Últimos temas
— Apocalypse [8/9]
The Mansfield Manor - Página 2 EmptyHoy a las 9:31 pm por Génesis

Registro y conteo de puntos
The Mansfield Manor - Página 2 EmptyHoy a las 9:22 pm por Aniridia

Payne & Misery
The Mansfield Manor - Página 2 EmptyHoy a las 8:08 pm por Phantom

Weltschmerz
The Mansfield Manor - Página 2 EmptyHoy a las 6:05 pm por Sorceress

About icy way
The Mansfield Manor - Página 2 EmptyHoy a las 4:26 pm por Little Cash

Love in shades of wrong
The Mansfield Manor - Página 2 EmptyHoy a las 9:01 am por Bewölkt

I never saw you coming
The Mansfield Manor - Página 2 EmptyHoy a las 8:30 am por Bewölkt

Future is a mess
The Mansfield Manor - Página 2 EmptyHoy a las 7:36 am por Bewölkt

Nothing is written in the stars
The Mansfield Manor - Página 2 EmptyHoy a las 7:22 am por Bewölkt

Afiliados
Élites
Créditos
Tree Of Life es un foro de rol libre y su contenido es propiedad intelectual de los administradores del mismo y los usuarios que crean sus tramas. El diseño general del skin y las tablillas staff fue creado por Red, a quien agradecemos su contribución. Agradecimientos especiales a los foros dixinmortal y al foro de ayuda de Foroactivo, así como a los tumblrs de necromancercoding, Flerex, Gitanodoescodes y Maryskins, pues sin sus tutoriales y zonas de ayuda habría sido imposible completar esta skin. Las imágenes utilizadas no son de nuestra propiedad si no sacadas de las páginas Google, DLPNG, Pngflow, Freepng y DeviantArt (Captain-Kingsman16, DUA-PNGS, Weirdly-PNGS y nickelbackloverxoxox). También agradecemos a Mario Montagna de freepsdfiles por las imágenes de los botones, así como a freepik y a Flaticon por las imágenes de los iconos. Los iconos web pertenecen a la página FontAwesome. Por último, el diseño de la página html para las dinámicas es creación de ethereal-themes, que cede el código gratuitamente en su tumblr del mismo nombre.
Hermanos

Tumblrs de recursos para el rol

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

The Mansfield Manor - Página 2 Empty

Mar Dic 15, 2020 5:36 pm
Recuerdo del primer mensaje :


The Mansfield Manor
One on One — Original — Fantasy

Cuando Mansfield Manor se levantó, sus estancias reflejaban la luz que bañaba a éstas. Los querubines tallados en madera sonreían al chisporroteo de la chimenea y aquellos de carne y hueso correteaban de un lado al otro sin tener cuidado con jarrones o criados.

¿Qué le sucedería con los años a Mansfield Manor? Donde ahora es necesario rebuscar entre los recovecos para sentir un mínimo haz de luz, o los querubines han tornado sus sonrisas en muecas de tristeza y desesperación.

Nadie sabe responder con certeza, mas una joven muchacha está dispuesta a descubrirlo.


ISOLDE SULLIVAN
Mia Wasikowska | Asistente | Phantom

Isolde se mudó a Inglaterra con sus padres cuando aún era una niña. Su madre murió siendo ella adolescente, así que su padre la crió de la mejor manera que pudo, procurándole una educación digna, y aunque pensaran que en la vida solo se tenían el uno al otro, ella nunca le contó que algunas noches su madre aparecía recorriendo los pasillos de la casa de los Sullivan. No era la mujer que recordaba, sonriente y amable, más bien era un saco de huesos y piel que arrastraba los pies mirando a la nada, con la boca abierta hasta el pecho.
Isolde creció con el miedo y la desesperación de percibir cada fantasma de la ciudad de Londres, por lo que intentando escapar de sus viejas pesadillas, decide postularse para el puesto de ayudante de un escritor solitario que desde hace años vive aislado de la sociedad. El trabajo perfecto para quien necesita alejarse del ajetreo constante que supone vivir rodeada de la misma cantidad de vivos que de muertos.

Isolde es, por lo general, una mujer parca en palabras, prefiere la compañía de los libros y los largos paseos en solitario. Es correcta, creyente, temerosa de Dios y devota, como buena irlandesa. El ser salvaje y correr el libertad no es una de sus cualidades, sin embargo, podría sorprender a más de uno con su imaginación, su lenguaje soez, su fuerza de voluntad y su testarudez, cualidades que esconde detrás de una máscara de rectitud y buenos modales.
Edward R. Knightley
Tom Hiddleston | Escritor | Marlowe

‘El coronel Fitzherbert cerró por fin la puerta, sabiendo que ésta nunca volvería a abrirse’ reza el final de su primera novela. Aquella que escribió harto de jugar a las rimas menores o los cuentos para no dormir. Así se gana la vida Edward Knightley -más conocido como E. R. Knightley-, entre páginas e historias de fantasmas.
Joven como era cuando su estrella se apagó, el muchacho nació en el seno de una familia que le prometía cumplir cualquiera de sus sueños. No obstante, pronto se pondría el sol y el crepúsculo amenazaría tormenta.
Solo y apesadumbrado, deshecha cada uno de sus días frente a la pluma y el papel, intentando así que al menos alguien pueda tener un final feliz. Aunque pocas veces sus personajes logran conseguirlo, por más que él se esfuerza.
Las formas son importantes en sus libros, pero él tiende a olvidarlas desde hace tiempo. Aunque encantador sin proponérselo Edward es, sobre todo, desdichado y así se presta su carácter a manifestarlo airándose de forma impredecible y vigorosamente casi a diario.
CRONOLOGÍA
WELCOME AND CLOSE THE DOOR


Última edición por Marlowe el Miér Nov 03, 2021 4:56 pm, editado 5 veces


I have been half in love with easeful Death, call'd him soft names in many a mused rhyme.
Marlowe
Marlowe
Mensajes: : 1393
Reputación: : 695
Mis links
https://www.instagram.com/marlowegraphics
Rango Marlowe

Volver arriba Ir abajo


The Mansfield Manor - Página 2 Empty

Dom Ene 31, 2021 10:00 pm

Midnight screams
Isolde Sullivan
& E. R. Knightley

Despacho

Las palabras del señor Knightley no bastaban para calmar los nervios a flor de piel de la joven Isolde, quien había visto con sus propios ojos la forma del viento. Sin embargo, era mejor no dar detalles de su pequeña riña fantasmal si no quería hacer pensar a Edward que sufría alucinaciones.

Qué viento más violento...—susurró la joven antes de seguir los pasos del señor Knightley y ayudarlo a cerrar la ventana. Entre el susto y el frío, Isolde temblaba como una hoja barrida por el viento, pero sus pensamientos seguían fijos en los golpes que recibía la gruesa puerta de roble del despacho, como si a ella llamara un gigante y no un espectro traslúcido.

Bastó la amable acción del caballero para hacerla volver a su realidad, fijándose nuevamente en sí misma. Isolde había olvidado que solo vestía un blanco camisón, lo que provocó que sus mejillas se encendieran, asiéndose al abrigo de Edward, para cubrir sus vergüenzas mientras perdía la mirada en cualquier esquina de la habitación, incapaz de velverla a su empleador. El aroma de su perfume se impregnaba en ella, provocándole una seguridad momentánea.

V-Voy a encender el fuego o nos moriremos de frío— rápida como un rayo se colocó delante de la chimenea, acuclillándose frente a la cesta de leña. Pues el señor Knightley volvía a pillara desprevenida al intentar dar calor a sus manos con su propio tacto, e incluso, su aliento. Isolde olvidó cómo respirar por unos largos segundos, los que bastaron para que sus pulmones se pusieran en marcha por sí mismos como un reflejo de supervivencia. La muchacha aprovechó aquella excusa para soltar su agarre si no quería tornarse del color de los cangrejos.

Pero el rugir de la madera con cada golpe de viento, volvía a aflorar su nerviosismo, pensando que en cualquier momento traspasaría las paredes y se presentaría ante ella con sus fauces desencajadas y aquellos ojos brillantes como pequeñas canicas de fuego.

Sal de aquí. Sal de aquí. ¡MÁRCHATE!

Como martillo contra hierro candente, aquellas palabras retumbaban en su cabeza. Una voz quebrada y agónica hacía temblar las paredes y a la misma Isolde; quien, soltando sorpresivamente las leñas, se llevó las manos a las orejas, pensando que de aquel modo acallaría aquella tétrica voz, en cambio los murmullos siguieron, insesantes como los golpes en la puerta.

¡Cállate!— rugió entre dientes, con el cuerpo tenso. — Dígale que se calle, por favor, hágale callar— su voz se quebró en un llanto quedo, mientras pedía ayuda a la nada, pues lo único que se oía en la habitación eran los golpes y el rugir del viento. Aquella voz solo resonaba en la cabeza de Isolde Sullivan, para su suerte o desgracia.




Phantom
Phantom
Mensajes: : 742
Reputación: : 543
Mis links
Woolf - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

The Mansfield Manor - Página 2 Empty

Mar Feb 02, 2021 2:37 pm

MIDNIGHT SCREAMS
Edward Knightley
& Isolde Sullivan

DESPACHO

Caballeroso hasta en un momento así, no parecía ser suficiente para Isolde, que abogaba más por el calor de la chimenea que por los esfuerzos de Knightley por hacerla entrar en calor.

Asustado como estaba cuando la joven se acercó a la chimenea, intentó reaccionar a tiempo para que aquel lugar no saliera ardiendo de nuevo, pero la muchacha ya había soltado los troncos de madera y parecía estar volviéndose loca por cada uno de los golpes de aquel ente, ignorando Edward que lo que realmente la volvía loca eran sus palabras.

Si en aquel lugar había algún tipo de fuego que se estuviera avivando éste se asentaba dentro del escritor, que siendo sobrepasado por la situación y cansado de fingir que no sabía lo que pasaba, soltó un grito que heló hasta la sangre de quien ya no tenía:

- ¡BASTA! ¡LÁRGATE!

No sabía si estaba más enfadado con aquellas ilusiones que jugaban con ellos o con el hecho de tener que sincerarse con Isolde tarde o temprano sobre la situación de aquel lugar -con aquel grito acababa de dar forma y capacidad de raciocinio para decidir hacer algo o no al viento-, esperando que la mujer se marchara como haría alguien con juicio.

Su orden fue escuchada y atendida por quienes vapuleaban la estancia y los corazones del escritor y su ayudante. La capacidad de Knightley para sobreponerse a los espíritus de aquella casa no era ningún cuento, pues solía ser escuchado y sus órdenes solían cumplirse, sin saber él el porqué.

Adoptando ambos el silencio, como si aquello pudiera ser el ojo de un huracán que vuelve más fuerte que nunca al cabo de un rato, Edward e Isolde se miraron durante unos segundos, éste todavía de pie y la joven al lado de la chimenea.

- Vamos -le dijo el inglés a la joven, ayudándola a levantarse con intención de no soltarla en ningún momento-.

El pomo de la puerta de la buhardilla se había sobrecalentado con aquel baile fantasmal y Knightley lo sujetó decidido, abriendo la puerta incluso aunque ésta se pegara a su piel, queriendo acabar con aquello cuanto antes. Los pasos de los dos desembocaron en la habitación de Edward, donde el hombre ayudó a Isolde a sentarse en el sofá a la derecha de su cama. Curiosamente, en aquel momento, la pierna del caballero no parecía estar dándole ningún problema, casi como si no hubiera lesión.

- ¿Está bien? -le preguntó arrodillándose frente a ella, ahora sí, pensando en encender el fuego-.




I have been half in love with easeful Death, call'd him soft names in many a mused rhyme.
Marlowe
Marlowe
Mensajes: : 1393
Reputación: : 695
Mis links
https://www.instagram.com/marlowegraphics
Rango Marlowe

Volver arriba Ir abajo

The Mansfield Manor - Página 2 Empty

Jue Feb 04, 2021 8:36 am

Midnight screams
Isolde Sullivan
& E. R. Knightley

Despacho

El frío que le calaba hasta los huesos era provocado por aquel ser incorpóreo, que no cesaba en sus amenazas sibilinas. Isolde Sullivan nunca había escuchado tales improperios en su contra venidos de un fantasma, pues aunque llevase toda la vida viéndolos, era la primera vez que la amenazaban con tan oscura maldad, por eso, temblaba incansable frente a la polvorienta chimenea.

Pero lo que heló aún más su sangre, fue el grito despiadado del señor Knightley, obligándola a destaparse las orejas y dirigir la mirada hacia él, atónita y boquiabierta; pues solo en ese momento el viento que hostigaba con fuerza la puerta, cesó instantáneamente para desaparecer entre las sombras. Isolde no comprendía nada, y sin embargo, agradecía que en su cabeza ya no se escucharan las sendas amenazas.

Tomó la mano del señor Knightley aún temblando como un flan, incapaz de pronunciar palabra alguna, siguió como abeja obrera que sigue los designios de su reina. Rey en este caso.
No sintió en su propia piel el calor candente del pomo de la puerta y tampoco supo de la lastimera marca que dejaría en la piel ajena, ella simplemente se dejaba guiar. Su corazón seguía palpitando con la misma fuerza, pero ya no infundado por el temor a los muertos, más ahora lo hacía por el temor a los vivos, concretamente a tener que descubrirse ante el señor Knightley.

S-Sí— asintió sin más. La muchacha, presa de la conmoción, no se fijó en el andar del caballero, a quien ya no acompañaba el bastón, pero bajó la mirada hasta sus manos, tomándoselas entre las suyas para por fin ver la roja marca de quemadura en la palma del caballero—. ¡Se ha quemado!— se sorprendió más por el dolor que le había causado que por la forma en la que lo había hecho.
Déjeme ir a por salvia, le puede quedar marca si no lo cura. Ahora que ya no hay peligro, puedo ir a la cocina a por vendas— miró hacia la puerta y lo que a continuación salió de su boca, no fue de forma voluntaria, pues la mente aún la tenía algo nublada. — Ya no los oigo hablar y aquí no hay nadie más que nosotros, no creo que vuelvan a aparecer esta noche, así que iré a por esa crema para su mano.




Phantom
Phantom
Mensajes: : 742
Reputación: : 543
Mis links
Woolf - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

The Mansfield Manor - Página 2 Empty

Vie Mar 12, 2021 5:12 pm

MIDNIGHT SCREAMS
Edward Knightley
& Isolde Sullivan

DESPACHO

Molesto porque su mano fuera lo que más llamaba la atención de Isolde y absurdamente perplejo también porque la muchacha hablara de 'ellos' como un algo, como varios algos, imitando a la que juega a un juego ya conocido, Knightley abrió por fin la boca con un tono confuso que requería de algún tipo de explicación mientras se ponía en pie y daba tantos pasos como pensamientos tenía en su sien carcomiendo ésta:

- No -señaló el escritor interponiendo su mano-. ¿A quién no oye hablar? ¡Contésteme!

Su actitud era más tenebrosa de lo esperado, pues él sabía de sobra cual era el juego a jugar y quienes los invitados a jugarlo, pero ¿cómo podía saberlo ella? Y antes incluso de decidirse a decir nada que pudiera descubrir sus cartas, prefirió inquirir en aquel interrogatorio nada gentil por el momento con un ceño casi acusador.
El desaire con que hablaba a la joven empezaba a hacer mella en si mismo, que comprendió no estar comportándose de la mejor forma tras un suceso semejante del que, además, era en parte culpable, por lo que dejó a su acompañante sola al amparo de la chimenea mientras bajaba a la cocina a por algo para curarse, candelabro en mano. Allí, bañado por el silencio sepulcral del que ya no tiene la casa llena de niños, respiró tranquilo una vez, dos, hasta que su incontrolable ira causada por aquella inoportuna situación le hizo golpear la mesa tres y cuatro veces para así liberarse del martirio de aquella horrible tensión.

Cuando por fin subió las escaleras para regresar a su habitación, la mano de Knightley estaba incluso peor. Hasta la pierna volvía a dolerle.

- ¿Podría ayudarme? -le pidió a Isolde en son de paz. Y mientras ésta le tendía una mano amiga, el escritor la miró profundamente, y con voz también profunda volvió a preguntar-. ¿Hay algo que quiera contarme?




I have been half in love with easeful Death, call'd him soft names in many a mused rhyme.
Marlowe
Marlowe
Mensajes: : 1393
Reputación: : 695
Mis links
https://www.instagram.com/marlowegraphics
Rango Marlowe

Volver arriba Ir abajo

The Mansfield Manor - Página 2 Empty

Sáb Oct 30, 2021 1:12 pm

Midnight screams
Isolde Sullivan
& E. R. Knightley

Despacho

El susto le había dejado tal malestar en el cuerpo, que no fue capaz de escuchar sus propias palabras, preocupada por cómo se encontraba su jefe, Isolde no cayó en la cuenta de que se había puesto en evidencia a sí misma. Con la mirada fija en la quemadura de Edward, no captó el mensaje en sus palabras hasta que parpadeó tres veces; a veces pecaba de ingenua aquella buena muchacha.

N-No— negó con la cabeza, incapaz de articular palabra alguna que fuer acorde con sus pensamientos, pues no sabía cómo hacerle frente a aquella pregunta eludiendo la verdad, y es que tampoco estaba segura de hasta qué punto el señor Knightley estaba al tanto de sus inquilinos transparentes—. A nadie...— logró mentir la muchacha casi sin voz, agachando ligeramente la cabeza cuando la realidad golpeó de pronto a Edward, quien se separó bruscamente de ella para terminar saliendo de la habitación de forma violenta.

Isolde no escuchó los golpes desde la habitación, pero una ligera vibración subió por las paredes, que parecían amenazar con quebrarse en cualquier momento. Se encontraba más aterrada por enfrentarse al señor Knightley que por volver a oír presencias desagradables; sin embargo, no hizo nada por levantarse e ir a ver si el hombre que la había contratado como ayudante, necesitaba realmente algo de ella, y es que temblorosa como una hoja en otoño, poco y nada podía ayudar.

Cuando Edward regresó, la joven seguía en el suelo, abrazada a sus rodillas y con los ojos llorosos, preguntándose si aquella sería la última noche en aquel caserón. Estaba más que segura que, de contar la verdad, acabaría sin aquel trabajo y más perdida que un fantasma; pero al ver la actitud más calmada con la que el señor Knigtley volvía, tiempo le sobró para ponerse de pie rauda y veloz y ayudarlo a llegar hasta el sillón. Ella suspiró ligeramente y se sentó a su lado, bajando la mirada hacia las manos ajenas y contemplando las heridas que se había provocado en estas. Suspiró y, tirando de un extremo de su camisón, usó la tela como pañuelo contra las heridas, recogiendo las pequeñas gotas de sangre e intentando aliviar aquel latente dolor.

¿Cree usted en los fantasmas?¿O en que me he vuelto loca?, pensó, sin atreverse a mirarlo a los ojos. —Verá yo...— le costaba coger la valentía suficiente para serle completamente sincera, pero por otro lado, no le quedaba de otra —Yo puedo oírlos y a veces, cuando lo desean, también verlos.




Phantom
Phantom
Mensajes: : 742
Reputación: : 543
Mis links
Woolf - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba