• ÍndiceÍndice  
  • Últimas imágenesÚltimas imágenes  
  • BuscarBuscar  
  • RegistrarseRegistrarse  
  • ConectarseConectarse  
  • Tree Of Life
    ¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
    2 participantes

    Alchemist
    Ivanka
    Alchemist
    Link del mensaje
    Dom Oct 08, 2023 7:06 pm
    Anatomía de un éxitoCapitulo I

    Miró su habitación y se sentó en el borde de la cama, resoplando. Mientras Dan no subiera ahí todo estaría bien, porque es que acababa de darse cuenta de que su habitación era absolutamente la de una niña. Y es que a ella no le importaba seguir teniendo su dosel, sus muñecas, y las cestas y los encajes, pero es que… Bueno, que no quería que Dan la viera así, como una niña. Ya la veía así de normal por ser la hermana pequeña de su amigo, no quería reforzar esa idea. Y prefería no ahondar en los motivos por los cuales Jason le había invitado a su cumpleaños. Y esperaba que el resto de Lacey no la avergonzaran como solían hacer.

    A ella ya no le gustaba Dan Parker. No como en el colegio que era una niña enamorada hasta las trancas, no… Ella ADMIRABA el médico en el que Dan Parker se había convertido, y ella estaba haciendo las prácticas de enfermera, y veía muchos médicos todos los días, pero ninguno era tan compasivo, bueno y talentoso como Dan Parker, y ella quería trabajar para él. Lo admiraba desde toda la vida, era normal que quisiera trabajar con él. Pero él nunca la aceptaría si seguía viéndola como a una niña pequeña, así que era preciso que no la hicieran ver como tal. Pero a ver, Shannon Lacey, ¿por qué iba el doctor Parker a subir? Por nada, qué tontería, por Dios.

    Se había puesto una camisa blanca muy profesional y una falda negra que intentaban ser lo más sobrias posibles, y se había hecho un moño, muy bien puesta ella. ¿A dónde iría con tacones? Ella era altísima, tanto como Dan, si se ponía tacones lo iba a superar, y quería no parecer una niña, no ponerse por encima del médico al que intentaba gustar… Como enfermera, por supuesto. Se pondría manoletinas negras, definitivamente.

    Bajó muy dispuesta las escaleras, y nada más poner un pie en el rellano, algo se chocó contra sus piernas y se agarró a ellas. — ¡TIIIIIITA! ¡SANDY VIENE A POR MÍ! — ¡TIIIITA ES QUE ME HA…! — Se quejaba su sobrina, chillando mientras perseguía a su sobrino de dos años, pero que se paró de golpe al verla. — ¿Por qué vas de secretaria, tita Shannon? — Preguntó la niña. Genial, toda su seguridad se había estrellado contra el kiki coronado de una gran estrella de su sobrina. Iba de secretario. Betty llegó resoplando, abriéndose paso pesadamente por culpa de su abultado vientre de seis meses de embarazo. — ¡TENGO UNAS GANAS DE QUE ESTA NAZCA PARA QUE HAGÁIS TRÍO EN VEZ DE DÚO QUE NO LO SABÉIS TODAVÍA! ¡Y de que os metan a los dos en Ilvermony y os matéis allí! ¡MAMI HA DICHO MATAR! — ¡ESO NO ES UNA PALABROTA, JUNIOR! — Contestó su cuñada, llevándose las manos a la cabeza, pero después de resoplar fue a darle un beso de saludo. — ¿No tienes calor con eso? Yo voy a estallar. — Shannon negó, sonrojándose un poco, pero Betty estaba un tanto sobrepasada por todo con el embarazo y Junior y Sandy peleándose cada vez que coincidían. — Qué va, estoy genial. — No lo estaba, estaba de los nervios. — Oye, ¿has visto a Dan? Está por ahí. El pobre, no está acostumbrado a hacer nada que no sea trabajar. Vente y le saludas. — Y prácticamente, su cuñada tiró de ella hacia el jardín.

    Efectivamente, allí rodeado por el brazo de Jason y hablando con su otro hermano, estaba, tieso como un palo y con cara de estar esperando un bombardeo, Dan. Se acercó con una sonrisilla y le llamó suavemente dándole en el brazo. — Ehmmm hola, Dan, ¿te acuerdas de mí? — Preguntó con una sonrisita angelical


    .
    Flashback - Septiembre de 1984
    Emrys


    Anatomía de un éxito Whatsa10

    El Pájaro en el espino, el comienzo:

    Golden Shields:

    Juntos, somos el Todo:
    16 de enero de 2002:
    Ivanka
    2949Mensajes :
    20Honra :

    Anatomía de un éxito Empty

    Alchemist
    Freyja
    Alchemist
    Link del mensaje
    Dom Oct 08, 2023 8:19 pm
    Anatomía de un éxitoCapitulo I

    - No, en serio. - Enfatizó Jason. - Son un equipo prometedor. - Hermano. - Interrumpió George, tan pausado como condescendiente. - Las estadísticas dicen todo lo contrario... - ¡No son las estadísticas lo que hay que mirar! - Los accionistas no están de acuerdo con esto... - ¡Georgie! ¡Es deporte! Oish, este hombre, todo lo convierte en un negocio. - Jason le miró. - Tú hazme caso a mí, Dan. Anótate este nombre: los Chuddley Cannons. Ganarán la liga, si no el año que viene, el próximo, te lo digo yo. - ¿Por qué te interesa tanto la liga inglesa? ¿No deberías de ir con Estados Unidos o con Irlanda? - ¡A ver! ¿Son nuestros competidores directos? Sí. ¡Pero también son muy buenos! Apóyame, Dan. - Yo es que no entiendo mucho de quidditch. - Se excusó, educado, y volvió a lanzar una mirada de soslayo a la puerta. ¿Dónde estaba Shannon? ¿Acaso... no estaba allí? Porque a ver qué pintaba él allí si Shannon no estaba... Oh, eso había sonado fatal hasta pensado. Casi le daban ganas de excusarse consigo mismo por las ocurrencias de su cerebro.

    Jason le había invitado a su cumpleaños (como si siguieran en el colegio, aunque viendo que sus padres le habían regalado la equipación de los Chuddley Cannons y la llevaba puesta, bien podrían), y Dan se había dejado invitar. ¿Que por qué? Porque Jason era un buen amigo, y Betty también, y estaría el pequeño Junior y era bonito verle crecer... No, qué va, nada de eso era cierto. Estaba allí por ella. Dios, se sentía un auténtico estúpido. La veía de vez en cuando por el hospital, ¿qué necesidad tenía de estar allí? Suponía... que si quería tener la más mínima oportunidad de... algo... y en caso de haber algo, que fructiferara... más le valía acostumbrarse a aquellas reuniones de familia irlandesa, o no tendría nada que hacer. Y si lo llega a saber no va, porque estaba realmente tenso y solo iba a conseguir quedar peor. Shannon no iba a fijarse en un hombre que apenas era un poste de madera en mitad de su alegre familia. Por no hablar de que ni siquiera parecía estar allí.

    - ¡¡EH, JUNIOR, HIJO!! - El bramido de Jason en su oreja le hizo botar en el sitio. - ¿¿CUÁL ES EL MEJOR EQUIPO DE QUIDDITCH DEL MUNDO MUNDIAL?? - ¡¡LOS CHUCHIÑANOS!! - ¡¡¡ESE ES MI NIÑO!!! - Se tuvo que aguantar la risa, porque tenía que reconocer que aquello había sido adorable. No tanto lo que vino después. - Así no se dice. - Se recochineó Sandy, la hija de George, y antes de que ningún adulto pudiera reaccionar, el chico le arrancó un pompón que llevaba prendido del vestido, provocando un gritito, y lo había lanzado por ahí. - ¡¡ATRAPA LA NICH!! - ¡¡ESO ES MÍO!! - ¡¡AHORA ES UNA NICH!! - ¡Junior! - Clamó Betty, a la que tampoco le había dado tiempo a reaccionar, aunque ella tenía más excusa que ellos: ese embarazo no estaba para muchos disgustos. Otro motivo que tensaba a Dan, porque ver los esfuerzos que esa pobre mujer hacía con semejante barriga le tenían en un sinvivir como médico que era.

    Su amiga se acercó suspirando y, modulando el tono a uno tremendamente tenso y pasivo-agresivo, sonrió. - Jason, cariño. - Él la miró con la adoración de siempre, totalmente ajeno al tono. - ¿Podrías, por favor, por un segundito, no alterar más a nuestro hijo ya de por sí alterado? - ¡Pero míralo qué alegre jugando con su prima! - George se tapaba la risa con la boca, pero se le cortó en el acto cuando Betty le miró con expresión asesina. - Ya que no vas a intervenir, al menos no lo espaventes. Por favor. - Claramente, Jason no se había visto venir el tono enfadado de Betty, quien corrió como pudo detrás de su hijo, entrando en la casa. Su amigo hizo una mueca y siseó, mirándoles. - Es que con lo del embarazo y eso... está últimamente enfadoncilla. - Dan se mojó lentamente los labios y puso una mano comprensiva en el hombro del otro. - Jason... solo... una cosa. - Le miró con los ojos entornados. - No te recomiendo que digas que está enfadada a causa del embarazo. - Ya pero... - De verdad... No. - Intentó decirle de corazón. Es que lo iba a matar como siguiera así. - Tú solo... intenta hacerle la vida más fácil y ya está. - Farrah también se enfadaba muchísimo. - Añadió George. Luego rodó los ojos y se llevó el vaso a los labios. - Aunque, si fuera por el embarazo, entonces lleva embarazada desde que nos conocimos... - ¿Cómo es que no ha venido? ¿Le has dicho que hay barbacoa? - Dan miró a Jason de nuevo. A veces preferiría vivir en la inopia como él y ser así de feliz. - Sigue siendo vegetariana. - Dijo el otro, monocorde y mirando el vaso. Ahí había problemas, no era necesario ser un lince, pero él no era nadie para meterse.

    - ¿Cómo van los negocios? - Preguntó a George, porque si no, veía a Jason seguir negligentemente insistiendo. Al menos así desviaba a algo que a George le gustaba, y, de hecho, el chico se puso a narrar entusiasmado, aunque Dan seguía con la mente en otro sitio: ¿dónde estaba Shannon? Quizás era momento de reconocer que... le gustaba. Le gustaba lo suficiente como para estar allí soportando aquella tortura, y no solo eso. Le gustaba lo suficiente como para estar dispuesto a soportar aquella tortura durante tantos años que pudiera lograr incluso que llegara a gustarle. Solo tenía que estar menos tenso... No podía ser tan difícil. Difícil era llevar aquello en el trabajo. ¿Cómo lo hacía? Si le daba un puesto de enfermera en su gabinete, podrían acusarle de hacerlo por enamoramiento, y eso no era nada profesional. Y encima no sería cierto, porque Shannon, primero de todo, era una profesional estupenda, no se merecía que cayera sobre ella la sombra del enchufe. Pero, digamos, que conseguía superar todo eso, pero que Shannon no estaba interesada en él. ¿Qué pensaría si, después de ascenderla, se le acercara con... intenciones? Se ruborizaba solo de pensarlo, no no, eso estaba FATAL, podría ser malinterpretado catastróficamente. Ya estaba viendo los titulares: "médico abusando de poder con su enfermera, queriendo tratos de favor". Solo de pensarlo quería que se lo tragara la tierra.

    Y entonces, notó la mano en su brazo. Era ella, claro que era ella. Nadie en aquella casa obraba con tanta delicadeza. Se giró y el corazón le dio un vuelco. Así no vamos bien. Desde luego, si la estrategia era olvidarla, era malísima, no debería haber acudido a aquella reunión. Y el por qué había ido estaba bastante claro, y tenía poco que ver con Jason. - Hola. - Se puso de pie tan de golpe que se zafó un tanto bruscamente del brazo del cumpleañero, lo que lamentó en el acto. Y no porque a Jason le fuera a molestar, porque él seguía a sus cosas (si bien ambos hombres le miraban ahora desde sus asientos), sino por la impresión que podría haber causado en Shannon. - Sí, sí, claro que me acuerdo... Shannon. - Sonrió levemente. - Me sorprende que te acuerdes tú de mí. - Dijo con una risa leve. - ¿Cómo estás? - Menuda pregunta de genio. No tenía el don de la conversación de la familia irlandesa, eso estaba claro.
    .
    Flashback - Septiembre de 1984
    Emrys


    We are
    Anatomía de un éxito Alchem10

    Anatomía de un éxito Firma110

    La eternidad es nuestra:
    Freyja
    5368Mensajes :
    178Honra :

    Anatomía de un éxito Empty

    Alchemist
    Ivanka
    Alchemist
    Link del mensaje
    Lun Oct 30, 2023 7:16 pm
    Anatomía de un éxitoCapitulo I

    Rio como una niña tonta a la reacción de Dan. Vaya, igual le había asustado. — ¿En serio? “Te acuirdis di mi” “Li qui mi sirprindi…” ¡QUE VOSOTROS DOS NOS JUNTASTEIS! ¿Te lo he contado, hermanito? Nuestra Shannon y Dan nos juntaron a Betty y a mí, y míranos ahora, con nuestro precioso Junior, que va a ser jugador de quidditch, y nuestra próxima bendición… — Alguna vez lo has mencionado, sí. Aunque yo de ti tendría cuidado con la bendición y el jugador, porque tu mujer está de muy mal humor. — Comentó George, levantándose para darle un beso en la mejilla. — Hoy estás muy guapa, Shushú. — Hasta su hermano mayor, tan arreglado él, tan serio hombre de negocios, tenía que dejarla en evidencia. — Hola, Georgie. — Lo siento, no tengo tiempo para vosotros.

    Se quedó mirando a Dan y sonrió y se encogió de brazos como una tonta. — Pues he terminado las prácticas de enfermería y me han contratado en el hospital… Pero yo quiero trabajar para ti, eso iba a quedar muy feo e interesado. Aunque mejor que mirarle con esa cara de embobada… Es que no es que siguiera siendo muy guapo, es que se había vuelto AÚN más guapo. — ¡A VER, PASO! Quitadme a los niños en medio, eh… ¡Ay, Shannon, mi vida, ya has bajado! — Su madre irrumpiendo con un montón de comida siguiéndola levitando no era bueno. De hecho, la cogió de las mejillas. — ¿Has visto que guapísima está mi hija, Dan? Tiene unos ojos irlandeses… Es la más irlandesa de todos. Y mi Junior, que ha sacado el pelirrojo de los abuelos. Mi padre y la madre de Frankie, que era pelirroja también, y, a ver, Jason ha salido así cobrizo también, pero… — Venga, mami, no agobies a los invitados. — ¡Tírale la snitch a Dan, Junior! — Gritó Jason desde el suelo. Shannon suspiró, mientras su sobrina corría por ahí chillando como si la estuvieran matando. Entonces notó cómo tiraban de ella. — ¡Necesito ayuda femenina! — Esgrimió su cuñada, saliendo de la nada.

    Betty tiró de ella hasta el baño, y estaban un poquito estrechas allí, con la barriga de su futuro sobrino o sobrina en medio. — ¿Qué pasa? — Preguntó preocupada. — ¿Te sigue gustando Dan? — Ella parpadeó y boqueó. — A ver… ¿cómo “sigue”? Dan… El doctor Parker… — ¡Ay, por favor! — Le interrumpió Betty abanicándose. — No te hagas la tonta conmigo. — A ver, era el chico guapo del colegio, y así tan inteligente… Pero ahora lo que quiero es que me pida para su grupo de trabajo. — ¿Sabes que quiere irse del hospital y montar su consultorio? — Lo sabía. Quería, DESEABA, ese consultorio. — Algo he oído. No me importaría empezar en un proyecto así, desde luego. — Hizo un gesto de evidencia. — Por eso lo de “gustar” no está en la ecuación. — Betty resopló y negó con la cabeza. — Déjalo de mi cuenta. — Y abrió la puerta de golpe.

    ¡Hija! Tu madre acaba de llegar… Uy, qué mala cara ¿estás ya de parto? — ¡Más quisiera yo, Frankie! ¡De corazón te lo digo! ¡Háblalo con Dan y tu hija que me saquen esto ya! — Su padre la miró con cara de comprensión. — La pobre está llevando este embarazo un poquillo peor que el otro, ¿no? — Shannon asintió. — A más Laceys, más cuesta arriba se hace. — Frankie rio y la rodeó con un brazo. — Algún día hablarás por experiencia, cariño, ¿te sientas conmigo? — ¡No! — Dijo demasiado rápido, al ver el asiento al lado de Dan libre. — Voy a… Sentarme con el pobre Dan, que creo que los irlandeses le sobrepasan un poco… Qué magnífica excusa. Se deslizó por la silla, y en breves, Sandy se le retrepó al regazo. Betty estaba resoplando, sentada frente a ellos. — Qué pesadito, Parker. No, no tengo los tobillos hinchados ni nada que se le parezca. Tengo hinchados los… — Miró a Sandy de reojo. — Los límites. — Terminó con sonrisa tensa. Shannon intentó hacerse la graciosa y le dio un codazo suavecito. — No te tenía por médico de maternidad, doctor Parker. — Sandy le miró y preguntó, con su actitud arrojada y chilloncilla. — ¿Tú curas gente como la tía Shannon? — Ella rio y la movió un poco con las piernas. — No exactamente como yo, pero sí lo hace. Si te pones malita, te llevamos con él y te cura… CON COSQUILLAS. — Dijo haciéndoselas a la niña en el costado. En el fondo adoraba a sus sobrinos y le encantaban incluso cuando se le colaban entre ella y su objetivo aquella tarde.

    .
    Flashback - Septiembre de 1984
    Emrys


    Anatomía de un éxito Whatsa10

    El Pájaro en el espino, el comienzo:

    Golden Shields:

    Juntos, somos el Todo:
    16 de enero de 2002:
    Ivanka
    2949Mensajes :
    20Honra :

    Anatomía de un éxito Empty

    Alchemist
    Freyja
    Alchemist
    Link del mensaje
    Sáb Feb 17, 2024 6:32 pm
    Anatomía de un éxitoCapitulo I

    Tragó saliva y sonrió con tensión y muy discretamente, pero por dentro estaba pidiéndole a gritos a Jason que se callara. Después de tantos años, no dejaba de sorprenderle lo poco discreto que era. Y él que estaba dando gracias porque la lista del plantel, que claramente era Betty, estuviera a otras cosas, en vez de presenciando aquello, porque iba a tardar en darse cuenta de lo que había medio segundo. Casi que prefería eso a su amigo vociferando y ruborizándole como un idiota a cada palabra que decía. Decidió centrarse en lo que ella decía. - ¡Enhorabuena! - Felicitó sonriente, cuando realmente debería decir "lo sé, llevo días viéndote por allí y quedándome mirando como un idiota y no sé cómo proponerte que vengas a mi gabinete sin parecer un acosador". Nadie podría decir que todas esas palabras gritando en pánico estuvieran detrás de su comedida sonrisa.

    La conversación no pudo durar (debería acostumbrarse a eso, desde luego no era como una tranquila quedada en un parque) porque la madre del cumpleañero y de su enamorada irrumpió por allí y empezó a poner a la pobre en evidencia. Fue a abrir la boca en un arranque muy poco frecuente en él de valentía para decir algo así como "sí, señora, sí que he visto lo guapa que es, guapísima, la mujer más guapa del mundo", pero Maeve no dio opción porque siguió añadiendo datos, por lo que su arranque de valentía quedó reducido a dejarle con la boca entreabierta y cara de tonto. Un día más en la vida de Dan de no atreverse. Y sin vérselo venir, fue mencionado, y al girarse, le cayó un pompón directo al pecho que le puso en la situación de hacer un ridículo y desincronizado baile para recoger en el aire algo que estaba ya prácticamente en el suelo para cuando pudo reaccionar. Desató sendas risas crueles de padre e hijo y, aun muerto de vergüenza, quiso volverse hacia Shannon para intentar recuperar una inexistente conversación... y ya no estaba.

    Miró a Jason con reproche, y al hombre se le cortó la risa y puso cara de cordero degollado. - Daño no te ha hecho ¿no? - Suspiró. - No. - Es un pompón, Jason, me ha herido más el orgullo que el "golpe", pensó, pero se cansaba a sí mismo hasta de pensarlo, como para decirlo. - Cariño, mira, ven. - Maeve le había agarrado del brazo y le arrastraba hasta la mesa. - Tú ponte aquí, que es un sitio divino. Ahí, en el centro. Qué bien que estés aquí, siempre has sido una influencia buenísima para mi Jason. - ¿Segura? Pensó, porque dudaba que a Jason se le hubiera pegado NADA  de él. Prácticamente le sentó en la silla. - Ahí en frente se va a poner mi Betty, que sé que sois muy amigos, y así estás cómodo. - Palmeó la silla vacía a su lado y añadió con tono travieso. - Y aquí mi Shannon. Que ella... es muy familiar... y muy buena para la gente así... lista, y calladita... Ya verás, ya, te va a caer divinamente. - Se notaba como un tomate, mientras tragaba saliva y asentía, avergonzado, y la mujer se iba de allí entre risillas maliciosas.

    Efectivamente, Betty se dejó caer con muy mala cara (más de enfado que de malestar) en la silla frente a él. - ¿Cómo te...? - La mirada asesina le hizo callar de repente. Alzó las palmas. - Solo es una pregunta de cortesía. - De cortesía... - Masculló la otra. Él respiró. - ¿No puedo interesarme por tu estado? Eres mi amiga. Y soy médico. Y te veo... alterada. ¡Que lo entiendo! - Como para no. - Pero... ¿Las frecuencias las tienes bien? ¿Los tobillos...? - Y claro, ya le saltó Betty a la yugular. Justo en el momento en el que Shannon llegaba de nuevo. Mira por donde, ya no le interesaba hacerle más preguntas a la embarazada. Rio levemente a su pregunta. - Me temo que tengo demasiada deformación profesional. Voy a todo lo que suene a salud, sea del área que sea. Soy un estorbo, lo admito. - Te estás vendiendo de escándalo, se reprochó. La intervención de la niña le hizo sonreír y darle con el índice en la nariz. - Claro que sí. - Pero Shannon había empezado a hacerle cosquillas, y él la miró con ojos brillantes... Qué hermosa era. Rio y trató de centrarse en la niña, que se perdía. - Efectivamente, con cosquillas. Enfermera Lacey, no me haga pública la estrategia, por favor. - Bromeó, un poco más relajado. - Pero tu tía seguro que es muy buena curando, la mejor. Se deben estar pegando por ella en los consultorios... - ¿Estaba bien traído el tirito? Igual le facilitaba el entorno. La niña, que era mucho más lista de lo que se vio venir, puso carilla maliciosa y dijo. - ¿Y tú no tienes uno? - ¿Yo? Hoy me vais a desvelar todos los secretos. Justo pensaba abrir uno. - La niña se giró a la mujer. - ¡Tita, tita! ¿Por qué no trabajas con el médico Dan? Él quiere. - Y a pesar de habérselo inventado completamente, había dado en el blanco. Se agarraría a convenciencia. Mirándola de soslayo con una risa tímida, se encogió de hombros y dijo. - Si ella quiere... -
    Flashback - Septiembre de 1984
    Emrys


    We are
    Anatomía de un éxito Alchem10

    Anatomía de un éxito Firma110

    La eternidad es nuestra:
    Freyja
    5368Mensajes :
    178Honra :

    Anatomía de un éxito Empty