Últimos temas
En Búsqueda del Abismo +18
Killing me softly [+18] - Página 6 EmptyHoy a las 6:31 pm por Carefree_Snake

peppermint tea [wishlist]
Killing me softly [+18] - Página 6 EmptyHoy a las 4:22 pm por Paradise

Love in shades of wrong
Killing me softly [+18] - Página 6 EmptyHoy a las 3:18 pm por Bewölkt

In the mood for love.
Killing me softly [+18] - Página 6 EmptyHoy a las 2:40 pm por Mermeladita

No rose without its thorns
Killing me softly [+18] - Página 6 EmptyHoy a las 2:12 pm por Circe

» silver and gold « (0/1)
Killing me softly [+18] - Página 6 EmptyHoy a las 1:54 pm por vicivosdrcams

Registro y conteo de puntos
Killing me softly [+18] - Página 6 EmptyHoy a las 1:26 pm por Circe

Grupal: New Year Ball
Killing me softly [+18] - Página 6 EmptyHoy a las 1:22 pm por Bewölkt

— Are you sure?
Killing me softly [+18] - Página 6 EmptyHoy a las 12:01 pm por Shadow

Afiliados
Élites
Créditos
Tree Of Life es un foro de rol libre y su contenido es propiedad intelectual de los administradores del mismo y los usuarios que crean sus tramas. El diseño general del skin y las tablillas staff fue creado por Red, a quien agradecemos su contribución. Agradecimientos especiales a los foros dixinmortal y al foro de ayuda de Foroactivo, así como a los tumblrs de necromancercoding, Flerex, Gitanodoescodes y Maryskins, pues sin sus tutoriales y zonas de ayuda habría sido imposible completar esta skin. Las imágenes utilizadas no son de nuestra propiedad si no sacadas de las páginas Google, DLPNG, Pngflow, Freepng y DeviantArt (Captain-Kingsman16, DUA-PNGS, Weirdly-PNGS y nickelbackloverxoxox). También agradecemos a Mario Montagna de freepsdfiles por las imágenes de los botones, así como a freepik y a Flaticon por las imágenes de los iconos. Los iconos web pertenecen a la página FontAwesome. Por último, el diseño de la página html para las dinámicas es creación de ethereal-themes, que cede el código gratuitamente en su tumblr del mismo nombre.
Hermanos

Tumblrs de recursos para el rol

Página 6 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6

Killing me softly [+18] - Página 6 Empty

Miér Mar 17, 2021 1:21 am
Recuerdo del primer mensaje :


w i t h    y o u r    h a n d s
Killing me softly

Las almas en pena susurran el nombre de una silueta evaporada, manchada de roja sangre de venganza y hundida en la niebla de la soledad: Andrew Palmer, quien vivía en un delirante desfile de crímenes, intrigas y relatos sangrientos, pero lejos de ser el héroe de cualquier historia, se alzaba como el antagonista que engendra terror allá donde pisa, como Hades a las puertas del infierno.

Un asesino profesional que trabaja por libre se ve obligado a tomar una rehén cuando el pago de su último trabajo no sale bien. Pero lejos de querer un montón desorbitado de dinero, Andrew decide poner fin a la red de tráfico de armas de Walter Waldorf, un reconocido magnate; para llevar a buen puerto su plan, rapta a Cassandra Waldorf, la hija adoptiva de Walter y la llave de todas las puertas que serán abiertas por un hombre que solo pretende retirarse del podrido mundo de los sicarios por la puerta grande, sin saber que durante su camino se tropezará con la infranqueable piedra del amor.
Cronología

Wait for it
Take it slow
Shot me down
Acting like strangers
Flying knives
Casino night
Back home
Bloodshed
Sweet dreams
Unexpected
Honey moon




Andrew Palmer

Asesino
Tom Hiddleston
Phantom

Cassandra Waldorf

Sobrina de Walter Waldorf
Eva Green
Marlowe
One on One - ORIGINAL - Realista
XIII


Personajes secundarios:



s e c u n d a r i o s
Personajes


Walter Waldorf

Tío de Cassandra
Donald Sutherland

James Deckard

Interés romántico de Cassandra
Contable en el museo
J. J. Feild

Edward Shallow

Cómplice de Waldorf
Lee Pace

Stella Shallow

Esposa de Edward Shallow
Margot Robbie

Diana Paige

Ex Novia de Andrew
Charlize Theron
XIII


Última edición por Marlowe el Miér Nov 03, 2021 8:57 pm, editado 10 veces


I have been half in love with easeful Death, call'd him soft names in many a mused rhyme.
Marlowe
Marlowe
Mensajes: : 1398
Reputación: : 698
Mis links
https://www.instagram.com/marlowegraphics
Rango Marlowe

Volver arriba Ir abajo


Killing me softly [+18] - Página 6 Empty

Lun Mayo 24, 2021 3:32 am


CAPÍTULO XI
honey moon·

Extasiado y perdido en aquella profunda mirada felina, una sonrisa juguetona se posó en los labios de Andrew al ver cómo Cassandra introducía los dedos de este en la húmeda profundidad de su boca, sorprendiéndolo y encendiéndolo más si cabía, antes de que sus labios volviesen a chocarse en un desesperado encuentro, Andrew ya sentía el peligro inminente que se cernía sobre ellos. Y nada tenía que ver con las ganas de arder en el peligroso fuego de la pasión, ni en las veces que ya habían caído en aquella dulce tentación, sino más bien en un sentimiento casi agónico que se posaba en su pecho cada vez que sus labios, sus pieles y sus miradas se separaban.

Como dulce néctar llevado por un Hermes alado, los besos que llenaron su boca hicieron latir con fuerza su corazón, haciendo temblar incluso los rellenos de pluma de las almohadas. Allí, sentada sobre él, reinaba ella fina y esbelta, mientras sus manos escurrían la dureza de su excitación, en calientes caricias y roces que revolvían todos sus adentros, provocándole suspiros y ronroneos a aquel hombre que tampoco podía parar de sonreír, como si fuera un reflejo de la muchacha; felices, escapando de su realidad, ascendían a las doradas nubes, ardiendo en deseo por gemir el nombre del otro en un delirio incansable.

¿A qué viene la pregunta?— negó con la cabeza, mientras volvía a buscar aquellos besos de miel —Habla demasiado, no calla nunca y su risa es muy estridente, pero sí, he de decir que el baile no estuvo nada mal.— Mientras las palabras salían de su boca, Andrew se inclinaba hacia ella, aún con la sonrisa puesta y soltando ronroneos suaves que delataban su disfrute bajo las manos de aquella hechicera—. ¿Quieres que te de unas clases privadas de baile para que la próxima vez solo te saque a bailar a ti?— Sonrió burlón, mientras una de sus manos escapaba juguetona por su espalda, hasta llegar a su negra cabellera y hundirla en ella, para acercarla lentamente a su rostro.

No hay comparación que valga, ella es una de esas mujeres que brilla porque los focos siempre están sobre ella, no es mi tipo para nada.— Apresó la cintura de Cassandra con las manos, subiendo y bajando en una caricia hipnótica, casi pidiendo permiso para poder abrazarla y pegarla a él, en cambio solo continuó mirándola a los ojos, mientras que sus labios habían dejado a un lado la excusa para hablarle con la más exacta realidad, llena de matices líricos y metáforas confeccionadas para no ser todo lo directo que desearía poder ser, pues si todo lo dijera así como llegaba a su cabeza y a su corazón, hacía tiempo que Andrew sería un agente inservible y con un claro punto débil perceptible—. Me gustan más las chicas que están hechas de miel y cristal, dulces y pegajosas y aun así peligrosas; de esas cuyo sabor no puedes quitarte de la boca y te dejan un regusto a azúcar quemado y ron añejo, de las que no bailan bajo la lluvia ni sonríen por cualquier cosa. Esas que no sabes cómo han llegado ni cuándo se han ido, pero que te sorprenden como lluvia a pleno sol.

Sin apartar la mirada de aquellos profundos ojos, Andrew estiró la mano hacia la mesita de noche, cogiendo un envoltorio de preservativo que acabaría dejando en manos de Cassandra, antes de volver a colgarse de aquellos labios de luna que helaban su camino con besos que lo desempolvaban de su exilio.
Andrew Palmer - con Cassandra Waldorf - Islas Seychelles
XIII


Phantom
Phantom
Mensajes: : 743
Reputación: : 546
Mis links
Woolf - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

Killing me softly [+18] - Página 6 Empty

Lun Mayo 24, 2021 5:58 pm


CAPÍTULO XI
honey moon·

Aferrada a aquel tenso mástil, Cassandra escuchó las palabras de Andrew todavía sonriendo, dejando que sus caderas se contonearan suavemente a la par que su mano, satisfecha y excitada por aquel tacto.

- Quiero que me des unas clases privadas, pero de otra cosa.

Que dos niños tan inocentes se tambaleaban en aquel precipicio que prometía engullirles entre miradas y sonrisas. Y lo peor de todo venía de su disposición para dejarse llevar por aquel camino que les engañaba con una falsa felicidad, como si el dormitorio lo fuera todo y nada pudiera escapar en el escaso espacio que había entre sus cuerpos.

¿Y cuál es tu tipo?, quiso preguntar Cassandra antes de que Andrew le leyera los pensamientos, algo no del todo imposible teniendo en cuenta lo enfrascado que estaba en sus ojos, como si en ellos pudiera ver algo más de lo que acostumbraba a ver a diario. Pero sus bocas no fueron las únicas en hablar. Las manos de Palmer desarrollaban su propio lenguaje de signos al arrastrarse por el cuerpo de Waldorf de una forma tan cordial como ardiente y ésta, agradecida, se atrevió a hacer lo mismo con el hombre, olvidándose de centrarse en un miembro para hacer caso al resto, pues eran igual de importantes.

Andrew tenía razón con James Deckard, nada le costaba encandilar a Cassandra con sus gestos o palabras. Tonta de ella, tenía predilección por escuchar bellas frases precisamente en los momentos más vulnerables y, aunque irónicamente aquel encuentro le estaba dando más de lo que le quitaba, comenzó a alimentarse de la mirada de Palmer, de sus metáforas, de como su lengua vibraba con cada palabra, de cómo sus manos seguían trazando galimatías en su cuerpo. Su corazón latía tan fuerte que era imposible no oírlo y tampoco debió ser fácil para Andrew explicar todo aquello con Cassandra amenazando su boca tan de constante, queriendo sentir su aliento como si pudiera también hacerse con aquellas palabras y nutrirse de ellas de igual forma como tributo a su ego herido. Hasta su cuerpo comenzó a temblar según sus oídos se embelesaban más si cabe de aquel cumplido superlativo que todavía bailaba en la duda, la duda de si ella era la musa de aquel discurso.

Por fin lo había conseguido. Cassandra Waldorf se había quedado sin palabras y aunque le hubiera gustado conservar el regusto de aquel momento, se apresuró a contestar a la nueva declaración de intenciones de su compañero como la que escapa de un lugar peligroso.

- ¿Qué es esto? - bromeó cómo si nunca hubiera visto un preservativo, recordando en tono de humor que sus costumbres en el pasado siempre se habían alejado de la prudencia-.

Confusa y algo preocupada, la mujer se preguntó trémula qué había cambiado entre ambos y cuándo. Valorando si el cambio había sido positivo o no, sintiendo una dicha inconmensurable pero un miedo igual de pleno que le hizo buscar respuestas en los ojos de Palmer mientras sus manos abrían aquel envoltorio y lo disponían todo para curiosidad de Cassandra, que se preguntaba si el sexo sería igual o también habría cambiado en aquel corto periodo de tiempo. Decidida, se hundió en aquella incógnita que le arrancó un airado suspiro de los labios mientras se aferraba en un abrazo al cuerpo de Andrew. La primera estocada siempre era la más dura, pues era el momento de decidir si se rompía en dos como mujer de miel y cristal o, dulce y pegajosa, se derretía en derredor de aquel dolmen que le confería el ímpetu de un animal.
Cassandra Waldorf- con Andrew Palmer - Islas Seychelles
XIII


I have been half in love with easeful Death, call'd him soft names in many a mused rhyme.
Marlowe
Marlowe
Mensajes: : 1398
Reputación: : 698
Mis links
https://www.instagram.com/marlowegraphics
Rango Marlowe

Volver arriba Ir abajo

Killing me softly [+18] - Página 6 Empty

Mar Mayo 25, 2021 10:56 pm


CAPÍTULO XI
honey moon·

Creo que esas clases privadas de otra cosa me las das tú a mí— musitó contra sus labios soltando aire envuelto en una risa atontada antes de volver a besarla con la necesidad intrínseca de sentirla cerca, tan suya como él mismo sucumbía en sus brazos, palpando la electricidad que emanaba de su cuerpo como suplemento de todo lo que se negaban a sentir—. Un complemento directo— bromeó entre risas, mientras los suspiros subían de volumen a medida que la reacción complementaria de sus cuerpos se hundía en el mismo mar oscuro al que ya habían sucumbido tantas veces, con la ligera diferencia de que aquello denotaba un compromiso más leal y profundo, una regla básica de todo lo que debió de ser desde un principio y no fue por causa del orgullo, la rabia y los instintos.

Ninguno de los dos entendía por qué había estallado aquel incendio entre ellos desde el primer momento, como si estuvieran hechos para complementarse el uno al otro, encajando perfectamente en una agonía que los despellejaba, dejando sus carnes a merced del placer. Y no le resultaba difícil caer en el fuego que los aprisionaba con la agilidad del aire, subiendo por ella como una enredadera que intenta alcanzar la luna por un cielo mojado, sin darse cuenta que en realidad acabaría ahogado en el reflejo de un lago. Con necesitado abrazo en tiempo imparcial, soltó un gemido como si le fuera la vida en ello.

Elevó las caderas a medida que realizaba movimientos circulares, recorriendo su espalda, sus glúteos y sus piernas en caricias intermitentes, suaves y delicadas que se ceñían a aquel cuerpo como el nudo de una soga, atándolos más y espoleando el formidable vientre de aquella amazona que poco ya tenía de salvaje. Como si cruzara la selva, temblorosa y ávida sobre aquellas embestidas a ritmo del galope, reinaba en su espasmo la sorpresa de saberse disfrutando de aquel sexo mundano.

Mojado en sudor, buscaba nuevamente aquellos labios entreabiertos, siguiendo con la batalla de sus lenguas en una cacería muda que cortaba cualquier aliento o atisbo de aire que pudiese atravesarlos. Así pues, la tomó de la cintura e irguió su torso para sentarse en la cama, sujetándola contra él sin separar sus lenguas ni sus miembros, ayudándola a elevar las caderas para hacer aún más profunda las embestidas. Reinando sobre aquel cuerpo de infarto, atormentándose contra los glaciales témpanos de sus labios y usando las zarpas retráctiles de sus manos en furiosas y delicadas caricias que no pretendía detener ni en cien años, así cayeran al abismo profundo donde los dioses brillaban por su ausencia y se revolcaran en las cúspides nevadas, donde el brillo de los astros escaseaba y solo los gemidos eran audibles. Andrew Palmer había sucumbido completamente al agónico influjo de la afección, pero eso nadie más que él lo sabría.

Arrodíllate en la cama dándome la espalda...— le sugirió entre susurros, separándose por fin de aquellos labios que había desgastado hasta enrojecerlos e inflamarlos—. Déjame mostrarte cosas nuevas— en murmullos débiles y delicadas caricias sobre su espalda, soltó el agarre de la cintura ajena, dejando que sea ella quien eligiera si hacer caso de aquel desconocido y confiar plenamente en sus dulces encantos.
Andrew Palmer - con Cassandra Waldorf - Islas Seychelles
XIII


Phantom
Phantom
Mensajes: : 743
Reputación: : 546
Mis links
Woolf - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

Killing me softly [+18] - Página 6 Empty

Miér Mayo 26, 2021 9:00 am


CAPÍTULO XI
honey moon·

La peligrosa complicidad acompañó a dos niños que jugaron hasta extasiarse del otro en una odisea de posturas y, por primera vez, de sentimientos. Todo lo que Andrew le propuso era digno de gemir a pleno pulmón y deshacerse después en caricias que corroían sus armaduras con un nuevo veneno. Morfeo terminó haciéndose con ellos pero, así como Orfeo no concebía separarse de Eurídice, el abrazo de sus cuerpos se prolongó durante toda la noche.

Cassandra abrió los ojos temprano y, después de bostezar y vacilar un poco más entre los brazos de Andrew, terminó sentándose frente a la cama, en un sillón colocado contiguo al gran ventanal. Como ya era costumbre, cubrió su cuerpo con la camisa que Palmer había usado la noche anterior y, embriagándose de aquel aroma, sacó de su equipaje unas gafas y un libro electrónico que rivalizaría en atención con la imagen de aquella deidad entre sábanas blancas.

Poco fue el tiempo que pudieron dedicarse antes de embarcar en el Calypso II -nadie quiso explicar que había sucedido con el Calypso I-, donde el sol no sólo amenazaba con oscurecer la piel de algunos de los pasajeros de aquel barco, sino también el carácter de otros.

- James, querido, ¿podrías echarme un poco de crema? -preguntó Stella Shallow sin ningún complejo para quedarse en un colorido bikini que demostraba similitudes entre la perfección de su rostro y su cuerpo por igual-.
Cassandra Waldorf- con Andrew Palmer - Islas Seychelles
XIII


I have been half in love with easeful Death, call'd him soft names in many a mused rhyme.
Marlowe
Marlowe
Mensajes: : 1398
Reputación: : 698
Mis links
https://www.instagram.com/marlowegraphics
Rango Marlowe

Volver arriba Ir abajo

Killing me softly [+18] - Página 6 Empty

Jue Mayo 27, 2021 9:45 pm


CAPÍTULO XI
honey moon·

Aquella noche no batallaron una guerra como de costumbre, sino entre besos y caricias hicieron a un lado sus miserias y disfrutaron de tenerse en sus brazos, exhalando suspiros de éxtasis y calentando sus sonrosadas mejillas al cruzarse con los ojos azulados que expresan amor aun cuando su boca calla tal agonía. Entre beso y beso, los níveos y largos dedos de Andrew Palmer recorrieron cada tramo de piel, cada lunar y cada marca dejando un reguero de sentimientos sobre Cassandra, apenas perceptible como la sombra de un lirio, sucediéndose entre excitantes posiciones hasta la cúspide de no uno, sino varios orgasmos. Aprisionó entonces su cuerpo en un lánguido abrazo y cayeron presas del sueño, inconscientes de todas las veces que se ahogaron en silencio.

A la mañana siguiente, Andrew despertó solo en una cama vacía, sufriendo el recuerdo de la noche anterior y las ganas de hundirse en los brazos de Cassandra, sin embargo, verla a los pies de la cama ensimismada en su libro, le provocó una sonrisa nostálgica por tener que volver al mundo ruin donde fingían ser otras personas y no poder disfrutar de aquella pacífica soledad.

Así pues, se pusieron manos a la obra y después de un merecido desayuno en la terraza, volvieron a meterse en las pieles de James y Diana Connor, y se encontraron con los Shallow para poner rumbo a mar abierto en un lujoso yate alquilado. Andrew se había puesto a hablar de maquinarias y motores con Edward, mientras que Stella deshacía lentamente el nudo de su vestido para quedar expuesta en su colorido bikini amarillo. Su marido, en cambio, decidió ignorarla, siguiendo al mando del timón mientras navegaban en dirección a una de las tantas islas desérticas que rodeaban a las Seychelles; pero por ello, no sorprendió a Andrew en ningún momento que la mujer se dirigiera precisamente a él para exponer su deseo de ser embadurnada en crema por unas manos masculinas.

Claro— respondió sentándose junto a ella mientras le echaba crema solar en la espalda, momento en el que el capitán del barco aprovechó para mirar a Cassandra y dirigirle la palabra.  

Necesito una comandante de barco, así que toma el timón por mí que te enseñaré a navegar— En ese momento, Andrew dirigió la mirada hacia Edward, quién ya había posado una mano en la cintura de Cassandra, pegándola ligeramente a su lado para que se hiciera con los mandos del barco. No pudo evitar tensar la mandíbula y fruncir el entrecejo, pues desde hacía tiempo que era notable lo mal que se le daba esconder sus celos cuando de la hija de los Waldorf se trataba.

Stella se percató de la falta de atención de James y se desabrochó la parte de arriba del bikini, tumbada boca abajo sobre su toalla como estaba.

Hazme un masaje ya que estás y embadúrname bien que no quiero quemarme con este sol infernal— Giró el rostro para mirarlo con atención, sonriendo de forma sospechosamente agradable, casi delatando su siguiente movimiento en cuanto al marido de Diana se trataba. —Espero que hayáis dormido bien, porque no tenemos intención de volver temprano al hotel— Aquello más que una invitación a la diversión, había sonado como una amenaza sugerente, mientras elevaba ligeramente el torso para estirarse hacia su copa de chardonnay, dirigiendo la mirada a Cassandra y sonriendo animosamente.    
Andrew Palmer - con Cassandra Waldorf - Islas Seychelles
XIII


Phantom
Phantom
Mensajes: : 743
Reputación: : 546
Mis links
Woolf - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

Killing me softly [+18] - Página 6 Empty

Vie Mayo 28, 2021 6:26 pm


CAPÍTULO XI
honey moon·

Stella Shallow estaba dispuesta a granjearse un hueco en la lista de enemigos de Cassandra Waldorf, a quien parecía le venía de familia eso de anotar en un papel personas a las que no le desagradaría ver perecer de una muerte lenta y nada piadosa.

Intentando apartar la vista pero sin conseguirlo, no sólo despreció aquel cuerpo de escándalo, sino que recuerda elevar los grados del océano mismo cuando la mujer se deshizo de la parte de arriba para que Andrew jugara al juego más viejo que había. Pero como de juegos iba la cosa, Cassandra vio su oportunidad en las palabras de Edward y alejándose de aquella escena traicionera se puso a los mandos del barco, con Shallow sujetándola de la cintura y apoyando la cabeza en su hombro para susurrarle lo que debía hacer.

- Con delicadeza, así -señaló en su oído colocando un mechón tras su oreja, y posando su mano también sobre la de ella-.

Era imposible no sentir que algo iba mal. Acostumbrada y agradecida a la buena galantería, no podía evitar sentirse incómoda, culpable incluso ante aquel contacto tan directo con el capitán del barco que en otras circunstancias habría resultado arrebatador y que, aún siendo excitante, era confuso. No obstante, como le habría gustado musitar en los labios de Palmer en aquel momento: el que juega con fuego se acaba quemando.

- ¿Trata al barco como si fuera una mujer... o acaso trata a las mujeres como si fueran un barco? -su sonrisa se curvó al hacer aquella pregunta tan cerca del rostro de Shallow. Algo que nadie le podía impedir, desde luego-.

Y como si aquello fuera poco, Cassandra se desprendió de los brazos de Edward unos segundos, dejando caer su ropa para lucir un bikini blanco al que acompañó con una blusa larga transparente, demostrando que una podía tener clase y resultar atrayente al mismo tiempo. Curiosamente, el color blanco y la forma de aquel bañador conferían un halo inocente a una Cassandra que estaba dispuesta a antojarse todo lo contrario en aquel peligroso juego donde los ojos de Andrew chocaban molestos con los de ella, mientras volvía a dejarse cautivar por los brazos de Shallow, esta vez sin usar la ropa como profiláctico entre el contacto de sus pieles.
Cassandra Waldorf- con Andrew Palmer - Islas Seychelles
XIII


I have been half in love with easeful Death, call'd him soft names in many a mused rhyme.
Marlowe
Marlowe
Mensajes: : 1398
Reputación: : 698
Mis links
https://www.instagram.com/marlowegraphics
Rango Marlowe

Volver arriba Ir abajo

Killing me softly [+18] - Página 6 Empty

Lun Jun 07, 2021 5:29 pm


CAPÍTULO XI
honey moon·

El peligroso juego de los celos en el que ambos tentaban a la suerte y la paciencia del otro parecía rasgarse lentamente, como el telón de un escenario que disponía a revelar todo lo que se escondía entre bambalinas. Andrew Palmer a penas y prestaba atención a su labor como masajista de turno, pues lo único que sus ojos estaban dispuestos a captar era la manera en la que Edward Shallow rodeaba la cintura de Cassandra y le susurraba palabras al oído; pero su sangre hirvió aún más cuando ella se deshizo de su vestido para exponer aquel ajustado bikini blanco que exponía todas sus curvas.

Rechinaba los dientes como un lobo enrabietado, mientras que Stella notaba en su piel la dureza de sus caricias y la rabia agangrenada en sus manos. Levantó la mirada para ver aquella imagen tan complaciente de su marido con otra mujer y soltó una risa tosca y algo irónica, mientras apartaba las manos de Andrew y se giraba sobre la toalla hasta quedar boca arriba, con el sujetador del bikini tapando sus pechos pero sin estar abrochados.

James, querido, friccionas tanto que casi prendes fuego a mi piel— chasqueó la lengua y se quitó las gafas de sol para mirarlo a los ojos —deja que te muestre como se hace. Gírate.— Andrew a penas y se disculpó con un murmullo, sentándose a su lado para terminar dándole la espalda. Stella se arrodilló sobre la toalla, dejando que el bikini resbalara por sus tersos senos—. Será difícil con la camiseta puesta…— rio la mujer mientras pasaba las manos sobre los costados de Andrew, por encima de su camiseta —vamos a quitarte esto— fue ella quien sujetó los pliegues de su camiseta para terminar por quitársela completamente. Entonces echó una buena cantidad de protector solar sobre su blanca espalda y comenzó a esparcir la crema con delicadeza, masajeando sus omóplatos como si quisiera deshacerse de toda la tensión que él llevaba sobre sus hombros, aprovechando aquella cercanía para rozar sus pezones con la piel de aquel extraño, quien con el ceño fruncido no hacía más que pensar en Cassandra y Edward.

En ese momento, la mirada de Edward Shallow se cruzó con la de Andrew, quien mantenía el ceño fruncido y la mandíbula tensa. Este no pudo evitar soltar una carcajada mientras aferraba a Cassandra aún más por la cintura, casi obligándola a mirar la escena que amenazaba con encender el barco en llamas.

Parece que lo estáis pasando bien, Stella cariño, no espantes a nuestros invitados antes de llegar a la isla, que no tienen cómo escapar.— Edward dejó ver los dientes como el depredador que era, marcando un territorio que claramente no le pertenecía, mientras que Andrew solo tenía ojos para una sola persona, aún a sabiendas que tal vez ella no estaría entendiendo el oleaje de inseguridades que se agitaba en él.

Oh, no, querido, no dejaría que tal cosa sucediera, aún no me he divertido lo suficiente.— Stella cogió el bote de crema solar y se puso de pie para contonear sus curvas por el barco, acercándose hasta el capitán del barco y su nueva grumete en cuestión de segundos, con una sonrisa burlona que delataba sus malas intenciones—. Vas a quemarte esa piel tan blanca, así que mejor échate un poco de crema, ¿tal vez podrías ayudarla, Edward cariño? Se un caballero.— Edward Shallow levantó las manos dejando que el barco se detuviera lentamente, y como si una idea se encendiera en su cabeza, sonrió ampliamente para alejarse de ambas mujeres y sentarse junto a Andrew.

Creo que prefiero disfrutar de las vistas y dejar que la ayudes tú, ¿por qué no nos deleitáis un poco? Estoy seguro que mi amigo James y yo disfrutaremos mucho.James lo miró de reojo y luego volvió la vista hacia ambas mujeres, sin cambiar la seriedad de su semblante en ningún momento, mientras Stella, como la mujer complaciente que era, comenzaba a embadurnar los hombros de Cassandra con la crema.

Es un día magnífico para tomar el sol, así que deberías quitarte esto— dijo jugando con los tirantes de su bikini, recorriéndola con la mirada de una forma casi tan promiscua como lo había hecho Edward en su momento. Poco faltaba para que la chispa de Andrew acabase calcinando al matrimonio Shallow.
Andrew Palmer - con Cassandra Waldorf - Islas Seychelles
XIII


Phantom
Phantom
Mensajes: : 743
Reputación: : 546
Mis links
Woolf - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

Killing me softly [+18] - Página 6 Empty

Mar Jun 08, 2021 8:15 pm


CAPÍTULO XI
honey moon·

Relativamente feliz en su ignorancia, fue la mano de Edward Shallow en su barbilla la que, cambiando el foco de atención de la mujer de una forma casi oscura, como el que se aferra a algo que ya es suyo pero goza del sufrimiento ajeno, instó a Cassandra a presenciar un juego cuyo resultado se vio rápidamente en el rostro de ésta. Satisfecho en su sadismo -no había otro nombre para obligar a Cassandra a presenciar aquello-, dejó que sus manos jugaran sobre el estómago de la mujer hasta encontrarse y atarla con sus brazos como el que tiene una nueva posesión, mientras su rostro decidía apoyarse en el hombro níveo de la dama, dedicándole palabras al oído que sin duda estaban destinadas a desbocar aquella hoguera de las vanidades que, por suerte, Cassandra no escuchó por tener los sentidos corroídos por el veneno que destilaba su propio cuerpo al ver el de Stella Shallow, cincelado al sol, golpetear una y otra vez la espalda de Andrew con unos pechos alegres por fin de gozar de libertad y compañía. Porque, ¿qué importaban los gustos del hombre en situación semejante? Rubias, morenas, silenciosas, parlanchinas... hasta ella se habría excitado en su situación y, hasta donde sabía, no gozaba de la compañía femenina.

No quiero pegarle. No, quieta. No lo hagas, se repitió Cassandra desesperada cuando Stella Shallow se acercó a ella con aquella valentía desnuda de prejuicios. Por suerte para ella seguía presa del abrazo de Edward y, por suerte también, aunque aquellos brazos no fueran los que ella demandaba, el contacto físico ayudaba de igual forma a sobrellevar la rigidez que se había instaurado en su cuerpo, relajándola en cierta medida. Su mirada, la que todavía compartía con Palmer, no obstante, añadió un componente de confusión e incluso miedo cuando la Shallow más decidida comenzó a frotar su espalda. ¿Qué pretendía aquel supuesto matrimonio? ¿Tan evidente era que se habían metido en la boca del lobo sin saberlo?

La parte de arriba del bikini de Cassandra decidió abandonar a la mujer y ésta no pudo evitar taparse con los brazos pues, al contrario que la rubia, todavía tenía algo que se llamaba pudor. Mientras sus pensamientos iban de un lado al otro intentando no actuar acorde a lo que le habría gustado hacer, con miedo a descontentar a la pareja, Cassandra se sentó en el suelo del barco como le había indicado su nueva amiga, la que ahora ya no restregaba sus pechos sobre la espalda de Andrew, sino contra la suya.

- Oh, vamos, no seas tímida -le recomendó poniéndose delante de ella, con una Cassandra intentando evitar mirarle a los pechos más de lo que debería, cogiendo sus brazos, dejando sus senos al descubierto, juntando sus manos con las de ella, dedicando una última mirada traviesa a sus espectadores y besando finalmente los labios de la señora Connor-.

El disgusto de aquel mal sueño había secado los labios de la morena, que pronto volvieron a estar humedecidos gracias a Shallow. Sus ojos se desorbitaron en un primer momento, dirigiendo otra mirada a Palmer antes de mirar a Stella, preguntándose si aquello era cierto, si realmente estaba pasando. La mujer de Edward se separó de Cassandra un segundo sin dejar de sonreír y con un segundo beso consiguió cerrar sus ojos, mientras las manos de la rubia, traicioneras, se atrevieron después de otro beso más a rozar aquellos pechos que llamaban tanto la atención de Stella, pues los suyos no sólo eran más pequeños, sino que estaban casi histriónicamente bronceados. Era tal la actitud despiadada del matrimonio que la mujer notó desde el primer momento la incomodidad de Cassandra y eso la excitó todavía más, como quien juega a ser mala con una buena chica, sabiendo la satisfacción que uno consigue llevando a la perdición a cuantas más almas puras mejor. Waldorf, no obstante, que de pura no tenía nada, se dejó engatusar de aquella mezcla entre miedo, confusión y deseo que Stella comenzó a esparcir por su cuerpo como la crema más densa que termina absorbiendo la piel y, mientras las manos de ésta en sus senos conseguían un efecto inmediato en forma de suspiros, Cassandra se vio en la necesidad de morder aquellos labios como castigo y esparcir de su propia crema en los pechos de Stella mientras el peso añadido de los ojos ajenos observándolas lo hacía todo incluso más atrayente para que la mujer terminara de inmolarse en aquella decadencia de gustos sexuales que no sabía de donde había salido pero que la estaba dejando terroríficamente extasiada.
Cassandra Waldorf- con Andrew Palmer - Islas Seychelles
XIII


I have been half in love with easeful Death, call'd him soft names in many a mused rhyme.
Marlowe
Marlowe
Mensajes: : 1398
Reputación: : 698
Mis links
https://www.instagram.com/marlowegraphics
Rango Marlowe

Volver arriba Ir abajo

Killing me softly [+18] - Página 6 Empty

Lun Ago 16, 2021 3:06 am


CAPÍTULO XI
honey moon·

El corazón le iba como un tropel que amenazaba con salirse de su pecho en cualquier momento, como animalillo que siente el peligro, rodeado de depredadores que en cualquier momento acabarían con su vida. Pero la incomodidad no se centraba en él, sino más bien en aquella mujer de la que no podía apartar la mirada. Quiso levantarse de un salto y correr a su auxilio, como si estuviera siendo devorada por tiburones en una marea turbulenta, pero la mano de Edward Shallow se posó en su hombro, ejerciendo la fuerza suficiente como para detenerlo, a lo que él entornó los ojos sobre este, desatando una más que clara conminación hacia el vándalo que no le dejaba rescatar a su mujer.

Te he dicho que disfrutes de las vistas, no rompas la magia, sí solo es un juego. Sé un buen jugador y no nos amargues la partida.— Lejos de querer hacer un comentario que le quitara hierro al asunto, Shallow sonaba amenazante y enfadado por la actitud de Andrew, expresando con la mirada su deseo por castigar cualquier acto que fuera en contra de su propio deleite.

Pretendiendo aceptar la situación de buena gana, Andrew volvió la mirada a aquella escena que lo incomodaba enormemente hasta el punto en el que la vena de su frente amenazaba con estallar en cualquier momento, sin embargo, no quería echar a perder la cercanía con los Shallow por culpa de sus notables celos, debía concederle un mínimo de confianza a Cassandra, quien parecía estar disfrutando más de la situación que él mismo.

Deberíamos jugar todos a este juego...— expuso Edward en un susurro, llevando una mano a la pierna izquierda de Andrew para apretarla en una caricia un tanto íntima de más. En ese momento, Palmer entornó los ojos hacia Edward con la confusión latente en la mirada, arrugando ligeramente el ceño.

Estás confundiendo mi amabilidad con el descaro propio que parece gobernaros, yo no jugaré a este juego.— Declaró Andrew de forma tajante, apartando la mano de Edward con delicada firmeza. Este gesto provocó una risa descarada en Shallow, quien puso los ojos en blanco y soltó un suspiro de decepción.  

Entonces, intercambiemos las normas— hizo un juego de palabras dando a entender sus intenciones nuevamente, mientras se ponía en pie con la mirada fija en el espectáculo que ofrecían ambas mujeres —Será como la despedida de soltero, llamémosle despedida de luna de miel— levantó los brazos haciendo un ademán que intentaba quitarle hierro al asunto, y sin esperar palabra alguna por parte de Andrew, Edward se dirigió hacia las chicas y se sentó junto a Cassandra, tomando el rostro de esta por el mentón con la suavidad propia con la que alguien coge un trozo de algodón de azúcar, haciéndole girar el rostro con delicadeza para robarle un beso igual de pasional que el que se habían estado dando ella y Stella.

A Andrew le rechinaban los dientes y le ardía la garganta de pura rabia, por lo que decidió darse un respiro de aquella escena tormentosa y entró en el camarote del barco, encerrándose en el baño para ahogar su grito de rabia y no matar a golpes a Edward Shallow, quien en sus adentros reía a carcajadas por tal despliegue enrabietado.

Stella, querida, ¿por qué no vas a ver cómo está nuestro invitado? Igual tú sí logras animarlo— indicó el hombre que se había enroscado a la cintura de Cassandra como una víbora venenosa que pretendía ahogar a su presa antes de engullirla de un solo bocado.
Andrew Palmer - con Cassandra Waldorf - Islas Seychelles
XIII


Phantom
Phantom
Mensajes: : 743
Reputación: : 546
Mis links
Woolf - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

Killing me softly [+18] - Página 6 Empty

Mar Ago 24, 2021 5:03 pm


CAPÍTULO XI
honey moon·

Cuando la mano de Shallow tocó la mejilla de Cassandra y éste enroscó su lengua a la de ella, aquella sensación, la de no ser más que un juguete para la pareja, se intensificó rápidamente, así como se sonrrojaban más todavía sus mejillas. A Waldorf le habría gustado presumir de hielo en la sangre pero su espíritu era tan quebradizo como el que más ¡y eso que la habían secuestrado y maniatado!, por lo que, cuando su corazón empezó a desbocarse y su respiración se dificultó, cuando todo lo placentero mutó en desagradable, la mujer, a pesar de sentirse todavía mas vulnerable tras irse Andrew, rompió con decisión aquel embrujo y se adelantó a Stella Shallow, encerrándose en el camarote con su marido, nada contenta, de nuevo cubriendo sus vergüenzas con la primera toalla que había encontrado por el camino.

- ¡Me has dejado ahí sola con esos... enfermos! -no quería poner sobre la mesa prejuicios para las parejas cuyo ocio se basara en intercambios, pero estaba claro que no era algo que fuera con Cassandra, incluso aunque su matrimonio fuera de mentira, pues los sentimientos que la abordaban no dejaban de ser de verdad-. Mira, la próxima vez que quieras algo, que no te quepa ninguna duda de que vas a ser tú al que violen entre dos degenerados.

¿Qué podía decir? Una cosa era un pequeño juego universitario acorde a la edad, en una etapa de búsqueda personal y otra... Bueno, aquello. Su mirada mutó con triste facilidad en una mueca decepcionada.

- No quiero esto. No quiero seguir haciendo este tipo de cosas, estoy harta de ser carnaza. No pienso hacerlo más, ¿me oyes?

Pero no sólo habían sido sus entrañas las que habían empezado a revolverse. De alguna manera todo comenzó a hacerse eco al mismo tiempo en aquella incomodidad: el rumbo que había tomado su vida, aquel terrible síndrome de Estocolmo con aquellas extrañas prácticas sexuales incluidas, el reciente asqueo hacia ella misma y todo lo que le rodeaba... añoranza incluso por un hombre que no la dejara a merced de otra pareja lujuriosa. James, pensó Cassandra, arrepintiéndose de aquellas agallas que no tenía y que le habían llevado a seguir adelante con los planes de Andrew. Ojalá no le gustara Andrew Palmer, pensaba sin querer pensarlo, preguntándose cuando maduraría y dejaría de seguir quimeras a cualquier lugar.
Cassandra Waldorf- con Andrew Palmer - Islas Seychelles
XIII


I have been half in love with easeful Death, call'd him soft names in many a mused rhyme.
Marlowe
Marlowe
Mensajes: : 1398
Reputación: : 698
Mis links
https://www.instagram.com/marlowegraphics
Rango Marlowe

Volver arriba Ir abajo

Killing me softly [+18] - Página 6 Empty

Sáb Oct 30, 2021 1:49 am


CAPÍTULO XI
honey moon·

Enfermos dices... ¡Si la que parece estar disfrutándolo eres tú!— Inquieto y con el tormento latente en la mirada, Andrew se pasó las manos por el pelo de forma desesperada antes de dirigirse a Cass nuevamente, intentando calmar aquel deseo latente por romper con todo. —Todo va mal, ellos están mal y nosotros hemos caído en la trampa. Soy un gilipollas— bramó entre dientes sin levantar la voz en ningún momento, para no ser oído por sus acompañantes. Pero cuando Cassandra dejó clara su posición, el lobo feroz parecía haber bajado las orejas como un cachorro lastimado, y posando la frente contra el hombro ajeno, dejó escapar un pesado suspiro.

Lo siento, de verdad que lo siento— sentía ponerla siempre en la misma situación cuando ella no había sido entrenada para ese tipo de trabajos, no tenía por qué saber cómo seguir en aquel tipo de situaciones, pero en verdad, lo que más molestaba a Andrew era el hecho de parecer verla disfrutar de todo aquello, como si la hubiese terminado de corromper en todos los aspectos y ya no quedara nada de la Cassandra que fue en su otra vida, esa que él tenía la desdicha de no haber conocido. Un millón de preguntas rondaban su mente en aquel instante, la primera era cómo escaparían de allí sin ser devorados por los tiburones que los esperaban fuera del camarote, la segunda, ¿estaba realmente disfrutando de aquel juego o solo le gustaba ponerlo a él celoso? Y la tercera, ¿sería capaz de dejarla en libertad después de conocer sus propios miedos? Ese tan latente y espeso a perderla en cualquier momento.

No seguiremos con el juego, no te preocupes— levantó la cabeza para mirarla y le colocó las manos en las mejillas, haciendo círculos con los pulgares mientras la miraba a los ojos—. Yo me encargo, si deseas quedarte aquí, hazlo, saldré a hablar con ellos— depositó un suave beso en la frente ajena y luego la rodeó por la cintura, esperando recobrar la compostura y reunir el valor necesario para salir allí fuera y encarar a Shallow de una manera creíble.

Queridos, ¿estáis bien? Vamos, salid, es solo un juego, si nos o estábamos pasando bien— la voz chillona y quejica de Stella retumbó contra la puerta, provocando que Andrew girase los ojos con desgana —Vamos James, es tu turno de divertirte— Andrew echó la cabeza hacia atrás e inspiró profundamente. El enfado y la poca paciencia que quedaba en él, empezaba a hacer mella en su actitud, pues apartó con delicadeza a Cass y abrió la puerta para mirar fríamente a Stella, sin fingir ningún tipo de amabilidad o sonrisa.

Lo siento, la hora del juego se ha acabado para nosotros, esto no es lo que veníamos buscando— sentenció, sin caer en la cuenta de que Stella no era más que un títere de su marido, y si él no se daba por complacido, nadie escapaba de su juego.
Andrew Palmer - con Cassandra Waldorf - Islas Seychelles
XIII


Phantom
Phantom
Mensajes: : 743
Reputación: : 546
Mis links
Woolf - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

Killing me softly [+18] - Página 6 Empty

Dom Nov 07, 2021 4:03 pm


CAPÍTULO XI
honey moon·

La disculpa de Andrew venía acompañada de un gesto delicado y un olor que Cassandra no pudo pasar por alto. Al contrario de lo que sucedía con todas las malas prendas de Palmer, pues siempre se las ingeniaba, de una forma u otra, para tener a Waldorf comiendo de su mano y eso ella bien lo sabía. Lo sabía, lo detestaba.... pero también se lo permitía. Porque nunca había caído en un abismo tan oscuro y viciado como aquel en el que se encontraba desde que conocía a Andrew. Nunca había reconocido sentir tanta debilidad por alguien. Y nunca lo haría tampoco, no al menos en voz alta.

No te preocupes, resopló Palmer mientras la miraba. Pero de lo único que Cassandra se preocupaba cuando aquel hombre clavaba sus ojos así en ella, o la besaba en la frente, o la rodeaba con sus brazos, era de qué forma iba a escapar de aquello. De cómo iba a ser sincera con él y consigo misma sobre aquello que estaba empezando a sentir y que tanto odiaba. ¿Y cómo no? Jugar a ser una cobarde siempre era más fácil y más cuando tenías un segundo de abordo como era el caso de James. La excusa perfecta para poder alejarse de todo aquello.

- Vaya, nos ha tocado un romántico -esputó entre risas Stella cuando Andrew se le encaró-. A tu chica parecía gustarle.

Giró el cuello para pasar por encima de Andrew y mirar a Cassandra, que tampoco estaba nada contenta con aquel trato. Tuviera o no tuviera razón la mujer.

Por suerte para todos, Edward Shallow había entendido que aquella no había sido la mejor forma de proceder. Al menos no de momento, pero qué iba a hacer, si la paciencia no era lo de aquel matrimonio en general.

- Cariño, déjales. Me ha llamado Rick. Por suerte o desgracia vamos a tener que dejar esto para otro momento.

Así fue como el matrimonio Connor terminó librándose de aquella pareja casi de forma milagrosa. No obstante, las yagas de aquel viaje todavía parecían doler una vez en tierra firme, ya incluso en la habitación del hotel.
Cassandra Waldorf- con Andrew Palmer - Islas Seychelles
XIII


I have been half in love with easeful Death, call'd him soft names in many a mused rhyme.
Marlowe
Marlowe
Mensajes: : 1398
Reputación: : 698
Mis links
https://www.instagram.com/marlowegraphics
Rango Marlowe

Volver arriba Ir abajo

Página 6 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6

Volver arriba