Últimos temas
Weltschmerz
— From the black sea the bellows EmptyAyer a las 10:53 pm por Sorceress

Festival: Safe and sound
— From the black sea the bellows EmptyAyer a las 10:03 pm por Maga

Registro y conteo de puntos
— From the black sea the bellows EmptyAyer a las 9:52 pm por Maga

— unbreakable chains [0/1]
— From the black sea the bellows EmptyAyer a las 9:35 pm por June

— My little boy
— From the black sea the bellows EmptyAyer a las 7:48 pm por Maga

× Bound for the homeland
— From the black sea the bellows EmptyAyer a las 7:37 pm por vicivosdrcams

always walked a very thin line
— From the black sea the bellows EmptyAyer a las 7:35 pm por Valkyria

— Apocalypse [8/9]
— From the black sea the bellows EmptyAyer a las 7:00 pm por Nymphet

The pillars of eternity
— From the black sea the bellows EmptyAyer a las 5:54 pm por Circe

Afiliados
Élites
Créditos
Tree Of Life es un foro de rol libre y su contenido es propiedad intelectual de los administradores del mismo y los usuarios que crean sus tramas. El diseño general del skin y las tablillas staff fue creado por Red, a quien agradecemos su contribución. Agradecimientos especiales a los foros dixinmortal y al foro de ayuda de Foroactivo, así como a los tumblrs de necromancercoding, Flerex, Gitanodoescodes y Maryskins, pues sin sus tutoriales y zonas de ayuda habría sido imposible completar esta skin. Las imágenes utilizadas no son de nuestra propiedad si no sacadas de las páginas Google, DLPNG, Pngflow, Freepng y DeviantArt (Captain-Kingsman16, DUA-PNGS, Weirdly-PNGS y nickelbackloverxoxox). También agradecemos a Mario Montagna de freepsdfiles por las imágenes de los botones, así como a freepik y a Flaticon por las imágenes de los iconos. Los iconos web pertenecen a la página FontAwesome. Por último, el diseño de la página html para las dinámicas es creación de ethereal-themes, que cede el código gratuitamente en su tumblr del mismo nombre.
Hermanos

Tumblrs de recursos para el rol

— From the black sea the bellows Empty

Jue Oct 14, 2021 7:53 pm

From the black sea the bellows
They are our seas by power, we will sail forever. Only death can stop us and surely, we can buy it

El Caribe, 1803
Una serie de sucesos han provocado un revuelo y cambio en la situación geopolítica del Caribe sin precedentes. En los años anteriores, ingleses, franceses y españoles compartían una relativa paz que se veía reforzada por la unión de esfuerzos y activos para combatir a la piratería, las enfermedades y los intentos de sublevación de los esclavos. Pero este año trajo consigo un cambio, uno que los Piratas no comenzaron, o eso es lo que se cree hasta la fecha.

En el invierno de 1797 España declaró formalmente la guerra a Gran Bretaña después de la Batalla del Cabo de Santa María. La escuadra mandada por España fue atacada, sin previa declaración de guerra, por una escuadra británica al mando del comodoro Grayverse. España perdió de manera significativa, no sólo el oro que tría con sigo si no a un montón de hombres; Mientras que Inglaterra obtuvo un botín de más de tres millones de pesos. La prensa británica criticó la batalla por realizarse en tiempos de paz. Al poco tiempo, Francia se alió con España.

Las consecuencias de esta batalla salpicaron al Caribe que a finales de enero de 1799, los diferentes bandos se disputaban las diferentes Islas del Caribe con el objetivo de dominarlas, hacerlas suyas y así aumentar no solo su poder si no también el número de soldados, marineros a sus filas.
Y con todo ese caos y una guerra que amenazaba la estabilidad de las Islas, se sumió un nuevo factor, uno que hasta la fecha había estado pasando desapercibido: Los Piratas. Escondidos, ocultos pero no extintos, vieron su oportunidad para resurgir y sin aliarse a ningún bando provocar más caos, destrucción y terror. Imperando una única ley:

Saqueo, robo y diversión, para ellos claro.

La mujer vikinga Þrúðrson, Capitana del "Jötunn", se encuentra entre esos Piratas habiéndose convertido en un miembro conocido en aquellos mares tras abandonar su tierra; Tiene un nuevo negocio entre manos, uno que beneficiará tanto a su tripulación cómo a Inglaterra, pues ella le proporcionará nuevas vidas que se unan a sus barcos. Pero nunca llegó a imaginar que, un simple hombre, saldría mucho más caro por separado; Encontrándose con un nuevo botín en sus manos, Þrúðrson tiene un único plan para ese muchacho: Sacarle provecho.

PERSONAJES

Rabastan "Baz" Gautier
Estudiante de medicina - Tom Payne - Moony
Skalmöld Þrúðrson
Señora Pirata - Katheryn Winnick - Pariah
OneonOne - Original - Piratas

XIII



Post de rol:

Código:
<center><div class="alsq1"><div class="alsq2"></div><div class="alimg1" style="background:url(IMAGEN-PJ-AQUI)center;"></div><div style="" class="altit">titulo aqui</div><div class="alsbt">subtitulo por aquí</div><div class="altxt">
Post aquí
</div>

<div class="alinf">Dato | Dato | Dato</div></div>
[url=https://www.treeofliferpg.com/u967]<div class="creditosxii">XIII</div>[/url]
</center>
<style type="text/css">.alinf{width: 340px; height: auto; background: #0a0a0a;font-family: 'Bebas Neue'; font-size:14px;padding:10px;color:white;line-height:15px;letter-spacing:0.7px;}.alsq1{width:360px;height:auto;border: 1px solid #0a0a0a;padding:4px;}.alsq2{width: 360px; height: 260px; background: #0a0a0a;}.alimg1{width:245px;height:130px;background-size:cover !important;border: 6px solid white;margin-top:-214px;}.altit{font-family: 'Bebas Neue'; font-size:40px; text-align:center;font-weight: bold;color: white;text-transform: uppercase;padding-bottom:10px;letter-spacing:.2px;width:340px;margin-top:51px;}.altxt{color:#333;padding:20px;font-family:'Libre Baskerville';text-align:justify;font-size:10px;line-height:15px;height:auto;background:#FFF;margin-top:20px;}.alsbt{font-family: 'Bebas Neue'; font-size:14px; text-align:center;color: #0a0a0a;text-transform: uppercase;width:340px;line-height:15px;letter-spacing:0.7px;}.creditosxii{font-family:impact;font-size:8px;color:#bbb}</style><link href="https://fonts.googleapis.com/css2?family=Bebas+Neue&display=swap" rel="stylesheet"><link href="https://fonts.googleapis.com/css2?family=Libre+Baskerville&display=swap" rel="stylesheet">


Última edición por Pariah el Dom Oct 17, 2021 10:22 pm, editado 1 vez



Pariah
Pariah
Mensajes: : 183
Reputación: : 64
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

— From the black sea the bellows Empty

Jue Oct 14, 2021 10:33 pm
Inconciente
Capítulo I


- ¿Maestro, que es lo que haremos aquí? -
le preguntó al hombre que caminaba un par de pasos delante de él, bastante anciano, que llevaba un bastón de madera para caminar un poco más deprisa. - Ya te lo he dicho niño, he pedido unas hierbas medicinales que van a servirnos de mucho, mira esto.. - el hombre se volteó y dejó en sus manos unos tallos de una planta extraña y alargada. - Puedes preparar infusiones que curaran hasta la gripe más grave con ésto.. - el castaño sonrió, colocando aquellas dentro de su morral con cuidado. Los Gautier eran una familia acomodada de Inglaterra, que habían salido adelante gracias a los negocios en las tierras, se se habían multiplicado cuando sus hermanos comenzaron a ayudar con los negocios. Pero el hijo menor era otro cantar, quería especializarse en la medicina y a pesar de que podría viajar para estudiar con los mejores médicos de Francia él prefería hacer feliz a ese hombre que tanto sabía, le llamaba maestro y lo ayudaba cada tanto con su pequeño rancho.

Se había quedado viendo la Bahia, viendo algunos barcos que no había visto antes cuando había estado allí en la última excursión por lo que cuando quiso darse cuenta el hombre ya se le había perdido de vista.

