Tree Of Life :: One on oneTramas One on One :: Épocas pasadas
Tree Of Life
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
2 participantes
Jue Mar 17, 2022 6:46 pm por Myshella
दुनिया का दूसरा पहलू
Al otro lado de nuestro mundo

1901. La reina Victoria ha muerto. Larga vida al rey.

Victoria I ha muerto, pero no con ella la Inglaterra victoriana. En el ascenso al trono de su hijo, Eduardo VII, pocas cosas parecen dispuestas a sufrir metamorfosis alguna en el imperio inglés.

O quizás si; puede que más de las que sus aristócratas estén dispuestos a aceptar, a entender. Hace ya largo tiempo que las arcas de estas famílias cuyos linajes se pierden en el tiempo se vacían sin remedio. Hace ya tiempo que la burguesía más atrevida y aventurera se abre camino y se enriquece, en uno u otro dominio de la Corona.

Y, aunque no sean ellos los primeros ni posiblemente los últimos en verse arrojados a acuerdos similares, a los vizcondes de Torrington se les antoja casi casi una desgracia la última decisión que han tomado: aceptar la propuesta de matrimonio que los Owen han elevado, en nombre de su primogénito, a su hija, Brianna.
A cambio de rescatarles de la bancarota, por supuesto.

Claro que la tragedia se les antoja menor cuando recuerdan que Brianna no es su única vástaga... ni la heredera de sus títulos.
El vizcondado es derecho del varón de más edad, y ese es su hijo George.
De modo que el sacrificio de la joven bien puede entenderse como una muestra de lealtad a la noble y antiquísima familia a la que pertenece, ¿no es así? Un pequeño esfuerzo por preservar la nobleza de los Byng.

Lo que quizá tampoco esperaba Brianna, una vez se le ha dado la noticia de sus inminentes esponsales, es que estos vayan a celebrarse por poderes.
Porque el novio- el esposo, de hecho, una vez firmado ese acuerdo ante el sacerdote de la família- no reside en el Gales natal de su familia, sino allá donde se ence¡uentra su fuente de riqueza, la base de su próspero negocio: Bombay.

Al otro lado del mundo, a orillas de ese océano Índico, la suerte de Albert tampoco es que sea muy distinta.

Felicidades, vas a casarte. Nada más y nada menos que con una dama.
Esto es lo que le escribe su padre, en el último telegrama.
Junto a las indicaciones pertinentes, para que el 15 de mayo no se olvide de ir a recoger a la dama que pondrá el pie en ese puerto, convertida ya en su esposa.

Todo lo demás -entiéndase por demás qué impresión se causen el uno al otro, o hasta qué punto pueda esa boda dar al traste con sus sueños, sus planes o sus esperanzas- la verdad, es algo que preocupa más bien poco a sus progenitores. A los del uno, y a los de la otra.

Dios proveerá.
Brianna 'Bree' Byng

aristocracia inglesa —  Margot  Robbie— Genie
Albert Owen

burguesía en el Raj británico — Alexander Skarsgård — Myshella
One on one — Original — Épocas pasadas




código de respuesta:


Al otro lado de nuestro mundo Sin-t-tulo-1Al otro lado de nuestro mundo W8agNR3Al otro lado de nuestro mundo 1xPyXS4
Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 5
Myshella
Myshella
2865Mensajes :
429Reputación :
Jue Mar 17, 2022 7:51 pm por Genie
CAPÍTULO UNO
First encounters
El viaje eterno en el barco que iba de camino a la colonia inglesa asentada en el coéano índico se le tornó insoportable, puesto que jamás había viajado en ese modo y se había pasado más de la mitad del viaje vomitando y con náuseas visibles. Sentía que no llegaba más a un destino que ella no había pedido jamás, teniendo que cumplir con las obligaciones que se le habían exigido en su hogar natal. Mientras se refrescaba con paños húmedos, miraba por la ventanilla el mar casi turquesa de la costa asiática, buscando distenderse apropiadamente, pero el aspecto de ella era casi enfermizo por los vómitos y náuseas, su palidez rayaba casi con una muerta en vida y sus ojeras cubrían sus ojos casi como un oso panda. La doncella que la acompañaba procuraba darle comida liviana como caldos y té, con tal de que Bree no vomitase nuevamente.

Además, mayo era un mes muy caluroso en la costa asiática y comenzaba a pesarle a la joven enviada desde Gales. No ayudaba mucho la regla implícita de usar aquellos corsets tan apretados, ni sentir las gotas de sudor recorrer su fina piel blanquecina. Se sentía pesada todo el tiempo y no había abanico que ayudase a paliar semejante calor estival húmedo. Su doncella procuraba que ella se sintiera cómoda, pero Bree no conseguía sentirse así. Dos días después, el barco llegaba a Bombay, una ciudad llena de vida y gente. La joven galesa espió desde su ventanilla la ciudad y suspiró quedamente ante la idea de estar casada con alguien que no conocía, ni siquiera por cartas. Se dejó bañar y vestir por su doncella, apuntando a prendas ligeras de algodón o lino que hicieran más soportable la estancia con aquel clima imperioso. Cuando fue momento de desembarcar, Bree salió hacia la plataforma para bajar, buscando con la mirada a quien sería su esposo.

Su doncella iba guiando a los hombres de la tripulación para bajar las pertenencias de su señora. Bree fue bajando por la plataforma hasta que vio a un hombre elegantemente vestido de blanco, con un sombrero de ala ancha y una mirada serena.—¿Señor Owen?—preguntó dubitativa.
ALBERT — MAYO — BOMBAY


Genie
Genie
Dragon - Nivel 0
Genie
Genie
158Mensajes :
20Reputación :
Jue Mar 24, 2022 9:26 pm por Myshella
CAPÍTULO UNO
First encounters
La nota, desgastada, había quedado abandonada sobre el escritorio de Albert.

Sentado en su butaca -el sol a la espalda, los cabellos enmarañados, las manos entrecruzadas y la mirada fija en el papel- había pasado de leerla y releerla a observarla. Como si se tratara de una extraña especie de insecto, portador de alguna plaga.

Cuando el joven Owen había recibido el encargo de asentarse en el Raj británico, cuando se le envió a aquel exótico y tremendamente caluroso rincón a medio civilizar, él creyó que, en compensación, se libraría de las influencias paternales en cuanto a matrimonios se refería.

Que les quedaba demasiado lejos para el juego del cortejo, propio de esa Inglaterra suya.

Se equivocaba, a la vista estaba.

Y tal error había tenido la virtud de llevarle del desconcierto a la perplejidad, de la perplejidad a la rebeldía y a redactar un par de notas en las que explicaba a su progenitor muy gráficamente dónde se podía meter sus acuerdos con la familia en cuestión.
Pero para eso estaba su mayordomo, claro. Para serenarle, y para ponerle al corriente de la posición de la familia a la que pertenecía su prometida.

O esposa, más bien. Porque estaba el detalle de la boda por poderes. Por lo visto, cuando se la empaquetaran, no sabía él si con lazo blanco o sin lazo, sería ya su esposa.

Entonces había llegado el turno de la zozobra.

Justo, el instante en que se encontraba en el momento en que puede el espectador observarle, sentado en su butaca, frente a su escritorio, y aun fija la mirada en el pedazo de papel doblado.

Una dama. En Bombay. Una dama inglesa. Con ese calor, esos mosquitos, esas criadas nativas...esa casa.
¿Cómo iba él a recibir una dama, en su casa? ¿Cómo iba  a ofrecerle un hospedaje medio decente? Se moriría del disgusto, pobre doncella.

La imaginaba frágil, delicada y educada. Demasiado educada como para decir en voz alta que acababa de llegar al infierno.

¿Qué iba a hacer? Por lo pronto, mandar a otro a buscarla.

A su hombre de confianza, su secretario. Sí...eso estaria bien.

Seguro que él causaba una mejor impresión en la señorita...señora. Mejor pensar en ella aún como señorita, sí. Byng.

Eh ahí el motivo de que, cuando la dama llegara a puerto y se dirigiera al caballero vestido de blanco, éste respondiera con un "No, señora Owen. Yo soy Thomas Brown, secretario de su esposo, para servirla. Me han enviado a recogerla"

Tras el hombre, un carrito tirado por un hombre nativo les estaba esperando.

Les llevó por callejuelas de tierra, plagadas de gente que gritaba y movía enormes vasijas y coloridas telas de un lado a otro de esas calles sin mirar cómo y cuando se cruzaban.

Al fin, dejaron el bullicio algo rezagado y salieron a un caminito flanqueado por palmeras. Al fondo, había una casa de paredes blancas.

Y al frente, ante la puerta, un hombre de aspecto algo desaliñado.

-Ese es el señor Owen- le dijo Thomas, antes de que el carrito parara.

Albert se acercó entonces, a tenderle la mano para ayudarla a bajar.

-Brianna Byng, imagino- le dijo.
Lady Brianna — MAYO — BOMBAY




Al otro lado de nuestro mundo Sin-t-tulo-1Al otro lado de nuestro mundo W8agNR3Al otro lado de nuestro mundo 1xPyXS4
Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 5
Myshella
Myshella
2865Mensajes :
429Reputación :
Lun Abr 04, 2022 9:00 am por Genie
CAPÍTULO UNO
First encounters
Quien la había buscado en el puerto no era el señor Owen, sino su mayordomo. Se dejó guiar por este en los caminos en dirección a su nuevo hogar. Estaba sumamente nerviosa e inquieta, pues no conocía de nada a su esposo, cuyo matrimonio había sido gerenciado de manera formal y a través de un papeleo. No había habido boda, ni fiesta ni regalos ni nada. Solo papeles que confirmaban que el señor Owen y la señorita Byng eran marido y mujer. Aquello no le había causado mucha gracia, menos cuando se había enamorado de otro hombre, pero de bajos recursos socioeconómicos. De todos modos, tuvo que apechugar con las decisiones ajenas, pues era lo que se esperaba en esa época.

Sin poder evitarlo, se quedó maravillada con la hacienda en la que viviría, de paredes blancas, grandes ventanales y espacios para recorrer con calma. Entonces, la emoción se le cayó al piso al ver el hombre desaliñado que era su esposo. ¿Con qué clase de hombre la habían casado? Ella que había tenido un largo viaje en barco, con todos los menesteres incómodos, estaba de punta en blanco, bien arreglada y todo. Era lo opuesto al señor Owen. Sin embargo, forzó una sonrisa y saludó a su esposo.—Querrá decir Brianna Owen.—le corrigió con dulzura.—Aunque podéis llamarme Bree.—añadió, extendiendo su mano al hombre desaliñado.
ALBERT — MAYO — BOMBAY


Genie
Genie
Dragon - Nivel 0
Genie
Genie
158Mensajes :
20Reputación :
Lun Mayo 09, 2022 6:24 pm por Myshella
CAPÍTULO UNO
First encounters
Al verla a ella, tan impoluta, tan perfecta, incluso a expensas de un viaje que, desde luego, no debía haber brillado por su glamour precisamente, Albert se sintió empequeñecer. Aturdido. Más, si cabe.

Tomó conciencia de su aspecto justo en el instante en que ella corrigió el nombre con que la había recibido. Y se le encogió el corazón, al darse cuenta de que había dejado recaer en la recién llegada, cuando ni siquiera habí atravesado la puerta de su casa, el desconcierto, la rabia incluso, del matrimonio impuesto.

No sabía nada de aquella mujer. Y, sin embargo, se sentía bastante capaz de asegurar que para la joven tampoco había sido plato de buen gusto.

Carraspeó, corrigiéndose, y acercándose a besar el dorso de la mano tendida.

-Por supuesto, Brianna Owen. Discúlpeme, señorit...señora.

A causa de él, de hecho. Señora.

Señaló al entorno. Tras él más bien.

-Le debo una disculpa. No me he encontrado demasiado bien, y me temo que pensábamos que se demoraría usted aún un par de días.

Excusas. La primera que se le ocurrió. Pero, ¿qué otra cosa podía ofrecerle, sino una excusa?

Se hizo a un lado, buscando la ayuda de su secretario.

-Señor Brown, ¿podrá avisar al ama de llaves? Ella acompañará a la señora Owen a su dormitorio, y le preparará un baño refrescante-se volvió a ella- si le apetece, por supuesto. Bombay posee un clima al que debe uno acostumbrarse con cierta calma. Yo...la esperaré para almorzar.

Así dispondría él también de tiempo para adecentarse.

Esbozó algo parecido a una media sonrisa protocolaria, musitó un disculpe, y se adentró en la casa, perdiéndose camino a su propio dormitorio.

Para cuando él le dio la espalda, una mujer nativa de unos, aparentemente, cincuenta años, hizo acto de presencia. Le dedicó a Bree una reverencia sentida, y se presentó con el nombre de señora Dai-Tai.

-Por favor, señora, venga conmigo-le pidió-¿esta joven es su doncella?-quiso saber, indicando a la mujer que llegaba con ella.


Lady Brianna — MAYO — BOMBAY




Al otro lado de nuestro mundo Sin-t-tulo-1Al otro lado de nuestro mundo W8agNR3Al otro lado de nuestro mundo 1xPyXS4
Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 5
Myshella
Myshella
2865Mensajes :
429Reputación :

 
a