Últimos temas
Hakuna Matata WL
El Baile de los Hastings EmptyHoy a las 1:57 pm por Mirza

— sky is de Limit WL
El Baile de los Hastings EmptyHoy a las 1:48 pm por Mirza

I cry for love ღ WL
El Baile de los Hastings EmptyHoy a las 1:27 pm por Mirza

Registro y conteo de puntos
El Baile de los Hastings EmptyHoy a las 7:39 am por Dafne

In the mood for love.
El Baile de los Hastings EmptyHoy a las 5:51 am por Tostadita

Ronda 4 - Turno de Lizz
El Baile de los Hastings EmptyAyer a las 11:32 pm por Freyja

— We are venom for each other
El Baile de los Hastings EmptyAyer a las 8:47 pm por Timelady

Love in shades of wrong
El Baile de los Hastings EmptyAyer a las 8:06 pm por Timelady

El grimorio de Calpurnia {Wishlist}
El Baile de los Hastings EmptyAyer a las 7:55 pm por June

Afiliados
Élites
Créditos
Tree Of Life es un foro de rol libre y su contenido es propiedad intelectual de los administradores del mismo y los usuarios que crean sus tramas. El diseño general del skin y las tablillas staff fue creado por Red, a quien agradecemos su contribución. Agradecimientos especiales a los foros dixinmortal y al foro de ayuda de Foroactivo, así como a los tumblrs de necromancercoding, Flerex, Gitanodoescodes y Maryskins, pues sin sus tutoriales y zonas de ayuda habría sido imposible completar esta skin. Las imágenes utilizadas no son de nuestra propiedad si no sacadas de las páginas Google, DLPNG, Pngflow, Freepng y DeviantArt (Captain-Kingsman16, DUA-PNGS, Weirdly-PNGS y nickelbackloverxoxox). También agradecemos a Mario Montagna de freepsdfiles por las imágenes de los botones, así como a freepik y a Flaticon por las imágenes de los iconos. Los iconos web pertenecen a la página FontAwesome. Por último, el diseño de la página html para las dinámicas es creación de ethereal-themes, que cede el código gratuitamente en su tumblr del mismo nombre.
Hermanos

Tumblrs de recursos para el rol
 :: Squad :: A Period Drama

El Baile de los Hastings Empty

Jue Sep 02, 2021 9:55 pm

El baile de los Hastings
Lizabeta Wakefield
Con los Sinclair
Mansión Hastings

La mansión Hastings y sus dueños se jactaban de ser la familia que en los últimos años había resultado más influyente socialmente. Sus bailes siempre estaban en boca de todos, meses antes de celebrarse y meses después de hacerlo. Y es que más de un escándalo se terminaba descubriendo en aquellas fiestas y más de una debutante terminaba felizmente apalabrada al caballero de turno.

Intrigada frente al espejo, Lizabeta Wakefield se preguntaba si había dado con el vestido adecuado para presentarse, junto a la familia Sinclair, en aquella respetabilísima recepción. Muchos fueron los pensamientos que danzaron en su mente. Algunos iban dedicados a Christopher y otros a su hermano Edwin. Se desprendió pronto de ellos, agitando cómicamente la cabeza antes de oir a los Sinclair y bajar las escaleras para encontrárselos -una vez más- y subir a aquel carruaje donde, al contrario que la última vez, el ambiente estaba más cargado de lo esperado. ¿Sería la importancia del evento lo que preocupaba a todos en aquel vehículo? Querer pensar semejante cosa era casi egoísta. Lo era cuando había dejado al hermano menor con la palabra en la boca y la mano en el corazón días antes y ni siquiera había tenido la poca decencia de darle una respuesta al hecho de que pensara en ella más de lo que debía. Peor se sintió todavía cuando recordó que había guardado un baile para su hermano, pero que no se había acordado de él.

En algún momento, el cochero frenó y el juego de desviar la mirada tuvo que posponerse para que todos pudieran entrar en la mansión de los Hastings, les apeteciera o no. Y aunque Lizabeta se mostraba ciertamente reticente por el miedo a cómo se desarrollaría la noche, era imposible no poner una sonrisa en su rostro en un lugar tan encantador, lleno de bellas obras, cortinas aterciopeladas y un cielo de estrellas que les observaban -literalmente, pues había lo que parecían estrellas pintadas en un techo azul que cubría toda la sala-. Le era imposible también no compartir aquella sonrisa con los hermanos Sinclair, a los que miró en busca de un sentimiento cómplice.

- No recordaba que a veces los libros se quedan cortos describiendo este tipo de lugares.




I have been half in love with easeful Death, call'd him soft names in many a mused rhyme.
Marlowe
Marlowe
Mensajes: : 1398
Reputación: : 698
Mis links
https://www.instagram.com/marlowegraphics
Rango Marlowe

Volver arriba Ir abajo

El Baile de los Hastings Empty

Jue Sep 02, 2021 11:17 pm

El baile de los Hastings
Edwin Sinclair
Con Chris y Lizabeta
Mansión Hastings

El menor de los Sinclair hacía todo lo posible por evitar que familiares y amigos notasen la falta de jovialidad y buena predisposición que lo caracterizaba. Desde que hubiera tratado de tener una franca conversación con la señorita Wakefield sobre los sentimientos que ya había desarrollado a lo largo de la segunda etapa de su recientemente retomada amistad y hubiese fracasado estrepitosamente en el intento, el muchacho se había sentido languidecer, dolido por el hecho de que su confesión se hubiese visto interrumpida por la súbita aparición de los Higgins, sin olvidar que la señorita Wakefield tampoco había tenido a bien retomar aquella conversación.

Edwin no era el tipo de hombre que se daba por vencido ante cualquier impedimento, mas tampoco estaba ciego ante lo que a él se le antojaba un evidente desinterés por cuenta ajena. Esperó varias jornadas y varias noches a que fuese Lizabeta la que lo buscase para terminar lo que habían comenzado, y, sin embargo, lo único que encontró fue una soledad que amenazaba con asfixiarlo hasta su fenecimiento. El joven Sinclair tuvo que hacer un verdadero esfuerzo por dejar a un lado sus sentimientos y tratar así de olvidar los continuos dolores que le afligían el corazón, puesto que lo último que desearía era un interrogatorio de sus allegados al respecto de su súbita tristeza.

Tan perdido se hallaba en sus propios pesares que olvidó por completo el baile que habían organizado los Hastings en su palacete. No es que estuviera del mejor humor para acudir a un evento social, pero si su hermano podía apartar su evidente animadversión a los mismos para cumplir con sus obligaciones, de él no podía esperarse menos, así que se vistió con sus mejores galas, aquellas con las más hermosas telas y mejor pulidos detalles, y se encaminó hacia el carruaje en el que lo esperaba la misma mujer que tenía su corazón encogido en el puño como si nada hubiera ocurrido.

En el trayecto dejó que fueran otros quienes llevasen el peso de la conversación. Carecía de su habitual apetencia de interacciones sociales. Se limitó a responder cuando era directamente mencionado y, de vez en cuando, fingía una sonrisa para su madre. La señora Sinclair estaba lo suficientemente emocionada por el acontecimiento como para pasar por alto los más que de costumbre prolongados silencios de su hijo, y antes de que la situación fuese extraña en demasía alcanzaron su destino.

Edwin bajó del carruaje y resopló, consciente de sus obligaciones, antes de ofrecer a Lizabeta su mano para ayudarla a hacer lo propio, retirándola después para no dar pie a un solo malentendido. Cuando paseó la mirada por el exuberante palacete de los Hastings, sintió algo parecido a la alegría en el pecho. Al fin y al cabo, siempre le había entusiasmado la contemplación de aquello que era hermoso, y la mansión que se erguía ante ellos sin ninguna duda lo era.

Extraordinario — asintió él ante el comentario de la señorita Wakefield —. Sencillamente extraordinario — paseó la mirada entre los asistentes que se arremolinaban frente a las puertas y trató de encontrar a alguien en la multitud, aunque le resultó imposible —. ¿Sabéis si vendrán los Fairbanks? — Entonces, miró a Lizabeta. — ¿Los Higgins? — arqueó ligeramente una ceja.





Mi niñoooooo ♡ gracias por la medallita, Rhae
El Baile de los Hastings IjSX2AH
El Baile de los Hastings DEGlfK5
El Baile de los Hastings Firmas
gracias por los pack, amaryn y shadow kiss
brenton thwaites stan account:

El Baile de los Hastings 3x6mGpb
Mahariel
Mahariel
Mensajes: : 500
Reputación: : 48
Mis links
Cortázar - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

El Baile de los Hastings Empty

Dom Oct 10, 2021 8:07 pm

El baile de los Hastings
Christopher Sinclair
Con Edwin y Lizabeta
Mansión Hastings

Si bien debía reconocer que la conversación con su hermano le había tranquilizado acerca de su estado de ánimo, no pudo evitar notar cierto silencio de su parte durante el trayecto hacia la mansión de los Hastings, algo poco habitual pues normalmente era él quien daba conversación a su madre durante los recorridos.
En aquella ocasión, no obstante, a la señora Sinclair no parecían faltarle argumentos, dado que había muchos invitados y mucho que decir de todas y cada una de aquellas familias, especialmente advertencias a Lizabeta sobre los jóvenes caballeros que sin duda tratarían de ganarse su favor aquella noche por lo bella que estaba.

Christopher tuvo que estar de acuerdo con su madre, incluyendo un asentimiento cortés por su parte cuando quiso incluirlo en la conversación. Después de todo no iba a mentir y decir que no era el caso, era evidente que Lizabeta destacaría entre las debutantes de la temporada.
Por suerte para la joven no estaría sola ante el peligro, al ir acompañada por su familia.

Cuando bajaron del carruaje, tal como correspondía, ofreció el brazo a su madre, dado que actuaba como el cabeza de familia en aquella ocasión. Escuchó las palabras de la joven Wakefield.- En pocas ocasiones encontraréis el arte de la opulencia tan bien esgrimido, sin duda. -Afirmó, estando de acuerdo con ella.

- No creo que pierdan la ocasión de presentarse de nuevo en sociedad en un evento tan relevante como este. -Respondió acerca de los Fairbanks a su hermano.

- Por supuesto que vendrán, no puede perderse la mejor oportunidad para que la querida Lilibet se de a conocer. Muchos la recordarán aún como una niña, igual que a nuestra encantadora señorita Wakefield. -Opinó su madre, sin duda intentando entrar de nuevo en el campo de los pretendientes y la necesidad de ellos para toda jovencita de buena familia que se preciara.- Espero que podamos encontrarles y saludar como es debido.

- Esperemos tener la ocasión, madre. -Concedió más por educación que por apetencia de imbuirse en más conversaciones de ese tipo, pero debía intentar pensar en algo positivo de aquella velada, como quizá lo fuera la pieza de baile prometida por Lizabeta.- ¿Entramos? -Ofreció con un gesto de la mano y abriendo camino para ser anunciados por uno de los lacayos presentes, pasando primero los Sinclair y justo detrás la señorita Wakefield.

- ¿Hay alguien a quien queráis saludar, querida? ¿Los Higgings tal vez? Ya que Edwin los ha mencionado.



El Baile de los Hastings ZhxfFMz
Nothing is true, everything is permitted

Rolimpiadas:

El Baile de los Hastings NTovPBa
Timelady
Timelady
Mensajes: : 7523
Reputación: : 485
Mis links
https://dreamlandcastle.tumblr.com/
Shakespeare - Nivel 6

Volver arriba Ir abajo

El Baile de los Hastings Empty

Mar Oct 19, 2021 10:31 pm

El baile de los Hastings
Lizabeta Wakefield
Con los Sinclair
Mansión Hastings

La reticencia que parecía mostrar Edwin Sinclair a fijar la vista en la joven Wakefield consiguió el efecto contrario en ella, haciendo que posara los ojos en su acompañante con demasiada insistencia. Pues, preocupada por un malentendido que todavía les pesaba, a Lizabeta le era imposible disfrutar de aquella velada en condiciones semejantes. Cuando el caballero hizo mención a los Higgins, la muchacha apartó el rostro, que ahora parecía trocarse de un color más vívido por la vergüenza de aquello que revoloteaba en sus mentes al recordar a la pareja de hermanos que les habían interrumpido días atrás.

- No se preocupe. Aparecerán como siempre hacen, en el momento más inoportuno -respondió con una mirada hacia el hermano menor de los Sinclair que traía una bandera blanca implícita-.

Cuando la señora Sinclair se interesó por lo que Lizabeta quería o no hacer en aquella celebración, ésta se trocó modesta e hizo un gesto con sus manos que liberaba a toda la familia Sinclair de tener que andar pendiente de ella o que por ser precisamente nueva en aquel redil, tuvieran que preocuparse por sus intereses del momento que, siendo sinceros, no iban más allá de acompañar a aquella familia que ya era casi como la suya propia.

- Yo... sólo quiero estar con ustedes, de veras.

La señora Sinclair dividía su satisfacción y su confusión a partes iguales. Tal vez sea tímida, se decía. Lo cual obligaba a la matriarca a empujarla si era necesario a la boca del lobo. Pero cuando Lizabeta se sujetó, absolutamente indecisa pero necesitada de poder aferrarse a aquella familia, al brazo de Edwin Sinclair -lo cual, obviamente, había resultado una sorpresa para éste-, la señora Sinclair comenzó a imaginar tantas cosas que no sabía si serían buenas o malas. Y con ello, dedicó una mirada a su otro hijo de igual modo para valorar qué podía estar pasando en su familia sin ella saberlo.

- ¡Por fin les hemos encontrado! -importunó una voz incómoda que provenía de la joven Higgins. Personalidad difícil de borrar de la memoria de uno. En parte, porque su voz se clavaba y después se retorcía dentro de la sesera de cualquiera-. ¡Oh! ¡Vaya! -exclamó la dama, no de muy buena gana- Y aquí está la señorita Wakefield. ¿Dónde está su familia, querida? Siempre que la veo está usted del brazo de mi Edwin -remarcó con aquellas libertades que pretendían ser bromistas pero que obviamente no lo eran-. Como el otro día, cuando les interrumpimos paseando.




I have been half in love with easeful Death, call'd him soft names in many a mused rhyme.
Marlowe
Marlowe
Mensajes: : 1398
Reputación: : 698
Mis links
https://www.instagram.com/marlowegraphics
Rango Marlowe

Volver arriba Ir abajo

El Baile de los Hastings Empty

Dom Oct 24, 2021 5:20 pm

El baile de los Hastings
Edwin Sinclair
Con Chris y Lizabeta
Mansión Hastings

Todos los presentes parecían estar de acuerdo en que más tarde o más temprano tendrían que charlar con el resto de asistentes al baile, y Edwin se preguntó en qué estaría pensando su hermano. Incluso a él se le antojaba en ocasiones demasiado lo intrascendente de las conversaciones que planteaba cualquiera de los Higgins, incluso estando acostumbrado a los protocolos sociales que su hermano aborrecía, y solo podía imaginarse qué pasaría por su cabeza de tener que hablar con Cressida sobre los tipos de fruncido de la tela de su vestido.

No, claro que no — añadió, abstraído, despertando ante la mención de Lilibet en labios de su madre —. Estoy seguro de que estará a la altura de las circunstancias.

Lo cierto es que estaba deseando verla para poder acompañarla durante la velada, pero dado que no tenía ni la más remota idea de dónde se encontraba, se mantuvo junto a su familia, por más que hubiera querido desaparecer entre el gentío y no regresar hasta que la fiesta hubiese terminado. Edwin sintió un pellizco en el corazón al oír a Lizabeta expresar sus intenciones. Quiso creer en sus palabras y poder disfrutar junto a ella de la noche que tenían por delante, mas se excluyó a sí mismo de la afirmación de la joven Wakefield, sintiéndose ajeno a la conversación.

Y ella, como si hubiese leído sus pensamientos, decidió entrelazar las manos alrededor de su antebrazo, como una enredadera enroscándose en el tronco de un abedul. Edwin contuvo el aliento por un instante. Pensó en retirarla de su nuevo emplazamiento, pero decidió no hacerlo. No era así como dirimían sus diferencias los caballeros con las damas. Ya tendrían ocasión de hablar en un emplazamiento más discreto.

Parecía que era el único que tenía el decoro en mente, porque cuando llegó la señorita Higgins, lo hizo con la sutileza propia de quien teniendo la mejor educación elige tratar de imponerse a los demás a viva voz.

Vaya — replicó —. ¿Le parece a usted una manera adecuada de dirigirse hacia la señorita Wakefield? ¿De veras cree que es esa la forma de entablar una conversación? — Edwin desconocía los motivos por los cuales Lizabeta acudía en solitario a los actos sociales, pero tampoco se le ocurría preguntarlos, y menos delante de terceras personas que poco o nada tenían que ver con la familia de los Wakefield. — Hay asuntos que no la ocupan, señorita Higgins. Ya debería saberlo.



Mi niñoooooo ♡ gracias por la medallita, Rhae
El Baile de los Hastings IjSX2AH
El Baile de los Hastings DEGlfK5
El Baile de los Hastings Firmas
gracias por los pack, amaryn y shadow kiss
brenton thwaites stan account:

El Baile de los Hastings 3x6mGpb
Mahariel
Mahariel
Mensajes: : 500
Reputación: : 48
Mis links
Cortázar - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

El Baile de los Hastings Empty

Dom Nov 21, 2021 9:20 pm

El baile de los Hastings
Christopher Sinclair
Con Edwin y Lizabeta
Mansión Hastings

Pese a que no sentía una especial amistad hacia los hermanos Higgins, el comentario osado de Lizabeta como respuesta hacia su madre le hizo alzar una ceja. Parecía algo inapropiado, aunque por la mirada que dirigió a Edwin imaginó que había alguna broma privada en ello.
En cualquier caso, aquellas palabras se vieron suplidas por su deseo de permanecer en su compañía durante el resto de la velada.

- Por supuesto, señorita Wakefield, será un placer disfrutar de vuestra compañía. -Expresó con una sonrisa leve y una inclinación cortés.

Si bien, cualquier amago de su madre para abrir conversación en ese momento se vio interrumpido por la irritante voz de la señorita Higgins, que apareció, como no, del brazo de su hermano.
El comentario que hizo estuvo totalmente fuera de lugar, por no hablar de la falta de decoro y educación mostrada al señalar abiertamente que la joven Wakefield gozaba de su compañía a menudo, bien podría preguntarse por qué la preferían antes que a ella. No le pasó desapercibida la mención a un paseo entre su hermano y Lizabeta, pero no era algo nuevo y quería pensar que Edwin tomaba en consideración la situación de la dama y se hacía acompañar de una carabina adecuada.

No obstante, antes de que ninguno pudiera intervenir, fue el menor de los Sinclair quien tomó la palabra dejando después un silencio corto y algo tenso. Una de las razones por las que Christopher detestaba formar parte de esos espectáculos era precisamente el tener que presenciar y hasta cierto punto protagonizar un momento bochornoso, y aquel lo era.
Caballerosidad obligaba a actuar e impedir que Fitzwilliam hiciera nada en contra de Edwin. Así que se interpuso, literalmente, entre su hermano y el resto, dando un pequeño paso hacia la joven Cressida.

- Estoy convencido de que mi hermano os ha malinterpretado, estimada señorita Higgins. -Pronunció tomando la mano de la joven para desviar así su atención hacia él mismo.- Sé que no era vuestro deseo poner en entredicho la buena reputación de la señorita Wakefield, a quien nuestra madre ha tomado como protegida mientras sus padres se recuperan. -Confiaba en que Lizabeta pudiera mantener la mentira un poco más, pero no había duda de que debía desvelar la realidad en algún momento o esos ataques continuarían.- Entiendo que después de haber tenido la atención de mi hermano en el pasado, os esmeréis en recuperarla, mas por la amistad que une a nuestras familias debo advertiros que vuestras acciones podrían interpretarse como que estáis movida por los celos y odiaría pensar que se dice tal cosa de una joven con tantos pretendientes a su disposición. -Soltó entonces su mano, viendo que había logrado su objetivo al notar la expresión turbada en su rostro.- Pero no temáis, que estais entre amigos y no hablaremos de lo sucedido, ¿cierto? -Preguntó en dirección tanto a su madre como a Lizabeta y Edwin.

Christopher no solía mostrar esta faceta de su personalidad, después de todo detestaba verse envuelto en ese tipo de ambientes, pero sabía cómo actuar ante un problema de esas características, entendía que debía incidir en los puntos que conseguirían desviar el tema de conversación o provocar que no se volviera a hablar de ello.



El Baile de los Hastings ZhxfFMz
Nothing is true, everything is permitted

Rolimpiadas:

El Baile de los Hastings NTovPBa
Timelady
Timelady
Mensajes: : 7523
Reputación: : 485
Mis links
https://dreamlandcastle.tumblr.com/
Shakespeare - Nivel 6

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba