Tree Of Life :: One on oneTramas One on One :: Épocas pasadas
Tree Of Life
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
2 participantes
Vie Oct 15, 2021 8:43 pm por Myshella

Freedom winds

Dicen que el nuevo contiente es una tierra salvaje y por explorar. Repleta de oportunidades. Que en ella todo es posible.

Puede que sea cierto. O puede que, tan sólo sea un lugar al que huír. En el que empezar de nuevo.

Los motivos que llevaron a Annette hasta estos bosques y estas montañas, a orillas del Missouri quizá sí estuvieran ligados con esa ansiada libertad.

Ella, que pudo escoger.

Para Tara todo es completamente distinto. Ella no ha escogido nada. Ni ella, ni su madre, que fue quien se vio arrastrada hasta aquí. Para Tara esta no es tierra ni de libertades, ni de sueños, ni de futuro.

Es una prisión de la que huir.

Al menos...al menos de uno de esos incipientes Estado sureños, a otro, un poco más...digno.

Quizá ninguna de las dos llegue a sentirse en casa, puede que el nuevo continente no sea la tierra prometida para ninguna de las dos mujeres.

O puede que,  simplemente, ese nuevo horizonte ansiado no dependa de la tierra que pisan, sino del hecho de encontrarse la una a la otra.

personajes

ANNETTE HARTLEY
Dueña de saloon - Haley Bennett - Hisoka

TARA NASSOUMI
Esclava fugada - Madeleine Madden - Myshella

CAPITULOS
CAP I: ...


1x1 — Original, realistas —  Épocas pasadas. Far West.


XIII



código de respuesta:

Código:
<center><div class="wblsqbig"><div class="wblsqtop"><div class="wblimgsq"><div style="background: url(IMAGEN-DEL-PERSONAJE)" class="wblimgtp"></div></div></div><div class="wblsq2top"><table cellspacing="0" style="margin-left:-4px;"><td><div class="wblsq2trilf"></div></td><td><div class="wblsq2triri"></div></td></table><div class="wblsq2tridw"></div></div>
<div class="wbltitul">UN TITULO GUAY</div><div class="wblstit">UN SUBTITULO MOLON</div>
<div class="wbltxt">TU TEXTO POR AQUÍ....


</div>
<div class="wbldat">¿CAPíTULO? — ¿CUANDO?  — ¿QUIÉN?</div>
<div class="wblsq2dw"><table cellspacing="0" style="margin-left:-4px;"><td><div class="wblsq2trilf"></div></td><td><div class="wblsq2triri"></div></td></table><div class="wblsq2tritp"></div></div></div>
[url=https://www.treeofliferpg.com/u967]<div class="creditosxiii">XIII</div>[/url]</center>
<style type="text/css">.wblsqbig{--wblcol1:#B7793F;--wblcol2:#BA926E;width:360px;height:auto;border:solid #dadada 1px;padding:5px;}.wblimgtp{background-position:center !important;background-size:cover !important;border-radius:100%;position:relative;width: 160px; height: 160px;}.wblimgsq{width: 170px; height: 165px;border: 2px solid var(--wblcol2);position:relative;border-radius:100%;padding-top:5px;}.wblsqtop{width:360px;height:170px;background:var(--wblcol1);padding-top:20px;}.wbltxt{color:#333;padding:20px;font-family:'Amiko';text-align:justify;font-size:11px;line-height:130%;height:auto;background:#FFF}.wbltritop1 {width: 0;height: 0;border-top: 100px solid var(--wblcol1);border-left:360px solid transparent;margin-top:-100px;}.wbltritop2{width: 0; height: 0;border-top: 100px solid var(--wblcol2);border-right: 360px solid transparent;margin-top:-10px;}.wblstit{width:330px;border-right:var(--wblcol2) solid 10px; border-left:var(--wblcol2) solid 10px;font-family: 'Yanone Kaffeesatz'; font-size:12px; text-align:center;color: #1a1a1a;text-transform: uppercase;letter-spacing:3px;line-height:110%;padding: 5px 5px 5px 5px}.wbltitul{width:320px;font-family:'Berkshire Swash'; font-size:26px; text-align:center;color: var(--wblcol2);text-transform: lowercase;line-height:110%;padding: 5px 5px 5px 5px;}.wbldat{width:320px;border-right:var(--wblcol2) solid 10px; border-left:var(--wblcol2) solid 10px;font-family: 'Yanone Kaffeesatz'; font-size:10px; text-align:center;color: #1a1a1a;text-transform: uppercase;letter-spacing:3px;line-height:110%;padding: 5px 10px 5px 10px}.wbltribt1{margin-top:-100px;width: 0; height: 0;border-bottom: 100px solid var(--wblcol1);border-right: 360px solid transparent;}.wbltribt2{width: 0;height: 0; border-bottom: 100px solid var(--wblcol2);border-left: 360px solid transparent;margin-top:-10px;}.creditosxiii{font-family:impact;font-size:8px;color:#bbb}.wblsq2trilf{width: 0;height: 0;border-top: 50px solid transparent;border-left: 184px solid var(--wblcol2);border-bottom: 50px solid transparent;}.wblsq2triri{width: 0; height:0;border-top: 50px solid transparent; border-right: 184px solid var(--wblcol2);border-bottom: 50px solid transparent;}.wblsq2tridw{width: 0;height: 0;border-left: 184px solid transparent;border-right:184px solid transparent;border-top: 80px solid var(--wblcol1);margin-left:-4px;margin-top:-100px;}.wblsq2tritp{width: 0;height: 0;border-left: 184px solid transparent;border-right: 184px solid transparent;border-bottom: 100px solid var(--wblcol1);margin-top:-80px;margin-left:-4px;}.wblsq2top{margin-top:-40px;width:360px;height:100px;overflow:hidden;}.wblsq2dw{ width:360px;height:70px;overflow:hidden;}</style><link href="https://fonts.googleapis.com/css2?family=Yanone+Kaffeesatz&display=swap" rel="stylesheet"><link href="https://fonts.googleapis.com/css2?family=Berkshire+Swash&display=swap" rel="stylesheet"><link href="https://fonts.googleapis.com/css2?family=Amiko&display=swap" rel="stylesheet">




♪Stand up♪
freedom is calling you

Había memorizado cada una de las palabras de aquella canción. Ella, y el resto del grupo. Cada letra que desdibujaba un indicio, un punto en el camino, el nombre de a quien buscar.

Nadie daba un penique por ella. ¿Cómo iba a lograrlo, cuando encontraría la oportunidad?
Pero lo había hecho. Madrugadas en vela, cuando el burdel quedaba en silencio y le dolía el alma más que cualquier marca en el cuerpo.

Samuel se había apostado en la esquina, un día y otro, esperando durante al menos una hora que esa puerta o alguna de las ventanas se abriera.

Al fin, ella logró escabullirse. Y se la llevaron. Rápido, sin mirar atrás. El corazón encogido y el miedo marcando cada paso a la carrera.

Sam era un hombre mayor, de piel más negra que la de ella, y el mismo orígen que su madre. Esa madre a la que no volvería a ver nunca más.
Por eso, por un inusual sentido de la responsabilidad hacia la hija de quien en otro tiempo fue robada de su hogar, como había sido él mismo, allá en las costas africanas, el hombre se había empecinado en lograr que la muchacha escapara. De otro modo, se habría sentido ya demasiado viejo para meterse en semejante aventura.

A la muchacha le agradaba la voz cascada, grave y solemne, con que ese esclavo se dirigía a ella en el wólof. de su Senegal natal.
Tara lo había aprendido de esa madre suya, en la quietud de la noche, antes de que la vendieran. Y así podía el hombre hablarle del ferrocarril.

No de la máquina de hierro, esa que empezaba a surcar las tierras del continente. No. Se refería a otro.

El ferrocarril subterranio, lo llamaban por darle un nombre en clave. A las rutas por donde se jugaban esa vida que nunca había sido suya. Maquinistas, a sus guías; pasajeros a ellos mismos.

No eran muchos, apenas media docena, incluyéndoles a ellos dos.

No sabría decir cuánto les llevo alcanzar el norte del paralelo 36, allá donde la esclavitud no existia. Porque, en realidad, lo de menos eran las horas interminables de marcha, cuando podían. El pavor cada vez que se oían caballos, las prisas por esconderse, por obedecer a su guía de inmediato.
Lo peor venía en esos escondrijos de mala muerte, esos sótanos a oscuras, esos espacios claustrofóbicos donde se esforzaban por ni siquiera respirar.

No tan sólo se trataba de alcanzar esa frontera, les decía su maquinista. Había que adentrarse en tierras del Missouri. En ese basto territorio sin apenas organización aún.

Porque si daban con ellos a pocos metros de la línea imaginaria, de la franja de tierra en donde eran simples objetos, ¿qué impediría que un jinete les arrastrara de los pelos, si era preciso, de vuelta al otro lado? ¿Quién abogaría por ellos, atestiguando que se encontraban en territorio abolicionista? Nadie, nadie lo haría.

Dormir poco y mal, olvidar la última vez que pudiste llevarte un trozo de pan a la boca. Sentir la sed y el miedo, constante. Añorar el simple hecho de poder detenerte a lavarte la cara.

Habían cruzado, sí. Y entonces les oyeron.
Caballos, por supuesto. Soldados, u hombres de ley, quién sabe. Blancos.

Corre, niña. Corre, a la espesura del bosque. Busca un escondrijo, lo más oscuro que puedas. Y métete en él. No salgas hasta que no oigas nada. Ni a ellos, ni a nosotros, ni nada. Y sigue el río. No pierdas el río de vista.


Samuel era mayor para acelerar aún más la carrera. Le crujían las rodillas, más por el trabajo constante que por los años en sí.

La empujó, y le gritó para que se fuera. Tanto, que pronto los cascos de los caballos resonaron en su dirección. Ella obedeció, porque tampoco le quedó otra.

Se metió en un agujero entre rocas. Y, llanto en silencio y temblores, no supo cuando el sueño la había vencido. Tan, tan profundamente, que podrían haberla dado por muerta. Si es que alguien hubiera llegado a distinguir el rostro sucio y demacrado dentro de esa mínima caverna.




capítulo 1— 1835  — Tara


XIII



Última edición por Myshella el Sáb Ene 08, 2022 4:48 pm, editado 4 veces


Freedom winds Sin-t-tulo-1Freedom winds 1xPyXS4Freedom winds W8agNR3
Freedom winds IlJWqAQ
Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 4
Myshella
Myshella
2614Mensajes :
411Reputación :
Sáb Oct 16, 2021 6:15 pm por Hisoka

♪Stand up♪
freedom is calling you

Ya llevaba un tiempo asentada en Greedwater, aunque siempre parecía como su primer día allí. Aún así había conseguido hacerse respetar por encima de los hombres que despreciaban a las mujeres, sobre todo si estas tenían algo de poder o más superioridad que ellos. Annette, que ya había tenido que soportar a un hombre así en su vida demasiado tiempo, no estaba dispuesta a aguantar más. Pero los hombres eran fáciles de asustar, sobre todo si sacabas una escopeta de debajo de la barra y los encañonabas. Annette no podía fiarse de nadie en aquel lugar, al menos eso creía ella, era demasiado pronto para hacerlo.

Así que cuando Annette quería dejar el saloon, debía de hacerlo muy temprano en la mañana. Cuando los hombres aún dormían la borrachera de la noche anterior en sus camas, o en el sitio donde hubieran ido a caer. Tenía a una chica viviendo en su saloon, pero parecía frágil e ingenua y no creía que fuera a traicionarla. Pero su dinero y sus pertenencias más valiosas estaban bien escondidas y el saloon cerrado hasta su vuelta.

Algunas veces, a la francesa le gustaba salir de caza por los bosques cercanos. No le gustaba matar animales, pero si le gustaba comer y ahora tenía que alimentar también a la joven que custodiaba. ¿Qué podía hacer? No podía dejar a una mujer llorando y malherida en su puerta. Más aún si venía de un burdel donde la denigraban y la violaban cada noche. Al final terminaría enemistándose con ese local, pero a Annette no le importaba, porque ese mundo trataba muy mal a las mujeres y ella no iba a contribuir.

El destino debía de estar gracioso porque, mientras intentaba cazar a unos conejos, siguió a un par hasta un hueco en la tierra y allí, al otro lado de la boca de su arma, encontró un rostro asustado y que se encogía sobre sí misma. Annette bajó rápido el arma, sin comprender que hacía allí esa chiquilla. Parecía sucia y cansada y quizás estaba herida, no podía saberlo. Pero parecía muy asustada ante su presencia, no sabía si porque cargaba un arma o por ser simplemente otra persona en ese bosque.