Baz pestañeó y le buscó con la mirada, hasta dar con dos hombres de cabello largo, demasiado parecidos como para que no fueran familia. - Hey tu, buscas al hombre anciano? - el muchacho asintió caminando con ellos mientras éstos le hacían una seña para que les siguiera. Un par de metros cerca de aquel enorme barco no creía que encontraría al maestro por lo que se volteó y al instante sintió que alguien le golpeaba con un costal pesado haciéndolo caer al piso. Rabastan se llevó la mano a la frente, pero ni siquiera pudo levantar la mirada cuando otro golpe le llegó desde arriba y un par de manos lo arrastraran de los pies antes de levantarlo y colocarlo dentro de un barril abierto.

No había ruidos, el de cabellos castaños había caído en la inconciencia luego de aquellos golpes y la sangre brotaba en su cabeza en una fina línea carmesí.




Rabastan | Bahia inglesa | Con padre.. y ellos?

XIII




Chaos Witch
Bloody August
Azalie
Azalie
Mensajes: : 1865
Reputación: : 129
Mis links
Woolf - Nivel 4

Volver arriba Ir abajo

— From the black sea the bellows Empty

Vie Oct 15, 2021 11:29 pm
Inconciente
Capítulo I
Su cuerpo se recostaba sobre un asiento de mimbre, era casi tan grande cómo el que tenía en su barco y se encontraba cubierto por una tele de color rojo oscuro, casi tan oscuro como el vino que solía beber. Hacía días que había desembarcado en esa bahía esperando el nuevo cargamento, un cargamento que nunca había llevado hasta la fecha. Esclavos; Se había negado por un momento, más era el negocio que más dinero estaba dando y mientras los Españoles no enviaran barcos repletos de oro, los piratas debían de buscarse otras vías para conseguir dinero. Y ella tenía una tripulación que alimentar y un barco que mantener, y nada de eso se lo daría nadie. Eso lo había aprendido mucho tiempo atrás.

Aunque Skal prefería el olor de la pólvora, luchar contra hombres armados y abordar sus barcos, saquear y robar. Añoraba aquellos días donde todo se solucionaba con el sonido de un cañón, más ahora parecía una gitana comerciando con objetos sin valor en un mercado.

Su Contramaestre entró en aquella casa levantada con cuatro tablones —Skal, Él tuerto y los suyos ya traen el cargamento— Sólo el, cuando estaban a solas, la llamaba por su nombre, frente al resto la llamaban "Capitana" o "La Vikinga" pues era el apodo que se había ganado con el paso de los años debido a su procedencia —Bien, que los metan en la choza, los inspeccionaremos ahí— El hombre asintió y girando sobre sus talones abandonó la estancia dispuesto a hacer lo que su Capitana había pedido.

Y así se hizo. Cuando Mario, su Contramaestre, salió al exterior un pequeño grupo de hombres y mujeres se encontraban de rodillas en la arena confusos y entre llantos, les suplicaban clemencia. Pero eran Piratas, la clemencia no existía.

Los llevaron hasta una choza cubierta con un techo de paja, y separándolos en hombres y mujeres, esperaron a que la Capitana hiciera acto de presencia.

Llevaba su pelo recogido en un laborioso peinado y sus ropajes, distintas a las de cualquier Pirata, dejaban entrever el lugar de su procedencia pues en sus cintos se encontraban grabados nórdicos, runas que hablaban por sí mismas. Contempló la estancia, viendo a la mercancía alzando levemente la barbilla —Te dije que no quería niños— Le espetó con rudeza al Tuerto, clavando su mirada sobre él y antes de que pudiera contestar ella continuó —No esperaba mucho de ti, pero al menos creía que comprenderías tu propio idioma— Sus motivos tenía y él, no tenía porque conocerlos de modo que cuando comenzó a replicar Mario lo calló golpeándole en la boca del estómago —Los dejarás donde los cogiste, uno de mis hombres te acompañará y si no lo haces, te cortaré los huevos y haré que te los comas— Dándole la espalda, se agachó hacía los niños que, temblando la miraron expectantes —Salid, fuera os darán de comer— Les dijo antes de volver a erguirse hacia el resto de adultos.
Hizo un gesto a Mario con la cabeza y este se acercó ordenando a los hombres que se pusieran en pie para empezar a inspeccionarlos. Pasando delante de ellos los miró de solsayo, no los compraría si estaban heridos o en malas condiciones, el esclavista no se los compraría —Estos tres— Los señaló mientras Mario los empujaba con un golpe en sus hombros —Y ese— Señaló con su cabeza a un muchacho de cabellos rizados que la miraba desde el fondo cómo si deseara decir algo.

