Tree Of Life :: SquadTramas Squad :: Nido de Serpientes
Tree Of Life
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
2 participantes
Dom Dic 05, 2021 6:21 pm por Riven
Arcturus | INVERNESS | 08/1997.
Arcturus nunca jugaba, y por eso mismo, cuando se le presentó la oportunidad de demostrar fehacientemente a su novia de lo que era capaz si acaso la insultaban a ella, o algo parecido, así lo hizo. Sus métodos eran, sin dudas, poco ortodoxos, pero igual de valiosos, o más, él pensaba, que cualquier palabra que pudiera decir, no importaba que tan cuidada fuese. El muchacho Yaxley era un hombre de acción, más ahora, que había cumplido la mayoría de edad y podía decir eso con completa libertad.

Una vez que volvieron al broch que era la residencia veraniega de aquella familia de magos sangre pura, Tracey se separó de él, para, según ella, descansar, pues lo necesitaba. Evidentemente, no la molestó, aunque bien hubiera preferido continuar con la “velada” un poco más de lo que se había planeado, al fin y al cabo cargaba con una adrenalina que no podía explicar.

Lo que había hecho, y por tanto, ocurrido frente a sus ojos, había sido, según él, el acto más puro de amor que podía ofrecerle. Con Arcturus, la frase “mataría por ti” cobraba un sentido demasiado real, y por lo tanto, macabro. No se terminaba en la metáfora, pues ahora era claro. Acturus era capaz de matar, no solo por ella, sino por la causa que cada vez más, con cada encargo, lo absorbía sin piedad.

Lo estaba convirtiendo en lo que siempre estuvo dormido en su interior. Alguien sin escrúpulos. Y que su padre y su tío lo alentasen, sin dudas, le daba a entender ciertas cosas: estaban de acuerdo con su accionar, por supuesto, y al contrario de cualquier otra familia, no solamente lo dejaban ser, sino que estaban orgullosos de en lo que se estaba convirtiendo.

Los Yaxley no temían a la faceta más salvaje del hijo mayor, pues claro, lo necesitaban de esa forma. Sin temores, sin ataduras. Lo único que necesitaba era a su futura esposa, y a la organización. Así, se pasó la noche despierto, después de contemplar con tranquilidad, solamente a la luz de una vela. Al día siguiente, pues, apenas parecía sostenerse en sus propios pies, pero estaba alerta.

Como si todavía esperara que Tracey le dijese algo al respecto, independientemente de lo que fuese.


Spit your love on me. I'm on my knees, and I can't wait to drink your rain.
I'll keep it secret if you let me get a taste... Tell me your limit, and we'll cross the line again.

Hey, I'm LaRiven, saldando deudas.
Sasha & Avrora ♡ Always & Forever, VicitaxRiven.
Balletomane Assoluta + Testimone di Måneskin
♡ ——— *** ——— ♡

— Loyalty is in short supply these days QU46Ui0

#Émilexis:

— Loyalty is in short supply these days QDICLzw
Riven
Riven
Space - Nivel 3
Riven
Riven
1026Mensajes :
667Reputación :
Miér Dic 08, 2021 11:35 am por BloodyMary
Tracey | INVERNESS | 08/1997.
Una noche en vela. Había perdido la cuenta del número de veces que había reescrito sobre el pergamino una carta a su padre. Entonces recordó a su esposa, la madre de sus hermanos, aquella mujer y la felicidad insulsa que le proporcionaba al hombre minando la suya propia. La odiaba con toda su alma. Tanto que por orgullo estaba dispuesta a sacrificar su verano. Finalmente el papel acabó hecho una bola perdido en el fondo de la papelera de su habitación. Al menos, las reglas de los Yaxley no le permitían compartir cama con su novio. Algo que siempre había detestado, una norma que en varias noches había quebrantado, pero que esa había agradecido.

Si, fue una noche fantástica —respondió de manera mecánica a Lysandra sentada frente a la mesa de la cocina, con la vista clavada en la taza de té humeante. La mujer ya estaba cocinando —u ordenando a los elfos— el almuerzo. Aquel era su espacio, su lugar en el broch, la manera en la que cuidaba a su familia. La chica seguía sus movimientos como una alma en pena, con los ojos vacíos encontrando en aquella figura materna su aterrador futuro.

