Tree Of Life :: SquadTramas Squad :: Dragons of Dorne
Tree Of Life
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
2 participantes
Sáb Dic 11, 2021 12:44 am por Makaria
Chapter one
IS THIS DESIRE?
La tarde de su combate con el hijo de Nymor había culminado con su victoria completamente anticipada. Varios nobles habían asistido al encuentro, también sus padres y algunos de sus hermanos y hermanas. En el momento en el que el príncipe dorniense acabó en el suelo, con su pie sobre el pecho y su espada junto a su cuello, la tribuna de nobles de Desembarco del Rey estalló en victores por su princesa. Marella demostró su altura ayudando a incorporar al príncipe una vez su victoria fue determinada y tras una reverencia formal, partieron por diferentes caminos. Esa tarde festejó junto a su familia, su padre no estaba del todo contento con la idea de dejar pasar la oportunidad de la unión familiar, pero su amor por su hija era mas grande que cualquier otro deseo de política.

Bueno, tal vez su príncipe no era tan bueno en la espada... pero seguro era igual de dulce que el vino dorniense. — Suelta burlona para el grupo de nobles que le festejaban cada broma y aseguraban que había hecho lo mejor: poner en su lugar al heredero de Nymor Martell, quien aún no reconocía al rey Aegon como el suyo. Las risas, la comida y las bebidas continuaron hasta que el sol se puso. Sus padres ya se habían excusado hacía varias horas junto a sus hermanas y finalmente algunos nobles comenzaban a quedarse dormidos y a irse a sus aposentos también.

Marella rechazó toda ayuda para llegar a los suyos, entre risitas y pasos algo torpes por el exceso de vino, adentrándose en los pasillos del castillo de camino a sus aposentos. Subió escaleras riéndose un poco de su propia torpeza y agradeciendo que llevaba su ropa de combate y no sus vestidos o probablemente hubiese terminado desnucada al caer. Al llegar al pasillo de sus aposentos pudo vislumbrar una figura masculina aguardando allí, le costó algunas milesimas de segundo reconocerlo. — ¿Qué haces aquí, cerebro de reptil? — Inquiere burlona. — Te haz confundido, este es el área de niñas, ¡no! De princesas. Aquí no encuentras a tus golfas de siempre. — Le espeta con gracia.
Marella Targaryen | Con Maegor Targaryen | PASILLOS DE FORTALEZA ROJA | Noche
Makaria
Makaria
User
Makaria
Makaria
73Mensajes :
18Reputación :
Sáb Dic 11, 2021 1:51 am por Riven
Is this desire?
PHASE B, CHAPTER 2
La mejor decisión en ese momento había sido embriagarse para olvidar aquella especie de juicio por combate que decidieron llevar a cabo para no ceder ninguno a sus deseos plenamente. No estaba en el ánimo de su padre ni tampoco en el de Marella, así que el mejor acuerdo al que podían haber arribado era ese. Sin embargo, aunque se suponía que debía de estar presente hasta que se terminase todo, había encontrado la forma de escabullirse de aquel espectáculo “sin ser visto”. Seguramente su padre se había percatado, pero todavía no le caía encima el regaño. Supuso que ya vendría.

De tal manera, desconocía el resultado de aquella contienda pero odiaba pensar en la posibilidad de que la enana petulante aquella se hubiera dejado vencer solo para darle el gusto al Conquistador. Le daba repugnancia pensar en que hubiese sido vencida y por ende, teniendo que acabar en Dorne como una mas de los Martell, que no es que no diese el pego, porque era exactamente como una de ellos, y no parecía en nada una Targaryen, pero todos sabían la verdad. Dentro de esas venas ardía la sangre del dragón, y nadie podría jamás negarlo.