Apoyó una de sus manos en su cadera antes de girar sobre sus talones —Todas las mujeres vienen conmigo, que los lleven a las bodegas del barco— Su tono era cómo el filo de una espada, sin apenas sentimiento —Tu y yo discutiremos el precio fuera— Mirando al Tuerto pasó por delante de él, desapareciendo de aquella choza.


Bahía Inglesa | por la tarde | Con la tripulación y otros piratas

XIII





Pariah
Pariah
Mensajes: : 183
Reputación: : 64
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

— From the black sea the bellows Empty

Sáb Oct 16, 2021 11:19 pm
Inconciente
Capítulo I


Todo se había puesto difuso al recibir el golpe y cuando Rabastan había despertado ya no se encontraba en la bahía frente a los barcos sino que un techo le cubría y había murmullos y súplicas cargadas de temor, él se llevó una mano al rostro, quitándose la sangre de la herida de allí y sentándose bien para inspeccionar el lugar y la personas que estaban allí. Todos parecían asustados, menos aquellos que caminaban entre ellos para supervisar que nadie anduviera de vivo.

¿Quiénes eran? ¿Qué querían con ellos? ¿Dónde estaba su maestro?

- Creo que se han equivocado, yo me marcho.. -
murmuró poniéndose de pie, recibiendo un golpe en el hombro de lo que supuso seria.. una pata de palo? ¿Cómo estaría esa herida? Terminó volviendo a sentarse obediente, no quería que volvieran a golpearlo.

Baz abrió grandes sus ojos celestes al ver a la mujer que entraba por la pequeña puerta del lugar, era sin duda hermosa, y extraña a la vez, como si no perteneciera a esa tierra. Los escuchó a hablar, sobre dinero, sobre quienes les servían y quienes no y aquello comenzó a sentirse bastante confuso. ¿Llevarlos a las bodegas? ¿Al barco? Pero si él no podía irse, estaba estudiando y solo había ido por hierbas medicinales con su tutor.

La mujer se marchó dejándole con todas esas preguntas en la boca y el empujón de uno de los hombres aquellos para que se diera prisa y saliera de allí para guiarlo hacia aquel enorme barco que había visto anteriormente. Creyó escuchar su nombre a voz en grito pero no pudo voltear para ver si era su maestro porque seguían empujándolo para que caminase con los demás, era casi el último y estaban guiándolos hacia las bodegas.

Rabastan giró y deshaciéndose de los dos piratas más grandes que él corrió hacia la pasarela que ya amenazaba con cerrarse para que nadie más saliera o entrara de la construcción. El se volteó al ver que no tenía escapatoria a menos que se tirara al mar. Volvió a voltearse y corrió esta vez hasta la mujer rubia que había visto anteriormente. - Señora se ha equivocado.. - murmuró antes de que lo tomaran entre dos para llevárselo con los demás.


Rabastan | Bahía inglesa | Con Piratas?

XIII




Chaos Witch
Bloody August
Azalie
Azalie
Mensajes: : 1865
Reputación: : 129
Mis links
Woolf - Nivel 4

Volver arriba Ir abajo

— From the black sea the bellows Empty

Vie Oct 22, 2021 11:30 pm
Inconciente
Capítulo I
No todas las mujeres pueden gozar de su suerte, de donde ella proviene las mujeres pueden ser algo más que esclavas de un hombre; hermanas e hijas de hombres de posición. Había aprendido a que nadie la pisoteara, y por ello gozaba de esa posición, de ese poder.