¿Por qué no vas con Arcturus?

Aquella pregunta la pilló desprevenida, con la mirada fija en los pequeños hematomas que habían surgido en su pulso derecho.

¿D-dónde está? —preguntó, estirando la manga del jersey, ocultando las consecuencias de lo sucedido la noche anterior.

En la biblioteca. Divertíos. Ya os avisaremos para el almuerzo.

Una sonrisa, la taza de té llena y la galleta mordisqueada sobre el plato había sido todo cuanto le había podido ofrecer esa mañana a su suegra.

Con la ansiedad bullendo en su interior se acercó hasta la gran sala. Era más oscura que cualquier espacio dentro de aquel broch. Las estanterías estaban cubiertas de libros, no había espacio para ninguno más y el fulgor de la sempiterna chimenea incandescente era toda la iluminación en su interior. Varios retratos familiares los rodeaban, o más bien los analizaban, o así lo sentía la muchacha cada vez que pisaba aquella sala.

Lo siento. —Se acercó, observando su espalda frente a la chimenea. —S-siento lo de anoche. C-creo que… bebí de más. Y me quedé dormida. —La pareja obviamente tenía su toque de queda. Cuando todos dormitaban profundamente en los brazos de Morfeo, los jóvenes volvían a reencontrarse con la oscuridad del broch como único testigo. Aunque aquella disculpa escondía mucho más que aquel simple desplante.
BloodyMary
BloodyMary
User
BloodyMary
BloodyMary
50Mensajes :
20Reputación :
Dom Dic 12, 2021 11:25 pm por Riven
Arcturus | INVERNESS | 08/1997.
La biblioteca parecía ser el lugar preferido de Arcturus en toda aquella enorme casona, pues allí se sentía acompañado por todos sus antepasados, incluso, se podía ver a una mujer pelirroja sonriendo calmada en la dirección de los sofás de un solo cuerpo, de respaldar alto, al lado de un hombre vestido de túnica y traje, de aspecto mortalmente serio y amenazador, con unos ojos muy similares a los del joven Yaxley, mismamente, mientras que el muchacho estaba ocupando uno de esos lugares.

Su madre había entrado un par de veces a comprobar como estaba, pues desde que se levantó, se había vuelto a encerrar en ese lugar. Solo había probado bocado del desayuno que la elfina doméstica que asistía a su madre, o mas bien, le servía, le llevó en un par de chasquidos, uno en el que apareció, dejó la bandeja y se fue.

Se sabía que el señor Arcturus no tenía que ser molestado cuando estaba en soledad. Salvo que se tratara de su novia, por eso, cuando entró, le dedicó una mirada en la oscuridad de la habitación, mientras que las crepitantes llamas de la chimenea le iluminaban el costado del rostro.

Era de día, si, pero las pesadas cortinas triples estaban cerradas, por lo que el lugar estaba sumido en penumbras. —¿Lo sientes? — preguntó, extrañado, el joven, mientras que la escrudiñaba con su mirada helada y la ceja alzada. —Ah, claro — mencionó, como si no fuera la gran cosa. Para el muchacho si lo era, sin embargo, quería saber hasta donde llegaba el arrepentimiento de su novia, por lo que eligió seguir mostrando indiferencia. Una que parecía quemar como el hielo seco. —Está bien — dijo, jugueteando con su varita en la derecha.

La misma con la que la había sujetado la noche anterior, e impedido a toda costa su marcha. —Sabes que lo haría de nuevo ¿verdad? — musitó, luego, levantó la mirada de su propio antebrazo, donde la marca parecía bailar y moverse por si misma —Defender tu honor — explicó, en su mente, eso mismo había hecho, y de mínimo, su novia tenía que agradecer profundamente que él había estado allí para sacar la cara por ella —Serás mi esposa, una Yaxley más — claro, el apellido del chico, bueno, sus dos apellidos, tenían mucho peso en el mundo mágico, más que los de ella, y todos lo sabían —Y nadie puede insultarte. ¿Está claro? Menos que menos un asqueroso muggle o sangre sucia — mencionó.

¿Delimitándole el campo de acción? Por supuesto, Arcturus era alguien que gustaba de tener todo bajo control, fuese por los métodos que fuesen.


