Tree Of Life :: One on oneTramas One on One :: Épocas pasadas
Tree Of Life
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
2 participantes
Vie Mayo 20, 2022 12:42 pm por Little Cash

Donde el cuero tiene cicatrices
hay una gran historia que contar

A muchos les vendieron la mentira de que cruzando el océano Atlántico encontrarían una tierra de segundas oportunidades donde construir un nuevo futuro y abandonar la pobreza del Viejo Mundo. Demasiados fueron los que creyeron en esos cuentos, como los hermanos O'Donnell que embarcaron un buen día en busca de un lugar que se convirtiera en su nuevo hogar.

Los primeros años fueron difíciles. Viajaban de un lado a otro encomendándose a Dios y otras veces al destino hasta que el varón decidió traicionar la confianza de la fémina y entregarla en matrimonio. El elegido era el dueño de una imprenta bastante bien posicionado que gozaba del favor del sheriff y del doctor. El negocio le iba de maravilla pero nadie sabía, excepto su mujer, que las pérdidas la sufragaba con dinero prestado.

Un día el pago acordado se retrasó más de lo previsto y el impresor recibió un tiro a bocajarro en el pecho. Su mujer no pudo rescatarlo, ni siquiera contar lo sucedido porque esos hombres se habían percatado de su presencia y se había transformado en el nuevo objetivo. Esa noche Taragh O'Donnell pasó a llamarse Nevada Smith.

Sin mucha idea de determinadas cosas, la irlandesa se subió en un caballo y cabalgó sin mirar atrás. Cambió de estado y de identidad y acabó en un pueblo alejado y próximo a la frontera con México. Allí vivió durante un largo año creyendo que nadie la encontraría a pesar de ser todo lo contrario a lo que se esperaba de una mujer. Por desgracia, las garras del Diablo son muy largas y el cazarrecompesnas Abraham Mullingang nunca falla.


personajes

ABRAHAM MULLIGANG
CAZARRECOMPENSAS - RODRIGO SANTORO - LADIE

'NEVADA SMITH'
FORAJIDA - CLARA PAGET - LITTLE CASH

CAPITULOS
CAP I: ...


1X1 - ORIGINAL - ÉPOCAS PASADAS - SALVAJE OESTE


XIII




Post de rol:


Donde el cuero tiene cicatrices T6ZyFCC

Wild West:


Heaven&Hell:
Little Cash
Little Cash
Rango little
Little Cash
Little Cash
2360Mensajes :
952Reputación :
Dom Mayo 22, 2022 4:44 pm por Ladie

No habrá paz para los malvados
Capitulo I



Ochocientos dólares era el montante de su última recompensa. Habían pesado en la bolsa durante unos días de receso, así que en la ociosa nada Abraham había ido aligerándolo. Una botella de Wishky primero, un lujo con el que no siempre podía contar para llenarse la cantimplora que llevaba Galatea, su yegua, en el zurrón. Mujeres. En singular, de hecho, una noche larga para desfogarse hasta la siguiente oportunidad. Forraje, algunas latas, limpiar los revólveres y munición. Así, bocado a bocado, el precio de la vida mermaba su tiempo libre y su bolsillo. La rutina frugal de un desgraciado sin hogar, o eso pensaba la gente. Pero después de unos días en el pueblo de turno, dejándose el dinero y guardando sus fronteras, todo el mundo le trataba bien. Querían escuchar las historias que rara vez contaba, y siempre le seguían miradas de admiración cuando enfilaba la calle mayor (normalmente la única vía con la dignidad suficiente para ser denominada “calle”) en dirección a la comisaría del Sheriff.

Aquellos tablones eran lo que daban sentido a la vida de Abraham. Caras horrorosas, serigrafiadas, dibujadas o simples descripciones, seguidas de un nombre, un puñado de pistas, todo el conjunto subrayado por una cifra. Así fue como lo encontró.

—¿”Taragh O'Donnell”?

El sheriff le miró de reojo antes de escupir al albero. A la tierra poco le importaba de donde procedía la humedad, devoró cada gota con ansia hasta que solo hubo un terruño oscuro de barro entre los dos hombres.  

—Han llegado hace poco. Llevan buscándola un tiempo, desde el este.

¿Tanta pasta por una mujer? —frunció el ceño, mirando la cifra —. ¿De que la acusan?

—¡Y a mí qué coño me importa! — carcajeó el sherrif— ¿Ahora vas a perseguir niñas por el desierto, Mulligang?

Abraham escupió encima del escupitajo previo. Tenía una sonrisa de lado al arrancar el papel de la recompensa del tableron. Empezó a doblarlo para guardárselo en el bolsillo.

Niñas no. Seis mil quinientos dólares… es otra historia.