"¿Qué estás haciendo aquí? ¿Estás bien?" le preguntó la rubia mientras se agachaba a su lado, dejando la escopeta de lado. No quiso tocarla, parecía que cualquier cosa que hiciera la haría encogerse más. No le pasó desapercibido el color de su piel, pero después de vivir tanto, Annette había aprendido a no fijarse en nimiedades.

Fb — 1835  — Annette


XIII



lalisa
I said I can't hear you, so you need to speak up


Hisoka
Hisoka
Medusa - Nivel 6
Hisoka
Hisoka
4103Mensajes :
85Reputación :
Dom Oct 17, 2021 7:02 pm por Myshella

♪Stand up♪
freedom is calling you

Se despertó repentinamente, al avance de unos pasos decididos que no supo de dónde le venían.

De hecho, al abrir los ojos no recordaba ni dónde estaba, tal era el instante de desconcierto.

-Ama-soltó, de entrada, entrecerrados los ojos aún, por el sol que la deslumbraba y por el cansancio que pesaba.

Ama, porque por un instante creyó que seguía en el burdel y que era su dueña quien la levantaba. Pero...¿entonces, que hacía el sol tan alto?

Al instante recordó que no. Recordó a Samuel y al sonido de los cascos a la carrera. Abrió los párpados de golpe.

Nerviosa, escudriñó el entorno, y al ama blanca.

¿Qué había dicho? ¿Acaso no la delataba ya su piel, como para ponerse sola la soga al cuello?

¿Se acababa de delatar? Rectificó al momento, precipitadamente, y encogiéndose sobre si misma.

-No estoy haciendo nada-dijo, recolocándose, sentada sobre sus piernas, en el suelo, entonces- no estoy haciendo nada, borom...sokhna...señora.

Acertó a la tercera.

Y clavó la mirada, tan temerosa como tozuda, en los iris de la mujer blanca que tenía delante. No le había pasado desapercibido que llevaba un rifle. Y eso, desde luego, era un mal presagio.

Aunque, por otro lado, los cazadores siempre eran varones.

Tragó saliva, procurando no moverse ni un centímetro de más.

-No he robado nada, no llevo nada conmigo.- le dijo, extendiendo las manos ante sí. Luego asintió, porque...¿le había preguntado si estaba bien?

Asintió. ¿Qué iba a responder, sino?

Nada. Porque a ese movimiento de la cabeza le siguió un ataque de tos repentino, tan fuerte que la llevó a escupir sin pretenderlo.

Tara volvió la mano de la palma hacia arriba, observándosela, la sorpresa dibujada en su rostro, cuando descubrió que la tenía tiznada de sangre. La que acababa de toser.

-No lo se-reconoció. O más bien sí lo sabía. No, no lo estaba en absoluto.

Fb — 1835  — Tara


XIII



Freedom winds Sin-t-tulo-1Freedom winds 1xPyXS4Freedom winds W8agNR3
Freedom winds IlJWqAQ
Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 4
Myshella
Myshella
2614Mensajes :
411Reputación :
Dom Oct 17, 2021 9:02 pm por Hisoka

♪Stand up♪
freedom is calling you

Debía de haberlo comprendido en el momento en que la había visto. Aquella mujer era, probablemente, una esclava. Tenía un señor, una señora. Si estaba allí.. ¿era posible que hubiera escapado? Por un momento, en la cabeza de Annette se dibujó una historia oscura y triste y sus ojos se volvieron un poco más tristes.

Cada uno huía de algo a su manera, daba igual el estatus, el sexo o el color de la piel.

¿Por qué ibas a haber robado nada?” le preguntó ella en voz baja, viendo que la posición y las palabras de la chica se movían más hacia lo defensivo y cauto. Parecía que estaba bien, pero no confiaba en ella, así que no sabía hasta que punto podía confiar en sus palabras. Parecía cansada y sucia, y totalmente agotada. Las personas como ella, condenadas a una vida que no merecían, tendían a explicarse demasiado, esperando no recibir castigo. Pero cuando ella comenzó a toser de esa manera, Annette se preocupó y cuando vio la sangre en su mano frunció el ceño.

La rubia se llevó un par de dedos a los labios y pegó un fuerte silbido que hizo que en poco tiempo, su caballo apareciera a su lado. Paciente y obediente. Annette se levantó y cogió de una bolsa un odre de agua lleno y un pañuelo. Le tendió ambas cosas, para que se limpiara y se aclarara la boca, ¿cuánto tiempo llevaría sin beber nada?

Cógelo, no está envenenado” bromeó ella con una ligera sonrisa, viendo que la chica dudaba. Lo mejor era mostrarse amable, aunque no es que ella tuviera que fingir. Ésta vez se sentó frente a ella, con la escopeta al lado, pero sin la menor intención de hacer uso de ella. La observó por un momento, pero se decidió a hablar finalmente.

Mi nombre es Annette” pronunció ella, de forma calmada y con una sonrisa dulce. “¿Cómo te llamas?” le preguntó, queriendo saber su nombre, queriendo que, de alguna manera, confiara lo suficiente en ella como para saber si necesitaba algo. Si tenía un lugar al que ir, si podía ayudarla de alguna manera.

Fb — 1835  — Annette


XIII



lalisa
I said I can't hear you, so you need to speak up


Hisoka
Hisoka
Medusa - Nivel 6
Hisoka
Hisoka
4103Mensajes :
85Reputación :
Lun Oct 18, 2021 10:05 pm por Myshella

♪Stand up♪
freedom is calling you

Ese porqué ibas a haber robado nada la encogió en su postura, sentada sobre sus rodillas, a ras de suelo, un poquito más.

Porque el ama blanca parecía preguntarlo con total inocencia, y aceptando que no, que no lo había hecho.

Y era cierto. No tenía nada consigo, nada. Ni había tomado nada que no debiera en el transcursos de aquellos días.

Entre otras cosas, porque recordaba muy bien que a los que tenían los dedos demasiado largos, se los cortaban. Lo había visto de primera mano, ya siendo niña. Si el amo decretaba un castigo así, procuraba que estuvieran todos presentes, para que sirviera de advertencia a quienes sintieran en algún momento la tentación de caer en el mismo error.

Luego ella silbó, y el respingo que fue Tara fue tremendo.
Se puso en pie de golpe y casi arranca a correr...cuando se dio cuenta de que, en realidad, a quien estaba avisando no era a algún otro amo- hombres, habría temido irracionalmente, y en primer impulso- sino a su caballo.

Se detuvo.

Quieta y sorprendida, por un momento. Curiosa, cabeza ladeada, a la espera de lo que fuera que estuviera haciendo.

Cuando le tendió el agua y el pañuelo, pestañeó.

Alargó la mano con tiento, y acabó por coger lo que le ofrecía.

Bebió un largo trago, que le supo a cielo, y se limpió la mano.

Annette, dijo llamarse.

Hubiera sido muy, muy descortés no darle su nombre. Así que no le quedó más remedio que confiárselo.

Al devolverle el odre, que no el pañuelo- ¿cómo iba a devolverle el pañuelo así, sucio, sin antes arreglarlo? pronunció, bajito.

-Me llamo Tara. No...-miró entorno- no se dónde estamos. Creo que me he perdido. A medio viaje. No es que quiera regresar a ningún sitio.

Estaba hablando de más, lo sabía. Y, a medida que lo hacía, la voz se le trababa y las palabras se apresuraban, justo por eso.

-¿Está usted sola, señora?-le preguntó.

Le habían dicho que los negros cobraban por su labor, en la tierra a la que la llevaban. Que recibian un salario, y podían sustentarse con eso.

-Yo...busco trabajo- se aventuró a decirle.

Fb — 1835  — Tara


XIII



Freedom winds Sin-t-tulo-1Freedom winds 1xPyXS4Freedom winds W8agNR3
Freedom winds IlJWqAQ
Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 4
Myshella
Myshella
2614Mensajes :
411Reputación :
Mar Oct 19, 2021 10:58 pm por Hisoka

♪Stand up♪
freedom is calling you

La misma Annette se asustó al ver el respingo de la muchacha, que se levantó de golpe. Quizás había sido demasiado descuidada al llamar a su caballo de esa manera, eso la había asustado claramente. Quizás pensaba que llamaba a alguien más, todo podía ser. Pero con ella, aquella chica estaba segura. Pero eran tiempos difíciles para creer en la confianza.

La chica pareció sorprendida de que le ofreciera ambas cosas, pero terminó por aceptar y beber de forma contundente. Eso le alegró, al menos tenía ganas de beber y de seguir adelante. Seguramente también tendría hambre.

Es un nombre muy bonito, Tara. ¿Tienes algún sitio al que ir?” le preguntó ella, intentando averiguar lo que pudiera de ella. “Puedo llevarte, si quieres” le ofreció. Si esa chica había escapado de algún lugar, quizás tenía un destino seguro al que llegar. Si Annette podía ayudar en el transporte, lo haría sin dudar. La pregunta de si estaba sola le sorprendió, haciendo que pestañease por un momento. “Vengo algunas mañanas a cazar, pero solo estamos yo y este precioso caballo, no tienes que preocuparte” intentó tranquilizarla. No aparecería nadie por allí para llevársela.

Cuando le dijo que buscaba trabajo, Annette se enterneció. En aquellos tiempos, nadie merecía ayuda si no podía dar algo a cambio. Y las mujeres solo tenían su fuerza y su cuerpo. O eran usadas para el servicio o vendidas a los burdeles. No quería imaginar por lo que habría pasado Tara. “Tengo un saloon en Greedwater, está cerca..” dejó caer ella. “Pero antes de eso, ¿vendrías conmigo para que te viera un médico?” le preguntó, tendiéndole una mano amiga, literal y figuradamente.

No está bien que tosas de esa manera” admitió ella. De momento en el salón solo estaban ella y Liza, quizás una tercera chica viniera bien al lugar. Pero primero necesitaba que esa chica estuviera sana, y que se sintiera segura. Tara también lo necesitaba para ella misma.


Fb — 1835  — Annette


XIII



lalisa
I said I can't hear you, so you need to speak up


Hisoka
Hisoka
Medusa - Nivel 6
Hisoka
Hisoka
4103Mensajes :
85Reputación :
Sáb Oct 23, 2021 1:32 pm por Myshella

♪Stand up♪
freedom is calling you

Musitó a duras penas un tímido gracias, al alabar ella su nombre y, aun brazos plegados entorno a si, asintió sin saber muy bien a qué, cuando se ofreció a llevarla.

A llevarla, ¿dónde?
Tara no conocía el destino final del viaje en que la había embarcado Samuel, más allá de que llevara escrita la palabra libertad. Y si no lo conocía era tan sólo porque los hombres -ese con quien siempre estaría en deuda, y que probablemente estuviera entonces muerto, y el maquinista- procuraban protegerles al máximo de cualquier cosa que pudiera torcerse, en el trayecto.
Si por casualidad atrapaban a uno de ellos, era conveniente que no pudiera delatar el destino de los demás. Y bien sabía ella que, bajo la presión adecuada, bajo el dolor infringido a conciencia, a veces el más valiente acababa confesando.

No, en realidad no importaba en donde se quedara. Importaba conseguir trabajar, lograr sobrevivir.
¿Había dicho el ama blanca que solía salir sola a cazar?

Tara abrió los ojos de par en par, atenta a esa explicación. Porque si era cierto, podía deducir de ella- de...¿Annette?-algunas cosas. Si salia sola de caza, no estaba casada. ¿Vivía sola?

Entonces ella mencionó que poseía un saloon. ¡Un saloon! Tara no estaba segura de qué diferenciaba un saloon de un burdel, así que se encogió, mirada repentinamente aterrada, allá donde un instante atrás había suavizado expresión.

Ni loca volvía a eso.

Pero...quería llevarla al médico, Se estaba preocupando por ella. ¿Quizás quería saber si estaba embarazada, o algo así?

Tragó saliva.

-Puedo tocar el piano, y también el violín. Se cantar, bailar. Un poco. Pero no atiendo a hombres- negó con la cabeza, reafirmando esa objeción, ese punto importantísimo, que era el pilar fundamental de todo- no...NO atiendo a hombres.

Podía hacer cosas mucho más útiles, podía ser su criada.

-Se cocinar, y no se me dan mal las plantas- esto último no era del todo cierto. O, al menos, no lo sabía. Llevaba sin cultivar nada desde niña. Desde que la vendieron.-puedo limpiar. Seré discreta, no se daría usted cuenta siquiera de que estoy ahí.-le propuso.

Y se quedó plantada, esperando reacción de la señora, antes de  echar a caminar tras ella, o volver, como le había indicado Samuel, a caminar sin perder la orilla del río.

Aunque, ¿cómo iba a saber a dónde dirigirse? ¿Cómo iba a sobrevivir, sola, si alcanzaba la noche?

-Iré al médico, si usted quiere-le prometió-pero es que ahora no puedo pagar sus servicios.

No tenía nada.

Bajó la mirada al suelo, antes de volver a buscar la de la señora.

-Aunque me encantaría poder asearme primero. No querría ensuciar la consulta de un doctor.

Fb — 1835  — Tara


XIII



Freedom winds Sin-t-tulo-1Freedom winds 1xPyXS4Freedom winds W8agNR3
Freedom winds IlJWqAQ
Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 4
Myshella
Myshella
2614Mensajes :
411Reputación :
Sáb Oct 23, 2021 7:12 pm por Hisoka

♪Stand up♪
freedom is calling you

Annette pensó por un momento que no sería fácil que esa chica aceptara marcharse con ella. Pareció asustada ante el hecho de que ella regentara un saloon, pero conforme fue hablando, con la necesidad de justificar que ella servía para algo, su gesto se endureció. No porque ella se negara a hacer algo, sino porque si se negaba con tanta vehemencia a atender a hombres.. era porque con anterioridad había sido obligada a acostarse con ellos. No era difícil encontrar una chica así en esos tiempos, por esas tierras, más aún si esa chica tenía la piel más oscura.

Annette bajó la mano que le ofrecía a Tara y se acercó un poco más a ella. Le colocó una mano en el hombro, aún a riesgo de que ella pudiera asustarse de más. Su mirada buscó la de la chica. “Nadie atiende a hombres en el saloon de Annette” sus palabras se enfatizaron en nadie y en atiende, dándole a entender que sabía a qué se refería con eso. Dándole a entender que no era ese tipo de lugar. “Tara.. me da igual lo que puedas hacer o no, me da igual si eres ruidosa” le dijo ella, con cierto cariño en la voz y una leve sonrisa.

No puedo dejarte aquí, déjame ayudarte” le pidió la rubia que después de esas palabras quitó su mano de encima de Tara. Se acercó a la escopeta que había dejado en el suelo y la cargó en los fardos de su caballo, dispuesta para montar. “No hace falta que me pagues ningún servicio mujer” comentó ella con una sonrisa divertida. ¿Qué clase de persona sería si le cobrara algo a esa pobre muchacha? Suponía que era una mujer fuera de la regla, una mujer que se hacía valer y aún tenía bondad. Algo extraño por esos lugares.

Eso está hecho, cuando lleguemos le pediré a Liza que caliente agua para darte un baño” le prometió ella con una ligera sonrisa. “Te gustará Liza” le aseguró. Le hizo un gesto para que subiera al caballo primero, la ayudó a ello cuanto pudo, y después se colocó detrás de ella, azuzando las riendas para que el caballo pusiera rumbo de nuevo hacia Greedwater.


Fb — 1835  — Annette


XIII



lalisa
I said I can't hear you, so you need to speak up


Hisoka
Hisoka
Medusa - Nivel 6
Hisoka
Hisoka
4103Mensajes :
85Reputación :
Dom Oct 24, 2021 6:19 pm por Myshella

♪Stand up♪
freedom is calling you

Hubo dos cosas, dos, que echaron abajo la barrera de desconfianza de Tara y le permitieron afrontar de otro modo la realidad.

Y es que, se mirara como se mirara, aquella mujer era su única oportunidad.

Lo habría sido a contracorazón, de no ser merecedora de ese voto de confianza. Lo habría sido aún a punta de escopeta, porque estaba sola y perdida y difícilmente reuniría fuerzas suficientes para defenderse de nada. Porque si hubiera echado a correr, tampoco habría podido dar un penique por su vida.

Pero la cuestión es que ninguna de esas cosas se le antojaba necesaria entonces. Porque sí; dos palabras de la señora habían abierto la puerta a la esperanza. A la posibilidad de que fuese exactamente lo que aparentaba.

La primera y más evidente, no era en si una palabra, sino una oración.

Nadie atiende a hombres en el saloon de Annette.

Respiró, aliviada. Sabía, por la contundencia en que lo había dicho, que eso era absolutamente cierto. Y que ambas se habían entendido perfectamente.

La segunda bocanada de alivio llegó a través de un nombre propio.
Liza.

Fue el instante en que, sin más, Tara echó a caminar tras Annette.

Liza.

¿Quien era Liza?¿Su hija, una hermana, una criada..?¿Una chica de ese saloon?

Al mencionarla así entendía ella que, en efecto, en casa de la señora solo vivían mujeres.
Y oh, que bien sonaba eso, después de lo vivido.

Porque si no estaba en condiciones de confiar su suerte por completo a nadie, mucho menos a quienes pudieran reclamar según que atenciones. Un ambiente femenino se le antojaba más seguro.

Por si acaso se estaba creando falsas expectativas, preguntó.

-¿Quien es Liza?¿Vive con usted?

Quedaba un obstáculo por salvar.

Y es que la muchacha frenó de golpe esos cuatro pasitos mal dados al pie del caballo.

¿No podía ir al lado, a pie?¿Tenía que montar?

Se encogió un poco....hizo acopio de valor, puso el pie en el estribo y se impulsó, como buenamente pudo.

Una vez a lomos del animal, intentó echarse un poco adelante, por no ensuciarla a ella...y apretó los dientes.

-¿Vamos muy lejos?-le preguntó. Porque no estaba acostubrada a viajar a caballo, y parecía que a cada paso que daban iba a ir a parar al suelo.

Se aferró a las crines.

-¿Cómo se llama este lugar, ma'am?

Fb — 1835  — Tara


XIII



Freedom winds Sin-t-tulo-1Freedom winds 1xPyXS4Freedom winds W8agNR3
Freedom winds IlJWqAQ
Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 4
Myshella
Myshella
2614Mensajes :
411Reputación :
Vie Nov 05, 2021 2:30 pm por Hisoka

♪Stand up♪
freedom is calling you

Tara parecía más relajada según iban hablando, parecía que la forma de hablar de Annette o quizás lo que iba descubriendo de ella, la hacía sentirse más tranquila a su lado. Y eso en parte reconfortó a la rubia, porque no quería obligarla a ir con ella, ni quería dejarla allí sola. Se dirigieron al caballo y Annette guardó la escopeta en las alforjas del caballo, apretando la silla y colocándola bien para que Tara pudiera subirse sin dificultades.

La pregunta sobre quien era Liza hizo que la rubia mirara a la chica, poniendo después una breve sonrisa. “Es una amiga, vivimos y trabajamos juntas en el saloon” explicó Annette. No quería explicarle el pasado de Liza ni como había llegado a estar con ella. No era de su incumbencia y era asunto de Liza contarle su historia y como había acabado bajo el ala de la francesa. Observó a Tara cuando se enfrentó al caballo y le proporcionó toda la ayuda que pudo para subirse al estribo y después tomar el impulso para alzarse y sentarse en la grupa debidamente.

Annette montó detrás y pasó las manos por los lados de Tara, tomando las riendas de su fiel compañero y haciendo que comenzase a andar de forma tranquila hacia el camino al pueblo. No sabía cómo de acostumbrada estaba aquella muchacha a montar, aunque le había parecido que tenía poca experiencia, y por eso no quería azuzar demasiado al animal. “Un poco, el bosque está algo separado del pueblo” confesó ella, después de todo los animales necesitaban sentirse tranquilos, lejos de la civilización que empezaba a asentarse. Annette vio a la muchacha agarrarse a las crines y, aunque eso no estaba de más para no caerse, no dudó en darle un consejo.

Puedes apoyarte en mi, para estar más segura. Aunque te prometo que no vas a caerte” le aseguró ella con una voz amable y una sonrisa. Poco a poco iban dejando atrás árboles y animales, orientándose hacia los caminos. “Se llama Greedwater, es un pequeño pueblecito pero poco a poco se va llenando” explicó Annette. No sabía de donde venía, pero prefería responder a sus preguntas antes de tener que hacer ella alguna. Quería que estuviera relajada y se sintiera bien, que descansara, antes de poder saber algo más de ella. Puesto que lo que había vivido parecía, de momento, demasiado oscuro.



Fb — 1835  — Annette


XIII



lalisa
I said I can't hear you, so you need to speak up


Hisoka
Hisoka
Medusa - Nivel 6
Hisoka
Hisoka
4103Mensajes :
85Reputación :
Sáb Nov 06, 2021 8:05 pm por Myshella

♪Stand up♪
freedom is calling you

Liza era una amiga, y el pueblo al que se dirigían se llamaba Greedwater.

Tara asintió.
Un par de inclinaciones suaves de cabeza, tan sólo para indicar que lo había entendido y que recordaría el nombre del lugar.

Le pareció que, si tal como ella le explicaba, era un sitio pequeño, uno de esos pueblos de frontera con los indígenas que apenas empezaba a construirse, a crecer...esos sitios de los que había oído hablar a sus amos en ocasiones, quizá ella tuviera una oportunidad.

Quizá pudiera establecerse antes de que llegara nadie más, antes de que le pidieran explicaciones y todo volviera a complicarse.

En una ocasión, incluso había oído a dos amos blancos hablando con desprecio acerca de algunos asentamientos en los límites del territorio ocupado, Asentamientos en los que se establecían sólo hombres de color liberados. Hombres, y mujeres, por supuesto.

Greedwater no sería uno de ellos, porque la señora que la había encontrado era blanca, por supuesto. Pero quizá supiera de la existencia de alguna de esas aldeas. Quizá.

No dijo nada más, ni preguntó otra cosa hasta que empezó a divisar las casas. Eran pocas, desde luego. Una simple calle. Nada que ver con las ciudades de nueva creación, como aquella de la que provenia ella.

Como era pronto, aún no se veia a nadie a pie de calle, cosa que Tara agradeció.
Si acaso, le pareció ver una cortina recogiéndose hacia un lado en el piso superior de una de las casas y, tras ella, la vispada mirada de una mujer anciana.

Ella bajó la suya al suelo de inmediato, encogiéndose nuevamente.

Cuando el caballo se detuvo, se quedó quieta aún, aguardando para bajar.

-¿Es aquí?-preguntó, más por confirmar.

Y entonces desmontó.

-¿Hay en Greedwater otros como yo?-preguntó, de vuelta sobre la misma cuestión.
Negros, esclavos. ¿Alguno había llegado hasta allí? ¿libre, o con amo?

Fb — 1835  — Tara


XIII



Freedom winds Sin-t-tulo-1Freedom winds 1xPyXS4Freedom winds W8agNR3
Freedom winds IlJWqAQ
Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 4
Myshella
Myshella
2614Mensajes :
411Reputación :
Vie Nov 12, 2021 1:44 pm por Hisoka

♪Stand up♪
freedom is calling you

Tara permaneció callada durante el resto de viaje, quizás tenía demasiado en lo que pensar o quizás lo que le había preguntado le bastaba como información base de momento. Annette también aprovechó para pensar. Estaba llevando a su casa a una muchacha a la que no conocía de nada. Con su color de piel, por la forma en que la había encontrado.. seguramente serviría a alguien y había escapado.

No sabía demasiado de los esclavos en aquella zona pero estaba claro cuales eran sus destinos. Aunque no la conociera, la francesa era incapaz de dejar allí a esa chica que, asustada y enferma, podía morirse en cualquier esquina. Ya sabría más de ella cuando se sintiera más segura. El viaje fue tranquilo y a buen ritmo, para cuando estaban llegando a Greedwater aún no había nadie por las calles. O estaban todos borrachos o Annette  había salido realmente pronto.

La mujer paró al caballo al llegar al saloon y asintió ante la pregunta de Tara. Bajó primero del caballo y después ayudó a la chica a bajar, atando después al caballo al lugar acostumbrado. La pregunta de la muchacha la sorprendió pero después la miró con una mirada comprensiva. "¿Con tu color de piel, quieres decir?" preguntó ella de forma amable, pero terminó por negar con la cabeza. "Hay algunos sioux, nativos que estaban aquí antes de que llegaramos nosotros" explicó ella que, mientras hablaba, se cargaba al hombre la escopeta y las presas que había conseguido antes de encontrarla, algunos conejos y aves.

"Aquí todos somos libres, trabajamos y vivimos" le aclaró ella, para que tuviera claro que nadie servía a nadie. Al final, la tomó de la mano y la hizo andar tras ella al interior del saloon. "Bienvenida al saloon de Annette" le dijo la misma Annette con una sonrisa, dejándola ya libre de su mano. El lugar tenía varias mesas y una barra, la pared llena de botellas y ventanas que dejaban entrar el aire renovado y el sol. También había un piano que nadie utilizaba de momento y las escaleras que iban hacia arriba, a la planta de las habitaciones, desde donde vieron bajar a Liza al escuchar la voz de su compañera.

"¿Annette eres tu? Vuelves muy.. pronto" se paró la chica, al ver que no venía sola. "Liza, esta es Tara, se va quedar aquí con nosotras" le explicó a la morena que parecía curiosa ante el tema. "¿Puedes preparar un baño para ella?" le pidió mientras ella guardaba la escopeta debajo de la barra y organizaba todo un poco.



Fb — 1835  — Annette


XIII



lalisa
I said I can't hear you, so you need to speak up


Hisoka
Hisoka
Medusa - Nivel 6
Hisoka
Hisoka
4103Mensajes :
85Reputación :
Lun Nov 15, 2021 8:21 pm por Myshella

♪Stand up♪
freedom is calling you

Se había quedado absorta mirando entorno a ella, cuando hubo atravesado la puerta de entrada al saloon de Annette.

Posiblemente por eso, se diría a si misma después, oír la voz de otra mujer resultó un nuevo sobresalto que la llevó, en esta ocasión, a dar un par de pasos atrás y esconderse a espaldas de la señora que acababa de rescatarla. Sería eso...se diría a si misma semanas más tarde, al recordar la primera impresión que debió llevarse de ella Liza.

Porque la verdad es que para entonces se sentía bastante tonta.

Ya sabía que en la casa había una mujer más.

Fue sacando la cabeza de tras Annette en cuanto ambas mujeres intercambiaron el par de palabras que servían de presentación y que indicaban el siguiente paso.

Respondió ella entonces, con un escueto buenos días, ma'am, que tuvo la virtud de arrancar una carcajada de Liza.

-¿Ma'am?-preguntó, alzando una ceja, en dirección a la dueña del local- anda, ven aquí.

Brazo derecho lanzando aspavientos frente a sí, aguardó a que, paso a paso, Tara recorriera, recelosa, la distancia que las separaba.

Luego la empujó sin mucho más miramiento, escaleras arriba.

-Lo primero es lo primero- manifestó- ¡hueles a rayos!

Regresaron las dos una media hora y media pastilla de jabón más tarde.

Tara vestía ropas que Liza le había prestado. O más bien regalado, argumentando que a ella esa falda le quedaba corta y estrecha.

Estrecha no, pero corta era posible, porque la joven era algo más alta que Tara.

-A parte del baño, lo que necesita esta chiquilla es un buen plato de guiso. ¿También tienes hambre, Annette?-preguntó, dejando bastante claro sin siquiera necesitar decirlo que le daba igual la hora de la mañana que fuese. No hablaba de una rebanada de pan con mil para desayunar, no. Hablaba de un plato caliente y con sustancia.

-Después de la caza te sentará bien. Traeré para las tres-se respondió ella sola.

Tara la miraba, mentón bajo, con cierta curiosidad.

La vio volverse, hacia la puerta tras la barra. Y supuso que la cocina debía ser la única habitación de aquel primer piso que ellas usaban. Porque no había llegado a ver más que la habitación que servía de baño, pero estaba bastante segura de que ellas dormían arriba. Y había visto, al pasar ante una puerta abierta, una salita de estar.

Cuidadosamente, y mientras Liza reclamaba la atención de Tara preguntándole, voz en grito, si también iban a querer un vasito de vino, Tara se dirigió al piano y se sentó en el taburete.

Con el mismo sigilo que un ratoncillo, alargó la mano y pulsó las primeras teclas, iniciando una melodía.
Luego apartó la mano, enseguida. Un tanto a la espera de que la riñeran o le dieran permiso, una de dos.

Fb — 1835  — Tara


XIII



Freedom winds Sin-t-tulo-1Freedom winds 1xPyXS4Freedom winds W8agNR3
Freedom winds IlJWqAQ
Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 4
Myshella
Myshella
2614Mensajes :
411Reputación :
Jue Nov 25, 2021 12:50 pm por Hisoka

♪Stand up♪
freedom is calling you

Annette sonrió disimuladamente cuando Tara comenzó a salir de detrás suya, llamando a Liza de esa manera. Por supuesto esperaba la carcajada que la joven había soltado. Le hizo un gesto a la joven para que fuera con su inquilina de forma tranquila. Quería que supiera que allí no le ocurriría nada. Mientras Liza ayudaba a asearse a la joven, Annette se metió en la cocina y se encargó de despellejar los conejos y ponerlos a punto para que pudieran cocinarse.

Una vez estuvieron listos, en lo que no tardó más de media hora, se aseguró de estar limpia (no fuera a ser que se hubiera manchado de sangre la blusa), porque no quería volver a asustar a Tara cuando la volviera a ver. La rubia se dispuso después a limpiar algunos vasos detrás de la barra, pero paró cuando escuchó la escalera crujir y a las chicas bajar. Salió de su lugar y acudió hasta ellas para observar a la joven.

Estás preciosa, Tara” la halagó ella con una sonrisa. No era un vestido demasiado fuera de lo normal ni elegante, pero era mejor que con lo que la habían encontrado. La francesa no pudo evitar soltar una risotada al aire cuando mencionó la comida. “Si, estoy hambrienta” confesó Annette y antes de que Liza se marchara al interior de la cocina le avisó. “He arreglado los conejos de esta mañana, por si quieres usar la carne” le ofreció, el resto lo usarían para otras comidas o lo salarían. Mientras Liza estaba en el interior preparando algo para comer, Annette observó a Tara, como miraba el lugar, como se acercaba al piano.

Parecía siempre cuidadosa de qué hacer, qué decir o cómo comportarse. Y se sentó delante del piano y comenzó a tocar algo, pero se frenó, quizás dándose cuenta de que nadie le había dado permiso. La rubia se acercó a ella, poniendo una mano en su hombro, amable. “Sería una pena que no tocaras, nadie sabe tocar ese piano aquí” le dejó caer ella, que le guió un ojo con cierta ternura. Después se alejó para rebuscar por un mantel y cubiertos, para arreglar una mesa para las tres, dejando a Tara cierta intimidad para tocar.

Fb — 1835  — Annette


XIII



lalisa
I said I can't hear you, so you need to speak up


Hisoka
Hisoka
Medusa - Nivel 6
Hisoka
Hisoka
4103Mensajes :
85Reputación :
Jue Dic 09, 2021 10:04 pm por Myshella

♪Stand up♪
freedom is calling you

Tara no habría sabido responder con naturalidad a un cumplido como el que le acababa de dedicar Annette.

Una valoración de su aspecto en términos de "preciosa", "aceptable" o lo que fuera venia dado únicamente por el interés de la madamme en revisar el género antes de abrir las puertas del burdel. Nada más. Por tanto, no implicaba altruísmo alguno, ni aportaba cariño en sentido alguno.

Por eso quizá tan sólo sonrió y bajó la cabeza un poco más, a las teclas del piano.

Aun así, estaba claro incluso para alguien tan reticente como ella que sí, que acababa de recibir permiso para poder tocar.

Siguió observando el instrumento mientras oía los dos, tres primeros pasos de Annette en dirección contraria.

Alzó la vista y se topó con otro instrumento más. Un violín exhibido en su correspondiente estante, tras la barra y a la diestra de la vitrina plagada de botellas de cristal labrado y líquidos dorados.

-Se tocar el piano, pero lo hago mejor con el violín-anunció, voz en alto, antes de que la ma'am saliera de la sala.

Aguardó a que se volviera, ni que fuese por un instante, y se puso en pie.

Se coló tras la barra y tomó prestado el violín.

Con él avanzó hasta mitad del saloon. Esperó otro momento, apenas un suspiro, antes de subirlo, apoyarlo en su hombro y colocar el mentón. Tomó el arco e hizo un ligero tanteo sobre las cuerdas.

Luego, empezó a tocar.

Y, a medida que la música la envolvía, pasó de esos ojos cerrados y esa postura erguida a dejarse llevar y amoldarse, resuelta, al sonido que de ella emergía.

Se diría que era otra muy, muy distinta, la mujer que, de pronto, se encontraba allí, en mitad del saloon de Greedwater.

Se detuvo más tarde. Al final de la canción.

Bajó el violín y clavó la vista en la dama que la estaba ayudando.

Liza había aparecido en algún momento, con el delantal puesto y un cucharón de madera en la mano.

-¿Está bien?-preguntó-A lo mejor podría tocar aquí...¿A sus clientes les gustaría?

Y así haría algo para compensar cuanto estaban dándole. Sin haber pedido aún nada a cambio.

Fb — 1835  — Tara


XIII



Freedom winds Sin-t-tulo-1Freedom winds 1xPyXS4Freedom winds W8agNR3
Freedom winds IlJWqAQ
Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 4
Myshella
Myshella
2614Mensajes :
411Reputación :
Dom Ene 09, 2022 2:18 pm por Hisoka

♪Stand up♪
freedom is calling you

Annette escuchó el comentario de Tara, ante el cual sonrió, pero no añadió nada. Tara podía tocar el instrumento que deseara, el que se le diera mejor o peor. Así que salió un momento de la sala para coger las cosas necesarias para vestir una mesa para ellas. En la cocina se encontró con Liza, que la miró de forma significativa.

La encontré escondida en el bosque, creo que ha escapado de algún esclavista” confesó ella, mientras cogía las cosas. La cara de espanto de su compañera le hizo asentir. “Me gustaría que se quedase aquí con nosotros, si ella quiere” le dijo, mirándola por un momento con una sonrisa. “La protegeremos aquí, ¿verdad?” preguntó Liza, con una mirada preocupada y triste. Quizás veía en esa chica a la joven que había sido ella cuando Annette la había recogido. Una pobre mujer que no podía hacer nada para escapar y tener libertad.

La rubia asintió y apretó la mano de su compañera: no dejaría que esa chica sufriera más. Y al escuchar las primeras notas del violín, sonrió y tomó las cosas para volver a la sala principal. Pasó por la estancia, mirando a Tara y maravillada por lo que era capaz de sacar de aquel instrumento, intentó hacer el menor ruido para que no dejara de tocar. Liza también salió al poco tiempo para observar y escuchar mejor la música y para cuando la morena terminó, las dos la miraban con sendas sonrisas.

Eres toda una artista, Tara” le dijo Annette, ofreciéndole unos pocos aplausos. “A mis clientes les encantaría un poco de música para amenizar los días aquí dentro, gracias” admitió la rubia con una sonrisa dulce. “¿Dónde aprendiste a tocar?” le preguntó mientras continuaba poniendo la mesa, entablando una conversación cordial con ella.

La francesa, como una mujer noble en su país, había sido instruida en artes musicales, pero nunca se le había dado del todo bien. Había preferido los libros y el aprendizaje que estos proporcionaban.


Capítulo 1 — 1835  — Annette


XIII



lalisa
I said I can't hear you, so you need to speak up


Hisoka
Hisoka
Medusa - Nivel 6
Hisoka
Hisoka
4103Mensajes :
85Reputación :
Lun Ene 17, 2022 7:25 pm por Myshella

♪Stand up♪
freedom is calling you

Las sonrisas y los aplausos tuvieron la virtud de darle a Tara algo más de seguridad.

Enderezó un poco la espalda- como antes, cuando tocaba- y esbozó ella otra sonrisa, tímida e incipiente, pero sosegada.

-Gracias- respondió, a ese eres toda una artista.

Fue acercándose a ellas, a donde Liza estaba dejando los platos y tras un con permiso, apartó una de las sillas y se sentó.

Liza empujó el plato hacia ella, gesto de cabeza de por medio, instándola a comer.

Pero Tara apenas recogió la cuchara, se encogió nuevamente un poco. Por supuesto, debía responder.

Bajó los ojos al plato.

-El amo de mi madre me vendió antes de mi primer período, así que todavía no tenia edad para que mi nueva ama pudiera sacar beneficio de mi. Se le ocurrió que, mientras crecía, podía encomendarme que tocara. A los clientes les gustaba la música, mientras esperaban su turno.

Sus mejillas habían enrojecido por completo. Como si fuera algo que ella hubiera podido evitar, como si le hubieran dado opción. Y es que, aun sujeta a esclavitud y a los designios de otros, hay cosas por las que una pasa a costa de traumas y menosprecio hacia sí misma.

Cogió la cuchara con fuerza, y se llevó la primera cucharada a la boca.

Y tras esa, las siguientes. Hambrienta como estaba, comía con una avidez delatora.

-Para, para, niña- le llamó la antención Liza, adelantando la mano para tomarla del brazo- vas a hacerte daño. Calma. Come despacio, ¿quieres?

Ella se había sentado también a comer. La soltó y cortó un pedazo de pan para cada una.

Había intercambiado una mirada más que significativa con Annette.

-¿Cuánto tiempo viviste allí?- le preguntó

-Seis años, ma'am-contestó ella.

A medida que comía, a medida que iba bajando la guardia, los párpados le pesaban.

Se le escapó un bostezo.

-Lo siento- se disculpó. No recordaba ya cuanto tiempo llevaba sin dormir. No ya en condiciones, porque eso...en el burdel, desde luego no. Dormir, Simplemente.

Fb — 1835  — Tara


XIII



Freedom winds Sin-t-tulo-1Freedom winds 1xPyXS4Freedom winds W8agNR3
Freedom winds IlJWqAQ
Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 4
Myshella
Myshella
2614Mensajes :
411Reputación :

 
a