Últimos temas
Weltschmerz
Flores muertas EmptyAyer a las 10:53 pm por Sorceress

Festival: Safe and sound
Flores muertas EmptyAyer a las 10:03 pm por Maga

Registro y conteo de puntos
Flores muertas EmptyAyer a las 9:52 pm por Maga

— unbreakable chains [0/1]
Flores muertas EmptyAyer a las 9:35 pm por June

— My little boy
Flores muertas EmptyAyer a las 7:48 pm por Maga

× Bound for the homeland
Flores muertas EmptyAyer a las 7:37 pm por vicivosdrcams

always walked a very thin line
Flores muertas EmptyAyer a las 7:35 pm por Valkyria

— Apocalypse [8/9]
Flores muertas EmptyAyer a las 7:00 pm por Nymphet

The pillars of eternity
Flores muertas EmptyAyer a las 5:54 pm por Circe

Afiliados
Élites
Créditos
Tree Of Life es un foro de rol libre y su contenido es propiedad intelectual de los administradores del mismo y los usuarios que crean sus tramas. El diseño general del skin y las tablillas staff fue creado por Red, a quien agradecemos su contribución. Agradecimientos especiales a los foros dixinmortal y al foro de ayuda de Foroactivo, así como a los tumblrs de necromancercoding, Flerex, Gitanodoescodes y Maryskins, pues sin sus tutoriales y zonas de ayuda habría sido imposible completar esta skin. Las imágenes utilizadas no son de nuestra propiedad si no sacadas de las páginas Google, DLPNG, Pngflow, Freepng y DeviantArt (Captain-Kingsman16, DUA-PNGS, Weirdly-PNGS y nickelbackloverxoxox). También agradecemos a Mario Montagna de freepsdfiles por las imágenes de los botones, así como a freepik y a Flaticon por las imágenes de los iconos. Los iconos web pertenecen a la página FontAwesome. Por último, el diseño de la página html para las dinámicas es creación de ethereal-themes, que cede el código gratuitamente en su tumblr del mismo nombre.
Hermanos

Tumblrs de recursos para el rol
 :: Squad :: Golden Shields

Flores muertas Empty

Jue Oct 08, 2020 8:13 pm

Flores muertas
CON Marcus EN Casa de los Gallia A LAS 18:00 29 de mayo de 1997
Estaba en el asiento de la ventana. No podía dejar de mirar el jardín. Estaba lleno de hierbajos, y las flores se habían marchitado. Parecía que sabían que quien las cuidaba siempre se había ido para siempre. Ya no había lugar para cosas bonitas en su casa.

-Alice, nos vamos ya a casa de los abuelos- dijo su tía Violet al entrar en su cuarto. Ella se acercó en silencio.

-¿Tengo que llevar este vestido?- Se le había quedado muy justo, pero era el único negro que tenía. El cuerpo de Alice había decidido, prácticamente en los últimos meses, que tenía que empezar a parecer una mujer adulta, y ahora toda la ropa le quedaba así, porque su madre no había podido comprarle nada. Su tía le pasó el brazo por los hombros.

-Te prometo que cuando pase todo esto te llevaré de compras ¿Vale? Superamos el día de hoy y ya está...- Pero no estaba. Ahora venía lo más duro. Venía aprender a vivir sin la luz de mamá. Había ratos, como ese mientras salía al jardín y se pegaba a tía Violet para aparecerse en casa de los abuelos, en el que se le olvidaba que no volvería a ver a su madre. Era simplemente inconcebible. La gente se curaba. Era imposible que mamá no fuera a levantarse, aunque fuera débil, a sentarse con ellos durante el desayuno, a poner a Dylan en su regazo para darle la avena.

Cuando llegaron a casa de los abuelos, la sensación fue aún más extraña. La casa no estaba como la suya, estaba tan pulcra y estupenda como siempre, pero todo estaba lleno de crespones negros, y todo el mundo estaba triste. Todos les miraban como si acabaran de llegar de Marte. Su padre llevaba a Dylan en brazos y ella se pegó al costado de su tía como si le fuera la vida en ello. No tardó en empezar a oír los comentarios, que ya habían anticipado sus abuelos en la sala de espera de San Mungo, cuando su padre se había quedado a solas con mamá en la habitación.

"No me puedo creer que vayan a velarla en una casa tan respetable como la de los Gallia" "Los Van Der Luyden no han venido" "Pobres niños sin madre, William no puede ocuparse ahora de ellos" "Después de todo, era una mujer encantadora, a pesar de su pasado" "William va a volverse loco" pero Alice prefería no atender demasiado. Estaba embotada y callada, ni siquiera distinguía ya quien le hablaba, le daba la mano o un beso en la frente. Fue su tía quien le sacó de su embotamiento.

-Alice, ven, por favor, no sé qué quiere Dylan- Esa era otra. Su hermano no había dicho ni una palabra desde que había muerto mamá. Solo Alice parecía entender sus gestos, y la llamaban constantemente para entenderle cuando ya se daban por vencidos en que hablara. Se acercó a donde estaba el niño, con los abuelos. Estaba girando la cabeza y cerrando los ojos.

-Quiere dormir- luego los abrió y la señaló- Quiere dormir conmigo. Yo le llevo a una de las habitaciones- dijo, tendiéndole una mano y dirigiéndose escaleras arriba. Era una excusa tan buena como otra cualquiera para irse de allí. Fue a la habitación que había sido de su padre y metió a Dylan en la cama, tapándole. Su hermano le dio suavemente en la mano y se señaló la garganta y luego a ella- ¿Quieres que te cante?- él asintió. Ella se tumbó a su lado, por encima de las mantas- ¿La nana de Navidad?- los ojos de su hermano se llenaron de lágrimas ya sintió con la cabeza, porque aquella era su canción favorita, y mamá siempre le decía que solo debería cantarse en Nochebuena, pero al final siempre se la cantaba. Alice le pasó el brazo por encima y se puso a cantar

-Silent as a snowflake in the night
Holy is the spirit of this night
All the world is calm and peaceful
All the world is bright and joyful
Spirit of love
And child of peace
Love unending
That shall not cease
Peace, my children
Of good will
Peace, my children
Peace be still


Cuando dejó de cantar oyó un crujido en la puerta, que se dio cuenta de que estaba entreabierta. Iba a echar a patadas a quien fuera, porque ya estaba teniendo bastante por un día, pero justo cuando se levantó reconoció la forma de su mejor amigo recortándose a través de la puerta. Los ojos le brillaron y el nudo de la garganta se le hizo más fuerte, bajándose de la cama, pero sin fuerzas para acercarse.

-Marcus...- murmuró con la voz contenida de la emoción.


Merci Prouvaire!


Flores muertas JCqE0Sy

Flores muertas QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
Flores muertas V1mQwnV
Flores muertas 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
Flores muertas Wm7AwJV
Ante todo, amigos
Flores muertas Giphy
Ay, los retitos
Flores muertas Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
Flores muertas Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

Flores muertas Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

Flores muertas Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

Flores muertas Empty

Vie Oct 09, 2020 5:48 am

Flores muertas
CON Alice EN Casa de los Gallia A LAS 18:00, 29 de mayo 1997
Estaba sentado en un taburete de su cocina, con la mirada perdida, esperando que los demás terminaran de prepararse. Ya llevaba un rato allí sentado, simplemente procesando todo lo que ocurría, mientras veía las siluetas de sus padres y su hermano ir y venir por la casa, ultimando los detalles antes de irse. Normalmente él correteaba por ahí cada vez que tenían que ir a algún sitio, revisando mil veces que todo estuviera en orden. Ese día solo sabía estar ahí sentado.

No podía creer que Janet Gallia hubiera muerto. La madre de Alice, su amiga... Era horrible, era tan descorazonador que le dolía el pecho. Pensó que se curaría, siempre lo pensó. Su padre también lo pensaba, o al menos eso decía delante de él. Su madre y Lex eran menos optimistas al respecto... Habían resultado tener razón.

Alice había salido hacía una semana del Castillo e indudablemente temió lo peor, pero no perdió la esperanza. Tan pronto ocurrió, su padre envió una lechuza... Pero no llegó a leerla a tiempo. Se enteró por el comunicado del Jefe de su Casa, que les reunió en la Sala Común para decírselo. Se enteró junto con el resto de sus compañeros. Como si fuera uno más. Debió estar allí para ella, de haberlo sabido se habría ido con ella una semana antes... Pero no lo hizo. Porque pensó que no ocurriría nada y que Alice estaría de vuelta en un par de días. No fue así.

Nos vamos, cielo. Salió del ensimismamiento al oír la voz de su madre y se pasó automáticamente el puño de la manga por la cara. Si iba a llorar, tenía que hacerlo antes de ver a Alice, porque tenía que ser fuerte cuando estuviera con ella. Lo último que necesitaba era más gente llorando a su alrededor, vaya ayuda. Si alguien tenía que llorar ese día era ella, no él. Pero al salir de la cocina y dirigirse hasta la puerta, donde su madre esperaba en el quicio mirándole con una sonrisa tierna... Se abrazó a ella. La mujer dejó un beso en su pelo y le acarició los rizos, separándose de él para acariciarle la mejilla, mirándole. ¿Prefieres quedarte? Marcus negó violentamente con la cabeza. No, ni de broma, él debía estar allí el primero, no sabía que hacía que no estaba ya allí de hecho. Su madre volvió a sonreírle y pasó un brazo por su hombro para acompañarle hasta la puerta.

Su padre estaba más sombrío de lo que lo hubiera visto jamás, con la expresión de quien lleva sin dormir una semana. Cuando llegó a casa le escuchó decirle a su madre "temo por William, no lo va a superar". Dijo más cosas, pero eso se le quedó grabado en el alma, porque conocía a William Gallia de toda la vida y alguien tan alegre no merecía que le pasaran semejantes desgracias. Ver a su padre con la mirada clavada en el suelo, intentando disimular por sus hijos pero apenas consiguiéndolo, le daba más gravedad aún a la situación. Su padre estaba metido en una nube negra, Lex en su silencio y semblante serio habitual (más aún dadas las circunstancias) y él, Marcus, totalmente destrozado por el dolor de su amiga y su familia. Afortunadamente tenían a su madre para manejar el timonel de todo aquello. Tenía la habilidad de mantener una serena calma y regalar una sonrisa comprensiva cuando creías que el mundo se iba a romper. No sabía qué sería de él, de todos ellos, sin ella... Y mejor no lo pensaba o llegaría llorando a casa de los Gallia.

El traslador les hizo dejar la puerta de su casa y aparecer en el jardín de los Gallia en apenas un segundo. Nunca había estado en esa casa, sí en la de Alice, pero no en la de sus abuelos. Era bastante más grande y austera, pero Marcus no estaba en esos momentos para mirar el entorno: le faltaban ojos para buscar a su amiga. Quería salir corriendo y preguntar por ella a todo el mundo, pero se mantuvo al lado de su madre como si esta fuera la guía que marcaba los pasos de toda la familia, y tan pronto uno se saliera del grupo corriera peligro. Entraron los cuatro juntos en casa de los Gallia.

Había demasiada gente y demasiadas conversaciones y seguía sin ver a Alice por ninguna parte. Tras unos minutos solo consiguió ver a lo lejos la figura de William Gallia y sentir como si le dieran con una maza en el pecho. No era el mismo hombre que había conocido hacía años, no lo era en absoluto. Se quedó unos instantes ahí, en shock, hasta que volvió a notar la mano de su madre en su mejilla. Está arriba. Marcus la miró confuso por unos segundos hasta que su madre le sonrió con ternura otra vez. Ve con ella. Permiso concedido, Alice localizada. Ya no le interesaba nada más.

Trató de gestionar las prisas que tenía y subir las escaleras como una persona normal. El piso de arriba al menos estaba vacío. Fue pasando por el pasillo, mirando al interior de las habitaciones hasta que oyó su voz cantando. Respiró hondo y siguió el sonido, encontrándola en una de las habitaciones acostando a Dylan. Empujó con suavidad la puerta y se quedó en silencio en el quicio, mirándola. Iba vestida de negro, como todos allí. La prefería de azul. Así emanaba tristeza. Y Alice era la definición de la alegría.

