Tree Of Life :: SquadTramas Squad :: I’ll tell you a tale
Tree Of Life
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
2 participantes

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Miér Nov 25, 2020 2:04 pm por Myshella
Recuerdo del primer mensaje :

Lost Tales
Inspired — Libros — Fábulas — 1X1
Once upon a time

Un fatídico tiempo en el que las fábulas se vieron obligadas a abandonar sus tierras natales, huyendo del Adversario.

Un fatídico tiempo en que, cruzando el portal entre mundos, tuvieron que buscar refugio en el mundo humano.

En esa huída desesperada fueron a parar a una de las mayores ciudades sobre la Tierra: Nueva York.

¿Cómo sobrevivir en ella, hasta que encontraran el modo de regresar?

Escondiéndose, mimetizándose con su entorno. Usando su magia ancestral para adoptar un aspecto más…real.

Pero para sobrevivir, además, era imprescindible permanecer juntos.
Y ese juntos implica firmar una amnistía. Un perdón para los villanos y villanas del mundo de los cuentos.
Al menos, mientras se escondan entre hombres y mujeres de carne y hueso.

Las fábulas, en su nueva apariencia, se han instalado en un rascacielos al que han bautizado como Villa Fábula. Y han escogido una alcaldesa: Blanca.

Ella se ocupará de asegurar la supervivencia de todos.

Tarea que no se presenta fácil. Sobre todo porque, nada más llegar, una de esas fábulas parece haber desaparecido.
Azul no está.

¡Tenía que ser él!

¿Habrá quedado atrapado, al otro lado del portal? ¿Habrá ido a parar, por error, a otro punto del planeta?

HAY que encontrarle.

O eso dicen.

Porque no abundan los voluntarios, precisamente.

Justo por eso el Consejo de Villa Fábula ha propuesto que esta puede ser un encargo estupendo con el que el lobo se gane esa amnistía.

No le van a enviar solo, claro. A ver quién iba a confiar en él, sin más.

Alguien tiene que supervisarle. ¿Alguien que conozca al príncipe? ¿Una de sus ex, por ejemplo?

Ninguna de ellas está dispuesta, y menos con Feroz de compañero.

Así que…nobleza obliga.

Y Blanca, a fin de cuentas, ha aceptado el cargo de alcaldesa, ¿verdad?
Blanca
Alcaldesa — Hande Erçel— Timelady
Feroz
Lobo feroz — Ben Barnes —  Myshella


       

código de respuesta:


Última edición por Myshella el Sáb Abr 03, 2021 2:26 pm, editado 2 veces



The Sleeping Sorceress



☾:

Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 5
Myshella
Myshella
3227Mensajes :
558Reputación :

Miér Feb 16, 2022 1:13 pm por Myshella
2.New routines
Feroz — Villa Fábula— Con Blanca

Feroz rebaja tensión de golpe, por obra y gracia de la intervención de Blanca.
Así como ella confirma y suscribe su declaración, y asegura que no se ha producido episodio en que ellos dos pudieran poner en evidencia su auténtica naturaleza, el lobo contrae unas manos que apuntaban ya a transformarse en garras, y se deja caer un poco más descuidadamente sobre su silla, esbozando una sonrisa no poco triunfal.

Le debe una, desde luego. Y está gratamente sorprendido de lo bien que sienta tener su apoyo.

Sin embargo, al darse cuenta de que  Blanca evita mirarle o señalarle- en refuerzo de sus palabras, básicamente- frunce un poco el ceño, y cae entonces en la cuenta de que debe borrar cuanto antes la dichosa sonrisa de su rostro.
Y lo hace. Enseguida. Adopta una expresión mucho más formal. Y completa, absolutamente, poco corriente en él.

De hecho, está por jurar que es entonces cuando alguno de los asistentes al juicio se le queda observando, intriga de por medio.

Eso le da igual.
El matiz en su última declaración, mi compañía, y no mi supervisión o mis órdenes, no le pasa desapercibido.

Y, nuevamente, el malo del cuento sonríe.
Sólo que en esta ocasión hay más de inusual dulzura y menos soberbia en ese rostro suyo.

Juez en pie, receso anunciado, y permiso para estirar las piernas.

Ay.

Para que un lobo estire debidamente las piernas hace falta algo más que un pasillo o una salita junto a la vista.

Pero en fin, uno hace lo que puede, por mantenerse calmo.

Manos en los bolsillos, silba una cancioncilla cualquiera, cuando deja él la sala.

Evidentemente, aquello que busca su mirada es la figura de la alcaldesa.

La ve en la máquina expendedora, presionando el botón de algo parecido a un pastelito. Azúcar y más azúcar.

¿Nervios, quizá?¿Enfado? Tanto una cosa como la otra estarían ahora plenamente justificadas, quién lo iba a negar.

Alarga el paso, recogiendo así, como quien no quiere la cosa y casi sin siquiera detenerse, una de las rosas dispuestas en el jarrón que adorna la mesa alargada y estrecha que, aferrada a la pared derecha de la puerta de entrada, hace las veces de aparadora. Al lado de ese jarrón, uno encontraría algunos folletos informativos acerca de las normas de convivencia establecidas en el edificio de Villa Fábula, así como diversas guías de la ciudad mundana.

Flor en mano, se acerca a Blanca.

Carraspea, por llamar su atención.

Y le alarga la rosa, sonrisa encantadora de por medio, cuando ésta se vuelve.

-Es encantador saber que el trabajo te abre el apetito, teniendo en cuenta que después tenemos una cena pendiente- señala el dulce, con un golpe de mentón- y casi me atrevería ya a asegurar que el sitio que tengo en mente te gustará.

Porque por lo visto hacen unos postres estupendos. O eso decía el panfleto de propaganda.

Ligera reverencia de por medio- no es que se le den muy bien, y quizá eso se nota, pero uno aprende sobre la marcha lo que haga falta- acaba por dejar la flor en manos de ella.

-Por tu ayuda, y tu comprensión, ahí dentro. Y por la oportunidad brindada.

Y porque a cada momento está más convencido de que haber sido exiliados de las Tierras Natales está sentándole de maravilla a Blanca. Sólo hay que ver lo atractiva que se ha vuelto.


       



The Sleeping Sorceress



☾:

Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 5
Myshella
Myshella
3227Mensajes :
558Reputación :
Jue Feb 17, 2022 2:02 pm por Timelady
2.New routines
Blanca — Villa Fábula— Con Feroz

Blanca le dio un bocado al bollo, casi metiéndoselo entero en la boca.
El momento justo cuando escuchó un carraspeo a su espalda. Se giró mientras se llevaba una mano a la boca, sosteniendo lo que quedaba de bollo y apartándolo. Rara vez daba aquella imagen y más raro aún era que alguien la viera así.
Al menos pudo contenerse de hablar con la boca llena y solo intentó limpiarse las migas que pudieran quedarle en la cara rápidamente y tragar con dificultad antes de sonreír a Feroz.

- Oh, vaya, no era como pretendía que nadie me viera. -Reconoció sin más, en un intento de quitarle importancia.- Sí, bueno, no es exactamente por el trabajo, pero claro... no habrá problema con la cena. -Ni siquiera lo había pensado al salir al pasillo. Solo se había centrado en que necesitaba algo con lo que tragarse el enfado y sentirse mejor.
Pero alzó una ceja al comentario.- Y... ¿a dónde había pensado llevarme? -Interrogó, con curiosidad, porque era cierto que no habían hablado de ello y por un momento había dado por hecho que sería un helado como la noche anterior. No le habría importado, pero ahora estaba intrigada.

Con los nervios de que la hubiese pillado dándose un atracón de azúcar poco propio de una reina ni siquiera había reparado en la rosa, hasta que se la ofreció con aquella reverencia algo torpe. La cogió entre sus dedos y sonrió al gesto, tentada por un momento de recordarle quién le solía regalar rosas cada vez que quería algo de ella.
Pero no lo hizo, porque tampoco tenía necesidad de compararles. Incluso el Lobo Feroz en sus peores tiempos era menos ruin que su príncipe encantador. Al menos él no se escondía detrás de una cara bonita y una sonrisa radiante.

- Gracias. Pero los dos sabemos que tengo intereses en defender su declaración, señor Feroz. -Le recordó, sin poder esconder ahora esa complicidad en su mirada.- Y no estoy segura de que deba aceptar regalos de su parte, habrá quien piense que quiere ganarse mi voto para su amnistía. -Se atrevió a bromear, si bien no era del todo falso. Y solo podía dar gracias de que Azul no estuviera incluido en el consejo, no necesitaba escuchar ciertas insinuaciones por su parte.- Pero será un secreto por ahora. -Guiñó un ojo a Feroz.

Se giró a la máquina entonces.- ¿Quiere un café? Mientras esperamos la decisión final del juicio. -Ofreció.



       


Lost Tales - Página 3 DTpeCbz
Nothing is true, everything is permitted
Timelady
Timelady
Rango Time
Timelady
Timelady
9075Mensajes :
942Reputación :
Miér Feb 23, 2022 12:15 pm por Myshella
2.New routines
Feroz — Villa Fábula— Con Blanca

Feroz desdibuja una sonrisa ladeada, no exenta de algo de malicia, ante el argumentario de Blanca. Más que nada, porque a estas alturas del cuento se le ocurre al lobo una larga lista de cosas que querría ganarse de ella, pero el voto para la amnistía…pues mira, esa no figura entre ellas precisamente.
Ha quedado ligeramente olvidada. Aunque cierto es que lo necesita, sí. El voto a favor, vamos.

Ha visto desaparecer el bollo tan rápidamente como los cabritillos de sus fauces, tiempo atrás. Y el hambre canina de la alcaldesa no ha hecho sino mejorar su humor.

-Entonces, ¿la devuelvo al jarrón?-bromea, señalando la rosa que le acaba de entregar. Bromea, o no, quién sabe.

Lo cierto es que no piensa hacerlo. Lo de volver a ponerla con las otras.
Le habría encantado caer en la cuenta antes, y hacerse con un ramo en condiciones que ofrecerle. Pero es que hay que disculparle; es nuevo en esto de intentar impresionar a chica alguna. Y Blanca no es una chica cualquiera, con lo que la tarea se complica. Le falta práctica, la verdad.

Pero mira, uno aprende rápido. Probablemente lo haga. Enviarle flores. Después. Aunque…no rosas. Nah. Las rosas son una opción vulgar. Muy principesca, de eso está seguro. No tienen estilo. Y mucho menos estilo lobuno.

Mientras toma nota de intenciones inmediatas, lo que sí hace el lobo feroz es aprovechar la ocasión. De esto sí sabe un rato largo.

-Tienes un poco de azúcar…-empieza, tomándola del brazo para detenerla, ahora que se volvía a la máquina de los cafés- aquí-justo en la comisura de los labios. Comisura que, mano sosteniendo el mentón de la alcaldesa, recorre cuidadosamente su pulgar. De hecho, en una carícia suave que se prolonga hacia el centro de esos labios. Los mismos en los que tiene fija la mirada él.

Se toma un par de segundos de más antes de apartar la mano, y soltar el otro brazo de Blanca.

Vuelve entonces a encajarlas en los bolsillos de su pantalón, y alcanzan sus iris a pasar de los labios a los orbes contrarios.

-Un café. Pues sí, gracias. Me apetece un café. Sólo, si puede ser.

Ah, le ha preguntado a dónde tiene intención de llevarla.

-Vamos a un sitio que se llama Heavenly Rest Stop-le explica- parece que está dentro de una capilla, fíjate tú que original. Y queda cerca.-suficientemente cerca, prudentemente alejado- ¿paso por tu apartamento a recogerte a las ocho?-le propone, no sin antes dar un vistazo entorno, por aquello de asegurar que el resto de asistentes al juicio no están volviendo ya, que es lupus, pero no tonto.

Y no es que le preocupe que crean que está sobornándola, no. Es que no quiere que vaya nadie a sacar la nariz, y fastidiarle la cita- la que Blanca aun no se ha enterado de que tienen...-antes de hora.

- Para las ocho, esto habrá acabado de sobras, ¿verdad?


       



The Sleeping Sorceress



☾:

Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 5
Myshella
Myshella
3227Mensajes :
558Reputación :
Jue Feb 24, 2022 5:55 am por Timelady
2.New routines
Blanca — Villa Fábula— Con Feroz

Feroz bromea por sus palabras pero ella hace un ademán para alejar de él la mano que ya sostiene la rosa.- Por supuesto que no, ahora me pertenece. -Respondió en un tono serio más fingido que real, como si aquella rosa fuera un tesoro que no estaba dispuesta a perder.
Y bueno, la intención que había tras ella le daba cierto valor más.

Notó la mano en su brazo cuando se giraba a la máquina, y en respuesta volvió a encararse con el lobo solo para notar el tacto de su mano en su mentón y la forma en que su pulgar recorría su comisura y sus labios para eliminar ese posible resto de azúcar. Blanca dirigió sus ojos a los ajenos, que estaban fijos en sus labios, mirándolos de un modo con que no recordaba que nadie la hubiese mirado en mucho, mucho, tiempo. La sensación de aquella caricia, suave y delicada, hizo que entreabriera los labios. Con suerte siendo capaz de contenerse en humedecerlos en aquel instante.

Tragó saliva cuando él se apartó y apartó la mirada tratando de que no pudiera leerse la turbación que había sentido en su rostro.

- Café. Solo. De acuerdo. -Asintió, pulsando los botones e introduciendo la moneda para que empezara a salir el café y que pudiera cogerlo cuando terminase.

Le miró de nuevo cuando empezó a hablar del sitio donde iban a cenar esa noche. Tenía un nombre curioso, desde luego, y también la ubicación lo parecía.- Los mundanos no dejan de sorprenderme. -Comentó tratando de buscar sentido a cómo sería un restaurante situado en una capilla.- Pero será una visita interesante. -Sonrió, para que entendiera que tenía ganas de ir y conocer el sitio extraño.

La pregunta sobre la hora la hizo intentar revisar su agenda mentalmente. Y quizá por haber tardado de más es que le preguntó si para entonces habría terminado la vista.- Estoy casi segura de que sí. -Respondió.- Tengo la esperanza en que esto sea sencillo y cuando termine el receso ya haya una sentencia. Así podré volver a la oficina y quitarme papeleo. -Que era, básicamente, a lo que se resumía su vida.

Pero claro, habiendo quedado en cenar con él, no podía simplemente hacer como cualquier día y olvidarse del reloj para tratar de eliminar todo lo posible.- Pero para las ocho estaré lista. Puede recogerme en el apartamento. ¿Sabe la planta? -De todos modos ya había sacado de su bolso una tarjeta en la que apuntarlo para dársela junto con su número de teléfono.


       


Lost Tales - Página 3 DTpeCbz
Nothing is true, everything is permitted
Timelady
Timelady
Rango Time
Timelady
Timelady
9075Mensajes :
942Reputación :
Jue Mar 10, 2022 12:39 pm por Myshella
2.New routines
Feroz — Villa Fábula— Con Blanca

Existen breves, discretos instantes, en que otros pequeños triunfos tienen a bien resultar evidentes y proporcionarle a uno esa agradable sensación de discreto triunfo; a ser posible, antesala de otro mayor. Que, de hecho, si no llegara después esa victoria, al menos tendría uno esa pequeña promesa, ese augurio y la sensación que regala, como clavo ardiendo al que aferrarse para esbozar un nuevo plan de batalla y lanzarse a por una segunda contienda.

Fue exactamente esa la satisfacción que le procuró a Feroz la evidente rubor que vino a reflejar, más que sus mejillas, la mirada de Blanca.

El lobo sonrió.

-Yo también la tengo- asegura. La esperanza de ir barriendo ya de un plumazo el dichoso juicio.- el papeleo no va a duplicarse porque tenga que esperar a mañana- añade, por aquello de ir concienciándola de que, lo mismo, lo mismo, no es estaa la noche más adecuada para ponerse a ejercer de funcionaria.

¿No se le habrá ocurrido a la alcaldesa agenciarse un secretario, o secretaria, e ir delegando esas cosas, todavía?

Y, aunque en realidad sí sabe qué apartamento ocupa- él y, seamos sinceros, el edificio entero. Que son fábulas, pero no se puede decir precisamente que el cotilleo sea virtud exclusiva del género humano...a ellos y ellas se les da divinamente- recoge con un gracias la targeta. Además, en ella figura un número e teléfono que, de otra manera, habría tenido que pedir con o sin disimulo de por medio.

Así que sí. Es un buen momento para nuestro lobo.

Quizá por eso le encuentran de buen talante el resto de los asistentes a la vista, a medida que van regresando y que ocupan nuevamente sus asientos.

No canturrea por lo bajo, porque quedaría feo. Pero, pierna derecha cruzada sobre la izquierda, sí se balancea ese zapato, despreocupado, mientras atiende, renovado interés, lo que resta de la vista.

Y la sesión acaba con Azul desprovisto de su real título, y condenado a permanecer bajo estricta custodia...del alguacil. Cuando lo tengan, claro.

Porque el jurado no sabe aún de su posible nombramiento, ¿verdad? No, juraría que no. Que Blanca aún no ha elevado la propuesta.

Se ve que, de momento-no hay que olvidar que llevan poco, poquísimo, desterrados en el mundo humano, y que aún necesitan acabar de organizarse- se van a hacer cargo de él los Siete Enanos.

Buena elección, si le preguntaran al heredero del Viento del Norte.

Ahora, lo que más le agrada de todo el conjunto es lo bien que suena ese se levanta la sesión.

Justo a tiempo.

Dispone de una hora, poco más o menos, para darse una ducha, adecentarse, y encargar un ramillete. Que no veas tú qué maravilloso invento es eso de las páginas web y la venta online, con servicio de urgencia; la floristería de la manzana siguiente estará encantada de enviar un mensajero en....cuarenta minutos.

Así, al sonar el dong de las ocho en punto en el reloj encantado que preside Villa Fábula- reloj encantado que, por otro lado, se está esforzando como el que más en aparentar ser un reloj de cucut alemán corriente y moliente- nuestro villano de cuento en vías de redemción se encuentra recolocando su abrigo, y asegurando el ramillete a su espalda, y llamando-toc toc- a la puerta de Blanca.


       



The Sleeping Sorceress



☾:

Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 5
Myshella
Myshella
3227Mensajes :
558Reputación :
Mar Abr 12, 2022 12:23 pm por Timelady
2.New routines
Blanca — Villa Fábula— Con Feroz

Cuando el lobo apuntó que el papeleo no iba a duplicarse en una noche, Blanca le devolvió una mirada que indicaba que, por la experiencia que tenía, no sería algo tan extraño. Había consultas, reclamaciones y peticiones que llegaban desde todas y cada una de las fábulas, que no eran precisamente pocas, y se iban apilando en su escritorio cada día.

Pero no venía al caso, la posibilidad de quitarse alguna tarea más de encima aquella tarde dependería, como no, de que aquella vista terminase finalmente.
Y, para mayor satisfacción, con Azul llevándose un más que merecido castigo por sus actos, cosa que no estaba acostumbrada a ver, pero que apreciaba de la nueva justicia que se estaba imponiendo, que los títulos ya no eran tan importantes.

El problema era que la hora que tenía por delante no daba para todo lo que quería hacer.
Se llevó un par de carpetas a casa y trató de adelantar lo posible mientras se le secaba el pelo.
Y estaba terminando de maquillarse cuando escuchó el reloj y, poco después, los golpes en la puerta.- ¡Voy! -Gritó para que esperase un poco más mientras cogía la chaqueta que iba a ponerse. Como no estaba segura de cuál sería el código de vestimenta en aquel restaurante tan curioso, había optado por un conjunto clásico, sencillo, pero elegante.

Sus botas resonaron por el suelo a medida que se acercaba a la puerta.- Siento la espera. -Dijo aún antes de ver a Feroz, casi deteniéndose a mirarle de más cuando por fin lo hizo, no había duda de que era atractivo, pero aquel estilismo le sentaba aún mejor.- Está... muy elegante. -Consiguió comentar para que no pareciera que se había quedado sin palabras.


       


Lost Tales - Página 3 DTpeCbz
Nothing is true, everything is permitted
Timelady
Timelady
Rango Time
Timelady
Timelady
9075Mensajes :
942Reputación :
Mar Mayo 17, 2022 12:50 pm por Myshella
2.New routines
Feroz — Villa Fábula— Con Blanca

La sonrisa del lobo se ha ampliado, por supuesto, en cuanto ella aparece tras esa puerta.

Porque si de por sí Blanca es una mujer de atractivo incuestionable, si resulta mucho más interesante que todas las otras princesas juntas, lo cierto es que el vestido que luce además le sienta especialmente bien.

De hecho, es más que consciente de que le encanta verla adoptar un look tan decidido, fuerte, seguro, y tan poco sensiblero como uno hubiera asegurado que iba a esgrimir cualquier otra princesa de cuento.

El mundo mortal le sienta, concluye Feroz, divinamente.

Más se amplia esa primera sonrisa al elogio de ella.
Porque, a ver...de soberbia siempre hab ido bien servido, las cosas como son. Y quiere entender que merece su aprobación.

Detalle, por otra parte, más que interesante para la velada.

-Tú estás simplemente impresionante. No sabría escoger adecuadamente adjetivo para no hacerte de menos con un sólo elogio.

Retira las manos de la espalda, y le alarga las flores.

-Pensé que te gustarían- añade, mientras escudriña su mirada, por confirmar que ha acertado.

Se lleva la mano a la nuca, inclinado un tanto la cabeza. Más que fingido, se le escapa de verdad un tic nervioso.
Ha mirado a un lado y otro del pasillo, antes de recomponer la pose habitual, y ofrecerle el brazo, todo galantería.

-¿Nos vamos? He llamado a un taxi.

Y este va a ir a una velocidad normal. Y él no va a meter baza. Y...en realidad  son un par de calles malcontadas, pero ha considerado que mejor. Ya volverán a pie, si eso. De paseo a la luz de la luna.

Cuando salen al exterior del edificio, ya de camino, Feroz dirige la mirada a la ventana y a la calle en un instante de reflexión.

-¿Sabes?-le dice, al fin...y aguarda un momento, como si estuviera ordenando palabras para decir algo que, en realidad, le resultara un poco complicado. Poco habitual en él. Y es que, en cierto modo, es exactamente así.- te agradezco mucho que vengas a cenar conmigo. Dudo que nadie más aceptara. Ya sabes. Darle una oportunidad al lobo.

Se ha vuelto a mirarla.

Fija, seriamente. El brillo en sus iris es, por lo menos, completamente inusual en él. Posiblemente más profundo y más sentido de lo que uno esperaría en un villano de cuento. Más si cabe de lo que se esperaría en un momentito de debilidad del héroe.

Sonríe, justo cuando el coche se detiene.

-Es aquí- le dice. Y baja primero, para ofrecerle, faltaría más la mano.

Esta vez, incluso le paga la cuenta al taxista antes de acompañarla hacia la entrada y preguntar por la reserva que ha dejado encomendada.




       



The Sleeping Sorceress



☾:

Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 5
Myshella
Myshella
3227Mensajes :
558Reputación :
Mar Ago 02, 2022 1:37 pm por Timelady
2.New routines
Blanca — Villa Fábula— Con Feroz

Había esperado, más por costumbre que por cualquier otra cuestión, que se le devolviera el cumplido. Y, lo cierto, es que se consideraba inmune a ellos después de muchos años teniendo que convivir con Azul, incluso después de haber pasado por otras princesas, seguía siendo incómodamente adulador.
Sin embargo, las palabras del Lobo, casi consiguieron que se sonrojara.- Gracias. -Musitó.

Y lo repitió de nuevo al verse sorprendida por aquel ramo de lirios y rosas blancas.- Son preciosas. Iré a ponerlas en agua. -Y le dejó allí, donde podía ver el interior de su apartamento, al menos la entrada y el salón quedaban a la vista, mientras recogía un jarrón y lo llenaba para poder colocar en él las preciosas flores. Las miró un momento más antes de regresar, sí que eran preciosas, y nada típicas.

Asintió cuando propuso marcharse, esperando que el viaje en taxi fuera más tranquilo que la última vez que montaron juntos en uno, pero no era un objetivo especialmente difícil de cumplir.
Ya dentro del coche, se giró hacia él cuando habló, no sabiendo qué quería decirle.

El agradecimiento la tomó por sorpresa y durante un momento la dejó sin palabras, porque fue fácil notar en su mirada fija la seriedad con que le decía aquello. Pero terminó por formar una sonrisa.- Se supone que estamos aquí para cambiar las cosas, ya no estamos atados a la naturaleza de nuestros cuentos. -Le dijo, con unas palabras en las que creía fervientemente, a pesar de que su posición en cuanto a poder no había cambiado mucho, sí que había dejado atrás a la princesa que se dejaba engañar tan fácilmente.

Al final han llegado y él, caballeroso, le ofrece la mano para ayudarla a bajar. Puede ser un gesto anticuado para estos mundos, pero ella lo agradece. Le sigue hasta el sitio, comprobando, ya solo en la fachada que, en efecto, se trata de una antigua capilla. El interior muestra muros de piedra impolutos y vidrieras bien conservadas que atrapan su mirada, siempre le gustaron.- Tengo que repetirlo, no dejan de sorprenderme. -Comentó cuando regresó para que les dirigieran a la mesa, donde les entregaron sendas cartas y trajeron una botella de agua. La carta no era demasiado variada ni elegante, y sin embargo la comida que podía ver en otras mesas parecía deliciosa y capaz de saciar el apetito sin pararse a mirar las posibles calorías. El digno premio después de un día tan largo, desde luego.- ¿Qué le apetece? -Se interesó, mientras decidía entre las opciones que le llamaban la atención.


       


Lost Tales - Página 3 DTpeCbz
Nothing is true, everything is permitted
Timelady
Timelady
Rango Time
Timelady
Timelady
9075Mensajes :
942Reputación :

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3


 
a