Últimos temas
peppermint tea [wishlist]
El secreto de Lizabeta EmptyHoy a las 4:22 pm por Paradise

Love in shades of wrong
El secreto de Lizabeta EmptyHoy a las 3:18 pm por Bewölkt

In the mood for love.
El secreto de Lizabeta EmptyHoy a las 2:40 pm por Mermeladita

No rose without its thorns
El secreto de Lizabeta EmptyHoy a las 2:12 pm por Circe

» silver and gold « (0/1)
El secreto de Lizabeta EmptyHoy a las 1:54 pm por vicivosdrcams

Registro y conteo de puntos
El secreto de Lizabeta EmptyHoy a las 1:26 pm por Circe

Grupal: New Year Ball
El secreto de Lizabeta EmptyHoy a las 1:22 pm por Bewölkt

— Are you sure?
El secreto de Lizabeta EmptyHoy a las 12:01 pm por Shadow

— I want your soul
El secreto de Lizabeta EmptyHoy a las 11:39 am por Shadow

Afiliados
Élites
Créditos
Tree Of Life es un foro de rol libre y su contenido es propiedad intelectual de los administradores del mismo y los usuarios que crean sus tramas. El diseño general del skin y las tablillas staff fue creado por Red, a quien agradecemos su contribución. Agradecimientos especiales a los foros dixinmortal y al foro de ayuda de Foroactivo, así como a los tumblrs de necromancercoding, Flerex, Gitanodoescodes y Maryskins, pues sin sus tutoriales y zonas de ayuda habría sido imposible completar esta skin. Las imágenes utilizadas no son de nuestra propiedad si no sacadas de las páginas Google, DLPNG, Pngflow, Freepng y DeviantArt (Captain-Kingsman16, DUA-PNGS, Weirdly-PNGS y nickelbackloverxoxox). También agradecemos a Mario Montagna de freepsdfiles por las imágenes de los botones, así como a freepik y a Flaticon por las imágenes de los iconos. Los iconos web pertenecen a la página FontAwesome. Por último, el diseño de la página html para las dinámicas es creación de ethereal-themes, que cede el código gratuitamente en su tumblr del mismo nombre.
Hermanos

Tumblrs de recursos para el rol
 :: Squad :: A Period Drama

El secreto de Lizabeta Empty

Vie Mar 20, 2020 1:11 pm

El secreto
de Lizabeta
Lizabeta Wakefield
Con Christopher Sinclair
Hacienda Wakefield

Desde que los Wakefield abandonaron su hacienda para hacerse a tierras escocesas, aquel hogar había permanecido prácticamente abandonado y donde antes había muebles, ahora éstos sólo podían intuirse bajo el polvo, auténtico y nuevo dueño y señor de la casa. Sería Liza la primera en reclamar su trono en aquel reino abandonado, por encima de la mugre y el olvido, y aunque el trabajo pudiera resultar arduo, no estaba dispuesta a rendirse. No, Liza no era así, ni aunque la estantería más dura de cuantas había cayera directamente en su cabeza, dejándola inconsciente tiempo suficiente como para poder descansar lo que no había descansado esos días y recordándole también que debería comer algo más.

Por algún motivo en su cabeza se hizo presente la figura del más joven de los Sinclair. No sólo parecía ayudarle en la remodelación de la hacienda, sino que no dudaría en pintar floridas franjas decorando algunas de las paredes, dando a aquel hogar la vida que necesitaba y dejando para siempre su recuerdo en la misma, así como en Lizabeta.
Unos golpes comenzaron a oírse a lo lejos mientras Edwin y Liza conversaban. Los golpes se amplificaron a medida que los jóvenes acercaban posturas, y en algún lugar de su cabeza, Liza se preguntaba que eran aquellos golpeteos que no la dejaban descansar en el suelo de la habitación hasta que alguien entró en la casa y despertó a la joven.

Era un Sinclair, aunque tal vez no el que ella esperaba.




Última edición por Marlowe el Vie Mar 20, 2020 6:02 pm, editado 2 veces


I have been half in love with easeful Death, call'd him soft names in many a mused rhyme.
Marlowe
Marlowe
Mensajes: : 1398
Reputación: : 698
Mis links
https://www.instagram.com/marlowegraphics
Rango Marlowe

Volver arriba Ir abajo

El secreto de Lizabeta Empty

Vie Mar 20, 2020 2:30 pm

El secreto
de Lizabeta
Christopher Sinclair
Con Lizabeta Wakefield
Hacienda Wakefield

Había acudido a la oficina postal de la villa para enviar unos documentos de suma importancia personalmente, en nombre de su padre. No es que no confiara de sus propios empleados, lo cierto es que no creía que pudiera haberlos más leales a la familia que ellos, pero dada la cantidad, era una tarea que requeriría demasiado tiempo como para estar entorpeciendo a aquellas gentes en sus tareas.
Por consiguiente, él mismo se había retrasado más de lo que había previsto en un primer momento, pensando que estaría en casa antes de que aquellas nubes que se habían levantado sobre ellos cumplieran con la amenaza de descargar sus aguas sobre las cabezas de los incautos.

Así fue como la lluvia le sorprendió a mitad de camino hacia el hogar, provocando que tomara una decisión que no habría querido, que era desviar su camino hacia el hogar de los Wakefield para refugiarse en tanto amainara. Aún no había podido saludar a los padres de Lizabeta y, sinceramente, habría preferido que se diera la circunstancia de otra forma, dado que no le parecía adecuado presentarse a importunar en casa de nadie y menos en semejante estado. Llamó a la puerta con insistencia tras dejar su caballo a resguardo, extrañado de no haber encontrado ningún lacayo por allí. Tampoco parecía que el mayordomo o el ama de llaves estuvieran en su puesto.

Con paso decidido caminó hacia la zona trasera de la casa, esperando al menos encontrar a alguien del servicio que pudiera orientarle. Para su sorpresa, no solo no había nadie, aunque la cocina daba muestras de haber sido utilizada. Aún extrañado por la situación, dejó su abrigo empapado en una de las sillas y decidió adentrarse un poco más en la casa, anunciando debidamente su presencia, aunque sin recibir respuesta. El estado de la misma, los muebles cubiertos en su mayoría y polvorientos le hicieron creer que quizá no había atendido correctamente a la joven cuando les había visitado y no estaban residiendo en su antiguo hogar.
No obstante, al pasar junto a una de las salas, atisbó las velas encendidas y el cuerpo inmóvil de la joven en el suelo.

