Tree Of Life :: SquadTramas Squad :: There’s blood in the fields
Tree Of Life
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
2 participantes
Jue Abr 28, 2022 8:38 pm por Bewölkt
tHE FRICTION OF OUR SKIN Maddock Lancaster
El espacio en su hogar era tan grande, y las bebidas estaban fluyendo con tanta libertad, que Maddock no tuvo tiempo ni siquiera de extrañar a los que iban desapareciendo en sus habitaciones de invitados. Tenía suficiente servicio como para no tener que preocuparse por ello.

La música sonaba y él se dedicó a bailar, ese era el lugar en donde no tenía que ocultarse, así que cuando se acercó a Sigmund para invitarlo a unirse a él y a Cynthia no se preocupó por las miradas o las opiniones de los demás. Aquel era el juego, y por eso tenían bastante cuidado con el grupo de personas a las que invitaban allí.

Cuando estaba claro que los demás habían tomado también partido de la libertad que allí tenían, Maddock hizo un gesto con la cabeza para que Sigmund lo siguiera. Había hablado lo suficiente con Cynthia como para que la chica supiera que Mad tenía cierta curiosidad, y quería saber hasta qué punto sería capaz de dejarse llevar.

Sus propias inhibiciones habían disminuido. No solo por el alcohol, sino por esa atracción casi magnética que sentía por el rubio.

—¿Qué quieres hacer?— preguntó, cerrando la puerta de su habitación tras él. La verdad era que, en ese contexto, el Hufflepuff no estaba seguro ni siquiera de dónde debía poner las manos. Todas sus experiencias se limitaban a otras mujeres, pero estaba dispuesto a aprender.
01.01.2020 + En casa de Maddock y Cynthia




The friction of our skin G4IHjeA
The Enchantress:

Until my dying day:
Bewölkt
Bewölkt
Rango Bewölkt
Bewölkt
Bewölkt
9788Mensajes :
1640Reputación :
Dom Mayo 22, 2022 10:09 pm por Shadow
THE FRICTION OF OUR SKINSigmund
Aquella fiesta era el cumplimiento de la promesa que habían hecho el día que se conocieron. La tensión acumulada en aquella cafetería tenía que salir por algún lado y Sigmund lo había estado esperando. Esperar que el joven estuviese prometido fue una sorpresa, pero a su edad casi todos los puros que lo preciaban lo estaban, él no tardaría en añadirse a aquel saco y aun así estaba ahí. La diversión no tenía condición y por muchas miradas que le hubiese echado aquella rubia podía decir que la atracción estaba ahí. Sabía que era guapo y tenía pinta de que Mad tenía debilidad por los rubios.

Siguió esos gestos sutiles, tras haber bebido y bailado en aquella fiesta privada. La satisfacción de ver la cara de Thomas al verlo allí fue suficiente para sentir que estaba tocando los botones de las personas correctas. Entró en la habitación y pudo ver al chico completamente dispuesto a jugar al juego que dijera y Sigmund se aprovechó de ello.

— Creo que podríamos hacer algo divertido — comentó, mirando la habitación y cogiendo una silla para arrastrarla hasta delante de la cama y hacer un gesto hacia Cynthia —. ¿Has jugado a adivinar que hace gemir a tu prometido alguna vez? — Preguntó con cierto tono divertido, dejando ver su preferencia en esa estancia. No decía que ver el cuerpo de Cynthia no pudiese estar bien, pero Sigmund tenía una cuenta pendiente con Mad y quería escucharlo, ver como pedía y sentir su calidez a su alrededor. Puede que ya lo hubiese imaginado en alguna ocasión.

Esperó a que la rubia se sentara — pidiendo que se quedase en ropa interior— y ató las manos de la chica con la corbata que retiró del cuello de Mad, asegurándose de que no era capaz de soltar el nudo ni moverse de esta. Lo siguiente que hizo fue quitarse su propia corbata y ponerla sobre sus ojos, haciendo un nudo y asegurándose de que no era capaz de ver absolutamente nada de lo que estaba sucediendo. No dudo en quitarse la chaqueta y los zapatos, abriéndose un par de botones de la camisa mientras llegaba a donde estaba Mad.

—Bien, es hora de que gimas para tu novia — habló, marcando su acento noruego, sus labios cubrieron los contrarios sin ningún tipo de previa, abriéndose paso para saborear el sabor amargo del alcohol en la lengua contraria. Lo besó con hambre, saciando esa necesidad que parecía haber surgido en su último encuentro y lo empujó hacia la cama, presionando su cuerpo contra el colchón de forma sonara. El intercambio debía sonar, para que Cynthia lo escuchar y cuando separó los labios de los suyos dejó que buscase aire de manera desesperada.
01.01.2020 + EN CASA DE MADDOCK Y CYNTHIA





It's Always You ღ:
The Shadow:
The Famous Instagram:
Shadow
Shadow
Silver Shadow
Shadow
Shadow
8891Mensajes :
1704Reputación :

 
a