Spit your love on me. I'm on my knees, and I can't wait to drink your rain.
I'll keep it secret if you let me get a taste... Tell me your limit, and we'll cross the line again.

Hey, I'm LaRiven, saldando deudas.
Sasha & Avrora ♡ Always & Forever, VicitaxRiven.
Balletomane Assoluta + Testimone di Måneskin
♡ ——— *** ——— ♡

— Loyalty is in short supply these days QU46Ui0

#Émilexis:

— Loyalty is in short supply these days QDICLzw
Riven
Riven
Space - Nivel 3
Riven
Riven
1026Mensajes :
667Reputación :
Mar Dic 14, 2021 6:08 pm por BloodyMary
Tracey | INVERNESS | 08/1997.
Se abrazaba tras él, proporcionando con sus manos el conforto que ni siquiera las llamas de aquella chimenea crepitante conseguían darle en esos momentos. Estaba fría como un témpano cuando el chico se giró, haciendo que inmediatamente desviase su atención hacia otro punto de la biblioteca. Como la cobarde que era.

Los cuadros la horrorizaban casi tanto como él la noche anterior. Casi. No estaba acostumbrada a ese tipo de decoración. La casa de los Davis era moderna, y su historia familiar no era tan reseñable como para poblar cada centímetro de pared con sus antepasados. Desde que el noviazgo se había hecho oficial y sus veranos eran pasados en Inverness, había padecido la mirada gélida y analítica de todos ellos. En particular había dos, una pareja, que detestaba. Nunca llegó a confesárselo a su novio, pero más de una noche creyó ver a la mujer pelirroja invadir la pintura que decoraba la pared frente a su cama.

Ya… claro. —Obviamente no tenía duda de que así lo volvería a hacer. Pero desconfiaba que las razones fueran puramente las de defender el honor de su novia. Conocía a Arcturus lo suficiente como para saber que un simple crisopo podría ser objeto de su rabia, siempre y cuando este atentase contra su propiedad. ¿Era ese el caso? Tracey hubiera preferido que la defendiese cuando en Hogwarts algún idiota se reía de su atuendo customizado o del error en una poción, que con un muggle embriagado.

Su mirada se congeló en la varita que rodaba entre los dedos del chico. De alguna manera su cuerpo reaccionó sintiendo un picor en los hematomas de su pulso.  

¿Y un sangre pura, sí? —Entonces lo miró a los ojos, sacando la valentía de no se sabe dónde. —Mmm… Creo que fue desmedido, Arcturus. —No lo creía, lo sabía. Un sonido en la sala, como el de una túnica cortando al aire, llamó su atención. La pelirroja ya no estaba.

Bueno, no importa. Mi padre me ha escrito y quiere que vuelva para celebrar mi cumpleaños —mintió. John Davis ni debía saber cuándo era el aniversario de su primogénita el muy idiota.
BloodyMary
BloodyMary
User
BloodyMary
BloodyMary
50Mensajes :
20Reputación :
Miér Dic 15, 2021 10:57 am por Riven
Arcturus | INVERNESS | 08/1997.
Arcturus sabía que no debía de confiar en balde en determinadas personas, pero quería confiar aunque fuese, en Tracey, después de todo, aunque fuese por obligación, ella se había convertido, junto con él, en alguien capaz de llevar las cosas a las últimas consecuencias. Para el muchacho había sido fácil, por supuesto. Suponía que su futura esposa simplemente estaba consternada todavía, quizá porque los descubriesen, pero… al fin y al cabo era una guerra. Y en las guerras había bajas.

El muchacho, por supuesto, dormía plácido sin remordimiento alguno. Simplemente que las noches después la adrenalina lo mantenía en vela, pero nunca escuchaba a la gente a la que había pasado por encima. No le importaba, de hecho, sus destinos.

Él tenía encargos que cumplir, expectativas, propias y ajenas, que llenar. A cualquier precio fuese. Y por mucho que le pudiese doler, ni siquiera su novia podía impedir que él alcanzara la gloria.

—Sería una pena — aclaró, de entrada, a forma de respuesta, mientras que se alzaba de hombros. —Pero también. — aseguró, pues el status de sangre no haría ningún tipo de traba para Arcturus a la hora de apuntar a alguien con su varita y recitar una maldición imperdonable. Había enemigos tanto sangre sucia, como otros que estaban a su mismo nivel. —¿Desmedido? — preguntó, con una expresión que si, fue rayana en la diversión. —¿Y que considerabas adecuado, eh? — consultó, al final de cuentas, como si de verdad le interesara ese planteo moral que le estaba realizando. ¿Le conmovió acaso? Ni una pizca.

