Tree Of Life :: One on oneTramas One on One :: Épocas pasadas
Tree Of Life
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
2 participantes
Dom Dic 05, 2021 9:35 pm por Genie
ICH BIN BERLIN
ORIGINAL | ONEXONE | ÉPOCAS PASADAS
La vida de los Süss estuvo cruelmente envuelta en los crímenes de lesa humanidad durante la Segunda Guerra mundial, con Henrik Süss siendo un alto funcionario del grupo SS de Hitler. Su vida fue buena y maravillosa, nunca faltaba comida y ropa ni techo sobre sus cabezas. Eike Süss, era la excelente esposa y madre del régimen, pero lamentablemente falleció en un parto que había salido mal, dejando a su esposo y su única hija, Pippa, solos. Pippa creció sin sus padres desde los trece años, viviendo en un internado regentado por monjas rusas, en el lado este. Al cumplir la mayoría de edad, recibió de parte de un contacto la noticia de que su padre estaba vivo, pero no se acercó a este, resentida por haber sido abandonada en el fin de la guerra. Tristemente, había sufrido una violación grupal de parte de soldados rusos, como otras tantas mujeres alemanas.

Al salir del internado ortodoxo ruso, consiguió trabajo como secretaria por su habilidad con los idiomas. Poco a poco fue juntando dinero para sobrevivir en el este, pero la vida allí no era buena comparada con el lado oeste. Fue contactada varias veces por su padre, pero siempre se ha negado volver a verlo. Su odio y resentimiento era mayor que el amor que alguna vez había albergado por su padre. Así creció durante mucho tiempo en el este, hasta que el día que había tomado la decisión de marcharse, se encontró con un muro de más de tres metros de altura y que cercaba toda Berlín del Este.

Por el otro lado, Volker Schneider, aka el Lobo, rondaba a modo de espía de la Stasi en busca de desertores. El destino quiso que se cruzasen el Lobo y Pippa. Schneider la estaba espiando a Pippa desde que hubo un soplo anónimo de que Henrik Süss estaba vivo en algún lado del planeta. Y Pippa era la llave para esa puerta. Claro estaba que Pippa no quería saber nada de su padre y tan solo quería irse del Este y crear una nueva vida. ¿Podrá el Lobo conquistar a Pippa de quedarse en el Este?
Philippa Süss
30 años
Pippa
Secretaria
Astrid Berges-Frisbey
Genie
Volker Schneider
36 años
Wolf
Espía/STASI
Michael Fassbender
Paradise




Code Post:
Código:
<center><div class="yourbox"><div class="yourbx1"><div class="yourtl">¡TÍTULO AQUÍ!</div><div class="yourtxt">¡TU POST AQUÍ!</div><div class= "yblim"><div style="width: 250px; height: 150px; background:url(IMG AQUÍ) center; background-size: cover;"></div><div class= yhover>QUIÉN<br>CUÁNDO<br>DÓNDE<br>CON QUIÉN</div></div></div> <div class= "yourprouv">[url=https://treeoflife.foroactivo.com/u123]❈ PROUVAIRE ❈[/url]</div></div></center>

<style>.yourbox {width: 305px; height: auto; background-color: #transparent; padding: 5px;} .yourbx1 {width: 290px; height: auto; background-color: #fff; border: 1px solid #08979D;} .yourtl {width: 250px; height: 30px; background-color: #08979D; margin-top: 20px;} .yourtl {padding-top: 10px; font-size: 18px; font-family: 'Abril Fatface'; color: #ffffff; text-align: center; letter-spacing: 2px;} .yourtxt {width: 220px; height: auto; margin-top: -2px; background-color: #f7f7f7; overflow: auto; padding: 15px; font: 10px 'Encode Sans Semi Expanded'; color: #383838; text-align: justify; line-height: 12px;} .yblim {width: 250px; height: 150px; margin-bottom:20px; overflow: hidden;} .yhover{background:#08979D; opacity: .7; width:250px; height:150px; padding-top: 40px; font: 12px 'Abril Fatface'; color: #fff; text-align: center; font-variant: small-caps; overflow:hidden; position:relative; top:-500px; transition:ease-in-out 0.6s;-webkit-transition:ease-in-out 0.6s;-ms-transition:ease-in-out 0.2s;-moz-transition:ease-in-out 0.6s;} .yourprouv {width: 305px; font: 7px 'Libre Baskerville'; color: #A0A0A0; margin-top: 8px; text-align: center; letter-spacing: 2px; text-transform: uppercase;} .yblim:hover .yhover{top:-150px;}</style><link href="https://fonts.googleapis.com/css?family=Abril+Fatface|Libre+Baskerville|Barlow|Encode+Sans+Semi+Expanded&display=swap" rel="stylesheet">
Genie
Genie
User
Genie
Genie
59Mensajes :
15Reputación :
Mar Dic 07, 2021 7:35 pm por Paradise
I. Caminos Cruzados
Ser espía no era tan fácil como la gente pudiera pensar, para ella no solo tenías que tener madera para ello, ni unas habilidades que se adquirían a base de un entrenamiento estricto, sino que también tenías que tener una mente fría para analizar bien todo cuanto te rodeaba. Tras llevar varios años trabajando en la stasi como espía me habían apodado “Wolf”, no solo porque trabajaba en solitario sino porque era el mejor rastreando y buscando el paradero de aquellos que habían desertado o pretendían hacerlo. Motivo por el cual llevaba un tiempo investigando el paradero de Henrik Süss, un alto funcionario del grupo SS de Hitler que llevaba varios años muerto o eso era lo que se creía pues la realidad era muy diferente. Nos había llegado información de que no solo estaba vivo en algún lugar desconocido, además se había filtrado la posibilidad de que su única hija y por tanto la única familiar que quedaba cercana a Henrik; estaba viva y se encontraba en el lado Este del muro.

Todo parecía resultar sencillo ya que tras corroborar la información de que este se había puesto en contacto con Philippa, pudiera ser la clave para conocer por fin su paradero. Ni qué decir que llevábamos desde el momento que se dio el soplo siguiendo a Philippa para analizar cada detalle de su vida, había pedido un expediente de ella comprobando que la joven había crecido en un orfanato casi toda su vida hasta que tras terminar, y dado su nivel de idiomas, empezó a trabajar como secretaria. En sí nada de lo que ponía en el informe nos hacía pensar que pudiera tener mucha relación con su padre, pero en el trabajo que tenía sabía que no todo era como parecía de buenas a primeras. Por eso me encargaron el caso y me encontraba, como ya era habitual, haciendo un seguimiento en persona del objetivo.

Tenía muy claro que aquella joven era la clave para encontrar a Henrik y que pagara por sus crímenes, tenerlo libre era demasiado peligroso. Aquel día el tiempo estaba oscuro y unas nubes grises amenazaban con lluvia, tenerla vigilada era muy importante ya que todos estaban en alerta por si al final daba el paso para encontrarse con su padre. En mi trabajo analizar a las personas era una de las cualidades esenciales a tener para ser espía, llevaba tantos días siguiéndola que algo en su forma de actuar despertó todas mis alarmas. Algo iba a ocurrir ese día y lo presentí en la forma algo nerviosa, casi frenética, que tenía mientras cruzaba las calles. Quizás la suerte estuviera de nuestra parte ya que un muro franqueaba toda la zona este, delimitándola entre un territorio y otro. Supe que pretendía escapar convirtiéndose en otra desertora más y, si la trataba así, era posible que no encontrara la manera de averiguar dónde estaba su padre. Pero si jugaba bien mis cartas y la hacía creer que más que perseguirla, la estaba “ayudando” todo podría ser posible. No quedaba más remedio que delatarme aunque no del todo, jamás diría el verdadero motivo ni mis intenciones.


—¿Señorita Süss? —Pregunté cuando me hube acercado a ella, llevaba un traje gris oscuro a juego con el sombrero que llevaba, pasaría desapercibido entre la multitud como si fuera cualquier otro ciudadano. Su sorpresa cuando se giró al llamarla fue notoria mientras que yo mostraba un rostro neutro, sin delatar nada en absoluto, dejando que la incertidumbre la rondara por el momento— Soy el agente Schneider, ¿le importaría acompañarme para hacerle unas preguntas? No se preocupe, solo es algo rutinario. ¿Le importa si vamos a otro sitio más tranquilo para hablar? El café de la esquina sirve el mejor café que hay por aquí, no le robaré mucho tiempo se lo prometo —no quería que pensara que era por algo que había hecho ya que eso me perjudicaría, si lo veía como algo normal al no llevarla a un cuartel para hacerle preguntas es más probable que hablara. Aunque habíamos interceptado mensajes de su padre intentando mantener contacto, y una posible reunión, no habíamos descubierto ninguno por parte de ella... lo que dejaba varios flancos abiertos.
Volker
Mañana
Berlín
Con Philippa


   


Ich bin Berlin HSwrz53
Paradise
Paradise
User
Paradise
Paradise
202Mensajes :
70Reputación :
Miér Dic 08, 2021 1:34 am por Genie
I. Caminos cruzados
Crecer sola en el Este había sido un suplicio para Pippa, pues no tenía a sus padres. Eike había fallecido en la guerra por un parto que había salido mal, y el hijo por nacer tampoco había sobrevivido. Su padre se dio por muerto y desapareció de la faz de la tierra. Hasta que la contactó años después, pero para ella estaba muerto. Ser violada a los trece años por varios soldados rusos no había tenido la más mínima diversión. Por el trauma de la violación, abortó espontáneamente el hijo que esperaba y mejor así, porque no quería tener un bastardo de esos monstruos. Luego había estado la etapa escolar en un internado de huérfanos regido por monjas rusas muy estrictas y crueles. Los tiempos antaños donde corría el dinero, la riqueza y el amor habían quedado muy enterrados en su ser. Comenzó a trabajar de secretaria gracias a su habilidad con los idiomas, trabajando para un funcionario del gobierno. Pero tampoco era un camino de dicha, pues su jefe cada tanto la acosaba sexualmente. Pippa hacía todo por evitar ese tipo de situación, pero se agobiaba más rápido que lento.

Las cosas no le estaban yendo bien a Pippa en el lado este, así que tomó la decisión arriesgada de irse de allí, sin llevarse nada valioso, pues no tenía sus objetos de valor, ya que se lo habían quitado o destruido en el saqueo de los rusos al final de la última guerra. Se enfundó en un saco largo y oscuro con un sombrero igual, buscando pasar desapercibida entre el gentío. Para su mala suerte, Berlín del Este estaba rodeada de un muro impenetrable; sin embargo había conseguido un dato de una zona de fuga segura y marchó hacia allí.

Pero alguien la detuvo antes de siquiera poder llegar a la zona segura de fuga y lo miró de arriba abajo, estudiándolo de manera inquisitiva. Inhaló aire de manera pensativa, hasta que asintió levemente. Lo siguió hasta la cafetería, donde se pidió un café cargado, manteniéndose en silencio, a la espera de las preguntas del agente en cuestión. Se veía a todas luces que era un Stasi y como supieran su verdadera intención, no sobreviviría al día de mañana, aunque no es que le molestase morir. Había sufrido grandes tragedias en su vida personal, que la muerte era un trámite más que concretar. Cuando le trajeron el café cargado, le echó varios terrones de azúcar y lo revolvió con la cuchara, mientras esperaba a que el agente hablase.

—¿Qué desea saber exactamente de mí, agente Schneider?—preguntó con toda la calma del mundo, pese a que en su interior crecía el temor de ser descubierta.
Philippa
Mañana
Berlín
Volker


Genie
Genie
User
Genie
Genie
59Mensajes :
15Reputación :
Dom Dic 19, 2021 6:10 pm por Paradise
I. Caminos Cruzados
Como espía y miembro de la stasi mi labor consistía en pasar desapercibido mientras rastreaba a aquellos cuyas sospechas teníamos de poder desertar, no sería la primera vez que nos llegaba algún aviso sobre una posible fuga para frustrarla incluso en el último momento. Quienes querían salir de esta parte de Berlín se buscaban sus medios y sus formas para poder lograrlo, claro que siempre se tenían infiltrados que nos ayudaban en nuestras investigaciones pasándonos información. Gente cuyos problemas o delitos “pagaban” pasando información, era bueno también dejar alguna que otra trampa solo para ver cómo mordían el anzuelo. No sería la primera vez que llevaba una semana siguiendo a un objetivo analizando cada uno de los pasos que daba, era importante notar el mínimo cambio que podría significar que había algo por lo que merecía la pena investigar... casi nunca fallaba. Cierto que trabajaba mejor solo y quizás por eso tenía el apodo de “Wolf”, pese a que estos se asociaban con las manadas. No negaría que tenía una pequeña “red” ajena a la stasi que trabajaba en privado para mí sobre todo para investigar ciertos objetivos, a veces los utilizaba para investigación de campo, pero al saber que aquella joven era familiar directo de Henrik Süss lo cambiaba todo por completo. Podría ser la llave que necesitábamos para encontrarlo ya que sabíamos que entablaron contacto, lo que desconocía era si ella tenía intención o no de encontrarse con su padre, pero dejar pasar una oportunidad así podría arruinar toda mi trayectoria como espía.

Así que aquel día que vi un pequeño indicio diferente no dudé en abordarla, no me gustaba hacerlo sin tener una fuente muy fiable o certezas... pero no podía esperar mucho más. Mis sospechas se reafirmaron al ver que llegaba a ese punto que denominábamos “caliente” por donde intentaban huir, claro que el muro hacía un gran trabajo y les ponía contra las cuerdas. Le sonreí cuando me acerqué a ella y tras aquellas palabras en las que pude notar que su cuerpo se tensó –analizar al objetivo era una tarea muy importante pues decía más su cuerpo que sus labios- mientras nos acercábamos hasta la cafetería mencionada. No habló nada durante todo el trayecto quizás sopesando sus opciones o porqué la había abordado de esa manera. Tras sentarnos pedí el mismo café de siempre en lo que mi mirada se centraba en ella, analizando cualquier gesto por nimio que fuera, alguna pista que me dijera si de verdad mantenía contacto con su padre. Sabiendo que era su única hija, y el miembro de la familia que quedaba con vida, algo me decía que él no descansaría hasta tenerla a su lado. La pregunta era, ¿ella querría mantener el contacto tras tantos años desaparecido de su lado? Era lo que tenía que averiguar. Mientras removía el café escuché su pregunta pero no la miré directamente, había detectado que intentó calmar sus nervios manteniéndose tranquila... pero ya la había cazado. Era cuestión de ver cuánto aguantaba.


—No se preocupe que no le robaré mucho tiempo ni tampoco será algo complicado, dado el trabajo que tiene no me gustaría retrasarla en exceso... aunque me extraña que no esté en su lugar de su trabajo, para ser sincero —comenté aunque todavía no la miré, no directamente, pero sí estaba fijo en cualquier movimiento que hacía— verá en realidad es algo bastante rutinario por lo que no debe preocuparse, nos estamos implicando mucho para que tras la guerra los ciudadanos se sientan cómodos, tranquilos y seguros... pero siempre hay quienes prefieren saltarse las normas e intentar fugarse. Queremos asegurarnos que está todo en orden y no haya problemas, así que le pregunto, ¿se siente cómoda con el trabajo que tiene? —Desconcertarla era una de mis opciones ya que así sus reacciones me dirían más, eso no se podía evitar por mucho que se quisiera salvo que tuviera un arduo entrenamiento. Aunque no era el único motivo ya que guardaba un pequeño “as” bajo la manga que utilizaría más adelante, solo aguardaba el momento— leyendo su expediente y con sus cualificaciones es posible que pueda ocupar un mejor puesto al que ahora ostenta... no sé si eso le interesaría —ante una nueva oferta de trabajo mejor de la que se tenía eran pocos quienes rechazaban algo así, claro que en realidad ese puesto no existía aunque tampoco sería inconveniente el “crearlo”— siempre buscamos una mayor eficiencia para ciertos puesto por lo que revisando expedientes el suyo es uno de los posibles candidatos, no es que no tenga ahora mismo un mal puesto, pero siempre se puede aspirar a algo mejor ¿no cree? —Y sí, esa pregunta era en realidad un poco trampa ya que podría interpretarse de diferentes maneras. Aquellos que abandonaban esta parte lo hacían en busca de algo “mejor”, o porque eran desertores que habían colaborado directamente con la SS, como su padre. Dejé que ella respondiera mientras tomaba con calma el café y la miraba de manera fija— además de darle esta información hay otro motivo por el que estoy aquí, ¿conoce usted a este hombre? —Saqué una fotografía del bolsillo dejándola sobre la mesa extendiéndola hacia ella. En dicha fotografía un hombre joven –de su edad- aparecía con una gorra y ropa casual, pero se le veía bien el rostro— Heinrich Wagner, por lo que tengo entendido tiene una relación de amistad con él y lleva varios días desaparecido, ¿usted sabe algo al respecto? —Dependiendo de su respuesta, actuaría. Pero no podía negar que lo conocía ya que no sería prudente, aunque ella quizá no supiera quién era en realidad.

Volker
Mañana
Berlín
Con Philippa


   


Ich bin Berlin HSwrz53
Paradise
Paradise
User
Paradise
Paradise
202Mensajes :
70Reputación :
Lun Dic 27, 2021 11:23 pm por Genie
I. Caminos cruzados
Lentamente el agente fue poniendo las cartas sobre la mesa indagándola sobre su empleo, haciendo que la joven alzase una ceja de forma visible, a punto de echarse a reír de lo ridículo de la situación. Sin embargo, se contuvo de reírse, dejando que le indagasen. Una vez formuladas las preguntas soltó un suspiro.—Vamos en orden...—dijo, tras beber de su café. Se acomodó en la silla, mirando con fijeza al agente.—No sé si sabe, pero existen según leyes internacionales los días libres y hoy es mi día libre.—dijo con evidente sarcasmo.—Y respecto a mi trabajo, me siento muy a gusto y la paga es buena.—respondió con calma.—Podría estar en un mejor puesto, sí...pero no he sentido la necesidad de cambiar de puesto. Quizás cuando forme una familia, cambie de puesto para poder darme el lujo de mantenerla. Pero soy solo yo.—se encogió de hombros como quitándole importancia al asunto.

Siguió bebiendo su café, hasta que vio la foto. Lo reconocía perfectamente. Era antiguo compañero de trabajo y de un día para el otro nunca más supo de él.—Lo reconozco, un colega del trabajo.—respondió, pues mentir no le serviría en absoluto.—Y sí, de un día para otro desapareció. Le he preguntado a su novia y no supo qué decirme entre llantos desconsolados. Supuestamente se iban a casar y de la nada él desaparece. ¿No tendréis algo que ver ustedes, la llamada Stasi, en su desaparición?—contó para luego atreverse a desafiarlo.—Las desapariciones o son por fuga forzosa o la Stasi mete mano en la sociedad.—comentó, mientras bebía su café con mucha calma.—¿Porqué no nos sinceramos y ponemos más cartas sobre la mesa y decimos las verdades?—murmuró, ya fastidiada de jugar al ratón y el gato.—Usted me dice su verdad de lo que quiere de mí y yo responderé de acuerdo a lo que me beneficie a corto y largo plazo.—añadió, con franqueza fría.

Si no conseguía escapar al lado oeste no era algo que le quitase el sueño. Ni la idea de morir le aterraba. Era solo un trámite más. Nada le quedaba, nada perdía. Era demasiado práctica en aquellos momentos, la joven Pippa.

Philippa
Mañana
Berlín
Volker


Genie
Genie
User
Genie
Genie
59Mensajes :
15Reputación :

 
a