Tree Of Life :: SquadTramas Squad :: I’ll tell you a tale
Tree Of Life
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
2 participantes

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Vie Feb 26, 2021 3:11 pm por Timelady
Recuerdo del primer mensaje :

Almost there
Fairytales can come true
You gotta make 'em happen
It all depends on you

Los pantanos de Nueva Orleans están llenos de secretos e historias, muchas de ellas ya se han olvidado, y maldiciones que han perseguido a algunos humanos durante siglos se han convertido en cuentos infantiles. Como es el caso del Príncipe Sapo.

Una noche, durante una fiesta de disfraces, una chica se encuentra en su camino con una rana parlante. Da por hecho que ha bebido demasiado y puede que por eso termine haciéndole el favor que le pide.
Solo un beso…
Como mucho puede pillar una enfermedad, ¿no?

El caso es que el sapo decía la verdad, era alguien transformado en rana por una maldición.
Pero no había hablado de un detallito. Cómo había terminado así hacía ya años.
Y es que resulta que la persona que da el beso se transforma mientras el otro recupera la apariencia humana.

La chica no puede creerse su mala suerte, ella tenía toda su vida planeada y ahora era una rana. Necesitará volver a ser quien era, así que propone buscar a algún hechicero o bruja de los pantanos (alguna tendrá que quedar) que la saque de ese embrollo.

¿En serio que no se te ocurrió ir a buscar una cuando te pasó esto?

Por suerte el tipo transformado es lo bastante majo como para ayudarla en la búsqueda.

Naveen Traore
29 años — Charles Michael Davis — Myshella


Tiana Bayou
27 años — Mekia Cox — Timelady



1x1 — Inspired  — Películas
The Princess and the Frog

XIII




Post de rol:


Última edición por Timelady el Dom Mayo 15, 2022 4:24 pm, editado 1 vez


Almost there - Página 2 DTpeCbz
Nothing is true, everything is permitted
Timelady
Timelady
Rango Time
Timelady
Timelady
9075Mensajes :
942Reputación :

Miér Nov 10, 2021 6:56 pm por Myshella
Swamp witches
Capítulo II

       
Se pusiera como se pusiera la princesa de pega, ella tenía una garantía y él no. Porque Naveen estaba allí. Vuelto a su forma humana, podría andar ya muy, muy lejos. Haberla dejado plantada en la fuente, simplemente.

¿Qué se lo impedía, a ver? Desde luego, ella, con esas anquitas, no.

-¡Tú tienes garantías y yo no!-le soltó, airado, porque estaba siendo de lo más maleducada- eso sin contar que yo llevo de humano…¿qué?- giró la vista a la muñeca, antes de recordar que no llevaba reloj- ¿cuánto? Y tú no tienes la decencia siquiera de ofrecerme un poquitín de tiempo para que pueda…a ver, no sé, estirar las piernas, ¡cenar algo decente! ¿Sabes lo asqueroso que es comer moscas a todas horas? Y luego dices que quieres abrir un restaurante…¡pues vaya empatía vas a tener con tus clientes!

Cruzó los brazos ante sí, nariz arrugada y mentón alto.

-Eres una egoísta.-bufó, ante la atenta mirada de las tres mujeres quienes, dicho de paso, estaban de lo más entretenidas con la escenita.

Y punto.

Luego la nariz de Naveen se encogió a un lado y otro, como quien siente la molestia de un moquito dándole vueltas.

Un horario. ¿Había dicho un horario?

-Puedo aceptar lo de los turnos- con ciertas condiciones, claro- ¿Cuándo trabajas tu?

Mira, en realidad lo mismo les venía bien a los dos. Porque seguramente ella preferiría el día. Y a él le apetecía mucho volver a salir un poco. Oír música, recorrer las calles bajo la luz de las farolas, tomar una copa, visitar alguno de los famosos clubs de New Orleans.

-Y…suponiendo que podamos hacerlo así…-se volvió a las bruj…señoras-¿A ustedes se les ocurre algo, para que el uno tenga la seguridad de que el otro no se irá?

-Por supuesto- dijo, maliciosa, la bruja joven.