Así, apenas sosteniéndose por propio pie, iba caminando por los pasillos iluminados con antorchas de la fortaleza que había conseguido levantar su padre en, prácticamente, tiempo récord. Casi sin proponérselo realmente, sus pies fueron los que lo guiaron hasta el pasillo en donde estaba la entrada al cuarto de su hermana menor. El silencio era sepulcral. Todo hasta que escuchó unos pasos venir en su dirección. —Golfas ¿eh? — dijo en ese momento Maegor mientras que alzaba una ceja y la miraba de arriba abajo. —¿No es un poco tarde para que la princesita esté vagando por los pasillos? — preguntó, con un tono que poco distaba de ser autoritario. No es que estaba siendo amable con ella, en lo absoluto. Le estaba reclamando.

—¿Y tú qué? Seguramente has estado revolcándote de todas formas con alguno — la frustración del príncipe salía a relucir mientras, igual que a una presa antes de la cacería, la iba acorralando contra una de las paredes de forma lenta para no dejarle escapatoria. —Ya que te has negado a Dorne, seguramente has encontrado la forma de joder a tu querido tío si perdiste — escupió esas palabras con un odio que poco podía disimularse. Si ella no fuera tan estúpidamente orgullosa como era, Maegor hubiera peleado por Marella, asegurándose la victoria tras matar al heredero dorniense.

Para él hubiera sido pan comido. Pero ¿por qué carajos tenía que ser ella tan cabezota? —¿Y? ¿Al final irás de modosita atrás del hijo de Nymor? — preguntó con malicia. Sin darse prácticamente cuenta, la tenía contra una de las paredes del pasillo lateral a la puerta del cuarto. Estaban demasiado cerca, mucho más de lo que nunca habían estado, pero de todos modos parecía no importar, pues su enfado primaba ante cualquier otra cosa.
CON MARELLA TARGARYEN. | FORTALEZA ROJA, DESEMBARCO DEL REY | NOCHE.


Spit your love on me. I'm on my knees, and I can't wait to drink your rain.
I'll keep it secret if you let me get a taste... Tell me your limit, and we'll cross the line again.

Hey, I'm LaRiven, saldando deudas.
Sasha & Avrora ♡ Always & Forever, VicitaxRiven.
Balletomane Assoluta + Testimone di Måneskin
♡ ——— *** ——— ♡

— B.2. Is this desire?. [TW] QU46Ui0

#Émilexis:

— B.2. Is this desire?. [TW] QDICLzw
Riven
Riven
Space - Nivel 3
Riven
Riven
1028Mensajes :
667Reputación :
Sáb Dic 11, 2021 2:32 am por Makaria
Chapter one
IS THIS DESIRE?
Ah, estúpido Maegor. Llegando allí casi sin poder caminar derecho y apestando a alcohol, seguramente también a alguna fragancia barata de prostituta pero no llegaba a olfatear desde allí. No lo había visto durante el enfrentamiento, al terminar tampoco. No iba a admitir jamás que al derribar al heredero Martell buscó los ojos púrpuras entre los presentes. Tampoco iba a admitir la decepción de no haberlo visto allí.

Si, golfas. Las únicas que deben soportar tu compañía, y solo porque les pagas. — Espeta de forma agresiva, como un dragón enojado. Aquel reclamo la hace soltar una risotada a pesar de las horas que eran, sin importarle si alguien la escuchaba y salía a ver que sucedía. — Tal vez lo sea, estuve festejando hasta hace poco. — Explica sonriendo con malicia, sin darle explicaciones realmente de si era porque había ganado su libertad o si estaba comprometida. Aunque hasta el cerebro de reptil debía saber que irse a Dorne como esposa del hijo de Nymor no la dejaría tan alegre.

Su ceño se frunce de repente mientras él avanza y ella retrocede. No se da cuenta de que de a poco va acorralándola contra la pared, en cambio su atención esta en el hecho de que acababa de insultarla. — ¿Y eso por qué ha de importarte, Maegor? Tú no le pides permiso a nadie para revolcarte con cualquier par de piernas. Tampoco debo hacerlo yo. — Le dice sabiendo ver el enojo y frustración ajena y usándola en su contra. Exactamente como en sus peleas, utilizando la fuerza del adversario en su contra.

Pero Maegor estaba realmente molesto, se le notaba en como endurecía la quijada y sus fosas nasales parecían agrandarse cada vez que respiraba. Y entonces Marella se da cuenta de lo que realmente sucedía. El muy bruto creía que había perdido. Estaba molesto por eso. Su mano toca la fría piedra y su espalda choca contra la pared mientras él permanece muy cerca de ella. Marella traga saliva con dificultad de repente y alza su mentón, intentando estirarse y alargar su cuerpo para no ser menor a él. Aunque en realidad, si lo era.

¿Odiarías ver eso, verdad? — Pregunta dibujando una sonrisa malvada en su rostro mientras le mantenía la mirada desafiante a los ojos. — Tal vez si, tal vez no. ¿Me dejarías partir cuando deba ir a desposarme al desierto Dorniense? — Inquiere llevando aún mas adelante aquella mentira, sembrando la duda en el aturdido cerebro ajeno, queriendo escuchar la verdad salir de sus labios.
Marella Targaryen | Con Maegor Targaryen | PASILLOS DE FORTALEZA ROJA | Noche
Makaria
Makaria
User
Makaria
Makaria
73Mensajes :
18Reputación :
Sáb Dic 11, 2021 2:55 am por Riven
Is this desire?
PHASE B, CHAPTER 2
—Pues no parece, porque siempre ruegas porque te conceda un duelo con la espada. — respondió en ese momento el príncipe. Lo cierto era que normalmente no hablaba, como si le hubiesen cortado la lengua y se la brindaran a Balerion como bocadillo, pero lo cierto era que el alcohol le hacía envalentonarse hacia el lado estúpido, por supuesto, y le daba por hablar todo lo que no decía nunca en un estado de sobriedad.

El enfadado príncipe alzó una ceja —Pues vaya coincidencia — indicó. Sus andadas con su hermano eran más que conocidas, así que no era problema el saber, a veces, donde se encontraba. ¿Qué no debía importarle? Por supuesto que le importaba, le importaba y le quemaba por dentro. Maldita fuese, porque esas estupideces que hacía lograban enfadarlo a tal punto que había jurado atravesar con su espada a cualquiera que osase mirarla en frente de él.

Muchos habían intentado burlar al príncipe dragón y así habían perecido. Claro que ella desconocía ese hecho, pero los rumores se extendían tan velozmente que era poco probable que así fuera, claro que las gentes fantaseaban un poco a la hora de contar sus historias.

Se mordió la lengua para no insultarle de peor manera, o de decirle que hasta ahora no había probado lo que era un verdadero hombre. Marella tenía una facilidad enorme para sacarlo de sus casillas, y eso debería hacerle odiarla, pero tenía un maldito efecto totalmente contrario. La deseaba cada vez con más fuerza, pero no lo admitiría a ella porque sería perder esa guerra silenciosa en la que llevaban años.

Sus ojos púrpuras atravesaron aquellos oscuros insondables de la chica. Si, lo odiaría cada segundo de ellos. Por eso mismo la condenaba por lo estúpida que había sido. Por ir por el camino difícil. Su mandíbula apretada cedió tan solo un poco para murmurar entre dientes —Antes le atravesaría el corazón con Fuegoscuro. — sentenció. Si, se le había ido la lengua y quizá, eso sería su condena. Y si, veladamente estaba diciendo que estaba dispuesto a robar la espada de su padre de la vaina para matar al heredero de Lanza del Sol.
CON MARELLA TARGARYEN. | FORTALEZA ROJA, DESEMBARCO DEL REY | NOCHE.


Spit your love on me. I'm on my knees, and I can't wait to drink your rain.
I'll keep it secret if you let me get a taste... Tell me your limit, and we'll cross the line again.

Hey, I'm LaRiven, saldando deudas.
Sasha & Avrora ♡ Always & Forever, VicitaxRiven.
Balletomane Assoluta + Testimone di Måneskin
♡ ——— *** ——— ♡

— B.2. Is this desire?. [TW] QU46Ui0

#Émilexis:

— B.2. Is this desire?. [TW] QDICLzw
Riven
Riven
Space - Nivel 3
Riven
Riven
1028Mensajes :
667Reputación :
Sáb Dic 11, 2021 3:12 am por Makaria
Chapter one
IS THIS DESIRE?
Eso es simplemente porque eres mas fuertes que los escuderos con los que padre me deja entrenar. — Le espeta con gracia, como si no fuera algo obvio. Pero mas allá de lo que podían pelear con las espadas, la verdadera batalla que se cargaban ellos dos era una silenciosa donde no había espadas, sino sus propios egos que buscaban salir victoriosos y a la vez no dejaban que ninguno cantara la victoria. Era algo amargo, porque muchas veces se encontraba a si misma deseando de una buena vez declararse la derrota y dejarlo entrar.

Pero ahí estaba, el idiota con aquellos comentarios que le dejaban saber lo bien que la pasaba con las golfas con las que andaba. ¿Por qué seguía revolcándose con ellas cuando con tan solo unas palabras podría tenerla a ella? Era mucho mejor que cualquier otra, nadie iba a hacerle sentir lo que ella. ¿Por qué debía hacer todo mas complicado?

Y luego iba y escuchaba los rumores de como sus pretendientes terminaban lastimados o asesinados incluso por la indomable espada de Maegor Targaryen, quien no toleraba ver como su media hermana era cortejada. Daella le había insistido para que terminara con aquel espectáculo, que nadie debía morir por una mera disputa entre ellos dos, que esperaban ver quien aguantaba mas. Pero Marella nunca había sido el tipo de mujer culposa o con remordimientos, no sentía pena alguna por hombres que no había podido defender el deseo de ella, así como hacía Maegor.

En ese momento, mientras sus ojos parecen cortarse los unos a los otros y la respiración de ambos se chocan por la cercanía que tienen, Maella puede sentir cómo el corazón le galopa como miles de caballos cabalgando a la batalla. Sus finas cejas se alzan de repente, escuchando como murmuraba aquella amenaza. No puede evitar morderse el labio inferior mientras una sonrisa se le escapa. — Me encantaría verte hacerlo, de verdad que si. — Murmura extasiada mientras en su propia mente imagina aquella secuencia.

Pero no es necesario que inicies una guerra, cerebro de reptil. — Le espeta apoyando su cabeza suavemente contra la pared de roca. — Porque le he ganado justamente en mi juicio por combate, me he librado del compromiso. — Deja saber finalmente. — Me ofende que hayas creído que podría ganarme. — Añade con un bufido, poniendo los ojos en blanco. — Ya es hora de que vayas a la cama, Maegor. Es tarde. — Señala con una media sonrisa volviendo la mirada a él, casi inevitablemente baja la misma a los labios ajenos por unos segundos y se arrepiente. Necesita que se vaya o terminaría haciendo algo de lo que se arrepentiría.
Marella Targaryen | Con Maegor Targaryen | PASILLOS DE FORTALEZA ROJA | Noche
Makaria
Makaria
User
Makaria
Makaria
73Mensajes :
18Reputación :
Sáb Dic 11, 2021 3:20 am por Riven
Is this desire?
PHASE B, CHAPTER 2
—Cuando quieras, rétame, y padre no podrá negarlo — aseguró, pues por costumbre, un duelo de caballeros no podía ser detenido, aunque realmente, Marella no fuera específicamente un caballero, pero podía asemejarse a uno simplemente por el hecho de que se había sometido a entrenamientos de guerra como cualquiera de los príncipes mayores, hijos de Aegon Lordragón.

Su guerra de orgullos que eran más grande que la colina que llevaba el nombre de su madre, y de hecho, no parecía terminar jamás. Maegor no se rendiría porque ante todo tenía un ego muy grande, y declararse en derrota ante su hermana menor sería impensado.

Aunque en momentos como ese necesitara, quizá, el hacerlo y dejar toda esa tontería atrás. Pedir su mano y olvidarse de toda la estupidez que rodeaba a la Fe de los Siete y demás tonterías que en realidad, le eran ajenas. Al menos él seguía al pie de la letra las costumbres valyrias.

Esa confesión, quizá, fue demasiado lejos, pues en una parte decía exactamente lo que estaba pensando, y por otra, declaraba que estaba seguro de que no llegaría a soportar el hecho de que perdiese y se viese obligada a partir a Dorne. —Lo haré si se atreve a reclamarte — aseguró, y es que estaba enfadado a tal punto que no le importaría desatar una guerra civil, después de todo, es lo que Nymor deseaba, y si lo presionaban un poco de más, es lo que obtendría.

La miró de arriba abajo unos segundos, y como si fuera posible, se acercó un paso más. Observarla así, acorralada contra la pared del pasillo de su cuarto solo provocaba que Maegor le dedicara pensamientos poco inocentes. —Oféndete, pues. Yo hubiera peleado si me lo pedías. — dijo —¿Qué gracia tiene arriesgarte así? ¿Eh? — reclamó otra vez, pues todavía, aún y habiendo cantado victoria la morena, lograba calmar esa ira que le quemaba como el ardor de su propia sangre bullendo. —No — sentenció, antes de pasarle el pulgar por sus labios. Había notado como lo vio hace un segundo. Descendió por el mentón y luego a su cuello. Podía perderse en los pronunciados escotes estilo dorniense que solía portar y no hacían otra cosa que volverlo loco, pero se detuvo allí, en el nacimiento de las clavículas. —Las princesas no deberían andar cerca de la hora del lobo fuera de sus estancias — musitó para ella. —Las bestias andan al acecho — aseguró, mientras que puso su rostro a milímetros de ella, al lado de él, quedaba pequeña y preciosa, morena, de ojos oscuros, deseable, hermosa.
CON MARELLA TARGARYEN. | FORTALEZA ROJA, DESEMBARCO DEL REY | NOCHE.


Spit your love on me. I'm on my knees, and I can't wait to drink your rain.
I'll keep it secret if you let me get a taste... Tell me your limit, and we'll cross the line again.

Hey, I'm LaRiven, saldando deudas.
Sasha & Avrora ♡ Always & Forever, VicitaxRiven.
Balletomane Assoluta + Testimone di Måneskin
♡ ——— *** ——— ♡

— B.2. Is this desire?. [TW] QU46Ui0

#Émilexis:

— B.2. Is this desire?. [TW] QDICLzw
Riven
Riven
Space - Nivel 3
Riven
Riven
1028Mensajes :
667Reputación :
Sáb Dic 11, 2021 3:24 am por Makaria
Chapter one
IS THIS DESIRE?
Una media sonrisa se dibuja en su rostro al escucharlo. Sabía que su padre no iba a negarle nunca nada, no por él, sino por ella. Era su menor y su favorita, según lo que muchos decían, pero Marella sabía que el amaba a sus hijas por igual. — Bien, lo haré. Te reto en este mismo instante, Maegor. No creas que te tengo miedo. — Le espeta en un subidon de confianza claramente envalentonado por el vino dorniense que ha bebido en mas exceso de lo que solía hacer en las simples cenas familiares. Tonto cerebro de reptil, creía que podía amedrentarla o hacerla sentir inferior. No sabía con quién se estaba metiendo.

O tal vez si lo sabía... vaya, ¿a quién engañaba? Marella y Maegor se conocían perfectamente, se medían el uno al otro desde que fueron capaces de mirarse con otros ojos, ojos que no responden a un mero reconocimiento fraternal entre hermanos. Y que le dijera que era capaz de montar toda una guerra civil con los dornienses, luego de años de paz, luego de que su propia madre lo haya tratado como otro de sus propios hijos, solo por ella... Sentía que su pecho y su rostro estaban prendidos fuego, como si uno de los dragones haya respirado fuego a escasos metros de ella.

Sus labios se fruncen en una mueca cuando lo escucha responder de esa manera. — Ah, ya veo... ¿lo que te duele es tu ego? ¿Te duele que no haya acudido a ti como damisela en peligro? — Inquiere con tono de burla hacía él. — Tiene toda la gracia porque lo he hecho yo misma, porque yo sola me he ganado mi libertad. — Le espeta firmemente, alzando su mentón de manera orgullosa. — Y eso es algo que un hombre como tú, que ha nacido con la libertad de elegir acostarse con cualquier zorra o desposar a una noble con dinero cuando se le ocurra, nunca entendería. — Sus palabras salen destilando orgullo y tozudez.

Pero de repente toda aquella altura que siente que ha ganado con sermon se desaparece, porque Maegor ha pasado su pulgar por sus labios. Había sido tan solo unos segundos pero tuvo que hacer un esfuerzo sobrehumano por no seguir aquel dedo con su cuerpo cuando lo movió, como un gato que busca ser acariciado. El dedo ajeno acaricia su mentón y baja como una línea por su cuello. Su respiración se detiene en esos instantes y su clavícula se debe marcar muchísimo contra la piel contraída.

Traga saliva con dificultad, sintiendo un cosquilleo en su vientre. El espacio entre ambos era ínfimo, cuando hablaba podía sentir su aliento chocarle contra la boca y la nariz. Era embriagante mientras aquellos ojos violáceos, salvajes y depredadores la miraban con hambre. — Se me da perfecto cazar bestias... — Murmura por lo bajo mientras su cuerpo es aplastado por él. — Aunque tal vez con tanto vino que he tomado... no debería arriesgarme, podría lastimarme. — Añade para jugar un poco mas con él.
Marella Targaryen | Con Maegor Targaryen | PASILLOS DE FORTALEZA ROJA | Noche
Makaria
Makaria
User
Makaria
Makaria
73Mensajes :
18Reputación :
Sáb Dic 11, 2021 3:25 am por Riven
Is this desire?
PHASE B, CHAPTER 2
—Se perfectamente que no me tienes miedo, pero te aplastaré de todas formas, princesita — comentó en ese momento, haciendo énfasis en la última palabra, dicha en alto valyrio. La observaba fijamente en todo momento, y no estaba seguro en que preciso instante su tono había cambiado desde uno salido de la ira a otro más íntimo. Personal, cercano.

No podía decir, de todas formas, que sus irreconciliables estilos de batalla, muy diferentes el uno del otro, no hicieran más divertidas las cosas. Maegor sabía que en la lucha cuerpo a cuerpo, tenía un ansia de sangre y de victoria muy grande, y que su corpulencia hacía el trabajo sucio la mayoría de las veces, pero la menor era rápida, condenadamente veloz, y era fácil perderla de vista. Ella lo sabía, y se aprovechaba de ello.

Maegor no pudo evitar soltar una risita irónica en el momento en que ella habló sobre su posición —Oh, vamos — dijo, desestimando sus reclamos. —Te creería si fueras una dama ponienti, pero no lo eres. Ambos sabemos que no lo eres. — aseguró. Realmente, Myria, como una especie de madre sustituta para él, aún y habiendo nacido en el continente, tampoco lo era. Representaba casi firmemente los aspectos de una dama valyria, y eso había transmitido a todos sus hijos. —No creo toda esa porquería que acabas de soltar — ella sabía perfectamente que su posición distaba de ser la de una muchacha con obligaciones a cumplir.

—No lo dudo — condijo, mientras que la miraba desde una altura mucho mayor a la que momentos antes había estado. Su índice todavía contra su piel, trazó el camino de sus clavículas lentamente. Maldita embustera, pensó, pues luego de sus palabras bien podía pasar dos cosas, o caerle un golpe, que sería lo más esperable y sensato, o por el contrario, algo que podía perjudicar el reino, más aún así, el príncipe deseaba ser un poco egoísta.

Su mano se alejó brevemente del cuerpo de ella, mientras se acercó para susurrar a su oído. —El vino puede ser culpable de muchas torpezas — musitó, atrapando ligeramente el lóbulo de su oreja entre sus labios, separándose después un poco. Él también estaba bajo los efectos de la bebida, más sin embargo, creía que le daba todo el valor que necesitaba, al menos, en ese preciso momento.
CON MARELLA TARGARYEN. | FORTALEZA ROJA, DESEMBARCO DEL REY | NOCHE.


Spit your love on me. I'm on my knees, and I can't wait to drink your rain.
I'll keep it secret if you let me get a taste... Tell me your limit, and we'll cross the line again.

Hey, I'm LaRiven, saldando deudas.
Sasha & Avrora ♡ Always & Forever, VicitaxRiven.
Balletomane Assoluta + Testimone di Måneskin
♡ ——— *** ——— ♡

— B.2. Is this desire?. [TW] QU46Ui0

#Émilexis:

— B.2. Is this desire?. [TW] QDICLzw
Riven
Riven
Space - Nivel 3
Riven
Riven
1028Mensajes :
667Reputación :
Vie Ene 14, 2022 12:13 am por Makaria
Chapter one
IS THIS DESIRE?
Su mandibula se aprieta al escuchar las palabras ajenas, su mente dibuja una situación en la que imagina estar debajo del cuerpo ajeno, siendo aplastada como tanto decía. Por alguna razón mas que generarle una respuesta belicosa, siente que sería de lo mas satisfactorio contar con aquel peso encima... siendo él quien la estuviera acorralando. Así como lo hacía en esos momentos. — Podemos sacar las espadas aquí mismo si te atreves, sucio reptil. — Le espeta con bravuconeria.

Sus ojos se entrecierran con recelo al escucharlo soltar aquella risa. Claro que no era una clásica dama ponientil, pero no dejaba de ser la hija de reyes, la menor de todas, la que debía tener al mejor pretendiente, de la que se esperaba salieran futuros nobles que desperdigaran el caracter y la cultura valyria. Al contrario de lo que el creía, ella si tenía obligaciones, claro que las dejaba pasar y meramente las ignoraba, pero era consciente: no podría huirle para siempre a su destino.

Como si me importara lo que tu creas, Maegor, los dragones tienen mayor inteligencia que tu, no necesito una lectura sobre mi vida proveniente de alguien tan burdo. — Le espeta con clara molestia contra él, la agresividad relucía en ambos, se complementaban y generaban una llama íncreible que solo era mas y mas alimentada con cada frase que se destilaban.

Y así y todo, aquel fuego de repente se estabilizaba, quemaba pero no ardía y así se sentía la yema de su dedo en su piel. Era doloroso, más tan embriagante. Marella observa los rasgos Targaryen en él, como llamaban su atención aquellos ojos violetas que brillaban con la luz de las antorchas. Trago saliva con dificultad y su clavicula se marca aún mas mientras aquel dedo le repasa aquella zona de su cuerpo. ¿Era tan desesperado pedirle que siguiera bajando su mano? Su pecho se infla, casi como si su cuerpo mismo quisiera pedirle aquello.

Pero entonces el aleja la mano, aunque su rostro es el que pierde distancia, no va hacía su boca, pero su boca le susurra palabras embebidas en alcohol que le alimentan los mas bajos instintos. Y luego de soltar aquello, Maegor procede a atraparle el lobulo con la boca, haciendole soltar un jadeo a la princesa por la sorpresa y por la sensación humeda de su boca allí. ¿Qué hacía? Estaba sobrepasando todo límite alguna vez marcado. Su respiración se altera, haciendola sentirse mareada de repente.

Los ojos violetas vuelven a verla luego de unos segundos de aquel juego para nada inocente. Suelta un suspiro por lo bajo, relamiendose los labios mientras lo mira fijamente. — De algunas, si. — Accede subiendo de repente su mano al vello facial que decoraba el rostro ajeno, jugando suavemente con el. — Pero tambien puede sacar todas las verdades a la luz. — Murmura haciendose de puntas de pie ligeramente, su cuerpo se toca con el ajeno mientras Marella apoya su mejilla contra la ajena, sintiendo la piel contra la propia. — ¿Me seras sincero alguna vez? — Inquiere con un tono suave que no solía utilizar realmente.

Marella Targaryen | Con Maegor Targaryen | PASILLOS DE FORTALEZA ROJA | Noche
Makaria
Makaria
User
Makaria
Makaria
73Mensajes :
18Reputación :

 
a