Trató de esbozar una de esas sonrisas serenas de su madre cuando le miró, pero no le salían. No tenía esa habilidad, se parecía demasiado a su padre. Lo único que pudo hacer fue lo que llevaba deseando desde que se enteró de todo aquello: abrazarla. Se acercó a ella y la estrechó en sus brazos con fuerza, cerrando los ojos. Tragándose literalmente las lágrimas, porque se negaba a llorar al menos hasta que no volviera a su casa. Así que tragó saliva y empujó con ella todo el agua que pudiera estar en ese momento planteándose salir por sus ojos, hinchando el pecho de aire para serenarse. Alice, lo siento muchísimo. En esos momentos, era lo único que podía decir. Eso, y su abrazo, del que no pensaba separarse hasta que ella se lo pidiera. Hoy todas las decisiones las tomaba Alice.
Merci Prouvaire!


We are
Flores muertas Alchem10

Flores muertas Freyfirma

Flores muertas Banner10

Together we are everything:

Flores muertas Sin-t-10

Flores muertas Nuestr10

Flores muertas Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3645
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

Flores muertas Empty

Vie Oct 09, 2020 6:47 am

Flores muertas
CON Marcus EN Casa de los Gallia A LAS 18:00 29 de mayo de 1997
El abrazo de Marcus fue como una esponja que absorbía el dolor, pero a la vez lo hacía salir a la superficie. Era relativamente fácil fingir ante gente que no le importaba, que apenas sí recordaba, pero ante Marcus no podía. Seguía en sus brazos, sin decir nada, hasta que notó la mano de Dylan tocándole la espalda. Con la misma manita y los ojos enlagrimados, le tendió la mano a Marcus, como un saludo, ahora que estaba tan silencioso. Alice se puso a su lado y la acarició la cabeza

-Eh, hay que dormir- él negó con la cabeza y señalo a la ventana, por la que aún entraba la luz de la tarde- Ya, pero cuando uno lleva dos días sin dormir, da igual la hora que sea- señaló a Marcus e hizo un gesto con la mano hacia arriba. Le costó entenderlo pero ya vio por dónde iban los tiros- El señor O'Donnell está abajo, si te duermes un ratito, le digo que suba antes de que se vayan- hizo un gesto a los dos y luego hacia el suelo. Alice asintió- Nos quedamos en la puerta ¿Vale? No te preocupes- y tiró de Marcus hacia el pasillo, dejando la puerta entreabierta y se dejó caer hasta sentarse en el suelo de moqueta con la espalda en la pared.

-Algún idiota le dijo que mamá se había quedado dormida, y cuando le dijimos que ya no iba a volver le cogió miedo a dormirse por si le pasa a él también- solo de decirlo le salió un puchero y se le resbalaron dos lágrimas. Podía llevar su propio dolor, podía lidiar con ello, pero en el momento en el que pensaba en su padre y su hermano se venía abajo- Tu padre estuvo con nosotros mucho tiempo en San Mungo. Cuidó de él cuando yo no podía... Creo que ya solo se siente seguro con él y no le culpo...- sorbió y se limpió las lágrimas- Porque mi padre no parece mi padre y yo no sé qué voy a hacer, Marcus... Nunca en mi vida me he sentido tan impotente- Oyó el murmullo abajo en las escaleras. Había más gente que cuando había llegado ella, había demasiada gente. Pero al menos tenía a Marcus, y mataría al humano que se le ocurriera subir y separarles. Le había necesitado más que nunca en los días atrás, ahora no se lo iban a llevar de su lado.

-No sé a dónde ir sin que me miren, casi oigo sus cabezas pensando en mí, en mi madre... Es como si todos murmuraran y nadie me dijera las cosas a la cara.

Merci Prouvaire!


Flores muertas JCqE0Sy

Flores muertas QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
Flores muertas V1mQwnV
Flores muertas 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
Flores muertas Wm7AwJV
Ante todo, amigos
Flores muertas Giphy
Ay, los retitos
Flores muertas Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
Flores muertas Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

Flores muertas Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

Flores muertas Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

Flores muertas Empty

Vie Oct 09, 2020 8:01 am

Flores muertas
CON Alice EN Casa de los Gallia A LAS 18:00, 29 de mayo 1997
Notó una manita en su brazo y como Alice se separaba. Bajó la mirada y trató de sonreír. Hola, colega. Susurró, sin querer espantarlo mucho porque sabía que Alice intentaba que se durmiera, solo revolviendo un poco su pelo. Fue alternando la mirada del niño a su amiga viendo esa extraña conversación. Al parecer Dylan no quería hablar... Eso le partía el alma. Ni siquiera podía entender lo que decía, no sabía como Alice sí, solo se comunicaba con gestos. Apenas atinaba a sonreírle con dulzura, intentando que no pareciera muy lastimosa la expresión, cuando le miraba.

Por un momento estuvo a punto de salir corriendo a buscar a su padre, que era lo que parecía que el niño pedía. Pero Alice estaba empeñada en que durmiese así que mejor no hacía nada. Se sentía un inútil, pero no sabía qué hacer. Era una situación durísima que sentía que aún no tenía habilidades para manejar. Solo se dejó arrastrar por la chica cuando le sacó de la habitación, echando una última mirada al niño.

Se sentó al lado de Alice, en el suelo, y dejó que hablara. Hacer de oído era lo mejor que podía ofrecerle en ese momento. Negó muy sutilmente con la cabeza, cerrando los ojos. Pobre Dylan. Desde luego, la frase no había sido la más acertada, quien fuera que se la dijese. Volvió a mirar a la chica cuando habló de su padre... Y entonces se vino abajo. Marcus no podía dejar de mirarla con una expresión totalmente apenada. Ojalá pudiera decirle que dejara de llorar y volviera a ser la Alice alegre, pero para eso la situación tendría que ser distinta, Janet tendría que seguir allí y que ninguno de ellos estuviesen. Y eso era imposible.

Se acercó un poco a ella y la rodeó con su brazo, dejando que la chica apoyara su cabeza en su hombro. Lo sé. Dijo. Yo también me sentiría así. Y debía ser una sensación horrible, además de enfadar mucho, justo lo que uno necesitaba cuando estaba tan triste. Supongo que... Todos están muy preocupados... Y quieren lo mejor para ti. Se mojó los labios, apoyando su mejilla en el pelo de la chica. A nadie le gusta ver triste a las personas que quiere... Y menos a personas tan alegres como tú... Pero ahora es normal que estés triste. No les queda de otra que... Simplemente hacer lo que pueden. Y cuando hablaba en plural, de lo que hacían los demás, lo que realmente estaba expresando era lo que él mismo sentía. Que odiaba verla triste, que no sabía lo que hacer. Que querría cambiar todo el curso de los acontecimientos solo para verla feliz, no llorando, no sentada con él en ese suelo ambos vestidos de negro.

Conmigo siempre puedes venir. Dijo sin pensar demasiado. Porque la chica había dicho que no sabía donde ir y... Él tampoco sabía responderle a la pregunta. Lo máximo que podía ofrecerle era su compañía, porque quizás no estuvieran en el mejor lugar del mundo, pero mientras estuviera presente iba a hacer lo posible porque se sintiera mejor. Y mi familia estará con vosotros. Mi padre adora a Dylan, y a tu padre. Podéis contar con él, te lo aseguro... Y conmigo. Te lo prometo.
Merci Prouvaire!


We are
Flores muertas Alchem10

Flores muertas Freyfirma

Flores muertas Banner10

Together we are everything:

Flores muertas Sin-t-10

Flores muertas Nuestr10

Flores muertas Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3645
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

Flores muertas Empty

Vie Oct 09, 2020 1:32 pm

Flores muertas
CON Marcus EN Casa de los Gallia A LAS 18:00 29 de mayo de 1997
Se arrejuntó al costado de Marcus y apoyó su cabeza en su hombro, apretando mucho los ojos para frenar las lágrimas, mientras contestaba con la voz tomada- No. No es verdad. Dices eso porque tú sí eres así. Eres bueno, como tus padres, sois buenos con nosotros. Yo también adoro a tu padre, y tu madre se portó muy bien pidiéndole a su hermano que ayudara a mamá. Pero toda esa gente ahí abajo, no...- tragó saliva, porque realmente apenas había hablado en los últimos dos días, y desde luego no había verbalizado nada de esto específicamente a nadie pero necesitaba sacarlo.

-Yo... Es como si me despertara de un sueño, un sueño bonito que han sido todos estos años y de repente...- se incorporó pero no se alejó ni un centímetro de Marcus, solo quería mirarlo a la cara- Cuando estábamos en el hospital, los abuelos creían que estaba dormida, pero empezaron a hablar de alguien llamado "Van Der Luyden". Era el apellido de mamá, así que me imagino que eran su familia, pero ella nunca hablaba con ellos. Sé que no querían que mamá se casase con papá y por eso se alejaron... Pero parece que, al morir ella, todo el mundo a empezado a susurrar, a hablar "del escándalo"...- dos lágrimas volvieron a resbalar su cara- Como si nadie recordara que era buena y desinteresada y que ayudaba a todo el mundo...- miró a Marcus como ida, como si todavía estuviera en ese sueño- ¿Crees que solo lo veía yo?- Porque se negaba a pensar que su madre solo era una ilusión. Ella había mantenido a la familia unida y feliz- Será que solo yo no sabía nada... Será que me mienten como mentimos a Dylan...- se secó las dos lágrimas que bajaban por su cara ya sin control y se sacudió en el llanto.

-Esa es otra, Dylan... No quiere hablar. Cuando se llevaron a mamá preguntó que si podía oírle allá donde se iba. Yo le dije que sí, porque no quería que pensara que no le verá desde donde quiera que esté, pero entonces me preguntó si le podía responder...- volvió a caer sobre el pecho de Marcus ya llorando abiertamente- Cuando le dije que no dijo que entonces ya no quería volver a hablar... Por eso intento entenderle y no le insisto en que hable, es culpa mía.
Merci Prouvaire!


Flores muertas JCqE0Sy

Flores muertas QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
Flores muertas V1mQwnV
Flores muertas 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
Flores muertas Wm7AwJV
Ante todo, amigos
Flores muertas Giphy
Ay, los retitos
Flores muertas Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
Flores muertas Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

Flores muertas Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

Flores muertas Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

Flores muertas Empty

Vie Oct 09, 2020 7:45 pm

Flores muertas
CON Alice EN Casa de los Gallia A LAS 18:00, 29 de mayo 1997
La miró desde su postura (aunque solo podía ver su pelo) algo sorprendido. "No es verdad". Eso había sonado muy tajante, como si realmente tuviera pruebas de ello. Vale que Marcus tampoco las tenía de lo contrario... Quería pensar que era así. Que la gente que estaba allí, su familia, la querían y se preocupaban por cuanto debería estar sufriendo. Al menos así lo sentía él, y lo sentía de una forma tan intensa y tan obvia que le extrañaba que no pudieran sentirlo así los demás. Él era su mejor amigo, sí, pero un amigo al fin y al cabo y alguien a quien conocía de hacía tres años. Si él sentía una tristeza incalculable, ¿cómo no iba a sentirla su propia familia también?

Y entonces Alice empezó a contar un suceso que había ocurrido en el hospital, en esa semana en la que él estaba en Hogwarts y ella allí. Hasta se había incorporado para mirarle, con la cara llena de lágrimas y esos ojos vidriosos y enrojecidos. Marcus solo era capaz de escucharla y mirarla con dolor. Nunca la había visto así, y esperaba no volverla a ver así jamás. Ojalá supiera un hechizo para eliminar todo aquello.

Reaccionó ante la pregunta, porque no podía permanecer callado. Era su turno de hablar. Abrió un poco los ojos y negó rápidamente con la cabeza. No. Por supuesto que no. Siguió negando varias veces más y pasó un dedo por la mejilla de la chica. De verdad que no soportaba ver tantas lágrimas. Janet era maravillosa, era una mujer muy dulce. Sonrió. La primera vez que me vio, me dijo que tenía los ojos del color de las hojas del díctamo del desierto, que lo sabía muy bien porque era su flor favorita. Se encogió de hombros, sin dejar de sonreír. Tuve que ir corriendo a un libro a buscarlo porque no sabía lo que era. Se mordió un poco los labios y volvió a pasar un dedo por el rostro de Alice, esta vez para limpiar la otra mejilla. Era buena con todo el mundo, mi padre hablaba genial de ella. Decía que era un encanto, que tu padre había tenido mucha suerte. Se encogió de hombros. ¿Y qué si había gente a la que no le caía bien? No podemos caerle bien a todo el mundo. Pero, ¿qué opinión importa más? ¿La de su hija, o la de alguien que llevaba años sin verla? Alice no podía dejarse envenenar por esa gente, y menos en un momento como ese. No podían envenenar el recuerdo de su madre.

Y entonces habló de Dylan. Alice tenía predilección por su hermano, como era lógico: era su hermano y un niño muy pequeño y dulce, y debía estar sufriendo mucho. Nadie debería perder a su madre siendo tan pequeño, si le parecía horrible para Alice, peor le parecía para Dylan. Antes de que terminara lo que le estaba contando, Alice se cayó sobre su pecho y Marcus solo pudo rodearla con sus brazos, volviendo a apoyar la mejilla en su pelo. Tragando saliva para no llorar, y mirando de reojo hacia la puerta de la habitación. Esperaba que Dylan de verdad se hubiera dormido y no estuviera escuchando aquello.

Alice, Dylan no podría tener una hermana mejor que tú. Te adora. Estaba plenamente convencido de ello. No solo no es culpa tuya, estoy seguro de que Dylan se siente contigo mejor que con nadie, que le comprendes mejor que nadie. Porque era increíble como la chica había entendido todo lo que había dicho. Él no se había enterado de nada. Le dijiste la verdad, lo entenderá... Y seguro que se le pasa, ya lo verás. Solo necesita su tiempo. Había empezado a acariciar su pelo por inercia, tratando de calmarla. La escuchaba sollozar contra su pecho y le estaba partiendo el alma. Se sentía tan impotente de no poder hacer nada...
Merci Prouvaire!


We are
Flores muertas Alchem10

Flores muertas Freyfirma

Flores muertas Banner10

Together we are everything:

Flores muertas Sin-t-10

Flores muertas Nuestr10

Flores muertas Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3645
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

Flores muertas Empty

Vie Oct 09, 2020 8:23 pm

Flores muertas
CON Marcus EN Casa de los Gallia A LAS 18:00 29 de mayo de 1997
"Janet era maravillosa" nadie le había dicho eso en los últimos días. Ni si quiera sus abuelos. O su tía. Su padre, lo último que necesitaba era decirlo, aunque lo pensara, pero Alice desde luego necesitaba escucharlo. Necesitaba que le reafirmaran que realmente se había apagado una luz, que la gente la echaría de menos, que era necesaria y que el mundo era un lugar peor sin ella. Como llevaba pensando una semana. A pesar de lo triste que estaba, Marcus la hizo sonreír. Casi se le aparecía su madre diciendo eso mismo, con su voz y esa sonrisa que calentaba el corazón. Entre las lágrimas se asomó su sonrisa.

-Sí que era su flor favorita. Mi padre se la regaló el día que se conocieron- el llanto volvió a atacarle, haciéndose una bolita al lado de Marcus, con todo el peso del amor de sus padres sobre sus hombros. El amor perdido. El amor que se convertía en arma de destrucción emocional- ¿Qué vamos a hacer, Marcus? ¿Qué va a hacer mi padre sin ella? Ella era su vida, lo que más quería en el mundo... Ni si quiera me mira porque estoy segura de que solo la ve a ella y yo solo lo empeoro...- y lloró, lloró con descontrol. Lloró porque no entendía por qué la vida era tan injusta ni qué sentido tenía todo aquello.

Escuchó a Marcus, tratando de calmarse un poco, cómo le hablaba de Dylan. Su voz era como agua fría sobre las quemaduras, sus palabras como el bálsamo que te ponen después, para que empiece a sanar. Cerró los puños en torno a su túnica, como si así pudiera pegársele algo de aquella tranquilidad, de aquellas palabras- ¿Y si me pasa algo a mí qué? ¿Qué va a ser de él? Ni siquiera le entienden cuando se expresa... Quizá no tenemos tiempo. Mi madre creía que lo tenía, y mira. Dejó que Dylan creciera pegado a ella, que no sepa que hacer sin su guía... Nunca me dijo que quería para él o para mi padre, nunca creyó que se fuera morir, hasta el último momento... ¿Y si nos pasa algo?- negó enterrando la cabeza aún más en el pecho de su amigo y ya sin intentar controlar las lágrimas- Me muero de miedo, Marcus.- Sabía que le estaba haciendo demasiadas preguntas, que eso a Marcus le estresaba, pero necesitaba decirlo porque llevaba una semana queriendo gritarlo a los cuatro vientos y conteniéndose, por su padre, por la familia, por su hermano.
Merci Prouvaire!


Flores muertas JCqE0Sy

Flores muertas QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
Flores muertas V1mQwnV
Flores muertas 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
Flores muertas Wm7AwJV
Ante todo, amigos
Flores muertas Giphy
Ay, los retitos
Flores muertas Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
Flores muertas Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

Flores muertas Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

Flores muertas Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

Flores muertas Empty

Sáb Oct 10, 2020 7:05 am

Flores muertas
CON Alice EN Casa de los Gallia A LAS 18:00, 29 de mayo 1997
Había sonreído. No sabía como lo había hecho, pero en algún momento había conseguido que Alice sonriera, y esa era desde luego la mayor proeza que había logrado en su vida, ni el hechizo más complicado que hubiera logrado conjurar le había producido tanta satisfacción. Sonrió un poco en un reflejo automático y esbozó una expresión alegre cuando le dijo que la flor se la había regalado su padre. No sabía ese dato, o si lo sabía no lo recordaba. Pero eso no era lo importante: lo importante es que había hecho a Alice pensar en algo bonito.

Por unos segundos. Porque la alegría volvió a convertirse en un llanto inconsolable y Marcus temió que no hubiera merecido la pena sacar ese tema, porque el efecto rebote había sido peor. Y esa pregunta: ¿qué vamos a hacer? Marcus estaba seguro de que lo superarían, de que saldrían adelante... Pero no tenía respuesta a esa pregunta. Y no podía decirle "no lo sé". Era de esas veces en las que dar la razón a alguien solo empeoraba las cosas. ¿Qué haría él sin su madre? ¿Qué haría Lex? ¿Qué haría su padre? Se quedarían totalmente desolados, y sus vidas no eran ni la mitad de difíciles de lo que lo había sido la de Alice y su familia. ¿Qué iba a responder a esa pregunta? Lo único que podía hacer era abrazarla de nuevo con fuerza y tratar de no pensar no solo en el dolor de Alice y Dylan... Sino en el de William. Perder al amor de tu vida debía ser... Muy duro.

No podía imaginarse cómo debía ser de duro perder al amor de tu vida pero debía ser como mil veces lo que de repente había sentido Marcus cuando Alice soltó esa pregunta: "¿y si me pasa algo a mí?". No lo podía ni pensar, simplemente su cerebro se negaba a procesar eso. Era un dolor que no estaba dispuesto a soportar, entre otras cosas porque no iba a ocurrir. No, no podía ocurrir algo así. Pero la chica necesitaba desahogarse así que simplemente la escuchó de nuevo, notando como aferraba su túnica con fuerza y tratando de regular los latidos de su corazón, que se quejaba de dolor.

No tenía ni idea de lo que decir y empezaba a temer por su propio autocontrol, porque solo de escucharla empezaban a brillarle los ojos. Ese "tengo miedo" se le clavó en el pecho. Pero antes de que pudiera decir nada, escuchó unos pasos subir por las escaleras y giró la cabeza hacia allí, con Alice aún llorando sobre su pecho y los brazos de él rodeándola. Y, desde luego, era la mejor persona que pudiera aparecer en ese momento por allí. Sintió tal alivio que por un momento casi se le caen las lágrimas, pero volvió a tragar saliva y simplemente siguió con la mirada como se dirigía tranquilamente hacia ellos, sin decir nada. Y, a la vez, diciéndolo todo con esa mirada que seguro que su padre sabría perfectamente descifrar.

Arnold siempre caminaba despacio y con ese aura proteccionista y agradable. Se arrodilló junto a ellos. Marcus seguía abrazando a la chica como si no quisiera soltarla, como si temiera que fuese a romperse si lo hacía. Pero el que estaba allí era su padre, y cuando su padre estaba... Nunca pasaba nada malo. Alice. Susurró, sonriendo con calidez para que la chica sacase la cabeza de la túnica de Marcus. Le dio un beso en la frente y acarició su mejilla. Eres tan dulce como tu madre. E igual de valiente. Su padre siempre hablaba cosas buenas de Janet, y nunca mentía. Si él lo decía, es que era verdad. ¿Dylan está ahí? Preguntó en dirección a su hijo. Marcus asintió con la cabeza. Dormido. O eso quería pensar. Su padre sonrió y volvió a dar un toquecito en la mejilla de Alice. Voy a quedarme un ratito con él. Se levantó y entró en la habitación.

No se había despegado de Alice ni un ápice, la seguía rodeando con sus brazos sin darse cuenta. Pero se había quedado mirando el camino que había andado su padre hasta la habitación y el vacío que había dejado al entrar en esta. Y pensando... Que cuando él estaba, Marcus sentía que no pasaría nada malo nunca. Que siempre estaba ahí. Que siempre llegaba en el momento en el que más se le necesitaba. Y que no hacía gran cosa, solo sonreír, decir un par de palabras bonitas y dejarte calmado... Él aspiraba a ser muchas cosas. Pero, sobre todo, aspiraba a ser como su padre. Nunca te va a pasar nada malo. Susurró, aún con la mirada un poco perdida, pero apoyando la mejilla de nuevo en el pelo de Alice. Yo estaré contigo, y no te pasará nada malo. Todo el tiempo que haga falta, siempre. Instintivamente, la aferró con un poco más de fuerza. No voy a soltarte. Te lo prometo.
Merci Prouvaire!


We are
Flores muertas Alchem10

Flores muertas Freyfirma

Flores muertas Banner10

Together we are everything:

Flores muertas Sin-t-10

Flores muertas Nuestr10

Flores muertas Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3645
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

Flores muertas Empty

Sáb Oct 10, 2020 1:58 pm

Flores muertas
CON Marcus EN Casa de los Gallia A LAS 18:00 29 de mayo de 1997
Tan centrada estaba en llorar, en desahogar ese nudo que llevaba días teniendo que no oyó que alguien subía. Solo cuando una voz masculina que no era la de Marcus ni la de su padre la llamó, se incorporó, limpiándose las lágrimas- Señor O'Donnell...- Dijo sintiendo un poco de vergüenza repentina, por estar así, tirada en el suelo, tan abrazada a Marcus y llorando como una niña pequeña... Tenía que tener un aspecto horrible y los O'Donnell siempre eran tan elegantes... Pero no pudo evitar emocionarse por las palabras del padre de Marcus. Su padre era su amigo desde el colegio y a su madre siempre se le iluminaba la cara cuando aparecía por casa. Y nunca había visto aquella tristeza en sus ojos. Él iba a echar de menos a mamá sinceramente, y lo veía en sus ojos a pesar de la sonrisa, así que ella asintió, poniendo una expresión de sincero agradecimiento y estrechando su mano con afecto- Si puede convencerle de que duerma... se lo agradecería... Creo que solo se fía de usted ahora mismo.

Y era verdad. Dylan miraba a papá como un extraño, normal, porque su padre simplemente no parecía él. Volvió a poner su cabeza en el hombro de Marcus e hizo un puchero, más calmada pero aún triste. Algo latió dentro de ella cuando Marcus le dijo aquello. Tragó saliva. No sabía bien lo que era, la verdad. Era como una sensación de inmediatamente sentirse mejor, como si realmente estando al lado de su amigo no pasaran cosas malas, como si de repente, en toda aquella oscuridad hubiera una lamparilla cálida y brillante. Entrelazó su mano izquierda con la de él y las miró así, con los dedos entrecruzados y esa sensación en la garganta y en el pecho que no se le iba- Antes, cuando estábamos en mi casa me he dado cuenta de que se han muerto todas las flores del jardín... Y he pensado... Que ya no había lugar para cosas bonitas en nuestras vidas...- levantó la cabeza y le miró con una débil sonrisa- Pero entonces llegas tú y me dices esas cosas... Y siento que no estoy sola. Y que a lo mejor algún día, vuelvo a encontrar un lugar para las cosas bonitas-

Como aquel momento. Y nunca se lo había planteado así, y no quería, la verdad, confundirse y acabar haciéndose daño. No era momento para pensar en qué era ese nudo en su pecho, o aquella sensación en su estómago cuando había visto a Marcus en la puerta. Ese pensamiento en la parte oscura de su cabeza que había pensado, en algún momento de la tarde "no quiero que Marcus me vea con este vestido que me queda demasiado justo" o en todas las veces que deseó haberlo tenido a su lado en la última semana. Quería decirle que no era justo para nadie atarse a la felicidad de una persona, que ya había visto cómo acababa eso y no quería vivirlo en su propia piel ¿Pero habían tenido sus padres elección? ¿Habían decidido un buen día que sus destinos irían unidos para siempre, o simplemente pasó? No entendía nada de esas cosas, así que mejor dejar de preguntárselo, y darle la mano a Marcus, que le hacía sentir mejor.

-Tu padre es genial...- dijo acariciando con sus dedos el dorso de la mano de su amigo, ausente- Pero no tiene razón en que yo sea tan valiente... No he tenido narices de imponerme a nadie estos días. Mis abuelos han dicho que no quieren que vuelva a Hogwarts, que tengo que quedarme aquí, supuestamente porque no voy. poder hacer los exámenes... Y yo sé que es porque no se fían de dejar solo a papá con Dylan, porque yo estoy dispuestísima a hacerlos, para eso he estudiado todo el año- Se estiró, incómoda, del bajo del vestido para taparse más las piernas- Y no me hagas hablar del emperramiento de mi tía en que me pusiera este vestido que me está enano... No sé imponerme ni para eso.
Merci Prouvaire!


Flores muertas JCqE0Sy

Flores muertas QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
Flores muertas V1mQwnV
Flores muertas 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
Flores muertas Wm7AwJV
Ante todo, amigos
Flores muertas Giphy
Ay, los retitos
Flores muertas Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
Flores muertas Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

Flores muertas Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

Flores muertas Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

Flores muertas Empty

Sáb Oct 10, 2020 7:55 pm

Flores muertas
CON Alice EN Casa de los Gallia A LAS 18:00, 29 de mayo 1997
Dejó que Alice entrelazara su mano con la suya, simplemente quedándose mirándolas, sin hacer nada más que mantener su mejilla apoyada en el pelo de ella. Y escucharla, lo mejor que sentía que podía ofrecerle en un momento como ese. Bajó la mirada con tristeza cuando la chica dijo que en su jardín todas las flores estaban muertas. Eso debía generar una sensación muy triste. Pero alzó la mirada lentamente, con un toque de sorpresa, cuando Alice empezó a decir que "entonces llegó él". Negó sutilmente con la cabeza, aunque ella no pudiera verle desde su posición. Claro que no lo estás. Susurró en tono obvio. Yo no voy a dejarte sola, Alice. Nunca lo haría. Probablemente si le hubieran preguntado en cualquier momento desde que la conociera en las barcas, habría dicho lo mismo. Que por qué iba a separarse de ella cuando la apreciaba tanto, cuando era su mejor amiga. Pero en ese momento le salía directamente del alma, no podía decirlo con mayor convencimiento y sinceridad.

No pudo evitar sonreír con una tierna satisfacción cuando dijo que su padre era genial. Lo sabía, le adoraba. Pero no podía darle la razón en lo siguiente que dijo. ¿Y cómo ibas a hacerlo? Se encogió de hombros. Son tus abuelos, aún somos muy jóvenes y esta situación... Yo tampoco hubiera podido. No era justo ni tenía sentido que se atormentara por eso. No había lugar a imposiciones cuando perdías a tu madre. La escuchó con temor cuando dijo que no querían que volviera a Hogwarts. ¿Pero qué? Eso no podía ser. No pueden pedirte eso, no es justo. Quizás debió callar, porque probablemente no fuera eso lo que Alice necesitaba escuchar. Pero no pudo evitarlo.

Aunque lo del vestido le hizo cierta gracia. Sería la tensión del momento, pero se le escapó una breve risita. Perdona. Dijo, tocando ligeramente uno de los volantes del vestido como si lo acabara de ver. Yo creo que te queda bien. No te preocupes por eso. Se encogió de hombros. Es decir, el azul te queda mejor, pero... Bueno. Ya tendremos tiempo para volver a vestirnos de azul. Soltó un poco a la chica y se movió, solo para ponerse de rodillas frente por frente a ella. Oye, te propongo una cosa, a ver qué te parece. Una de sus manos aún seguía entrelazada con la de ella. Agarró la otra y juntó las cuatro. Como papá se lleva tan bien con Dylan, seguro que no le importa pasar más tiempo con él. Apenas quedan un par de semanas de curso. Podrás venir a Hogwarts, hacer los exámenes y volver, y en ese tiempo mi padre hará compañía a tu familia. Estoy seguro de que lo hará encantado. No tendría ni que pedírselo, seguro que salía de él. Además, su padre tampoco concebiría que Alice no hiciese sus exámenes. Ningún Ravenclaw en su sano juicio consentiría eso.

Y te propongo una segunda cosa. Se quedó mirando las manos de ambos, con una leve sonrisa ladeada. En los días que nos queden de curso, busquemos alguna flor bonita por allí, la que más te guste. Ahora es primavera, seguro que las hay. O si no, podemos preguntarle a la Profesora de Herbología o al de pociones, quizás tengan algún díctamo del desierto. Miró a la chica, sin desdibujar la sonrisa tranquila. Y cuando volvamos a casa, te ayudo a plantarla en tu jardín. Lo limpiamos y plantamos cosas nuevas. Y ya no habrá más flores muertas.
Merci Prouvaire!


We are
Flores muertas Alchem10

Flores muertas Freyfirma

Flores muertas Banner10

Together we are everything:

Flores muertas Sin-t-10

Flores muertas Nuestr10

Flores muertas Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3645
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

Flores muertas Empty

Sáb Oct 10, 2020 9:25 pm

Flores muertas
CON Marcus EN Casa de los Gallia A LAS 18:00 29 de mayo de 1997
Una vez, Alice había oído a la tía Violet hablar con mamá y decirle "¿No te dio miedo meterte en un barco y seguirle hasta aquí sin saber si quiera qué te iba a decir de... ya sabes...?" Que Alice no sabía, pero bueno, captaba la esencia. Mamá se reía y bebía té "No. Nunca dudé de que William jamás, jamás, me dejaría sola. Contra viento y marea". Nunca había pensado en el peso de esas palabras hasta que le oyó decir unas parecidas a Marcus. ¿Cómo podía una confiar tanto en una persona como para creer tales palabras? Y sin embargo, quería creerlas de Marcus.

De nuevo la vergüenza le atacó tontamente cuando su amigo tocó los volantes de su vestido. Claro, a él le parecía que estaba bien porque, en su condición de chico, nos había lo que era que tu cuerpo mismo te apretara en los lugares más insospechados, sintiendo que no entrabas en tu ropa de siempre y que te veías ridícula con la ropa de adulta, pero tuvo que reír ante el comentario de su amigo. Qué fácil era contentarle, con que algo fuera azul ya estaba bien. Y de repente, algo se activó en Marcus (probablemente provocado por la palabra "examen") y le agarró de las dos manos, provocándole otra vez ese nudo de la garganta, pero cegado un poco por el hecho de estar escuchando su plan para que ella pudiera hacer los exámenes. Se mordió el labio inferior, pensando. Sí, había que hacer un par de retoques a ese plan, pero iba por buen camino- Sí, tienes razón. O sea, no, vamos a cambiar ese plan, pero la base es correcta- dijo, juntándose más a él conspirativamente pero sin soltarle- Tienes razón en que solo tu padre se va a ofrecer a sacarme de aquí. Orgullo Ravenclaw supongo- dijo con media sonrisa- Pero mis abuelos no lo permitirían, y ciertamente no podemos pedirle a tu padre que se sacrifique tanto... Pero si me voy con tus padres, en medio del jaleo que hay ahí abajo, para cuando se den cuenta ya será demasiado tarde- Puso cara de súplica- Vamos, Marcus, por favor, no te pongas difícil, sabes que si se lo decimos se opondrán. Y yo necesito pasar de curso. No soportaría quedarme atrás y que no estuviéramos juntos en clase- dijo con sincera preocupación. ¿Y un año sin Marcus en el colegio? ¿Cuando él se graduara y ella no? Ni de coña. Se levantó y se sacudió el vestido.

-El uniforme de la tía Violet está en su cuarto. Es de Slytherin, pero la corbata de Ravenclaw de papá estará en su cuarto también, así que daré el pego hasta poder ponerme el uniforme que tengo allí- miró a ambos lados, como para comprobar que nadie estaba mirando y dijo- Habla con tu padre, por favor, yo voy a por el uniforme y vuelvo en seguida- Y sin una palabra más, desapareció en dirección a la habitación de su tía. Cuando era pequeña le encantaba jugar allí y ponerse la ropa de la época hippie de tía Violet, por eso sabía donde estaba el uniforme antiguo. La falda se le caía definitivamente de las caderas, porque no tenía las misma que su tía a los dieciséis, pero la dobló por el lateral y la sujetó con un imperdible del tocador. La camisa la hacía sentirse mucho mejor sin estar tan apretada, y cuando se vio con los calcetines y la capa volvió a sentirse ella misma. Cogiendo uno de los papeles del tocador escribió rápidamente

"Papá, siento haberme ido sin avisar, pero necesitaba terminar el curso y salir de aquí. En cuanto termine los exámenes volveré contigo, te lo prometo. Sé que tú no querrías que me quedara atrás, y yo solo puedo seguir tus pasos en Ravenclaw.

Os quiero, papá, cuida de Dylan hasta que yo vuelva.

Alice"

Iba a dejarla en la habitación de sus abuelos cuando se dio cuenta de que estaban ahí y se quedó en la puerta silenciosamente, pensando en dónde dejar la dichosa carta sin que la vieran, hasta que oyó

-¿Y dónde para la niña?

-Está con Marcus. Va pegada a él a todas partes.

-¿El chico de O'Donnell? ¡Mira, una buena noticia, por fin! Puede que por una vez hagamos un matrimonio decente entre dos familias mágicas inglesas.

-¡Oh, Robert! Yo no pondría todos mis huevos en esa cesta. ¿Has conocido al muchacho? Se nota que no. Ya sabes como es nuestra niña... es hija de sus padres... y ya sabes también cómo es la nuera de O'Donnell... No, querido. Los chicos como Marcus no acaban con chicas como Alice. Se aburren de ellas, se asustan, con los años... Solo buscará la tranquilidad y eso, nuestra Alice no se lo puede dar.


¿Cómo? ¿Cómo que las chicas como ella? ¿Cómo eran las chicas como ella? ¿Y a qué se refería con acabar? Alice no lo estaba entendiendo del todo bien, pero no le gustaba como sonaba aquello. O sea, jamás se le había ocurrido casarse con Marcus, ni con nadie, para el caso, pero ¿por qué la abuela la había descartado tan rápidamente? ¿Y por qué lo decía de esa forma... Como si fuera algo malo? Sacudió la cabeza. Total, no tenía sentido pensarlo ahora, Marcus era su mejor amigo y no tenía por qué preocuparse más que de dejar la dichosa carta y huir con los O'Donnell. Finalmente, dejó la carta en la habitación de la tía Violet, encima de su vestido negro y fue derecha a la antigua habitación de su padre.

Dylan estaba dormido como un bendito, y ella pasó de largo a dos O'Donnells muy confusos y que la miraban con preocupación. Abrió uno de los primeros cajones de la cómoda y encontró enseguida la llamativa corbata azul, que se le iba a notar que era de chico, pero total, ya iba echa un cuadro ¿qué más daba? Justo al lado encontró una vieja foto, parecía de sus padres en algún lugar, así que la cogió y se la guardó en la manga. Luego se giró y miró al padre de Marcus- Señor O'Donnell, por favor, llévenme. Yo le prometo que en cuanto llegue al colegio les escribo con urgencia... Pero, por favor, no deje que tire por la borda todo lo que he hecho solo porque mis abuelos consideran que ahora debo encerrarme en casa y no hacer nada. Por favor, voy a volverme loca si tengo que quedarme- dijo entrelazando las manos en gesto de súplica.
Merci Prouvaire!
[


Flores muertas JCqE0Sy

Flores muertas QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
Flores muertas V1mQwnV
Flores muertas 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
Flores muertas Wm7AwJV
Ante todo, amigos
Flores muertas Giphy
Ay, los retitos
Flores muertas Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
Flores muertas Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

Flores muertas Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

Flores muertas Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

Flores muertas Empty

Dom Oct 11, 2020 8:26 am

Flores muertas
CON Alice EN Casa de los Gallia A LAS 18:00, 29 de mayo 1997
Casi comienza a sonreír cuando le dijo que tenía razón, pero en seguida retocó el plan. Y eso ya no le parecía tan razonable, de hecho era un poco descabellado... Bastante descabellado. Alice solía tener ideas ingeniosas y un poco locas, que muchas veces se salían de sus esquemas, pero nunca se habían visto en una situación tan delicada. Eso daba un poco de miedo.

¿Iba a fugarse con ellos en mitad del funeral de su madre? Sus padres no iban a permitir eso. Para ser más exactos, su madre no iba a permitir eso, y su padre lo haría con el mismo miedo en el cuerpo que tenía él ahora. Y no porque estuvieran convencidos de que era buena idea, sino porque a esa expresión suplicante de Alice era muy difícil decir que no. A eso, y a sus golpecitos bajos como quien no quiere la cosa. No, él tampoco soportaría ver a la chica quedarse un curso atrasada. Pero tiene que haber otra forma de hacerlo. ¿Y si hablo yo con tus abuelos? Marcus de verdad tenía tanta confianza en sí mismo que se veía capaz de convencer a los abuelos de Alice con sus maravillosos argumentos, y lo que no consiguiera él, lo conseguiría su padre. O su madre, que en esas era probable que también se pusiera de su parte.

Pero al parecer la chica no estaba dispuesta a escuchar alternativas, porque ya estaba de pie y Marcus seguía mirándola desde abajo con cara de susto. Se quedó como un pasmarote y, cuando pudo reaccionar y ponerse de pie, la chica ya estaba corriendo por el pasillo. ¡Pero, Alice! ¿Cuántas veces en esos tres años habría dicho "pero Alice" al aire cuando ya solo podía ver su pelo perdiéndose al cruzar una esquina? Aunque en ninguna de esas había sentido esa desazón que sentía ese día. Resopló mirando al suelo, haciendo acopio de fuerzas y un mapa mental de la estrategia a seguir y cómo planteársela a su padre, que eso era otra... Y, tras unos instantes de reflexión consigo mismo, se dio media vuelta y entró en la habitación de Dylan.

Entró despacito para no despertar a Dylan, que estaba dormido. Su padre estaba a su lado echando chispitas con la varita a un papel. Eso hizo sonreír a Marcus. Nunca fui muy bueno con los encantamientos, me vas a tener que ayudar. Dijo en un susurro. El chico se sentó a su lado con una sonrisita. ¿Qué es? Hablaban muy bajito para no despertar a Dylan. Un trocito de pergamino. Intento... Ahg, no me sale. El pergamino hizo un tembleque débil en su mano, echando un par de chispas, y volvió a caer inerte donde estaba. Intento transmutarlo, convertirlo en una palomita de papel que vuelva a mí cuando alguien escriba un mensaje. Marcus arqueó las cejas. Qué bonito. Miró a Dylan y se le desdibujó un poco la sonrisa. ¿Cómo está? Asustado. Respondió su padre con melancolía, guardando el trocito de pergamino y la varita en su bolsillo. Solo intentaba ayudarle a comunicarse, y que no se sintiera tan solo. Suspiró. Marcus esbozó una sonrisita. Este verano nos ponemos con ello. Arnold le guiñó un ojo a su hijo en respuesta. De verdad que no sabría qué haría sin su padre, no lo quería ni pensar.

Pero ahora era otra cosa en la que debía pensar: como plantear todo aquello. Alice quiere hacer sus exámenes. Arnold sonrió y asintió. Eso la honra. Aunque arqueó una ceja analítica, escudriñando a su hijo. ¿No le habrás dado la tabarra con...? ¡No! ¡Papá! ¿Cómo iba a hacer eso ahora? Lo ha dicho ella sola. Se encogió de hombros. Pero al parecer sus abuelos no quieren. Les da miedo dejar a Dylan... Bueno, que no esté con Dylan. No iba a decir "con su padre", le resultaba muy duro, ofensivo y con poco tacto por quien tenía delante, que eran amigos. Arnold respiró hondo mirando al pequeño que dormía y negaba con la cabeza. Volvía a mostrar una expresión taciturna y triste que no le había visto nunca. Quiere venir con nosotros... Tú podrías hacerle compañía. Claro, pensaba hacerlo de todas formas. Mañana la recogeremos. Hablaré con el Prof... Dice hoy. Arnold alzó la mirada a su hijo muy serio y Marcus se notó temblar por dentro. Que él no estaba seguro de ese plan, y si su padre le miraba de esa forma... ¿Hoy? Marcus se encogió como una tortuguita. Es que... Marcus, es el funeral de su madre. Pero así no se dan cuenta... ¿Quieres que fomentemos una fuga? Su padre se frotó los ojos y Marcus agachó la cabeza. No tenía ni idea de por donde tirar. Marcus, entiendo que quieras ayudarla y entiendo que ella quiera salir de aquí, esto es muy duro. Pero ni es el momento ni son las form... Pero se calló, y Marcus le miró extrañado. Estaba mirando a la puerta. Giró la cabeza y, efectivamente, Alice estaba ya allí.

Si la cara de Marcus era un poema de preocupación, la de su padre sí que era inédita. Ambos se quedaron mirando como ella rebuscaba en los cajones de su padre hasta encontrar una corbata de Ravenclaw. Su padre se puso en pie lentamente y con ese aura de comprensión severa, como cuando iba a pararte los pies pero diciéndote lo mucho que empatizaba contigo, mientras Marcus se quedaba en un segundo plano. De verdad que no podía lidiar con aquella escena. Alice. Pero a su padre no le dio tiempo a avanzar, solo a ponerse delante de la chica y quedarse igual de desarmado que él mismo por sus palabras. Se frotó la cara mientras echaba aire por la boca. Marcus le miraba. Le conocía bien, sabía que estaba debatiéndose entre lo que debía hacer y lo que quería hacer, y entre por qué debería querer hacer una cosa y quería hacer algo que no debía, o sí debía, o a saber. Puso los brazos en jarra y se quedó unos instantes pensativo, mirando hacia arriba. Finalmente, dijo. Y yo que creía que un Gallia no me iba a poner más en un aprieto cuando salí del Castillo. Marcus agachó la cabeza frunciendo los labios para aguantarse la risa. Ahora que lo recordaba, su padre le había contado algún que otro momento divertido con William en el Colegio. Divertido cuando te lo contaban, claro, porque su padre había pasado un mal rato. Se ve que no disimuló lo suficiente porque su padre le miró con una ceja arqueada. Tú ríete, pero... Y lo dejó ahí. ¿Pero qué? No añadió nada más, solo suspiró y dijo. Voy a hablar con la Señora O'Donnell. Antes de salir por la puerta, se giró hacia ambos con un índice levantado en señal de advertencia. No hagáis nada hasta que no vuelva, ¿entendido?
Merci Prouvaire!


We are
Flores muertas Alchem10

Flores muertas Freyfirma

Flores muertas Banner10

Together we are everything:

Flores muertas Sin-t-10

Flores muertas Nuestr10

Flores muertas Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3645
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

Flores muertas Empty

Dom Oct 11, 2020 4:18 pm

Flores muertas
CON Marcus EN Casa de los Gallia A LAS 18:00 29 de mayo de 1997
Por un momento, y a pesar de la situación, casi se ríe abiertamente cuando el señor O'Donnell dijo que un Gallia le metía en problemas. Sabía que su padre tampoco había sido muy amante de las normas, por eso estaba segura de que, a pesar de las circunstancias, su padre estaría de acuerdo en aquello. Mientras se ataba la corbata se dio cuenta de que Marcus también se estaba riendo, y el pobre señor O'Donnell empezaba a sudar tinta, y no se sentía bien haciéndole pasar ese mal rato, pero de verdad que lo necesitaba. Por fin dio su veredicto y dijo que iba a buscar a la señora O'Donnell. Mal asunto. No es que no supiera que tendría que preguntárselo a ella (era obvio, si tenían que aparecerse todos juntos) pero sabía que aquel era el punto flaco de su plan. Para reafirmar las ganas del padre de su amigo de ayudarla, le miró tiernamente y dijo de corazón- Gracias, Señor O'Donnell. Gracias, de verdad.

Cuando se quedó sola con Marcus se acercó y le dio un codazo suavecito- Y gracias a ti también por convencerle y no llamarme loca- cogió su mano y la estrechó- Eres el mejor amigo que nadie pudiera pedir- y, sin saber muy bien por qué, le dio un beso en el dorso de la misma mano. Luego se acercó a la cama donde dormía su hermano y se tumbó a su lado, abrazándolo suavemente, y empezó a susurrar, contra su pelito rubio

-Tengo que irme, patito. Pero volveré pronto, te lo prometo. Y no dormirás solo ninguna noche, y jugaremos en el jardín e iremos al río si quieres, como hacíamos con mamá- se le cayeron dos lágrimas mientras lo decía y acariciaba su suave cabellera- Yo sé que ahora no lo vas a entender y te vas a disgustar cuando te despiertes y veas que no estoy aquí, pero algún día vendrás a Hogwarts y lo entenderás todo. Y que te cuidaré siempre, esté donde esté, también lo entenderás- le dio un beso- Te quiero, Dylan.

Justo en ese momento apareció el señor O'Donnell con su esposa y el siempre taciturno Lex en la puerta y ella se levantó y puso su mejor cara de niña buena, que sabe que la ha liado un poco, pero que siempre lo hace con buena intención.
Merci Prouvaire!


Flores muertas JCqE0Sy

Flores muertas QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
Flores muertas V1mQwnV
Flores muertas 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
Flores muertas Wm7AwJV
Ante todo, amigos
Flores muertas Giphy
Ay, los retitos
Flores muertas Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
Flores muertas Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

Flores muertas Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

Flores muertas Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

Flores muertas Empty

Dom Oct 11, 2020 7:02 pm

Flores muertas
CON Alice EN Casa de los Gallia A LAS 18:00, 29 de mayo 1997
Sabía lo difícil que era decirle a Alice que no porque lo vivía en propia piel día tras día. Y conocía a su padre lo suficiente como para saber que era capaz de afrontar la cara que iba a ponerle su mujer solo porque la chica le estaba dando las gracias de esa forma. Los O'Donnell eran muy listos para los libros, pero muy débiles ante las súplicas. Marcus acababa de darse cuenta.

El chico sonrió y le devolvió el codazo. Un poco loca sí que estás. Bromeó con suavidad. Aunque esa frase y ese beso, después de estrechar su mano, sí le pilló un poco por sorpresa y le impidió responder. Se había ruborizado un poquito, sería por toda esa tensión acumulada, todas esas emociones. Pero volvió un poco en sí cuando Alice ya se había dirigido hacia su hermano. Y ni siquiera había atinado a decirle que no estaba haciendo nada especial, que era lo mínimo que podía hacer como amigo suyo que era.

Volvió a tragar saliva cuando vio como Alice se despedía de su hermano. Dylan iba a quedarse allí solo y por un momento casi se plantea cómo podrían hacerlo para llevárselo con él... Pero entonces William se quedaría solo. Y si seguía así, se iban a apoderar de todos los Gallia. Y no podía ser. Suficiente que iban a llevarse a Alice. Que tampoco es que la estuvieran secuestrando, ella lo había pedido, pero...

Afortunadamente, la presencia de su familia en la puerta le cortó el pensamiento, porque estaba a punto de colapsar y pensar que todo aquello era una locura. Conociendo como conocía a su familia podía leer las expresiones en sus caras: Lex ni se molestaba en opinar sobre el tema porque ni iba con él ni consideraría que iban a tener en cuenta su opinión; su padre seguía en la misma dualidad que estaba el propio Marcus; y su madre... Eso era más difícil de averiguar.

Pero la mujer dejó a su marido y a su hijo en la puerta y avanzó con solemnidad, las manos entrelazadas ante el vientre y una sonrisa tranquila hacia la chica, haciendo sonar los tacones entre el tenso silencio. Se agachó ante Alice y la miró con tranquilidad. Alice, ¿estás segura de que quieres ir al Castillo hoy mismo? Le tocó un poco el pelo. No hay ninguna prisa, podemos hablar con los Profesores y que te hagan los exámenes otro día. Tomó una de las manos de la chica entre las suyas y volvió a sonreír con tranquilidad, esta vez acercándose un poco más a ella, como si quisiera que los demás no las escucharan. ¿Es porque no quieres estar aquí? ¿O volver a casa? Arnold puede quedarse con vosotros esta noche. O yo misma. Porque Lex y él tenían que volver. Marcus sabía que era el mensaje implícito, aparte de una técnica sutil de su madre para convencer a Alice. Se ve que la mujer no la conocía. Marcus se limitó a mirar a su padre, que le devolvió la mirada desde la puerta. Ambos sabían que la chica Gallia era un hueso duro de roer... Claro que su madre, también.

Diez minutos antes

Cariño... Arnold simplemente tocó a su mujer en el brazo y esta dejó de escuchar la conversación en la que estaba metida y se giró hacia él. El hombre le hizo un gesto para que se apartase a un lado y miró a Lex para que no la siguiera. Esa conversación era privada y delicada.

Es la niña. Dijo con un suspiro, mirándola unos instantes. Emma no dijo nada. Ese silencio que dejaba a conciencia para no adivinar lo que ibas a decir, sino obligarte a ti a contarlo entero. Arnold se mojó los labios con cierto cansancio. Quiere hacer sus exámenes. La mujer seguía sin reaccionar, parecía que nada de eso le pillaba por sorpresa. Arnold cerró lentamente los ojos y los volvió a abrir, respirando profundamente. Hoy. No. Emma... Suplicó con cansancio, dejando caer los hombros. Ya sé que es una locura, pero... Lo es. Tú no la has visto. Susurró, un poco más bajo. Necesita salir de aquí. Todos necesitan salir de aquí, Arnold. Su madre acaba de morir. Lo que me sorprendería es que estuviera bien. No es simplemente que no esté bien. Quiere ocupar el hueco de su madre con su hermano, como no vuelva a Hogwarts se va a volver loca. Le queda un verano muy largo por delante. No he dicho que no vuelva, he dicho que no voy a llevármela yo. Emma. Arnold, por favor. Endureció un poco el rostro. Que esto me lo pida tu hijo Marcus me lo espero, pero que me lo pidas tú... ¿Cómo crees que va a pasar William esta noche? Piénsalo, Emma. La mujer miró a otro lado, con los brazos cruzados, hinchando el pecho de aire. Esta noche va a ser muy dura. Lo mejor es que Dylan la pase durmiendo y que Alice no la presencie. ¿Y dejamos a William solo, en pleno brote de locura, con un niño que no habla? ¿Y de verdad piensas que una niña de catorce años va a aliviar esa situación? Solo va a ser peor. Yo puedo quedarme con ellos esta noche, y tú te encargas de que los tres chicos vuelvan a la escuela. La mujer miró a su marido con los ojos entornados, frunciendo los labios. Ya se lo estaba pensando.

Tras unos instantes de reflexión, suspiró en silencio. Hablaré con ella primero. Quizás solo esté huyendo por miedo a estar aquí. Rodó los ojos. Que no me extraña... Arnold esbozó una sonrisilla mirando a su mujer, pero esta no estaba de humor. No puedes consentírselo todo a tu hijo, lo sabes, ¿no? Oh, venga, esto no es por Marcus. Esto es enteramente por Marcus, que tiene debilidad por esa niña y no quieres que se pase la noche llorando por haberla dejado aquí. Chistó, negando con la cabeza. Otro que se deja conquistar por el carisma Gallia... Arnold se encogió de hombros. Tienen su encanto. Ya quería ese "encanto" lejos cuando estaba en Hogwarts, y en mi trabajo. Volvió a rodar los ojos y, girándose para volverse al sitio desde donde había venido, musitó. Y me veo con el "encanto" metido en mi casa. Se dirigió taconeando hasta su hijo y puso el brazo sobre sus hombros. Lex, vamos.
Merci Prouvaire!


We are
Flores muertas Alchem10

Flores muertas Freyfirma

Flores muertas Banner10

Together we are everything:

Flores muertas Sin-t-10

Flores muertas Nuestr10

Flores muertas Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3645
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

Flores muertas Empty

Dom Oct 11, 2020 8:03 pm

Flores muertas
CON Marcus EN Casa de los Gallia A LAS 18:00 29 de mayo de 1997
Se imaginaba a una estalactita de hielo temblando ante la señora O'Donnell. Los tacones ya eran bastante amenazantes, pero aquella expresión tan calmada, le daba a Alice la sensación en el estómago de cuando subes muy alto con la escoba y te tiras en picado. En un intento desesperado, miró a Marcus y al señor O'Donnell através de la habitación. Pero ahí no había valiente que alzara la voz. Esto era entre la señora O'Donnell y ella. Y estaba temblando, porque ni su abuela le imponía tanto, pero tampoco iba a dejar que pensara que era una niñata que no sabía lo que quería.

-Nadie querría quedarse aquí, esto es un infierno- dijo, siendo completamente sincera- Pero desde hace dos días, no he podido elegir nada. En el hospital, los médicos nos decían cuándo entrar o salir. Mis abuelos han organizado todo esto, y yo no me he enterado de nada. Por no, no he podido decir si quiera que no quería ponerme ese maldito vestido negro que ya no me vale- suspiró y dejó que la señora O'Donnell la cogiera de la mano. Siempre había tenido la sensación de que no le caía bien, pero ahora al menos la miraba con sinceridad y no con pena, que era más de lo que podía decir incluso de Marcus- He estudiado muchísimo, Hogwarts es mi vida, y siento que...- Notó de nuevo el nudo en su garganta y dos lágrimas amenazaron con salir, y apretó los labios para retenerlas, pero fue inútil- Que he perdido casi todo en cuestión de dos días. Si aún puedo demostrar que puedo hacer los exámenes y terminar el curso me sentiré mejor conmigo misma porque...- sorbió y se limpió las lágrimas con la túnica- Porque mi madre no me dijo nada antes de morir. No voy a decir que estoy haciendo lo que ella querría porque no me dijo específicamente "Alice termina el curso" o "cuida de Dylan" o "no dejes que papá se hunda", así que creo que no me lo dijo porque ella ya confiaba en mí, en que yo haría las cosas bien sin necesidad de que me lo dijera, y eso pienso hacer. Terminar el curso solo es el principio de lo que quiero hacer.

Miró a Marcus enternecida y luego al señor O'Donnell. Ambos habían sacado la cara por ella, ambos la miraban con orgullo, y estaban dispuestos a sacrificarse por ella y por su familia. Estaba en un estadío en el que "gracias" no sería ni la mitad de lo que debería decirles, pero les dio una sonrisa, una que trataba de transmitir todo lo que sentía. Luego miró a Emma y mantuvo la sonrisa y apretó su mano- Sé que les estoy pidiendo mucho, y entenderé si no quiere llevarme , señora O'Donnell. Pero si alguna vez se sintió orgullosa de lo que consiguió en Hogwarts... Llévame con usted, por favor.
Merci Prouvaire!


Flores muertas JCqE0Sy

Flores muertas QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
Flores muertas V1mQwnV
Flores muertas 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
Flores muertas Wm7AwJV
Ante todo, amigos
Flores muertas Giphy
Ay, los retitos
Flores muertas Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
Flores muertas Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

Flores muertas Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

Flores muertas Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

Flores muertas Empty

Dom Oct 11, 2020 8:39 pm

Flores muertas
CON Alice EN Casa de los Gallia A LAS 18:00, 29 de mayo 1997
Aquello era como cuando estabas viendo un igualadísimo partido de Quidditch del que no querías ni pestañear por miedo a perderte una jugada, pero a la vez tenías los ojos medio entrecerrados porque estabas viendo venir que alguien iba a estrellarse con la escoba y se iba a matar, y no querías presenciar eso. Una mezcla extraña que le tenía una inquietud por dentro que le hacía mirar a su padre de reojo continuamente. Conocía a su madre y a veces podía dar escalofríos. Era muy buena, con él y con su hermano siempre lo era. Pero cuando algo no le cuadraba... No sabía si era peor verla enfadada, o que intentase convencerte con esa tranquilidad tan suya de por qué no tenías razón.

Y ver a esa Alice tan triste con esa firmeza ante ella era una imagen cuanto menos curiosa, y que solo hacía que el nudo de su estómago se hiciera más grande. Él se hubiera dejado convencer por su madre a la primera, mientras que ella le estaba diciendo lo que pensaba letra a letra y sin achantarse. ¿Y decía que no era valiente? Marcus solo sabía que no querría estar en la posición de ninguna de las dos. No sabía cual de ellas le estaba dando más miedo.

Su madre simplemente la dejó que hablara, enterneciendo el semblante aunque sin perder la serenidad, ladeando un poco la cabeza para mirarla con las cejas levemente bajas, cuando Alice empezó a llorar. Marcus la miraba casi implorando en su mente. ¡No podía decirle que no! Era imposible hacerlo.

Pero Alice terminó y se generó un silencio que se prolongó durante varios segundos, solo interrumpido levemente por los sollozos que la chica trataba de contener. Se le estaba haciendo aquello eterno y se notaba los latidos del corazón en la garganta. Su madre no quitaba la vista de la chica, manteniéndosela con esa estoicidad que solo había visto en ella, y en absoluto silencio. Hasta que, segundos después, solo alzó una mano con suavidad y pasó el pulgar con ternura por la mejilla de la chica para secarle una lágrima, esbozando una sonrisa muy sutil. A veces, las circunstancias difíciles, la injusticia o el que otros empaticen con nosotros, nos da la creencia de que nuestros actos están más que justificados... Pero no siempre es así. Aquello pintaba mal. Marcus se estaba poniendo nervioso, pero no se atrevía a interrumpir.

Emma colocó ambas manos sobre los hombros de la chica con delicadeza y susurró. No es bueno que nos carguemos de tantas responsabilidades desde tan jóvenes, Alice, o nos convertimos en adultos destruidos. Pero, ¿sabes qué? Hizo una leve pausa, pero solo para intensificar sus palabras. Pobre de aquel que pensara que era porque estaba dando pie una respuesta. Hay algo en lo que tienes razón: tu lugar está en Hogwarts, haciendo lo que tienes que hacer... Solo que las circunstancias no son las más idóneas. Y lo sabes tan bien como yo. Se levantó y acarició fugazmente su barbilla. Llegarás hoy al Castillo, descansarás y tendrás el fin de semana para preparar tus exámenes. Pero tendrás que venir tan pronto los termines. Decidido y sentenciado. Marcus sintió un alivio por dentro que le hizo soltar aire acumulado en el pecho y cerrar los ojos. Su madre ya estaba de nuevo de camino a la puerta. Dio un suave beso en los labios a su esposo y le dijo. Habla tú con William. El hombre asintió y la mujer volvió a pasar un brazo por encima de Lex, mirando a Marcus. Este captó el mensaje en seguida. Vamos. Susurró a Alice, levantándose inmediatamente. Mejor no hacer a su madre esperar.
Merci Prouvaire!


We are
Flores muertas Alchem10

Flores muertas Freyfirma

Flores muertas Banner10

Together we are everything:

Flores muertas Sin-t-10

Flores muertas Nuestr10

Flores muertas Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3645
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

Flores muertas Empty

Lun Oct 12, 2020 7:12 am

Flores muertas
CON Marcus EN Casa de los Gallia A LAS 18:00 29 de mayo de 1997
Aunque le había parecido que la señora O'Donnell se había ablandado, sus palabras no parecían muy alentadoras. Pero ese era el carácter de la madre de Marcus, y, de hecho, una vez había oído a su padre decir "Cuando no tienes la razón, Emma te lo dirá con esa sonrisa que helaría una hoguera y cuando la tienes, conseguirá que parezca que tanto no la tendrás y que parte de razón ella llevaba" Y ahora lo entendía al completo. Porque cuando por fin la oyó decir que haría los exámenes, soltó todo el aire que estaba reteniendo sin saberlo. Y por supuesto que volvería, no hacía falta que se lo dijeran, no dejaría a Dylan solo por nada del mundo, y ayudaría a su padre en todo lo que pudiera. Pero consideró que era mejor callarse, con la señora O'Donnell solía ser la opción inteligente.

En cuanto Marcus fue hacia ella, se agarró a su mano como si le fuera la vida en ello dedicando una última mirada a su hermano dormidito, y sintiendo la aguja de la culpa en el pecho. Solo se paró al pasar por delante del señor O'Donnell un momento y le abrazó, apoyando la cabeza su pecho, lo cual era como abrazar a un Marcus más grande- Gracias, señor O'Donnell, gracias de verdad. Mi padre es muy afortunado de tenerle a usted, como yo soy muy afortunada de tener a Marcus. Gracias- y volvió a engancharse a la mano de su amigo, pegándose hombro a hombro con él y escondiéndose un poco detrás de Lex, que parecía que llevaba el camino de su hermano de querer convertirse en una torre con patas, y ya era más alto que ella.

Había todavía más gente que cuando ella se había borrado de la presencia en el funeral. Llevaba la cabeza agachada, porque el pelo se le caía a los lados y le tapaba la cara, siempre agarrada a Marcus. Oía voces familiares, pero sus abuelos debían seguir arriba. Lex, Marcus y ella se quedaron en la puerta, mientras Emma iba a hacer algo, probablemente despedirse apropiadamente para no levantar sospechas. Oh, era buena, muy buena, casi tan buena como ella haciendo planes. Ella se pegó al perchero, pero entonces notó que alguien la miraba. La tía Violet. La iba a matar por haberle quitado el uniforme y tratar de escaparse. Cruzaron las miradas, notó cómo la escaneaba de arriba a abajo y miró a Marcus. Esbozó una sonrisa, guiñó un ojo y se giró a seguir con la conversación que estaba teniendo como si nada. Si es que por algo era su tía enrollada- Creo que le caes bien a mi tía- le susurró a Marcus con media sonrisa.

El momento entre que Emma volvió y salieron por la puerta como quien no quería la cosa, llegando hasta la valla del jardín de sus abuelos, fue, sin duda, uno de los más liberadores de la vida de Alice. El aire le llenó de golpe los pulmones, como si no hubiera respirado en días, y casi no pudo ni concentrarse en pegarse a la señora O'Donnell y los chicos de pura emoción que sentía de volver a ver su castillo otra vez. Pero aparecieron en casa de los O'Donnell. Claro, los chicos tendrían que cambiarse y coger sus cosas antes de volver.

No es que no le gustara la casa de Marcus. Es más, era enorme y preciosa y tenía un jardín con el que le hacían los ojos chiribitas, aunque ahora mismo solo le recordaba a que el humilde jardín y el huerto de su madre no estaban así. Pasaron a la casa y soltó reticentemente la mano de Marcus, mirándole con súplica como diciendo "vuelve en seguida" cuando se fue a su habitación. No quería quedarse sola con la señora O'Donnell, pero parecía que no le quedaba otra opción. Se fue a una esquina del vestíbulo, donde había un espejo, e intentó arreglarse otra vez la cinturilla de la falda, que ya se le estaba soltando el imperdible. La mirada de Emma era como unos puñales en su espalda, era imposible no saber que la estaba mirando con lo que Alice estaba segura que era reprobación total por ser un desastre y una mala influencia para su hijo. Sosteniéndose aún la falda se giró y dijo- Es que se lo he tomado prestado a la tía Violet... Y creo que era más alta y más...- "más buenorra y con más curvas que yo" pensó para sí. Su tía siempre había sido la tía buena de Hogwarts, así la saludaba siempre su padre para hacerla rabiar- En fin, más mayor que yo cuando llevaba este uniforme- hizo una mueca- Y la corbata es la de mi padre porque la de la tía era de Slytherin- Como la de Emma, pensó también.
Merci Prouvaire!


Flores muertas JCqE0Sy

Flores muertas QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
Flores muertas V1mQwnV
Flores muertas 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
Flores muertas Wm7AwJV
Ante todo, amigos
Flores muertas Giphy
Ay, los retitos
Flores muertas Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
Flores muertas Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

Flores muertas Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

Flores muertas Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

Flores muertas Empty

Lun Oct 12, 2020 9:23 am

Flores muertas
CON Alice EN Casa de los Gallia A LAS 18:00, 29 de mayo 1997
Alice agarró su mano pero tan pronto llegaron a la altura de su padre, se soltó y le abrazó. Su padre respondió con palabras de aliento a la niña, de las que siempre usaba, pero Marcus no estaba centrado en eso. Porque había girado la mirada hacia Dylan y se le encogió un poco el pecho cuando vio que este abría los ojos. Pero el niño solo se reacomodó en la almohada, viendo como su hermana abrazaba al padre de Marcus, y le dirigió la vista al chico para sacar una manita de entre las sábanas y despedirse. Marcus hizo lo mismo, despidiéndose con un gestito de la mano y una sonrisa, y apresurándose en salir de la habitación tan pronto Alice le daba la mano de nuevo, antes de que ella viera a su hermano con los ojos abiertos. Afortunadamente, su padre, quien le revolvió un poco el pelo a modo de despedida al pasar por su lado, iba a quedarse con él.

La salida de allí fue muy incómoda. Además, se sentía mal por ni siquiera haber saludado a William Gallia, o a los abuelos de Alice, pero cuando llegó solo quería verla a ella y pensó que tendría tiempo de hacerlo después. Porque claro, quien se iba a imaginar que iba a acabar secuestrándola para llevársela a Hogwarts... O secuestrándose ella a sí misma, más bien, porque Marcus seguía sin saber si aquello era buena idea o no, pero si su madre y Alice habían decidido que sí, allá que iba él.

Pero la mirada de alguien "les detuvo" en la entrada, al menos así lo sintió él. Porque la tía de Alice les estaba mirando a ambos, primero a la chica y luego a él, y cuando lo hizo sintió la culpabilidad y esa responsabilidad protocolaria de ir a darle el pésame de manera adecuada, como no había hecho al llegar. Tenía la sensación de estar haciéndolo todo mal ese día. Pero entonces la mujer le sonrió y le guiñó un ojo, y Marcus sí que se quedó confuso como en toda su vida. Solo atinó a responder. Ah... Con algo de sorpresa cuando Alice dijo que le caía bien a su tía. Al menos era un alivio, si realmente era así.

Dio un último vistazo a la casa de los abuelos de Alice con una punzada en el pecho, sabiendo que dejaba allí a su padre y no volvería a verle hasta que acabase el curso (aunque ya quedaba poco). Pero, sobre todo, sabiendo que dentro se quedaban unos desolados William y Dylan... Al menos dejaba a su padre con ellos. Quería pensar que era algo. En apenas unos segundos, la imagen se desdibujó y aparecieron delante del jardín de su propia casa.

No tardéis mucho, no quiero que se nos haga de noche. Apremió Emma con tranquilidad, haciendo que sus hijos subieran escaleras arriba hacia sus dormitorios. Soltó la mano de Alice, como si por un momento la estuviera dejando en aquella casa, pero luego miró a su madre. La mujer le estaba sonriendo con tranquilidad y seguridad, como si le dijera "puedes irte, me quedo yo", y eso le relajaba. Si estaba con su madre, estaba en buenas manos. En diez minutos estoy aquí. Aseguró, y se apresuró a subir y a recoger todas sus cosas.

Cuando hubo terminado pasó por la habitación de Lex, pero él ya estaba saliendo. ¿Todo? Dijo simplemente. Era su ritual particular, preguntarle a su hermano si lo llevaba todo cada vez que iban a Hogwarts, aunque esta vez las circunstancias eran muy distintas y, por primera vez, Marcus no tenía ganas de acribillarle a preguntas. Solo de bajar a reunirse con Alice de nuevo. Cuando llegó a la entrada, su madre estaba con ella. Él simplemente se colocó al lado de ambas, con cara de "estoy listo". En unos minutos nos vamos. Dijo su madre, pasando a la sala de estar para hacer las gestiones pertinentes antes de volver al Castillo. Entrar en Hogwarts por vías que no fueran el Expreso o una escoba era bastante complicado, pero estaba seguro de que ella sabría organizarlo bien. Marcus se volvió a la chica con una sonrisa tranquila. Ya mismo estamos allí. Era lo único que se le ocurría decir para hacerla sentir mejor. ¿Cómo estás?

**En paralelo**

Emma se quedó por unos segundos con su pose tranquila habitual, erguida y recta, con las manos ante el regazo, mirando como sus hijos desaparecían escaleras arriba. Cerró los ojos y tomó aire lentamente. Iba a tener que hacer varias gestiones, pero iba a hacerlas de todas formas por Marcus y Lex, no le costaría incluir a Alice en el paquete. Al fin y al cabo, ya sabía que eso le iba a tocar a ella: conocía a William, conocía a Violet y conocía a su marido. Sí, le iba a tocar a ella, estaba claro. Pero al menos pensó que tendría un par de días para organizarlo.

Se giró y se encontró a la niña delante del espejo, tratando de recomponerse ese conjunto que le sentaba como si se lo hubieran lanzado desde una escoba. Pobre criatura, demasiado buena era con lo que le había tocado vivir. Janet siempre le pareció una mujer buena pero sin sangre, y William un descerebrado. De Violet mejor no opinaba, y de las familias... Menos. Y Dylan iba por mal camino, criaturita. Esa chica tenía mal porvenir. Y como a Marcus se le metiera entre ceja y ceja rescatarla, eso sí que iba a ir para largo.

Volvió a acercarse a ella lentamente, tan solo acompañada del ruido pausado de sus tacones al pisar, como lo hubiera hecho en el dormitorio de Dylan minutos antes. En silencio, se acercó a ella y volvió a agacharse, quitándole con suavidad el imperdible de las manos y esbozando una sonrisa que parecía decir "déjame a mí", con un toque protector aunque algo autoritario. Emma te protegía, y te decía dentro de qué límites y condiciones te iba a proteger. Y esa niña necesitaba una madre, no estaba preparada para no tenerla... Y también iba a necesitar muchos límites. Al menos podía darle lo primero aunque fuera por unos segundos.

Dejó que la niña justificara su atuendo aunque ella no se lo hubiera pedido, mientras con movimientos lentos y elegantes le arreglaba la falda, agarrando el pliegue sobrante con un imperdible. Puesto que no era suficiente para arreglarlo, tomó otro pliegue y se desenganchó una de las hebillas que llevaba en el pelo. Estás perfecta para tu edad, cielo. Comentó mientras terminaba de arreglar la falda. Era otra manera de decir no como tu tía, que vestía como una fulana por el Colegio. La de numeritos que se tuvo que tragar en la Sala Común.

Terminó con la falda y le reajustó un poco la corbata, que se notaba que era de William. La niña, aparte de mujer, era mucho más menudita, así que le quedaba un poco tosca. Aquel cuadro no había quien lo arreglara, pero al menos Emma le había dado un poquito de dignidad. Hubieras sido una buena Slytherin. Comentó mirando la corbata, para justo después alzar la vista hacia sus ojos y sonreír, con esa sonrisa tan característica de Emma, con los labios cerrados y sin ser demasiado exagerada, solo con la sutileza suficiente como para dar calor y frío al mismo tiempo. Pero si estás en Ravenclaw, es porque eres una chica muy inteligente. No me cabe la menor duda.

Se puso de pie de nuevo, sin desdibujar la sonrisa, y acarició la barbilla de la chica. En estos momentos te va a hacer mucha falta la inteligencia, querida, mucha... Como en toda tu vida. Ladeó un poco la cabeza con comprensión. Solo con el corazón no es suficiente. Su madre era todo corazón, y su padre era una cabeza descabezada. Esperaba que la niña no se dejara arrastrar por esa genética y por los dramas de su vida, o iba a acabar mal... Emma quería a los Gallia bien lejos, pero empezaba a resignarse a que los iba a tener cerca toda su vida. Mejor que estuvieran lo más centrados posible. Y quiero que sepas... Que no solo Marcus y Arnold están en tu vida. Que siempre que necesites una guía... Sabes donde encontrarme. Y sonrió, con un gesto algo más amplio. Un gesto que decía que sí, su marido y su hijo eran hombres inteligentes y con corazón... Pero ella estaba más centrada. Y si les quería a ellos, debía estar centrada. Por el bien de todos.

Los pasos por la escalera le dijeron que sus hijos estaban ya bajando, así que la conversación había llegado a su fin. Quédatela. Susurró con una sonrisa mientras daba un par de palmaditas en la hebilla que le había colocado en la falda.
Merci Prouvaire!


We are
Flores muertas Alchem10

Flores muertas Freyfirma

Flores muertas Banner10

Together we are everything:

Flores muertas Sin-t-10

Flores muertas Nuestr10

Flores muertas Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3645
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

Flores muertas Empty

Lun Oct 12, 2020 12:35 pm

Flores muertas
CON Marcus EN Casa de los Gallia A LAS 18:00 29 de mayo de 1997
Desde que la conoció, supo que no era santa de la devoción de la señora O'Donnell. Realmente, por lo que sabía, no tenía nada que ver con ella. Pero cuando la veía con aquella seguridad, aquella determinación pensaba que un poco sí se reflejaba. Solo que la señora O'Donnell hacia las cosas a la manera Marcus y Alice las hacía a la manera William... Que algo le decía que no le hacían mucha gracia a la señora.

Aun así, dedujo que venía en son de paz y se dejó recolocar el uniforme, no sin poca vergüenza, porque aquella señora siempre iba elegantísima y Alice ahora mismo estaba... En fin. Aunque la llamó "cielo" había algo en el subtono de las palabras de Emma que le hizo pensar que quería decir algo más con ellas. La tía Violet apareció en su cabeza diciendo "La estirada de la prefecta Horner... Cómo me gustaba hacerla rabiar. Solo el cielo entiende que hacía un tipo tan buenazo como Arnold con una arpía como esa" Así que dedujo que aquel tono en las palabras de la madre de Marcus tenía algo que ver con la rencilla que traían la tía y ella desde el colegio. Quizá por eso le caía mal Alice, porque se pensaba que era como ella. Pero sonrió levemente a lo de que hubiera sido una buena Slytherin. Lo sabía, con los años se había dado cuenta de que encajaría también bien allí, pero el orgullo de pertenecer a Ravenclaw no lo cambiaba por nada.

La señora O'Donnell estaba siendo muy amable esa tarde, probablemente en consideración a su situación, pero había algo en sus palabras que le asustaba, que sonaba a una advertencia, y no sabía bien qué era. Tragó saliva cuando le acarició la barbilla, levantando la cabeza para mirarla y poniendo la espalda más recta- Lo intentaré. La inteligencia es lo único que tengo. Aprenderé a usarla- dijo tratando de sonar segura de sí misma, como hacía Emma. Y entonces dijo que podía buscarla como guía. Bueno. Nunca la habría contado entre sus aliados, desde luego, y si le hicieran jurar sobre una piedra, diría que nunca había aprobado su amistad con Marcus... Pero ya que se lo ofrecía, relajó la expresión y decidió ser amable- Marcus la adora, señora O'Donnell, así que supongo que si alguna vez pierdo la guía, usted es muy buena opción en la que fijarme- le dijo con sinceridad. Quizá la señora O'Donnell y ella nunca sería exactamente amigas, pero aquella tarde eran dos mujeres que saben lo que quieren, que podían aprender la una de la otra, la una serenidad y cabeza, la otra valentía. Asintió mirando la hebilla y justo en ese momento apareció Marcus, aunque ahora ya no tenía esa necesidad latente de antes. Le sonrió un poco y apoyó la cabeza en su hombro cuando su madre se fue.

-Muerta de miedo. Y no sé cuánta gente me va a decir que estoy loca, que no he hecho las cosas como debería... En fin todo eso...- quitó la cabeza y miró a Marcus. El rostro del chico la deleitaba, cada día estaba más guapo. Había vivido los dos días más estresantes de su vida, que ahora parecía que se acercaban a la calma, aterradora, pero calma, al fin y al cabo. Y allí estaba él siempre. Volviendo a ella, como si un hechizo los atrajese a acabar así, mirándose, diciéndose la verdad, siguiéndose en las locuras. Pensó en lo que había dicho su abuela... Que Marcus se cansaría de ella... Pensó en la señora O'Donnell diciendo que el corazón no bastaba... Y tenían razón. No iba a romperse el corazón ella sola como había hecho su padre. Tragó saliva tratando de retener unas lágrimas diferentes a las que había derramado aquellos días. Sí, Marcus no estaba hecho para ella en ese sentido, por muy guapo y adorable que fuera. Pero serían amigos. Lo habían sido hasta ahora, lo serían para siempre, como Arnold y su padre.

Puso una sonrisa triste y sacó la foto de sus padres de la manga- Si decías en serio lo de las flores...- señaló en la foto a los jóvenes William y Janet, la segunda claramente tratando de hacer la foto sujetando la cámara hacia ellos, aunque le temblaba un poco el brazo- Son mis padres cuando se conocieron- dio la vuelta a la foto y ponía "Monument Valley, Utah, Febrero de 1983" luego señaló a las plantas que había entre los dos- ¿Crees que podríamos hacer crecer díctamos en Gran Bretaña? Parece imposible...- sonrió y se encogió un poco de hombros- Pero tú sueles hacer posible lo imposible.
Merci Prouvaire!
[


Flores muertas JCqE0Sy

Flores muertas QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
Flores muertas V1mQwnV
Flores muertas 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
Flores muertas Wm7AwJV
Ante todo, amigos
Flores muertas Giphy
Ay, los retitos
Flores muertas Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
Flores muertas Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

Flores muertas Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

Flores muertas Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

Flores muertas Empty

Lun Oct 12, 2020 4:00 pm

Flores muertas
CON Alice EN Casa de los Gallia A LAS 18:00, 29 de mayo 1997
Dejó que la chica apoyara la cabeza en su hombro, acercando él su mejilla por instinto a su pelo de nuevo, pero chistó con la lengua cuando la escuchó decir eso. La gente qué sabrá, no les hagas caso. Yo estoy contigo. Un poco locura sí que era, pero que escuchara él a alguien decirle eso. Dudaba que fueran a juzgar a Alice, o eso quería pensar, pero si a alguien se le pasaba por la cabeza le iba a decir varias cosas bien claritas. La chica estaba pasando por un momento muy duro y si quería hacer sus exámenes, estaba en todo su derecho y nadie tenía por qué opinar.

Cuando ella se apartó de su hombro y le miró, él le respondió con una sonrisa de apoyo. No soportaba verla triste, pero al menos estaría en Hogwarts en breve, en un hogar más acogedor que el que dejaba atrás y menos triste. Les quedaban apenas días de curso, tenían que aprovecharlos. Lo bueno es que estaban a jueves, solo tenían que llegar, cenar y dormir. El fin de semana lo pasarían estudiando, él podía quedarse a echarle una mano si se había quedado atrasada en esa última semana, y el lunes y el martes harían sus exámenes. Al menos tendría la cabeza en otra parte... Quería pensar.

Frunció un poco el ceño con curiosidad y se acercó para ver la foto. Eso le sacó una sonrisa. Qué bien se les ve. Sí, muy bien. Muy felices. Era imposible no entristecerse ante eso. Dolía muchísimo, y Janet estaba tan joven y guapa en esa foto, y William tan alegre... Mejor apartaba la mirada. No sabía como Alice podía mirarla si hasta a él, que no eran sus padres, le costaba. Pero Alice estaba señalando la fecha al dorso de la carta, y luego la flor entre ellos. Ah, la anécdota del díctamo. Por eso había traído la foto.

Miró a la chica y asintió. Sí, sí sí. Claro que lo decía en serio. No creía haber hablado más en serio en toda su vida que ese día. Por supuesto. Seguro que podemos encontrar alguna fórmula. Ya estaba haciendo cálculos mentales, de hecho. Pero la última frase de Alice le cortó el pensamiento. Esbozó una sonrisa humilde y ladeada y se encogió de hombros. Hago lo que puedo. Y normalmente estaba sobradamente orgulloso de lo que hacía, pero ese día se estaba sintiendo bastante inútil. Aunque había conseguido que sus padres aceptasen llevarse a Alice a Hogwarts. Eso sí que había sido un buen truco, debería recordar cómo lo había hecho... Aunque algo le decía que él ahí había tenido poco que ver.

¿Sabes? Probablemente vuelvas a casa antes que yo, así que en cuanto terminemos los exámenes y tu vuelvas, me dedicaré a hablar con la Profesora de Herbología y a investigar en la biblioteca. Seguro que encuentro algo. Y si no, le preguntaré a mi abuelo cuando vuelva, que él sabe de todo. Sonrió de nuevo. Al fin y al cabo sin ti allí voy a estar muy aburrido, tendré que entretenerme con algo. Eso era verdad. Encontraremos el díctamo. Y, cuando termine el curso, te lo traeré para que podamos plantarlo.
Merci Prouvaire!


We are
Flores muertas Alchem10

Flores muertas Freyfirma

Flores muertas Banner10

Together we are everything:

Flores muertas Sin-t-10

Flores muertas Nuestr10

Flores muertas Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3645
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

Flores muertas Empty

Lun Oct 12, 2020 4:59 pm

Flores muertas
CON Marcus EN Casa de los Gallia A LAS 18:00 29 de mayo de 1997
Y así de sencillo, Marcus cambiaba de humor. Era tan sencillo como plantearle un reto intelectual. Sonrió para sí misma por haber conseguido alejar la tristeza de su amigo y la suya propia. Era buena haciendo eso, haciendo feliz a Marcus, como llevaba haciéndolo desde que le conoció. Asintió a todo lo que le decía el chico.

-Escucha... Si lo consigues, te dejo que el último año me pidas lo que quieras. Para devolverte la proeza. Bueno menos buscar sirenas, porque me ahogaría, o pedir que me hagan prefecta, no aguantaría y sería una prefecta terrible- dijo riendo un poco, y juntando la frente con la de él. Alguna vez habían hecho ese gesto, y para ellos era como una especie de cosa suya, de forma de decirse "eres la persona en la que más confío del mundo". Sonrió y susurró- Creo que vas a estar entretenido, sí. Harías un desierto pequeñito con tal de cumplir un reto, O'Donnell, lo sé. Pero no tienes de qué preocuparte, serán solo unos días tú solo, y el año que viene volveremos a Hogwarts como siempre- estaba segura de ello, y no hubiera podido hacerlo sin él. Se tapó la boca para bostezar y se le emborronó la visión. Se arrellanó en el sofá en el que se habían sentado y murmuró- ¿Crees que puedo dormir un poquito y que me despiertes cuando vayamos a salir?- Pero sin esperar la respuesta, fue cerrando los ojos, y juraría que se resbaló por el sofá hasta caer en el pecho de Marcus, o quizá solo lo soñó. Pero se sentía en casa.
Merci Prouvaire!


Flores muertas JCqE0Sy

Flores muertas QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
Flores muertas V1mQwnV
Flores muertas 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
Flores muertas Wm7AwJV
Ante todo, amigos
Flores muertas Giphy
Ay, los retitos
Flores muertas Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
Flores muertas Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

Flores muertas Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

Flores muertas Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba