Tree Of Life :: SquadTramas Squad :: Golden Shields
Tree Of Life
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
2 participantes
Mar Dic 28, 2021 12:55 pm por Freyja

El discurso del rey
CON Alice EN Pasillos EL 20 de mayo de 1999
Se estaba mordiendo tanto los labios que se los iba a destrozar, y no paraba de dar vueltas de un lado a otro del pasillo. - "Estimado comité, jefes de las casas, prefectos"... No, primero el director. "Estimado Director Potter, jefes...", no, mejor. "Estimado Director Potter, Subdirectora Fenwick, jefes de las casas y prefectos aquí presentes"... Sí, así mejor. - Iba mascullando. Llevaba con el discurso para la candidatura de prefecto preparado desde hacía... ¿Años? Prácticamente empezó a recoger notas sobre lo que quería decir en primero. Le faltaba la entrada. Y enlazarlo todo. Que sonara bonito. En su cabeza sonaba espectacular, pero necesitaba saber si fuera sonaba igual de bien.

Al dar una vuelta errática, le vio. - ¡Ey, Peter! - Llamó, sonriente y dirigiéndose hacia él. El chico dio tal respingo que parecía que le había gritado en el oído. Qué asustadizo. - Eeeeeeeyyy Maaaarcussss. - ¿Te importa que te lea mi discurso? Estaba pensando si... - Es que llego tarde al entrenamiento. Y yo soy de Gryffindor, tío, soy la competencia. - Comentó con una risa nerviosa. Marcus se extrañó. - ¿Es que vas a presentarte a prefecto? - ¿Eh? ¡Noooo! No, no, qué va. ¡Mira, otro motivo! Yo no entiendo de esas cosas. - Marcus ladeó la cabeza. Empezaba a sonarle a excusa todo eso. - Ya, bueno, pero solo tienes que escuchar. Yo te lo recito y... - ¡Ey, Patrice! Lo siento, es la cazadora del equipo, uuuuh mira que cara de mala leche porque llego tarde. ¡Nos vemos! - Y salió corriendo, dejando a Marcus allí plantado. Pues nada...

Lo bueno es que la ausencia de Peter desveló a alguien más. Ah, sí, esa sí que le podía ayudar, si estaría igual de agobiada que él. - ¡Oly! - Llamó, trotando hacia ella. La chica le recibió con su luminosa sonrisa y el pelo volviéndosele azulito al verle. - ¡Hola, Marcusín! - ¿Cómo llevas el discurso? - Se hizo un silencio, en el que Marcus miraba a Olympia con ilusión, y la chica le devolvía la mirada como si la hubieran dejado petrificada, con la sonrisa parada. El chico no tardó en ir frunciendo el ceño, pero fue ella quien habló primero. - Discurso deeee... ¿Ganadora del título de prefecta? - Tenía que ser una broma, pero era tan descabellada que no era capaz ni de pedirle a la chica que reaccionase. - Discurso de POSTULANTE a prefecta. - Oly asentía lentamente, mirándole como si tratara de comprender. Como si Marcus fuera un pobre ser perdido que acabara de aterrizar de otro planeta y ella tuviera que empatizar con su situación. - Ya... - Fue lo único que dijo. Marcus sacudió la cabeza.  - Oly, ¿tienes el discurso preparado? - ¡Ah, oh, perdón, que es que creía que estábamos simulando una situación real! - La chica respiró hondo y sonrió, y su pelo se fue volviendo de un relajante color rosado. - ¿Cómo se me da? Un alumno agobiado ha venido muy estresado hacia mí, y yo... - Volvió a respirar profundamente, cerrando los ojos, y soltando el aire por la boca. - ...Le digo, "claro, cielo, yo te entiendo, venga, no te agobies..." - Oly, que va en serio. - Detuvo él. Sí es verdad que se notaba extrañamente más relajado, el problema es que se encontraba considerablemente más desconcertado. Y eso era contraproducente a su relajación. - Sabes que hay que presentar una candidatura y un discurso, ¿verdad? - Claro, cielo, yo te entiendo, venga, no te agobies... - ¡¡Oly!! - ¡Ay, Marcus, jolín! - Ya se le había ido el rosa del pelo y ahora estaba de un tenso color naranja con canas. Alzó las palmas, mirando al suelo. - ¡Me estresas el aura! - ¿Te leo el mío y al menos así te haces una idea de lo que tienes que decir? - Sugirió, porque se estaba viendo que el planteamiento de Oly hacía aguas. Esta ladeó la cabeza, pensativa, mirando hacia arriba durante más tiempo del que a Marcus le aguantaba la paciencia (quizás la chica tenía razón y sí que la tuviera que practicar). Finalmente, dijo. - Uy, qué va, no me apetece nada eso. ¡Nos vemos! - Y, dando brinquitos, se dio media vuelta y se fue. La cara de Marcus era un poema a esas alturas.

Pues nada, nadie le escuchaba... Suspiró y caminó en dirección a su sala común, y justo cuando iba a comenzar a subir las escaleras, vio a Hillary encima de estas, dispuesta a bajarlas. No le dio tiempo a llamarla siquiera, solo puso Marcus una expresión de haber visto a su salvadora, mientras que la de la chica era de haber visto al demonio cuanto menos. Antes de poder llamarla, su amiga se dio media vuelta y salió corriendo en dirección contraria. - ¡Espera, Hills, es solo un momento! - ¡Es que me he dejado una poción a medio hacer en mi dormitorio, O'Donnell, lo siento! - Bramó, ya dejando apenas el sonido hueco de su voz porque había salido corriendo como si la persiguieran. Marcus dejó los brazos caer con frustración, y ya sí compuso una expresión de enfado. - ¡Pues nada! ¡Luego querréis que os ayude! - ¿Con quién hablas? - Dio un sobresalto, llevándose la mano al pecho. Su hermano y su manía de aparecer de la nada y hablar tras él. Ah, y por supuesto, ya con la cara de enfadado puesta. - ¡¡Lex!! - No puedes perseguir tanto a la gente. Haces que te huyan, y ni siquiera eres prefecto todavía. - ¿Te has sacado el título de sanador mental mientras estás encerrado en tu cuarto sin salir? - Ironizó. Lex frunció el ceño, pero Marcus aún no había terminado. - Gracias por el consejo sobre relaciones sociales, me es muy útil viniendo de ti. - Idiota. - Y se fue, dejando a Marcus mirándole con mala cara. Bufó. Lo que le faltaba por aguantar, vamos.

Pues nada, no se iba a su sala común ni a ninguna parte ya, porque total, todos le huían. Bajó los escasos peldaños que había subido y se puso a caminar sin rumbo, probablemente hasta que encontrara un aula vacía en la que meterse. - "Sepan que es para mí el mayor de los honores estar en este momento frente a tal ilustres personalidades de la magia, y frente a mis dos prefectos, que fielmente han mantenido el..." - Siguió murmurando por el pasillo para sí mismo, hasta que su vista detectó a alguien más. Alice. ¿Ella también le iba a huir? Hasta ahora era la única que no le había puesto excusas para oírle una y otra vez.
Merci Prouvaire!


We are
El discurso del rey Alchem10

El discurso del rey Firma_10

El discurso del rey Banner10

Together we are everything:

El discurso del rey Sin-t-10

El discurso del rey Nuestr10

El discurso del rey Lista10
Freyja
Freyja
Midnight - Nivel 4
Freyja
Freyja
3715Mensajes :
141Reputación :
Mar Dic 28, 2021 4:46 pm por Ivanka

El discurso del rey
CON Alice EN Pasillos EL 20 de mayo de 1999
Hola. — Dio un salto de susto en el sofá, porque había aparecido por allí un cabeza, mirando su libro y la libreta donde estaba tomando apuntes. — Por Merlín… Eres Ming, de primero, ¿no?Amber Ming, sí. — Gal recuperó un poco el aliento y puso una sonrisa. — Eres amiga de Colin. — El niño que vivía pegado a la pierna de Marcus, mirándole como si fuera un dios. A veces le veía pegado de la misma manera a Amber, mirándola con esos ojitos llenos de devoción, pero ella no parecía que le hiciera mucho caso. — Haces cosas raras. — Contestó la niña. Ella alzó la ceja. — ¿De veras? ¿Qué son cosas raras? — La niña seguía mirándola intensamente con aquellos ojillos negros, sin variar la expresión. — Cosas que hago yo. Te quedas sola mucho rato. A veces miras al cielo, ¿por qué miras al cielo? — Gal sonrió y se encogió de hombros. — Me gustan las estrellas, me gusta el viento y los pajaritos… — La niña parpadeó, sin mover un milímetro la expresión. — Yo asusto a la gente. Mi madre dice que es porque miro muy fijamente. Pero es porque por dentro estoy analizándolo todo. Todo. Mucho. — Vaya, le sonaba de algo. Cerró el libro y la libreta, porque ya se veía que la concentración estaba rota. — Mi abuela también me decía eso, ¿sabes? — Se encogió de hombros. — Pero a veces, los adultos solo quieren evitarnos algo que creen que nos va a hacer daño, y no se dan cuenta de que lo que están haciendo es cambiar nuestra personalidad. — Amber parpadeó de nuevo. — Perdona, es que me cuesta discernir los límites entre lo que está bien y mal. — Gal rio y alzó las cejas. Una digna hija de Ravenclaw. — Para eso estamos aquí. Para aprender. Y la vida te lo va a enseñando. Entonces, ¿a ti no te va mal siendo rara? — Eso la hizo reír de nuevo. — No me va mal, no. Todos tenemos problemas, y rarezas. Si la tuya es mirarlo todo muy fijamente, pues… Solo intenta que a quien estés mirando no se sienta incómodo. ¿Y eso cómo lo sé? Al no manifestar yo emociones, me cuesta verlas en los demás. — Se aguantó la risa, porque ya se debían reír de la pobrecita bastante. — Créeme, cuando alguien está incómodo, te lo hace saber… — Iba a seguir hablando, pero su amiga Hillary apareció como un huracán por allí.

Tu amiguito el rey de Ravenclaw me tiene harta. Vamos, a mí y a medio castillo. — Gal entornó los ojos y ni preguntó, porque ya se imaginaba que su amiga se iba a expresar con todo lujo de detalles igualmente. — O sea, qué pesadilla con el discurso de prefecto. A ver, que lo van a dar ¿por qué nos tiene que atormentar a los demás? — Gal endureció la expresión. — Porque es muy importante para él. Es su sueño desde que entró. — Era una pesadilla total, especialmente para alguien tan naturalmente lianta como ella. Encima superresabiado, pero era de Marcus, era su ilusión y ninguno de los de allí tenía derecho a echárselo abajo. — ¡Vamos, Gal, por favor! Tú precisamente, con lo que odias los postureos… No es un postureo, lo hace en serio. — Hillary resopló y se dejó caer en el sofá, haciendo un gesto con la mano. — Vaaaale, vale, ya lo pillo, lo vas a defender diga lo que diga y los demás somos monstruos. Pues vete tú a aguantarle. — Y con todo su orgullo, se puso de pie de inmediato y dijo. — Y allí mismo voy, tenlo por seguro.Tercer piso. — Dijo Hillary, socarrona, desde el sofá. — Hola, Vaughan. ¿Quieres que te analice algo? — Oyó de fondo. Ea, ahora lidias tú con esa. Por lista.

En verdad, no había pensado muy bien lo que estaba haciendo. Había oído el discurso de Marcus por partes unas setenta veces, pero no era eso lo que le preocupaba. Era que, vistas las fechas en las que estaban, Marcus iba  estar atacado de dudas, iba a querer cambiarlo de cabo a rabo, por no hablar de la herida a su pundonor que habría supuesto que Hillary, y probablemente más gente, no hubiera querido escucharle. Y ahora como ella se presentase ahí en modo salvadora se iba a poner como “no quiero tu pena, no me escuchara nadie, el discurso morirá conmigo” o algo así. Por lo cual, sacó un libro de su mochila, al azar. Encantamientos, perfecto.
Tras una búsqueda no muy larga, asomó la cabeza por una de las aulas de estudio y allí le vio, con la misma expresión ceniza que tenía aquel día en la estatua de Rowena cuando la gente se reía de él. — ¡Por fin! Te estaba buscando. — Agitó el libro de Encantamientos. — Tenemos el último parcial y quiero que me salga mejor que le anterior, así que necesito practicar como el comer. Le tengo un miedo brutal a cargarme un montón de cosas en el proceso. — No era mentira, de hecho. Después de la sesión con Silver y Mustang, Gal había descubierto la fuerza que sus propios hechizos podían coger si se desataba, pero tenía un poco de miedo de que, con lo contenida que estaba últimamente, se le acabaran yendo de las manos todos los hechizos. Luego se fijó en lo que tenía entre las manos Marcus. — ¿Estás liado? — Preguntó como si nada.

Merci Prouvaire!


El discurso del rey Firmakinovo

El discurso del rey QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
El discurso del rey V1mQwnV
El discurso del rey 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
El discurso del rey Wm7AwJV
Ante todo, amigos
El discurso del rey Giphy
Ay, los retitos
El discurso del rey Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
El discurso del rey Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

El discurso del rey Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

El discurso del rey Togeth10
Ivanka
Ivanka
User
Ivanka
Ivanka
1599Mensajes :
11Reputación :
Mar Dic 28, 2021 11:49 pm por Freyja

El discurso del rey
CON Alice EN Pasillos EL 20 de mayo de 1999
Se irguió muy digno y miró al frente con una caída de ojos. Ya había puesto carita de ilusión y se había lanzado a por tres amigos y los tres le habían rechazado, no iba a picar con un cuarto. Además, la cuarta no era una cualquiera, era Alice, su mejor amiga, y si le ponía una excusa absurda para irse de allí le iba a doler aún más. Así que hizo una de las cosas que mejor se le daban a Marcus: hacer como que estaba muy ocupado y que esa situación era exactamente la deseada por él y que no le importaba si nadie quería escuchar su espectacular discurso, ya lo valorarían mañana quienes lo tenían que valorar.

Se le cayó la fachada en cuanto escuchó que Alice "le estaba buscando", abriendo mucho los ojos y mirándola entrar. Nadie "le estaba buscando" últimamente, tenía que asumirlo ya, al contrario, le huían, y más le valía acostumbrarse porque algo le decía que si cogía el puesto de prefecto eso podría ir a más. Y Alice en concreto, que era la que siempre le buscaba, llevaba un año en el que no tenía muchas ganas de buscar a nadie, ni a él, y a veces se sorprendía a sí mismo preocupándose por el rumbo de la relación con su amiga a partir de que cogiera el puesto. Él sería aún más normativo, ya con autoridad para castigar y quitar puntos, y ella seguía saltando a la comba con las normas, y desde que empezara ese curso, encima, se enfadaba si la regañaban. Total, que estaba él muy contento con su posible nueva etapa y su discurso para postularse a prefecto y sus malditos amigos le estaban llenando de neuras e inseguridades.

Uf, el último parcial. Se masajeó las sienes con los dedos, cerrando los ojos, mientras Alice se acercaba y seguía hablando. Menos mal que Encantamientos era la asignatura que mejor se le daba, la tenía dominadísima, pero Marcus se ponía nervioso ante los exámenes SIEMPRE. Estudiaba y estudiaba, y volvía a estudiar sobre lo estudiado, y a perfeccionar lo perfeccionado. Durante la última semana (bueno, y el último mes. Bueno, y el último año) había estado demasiado centrado en el discurso y eso le había quitado tiempo de estudiar... En verdad le había quitado tiempo de todo menos de estudiar, pero para el gusto de Marcus sus horarios habían tenido que agolparse de más, lo cual en su cabeza se traducía en menos tiempo para estudiar. - ¿Depulso? - Preguntó con voz cansada, mirando el libro. - Hay que estar muy concentrado para lanzarlo. Creo que la clave de su complejidad no está tanto en el hechizo en sí, que realmente es más o menos fácil, sino en que salga con la potencia adecuada. - Recitó, como si Alice se lo hubiera pedido. Marcus hacía esto: cuando estaba nervioso o agobiado, hablaba. Hablaba mucho, como si por decir muchas palabras se obligara a pensar en lo que estaba diciendo para hacer un discurso coherente en lugar de pensar en lo que le preocupaba... Ah, ¿por qué había tenido que pensar "discurso" precisamente? Esta vez no le estaba preocupando la estrategia.

¿Que si estaba liado? Pues sí, y la pregunta hizo que le arqueara una ceja. No sabía si Alice le estaba vacilando, se le había olvidado el monotema de Marcus de la última semana, o realmente quería ser amable con él. Marcus se ponía muy susceptible cuando estaba nervioso y le herían su orgullo rechazándole tantas veces. - Estaba practicando mi discurso para mañana. - Miró de reojo sus apuntes sobre el mismo. - Por hacer algo... - Sí, claro, sonaba súpercreíble eso. - No hace falta que te busques una excusa. Ya sé que nadie me quiere escuchar. - Dijo con melodramatismo, poniendo la vista en ninguna parte.
Merci Prouvaire!


We are
El discurso del rey Alchem10

El discurso del rey Firma_10

El discurso del rey Banner10

Together we are everything:

El discurso del rey Sin-t-10

El discurso del rey Nuestr10

El discurso del rey Lista10
Freyja
Freyja
Midnight - Nivel 4
Freyja
Freyja
3715Mensajes :
141Reputación :
Miér Dic 29, 2021 12:45 am por Ivanka

El discurso del rey
CON Alice EN Pasillos EL 20 de mayo de 1999
Lo que se imaginaba, Marcus en modo dignidad absoluta. Mantuvo la sonrisita y se fue a sentarse a su lado, armándose de infinita paciencia, porque un Marcus herido siempre era susceptible de volvérsete en contra y montar una opereta al más puro estilo O’Donnell. Atendió a lo del Depulso y asintió con la cabeza. — ¿Te cuento un secreto? El otro día, Handsgold me repitió el examen. Decía que podía hacerlo mucho mejor. Y el caso es que no me preguntes cómo pero acabé haciéndolo perfecto a la segunda, y luego me dijo que quería hablar conmigo y que… Tenía que soltar lo que llevaba dentro y todo eso… Y Mustang y él me llevaron al club de duelo y me pusieron a hechizar unos maniquíes que había allí y… — Se mordió el labio inferior y miró al techo. — Me siento mejor. No sé… Por qué, o cómo. Pero me siento mucho mejor. — Dejó el libro de Encantamientos frente a él y le bajó las manos en las que tenía el discurso.

Mírame a los ojos, Marcus. — Dijo comprensiva. — No tendría mucho sentido venir a buscarte si quisiera irme, ¿no? — Se encogió de un hombro y sonrió. — Pero estás ofuscado. Como yo llevo todo el año, así que sé de lo que hablo. — Dio unos golpecitos en la tapa del libro. — Tú lo has explicado muy bien con el Depulso. El discurso es fácil, pero si te obcecas en él, al final no lo vas a controlar, ni al discurso ni a tus fuerzas, tu temple, tu presencia y tu inteligencia, todo cosas que te hacen el mejor candidato a prefecto. — Y el único, la verdad, pero como le dijera eso, sí que se iba a mosquear en plan “quiero el puesto porque lo merezco más que nadie y soy el candidato idóneo, no porque no había nadie más”. Movió la mano y la puso sobre la suya. — Así que, si quieres, háblame de él, practica. O no me hables de él y te distraigo con otra cosa. — Miró a ambos lados y puso cara pillina. — Puedo contarte trapos sucios de la prefecta Roslin. — Dijo alzando las cejas muy rápido.

Suspiró y puso media sonrisa. — Sé que no he estado siendo… La mejor amiga. O la que mereces. O una buena amiga a secas. — Levantó la mirada. — Pero me importas. Y, maldita sea, me importa tu puesto de prefecto, porque llevo oyendo desde que te conozco cuánto te gustaría serlo, y sé, de corazón, lo buen prefecto que serías… — Se encogió de hombros y le miró con cariño. — Así que, señor O’Donnell… Si me quiere hacer digna de ser la primera en oír tal discurso, o ayudarle en lo que le haga falta, estaré encantada de hacerlo. — Le miró de lado, interrogadora, pero sin perder la sonrisa. — Anda, dime qué te bloquea.


Merci Prouvaire!


El discurso del rey Firmakinovo

El discurso del rey QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
El discurso del rey V1mQwnV
El discurso del rey 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
El discurso del rey Wm7AwJV
Ante todo, amigos
El discurso del rey Giphy
Ay, los retitos
El discurso del rey Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
El discurso del rey Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

El discurso del rey Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

El discurso del rey Togeth10
Ivanka
Ivanka
User
Ivanka
Ivanka
1599Mensajes :
11Reputación :
Miér Dic 29, 2021 1:14 pm por Freyja

El discurso del rey
CON Alice EN Pasillos EL 20 de mayo de 1999
La miró con cierto punto desganado, porque claro, ya tenía que mantener arriba su drama de la dignidad, pero lo que le contó le hizo parpadear e interesarse de verdad. Si es que con Alice no podía mantener una impostura, todo lo que le contaba le interesaba de verdad. Marcus era tan cuadriculado que eso de repetir los exámenes no iba con él, no lo aprobaba, y desde luego su orgullo no le permitiría que se lo hicieran a él. Sorpresa para nadie que la idea había venido de un Gryffindor, que eso de estudiar y ganarte el mérito haciendo el examen cuando hay que hacerlo no iba con ellos, tenían otros conceptos caballerescos y justicieros... Más palabrería que la suya, vamos, que ya era decir. Sin embargo, no quería interrumpir a Alice, o decir que eso había sido mala idea, porque parecía que había un trasfondo más a allá. Y vaya si lo había.

Abrió los ojos un poco más, tratando de disimular, pero estaba verdaderamente sorprendido... Y puede que un poco espantado. ¿¿El club de duelo?? ¡Ellos no eran gente de duelos, ellos eran gente de libros! Y Alice no estaba en esos momentos en las mejores condiciones, se podría hacer daño o hacérselo a alguien... ¿Podría hacer algo al respecto cuando fuera prefecto, vigilar aunque sea? ¡Ah, maldita sea, pero no lo era aún! Bueno, y al paso que iba con el discurso, a saber si lo sería algún día. Tragó saliva e intentó por todos los medios esbozar una sonrisa. - Qué bien. - Dijo. Vale, había sonado muy tenso, mejor lo reelaboraba. Se aclaró un poquito la garganta. - Quiero decir... Parece que ha sido buena estrategia, lo de desahogarse y eso. - ¿A base de freír maniquíes? ¡Por supuesto que sí! Claro, Mustang también estaba implicada. Suponía que tenía que darle gracias a los Gryffindors porque no la hubieran puesto a hechizar a personas de verdad. - Lo importante es que te sientes mucho mejor. Y supongo que verte haciendo bien el hechizo también te hará sentir mejor. - Comentó, sonando todo lo cordial y amistoso que podía, con una sonrisa empática fruncida en los labios y dejando un leve apretón en su mano... De verdad que no podía aportar más. Ya estaba lo suficientemente nervioso como para ahora tener la imagen mental de Alice lanzando hechizos de duelo como loca porque "así se desahogaba, echaba lo que tenía dentro". Ya, pues él conocía a Alice y sabía lo que tenía dentro porque, en fin, eran mejores amigos, y conocía a su familia, y sabía lo que había pasado y que estaba triste, vamos, que la conocía él mejor que Handsgold y Mustang. Lástima no tener autoridad suficiente para ponerse frente a ellos y decirles qué otras maneras más sanas y seguras había de desahogarse, por ejemplo con un buen libro, o con una pancarta bonita, o con un misterio, ¡con lo que ellos habían hecho siempre, vamos! Ya lo haría, ya...

Tenía que relajarse un poco, y la relajación le vino casi obligada cuando Alice le pidió que la mirara a los ojos. Ya pensaba que le iba a regañar porque se le estaba notando que no aprobaba lo del Club de Duelo, pero no iban por ahí los tiros. A la pregunta quiso contestar que no, efectivamente no tenía sentido, pero solo se quedó mirándola. En su cabeza no tenía sentido tampoco que todos le huyeran y lo hacían, o que un profesor mandara a una chica a hechizar maniquíes hasta freírlos para desahogarse, así que suponía que ya nada en la vida tenía sentido... Sí que estaba un poquito dramático. Soltó aire por la nariz cuando le dijo que estaba ofuscado y bajó la mirada. - Nadie me quiere escuchar, me ponen excusas que no se creen ni ellos. Se están riendo en mi cara. Y ahora no sé si es peor coger el puesto y que se sigan riendo en mi cara, o que después de todos estos años y esfuerzo no me lo den y ahí sí que van a tener motivos para reírse. Sería humillante. - No lo quería ni pensar, porque no sabía qué era peor, si quedarse sin el puesto con la ilusión que le hacía, o ver como él no era lo suficientemente digno y se lo daban a otro. Es que no iba a poder soportar la vergüenza, todos iban a pensar que no valía para eso porque no se lo habían dado. Era horrible.

La miró con los ojos entornados cuando le explicó lo del Depulso. No le gustaba que usaran sus propias explicaciones contra él, pero bueno, era Alice, lo hacía con todo su cariño, y ciertamente Marcus estaba hoy muy mosqueado, en cualquier otro momento no se lo tomaría mal. - Pero es que no es fácil. - Dijo con tonito entre resabiado y burlón. Se frotó la cara con las manos. - Es que ya no sé ni lo que hago. - Se le oyó por entre los dedos. Miró de nuevo a Alice y dijo, ya sí con más preocupación que enfado. - Estoy muy nervioso. Yo estaba muy seguro con esto, tú lo sabes, me lo he preparado muchísimo... Pero es mañana, tengo que dar el discurso mañana, delante del director, delante de los jefes de casa. Delante de nuestros prefectos. - Se encogió de hombros. - ¡No me llevo tan bien con Bennet y Roslin como con Graves y Harmond! Si estuvieran ellos seguro que me hacían sentir más tranquilo, o incluso me habrían ayudado a preparármelo, pero ahora me siento solo con esto... No te ofendas, yo sé que tú estás. - Puntualizó, que encima que era la única que le escuchaba no quería que se ofendiera con él. Se rascó la frente. - Pero todos los demás parece que están hartos de mí. ¿Es que no entienden que tengo que ensayar? ¡Tampoco lo he dicho tantas veces! - Llevaba todo el último mes queriendo recitarle el discurso al menos a una persona al día, pero según Marcus no habían sido tantas veces. Porque, en el fondo, se estaba conteniendo, si por él fuera habría organizado una reunión de revisión de discurso cada dos tardes con todos sus amigos más cercanos.

En mitad de su tensión, Alice dijo lo de la Prefecta Roslin y se le escapó una risa. - Mejor no, que tengo que verla mañana y no quiero pensar mal de ella... - Hizo una mueca con la boca, pensando. - Pero puedes contármelos después de la reunión. Tanto si gano como si no, seguro que me vienen bien. - Marcus no era dado a los cotilleos, pero con Alice todo le valía, ciertamente. Negó cuando dijo que no estaba siendo buena amiga. - Estás aquí ahora, ya es mucho más de lo que han hecho los demás... Oly ni se ha preparado su propio discurso, como para atender al mío. - Eso sí, cuando dijo que le importaba su puesto de prefecto no pudo evitar sonreír conmovido, notando un cosquilleo en el pecho. - Gracias. Sé que te importa, eres la mejor. - Claro, ella más que nadie sabía la ilusión que le hacía, pero siempre era bonito saber que compartía la ilusión con él, porque consiguiera lo que quería. Rio un poco. - Eres más que digna. Ya que al final no te has animado a presentarte conmigo. - Bromeó. No, desde luego que Alice no tenía interés alguno en ser prefecta. Eso le recordó otra cosa, por lo que la miró con confusión. - ¿Sabes que no tengo ni idea de quienes son las chicas que se postulan para prefecta de Ravenclaw? - Se acarició la barbilla. - ¿Será que lo ideal era mantenerlo en secreto? ¿Cuántos más chicos candidatos habrá? Maldita sea, y yo lo he ido vociferando por ahí... - Aquello iba de mal en peor.

Tras frotarse la cara y resoplar, respondió a la pregunta de Alice. - Tengo muchas ideas recopiladas desde hace varios años, y realmente el cuerpo del discurso está montado. - Extendió todos sus pergaminos, mostrando uno de ellos. - Mira, esto es el cuerpo, creo que está muy bien. Solo hay una cosa... Esta idea. - Dijo, mostrando otro pergamino. - Que me parece muy interesante pero no sé donde meterla sin romper el equilibrio de todo los demás. También tengo el final, está aquí. - Mostró otro pergamino. - Quería acabar a lo grande, muy arriba, con algo emotivo pero no lacrimógeno, con algo que hiciera a todos decir, "buah, impecable, impresionante, no pensábamos que el discurso podía ir mejor hasta que llegó al final"... Y no sé si ha quedado tan... "¡Wow!", ¿sabes lo que te digo? - Suspiró y agarró un pergamino más. - Y por otro lado, está la entrada. Quiero que sea correcta y protocolaria, pero que no suene artificial, sino natural, que enganche, pero sin ser irrespetuosa... Jolín, es más difícil de lo que pensaba, en mi cabeza todo sonaba mejor. - Miró a Alice, preocupado. - Y, por si fuera poco, solo tengo quince minutos. ¡¡Quince!! - Soltó un gemidito quejoso. - ¡Eso no es nada! Con quince no tengo ni para empezar, ¡si el otro día me cronometré y solo en la presentación ya usé diez! - Apoyó los codos en la mesa y las manos en la cabeza, metiendo los dedos en su pelo, con mirada desesperada. - No voy a poder con esto. -
Merci Prouvaire!


We are
El discurso del rey Alchem10

El discurso del rey Firma_10

El discurso del rey Banner10

Together we are everything:

El discurso del rey Sin-t-10

El discurso del rey Nuestr10

El discurso del rey Lista10
Freyja
Freyja
Midnight - Nivel 4
Freyja
Freyja
3715Mensajes :
141Reputación :
Miér Dic 29, 2021 9:17 pm por Ivanka

El discurso del rey
CON Alice EN Pasillos EL 20 de mayo de 1999
Que Marcus se había puesto tenso como una vara no era sorpresa, pero contaba con ello. Igual así pensaba en más en lo preocupante que era que ella disparara maniquíes y relativizaba lo del discurso. Y aun así, su amigo seguía siendo el mejor del mundo, y hacía como que le parecía bien y la apoyaba. Ella rio y dijo. — Sé que no son tus métodos favoritos, Marcus, créeme… Pero sí, me siento mejor. Y Handsgold me vigilará, y el club está adaptado a los cursos… En fin, que estoy protegida. De hecho, Silver, o el señor Handsgold vaya, me ha dicho que me va a enseñar a pelear a la defensiva si es lo que quiero. Que voy a manejar los Protegos a la perfección. — Dijo con uan gran sonrisa.

Puso una sonrisa de pena cuando Marcus empezó a quejarse. ¿Qué les pasaba a los demás? ¿No veían que el pobre Marcus solo quería ser escuchado? No era tan difícil, a ver. Se repetía como el ajo, sí, pero no era tan horrible, ¿no podían esforzarse un poco por cumplir el sueño de alguien o qué? También Marcus lo estaba aderezando un poquito. — No es que se rían en tu cara, Marcus. Son tus amigos y te quieren, es solo que vas años por delante de ellos. — Suspiró y se encogió de hombros. — Sean y Hillary… Serán Ravenclaw, pero están en un momento mental en el que no se quieren preocupar de nada, solo reírse de tonterías y hacer el gamba. Y no me hagas hablar de Peter. Eres demasiado maduro y serio… Ellos están en una esfera mucho, muchísimo más despreocupada que tú y que yo… — Alzó las cejas y miró a la nada. — Y te diría que suerte para ellos, pero… — Le miró y le sonrió. — A mí me gusta ser así. Como somos tú y yo… Vemos un mundo más… Realista y… Consciente. Y eso me gusta. — Entornó los ojos. — Claro, que es una molestia cuando quieres que los demás te escuchen. Pero ya estoy yo aquí.

Escuchó su entrada en pánico, sin intentar calmarle, solo dejándole hablar. Rio un poco a lo de Oly. — Anda, ¿y qué esperabas? —Y cuando terminó, diciendo que no lo había dicho tampoco tanto, se giró y le abrazó. Simplemente le lanzó los brazos y le apretó contra ella, quedándose así, en el silencio del aula, apoyando la barbilla en su hombro. En un momento dado subió la mano y acarició la parte trasera de su cabeza. Luego se separó y sonrió, acariciándole la cara. — No soy la mejor. Solo quiero ayudarte a ver que lo tienes dominado. Insisto, sé lo que es ofuscarse con algo.Y además odio verte sufrir, porque mi corazón sufre de verte así, porque te adoro, pero eso no se lo iba a decir, ¿no?

Sonrió y alzó las cejas a lo de que no sabía quién se presentaría con él. — Yo no sirvo para estas cosas, Marcus… — No, las chicas como Alice SEGURO que no eran prefectas. — Pero eso no va a cambiar lo que… — Iba a decir “lo que siento por ti” y no, por ahí no. — Somos. — Y ese miedo que su abuela había implantado en su mente aquel día, con aquella frase, apareció de nuevo. Pero ahora no podía dejarse llevar por ello, tenía que estar para Marcus, como él llevaba todo el año. — No creo que haga falta para nada mantenerlo en secreto, pero es que será alguien discreto… Y ya está. — Dijo encogiéndose de hombros. — Cuando Bennet se postuló, lo sabía todo el mundo, y Roslin igual.

Se arrellanó en la silla y se acercó a él, mirando lo que llevaba de discurso. Asintió a lo que le iba a diciendo y encogió un hombro. — Mira, Marcus… El final es simplemente perfecto, dudo que nadie pueda acabarlo mejor. Pero las posibilidades son infinitas, y mientras más lo releas, más opciones te van a aparecer y más ralladas… — Suspiró. — Es muy poco tiempo, la verdad, no sé cómo pueden saber que eres el adecuado solo con esos quince minutos… Pero a ti te encanta un reto y jugar con las normas así que… Solo tienes que darle un par de vueltas más. — Señaló el pergamino. — En cuanto a la idea… — Entornó los ojos y se separó de él, mirándole a los ojos. — Olvídate del discurso que ya tienes un momento, ¿vale? Sé que es difícil, pero cuéntamente a mí por qué eres el mejor para ser prefecto. A mí, a Alice. — Ya nunca se refería a sí misma así, pero… Era Marcus. — Sin tiempo, sin espectacularidades, solo… Recuérdamelo. — Sonrió, y estaba segura que se le debió notar en los ojos lo enamorada que estaba. — Solo quiero escucharlo una vez más.


Merci Prouvaire!


El discurso del rey Firmakinovo

El discurso del rey QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
El discurso del rey V1mQwnV
El discurso del rey 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
El discurso del rey Wm7AwJV
Ante todo, amigos
El discurso del rey Giphy
Ay, los retitos
El discurso del rey Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
El discurso del rey Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

El discurso del rey Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

El discurso del rey Togeth10
Ivanka
Ivanka
User
Ivanka
Ivanka
1599Mensajes :
11Reputación :
Miér Dic 29, 2021 11:27 pm por Freyja

El discurso del rey
CON Alice EN Pasillos EL 20 de mayo de 1999
"Silver". O sea, el Señor Handsgold era uno de sus profesores favoritos porque, aparte de buenísimo, daba Encantamientos, su asignatura favorita. Y Alice había conseguido llamarle "Silver", con toda la familiaridad del mundo. Si no fuera porque se trataba de su mejor amiga, ahora estaría refunfuñando por ahí. Puf, se estaba dando cuenta ya del mal humor y los nervios que tenía, que se le agarraban en el pecho. Y así no iba bien con el discurso, tenía que estar más sereno.- Pues mira, eso sí que me parece buena idea. - Reconoció ante el comentario sobre la defensa, tratando de recentrarse en el discurso de su amiga y dejar sus dramas aparte. Además, realmente le parecía una buena idea. Se sentiría más tranquilo si Alice era una estupenda defensora que si solo aprendía a atacar.

Chasqueó la lengua. - Pues todos tenemos catorce años. Te digo más, algunos tenéis ya quince, como Hillary, por ejemplo. - De hecho él era uno de los más pequeños de sus amigos, que cumplía en junio. Es que había que fastidiarse. Miró a Alice, y tras pensárselo unos segundos, dijo. - A mí también me gusta ser así, pero a veces... Es un rollo ser así tú solo. Es decir, que casi todo el mundo te considere un pesado o un aburrido. - Pues a buenas horas se planteaba eso, justo cuando iba a presentarse a prefecto. A ver qué pensaba hacer al respecto, que el año que viene iba a tener que ponerse más estricto todavía. Permaneció con un mohín taciturno y, de repente, Alice se lanzó a sus brazos. Se quedó un tanto congelado, con los ojos muy abiertos y sin siquiera poder reaccionar para corresponderla, porque no se lo esperaba en absoluto. Cuando se separó y le acarició, diciéndole eso, se le humedecieron los ojos. - Estoy un poquito nervioso. - Reconoció, con la voz rota. Estaba bastante nervioso, para ser exactos, y el gesto y las palabras de Alice casi le hacen venirse abajo. Carraspeó un poquito y se serenó en  seguida.

Sonrió y negó. - No, no va a cambiarlo. - Se encogió de hombros. - Al fin y al cabo, llevo escuchándote desde primero decir que no querías ser prefecta. - Comentó con una risa. Hubiera sido un puntazo serlo los dos, hacían un buenísimo equipo, pero ciertamente no era el espíritu de Alice... Y casi que lo prefería así. Su Alice, aunque le infartara de vez en cuando, era traviesa y no tenía tiempo para fijarse en las normas, porque siempre estaba imaginando y creando. Él quería que volviera esa versión de ella, aunque este año no estuviera demasiado presente.

Escuchar que el final era perfecto como estaba le relajó, seguía la dudilla ahí, pero bueno, era lo que quería, contrastarlo con alguien, y Alice era muy sincera, no iba a decirle que estaba bien si no lo estaba. También tenía que darle la razón en lo que decía: las posibilidades eran infinitas, y a más lo pensara, más se le iban a ocurrir. Resopló. - Lo sé... Ojalá pudiera decir, "ya está hecho, lo dejo así", pero es que... Faltan veinticuatro horas, ¿qué hago? ¿Me las paso, yo que sé... Comiendo? ¿Durmiendo? ¿Estudiando otra cosa? ¿Jugando a los snaps explosivos? -Chistó. - Yo no sirvo para eso. - Y al parecer, pasarse las veinticuatro horas restantes obsesionado con el discurso se le antojaba la mejor de las opciones. Todo lo que no fuera eso le haría sentir que no se estaba esforzando por conseguir algo que ansiaba mucho y que requería una responsabilidad, por mucho que se llevara matando tantísimo tiempo antes.

