• ÍndiceÍndice  
  • Últimas imágenesÚltimas imágenes  
  • BuscarBuscar  
  • RegistrarseRegistrarse  
  • ConectarseConectarse  
  • Tree Of Life
    ¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
    2 participantes

    Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

    The sleeping sorceress
    Myshella
    The sleeping sorceress
    Link del mensaje
    Vie Dic 03, 2021 8:46 pm
    Ingrid
    Reina de las Nieves — Elizabeth Mitchell — Timelady
    Hibernàs
    Espíritu del invierno— Zack Mcgowan — Myshella

    ❄¿Quien dijo que a los villanos de cuento
    no les gusta la navidad?
    ❄

    No todo pasa por los gruñidos del Grinch y sus intentos por acabar con villancicos, árboles adornados, señores relenitos vestidos de rojo chillón sobre trineos voladores, o montones de envoltorios multicolor.

    Oh, no. En absoluto.

    Algunos de esos malvados de manual cuentan los días en el calendario casi, casi, con ilusión.

    Porque que, amparados en los tiempos modernos, existan incautos que hayan olvidado sus nombres no significa que ellos no estén ahí, esperando pacientemente la caída de los copos de nieve y el humo en las chimeneas.

    No sólo de Reyes Magos y duendecillos vive la tradición, no.

    Cuando el solsticio de invierno se acerca también es su turno.

    La humanidad está en sus manos
    .

    ❄La Reina de las Nieves puede entonces extender sus senderos de escarcha, desde su palacio helado hasta los pueblecitos nórdicos más pintorescos, más entrañables.

    Sobrevolar las calles, al caer la noche, envolver en frío a los chiquillos que andan solos, congelar sus corazones, robar sus emociones o, quizás, en ocasiones, transformarlos en estátuas de hielo.
    ¿Nunca te dijeron que, en Nochebuena, es mejor jugar cerca de la chimenea, dentro de casa?


    ❄El Hivernàs llevó un saco a la espalda mucho antes de que ese adevenedizo de tres al cuarto, Santa Klaus, le imitara. Sólo que él no lo llena con regalos, no....él se lleva consigo a cuanto desdichado anda por las calles solo en Nochebuena. Se los lleva y nunca más vuelven. Si acaso, alguien encontrará un calcetín, un guante...un zapato perdido a medio camino.

    ¿O acaso creías que había mejor motivo para cenar en família, cuñados o primos insoportables incluídos, que el de protegerse de él?

    La Navidad se acerca, y ambos aguardan ya, impacientes.

    La noche llega, y los dos salen de sus respectivas moradas, dispuestos a disfrutar, una vez más, de su poder llevado al máximo exponente. ¡Es su momento!

    Pero...pero algo ha pasado.
    Algo falla.
    ¡Alguien les ha tendido una trampa!

    Este año los caminos no se trazan correctamente, no les llevan hasta el mundo humano. Han ido a parar a una cabaña, en pleno bosque encantado. Y no saben cómo salir de aquí.

    Lo que sí saben es que el reloj sigue marcando, hora tras hora, y que o encuentran el modo de escapar de aqui- y para eso van a tener que colaborar-o ya pueden despedirse de SU noche.

    ❄
    Inspired — Otros — leyendas de invierno — One&One
    Escarcha
    en el té





    ❄



    Escarcha en el té ZPZjCpb Escarcha en el té GPoG3JQ
    Escarcha en el té ThNuMwgB_oEscarcha en el té GUhNJXu
    ϟ ϟ  ϟ  ϟ
    Myshella
    3859Mensajes :
    586Honra :
    ActivoActividad :

    Escarcha en el té Empty

    Dornish Sun
    Timelady
    Dornish Sun
    Link del mensaje
    Mar Dic 14, 2021 3:31 pm
    It's cold outside
    Capítulo 1
    Bosque nevado — Nochebuena — con Hibernàs
    El cielo se iba oscureciendo a medida que el sol desaparecía por el horizonte. Con los rayos perdiéndose, la temperatura disminuía y las nubes grises seguían apilándose perdiendo ese aspecto aborregado con el avanzar de los minutos.

    El trineo se deslizaba por las corrientes, y la poderosa señora acomodada entre las suaves pieles apenas necesitaba un suave movimiento de su mano para que la acción comenzara. Dependiendo de la forma en que sus dedos se deslizaban en el aire, como si tocase una melodía al piano, los copos serían suaves y pequeños, delicados como una caricia, o despertaría una ventisca capaz de enterrar un pueblo entero en menos de una noche.
    Había consultado su espejo, por supuesto, para asegurarse de que su camino era seguro y de que no había peligro. Unos chiquillos jugaban en la azotea de sus casas, apreciando la nieve que ella les enviaba, hizo que un suave viento creara un remolino de nieve para ellos.
    Hizo que el hielo detuviera los pasos de un hombre malcarado que parecía estar molestando a una pareja. Congeló el lago por completo. Escuchó a una anciana hablar a sus nietos de ella y sus poderes, haciéndoles temer el enojarla...

    Todo sucedía sin ningún contratiempo.
    El bosque a sus pies se iba cubriendo de un manto blanco y esponjoso.
    Pero entonces, su caballo se fue deteniendo, a pesar de que ella no había dado orden en tal sentido. Dejó su magia de mano para intentar que el animal obedeciera, pero decidió seguir sus instintos de momento y detenerse, quizá hubiera presentido un peligro del que no era consciente. Descendieron a tierra, rodeados del contraste entre la oscuridad de los árboles otoñales y el blanco puro de la nieve que seguía cayendo.
    Su caballo parecía más relajado ahora en tierra, guiando el trineo despacio. Ingrid, sin embargo, permanecía atenta y lo hizo detenerse al percibir unas luces delante. Una cabaña.

    Detuvo el trineo y apartó de sí las pieles para descender y acercarse a la cabaña. No percibía que hubiera nadie en el interior, sin embargo el fuego estaba encendido y todo iluminado.
    Podía percibir algo extraño a su alrededor, quizá magia, pero no podía asegurarlo.
    Esperaba que no fuera el estúpido de Frost intentando gastarle una broma. Ese duendecillo infantil.




    Escarcha en el té EcykvJf
    Nothing is true, everything is permitted
    Timelady
    12329Mensajes :
    1157Honra :
    ActivoActividad :

    Escarcha en el té Empty

    The sleeping sorceress
    Myshella
    The sleeping sorceress
    Link del mensaje
    Miér Dic 22, 2021 8:37 pm
    It's cold outside
    Capítulo 1
    Bosque nevado — Nochebuena — con la Reina de las Nieves
    El cielo se iba oscureciendo a medida que el sol desaparecía por el horizonte. Con los rayos perdiéndose, la temperatura disminuía y las nubes grises seguían apilándose perdiendo ese aspecto aborregado con el avanzar de los minutos.

    Eran, sin duda alguna y para desespero suyo, los minutos más asquerosamente largos del año.

    Y es que aguardaba allí, de pie frente a su cabaña de madera.
    Las botas curtidas bien calzadas, las manos enguantadas, la casaca de piel casi sobrándole, la adrenalina serpenteando por sus venas, la daga labrada al cinto y el saco tirado a sus pies.

    El Solsticio había alumbrado al Invierno, devolviéndole esa energía, esa fuerza mágica que chispeaba en la punta de sus dedos y que le llevaba a sonreír amplia, maliciosamente.

    Era su momento.

    Oh, y lo tenía bien ganado, desde luego. Condenado como estaba, desterrado trescientos sesenta y cuatro días al año con sus respectivas noches, ese era su momento. Una noche de libertad.

    Nunca entendió el porqué los otros seres del Invierno, esos guardianes de tradición, cuento, miel endulzada y tanta tontería noña añadida, le habían confinado aquí.
    Por más vueltas que quisieran darle, resultaba estúpido negarle, absurdo querer evitarle.

    ¿Tenía él la culpa de ser tan necesario como el abuelete de traje chillón, o los pequeñajos con gorros ridículos? Pues claro que no.

    La cuestión era, siempre había sido, que si él existía era justamente porque también tenía una misión. Tanto si les gustaba como si no.

    Pero en fin.

    Así había de verse. Reducido a una única noche. Doce horas.

    Eso sí, doce gloriosas horas en las que limpiar las calles de...bueno, en las que retirar gente sobrante. Dejémoslo así.

    Un destello, un rasgar el cielo. Y el camino, el añorado camino de hielo flotante, se abrió ante sus ojos.

    Hivernàs amplió sonrisa y cargó su saco a las espaldas.

    Echó a andar, porte triunfante.

    Le duró poco.

    De pronto, el camino se truncó. El hilo plateado desapareció, y se encontró en otro claro de bosque. Uno parecido al suyo, con una cabaña-otra-justo en medio.

    La chimenea humeaba, así que, a grandes zancadas, se dirigió resuelto a la puerta, y la empujó.

    No hubo de esforzarse mucho...

    Estaba abierta.

    Entró, justo para soltar el saco y encontrarla vacía.

    Volvió a salir, acusando un nerviosismo creciente.

    Y entonces la vio a ella, acercándose.

    La conocía por supuesto. Pero...¡pero justamente ella! Habría esperado una artimaña de cualquier otro.

    -¡Tuuuuuú!-alzó la voz, amenazador-¡¿Donde me has traído?!





    Escarcha en el té ZPZjCpb Escarcha en el té GPoG3JQ
    Escarcha en el té ThNuMwgB_oEscarcha en el té GUhNJXu
    ϟ ϟ  ϟ  ϟ
    Myshella
    3859Mensajes :
    586Honra :
    ActivoActividad :

    Escarcha en el té Empty

    Dornish Sun
    Timelady
    Dornish Sun
    Link del mensaje
    Sáb Dic 25, 2021 6:05 pm
    It's cold outside
    Capítulo 1
    Bosque nevado — Nochebuena — con Hibernàs
    Arrugaba la nariz tratando de reconocer aquella magia que percibía, era como un ligero picor y al mismo tiempo debía ser lo bastante poderosa como para alterar a su caballo.
    Desvió la vista atrás por un momento, viéndolo apacible donde lo había dejado.

    Apenas había dado un par de pasos en dirección a la cabaña cuando un hombre salió de ella. Rudo y amenazador como solo podía ser alguien como él. Le conocía, por supuesto, aunque se mantuvo al margen de la decisión que se tomó con respecto a él. No veía qué había de malo en que algunos humanos desaparecieran de cuando en cuando.

    Un frío gélido se levantó y los rodeó al mismo tiempo en que la ceja de la mujer se alzó al escuchar el tono con el que se dirigía a ella.- ¿Disculpa? -Inquirió, tono autoritario acostumbrado, hielo en su voz y manos preparadas por si debía enseñar modales gélidos a aquel ser.- Yo no he hecho nada, solo estoy aquí porque mi caballo se ha visto alterado... -Le miró de arriba a abajo.- Posiblemente por tus malos modos. ¿Has estado haciendo algo por aquí? Estás algo lejos de casa, ¿no es así, Hibernàs?

    Esperaba que no hubiera roto ningún tipo de ley dictada por los santurrones del consejo, lo último que necesitaba era otra de esas aburridas reuniones donde apenas podía probar el té por lo azucarado de todo lo demás.




    Escarcha en el té EcykvJf
    Nothing is true, everything is permitted
    Timelady
    12329Mensajes :
    1157Honra :
    ActivoActividad :

    Escarcha en el té Empty

    The sleeping sorceress
    Myshella
    The sleeping sorceress
    Link del mensaje
    Miér Dic 29, 2021 1:09 pm
    It's cold outside
    Capítulo 1
    Bosque nevado — Nochebuena — con la Reina de las Nieves
    Allá donde más hielo acumulaba la bruja blanca era entorno a su columna vertebral, estaba completamente seguro.

    Nadie, ningún ser, humano o mágico, sería capaz de mantener una postura tan rematadamente tiesa a no ser que un bloque la sostuviera. Estirada se le quedaba, más que corto, ridículamente insuficiente.

    Posiblemente era por eso, por su porte, por lo que nadie ponía en duda su palabra. Ni siquiera él. Y, a fin de cuentas...¿para qué iba a querer Ingrid mantenerle encerrado precisamente esa noche, a él? Seria mucho más lógico que usara su poder para quitar de en medio a cualquiera de las otras damas navideñas. Las endulzadas, las empalagosas.

    No...ella no había sido.

    Hibernàs bufó. Una, dos veces más. El aliento del hombre dibujó una nube de vapor entre ambos, cuando se acercó a Ingrid.

    Mirada hiriente, dientes contraídos aún.

    -¿Qué cojones quieres que haya estado haciendo, si no puedo salir del maldito valle en todo el año?

    Resopló, Roznó, mula terca.

    Bajó la mano a enganchar pulgares en su cinto, allá donde colgaba un hacha de tamaño reducido y runas grabadas.

    Dio un paso atrás, sin acabar de alejarse de la mujer.

    Lanzó una mirada de desprecio, primero a su montura, luego al entorno.

    -¿Y de qué te sirve un caballo que no sabe a donde va? ¿Tiene atrofiado el olfato, el instinto, ambas cosas? Ah, claro. Los tiene helados.

    Eso si, las crines le resplandecían. Muy propio de ella.

    Volvió a inspeccionar con la mirada entorno a ambos.

    -Entonces, ¿quién?-el porqué le importaba una mierda- ¿el barrigón enfundado en carmesí?- En rojo sangre, le iba a enfundar él, como le pillara. Verías tu si resbalaba mejor, chimenea abajo.

    -Tengo que salir de aquí- declamó, voz grave.

    Echó a andar en la dirección por la que había aparecido ella.

    Y, unos tres metros más allá, se topó de bruces con un halo de fuerza invisible que le repelió, alzándolo por los aires y llevándole a caer de bruces a los pies de ella.

    -¡Malditan sean todas las cosas!-bramó, enfurecido, mientras se ponía en pie.

    Respiración pesada, mentón bajo, ojos achicados, vista dispersa, volvió a intentarlo, cual bravo descerebrado. Y el resultado fue el mismo.

    Otra vez de bruces sobre la nieve.

    -¿No hielas tú tu camino, cada navidad? ¿No podrías intentarlo ahora?-casi exigió.






    Escarcha en el té ZPZjCpb Escarcha en el té GPoG3JQ
    Escarcha en el té ThNuMwgB_oEscarcha en el té GUhNJXu
    ϟ ϟ  ϟ  ϟ
    Myshella
    3859Mensajes :
    586Honra :
    ActivoActividad :

    Escarcha en el té Empty

    Dornish Sun
    Timelady
    Dornish Sun
    Link del mensaje
    Miér Dic 29, 2021 7:51 pm
    It's cold outside
    Capítulo 1
    Bosque nevado — Nochebuena — con Hibernàs
    Ambos se miraban entre la nieve, bajo la luz que salía de la cabaña. Ingrid no se dejaba espantar por aquella criatura de las tinieblas, ella era capaz de la misma crueldad si le apetecía y no iba a retroceder como una tímida hada de los dientes al verle acercarse, por muy amenazador que se creyera.
    Otra cosa es que le echara hacia atrás su aliento o lo desagradable de su vocabulario.
    Pero no se movió un ápice.
    Si quería una muestra de poder, se la daría.

    Lo que no le dio, dado que prefería mostrar indiferencia hacia ciertas preguntas inútiles, fue una respuesta a la primera de las preguntas que lanzó. A saber lo que había estado haciendo todo un año allá en el valle que lo guardaba, tampoco le importaba, como tampoco le afectaría lo que estuviera haciendo aquella noche, si no fuera porque se habían encontrado en una situación desagradable.

    - Mi caballo sabe perfectamente a dónde debe conducir el trineo, los dos sabemos que no estamos aquí por algo natural. -Incluso él en su simpleza debía saber que había magia de por medio. Aunque no veía en qué sentido el señor del Polo Norte iba a querer encerrar a ninguno de los dos. La nieve que ella creaba siempre había ayudado a crear esa esfera de espíritu navideño que tanto le gustaba, aunque a Ingrid casi le daban nauseas de pensarlo.

    De todos modos, antes de poder analizar la situación y tratar de lanzar una idea, Hibernàs decidió hacer uso de su tozudez para intentar salir de allí, chocando con un muro de fuerza que parecía rodearlos. Ingrid desvió sus ojos hacia su alrededor percibiendo que la fuerza que le repelía se dispersaba formando una especie de cúpula.
    Una vez más el rudo hombre lo intentó. Una vez más el mismo resultado.

    - Hazte a un lado. -Fue la respuesta a su exigencia. Haciendo un ademán para apartar la cola de su vestido se encaró contra el muro de fuerza y empezó a mecer suavemente sus manos. Nieve y frío glacial se dirigieron hacia la misma, siendo devueltos y pasando alrededor de Ingrid sin apenas rozarla, posiblemente chocando contra Hibernàs a quien no protegía su magia.

    Un poco más de fuerza aplicada, una y otra vez, levantando los brazos poco a poco para lanzar contra aquella cosa todo el poder de su magia, que nunca necesitaba emplear en todo su potencial. Lo único que consiguió fue que el muro se volviera visible al congelarse, pero no creía que se hubiera debilitado.

    - Esta magia... No es de uno solo de los guardianes. -Terminó afirmando sin miedo a equivocarse, ni Santa Claus, ni Frost, ni cualquiera de los otros, ninguno de ellos era tan poderoso como para contener su poder.- Van a tener que dar muchas explicaciones. -Hablaba más para sí que para el hombre que había a su espalda.

    Se acercó a su caballo y le soltó del trineo.- Busca el punto débil de esta barrera. -Ordenó, dejando después que volara libre por las inmediaciones de aquella cabaña.- Es una especie de cúpula, como una de esas estúpidas bolas de nieve. -Explicó al hombre.- ¿Hay algo en la cabaña? -Preguntó, porque si les habían atrapado ahí cuanto menos debían haber dejado pistas.





    Escarcha en el té EcykvJf
    Nothing is true, everything is permitted
    Timelady
    12329Mensajes :
    1157Honra :
    ActivoActividad :

    Escarcha en el té Empty

    The sleeping sorceress
    Myshella
    The sleeping sorceress
    Link del mensaje
    Vie Dic 31, 2021 6:12 pm
    It's cold outside
    Capítulo 1
    Bosque nevado — Nochebuena — con la Reina de las Nieves
    No es que quisiera ser particularmente borde. Pero las cejas se le alzaron solas.

    Porque ese hazte a un lado había resonado con tal soberbia, que el hombre del saco hubo de apretar caninos y contenerse, muy mucho, para dar ese paso al costado y dejar que lo intentara ella, en vez de morderle la yugular.

    Las cejas fueron destensando gesto, y la boca dibujando una mueca cínica, cuando la vio alargar las manos contra el muro invisible y controlar magia.

    Hasta que ésta rebotó, fue a dar contra su pecho y le envió un par de metros atrás.

    -¡Ya podrías tener un poco de cuidado, bruja!-la increpó, poniéndose en pie, rudo, y acercándose a ella en cuatro zanjadas que le dejaron, literalmente, pegado a su espalda.

    Entonces aguardó. Más atento y más silencioso. Sin muecas. Fijó interés y vista en la barrera que, lentamente, iba dibujándose ante ambos, a base de recibir impacto helado de la reina de las nieves.

    No es de uno solo de los guardianes, dijo ella.

    Hibernàs cruzó los brazos ante si, bufó y asintió, golpe seco de cabeza.

    La madre que los parió. Figuradamente hablando, claro. Nunca había tenido claro si alguno de ellos habría tenido infancia, o habría sido niño antaño. Suponía que sí. De ahí debía venirles el endulzamiento exagerado, en cuanto el termómetro bajaba un par de grados. Pero no podía confirmarlo. Aún así. La madre que les parió.

    Iba a soltar un par de tacos, en voz bien alta y clara. Pero la miró, de reojo, y por una vez decidió morderse la lengua. Toda una deferencia a la que parecía ser, desgraciadamente, su compañera de celda.

    -Ajá.

    Gruño un poco más, llevándose la mano a mesar la barba mal recortada.

    -¿Ha pasado algo este año?¿Algo especialmente jodido, que les haya llevado a creer que tenian derecho a quitarnos de en medio, a ti y a mi, en esta ocasión?

    Era una posibilidad. Algún desastre, de esos a los que los humanos eran tan propicios, que diera pie a los Guardianes a considerar que podían regalarles un mal menos. Protegerlos de ellos, saltándose leyes y acuerdos mágicos.

    -Digo, tú que si les ves, durante los otros trescientos sesenta y cuatro días...-

    Que a él, la causa en sí, le daba absolutamente igual. Era su noche y no había Dios capaz de robarle su derecho. Iba a salir de allí, como fuera. A la de ya.






    Escarcha en el té ZPZjCpb Escarcha en el té GPoG3JQ
    Escarcha en el té ThNuMwgB_oEscarcha en el té GUhNJXu
    ϟ ϟ  ϟ  ϟ
    Myshella
    3859Mensajes :
    586Honra :
    ActivoActividad :

    Escarcha en el té Empty

    Dornish Sun
    Timelady
    Dornish Sun
    Link del mensaje
    Jue Ene 20, 2022 1:58 pm
    It's cold outside
    Capítulo 1
    Bosque nevado — Nochebuena — con Hibernàs
    Aunque su expresión era imperturbable, Ingrid estaba contrariada. Incluso podría decirse que intrigada si se fijaba uno en sus irises. Mas en su corazón se estaba despertando una furia terrible.
    Su poder era superior al de la mayoría de ellos, la única razón por la que no lo utilizaba en su contra era porque ya era una reina y no tenía necesidad de interferir de más en las insulsas vidas humanas. Su vida, su función, eran más que suficientes para ella.
    Pero que alguien se atreviese a atentar contra ella de aquel modo. Que la encarcelaran así, con compañía o sin ella. Era algo que no iba a perdonar fácilmente.

    Se volvió hacia Hibernás, como si acabase de notar su presencia cuando habló de nuevo y frunció levemente el ceño al escuchar sus preguntas. Y la continuación, que ella les veía el resto del año.

    - Cada vez presto menos atención a la estupidez humana y la ñoñería de los guardianes. -Reconoció, sin ningún tipo de arrepentimiento.- Pero es cierto que durante las últimas temporadas de nieve, no había tantas víctimas del frío como en otras ocasiones. Es como si todos se refugiaran de algo. -Y no de ellos precisamente.

    La falta de respuestas la molestaba aún más. Sin contar con que era cierto que ella podría saber algo de eso, pero lo ignoraba. Y reconocer su ignorancia no era algo que le gustase demasiado.

    - Necesito un espejo. -Decidió. Pasando junto a él para entrar en la cabaña y buscar una superficie reflectante. Sobre la chimenea había uno, no dudó en apagar el fuego con un rápido movimiento para poder colocarse frente a la misma. Tocó la fría superficie del espejo intentando encontrar algo de magia.

    Porque no se puede crear un espejo mágico de la nada, pero sí se puede hacer a partir de uno invocado por otro ser mágico. Y dado que aquella cabaña no parecía en absoluto humana por las propiedades que le habían dado, cabía la posibilidad de obtener algunas respuestas creando una ventana al exterior.




    Escarcha en el té EcykvJf
    Nothing is true, everything is permitted
    Timelady
    12329Mensajes :
    1157Honra :
    ActivoActividad :

    Escarcha en el té Empty

    The sleeping sorceress
    Myshella
    The sleeping sorceress
    Link del mensaje
    Vie Ene 28, 2022 9:14 pm
    It's cold outside
    Capítulo 1
    Bosque nevado — Nochebuena — con la Reina de las Nieves
    Bufó.

    Bufó, porque había convertido ese expulsar el aire en gesto hostil y voz queda en todo un arte, a la hora de expresarse.

    Bufó, porque a pesar de lo que le molestaba esa afirmación, lo poco útil que les era en ese momento, no podía culparla por su hastío y falta de interés. A fin de cuentas, eran humanos. Repetían los mismo errores, los mismos comportamientos estúpidos, una y otra vez. Siglo tras siglo, milenio tras milenio.

    Bufó y la siguió, cabaña a través, hasta el espejo que decía necesitar.

    Atisbando desde su espalda, esos casi diez centímetros que alcanzaba a superarla, frunció el ceño y, por un breve rato, se contuvo, a la espera.

    Si acaso, gruñó un poco más, cual oso, al verla apagar el fuego.

    Porque una cosa es que él fuera el rey del invierno, y otra no gustara de una buena lumbre junto a la que sentarse a descansar, en el interior de un buen refugio.

    Tampoco tenía mayor importancia. No iba a quedarse allí tiempo suficiente como para precisar encenderlo de nuevo.

    Iba a mascullar algo ya, alguna queja, algúna sandez.

    Pero el espejo empezó a brillar; luz blanca y fría, que se extendía desde su centro hacia los márgenes y, en su avance, perfilaba sombras que iban materializándose.

    Entonces les vio.

    A los guardianes.

    Hablaban entre sí.

    Vio el reflejo cambiar, vio esas calles insualmente vacías, y algo similar a esos hospitales donde se agolpaban cuando un nuevo depredador, uno de esos microscópicos, les acechaba.

    Dibujó una mueca, ladeó el rostro.

    -Nada nuevo- sentenció- ¿no te recuerda a 1920?-por mencionar la última vez, claro.- les veo más quietecitos, en esta.

    Pero como la mirada de Ingrid se le antojó todo lo helada que pudiera uno suponer hacía honor a su corona, carraspeó y regresó la atención al espejo cambiante.

    Entonces, les vio, de nuevo.
    Manos alzadas, conjuraban el velo que acababa de encerrarles.

    -¡Malnacidos, alimañas tramposas, hijos de una cerda!-bramó, avanzando cual búfalo contra la chimenea, en un arrebato irracional que bien acabaría con el espejo hecho añicos en el suelo, de no ser por Ingrid.-¡Es MI noche, y voy a hacer caer la barrera, tanto si les gusta como si no!

    Zancadas en contra dirección, siseó el cuchillo de su cinto, ahora volteando en su mano, hasta alcanzar el límite en que topaba, cabezazo de por medio, con la muralla invisible.

    Llevó la mano delante. Palpó. Y, con la toudería del insensato, empezó a proferir cuchilladas ante sí, convencido de que incluso lo que no se ve puede rajarse de arriba abajo.






    Escarcha en el té ZPZjCpb Escarcha en el té GPoG3JQ
    Escarcha en el té ThNuMwgB_oEscarcha en el té GUhNJXu
    ϟ ϟ  ϟ  ϟ
    Myshella
    3859Mensajes :
    586Honra :
    ActivoActividad :

    Escarcha en el té Empty

    Dornish Sun
    Timelady
    Dornish Sun
    Link del mensaje
    Mar Mar 15, 2022 9:21 pm
    It's cold outside
    Capítulo 1
    Bosque nevado — Nochebuena — con Hibernàs
    Al no ser uno de sus espejos, aquel resultaba más complejo de manejar. Necesitaba especial concentración y poder para conseguir llegar a la imagen que deseaba.
    Debía despejar su mente para hallar a los guardianes, pero también se distrajo con la idea del cataclismo que estuviera afectando a los humanos hasta el punto de que esos torpes tuvieran que unir fuerzas para atraparles. Así que el espejo mostró a los humanos primero.

    Torció el gesto al verles con esas cosas en la boca, apenados y mirando el exterior como si hubiera algo bueno fuera.- Siempre les pasa algo, cada poco tiempo tienen una crisis... -Respondió a su apreciación sobre lo de 1920. Para ellos que eran inmortales, el tiempo era diferente, habían visto demasiado como para preocuparse por una enfermedad, por mucho que diezmara a las posibles víctimas de sus dones.- Es por esos espejos que ellos usan, hacen que estén conectados y se asusten unos a otros. -Añadió sobre lo quietos que estaban.

    Respiró hondo, tratando de recuperar el control de su propio pensamiento, para conseguir encontrar a los hacedores de aquella afrenta contra ellos. Y los encontró. Allí estaban los Guardianes, uniéndose para crear esa barrera a su alrededor. Eso no era bueno, demasiado poder unido...
    Pero aunque Ingrid trataba de pensar friamente (que en ella no era tan raro) y hallar todavía una razón para su comportamiento o una forma de deshacer aquello... Hibernás lo hizo desplegando su lengua con todo su ácido y desagradable violencia. Provocando que la Reina de las Nieves perdiera su concentración y, por tanto, que la imagen se apagara.

    Ingrid aún hubo de recuperarse unos instantes antes de salir contra aquel patán bruto que se afanaba en romper aquella barrera a cabezazos, como si no fuera capaz de comprender que no iban a conseguir nada de ese modo.
    El uso de la magia con aquel espejo la había debilitado, así que no quiso dar demasiado pasos y se quedó en el porche de aquella cabaña, observándole desde allí cruzada de brazos.

    - ¿Sabes que no vas a lograr nada, verdad? -Inquirió al rato, aburrida de verle hacer el idiota.- Seguro que se están divirtiendo mucho viendo el efecto que han conseguido sobre ti. -Añadió, sabiendo que aquello al menos le detendría. Porque no podía estar segura de que les estuvieran observando.





    Escarcha en el té EcykvJf
    Nothing is true, everything is permitted
    Timelady
    12329Mensajes :
    1157Honra :
    ActivoActividad :

    Escarcha en el té Empty

    The sleeping sorceress
    Myshella
    The sleeping sorceress
    Link del mensaje
    Dom Abr 03, 2022 1:12 pm
    It's cold outside
    Capítulo 1
    Bosque nevado — Nochebuena — con la Reina de las Nieves
    ¿Sabes que no vas a lograr nada, verdad?
    No prestó la más mínima atención a la advertencia de Ingrid. Pocas cosas había, en este mundo, que no pudieran partirse en dos si se imprimía la fuerza precisa.
    Y sin embargo, sus ataques a cuchillo daban a la nada, o a un repelir parecido a una ráfaga de viento que le escupiera..

    Seguro que se están divirtiendo mucho viendo el efecto que han conseguido sobre ti.

    Esto...esto ya tuvo más efecto sobre él.

    Bajó el cuchillo al lado, y miró en una y otra dirección, antes de centrar la vista en la Reina de las Nieves y avanzar un trecho en su dirección.

    Se detuvo, ese par de metros más allá de la casa.

    -¿Crees que nos espían, además?-le preguntó, la voz ronca- vaya atajo de idiotas- masculló- y aún se creerán con derecho a hablar de...-la señaló a ella, a desgana, y a si mismo-nosotros.

    Santurrones, cargados de mil rarezas mal llevadas y acallados impulsos bastante más retorcidos que los de ellos dos juntos, estaba seguro. No hay mayor mal que el que palpita bajo una máscara de bondada.

    -Pero en algún punto esa barrera debe tener la desfensa baja; un recoveco de fragilidad, algo.

    Dio un par de vueltas, inquieto, a zancadas grandes, de un lado a otro.

    Luego se detuvo, de repente. Se recolocó la capa de pieles. Y torció el gesto en una media sonrisa amarga.

    -Y ya se quien lo encontrará para nosotros.

    Se llevó las manos a la cara, para amplificar la voz, y emitió un aullido tan profundo, tan salvaje, que cualquiera hubiera asegurado que, en efecto, se trataba de un lobo.

    Volvió al punto en que había estado lanzando cuchilladas contra su prisión invisible.

    Lentamente, unas motas rojas fueron apareciendo. Pares de ojos encendidos, tras los que seguían agudos hocicos, orejas alzadas y pelajes oscuros. Una manada de lobos.

    -Ingrid-la llamó, prescindiendo de formalidades que, por otro lado, hubieran precisado de unos modales de los que él carecía- si tú les sigues en una dirección y yo en la contraria, ellos irán buscando por donde entrar. Y, ya de paso, veremos la magnitud del círculo.

    Antes de echar a andar él, aún se volvió una vez más.
    Erguido y serio, esperaba su veredicto. Pero como la paciencia no era uno de sus dones, precisamente, se adelantó a reclamarlo.

    -¿Esto te parece más útil?

    Tampoco sabía porqué le había preguntado, siquiera. Como si la opinión de ella le importara.





    Escarcha en el té ZPZjCpb Escarcha en el té GPoG3JQ
    Escarcha en el té ThNuMwgB_oEscarcha en el té GUhNJXu
    ϟ ϟ  ϟ  ϟ
    Myshella
    3859Mensajes :
    586Honra :
    ActivoActividad :

    Escarcha en el té Empty

    Dornish Sun
    Timelady
    Dornish Sun
    Link del mensaje
    Vie Jun 24, 2022 6:27 pm
    It's cold outside
    Capítulo 1
    Bosque nevado — Nochebuena — con Hibernàs
    Una sonrisa helada se formó en sus labios cuando sus palabras hicieron que se detuviera. Si ya sabía ella que el orgullo sería su punto débil. Como el de cualquiera, en realidad, tampoco ella iba a negarlo.

    La borró, no obstante conforme de acercaba. Para no herir su sensibilidad.
    Aunque la pregunta se la devolvió.- Es lo que yo haría. -Claro que ella tenía sus espejos, siempre los había utilizado para espiar el mundo. Para adelantarse a los demás. Y si hubiera encerrado a alguien en una esfera de hielo, desde luego que se detendría a observar cómo terminaba enloqueciendo.
    Pero dudaba que ese fuera el objetivo de los Guardianes, seguramente solo querían sabotearles en una noche importante. Lo que para el pobre Hibernàs era completamente castrante.

    Le dejó hablar, sin embargo. También ella había llegado a la conclusión de que había un punto débil. Tenía que haberlo, como en todo. Pero su caballo aún no regresaba, así que la cúpula debía ser demasiado grande.
    Enarcó una ceja cuando dijo que alguien o algo lo encontraría por ellos.
    Observó con atención su forma de proceder y aquel aullido propio de un lobo. Pero en él era capaz de percibir un enorme poder, no cabía duda. Le pareció, cuanto menos interesante. Y se preguntaba de qué serviría.
    Sobre todo cuando le vio regresar a la barrera que los retenía.

    Distinguió los puntos rojos, fue la razón por la que se acercó sin replicar cuando la llamó con tan poca educación.
    Despertaba su curiosidad aquello que había hecho y se sorprendió pensando que ese poder era inmenso, dado que había logrado atravesar aquella jaula cerrada y llegar a las bestias.

    El plan tampoco era tan estúpido como lo anteriores.
    Seguía observando a los lobos cuando él ya había dado unos pasos para alejarse. Le miró cuando se detuvo y preguntó su opinión. Aquello era una novedad.- Más que los anteriores, sí. -Respondió, no pudiendo decir que era bastante bueno.- Te veré al otro lado. -Mencionó, antes de comenzar a caminar, los lobos al otro lado del cristal lo hacían también, parecían olfatear e intentar algunos cavar bajo la nieve para seguir encontrando aquella barrera más profunda.

    En algún momento decidió que no tenía necesidad de hacer esfuerzo alguno, así que creó un par de hojas de hielo en la suela de sus botas y congeló el suelo a su paso para deslizarse tranquilamente por la linde de la prisión.





    Escarcha en el té EcykvJf
    Nothing is true, everything is permitted
    Timelady
    12329Mensajes :
    1157Honra :
    ActivoActividad :

    Escarcha en el té Empty

    The sleeping sorceress
    Myshella
    The sleeping sorceress
    Link del mensaje
    Dom Jul 03, 2022 12:33 pm
    It's cold outside
    Capítulo 1
    Bosque nevado — Nochebuena — con la Reina de las Nieves
    Más que los anteriores, sí.

    Se encontró, pecho hechído, sonriendo como un imbécil repentinamente orgulloso de sí mismo.
    Para, al acto, borrar de un plumazo la sonrisa autosuficiente, gruñir más para sí que para que le oyera ella, y volver a arrugar el entrecejo.

    ¿A qué había venido esa reacción estúpida? Ni que de verdad importara, la opinión de la reina helada.

    Extendió la mano hacia el punto en donde se alzaba la barrera invisible y, seguido por los lobos al lado contrario, fueron avanzando animales y él.

    Los lobos se habían ido repartiendo aquí y allá. Los unos, en la dirección hacia la que se deslizaba sobre ese camino de hielo Ingrid. El alfa, sin embargo- rubíes de brillo espectral en las pupilas lobunas- siguiéndole a él.

    Calculó que repasaban, en círculo perfecto, más o menos un acre de tierra. Dentro, la casa, árboles, bajobosque y nieve cuajada.

    Fuera, más y más bosque.

    Se volvió al lobo, pendiente del animal y del modo en que alzaba la cabeza, olfateando.

    Percibía el olor a musgo, a piñas caídas, a agujas de abeto y a abedul.

    Y fue a toparse de espaldas con la que era ya oficialmente su compañera de prisión.

    -Disculpa- masculló. Y eso había sido, sin duda, todo un detalle considerado por su parte, el hecho de disculparse en vez de gruñirle.

    Carraspeó.

    -Cerrado, por completo. Un acre-

    Alzó la mirada arriba. A las copas de los árboles.

    -Ahora...-señaló con el mentón al cielo.

    Esa vez, imitó el graznido de las aves oscuras. Y, al poco, le cielo se llenó de cuervos.

    Blandían las alas, enérgicamente; trazaban círculos. Pero ninguno conseguía descender.

    -Hay que reconocer que se han tomado la tarea de encerrarnos en serio- bufó

    Y se volvió a mirarla.

    -¿Alguna idea? Porque hasta yo empiezo a tener los pies helados.

    A su espalda, la chimenea seguía humeando. Lo mismo podría parar a servirse una jarra de ron caliente.
    Si habían, al menos, tenido el detalle de dejarles algo decente con que remojar el gaznate.





    Escarcha en el té ZPZjCpb Escarcha en el té GPoG3JQ
    Escarcha en el té ThNuMwgB_oEscarcha en el té GUhNJXu
    ϟ ϟ  ϟ  ϟ
    Myshella
    3859Mensajes :
    586Honra :
    ActivoActividad :

    Escarcha en el té Empty

    Dornish Sun
    Timelady
    Dornish Sun
    Link del mensaje
    Mar Ago 16, 2022 12:45 pm
    Maybe not nice but warm
    Capítulo 2
    Cabaña — Nochebuena — con Hibernàs
    Hibernás era capaz también de guiar a los cuervos.
    Se preguntaba si quizá debería prestar más atención en el futuro, pero el resto de las criaturas le parecían tan insignificantes que jamás se había parado a pensar en cuál sería su potencial. Pero tenía sentido que alguien como él pudiera dominar a las criaturas del bosque nocturno.

    Ante su comentario sobre el frío, solo señaló en silencio la cabaña y se encaminó hacia allí.
    Tomó asiento en un sillón alejado del fuego y dejó que él inspeccionara el lugar.

    - Solté a mi caballo para que revisara la cúpula, pero su ausencia demuestra lo que ya sabemos. No hay salida ni punto débil. -Mencionó con tono fastidiado.

    Volvió a repasar con la vista los objetos que les rodeaban, haciendo una mueca después.- Y han sido tan inteligentes como para no dejar ningún espejo real aquí. -Demasiado listos para la capacidad que ella les suponía. No era un descubrimiento agradable.
    Ante la mirada del hombre, añadió.- Con un espejo real podríamos viajar, si alguien del otro lado nos invita. -Y no era tan difícil embaucar a algún crío curioso que deseara un pequeño favor de la reina de las nieves.



    [/quote]


    Escarcha en el té EcykvJf
    Nothing is true, everything is permitted
    Timelady
    12329Mensajes :
    1157Honra :
    ActivoActividad :

    Escarcha en el té Empty

    The sleeping sorceress
    Myshella
    The sleeping sorceress
    Link del mensaje
    Jue Sep 08, 2022 6:04 pm
    Maybe not nice but warm
    Capítulo 2
    Cabaña — Nochebuena — con Hibernàs
    Había seguido a Ingrid al interior de la cabaña de inmediato. Porque sí, incluso él, espíritu del invierno, sentía frío.

    La cuestión era sencilla; disponía de una noche al año para recorrer el mundo humano.

    Y, entre adrenalina a flor de piel, sed de sangre y ganas de abarcar cuantas más millas mejor, no le daba tiempo a detenerse a sopesar el helor del viento entorno a sí.

    No permanecía quieto el tiempo suficiente como para tomar consciencia de ello.

    Hasta eso tenía que ser distinto en el año presente, ¡malditos fueran todos!

    El interior de la cabaña era, desde luego, demasiado acogedor como para que a uno le pasara desapercibido.
    Craso error el de esos rufianes, pensó el hombre del saco, si creían que por cuatro fruslerías acolchadas iba a perdonarles.

    La Dama de las Nieves se sentó lejos de la chimenea, pero él se acercó y se aseguró de añadir una rama para que prendiera bien.

    A continuación, se deshizo del grueso abrigo de pieles, lo dejó en el perchero junto a la puerta-cerrada- y lanzó una mirada entorno.

    Localizó, en la repisa, vasos, una tetera...un botecito con hierbas...otro con pinta de contener alcohol.

    Abrió el tapón, mientras la escuchaba.

    -No te ofendas-le dijo-pero hasta un niño habría caído en el detalle de que a ti no se te pueden dejar espejos cerca- a ver, no le hacía gracia alguna ser el prisionero. Pero habría que resultar muy tonto, mucho, para equivocarse en eso.

    Sonrió de medio lado. Era ron.

    Recogió dos vasos, los sirvió hasta la mitad.

    Se acercó a Ingrid y le tendió uno.

    Luego él y el segundo vaso se acomodaron en la butaca más próxima al hogar.

    Bufó.

    Y de su bufido escapó un halo blanco, contraste de su aliento con el ambiente entre las paredes de madera.

    Arrugó la nariz.

    -¿Y agua? Si tú la congelas, no se, el agua de un cuenco, por ejemplo. Te reflejarás en ella, ¿No? ¿Llegarías a algún lado, con ese reflejo?





    Escarcha en el té ZPZjCpb Escarcha en el té GPoG3JQ
    Escarcha en el té ThNuMwgB_oEscarcha en el té GUhNJXu
    ϟ ϟ  ϟ  ϟ
    Myshella
    3859Mensajes :
    586Honra :
    ActivoActividad :

    Escarcha en el té Empty

    Dornish Sun
    Timelady
    Dornish Sun
    Link del mensaje
    Vie Nov 18, 2022 8:39 pm
    Maybe not nice but warm
    Capítulo 2
    Cabaña — Nochebuena — con Hibernàs
    No hizo demasiado caso al hombre mientras se entretenía recorriendo al cabaña, suponía que estaba curioseando todo aquello que tenían alrededor. Tanta cursilería la molestaba. Ella era de gustos más sobrios y refinados, blancos y azules, hielo y cristal... espejos.

    Le miró con gesto neutral cuando dijo que no se ofendiera. Esas palabras solían anticipar una ofensa.- Sinceramente, lo de hoy ha sido la primera muestra de inteligencia que les he visto tener. -Comentó con cierto desdén. Lo que no tenía nada claro era por qué habían decidido romper todos sus planes aquella noche. Por qué encerrarla a ella con él.

    Aceptó el vaso de ron y no tardó en hacer aparecer un par de cubos de hielo en su interior, con las proporciones perfectas que solo ella podía conseguir. Le habría preguntado si quería, pero era evidente que estaba buscando el calor de la chimenea.

    Levantó la vista del vaso cuando volvió a hablar y tuvo que contenerse mucho para no rodar los ojos ante su idea.- No. -Respondió con simpleza.- Solo los espejos crean un reflejo perfecto y permiten cruzar el mundo de los espejos hasta llegar a otro lugar. Las superficies heladas, bruñidas o incluso los reflejos en los cristales de una ventana permiten una magia limitada. A veces es incluso complicado ver a través de ellos. -Requerían de esfuerzo y concentración, por si había olvidado el truco que le había enseñado antes con la bandeja que aún estaba sobre la chimenea.- Por muy grandes que sean mis poderes, todo tiene sus límites, y esos inútiles los conocen. -Bebió de la copa con fastidio.




    Escarcha en el té EcykvJf
    Nothing is true, everything is permitted
    Timelady
    12329Mensajes :
    1157Honra :
    ActivoActividad :

    Escarcha en el té Empty

    The sleeping sorceress
    Myshella
    The sleeping sorceress
    Link del mensaje
    Dom Dic 04, 2022 8:56 pm
    Maybe not nice but warm
    Capítulo 2
    Cabaña — Nochebuena — con Ingrid

    Habría gruñido antes.
    Pero es que la aparición de los dos cubitos de hielo en el vaso de ron de la señora captó de forma tonta, a la par que completa, la atención del ogro navideño.

    ¿Con hielo, el ron? ¿Porqué? Eso lo diluía. Y, además...¿la gracia del ron no residía en el hecho de poder servirse caliente, en aquellas fechas tan suyas?

    Aquella mujer y él no se parecían en nada, decidió, a voz de pronto.

    Y al instante, al alzar la mirada, cambió de opinión.

    Puede que en algo sí.

    O no estarían los dos allí.
    O no les habrían encerrado juntos.
    ¿Les consideraban igual de peligrosos?

    Bueno, eso debiera ser en parte un cumplido. El hecho de seguir resultando un peligro. El hecho de que la legendaria Dama de las Nieves fuera puesta al mismo nivel de catástrofe en ciernes que él.

    Porque, a decir verdad, Hivernàs sabía...no lo reconocería nunca en voz alta, pero sabía...que algunos de aquellos microbios llamados niños no reconocían su nombre debidamente. Y no temblaban. Algunos de los desagradables humanos que habían sentido la imperiosa necesidad de reproducirse y soltar sobre la faz de la tierra más mini sacos de carne rosada tenían, encima, la desfachatez de intentar ocultar su existencia a esas criaturas suyas.

    Como si por callar su nombre, y posiblemente el de Ingrid, ellos, los villanos de la navidad, dejaran de existir.

    Pero el suyo más.Mucho más que el de Ingrid. A saber porqué.

    -¿Eh?-preguntó, entonces sí, procediendo a bufar repetidamente.

    Arrugó el entrecejo y acercó el vaso al fuego, aguardando a que la bebida se calentara antes de dar un buen trago.

    -No hace falta que la visión sea clara. Ni siquiera que puedas usarla como puente. Con que les veas me conformo- le dijo.

    Y al momento rectificó.

    -Con que les oigas. ¿Oyes, a través de esos reflejos? Quiero saber qué diablos pasa este año en particular. Porqué han roto el pacto.

    Ni que, de haber un motivo concreto, fuera a perdonarles...

    Pero oye, uno tenía curiosidad.

    -¿Tú no tienes siervos?-soltó, a continuación.

    Porque él era un lobo solitario. Pero la reina de las Nieves...¿no había duendes oscuros, o algo así, a su servicio? Esa mujer debía tener esclavos, seguro.







    Escarcha en el té ZPZjCpb Escarcha en el té GPoG3JQ
    Escarcha en el té ThNuMwgB_oEscarcha en el té GUhNJXu
    ϟ ϟ  ϟ  ϟ
    Myshella
    3859Mensajes :
    586Honra :
    ActivoActividad :

    Escarcha en el té Empty

    Dornish Sun
    Timelady
    Dornish Sun
    Link del mensaje
    Jue Dic 08, 2022 1:49 pm
    Maybe not nice but warm
    Capítulo 2
    Cabaña — Nochebuena — con Hibernàs
    Dedicó una mirada algo desdeñosa al hombre, por su necesidad de estar tan pegado al fuego. Incluso calentaba su bebida.
    Nunca se había molestado en tratar de comprender esa necesidad de calidez, desde su corazón helado era imposible encontrar ningún confort en una cosa tan volatil e imperfecta como el fuego.

    - ¿Solo verles y oírles? -Inquirió, cuando él decidió hacer una petición más razonable, dentro de las limitadas posibilidades que les ofrecía aquella cabaña.- Eso es mucho más sencillo. -Aceptó, buscando de nuevo el objeto que había utilizado con anterioridad, aunque se encontraba sobre la chimenea, cosa incómoda para ella.- Traeme esa bandeja, ¿quieres? -Le pidió, a pesar de que no soportaba pedir ayuda.- Y dejala sobre la mesa. -Tendría que esperar que se enfriase antes de intentar siquiera tocarla.

    Y quizá aquello fue lo que sugestionó la pregunta, que la hizo alzar una ceja.- ¿Te parezco alguien que necesite ayuda? -Inquirió en tono altivo, como de costumbre.- No preciso de sirvientes. -Respondió, decidiendo optar por un tono menos ufano, después de todo a él le acababa de pedir algo por no poder hacerlo ella misma. Si bien, en su reino o si pudiese apagar ese condenado fuego, no habría sido necesario.- Pero tengo dos trolles de hielo que protegen la entrada a mis dominios y podría crear más si alguien se atreviese a desafiarme. -Se acomodó un poco más en el asiento, removiendo con cuidado la bebida antes de dar otro sorbo.- Aunque resulta entretenido, en ocasiones, atraer a algún humano o criatura a mi reino y arrebatarle toda voluntad.




    Escarcha en el té EcykvJf
    Nothing is true, everything is permitted
    Timelady
    12329Mensajes :
    1157Honra :
    ActivoActividad :

    Escarcha en el té Empty

    The sleeping sorceress
    Myshella
    The sleeping sorceress
    Link del mensaje
    Vie Dic 30, 2022 8:27 pm
    Maybe not nice but warm
    Capítulo 2
    Cabaña — Nochebuena — con Ingrid

    Ufano, se hinchó como un pavo real, recolocándose en la butaca que ocupaba junto al fuego tan pronto como Ingrid dijo que sólo ver u oír era posible. Como si, de hecho, en lugar de poseer el poder ella, el mérito de ese primer pequeño logro hubiera de ser por obra y arte de si mismo.
    O como si el hecho de sugerirlo tuviera más mérito que el de ejecutarlo. Sí, seguramente se regodeó un poco, orgulloso, justo porque acababa de sugerirlo él. Él.

    Y la lista era ella, ¿verdad?
    Pues mira tú por donde...


    -¿Que te acerque qué?-preguntó, porque no había estado atento, atrapado en su pequeño pavoneo. -Ah...claro, voy.

    Se levantó, pesado y lento, al procesar simplemente el hecho de que necesitaba la bandeja.

    La recogió y se acercó hasta ella, alargándosela primero. En ese instante, en el momento en que tendía la bandeja al frente, la mirada de Hivernàs se quedó atrapada en la de la Dama de las Nieves.

    Por un instante breve, expresión embobada y el mundo pintado de azul helado, cristalino, manchado de gris escarcha.

    Sacudió la cabeza, extrañándose de si mismo, y volvió esa vista suya a la bandeja de marras, que seguía suspendida entre el uno y la otra.

    -Oh- medio gruñó entonces, esforzándose de más en que la voz sonara grave. A saber porqué. Quizá porque aún se sentía ligeramente molesto consigo mismo, aun cuando no supiera bien el porque.

    ¿Para qué se había quedado quieto, embobado, cual idiota?

    Esos segundos de más fueron los precisos para que se diera cuenta de que ella no quería tocar el objeto, hasta que enfriara.

    Carraspeó, y la soltó sobre la mesilla cercana.

    Se rascó la cabeza.

    Volvió sobre sus pasos, agarró la butaca y la acercó un poco, al otro lado de la mesa.

    -Bien- dijo-esperamos.

    ¿Y mientras esperaban, qué?

    En otro momento no hubiera abierto boca.

    En ese momento supuso que debía hablar. O algo así.

    -Trolls- repitió.

    Volvió a rascarse la cabeza.

    -¿Muy grandes?-asintió, golpe de cabeza él solo, y se mesó la barba.- deben asustar bastante a esos humanos.

    Alzó una ceja.

    Un momento...

    -¿Porqué llegan humanos a las puertas de tu reino, y yo no veo una sola alma en todo el año?

    Que a ver...uno es lo que es, y además está orgulloso de serlo.

    Pero desde luego si alguno de aquellos guardianes memos había albergado esperanza alguna de cambiarle, a saber en qué momento...había olvidado un detallito nada despreciable:

    ¿Cómo narices va a ser empático o sociable alguien que no ve absolutamente a nadie a lo largo y ancho del año, más allá de aquella dichosa noche?







    Escarcha en el té ZPZjCpb Escarcha en el té GPoG3JQ
    Escarcha en el té ThNuMwgB_oEscarcha en el té GUhNJXu
    ϟ ϟ  ϟ  ϟ
    Myshella
    3859Mensajes :
    586Honra :
    ActivoActividad :

    Escarcha en el té Empty

    Dornish Sun
    Timelady
    Dornish Sun
    Link del mensaje
    Sáb Dic 31, 2022 3:22 pm
    Maybe not nice but warm
    Capítulo 2
    Cabaña — Nochebuena — con Hibernàs
    Esperaba algún comentario sobre cómo había hecho que él le sirviera, para ser alguien que se consideraba tan capaz de hacer lo que le viniera en gana. Pero no recibió tal cosa.

    Sus ojos atraparon la mirada ajena cuando le acercó la bandeja. Le había mirado para recordarle que la dejara en la mesa, pero se había quedado sin habla. En todo aquel momento no se había fijado en los ojos fríos del hombre, le recordaban al reflejo que le mostraban sus espejos. Ojos que no tenían igual en frialdad o crueldad, ojos que jamás mostrarían emociones... Y había encontrado a alguien que portaba la misma mirada y poder.

    - Gracias. -Pronunció cuando por fin soltó la bandeja, mirando el metal y notando la calidez que todavía desprendía. No podía enfriarlo inmediatamente con sus poderes o se volvería demasiado frágil.

    Le vio acercar la butaca al otro lado y dejó que el silencio se consumiera, alzando una ceja al escuchar su apreciación sobre los trolls que había mencionado.- Gigantes de hielo. Se confunden con el paisaje nevado hasta que deciden moverse y aterrar a los invitados indeseados. -Aseguró, dando por hecho que sí, los humanos salían corriendo como si les dependiera la vida de ello.

    - Tampoco creas que aparecen todos los días... no es un viaje fácil para ellos. -Mencionó, de algún modo intentando consolarle ante lo que parecía guardar su pregunta.- Quizá aparezca uno o dos cada cinco o diez años. No es mucho. Además, son una molestia. -Desde luego.- Solo me siento magnánima con los que aparecen porque se han perdido en las montañas... les acojo unos días y decido si convertirlos en mis siervos durante lo poco que dura su corta existencia o si los devuelvo a su hogar... Rara vez es lo segundo. -Admitió, sin ningún tipo de remordimiento. Usaba sus espejos para observar y medir si acaso merecían su ayuda y compasión. No tenía demasiado, así que la balanza casi nunca se inclinaba a favor de la humanidad.

    Pasó la mano sobre el espejo, a distancia, aplicando algo de frío para agilizar el proceso, pero con suavidad. Sus poderes podrían ser terribles, pero también delicados.

    - Sabes que nunca he entendido por qué estás atado a esa cabaña tuya durante todo el año... no es como si los humanos no merecieran perderse más veces.




    Escarcha en el té EcykvJf
    Nothing is true, everything is permitted
    Timelady
    12329Mensajes :
    1157Honra :
    ActivoActividad :

    Escarcha en el té Empty

    The sleeping sorceress
    Myshella
    The sleeping sorceress
    Link del mensaje
    Mar Abr 11, 2023 6:57 pm
    Maybe not nice but warm
    Capítulo 2
    Cabaña — Nochebuena — con Ingrid

    Gente, reflejada en sus espejos. Incautos acercándose a las puertas de su palacio helado. Siervos, escogidos a capricho de la mujer que tenía delante, en función de a saber qué valor que decidía ella otorgarles a esos desdichados.

    Hivernàs contuvo el impulso de bufar de nuevo, y se limitó a mesarse la barba hoscamente afeitada.

    -Cada cinco años- repitió, y en el gesto inclinó algo la cabeza, hacia delante- si tan difícil es llegar, quienes lo consiguen deben merecer esa valoración tuya. Imagino que debe haber un reguero de huesos esparcidos a lo largo y ancho de ese sendero que lleva hasta tu casa.

    Por otro lado, ¿se perdían?¿O es que iban a buscarla? ¿Qué incauto, y porqué, iría en busca de la Reina de las Nieves?

    Apoyó muñecas y manos en los antebrazos de su butaca, cruzó las piernas y se asentó bien, acomodándose. Sentía curiosidad.

    Que ya era algo, para variar...porque la rutina en que se veía sumido le había privado incluso de eso; la curiosidad.

    Para que luego dijeran que el malévolo era él.

    Sin embargo, la contuvo por un momento, puesto que se sentía en la necesidad de explicarse él primero.

    -Exactamente- corroboró, satisfecho- yo no pierdo a nadie. No provoco que se pierdan. Y no me llevo a nadie que no ande solo, solo en esa noche suya, esa en la que tanta importancia dan ellos a la compañia de los demás. Si están solos, fuera de sus casas, ajenos a todas sus...costumbres- zarandeó una mano, dejando claro que no entendía qué supuesto misticismo le veían al solsticio de invierno adornado con otros nombres más pintorescos- da por sentado que son escoria. Sobrantes. Así que, simplemente, limpio. Deberían estarme agradecidos.

    Recuperó entonces la pregunta que iba a hacerle. Ese picazón de curiosidad.

    -¿Los que se acercan a tu palacio, van en tu busca? ¿Quieren encontrarte?¿Porqué?

    Poder, sin duda. Eso sería. Nada bueno, ni desinteresado. Los humanos no son ni una cosa ni la otra.

    Entonces alzó las cejas, y profirió una conjetura en voz alta.

    -También podrían los guardianes habernos enviado al mismo sitio- Se corrigió, o más bien quiso esclarecer su comentario, apuntándolo correcatamente, al instante. Entre otras cosas porque, de no ser él, de no ser tal cosa posible, hubiera asegurado que notaba las mejillas algo calientes y la voz ligeramente apresurada- me refiero a que total, puestos a morir gente en el viaje a tu reino, podría yo pasar por ahí mi guadaña y arreglábamos dos asuntos de una.

    Entonces sí carraspeó.

    -Y hacer una reunión de recuento, de vez en cuando- dirigió un ademán seco que, aunque no lo pareciera, pretendía ser cortés, hacia la mujer- no es del todo desagradable tomar un buen vaso de ron en tu compañía.





    Escarcha en el té ZPZjCpb Escarcha en el té GPoG3JQ
    Escarcha en el té ThNuMwgB_oEscarcha en el té GUhNJXu
    ϟ ϟ  ϟ  ϟ
    Myshella
    3859Mensajes :
    586Honra :
    ActivoActividad :

    Escarcha en el té Empty

    Dornish Sun
    Timelady
    Dornish Sun
    Link del mensaje
    Dom Mayo 28, 2023 8:01 pm
    Maybe not nice but warm
    Capítulo 2
    Cabaña — Nochebuena — con Hibernàs
    Hizo una leve mueca cuando él la hizo pensar en los huesos que debería haber bajo las capas y capas de hielo y nieve que cubrían los montes que rodeaban su castillo. Nunca se había parado a pensar en esa insignificancia.

    Asintió a su explicación. Le parecía de lo más válido y no entendía el mal trato que sufría. Podía decirse que había cierta lástima naciendo hacia él.- Imagino que les preocupa que si estuvieras fuera todo el año, tu trabajo no se limitara a una noche. -Era mucho más fácil presuponer que estaría dispuesto a hacerlo más días y que no seguiría las mismas normas que el resto de los seres legendarios.

    Sus ojos se alzaron, intrigados, por su pregunta.- Hace mucho tiempo, unos cuantos siglos en realidad, que nadie busca mi reino con un motivo. -Expresó, después de todo el respeto hacia las leyendas y la magia se había perdido en los últimos tiempos. La industria había traído ese problema consigo.- Por lo general era por mi poder con los espejos. Tengo una gran colección y cada uno posee sus propias virtudes. -Expuso, no sin que hubiera orgullo tiñendo su voz.- Todos deseaban hacer alguna clase de egoísta petición. Lo normal en los humanos. -Hizo un gesto con la mano, no tenía que explicárselo, estaba segura.- Solo una vez acudió a mi una muchacha con una petición digna. -Una que había amenazado con aportar calidez a su corazón.- Pero en los últimos tiempos, todo son pobres almas estúpidas que se pierden en la inmensidad de la nieve. -Añadió, para tratar de impedir detenerse en aquel recuerdo.

    Comprobó una última vez el espejo, descubriendo que ya estaba a una temperatura apropiada, aunque aplicaba algo más de frío cuando sus palabras la hicieron alzar las cejas y la mirada de nuevo.

    - No parece una mala idea. No niego que sería más cómodo para mí. -Aceptó.- Y tampoco sería desagradable recibirte. -Aunque no había coincidido con él por voluntad propia, podía aceptar que habría sido mucho peor si la hubieran encerrado con el descerebrado de Pascua o el santurrón navideño.- Puedes proponerselo a esos estúpidos cuando ajustemos cuentas por hacer esto. -Propuso, no sin cierta acritud.
    Pero alzó el dedo poco después.- Aunque te corrijo en algo. A mí, ese grupito no me ha enviado a ningún lugar. Vivo en mi reino... ellos no tienen tanto poder como para obligarme a estar en ningún sitio. -Era una aclaración que le parecía necesaria. No consentía que nadie la creyera influenciada por esos.

    Empezó a aplicar su magia, delicadamente, sobre la superficie brillante. Hasta que quedó congelada. Hasta que el hielo fue tan perfecto que era capaz de reflejar.- Está preparado. -Anunció, al tiempo que la imagen se cubría de un humo oscuro y al difuminarse mostró una habitación muy diferente a aquella cabaña.




    Escarcha en el té EcykvJf
    Nothing is true, everything is permitted
    Timelady
    12329Mensajes :
    1157Honra :
    ActivoActividad :

    Escarcha en el té Empty

    The sleeping sorceress
    Myshella
    The sleeping sorceress
    Link del mensaje
    Lun Jul 17, 2023 4:09 pm
    Maybe not nice but warm
    Capítulo 2
    Cabaña — Nochebuena — con Ingrid

    Se regodeó un poco, recolocándose bien en el asiento que ocupaba; espalda más recta, brazos mejor afianzados, mentón más alto y mano mesando y recolocando la barba mal cortada.
    Porque Ingrid corroboraba esto que acababa de decir él; que hubiera sido mucho mejor idea dejarles en el mismo reino.
    Y, ya de paso, porque si ese tampoco sería desagradable recibirte podía interpretarse de modo similar a su no es del todo desagradable tomar un buen vaso de ron en tu compañía, podía darse por satisfecho.
    Bastante.

    -Lo haré-aseguró, vehemente- si es que...-iba a decir si es que dejo alguno vivo, pero se mordió los labios y corrigió sobre la marcha- nos da tiempo a dar con esos estúpidos, esta noche.

    Desde luego que, posiblemente, su encierro se debiera a que temían que trabajara más noches al año. A esa conclusión ya había llegado él solo. Y huelga decir que, en honor a la verdad, no podría el comprometerse a mantenerse inactivo el resto del tiempo.

    Eso no era una excusa, en lo que a los Guardianes se refiere. En realidad, más tiempo para sacar su guadaña se traduciría en más orden. Los humanos eran como una plaga. Y, la mayoría, absolutamente nocivos. Pero en fin.

    A lo que sí hubiera querido contestar fue a eso de que a ella no la tenían encerrada.
    Carraspeó, parpadeó un par de veces, y alzó el dedo índice de la mano izquierda al aire, dispuesto a corregirla. ¡A ella no la habían encerrado en un lugar escogido por los Guardianes porque ya estaba, por su propia voluntad relegada cual una de esas señoras con ropajes anticuados y cabezas cubiertas, esas a las que llamaban nosequé de clausura, en un lugar específico! Con alzar el encantamiento aislante allí, era más que suficiente.

    En cambio él deambulaba por doquier, arriba y abajo del hemisferio norte.
    Al sur no. No había ido nunca. Quizá se lo replanteara, cuando encontrara cómo echar abajo su prisión habitual.

    Finalmente bajó el dedo y optó por no callarse.

    Se levantó, en un alarde de fictícia energía, y se acercó, a espaldas de Ingrid, en cuanto ella dijo que su espejo estaba listo.

    -¿Ya está?¿Y así funcionará?-preguntó, con genuina curiosidad. Miraba la superfície helada que ella había logrado condensar, y a la dama, ora una cosa, ora la otra.

    Carraspeó.

    -Así que tienes muchos. Espejos. Bueno- torció un poco el rostro- hay que reconocer que me intrigan. Se te da bien, esto del hielo- por si no resultaba más que obvio...¡uno no está acostumbrado a hacer cumplidos, e Hivernàs lo procuraba en ese instante como buenamente podía!-Veamos qué nos descubre este, el improvisado.





    Escarcha en el té ZPZjCpb Escarcha en el té GPoG3JQ
    Escarcha en el té ThNuMwgB_oEscarcha en el té GUhNJXu
    ϟ ϟ  ϟ  ϟ
    Myshella
    3859Mensajes :
    586Honra :
    ActivoActividad :

    Escarcha en el té Empty

    Dornish Sun
    Timelady
    Dornish Sun
    Link del mensaje
    Miér Ago 30, 2023 5:09 pm
    Maybe not nice but warm
    Capítulo 2
    Cabaña — Nochebuena — con Hibernàs
    Hibernás se levantó y colocó a su espalda con aquellas preguntas insolentes que la hicieron levantar una ceja. ¿De verdad preguntaba si su magia había tenido el efecto deseado? ¿Diría ella que había terminado si no fuera así?
    Prefirió no responder.

    - Los espejos poseen magia, son capaces de mostrarte cualquier cosa. Unos el pasado, otros el futuro... los hay que son capaces de mostrarte aquello que tu corazón se niega a reconocer. -Un poder inmenso que solo ella poseía. Era mucho más que un corazón helado.
    También decidió no decir nada sobre su habilidad con el hielo, a una no la llamaban Reina de las Nieves solo por crear brisas frescas.

    - Calla, no es perfecto y podrían escucharnos... ahora lo que me interesa es escucharles a ellos. -Le dijo, proponiendo un plan de acción. Primero escucharían lo que hablaban, con suerte escucharían los motivos por los que les estaban torturando de ese modo. Y luego intentarían pedir explicaciones. Aunque no estaban en una posición con la que negociar libremente.

    Cuando el espejo se aclaró allí estaban en el Polo Norte. Pudo distinguir a Pascua, Dientes, Sueño... faltaba el viejo, pero estaría repartiendo. Aunque algo tenían que tener para comunicarse porque le pareció escuchar esa risa capaz de romper carámbanos de fondo.




    Escarcha en el té EcykvJf
    Nothing is true, everything is permitted
    Timelady
    12329Mensajes :
    1157Honra :
    ActivoActividad :

    Escarcha en el té Empty

    The sleeping sorceress
    Myshella
    The sleeping sorceress
    Link del mensaje
    Dom Sep 10, 2023 6:57 pm
    Maybe not nice but warm
    Capítulo 2
    Cabaña — Nochebuena — con Ingrid

    Carraspeó, mesándose la media barba y asintiendo con la cabeza.

    -Claro. Esto. Disculpa.- Ella tenía razón; en ese momento, lo que les interesaba era escucharles.

    Se asomó un poco, siempre un paso tras Ingrid, que era la experta, a esa ventana mágica que la Reina de las Nieves acababa de abrir.

    Lo primero que percibió fue la molesta, irritante risa, del gordinflón exhibicionista.
    ¡Por favor! ¿Quién va por ahí enfundado en rojo chillón? Si al menos fuera un rojo más apagado, como el de la sangre coagulada...

    Alzó las cejas, y miró.

    Al gordo, no.
    Pero se le oía.

    Lanzó una mirada inquisitiva a Ingrid, antes de prestar atención.

    - Esmérate con los regalos; ya que nos hemos saltado las reglas, que sea épico- indicaba Dientes.

    -¿Me tomas por un novato, jovencito?- le respondía, jocoso, la voz sin presencia.

    -Claro que no, no seáis críos- intervenía Hada- pero deberías haber dejado que te acompañáramos, esta vez.

    -Demasiado evidente; una cosa es compensar el encierro humano, y otra crear incertidumbre en las festividades. Cada cual, la suya.

    Frost se acercaba entonces, tras Hada.

    Ambos miraban un punto inexacto, que bien podria haber quedado tras Ingrid e Hivernàs, si en realidad no les separara un espejo.

    El hombre del saco supuso que lo que fuera que servía para mantener esa conversación con Klaus estaba justo ahí, tras su espejo.

    -¿Les compensaremos?- preguntó Jack- -por su otro encierro.

    -De ningún modo- sentenció Sueño- es más; ¿qué puede importarles? No soportan a los humanos. En realidad, les ahorramos su presencia pro un tiempo extra. No hay nada que compensar.

    Frost parecía poco convencido.

    -¿Y si la pandemia que encierra a los humanos dura un año más? ¿Tampoco respetaremos su noche de amnistía?

    -Eso no va a ocurrir- contestó Hada.

    -Pero, en efecto, es así- se oía la voz de Klaus- de ningún modo vamos añadir un mal a otro. Recuperarán su tiempo en uno, o dos años. O en lo que sea preciso, pero no antes.

    Frost miró a Dientes.
    Dientes asintió.

    -No habéis encerrado a Sombra.


    -No es lo mismo- respondieron todos, al unísono.

    Hivernàs apouó la mano sobre el hombre de Ingrid, para llamar su atención.

    -¿Qué coj...?Esto. ¿Qué dicen que ha pasado? Y, sobre todo ¿Desde cuando nos importa?

    Ladeó el cuello, en una y otra dirección.

    -Ni la peste negra nos detuvo.

    En realidad, en aquellos tiempos no había conjuro alguno que les retuviera. Ni a ella, ni a él.
    Pero vamos, tampoco eran los Guardianes tan considerados por aquel entonces. No, ni mucho menos.
    ¿En qué momento se habían vuelto tan blandengues?






    Escarcha en el té ZPZjCpb Escarcha en el té GPoG3JQ
    Escarcha en el té ThNuMwgB_oEscarcha en el té GUhNJXu
    ϟ ϟ  ϟ  ϟ
    Myshella
    3859Mensajes :
    586Honra :
    ActivoActividad :

    Escarcha en el té Empty

    Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente