Tree Of Life :: One on oneTramas One on One :: Épocas pasadas
Tree Of Life
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
2 participantes

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Miér Jun 30, 2021 9:27 pm por Maga
Recuerdo del primer mensaje :


Du bist meine Seele
Mit dir wusste ich Liebe


Enero de 1945.

Cuando las tropas soviéticas comenzaron a entrar a Auschwitz los miembros de la SS supieron que las cosas no terminarían bien para ellos. Desde el momento en que los soviéticos se metieron donde no los llamaban las cosas terminaban por tornarse complicadas en gran manera. Jamás pensaron aun así el hecho de que fueran juzgados y cazados de la manera en la que lo estaban siendo en esos momentos.

Muchos inclusive aún creían en los ideales dados por su Führer, era lo más importante para ellos y pensaban ser juzgados con todo el honor. Otros simplemente pensaban en como escapar de ser asesinados o pasar el resto de su vida en prisión, como era el caso de Sylvie, que no quería desaprovechar toda su vida allí.

Encontrarse con Athalia fue algo bueno, por lo menos para ella, encontró una chica bondadosa que podía llegar a ayudarla eventualmente. Inclusive si tenia que fingir que le caía bien alguien que era inferior a ella pero, en ese momento, estaba en una posición mejor a la propia inevitablemente.






personajes

Athalia Heller
30 años - Scarlett Johansson - NeverOne

Sylvie Seyler
28 años - Nicole Kidman - Myshella

CAPITULOS
CAP I: ...


1x1 — ORIGINAL  —  EPOCAS PASADAS


XIII




code post:


Última edición por Maga el Miér Mayo 18, 2022 11:12 pm, editado 1 vez


Du bist meine Seele - Página 2 >

a la maga le encantaban los lios inverosimiles:

Voy a capturar nuestra historia en tan solo un segundo:
Maga
Maga
Dragon - Nivel 6
Maga
Maga
4455Mensajes :
184Reputación :

Jue Dic 30, 2021 4:56 pm por Myshella

hier bist
du sicher

Ella también sabía atender a las reacciones de los demás. A fin de cuentas, no dejaba de ser una enfermera.

Y hubiera sido absurdo creer que su sorpresa, o su incomodidad, no iba a ser percibida por la mujer que estaba escondiéndola.

Mantuvo una sonrisa amable, ténue y un poco forzada, al tiempo en que asentía con la cabeza, suavemente.

-Por supuesto. Después del día, y de las heridas, una ducha es justo lo que necesita. No se preocupe, yo me encargo de lo demás-le aseguró.

Y se puso a recoger de inmediato la bandeja que había utilizado para servir esa cena.

Iba a dejar el salón antes que ella, desaparecer camino a la cocina y permitir que la dueña del lugar recobrara la intimidad que, desde luego, merecía.

Pero al llegar al umbral de la puerta, bandeja en mano, se volvió a mirarla.

El pulso seguía trémulo. La voz, también.

-Athalia- la llamó, usando su nombre posiblemente por vez primera- discúlpeme, no me malinterprete. No...es que no se que debería decir. No logro comprender porqué me ayuda. Y se me está dando francamente mal corresponder a una ambilidad tan inesperada- tomó aire, y la voz pareció calmarse un poco- usted y yo somos extremos opuestos en un mundo que no nos ha preguntado nuestra opinión al respecto del camino marcado, me temo. O, al menos, no a mi.

Podía explicar el cómo, si se tomaba el tiempo preciso para ordenar acontecimientos. Podía relatar la manera en que su país había ido contagiándose de una...¿locura? Podía argumentar muchas cosas. Lo que no podía asegurar es que la  soviética lo entendiera.

CAPíTULO 2— 30-1-1945  — Sylvie


XIII



Du bist meine Seele - Página 2 Sin-t-tulo-1Du bist meine Seele - Página 2 W8agNR3Du bist meine Seele - Página 2 1xPyXS4
Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 5
Myshella
Myshella
2865Mensajes :
429Reputación :
Jue Ene 06, 2022 4:16 am por Maga

hier bist
du sicher

 Ella estaba cumpliendo a la perfección cualquier cosa que le pidiera, no dudaba de eso, de hecho, tampoco aún había intentado matarla mientras dormía por lo cual suponía que sabía que no tenían mucha más opción que confiar la una en la otra. – Gracias. – Simplemente agradeció, no había mucho más que pudiera hacer en ese momento.

Se iba moviendo de a poco a su habitación cuando escucho que la llamaba, girándose a verla para atender a su pedido, aunque sus palabras la sorprendieron. Era claro que ella misma se sorprendía por lo que estaba haciendo, aún podía echarse atrás pero no quería hacerlo, no parecía una mala mujer y ya había visto lo que sus superiores les hacían a las mujeres con las cuales tenían la más ligera duda de lealtad. Ni hablar de una mujer tan llamativa como ella, sería carne de cañón para ellos.

Creo que no me equivoco en lo que pienso sobre usted y, de ser así, enviarla con mis superiores sería enviarla a morir. – Lo dejo en claro porque suponía que ella también lo sabía. – Me hubiera gustado que también les dieran una segunda oportunidad a muchos de los niños y de las personas que asesinaron, por lo que soy alguien que es muy fiel a sus creencias y pensamientos. Usted no es la culpable de que un loco de remate haya contagiado su locura a muchos alemanes y yo no lo soy de lo que hacen las tropas con los que encuentran con vida. Usted deberá confiar en mí y yo en usted, de una manera u otra le encontraremos la solución a todo esto.

Dio el tema por finalizado e ingreso a su habitación, cerrando la puerta y dirigiéndose al baño a darse una larga ducha. La necesitaba por el cansancio y, especialmente para aclarar un poco más su mente.


CAPíTULO 2— 30-1-1945  — Athalia


XIII



Du bist meine Seele - Página 2 >

a la maga le encantaban los lios inverosimiles:

Voy a capturar nuestra historia en tan solo un segundo:
Maga
Maga
Dragon - Nivel 6
Maga
Maga
4455Mensajes :
184Reputación :
Dom Ene 09, 2022 1:56 pm por Myshella

hier bist
du sicher

Es curioso como, en ocasiones, las respuestas que recibimos provocan en nosotros  alivio y culpabilidad a partes iguales.

Sylvie había apretado los labios, dibujando una fina línea, mientras escuchaba, corazón igualmente encogido, lo que Athalia tuviera que decirle.
Esa confianza inmerecida, pero tan, tan de agradecerle. Esa valoración acerca de otros, la mayoría niños, que no tuvieron una mano tendida.

Hubo de bajar la mirada al suelo, y asentir apenas, con la cabeza. Le dolía tanto el alma como el cuerpo, en realidad. No porque estuviera herida. No lo estaba, y eso se lo debía, lo sabía bien, a ella. A la mujer que la acogía.

Pero, tensos los músculos por el miedo incesante, lo cierto es que sí sentía dolor. En las piernas, en el cuello, en la espalda. Y, sobre todo, en el corazón.

Sin embargo...¿de verdad habían sido tan ciegos? Ago tenía que haber de verdad, en cuanto había creído a lo largo de aquellos años. Algo.

Asintió de nuevo, sonrisa triste.

-Por supuesto. Confío en usted- respondió, antes de que la puerta se cerrara.

Entonces ella regresó a la salita. Acabó de ocuparse de los enseres, y luego subió al dormitorio donde la habían alojado.

Se aseó, se puso el camisón y apagó la luz.

Estirada en la cama, el sueño se negaba a asistirla. En cuanto cerraba los ojos las voces susurrantes de esas mujeres, las que había visto de reojo, al acudir al campo de concentración para atender cualquier pequeña herida de las guardianas, tomaban fuerza. Altas y claras, mucho más que cuando se había cruzado con ellas, la llamaban.

A más de media madrugada, soportar a los fantasmas la estaba desquiciando ya lo suficiente como para que no pudiera soportarlo más.

Encendió el quinqué, recogió la bata y las zapatillas- de entre las pocas pertenencias que había llevado consigo en aquella maletita de huída- y cruzó el pasillo.

Llamó a la puerta de la dueña de la casa, antes de hacer girar el pomo.

-¿Athalia?¿Duerme usted?

CAPíTULO 2— 30-1-1945  — Sylvie


XIII



Du bist meine Seele - Página 2 Sin-t-tulo-1Du bist meine Seele - Página 2 W8agNR3Du bist meine Seele - Página 2 1xPyXS4
Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 5
Myshella
Myshella
2865Mensajes :
429Reputación :
Vie Ene 14, 2022 11:52 pm por Maga

hier bist
du sicher

Luego de una larga ducha, inclusive con el cansancio físico y mental que tenía, por más que estaba recostada en su cama no podía dormir. Intentaba hacerlo, pero daba vueltas en la cama pensando en cómo iba a resolver todo aquello. Sus superiores confiaban en ella, en todos sus años en la fuerza jamás se había equivocado, pero aquello era mucho más grave y peligroso de lo que podía llegar a admitir. Había muchas cosas en juego, ni hablar del hecho de que la vida de Sylvie dependía de ella y de lo que pudiera hacer.

Se pasó las manos por el cabello, sentada en el pequeño balcón que había en su vieja habitación, era claro que luego de tanto tiempo lo que había quedado de aquella ciudad no era más que un resquicio de grandeza. Adolf había jugado a ganar, sin contemplar la posibilidad de perder y había condenado al pueblo alemán a ser la sombra de lo que había sido hasta ese momento.

Cuando la escucho opto por moverse a la cama, sentándose allí, aunque dudaba que la rubia no fuera a darse cuenta que realmente no había podido dormir en lo absoluto. – No, no estaba durmiendo. Pase por favor ¿Sucedió algo? – Cuestiono, un tanto extrañada porque se acercara a su puerta a la mitad de la noche, ella por lo menos no había escuchado ningún tipo de ruido que la alertara de nada.



CAPíTULO 2— 30-1-1945  — Athalia


XIII



Du bist meine Seele - Página 2 >

a la maga le encantaban los lios inverosimiles:

Voy a capturar nuestra historia en tan solo un segundo:
Maga
Maga
Dragon - Nivel 6
Maga
Maga
4455Mensajes :
184Reputación :
Lun Ene 24, 2022 8:01 pm por Myshella

hier bist
du sicher


-¿Sucedió algo?-

Pues...la verdad...

-No, no ha sucedido nada- contestó, todavía en la puerta.

Lo que sucedía es que el impulso de explicarse, de hacerse entender, la había llevado hasta la puerta de aquella habitación, pero una vez había obtenido permiso para entrar, el nudo en la garganta apretaba un poco más y se le antojaba complicado llevar a cabo el cometido para el que había ido a comprobar si dormia.

Tragó saliva y entró.

Se acercó a ella, dejó la lámpara de gas en cima de la mesilla de noche, y tras emitir un casi inaludible con permiso, se sentó en el borde de aquella cama, encarada a Athalia.

-Necesito explicarme- le dijo. Cuanto antes empezara, antes acababa.

Sonrió apenas.

-Una se acostumbra tanto a vivir con temor constante, que creo a veces que el día que todo acabe, sea como sea ese final, si el miedo desaparece, creeré que estoy muerta.

Ladeó un poco la cabeza, con pesar irónico.

-Suponiendo que no lo esté de verdad, antes de que la guerra acabe.

¿Por donde empezar?

Por algo...cierto, aunque menos grave que lo que aquel campo había supuesto. O por el principio.

-Dicen que ustedes, los soviéticos, se llevan a los niños pequeños de sus casas, para entrenarlos en campos militares antes de que alcancen los siete años de edad. Dicen que les educan para formar parte de un regimiento, y desvincularse de sus famílias.

Suspiró.

-Por supuesto, nadie con dos dedos de frente se cree eso. Lo de las familias. ¿Qué niño no va a llorar por su madre?

Por decir, habían llegado a decir sandeces tales como que comían bebés.

Lo de si recibían o no formación militar desde pequeños, era otra cosa.

-Aquí a los chicos les adhieren a las juventudes hitlerianas. Imagino que no es muy diferente.

Entrecerró un instante los ojos.

-Existe un programa para la propagación de la raza aria. Lebensborn. A las chicas, se las dirige a esto. Ustedes llevan armas.

CAPíTULO 2— 30-1-1945  — Sylvie


XIII



Du bist meine Seele - Página 2 Sin-t-tulo-1Du bist meine Seele - Página 2 W8agNR3Du bist meine Seele - Página 2 1xPyXS4
Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 5
Myshella
Myshella
2865Mensajes :
429Reputación :
Mar Feb 22, 2022 7:44 pm por Maga

hier bist
du sicher


Aquella mujer debería estar pasando por mucho, bien sabía que ella no estaba siendo la persona más comprensiva del mundo, pero tenía sus razones para ser así. Los alemanes habían jodido su vida desde que era tan solo una niña, de hecho, ella misma lo era, pero renegaba de sus raíces por el mero hecho de que habían traído tanto dolor a todo el mundo. Agradecía que sus padres se hubieran ido de Alemania antes que todo explotara, seguramente habían salvado la vida de toda su familia al hacer aquello.

Escucho con atención todo lo que tenía que decirle, creía que si quería hablar con ella era porque había algo que estaba atravesado en su garganta. Algo tenía entendido de aquello de Lebensborn, no tenían demasiada información a ciencia cierta porque era algo que los Alemanes tenían demasiado guardado para sus propias filas pero obtener un poco de información era bueno para ella. Luego podría elevarla, claramente tendría que dibujar la manera en que la había conseguido, pero creía que podría hacerlo. A pesar que Hitler cayera, sabia bien que había mucho detrás de él en lo que deberían trabajar para erradicar, era bueno saber que estaban haciendo con los niños y la preparación acerca de la cultura que le inculcarían a los mismos

Se quedo aún mirándola con atención, asintiendo para mostrarle que había entendido lo que estaba diciendo aunque se hubiera perdido en sus pensamientos por lo menos por unos momentos. – ¿Se supone que lo que se aseguran es que sus madres inculquen a los niños desde bebes la cultura Aria? ¿Qué tipo de beneficios se les da y donde se encuentran estos lugares? – Cuestiono, interesada realmente en aquello, si lograban comenzar a erradicar eso también no quedaría nada de Hitler luego de la rendición de las tropas alemanas.



CAPíTULO 2— 30-1-1945  — Athalia


XIII



Du bist meine Seele - Página 2 >

a la maga le encantaban los lios inverosimiles:

Voy a capturar nuestra historia en tan solo un segundo:
Maga
Maga
Dragon - Nivel 6
Maga
Maga
4455Mensajes :
184Reputación :
Miér Mar 02, 2022 6:55 pm por Myshella

hier bist
du sicher


-No, no es eso. No...-Sylvie, inmersa en su intento de explicación, había recogido las rodillas sobre la cama, alzando ligeramente los pies, de modo que quedó sentada de lado en el borde de esa cama, frente a Athalia.

-No.-insistió, con firmeza, llevando una mano ante sí, en gesto de pausa-verá...

Había vuelto la mirada a la estancia, entorno a ellas, en aquel dormitorio, antes de centrarla nuevamente en su interlocutora. Existía un detalle que no le pasaba despercibido; pero quería aclarar la función del programa Fuente de Vida, antes de insistir, o interpretar ese silencio como un asentimiento por parte de la rusa.

-Es difícil de explicar-se excusó. Porque, desde luego, no resultaba agradable- se trata de una selección de jóvenes de raza ária a las que se insta a mantener relaciones con hombres afines a Hitler. Preferentemente, miembros de la SS. La intención es que ellas proporcionen niños, que se darán en adopción a las famílias del entorno de esto mismo, la SS, los adopten y los eduquen. Es...-no había modo más suave de decirlo- una fábrica de niños.

Tragó saliva. ¿Cuántas de aquellas chicas habían consentido voluntariamente? Pocas. Era, a todas luces, una especie de burdel.

-Y luego está el plan de los matrimonios, que se comprometen a tener un mínimo de cuatro hijos.

Sylvie hizo una pausa. Realmente, costaba justificarse. Justificar el lugar en el que había estado ejerciendo. Pero las guerras son guerras, y una hace cosas que no creía tener estómago para llevar a cabo, con toda la intención de sobrevivir.

-Le explico esto porque, si he trabajado como enfermera, ha sido justamente para evitar acabar en ese programa.

Nueva pausa, y un inclinarse hacia adelante, la voz baja y la mirada entristecida.

-¿Lo entiende usted?

Se enderezó entonces, recolocando un mechón de su cabello tras la oreja.

-Yo nunca quise tener esposo. Mucho menos eso.

Y, entonces, venía la parte contraria. Lo interpretado.

Atasha no había respondido en cuanto a lo de los niños rusos.

-No me ha dicho usted que no. ¿Se los llevan pequeños, para educarlos en el ejército?

CAPíTULO 2— 30-1-1945  — Sylvie


XIII



Du bist meine Seele - Página 2 Sin-t-tulo-1Du bist meine Seele - Página 2 W8agNR3Du bist meine Seele - Página 2 1xPyXS4
Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 5
Myshella
Myshella
2865Mensajes :
429Reputación :
Jue Mar 10, 2022 1:03 am por Maga

hier bist
du sicher

Sabía que quizás se había acelerado un poco en el momento en que la había escuchado, pero saber que estaban desarrollando algo completamente inaceptable para ella era algo que le costaba mucho. Sabía que información así podía salvar a Sylvie de los demás, porque era una gran muestra de colaboración. – Lo siento, me he acelerado un poco. – Se disculpó, haciéndole un gesto para que siguiera hablando.

Definitivamente, lo que había pensado, había quedado muy por detrás de la información que ella le estaba dando. Realmente no podía creer que hubieran hecho algo así, o quizás lo peor era que sí, que podía llegar a pensar por qué habían hecho algo tan inhumano. Porque no había manera que aquello sonara bien, ni, aunque fueran propios aliados al nazismo, eso era horrible e inhumano por donde se lo viera. – Es una locura. – Fue lo único que pudo murmurar, porque otra cosa no parecía querer salir de sus labios debido a la impresión que le había dado lo que le había dicho.

Ladeo el rostro, asintiendo con el ceño fruncido, por lo menos se había salvado de colaborar en algo como eso. –No puedo creerlo ¿Acaso firmaban algún tipo de contrato o papel privado donde manifestaban la obligación de tener cuatro hijos? – Aunque dudaba que fuera necesario, de no hacerlo simplemente las eliminarían como hacían con todo lo que consideraban inservible.

Se quedó mirándola, asintiendo y luego negando, sin muchos segundos de diferencia entre ambas acciones. – Me cuesta un poco entenderlo, pero supongo que si no estaba de acuerdo con lo que hacían es normal que no quisiera formar parte de sus programas. – era lo único que se le ocurría, por lo menos en ese momento. – ¿Esposo o algún nazi a su lado? – Quiso saber, más específicamente.

Se quedó en silenció, si ella le había dado sinceridad, también la merecía por lo que frunció ligeramente los labios. – Existen varias escuelas especiales para preparar militares, algunos…con beneplácito de sus padres y otras no tanto. Yo, específicamente, fui entrenada en Artek, un campamento en la costa de Crimea. Existen muchos más, como le digo, con o sin beneplácito, podemos ser entrenados para esto, en mi caso fue con beneplácito de mi familia. – Nunca lo había cuestionado, pero viendo lo que pasaba en Alemania…simplemente le quedaba un sabor amargo en la boca.


CAPíTULO 2— 30-1-1945  — Athalia


XIII



Du bist meine Seele - Página 2 >

a la maga le encantaban los lios inverosimiles:

Voy a capturar nuestra historia en tan solo un segundo:
Maga
Maga
Dragon - Nivel 6
Maga
Maga
4455Mensajes :
184Reputación :
Vie Mar 25, 2022 6:46 pm por Myshella

hier bist
du sicher


Las mejillas de Sylvie se encendieron, cual grana.

-Pues sí, sí lo firman- le aclaró a Atasha- pero no se si me he explicado bien. Esas chicas no tienen opción. Se las trata poco menos que como a ganado. Porque la otra opción es dejarlas en manos de un oficial de las SS, que las embarace. Y a final del período de gestación, el bebé queda en manos de su padre y la esposa de éste. Se le aleja de la madre natural, si no quiso desposarse en su momento.

Luego, negó enseguida con la cabeza.

-No, esposo no. Mi formación como personal sanitario y mi consentimiento para trabajar atendiendo a las guardianas de...bueno, de ese lugar- ese infierno- me valió el derecho a no casarme. Al menos, mientras durara la guerra y se diera por supuesto que yo tenía otras tareas más urgentes que atender.

A lo de nazi a su lado no contestó. Porque Sylvie tenia padre, claro. Y, en aquellos días ¿quién se oponía al régimen? Nadie.
Tenía también un hermano, del que no sabía desde hacía algunas semanas. Temía por su vida, puesto que, como todo hombre de su edad, había sido llamado a filas.

Prestó atención con mayor empeño a las explicaciones de Atasha. Porque, en realidad confirmaba sus temores. Y porque así no pensaba en los dos varones de su entorno.

Tomó aire.

-Lo comprendo, también- con dificultad-pero no puedo decirle que lo comparta. Yo...yo no querría empuñar un arma.

Y a ella, además, no le parecia que fuera adecuado en una mujer. Es decir, si en un hombre resultaba terrible, en una mujer más.

Y es que, de un modo u otro, la educación recibida es la que es, y algo cala en el ánimo de una.

Forzó una sonrisa.
Porque, en buena parte, la conversación, saber algo la una de la otra, estaba ayudándola a rebajar esa presión en el pecho, y se sentía mejor.

-¿Está usted casada?¿Tiene hijos?-le preguntó.

¿Los tenía?¿Había dejado pequeños atrás, para venir a luchar?
Y de ser así, ¿con quien?
Sylvie había oído hablar en ocasiones a los altos cargos que visitaban Auswich, acerca del sitio de Stalingrado, por ejemplo.
Qué horror.
Sin embargo, su anfitriona mencionaba un lugar bastante opuesto. Si sus conocimientos geográficos no le fallaban. Crimea.

-Entonces, ¿es de allí, de Crimea, de donde procede?- después de dejar Alemania.

CAPíTULO 2— 30-1-1945  — Sylvie


XIII



Du bist meine Seele - Página 2 Sin-t-tulo-1Du bist meine Seele - Página 2 W8agNR3Du bist meine Seele - Página 2 1xPyXS4
Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 5
Myshella
Myshella
2865Mensajes :
429Reputación :

Página 2 de 2. Precedente  1, 2


 
a