Fue asintiendo a todo lo que decía, porque tenía razón... Al menos hasta que le dijo "olvídate del discurso", porque si el abrazo no se lo esperaba, eso, menos. La miró con los ojos muy abiertos mientras seguía escuchando. - Eem, em, pues... Es que... - Trató de salvar, mirando sus pergaminos, sus notas, sus apuntes, su estudiadísimo discurso. Pero entonces miró a Alice una vez más, y la chica le miraba y le sonreía con tanta confianza en él... Que le daba vergüenza pensar que Alice confiase en él más que él mismo. Frunció los labios, agarró los pergaminos, los apiló, los dejó a un lado y se giró hacia Alice, muy firme. - Quiero ser prefecto porque quiero ser una guía para todos los alumnos. Porque quiero que los chicos y chicas que entren en primero tengan un referente al que acudir, como tuve yo a Anne Harmond y a Howard Graves, que no se sientan solos, que puedan acudir a mí cuando se sientan así, o cuando estén confusos o en problemas. Quiero estar presente, como ellos lo estuvieron y como Roslin y Bennet lo están. También tengo autoridad, y me considero perfectamente capaz no solo de ser un apoyo o un tutor para cuando me necesiten en lo académico, pues mi expediente lo avala, sino que puedo conseguir que se mantenga el orden tanto en mi casa como en el resto esta escuela. Adoro Hogwarts, y adoro ser parte de la Casa Ravenclaw. Mis padres fueron prefectos, y mi abuelo también, y no hay nadie que se sienta más orgulloso de estar en Ravenclaw que yo, y que representaría a la casa con más interés y devoción. - Lo había dicho todo muy serio y de corazón, pero también un poco de corrido. Tragó saliva. - Y me sé todas las normas. - Apuntó. Ahora se notaba temblando, tanto que solo pudo esbozar una tímida sonrisa. Esperaba haberla convencido.
Merci Prouvaire!


We are
El discurso del rey Alchem10

El discurso del rey Firma_10

El discurso del rey Banner10

Together we are everything:

El discurso del rey Sin-t-10

El discurso del rey Nuestr10

El discurso del rey Lista10
Freyja
Freyja
Midnight - Nivel 4
Freyja
Freyja
3715Mensajes :
141Reputación :
Jue Dic 30, 2021 12:30 am por Ivanka

El discurso del rey
CON Alice EN Pasillos EL 20 de mayo de 1999
Ladeó la cabeza. Estaba negativo su amigo, pero eso debía haber sentido él de ella todo el año. — No te consideran aburrido. A todos nos gusta estar contigo, Marcus. Y cuando seas prefecto seguirá así, vas a ser como Howard, el prefecto guapo, alto y bueno de Ravenclaw. Pero la gente no quiere oír responsabilidades o cosas que no sean mero disfrute. — Se encogió de hombros y dijo. — Somos Ravenclaw, eventualmente entrarán en razón. Y a mí me parece superinteresante. — Terminó con una sonrisa. — Aunque no quiera ser prefecta.

Negó con la cabeza. — No, obviamente que no puedes distraerte pero… Puedes pasar estas horas mentalizándote, no repitiendo una y otra vez el discurso, simplemente… Metiéndote en el humor de prefecto, repasando los motivos, qué harás cuando pase esto o lo otro… Recordando a tus ejemplos de prefectos, a todas las veces que les viste actuar como tal… Pero leer y releer el discurso solo te va a traer inseguridades. — Rio y se mordió el labio inferior, dándole con el dedo en la mejilla. — Y siempre te gano a los snaps, no necesitas eso el día antes de tu discurso, O’Donnell.

Marcus se trabó, claro, pero en seguida se halló a sí mismo y se puso contárselo. Y ella solo podía escucharle embobada, con los ojos brillantes, con la barbilla apoyada en su mano y mirándole. El corazón le latía, recordando esos momentos que Marcus describía, sabiendo que él era el único que podía llevar esa tarea a cabo. Cuando terminó dejó salir el aire entre sus labios y le cogió la mano, apretándola entre las suyas. — Escúchame, Marcus. — Le miró a los ojos. — No hay discurso que pudiera arruinar esas ganas, esa pasión, esa actitud con la que vas a ser el mejor prefecto de Hogwarts. La gente quiere ser prefecta por los privilegios, o por sentirse más o porque da puntos en el Ministerio… — Ladeó la cabeza y amplió la sonrisa tiernamente. — Pero tú no. Tú lo haces por vocación. Y eso, Marcus, se va a reflejar ne cualquier cosa que digas, créeme. — Sí. Así y iba a ser. Y, de golpe y porrazo, se sentía tremendamente indigna de alguien así. Ella era problemática, y demasiado curiosa, demasiado rapidilla, y últimamente no había sido muy amable con la gente… Pero rio. — Y además te sabes las normas. — Rio otro poco, muy enternecida con él, y negó con la cabeza. — Ahora que lo pienso, llevas siendo mi prefecto desde que nos conocimos, cuidándome, recordándome las normas, estando a mi lado cada vez que me he sentido sola. Y siempre serás mi prefecto. — Dijo después, acariciando su mejilla, como si así pudiera transferir toda la seguridad que ella tenía en él. — Marcus… No me cabe duda de que vas a ser el perfecto prefecto. De verdad. Y no solo porque seas el único que quiera serlo, pero eso no lo iba a decir, que lo tenía casi convencido. Se inclinó dejó un beso en su mejilla, notando las mariposas en el estómago al estar así... Parecido a como estuvieron en el lago. — Confío en ti, y en que vas a dejar muy alto a la casa Ravenclaw. Y eso no depende de una frase. Eso está aquí. — Dijo dándole suavecito en el frente, con una risita.

Merci Prouvaire!


El discurso del rey Firmakinovo

El discurso del rey QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
El discurso del rey V1mQwnV
El discurso del rey 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
El discurso del rey Wm7AwJV
Ante todo, amigos
El discurso del rey Giphy
Ay, los retitos
El discurso del rey Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
El discurso del rey Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

El discurso del rey Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

El discurso del rey Togeth10
Ivanka
Ivanka
User
Ivanka
Ivanka
1599Mensajes :
11Reputación :
Jue Dic 30, 2021 10:46 am por Freyja

El discurso del rey
CON Alice EN Pasillos EL 21 de mayo de 1999
Todavía no había llegado a su sala común y ya recibió un bombardeo de preguntas sobre cómo le había ido. Con el humorcito que traía el día anterior podría haber contestado algo así como "ya, ¿ahora os preocupáis?", pero acababa de hacer el discurso y estaba... Temblando, nervioso, pero feliz. Por eso tenía una sonrisa temblona en la cara. - Bien. - Dijo al fin, con un hilo de voz y una risilla. - Bueno, creo que bien, hasta que no lo hayamos presentado todos no nos dicen nada. - Resopló, pasándose las manos por la cara y el pelo. Había logrado contener los nervios antes de dar el discurso, pero ahora que había pasado todo y solo faltaba el veredicto, se notaba histérico.

Entraron en la sala, porque se lo comunicarían ahí. Estaba toda la Casa Ravenclaw congregada y eso le hizo ponerse más nervioso todavía, todos sabían que hoy se anunciaban los dos nuevos prefectos. De verdad que se quería desmayar. - Tu cachito de protagonismo, ¿eh? Como a ti te gusta. - Le dijo Hillary, dándole un pequeño codazo con una risita. Marcus rio, pero no atinaba a decir nada. Solo quería saber lo que iba a pasar ya. Al menos todos sus amigos (los de su casa, al menos) estaban allí: Alice, Hillary, Sean, Donna... También ese niño de primero, Colin, que desde que lo conociera en los terrenos a principio de curso se lo tropezaba continuamente. De hecho, al cruzar la mirada con él, el niño amplió una sonrisa y se le acercó de un saltito. - ¡Buena suerte, Marcus! Aunque no te va a hacer falta porque seguro que vas a ganar. - Rio un poco y, revolviéndole el pelo, le dijo. - Gracias, Colin. - El chico soltó una risita y se puso colorado, y hasta ahí llegaron sus interacciones con los demás, porque las puertas de la sala se abrieron y por ella entraron el Prefecto Bennet, la Prefecta Roslin y la Profesora Granger. Es la hora.

Sonrientes y serenos, se colocaron los tres junto a la estatua de Rowena, ambos prefectos a cada uno de los lados de la profesora. Sus amigos le rodearon a él, que sí que estaba temblando de verdad. - ¡Buenas tardes a todos, mis queridos alumnos de Ravenclaw! Siempre es un gusto veros a todos juntos. - Comenzó Arabella, con su potente voz y esa sonrisa sabia que portaba siempre. Marcus no se había sentido más nervioso en su vida, se iba a desmayar a ese paso, pero tenía a todos sus amigos a su lado, contentos, agarrándole con sonrisillas y dándole ánimos. Por unos momentos miró a su alrededor, a ver si había algún otro alumno así... Pero no lo encontró, ni siquiera chicas. Bueno, había un chico de sexto un poco nervioso al que sus amigos también le decían cosas. ¿Se habría presentado también? Uf, si era de sexto, sabría más que él, que era de cuarto. Pero entonces iba a ser prefecto solo para un año, para séptimo. Y él tendría que pasar por ese trámite el año que viene otra vez. Que a ver, no era tan malo como que le ganara otro de cuarto, que ya sí que le quitaría esperanzas por completo, pero...

Se estaba perdiendo el discurso con tanto darle vueltas a la cabeza, así que reconectó. Los discursos de Arabellas eran inspiradores, concisos aunque diciendo lo que tenía que decir y transmitiendo mucho con ello. Recordaba el nombramiento de Bennet y Roslin hacía dos años, y lo contentos que estaban Anne Harmon y Howard Graves junto a Arabella. Pensó que ellos fueron elegidos un día, que estarían así de nerviosos... Y que él podría, dentro de tres años, estar junto a Arabella, feliz, eligiendo al prefecto que le sustituiría a él... De verdad que debería dejar de pensar y reconectar con el discurso. Entre otras cosas porque había llegado el momento ya. - No me demoro más, que imagino que estaréis nerviosos y deseando celebrarlo. A continuación, confirmaremos quiénes serán la prefecta y el prefecto que, a partir del próximo curso, serán referentes de esta casa, sustituyendo a los que ocupan el puesto ahora. Cuando se les nombre, vendrán aquí para que la Prefecta Roslin y el Prefecto Bennet les hagan entrega de la insignia. - Tragó saliva. Tenían un estuchito cuadrado, con el cristal transparente en la tapa que dejaba ver por dentro la insignia, aún opaca, reposando sobre terciopelo azul. - Comenzaremos con la prefecta. - Proclamó Arabella, y se creó un silencio sepulcral en toda la sala. - La alumna encargada de ser prefecta para la Casa Ravenclaw el próximo curso académico es... Kyla Farmiga. - Se escucharon aplausos y vítores, aunque un tanto tímidos. Marcus se sorprendió, si bien solo un poco. ¿Cómo no había caído antes? Era la hija del Ministro de Magia, y una chica muy seria, normativa y con buenísimo expediente. Obviamente era la candidata más plausible para ser prefecta.

La chica enrojeció pero, y Marcus juraría que era la primera vez en cuatro cursos que la veía así, sonrió de oreja a oreja, mientras se recolocaba las gafas con timidez. Salió al centro de la sala mientras todos la aplaudían y, feliz, se colocó frente a la Profesora Granger, quien le dijo unas palabras que no llegaron a oír entre el ruido de los aplausos. La Prefecta Roslin le dio la enhorabuena, sacó la insignia del estuche y se la colocó en la solapa, tras lo cual, Kyla se puso a su lado. Irradiaba felicidad, aunque también parecía un poco avergonzada de que todo el mundo la estuviera mirando. - Y ahora, el prefecto. - Dijo Arabella, con una sonrisilla y abriendo los brazos, y a Marcus le dio un violento latido el corazón. La frase se le hizo eterna mientras la pronunciaba. - El alumno encargado de ser prefecto para la Casa Ravenclaw el próximo curso académico es... Marcus O'Donnell. - Y lo que para Kyla fueron aplausos y vítores moderados, para él fue prácticamente una ovación. Ahora sí que se iba a desmayar, de la tensión acumulada pero también de la propia felicidad. De repente notaba a sus amigos zarandeándole y gritándole, mientras él aún intentaba procesar el momento. Miró a Arabella y vio su sonrisa y como esperaba que fuera donde ellos estaban, así que sonrió aliviado y fue, diligente y contento.

Ya estaba un poco más venido arriba, así que a diferencia de Kyla, que había salido muy feliz pero con la cabeza gacha, él salió, se giró al público y saludó, lo que solo incrementó los aplausos y vítores. No se lo podía creer, ¡iba a ser prefecto! Sabía que lo conseguiría... Bueno, tuvo sus dudas, pero en el fondo lo sabía. Se acercó a su jefa de casa y esta le dijo. - Enhorabuena, Marcus. - Con su tono solemne aunque delicado, sabiendo que solo podía oírle él. - Supe que lograrías este puesto desde el primer día que te vi. Y sé que serás un gran prefecto. - Ladeó la cabeza, sonriente, y dijo. - No me decepciones, ¿eh? - Marcus negó enérgicamente, con una gran sonrisa. - No lo haré, profesora. Seré el mejor prefecto, el que esta casa necesita. - La mujer amplió la sonrisa y le hizo un gestito para que fuera con Bennet. - Enhorabuena, O'Donnell. - Le dijo el chico, contento, mientras Marcus se ponía junto a él. Sacó la insignia del estuche y se la colocó en la solapa. Debía estar notando el corazón golpear allí donde la estaba colocando. - Cuídala bien, ¿eh? Tuvimos un buen maestro tú y yo. - Le miró emocionado. Sí que lo tuvieron, Howard fue un gran maestro. Miró al frente, a todos los alumnos, y Arabella dijo. - Bennet y Roslin continuarán siendo prefectos hasta el último día de este curso, y O'Donnell y Farmiga lo serán desde el primer día del próximo. Pero, a partir de ahora... - Con un toque de su varita, las insignias que les habían colocado en la solapa se iluminaron, apareciendo en el centro la palabra "prefecto", aunque de un color transparente, no tan azul como el de los dos prefectos actuales. Supuso que se cambiaría cuando acabara el curso. - ...El título es vuestro. Enhorabuena, prefectos. - Sí, el título era suyo. Lo había conseguido, era prefecto.  
Merci Prouvaire!