Se apresuró a llegar a su lado, tratando de comprobar que respiraba, únicamente desmayada y por el aspecto de la estantería, habiéndose golpeado.- ¡Señorita Wakefield! ¡Despierte, señorita Wakefield! -Trató de instarla a responder, agitándola un poco.- ¡Lizabeta! -La preocupación hizo que perdiera las formas y la llamara por su nombre. Pudiendo respirar aliviado al ver que sus ojos se abrían de nuevo.- Gracias al cielo. -Con sumo cuidado la ayudó a incorporarse, apartando en un impulso los cabellos que había sobre su rostro.- ¿Se encuentra bien? ¿Qué ha ocurrido? -Tenía muchas preguntas, pero ciertamente aquellas eran las más imperiantes.



El secreto de Lizabeta ZhxfFMz
Nothing is true, everything is permitted

Rolimpiadas:

El secreto de Lizabeta NTovPBa
Timelady
Timelady
Mensajes: : 7525
Reputación: : 485
Mis links
https://dreamlandcastle.tumblr.com/
Shakespeare - Nivel 6

Volver arriba Ir abajo

El secreto de Lizabeta Empty

Vie Mar 20, 2020 8:45 pm

El secreto
de Lizabeta
Lizabeta Wakefield
Con Christopher Sinclair
Hacienda Wakefield

Con la confusa visión de una realidad muy distinta a la que acababa de presenciar, Lizabeta abrió los ojos para encontrarse con el hermano mayor de los Sinclair.

- Christopher... -pronunció sin recordar el golpe que se acababa de dar. Por suerte para ella, su cabeza hizo memoria y no tardaría en llevarse una mano hacia ésta, resoplando por aquel mal-. Sólo me he caído, ¿qué-qué está haciendo aquí?

Pronto la caída sería lo menos importante de aquella situación, encontrándose Liza en una posición delicada que esperaba pudiera solventar con cualquier mentira poco pensada para salir del paso, pues hasta ese momento nadie había visto su hacienda desde dentro u observado que efectivamente los padres de ella no parecían vivir allí. Mientras tanto, los derroteros por donde estaba llevando aquella conversación esperaba que le dieran algo más de tiempo.

- No es correcto que haya entrado sin invitación y mucho menos que esté en mi habitación. ¿Es así de impropio con todas las mujeres?

Aunque a Liza no le agradara la idea de cargar contra Christopher después de haberla ayudado a despertar, no le quedaba más remedio. Al menos de momento, mientras su conciencia le permitiera ser tan severa con él. Ocasión que quizás no tardaría mucho en llegar, pues la joven Wakefield parecía mareada y no iba a sentarse en ningún sillón todavía empolvado. Con ayuda de Christopher se dirigiría al piso de abajo, donde los muebles, aunque viejos, se encontraban limpios y ya conformaban algo a lo que poder llamar hogar.




Última edición por Marlowe el Dom Mar 22, 2020 4:58 pm, editado 1 vez


I have been half in love with easeful Death, call'd him soft names in many a mused rhyme.
Marlowe
Marlowe
Mensajes: : 1398
Reputación: : 698
Mis links
https://www.instagram.com/marlowegraphics
Rango Marlowe

Volver arriba Ir abajo

El secreto de Lizabeta Empty

Dom Mar 22, 2020 4:24 pm

El secreto
de Lizabeta
Christopher Sinclair
Con Lizabeta Wakefield
Hacienda Wakefield

Con toda la delicadeza que le fue posible ayudó a la joven a incorporarse, quedando sentada en el suelo, con la mano en su cabeza. Al parecer era donde se había golpeado.
A punto estaba de explicar su presencia cuando le cayó aquella acusación sin esperarla. Quedó atónito por un instante antes de fruncir el ceño, después de lo que había encontrado, lo extraño era que no hubiese entrado cualquier maleante.

- ¿Disculpe? -Aún no podía creer que se le quisiera ofender de tal forma. Aunque guardó sus reproches para ayudar a la joven a ponerse en pie y a caminar hasta el salón, algo más limpio de lo que parecía el resto de la casa, acompañándola hasta dejarla sentada. Él por su parte se quedó de pie con las manos a su espalda.- Confío en que antes de dar por sentada una acusación como la que ha lanzado antes, permita que me explique, Señorita Wakefield.

Esperó a que la muchacha asintiera.- Me encontraba camino a mi hogar cuando ha empezado a llover de forma abundante. Por cercanía, he pensado que su familia podría ofrecerme cobijo hasta que pasara, aunque no estuviera en mi ánimo ser una molestia, quizá iba siendo hora de presentarme a sus padres debidamente. -Explicó.- Tras llamar a la puerta principal, como corresponde. Me he dirigido a la del servicio, pensando que se encontrarían en su momento de descanso. Para mi sorpresa, al entrar por la puerta, que estaba abierta, no he encontrado a nadie. -La miró con las cejas alzadas.- Me he tomado el atrevimiento de seguir aventurándome al notar la presencia de luz, pudiendo ver que su residencia se encuentra en un estado de abandono considerable y poco habitable, si me permite. Terminé pensando que no era aquí donde se hospedaban y que algunos vándalos estaban haciendo de las suyas en la planta superior. -No es que fuera una situación común, pero ¿en qué otra posibilidad iba a pensar?- Para mi sorpresa, la he encontrado en el suelo, desmayada ya sea por una caída o por un golpe. Le ruego me disculpe si al intentar socorrerla he perdido las formas de alguna manera.

Ahora sí, tomó asiento en un sillón cercano a ella.- Así pues, siendo usted la única en esta casa, le pido cobijo y quizá una explicación de lo que está ocurriendo.



El secreto de Lizabeta ZhxfFMz
Nothing is true, everything is permitted

Rolimpiadas:

El secreto de Lizabeta NTovPBa
Timelady
Timelady
Mensajes: : 7525
Reputación: : 485
Mis links
https://dreamlandcastle.tumblr.com/
Shakespeare - Nivel 6

Volver arriba Ir abajo

El secreto de Lizabeta Empty

Dom Mar 22, 2020 5:51 pm

El secreto
de Lizabeta
Lizabeta Wakefield
Con Christopher Sinclair
Hacienda Wakefield

Lizabeta no estaba convencida de querer escuchar aquella explicación porque diametralmente le conduciría a la suya propia de algunos aspectos de su vida en solitario, situación que prefería evitar de cualquier forma. Cuando efectivamente Christopher comenzó a explicar sus motivos, todo se hizo más complejo. Las gotas de agua que todavía caían de su ropa estaban formando un charco en el suelo que alguien tendría que limpiar, y la idea de presentarse a sus padres era todavía peor que aquel charco. De hecho, Liza se avergonzaba sólo de haberlas comparado. Sin reparo alguno, Christopher parecía dispuesto a llevar su historia hasta el final, desvelando cada una de las extrañezas que esa noche había descubierto en la hacienda y que desde luego contaría a todo el mundo, haciendo saber el terriblemente oculto secreto de la joven.

Entristecida su mirada dada la situación, pero aliviada en cierta manera, Liza miró a Christopher durante un momento y al siguiente se levantó. Instó a este a que hiciera lo mismo, sin entender Sinclair el motivo. No sólo estaba cuidando el tapizado de su sillón evitando que se mojara, hacía lo propio con el caballero, rodeándolo para retirarle la chaqueta y yendo a continuación a por una toalla.

- Séquese mientras le traigo un té. ¿Leche, azúcar?

La joven Wakefield había desistido de defender lo indefendible y ya sólo estaba intentando ser más educada de lo que no lo había sido antes. Podía justificar la ausencia de sus padres las veces que hiciera falta, pues a la gente poco le importaba realmente donde estaban o dejaban de estar, sólo querían saber, cuchichear, y si el misterio de los Wakefield resultaba un tanto jugoso, sólo hacía falta inventar otro chisme todavía mejor. Presenciar el desastroso estado de la casa, sin embargo... eso era algo para lo que no tenía excusa.

¿Podría encender la chimenea? Hay unos maderos en la habitación contigua, se escucharía desde la cocina, donde una última lágrima se derramaría por el miedo a la incertidumbre.

Una vez el té parecía listo, la joven acercó éste en dos tazas con sus respectivos platos y colindantes cucharillas. Tras posarlo sobre la mesa y servirlo para ambos, volvió a mirar a Christopher, que esperaba todavía aquella explicación. Dispuesta por fin a hablar, abrió la boca pero nada salió de ésta. Un nudo en el estómago le impedía hablar como si aquella situación fuera a solucionarse sola y emitir algún tipo de palabra pudiera empeorarlo todo. Finalmente los nervios hicieron que otra lágrima se derramara en su rostro y tonta de ella no se le ocurrió otra forma de restarle importancia que con una sonrisa y pidiendo disculpas.

- Creo que lo primero que debo hacer es disculparme por el trato que le di antes. Sé que quizás no sea excusa pero supongo que mi comportamiento se debe a una situación que me sobrepasa como lo es esta. No sé como pedírselo, pero si voy a contarle lo que sucede, me gustaría que nadie lo supiera. Sé que una vez se lo cuente, seguramente todos lo acaben sabiendo, pero le rogaría que por favor pudiera guardarme el secreto, pues me gustaría permanecer aquí... en esta casa en la que sólo vivo yo -y ahí estaba, una sentencia que en pocos minutos podría saberse favorable o no-.




I have been half in love with easeful Death, call'd him soft names in many a mused rhyme.
Marlowe
Marlowe
Mensajes: : 1398
Reputación: : 698
Mis links
https://www.instagram.com/marlowegraphics
Rango Marlowe

Volver arriba Ir abajo

El secreto de Lizabeta Empty

Miér Mar 25, 2020 8:39 pm

El secreto
de Lizabeta
Christopher Sinclair
Con Lizabeta Wakefield
Hacienda Wakefield

Cuando se levantó él hizo lo mismo, como correspondía. Aunque no sabía lo que esperar cuando la dama se fue acercando a él. Ciertamente no podía anticipar las reacciones de la joven, pero estuvo pendiente de que pudiera caminar con tranquilidad y sin caerse de nuevo. No por haberse sentido algo ofendido dejaba de estar preocupado por la forma en que la había encontrado.
Sin embargo, lo que menos cabía esperar era que aquellas delicadas manos decidieran desprenderle de la chaqueta, mojada también como el abrigo que había dejado en las cocinas. Era un gesto demasiado cercano para él y una joven con la que no estaba unido más que por un muy antiguo lazo de amistad. Pero entendía que el propósito era cuidar su salud.
Agradeció con un gesto silencioso la toalla y comenzó a secarse.- Con leche será suficiente. -Respondió.

Siguió con la mirada la sombra que se alejaba, como un fantasma en aquel oscuro caserón solitario y el sentimiento que le invadió no fue demasiado agradable. Aún secándose, escuchó la voz que provenía de la cocina, pidiéndole que encendiera el fuego. Aún en silencio, tomó los leños que descansaban junto a la chimenea para colocarlos en el hogar y encenderlo. Esperando junto a él a que la muchacha regresara, dado que ahora el agua le hacía sentir frío.

Cuando Lizabeta volvió, mantuvo el silencio, aún estaba esperando su respuesta. Una explicación de lo que había ocurrido en aquel lugar. Ver la lágrima recorrer su rostro le hizo mirarla de otra forma, pero aún no sabía cómo juzgar la situación, falto como estaba de información ante lo sucedido.
La joven decidió disculparse primero, para después pedirle guardar como un secreto lo que había de decirle.

- ¿Solo usted? -Preguntó de forma impetuosa, más de lo que le gustaría en realidad. Pero había sido imposible detenerse ante la sorpresa de la noticia de que vivía allí ella sola. ¿Cómo era posible que fuera así? ¿Dónde estaban sus padres? ¿Y el servicio? Era impropio que una joven como ella no estuviera debidamente acompañada.- Lo lamento, señorita Wakefield, pero sin saber lo que sucede no puedo prometerle guardar silencio.



El secreto de Lizabeta ZhxfFMz
Nothing is true, everything is permitted

Rolimpiadas:

El secreto de Lizabeta NTovPBa
Timelady
Timelady
Mensajes: : 7525
Reputación: : 485
Mis links
https://dreamlandcastle.tumblr.com/
Shakespeare - Nivel 6

Volver arriba Ir abajo

El secreto de Lizabeta Empty

Jue Mar 26, 2020 12:20 am

El secreto
de Lizabeta
Lizabeta Wakefield
Con Christopher Sinclair
Hacienda Wakefield

El silencio volvió a reinar mientras Lizabeta ordenaba sus pensamientos. Se había esforzado tanto en intentar olvidar ciertas cosas que ya ni siquiera recordaba parte de ellas. Los ojos de su padre bailaban entre el azul y el verde y los labios de su madre parecían cada vez más pequeños, como una figura que se pierde en la lejanía.

- A mi madre le gustaba mucho leer. Supongo que por eso me gusta también a mi -sonrió Liza al pensar tal cosa-. Sin embargo, le costaba bastante concentrarse en sus lecturas. Levantaba la mirada y podía pasarse una hora entera observando lo que había a través de la ventana. Durante un tiempo pensé que ciertamente amaba la naturaleza, pero un día me fijé en su rostro: tenía la mirada perdida, parecía estar a cientos de millas de casa. No le di importancia entonces, pero según iban pasando los años recuerdo a mi madre cada vez más cansada, como si todo lo que la rodeaba le quitara absolutamente todas sus fuerzas.

Un sorbo de té y un suspiro profundo acompañaron a Liza antes de decir las siguientes palabras.

- Una tarde la encontramos en el lago. Estaba boca abajo, dejando que el bamboleo del agua jugara con ella. Ya no respiraba.

Otra lágrima cruzó su rostro.

- Murió como Ophelia -mencionó con la tristeza de sus labios deformándose para esbozar una sonrisa dada la ironía de aquella situación, con su madre ávida lectora compartiendo sino con uno de los personajes de sus novelas-.

Durante un rato el fuego de la chimenea la mantuvo contemplativa. Tal vez se pareciera a su madre más de lo que quisiera y por ello ocupaba su mente y su cuerpo con la ardua tarea de vivir la vida y no desperdiciarla.

- Mi padre enfermó poco después -su tono se volvió menos sentimental y más solemne. Liza quería a su padre, desde luego, pero no tanto como a su madre- y me quedé sola. No quería vivir en aquella casa, ni siquiera tener que verles las caras a los sirvientes. Creí que lo mejor era volver a Hertfordshire a pesar de que sabía que no podría ocultar mis circunstancias durante mucho tiempo.

Su mirada acusó a Christopher, pues sólo en sus manos estaba el futuro de la joven Wakefield.

- Aquí nadie sabe nada, no me miran con pena en los ojos ni me tratan como si mi rostro vistiera de luto. Tampoco sé si estoy preparada para volver a tener servicio. Santo Dios, ni siquiera sé que hacer con mi dinero. Pero una cosa sí sé: sentí una inmensa alegría cuando Mrs. Sinclair me invitó a compartir aquella cena y se intensificaría cuando Edwin me aseguró aquel paseo.




I have been half in love with easeful Death, call'd him soft names in many a mused rhyme.
Marlowe
Marlowe
Mensajes: : 1398
Reputación: : 698
Mis links
https://www.instagram.com/marlowegraphics
Rango Marlowe

Volver arriba Ir abajo

El secreto de Lizabeta Empty

Dom Mar 29, 2020 3:52 pm

El secreto
de Lizabeta
Christopher Sinclair
Con Lizabeta Wakefield
Hacienda Wakefield

Christopher se mantuvo de pie, junto al fuego, apoyando la taza de té sobre la repisa. Quizá al principio su pose pudiera parecer prejuiciosa de lo que aquella joven estaba por contarle, o quizá incrédulo su rostro dado que aún en su mente había demasiadas dudas sobre la condición que le había confesado Lizabeta en que vivía.
Sin embargo, a medida que su relato avanzaba, con las emociones que la dama dejaba entrever incluso más allá de sus palabras, se tornó más serio, apagado, haciéndose idea del dolor por el que aquella mujer había pasado a tan temprana edad. Pues había perdido a su madre, con quien quizá se identificaba por sus palabras, y no tanto tiempo después a su padre.

Se había quedado sola en aquel mundo que no solía aceptar que una mujer lo estuviera por mucho tiempo. Se arrepintió al instante de cómo había juzgado su proceder, o su sola presencia. Se sintió terriblemente mal por la forma en que su madre la había tratado, la había reducido a un pedazo de carne a la venta y había hablado con tanta ligereza de sus padres.

Sus pasos fueron lentos, pero le acercaron a ella, aunque logró contenerse a tiempo y que todo su gesto se redujera a poner una mano en su hombro y apretarlo suavemente. Un abrazo sería impropio de él, incluso cuando sentí tanta compasión por ella. Pero ella no quería que la tuvieran pena o lástima y debía respetar eso. Ofreció un pañuelo con a mano que le quedaba libre antes de apartarse todavía en silencio.- Lamento que haya pasado por una situación así... -Estuvo a punto de llamarla por su nombre, pero se contuvo.- Aunque no sé cómo es posible que logre ocultar a todos lo ocurrido. Debe serle difícil. -Pronunció, en cierto modo admirado por la fortaleza que requería engañar a tantos.

Se retiró de su lado, volviendo a por su taza de té y sentándose, mientras pensaba en algunas cosas.- Si usted quisiera... -Dudó por un momento.- Me gustaría ayudarla. -Finalizó. Aunque había algunas cosas que necesitaba sacarse de dentro.- No crea que apruebo el que haya decidido ocultar la verdad, pese a que entiendo sus motivos y el que prefiera comenzar de nuevo con otra perspectiva. -Hasta cierto punto lo entendía.- Pero lo cierto es que necesita contratar servicio, quizá no necesite muchas personas, pero no puede seguir viviendo sola. La puerta de la cocina estaba abierta para que yo pasara. ¿Imagina lo que podría ocurrir si algún indeseable hubiera pensado lo mismo? -Cierto es que podía estar poniéndose en lo peor, pero la posibilidad existía y se preocupaba por la joven que había llegado a abrirle su corazón. Se aclaró la garganta.- Y podría ayudarla a administrar su herencia, aconsejarla sobre inversiones y ese tipo de cosas. -Ofreció además, pensando que era algo que sí podría hacer por ella. No era una cena animada, ni un paseo a un castillo perdido como le ofrecía Edwin, pero era algo que necesitaba para poder seguir manteniéndose en el futuro.



El secreto de Lizabeta ZhxfFMz
Nothing is true, everything is permitted

Rolimpiadas:

El secreto de Lizabeta NTovPBa
Timelady
Timelady
Mensajes: : 7525
Reputación: : 485
Mis links
https://dreamlandcastle.tumblr.com/
Shakespeare - Nivel 6

Volver arriba Ir abajo

El secreto de Lizabeta Empty

Lun Mar 30, 2020 7:23 am

El secreto
de Lizabeta
Lizabeta Wakefield
Con Christopher Sinclair
Hacienda Wakefield

Aunque no esperaba un gesto físico de aquel caballero, Lizabeta no sabría decir si se trataba de una muestra de cariño o de algo de compasión. Valorar la segunda opción le hizo pecar de orgullo, cansada como estaba de aquel trato que tanto había visto cuando todavía estaba en Escocia. Cogería el pañuelo, necesitada de él, pero hasta sus lágrimas se habían vuelto algo soberbias.

- Como ha podido comprobar, no es muy difícil. En menos de un mes usted lo ha descubierto, y en menos de una semana ya lo sabrán todos -mencionó dejando caer lo poco avispada que había estado en aquella situación jugando con ironía con respecto a lo fácil que había sido que la descubrieran-.

La joven Wakefield vislumbró algo de esperanza en las palabras que Christopher comenzaba a utilizar. No sin antes interesarse por sus condiciones y empezar a sentir un acuciante dolor de cabeza por tener que pensar en la forma de administrar su economía, acrecentado por el golpe que acababa de darse y que llevaría sus manos hacia sus sienes.

- No quiero a nadie viviendo conmigo -se molestaba en repetir aún sabiendo que lo necesitaba-. ¿Y si le ocurre alguna desgracia como le sucedió a mis padres? -preguntó absurda como si ella misma fuera objeto de brujería, pero lo cierto es que si seguía por aquel camino, la desgracia era posible que le ocurriera a ella como bien había señalado Christopher-.

Absurdamente cabezota parecía mantenerse Lizabeta, pese a que el mayor de los Sinclair le estaba proporcionando una forma de poder mantener su secreto y al mismo tiempo ayuda en cuanto a la administración de la finca, pero la joven necesitaba de un último empujón para convencerse, pues no quería dar su brazo a torcer así como así. Parecía seguir queriendo regodearse en su miseria.
Azorada de escuchar a Christopher organizar su futuro como si acabara de contraer nupcias y ya su propia vida no le perteneciera nunca más, apoyó la cabeza en el respaldo y bajó los párpados un momento.

- Me duele la cabeza -dijo abriendo despacio los ojos y mirando al caballero, con algo parecido a una sonrisa en el rostro, pues quién sino ella misma había sido la causante de aquel dolor al no tener cuidado demostrando, precisamente, que no podía vivir sola-.




I have been half in love with easeful Death, call'd him soft names in many a mused rhyme.
Marlowe
Marlowe
Mensajes: : 1398
Reputación: : 698
Mis links
https://www.instagram.com/marlowegraphics
Rango Marlowe

Volver arriba Ir abajo

El secreto de Lizabeta Empty

Mar Mar 31, 2020 4:39 pm

El secreto
de Lizabeta
Christopher Sinclair
Con Lizabeta Wakefield
Hacienda Wakefield

A pesar de las palabras de la joven, lo cierto es que estaba impresionado por la capacidad para ocultar la ausencia de toda familia o servicio en la residencia en el tiempo que había estado allí. Ciertamente, él lo había descubierto, pero no por su propio intelecto.- No puedo decir que lo haya descubierto por mí mismo, señorita Wakefield. -Reconoció, pues todo había sido cosa del azar y la casualidad.- Y no adelante acontecimientos, aún no le he hecho la promesa de guardar silencio, ni tampoco de no hacerlo. -Aseguró, pues aún no había tomado la decisión de guardarle el secreto o hablar con alguien del tema. Si bien, conociéndose a sí mismo, sabía lo que iba a ocurrir al final.

Absurdamente obstinada a sus ojos, la joven insistía en que no quería que nadie viviera con ella, a pesar de que para él era un hecho imprescindible. Sin embargo, le sorprendió tristemente la razón por la que se negaba. No se trataba de compartir aquel secreto, sino de algo mucho más profundo. Bajó la cabeza, tratando de pensar en cómo responder a tal confesión por su parte.
Pero antes de que lo hiciera, ella hizo un gesto reconocible señalando que le dolía la cabeza.- Espere un momento. -Se apresuró a decir antes de salir del salón hacia la cocina con paso diligente.

Christopher no era especialmente mañoso con aquel tipo de cosas, pero por puso instinto tomó una palangana que llenó de agua y un paño que esperaba estuviese limpio. Al llegar, dejó el recipiente a los pies de la joven, arrodillándose frente a ella y empapando el paño antes de escurrirlo y ofrecérselo.- Póngase esto en la cabeza. Creo que el frío podrá aliviar el dolor. -Se dio cuenta entonces de que había actuado de forma impetuosa, demasiado para lo que permitía ver a nadie. Así que se apartó de inmediato, dejando que Lizabeta hiciera lo que prefiriese.

- Volviendo al tema que nos ocupaba. -Trató de recuperar la compostura y su tono de conversación.- Creo que debo insistir en que necesita a alguien con usted aquí. A menos una persona que esté pendiente de ayudarla con las tareas básicas y que pueda acudir de inmediato la próxima vez que tuviera un accidente como el de hoy. -Señaló, pensando que de haber estado allí seguramente no se habría hecho daño.- Si lo que le preocupa es que pueda suceder de nuevo alguna desgracia como las que ya ha sufrido, permítame decirle que no creo que haya nada en este lugar o en usted misma que pueda prevenir o provocar la desventura de nadie, solo la Providencia tiene ese poder. -O eso era lo que solía decir su madre, si bien esperaba poder tranquilizar de algún modo el espíritu de la joven.-  Una persona que la acompañe y ayude evitará además que sea usted la víctima de alguna nueva calamidad. -Ya no solo la puerta abierta, o la caída y el golpe que había sufrido... la propia soledad podía estar haciéndole pensar de aquel modo tan oscuro.



El secreto de Lizabeta ZhxfFMz
Nothing is true, everything is permitted

Rolimpiadas:

El secreto de Lizabeta NTovPBa
Timelady
Timelady
Mensajes: : 7525
Reputación: : 485
Mis links
https://dreamlandcastle.tumblr.com/
Shakespeare - Nivel 6

Volver arriba Ir abajo

El secreto de Lizabeta Empty

Mar Mar 31, 2020 7:23 pm

El secreto
de Lizabeta
Lizabeta Wakefield
Con Christopher Sinclair
Hacienda Wakefield

La joven se extrañaría al desaparecer Sinclair de su campo de visión y se sentiría más confusa todavía al verlo aparecer con un paño y una palangana. Pensándolo bien, aquel comportamiento habría sido el más socorrido en cualquier persona dada una situación semejante, pero no sólo Liza, Christopher también parecía sorprendido de haberse dejado llevar por la preocupación para actuar de aquella manera tan atenta, volviendo pocos segundos después a la posición que más correcta le parecía mostrar.

- ¿Y si es usted mi sirviente? -bromeó descarada, intentando restarle importancia a todo aquello que estaban discutiendo-. Piénselo, tiene el talante de un buen mayordomo y podría aportar la disciplina que esta casa o yo misma necesitamos.

Dada la alcurnia de ambos, semejante comentario podría resultar ofensivo y sin embargo, Lizabeta esperaba que Christopher hubiera sido suficientemente suspicaz como para haber comprendido su sorna y compartirla.

Le costaría un poco aceptar que el caballero tenía toda la razón y después de revolverse una y mil veces en el asiento, contemplando las distintas estancias de la habitación y dejando que su cabeza decidiera si le dolía más el golpe o la decisión que tendría que tomar, finalmente cedió, a regañadientes.

- A decir verdad, todavía no he conocido a ninguna otra joven en el tiempo que llevo aquí. Tal vez me vendría bien algo de compañía femenina antes de acabar pensando como lo hace un hombre -las palabras parecían no querer salir de su boca, orgullosas-. ¿Conoce usted a alguien que sea de confianza?

Si acaso esperaba alguna posibilidad de poder mantener su secreto necesitaba ceder de una manera u otra a las peticiones de Christopher. Al fin y al cabo, no se trataba de alguien prometiéndole su silencio a cambio de cualquier tipo de acto deshonroso. El mayor de los Sinclair sólo buscaba ayudar a Liza incluso en aquello que ella misma estaba convencida no necesitaba ayuda.




