Tree Of Life :: SquadTramas Squad :: The Light of Our Pink Stories
Tree Of Life
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
2 participantes
Lun Nov 14, 2022 8:03 pm por Rising Sun
Las aventuras de dos hobbits
INSPIRED
Libros
One on One
Todo comienza en Hobbiton, La Comarca. Cuando Esmeralda Bilberry y Robin Greenhill par de jóvenes y curiosos hobbits se les ocurre ponerse a espiar la reunión que tenía Gandalf el Gris con los enanos de la Compañía de Thorin Escudo de Robles en Bolsón Cerrado, hogar de Bilbo Bolsón.  Por ahí dicen que la curiosidad mato al gato y es justo lo que paso con ellos, se sintieron intrigado por todas las maravillas que contaban los enanos de sus tierras y tomaron una decisión… querían verlas. Por supuesto, los chicos no pensaron en los peligros que el camino les podía presentar. Solo imaginaron lo bonito. Las montañas, las piedras preciosas y monedas brillantes ocultas en Erebor. Los majestuosos salones ocultos en aquellas cuevas. Sin contar de que de seguro tendrían que cruzar otras tierras. ¿Conocerían elfos? ¡Lo más probable que sí!

Según Esmeralda y Robin nadie se tenía porque enterar de que ellos se colarían en su viaje. Nadie los invito, pero igual se quería aventurar. Si mantenía su distancia de la compañía podrían hacer un viaje seguro sin que se dieran cuenta de su presencia y si algo malo pasaba igual podían llegar hasta ellos y decir… “Hola, estuvimos todo el tiempo allí atrás, ayuda por favor.” Pero claro, el mago era más astuto que ellos y en muchas ocasiones sin que los hobbits se enteraran les salvaba el pellejo de algún peligro. A Gandalf no lo podían burlar, aun cuando toda la compañía de enanos y Bilbo ni se hubieran enterado de que había polisones en el viaje.

Robin y Esmeralda no solo vivirían la aventura de su vida, sino que el viaje los haría acercarse más, el uno al otro. Pues solo se tenían a ellos dos para poder sobrevivir… bueno y a Gandalf, pero ellos ese detalle aún no lo sabían. Entre momentos bonitos, emocionantes, pero también de miedo y tristeza, vivirían esta aventura. Para cuando fue el viaje de vuelta a casa ya no eran los mismos hobbits que salieron de casa.
Esmeralda Bilberry
32 años — Hobbit — Markella Kavenagh— Shooting Star

Robin Greenhill
33 años  — Hobbit — Elijah Wood — Rising Sun







Tablilla de Post de Rol:


Las aventuras de dos hobbits  ZgD9DJI
Rising Sun
Rising Sun
Medusa - Nivel 2
Rising Sun
Rising Sun
848Mensajes :
233Reputación :
Mar Nov 15, 2022 1:27 pm por Shooting Star
1. ¿TIENES GANAS DE UNA AVENTURA?
CASA DE BILBO
NOCHE
ESMERALDA
Todo comenzó con la presencia de un extraño hombre que llegó a Hobbiton, la Comarca. Sin duda alguna, aquel hombre era conocido por varios hobbits de la zona y su padre había dicho que se llamaba Gandalf el Gris.Lo que le pareció más extraño a Esmeralda es que ese día se fue directamente hacia la casa de Bilbo. Un hobbit muy amable pero querendón a su hogar, no hablaba mucho con él porque tenía su propio círculo social y tenía que reconocer que su favorito era precisamente su gran y leal amigo Robin.

Esmeralda solía ser muy curiosa y la realidad es que estuvo muy pendiente del mago, pues claro que le habían señalado que era un mago o un Istari, el asunto es que era muy diferente a ellos y al pasar por su lado habría jurado que le había dedicado una amable sonrisa.

La pequeña de cabello frondoso y grandes ojos azules, luego de aquella anécdota se fue directamente a la casa Greenhill que como todas era pequeña, con un gran jardín y se veía que se esmeraban en este — ¿Viste quién llegó por estos lados?— preguntó con un tono divertido. El asunto es que se lo terminó diciendo y lo estuvieron observando como dos pájaros curiosos hasta bien entrada la noche, hasta se habían saltado la cena pero ahí se mantuvieron mientras charlaban. —Shhst… Yo también tengo hambre pero sí que me parece extraño que haya pasado todo el día por la casa de Bilbo. — Es que ahí se mantenía el anciano con tranquilidad cuando de la nada a esas horas comenzaron a llegar ¡enanos!

Uno..dos, tres y cuatro entre muchos otros que llegaban de manera individual o en pareja. Hasta habría jurado que en una llegaron cuatro de ellos ante la perpleja reacción de Bilbo.— Vamos…no puedo quedarme con la curiosidad.— No iba a ser difícil colarse en la casa y así fue, el problema es que si se escondieron para no quedar a la vista de ellos, y muertos de hambre no fue tan sencillo, Esmeralda solo miró a su mejor amigo porque lo mejor que podían hacer era mantener silencio.








Última edición por Shooting Star el Sáb Nov 19, 2022 2:09 pm, editado 1 vez


Las aventuras de dos hobbits  OmyIesP Las aventuras de dos hobbits  9csnCeW

Las aventuras de dos hobbits  WcE44gp

There are details that steal smiles:
Shooting Star
Shooting Star
Midnight - Nivel 3
Shooting Star
Shooting Star
1577Mensajes :
407Reputación :
Miér Nov 16, 2022 7:32 pm por Rising Sun
1. ¿TIENES GANAS DE UNA AVENTURA?
CASA DE BILBO
NOCHE
Robin
Robin había estado aburrido todo el día. Ya había hecho de todo lo que era posible hacer allí. Según él, claro está. Pues lo decía desde la ignorancia de su juventud. Añoraba qué lo sacarán de ese fastidioso aburrimiento. Igual no se quejaba porque de lo contrario sus padres encontrarán la forma de “entretenerlo” ya saben, poniéndolo, alimentar las gallinas, regar las plantas… o peor aún ayudar a su padre con los cultivos. Cosa que no le hacía nada de gracia. A él le gustaba comerse las fresas, no sembrarlas. Pero para su padre eso resultaba divertido. Bueno, ahí cada quien con sus gustos.

Lo que sí cuestionaba de ellos era su sentido de paranoia extrema. Pues mucho se hablaba del mago que solía visitar la Comarca. Sin embargo, las palabras que salían de los Greenhill sobre el anciano no eran del agrado. No les agradaba el mago. Según ellos, solo venía a Hobbiton a sonsacar a los hobbits más jóvenes para irse derechito a la locura y el peligro. Uh, ya lo imagino hablando de pestes de Bilbo Bolsón cuando se enteran de que recibió a Gandalf “Otro más que cayó en su juego" dirían aun sabiendo que Bolsón era muy apegado a su hogar a diferencia de otros. Por su parte, ellos juraban que su hijo no sería uno de esos. No lo permitirían. Robin, por otro lado, como era terco como una mula, dudosamente obedecerá a sus padres si se le prestaba la oportunidad. Después de todo ya había cumplido la mayoría de edad, no hacía mucho tiempo. Así que técnicamente ya no tenían control sobre él. Por suerte el chismesito de la visita de Gandalf aún no llegaba a sus oídos, por ahora.

Robin tampoco tenía idea hasta que él recibió su propia visita. — No me digas que se trata de quien creo que se trata? — preguntó intrigado a su mejor amiga Esmeralda, quien estaba por salvarlo de morir de aburrimiento. No se lo pensó dos veces y antes de que los Greenhill pudieran preguntar a dónde se dirigían ya estaban espiando lo que parecía ocurrir en Bolsón Cerrado.  Se había hecho de noche y los dos aún seguían espiando. — ¡Tengo hambre! —  se quejó llevando su mano al estómago.  — Lo siento… — murmuró cuando la muchacha lo mandó bajar la voz. Pronto se dio cuenta de porqué. — Enanos… son Enanos. — ahogó su intento de exclamar para no llamar la atención.

No se quería reír de las caras que Bilbo hacía al ver a tanta gente invadir su hogar, le resultaba casi imposible no hacerlo, pero logró aguantarse.  — Yo tampoco, vamos. — dijo señalando una ventana que estaba abierta al otro extremo de la casa. — Por aquí. — se acercó a la ventana intentando hacer el menor ruido posible y trepó por ella logrando colarse en su interior. Ahogó un grito cuando resbaló con algo en el suelo no podía ver nada, estaba oscuro. — Casi me mato. — murmuró de forma dramática. — No se ve nada. — para luego extender sus brazos por la ventana para ayudar a Esmeralda a subir quien era mucho más pequeña que él.  








Las aventuras de dos hobbits  ZgD9DJI
Rising Sun
Rising Sun
Medusa - Nivel 2
Rising Sun
Rising Sun
848Mensajes :
233Reputación :
Sáb Nov 19, 2022 2:41 pm por Shooting Star
1. ¿TIENES GANAS DE UNA AVENTURA?
CASA DE BILBO
NOCHE
ESMERALDA
Los Bilberry no llevaban mucho tiempo en la Comarca pero sí ya estaban ahí cuando nació. No eran muy conocidos por lo cual solían ser muy amables y pacíficos, adoraban la aventura pero ya desde hace tiempo ya instalados les había gustado esa vida. No una nómade por lo cual, aunque le caía muy en gracia Gandalf que su querido padre era capaz de quedarse conversando con él de cualquier asunto era un hecho que no se vería tentado de salir a otra aventura y no dejaría que sus tres hijos- era la menor de tres hermanos - y uno ya casado hicieran aquello.

Y estaba consciente que los Greenhill no eran tan distintos pero la gran diferencia era que no les caía nada bien el mago. Así que como era algo traviesa se sentía rebelde de mal influenciar un poquitin a su hijo y bueno, solo eran travesuras de dos adultos que no tenían muchas ganas de serlo. Es que la vida de un hobbit era muy distinta que normalizaban así que tampoco tenían tantas responsabilidades y amaban la diversión. — ¡Es Gandalf, sí! Y sigue con su pipa ¿eh? ¿Crees que haya traído fuegos artificiales? — Dijo con sus grandes ojos azules iluminados mientras le contaba que lo había visto mucho rato vigilando la casa de Bilbo Bolsón, es que ni siquiera quería con él pero ahí claro sabía que sus antepasados habían sido unos aventureros de lo mejor. Ahí sí su apellido era de real importancia en la Comarca ya casi como unos líderes. Ella encontraba a Bilbo algo antipático. Tenía todo para ser un aventurero y se quedaría quedar en casa ¡Bobo!

Y ahí estuvieron vigilando sintiendo un poco de lástima al notar que su tierno amigo ya le sonaban las tripas. Hizo un puchero. — Prometo que apenas averiguemos te preparo algo para comer ¿Qué quieres? ¡Creo que en casa había pastel de manzana! — Recordó a la vez, que pensaba que había un buen trozo eso sí su glotón hermano se lo hubiera devorado. Era común que la comenzaran a buscar a esas horas y se iba a ganar un buen regaño, solo que esto si valía la pena mucho más cuando golpeó con suavidad sus costillas al ver que comenzaban a llegar enanos. — ¡Ya sé! — Esmeralda no podía de la emoción ahora quería saber todo lo que sucedería ahí a menos que no se terminará aburriendo. Tampoco se aguantó la risa - más porque Robin la contagió - de como el pobre Bilbo trataba de sacarlo de casa.

Es mejor entrar ahora antes que Gandalf llegué...— Trató otra vez aguantar la risa cuando su amigo en modo dramático decía que casi moría y tomó su manos para que la ayudara a subir. — ¡Gracias! — Chilló más fuerte de lo que debió ser es que esto no era correcto, seguía sintiéndose una completa rebelde y ya se creía toda una detective exploradora. Entre risas se cubrió la boca, lo malo es que estaba oscuro así que si o si tendrían que ir hacia donde estaba la luz y encontrar rápidamente un lugar para esconderse. Las risas eran estruendosas y se notaba que se estaban dando un gran banquete.

Pobre Robin seguro que ahora sí moría de hambre.








Las aventuras de dos hobbits  OmyIesP Las aventuras de dos hobbits  9csnCeW

Las aventuras de dos hobbits  WcE44gp

There are details that steal smiles:
Shooting Star
Shooting Star
Midnight - Nivel 3
Shooting Star
Shooting Star
1577Mensajes :
407Reputación :
Lun Nov 28, 2022 8:30 pm por Rising Sun
1. ¿TIENES GANAS DE UNA AVENTURA?
CASA DE BILBO
NOCHE
Robin
— Espero que sí, sus fuegos artificiales son los mejores. Me causa mucha gracia porque mis papás tanto que se quejan de la forma de ser del mago… pero ah… cuando da esos espectáculos de fuegos artificiales andan en primera fila. ¡Hipócritas! — dijo quejándose de sus propios padres que solo eran un par de hobbits aburridos y mal humorados.

Por ahí decían que la curiosidad mato al gato. Bueno, a estos gatos además de la curiosidad, lo que los estaba matando era el hambre. Pero no importaba, ellos estaban allí para ponerse a investigar. Necesitaban saber qué rábanos se traía Gandalf el mago en la casa de Bilbo. Quien, por cierto, tampoco traía mucha cara de estar entendiendo lo que estaba ocurriendo en su propia casa. Increíble, pero cierto.

Robín comenzaba a sentir que sus pies no los sentía de estar tanto tiempo ñangotado espiando. Es que se habían quedado horas largas allí, viéndolos. Tampoco se quejaba porque estaba siendo divertidísimo. — Ay si gracias. Siento que me puedo comer el pastel completo. — Admitió sobándose una vez más la panza. Nadie podía creer que ese par se comiera hasta la majestad divina con los flacos y chiquitos que estaban. Pero vaya que tenían un apetito borras.

Podrían jurar que a Bilbo en cualquier momento se desmayaba. — Cuanto te va en que antes de que termine la noche se desmaya. Si se ve que le quiere dar el válido desde que comenzaron a llegar enanos a su casa. ¿Qué te apuestas? — bromeo el muchacho. Como no era él quien estaba siendo anfitrión de un montón de enanos extraño en su casa, le parecía divertido. Cosa que para el otro hobbit definitivamente no lo estaba siendo.

Como por supuesto no se podían quedar de brazos cruzados viendo de lejos, habían logrado colarse a la casa de Bolsón antes de que el mago los cachara en el acto. Al menos eso era lo que ellos creían. — De nada, de nada, pero sin hacer ruido. — le dijo, aunque en parte sé lo dice a él mismo también.

Estaba obscuro y el moreno solo seguía la luz que se veía desde la puerta. Sí, como seguir la luz al final del túnel. Solo que cuando llego hasta allí se retrocedió casi en automático pálido como un papel. — ¡Casi me ven… hay un enano con la navaja del hacha incrustada en la frente! ¡En la frente! — exclamaba, pero en realidad era solo murmullos. Es que ese si le había dado miedo, aunque más fue porque casi lo ve. — Si tan solo encontráramos como jalar esa pequeña cesta con pan… antes de que devoren todo… ¿Bilbo no tendrá alguna caña de pescar? — le decía a la muchacha mientras se ponía pensativo. Es que no podría disfrutar bien de lo que espiaban si seguían rugiéndole las tripas.







Las aventuras de dos hobbits  ZgD9DJI
Rising Sun
Rising Sun
Medusa - Nivel 2
Rising Sun
Rising Sun
848Mensajes :
233Reputación :
Hoy a las 12:43 am por Shooting Star
1. ¿TIENES GANAS DE UNA AVENTURA?
CASA DE BILBO
NOCHE
ESMERALDA
Esmeralda se llevó las manos a la boca tratando de apaciguar las risas, porque sea como sea si eran hipócritas, sin duda, encontraba a Robin el más honesto de todos que quería llamar la atención de Gandalf, el Gris; al igual que ella.

En la espera, el pobre de su amigo se estaba muriendo de hambre y no supo si hizo bien hablarle de un pastel de manzana cuando ni tenían idea cuanto tiempo se quedarían.— ¿Con veinte minutos dentro bastará? No quiero que te mueras de hambre y además te sonarán las tripas y sí que son ruidosas. — Señaló con un puchero, mientras le apretaba la barriga y hacía cosquillas. — Lo que pasa es que eres muy glotón. — Molestó a su amigo entre risas antes de suponer lo que haría Bilbo con esa manada de duendes que había entrado a su casa. Sus ojitos azules se iluminaron al escuchar aquella apuesta porque si o si iba a pasar. — ¡Lo que quieras para comer! Soy buena cocinando y te apuesto, que seguro que se enojara en algún momento y los dejará ser. No sé porque a veces es tan antipático cuando su familia ha sido muy aventurera ¡Debería ser diferente! — Argumentó la hobbit, antes de disponerse a entrar a la casa porque no había llegado Gandalf, y pues si los veía ahí no tenía idea de que haría, así que tenían que irse con cuidado.

Esmeralda era demasiado risueña y todo le causaba risa como sí fuera una niña, esta situación la emocionaba y era lógico que tenía que mantener silencio o hablar bajito, con los hablantines que eran, lo mejor era hablar casi en murmullos.

La hobbit se mantuvo detrás de su amigo, lo cierto es que no eran tan cercanos para andar de la mano o abrazados, eso le daba vergüenza y se conocían de tan niños que mantenían esa distancia, además que la cuidaba de cierta forma al ir primero, siempre lo hacía aún incluso con sus reclamos, se preocupó cuando lo vio tan pálido como un papel. — ¿Qué pasó? Oh, un hacha. Deja que miro…— Murmuró inquieta adelantando unos pequeños para mirar rapidito y viendo efectivamente que un enano tenía un hacha en la frente. — ¿Pero cómo es posible? Por los magos y los elfos. ¿Será porque su piel es dura? Quizás si son de acero o algo así. — Era demasiado curiosa con todo, e investigaba les gustaba conocer a diferentes razas, porque todo referente a los hobbits se lo sabía.

Si corrían riesgo al estar cerca de la cocina, por lo tanto sacar la cesta de pan era lo más efectivo o sino, Robin estaría fastidiando todo el rato. Bufó.— ¿Eso servirá?  —Apuntó un palo alargado que estaba sobre la muralla así que no le importaba ir. Aunque uno tenía que quedarse vigilando. — ¿Lo haces tú o yo? A mi no importa… igual dejame un pancito dulce. — Dijo entre risitas porque ya veía que él iría. Era quién tenía hambre así que tenía que esforzarse.

Los hobbits eran rápidos así que se apresuró en buscar el objeto para que Robin se encargará de todo, pero siempre le podía pedir ayuda. Lo cierto es que ya estaba ansiosa de esconderse.








Las aventuras de dos hobbits  OmyIesP Las aventuras de dos hobbits  9csnCeW

Las aventuras de dos hobbits  WcE44gp

There are details that steal smiles:
Shooting Star
Shooting Star
Midnight - Nivel 3
Shooting Star
Shooting Star
1577Mensajes :
407Reputación :

 
a