We are
El discurso del rey Alchem10

El discurso del rey Firma_10

El discurso del rey Banner10

Together we are everything:

El discurso del rey Sin-t-10

El discurso del rey Nuestr10

El discurso del rey Lista10
Freyja
Freyja
Midnight - Nivel 4
Freyja
Freyja
3715Mensajes :
141Reputación :
Jue Dic 30, 2021 1:57 pm por Ivanka

El discurso del rey
CON Alice EN Pasillos EL 20 de mayo de 1999
Estaba de los nervios, Marcus se lo había contagiado. No tenía plan de contención si salía todo mal y no le cogían. Eso iba a ser un auténtico drama, vaya. Pero, ¿por qué pensaba así? Si casi probablemente era el único. Bueno ese de sexto era sospechoso, la estaba poniendo nerviosa, de hecho. — Le vas a acabar echando un mal de ojo, Gal. — Le dijo Hillary. — ¿Qué? — Preguntó, alelada. — Deja de mirar así al de sexto. — Ah, ahora sí entendía. — Los males de ojo no existen, son cosas de muggles. — Dijo sin más. La otra resopló. — Vaya humorcito tenemos todos… — Pero ella ahora mismo estaba centrada en ver salir a Marcus, si solo con verle la cara ya iba a saber cómo le había ido.

Cuando por fin salió, se fijó en la cara y soltó aire aliviada. Vale, vale, había salido bien, solo que ahora estaba en tensión por saber el resultado. Miró malamente a Hillary, porque el comentario le sobraba, pero no quería ponerle más nervioso y tensar el ambiente. Iba a decirle algo, pero no le salían las palabras, y justo entonces, salieron la jefa y los prefectos, y mejor se callaba y les dejaba hablar.

Primero la chica, oh, prácticamente se le había olvidado que existía la figura de la prefecta. Frunció el ceño y se le iluminó la mente. Aquella chica de su curso que era tan buenísima estudiante. Era muy buena en Herbología (lo que a Gal le importaba siempre, vaya) pero no hablaba con casi nadie. Aun así, vio a la chica muy contenta, y realmente se lo merecía, porque era una estudiante ejemplar. La miró y sonrió ampliamente, subiendo los pulgares a modo de felicitación. Kyla cruzó un momento la mirada con ella y se puso más colorada, mirando a otra parte automáticamente. Pobre, se nota que era vergonzosilla. Pero ya llegaba la parte que le interesaba.

Por fin, nada más oír el nombre de Marcus O’Donnell, notó unas mariposas en el estómago parecidas a cuando te decían cosas buenas, o noticias alegres, o te iban a dar un regalo. No había tenido mucho de eso últimamente, así que le subió la adrenalina como la espuma. Quería correr a darle un abrazo y felicitar a su mejor amigo, pero, obviamente, ahora tenía que ir con la jefa y los prefectos. Claro, ese era su sitio… Escuchó lo que decía la jefa y notó los ojos humedecerse de emoción cuando la insignia se inscribió. Le miró y sus miradas también se cruzaron, haciéndola sacar una sonrisa más grande. — Lo sabía. — Vocalizó, para que él lo viera. No le salía ni aplaudir, solo mirarle emocionada porque había conseguido lo que quería, lo que se merecía, y ahora todo el mundo iba a ver lo que ella siempre veía en él.

Marcus se acercó a ellos, pero Sean, Hillary y Donna se abalanzaron sobre él, gritando tanto y dando palmadas que ella no tenía hueco. Colin tampoco, pero se dedicaba a dar saltos alrededor de la piña de sus amigos felicitando a Marcus. Cuando por fin la dejaron paso, se acercó y agarró sus manos. — Lo sabía. Lo sabía. Te lo dije, yo siempre confié en ti. — Le dijo con una gran sonrisa acercándose a él. Le echó los brazos al cuello y dejó un beso en su mejilla. — Ya eres el prefecto O’Donnell… — Luego susurró a su oído. — Pero siempre serás mi prefecto. — Y se quedó mirándole de cerca.

¡Bueno, alumnos! Prestadme atención. Es un día muy feliz para nuestros cuatro prefectos, y al tradición es celebrarlo y que éstos se lleven a sus amigos más cercanos a la fiesta que se celebra en el aula de reuniones de prefectos. Los demás continuáis la fiesta aquí. — Gal se separó, reduciendo la sonrisa y dejando espacio a Marcus, porque no quería agobiarle. Arabella dejó la mano en el hombro de Marcus y dijo. — Ya sé que es una decisión difícil O’Donnell, pero…Puedes llevarte a más gente. — dijo Kyla, apareciendo por detrás de la jefa. — Yo no llevo a nadie. — Y se escabulló por la puerta. Les había dejado a todos un poco callados con esa afirmación, pero la jefa estaba de tan buen humor que rio y ladeó la cabeza. — Pues nada, tanto mejor para ti. Tú dirás, Marcus.

Merci Prouvaire!


El discurso del rey Firmakinovo

El discurso del rey QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
El discurso del rey V1mQwnV
El discurso del rey 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
El discurso del rey Wm7AwJV
Ante todo, amigos
El discurso del rey Giphy
Ay, los retitos
El discurso del rey Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
El discurso del rey Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

El discurso del rey Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

El discurso del rey Togeth10
Ivanka
Ivanka
User
Ivanka
Ivanka
1599Mensajes :
11Reputación :
Jue Dic 30, 2021 2:46 pm por Freyja

El discurso del rey
CON Alice EN Pasillos EL 21 de mayo de 1999
Los nervios se habían ido tan lejos que era hasta raro pensar que alguna vez hubieran estado con él, porque ahora solo sentía una alegría absoluta. Nada más acabar el nombramiento y acercarse a sus amigos de nuevo le cayó un montón de gente encima. - ¡Enhorabuena, O'Donnell! - ¡¡¡Tío!!! ¡Que lo has conseguido! - Ahora nos tienes que chivas las cosas guais de los peces gordos, ¿eh? - Oye a mí no me quitarás puntos, ¿no? Que somos colegas. - ¡¡Marcus, qué bien, vas a ser el prefecto!! - Le llegaban las voces y las felicitaciones desde todos los ángulos y ya no sabía ni quién le decía cada cosa. Aunque había una vocecilla que sí detectaba bien. - ¡Marcus! ¡Marcus! ¡Enhorabuena! ¡Eres prefecto! ¡Yo te ayudo! ¡Marcus! - Decía Colin, pegando saltitos por allí. Quería contestar a todos, pero solo podía reír y dar unas gracias erráticas. Estaba contentísimo.

Todo se detuvo cuando Alice le alcanzó, porque ella sí se hizo un buen hueco para hacerse oír, y él para su amiga siempre tenía momento. - Gracias. - Dijo aún con la voz temblorosa por la emoción, sin poder dejar de sonreír. El beso y el comentario solo aumentaron su alegría, y quiso devolverle el abrazo y una felicitación más larga, pero es que no podía ni hablar. Menos mal que el discurso lo había dado antes, porque ahora no podría decir ni dos palabras seguidas. Estaba mirando a Alice, emocionadísimo, cuando la Señora Granger volvió a hablar. Se puso a pensar. ¿Le dejarían llevar a los cuatro? Porque elegir era muy difícil, y normalmente cuando decían "amigos cercanos" solían referirse a dos, si no, no cabrían en la sala, con todo el mundo llevándose a mil personas. Hizo una muequecita, pero antes de poder pronunciarse, Kyla pasó por allí. Sonrió, dispuesto a felicitarla... Pero la chica simplemente pasó de largo, cediéndole el hueco a sus amigos. ¿Tan sola estaba?

Aunque, ciertamente, se lo ponía todo mucho más fácil a él. Sonrió ampliamente, mirando a la profesora, y preguntó. - Entonces, puedo llevar a cuatro, ¿no? - Preguntó. La mujer rio un poco. - Por ejemplo. - Miró contento a sus amigos y dijo. - Entonces, Alice, Sean, Hillary y Donna vienen conmigo. - Hillary y Donna dieron un saltito y varios aplausos, felices, y Sean le pasó el brazo por encima de los hombros. - Ese es mi prefecto. - Bromeó su amigo. Marcus miró a Alice y le dio la mano, guiñándole un ojo. Si hubiera tenido que elegir hubiera sido una gran faena, pero quería que la chica supiera que ella, sin duda alguna, era su primera opción.

Bajaron hasta la sala de reuniones de los prefectos entre risas y comentarios, ya con un alivio y una satisfacción imposibles de describir. Dentro estaban ya los prefectos actuales. Se puso a hacer recuento mental: si no habían quitado el puesto a nadie, o alguien había rechazado seguir, que parecía ser que no, los nuevos eran los dos de Ravenclaw y las dos prefectas de Hufflepuff y Gryffindor, puesto que eran las que acababan ese año, los chicos prefectos seguían. También continuaban los de Slytherin, aún les quedaba un año, de hecho pudo ver que Jacobs ya estaba dentro. Iba a entrar, feliz, a saludarle y a decirle que al final le habían cogido, cuando un grito agudo les detuvo a todos en la puerta, sobresaltándoles y haciéndoles girarse. - AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAYYYYYYYYYYYYYYYYYYY. -  Apenas reaccionó el tiempo de darse la vuelta, cuando Olympia le cayó encima. Literalmente. Incluso dio un par de pasos hacia atrás y la agarró por instinto, porque se le había enganchado como un koala y de milagro no caen los dos al suelo. - ¡¡¡¡MARCUS QUE VAMOS A SER COMPIS COMPIS COMPIS PREFECTOS QUE GUAYYYYYYYY!!!! - Le iba a destrozar el tímpano y la espalda, pero estaba tan contento que solo pudo reír. - ¡Te han cogido a ti también! - SÍÍÍÍÍÍÍÍ. - Ya por fin, la chica se bajó, pero colocó las manos en sus hombros, sacudiéndole. El pelo le lanzaba chispitas por todos lados. - ¡¡Ay, qué ilusión!! ¿Te imaginas, Marcus? ¿Los dos prefectos prefecteando juntos y haciendo este castillo un lugar más feliz? - Estaba viendo a sus amigos llorando de la risa de fondo. Marcus rio levemente. - La verdad es que no se me ocurre nada mejor. - Y otro grito, y otra vez a achucharle. Al menos esta vez no se le había subido encima.

Como Oly había llegado tan rápido, se había dejado a sus dos amigos invitados atrás. Hasta ellos llegaron Poppy y Darren segundos después. - ¡Marcus! ¡Te han cogido! - Dijo la chica, y fue a darle un tierno abrazo, considerablemente menos destructivo y más comedido que el de Oly. Eso le produjo un cosquelleo, porque... En fin, Poppy. - Muchas gracias, Pops. -Ethan quería apostar a quienes saldrían, y ahora voy a ganar dinero por mi Oly, y él lo ganará por Farmiga, tu compi, pero con el de Ravenclaw es que ninguno de los dos quería apostar por nadie que no fueras tú. - Dijo Darren, cantarín. Eso hizo a Oly conectar con algo, y empezó a estirar el cuello para mirar el interior de la sala. - ¿Es Farmiga la que ha ganado? ¿Y está por allí? ¡Ay, yo quiero verla! - Mejor no te le tires encima. - Previno Marcus. Algo le decía que a su recién estrenada compañera no le iba a hacer ninguna gracia eso. Pero Oly la detectó y estiró el brazo, saludando con tono de bocina. - ¡HOLA, FARMIGA! ¡ENHORABUENA! ¡SOMOS COMPIS! - Debería reevaluar si realmente le parecía buena idea compartir puesto con Olympia. Esperaba que el año que viene viniera más relajada.

- Lo dicho, enhorabuena, Prefecto O'Donnell. - Le dijo Darren, poniendo una mano en su hombro. - Gracias, Darren. - Aish, de haber sabido que había fiesta habría hecho mis galletas. Pero supongo que ahí tendrán chuches y eso. - Comentó Poppy. Oly volvió a reconectar con la conversación. - Jo, lo peor ha sido escoger solo a dos, yo quería traerme más, y Kowalsky casi me deja, pero Fenwick estaba en la puerta con mala cara y le ha regañado. - Entonces se fijó en quienes iban con él. - ¡Eh! A ti te han dejado, qué suerte. - En realidad yo también podía traer solo a dos, pero es que Kyla ha rechazado sus huecos y me los ha cedido a mí. - Oly aspiró una exclamación tan exagerada y dramática, llevándose las manos a la boca y con expresión de haber escuchado que alguien había sido asesinado cuanto menos, que les sobresaltó. - ¿¿Está sola?? Pero eso es terrible. - Y se giró muy diligente a la puerta. - ¡Vamos a hacerle compañía! - Por lo pronto vamos a entrar. - La detuvo Marcus. - Y ya una vez dentro vemos con quiénes nos reunimos. -
Merci Prouvaire!


We are
El discurso del rey Alchem10

El discurso del rey Firma_10

El discurso del rey Banner10

Together we are everything:

El discurso del rey Sin-t-10

El discurso del rey Nuestr10

El discurso del rey Lista10
Freyja
Freyja
Midnight - Nivel 4
Freyja
Freyja
3715Mensajes :
141Reputación :
Jue Dic 30, 2021 4:38 pm por Ivanka

El discurso del rey
CON Alice EN Pasillos EL 20 de mayo de 1999
Era normal que su amigo no respondiera, obviamente, si tan solo pudiera tenerle un momento a solas… Pero claramente aquello iba a ser inviable. Sonrió cuando dijo que les llevaría a los cuatro. — ¿Yo también? — Dijo Donna emocionada. Se puso a dar saltitos y gritando. — ¡Toma! El prefecto me ha elegido. ¡Soy guay! — La pobre seguía considerándose un poco dada de lado por la gente, pero tener amigos mayores al final la acababa haciendo interesante y muy agradecida con ellos.

Allí bajaron todos juntos, riéndose, dando saltos e imaginando lo que Marcus iba a hacer siendo ya prefecto, cuando prácticamente fueron arrollados por la Hufflepuff. — ¡Oly! ¿Tú también eres prefecta? ¡Enhorabuena! — Felicitó, muy contenta. — ¡Sííí! Le he puesto muchísimas ganas, y con Marcus vamos a poder hacer un montón de cosas por el cole y las auras de la gente. — Se tiró también a sus brazos y Gal la abrazó. — ¡Ey, Galita! ¿Cómo tú por aquí?¡Anda, Darren! Te han dejado venir. Yo soy la secretaria del prefecto, ya me pedí ese puesto en primero. — Puso los ojos en blanco ante la mención de Fenwick y sonrió al ver a Poppy y oírla hablar de galletas. Sí, desde luego que a Marcus no podía haberle hecho más feliz si las hubiera traído. Aunque bien pensado, tener a Poppy ahí… Iba a ser suficiente. Bueno, eso era lo que quería ella, ¿no? Que Marcus tuviera su día, que fuera feliz y estuviera completo. Otra que parecía querer hacer feliz a todo el mundo era Oly, que se fue derecha a por Farmiga. — Espera, Oly, no la agobies… — Y salió detrás de ella, intentando pararla.

No me digas que te han hecho prefecta. — Oyó a su lado, mientras Oly se le perdía por la sala. — No… — Dijo con una carcajada. — De eso nada, prefecto Jacobs. — Dijo con una sonrisa. — Oy… Que lástima. Y yo que creía que iba a verte todos los lunes a partir de ahora. — Alzó la ceja y se estiró. — Igual me vas a ver… Pero los martes y jueves en el club de Duelo. — Jacobs ladeó la cabeza y la sonrisa. — ¿De veras? ¿Viste algo que te gustó o qué? — Gal se rio un poco. — Pues sí, lo que Handsgold y Mustang me enseñaron el otro día. — El prefecto de Slyhterin se rio también y señaló con la barbilla a Marcus. — Voy a felicitar a mi pupilo favorito. Me alegro de verte aquí. — Ella correspondió con una sonrisa, pero prefirió dejarle, de nuevo, el espacio a los demás para felicitar a Marcus, que ahora estaba con los prefectos de Gryffindor.

Estab buscando a Oly con la mirada, esperando que no estuviera volviendo loca a la pobre Farmiga, cuando oyó una voz a su espalda. — Has hecho bien. — Se giró y alzó las cejas. Roslin no hablaba casi nunca con ella, si no era para reñirla, tanto menos para decirle algo bueno. — ¿En qué?En nos presentarte. No solo porque Farmiga estuviera postulada, es que no habríamos permitido que la prefectura cayera en tus manos. — Gal inspiró, ignorando su ofensa. — No quería serlo. Pero igual no todo el mundo piensa como tú. — Roslin soltó una carcajada sarcástica y se cruzó de brazos. — Alice, ya eres mayorcita para darte cuenta de que hay dos mundos. El tuyo… — Y señaló a Marcus con la barbilla. — Y el nuestro. Marcus no puede seguir siguiéndote a todas tus locuras y haciendo el tonto contigo. Solo vas a darle problemas y empeorar su imagen. Si de verdad le quieres tanto… Dale su espacio. — Tragó saliva y controló el nudo en su pecho y las ganas de llorar. — Monica Fender siempre te trató bien, ¿verdad? — Roslin parpadeó y le miró, un poco desconcertada. — Sí, claro. Pues ahora estaría muy avergonzada de ti. Monica siempre decía que entre las mujeres tenemos que tratarnos bien, porque ya nos tratan suficientemente mal en el mundo. Y tú no has hecho eso conmigo ni un solo día. Solo he sido prefecta, pero es que a ti cumplir las normas nunca te viene bien. Y decirte que no pegas con un prefecto no es tratarte mal, Alice. — Respondió con altanería. Y como si le cayera del cielo, Jacobs levantó al mirada y la cruzó con ella, a lo que Gal alzó una ceja y descruzó los brazos. — ¿Estás segura de eso, Diana? — Y se fue con Marcus, sin esperar la respuesta, probablemente cruel y desmedida, de la todavía prefecta.

Llegó y se enganchó de su brazo, justo cuando los prefectos de Gryffindor se iba. — Hola, prefecto. — Dijo con una gran sonrisa. — No puedo esperar a que me cuentes qué tal salió ese discurso. ¡Oh! Y quiero saber ese final apoteósico que... ¡Muchacho! Enhorabuena, nadie dudaba de que serías elegido. — Dijo Kowalsky. — Oh, hola Galen. — Kowalsky siempre igual. — Nadie se sabe el reglamento mejor que tú, Marcus. A mí se me olvida un cacho nuevo cada mañana. Mi señora extiende sus felicitaciones, por supuesto. — Y Silver ni la había visto vaya. Pero ella se iba a quedar agarrada a su brazo. — Ahora vendrán el director y la subdirectora a felicitarte. — Uh, pues a eso sí que no veía claro quedarse.

Merci Prouvaire!


El discurso del rey Firmakinovo

El discurso del rey QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
El discurso del rey V1mQwnV
El discurso del rey 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
El discurso del rey Wm7AwJV
Ante todo, amigos
El discurso del rey Giphy
Ay, los retitos
El discurso del rey Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
El discurso del rey Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

El discurso del rey Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

El discurso del rey Togeth10
Ivanka
Ivanka
User
Ivanka
Ivanka
1599Mensajes :
11Reputación :
Jue Dic 30, 2021 11:34 pm por Freyja

El discurso del rey
CON Alice EN Pasillos EL 21 de mayo de 1999
Mejor se iba detrás de Oly antes de que espantara a Kyla y empezaran la prefectura con mal pie. - ¡¡Hola!! Eres Farmiga, ¿verdad? ¡¡Enhorabuena!! ¡Yo también soy prefecta, vamos a ser compis! - La cara de la Ravenclaw era un poema, con los ojos muy abiertos y expresión de animalillo que se plantea si es mejor huir o atacar al depredador que se le acerca. Y lo peor es que Oly no había empezado aún. - No te abrazo porque me han dicho que no lo hag... - Gracias por cederme lo de los huecos para los amigos. - Cortó Marcus, antes de que aquello se pusiera peliagudo. - No tenías por qué. Puedes venirte con nosotros, si quieres. - La chica se encogió de hombros y se recolocó las gafas. - No te preocupes, si en verdad no me gustan las fiestas, he venido por no hacer el feo. Supongo que va con el puesto. Lo de las fiestas. Bueno, estas reuniones y eso. - Vio que tragaba saliva y esquivaba la mirada. - ¡Aquí están los prefectos nuevos! - Dijo una voz tras ellos. Era el prefecto de Gryffindor, quien empujaba por los hombros a una chica que reía tímidamente por las ocurrencias de su compañero. - ¿Ves? Que estaba ella preocupada por estar solilla... - No es verdad. - Contestó la chica, entre risas, y luego les miró. - Pero mira, los de Ravenclaw han empezado juntos. Tendré que pegarme a la chica de Hufflepuff, que empieza nueva también, como yo. - - ¡Claro que sí! A mí me gusta pegarme a la gente. - Respondió Oly, contenta, y con el pelo poniéndosele granate, como el escudo de Gryffindor. Marcus se tuvo que aguantar la risa.

- ¿Y cómo te llamas, chica que le gusta pegarse a la gente? - Preguntó entre risas la Gryffindor. Parecía bastante simpática. - Olympia Lewyn. Y esta es Kyla Farmiga, te la presento yo porque me parece que es un poco tímida y como no lo diga yo, se va a quedar para la última. - Kyla volvió a recolocarse las gafas. La Gryffindor rio un poco. - Encantada, chicas. O mejor dicho, futura Prefecta Lewyn y futura Prefecta Farmiga. - Esbozó una sonrisa contenta y dijo. - Yo soy la futura Prefecta Geller. Margaret Geller para los amigos. - Miró a Marcus y añadió. - O Maggie, para los muy muy amigos. - Marcus ladeó la sonrisa y extendió la mano. - Marcus O'Donnell. Futuro Prefecto O'Donnell, para los amigos también. - Eso la hizo reír. Buah, qué contento estaba, se sentía en su salsa allí, ya con bromitas de prefectos y todos. Tenía las expectativas ridículamente altas de por sí, pero aquello las estaba mejorando.

- Ha sido un placer, Margaret Geller. Te llamo Margaret porque no he llegado al escalafón de muy muy amiga todavía, pero al de amiga sí. - Comentó Olympia. Marcus y Margaret se miraron, frunciendo los labios para aguantar las risillas. Entonces, Oly se enganchó del brazo de una Kyla que puso los ojos como platos. - Voy a empezar a hacer cositas buenas por este castillo y la prefectura y a ayudar a mi nueva amiga Farmiga a socializar, que la veo perdidilla. - No, eh, no, Prefecta Lewyn, si no hace falta... -¡Uy, qué formal es esta chica! Puedes llamarme Oly, como de muy muy amiga, te subo de rango directamente. - Y se la llevó. Marcus miró a la tal Margaret y suspiró. - Está un poco loca, pero es muy buena persona. - Ya veo. - Dijo la otra entre risas. - Sois todos de cuarto, ¿no? - Marcus asintió. La chica se cruzó de brazos con una sonrisilla astuta. - No conocía a tus amigas, pero sí he oído hablar de ti. Tienes la mejor nota del castillo. Tenía más claro que ibas a ser prefecto tú que yo. - Eso le hizo reír, aunque se sintió un poco mal, por una parte. Ella le conocía a él, pero él juraría no haberla visto nunca, la verdad.  - Tú estás en quinto, ¿no? - Ella asintió, y luego suspiró. - Una pena, no vamos a hacer tres años juntos, solo dos. - Y eso se lo dijo con un tono... Distinto, aunque no sabía muy bien evaluar en qué sentido. Igualmente, su compañero de casa volvió a donde estaban para llevársela. - ¡Ey! Que está ahí la prefecta de Slytherin, ven que te la presente. - Margaret miró a Marcus y saludó con un gestito de la mano. - Nos vemos en las reuniones. - Él devolvió la sonrisa y se despidió con un gesto de la mano. Qué maja.

Justamente llegó Alice, enganchándose de su brazo. - ¡Ey! Es verdad, que entre una cosa y otra no me ha dado tiempo a contarte nada. - Contestó, lleno de ilusión. Ni le iba a dar tiempo a corto plazo, a parecer, porque llegaron algunos jefes de casa y les interrumpieron. Sonrió. - ¡Muchas gracias, Profesor Kowalsky! Estoy muy contento. - La intervención del Profesor Handsgold le hizo reír. - Muchas gracias, Profesor Handsgold. Gracias a los dos, de verdad que es un honor que hayáis depositado vuestra confianza y esta responsabilidad para con el castillo sobre mí. - Silver asintió con una sonrisa simpática, pero Kowalsky soltó una risita aguda. - Este niño, qué gracia, es que es un no parar. - Marcus le miró sin comprender. No recordaba haber contado ningún chiste, iba muy en serio. - Oh, lo dicho, ahí está la comitiva real. - Bromeó el Profesor Handsgold, señalando a la puerta, por donde entraban el Director Potter y Petra Fenwick, subdirectora y jefa de Slytherin. Kowalsky siseó un poco y, como un niño tímido, se arrimó a Silver y le dijo bajito. - Mejor llámalos tú, que ya la he tenido con Petra antes de venir. - El jefe de Gryffindor miró al de Hufflepuff extrañado y este último se encogió de hombros. - Es que no sabía lo del límite de amigos. ¿Y sabes lo que me ha dicho? "Que no estábamos saliendo de excursión al Bosque Prohibido". Tsss... - Puso lo que Kowasky debió creer que era una expresión enterada y dijo. - Tenía que haberle dicho, "está prohibido, subdirectora, en todo caso sería a los terrenos". - Y se rio el solo de su supuesto corte. Silver, con una ceja arqueada, dejó que la broma se diluyera y dijo. - Has hecho bien en no decirle eso. -
Merci Prouvaire!


We are
El discurso del rey Alchem10

El discurso del rey Firma_10

El discurso del rey Banner10

Together we are everything:

El discurso del rey Sin-t-10

El discurso del rey Nuestr10

El discurso del rey Lista10
Freyja
Freyja
Midnight - Nivel 4
Freyja
Freyja
3715Mensajes :
141Reputación :
Vie Dic 31, 2021 12:07 am por Ivanka

El discurso del rey
CON Alice EN Pasillos EL 20 de mayo de 1999
Por un momento, se planteó arrastrar un poquito a Marcus, quedarse a su lado, porque era su mejor amiga, al menos ese era su puesto, y tenía derecho a celebrarlo con él. Pero… ¿Cómo iba a quitarle ese momento? El momento en el que las dos personas más importantes del castillo iban a felicitarle personalmente. Y encima una de esas personas era Fenwick. “Solo vas a darle problemas y empeorar su imagen”. Pues… Si era Fenwick la que estaba de por medio eso era verdad, desde luego. De hecho, en general… Marcus era el que tenía que brillar y ella la que… Más le valía no llamar la atención. “Siempre de tu mano” le había dicho. Sí, pero podría ser que eso lo hubiera dicho cuando no se daba cuenta de cómo eran las cosas de verdad. Ahora, la manera de ser la mejor amiga de Marcus, de hacerle brillar, era retirándose. Así que, manteniendo la sonrisa, se soltó del brazo de Marcus y le dio un beso en la mejilla. – Tengo que irme un momento. Ahora mismo vuelvo. – Necesitaba respirar. Se alegraba por Marcus, por supuesto que se alegraba por él. Ella siempre quería lo mejor para Marcus, y lo mejor para él era ser prefecto. Pero de repente se dio cuenta de lo que iba a significar eso para ellos. Había hecho muchas bromas con lo de la despedida, y el discurso y todo, pero ahí estaban en la fiesta de fin de curso, y lo de que Marcus fuera prefecto iba a ser… Ya. Iba a ser el ejemplo a seguir para los alumnos de Ravenclaw, y ella era todo lo opuesto al ejemplo a seguir. Ella era… Alice Gallia… El caos Gallia, con “problemas” escrito en la frente. “Los chicos como Marcus… Las chicas como Alice”. Cómo lo había visto venir su abuela.

Pero, ¿qué podía hacer ella? ¿Decirle que no fuera prefecto? Era lo que más deseaba, y ella solo quería verle tan feliz como cuando se lo comunicaron. ¿Y entonces? ¿Cómo procedía? Ella nunca sería perfecta, ella nunca sería una persona que fuera ejemplo para nadie. Y darse cuenta de la realidad le había hecho que le faltara la respiración, le había dado calor, sentía las cadenas del boggart asfixiarla, así que empezó a desanudarse la corbata y desabrocharse los botone de arriba de la camisa, cada vez pudiendo respirar peor. Y las toses. Las toses de su madre. El dolor en el pecho, las agujas atravesándola.

Gallia. – Dijo una voz muy serena, mientras le ponía una mano en el hombro. Tragó saliva, inspiró muy fuerte. No se había dado cuenta de que le caían lágrimas por la cara y que estaba de rodillas en una esquina del pasillo. Se giró. – ¿Señora Granger? – La jefa de su casa la estaba mirando con aquella expresión tan suya de siempre. Subió las manos rápidamente y se limpió las lágrimas. – ¿Qué haces aquí? ¿Qué te pasa? – Se levantó y sorbió, tratando de buscar una excusa. – No intentes buscar una excusa. – Joder, era buena. – No estaba haciendo eso. – Dijo ella, tragando saliva. – Te lo voy a preguntar otra vez. ¿Qué te pasa? – Alzó los ojos y la miró. – Una tontería. Me he agobiado. No podía respirar. – La señora Granger se sentó, con toda la tranquilidad, en el poyete bajo el gran ventanal. – Te pasa mucho eso, eh. – Gal se tensó. – No. No es verdad. Yo respiro bien. – Su jefa rio un poco. – ¿Sí? No lo parece.Ahora no, ya se lo he dicho. – Ella cruzó las manos sobre el regazo y la miró, con esa expresión imperturbable, de cuadro retratado hace muchos siglos, tranquilamente. – ¿Sientes que te ahogas?¡Que no! – Respondió subiendo el tono, ya enfadada. Ea, ya se iba a enfadar. – Pues yo sí. Lo he sentido toda mi vida. Que me ahogaba. – Eso no se lo esperaba y la dejó sin defensas, con los ojos muy abiertos y la boca como un pececito.

Se quedaron así, calladas, mirándose, aunque con dos expresiones muy distintas. A falta de algo mejor, Gal se acercó despacito y se sentó a su lado. – ¿Usted también tiene problemas respiratorios? – Granger asintió suavemente. – Pero no en los pulmones. Estoy perfectamente sana. – Se llevó un dedo a la sien. – Lo tengo aquí. Mi cabeza es la que me impide respirar. – Gal estaba segura de que tenía toda la expresión de una merluza fuera del agua mirando a su jefa de casa.

Merci Prouvaire!


El discurso del rey Firmakinovo

El discurso del rey QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
El discurso del rey V1mQwnV
El discurso del rey 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
El discurso del rey Wm7AwJV
Ante todo, amigos
El discurso del rey Giphy
Ay, los retitos
El discurso del rey Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
El discurso del rey Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

El discurso del rey Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

El discurso del rey Togeth10
Ivanka
Ivanka
User
Ivanka
Ivanka
1599Mensajes :
11Reputación :
Dom Ene 02, 2022 5:45 pm por Freyja

El discurso del rey
CON Alice EN Pasillos EL 21 de mayo de 1999
Se aguantó la risa y miró a su amiga con los labios fruncidos, buscando esa miradita cómplice, como si se comunicaran mentalmente. Alice, sin embargo, parecía tener prisa por ir a alguna parte, así que le dio un beso en la mejilla y se marchó, y él simplemente sonrió en respuesta. Iría al baño o algo así. - ¿Qué les parece a tus amigos tu puesto nuevo, Prefecto O'Donnell? - Comentó Silver, con su tono simpático habitual y su sonrisa agradable, aunque siempre te daba la sensación de que el hombre escondía tras su cordial pregunta más acceso a información del que parecía. Marcus, que estaba demasiado encantado con su situación actual, contestó con toda la naturalidad del mundo y una sonrisa de oreja a oreja. - ¡Están contentísimos! - De hecho, les señaló con la mano. Donna, Hillary y Sean reían y tomaban algo junto a Poppy y Darren. A quien no veía era a Alice... Ah, claro, si se acababa de ir, se lo había dicho. Qué despiste, si es que estaba tan sobreexcitado que hasta se le olvidaban las cosas. - Bueno, Alice ahora mismo no está, pero vaya, ella la que más. Lleva aguantándome con lo de que quiero ser prefecto desde primero. - Contestó entre risas, y ambos hombres rieron también. - ¡Eso sí que es tener paciencia! - Comentó Silver, y entonces Marcus cayó en algo.

Se mordió un poco el labio. - Me ha comentado lo del Club de Duelo... Gracias por preocuparse por ella, Profesor Handsgold. - El hombre hizo un gesto con la mano, sin perder la sonrisa. Marcus siguió. - Creo que le puede venir bien y eso... Siempre que no se dañe, claro... Verá, Alice es buenísima usando la magia, pero está pasando un mal momento, y yo ni sabía que se había planteado lo de duelo, aunque bueno, está practicando la defensa, ¿no? Eso me ha dicho... - Sí que hemos hecho bien eligiendo a este prefecto. - Comentó Kowalsky con una sonrisa satisfecha. Silver rio un poco. - No te preocupes, Marcus, como bien dices Alice es muy buena usando la magia en general, es muy inteligente y tiene muy buena relación con Ruth. Y yo estoy acostumbrado a cosas peores en ese club, créeme. - Comentó entre risas. - Nos centraremos en defensa por ahora. Confía en nosotros. - Y le guiñó un ojo. Marcus sonrió levemente aliviado, y en el leve silencio, Bertrand dio un sorbo a su bebida, chasqueó la lengua pensativo, asintiendo lentamente, y dijo. - Es buena chica, esa Gallen. - Gallia, Bertrand, Gallia. - Corrigió Silver. El de Hufflepuff chasqueó la lengua, reprendiéndose a sí mismo. - ¡Eso! Es que como no es alumna mía, y soy malísimo para los nombres... - Pero los de las criaturas te los sabes todos. - Comentó entre risas Handsgold, haciendo a Marcus reír. Kowalsky miró a su compañero con un gesto de obviedad, como si fuera lo más lógico del mundo. Le caían genial esos dos profesores.

- Así que es usted el futuro prefecto de Ravenclaw. - Dijo una voz solemne aunque amable tras él. Se giró, con una gran sonrisa pero un porte más erguido y protocolario que el que tenía con los otros dos docentes. - Así es, Director Potter. - El hombre amplió una sonrisa amable y segura. - Estoy seguro de que serás un gran prefecto, estoy muy satisfecho con la decisión tomada por este equipo, no hubo duda alguna. Enhorabuena. - Marcus estaba temblando un poco por dentro otra vez. Asintió respetuosamente con la cabeza.  - Muchas gracias, Director. Es un honor, de verdad. - Como sus padres. - Dijo una voz sibilina junto al director. La Profesora Fenwick, con las manos en el regazo y una sonrisa tenue, le miraba desde su espigada altura, fingiendo ser amable pero claramente por encima del hombro. - Enhorabuena, O'Donnell. Yo también estoy segura en que no defraudarás. Lo contrario sería una sorpresa, ciertamente. No está en tu genética no ser perfecto. -
Merci Prouvaire!


We are
El discurso del rey Alchem10

El discurso del rey Firma_10

El discurso del rey Banner10

Together we are everything:

El discurso del rey Sin-t-10

El discurso del rey Nuestr10

El discurso del rey Lista10
Freyja
Freyja
Midnight - Nivel 4
Freyja
Freyja
3715Mensajes :
141Reputación :
Dom Ene 02, 2022 9:15 pm por Ivanka

El discurso del rey
CON Alice EN Pasillos EL 20 de mayo de 1999
Obviamente, imaginarás que yo también estudié aquí. Una noche, en primero, me escapé de los dormitorios de Ravenclaw y fui a la Torre de Astronomía y me quedé mirando las estrellas. Eran tantas… Y quería entenderlas todas, conocerlas todas. Así que me encaramé en el telescopio y miré. No sabía por cual empezar, a cuál enfocar. Eran miles y miles de constelaciones, y empezó a entrarme calor, y un agobio tremendo, porque eran demasiadas, y entonces intenté identificar una sola aunque fuera, Orión, que es la más fácil de ver, y nada, imposible totalmente. – Gal lo estaba escuchando totalmente entregada, porque comprendía aquel agobio. – Así que me separé, y fui a los libros, y era incapaz de leer una sola letra en ese momento. Imagínate – dijo entornando sus ojos hacia ella –, la pesadilla de un Ravenclaw. – Gal asintió con la cabeza, con los ojos súper abiertos aún. – En ese momento, empecé a ahogarme, así como tú antes. – Ambas suspiraron a la vez. – Así que, repito la pregunta. ¿Qué te pasa, Gallia? ¿Por qué te ahogas?

Gal inspiró, relajó un poco la expresión y miró a su jefa de casa. – Marcus es… Yo… Siento que… – Nada, se sentía absolutamente incapaz de hablar. Se frustró resoplando, pasándose las manos por la cara. Granger no decía nada, dándole su espacio. – Cuando entré a Hogwarts quería hacer eso. Conocerlo todo, saberlo todo. El ansia de saber, de descubrir me mueve. Pero gran parte de ese deseo es compartirlo… – Tragó saliva y se miró las manos y los pies, por no alzar la mirada. – Marcus va a ser prefecto. – Arabella asintió. – Y yo… Yo siempre he sido un caos Gallia. Y este año me he portado como una arpía. Quería… Discutir. Gritar. Desahogarme. Enfadarme. Le he vuelto loco, me he metido en problemas… – Soltó el aire por la nariz y la boca. – Querías sacar la tristeza que tienes dentro. Solo has encontrado esa forma. Y no es que esté bien, pero… – Se giró un poco y la miró más de frente. – Ninguno de nosotros ha perdido una madre. Yo te tengo que enseñar que hay normas que cumplir sin excepción, pero no voy a juzgarte, Gallia. Ni por querer saber más ni por cómo frustres tu tristeza, mientras no hagas daño a nadie. – Ella rio amargamente y tragó saliva. – Igual he hecho daño a Marcus. – Ahora fue la mujer la que rio. – No, no lo creo. – Se acercó un poco. – ¿Qué te da miedo? ¿Que O’Donnell ya no sea tu compañero inseparable? – Claro, dicho así sonaba un poco… ¿Sabría la señora Granger lo que sentía por él? ¿Lo del beso? – Sí. Algo así.Gallia. – Gal levantó por fin la mirada y enfrentó a su profesora. – ¿Sabes cómo salí de mi ahogamiento aquella noche? – Ella negó en silencio. – Saqué la cabeza de los libros, respiré, y esperé. No era el momento de leer sobre astronomía. Pero hoy en día es a lo que me dedico. ¿Ves por dónde voy?Mmmmm… Creo que sí. – No. O sea, no podía ser que Arabella Granger le estuviera diciendo que esperara para… ¿Dedicarse a Marcus? Iba a tener que darle un par de vueltas a eso. Suspiró y asintió. – Bien. Dicho esto, Gallia. – Le puso la mano bajo la barbilla y la obligó a mirarla. – Respira. Y si no puedes, para. Aíslate de todo. Repite algo que te de seguridad. Y entonces, simplemente respira. – Gal cerró los ojos y lo hizo lentamente. – Y ahora vuelve donde tienes que estar. Como yo con las estrellas. – ¿Y dónde tengo que estar yo?  – Porque de verdad que se lo preguntaba. – Con O’Donnell, por supuesto.

Era tan contrario a lo que le había dicho Roslin, y a lo que oyó de su abuela que se quedó un poco bloqueada. — ¿No le daré mala imagen? — Dijo levantándose, y con un tono más aniñado de lo que le gustaría. Arabella puso su enigmática sonrisa y dijo. — Alice, eres una niña. Una niña fuerte e inteligente, contestan y curiosa. Todo un ejemplo de Ravenclaw. No hay forma de que tú puedas darle mala imagen a nadie, y menos a una estrella tan brillante como es O'Donnell ahora mismo. — Inspiró y miró al interior. Ella siempre haba sido valiente, y estaba muy orgullosa de Marcus. A su lado siempre, lo dijo en primero, y ella cumplía sus promesas, más si eran con Marcus. — Gracias, jefa. Sé que no he sido fácil este año. — Ella se encogió de hombros. — Ningún Ravenclaw que se precie es fácil. Nos gustan los enigmas complejos. — Le sonrió y se adentró en la sala, inspirando de nuevo. Puf, con Petra Fenwick, ni más ni menos. Vale, no iba a interrumpir ahí, pero... Cogió una magdalena de arándanos y se quedó apoyada en una columna, mirándole con cariño y una sonrisa, que viera que estaba bien, estaba allí para él.

Merci Prouvaire!


El discurso del rey Firmakinovo

El discurso del rey QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
El discurso del rey V1mQwnV
El discurso del rey 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
El discurso del rey Wm7AwJV
Ante todo, amigos
El discurso del rey Giphy
Ay, los retitos
El discurso del rey Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
El discurso del rey Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

El discurso del rey Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

El discurso del rey Togeth10
Ivanka
Ivanka
User
Ivanka
Ivanka
1599Mensajes :
11Reputación :
Lun Ene 03, 2022 12:45 am por Freyja

El discurso del rey
CON Alice EN Pasillos EL 21 de mayo de 1999
En la cabeza de Marcus, que además no paraba de recibir halagos en las últimas horas, aquello había sido un piropo. Un piropo a la Slytherin, que bien parece una indirecta y probablemente lo sea, pero él prefería quedarse con lo del piropo. - Muchas gracias, Profesora Fenwick. - Contestó, con una inclinación de su cabeza. - Aún no se lo he podido decir a mis padres, ha sido todo rapidísimo, pero estoy deseando hacerlo en cuanto acabe la fiesta. - La mujer ladeó la sonrisa casi imperceptiblemente. Le recordaba a su madre en los gestos, aunque Emma era más sutil y Petra, más fría, casi cruel. - Seguro que se sienten muy orgullosos. - Arqueó una ceja y añadió. - Espero que estés a la altura de tu primo Percival. Fue un gran prefecto. - Hizo una brevísima pausa. - Pero no te sientas presionado, no es bueno sentirse a la sombra antes de empezar. - Marcus volvió a asentir. - Lo tendré en cuenta. - Contestó educadamente. Marcus se había criado en una familia de Slytherins, sabía con que parte de sus discursos quedarse. No podías tomarlos al pie de la letra o te irías dándole vueltas a la cabeza, y él era especialista en quedarse con lo que le interesaba. Y lo que le interesaba del discurso de Fenwick era su enhorabuena y su conocimiento sobre que provenía de una familia de grandes prefectos.

En ese momento, divisó a Alice. Estaba a un lado, comiéndose una magdalena de arándanos. Sonrió. - Aún puedes dedicarte a esas cosas. - Dijo la voz de la mujer. Claro, Fenwick seguía allí, y debió detectar su gesto. Marcus la miró, esperando a que añadiera algo más, porque la frase por sí sola no la había terminado de entender. - Aún puedes dejar de lado estas... No tan estimulantes reuniones con el profesorado, para charlar con tus amigos. - Soltó una carcajada irónica de labios cerrados. - Lo de esta fiesta, el permitiros traerlos, hacerles creer... Que son tan parte de este mundo como nosotros... - Marcus automáticamente arrugó el ceño, un tanto desconcertado. Error. Personas como Fenwick se crecían ante los gestos involuntarios, las muestras de desconcierto. Se acercó a él, pronunció la sonrisa y bajó la voz. - Es un caramelito para ellos y para vosotros, el último antes de empezar... Otro tipo de vida. - Bajó los párpados. - Te lo digo por la confianza que nos une, O'Donnell, por mi unión con tu familia. - Sí, Petra y su tía Linda eran intimas amigas, aunque Marcus nunca la había visto fuera de la escuela. Parecían usar dicha familiaridad a conveniencia, porque nunca antes se la había mencionado. En clase le trataba igual que a los demás, si no con más exigencia porque "él podía dar más de sí". Volvió a mirarle a los ojos y añadió. - El año que viene, muchos alumnos reclamarán tu atención, esto es a lo que has decidido ocuparte en los años que te quedan en la escuela, si Merlín así lo desea. Algunos de estos serán alumnos... Digamos, tendentes a recabar la atención de los prefectos, por los motivos que sea. Tendrás que dilucidar si son motivos que merezcan la pena o no. Un buen prefecto debe discernir bien cuales son necesidades reales, y cuales son... Digamos, simples pataletas. Antes de verse absorbidos por la persona equivocada, desatendiendo al resto en el proceso. - Marcus asintió lentamente. - Es un buen consejo, profesora. Gracias, lo tendré en cuenta. - Repitió, de nuevo con educación. Tras esto, la mujer pronunció la sonrisa una vez más y, con un gesto de la cabeza, pareció darle permiso para marchar.

Se dirigió a Alice y, tan pronto se acercó a ella, su sonrisa se ensanchó. - ¿Te está gustando la fiesta? - Preguntó, contento. Giró la mirada y comentó. - Perdona, me han entretenido un poco los profes... Todo el mundo, realmente. - ¡Tío! Sí que estás solicitado, ¿eh? - Hablando de interrupciones, aunque ciertamente aún no había hablado con él, así que no le importó mucho. Estrechó afectuosamente la mano de Hasan y este le dijo. - Enhorabuena. No tenía la menor duda de que lo conseguirías. ¿Fenwick te ha comido mucho el tarro? - Marcus rio y negó. - No, qué va. Ya sabes, en su línea. -Rodó los ojos y añadió. - Que esté a la altura de Percival, que era genial. - Pff, ni de coña, vamos. - Comentó el otro, pero entonces pareció ponerse un poco más serio. - Te lo digo en serio... No seas como tu primo. No eres así, y no era un buen ejemplo a seguir. - Sonrió entonces, de forma chulesca y le guiñó un ojo. - Tú fíjate en mí, que sí que soy un buen prefecto. ¿Verdad o no, Gallia? - Mi mentor es y será siempre Howard Graves. - Pienso decirle eso a tus padres. - Yo no me oculto. - Ambos rieron y, tras esto, Hasan suspiró, les miró a ambos y dijo. - Bueno... Os dejo. Luego nos vemos. - Frunció una leve sonrisa, dedicó una mirada a Alice y se marchó.

Ya Marcus sí esperaba que no les interrumpieran más. Se giró a su amiga y dijo. - Oye... Quería decirte algo. - Se acercó un poco y agarró una de sus manos. - Gracias. Por todo. Has sido con diferencia la persona que más me ha ayudado en todo esto, desde el primer día hasta el último, literalmente. No seremos compañeros prefectos, pero... - Ladeó una sonrisa y encogió un hombro. - No se me ocurre mejor compañera para sobrellevar este cargo. -
Merci Prouvaire!


We are
El discurso del rey Alchem10

El discurso del rey Firma_10

El discurso del rey Banner10

Together we are everything:

El discurso del rey Sin-t-10

El discurso del rey Nuestr10

El discurso del rey Lista10
Freyja
Freyja
Midnight - Nivel 4
Freyja
Freyja
3715Mensajes :
141Reputación :
Lun Ene 03, 2022 11:52 am por Ivanka

El discurso del rey
CON Alice EN Pasillos EL 20 de mayo de 1999
A ver si fuera posible que Fenwick dejara tranquilo a Marcus un ratito y decirle algo… Estar con él, tal como le había dicho Arabella… Y por fin, la muy pesada le dejó de sus tonterías y su amigo se acercó a ella. Sonrió más ampliamente y levantó el último trocito de magdalena. — Estoy comiendo. Para que veas que empiezo tu mandato complaciéndote. — Hmmm eso podía sonar un poco… Bueno, tonterías, Marcus no le daba importancia a los dobles sentidos. Sonrió y asintió. Bueno, lo cierto es que se lo pasaría mejor sin todos los agobios en su cabeza y si no estuvieran todos los jefes y el director por ahí. — ¿Qué clase de Gallia sería si no me gustara una buena fiesta? — Contestó con una risita. Luego asintió. — Es lo que tiene ser el prefecto O’Donnell. ¿Has conocido ya a todos tus…? — Y como si le hubiera leído la mente, ahí apareció Jacobs, haciéndola reír, y se quedó mirándoles con cariño. Le gustaba el dúo que formaban.

Frunció el ceño cuando oyó lo de Percival Horner. No conocía a la familia materna de Marcus, y apenas sí sabía que tenía un primo mayor, y algo le había oído decir de que había sido prefecto. Pero no había caído en que, por edad, Jacobs debió conocerle y, por lo visto… No llevarse muy bien. Pero bueno, el chico parecía no darle mucha importancia, y con los Slytherin nunca se sabe. Ladeó la sonrisa y alzó una ceja cuando el prefecto la aludió a ella. — Es un chico de principios, Marcus. Apúntate eso. — Y le miró de reojo, mientras veía cómo se iba, sin quitar la sonrisilla. Últimamente, se le hacía que todo el mundo sabía cosas de las que ella no tenía ni una pista.

Pero Marcus la sacó de sus reflexiones, dándole la mano, mandando un montón de mariposas no autorizadas a su estómago, por tenerle de repente tan cerca, en contacto y diciéndole que quería decirle algo. Levantó la mirada y miró a sus ojos, escuchándole y sonriendo. — Ha sido un placer. Y más cuando ha terminado tan bien, tan perfecto… — Pero se quedó sin palabras cuando le dijo lo último. ¿Qué le contestaba? ¿Que sí, que ella quería estar a su lado? ¿Que había quien pensaba que no le convenía? Con lo rallante que podía ser Marcus con algunos temas… Se mordió las mejillas por dentro y tiró de la mano que le había dado. — Ven, te robo solo un segundo.

Salieron al pasillo, donde los arcos se abrían a uno de los patios y le pegó al borde. — Sé que no soy prefecta, y eso implica que, probablemente, haya muchas cosas que no me puedas confiar, o que los alumnos te volverán loco pidiéndote ayuda… Pero si alguna vez me necesitas y no me puedes encontrar… — Levantó sus manos entrelazadas y las sacó por la barandilla, para que les diera la corriente. — Busca el viento. Cierra los ojos, párate, y acuérdate de respirar. Que cualquier momento, por estresante que sea, pasará, y podrás buscarme y nos reiremos de ello. — Soltó su mano, dejando una caricia en ella y le dio un toque en la mejilla, sonriendo. — Pero abre los ojos, hombre, que aún no has tenido ningún drama de prefecto, y me tienes aquí. Hoy aún podemos disfrutar de ser unos alumnos despreocupados, mejores amigos, de cuarto. — Aunque nunca hubieran sido eso exactamente. Ni exactamente mejores amigos, pero bueno, ¿qué importaba eso ahora?


Merci Prouvaire!


El discurso del rey Firmakinovo

El discurso del rey QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
El discurso del rey V1mQwnV
El discurso del rey 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
El discurso del rey Wm7AwJV
Ante todo, amigos
El discurso del rey Giphy
Ay, los retitos
El discurso del rey Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
El discurso del rey Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

El discurso del rey Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

El discurso del rey Togeth10
Ivanka
Ivanka
User
Ivanka
Ivanka
1599Mensajes :
11Reputación :

 
a