Indignado, pues, con las circunstancias, consideraba que ahora mismo ella no entendía el gran favor que le estaba haciendo, tanto a ella como al mundo mágico en general, al purgarlo de esos despreciables.

—¿Ahora tu padre se preocupa por ti? Que novedad — comentó, evidentemente, fue con completa malicia, pues sabía de sobra, gracias a ella, que John Davis se interesaba tanto por su hija como él podía interesarse por cualquiera de sus compañeros en Hogwarts. La hija al padre le daba tan absolutamente igual, que era sorpresivo que lo pusiera como excusa. Podía ver el miedo en sus ojos, y solo una palabra se cruzó por su mente. "Cobarde". —Quizá deba escribirle para hacerle saber que estas bien aquí, como siempre. — enfatizó. Casi podía leerse en sus ojos una simple advertencia:

“Atrévete a irte. Solo haz el intento.


Spit your love on me. I'm on my knees, and I can't wait to drink your rain.
I'll keep it secret if you let me get a taste... Tell me your limit, and we'll cross the line again.

Hey, I'm LaRiven, saldando deudas.
Sasha & Avrora ♡ Always & Forever, VicitaxRiven.
Balletomane Assoluta + Testimone di Måneskin
♡ ——— *** ——— ♡

— Loyalty is in short supply these days QU46Ui0

#Émilexis:

— Loyalty is in short supply these days QDICLzw
Riven
Riven
Space - Nivel 3
Riven
Riven
1026Mensajes :
667Reputación :
Miér Dic 15, 2021 5:23 pm por BloodyMary
Tracey | INVERNESS | 08/1997.

Hubiera preferido terminar la noche disfrutando de los fuegos artificiales, como habíamos planeado. —En verdad eso había sido cosa suya, tal y como introducirse en aquel maldito callejón.

Sí, desmedido —susurró.

Totalmente fuera de lugar. Ambos parecían estar en universos completamente opuestos, viviendo realidades paralelas. Pero si en algo se parecían ambos, era en su cabezonería. No iba a desdecirse, no al menos de momento. Claro que la morena, manipuladora como era, conseguía darle la vuelta al discurso por completo si con ello vislumbraba una posibilidad de ganar.

Una pérdida de tiempo. ¿No crees que tu padre y tu tío opinarían lo mismo? El camino a la libertad que tanto anhelas no se lleva a cabo ensañándote con un asqueroso borracho.—Hablar el mismo idioma que su novio era algo que había aprendido con los años. A veces  se preguntaba cómo Arcturus Yaxley podría haberse fijado en ella. Un chico siempre tan callado, tan regio, totalmente opuesto a Tracey.  Siempre acababa llegando a la misma conclusión, de alguna manera extraña, ambos se entendían.

Deberías saberlo. El candidato con más puntos a obtener el premio anual repartiendo justicia con un muggle indefenso… Supongo que se esperan otras cosas de ti. —Un deje decepcionado se notó en su voz, como si tuviera la más mínima idea de lo que realmente estaba hablando.

Eso deberías dejárselo a Malfoy —dijo maliciosa pero sin dejar de observarlo con aquellos ojos azules desvalidos. Era increíble la facilidad con la que mutaba de piel. ¿Por algo era una serpiente no? De parecer un inerme mooncalf a punto de ser sacrificado a convertirse en un basilisco rondando su presa.

Torció los labios, desde luego referirse a su padre no había sido un golpe bajo. No tanto como la mención a Draco o eso creía. Hacía demasiado tiempo que había asumido el lugar que ocupaba en la vida de su progenitor. Una de las tantas razones por las que deseaba perder cuanto antes el apellido.

No hace falta que te molestes, ya lo he hecho yo. Con bastante probabilidad será mi último cumpleaños siendo una Davis. Supongo que solo intenta… —Había sido una pésima idea. —Da igual, le diré que lo celebraremos aquí. Como siempre.
BloodyMary
BloodyMary
User
BloodyMary
BloodyMary
50Mensajes :
20Reputación :
Jue Dic 16, 2021 1:22 am por Riven
Arcturus | INVERNESS | 08/1997.
¿Fuegos Artificiales? Si, podía decir quizá que había dado un “espectáculo de luces” poco convencional a su novia, pero de hecho, había resultado incluso mejor, al menos, desde su retorcido punto de vista. Arcturus era de esos que simplemente consideraba la magia mejor que cualquier artefacto muggle, y que terminaran saliendo hacia Inverness, teniendo que pasar desapercibidos ante aquellos, le asqueaba.

Tanto, que simplemente se desquitaba cuando tenía la oportunidad. Según él, quienes tendrían que ocultarse y temer deberían ser los mismos muggles, no ellos, quienes contaban con poderes más allá de la imaginación de cualquiera de esas ratas asquerosas.

Y pese a todo lo que su novia podía esperar de él… Arcturus simplemente rio, como si le hubieran contado el mejor chiste posible. —¿Tu crees que eso era por algo respecto de la causa, amor mío? — preguntó, usando ese apelativo meloso que tantas veces había recitado para ella, pero ahora tenía otro tinte. Uno oscuro. Amenazador. —Por favor, solo me estaba divirtiendo. — comentó, restándole importancia a todo lo demás. Su padre consideraría cualquier cosa como reprobable, no porque fuera débil, simplemente porque creía que se podía ahorrar ciertas cosas, pues era más “diplomático” si se quería, más el joven Yaxley era parecido a su tío Corban en muchas cosas, quien lo había influenciado enormemente con su presencia.

Arcturus era un hombre de pocas palabras, y de acción. Y como tal, sabían todos como se gastaba cuando las cosas empezaban a complicarse.

Y automáticamente soltó un bufido. —Ya se te está gastando esa carta, cariño — dijo sin más, a modo de respuesta. —Además ¿Crees que un cobarde como Malfoy podría siquiera con un muggle? Lo dudo, si luego de — y levantó las manos para hacer las comillas en el aire “asesinar a Dumbledore” según la perra mentirosa de su tía, que no compro absolutamente nada de lo que dice esa desquiciada — aclaró —se la pasó llorando como una niña chiquita. Incluso Calliope es mas valiente que él — dijo, refiriéndose a su hermana de quince años.

“Y que tú” quiso añadir, pero al final no lo hizo.

Quizá, conmovido por esos ojos de cachorro abandonado mojado que le ponía a veces. No se podía saber a ciencia cierta, porque no lo mostraba en sus expresiones. Pero normalmente Davis conseguía anotarse alguna que otra victoria en esas discusiones que mantenían. —Excelente. Sabes que esta es tu familia, Tracey. — dijo, por fin, dando por zanjado el tema del cumpleaños de su futura esposa. Recalcándole que ellos, los Yaxley, y sobre todo él, era todo lo que tenía. Si quería seguir siendo alguien, le convenía no cabrear a ninguno de ellos. —Aunque cuando eso pase, no podrás seguir eludiendo tus responsabilidades — comentó.

Estaban en una guerra, una que definiría todo el destino del Mundo Mágico, aquel que ellos tenían por delante. Y por lo tanto, Tracey tenía que decidirse. O estaba con ellos, con los Mortífagos, o en su contra. Arcturus no cometería ningún error, y si ella quería ser su esposa, en pleno derecho, sabía las condiciones que debería de aceptar, tarde o temprano.


Spit your love on me. I'm on my knees, and I can't wait to drink your rain.
I'll keep it secret if you let me get a taste... Tell me your limit, and we'll cross the line again.

Hey, I'm LaRiven, saldando deudas.
Sasha & Avrora ♡ Always & Forever, VicitaxRiven.
Balletomane Assoluta + Testimone di Måneskin
♡ ——— *** ——— ♡

— Loyalty is in short supply these days QU46Ui0

#Émilexis:

— Loyalty is in short supply these days QDICLzw
Riven
Riven
Space - Nivel 3
Riven
Riven
1026Mensajes :
667Reputación :
Jue Dic 16, 2021 5:30 pm por BloodyMary
Tracey | INVERNESS | 08/1997.
Y ahí estaba la confesión. Lo que había comenzado como una muestra de amor y respeto, el defender el honor de su novia, se había minimizado al punto de ser una mísera diversión. Nada que la sorprendiera en verdad, aunque en su maltrecho corazón todavía albergaba una minúscula esperanza de que no fuese así. Quizás hasta lo habría exculpado. Eso por supuesto le llevaba a plantearse la posibilidad de que ella también se tratase de un mero pasatiempo. Razones no le faltaban para ello. Arcturus no perdía la oportunidad de ridiculizarla, minimizar sus sentimientos o manipularla llegando al punto de ella misma llegar a dudar de sus percepciones confundiéndola.

Y qué importa que llore si para todo el mundo fue él. —Tracey también tenía sus dudas, aunque estas eran germinadas de la semilla de la desconfianza de su novio.

Seguro que él… el Señor Tenebroso también lo cree. Si lo eligió, sería por algo. — Sí, le estaba echando en cara, que él no había sido el elegido.

Convertirse en una Yaxley significaba un seguro de vida. Uno que estaba del todo fuera de su alcance hasta que la alianza adornase su anular. Significaba no tener que volver a hacer colas, obtener el interés de la prensa rosa protagonizando las revistas que devoraba todas las noches, poseer más bóvedas en Gringotts… Hasta que la muerte los separase.

Claro que las responsabilidades era un —otro— tema en el que diferían sus opiniones. Mientras el  chico esperaba de su esposa una auténtica dama del terror, ella se conformaba con poder darle herederos o cambiar la decoración —horrible, todo sea dicho— de esa casa. Para cuando ellos estuvieran casados, aquella guerra ridícula ya habría acabado y podrían ser felices. ¿Había ofrenda de amor más grande que condenar su esbelto cuerpo a las miserias —y kilos— que suponía un embarazo? Arcturus debería estar muy agradecido.

Hablas como si dudases que fuese a hacerte el hombre más dichoso del mundo. —Un rápido vistazo le bastó para comprobar que aquella pelirroja ya no los observaba, animándola a acercarse sinuosa hasta el chico. Sus manos abrazaron con cuidada ternura las mejillas marcadas del Yaxley.

Yo no tengo duda alguna de que tú así lo harás. —Casi que pudo sentir el peso del anillo en su dedo en esos momentos. Aquella reliquia familiar que días atrás Lyssandra, en confianza de suegra-nuera, le había presentado la sortija con una gigante piedra esmeralda de sus antepasados. La misma que lucía la mujer de cabellos rojos y que algún día sería suya.

Yo sí te he elegido.

BloodyMary
BloodyMary
User
BloodyMary
BloodyMary
50Mensajes :
20Reputación :
Jue Dic 23, 2021 4:26 pm por Riven
Arcturus | INVERNESS | 08/1997.
Lo desmedido no parecía en lo más mínimo preocupar a Arcturus, que estaba más que dispuesto a llegar a las últimas consecuencias, si era necesario, en la concresión de un mundo en donde los que merecían estar en la cima de la pirámide lo estuvieran realmente, y no ocultándose como ratas por miedo a lo que dirían de ellos la gente sun poderes.

¿No que durante cierto tiempo de la historia habían quemado a magos y brujas indiscriminadamente? Bueno, el joven Yaxley estaba más que dispuesto a devolverles el favor, y con intereses, por el tiempo que había pasado. Si los demás se horrorizaban, y tenían el estómago débil como para soportar lo que debía ser hecho, no es que eso fuera a detenerlo.

Evidentemente, el muchacho la escrudiñó con una mirada que delataba que ese comentario no le había gustado ni un poco. Su desagrado era imposible de ocultar. —Si efectivamente fue él… — dijo, claramente, con todas las dudas que seguía teniendo al respecto de ese hecho. —¿Dónde está entonces la Varita de Sauco? Debería obedecerle a él. Cualquiera sabe como funciona. Son cuentos que nos contaban de niños. — terminó por decir. —Ay ¡por favor! — dijo, riéndose un poco. Aquello le parecía sumamente estúpido. —¿Te crees que lo eligió por especial? No me hagas reír, que me dolerá el estómago. — aseguró —Malfoy mata a Dumbledore, en el hipotético caso que fuese así, la Varita de Sauco le pertenece. Es un blanco demasiado fácil para alguien como el Señor Tenebroso, lo asesinará y se quedará con la varita más poderosa jamás concebida. — se alzó de hombros.

—¿Todavía te crees que tu querido Draco es especial? — dijo, alzando la ceja. Y si, lo mencionó como si su novio fuese el rubio y no él. Si tanto lo mentaba, debería ser por algo. —Lamento decepcionarte. Lo eligieron por dispensable. — terminó por quedarse tan tranquilo, pues el hijo de un cobarde como Lucius Malfoy no era precisamente uno de los elementos más confiables de los Mortífagos. Era alguien de usar y tirar. Cualquiera que no lo viese estaba subestimando seriamente la capacidad de pensamiento de Lord Voldemort.

No le sorprendía en lo absoluto viniendo de Tracey, quien todavía no se convencía de que estaban en el lado correcto.

Pero no se quedaría solo con eso. —A menos que quieras andar detrás de él ahora — mencionó —Como otros. — se alzó de hombros al decir eso, notando que ella sabría rápidamente a quien se refería. Si ella elegía eso, seguramente, entendía los costes que tendría. Cofraternizar con el enemigo podía simplemente llevarla a la desgracia, y si sabía lo que le convenía, seguro se daba cuenta que cabrear a Arcturus no era una buena opción.

La ceja alzada del joven Yaxley, en un gesto muy similar al de su abuelo paterno, fue el que le transformó la expresión a la hora de darse cuenta que estaba cambiando el foco de lo que quiso decir al respecto de asumir sus responsabilidades. Él no se estaba refiriendo a sus deberes como esposa, per se, sino con su misma sangre.

Defender al status de sangre era tanto su deber, como lo que ponía en juego el honor de la familia Yaxley, a la que ella pertenecería.

Y es que en realidad, muy a su manera, incluso con todo lo que pasaba por su mente, Arcturus estaba seguro de una cosa: amaba a Tracey, aunque muchas veces no pareciera así. Estaba seguro de amarla con más intensidad que cualquiera pudiera hacerlo con su futura mujer. Tanto así, que estaba seguro de que podrían hacer lo que fuese. —Y yo a ti — terminó por decir, finalmente. ¿Acaso podría atreverse a negarlo? No se le hubiera pasado por la cabeza.


Spit your love on me. I'm on my knees, and I can't wait to drink your rain.
I'll keep it secret if you let me get a taste... Tell me your limit, and we'll cross the line again.

Hey, I'm LaRiven, saldando deudas.
Sasha & Avrora ♡ Always & Forever, VicitaxRiven.
Balletomane Assoluta + Testimone di Måneskin
♡ ——— *** ——— ♡

— Loyalty is in short supply these days QU46Ui0

#Émilexis:

— Loyalty is in short supply these days QDICLzw
Riven
Riven
Space - Nivel 3
Riven
Riven
1026Mensajes :
667Reputación :
Mar Ene 11, 2022 6:05 pm por BloodyMary
Tracey | INVERNESS | 08/1997.
En verdad nunca se había planteado aquella visión. El más dispensable. Lejos de ofenderse por ver contrariada su teoría, se enorgulleció de su novio. No eran pocas las veces que por un mísero segundo llegaba a odiarlo. No le faltaban razones tampoco. Pero era apenas un momento de fragilidad pues luego siempre acababa por recobrar la cordura y aquellos ojos que desprendían llamas capaces de calcinar una ciudad entera le devolvían una mirada llena de admiración. Todavía seguía sorprendiéndose cómo alguien tan inteligente —el que más— se había fijado en ella. Si algo podía tener por seguro el chico es que no encontraría en algún rincón del mundo alguien capaz de superar la veneración que le profesaba Tracey.

Cierra la puerta… —susurró acariciando su oído con un aliento cálido. Al fin y al cabo era él quien sostenía la varita y podría ahorrarle a su madre la visión de su nuera introduciendo la mano bajo la tela del pantalón.

La noche anterior solo se había divertido él, ahora lo harían los dos. Porque de esa manera podría ahorrarse una conversación que no llevaría a ningún lado, unos cuantos reproches, la posterior discusión —otra—, porque en verdad era la única forma que Tracey sabía que podía complacerlo…Y porque lo amaba también, por qué no.

Su amor era y sería mucho más importante que cualquier marca.

BloodyMary
BloodyMary
User
BloodyMary
BloodyMary
50Mensajes :
20Reputación :

 
a