Tree Of Life :: One on oneTramas One on One :: Épocas pasadas
Tree Of Life
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
2 participantes
Jue Oct 28, 2021 9:55 pm por Genie
DARK
PARADISE
ONE ON ONE / INSPIRED / ORIGINAL — SECOND WORLD WAR
INGLATERRA, 1939.
Daniel y Allie son amigos de toda la vida, pues han crecido como vecinos en un barrio comercial de Londres, Camden Town. De pequeños siempre han jugado en las calles de Camden Town, acudiendo a la misma escuela y todo. Cuando ambos tienen veinte años, la guerra estalla y Daniel decide alistarse en la RAF. Allie le da su apoyo eterno como mejor amiga, pero ella permanece como civil, pues sus padres le habían prohibido que se alistase al ejército como enfermera y Allie no deseaba darles disgustos a los Cork, quienes habían padecido la Gran Guerra. Daniel y Allie comienzan a escribirse cartas, manteniendo su amistad, pero Allie se enamora del piloto a través de las cartas. No sabe si es correspondida en el sentimiento, mientras transita las tragedias de la guerra sobre Londres. El fin de la guerra parece no llegar nunca y el miedo de Allie de perder a Daniel crece a cada segundo.
Daniel Clark
Piloto — 20 — Sam Heughan — ALISTAIR

Allie Cork
Civil — 20 — Gabriella Wilde — Genie





Code para post:


Última edición por Genie el Miér Abr 20, 2022 10:22 pm, editado 1 vez
Genie
Genie
Dragon - Nivel 0
Genie
Genie
158Mensajes :
20Reputación :
Dom Oct 31, 2021 12:16 am por Alistair



LAST SUMMER
— Dark Paradise: CAPÍTULO I —

Las clases habían terminado, ya no hasta el verano siguiente, sino que para siempre. El día anterior lo había pasado con los muchachos en el colegio de chicos, despidiéndose de los maestros más amables y gastándole alguna que otra broma a cierto profesor que se había ganado a pulso las malas miradas de sus futuros ex-alumnos. Y tal como se había acostumbrado a hacer, su uniforme de estudiante descansaba ahora, perfectamente doblado, dentro de su armario.

Echó un último vistazo antes de cerrar la puerta de casa. Su madre estaba sentada en el pórtico, fumando un supuestamente último cigarrillo mientras Dan se alejaba, luciendo su impecable ropa nueva, la última que le comprarían sus padres. Ese día tenía un compromiso más importante en el parque, llevaba una bolsa de papel colgando en su mano y antes de dirigirse allí, se detuvo en la florería para comprar un ramo de claveles... el que después de estrujar sus bolsillos había terminado en ser solo tres claveles, pero tendría que bastar.

Esperó en la entrada el parque, estirándose insistentemente el pantalón, no quería tener ni una arruga en la tela, la línea planchada perfectamente y que se dibujaba a lo largo de la ropa. Entonces la vio, llegaba con el sol a su espalda, haciendo que su cabello rubio brillase todavía con más fuerza, dorado y meciéndose al viento.

Hola, Allie, pensaba que no vendrías —le dijo con una sonrisa. Estiró el escaso ramo de flores hacia ella, ofreciéndoselas con una sonrisa nerviosa. Ni siquiera sabía por qué se suponía que estaba nervioso, eran amigos de toda la vida y cada año celebraban ese picnic en el parque para marcar el inicio del verano, solo que ese año sería diferente.

Ten, son para ti. Decían que el embajador Von Ribbentrop le enviaba una docena de estas a la señorita Wallis Simpson a diario —comentó, sin saber por qué había dicho ese dato, pero se lo había comentado la señora de la florería y en parte esa asociación había hecho que los claveles bajaran de precio, precisamente la razón por la que se los pudo permitir, al considerarse "poco ingleses", pero dudaba que Allie fuese a reparar en esas tonterías— ¿Vamos? Tengo apartado el sitio perfecto —le dijo, ofreciéndole su brazo para encaminarse por el sendero asfaltado que llevaba hasta la orilla del lago.

Dan — 1938 — Camden Town



Alistair
Alistair
Medusa - Nivel 2
Alistair
Alistair
787Mensajes :
496Reputación :
Dom Oct 31, 2021 2:46 am por Genie



LAST SUMMER
— Dark Paradise: CAPÍTULO I —

Terminar el colegio de señoritas había sido todo un hito para Allie, pues había pasado unos tiempos estupendos en compañía de sus compañeras de curso y había entablado buena relación con las profesoras de dicho instituto. La tarde anterior habían hecho un picnic en el patio de la escuela femenina a modo de despedida y las niñas como adolescentes se entretuvieron con las actividades. Finalizar una etapa muy especial para Allie la llenaba de emociones contradictorias. Por un lado, tristeza; ya que no compartiría tantas horas con sus mejores amigas y disfrutar de las clases de sus profesoras. Por el otro lado, alegría y esperanza de un futuro nuevo, quizás una carrera universitaria, aunque no creía poder conseguirlo, pues sus padres esperaban que ella trabajase tiempo completo en la tienda de ultramarinos de la familia Cork. De todos modos, fuera lo que fuera su futuro, le daba alegría. Y entonces, podría compartir más tiempo con su mejor amigo: Daniel Clark.

A quien debía ver en la cita de aquel día de verano. Estaba en su habitación decidiendo por un vestido veraniego, dejando atrás el riguroso uniforme de estudiante. Su madre entró en la habitación para dar su opinión y ambas acordaron que el vestido celeste de encaje era perfecto para la ocasión. Allie se dejó el cabello suelto, con unos hebillas sujetando los mechones delanteros. Se calzó sus sandalias a juego con el vestido y tomó el pequeño bolsito del mismo color que el vestido. Se despidió de su madre y le prometió que antes del anochecer estaría en casa para ayudar con la cena. Salió de su casa para caminar hasta el parque donde se encontraría con Dan. El parque no quedaba lejos de donde vivía, así que no fue difícil reconocer la cabellera rojiza de su mejor amigo. Sonrió al llegar a su encuentro.

—Perdón la demora, estaba decidiendo qué ponerme, después de nueve meses a base de uniforme escolar.—se disculpó ante su mejor amigo y se alzó de puntitas para besar la mejilla de este a modo de disculpas. Entonces, recibió tres claveles, escuchando la explicación de Dan, echándose a reír.—Son muy bonitas, ¿pero qué le pasó al resto de los claveles? ¿Se los quedó todo Wallis Simpson?—comentó y bromeó a la vez. Asintió ante su pregunta y tomó el brazo de Dan para ir hasta el lago, en el sitio perfecto que había dicho él. Entre los dos colocaron la manta donde se sentarían y Allie no pudo evitar ronronear con el picnic que se había preparado Dan.—Será un verano glorioso, lo presiento.—comentó, mientras acomodaban el picnic sobre la manta.

La joven se recostó de forma cómoda, pero mirando al pelirrojo.—¿Ya te has decidido por derecho o medicina?—preguntó a Dan, pues sabía que al final del verano comenzaría la universidad y le tenía un poco de envidia por los beneficios de ser hombre y tener más posibilidades que ella. Pues se esperaba que Allie se casara y tuviera muchos hijos, pero en el fondo ella deseaba conocer el mundo antes de asentarse.—¿O me sorprenderás con una carrera que jamás he oído en mi vida?—añadió con media sonrisa. Allie apoyaba totalmente a Dan en todo lo que este se propusiera, por eso es que su amistad se fortalecía con los años. La rubia tomó una fresa y la saboreó de forma delicada.—Como extrañaba comer fresas en verano.—dijo, tras chuparse delicadamente los dedos. Miró a Dan con una sonrisa dulce.—Te he echado de menos este año.—confesó. Le gustaba su mejor amigo, pero no creía que fuera correspondida en el mismo sentimiento. Y sus padres consideraban a Daniel Clark como un excelente candidato a esposo de Allie. Pero ella sabía que no era posible, no a menos que él la sorprendiera con una declaración romántica.
Allie — 1938 — Camden Town



Genie
Genie
Dragon - Nivel 0
Genie
Genie
158Mensajes :
20Reputación :
Vie Nov 05, 2021 12:08 am por Alistair



LAST SUMMER
— Dark Paradise: CAPÍTULO I —

Acabar el colegio le había dejado la misma sensación que cuando por fin le habían dejado utilizar pantalones largos, era el salto de niño a adulto y a creer que esa era la última cima que alcanzar. Al igual que esa vez, era solo una ilusión porque con 18 años y toda la vida por delante, el desafío de saber qué le depararía el futuro era lo más complicado de todo. Tantas opciones y una sola oportunidad para acertar, lo único que tenía claro era que no quería seguir los pasos de su padre, por mucho que lo quisiera y respetara, Dan sabía que no quería limitarse a seguir los pasos de nadie, siempre había sido demasiado independiente como para ello.

Debe ser una experiencia liberadora, ¿No? —respondió a su explicación, en realidad no necesitaba justificarse con él, la había visto seguido cuando iba al colegio y a veces coincidían o simplemente fingía que necesitaba comprar algo en la tienda de sus padres cuando ella estaba trabajando para pasar a verla. Suerte que la señora Cork parecía no mirarlo mal y nunca le había llamado la atención cuando se quedaba charlando junto al mostrador.

Su rostro se ruborizó cuando ella le preguntó qué había sido del resto de los claveles. No había pasado demasiado tiempo desde que el rey había abdicado y esa todavía era una herida abierta en la sociedad inglesa, la del hombre que había acabado renunciando a su deber de sostener la corona para irse con la mujer que amaba. Sabía que Allie no lo diría con mala intención, pero aun así tendía a sonrojarse demasiado cuando se trataba de asuntos como ese.

Yo también lo creo, también será la última vez que tengamos un verano entero —comentó, después de eso vendría la vida real y con ella las vacaciones cortas, al menos si es que empezaban a trabajar y ya no serían meses enteros, sino que apenas un par de semanas y eso si es que en el trabajo las daban.

Se sentó a su lado sobre la manta, con el sol pegándole en el rostro a ambos, iluminando la faz de la rubia y aclarando el tono de sus ojos todavía más.

Solo si es que el puesto de Primer Ministro no está disponible —le respondió a manera de broma, parecía demasiado esperanzada con las posibilidades del chico y aunque siempre le había gustado apuntar alto, que tuviese tanta confianza en él le hacía sentir halagado— Tengo muy claro que no voy a ser contador como mi padre —dejó caer, mirándola con una sonrisa, y es que aunque no le disgustaban las matemáticas, la idea de estar encerrado en un despacho no le hacía demasiada ilusión.

Un tanto esquivo, había evadido la respuesta sincera, no era su intención arruinar esa tarde que podía ser, por todo lo que prometía, verdaderamente perfecta.

Era el último año, el más importante se supone, pero ya es verano y esta es una gran manera de iniciarlo —afirmó, intentando borrar cualquier atisbo de nostalgia, jamás le había gustado quedarse con las cosas negativas— Así que... por un verano genial —le dijo, solo que en lugar de una copa para alzar en brindis, levantó una fresa delante de su rostro antes de morderla.




Dan — 1938 — Camden Town





Dark Paradise KmR7uOq

HURRICANE:
Alistair
Alistair
Medusa - Nivel 2
Alistair
Alistair
787Mensajes :
496Reputación :
Sáb Nov 06, 2021 4:58 am por Genie



LAST SUMMER
— Dark Paradise: CAPÍTULO I —

Claro que era una experiencia liberadora el quitarse el rígido uniforme escolar y comenzar a usar los vestidos bonitos que le hacía su madre con esmero. Su madre solía comprar en rebajas telas bonitas para Allie, y se los hacía con una vieja máquina de coser, herencia familiar. Por eso, Allie siempre esperaba aquellos días para lucir los vestidos hechos con amor por su madre. Como aquel día de verano, en que estrenaba el vestido celeste. Iba a responderle que sí, cuando vio el rostro de su mejor amigo tornarse del mismo color que su cabello. Aquella reacción le resultó muy tierna a la joven adolescente.

Sonrió dulcemente cuando le escuchó hablar sobre el verano y suspiró, entretenida.—Yo comienzo mañana a trabajar tiempo completo en la tienda de mis padres, así que no será un verano completo para mí.—comentó como aviso a Dan.—Pero tendré un sábado de por medio libre para ir al cine, los bolos o lo que nos apetezca hacer juntos.—agregó con media sonrisa. Le gustaba pasar tiempo con Dan, siempre se divertía con él. Sonrió más divertida cuando Dan dijo aquello del primer ministro.—No te veo mucho en ese puesto...—lo picó con dulzura, mientras comían de las fresas frescas.—Eso me imaginé, pero no me has dicho que carrera harás al final.—le dijo con una risita.—No seas tan misterioso, Daniel Clark.—le picó con el dedo en el brazo. Brindaron por un verano genial, pese a que ella comenzaría a trabajar al día siguiente.

Pasaron unos minutos en que se comieron todas las fresas y la rubia decidió recostarse para que le diera el sol al rostro.—Cuando tenga menos trabajo, podríamos hacer una escapada hasta la playa, si te apetece. Mamá no se negaría si es contigo.—comentó, con los ojos cerrados, mientras el sol le acariciaba la piel nívea.—Ir a la feria, playa, comer chucherías.—fantaseó con esa escapada a la playa y cerca de Londres habían muchos sitios con playa. Solo irían por el día, por supuesto; pero eso no quitaba el placer de fantasear con un día completo con su mejor amigo haciendo actividades de adultos. Además, tendría dinero ahorrado para ese pequeño viaje.
Allie — 1938 — Camden Town



Genie
Genie
Dragon - Nivel 0
Genie
Genie
158Mensajes :
20Reputación :
Vie Nov 19, 2021 12:07 am por Alistair



LAST SUMMER
— Dark Paradise: CAPÍTULO I —
Entendía que estaban en un punto de sus vidas en que todo era posible, dentro de los límites de la realidad, pero que cada decisión a tomar significaría cruzar un puente y después quemarlo, al igual que todos los demás que representaban las alternativas no elegidas, descartadas desde entonces para el resto de sus vidas

La escuchó con atención, asintiendo cuando ella le dijo lo que haría el resto del verano, lo que la mantendría ocupada, aunque al final pudo ver una cierta luz de esperanza.

Eso suena muy bien la verdad, es importante que ayudes a tu familia —le dijo, no era raro que en ese entonces la muchachas acabasen el colegio y buscaran un trabajo o se dedicaran a tener una familia, aunque Dan no la veía en ese momento como la esposa de alguien más, teniendo hijos y entregándose a limpiar el hogar a diario— Quizás yo también debería buscarme un trabajo por el verano, además de ser un espía del servicio secreto, claro —comentó a manera de broma, además todas las actividades que mencionaba Allie costaban algo de dinero, dinero para el cual necesitaría trabajar en algo y es que él era el hombre y se esperaba que la invitase a todos esos sitios, pero Allie solía insistir en pagar su parte y eso a veces le salvaba la situación.

Aun así no reveló todavía cuál era su destino. En lugar de eso brindaron por ese verano y probó las fresas, las que por lo demás sí que estaban dulces.


Tu madre es muy amable —dijo, lo que significaba que sí, que siempre estaba dispuesta a hacer concesiones si es que iban asociadas a Dan, quizás por el tiempo que se conocían y quizás por que lo veía con buenos ojos de otra manera, él prefería hacerse el loco con esa parte, tenían toda una vida por delante— Suena como un buen plan, deberíamos aprovechar el tiempo —dejó caer, tendiéndose sobre el césped a su lado, ladeando un poco los ojos hacia ella.

Allie, hay algo que tengo que decirte y que no es fácil... —frunció un poco los labios, mirándola con atención— Después del verano me iré del pueblo, iré al campo de la RAF para convertirme en piloto de Su Majestad —.

Dan — 1938 — Camden Town





Dark Paradise KmR7uOq

HURRICANE:
Alistair
Alistair
Medusa - Nivel 2
Alistair
Alistair
787Mensajes :
496Reputación :
Dom Dic 05, 2021 7:19 am por Genie



LAST SUMMER
— Dark Paradise: CAPÍTULO I —

Bromear con Dan era muy fácil, pues ambos tenían el mismo sentido del humor y ninguno se ofendía por ello. Sonrió muy divertida ante los comentarios de su mejor amigo respecto a trabajar medio tiempo para el servicio secreto. Le pareció buena idea que buscase un empleo de verano y que ahorrase un buen dinero para la universidad, ya que él sí iría, y era lo que se esperaba del pelirrojo. Allie sabía que estaría a su lado pasase lo que pasase.

Sonrió cuando Dan dijo que la idea de ir a la playa era muy buena y se sintió realizada por sugerir aquello. Entonces, en su mente comenzó a planear lo que harían en esa escapada a la playa, cuando Dan se puso muy serio de repente. La joven se giró para mirarlo y sus ojos se abrieron de par en par, sus cejas casi desaparecieron en el nacimiento de su frente, apenas oyó lo que su mejor amigo le soltaba. ¿La RAF? ¿Piloto de aviones? ¿Cómo? ¿Qué? ¿Cuándo? ¿Dónde? Todas esas preguntas se le atiborraron en su mente, incapaz de terminar de entender. Le tomó un tiempo asimilar la información y cuando lo hizo, soltó un suspiro pesado.—Dan, si es lo que deseas con todo tu corazón, yo te acompañaré en todo lo que te propongas.—soltó finalmente, con una leve sonrisa. No es que le hiciera mucha gracia que su mejor amigo se pusiera en peligro, pero si era lo que deseaba de todo corazón, ella no era nadie para impedirle que cumpliese su sueño.—Aunque exijo mi cuota de vuelo, ¿eh?—bromeó, aligerando la seriedad de la situación.

La rubia sonrió un poco más y se movió para besar la frente de Dan, a modo de apoyo emocional.—¿Tu familia lo sabe? ¿Lo ha aceptado?—inquirió, deseosa de saber mucho más.—Tienes que contarme todo, especialmente cómo llegaste a esa conclusión laboral.—pidió, casi exigió.
Allie — 1938 — Camden Town



Genie
Genie
Dragon - Nivel 0
Genie
Genie
158Mensajes :
20Reputación :
Dom Dic 26, 2021 11:30 pm por Alistair



LAST SUMMER
— Dark Paradise: CAPÍTULO I —

Por supuesto que habían llegado hasta ese punto por algo. La idea del picnic se le había antojado desde un primer momento, con Allie las cosas sucedían normalmente con una planeación previa, pero siempre acababa emergiendo un elemento de sorpresa que podía cambiar los planes. Esa tarde el elemento de sorpresa había decidido aportarlo él, aunque fuese una elección no-consciente.

En un principio le dio miedo el cómo pudiese tomarse la rubia su confesión. Después de todo significaría que se separasen, por mucho que de ir a la universidad eso posiblemente también ocurriría, al menos lo que durase el período lectivo, que era precisamente casi todo el año salvo por las vacaciones de navidad y, como aquella, de verano. Tragó salivo y aguardó por su respuesta, sonriendo inevitablemente ante su reacción.

Vaya, me alegro mucho de que así lo pienses —respondió ante la divertida expresión de cejas alzadas de la chica y esa sonrisa dulce con que acompañaba casi todas sus frases— Por supuesto, serás la primera persona a la que llevaré a volar... cuando pueda volar, claro, y cuando me dejen coger prestado un avión —respondió y repuso de la misma, no deseando crearle demasiadas expectativas por ilusión que pudiese hacerle la idea.

La mención a su familia lo hizo enderezar los labios, recordando en su mente cómo había sido ese momento en que les había dicho que enviaría la carta de aplicación a la RAF. Tan metido estaba en eso que el beso en la frente lo tomó por sorpresa, casi noqueándolo.

Si te soy sincero, no se lo tomaron demasiado bien al principio. Mi padre quería que fuese a la universidad y mi madre se puso algo pálida —comentó, encogiéndose de hombros, intentando quitarle un poco de tensión al momento— Pero dicen que se avecina una guerra y prefiero alistarme ahora y ser piloto a que me recluten por la fuerza más adelante —le dijo, porque la última vez los jóvenes habían sido los primeros a los que habían arrojado a las trincheras en Francia— Así que eso los convenció, supongo —esbozó una sonrisa. Estaba alegre de que al menos ella entendiese sus motivos, porque siempre lo entendía no importaba lo lejos que apuntaran sus locuras.

Dan — 1938 — Camden Town





Dark Paradise KmR7uOq

HURRICANE:
Alistair
Alistair
Medusa - Nivel 2
Alistair
Alistair
787Mensajes :
496Reputación :
Mar Dic 28, 2021 10:00 pm por Genie



LAST SUMMER
— Dark Paradise: CAPÍTULO I —

Sonrió entusiasmada con la idea de poder volar, pues aquello era un lujo para pocos y ella no entraba en la categoría de chica con mucho dinero como para darse ese gusto. Solía transportarse a pie, o en la bicicleta vieja de su madre, que era de hierro y pesada. Alguna que otra vez solía tomar uno de los buses dobles y raras veces el tren o sus sucedáneos. Si bien, vivía relativamente bien, no tenía un estilo de vida en el que pudiera tirar la casa por la ventana. Y a decir verdad, no tenía queja alguna, pues tenía lo más importante: familia, techo, comida y la cantidad justa de ropa que toda chica podía obtener. Así que la idea de poder volar en un avión con Dan se le antojaba mucho.

Escuchó a su mejor amigo contarle de las reacciones de los padres y supo entenderlos, como también entendía que se avecinaba una guerra, por mucho que su lado soñador fantasease con la paz continua tras la Gran Guerra. Observó a Dan con media sonrisa.—Me tienes que contar tooooooodo lo que hagas allí en la RAF. No escatimes en detalles.—murmuró de manera muy jovial. El sol de verano acariciaba el rostro de la joven, tostándola ligeramente, haciendo que sus mejillas se pusieran sonrosadas. Se recostó en la lona, cerrando los ojos y simplemente disfrutando de la compañía.

Con Dan no era necesario ocupar los silencios, ya que no eran en absoluto incómodos. Lejos había una banda en una glorieta amenizando la tarde de verano y la rubia sonrió con los ojos cerrados.—Me encanta esa música...—comentó dulcemente, mientras sus pies se movían al son de la melodía musical.—A ver si te atreves a invitarme una noche a bailar, capullo.—dijo a modo de broma, sabiendo lo tímido que era Dan a la hora de invitar chicas a bailar. Recordaba veranos anteriores que hacían kermesses en el barrio donde ellos vivían y muchas jovencitas ansiosas de bailar con Dan, cuando este se escabullía y hacía cualquier cosa menos complacer a las mujercitas.
Allie — 1938 — Camden Town





Última edición por Genie el Miér Ene 12, 2022 8:54 pm, editado 1 vez
Genie
Genie
Dragon - Nivel 0
Genie
Genie
158Mensajes :
20Reputación :
Lun Ene 10, 2022 5:37 pm por Alistair



LAST SUMMER
— Dark Paradise: CAPÍTULO I —

Era peligroso volar, cuando su padre había nacido todavía ni siquiera existían aviones verdaderamente funcionales, pero el mundo cambiaba a un ritmo cada vez más vertiginoso y no había sido nada más que la Gran Guerra lo que había provocado que los cielos se llenaran de pilotos. Era lo que buscaba, una experiencia que nadie más tendría y con algo de suerte podría evitarse la parte más fea de la guerra, como ser enviado a las trincheras igual que hace 25 años.

Nunca en su vida se había subido a una máquina de esas, ni nadie que él conociera, pero sus notas y el examen físico le habían conseguido la admisión. Sabía que no tenía un apellido importante ni contactos dentro de la fuerza aérea, pero a diferencia de la marina era algo nuevo y no había tantos "lords" entre sus filas.

Por supuesto que te contaré todo, te enviaré cartas cada semana y vendré al pueblo cada vez que pueda —le contestó, por supuesto que muchos permisos serían cortos y quizás no el daría tiempo salvo que ella fuese a verle también, aunque eso no se atrevía a decírselo en ese preciso momento— Tú promete que no te olvidarás de mí y que me llevarás las galletas que hace tu madre —le dijo con una sonrisa a modo de broma, solo que no era tan broma. Las galletas de la madre de Allie eran sabidas como las mejores y si ya le dejaba la receta y las hacía ella misma, mucho mejor.

Se recostó también, le gustaba el olor a césped que llegaba hasta su nariz, eso y el perfume que la chica se había puesto, se había dado cuenta, pero en lugar de mencionarlo prefería disfrutar de ese aroma limpio y floral.

Entreabrió un ojo cuando ella mencionó a la banda de la glorieta, ladeándose para mirar su rostro salpicado de rayos de sol.

Ah, sí, la mú... —alcanzó a decir antes de atragantarse con las palabras por su comentario, ¿Quería que la invitase a bailar? ¿Quería bailar con él? ¿Era un capullo por no haberlo hecho antes? Demasiadas preguntas y demasiado tiempo— No es que sea un buen bailarín y además me moriría de vergüenza si nos viesen en el barrio —le dijo, ladeando la sonrisa y meneando un poco la cabeza. Normalmente le daba apuro ese tipo de cosas, especialmente cuando sus padres miraban.

Pero supongo que por qué esperar —se levantó en un movimiento ágil y le extendió su mano— No habrá un momento mejor que ahora —agregó, meneando la cabeza un poco, muy poco, de ritmo.


Dan — 1938 — Camden Town





Dark Paradise KmR7uOq

HURRICANE:
Alistair
Alistair
Medusa - Nivel 2
Alistair
Alistair
787Mensajes :
496Reputación :
Miér Ene 12, 2022 9:01 pm por Genie



LAST SUMMER
— Dark Paradise: CAPÍTULO I —

A Allie le gustó saber que Dan le contaría todo, que le escribiría todas las semanas y que haría lo posible para visitarla, a cambio de las galletas de la madre de ella. La joven rió a carcajadas, de manera muy alegre, ante la condición impuesta por su mejor amigo.—No lo dudes, recibirás cajas de galletas hasta que te hartes.—aseguró, acariciando la palma de la mano del joven. Sonrió divertida, conociéndolo de sobra. Sabía que le daba vergüenza bailar y que el barrio lo viese, pero no le importaba, quería bailar igual y por suerte para ella, él la complació en su deseo.

Caminaron, tomados de la mano hasta la glorieta y Allie puso ambos brazos en el cuello de Dan, siendo ligeramente más baja que él, pese a que llevabas sandalias con tacón. Se mecieron lentamente al son de la música y en un momento unieron sus frentes, en un claro silencio de amistad. Se miraban a los ojos, como diciéndose todo lo que querían decirse y no lo hacían vocalmente. Pasaron horas bailando, más bien meciéndose, hasta que cayó el atardecer. Allie se sentía muy feliz con él.

Al atardecer, recogieron las cosas de la orilla del lago del parque y regresaron a pie, de las manos entrelazadas y palabras en el aire que no se atrevían a evocar. Allie estaba enamorada de Dan y lo seguiría estando, a menos que el destino le diese otra cosa. Pero mientras tanto, su amor era exclusivamente para Daniel Clark.
Allie — 1938 — Camden Town



Genie
Genie
Dragon - Nivel 0
Genie
Genie
158Mensajes :
20Reputación :
Lun Ene 24, 2022 10:27 pm por Alistair



One Day
— Dark Paradise: CAPÍTULO II —

Habían pasado varios meses desde que había ingresado a la academia, pero no se arrepentía ni un segundo. El entrenamiento había sido duro, había tenido que marchar por montones de kilómetros a diario, seguir circuitos de ejercicios interminables y aguantar instructores que le gritaban en el rostro hasta casi quedarse afónicos, lo curioso era que nunca llegaban a quedarse sin voz. No dudaba de que los habían seleccionado por su especial capacidad para gritar a los reclutas.

Pero al menos los primeros seis meses de entrenamiento básico ya habían pasado, lo que significaba tener algunas salidas cortas en los fines de semana, él se iba a quedar en el cuartel para ahorrar el viaje y no tener que regresar hasta casa. Además era una salida muy corta. Algunos de sus compañeros habían partido para no regresar, los que no habían superado la primera parte. Él estaba entre los que habían soportado y ahora además tenía el premio de poder lucir su uniforme de cadete al salir de la academia, lo que le hacía hincharse de orgullo.

Además de todo, seis meses de entrenamiento, marchas y ejercicio lo habían hecho crecer bastante, se notaba la mandíbula más cuadrada, el pecho más ancho y en general, junto con la ropa de aspirante a piloto, parecía no un muchacho sino que un hombre hecho. Suerte que no lo veía su madre o quizás se habría echado a llorar en ese mismo momento.

Estaba en el andén de la estación, mirando el reloj que marcaba la llegada del siguiente tren. Esperó allí, mientras otros de sus compañeros que vivían más cerca viajaban a ver a sus familias, él esperaba a una visita muy diferente y que según habían hablado en sus cartas, ambos tenían bastantes ganas de verse desde hacía tiempo.

Esperó pacientemente allí, balanceándose a ratos sobre las puntas de sus pies, hasta que finalmente el tren se detuvo y mientras se abrían las puertas, se asomó a mirar quiénes aparecían entre la multitud. Tanto así, que no vio a la chica hasta que estaba bastante cerca.

¿Allie? —preguntó sorprendido, inseguro de si la había reconocido o se había equivocado, sin duda lucía diferente—
¡Allie! —exclamó finalmente, apartándose de la multitud para estar frente a ella e instintivamente sus brazos fueron a rodearla— Te he extrañado mucho, ¿Cómo está todo el mundo en casa? —preguntó, aunque ambos se escribían bastante seguido, pero no era lo mismo que hacerlo mirándola directamente.

Dan — 1939 — Northolt





Dark Paradise KmR7uOq

HURRICANE:
Alistair
Alistair
Medusa - Nivel 2
Alistair
Alistair
787Mensajes :
496Reputación :
Mar Feb 01, 2022 12:09 pm por Genie



One Day
— Dark Paradise: CAPÍTULO II —

Los meses del verano del 38 pasaron volando y septiembre inició a la vuelta con la despedida a Dan, ya que este marchaba a la RAF a ser piloto. De septiembre hasta el mes actual, ambos jóvenes se comunicaron vía carta, sin perder en absoluto el contacto. Allie continuaba trabajando en la tienda de ultramarinos de la familia como dependienta y ganando su pequeño sustento, por mucho que viviera con la familia. Era un sustento que le permitía pagar el envío de cartas y conseguirse pequeños gustos frívolos. En esos meses en que no se vió con Dan, había pegado el último estirón como desarrollado los últimos centímetros de curvas de su cuerpo. Ya la ropa no le entraba más y su madre le tuvo que hacer muchos arreglos para que siguiera vistiéndose con la ropa bonita que tenía.

En la tienda, solían ir muchos jóvenes para cortejarla, pero Allie tenía su corazón ocupado por Dan y solo pensaba en él y en su seguridad. Finalmente después de seis meses, en pleno invierno, pudieron concretar una visita. Allie pidió permiso de ausentarse un fin de semana de la tienda y de casa, para ir a visitar a su mejor amigo. Había conseguido alojamiento en una pensión femenina cerca de la base donde entrenaba Dan. Empacó su pequeña maleta y abordó el tren que se dirigía allá. El viaje se le hizo ameno, porque leía un libro. Tras unas horas, el tren arribó a la estación que le tocaba a ella bajar y así lo hizo.

Buscó a Dan entre la multitud, hasta que lo escuchó y sus ojos se abrieron como platos. Estaba totalmente diferente.—¿Dan?—balbuceó sorprendida, dejándose abrazar tras meses sin verse. Estaba más masculino, ya no era el niño orondito de la escuela.—Todos están bien en casa, te mandan muchos saludos y tu madre me ha dado un paquete de chucherías para ti, cree que no te alimentan bien en la RAF.—logró responder tras salir de la sorpresa, una muy agradable por cierto. Le entregó el paquete de chucherías a Dan y tomó su brazo para marchar a la pensión femenina y dejar su maleta.—Estás...diferente.—murmuró, mirándolo de arriba abajo.—¿Seguro eres Daniel Clark?—preguntó con una ceja alzada.

Allie — 1939 — Northolt



Genie
Genie
Dragon - Nivel 0
Genie
Genie
158Mensajes :
20Reputación :
Jue Feb 10, 2022 1:25 pm por Alistair



One Day
— Dark Paradise: CAPÍTULO II —

Cuando había decidido emprender ese camino no había estado realmente del todo seguro de lo que hacía, su padre tenía otras perspectivas para él y era verdad que la universidad estaba al alcance de su mano. Había sacado buenas notas en sus últimos años como estudiante, pero lo
cierto era que él no ansiaba convertirse en un contable o en abogado, por muy respetable que le pudiese parecer ese trabajo.

Dan sentía que necesitaba algo diferente y además con la perspectiva de la guerra el año pasado, había apostado a ingresar como piloto antes que arriesgarse a acabar siendo reclutado para ir a las trincheras como en la última guerra, cuando los jóvenes de todos los pueblos habían sido arrojados como carne de cañón.

Bastó con ver a Allie para que se olvidara de todo.

Mi madre, sabía que no te dejaría salir del pueblo si no me traías algo de su parte —sonrió en ese momento hacia la chica, la gente iba por el andén unos a ritmo frenético y con prisas, otros por contraparte se reunían con sus seres queridos. Al fondo pudo ver a una pareja que se despedía con un beso apasionado— ¿Diferente? —preguntó, alzando un poco una ceja e irguiéndose a su lado, siendo Allie alta para ser chica, él con el uniforme debía parecer un poco gigante a su lado— Tú también estás cambiada, pero no sé en qué, eso sí estás más guapa —le dijo, mirándola con el ceño fruncido. Por supuesto que había notado una diferencia radical en ella, pero haber especificado habría sido descortés.

Cadete Clark, ahora —le dijo haciéndose un poco el interesante, con esa seriedad pretendida— Deja que te ayude con eso —le dijo, agarrando la maleta para cargarla con la mano, mientras ella iba agarrada a su otro brazo. Sin duda estaba radiante. Pasaron junto a la pareja que se besaba e instintivamente miró a Allie, su rostro se ruborizó ante la asociación de que le gustaría tener un gesto romántico como ese, no como cuando se habían despedido, que había sido todo cordialidad como siempre.

Hacía un año, cuando se había separado de Allie, el ministro Chamberlein había regresado de Alemania con una promesa de Hitler de que respetaría los acuerdos si le dejaban anexarse los Sudetes. Todo el mundo había celebrado, la guerra había sido evitada y de repente parecía que ya no necesitarían pilotos y que tendría que ir a la universidad. Pero el RAF le había dicho que acelerarían el período de entrenamiento y que tenía que dirigirse a la base lo antes posible, estaban en estado de emergencia. Algo olía tremendamente mal en todo ello.

Dan — 1939 — Northolt





Dark Paradise KmR7uOq

HURRICANE:
Alistair
Alistair
Medusa - Nivel 2
Alistair
Alistair
787Mensajes :
496Reputación :
Vie Feb 11, 2022 9:12 pm por Genie



One Day
— Dark Paradise: CAPÍTULO II —

Allie estaba muy feliz de ver a Dan, después de mucho tiempo comunicándose exclusivamente por cartas. Era agradable poder ver los cambios en él, pues ya no era el niño adolescente con el que jugaba en el pueblo. Era todo un hombre maduro, con facciones más marcadas y un porte más derecho que el que le habían enseñado en la escuela de niños. No pudo evitar reírse con el comentario sobre la madre de él.—No hubiera perdonado tu madre si no os traía algo de casa.—comentó, dejándose ayudar con la maleta. Volvió a reírse al escucharlo.—Disculpe, Cadete Clark.—hizo un saludo militar a la perfección, antes de reírse nuevamente con jovialidad.

No se percató de lo que sucedía a sus alrededores, pues estaba solamente centrada en Dan, en lo guapo que estaba. Tomó su brazo y echaron a andar fuera de la estación pequeña de trenes, y tomaron un camino hacia la residencia femenina. El paseo era muy agradable, y sobre todo estar con Dan. No tardaron mucho en llegar a destino, donde Dan la esperó afuera mientras ella se registraba en el interior de la posada, atendiendo a las reglas de no hombres en ningún momento. Subió una pequeña escalera hacia la habitación que la alojaría por esos días y dejó a buen recaudo su maleta debajo de la cama. Salió de la habitación y cerró con llave, guardándola en su bolsito de calle antes de regresar al encuentro de Dan.

—¿Y qué se hace por aquí de entretenido?—preguntó, mientras enganchaba su brazo con el de él. Se alejaron de la posada en un paseo por el pueblo pequeño, donde todos se conocían. Allie suspiró brevemente, mientras estaba tomada del brazo de Dan. Los tiempos que corrían en Inglaterra eran peliagudos, pese a la falsa calma de que no habría guerra. No obstante, las cosas en Europa no eran tan así y Allie sabía que en cualquier momento, la guerra tocaría la puerta a Inglaterra, y entonces, sus temores se verían cumplidos al saber que Dan tomaría parte de esa guerra, de un momento a otro. Por lo tanto, lo miró como queriendo grabarse su rostro al dedillo en su mente, como si mañana fuera a desaparecer. Acurrucó su cabeza en el hombro del cadete de la RAF mientras paseaban. Se tenía propuesto disfrutar al máximo su compañía.

Y entonces, a lo lejos vio a una parejita besándose apasionadamente, haciendo que Allie suspirase. Nunca había sido besada por ningún chico y quería guardar su primer beso para Dan. Pero el joven no daba señales de estar interesado en ella más que una mera amistad de años.—¿Algún sitio para comer...?—preguntó, notando apetito tras largo viaje en tren.
Allie — 1939 — Northolt



Genie
Genie
Dragon - Nivel 0
Genie
Genie
158Mensajes :
20Reputación :
Sáb Feb 19, 2022 12:41 pm por Alistair



One Day
— Dark Paradise: CAPÍTULO II —

Varios meses transcurridos desde el verano parecían no haber cambiado nada. Ella seguía siendo Allie y él seguían siendo Daniel, eso sí, algo parecía ser verdaderamente diferente y la manera en que sus ojos se habían abierto al encontrarla en la estación, bien podían haber delatado lo que sus palabras no dijeron. Su sonrisa estaba ahí, tan brillante como su cabello rubio cuando lo bañaba el sol que poco a poco se iba alzando en la distancia.

De seguro que cuando regreses te interrogará, deberías estar preparada —le advirtió con una sonrisa en el rostro, un comentario divertido que al final no se alejaba demasiado de lo que imaginaba que podía acabar ocurriendo. Y con esa sonrisa y Allie agarrada a su brazo, se fueron caminando del andén para atravesar la estación. Tendrían el fin de semana para ellos, lo que en su caso era toda una novedad.

Dejó que ella le fuese indicando el camino, eso sí no podía no ser él quien parecía que guiase el andar de ambos, medio inclinado en dirección a la chica de una forma cariñosa, pero que no llegaba a rebasar los límites de lo que podía considerarse decoroso. Aguardó pacientemente afuera de la pensión una vez llegaron, dándole tiempo a pensar que si las madres de cada uno estaban a kilómetros de distancia, no le importaba tanto el mostrarse así.

Alzó una ceja cuando oyó la voz alegre de la rubia al acercarse.

Pues... —respondió, lo cierto era que por lo general iban con los chicos a algún pub, nada que ver con a dónde consideraría ir con ella. Había estado tan ansioso con la visita que una vez llegados a ese punto, no estaba demasiado seguro de qué harían—
Podemos pasear por el parque, tiene un estanque más grande que el de casa —sugirió. Durante el paseo se cruzarían con más de alguno de los compañeros de Dan, pero viéndole en compañía femenina mantenían la distancia y se limitaban a saludar amablemente.

Ladeó el rostro para acercar levemente la barbilla a su frente, allí podía percibir el perfume de flores que se había puesto y que por sobre todas las cosas le recordaba al verano pasado, cerró los ojos por un solo instante.

Vio a Scott a lo lejos, besando a una chica.

Muy romántico, ¿No? —le preguntó mientras pasaban a su lado— No hay vez en que no le vea igual de acaramelado con su chica —agregó. "Si solo no fuese una chica distinta cada vez", ilusiones románticas de las que muchos se aprovechaban, ese no era su caso. Era fácil jugar la baza de "querida partiré a la guerra" en su opinión, aunque él nunca se jugaba.

Estaba atrapado en sus pensamientos cuando, para variar, Allie lo rescató.

Por supuesto, hay un sitio que está muy bien —le dijo. Era un comedor donde solo había ido una vez, invitado por uno de los capitanes de la base en el día de su primer vuelo exitoso, por suerte Allie iba tan impecable como siempre— Es la clase de lugar donde no llevaría a nadie más que a ti —"a diferencia de lo que hacían otros" le faltó agregar.

Era su forma de decirle que ella era especial para él, que era tan tímida que no bailaba de no ser porque le cogieran de las manos y lo obligaran a empezar a moverse. Aun así se lo pasaba bien al final, pero ahí estaba.

Mesa para dos, por favor. La reserva está a nombre del teniente Clark —dijo al camarero, que de inmediato partió a buscarles una mesa. Miró a la rubia y le guiñó un ojo, pues ese sitio estaba reservado para oficiales, pequeña travesura del callado y aburrido Dan, pero al menos llevaba a la chica que le gustaba a comer a un lugar elegante. Romántico a su manera, quizás.

Dan — 1939 — Northolt





Dark Paradise KmR7uOq

HURRICANE:
Alistair
Alistair
Medusa - Nivel 2
Alistair
Alistair
787Mensajes :
496Reputación :
Jue Mar 10, 2022 5:48 am por Genie



One Day
— Dark Paradise: CAPÍTULO II —
La joven rubia se echó a reír, dándole la razón de que la señora Clark la interrogaría una vez que regresase a casa, queriendo saberlo todo de su hijo. Y en cierto modo, Allie estaba preparada para ello, sin duda alguna. Tras hacer sus trámites en la pensión femenina, se enganchó en su brazo, escuchándole con calma.

—Dan, vivimos en Londres...¿cómo puede haber un estanque mayor que en Londres?—dijo, entre risitas, mientras caminaban hacia dicho parque. Cuando observó a los jóvenes besarse románticamente, no pudo más que asentir ante las palabras de Dan. Sin embargo, su prioridad no estaba en los besos que se daban dos jóvenes ajenos a ella, sino en conseguir comida para su estómago insistente. Se dejó llevar por Dan hasta un sitio bastante elegante y alzó una ceja al escuchar que había reserva para ellos. Reprimió reírse burlonamente y se dejaron guiar hasta la mesa reservada, contra un ventanal. Allie notó como la ayudaban caballerosamente a sentarse y luego les dejaban dos cartas de comida para elegir. La rubia miró por un buen rato antes de decidirse a elegir lo que iba a consumir y tras pedir ambos lo suyo, se encontraron nuevamente a solas.

Fue entonces que la curiosidad de Allie ocupó todo su cerebro, deseosa de averiguar más cosas de Dan.—¿Y has besado a alguna chica?—fue la primera pregunta que disparó, intrigada de si el hombre de su vida había coqueteado con alguna que otra chica en aquel pueblo militar donde residía la base de la RAF. Ella por lo pronto, no había compartido algo tan íntimo como un beso con nadie, pues esperaba a Dan. Porque quería que él fuera su primer y único amor que trascendiera los tiempos. Al rato, les trajeron las bebidas, dos cervezas tiradas de la barra del lugar y la joven saboreó el primer trago, notando la frescura y cierto dulzor en la cerveza que había elegido. Sin darse cuenta, le quedó un bigote de espuma sobre su labio superior.
Allie — 1939 — Northolt



Genie
Genie
Dragon - Nivel 0
Genie
Genie
158Mensajes :
20Reputación :
Mar Abr 05, 2022 8:16 pm por Alistair



One Day
— Dark Paradise: CAPÍTULO II —

Una ventaja de que ambos se hubiesen conocido durante prácticamente toda su vida era que con un par de palabras o incluso sin ellas, pues podía bastar con apenas una mirada o un gesto, ambos sabían lo que el otro estaba pensando y con eso tenían suficiente material para una broma.

Quiero decir que el de nuestro pueblo, no de Londres como Londres —respondió, sonriendo alegremente ante su risa, su sonrisa y en general toda la luz que la chica rubia arrojaba al mundo a su alrededor mientras caminaban. Ella no respondió a su comentario acerca del otro cadete y Dan pensó que quizás era mejor así, no había querido que su poca simpatía por ese comportamiento poco caballeroso acabara empañando lo que era en si un día perfecto para pasar junto a su mejor amiga de toda la vida.

Y como tal había preparado la entrada a ese restaurante con unas credenciales claramente elevadas por encima de las suyas. Pero así era él, le gustaba hacer las cosas de la manera correcta, el buen chico de pueblo que había sido criado con cariño, pero sin llegar a convertirse en un consentido.

Eligió lo que le apetecía de la carta y esperaban cuando Allie decidió romper el silencio con una pregunta de lo más inesperada.

¿Por qué me preguntas eso, Allie, mi madre te pidió que me interrogaras? —le preguntó de regreso, frunciendo el ceño, sintiéndose como un animal arrinconado— Y puede que alguna vez haya besado a alguna chica. No sé, en los juegos de la botella como mucho, no besos de verdad —bromeó, riéndose al recordar los veranos en que habían compartido juntos y cómo había pasado momentos de aprietos esperando que la botella no lo acabase señalando a él, ¡Así de vergonzoso era de pequeño!

Ven aquí —le dijo, inclinándose un poco sobre la mesa, mirándola al rostro mientras sujetaba su barbilla con la mano en un gesto que solo podía significar que tenía deseos de hacerlo de una vez. Y entonces lo hizo, quitó la espuma del labio de Allie con el pulgar y retrocedió inmediatamente— Mucho mejor —sonrió el muy inocente del Dan, posiblemente después se sentiría idiota por no haber aprovechado esa oportunidad. Pero era un restaurante y aunque no había demasiada gente, le daba reparo que nadie los viese. ¿Y por qué pensaba en besarla? Se suponía que eran amigos. Pero sí, quería besarla.

Entonces llegó el camarero al rescate, por lo que Dan se enderezó en su silla mientras les servían la comida.

¿Y cómo va la tienda de tus padres?

Dan — 1939 — Northolt





Dark Paradise KmR7uOq

HURRICANE:
Alistair
Alistair
Medusa - Nivel 2
Alistair
Alistair
787Mensajes :
496Reputación :
Vie Abr 15, 2022 2:08 am por Genie



One Day
— Dark Paradise: CAPÍTULO II —
Su mejor amigo se puso a la defensiva con su pregunta sobre si había besado a alguna chica, lo que hizo que Allie sonriera dulce para tranquilizarlo.—Es solo curiosidad mía, no tiene nada que ver tu madre en esto.—respondió con suma calma. Entonces, Dan hizo un gesto que sobresaltó ligeramente a Allie, sintiendo su pulgar limpiando la espuma de la cerveza de sus labios. Y ahí quedó el gesto en el aire, como si nada hubiera sucedido, causando una leve frustración en la joven.

Decidió no darle mayor importancia al tema y se centró en la pregunta de él sobre la tienda de sus padres. Ahí, la rubia se soltó verbalmente, hablando de todo, incluyendo detalles nimios de la tienda, como niños robándose golosinas y su padre persiguiéndolos por unas calles, sin éxito. El padre de Allie ya no eran un joven rozante, sino un cuarentón que ya le pesaba la edad. Le habló de sus pequeños hermanos, unos diablillos que hacían sudar la gota gorda de su madre y su padre. Le habló de su abuela, que no hacía más que quejarse que en sus tiempos, los niños se comportaban. Y así una larga seguidilla de anécdotas de la familia de ella.

Tras hablar tanto, recordó que tenía el almuerzo y se le estaba enfriando, así que apuró a comer, sin perder sus modales de niña bien educada. Saboreó bocado tras bocado con disfrute, hasta terminar el plato completo. Bebió más cerveza y miró a Dan.—Cuéntame un poco más de tus aventurillas en la RAF.—pidió, excitada de saber las cosas que hacía su mejor amigo.
Allie — 1939 — Northolt



Genie
Genie
Dragon - Nivel 0
Genie
Genie
158Mensajes :
20Reputación :
Dom Abr 24, 2022 4:55 pm por Alistair



One Day
— Dark Paradise: CAPÍTULO II —

Al pequeño chico bueno que vivía en el interior de ese gran chico bueno que era Dan, le costaba sacarse de encima la idea de que tenía a su madre atenta a lo que hacía. Odiaba decepcionar a la gente y precisamente cuando hacía alguna travesura o sacaba alguna mala nota en la escuela, cosa que pocas veces había sucedido, había acabado sintiéndose tan terriblemente culpable que se acababa jurando que sería más cuidadoso.

¿Tu madre nunca te dijo lo que le pasó con la curiosidad al gato? —le respondió con una pregunta en tono bromista. El gesto y lo que vino después fue eso, él intentando acercarse, reculando en el último minuto por no atreverse a rebasar esa barrera, la que garantizaba que ambos serían amigos, pero que tampoco serían nada más si no daba el paso.

La charla banal, cotidiana, aburrida incluso, resultaba en los labios de Allie ser de todo gusto para los oídos del joven aspirante a piloto. Con la chica nada podía estar mal, ni salir mal tampoco. Si alguna vez se habían enojado de pequeños había sido por tonterías de críos y nada más, se habían olvidado del tema para el día siguiente.

Siguió escuchándola atento mientras comía, el sitio no estaba demasiado lleno y eso le daba más confianza a poder hablar con ella sin cortarse, sin miedo a que alguien más lo oyese y acabase sintiéndose el mayor tonto del mundo.

Pues de momento lo que más hemos hecho ha sido entrenar —contestó, negando un poco con la cabeza al recordar las carreras de varias millas cada día y las sesiones de ejercicio en las barras. Todavía pilotaba acompañado de un instructor como copiloto, pero la RAF había conseguido que estuviese más en forma de lo que hubiese imaginado en toda su vida— Aparte de eso ya sé volar, el entrenamiento parece haberse acelerado últimamente —confesó en secreto solo para su amigo, justo en el momento en que un hombre en una de las mesas cercanas se puso de pie.

El oficial mayor ordenó que subieran la radio que había sobre la barra del restaurante y entonces pudo oír claramente: Alemania había invadido Checoslovaquia.

Esto no puede ser bueno... —concluyó, mirando de reojo a la joven. Había dejado los cubiertos a un lado, como si en ese momento fuese a tener que salir corriendo para detener un bombardeo de los alemanes. También la miró porque cuando ella sonreía podía sentir que el mundo estaba en orden y no la locura en que se estaba convirtiendo.

Dan — 1939 — Northolt





Dark Paradise KmR7uOq

HURRICANE:
Alistair
Alistair
Medusa - Nivel 2
Alistair
Alistair
787Mensajes :
496Reputación :
Miér Mayo 11, 2022 2:48 am por Genie



One Day
— Dark Paradise: CAPÍTULO II —
Bueno, Dan no le estaba dando demasiada información respecto a su entrenamiento en la RAF y Allie no tuvo corazón de insistirle, pensando que su mejor amigo tendría sus razones para ser tan escueto en ese momento. Bebió más cerveza para ahogar su suspiro de desilusión, cuando alguien pidió que subieran el volumen de la radio y todos en el pub escucharon que Alemania había invadido Checoslovaquia. La rubia enarcó una ceja, perdiendo la sonrisa que le caracterizaba en el día a día y miró a Dan con evidente preocupación. Ella no era tonta, leía los periódicos día a día, informándose de las situaciones bélicas que ocurrían en Europa. E Hitler no estaba poniendo las cosas fáciles en Europa.

—¿Esto significa que debo volver a casa?—preguntó a Dan, mientras en el pub todos hablaban de la invasión alemana en el país europeo, preguntándose si aquello provocaría una inminente guerra. Casi un año atrás, Lord Chamberlain había dicho que Hitler no iba a causar una guerra según un acuerdo firmado. Pero ahora, en ese momento, con aquella noticia parecía que el alemán había cambiado de opinión. Pero Allie confiaba en Inglaterra y los suyos, confiaba en que no habría una guerra en su país. Quizás era de ingenua, pero su fe férrea por Inglaterra era superior a su posible miedo de una guerra.

Allie tomó la mano de Dan, apretándola con ligereza, como queriendo decirle sin palabras que contaba con su apoyo y que obedecería cualquier palabra que él le indicase. Más no podía hacer la rubia en ese momento lúgubre de la noticia oída en la radio.—¿Quieres que me vaya a casa?—preguntó más directamente, enfocando a los sentimientos de su mejor amigo. Estaba enamorada de él, pero no parecía ser correspondida o no había visto las señales de serlo.
Allie — 1939 — Northolt



Genie
Genie
Dragon - Nivel 0
Genie
Genie
158Mensajes :
20Reputación :

 
a