Cinco semanas y media llevaba ese papel en su bolsillo, y la paciencia de Abraham empezaba a agotarse. El dinero también. De camino había hecho algún apaño para llenarse la bolsa de cuartos, pero la inversión en aquella cacería le estaba costando cara. La última pista le había guiado directamente hasta Copper Town. Desde lejos ya podía apreciarse lo que era. Un pueblito venido a más por las minas que explotaban en un puñado de montañas que recortaban el perfil del horizonte, un lugar ajetreado y con una economía fresca. Así estaban todos los pueblos mineros desde que habían ampliado las vías del ferrocarril, recibían inmigrantes muertos de hambre y pordioseros buscando su pedazo de prosperidad. Era un buen sitio para intentar pasar desapercibido.

Abraham entró en el pueblo bien entrada la tarde y pidió un par de noches en saloon local. Allí estaba cuando llegó la noche, dispuesto a buscar pistas entre los que tenían la lengua más suelta: los borrachos. Pero primero quería observar, así que eligió una mesa al fondo, con la espalda cubierta por la pared y de cara a la puerta.

—Una cerveza.

Exclamó a la chica que pasó por su lado.


Cap. I — Finales mayo  — Little Cash


XIII



Última edición por Ladie el Mar Jun 07, 2022 11:18 pm, editado 2 veces


Donde el cuero tiene cicatrices Firma
Ladie
Ladie
User
Ladie
Ladie
68Mensajes :
9Reputación :
Lun Mayo 23, 2022 5:38 pm por Little Cash

No habrá paz para los malvados
Capitulo I

Apenas llevaba tres meses en ese pueblo. Nevada viajaba de un lado a otro haciendo tratos temporales o uniéndose a otros forajidos a cambio de unas cuantas monedas. Su vida nunca había sido sencilla, ni siquiera en Irlanda pero en Estados Unidos traspasaba los límites de lo ficticio. Había pasado de aprender a remendar redes de pesca, ordeñar vacas y tomar pedidos de imprenta a asaltar a personas adineradas solo para sobrevivir. Nunca había montado a caballo hasta su llegada a nuevo continente y desde entonces se había convertido en una jinete notable, todo ello sin mencionar sus habilidades más que dignas para disparar.

Copper Town era un buen sitio de residir, uno de los muchos puebluchos donde nadie hacía preguntas, ni siquiera el sheriff a no ser que le tocaras las narices. Nevada se había establecido en una casa de huéspedes, nada comparable a las de las grandes ciudades y ayudaba de vez en cuando a enviar algunas cartas de los pueblerinos y como apoyo de algunos vaqueros. Su condición de mujer no le ayudaba a ganarse el pan pero cuando hacía falta mano de obra, la gente no solía quejarse.

A pesar de haberse introducido en la comunidad, no gozaba de absoluta impunidad social. Notaba las miradas inquisidoras de las mujeres y sus maridos por vestir como ellos y no con incómodos vestidos. Tampoco les terminaba de agradar su personalidad más hosca y su carácter huraño. Ya no quedaba en ella nada de la mujer de antaño, solo la resiliencia que le había ayudado a sobrevivir a través de los años. La amistad era una utopía, solo existía lugar para la camaradería pero cuando te juntas con criminales, ni tan siquiera eso es esperable.

Nevada, que así era conocida por los pueblerinos y no por su nombre real, Taragh O'Donnell, estaba sentada en una de las muchas mesas del saloon. Sus ojos se paseaban por el lugar disfrutando del caos nocturno. A su alrededor estaban todos esos hombres que la juzgaban por sus pintas mirando de más a las camareras. No era un burdel como tal aunque se sabía que por un par de dólares podías revolcarte con la hija del dueño y su prima pero la hipocresía era la misma.

—¿Un nuevo forastero?—preguntó a Ruby cuando pasó al lado de su mesa —Relléname el vaso, anda—le indicó con un guiño.


Noche— Finales mayo  — Saloon


XIII



Donde el cuero tiene cicatrices T6ZyFCC

Wild West:


Heaven&Hell:
Little Cash
Little Cash
Rango little
Little Cash
Little Cash
2360Mensajes :
952Reputación :
Mar Mayo 24, 2022 10:04 pm por Ladie

No habrá paz para los malvados
Capitulo I



La muchacha, Ruby, automáticamente le puso mala cara. Fue meneando sus faldas de vuelta a la barra, arrastrando los bajos sucios de la falda y miradas lascivas a su paso. Soltó la cerveza con desprecio sobre la mesa, derramando espuma en la madera.  Abraham hundió el dedo enguantado en la espuma, arrastrándola por la tabla de madera. Frotó el cuero de los guantes, dedo contra dedo, escaneando a los parroquianos.

Desde que había llegado al saloon un goteo constante de hombres sucios y con tierra debajo de las uñas desfilaba hacia la barra, llenaba las mesas. Con cada hombre aumentaba el rumor de las conversaciones hasta que convertirse en un muro de sonido que ahogaba las palabras. El dueño del saloon tenía que gritar órdenes desde la barra, y las muchachas revoloteaban de una mesa a otra, dejando caer muchas cervezas y alguna sonrisa a los más jovencitos.

“¿Dónde se puede meter una mujer fugitiva?” Abraham frunció ceño, llevándose la jarra a la boca. La cerveza en jarra de lata tenía un regusto metálico, cobrizo, haciendo honor al nombre de la ciudad. Que puto asco. “¿Prostitución?”

Tragó con una mueca. Demasiado obvio, pasaría por demasiadas manos como para pasar desapercibida. Hasta la fecha había sido más lista que eso la señorita O’Donnell. Si se ponía a preguntar a las bravas espantaría a la chica en cuestión de días, y no podía vigilar todas las salidas de aquel agujero en el culo del mundo.

Los ojos de Abraham fueron saltando de aquí para allá, escondiéndose detrás del borde de la jarra, hasta que se trabaron en una mesa. Detrás de un sombrero largo se ocultaba un rosto anguloso que apuntaba directamente hacia él. Levantó la jarra, como brindando en el aire.



Cap. I — Finales mayo  — Little Cash


XIII



Última edición por Ladie el Mar Jun 07, 2022 11:18 pm, editado 1 vez


Donde el cuero tiene cicatrices Firma
Ladie
Ladie
User
Ladie
Ladie
68Mensajes :
9Reputación :
Sáb Mayo 28, 2022 1:54 am por Little Cash

No habrá paz para los malvados
Capitulo I

Nevada lo veía todo, ese era su cometido en la vida: saber. Después de tantos años huyendo, había aprendido a observar y analizar los comportamientos y posturas de las personas. Ya había tenido que deshacerse de dos cazarrecompensas, un agente Pikerton y dos enviados de los enemigos de su marido. Estaba claro que la persona para la que trabajaban no deseaba que le descubrieran pero la irlandesa era un hueso duro de roer y ella no iba a morir por ese mindundi, ni por ningún otro.

A pesar de mantener un perfil bajo, es decir, de ser lo más discreta posible, le resultaba imposible no llamar la atención con las vestimentas que usaba y las maneras que gastaba. Algunos la llegaban a confundir con un hombre debido a su brusquedad pero le daba igual; normalmente se limitaba a mirarlos con caras de malas pulgas y funcionaba. En caso contrario, su revólver se encargaba de recordarles cuál era el precio a pagar en esas tierras indómitas por el exceso de curiosidad. Los Estados Unidos de América tenían una ventaja táctica y es que su gobierno no era tan fuerte como el del viejo continente y sus terrenos mucho más grandes. Había sitio de sobra para esconderse.

Los ojos de la pelirroja se cruzaron de lleno con los del forastero reflejándose el contraste de tonalidades. Los de ella eran poderosamente azules y los de él, de color pardo de lo más intenso. Su gesto amistoso levantó sospechas en ella pero no por nada en especial sino porque era desconfiada por naturaleza.

—¿De paso por el pueblo?—le preguntó haciéndose oír por encima de los gritos de los borrachos, los jugadores y las comandas de las camareras al dueño de la taberna, quién las preparaba desde el otro lado de la barra —Es impresionante la cantidad de gente que pasa por aquí todas las semanas—comentó intentando averiguar algo usando un tono amistoso.

El aspecto del hombre era rudo y la cicatriz de su rostro podía ser resultado de diversos escenarios aunque ninguno especialmente halagüeño. Podía ser cazador, cazarrecompensas o simplemente haber tenido mala suerte. Fuera lo que fuera, Nevada quería descubrirlo.

Noche— Finales mayo  — Saloon


XIII



Donde el cuero tiene cicatrices T6ZyFCC

Wild West:


Heaven&Hell:
Little Cash
Little Cash
Rango little
Little Cash
Little Cash
2360Mensajes :
952Reputación :
Mar Mayo 31, 2022 12:11 am por Ladie

No habrá paz para los malvados
Capitulo I



Por norma general los acercamientos a personas desconocidas en tabernas locales de pueblos de mala muerte no acababan bien. No sabía exactamente que esperaba al levantar el vaso. Un escupitajo al suelo, tal vez, una mirada grave o el desprecio abierto de uno de los locales, pero desde luego no una respuesta. Las cejas morenas se alzaron en la frente de Abraham.

Apoyó una mano en la mesa para levantarse en un gesto lánguido, cruzando el espacio atiborrado de la taberna con pasos largos. Esquivaba a los más afectados por el wishky barato y la cerveza turbia con la naturalidad de un hombre entrenado en aquellos escenarios hasta alcanzar la mesa. Apretó ligeramente los labios. La voz era una pista, pero de cerca estaba la certeza: era una mujer.  

—Con permiso…

Aposentó el culo en la silla, dura, sin esperar a que le dieran replica. Estiró las piernas cuán largas hacia delante, cruzando los tobillos en una postura relajada. Quitarse el sombrero era menester. Para beber solo le daba igual ocultarse el rostro, pero delante de una mujer… Necesitaba ganarse la confianza de todas las malditas mujeres del pueblo. Las pistas sobre el paradero de O’Donell podían esconderse en cualquier parte.

—Si que es impresionante, si. Había escuchado que la fortuna sonreía en las minas pero desconocía que atrajera a los andrajosos como las luz a las polillas…

Dio un trago a la cerveza, inclinando más la jarra con cierto aire teatral, como llenándose la boca cuando apenas permitía que un hilillo dorado le baraja por los labios a la garganta. Estaba amarga de cojones, pero lo agrio le mantenía el ingenio avispado.

Entiendo que llevas aquí varias semanas para afirmar eso… ¿o eres oriunda? No me vendría mal alguien que supiera del lugar…


Cap. I — Finales mayo  — Little Cash


XIII



Última edición por Ladie el Mar Jun 07, 2022 11:18 pm, editado 1 vez


Donde el cuero tiene cicatrices Firma
Ladie
Ladie
User
Ladie
Ladie
68Mensajes :
9Reputación :
Lun Jun 06, 2022 11:41 pm por Little Cash

No habrá paz para los malvados
Capítulo I

—Claro, como si estuvieras en casa—las palabras abandonaron su garganta con un tono provisto de un poco de sarcasmo. Nevada no era amiga de los desconocidos, ni especialmente sociable. Normalmente no le gustaba que nadie se tomara tantas confianzas pero sabía que había dado pie a la conversación y eso había atraído al hombre irremediablemente. Así que debía sacar provecho de la situación y averiguar qué coño hacía en ese puto pueblo.

La pelirroja lo observó acomodarse como si estuviera en su casa y aunque no dijo nada, levantó una ceja. Cuando se retiró el sombrero, pudo analizar mejor las facciones de su rostro y concluir que no era buena gente, al igual que ella. Había conocido a muchos bandidos y personas que se ganaban la vida con las armas para saber que no estaba delante de un granjero, un carpintero o un picapleitos.

—Sí aunque no todo son andrajosos. Hay muchos señores con traje intentando comprar los terrenos a los más ignorantes. Creen que hay una veta de oro de cojones—comentó sin sentirse amedrentada o asustada por la presencia masculina. Era una persona con una gran seguridad en sí misma y que confiaba totalmente en sus capacidades.

La pregunta del hombre podía ser hecha por alguien normal y corriente o por una persona que buscaba pistas. La irlandesa, cuyo acento nada tenía que ver con su país de origen, saboreó la cerveza para aclararse la garganta.

—No, no soy de aquí. Ni yo, ni el 80% de la gente. Casi todos son gente venida del sur para buscar un poco de fortuna—entrecerró los ojos con curiosidad —Por unas cuántas monedas, puedo compartir mis conocimientos contigo—sonrió con aire pícaro.


Noche— Finales mayo  — Saloon


XIII



Donde el cuero tiene cicatrices T6ZyFCC

Wild West:


Heaven&Hell:
Little Cash
Little Cash
Rango little
Little Cash
Little Cash
2360Mensajes :
952Reputación :
Mar Jun 07, 2022 11:38 pm por Ladie

No habrá paz para los malvados
Capitulo I



De cerca, y a pesar de la densa sombra que el sombrero le arrojaba sobre los ojos, el rostro de la mujer le pareció… interesante. Piel tirante sobre los huesos, no tan limpia como se esperaría de una mujer, con los pómulos afilados estirándole la tez. ¿Cómo sería sin el sombrero? Tenía una mirada inteligente acechando bajo el ala que despertó el interés de Abraham de forma genuina.


—La mitad del desierto es un lugar adecuado para los buitres, ¿no?

Siempre había una mina de oro. Y más al oeste recursos, al norte los prados verdes de California donde el buen cuero se pagaba en onzas de plata y la mano esclava de los indios costaba lo mismo que un par de botas usadas. Donde había gente ensuciándose las manos había señores estirados enarbolando palabras bonitas para hacer un poco más grande la fuente inagotable de su poder: el dinero. Abraham podía decir que le caían mal y estaría mintiendo. Eran el tipo de cliente que le llenaba generosamente los bolsillos.

—¿Conocimientos?

Enarcó una ceja pero se le escapó una sonrisilla ladeada. Apoyó la cabeza en el respaldo de la silla, la barbilla alta para completar el teatrillo de libertino que no se cortaba con la cerveza. Al menear la cerveza en la jarra se enturbiaba, formando un remolino espumoso que exudaba efluvios de fermentación barata. ¿Qué podía saber? Si no era de allí, ¿qué había podido aprender en unas semanas que fuera de tanta utilidad? Y lo más interesante, el dato que mayor resquemor le provocó a Abraham, exactamente, ¿cuánto tiempo llevaba allí? Si se quitaba a las vecinas de la localidad, el marco de mujeres empezaría a acotarse, y ella ya se había desmarcado de esa categoría.

¿Conocimientos sobre qué, exactamente? Tendré que saber que estoy comprando...


Cap. I — Finales mayo  — Little Cash


XIII



Donde el cuero tiene cicatrices Firma
Ladie
Ladie
User
Ladie
Ladie
68Mensajes :
9Reputación :
Miér Jun 08, 2022 2:04 am por Little Cash

No habrá paz para los malvados
Capítulo I

Nevada sonrió ante la observación masculina porque no erraba en absoluto. Los buitres se alimentaban de los restos que dejaban los lobos convirtiéndose en simples carroñeros, no en cazadores. La actitud podía trasladarse perfectamente al proceder de determinados individuos que buscaban la riqueza en la miseria y ruinas de otros. Un claro ejemplo de ello eran todos aquellos que llegaban y extendían suculentas sumas de dinero para comprar lo que había costado toda una vida construir. Cifras que, en verdad, resultaban ínfimas en comparación con los beneficios que los compradores podían llegar a obtener.

—Ningún animal puede resistirse a algo brillante. Los humanos menos todavía porque no les atrae su color sino su condenado precio—a lo largo de su vida había aprendido demasiadas cosas a golpe de realidad. Dos de las lecciones más valiosas eran que cualquier ser humano podía hacer lo que se le pidiese siempre y cuando se encontrase su coste; y que confiar en la bondad humana era una completa estupidez.

La pelirroja no pasó por el alto el análisis del desconocido. Ella no se había cortado a la hora de mirarlo pero él tampoco. Se notaba que eran dos individuos acostumbrados a estudiar y medir al resto de la sociedad para discernir cómo comportarse con ellos. Probablemente, el hombre también fuera un superviviente.

—Sobre el lugar, eso has dicho, que no te vendría mal alguien que conociese el lugar—se preguntó si era corto de memoria pero no mencionó nada al respecto —Conozco el terreno bastante bien aunque tampoco hay tanto espacio sobre el que moverse—lo contemplaba sin arrugar el ceño o mostrar algún signo de incomodidad o molestia —¿Y te llamas?—preguntó esperando obtener algún detalle más a través de esa información.


Noche— Finales mayo  — Saloon


XIII



Donde el cuero tiene cicatrices T6ZyFCC

Wild West:


Heaven&Hell:
Little Cash
Little Cash
Rango little
Little Cash
Little Cash
2360Mensajes :
952Reputación :
Jue Jun 09, 2022 12:32 am por Ladie

No habrá paz para los malvados
Capitulo I



—¿He de asumir que me está llamando animal, señorita…?  Ah, es verdad, no se ha presentado.

Apuntó Abraham con una sonrisa. Iba a probar a meter el dedo en la llaga del temperamento, a ver como reaccionaba. Y si de paso le arrancaba un nombre, eso que se llevaba. Entre los dos, sobre el tablero usado y castigado de la mesa de taberna, se concentraba la deliciosa tensión del tira y afloja de dos mentes inteligentes. Eso, desde luego, era algo que no pasaba a menudo en el día a día de Abraham, y menos en pueblos roñosos que olían a oxido, como Coppertown.

La información tomaba forma y se reordenaba, los detalles amontonándose en la mente de Abraham con rapidez. No era oriunda pero afirmaba tener un conocimiento del lugar lo suficientemente bueno como para ponerle un precio. Interesante, desde luego. Eso, o estaba intentando estafarlo. Por las pintas y la mugre de la cara estaba claro que no se llenaba los bolsillos de monedas con el mismo oficio que las camareras ofrecían cuando se convertían en cabareteras a altas horas de la noche.

—Gabriel.

Mintió por costumbre. Era fácil, cómodo. Llevaba años ocultándose con el nombre de su hermano porque le sentaba bien. Había un Gabriel en el mundo que se parecía a él, con su pelo, la misma forma de la nariz. Una buena piel en la que embutirse para no espantar a las presas con la leyenda de Abraham.

¿Y a cuanto te vendes? — se le escapó una carcajada socarrona —. Tus conocimientos, quiero decir.


Cap. I — Finales mayo  — Little Cash


XIII



Donde el cuero tiene cicatrices Firma
Ladie
Ladie
User
Ladie
Ladie
68Mensajes :
9Reputación :
Vie Jun 17, 2022 1:57 am por Little Cash

No habrá paz para los malvados
Capítulo I

—Todos somos animales y quién crea lo contrario, bueno, quizá se baña en leche—Nevada tenía muy claro que, al final, nada diferenciaba a las personas de los animales que pisaban excepto en que los segundos eran infinitamente más nobles y menos codiciosos. Los seres humanos actuaban por interés ya fuese económico, sentimental o práctico. Nadie se escapaba de ese principio. Otra premisa de la que tampoco dudaba es que a pesar de la situación financiera de cada uno, todos eran iguales ante la condenada muerte. Ser rico no iba a salvar a ninguno.

Contra toda provocación y una sonrisa menos desagradable de lo habitual, Nevada contestó con la voz calmada y medianamente educada. Había aprendido a controlar su genio, sobre todo, si su interlocutor le trataba como a un igual y no como a un trozo de carne con ojos. El desconocido era mínimamente inteligente como para intentar sonsacarle información con una frase aparentemente casual.

—Nevada—dio su nombre falso, bueno, uno de muchos sin una pizquita de remordimiento o mentira porque, al final, se había convertido en esa persona. Su identidad inventada le resultaba tan propia como la piel que cubría sus huesos. Taragh O'Donnell había dejado de existir hacía bastante tiempo, concretamente, desde la muerte de su esposo. El mismo día que había nacido la forajida.

—Gabriel—repitió su nombre pronunciándolo con acento inglés —No intentes insultarme de esa forma o tendré que hacerme unas botas con tus pelotas—dejó a un lado la amabilidad y sacó su lado más fiero para dejar patente que no le agradaban ese tipo de bromas —Si no vas a saber trabajar conmigo, puedes buscarte a alguien con polla—ofreció entrecerrando los ojos —Tú decides—estaba claro quién saldría perdiendo si decía que no.


Noche— Finales mayo  — Saloon


XIII



Donde el cuero tiene cicatrices T6ZyFCC

Wild West:


Heaven&Hell:
Little Cash
Little Cash
Rango little
Little Cash
Little Cash
2360Mensajes :
952Reputación :
Sáb Jun 18, 2022 4:39 pm por Ladie

No habrá paz para los malvados
Capitulo I



Ni un si, ni un no. Abraham permaneció con una sonrisa tirando ligeramente de las comisuras de sus labios. Había inteligencia en esos movimientos, y desvelaba mucho más sin decir nada que con lo que decía. Desde luego no contaba con encontrarse a una mujer inteligente en la taberna ruinosa de una ciudad cuyas calles olían a metal y mierda de caballo. Un ingenio así no parecía digno de la inmundicia de un pueblo de clase obrera donde los criminales y los pobres de otros condados huían para hacerse una vida. Lo que sí conocía Abraham eran hombres que se bañaban en sangre, y eso si era digno de ser un animal, de la misma ralea a la que él pertenecía… tal vez.

¿Nevada tiene apellido? Hay quien consideraría poco respetuoso en un pueblo honrado llama a una mujer por su nombre de pila.

Al agitar la mano la cerveza emitió un chapoteo espumoso. Unas gotas se derramaron sobre la mesa pero Abraham no estaba pendiente de eso. Tenía que seguir con la pantomima así que volvió a echarse el vaso a la boca. El nivel del líquido en la jarra bajaba centímetro a centímetro, despacio pero sin prisa. A ese ritmo en una hora tendría que pedir una segunda. Aquello le tocaba los cojones, tener que beber mientras trabajaba en un caso delicado… Nunca salía bien.

Abraham soltó una carcajada sonora, se extendió por encima del murmullo generalizado pero a nadie le llamó la atención. Qué boca tenía la chica, al final le iba a caer bien.

No pretendía ofenderla. Aunque estoy seguro de que mis pelotas harían unas botas fantásticas.

Capturó al vuelo el acento inglés. ¿Acento británico tan lejos de aquella maldita isla, y de la costa este? Extraño… Muy extraño. Inclinó el cuerpo hacia delante, cambiando de táctica. Entornó una sonrisa más abierta, un poco floja, como si se le estuviera empezando a subir la cerveza. Desde allí podía ver algo más de lo que ocultaba la sombra de su sombrero, como que era guapa a rabiar y contemplaba el mundo con una rabia arrogante que gritaba “soy una víbora” a todo trapo. A Abraham nunca le habían dado miedo las serpientes.

— ¿Y perderme la oportunidad de trabajar con una mujer con ese lenguaje? Por favor, estas cosas no se ven todos los días. Aunque espero que no beses a tu marido con esa boca…

Dejó la jarra en la mesa y metió la mano por debajo. Urgó un segundo en las trebillas del pantalón hasta dar con la bolsa de monedas. Arrojó un puñado sobre la mesa. Tintinearon todo el camino hasta que un par de ellas chocaron con la jarra de Nevada. Una única pieza se quedó dándo vueltas y vueltas sobre el canto.

¿Es suficiente?


Cap. I — Finales mayo  — Little Cash


XIII



Donde el cuero tiene cicatrices Firma
Ladie
Ladie
User
Ladie
Ladie
68Mensajes :
9Reputación :
Sáb Jun 18, 2022 5:06 pm por Little Cash

No habrá paz para los malvados
Capítulo I

—¿Y Gabriel no tiene apellido?—le devolvió la pregunta cuestionándose si le agradaba su sonrisa o le tocaba un poco la moral aunque acabó decidiéndose por una opción intermedia —¿Crees que tengo pinta de ser una mujer que vaya a ofenderse porque uses su nombre?—negó un par de veces —Nevada Smith pero ya te digo que uno u otro, o los dos están bien—la habían llamado de tantas maneras distintas que solo quería respeto y si no lo conseguía, sacaba el revólver y les apuntaba a los huevos para que se les pasara toda la tontería.

A diferencia de su inesperado invitado, Nevada bebía de forma más concienzuda para que nadie pensara que tenía prisa o era una borracha. La fémina ya era conocida en el pueblo pero nunca se sabía quién llegaba en cada diligencia los jueves a las diez de la mañana. A veces eran simples colonos nuevos y otras, personas con otro tipo de intereses. Por fortuna, los cazarrecompensas y agentes eran más reconocibles porque siempre viajaban solos y a caballo.

El tío se rió de forma estridente sin llegar a llamar la atención, en parte, porque Pete estaba ganándole una nueva mano a Sam y el segundo desconfiaba de sus supuestas técnicas legales. Sin embargo, Nevada sí escuchó con detenimiento esa risa buscando concluir si era verdad o solo una argucia. Gabriel tenía pinta de viejo zorro y todo el mundo sabe que se dice de estos bichos. Astutos y traicioneros.

—Siempre se pueden tintar para que vayan más a la moda del estado pertinente—apuntó sin quitarle el ojo de encima. La pelirroja le dio un trago a su propia jarra y después se inclinó hacia adelante también para que viese que había notado su movimiento. Los orbes del hombre eran infinitamente más oscuros que los suyos y su sonrisa rezaba que era todo un canalla de los que, casi seguro, tenía una amante en cada plaza.

—Eso es cierto, el resto de las que encuentres te hablarán como si fueses el Rey del mundo cuando no eres más que otro tío con caballo—no era un insulto, solo una obviedad —¿Mi marido? Mi padre intentó casarme pero se cayó del caballo y me tocó cuidar de mis hermanas, no tenía tiempo para casarme—le ofreció una explicación convincente y luego alargó la mano para atrapar una de esas monedas y llevárselas a la boca. Clavó uno de sus dientes en ella y seguidamente se la guardó en la chaqueta.

—Será suficiente—le serviría para pagar su propio hospedaje unas cuántas semanas más —Te enseñaré la ciudad pero si me dices que estás buscando, podría serte de mayor ayuda—elevó el mentón para contemplarle y ofrecerle lo que quería: una mejor vista de su propia cara.


Noche— Finales mayo  — Saloon


XIII



Donde el cuero tiene cicatrices T6ZyFCC

Wild West:


Heaven&Hell:
Little Cash
Little Cash
Rango little
Little Cash
Little Cash
2360Mensajes :
952Reputación :
Sáb Jun 18, 2022 5:28 pm por Ladie

No habrá paz para los malvados
Capitulo I



—Las mujeres siempre tenéis la increíble habilidad de sorprenderme en todos los ámbitos, así que prefiero preguntar a llevarme un puñetazo de un hermano ofendido.

Esos eran con los que tenía que tener cuidado, en realidad. Las mujeres que pululaban de regazo en regazo eran terreno seguro si querías descargar la soledad, y también un nido de infecciones porque así como lo hacía uno lo hacían todos. Así se llenaban los bolsillos aquellas muchachas a las que la juventud se les marchitaba antes en los ojos que en el resto del cuerpo. Pero el resto de las señoras tenían padres, hermanos y esposos que bien podían pedir sus cojones en un tarro si se pasaba de la ralla. Ser un cazarecompensas ya le daba a uno una reputación cuestionable, pero siempre te dejaban pasar a los pueblos para barrer su basura humana y despejar los caminos. Ahora, ir deshonrando muchachas podía cerrar muchas puertas.

—Carter. Gabriel Carter.

Ese apellido si que le hacía sentirse culpable al usarlo. Era el apellido de soltera de su madre. Una mujer demasiado buena que no merecía que el apellido de su padre, el abuelo de Abraham, se mancillase en mentiras. Por otra parte era la única ayuda que esa buena mujer iba a poder darle a estas alturas de la vida. Sentía culpa, si, pero no se privaría de usarlo si servía para mantener la cabeza pegada a los hombros y el estómago lleno.

Abraham tuvo que apoyar una mano en la mesa, echándose a reír. Aunque le echó un poco de teatro le había hecho gracia genuinamente. Nevada era ingeniosa. Las mujeres inteligentes e ingeniosas también eran peligrosas, y él era un imbécil, porque eso le gustaba. La miró directamente a los ojos, intentando tamizar la verdad de la mentira. ¿Estaba intentando sacarle ella información a él? Cazarecompensas habían a patadas, competentes como Abraham no tanto. Descelar sus cartas a una desconocida habría sido de una negligencia vergonzosa por su parte, sobre todo teniendo en cuenta que seguía buscando una mujer. Nevada todavía no le había dado razones suficientes para descartarla como sospechosa.

—Cariño no te he pagado para que metas tus bonitas narices en mis asuntos. He pagado por tus conocimientos… ¿Recuerdas?  


Cap. I — Finales mayo  — Little Cash


XIII



Donde el cuero tiene cicatrices Firma
Ladie
Ladie
User
Ladie
Ladie
68Mensajes :
9Reputación :
Mar Jun 21, 2022 2:13 am por Little Cash

No habrá paz para los malvados
Capítulo I

La contestación final sobre el asunto de su apellido le arrebató una sonrisa divertida porque Gabriel tenía razón; más de un hermano le habría dado un puñetazo por haberse dirigido a su hermana empleando solo su nombre de pila. Sin embargo, su gesto no solo era evidencia de gracia sino que también revestía un recuerdo. Taragh había tenido un hermano, Varek, el mismito que la había vendido a su marido muerto a cambio de una oportunidad de trabajo y para ahorrarse una preocupación. Nunca lo había vuelto a ver desde el día de su boda y esperaba que eso no cambiara porque se la sudaba.

—Muy bien, Gabriel Carter. Ya estamos en igualdad de condiciones—su apellido le decía tan poco como su nombre; eran demasiado comunes y perfectamente útiles si buscaba pasar desapercibido; aunque la cicatriz de su cara le resultaría de más ayuda si se aventuraba a preguntar por él en algunos círculos.

Sus palabras falsas arrancaron una sonora carcajada de la boca de su interlocutor y Nevada se cruzó de hombros sin acompañarlo. Creía discernir una risa burlona, de una producto de la gracia; y estaba casi segura de que la de él pertenecía al segundo grupo. Sin embargo, era una mujer seria y no le concedió la oportunidad, ni el privilegio de oír aquel sonido casi olvidado por su garganta.

—Puedes pagar por mi información pero eso no te da permiso para hablarme como si fuera una de esas putas que te metes entre las piernas—le recordó tajante —No me importa una mierda lo que estés buscando pero soy más eficiente cuando sé a qué tipo de persona se busca. Porque según a quién busques, puede estar en un lugar u otro pero está bien. Jugaremos a tu manera, yo solo quiero las monedas—se terminó el contenido de la jarra —Ya es tarde para explorar el pueblo, así que o nos echamos unas cartas o yo me voy al catre—informó sin mayor detalle.


Noche— Finales mayo  — Saloon


XIII



Donde el cuero tiene cicatrices T6ZyFCC

Wild West:


Heaven&Hell:
Little Cash
Little Cash
Rango little
Little Cash
Little Cash
2360Mensajes :
952Reputación :
Miér Jun 22, 2022 5:17 pm por Ladie

No habrá paz para los malvados
Capitulo I



La chica se cruzó de brazos, poniendo barreras entre el sarcasmo masculino. Tan seria, seca como la cecina agria que llevaba en el morral para atravesar las jornadas de viaje. Un hueso duro de roer, podrían llamarla. Abraham intentaba medirla con una vara que no se ajustaba del todo a esa mujer, llena de aristas, descarada, con la boca tan sucia como las botas. Nunca había contemplado una mujer tan salvaje, casi masculina.

Nevada cometió un fallo. Pequeño, en realidad. Probablemente estaba acostumbrada a que esa actitud de ir con una polla platónica fuera, gruñendo y enseñando los dientes, intimidase a otros, pero con Abraham no surtía efecto. Es lo que ocurre cuando estás pasado de rosca, demasiado acostumbrado a que el mundo te reciba con unos brazos hostiles y besos llenos de cuchillas.

—Es gracioso, Nevada.

Descruzó las piernas debajo de la mesa, incorporándose de su postura relajada. Apoyó las plantas de los pies, el ligero cosquilleo de la sospecha recorriéndole los músculos de piernas y brazos.

—Yo nunca he dicho que esté buscando a alguien.


Cap. I — Finales mayo  — Little Cash


XIII



Donde el cuero tiene cicatrices Firma
Ladie
Ladie
User
Ladie
Ladie
68Mensajes :
9Reputación :
Jue Jun 23, 2022 3:43 am por Little Cash

No habrá paz para los malvados
Capítulo I

"Es gracioso Nevada..." entonó el desconocido tomándose su tiempo para concluir su idea con un enunciado que la tachaba de sospechosa o, como mínimo, de alguien que sabía algo o guardaba un poderoso secreto. Sin embargo, la pelirroja ni siquiera se inmutó o exhibió algún signo de debilidad sino que reaccionó con absoluta diversión. ¿De verdad pensaba que se iba a echar a temblar por un comentario que podía ir desde la amenaza velada hasta un farol o una simple y llana observación?

La risa de la mujer se deslizó por su garganta para durar unos escasos pero certeros minutos. No llegó a ser un sonido nervioso o intimidado sino simpático y hasta un tanto burlón, como si la cosa no fuese realmente con ella.

—¿Acaso tienes pinta de otra cosa que no sea buscar a alguien?—apuntó hablando con mayor honestidad que al inicio de la conversación —Vienes aquí buscando a alguien que conozca el terreno y bueno, tal vez hubiese colado lo de buscador de oro pero tienes las manos mucho mejor que cualquiera de esos desgraciados y esa cicatriz tuya...—chasqueó la lengua —Seguramente sea el recuerdo de alguno de tus amigos. Mira Abraham. Aquí solo venimos los más desgraciados o los que se dedican a jodernos la vida. O eres un cazarrecompensas o estoy segura de que has venido de parte de algún ricachón para convencer a alguien de que venda su terreno. ¿Cómo si no ibas a ofrecer tanto dinero a alguien para que te enseñe esta mierducha de pueblo?—se encogió de hombros sin perder la seguridad y después se preparó para levantarse —Si sigues interesado en lo que sé, búscame—le dedicó una larga mirada y después una sonrisa ladina, casi cómplice —Dejaremos las cartas para otro día—sugirió devolviéndole la moneda que se había guardado en el bolsillo para que viera que era legal.


Noche— Finales mayo  — Saloon


XIII



Donde el cuero tiene cicatrices T6ZyFCC

Wild West:


Heaven&Hell:
Little Cash
Little Cash
Rango little
Little Cash
Little Cash
2360Mensajes :
952Reputación :

 
a