• ÍndiceÍndice  
  • Últimas imágenesÚltimas imágenes  
  • BuscarBuscar  
  • RegistrarseRegistrarse  
  • ConectarseConectarse  
  • Tree Of Life
    ¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
    2 participantes

    Faun
    Haize
    Faun
    Link del mensaje
    Lun Abr 15, 2024 6:27 am


    Cap. O Canción de rio
    Las luces de la calle y los edificios titilan como luciérnagas suspendidas en la negrura del cielo. La panorámica desde cierta altura muestra un asfalto brillante por la reciente lluvia, reflejando los faros de los coches y las luces de neón de los locales aún abiertos. Los ciudadanos, la mayoría japoneses, deambulan ruidosamente por las arterias de Akihabara ajenos a los pequeños espíritus que se cruzan con ellos en las aceras: los nekomatas despliegan sus colas al fin a salvo de la lluvia que les clausura sus poderes,  los viejos tengus venidos a menos toman alcohol barato en los bares junto a los humanos, astutos tanukis regentan negocios que desaparecen sin dejar rastro al día siguiente…

    Alejándose cada vez más de las calles principales,  intentando escapar de quien lo persigue, encontramos a un hombre obeso corriendo con rapidez, completamente presa del miedo. La mayoría de la gente con la que se cruza tiene tiempo de apartarse en su huida, pero no así los distraídos con sus teléfonos o conversaciones que reciben un severo empujón, terminando en algún charco.

    Diario nocturno en Akihabara BCSypUl

    Es casi un milagro que sus anteojos todavía se encuentren en su regordeta cara, adornada con un esponjoso mostacho, ahora un poco despeinada y perlada de sudor. Da un rápido giro por una esquina, adentrándose en un callejón mucho más oscuro que la concurrida calle, lleno de cubos de basura, alguna salida de emergencia y una valla metálica al fondo. Respira con dificultad, desabrochándose la camisa y la corbata.

    "Lo tenéis en un callejón sin salida Cazadores"
    Escucháis en tono radiofónico la voz de Yuko, la compañera en la retaguardia que ha estado monitorizando la cacería y os habla por el auricular inalámbrico.

    Lo habéis estado persiguiendo durante más de treinta minutos y parece que ha llegado el momento. Aunque parezca humano, Aiko percibe con claridad que se trata de un engaño, ¿cómo lo siente? Es algo que ve, huele...  tal vez se trata de una sensación de incomodidad o crispa sus nervios o acaso, el ambiente al rededor se distorsiona o desdibuja.
    Haciendo equipo con el clausurador Masaru, todavía no saben a qué tipo de yokai se están enfrentando. No mientras su presa conserve esa apariencia de falso-hombre.

    ✥ Calles de Akihabara✥ Aiko & Masaru


    Haize
    21Mensajes :
    0Honra :
    Bajada de ActividadActividad :

    Diario nocturno en Akihabara Empty

    Faun
    Seven
    Faun
    Link del mensaje
    Miér Abr 17, 2024 6:33 pm


    Cap. O  Canción de rio
    El pecho de Masaru subía y bajaba rápidamente. Su respiración era agitada, tanto que le estaba comenzando a arder el pecho. Si bien su condición física no era deplorable, el hecho de que estuviera gritando para advertir a los trasuntes de chocar, y el que se la pasara disculpándose cada que le pegaba sin querer a alguien, había provocado que se cansara antes de tiempo.

    Aunque su visión se estaba tornando borrosa debido a sus gafas empañadas, Watanabe no perdía de vista al viejo regordete que les llevaba un par de metros de ventaja. Sabía que no era humano, y por ende las leyes físicas no aplicaban para él, sin embargo, le seguía sorprendiendo un poco la agilidad con la que se escabullía teniendo ese cuerpo corpulento.

    — ¡Permiso, háganse a un lado! —, gritó por enésima vez mientras se abría paso con dificultad entre los peatones. Al dar un mal paso, uno de sus pies resbaló por el suelo mojado, haciendo que por inercia se sujetara fuertemente del brazo de un sujeto que iba de paso —. Lo siento, lo siento~ —, dijo en un canturreo al incorporarse velozmente. Sin esperar la reacción del tipo, Masaru se echó a correr para seguirle el ritmo a Suzumiya.

    Si la escena de dos personas persiguiendo locamente a un hombre de mediana edad no era lo suficientemente llamativa como para captar la atención de los transeúntes, entonces los alaridos de Watanabe si que lo eran.

    — Si que tiene resistencia —, comentó a su compañera con voz entrecortada al ver al “hombre” doblar la esquina rápidamente. Le hubiera gustado mostrar una faceta suya más valerosa a Suzumiya, y no ese estado lamentable, sin embargo, tampoco se lo estaba tomando a mal, al menos ahora sabia a lo que se atenía al trabajar con él.

    Al llegar al callejón, una sensación extraña cruzó su cuerpo. Todo le daba un mal presentimiento, desde el hecho de no saber a lo que se estaban enfrentando, como el sitio al que los había llevado. En lugar de haberlo acorralado ellos a él, Masaru sentía que había sido al revés, con o sin intención, ahora estaban en el terreno de ese ser.

    — Ten cuidado, Suzumiya-san —, dijo en voz baja, y sin quitar la vista del sujeto frente a ellos, fue metiendo disimuladamente su mano derecha en una bolsa que llevaba sujeta a su cintura.

    ✥ Calles de Akihabara✥ Aiko & Masaru




    Well you can't get what you want
    But you can get me

    Seven
    37Mensajes :
    7Honra :
    ActivoActividad :

    Diario nocturno en Akihabara Empty