Últimos temas
— Apocalypse [8/9]
In casa mia non c'è Dio EmptyHoy a las 9:23 am por Bacco

Petición de apertura de squads
In casa mia non c'è Dio EmptyHoy a las 9:22 am por Bewölkt

Weltschmerz
In casa mia non c'è Dio EmptyHoy a las 2:53 am por Sorceress

Festival: Safe and sound
In casa mia non c'è Dio EmptyHoy a las 2:03 am por Maga

Registro y conteo de puntos
In casa mia non c'è Dio EmptyHoy a las 1:52 am por Maga

— unbreakable chains [0/1]
In casa mia non c'è Dio EmptyHoy a las 1:35 am por June

— My little boy
In casa mia non c'è Dio EmptyAyer a las 11:48 pm por Maga

× Bound for the homeland
In casa mia non c'è Dio EmptyAyer a las 11:37 pm por vicivosdrcams

always walked a very thin line
In casa mia non c'è Dio EmptyAyer a las 11:35 pm por Valkyria

Afiliados
Élites
Créditos
Tree Of Life es un foro de rol libre y su contenido es propiedad intelectual de los administradores del mismo y los usuarios que crean sus tramas. El diseño general del skin y las tablillas staff fue creado por Red, a quien agradecemos su contribución. Agradecimientos especiales a los foros dixinmortal y al foro de ayuda de Foroactivo, así como a los tumblrs de necromancercoding, Flerex, Gitanodoescodes y Maryskins, pues sin sus tutoriales y zonas de ayuda habría sido imposible completar esta skin. Las imágenes utilizadas no son de nuestra propiedad si no sacadas de las páginas Google, DLPNG, Pngflow, Freepng y DeviantArt (Captain-Kingsman16, DUA-PNGS, Weirdly-PNGS y nickelbackloverxoxox). También agradecemos a Mario Montagna de freepsdfiles por las imágenes de los botones, así como a freepik y a Flaticon por las imágenes de los iconos. Los iconos web pertenecen a la página FontAwesome. Por último, el diseño de la página html para las dinámicas es creación de ethereal-themes, que cede el código gratuitamente en su tumblr del mismo nombre.
Hermanos

Tumblrs de recursos para el rol
 :: Squad :: Quintaesencia

In casa mia non c'è Dio Empty

Mar Jun 01, 2021 6:20 pm

In casa mia non c'è Dio
Ma se trovi il senso del tempo risalirai dal tuo oblio

Roma, primavera de 2021. La ciudad eterna siempre será la Meca del arte en todas sus expresiones. Arquitectos, pintores, músicos, modelos… Todos se encuentran allí. El rey indiscutible de todos ellos es Michelangelo Buonarroti, pintor, escultor y arquitecto, creador de la vanguardia de moda: el manierismo. Pero de eso hace ya veinte años, y, si bien todos miran hacia él como el artista más importante de su tiempo, su mal carácter, sus sonados desacuerdos con los comitentes y su decisión de apartarse del mundo creativo para dar clases en La Sapienza, han hecho que su nombre se asocie cada vez más al pasado. En esa universidad ha conocido al hijo del rector, Tommaso Di Cavalieri, un talentoso dibujante, inocente y ansioso de aprender, a quien todos han recomendado trabajar con Michelangelo para que saque todo su potencial.

El que sí suena de manera atronadora es el de Rafaello Sanzio, pintor también, del que se dice que ha reinventado el manierismo. Sin embargo, bajo todos los focos, los seguidores, y las fotos de Instagram, las malas lenguas dicen que no es más que un imitador que sabe venderse muy bien y que engatusa a todo el mundo. Él hace ver que no le importan tales comentarios, pero su vida gira en torno a la opinión que los demás tienen de él, en ser el más querido, el más adorado. Pese a la vida natural y desenfadada de la que le gustaba presumir en su Urbino natal, acaba de trasladarse a Roma para seguir vendiendo su arte al mejor postor, junto a su joven novia, la también influyente y preciosa modelo Margherita Luti. Una pareja que trasluce perfección… ¿O es parte de todo el marketing que les rodea?

Todo el mundo está esperando el momento en que el creador de la corriente y el que la ha llevado a lo más alto se encuentren... ¿por primera vez? Eso dicen ellos, desde luego, pero las malas lenguas les conectan por la estrecha relación de ambos con la todopoderosa familia Agnelli, siempre relacionados con el dinero, los excesos y los secretos, por lo que el encuentro puede acabar en colisión cuando entren en juego todos esos factores. El escenario de toda esta compleja red son, por supuesto, las creaciones de calidad de ambos, que, por muchos escándalos y problemas que encuentren, no pueden dejar de lado lo que les ha dado esas fama: su arte.

personajes

Michelangelo Buonarroti
Artista y profesor de Bellas Artes en La Sapienza - 45 años - Andrew Lincoln - Freyja

Raffaello Sanzio
Artista e influencer - 30 años - Luca Marinelli - Ivanka

Tommaso Di Cavalieri
Alumno de Bellas Artes de La Sapienza - 20 años - Leonardo DiCaprio - Ivanka (eventualmente Freyja)

Margherita Luti
Modelo e influencer - 20 años - Margaret Qualley - Freyja (eventualmente Ivanka)

CAPITULOS
CAP I: ...


1x1 — Original  —  What if


XIII




Post de rol:

Código:
<center><div class="wblsqbig"><div class="wblsqtop"><div class="wblimgsq"><div style="background: url(IMAGEN-DEL-PERSONAJE)" class="wblimgtp"></div></div></div><div class="wblsq2top"><table cellspacing="0" style="margin-left:-4px;"><td><div class="wblsq2trilf"></div></td><td><div class="wblsq2triri"></div></td></table><div class="wblsq2tridw"></div></div>
<div class="wbltitul">UN TITULO GUAY</div><div class="wblstit">UN SUBTITULO MOLON</div>
<div class="wbltxt">TU TEXTO POR AQUÍ....


</div>
<div class="wbldat">¿CAPíTULO? — ¿CUANDO?  — ¿QUIÉN?</div>
<div class="wblsq2dw"><table cellspacing="0" style="margin-left:-4px;"><td><div class="wblsq2trilf"></div></td><td><div class="wblsq2triri"></div></td></table><div class="wblsq2tritp"></div></div></div>
[url=https://treeoflife.foroactivo.com/u967]<div class="creditosxiii">XIII</div>[/url]</center>
<style type="text/css">.wblsqbig{--wblcol1:#2670D7;--wblcol2:#399DE9;width:360px;height:auto;border:solid #dadada 1px;padding:5px;}.wblimgtp{background-position:center !important;background-size:cover !important;border-radius:100%;position:relative;width: 160px; height: 160px;}.wblimgsq{width: 170px; height: 165px;border: 2px solid var(--wblcol2);position:relative;border-radius:100%;padding-top:5px;}.wblsqtop{width:360px;height:170px;background:var(--wblcol1);padding-top:20px;}.wbltxt{color:#333;padding:20px;font-family:'Amiko';text-align:justify;font-size:11px;line-height:130%;height:auto;background:#FFF}.wbltritop1 {width: 0;height: 0;border-top: 100px solid var(--wblcol1);border-left:360px solid transparent;margin-top:-100px;}.wbltritop2{width: 0; height: 0;border-top: 100px solid var(--wblcol2);border-right: 360px solid transparent;margin-top:-10px;}.wblstit{width:330px;border-right:var(--wblcol2) solid 10px; border-left:var(--wblcol2) solid 10px;font-family: 'Yanone Kaffeesatz'; font-size:12px; text-align:center;color: #1a1a1a;text-transform: uppercase;letter-spacing:3px;line-height:110%;padding: 5px 5px 5px 5px}.wbltitul{width:320px;font-family:'Berkshire Swash'; font-size:26px; text-align:center;color: var(--wblcol2);text-transform: lowercase;line-height:110%;padding: 5px 5px 5px 5px;}.wbldat{width:320px;border-right:var(--wblcol2) solid 10px; border-left:var(--wblcol2) solid 10px;font-family: 'Yanone Kaffeesatz'; font-size:10px; text-align:center;color: #1a1a1a;text-transform: uppercase;letter-spacing:3px;line-height:110%;padding: 5px 10px 5px 10px}.wbltribt1{margin-top:-100px;width: 0; height: 0;border-bottom: 100px solid var(--wblcol1);border-right: 360px solid transparent;}.wbltribt2{width: 0;height: 0; border-bottom: 100px solid var(--wblcol2);border-left: 360px solid transparent;margin-top:-10px;}.creditosxiii{font-family:impact;font-size:8px;color:#bbb}.wblsq2trilf{width: 0;height: 0;border-top: 50px solid transparent;border-left: 184px solid var(--wblcol2);border-bottom: 50px solid transparent;}.wblsq2triri{width: 0; height:0;border-top: 50px solid transparent; border-right: 184px solid var(--wblcol2);border-bottom: 50px solid transparent;}.wblsq2tridw{width: 0;height: 0;border-left: 184px solid transparent;border-right:184px solid transparent;border-top: 80px solid var(--wblcol1);margin-left:-4px;margin-top:-100px;}.wblsq2tritp{width: 0;height: 0;border-left: 184px solid transparent;border-right: 184px solid transparent;border-bottom: 100px solid var(--wblcol1);margin-top:-80px;margin-left:-4px;}.wblsq2top{margin-top:-40px;width:360px;height:100px;overflow:hidden;}.wblsq2dw{ width:360px;height:70px;overflow:hidden;}</style><link href="https://fonts.googleapis.com/css2?family=Yanone+Kaffeesatz&display=swap" rel="stylesheet"><link href="https://fonts.googleapis.com/css2?family=Berkshire+Swash&display=swap" rel="stylesheet"><link href="https://fonts.googleapis.com/css2?family=Amiko&display=swap" rel="stylesheet">


Última edición por Freyja el Miér Jun 02, 2021 5:19 pm, editado 1 vez


We are
In casa mia non c'è Dio Alchem10

In casa mia non c'è Dio Freyfirma

In casa mia non c'è Dio Banner10

Together we are everything:

In casa mia non c'è Dio Sin-t-10

In casa mia non c'è Dio Nuestr10

In casa mia non c'è Dio Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3645
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

In casa mia non c'è Dio Empty

Miér Jun 02, 2021 2:31 pm

Benvenuto in paradiso

L'arte dell'incanto

Ah, abril, el mejor mes para estar en Roma. Bueno, pero, ¿y qué mes no lo era? Quizá julio y agosto, ¿no? Podría irse a la costa amalfitana con Margherita, o volver a Urbino a que visitaran a las familias y narrar su éxito en la capital. No en vano eran prácticamente dioses allí, y estaría muy bonito poder patrocinar con su presencia las fiestas veraniegas del fin de la cosecha.

De momento, tenía que exhibir un estilo casual pero elegante, fresco, moderno, que trajera alegría y novedad a aquella institución centenaria que era la Sapienza. Era la conferencia inaugural de la exposición que iban a montarle junto a Michelangelo: Genio y Figura, un paseo por el Manierismo. Se le había ocurrido a él, y no le importaba ser la “figura” de esa composición, porque su figura era divina, ¿y de qué servía tanto genio si llevabas años escondido en un despacho, después de Dios sabía cuántos desprecios a numerosas familias, incluso al presidente? Al menos, la exposición les pondría en el ojo del huracán de Roma, aunque a su gente ya le estaba quemando el teléfono de tanta gente que le reclamaba obras, aunque él estaba esperando el encargo definitivo: el que le permitiera trabajar con Michelangelo y demostrar quién tenía que apartarse de la competición y dejar espacio a lo nuevo, sin tanta comparación infinita.

Se había ido parando haciéndose fotos con jóvenes que le veían por ahí a las afueras del edificio, y grabando un video cortito para Instagram para que sus seguidores vieran que estaba en la Sapienza y los patrocinadores estuvieran a gusto viendo su engagement. Pero vio salir a un señor muy trajeado, seguido de otros dos con pinta de ser dinosaurios sacados de una vitrina, y él. Le veía más viejo, aunque quizá no tan desaliñado como cuando pintaba o le veía por la mansión de los Agnelli. Desde luego, nada que el no pudiera superar con creces.

Se quitó las gafas y se dirigió al rector, al que había memorizado de fotos y del cual se había repasado vida y obra justo antes de llegar en el taxi. – ¡Señor Di Cavalieri! – Dijo tendiéndole la mano con rostro y voz de admiración completa. – No se puede usted imaginar el honor que supone para un humilde pintor de Urbino que el rector de la universidad más prestigiosa de Italia le reciba. Ya ni hablar de que alberguen la exposición de uno, eso ya sí que ni en mis mejores sueños. – Risa de orgullo y falsa modestia, la conocía, le gustaba provocarla. – El honor es todo nuestro, señor Sanzio, sea usted más que bienvenido. Oh, no no… – Dijo él levantando la mano en el aire lentamente. – Rafaello, por favor, qué menos. – El rector sonrió y asintió. – Pues verás, Rafaello, el asunto es que no te esperábamos hasta dentro de unas cuatro o cinco horas, después de comer desde luego. – Él asintió comprensivo juntando las palmas de las manos. – Claro, Benedetta debió avisarles, a veces está en otro mundo, la pobre. Es mi agente y la de Margherita, y desde que hemos llegado a Roma no para. Pero es que tengo por costumbre venir muy pronto a mis exposiciones para… – Subió las mano e hizo gestos con ellas. – Empaparme del ambiente y ser capaz de conectar con todo, mientras aún está el montaje... Las salas vacías... Es un espacio maravilloso para la reflexión. – El rector asintió enérgicamente. – Claro, claro… Lo único es que no tenemos nada especial preparado para la comida. – Él rio, haciendo el gesto de quitar importancia con la mano. – Oh, por favor, nada especial, dice. Comer con ustedes es más que especial, señor Di Cavalieri, se lo aseguro. – Tendría que tragar con la basura que pusieran allí, esperaba que al menos tuvieran opción vegana. – ¿La señorita Luti se nos va a unir? – No, no. – Contestó con una sonrisa. – Tenía una prueba de vestuario en Valentino, vendrá directamente a la conferencia. – El rector le señaló el camino hacia las escaleras, donde estaban los demás.

Se presentó a los dinosaurios, quedándose atentamente con los nombres para mandarle un mensaje a Benedetta en cuanto tuviera ocasión para que le buscara información. Y por fin lo tuvo en frente, como iguales. – Y me dejé lo mejor para el final. – Dijo el rector. – Le presento al profesor Michelangelo Buonarotti, al que no sé si conocía en persona, precisamente. – Se quedó escudriñando aquella mirada. Aquella que había visualizado edificios, cuadros, murales, esculturas imposibles. Increíble que, al fin y al cabo, solo fuera un hombre más. – ¿Y quién no conoce a Michelangelo Buonarotti? – Le tendió la mano y sonrió. – No quepo en mí de la emoción, señor Buonarotti. Esto es un sueño hecho realidad. – Pensaba dejar muy clara su admiración para que cuando lo dejara en el fango, nadie pudiera dudar que se había metido ahí él solito.



CAPíTULO 1 — 15 de abril de 2021  — Rafaello


XIII



In casa mia non c'è Dio JCqE0Sy

In casa mia non c'è Dio QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
In casa mia non c'è Dio V1mQwnV
In casa mia non c'è Dio 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
In casa mia non c'è Dio Wm7AwJV
Ante todo, amigos
In casa mia non c'è Dio Giphy
Ay, los retitos
In casa mia non c'è Dio Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
In casa mia non c'è Dio Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

In casa mia non c'è Dio Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

In casa mia non c'è Dio Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

In casa mia non c'è Dio Empty

Lun Jul 05, 2021 1:06 am

Benvenuto in paradiso

L'arte dell'incanto

Las ganas que tenía él de esa exposición "en su honor". Tenía ya una edad como para ser el mono de feria de nadie, o peor aún, para posar junto a un niñato que se creía que venía a revolucionar el arte solo porque le seguía mucha gente por el Facebook o a saber qué mierdas de internet. No le soportaba. A Rafaello. Bueno, al rector de la universidad tampoco, pero a ese no tenía más remedio que aguantarlo porque "era su jefe". Como que los artistas como él, o cualquier artista en general, debiera tener jefe. Y más si ese jefe era un tipo con nula visión artística, casi podía verle los simbolitos de dólar en los ojos cuando se le hablaba de arte, como un dibujo animado. Pero lo dicho, a él tenía un motivo de peso para tener que soportarlo. Al otro niñato, no.

Ya podía oír el rumor de su presencia. Estaba finalizando un boceto en su despacho cuando tuvo que cerrar los ojos lentamente y respirar hondo, porque el ruido le estaba taladrando el cerebro. Era como si pudiera oír el sonido de sus fotitos subiéndose a las redes sociales, si es que eso era perceptible al oído humano. Lo era al suyo, y a su paciencia, al menos. Se levantó y se acercó a la ventana, con la barbilla alta y gesto inexpresivo pero porte despectivo. Ahí estaba Rafaello, haciéndose fotos con gente que de seguro no conocía como si fuera un actor de Hollywood. Qué desgracia para el arte. Todo se había comercializado y vuelto extremadamente banal, daba asco. Definitivamente, había nacido en el siglo equivocado.

- ¿Señor Buonarroti? - Preguntó desde la puerta la temblorosa voz de algún pobre becario al que le habían encasquetado el marrón de llamarle. Encima eso, la gente se daba tortas por no ir a hablar con él, en vez de al revés. Ni que mordiera. Fíjate si no mordía, que ni miró al pobre chaval. Se quedó con la mirada inexpresiva a través del cristal, observando a ese insoportable de Sanzio hacer cosas de gente insoportable, como si ni siquiera hubiera escuchado la llamada. El otro debía estar muy bien aleccionado, porque no parecía querer irse de allí sin que le hiciera caso. - Señor Buonarroti, el Señor Sanzio ha llegado un poco antes y... - Puedo verlo. - Contestó. ¿Obviedades, encima? ¿Pretendían poner en juego su paciencia? - Ya, em, ya veo, esto... Me envía el Señor Rector para hacerle llamar y que puedan hacerle la bienvenida oficial. - Michelangelo, con toda la tranquilidad del mundo, bajó la cabeza, respirando hondo, y se dirigió tranquilamente hacia su mesa de nuevo, sentándose. Escuchaba al chico tragar saliva desde la puerta.

Se habían creado unos segundos de silencio. El becario insistió. - Es... Me han pedido que le acompañe, para que puedan darle la bienvenida al Señor Sanzio. - Te he oído la primera vez. - Comentó monocorde, tomando de nuevo su lápiz y continuando con su boceto. Bueno, intentándolo. A ver quien era el genio capaz de concentrarse con un becario sudoroso y temblón mirándole como si lo fueran a guillotinar. - Quieren que esté usted presente en la bienvenida al Señor Sanzio... - Se suponía que llegaba en cuatro horas. Le daré la bienvenida en cuatro horas. Ahora estoy trabajando. - ¡Michelangelo! No se haga de rogar, le quiero al pie de las escaleras en diez minutos. - Oyó bramar al rector, que pasaba de largo por allí en ese momento, dispuesto a no perder ni un segundo más para ir a lamerle el culo a ese showman de tres al cuarto. Michelanguelo alzó la mirada hacia un punto indefinido en la pared del frente, inexpresivo, y volvió a tomar aire profundamente. Luego le mandaban a terapia y le decían que era agresivo y que tenía que tomar el control de sus emociones. No, si encima la culpa iba a ser de él, y no de que le exasperaran y le faltaran el respeto todos los putos días.

- Si me permite acompañarle... - Me sé el camino. - Contestó de malos modos, guardando los bocetos en la carpeta que llevaba con él y saliendo de su despacho, no sin antes cerrarlo bien cerrado con llave. Desde las escaleras podía escuchar la conversación de Rafaello y Di Cavalieri y le estaban dando arcadas. Se limitó a esperar estoicamente parado junto al resto de miembros de comité, simplemente balanceando un poco los pies con las manos tras la espalda, mojándose los labios, respirando hondo y mirando al cielo para rogar paciencia, porque encima el señorito había venido antes y, claro, como había que ponerle alfombra roja, ahora tendría que aguantarle aún más tiempo. Cuando llegó el momento de ser presentado (otro insulto a su persona, como que no era lo suficientemente reconocido ya como para necesitar presentación), alzó la barbilla y miró al otro con la superioridad que sabía que tenía con respecto a él, pero lo más inexpresivamente que pudo. Estrechó su mano, quizás con más fuerza de la pretendida, y su ceja se arqueó muy sutilmente. - Yo tampoco. - Que no cabía en sí de la emoción, decía. Efectivamente, él tampoco, de la emoción de asquearle intensamente su presencia. - Es real. Tan real como las horas del reloj. - Primer tirito. Menos admiración y más respetar los horarios.

- He pensado que, mientras ordenamos un cáterin a la altura que merecéis, podemos tomar algo para refrescarnos. - El hombre pretendió hacer una bromita añadiendo. - No se debe beber en el trabajo, pero aún nos quedan muchas horas para trabajar. - Dijo entre risas. Yo estaba trabajando, pensó él. ¿Cómo no se iba a hundir el país, el arte y la galaxia entera con gente como esa a los mandos? Respiró hondo y fue a hablar. - Yo, si me disculpáis, debería terminar mis... - El Señor Buonarroti es un hombre ocupado. - Arqueó una ceja, inexpresivo otra vez. No le gustaba ser interrumpido. Pero el rector a lo suyo. - No he visto un espíritu más incansable para el trabajo que el de este hombre de aquí. - Y palmadita coleguera en el hombro. Quien fuera rottweiler para arrancársela de un bocado. Se limitó a mirarla lentamente y alzar otra vez los ojos a su rostro, con palpable desdén. El otro ni caso, para variar. - Pero no se tienen todos los días a genios de semejante categoría bajo el mismo techo. Hay que celebrarlo, ¿no creen? -

CAPíTULO 1 — 15 de abril de 2021  — Michelangelo


XIII



We are
In casa mia non c'è Dio Alchem10

In casa mia non c'è Dio Freyfirma

In casa mia non c'è Dio Banner10

Together we are everything:

In casa mia non c'è Dio Sin-t-10

In casa mia non c'è Dio Nuestr10

In casa mia non c'è Dio Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3645
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

In casa mia non c'è Dio Empty

Jue Sep 02, 2021 11:37 pm

Benvenuto in paradiso

L'arte dell'incanto

Qué fácil era ganar a Michelangelo. Si es que prácticamente no tenía que hacer nada. Él llegaba, le manifestaba su admiración, y aquel viejo cascarrabias solo sabía recordarle que había llegado demasiado temprano. Y cuando el rector y los demás presentes lo contaran, sería simplemente ese desagradable que le había afeado una tontería al joven y talentoso Rafaello, cuando le dirigió su más sincera admiración. Oh, sí, ya podía oír al besugo del rector diciendo “ese desagradable de Michelangelo no sabe comportarse”. Mientras tanto, asintió con una sonrisa a la invitación del rector. — Oh, por favor, confío al cien por cien en las capacidades culinarias de la Sapienza, no hay necesidad de un cáterin ni nada que se le parezca. Pero aceptaré ese refrigerio sin dilación. — Dijo poniendo una mano suave pero cómplice en la espalda del rector mientras entraban en el edificio.

Asintió con una sonrisa amabilísima al intento de huida de Michelangelo. — Por supuesto, no quisiera yo… — No sabía qué le apetecía más, si perderle de vista y llevarse el protagonismo a gusto o robárselo en su cara y molestarle con la atención de los jóvenes que, sin duda, en breve se acercarían a ellos. Pero el rector le puso en un brete peor, dejándole bastante claro que más le valía quedarse, aunque enmascarado con sus ganas de trabajar. — Oh, por supuesto. Solo con muchííísimas horas de arduo trabajo se alcanza un nivel de maestría comparable al del maestro Michelangelo. — Contestó él señalándole con una mano y dirigiéndole una mirada de profunda admiración. A algunos nos sale natural, no obstante, pensó. Solo había que saber en qué inspirarse y ser lo suficientemente bueno en dibujo. Eso Buonarotti no lo había entendido nunca. De hecho ahí estaban, poniéndole a su altura. Oh, cuánto debía estar sufriendo y Rafaello, por consiguiente, disfrutándolo. — Con su permiso, señor Buonarotti, me uno a la petición del señor Di Cavalieri. Sería un sueño cumplido para mí brindar con un buen vino toscano a la salud del gran Michelangelo.¡Pues no se hable más! — Mamma mia, si buscabas en el diccionario la definición de manipulable, debía salir la foto del rector.

Pasaron a una sala que parecía más para las lecturas de tesis y esas cosas, pero bueno, no había un sitio en Roma que no fuera bonito, a decir verdad. Pero justo cuando iban a cerrar las puertas, oyó un murmullo a su espalda. Eran jóvenes que ya habían visto en Instagram que estaba por allí, móviles en mano. El se giró y alzó una mano y les dedicó su sonrisa social. — Buenas, buenas, chicos. Tengo unos compromisos ahora mismo, pero trataré de sacar unos minutos esta tarde para conocer a los alumnos de ate de la Sapienza. Lo anunciaré por redes. — Y con eso ya les había dejado contentos, antes de pasar a la sala y recibir un copa de blanco en sus manos. Vaya, ahora que se fijaba, uno de los hombrecillos que iba con el rector había desaparecido un rato, y debía ser porque estaban planeando aquello. Rafaello alzó la copa, metiéndose la mano en el bolsillo y con su sonrisa encantadora. — Por el maestro Michelangelo, sin el cual ninguno estaríamos aquí. Y por la Sapienza y Roma, que tan bien me han hecho sentirme nada más llegar. ¡Centanni! — Y chocó la copa con la de los demás.

Mientras bebía, el rector le preguntó. — ¿Qué era todo ese jaleo, señor Sa… Rafaello? — El rio un poco. — Los estudiantes, que se habrán enterado por redes de que estoy aquí. Me gusta ser cercano con ellos. Uno nunca sabe donde va a encontrar al próximo gran genio. Por eso el maestro está tan apropiadamente colocado aquí. — Se giró al señor Di Cavalieri. — Si no me equivoco, su propio hijo estudia Bellas Artes, ¿no, señor? Mis amigos de Roma dicen que es toda una promesa. — Mentira, había sido Benedetta la que le había dado el dato, buscando que causara una impresión en el joven y así camelarse a la alta sociedad universitaria, pero ni idea de cómo pintaba.


CAPíTULO 1 — 15 de abril de 2021  — Rafaello


XIII



In casa mia non c'è Dio JCqE0Sy

In casa mia non c'è Dio QeBRfMJ
Golden Shields:


Alice Gallia
In casa mia non c'è Dio V1mQwnV
In casa mia non c'è Dio 8j7iw4a
Cause' Alice does belong with Marcus
In casa mia non c'è Dio Wm7AwJV
Ante todo, amigos
In casa mia non c'è Dio Giphy
Ay, los retitos
In casa mia non c'è Dio Giphy
Un jour viendra tu me dira je t'aime
In casa mia non c'è Dio Giphy[/center]

Juntos, somos el Todo:

In casa mia non c'è Dio Sin-t-tuh6lo-1
16 de enero de 2002:

In casa mia non c'è Dio Togeth10
Ivanka
Ivanka
Mensajes: : 1505
Reputación: : 11
Mis links
User

Volver arriba Ir abajo

In casa mia non c'è Dio Empty

Dom Nov 21, 2021 5:16 pm

Benvenuto in paradiso

L'arte dell'incanto

Frunció el ceño. ¿Por qué hablaba así? En serio, ¿quién cojones hablaba así? ¿Eso era lo que hacía todo el día colgado de internet, ver tutoriales de como ser un payaso hasta en espacios serios y de trabajo como ese? A más le tenía cerca, a más le oía hablar, más se retroalimentaba su desprecio hacia Sanzio. Un tipo así debería estar... Pues eso, haciendo tonterías por internet. No siendo recibido en loor de multitudes en La Sapienza, como si fuera un niño prodigio del arte, como si el arte lo hubiera inventado él y no tuviera siglos de antigüedad de los que él se estaba aprovechando inmisericordemente. Trataba el arte como si fuera su stripper personal, riéndose y lanzándole billetes mientras todos le abanicaban. Qué asco.

Pero luego se puso a halagarle a él, otra vez, a intentarlo al menos. Porque eso no había quien se lo creyera. Se limitó a arquearle una ceja. A mí no me lamas el culo porque no te va a servir, pensó. Pero claro, ya tuvo que usar su palabrería para darle al rector las ganas de fiesta que tanto ansiaba. Así te atragantes con el vino, volvió a pensar, pero en su lugar, asintió (eso sí, la sonrisa no le salió, él no era tan falso) y dijo. - Un sueño agradable, espero. - El rector soltó una risotada incómoda y le puso OTRA VEZ una mano en el hombro. - Este hombre, es que tiene un humor... - Sí, tenía un humor llamado ausencia de humor y de ganas de aguantar soplapolleces, cosa que ninguno de los presentes parecía entender. - Humor negro, me gusta llamarlo. - Bromeó, si es que a eso se le podía llamar bromear y no lanzar otro tirito de los suyos. Lo dicho, la ausencia de todo humor, como la ausencia de todo color. No esperaba que ninguno de los presentes lo pillase.

Pasaron a la sala que solo utilizaban para reuniones importantes y, como una broma del destino, tan pronto fueron a cruzar la puerta oyeron a lo que debía ser el equivalente a las gruppies de los Jonas Brothers en el mundo del arte, porque sí, existía esa cosa al parecer. Rodó los ojos pero los dejó fijos en ninguna parte, porque como mirara al rector iba a espetarle un "¿¿usted se cree que esto es normal??" o algo por el estilo, y luego le llamaban violento. Y si miraba a Sanzio... Lo dicho, luego le llamaban violento. Había que joderse con la forma de hablar de ese tipo, definitivamente se creía un famoso. ¿¿Desde cuando un artista necesita club de fans?? Un artista se debe a su arte, si gusta bien, y si no gusta, que aprenda un poco la gente de gusto artístico, que está la sociedad hecha una mierda. En el Renacimiento hubiera sido un dios, y al parecer ahora para ser un dios hay que pasarse el día haciendo el ganso en internet. Que no pusiera sus sucias manos de aporrear el teléfono sobre ninguna obra que pudiera ser denominada "arte", por favor. Con gente así, normal que él fuera considerado un gruñón antipático. La gente no era capaz de ver a través de su arte porque siempre era mucho más fácil mirar a través de una pantalla.

Se tragó el suspiro y esbozó lo más parecido a una sonrisa que era capaz de sacar mientras él también alzaba la copa para brindar, chocándola con la del hombre mientras clavaba los ojos en él. Dio un gran trago, tanto que se llevó casi la mitad del vino. Esas tonterías de "no se bebe trabajando" no iban con él, su visión del mundo y de sus emociones no cambiaban por echarles alcohol, y en caso de hacerlo, su realidad era igualmente, y tenía derecho y deber de artista de expresarla tal cual era. E igualmente, y como ya había destacado, gracias a esos tipos ya no estaba trabajando. Qué menos que un poco de alcohol para sobrellevar tamaña pantomima. Rafaello empezó a explicar el por qué de que La Sapienza se hubiera convertido en un instituto a su llegada, y ya sí que Michelangelo tenía que hablar, porque como se mordiera la lengua puede que cayera muerto con su propio veneno. - Cierto es. Nunca se sabe. La genialidad no es tan frecuente, a fin de cuentas. - Dijo, clavando la mirada en él. Tú no eres un genio. Ningún niñato que venga a saludarte a ti va a ser un genio. Y tú no eres quien detecta a los genios, dicho sea de paso. Por supuesto, se puso a adular a Di Cavalieri. Volvió a beber. - ¡Así es! Es mi gran orgullo. Siempre será mi pequeño, pero un pequeño genio, eso sí. Tiene una capacidad de... - Y empezó a soltar loas sobre su hijo. Volvió a beber, perdiendo la mirada en otra parte. Debería. Estar. Trabajando. Y no perdiendo allí el tiempo escuchando sandeces.

- ¿Verdad, Michelangelo? - Vaya, le estaba hablando a él. Se giró inexpresivo, aunque se detectaba levemente el despiste en sus cejas alzadas. El hombre rio y miró a Sanzio. - Estos genios. Continuamente evadido en sus propios mundos. - A mí no me ridiculices delante del niñato este, pedazo de mierda, pensó, pero maldita fuera su estampa, era su jefe. Era insultante que alguien de su talla tuviera que aguantar eso. - Tiene talento, pero le falta precisar. Y trabajar. Es importante el trabajo duro, favorece la concentración y hacen que las musas vengan a visitarte más a menudo. Que las visitas de aduladores están muy bien, pero siendo artista, prefiero a las musas. - Comentó, mirando a Raffaello. El otro volvió a reír incómodamente. Ya, pues que no le hubiera invitado. Se acabó la copa y la dejó en la mesa. - El mundo es muy amplio, la realidad lo es, todo lo que la mente pueda abarcar para crear una gran obra... Pero el lienzo, el papel, el mural o lo que quieras usar, es un espacio limitado. Por ello hay que focalizarlo, saber cual es el trozo de tu ser o de tu realidad que quieres plasmar ahí. Y si estamos abiertos a un espacio ilimitado y caótico... - Volvió a mirar a Raffaello. - Acabas presentando un show de variedades, no una obra de arte. -

CAPíTULO 1 — 15 de abril de 2021  — Michelangelo


XIII



We are
In casa mia non c'è Dio Alchem10

In casa mia non c'è Dio Freyfirma

In casa mia non c'è Dio Banner10

Together we are everything:

In casa mia non c'è Dio Sin-t-10

In casa mia non c'è Dio Nuestr10

In casa mia non c'è Dio Lista10
Freyja
Freyja
Mensajes: : 3645
Reputación: : 136
Mis links
Poe - Nivel 5

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 :: Squad :: Quintaesencia