cabeza una puerta elegante, escondiendo un poco su rostro para aparentar que estaba sonrojada y le rehuía a su mirada- Esta es su habitación por esta noche Sir George... – informó abriendo las puertas para dejarle pasar primero- si desea, puede entregar su uniforme para que lo preparen para mañana y que parta con este un poco más limpio.

La habitación era grande, se notaba que era el mejor cuarto de invitados que había, de alfombra terciopelada con estampado de rombos de hojas, de color crema y verde oscuro, las paredes tapizadas de un color cremoso, contrastaban con los muebles de oscura caoba barnizada, una mesa con dos sillas cerca de la chimenea ya encendida, mientras una sirvienta vertía agua tibia de una jarra en aquel tazón de porcelana grande y depositaba una toalla para que se aseara el caballero, la cama con un cobertor verde oscuro, y cuatro postes decorando el lugar de descanso, con cortinas a juego, color crema- Espero sea de su agrado –dijo amablemente, dejando a la sirvienta salir.
Sábado | 6:15 p.m | Sutherland Hall Castle | Escocia
Sorceress
Sorceress
Mensajes: : 110
Reputación: : 55
Mis links
Poe - Nivel 0

Volver arriba Ir abajo

Chan eil tuil air nach tig traoghadh Empty

Miér Jun 30, 2021 1:14 pm
Signs in the Woods
DISAPPEARANCES AND TALES.
Y, sin embargo, si os entregara el uniforme a vos significaría tener que quitármelo y las noches en Escocia son sabidas como demasiado frías para un forastero como yo. Mañana solo lo volveré a ensuciar igualmente, así que no hará falta. Buenas noches, Lady Violetta.

Esas habían sido sus palabras para despedirse de la mujer antes de quedarse solo en el cuarto, escapándosele una sonrisa de su solo descaro antes de dejarse caer de espaldas sobre el mullido colchón.

*****

Había partido antes del alba, arrastrando consigo a sus agradecidos acompañantes después de pasar una noche descansando fuera de un catre militar. Apenas se había cruzado si acaso con alguna criada por el camino hasta la salida, después fue cosa de cabalgar durante un rato hasta llegar a la nueva posición en que se había establecido el campamento según el mensaje que había enviado la noche anterior tras haber conversado con Lady Sutherland.

Llegó en el mayor de los silencios, regresó a su tienda y preparó todo para el día que tendría por delante. Volvió a poner en su sitio todas las medallas que había cedido tan dadivosamente la noche anterior. Eran suyas, se las había ganado y también eran su cruz, el recuerdo de las batallas en que había luchado durante lo que se le antojaba como toda una vida. Y a veces le habría gustado regresar allí, a los disparos que silbaban junto al oído y los cañones que hacían que la tierra estallase por los aires al impactar. No era que realmente echase de menos el horror de la guerra, pero le costaba vivir la vida de otra manera después de eso.

Para cuando salió, el toque de trompeta había puesto a los hombres en pie y ni un alma se quedaba quieta ese día. Todavía quedaba prácticamente todo por hacer desde la noche anterior y quizás para otro el establecer defensas estando dentro de Gran Bretaña podía parecer una exageración, él no era uno de ello. Mucho habían logrado los bóers aprovechándose del orgullo de generales con esa mentalidad.

Los sargentos vociferaban como capataces al tiempo que los soldados empezaban a crear poco a poco un foso y la empalizada correspondiente. Entonces uno de los jóvenes oficiales se le acercó.

Uno de los jinetes que partió esta mañana para hacer reconocimiento no ha regresado y eso no sería problema de no ser porque su caballo si lo ha hecho.

Preparadme una montura, iremos a buscarlo al bosque. Y avisad a Lady Sutherland, necesito que nos envíe a alguien que conozca bien el terreno —ordenó.

Entonces vio como un cabo intentaba calmar al animal, tirando de sus bridas ensangrentadas. Apenas unos minutos pasarían antes de que el escuadrón de caballería levantase una nube de polvo en el camino.

Sábado | 6:15 p.m | Sutherland Hall Castle | Escocia


Última edición por Alistair el Dom Jul 04, 2021 7:39 pm, editado 1 vez
Alistair
Alistair
Mensajes: : 436
Reputación: : 278
Mis links
Shakespeare - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

Chan eil tuil air nach tig traoghadh Empty

Jue Jul 01, 2021 10:23 am
Signs in the Woods
Disappearances and Tales
Ella había solo reverenciado al militar cuando decidió retirarse prontamente. La morena había permanecido en pie unos segundos, observando cómo se cerraba la puerta de su invitado, hasta hacer un “click” y sin más sosteniendo sus faldas con delicadeza, comenzó su camino de regreso a la escalera.

“Señorita, el medallón que le ha regalado Lord Stewart ha vibrado de nuevo”

La morena miró por sobre su hombro y afirmó con suavidad- Mañana partan al mercado de las flores púrpuras, si estos hombres estarán en nuestras tierras, tenemos que asegurarnos que estén a salvo –dijo entonces subiendo las escaleras hacia el ala familiar, donde se perdió para prepararse a dormir.

***

Su noche fue tranquila, aunque plagada de sueños premonitorios que atentaron con despertarla, pero las guardas que protegían su sueño escondidos en talismanes protectores, bendecidos bajo la luna durante el último esbat al que había asistido para conocer los poderes de sus ancestros. La mantenían lo suficientemente tranquila para despertar de buen humor. Fue informada de la partida de los soldados y procedió a desayunar.

No fue hasta el finalizar de la primera comida que un hombre llegó cabalgando hasta su residencia y al ingresar, un sirviente ingresó a anunciar su llegada. Ella se encontró con el joven soldado que se apresuró a acercarse:

“Lady Sutherland, el Coronel Wellesley solicita un guía de vuestras tierras con urgencia”

¿Algo ha ocurrido? –preguntó la morena con preocupación y aunque notó la duda en el joven oficial, obtuvo la respuesta que necesitaba- ¿Y bien? ¿Qué ha pasado? -instó al joven a hablar.

“Uno de nuestros camaradas que hacía reconocimiento en sus tierras, ha desaparecido”

Por un momento un escalofrío recorrió la columna de la morena pensando en que a lo mejor había cruzado los límites de la protección impuesta- Preparen mi caballo y cuatro de mis mejores cazadores, armados –ordenó siendo obedecida de inmediato, para ir a prepararse para la salida repentina, ataviada luego con su ropa de montar y acompañada de sus hombres. Cabalgaron fuera de los establos hacia el bosque, acompañados por el joven oficial que los guiaría hasta el lugar de los hechos.

Los cuatro cazadores armados con rifles marcados, la siguieron hasta el lugar donde estaban el coronel y sus soldados. La morena se acercó en su corcel blanco como la nieve- Sir George –saludó con un asentimiento desde su montura- No hay nadie que conozca mejor estas tierras que yo –dijo entonces con seriedad- les ayudaré en lo que sea necesario ¿Qué es lo que ha ocurrido? –preguntó finalmente.

Parte de ella quería creer que era alguna criatura salvaje, un oso, una manada de lobos salvajes... pero esa otra parte que poseía, estaba segura que no lo eran y sería algo que no podría explicar sin parecer una loca. Necesitaba comprobar los hechos para tranquilizarse o actuar.
Domingo | 9:10 a.m. | Elderwood, Bosques Sutherland | Escocia
Sorceress
Sorceress
Mensajes: : 110
Reputación: : 55
Mis links
Poe - Nivel 0

Volver arriba Ir abajo

Signs in the Woods
DISAPPEARANCES AND TALES.
El camino que los llevaba del campamento a las tierras de los Sutherland comprendía el paso por el trecho de un extenso bosque. Pero Escocia era una tierra inmensa y escasamente poblada donde la nobleza todavía controlaba gran cantidad de las tierras en régimen privado y lo que parecía centímetros en un mapa podía significar un viaje de horas. El camino iba básicamente cruzando una esquina en diagonal, lo que significaba andar durante varias millas por un sendero estrecho y donde los hombres estarían expuestos a emboscadas.

En teoría no había ninguna razón para preocuparse por ello estando en los dominios del rey, pero el joven coronel había aprendido hacía años en Sudáfrica a no subestimar a los simples granjeros, especialmente cuando estaban en su propio terreno, aquel donde habrían nacido y que conocerían como la palma de su mano. Había una buena razón por la que el gobierno le había encomendado la tarea y por la que la corona no deseaba correr ningún riesgo lidiando con tan desagradable asunto.

Esta vez los jinetes no iban solos ni en parejas, más bien el grupo parecía más una partida de caza completa. Los dragones de la reina en sus uniformes oscuros se distinguían entre el follaje solo por el brillo de sus botones y charreteras. Al llegar al otro lado esperaron, sin adentrarse más por los senderos secundarios hasta contar con guías locales que pudiesen mostrarle los caminos y dónde yacían las potenciales amenazas.

Lo que no esperó fue que entre aquellos que aparecieron para recibirlos estuviese también la hija del Duque, quien se personaba a lomos de un caballo blanco y con mirada decidida, una que el inglés no hizo sino contestar con una sonrisa que rozaba en la admiración, una que fue disimulando a medida que la joven se le acercó.

Un explorador extraviado, posiblemente desgraciado —le respondió. Podía apreciar que venía preparada para la guerra, pero ese comentario prefirió reservárselo por el momento— ¿Tendría algún objeto llevaros la contraria? —le preguntó, examinando no solo sus ropas, también a los hombres que lo acompañaban.

Dejó que los cazadores se acercaran a sus hombres para que intercambiasen información, él por su parte prefería evitar tener que ponerse a entender tan directamente a esos acentos rústicos y cerrados que adelantaba podían tener aquellos montañeses.

Vos me acompañaréis entonces, después de todo no está de más aprovecharme de vuestra buena disposición —bromeó, poniéndose a su lado, lo suficiente como para que su caballo y el de la dama comenzaran a lanzarse dentadas mutuamente. Parecía casi inevitable que un inglés y un escocés se encontrasen en paz, incluso en el reino de los animales parecían dispuestos a pelear para estar uno por encima del otro

¿Cómo habéis pasado la noche? —le preguntó, cual si aquello hubiese sido un simple paseo por alguno de los parques de Londres— Diré que lamento haberme retirado sin despedirme, pero como podéis ver, el trabajo siempre me requiere antes que otra cosa y no tenía intención de interrumpir vuestro sueño —agregó, tirando de la brida para separar al corcel del otro, antes de que se acabaran encabritando.

Sábado | 6:15 p.m | Sutherland Hall Castle | Escocia
Alistair
Alistair
Mensajes: : 436
Reputación: : 278
Mis links
Shakespeare - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

Signs in the Woods
Disappearances and Tales
Los cazadores que acompañaban a la escocesa, eran sin duda peculiares por las ropas que llevaban, cuero reforzado oscuro, con el rosetón escocés con los colores del tartán Sutherland. Se notaban bien armados y se movían furtivamente y con una seguridad inusual, no eran simples valientes que gustaban de las aventuras, eran precavidos y parecían listos para enfrentar lo que fuese a salir de los rincones más oscuros del bosque.

Sus armas también eran peculiares, todos llevaban varios sets de armas: Rifles de cargas ligeras, de un mecanismo más funcional, revólveres con los mismos gravados y mecanismo de detonación más práctico, acompañados por lebreles escoceses que olfateaban el terreno y eran llevados por correas para mantenerlos controlados al inicio del trayecto.

Escuchó con atención lo que el coronel decía, deteniendo el avance de su corcel por unos segundos, ella misma también iba lista para cualquier eventualidad. No portaba una falda como era costumbre, botas y pantalones oscuros de cacería habían sido su elección, mientras la prenda superior se encargaba de agregar femineidad a su atuendo inusual, ajustándose a sus costados para luego ampliarse de modo que emulaba una falda que le daba la elegancia necesaria como se esperaba de una mujer de su linaje.

Su expresión era segura y muy seria al escuchar los hechos, más la sonrisa del militar logró que de sus labios brotara una sonrisa ligera semejante y cómplice, ya que empezaba a conocerla- No, no podríais llevarme la contraria –dijo con un brillar en sus ojos que solo alimentaba su temperamento, afirmando ante la idea de ir a su lado- Quien lo diría, aprovechándose de una dama –dijo siguiéndole la broma notando la inquietud de su caballo, el que acarició con suavidad, palmeando su cuello, intentando calmarlo para que fuese más gentil- He descansado bien, el cansancio de anoche me permitió conciliar el sueño lo suficiente, hubiera pedido que os llevarais algo cálido para desayunar, me apena que hayáis partido sin ello –dijo tirando un poco de las riendas, mientras le hablaba a su caballo en gaélico escocés antiguo, logrando que su corcel dejara de pisotear la tierra, relajándose un poco más, sabiendo que su irritación era porque sentía algo- Pero como decís, tenéis que cumplir con el deber que le ha sido encomendado y es admirable por ello, vuestra familia debe estar muy orgullosa de lo responsable y valiente que es sir George.

El camino por el bosque era tranquilo, siguiendo con ayuda de sus cazadores y los soldados el rastro que había dejado el caballo del desaparecido- ¿Y usted?, espero que hayáis podido descansar bien y haya sido de vuestro agrado su corta estancia –dijo sonriéndole por unos segundos con aquella simpatía y agradable aire relajado, para ver al frente y continuar siguiendo el sendero marcado. Ella podía sentir el entorno y algo no estaba bien, pero confiaba en sus cazadores y que estarían listos para lo que fuese.

La brisa suave y fría apenas se sentía, respirándose el olor a pino y tierra húmeda que apaciguaba los sentidos, los pajarillos cantaban y todo parecía estar en calma, hasta que uno de los cazadores de su equipo se retrasó para hablarle.

“Mi Lady, Coronel, el rastro se desvía desde este punto, en esa dirección”

Ella miró hacia donde señalaba el cazador con seriedad- ¿Los monolitos? – preguntó entonces como si se extrañara ¿Qué estaba haciendo ese soldado en esa dirección? Y antes que George hiciera la pregunta de que estaba hablando ella habló- Esta tierra está llena de misticismo, nuestros ancestros en eras oscuras tallaron rocas con sigilos... o signos, que creían protegerían la tierra de... –hizo una pausa tensando un poco sus labios- cosas fuera de nuestra comprensión –dijo con suavidad, mientras torcían el avance en la dirección indicada, si tan solo supiera cuan efectivos eran esos monolitos protectores - Por respeto a nuestros ancestros, los hemos dejado donde están y los hemos preservado para que mantengan la buena fortuna nuestras tierras –explicó de forma más ligera, sin evidenciar su conocimiento de lo sobrenatural.

Y es que algo le decía que no iba a ser por mucho ... no sería ese día, pero podría ser más pronto de lo que se imaginaba.

Miró de perfil a Sir George y sonrió- Debéis pensar que soy una loca anticuada que cree en historias de ancianas –murmuró con un ligero color rosa en sus normalmente pálidas y suaves mejillas- aunque... -murmuró sin completar lo que iba a decir, dudando un poco.

Domingo | 9:10 a.m. | Elderwood, Bosques Sutherland | Escocia


Última edición por Sorceress el Lun Jul 05, 2021 10:39 pm, editado 1 vez
Sorceress
Sorceress
Mensajes: : 110
Reputación: : 55
Mis links
Poe - Nivel 0

Volver arriba Ir abajo

Signs in the Woods
DISAPPEARANCES AND TALES.
Puesto a cumplir con una tarea que se le antojaba terriblemente aburrida como era el ir hasta las Tierras Altas, un lugar que se le antojaba incluso más aburrido, había llegado a encontrar por pura casualidad a una persona que después de todo resultaba ser interesante. Claro que con verla nadie se habría imaginado la cantidad de escándalo que podía rodear a la joven, en gran parte porque el mismo no había provenido de ella directamente, salvo por la apelación al parlamento para solicitar el divorcio. Ello significaba a sus ojos que tenía mucho más que sonrisas amables y buenos deseos para los huérfanos, de haber sido así le habría parecido una persona tan terriblemente aburrida como su misión y el lugar donde ésta tomaba lugar.

Pero le entretenía y no parecía cortarse o dejarse contrariar por los comentarios a veces demasiado ácidos del soldado, cuyo humor negro solía distar de la apreciación de las jóvenes damas o peor aún, de su solo entendimiento. El carácter de la misma le permitía bromear con ella, lo que unido a su propio ingenio hacía fácil llevar la conversación incluso en situaciones que de otra manera le habrían parecido tediosas como aquella búsqueda.

Jamás dije que fuera un santo, dudo que nadie lo diga jamás —se encogió de hombros, como si aquella admisión no hubiese tenido más peso que una pelusa alojada encima de su impecable uniforme— Me me preocupa que tan constantes atenciones harían que acabase sintiéndome demasiado cómodo bajo vuestro techo como para volver al campamento. Después de todo, uno debe mantener las costumbres de soldado o acabaría suavizándome —señaló, dándole un golpecito con la palma a su caballo para que dejase de intentar morder al de la joven. La mención a su familia le hizo gracia, tocaba ese mismo tipo de humor negro que tanto le agradaba, porque precisamente era por ese legado familiar que había tomado la vida de las armas en vez de la de la oración y la contemplación.

Su respuesta fue un asentimiento, prefería no entrar a detallar demasiado las opiniones de su familia al respecto de cómo había conducido su vida hasta entonces.

Por supuesto, deberíamos quedar en nuestra casa de Londres cuando tengáis la oportunidad y todo esto haya acabado —le dijo tan educadamente como siempre. "Esto haya acabado", con todo que podía implicar eso en su mente. Tanto así que por un instante casi se olvidó de por qué se encontraban en ese rincón que apestaba a pino, casi tanto como el armario de su bisabuela— Habéis sido una anfitriona tan maravillosamente acogedora que sería una total ingratitud no devolveros tal amabilidad —agregó mientras se adentraban en el bosque, siguiendo las indicaciones de los cazadores a lo largo del rastro dejado por el caballo en su regreso al campamento.

Tuvo que hacer esfuerzo para no espolear su caballo directamente en la dirección señalada, hasta que la noble escocesa le empezó a explicar acerca de los restos de las creencias arcaicas de su pueblo.

No os tenía por una mujer supersticiosa, no en esta época —señaló, restándole importancia al asunto mientras se acercaban rumbo al punto en que el camino se bifurcaba— A decir verdad, lo atribuyo a vuestra curiosidad natural —sonrió al decirle, negándose a la idea de que ella creyese realmente en los cuentos de las ancianas, de hadas y duendes a los que se atribuían fenómenos de la naturaleza en épocas pasadas.

Al llegar a la intersección desvió su montura en una de las direcciones, siguiendo el caballo de la morena con él.

¿Veis aquello? —indicó a la joven a medida que se acercaban a un claro en medio del bosque. A ser sincero no tenía del todo claro en qué punto del sendero se encontraban, ni dónde habían dejado a los cazadores por el camino. No estaba preocupado, llevaba su revólver en el cinto y ahí lo mantuvo cuando desmontó, ofreciendo su mano a la lady para que descendiese— Es la peor versión de un paseo por el campo que se puede ofrecer —le dijo, visualizando el campo a su alrededor.

Sábado | 6:15 p.m | Sutherland Hall Castle | Escocia
Alistair
Alistair
Mensajes: : 436
Reputación: : 278
Mis links
Shakespeare - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Volver arriba