Y antes de que la sonrisilla maliciosa acabara de dibujarse en sus brazos, las hebras que pendían de los árboles se deslizaban ya hacia el cuello del uno y de la otra. Hiedra sinuosa, fue enredándose, retorciéndose sobre sí misma, hasta conformar un bonito collar para Naveen y para Tiana. Cuando el clinc seco resonó, y Naveen se llevó las manos al cuello, pudo comprobar que, en efecto, acababan de colocarle un collar natural.

-No os molestará en absoluto. Y no es quisquilloso-apuntó la bruja- media hora arriba, media hora abajo…pero más os vale cumplir con vuestro turno, hasta que encontréis la solución y rompáis la maldición. O esas bonitas cabezas vuestras, se encuentren en la forma que se encuentren, pueden peligrar un poquito.

-Pues tampoco hacía falta ser tan radical-se quejó Naveen.

-¿Nadie te enseñó que, cuando se pide ayuda a una bruja, hay que especificar muy bien qué se quiere?-respondió la anciana.
Naveen, a quien salir del pantano empezaba a parecer más interesante incluso que todo lo concerniente a su forma presente y futura, recogió a Tiana.

-En fin. Vale. Pero antes de que salga el sol, quiero un rato para desayunar en condiciones- anunció.

Y le plantó un beso, así, a la atropellada, y sin previo aviso.

       

Príncipe Naveen — Mardi Grass  — Una ranita monísima y unas señoras inquietantes

       
XIII

       
       



The Sleeping Sorceress



☾:

Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 5
Myshella
Myshella
3227Mensajes :
558Reputación :
Miér Dic 15, 2021 8:52 pm por Timelady
Kiss me
Capítulo I

¿Pero cómo podía hablarle así después del follón en que la había metido?
De verdad que si tuviera su tamaño real se comía un guantazo. O también podría retorcerle el pescuezo... ¡ARG! cómo echaba de menos sus manos.

- ¡Pero es que no te estoy diciendo que tenga que ser YA MISMO! ¿ES QUE NO ESCUCHAS? -La voz fue escalando rápidamente conforme hablaba, porque de verdad que esos aires que se daba terminaban con su paciencia.- ¿EGOISTA? ¿YO? Lo que tiene una que escuchar... -De verdad, aquel príncipe estúpido que la había convertido en rana a base de acosarla por un beso sin asegurarse de que era una princesa y sin tener en cuenta que iba a convertirla en una tenía demasiada cara. ¿Cómo se atrevía?

Solo que entonces, pareció escuchar a la voz de la razón. ¡Menos mal!
- Trabajo de día, aunque algunas noches hago turno también, pero podríamos llegar a un acuerdo. -Podría esforzarse un poco, estaba dispuesta a colaborar.

Y las señoras también parecían de acuerdo con el plan que estaban forjando. Al menos la joven, la que había empezado con todo aquello. Tiana todavía no había decidido si le caía bien... pero cuando hizo aquella cosa con las raíces y les puso aquel collar que iba a hacerles algo a sus cabezas si no cumplían con los turnos decidió que era una lianta, mientras se llevaba las manos a la cabeza pelona de rana.

- Podría haber esperado un poco, la verdad. -Expuso por su parte, de acuerdo, por primera vez en mucho rato, con el príncipe, en que había sido demasiado radical.- Quiero decir, que le agradezco la ayuda y la seguridad de que va a cumplir con el pacto, pero... mis turnos de trabajo...

- Vas a tener que dejar las horas extras, chiquitina. -Anunció la anciana, haciendo que ella agachara la cabeza. Adiós a su restaurante. En la vida podría pagar nada si no hacía sus turnos extra los fines de semana y fiestas.

Naveen la cogió en ese momento y le habló mirándola a la cara y diciendo esas cosas. Iba a proponerle unos buñuelos para desayunar como agradecimiento, pero ni siquiera le dio tiempo antes de estamparle un beso en la boca.
De nuevo aquel momento de oscuridad y sintió cómo volvía a su tamaño natural, a su altura real.
Y a pesar de lo que hacía unos momentos pensaba hacer con sus manos y la cabeza de aquel idiota, le recogió del suelo con cuidado.- De acuerdo, pero tiene que ser temprano, porque trabajo desde pronto. -Avisó antes de volverse a las señoras.

- Gracias por la ayuda. -Aunque no había sido gran cosa, la verdad.- ¿Si necesitamos algo...? -Preguntó dudando.

- Tenemos una tiendita en la zona, toma una tarjeta, cielo. -Le extendió la simpática anciana.- Por cierto, veo que eres tan bonita como humana como cuando eras una ranita.

- Gracias... -Sonrió algo incómoda porque no es ese el tipo de cumplido que una espera escuchar en su vida.- La salida es por... -Señaló al bosque del pantano que tenía a sus espaldas.

Le indicaron el camino, diciendo que a menos de cinco minutos daba un camino de lo más tranquilo para pasear. Cosa que no habían visto al llegar, porque habían entrado por el lado complicado al parecer. Y Tiana lo agradecía, porque aún llevaba ese estúpido vestido de princesa.- De acuerdo, vamos a casa. Supongo que tendré que investigar lo que necesita una rana para vivir y hacer algo casero. -Comentó. Quizá hubiera una vieja pecera en el desván o algo así...

Tiana — Mardi Gras  —  con ¡Un Sapo!

XIII




Almost there - Página 2 DTpeCbz
Nothing is true, everything is permitted
Timelady
Timelady
Rango Time
Timelady
Timelady
9075Mensajes :
942Reputación :
Mar Dic 28, 2021 6:46 pm por Myshella
Swamp witches
Capítulo II

       
Trabajo desde pronto, trabajo desde pronto.
Ale, encima madrugón.

No acababa de salir del fundido en negro que ya se venía conociendo de sobras, y no le había dado tiempo a resignarse, lengua escapando de su boca reptil, a atrapar de nuevo moscas, y en vez de no se…un gracias, o un mira qué majo, se encontraba con más anotaciones al pie.

Que si quería desayunar, pronto. Porque por lo visto la princesa no sabía hacer otra cosa que trabajar y trabajar.

-Pues vale. Croak- refunfuñó.

Se había dejado caer, panza arriba, patas cruzadas sobre su barrigón blanco, en una pose de lo más significativa- dramática y teatral- que también se le fue al traste. Porque Tiana le había recogido, y le llevaba sobre la palma de la mano.

Pues nada. Pensaba ponerse melodramático igual. Volvió a dejarse caer de espaldas, y cerró los ojos saltones.

Así, de esa guisa, oyó a las señoras decir que era bonita-cierto, pero no se lo iba a reconocer entonces él ni por suertes, vamos- y que si necesitaban algo, tenían una tiendita.

-¿Ves como no iba yo tan desencaminado antes de que nos metieras en este pantano?-le recordó, pero sin dejar de apretar los ojos- de ir allí nos hubiéramos ahorrado barro en los zapatos. Y en el borde de tu vestido.

No se enderezó hasta que notó los pasos y dejó de oír las voces de las tres brujas.

Entonces sí, se colocó como un señor rana. Y además, sin abandonar su porte elegante de príncipe irredento.

-¿Cómo que qué necesita una rana? Pues agua. Agua, bichos no más, gracias, para eso me sirvo solo. ¿Un cojincito, para dormir sobre blando? Porque cuando me toque ser humano no pienso perder el tiempo en esas cosas, vamos. Ni hablar. No voy a dar un salto más de lo preciso. Prefiero con mucho caminar sobre dos piernas, gracias.

Habían ido a parar, tal como las brujas indicaron, a un caminito bastante más decente, en el lado opuesto del que habían usado antes para acceder al pantano.

Desde allí volvían a verse luces, y a oírse la música del mardi Grass.

Naveen se estiró…otro poco más.

-Tiana…-empezó- y ya puestos, dado que sigues llevando vestido de princesa, y que yo vuelvo a ser una rana, y hacemos el pack perfecto, ¿me llevas a ver los carnavales? Tú ten en cuenta que, cuando me oigan hablar, vas a ser la reina de la fiesta ¡Una princesa de cuento! Seguro que ganamos. ¿Qué se gana, en el concurso de disfraces, cual es el premio?

La miró, sonrisa de sapo de por medio.

-Oh, no te preocupes. Pienso decir que soy un autómata muy bien programado, con pinta de sapo.
       

Príncipe Naveen — Mardi Grass  — Adieu señoras, y Tiana

       
XIII

       
       



The Sleeping Sorceress



☾:

Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 5
Myshella
Myshella
3227Mensajes :
558Reputación :
Mar Mar 01, 2022 9:16 pm por Timelady
Kiss me
Capítulo I

Desde luego que cuando las niñas pequeñas soñaban con príncipes encantadores. O con sapos asquerosos que se transformaban en uno. No se imaginaban el tipo de persona, o rana, egoísta y dramática que podían llegar a ser.
Pero bueno, le había tocado aquella condena, hasta que el tipo este encontrase lo que quiera que tuviera que encontrar. Porque las instrucciones claras del todo no eran, pero igual por el camino podía conseguir un poquito de humildad, la verdad.

Frunció el ceño y negó suavemente con la cabeza al escuchar la tontería de la tienda.- ¿Te das cuenta de que si hubiéramos ido a las tiendas habríamos perdido el tiempo? Porque ellas ya estaban aquí. -Le recordó. No iban a estar las señoras en dos sitios a la vez, ¿no? Se suponía que eso no había magia que lo consiguiera.

De todos modos, decidió dejar aquel tema y salir de allí tras despedirse.
Su vida estaba patas arriba de un segundo a otro. No sabía que iba a hacer con su sueño del restaurante, no sabía qué iba a hacer con aquella rana, no sabía nada... y ella odiaba estar en esa tesitura. Le gustaba el orden y los planes y tenerlo todo controlado.

Pero al parecer el príncipe tenía muy claro lo que necesitaba.- Eso lo sé, me refería a conseguir algo más digno que un barreño. -Le dijo, por lo del agua, porque desde luego que no lo iba a meter en su bañera.- De la comida me encargo yo, no te preocupes, te la dejaré lista antes de cambiar los turnos. -Para que no le desordenase mucho la cocina, aunque sinceramente dudaba mucho que supiera poner el microondas siquiera.- Y un cojín puedo arreglar... ¿y una esponja para el agua? Así estarás mullido y sin deshidratarte. -Se le ocurrió de pronto.

El camino hacía más fácil y rápido el salir del pantano. Desde allí se accedía mejor a la zona del Mardi Grass y al principito no se le ocurrió otra cosa que empezar a pedirle ir a verlo todo y quizá incluso participar en el concurso.

- ¿Pero cómo voy a ir yo así? ¿Qué soy: la princesa del pantano? -Preguntó con sarcasmo, la idea del carnaval no le hacía ninguna gracia, sobre todo porque se lo habían arruinado entre los arrendatarios y él.- El premio será una copa minúscula y algo de dinero. -Suspiró. Si fuera suficiente o tuviera posibilidades de conseguirlo pues quizá se lo pensara. Pero estaba cansada y harta de que todo le saliera mal.

Pero volvió a mirar a la rana y pensó que bueno, quizá podía hacerle ese pequeño favor.- De acuerdo, puedo acercarte, pero nada de hablar. No vamos a concursar. Y solo será un rato. Mañana tengo turno. -Le recordó, necesitaba dormir, al menos un poco.

Tiana — Mardi Gras  —  con ¡Un Sapo!

XIII




Almost there - Página 2 DTpeCbz
Nothing is true, everything is permitted
Timelady
Timelady
Rango Time
Timelady
Timelady
9075Mensajes :
942Reputación :
Dom Mar 20, 2022 6:44 pm por Myshella
Swamp witches
Capítulo II

       
La propuesta del cojín mullidito y las comidas preparadas sonaba bastante bien. Sobre todo porque Naveen no había pisado una cocina en su vida. En la de príncipe, vamos. Y en la de sapo...pues los sapos no cocinan. Así que no, no sabía ni poner en marcha un microondas.

Que vamos, como le diera el hambre, tampoco es que fuera a quedarse quieto. Ya se leería las instrucciones. Otra cosa es que en el proceso se incendiara la cocina...

O también se podría ir a un restaurante. Le tocaba el turno humano de noche, y ese era un momento estupendo para darse una vueltecita por New Orleans. Estaba seguro de encontrar un sitio con buena comida y buen jazz.
Siempre podría tomar prestado de la cartera de ella algo de efectivo; y devolvérselo cuando tuvieran este asuntito arreglado.

Se rascó un poco con la pata el cuello, allá donde le estaba molestando ligeramente el collar de las brujas.

Lo que no le parecía tan bien era lo del barreño. Un barreño...¡un barreño! Sonaba cutre. Poco principesco. ¿No tenía bañera, en su casa? ¿Era de las que sólo disponía de plato de ducha?

Bueno, eso lo hablarían más tarde.

Porque entonces estaba Tiana en el proceso de quejarse, decir que no, rebelarse a la idea de ir al mardi grass...recapacitar, ceder un poco.

Y cuando alguien empieza ese proceso de aceptación, la parte interesada en que llegue a buen puerto- o sea, él- tiene que permanecer calladita pero atenta. Por si se tuerce a medio camino.

Que no, que no.

Ya habían llegado a la parte del "de acuerdo, pero sólo un rato".

Perfecto.

-Pues...-tanteó el terreno, mientras ella se aproximaba a las calles de las que provenía la música- -yo te veo estupenda. Puedes ser la princesa del sapo. ¿Porqué no? Y oye, por poco que sea, el dinero del premio, pues ya es un añadido a tu proyecto.

¿No era que quería un restaurante?

-Vamos, que no pierdes nada. Y de verdad, que estás muy guapa de princesa. Estoy seguro de que tenemos oportunidad de ganar.

Eh, y que conste que lo estaba. Que en eso no bromeaba. Guapa, vamos. Y creíble. Naveen seguía convencido de que era una princesa. Otra cosa resulaba esa testarudez suya, la de no aceptar la naturaleza que lleva uno dentro.

New Orleans llevaba el mardi grass corriendo por las venas de todos y cada uno de sus habitantes. De modo que alcanzar las primeras calles engalanadas y verse envuelto por la música, la alegría, y el sinfín de colores resultaba bien sencillo.

Apenas habían tenido que andar, para toparse con el sinfín de personas apiñadas, y el paso de las comparsas.

Y tan pronto como ese grupito de gente entorno a ellos fue creciendo, Naveen se puso a croar.

Croack, Croack, alto y claro.

Hasta asegurarse de ir llamando la atención, de conseguir que esos neoórlandeses fueran volviendo la atención hacia Tiana. Entonces, saltó para colocarse sobre su hombro.

Infló su saco vocal y abrió los ojos, antes de volver a croar. A continuación, voz alta y clara, con un ligero -y tonto- matiz presuntamente autómata, declamó

-¡Soy un príncipe, soy un príncipe encantado!

Y se quedó quieto. Igual que si se le hubieran acabado las pilas repentinamente.

Una chica-una de las que se habían vuelto a mirarles- abrió los ojos de par en par. Y, sin previo aviso, se puso a aplaudir, al tiempo que reía.
A su lado, un señor se sumó al aplauso. Y luego otra señora, y otra más.

En menos de medio  minuto ya alguien alargaba el dedo a tocar la panza del sapo, y le preguntaba a Tiana de dónde había sacado un artilugio tan gracioso, y si ya se había inscrito ella al concurso de disfraces.
       

Príncipe Naveen — Mardi Grass  —  Tiana y el desfile

       
XIII

       
       



The Sleeping Sorceress



☾:

Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 5
Myshella
Myshella
3227Mensajes :
558Reputación :
Vie Abr 29, 2022 9:21 pm por Timelady
Kiss me
Capítulo I

No tenía ni idea de cómo, pero aquel anfibio había conseguido convencerla para ir a hacer el ridículo al carnaval. Debía ser alguna cosa de estas principescas, un don o un tipo de poder mágico. Porque claro... visto lo visto, resultaba que lo de la magia era verdad.
Así que nada, andando andando, empezaron a mezclarse con la gente.

Ella que le había pedido que se estuviera calladito como un muñeco extremadamente realista... pero no. El señorito tenía que croar y empezar a llamar la atención de todo el mundo. La cara de Tiana tenía que ser un poema, por mucho que hiciera el esfuerzo por disimular y hacer ver que aquello era lo más normal del mundo. El día había abandonado la normalidad hacía ya horas.
¡Y va el tío y se pone a hablar!
¿Pero por qué le tenía que pasar esto a ella?

Y la gente, claro, pues a hacer preguntas.- Yo... pues... esto... -Y entre titubeos ella intentando inventarse algún tipo de historia sobre robots realistas de prueba por un concurso que había hecho en internet y vaya usted a saber porque hubo como quince historias diferentes en un momento.

- ¡Tiaaaaa! ¡TIA HAS VENIDO! -Apareció de pronto Charlotte entre la multitud, abriéndose paso para poder pasar con su enorme y fabuloso vestido rosa de princesa de cuento con un cancán que le daba el radio de una rueda de molino.- Ay, ¿pero qué te ha pasado, cielo? -Preguntó en el mismo momento en que vio su vestido manchado.- ¡Uy! ¡Qué ranita tan cuca! -Se apresuró a coger al príncipe.

- Lottie, yo no... ten cuidado ¿vale? -Le pidió, porque no quería prohibirle que lo cogiera, además, ya lo estaba mirando por todas partes, dándole algunas vueltas. Aunque si le preguntaban a ella, el príncipe se merecía un pequeño mareo.

- ¡Es fabuloso! Tienes que decirme de dónde lo has sacado, le pediré a papi que me compre uno... aunque no una rana. Otro animal... pero no sé cuál. Debo pensarlo. ES IGUAL. -Gritó devolviéndole a Naveen y tirando de su mano.- Ahora que estás aquí podemos apuntarte al concurso, va a ser genial. Y seguro que ganas con tu juguete, es una monada. -Lo dicho, una especie de don principesco este de arrastrar a la gente a hacer lo que quieras, y Lottie no era una princesa con corona, pero desde luego que no le hacía falta para tenerlo.

Y así es como Tiana terminó apuntada al concurso de disfraces, esperando su turno para presentarse a los jueces y despidiendo a Lottie con la mano cuando su padre la llamó para seguir con todo.

Tiana — Mardi Gras  —  con ¡Un Sapo!

XIII




Almost there - Página 2 DTpeCbz
Nothing is true, everything is permitted
Timelady
Timelady
Rango Time
Timelady
Timelady
9075Mensajes :
942Reputación :
Jue Mayo 26, 2022 6:42 pm por Myshella
Swamp witches
Capítulo II

       

Y así es como Tiana terminó apuntada al concurso de disfraces, esperando su turno para presentarse a los jueces y despidiendo a Lottie con la mano cuando su padre la llamó para seguir con todo.

Y así, ni más ni menos, como un Naveen amparado en el cuento de soy un autómata programado pudo permitirse el lujo de hacer, más que el sapo, el ganso, con total inmunidad.

No era preciso ser muy listo, ni tampoco muy cuidadoso. Sonrisa ámplia, croack croacks, saltitos de manos de Tiana a su hombro y, en un momentito de venirse arriba, incluso el ademán de ir a darle un beso a la princesa en la mejilla.

Que no se lo dio. Tan sólo lo fingió, claro. Porque mira que si llega a resultar que ese también valía...en menudo lío podían acabar los dos, en mitad del desfile, las carrozas, el paso de los jueces-encantadísimos con él, dicho sea de paso- y toda una sarta de y sís poco convenientes.

Que era príncipe, despreocupado, cabezahueca, pero no suicida. Y ganas de ser diseccionado cual extraterrestre por un grupito de maníacos empecinados en demostrar que aquello no era mágia- el mundo está lleno de descreídos- sino ciencia, tampoco es que tuviera.

No.

Además, el conjunto de la noche fue estupendo.

Estupendo, a pesar de la cara que se empecinaba en ponerle Tiana.
Una Tiana que, serían imaginaciones suyas...porque...juraría, juraría...que...¿no se estaba divirtiendo tanto como él?

Nah, qué va.
Es que a esa chica le gustaba hacerse la responsable.
Pero vamos, que segurísimo que en el fondo estaba disfrutando tanto como él.

Además...¡Les dieron el primer premio!

Naveen no podía decir que estuviera impresionado, ni sorprendido. Era evidente, ¿verdad? Había estado estupendo. Una actuación digna de un Oscar. Y Tiana, vamos a reconocerle el mérito, muy guapa en su papel de princesa. Ese que no quería reconocer que le correspondía, aún seguía nuestro sapo sin saber porqué.

En fin.

Él dio un salto a recoger la copa. O más bien a meterse dentro, claro. No tenía manos ni tamaño para sostenerla.

Y aguardó.

Aguardó el cambio de expresión en la cara de ella cuando le dieran...¡Tachán! el premio en metálico.

Esto, fue tarea de una juez. Una señora de mediana edad, disfrazada de gurú. Acarició la cabeza pelada de Naveen. soltando algo acerca de que no podía creer que encima estuviera frío y viscoso, plantó una corona sobre la cabeza de Tiana, dos besos en sus mejillas, la copa en una de sus manos, y un cheque en la otra.

-De nada-musitó Naveen, desde el hombro derecho de ella, lugar al que acababa de saltar, a su oído.
       

Príncipe Naveen — Mardi Grass  —  Tiana y el desfile

       
XIII

       
       



The Sleeping Sorceress



☾:

Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 5
Myshella
Myshella
3227Mensajes :
558Reputación :
Jue Ago 04, 2022 7:06 pm por Timelady
Kiss me
Capítulo I

Había terminado allí, delante de todos, haciendo el paripé de princesa, con una rana en la mano haciendo todo tipo de filigranas. El principito tendría que estarlo disfrutando, vamos, toda la atención puesta en él a pesar de ser un anfibio. Pudiendo hacer lo que le diera la gana sin hacerle caso en nada.

- ¿Por qué no puedes ser un poco menos...? -Bueno, no sabía cómo terminar esa pregunta sin ser terriblemente ofensiva, porque quizá si fuera un poquito menos como él mismo la cosa sería más tranquila para ella.
No estaba disfrutando para nada de la fiesta, pero trataba de disimular cuando Lottie estaba cerca o cuando alguien preguntaba por la rana autómata, antes de salir en otra dirección para evitar responder.

Hasta que llegó la entrega de premios y... Oh, sorpresa. Ella había ganado.
Se quedó un momento con la boca abierta sin saber cómo reaccionar, pero termino subiendo de nuevo al escenario para recibir las felicitaciones de la señora que presidía el jurado.- Gracias, gracias. Muchas gracias. -Repetía, sonriendo y recibiendo aquella copa en la que ya estaba metido Naveen y un cheque que podía ser el principio de su sueño.

Pasó por alto el comentario del sapo y tras intercambiar algunos saludos más decidió marcharse de allí, haciendo caso omiso a las peticiones del príncipe. Su casa quedaba un poco lejos, así que nada más cruzar por la puerta se quitó los zapatos.- Bueno, esta es mi casa. -Se la presentó a Naveen, dejándole sobre la mesita de café que había frente al sofá. Era un lugar pequeño, con el mobiliario justo y necesario.- Voy a preparar algo de cena y un sitio en el que podamos descansar mientras somos ranas. -Mencionó dejándolo por allí para ir a la cocina, sin preocuparse por manchar, aún más, aquel vestido estúpido que le dificultaba moverse. Pero tampoco iba a cambiarse delante suya.

Se asomó desde la cocina.- Por cierto, gracias por lo del premio, espero que me sirva para la entrada de mañana. -Tenía que ir tan pronto como fuera posible a poner el dinero necesario para que le reservaran el local.

Tiana — Mardi Gras  —  con ¡Un Sapo!

XIII




Almost there - Página 2 DTpeCbz
Nothing is true, everything is permitted
Timelady
Timelady
Rango Time
Timelady
Timelady
9075Mensajes :
942Reputación :

Página 2 de 2. Precedente  1, 2


 
a