I have been half in love with easeful Death, call'd him soft names in many a mused rhyme.
Marlowe
Marlowe
Mensajes: : 1398
Reputación: : 698
Mis links
https://www.instagram.com/marlowegraphics
Rango Marlowe

Volver arriba Ir abajo

El secreto de Lizabeta Empty

Miér Abr 01, 2020 7:15 pm

El secreto
de Lizabeta
Christopher Sinclair
Con Lizabeta Wakefield
Hacienda Wakefield

Aún estaba un poco tenso por haber actuado por puro impulso ante la joven y haberse tomado unas confianzas que no creía que correspondieran entre ellos. Actuando como si aquel lugar fuera suyo o tuviera algún tipo de poder para decir a aquella mujer lo que debía hacer.
Sin embargo, volvió a mirarla cuando se le ocurrió hacer aquella pregunta, tratando de ahogar la diversión que le producía la idea para no volver a perder aquella imagen que quería mantener, si bien en su expresión era apreciable que estaba más relajado.- ¿Se lo dirá usted a mi madre? -Preguntó a su vez, siguiendo aquella especie de juego en el que él aceptaría rebajar su posición para ser su mayordomo.

Podía ver cómo Lizabeta se negaba aún a aceptar sus consejos, pero no podía dejar de insistir en que era necesario para que pudiera continuar viviendo allí o en cualquier parte que permitiera que alguien la cuidara. Ofrecerse a sí mismo, incluso cuando ciertamente pensaba asegurarse de velar por ella de ahora en adelante, sería sobrepasarse, algo que no estaba dispuesto a permitirse.

- Me temo que no soy precisamente quien se ocupa de ese tipo de asuntos. -Su señora madre era quien gobernaba en el servicio de su hacienda como quien manda sobre un ejército.- Pero puedo hacer algunas averiguaciones por usted, y darle las opciones para que tome su decisión. -Intentaba mostrar que no era él quien quería hacer nada en su nombre, sino ayudarla y aconsejarla si era necesario.- Aunque, creo recordar que el matrimonio Hughes aún vive en la ciudad, quizá les interese volver a trabajar para su familia. -Si no estaba equivocado trabajaron para los Wakefield mientras vivían allí, pero no se trasladaron con ellos hasta Escocia.



El secreto de Lizabeta ZhxfFMz
Nothing is true, everything is permitted

Rolimpiadas:

El secreto de Lizabeta NTovPBa
Timelady
Timelady
Mensajes: : 7525
Reputación: : 485
Mis links
https://dreamlandcastle.tumblr.com/
Shakespeare - Nivel 6

Volver arriba Ir abajo

El secreto de Lizabeta Empty

Vie Abr 03, 2020 7:24 pm

El secreto
de Lizabeta
Lizabeta Wakefield
Con Christopher Sinclair
Hacienda Wakefield

- Estoy segura de que omitiendo un par de detalles, su madre estaría encantada de que pasara más tiempo conmigo. ¿No cree? -preguntó cómplice, haciendo referencia a la actitud que la señora Sinclair había mostrado durante aquella famosa cena de bienvenida que ya había quedado atrás-.

Decidida a buscar consejo en la madre de Christopher, Lizabeta agradecería que éste mismo se hubiera autoproclamado como intermediario entre ambas sin ser siquiera necesario. Eso le ahorraría algún que otro quebradero de cabeza, aunque tuviera que ser el hijo mayor de los Sinclair el que lo sufriera. Así como seguramente el carácter indiscreto y entrometido de su madre.

- A decir verdad, preferiría no encontrarme con la mirada de los Hughes y tener presente el recuerdo de mis padres a diario. Estaba pensando en alguien que no me conociera, ni yo a ellos.

Todo lo referente a gente nueva siempre podía servir para limpiar el pasado. A excepción de aquellos dos hermanos que, de algún modo, servían para recordarle quien había sido y quien no dejaría de ser, pero todo el mundo necesita en cierta manera raíces para aferrarse a un camino que no quiere perder.

- He de reconocer que aunque todavía no sé si sus intenciones radican en mantener cierta discreción o no con respecto a mi forma de vida... me ha alegrado tener una visita. Espero no arrepentirme de estas palabras.



I have been half in love with easeful Death, call'd him soft names in many a mused rhyme.
Marlowe
Marlowe
Mensajes: : 1398
Reputación: : 698
Mis links
https://www.instagram.com/marlowegraphics
Rango Marlowe

Volver arriba Ir abajo

El secreto de Lizabeta Empty

Miér Abr 08, 2020 9:03 pm

El secreto
de Lizabeta
Christopher Sinclair
Con Lizabeta Wakefield
Hacienda Wakefield

- Más que encantada, diría yo. -Agregó al comentario, eludiendo hablar de que si descubría que pasaba más tiempo del necesario en compañía de la joven no tardaría ni dos minutos en empezar a planear su boda. Si es que no tenía ya todo organizado en su cabeza desde el mismo momento en que había sabido de la llegada de la joven.

En su opinión, el viejo matrimonio habría sido la opción ideal para acompañar a la joven en su día a día, dado que conocían a la familia desde hacía años y eso les daba un cierto sentido de lealtad que no creía que pudiera esperar de cualquiera. Sin embargo, era una decisión que no podía tomar por ella, en la que debía acatar su voluntad, claramente.

- En ese caso recomiendo que busque una explicación sobre la ausencia de sus padres en la hacienda, o de más servicio. -Enunció.- Me temo que ninguno de los dos puede asegurar la discreción de alguien a quien no conoceríamos. -O peor aún, que fuera conocido de su madre y una potencial fuente de información sobre la vida de Lizabeta para ella.- Creo que es consciente del riesgo que entraña que un desconocido sepa que vive sola. Por eso mi primera opción han sido los Hughes. Pero comprendo su postura.

Se llevó la mano a los labios adoptando una postura pensativa, tratando de asegurarse una forma en que la joven estuviera segura y tranquila, sin tener que temer por las indiscreciones de quienes la rodeaban. Si bien era una tarea ardua. Además, incluso cuando había aceptado la idea de contar con alguien que la hiciera compañía, temía que no fuera suficiente. Seguirían siendo dos mujeres solas en una gran mansión. Si alguien más se enterase...

La voz de la joven le sacó de sus pensamientos, haciendo que levantase la mirada hacia ella, atendiendo a lo que decía.- Confío en que no se arrepienta. -Asintió él.- Puedo decir que de momento, por respeto a sus circunstancias, mantendré la discreción en lo referente a su situación. Pero le ruego que me permita ayudarla en lo que sea menester. Aunque me temo que con lo único que podría auxiliarla sería con las dudas que ha expresado antes respecto a la administración de su herencia, para lo que imagino que ya tendrá a alguien a cargo. -Sería lo propio, en su opinión.



El secreto de Lizabeta ZhxfFMz
Nothing is true, everything is permitted

Rolimpiadas:

El secreto de Lizabeta NTovPBa
Timelady
Timelady
Mensajes: : 7525
Reputación: : 485
Mis links
https://dreamlandcastle.tumblr.com/
Shakespeare - Nivel 6

Volver arriba Ir abajo

El secreto de Lizabeta Empty

Dom Abr 12, 2020 1:18 pm

El secreto
de Lizabeta
Lizabeta Wakefield
Con Christopher Sinclair
Hacienda Wakefield

Como un niño que quiere un caramelo pero tampoco abandonar su juguete, cierta rabia inundó a Liza al escuchar las palabras de Christopher. Desde luego los Hughes eran la mejor opción dado el caso, pero la joven todavía sentía cierta imposibilidad y así se lo hizo saber a él.

- Es que no... si los Hughes vivieran aquí... -demasiados sentimientos para tan pocas palabras-. No estoy preparada.

Su rostro así lo aclaraba, con cierto halo de frustración y tristeza. Necesitando todavía algo más de tiempo para curar aquella herida.

Desde luego, aquella situación no era la idónea para volver a tener contacto con el mayor de los Sinclair, pues más que perpetuar aquel juego del gato y el ratón entre hombres y mujeres, sentía la presión de de una realidad a la que no quería haberse visto sometida tan pronto y con la cual Christopher le obligaba a enfrentarse.

- Hablé con un amigo de mi padre que era abogado en Escocia, pero no me dijo gran cosa, y luego no he vuelto a tratar ese tema esperando, no sé, que se solventara solo supongo.

Tardaría en contestar, ya que no sabía si ella mismo estaba poniendo otro clavo más en su propio ataúd mencionando el tema, haciendo que Christopher volviera a obligarle a ver que no podía pasar tampoco aquella forma de vivir por alto en cuanto a su economía. Ahora sí que la cabeza comenzaba a dolerle. Adiós paseos a caballo, adiós aventuras alocadas. Hola, responsabilidades. Y tal vez aquella figura de ojos cristalinos fuera lo que necesitaba para poner algo de orden a su vida, pero consideraba una injusticia que tuviera que ocupar tan pronto ese lugar y ni ganas tenía de ello. Quizás la idea de casarse no sea tan mala después de todo, se dijo durante un segundo, antes de recordar que no pensaba casarse con alguien a quien no amara, fuera rico o pobre. Y aunque por dentro continuaba lamentándose y su rostro y mirada perdida así lo hacían ver, pronto cambiaría aquella cara compungida detestando dar lástima o sintiéndose una inútil, esperando no ser esa la imagen que Christopher Sinclair estaba percibiendo de ella.

- Le agradecería si pudiera ayudarme.




I have been half in love with easeful Death, call'd him soft names in many a mused rhyme.
Marlowe
Marlowe
Mensajes: : 1398
Reputación: : 698
Mis links
https://www.instagram.com/marlowegraphics
Rango Marlowe

Volver arriba Ir abajo

El secreto de Lizabeta Empty

Dom Abr 19, 2020 7:52 pm

El secreto
de Lizabeta
Christopher Sinclair
Con Lizabeta Wakefield
Hacienda Wakefield

La joven repitió, a sus ojos algo compungida, que no creía poder soportar la presencia de sus antiguos criados en la casa. Algo que él solo podía aceptar.- Como he dicho, señorita Wakefield, puedo comprenderla y es su decisión. -Como también serían suyas las consecuencias si lo peor sucedía. Con su pensamiento pragmático y atado a la realidad, Christopher no conseguía ver cómo iba a lograr mantener aquella farsa por mucho más tiempo.
Si bien, una idea atravesó su mente en aquel momento.- Podría pensar también en contratar a alguna joven ajena a estas tierras. -Propuso entonces.- Alguien que no conociera su historia, ni su pasado y que tampoco conociera a nadie de esta zona con quien poder airear sus secretos. -Obviamente tendría interrogatorios, pero si para esa hipotética joven era cierto lo que contaba, no podrían pillarla en mentira alguna.

Podía ver en el rostro y la mirada de la joven el debate interno que le suponía aceptar hablar con él de temas como su propia economía y herencia. Si bien él mismo no habría preguntado o intentado ayudar de no haber sido porque ella misma lo había mencionado, así como el no saber qué hacer con ello.
Era comprensible que lo hubiese dejado todo en manos de un conocido de su familia, pero también podría haber sido igualmente imprudente, dado que ese hombre disponía ahora de sus bienes para hacer lo que deseara mientras ella permanecía lejos. Lo cuál, de nuevo, le llevaba a querer ayudarla hasta que tuviera a otra persona de confianza en la zona que pudiera informarla de cualquier progreso o pérdida.

- Me alegrará poder hacerlo, se lo aseguro. -Ciertamente le tranquilizaría saber que la joven estaba en disposición de mantenerse a sí misma y su hacienda.- Le aseguro que no tengo intención de entrometerme más de lo estrictamente necesario. Pero considero que podría ayudarla repasando los documentos, que imagino debe pedir a ese caballero escocés, y ordenándolos para que usted o cualquier persona de su confianza pueda hacer buen uso de ellos en el futuro. -Aseguró, queriendo dejar claro que él no pretendía ser quien controlase sus acciones, ni mucho menos. No era algo que le correspondiese.- Quien sabe, señorita Wakefield, podría ser usted la primera mujer empresaria de la zona.




El secreto de Lizabeta ZhxfFMz
Nothing is true, everything is permitted

Rolimpiadas:

El secreto de Lizabeta NTovPBa
Timelady
Timelady
Mensajes: : 7525
Reputación: : 485
Mis links
https://dreamlandcastle.tumblr.com/
Shakespeare - Nivel 6

Volver arriba Ir abajo

El secreto de Lizabeta Empty

Lun Abr 20, 2020 12:51 am

El secreto
de Lizabeta
Lizabeta Wakefield
Con Christopher Sinclair
Hacienda Wakefield

Lizabeta no pudo evitar soltar una pequeña risa cuando Christopher le habló de aquella contratación femenina.

- ¿Sabe, Christopher? Soy de esas personas que prefieren conocer a alguien en quien poder confiar sin que medie el dinero. Llámeme rara, hipócrita si así lo desea, pero valoro la sinceridad y una amistad comprada con monedas es de todo menos sincera. Como cualquier matrimonio que se corte erróneamente por patrón similar.

La joven Wakefield parecía ser de esa nueva generación empeñada en echar abajo el sistema casamentero tan beneficioso para aquel que se prometía al más rico, dejando de lado el amor. Los libros que por aquel entonces parecían llamar la atención de las jóvenes no ayudaban tampoco a perpetuar dicho sistema, pues en ellos se hablaba de aventuras descabelladas y de valerosos caballeros a los que, igual que a ellas, sólo les movía el sentimiento de amor y no el de beneficiarse económicamente.

- Me ha entendido mal. Ese caballero no tiene documento alguno. Aunque he de reconocer que hay cosas que todavía no he podido traer de Escocia. Entre ellas esos papeles. Tal vez podría pasarse la semana próxima. Podría conocer a mi nuevo personal y tomar té mientras repasamos la documentación.

Por un momento se había comportado como alguien adulta, después de tanto berrinche. Aunque de algún modo la idea de que Christopher la ayudara con aquellos temas imposibles le hacía sentirse más cómoda con éstos, sabiendo que si el hermano mayor de los Sinclair estaba cerca, nada podía salir mal. De igual forma se sonrojó ante la idea de verse como una empresaria. Idea que, aunque absurda, pues lo suyo no parecían ser los negocios, no le desagradaba tampoco. Una mujer válida, de un ingenio como el suyo, leída y de un rostro bello como aquel no tendría porque contraer nupcias si ella misma no lo deseaba. Al mismo tiempo, su valor añadido como persona se incrementaría de cara a la galería.

- Me gustaría -reconoció la joven-, pero lo mío son las artes, no los negocios.

Y en verdad no intuía siquiera de que forma aquello a lo que se dedicaba Christopher podía elevar su espíritu como se elevaba el de ella misma al entrar en contacto con todo aquello que la sumía en un bello trance en presencia de las musas.




I have been half in love with easeful Death, call'd him soft names in many a mused rhyme.
Marlowe
Marlowe
Mensajes: : 1398
Reputación: : 698
Mis links
https://www.instagram.com/marlowegraphics
Rango Marlowe

Volver arriba Ir abajo

El secreto de Lizabeta Empty

Dom Abr 26, 2020 9:39 pm

El secreto
de Lizabeta
Christopher Sinclair
Con Lizabeta Wakefield
Hacienda Wakefield

La risa que al parecer sus palabras habían despertado le incomodó un poco al no entender a qué era debido. No recordaba haber dicho nada gracioso. Entendió finalmente que al parecer estaban hablando de cosas diferentes, o que ella quería dejarle claro la necesidad de tener relaciones sinceras.
- Estaba hablando de alguien para el servicio, señorita Wakefield. -Aclaró. Necesitaba compañía y amistades, por supuesto, pero él veían más necesario en primer lugar que hubiera alguien con ella en la casa para cuidarla.- La honestidad ha de valorarse siempre, pero también la situación económica de las personas. Solo se me ocurrió que podía hacer un gran bien contratando a una de esas jóvenes como parte del servicio y compañía hasta que trabe amistad con otras jóvenes, al tiempo de que le estaría dando la posibilidad de mejorar su situación. -Christopher no lo dejaba ver a menudo, pero pensaba que las grandes fortunas deberían invertirse también en mejorar la situación de quienes les rodeaban, pues no había sentido en acumular dinero si el resto del país estaba hundido en la miseria. Aunque solo pudiera hacerse de persona en persona, ya era algo.

De todos modos, él no era nadie para obligar a Lizabetta a hacer nada, incluso consideraba demasiado atrevido el estar allí permitiéndose opinar. Pero al mismo tiempo sentía la necesidad de hacerlo, intentar ayudarla en su dura situación y que su secreto pudiera salir a la luz de forma prudente, cuanto menos escándalo mejor para ella.

Atendió cuando explicó que el hombre al que había mencionado no tenía sus documentos ni estaba, en el sentido que él lo había entendido, administrando su fortuna. En cierto modo le tranquilizaba, dado que temía que estuvieran aprovechándose de esa inocencia respecto a los negocios que parecía poseer.
Sonrió un poco al escuchar que ella prefería las artes a los negocios.- Siempre puede convertirse en mecenas. -Propuso en un tono que no dejaba claro si bromeaba o lo decía en serio.

Dando por finalizada aquella conversación, se levantó de su asiento, no queriendo interrumpir más la extraña rutina de la joven.- Será un placer volver a disfrutar de su compañía la próxima semana. -Aceptó la invitación.- Pero creo que por hoy debería dejarla, ahora que la lluvia ha cesado. -Comentó señalando la ventana.- Le ruego que tenga cuidado de no sufrir un nuevo accidente estando sola. Y que me avise si necesita algo más.




El secreto de Lizabeta ZhxfFMz
Nothing is true, everything is permitted

Rolimpiadas:

El secreto de Lizabeta NTovPBa
Timelady
Timelady
Mensajes: : 7525
Reputación: : 485
Mis links
https://dreamlandcastle.tumblr.com/
Shakespeare - Nivel 6

Volver arriba Ir abajo

El secreto de Lizabeta Empty

Lun Abr 27, 2020 7:54 pm

El secreto
de Lizabeta
Lizabeta Wakefield
Con Christopher Sinclair
Hacienda Wakefield

Su rostro se contrarió al darse cuenta de que por primera vez desde que tenía uso de razón estaba dejando a un lado su característica cabezonería en favor de los consejos de aquel caballero que inspiraba una serena seguridad en cada una de sus ideas. Lizabeta, no obstante, se limitaría a mirarle no del todo convencida, pero sabiendo que terminaría haciendo lo que Christopher le proponía si quería tener alguna posibilidad de echar raíces en aquel yermo paraje.

El gesto torcido de la joven mutó en afable cuando el mayor de los Sinclair bromeó con respecto al mecenazgo, sin saber a ciencia cierta si se trataba de una gracia o lo decía en serio, pues por un momento Liza se imaginó haciendo algo más con su vida que dejarla simplemente pasar, pero el sueño no duraría mucho porque todavía le quedaba un largo camino que recorrer antes de decidirse a ser algo más que una dama de alta cuna.

- Le esperaré entonces, pero la próxima vez... recuerde traer un paraguas -bromeó-. Descuide, si necesito algo le avisaré. -y a pesar de pensar que podía haberse dejado llevar por una actitud cercana al orgullo, algo marcada en ella, Liza fue sincera en sus palabras-.

Se levantó ya recuperada del sillón y acompañó al caballero a la puerta, sabiendo que no podía dejarle marchar sin decirle algo antes.

- Christopher... -le llamó  antes de que pudiera irse, ya en el marco de una puerta abierta-. Gracias por todo.

Su mirada era sincera y agradecida y una sonrisa la acompañaría después mientras observaba a su viejo amigo abandonar la hacienda para regresar a su hogar una vez la lluvia había cesado. Fácilmente, el hijo mayor de la familia Sinclair se había convertido en todo un hombre. De aquellos que merece la pena tener cerca.




I have been half in love with easeful Death, call'd him soft names in many a mused rhyme.
Marlowe
Marlowe
Mensajes: : 1398
Reputación: : 698
Mis links
https://www.instagram.com/marlowegraphics
Rango Marlowe

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba