Tree Of Life :: One on oneTramas One on One :: Épocas pasadas
Tree Of Life
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
2 participantes
Miér Mar 09, 2022 2:24 am por Nymphet

ORIGINAL  |  ÉPOCAS PASADAS  |  1X1
ROCOCÓ
everything in excess


Angelique, la autoproclamada duquesa de Bovary, habita en una realidad completamente privilegiada, y aún así, prefiere vivir en el exquisito mundo de fantasía que se ha construido. Pero no está allí en soledad: Adèle, la hija de la institutriz, ha vivido con la generosa familia Duvernoy desde la infancia, y su inocente complacencia la hizo la cómplice perfecta de Ange. Como el extraño Sombrerero que acompaña a Alicia a sumergirse en el bizarro País de las Maravillas, la mayor involucra a Addie en todas sus descabelladas ideas, aprovechándose de su acomodada posición, y de su afilada mente, para hacer y deshacer de la rubia a placer.

Peleas, pelucas, escapes, puntillas rasgadas y pasteles de crema lanzados al rostro. Y aunque todo suene loco, ¿no es verdad que la felicidad requiere la pérdida de un poco de cordura? ¿Acaso no son sólo los insanos los que aman con locura?



cronología

yyyyyy1. Título
yyyyyy2. Título
yyyyyy3. Título


 
ANGELIQUE DUVERNOY
JESSICA BROWN FINDLEY - MARLOWE
ADELE LARUE
ELOISE SMYTH - NYMPHET



Merci Prouvaire!




Código de posteo:


─ ROCOCÓ. HLXW9Mc
Nymphet
Nymphet
User
Nymphet
Nymphet
376Mensajes :
128Reputación :
Vie Mar 18, 2022 6:38 pm por Marlowe

spring quickens the blood
Angelique Duvernoy
con Adele Larue
Habitación de Angelique

La primavera se había antepuesto por fin al frío invierno y, con ella, surgían las flores más vistosas de los lugares más concurridos.

- ¿Crees que queda bien aquí? -preguntó Angelique Duvernoy intentando mantener recta una violeta entre sus senos, predispuestos exorbitantemente por el corsé que cernía éstos-.

Entre sus muchas excentricidades, la de ser nombrada como duquesa de Bovary no había sido la que había tocado techo, y Angelique estaba dispuesta a ser víctima de miradas y madre de tendencias parisinas entre la nobleza, al precio que fuera. Incluso al del ridículo, algo que se le daba muy bien portar aunque ella no lo supiera.

- Vamos, ayúdame, no sirves para nada. El marqués de la Rochefoucauld pospone nuestra cita y tú, en lugar de ayudarme a pasar la pena, te quedas ahí mirándome como una idiota.

Desde luego, las intenciones de la señorita Duvernoy por servir de ayuda a la moda parisina eran tan fugaces como cualquiera de sus caprichos, pues una violeta entre pechos poco distaba de aquella niña entre pesares y así se vio prontamente, antes de desterrar aquella idea florida de su cabeza.

- ¡Ya sé! Te vestiré como a él -advirtió, que no preguntó, antes de salir corriendo al cuarto de su padre y traer la ropa que hiciera falta para cumplir sus designios. Zapatos, medias, pantalones, una oscura peluca y una chaqueta militar engarzada en rojo y azul. A Angelique no se le olvidó, desde luego, que harían falta vendas para esconder los senos y calcetines extra para zonas menos pudorosas-.

Como si habláramos de un muñeco de trapo, la mujer comenzó a desenredar en enmarañado nudo del corsé de su compañera mientras ésta se quejaba. Continuó por su cubrecorsé, las enaguas, ¡y gracias a dios que no tenía miriñaque!

- Silencio. Eres mía y ahora te exijo que seas mi cita.




I HAVE BEEN HALF IN LOVE WITH EASEFUL DEATH, CALL'D HIM SOFT NAMES IN MANY A MUSED RHYME
SHOW ME A ROMANTIC PERSON, AND I'LL WRITE YOU A TRAGEDY
Marlowe
Marlowe
Rango Marlowe
Marlowe
Marlowe
1520Mensajes :
754Reputación :
Dom Abr 17, 2022 1:27 pm por Nymphet

Spring Quickens the Blood
Adele Larue
con la "Duquesa de Bovary"
Habitación de Angelique

Como si analizara el accesorio seriamente, Adele ladeó la cabeza cubierta de rizos dorados hacia un costado, con la vista fija en la primera flor en la historia que nacía de un par de senos.

───Llamativo sí que es───  pudo decir, distraída por la brillante y tersa piel que componía la abultada curva de los pechos ajenos. Sin embargo, la palabra "idiota" la arrastró nuevamente a la realidad: enderezó el rostro, con el ceño ya fruncido, aunque en verdad el insulto no fuera ninguna sorpresa, porque el maltrato, explícito y solapado, eran el pan duro con el que Angelique la alimentaba cada día. ───Todos van a quedarte mirando como idiotas si sales con algo encastrado entre las tetas───   destacó la obviedad, encogiéndose de hombros, y haciendo uso del lenguaje soez que había aprendido con ella (y que sólo pronunciaba en su presencia).

Addie, pese a que poseía un rango bastante inferior al de la Duquesa de Bovary, era dueña de una educación exquisita, porque todo su aprendizaje, al igual que el de Angelique, había estado a cargo de su madre, una de las institutrices más solicitadas de París. Las palabras insultantes que podían nacer de sus labios, aquellas que, fuera del cuarto de la castaña, sólo podían oírse en el más bajo y sucio de los burdeles, eran obra de la influencia de su compañera.

Despegó los labios como pez fuera del agua para detenerla, más la otra salió huyendo antes de que la blonda pudiera emitir sonido alguno. Y lo que trajo consigo a su regreso le hizo negar con la cabeza, entre risas cansadas, que no sorprendidas. No era la primera vez ni la última que miss Duvernoy intentaba llevar acabo una locura como aquella, y aunque Adele sabía que cuando se le ponía algo entre ceja y ceja, no había Dios ni diablo que pudiera detenerla, aún así lo intentó:

───¡Estás demente!───   chilló tratando de aferrarse primeramente a su vestido sin éxito alguno. Impotente, continuó despotricando mientras era despojada de casi todas sus prendas.

───¡Basta! Hasta aquí llegas, ya no más, te lo prohíbo───. Desprovista de vestido, sin enaguas, y sin corsé, la pobre había quedado en la típica ropa interior victoriana: pololos y camisa suelta, la cual afortunadamente era lo suficientemente larga como para cubrir la apertura de su ropa interior, que de lo contrario hubiera dejado completamente expuesto su sexo.

Lo que sí quedó en exhibición fueron sus pechos, dos pequeñas pepitas turgentes que podían vislumbrarse por debajo de la fina tela blanca. El repentino fresco del ambiente que recibió a su inesperada semi-desnudez, sumado a la inevitable excitación que le había provocado Angelique, incluso con el contacto tan brusco y veloz de sus dedos sobre la propia figura inexperta, provocaron que se le tensaran los pezones.

Azorada, con las mejillas enrojecidas y con los vellos erizados por culpa de un cúmulo de sensaciones a flor de piel, se lanzó a coger algo de lo que la otra había conseguido, cazando primero el pantalón. Pero al inclinarse para cogerlo, la rajadura natural de los pololos se separó aún más, dejando ver sus redondas y níveas nalgas. Demasiado tarde la muchacha percató del renovado aire en la zona, y se apresuró a enfundarse en la prenda masculina, sintiéndose completamente vulnerable ante la mujer que la clamaba como propia.

───¿Cuándo me has comprado que me consideras tan tuya?───   musitó, cogiendo la larga venda y pasándosela a la contraria para que le envolviera la zona alta cual paquete de regalo, deseando que lo siguiente que quedase a salvo fuera su busto. Su maldito busto delator, que se encendía cada vez que Angie apenas rozaba la zona, y por detrás, su corazón, otro traicionero, que desde hacía varios minutos latía con una fuerza descomunal. ───¿Crees que podría engañar a alguien? No tengo rostro de caballero. Y tampoco sé si me apetece ser tu cita.




─ ROCOCÓ. HLXW9Mc
Nymphet
Nymphet
User
Nymphet
Nymphet
376Mensajes :
128Reputación :
Dom Mayo 15, 2022 9:36 pm por Marlowe

spring quickens the blood
Angelique Duvernoy
con Adele Larue
Habitación de Angelique

- ¡JA! ¿Tú me lo prohibes?

Angelique se paró en seco. En aquellos ojos refulgía el desafío y su sonrisa acompañaba a semejante reto. Acercó su rostro a Adele para resultar todavía más amenazante y le pellizcó por encima de la ropa -la poca que le quedaba-.

- ¿Qué tenemos aquí?

El juego de texturas que dejaba entrever los pechos de su compañera no detuvo a Angelique de comportarse como la arpía que era, pellizando primero la tersa piel de la joven y tomándose a continuación las licencias oportunas para hacer lo mismo con su pezón izquierdo. Verla sufrir de aquella manera era todo lo que necesitaba para olvidar a cualquier marqués, conde o incluso príncipe.

El pudor de Larue terminó de conquistarla aquella tarde. Apreció con cautela el rubor de la joven y se guardó un as en la manga antes de contestar a su pregunta.

- Cuando vengan a por ti -comenzó, poniendo la mano en su barbilla-, cuando un apuesto noble quiera tu mano, querida Adele, recuerda siempre que no hay fortuna que rivalice con la de la duquesa de Bovary. Y que si yo no quiero que me dejes, nunca lo harás.

Duvernoy contempló las dudas de la muchacha con ojo crítico.

- Veamos -señaló pasando su mano por aquel busto que ya no significaba una amenaza para ninguna mujer, acercándose a continuación para pasar sus brazos por detrás de Larue y sujetarla por las nalgas, buscando escandalizarla un poco-, si, tú trasero es igual que el del marqués -bromeó, dando a entender que las citas entre un caballero y una dama no tenían porque ser un compendio de mojigaterías-.Pero creo que te falta una cosa.

Angelique se hizo con un par de medias y las dobló en si mismas, abriendo el pantalón de su compañero e introduciendo éstas dentro. Su mano no parecía tener ninguna prisa en abandonar aquel lugar, pero terminaría haciéndolo tras haber dotado a Adele de algo más de atractivo masculino.

- Ahora veamos si besas igual que el marqués.




I HAVE BEEN HALF IN LOVE WITH EASEFUL DEATH, CALL'D HIM SOFT NAMES IN MANY A MUSED RHYME
SHOW ME A ROMANTIC PERSON, AND I'LL WRITE YOU A TRAGEDY
Marlowe
Marlowe
Rango Marlowe
Marlowe
Marlowe
1520Mensajes :
754Reputación :

 
a