¿Acaso crees que quieren ancianos cómo esclavos? Pagarán más por ellos si se mueren que por comprarlos— Le espetó al Tuerto con rudeza, sin bajar su barbilla incluso cuando el hombre infló su pecho para demostrarle algo, que no tenía, cojones —Tu labor era traerme mercancía que pudiera vender. Si no te gusta hacer de perro de caza, lo hablas con Foreman— Y sin decir ni una palabra más, descuelga de su cinto un saco de cuero donde ya pueden escucharse las monedas que tintinean. Se lo coloca frente a su rostro, ofreciéndoselo como pago.
No pensaba darle una moneda más, no lo habría hecho aunque le hubiera traído la mejor mercancía de aquél sitio; Menos aún si le había traído aquello —Y ahora lárgate, deja a esos niños con sus madres y vuelve a meter tu cabeza en algún coño hasta que vuelva a silbarte— No se despidió de él, se giró sin más dándole la espalda y uniéndose al resto de sus hombres.

Se unió a Mario al bote que los llevaría hasta su barco —Que los den de comer, no los quiero enfermos ni famélicos. Se venderán mejor si parecen fuertes— Cómo si fuera una experta en ese detalle Mario la miró estudiándola con una sonrisa pícara —Cierra la boca Mario, sabes que esto no me gusta así que acabemos cuanto antes— No le entusiasmaba, pero hasta que más barcos salieran de sus puertos y transportaran objetos de valor, debía de ganar monedas de cualquier forma.

Amasaba una auténtica fortuna, pero para un pirata nunca era suficiente.

Ya pisando su barco, cuando se disponía a subir hasta la zona del timón del barco uno de sus nuevas adquisiciones intentó escapar esquivando a sus propios hombres. Había escogido bien. Lo miró alzando su barbilla —Seguro que si, el ser humano tiende a errar en su naturaleza— Lo miró cuando sus hombres volvieron a sujetarlo —Lástima para ti, que no me importe— Sus hombres rieron y ella volvió a girar sobre sus talones comenzando a subir la escalinata.

***


Horas después, junto a su Contramaestre que sostenía el timón con sus manos escuchando a sus hombres cantar en la cubierta mientras ataban cabos y limpiaban el suelo de la misma—Sácalos, que les de el aire— Le ordenó a uno de ellos que fue seguido por otros dos. Dejaría que sus nuevas adquisiciones caminaran por la cubierta, que vieran el mar y se despejaran; Cómo había dicho, quería venderlos en las mejores condiciones.


Bahía Inglesa | por la tarde | Con la tripulación y otros piratas

XIII





Pariah
Pariah
Mensajes: : 183
Reputación: : 64
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

Inconciente
Capítulo I



Estaba de frente a esa mujer, diciéndole que se había equivocado, que él no podía viajar y ella le había mirado con toda indiferencia, dejando que se lo llevaran, Baz no se defendió, pero no dejó de mirarla todo el tiempo, cómo si supiera que allí mandaba ella. De ahora en más.

Y luego en las bodegas todo era lamentos, habían hombres jóvenes si, pero ninguno de ellos quería estar en ese sitio, Rabastan caminó hacia un rincón donde un joven estaba sentado y abrazado a sus piernas.

- ¿Tienes alguna dolencia, además de miedo? -
le preguntó sacando de su pequeño bolso algunas hojas especiales que podría ayudar a calmar los nervios si las masticaba un buen rato.  Él sonrió antes de volver a sentarse, esperando que algo se le ocurriera, o dejándose estar allí en realidad, estaba cansado y las olas y el mar siempre lograban revolverle el estómago.

Cuando la puerta de la bodega se abrió y les dijeron que podían salir el castaño fue el último en hacerlo, pero lo cierto es que no le gustaba nada ese sitio, quería volver a casa con su familia y a las clases con su maestro. Se asomó a ver el mar solo por un momento y contuvo el aliento, esperando relajarse para no vomitar todo lo que no había comido esa mañana. Le producía unas náuseas terribles desde que era un niño, su padre siempre le había reñido aunque madre siempre estaba allí para defenderlo.  Tener vértigo por los barcos no era algo que pudiera curar con algún remedio casero o algo por el estilo.



Rabastan | Bahía inglesa | Con Piratas?

XIII




Chaos Witch
Bloody August
Azalie
Azalie
Mensajes: : 1865
Reputación: : 129
Mis links
Woolf - Nivel 4

Volver arriba Ir abajo

— From the black sea the bellows Empty

Sáb Oct 30, 2021 9:09 pm
Inconciente
Capítulo I
Acompañados por dos de sus hombres, la nueva mercancía salía de sus nuevas habitaciones igual de asustados que cuando los metieron a todos juntos. Encogidos, apretándose los unos contra los otros, dejando escapar algún grito cuando uno de sus hombres se acercaba hasta ellos.
Aquella escena le revolvió el estómago, pues la transportó a cuando los invasores de su pueblo apresaron a los suyos, y los ataron cómo ganado unos a otros. La diferencia es que a ellos no los vendieron cómo esclavos, los lanzaban al mar para que lucharan entre ellos por sobrevivir sin saber que en cuanto el primero se ahogase, todos le seguirían.
Más no dejó de mirarlos, no era un recuerdo agradable más ella no evitaba esas situaciones pues estaban en todos sus días, en los días de todos los hombres y mujeres.

Se encontraba sentada sobre el reposamanos en el piso superior a la cubierta estando detrás de ella el timón que ahora manejaba uno de sus hombres.
Mario le hablaba del hombre al que tenía que entregárselos y de cuanto les pagaría, pero ella estaba absorta en aquella visión y en sus propios recuerdos que ni siquiera Mario pudo distraerla.

Con un silbido llamó la atención de uno de sus hombres que se colocó bajo ella segundos después —Dadles de comer, una ración— Igual que a los demás —Y que lleven a ese chico con el Doctor, ese tajo en el pecho podría hacernos perder la mercancía— Un chico de cabellos rojizos se agarraba esa herida cómo si las tripas se le fueran a salir.

Tras esas palabras, se puso de pie sobre aquél reposamanos, agarrándose a una de las cuerdas que subían hacía las velas preparó su voz para entonarla —Escuchadme miserables— Su voz se alzó, llamando la atención de su mercancía que se giraron hacia ella, desde ahí pudo ver como muchos de ellos temblaban, de frío quizás o quizás no —En mi barco se deben obedecer ciertas reglas, si las cumplís os permitiré salir a tomar el aire y os daré bien de comer. Si las incumplís, bueno...os prometo que vais a preferir que os tire por la borda— Todos rieron, sus hombres claro —Es simple. No intentaréis atacar a nadie de esta tripulación. Intentar escapar sería absurdo, por lo que voy a ahorrarme saliva. Y nada, de interactuar con los miembros de esta tripulación. Sois mercancía, no una obra de caridad, no nos importa quiénes sois o lo que prometáis— Clava sus ojos sobre ella, el acento de su tierra natal se percibe en su tono aunque bien camuflado —Ya estáis vendidos


En el Mar | por la tarde | Con la tripulación y la mercancía

XIII





Pariah
Pariah
Mensajes: : 183
Reputación: : 64
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

— From the black sea the bellows Empty

Miér Nov 03, 2021 11:32 pm
Inconciente
Capítulo I


Sería mejor que se pusiera a pensar en otra cosa o hacer algo productivo para no marearse de más, había descubierto que si no veía el mar o pensaba en él las nauseas lo abandonaban y allí de seguro había algo que hacer, incluso escuchó cuando la rubia mujer ordenó llevar a un joven con el médico. ¿Tenían médico en ese sitio? Rabastan se hizo paso pero no vio por donde se había marchado el muchacho con uno de los piratas, la mujer volvía a hablar, iban a darles de comer, eso era bueno.

No que fueran mercancía, claro que no. Sus ojos celestes se quedaron viendo a la mujer sin decir nada, no era nadie, le entregarían a quien sabe como esclavo, sabían sus padres que le habían raptado? La comida era escasa, pero el muchacho la agradeció de buen grado y comió con ansias de todo su cuenco, saboreándose como si fuera comida casera, de la cocinera de la hacienda.

Por suerte el castaño se tomaba la vida con calma o ya hubiera sucumbido a sus demonios, la desesperación corría velozmente por la mente asustada de todos ellos. Tenía una vieja libretita que utilizaba para recordar brebajes y plantas, allí escribía lo que veía, sentado alejado del resto mientras tomaban aire.

- Gautier, tu eres el hijo de Viggo verdad? - le preguntó un hombre algo mayor que él y el chico le sonrió asintiendo, seguramente le reconocía por su familia, muchos le conocían por el importante cargo de su padre en la ciudad, aunque él no aspiraba a seguir sus pasos.

- Mi nombre es Rabastan, y no soy mercancía.. - aquella frase fue para presentarse con el muchacho aunque al decirla alzo la voz, para que ella pudiera oírle desde lo alto, el no era mercancía, era un hombre, como todos los demas.


Rabastan | Bahía inglesa | Con Piratas?

XIII




Chaos Witch
Bloody August
Azalie
Azalie
Mensajes: : 1865
Reputación: : 129
Mis links
Woolf - Nivel 4

Volver arriba Ir abajo

— From the black sea the bellows Empty

Vie Nov 12, 2021 11:15 pm
Inconciente
Capítulo I
Les dieron de comer cómo ella había ordenado, la misma ración que a sus hombres. Muchos pensarían que era un desperdició pues dentro de varias semanas ya no estarían en esa cubierta y habrían sido vendidos como esclavos para no volver a verlos jamás. Pero poco o nada le importaban a ella las opiniones banales cómo esas; Si quería consejos de sus hombres preguntaba por ellos.

Mario comería con ella en su camarote, no solo era su contramaestre si no uno de sus más cercanos amigos quizás el que más. Ambos habían perdido mucho en esa vida y por eso se encargaban de tomar todo lo que cabía en sus manos, e incluso más.

Mientras Mario troceaba una manzana, alargando un cachó cortado hacia la Capitana estaba miraba el horizonte.
Siendo la mar su único consuelo y su auténtica paz. Cuando su vista se alejaba hasta que el mar no era más que una fina línea azulada, allí encontraba su remanso y el silencio a recuerdos que amenazaban con emerger.

No pasó por alto los comentarios de los esclavos, y aunque les habría dejado hablar no evitó que una divertida sonrisa asomase en su rostro ¿Por qué a estos sureños les importaba tanto quién eran sus padres? Seguían siendo hombres, con los mismos puntos débiles que el peor de los ladrones.
Silencio— Les ordenó —No penséis que porque os permito comer y ver el sol, mi cubierta pasará a ser vuestro club de caballeros— Se reía de ellos y de sus sofisticadas costumbres que le daban ganas de vomitar —Si no cerráis la boca, os mandaré de vuelta a abajo con las ratas— Ladeó su rostro, alzando su pierna hasta que el tacón de su bota se posó en el reposamanos y su brazo terminó recostado sobre su rodilla.


En el Mar | por la tarde | Con la tripulación y la mercancía

XIII





Pariah
Pariah
Mensajes: : 183
Reputación: : 64
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

— From the black sea the bellows Empty

Mar Nov 23, 2021 12:49 am
Mercancía
Capítulo II


A pesar de todo lo que había pasado Rabastan no perdía la fe que podrían salir de allí sin que tuvieran que ser vendidos como esclavos, jamás en su vida había trabajado para otros, todo se le había servido en bandeja aunque él fuera tan simple que a veces rechazaba toda ayuda de más. Ahora él mismo debía vestirse, cuando lo hacía para ver el cielo en la cubierta, cuando no solo se mantenía en el deposito sucio aquel, limpiándose todos con el mismo cuenco, sintiendo que en aquellos días había perdido algo de humanidad, que se lo habían robado, y que de cierta manera solo era eso que la mujer rubia y alta les había dicho, mercancía para compra y vender, esclavos.

El muchacho sintió un grito desde arriba de la cubierta, al parecer alguien estaba sufriendo pero no habían abierto la puerta en ningún momento. Golpeó para hacerse oír, y uno de los piratas que hacía de guardia le miró, como si no hubiera pasado nada.

- Tienes algo en ese brazo, no lo ha visto un médico? -
le preguntó, al ver que este tenía parte de la manga abierta y la sangre y las pústulas abiertas de una infección en ella. - Puedo ayudarte, necesitaré agua caliente para calentar las hierbas.. - le dijo, enseñándole su bolsa con algunas hojas secas y hierbas.


Rabastan | Barco | Con Piratas

XIII




Chaos Witch
Bloody August
Azalie
Azalie
Mensajes: : 1865
Reputación: : 129
Mis links
Woolf - Nivel 4

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba