Tree Of Life :: SquadTramas Squad :: I’ll tell you a tale
Tree Of Life
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
2 participantes
Jue Ene 20, 2022 7:54 pm por Myshella
Flor de mayo


Nuevas primaveras llegan para iluminar los días de la família Madrigal.

Desde que su encanto se recuperó, la llama mágica es más fuerte y más brillante.

Son tiempos de celebración, sin duda.

Dolores está por casarse con Mariano, y la abuela Alma tiene el capricho de sustituir las tradicionales fotos familiares por un cuadro bien grande que presida la escalera central de Casita.

Uno en el que salgan todos y cada uno de ellos. Uno con esas sonrisas tan sinceras y tan bonitas, como en el último retrato.

Porque es que por casualidad ha visto pintar al chico de los Díaz. Y el joven tiene un talento innegable.

Y porque su madre le ha contado que prepara él mismo sus pigmentos, con plantas y flores del pueblo.

La abuela Alma sigue teniendo una pequeña, así, casi confesable, predilección por su nieta mayor. ¡Es que fue la primera, qué le vamos a hacer!

Y se le antoja un detalle de lo más bonito la posibilidad de que, además, ese cuadro se pinte con colores extraídos de las flores que crea su nieta.

Así que todo decidido.

Posar juntos para Samuel va a ser una experiencia preciosa. ¿Verdad?
Samuel Díaz
Pintor — Gael García Bernal— Myshella
Isabel Madrigal
Inpiración en estado puro — Diane Guerrero — Timelady
INSPIRED — PELÍCULAS — ENCANTO — ONE ON ONE




Post de rol:



The Sleeping Sorceress



☾:

Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 5
Myshella
Myshella
3227Mensajes :
558Reputación :
Jue Ene 20, 2022 9:14 pm por Timelady
Rocío de Sol

Pero es carnívora, será con precaución
Estaba muy emocionada con todos los cambios y solo podía desear seguir explorando con su don, pero por no disgustar a la abuela, intentaba mantener algunas de sus plantas más "exóticas" en su cuarto, dejando para fuera aquellas que prefería la matriarca.
Disfrutaba entendiendo que podía utilizar su don para hacer brotar plantas de usos medicinales que la comunidad disfrutaría, y también con los huertos, había miles de proyectos en su cabeza, pero desde luego iría con calma, sabía que habían tenido demasiados cambios en muy poco tiempo, empezando por el miedo que todos habían sentido de no poder volver a usar sus dones.

Pero uno de los cambios propuestos por la abuela era olvidar las viejas fotografías para dejar paso a un gran cuadro pintado por uno de los artistas que vivían en el pueblo, Samuel. Le conocía, claro, como a todo el mundo, pero nunca habían sido especialmente amigables. En su adolescencia, cuando él apenas empezaba a hacer sus retratos, Isabella había esperado que le pidiera que posara para él, con su belleza y sus flores era lo mínimo. Solo que eso nunca sucedió y su ego se vio ligeramente afectado desde entonces, así como su relación con el muchacho.

Tendría que dejar de lado su opinión sobre el pintor, dado que la abuela quería que le ayudase, creando flores que pudiera utilizar para los pigmentos con los que desempeñaba su trabajo. Así que le esperaba en uno de los bancos del patio, las puertas de casita abiertas al exterior permitiendo que la brisa llegara hasta ella.
Puede que ella hubiera bajado antes de hora, pero a los pocos minutos de estar esperando había empezado a hacer crecer algunas enredaderas por las barandas, creando dibujos serpenteantes.
Isabella — Casita — CON Samuel




Flor de mayo DTpeCbz
Nothing is true, everything is permitted
Timelady
Timelady
Rango Time
Timelady
Timelady
9075Mensajes :
942Reputación :
Sáb Ene 22, 2022 3:33 pm por Myshella
Rocío de Sol

Pero es carnívora, será con precaución
La visita de la señora Madrigal siempre suponía un sobresalto para Samuel.

La mujer era, sin duda, amable en el gesto y el tono de su voz. Pero desprendía su porte tanta autoridad que un muchacho como él, soñador y algo disperso, no podía sino seguir dando ese respingo una ocasión tras otra, como si fuese aquella la primera ocasión en que se cruzaba con la matriarca, más que de los Madrigal, del pueblo entero.

Señora...la había saludado, encogiéndose un poco para cruzar la puerta de su casa, entre ella y su madre.

Y cual no fue su sorpresa cuando esa madre suya le tomó por el brazo y le retuvo, antes de que hubiera alcanzado el lado opuesto a las dos mujeres, argumentando que es que doña Alma venía a verle, justamente, a él.

¿A mí? había puesto en duda, sombrero resbalando de sus manos a sus pies así, en un pis-pás

A él.

Se suponía que la señora le había visto pintar. Él había arqueado las cejas intentando recordar si a Dolores se la conocía por oírlo todo o por verlo todo, porque lo cierto es que no era consciente de haber tenido a la doña de espectadora mientras daba forma a ninguno de sus cuadros.

Pero por lo visto, sí. Le había visto pintar.

Y quería contratarle para que hiciera un cuadro de la família.

Su madre antes que él había exclamado, enseguida y sin dar lugar a réplica, que de ningún modo iba el muchacho a cobrar por retratarles a ellos, con todo lo que la comunidad les debía. Que sería un regalo.

Y él había asentido, Porque, la verdad...¿porqué no iba a hacerlo? Disfrutaba, pincel en mano. Y uno no tenía ocasión todos los días de tener a su disposición un tan amplio surtido de modelos. Le apetecía, iba a ser una tarea bonita.

Por eso su sonrisa y su asentimiento de cabeza habían sido sinceros.

Lo que ocurrió es que a continuación le explicaron que iban a preparar los pigmentos con las flores de Isabella.

Y ahí se atragantó un  pelín.

Porque...¿a quien no le imponía, una joven tan perfecta como aquella? Isabella era hermosa como ella sola. Tanto, que uno se sentía empequeñecer. Tanto, que nunca se había atrevido a pedirle que posara para él. Tanto que...estaba seguro, segurísimo, que se le notaba en la cara y por eso Isabella siempre le miraba por encima del hombro.
Y...en resumen, no se le antojaba aquel el encuentro más cómodo del mundo.

Claro que mientras él tragaba saliva su madre ya había dicho lo estupendísima que era la idea y ya había despedido a la señora asegurándole que al dia siguiente, a primera hora de la mañana, Samuel estaría llamando a la puerta de su casa.

E iba a llamar, sí.

Había alzado el puño para picar en la madera, antes de darse cuenta de que la puerta estaba abierta.

Buenos dias...le musitó a la casa, por si acaso.

Entró al patio.

Se quedó embobado viendo unas enredaderas que parecían...¿serpentear columnas arriba?

Bajó raudo la mirda, buscando el inicio de aquellas audaces plantas.

Y se topó de bruces con Isabella. Llega a dar un paso más, y choca con el banco, y va a parar directo al suelo o, lo que es peor, encima de ella.

-¡Buenos días!-soltó entonces, paso atrás y voz un poco más alta de lo preciso- bu..buenos días- rectificó, más despacio- ¿llego tarde?


Samuel— Camino de casa Madrigal — Con Isabella





The Sleeping Sorceress



☾:

Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 5
Myshella
Myshella
3227Mensajes :
558Reputación :
Sáb Ene 22, 2022 7:50 pm por Timelady
Rocío de Sol

Pero es carnívora, será con precaución
Estaba aún pensando en qué clase de flores podía dejar prendidas de las enredaderas cuando una voz a su lado la hizo pegar un respingo en el asiento. Del susto provocado por el pintor las enredaderas habían parado en seco de crecer, pero también habían aparecido algunas flores en la cabeza de Isabela y otras que ninguno de los dos notaría bajo las columnas.

- Samuel... -Reconoció Isabella haciendo un gesto con la mano para quitarse aquellas flores del pelo, dejando apenas una, como de costumbre.- Buenos días. -Saludó entonces, voz más controlada una vez que recordó sus modales.- No demasiado, supongo. -Se encogió de hombros, porque ella había bajado antes y no estaba segura de qué minuto sería.

Se levantó del banco un momento.- La abuela me ha pedido que te ayude. -Expuso, por si no lo sabía ya y dejando claro que no tenía nada que ver con ella.- Dicen que utilizas flores para hacer tus pigmentos, supongo que sabrás cuáles son las que mejor te ayudan para eso, así que puedes pedírmelas, a no ser que quieras probar con otras. -Cualquiera de las dos opciones le venía bien a ella, en realidad.

Miró alrededor, casi sorprendida de que no hubiera aparecido ya alguien más de la familia para interrumpir.- ¿Quieres que trabajemos aquí mismo? ¿Necesitas alguna cosa especial? -Preguntó, esperando ver si el hombre hablaba, porque siempre había sido callado de más, suponía que como la mayoría de los artistas.
Isabella — Casita — CON Samuel




Flor de mayo DTpeCbz
Nothing is true, everything is permitted
Timelady
Timelady
Rango Time
Timelady
Timelady
9075Mensajes :
942Reputación :
Sáb Ene 29, 2022 9:11 pm por Myshella
Rocío de Sol

Pero es carnívora, será con precaución
Plop.
Plop.
Plop.

Las había visto.

Sí, las había visto.

Había visto aprecer, como champiñones, una tras otra, la retahíla de flores en el cabello de Isabella.

Justo antes de que ella se las sacudiera y dejara una. Como de costumbre.

Arqueó una ceja, en un tic nervioso...pero se mordió la lengua y no dijo nada. Nada de nada.

Eso sí, se movió un poco, con cuidado, para no pisar ninguna de las que habían ido a parar la suelo.

-Lo siento, disculpa- fue lo siguiente. Porque le acababa de decir que no llegaba demasiado tarde. Lo que se traducía por que un poco sí. Que no había sido todo lo puntual que esperaban. O esperaba. Ella, en concreto.

La abuela me ha pedido que te ayude.

Asintió.

Como que Isabella se había levantado, él había dado un paso atrás, por mantener el espacio de separación entre ambos intacto.

Miró al suelo. Seguía sin pisar las flores que habían caído de su pelo.

-Lo se- reconoció- vino a vernos. A verme. Y me indicó que quería que los pigmentos fueran extraídos de tus flores.

Que con cuales trabajaba.

Ahí, Samuel se sorprendió lo suficiente como para que la impresión que causaba en el Isabella- distinta, sí, pero tan intensa como respeto doña Alma, e igual de complicada de gestionar- pasara a segundo plano y pudiera el hombre poner espalda recta, fijar la mirada en ella y responder.

-Yo utilizo todo tipo de flores. En función del color que consigo, me inspiro para unas obras u otras. Es decir- se detuvo, manos por delante, y se explicó mejor- es la tonalidad lo que me inspira.

¿Lo entendía, ella? El hecho de dejarse llevar por la inspiración.
No. Seguro que NO.
Nada tan absolutamente perfecto como Isabella brotaba de la casualidad. Ella debía ser, sin duda, muy cuidadosa. Incluso con sus nuevos cactus.

-Así que, mi intención era...

Iba  a seguir, pero entonces llegó la pregunta acerca del espacio y los enseres.

Samuel frenó, y dio contestación a eso. Un poco como quien deja ir una retahila aprendida.

-Traigo botecitos, pinceles y aceites. Necesitaría un mortero, o dos. Y una mesa, y un sitio que se pueda ensuciar.

La observó, un momentito más. Se sintió empequeñecer.

Isabella era, sin duda, la mujer más bella que conocía.

-Y no me vendrían mal un par de manos extra, que puedan ensuciarse.

¿Eso implicaría la colaboración de otro Madrigal? Claro. No la iba  a ensuciar a ella. ¿Verdad?

-Ah, los pigmentos. Pues la verdad es que, en este caso, pensaba empezar por las flores que consideraras tú tus favoritas. Y las favoritas de cada uno de tus familiares. Porque, si lo son, pues algún motivo tendrán, ¿no? Vamos, alguna relación con ellos. Y eso...eso sería una base perfecta. El alma del cuadro.

Ay.

Le iba a tomar por loco, lo estaba viendo venir.

-No te parece buena idea...-aventuró, voz apagada, sustancialmente más bajo el tono.
Samuel— Casa Madrigal — Con Isabella





The Sleeping Sorceress



☾:

Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 5
Myshella
Myshella
3227Mensajes :
558Reputación :
Mar Feb 08, 2022 9:17 pm por Timelady
Rocío de Sol

Pero es carnívora, será con precaución
Aceptó la disculpa aunque no le parecía del todo necesaria.
Simplemente había llegado, era lo importante.
Así que no dijo nada.

Prefería pasar a lo que de verdad le interesaba, que era dejar claro que ella no tendría ninguna intención de trabajar con él si no fuera por la intervención y deseo expreso de su abuela. Samuel siempre había rehuido su compañía y ella no era el tipo de muchacha que buscaba importunar, ni tenía motivos o necesidad de ir persiguiendo a nadie.
Ya sabría él por qué la había ignorado siempre.

Asintió sobre la idea de las flores, la inspiración que conseguía según las tonalidades que obtenía de los pétalos.
Si no le tuviera tanta tirria le resultaría interesante y no dudaría en experimentar.
Pero al menos tenía la ocasión de hacerlo, aunque fuera en su compañía.

Y quizá le habría dicho algo si él no hubiera cambiado de tema.
¿Era un poco errático al hablar o se lo parecía?

- De acuerdo, creo que podremos usar el almacén. Tiene una buena mesa, aunque hay que quitarle las cosas de encima... pedirle los morteros a mi madre y... -Frunció el ceño. ¿No había entendido cómo iba a funcionar aquello?- Supongo que tendrás que conformarte con mis manos, es lo que ha querido la abuela. -¿Que quería ensuciarse? Pues depende. Pero quería saber cómo funcionaba, quería saber cómo de sus flores podía salir pintura, cómo eso serviría para retratar a su familia.
Y por muy tentador que fuera pedir a Camilo que se hiciera pasar por ella para no soportar al pintor, su curiosidad estaba por encima. Tampoco se fiaba del todo de que su primo no fuera a hacer alguna trastada mientras tenía su cara, pero eso era lo de menos.

Entonces decidió volver a hablar de los pigmentos, haciendo que Isabella se relajara y volviera a querer prestar atención. Lo que proponía era interesante, sin duda, que ellos fueran pintados en las flores que preferían por encima de los demás. Pero si tenía que ser sincera, había miembros de su familia que no estaba segura de que tuvieran una flor preferida.

Por lo visto se había concentrado demasiado pensando en los miembros de su familia y en sus flores y Samuel había dado por hecho que no le gustaba la idea.
Levantó una mano antes de que siguiera hablando y diciendo tonterías.

- Solo estaba pensando en las flores que mejor representan a los demás. No solo sus favoritas. Así podrás conseguir una gama un poco más variada, ¿no? -Inquirió, aunque ya se contestaba ella misma, lo tenía claro.- Pero supongo que mientras lo pienso puedes empezar con las mías, orquídeas cattleyas. -Con un gesto de su mano, la columna que tenían más cerca se llenó de flores de un precioso malva, algunas más oscuras y rosadas.
No negaba que esperaba poder impresionarle.
Isabella — Casita — CON Samuel




Flor de mayo DTpeCbz
Nothing is true, everything is permitted
Timelady
Timelady
Rango Time
Timelady
Timelady
9075Mensajes :
942Reputación :
Lun Feb 14, 2022 12:23 pm por Myshella
Rocío de Sol

Pero es carnívora, será con precaución
El almacén era un lugar adcuado, desde luego. Así que asintió con la cabeza un par de veces.

También habría podido sugerir sacar esa mesa al patio, y trabajar fuera, a la luz del día.

De hecho, pensándolo detenidamente, si resultaba que la señora Alma quería que fuese Isabella quien se ensuciara las manos con él, a lo mejor en el patio estaban mejor. O lo estaba él, vamos. Así, a vista de cualquiera de la casa que pasara por allí o incluso quisiera añadírseles. Es decir, no solos los dos, con una puerta de por medio.

Bueno. En realidad no sabía si a Isabella le molestaba tener que trabajar con él- aunque su tono y su expresión parecían indicar que más bien un poco...- pero él seguro que temblaba un pelín menos en su presencia.

Empezó a abrir la boca, para sugerir lo de mover la mesa. De hecho, siempre podian recurrir a Luisa y apenas sería una molestia, ¿verdad?

Venga. Va. Inténtalo.

-Isabella...-carraspeó- ¿y podría abusar de vuestra hospitalidad, y pedirle a tu hermana que nos trasladara esa mesa a la luz del día? En el patio. Porque así, pues...eso. Con la luz natural, veo mejor el tono que están tomando los pigmentos.

Oye, y esa parte era verdad. La de sentirse intimidado, podía ahorrársela.

Pero antes de recibir respuesta, ya estaba valorando la elección de flor que se había aplicado ella a sí misma.

-Oh, por supuesto-afirmó. Y su tono de voz fue tomando fuerza y peso, al tiempo en que incluso su figura pareció enderezarse. Y es que, entrando en materia de trabajo, Samuel sabía bien lo que se hacía- girasoles para tu tía Pepa, desde luego...- rebuscó en sus bolsillos, hasta dar con lápiz y papel. Se sentó en el banco de Isabella.

-La ginger roja, cuya forma recuerda a la llama, para tu abuela- siguió un poco más.

Se volvió a mirarla.

-Si te parece bien, claro. ¿Has dicho que le podíamos pedir morteros a tu madre? ¿A la señora Julieta?

Volvió a ponerse en pie y, como quiera que todo el mundo había estado en aquella casa alguna vez, ni que fuera para el quinto aniversario de Antonio, echó a andar en dirección al almacén.

Paró en seco.

-La cocina...-se dijo a sí mismo- primero la cocina, claro. Pedir los morteros. ¿Me das permiso para mover la mesa? Y Luisa- mirada rápida escaleras arriba, hacia donde vislumbraba la puerta de la otra Madrigal- ¿Luisa está en la casa?

Samuel— Casa Madrigal — Con Isabella





The Sleeping Sorceress



☾:

Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 5
Myshella
Myshella
3227Mensajes :
558Reputación :
Jue Feb 17, 2022 9:02 pm por Timelady
Rocío de Sol

Pero es carnívora, será con precaución
Isabella estaba demasiado acostumbrada a mantener una fachada impecable.
Pero en aquel momento le preocupó que la molestia repentina que estaba sintiendo se hiciera notar de más en sus gestos.
Y es que Samuel había decidido con tanta facilidad que Luisa podía sacar la mesa del almacén que la consiguió enfadar.

Porque sí, ciertamente había cierta lógica en su argumento.
Para cualquier arte era mejor trabajar con luz natural y también vendría mejor a sus flores que ese almacén que era un poco oscuro y polvoriento.
Pero Luisa era su hermana y, como ella, durante muchos años había sufrido la presión de que todo el mundo contase con ella para ese tipo de tareas sin preguntarse si podría o quería hacerlo. Y no estaba dispuesta a dejar que nadie, mucho menos Samuel, volviera a hacer eso.

No resopló, de nuevo, cuando no pareció darle importancia a la forma en que había hecho brotar las orquídeas en la columna, como si cualquiera fuera capaz de tal proeza.
No, se puso ya a decidir las flores para los demás.
Y le daba un poco de rabia reconocer que había acertado en las que ella habría escogido tanto para su tía, como para su abuela.
Fue invocando algunas, aunque ya no había sonrisa en su rostro, solo lo hacía por obligación.
Y el pintor ni siquiera la miraba, tan centrado en sus notas.
Era exasperante.

Como lo fue también la indecisión cuando echó a andar como si aquello le perteneciera, como si casita fuera su casa.
Ahí sí que ya dejó salir el aire de los pulmones y le plantó las flores en los brazos.

- Sí, mi madre, la señora Julieta, te cederá los morteros. -Respondió, secamente.- Y en cuanto a Luisa, tú no vas a decirle nada, ¿queda claro? -Se cruzó de brazos, mirándole con el ceño fruncido y puede que un par de cactus aparecieran a su espalda- Puedes sacar la mesa fuera si quieres, pero yo se lo pediré y ella ayudará si así lo quiere, ni más ni menos. Si no, tendremos que apañarnos como sea. -Había ido dando pasos hacia él y él a su vez retrocediendo, le gustaba esa clase de poder, no lo podía negar.- Pero antes de molestar a nadie más será mejor que quitemos las cosas del almacén y nos aseguremos de que la mesa puede sacarse por la puerta. No voy a hacer que mi hermana se esfuerce más de lo necesario.

Y sin más, echó a andar, primero a la cocina, esforzándose por suavizar su expresión antes de entrar en el ángulo de visión de su madre.
Isabella — Casita — CON Samuel




Flor de mayo DTpeCbz
Nothing is true, everything is permitted
Timelady
Timelady
Rango Time
Timelady
Timelady
9075Mensajes :
942Reputación :
Miér Mar 02, 2022 6:24 pm por Myshella
Rocío de Sol

Pero es carnívora, será con precaución
Y, de pronto, se encontró frenado por un rostro enojado- precioso, pero no veas el miedo que podían dar esos dos ojos echando chispas- un montón de flores en los brazos, y una reprimenda que...honestamente, no creía haberse ganado.

Claro que, en realidad, y como todo el pueblo, estaba al tanto del hecho de que habian abusado un poquito del poder de Luisa. Así, todos. En general. Y ciertamente los vecinos y vecinas habían hecho propósito de enmienda, procurando en adelante llamarla cuando de verdad era necesario.

Y...en realidad, para mover una mesa, hubiera podido pedir la ayuda de cualquier otro Madrigal. La cuestión era moverla entre un par. Y...seguía sin atreverse a cargar con una tarea más o menos pesada a Isabella.

Así que, quizá, sí tenía ella un motivo por el que ofenderse.

Se puso rojo como un tomate, y buena parte de las flores se le cayeron al suelo al esbozar un perdón precipitado.

Aunque tampoco era para tanto, ¿o sí?

-Bueno, en realidad con que haya alguien en el extremo opuesto que me ayude a levantarla, a mover una mesa llego bien...-rectificó, mientras recogía al tropel esas flores caídas y esquivaba alguna que otra púa del par de cactus de propina (los que habían aparecido a espaldas de Isabella)

Ella había seguido caminando, adelantándose, hacia la cocina.

Y Samuel había alzado cejas y abierto ojos, fijando la atención en esos cactus.

-¿Puedo usarlos, también?-preguntó, a la espalda de la Madrigal, porque mirarle mirarle...precisamente...pues no.

Alzó un poco más la voz, recogiéndo uno con cuidado.

-¿Los cactus también sirven? ¿Y tu primo Camilo, me echaría una mano? Es que...¡no la vas a mover tú!¿O sí?

Había alcanzado a Isabella en el umbral de la cocina.

Y allí frenó, en seco.

-Bu...buenos días, señora Julieta.

Le escocía una mano; la que aguantaba el cactus.

Pero se mordió el labio y se calló, a esperas de alguna sentencia condenatoria, otra reprimenda o, en el mejor de los casos, permiso para ponerse manos a la obra.

Samuel— Casa Madrigal — Con Isabella





The Sleeping Sorceress



☾:

Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 5
Myshella
Myshella
3227Mensajes :
558Reputación :
Vie Mar 18, 2022 8:35 pm por Timelady
Rocío de Sol

Pero es carnívora, será con precaución
Samuel parecía un hombre de los que necesitaban instrucciones, porque ahora se daba cuenta de que igual no hacía falta molestar a Luisa con eso de la mesa. Sino que solo precisaba de alguna persona que le ayudara. Quizá su padre o su tío... Porque bueno, a ella especial ilusión no le hacía cargar peso, la verdad.

De todos modos, ya estaba cerca de la cocina intentando recordar esos mantras de su tía Pepa para poner buena cara y relajarse. Pero todo lo que podía pensar era en cómo había disfrutado intimidando al pintor. Igualmente sirvió para que tuviera una sonrisa en la cara cuando vio a su madre.- Hola, mamá, venimos porque...
Solo que se giró extrañada al escucharle.- ¿Cómo vas a usar los cactus? -Preguntó, dudando. A la abuela no le gustaban mucho, seguía prefiriendo las flores bonitas. Y de algún modo ella había pensado que todo el mundo opinaba igual.

Pero en ese momento se dio cuenta de cómo lo estaba sujetando.- ¿Pero cómo lo coges así? Te vas a hacer daño. -Le dijo, cogiendo la planta en sus manos con cuidado.

- Oh, Samuel. Pero cómo te haces eso. -Comentó su madre acercándose para ver su mano.- A ver, deja que te quite estas espinas. -Cosa que hizo.- Y toma. -Casita le había acercado un plato con dulces que estaba preparando y le entregó uno para que comiera y se recuperase.

Isabella negó con la cabeza antes de ponerse manos a la obra con lo que hacían.- ¿Podemos tomar prestados algunos morteros? Samuel los necesita para sus pinturas. -Explicó a su madre, esperando que les cediera parte de sus materiales.- ¿Y sabes si Luisa está en casa? Quizá pueda ayudarnos a sacar la mesa del almacén. -Preguntó, mirando por el rabillo del ojo al pintor, para que se diera cuenta de que había que preguntar y no dar por hecho que su hermana fuera a hacer nada. Era diferente.- O alguien más, tal vez. Oh, ¿sabes qué? Seguro que Mariano está por aquí cerca cortejando a Dolores, se lo puedo pedir. -Pensó de pronto.
Isabella — Casita — CON Samuel




Flor de mayo DTpeCbz
Nothing is true, everything is permitted
Timelady
Timelady
Rango Time
Timelady
Timelady
9075Mensajes :
942Reputación :
Lun Abr 25, 2022 8:47 pm por Myshella
Rocío de Sol

Pero es carnívora, será con precaución
Una señora como Julieta era siempre una bendición. Tan maternal, tan capaz de infundirle a uno sensación de comocidad, de aprecio, familiaridad y protección.

Samuel había extendido la mano y hecho caso de todo cuanto le decía, solícito y obediente, hasta comerse el dulce sanador, mientras miraba de soslayo a Isabella, y se preguntaba como podía ser que, siendo hija de esa señora tan encantadora, resultara ella tan...temible, imponente, severa.

Porque no podía negarse en modo alguno que la mayor de los nietos Madrigal le imponía un respeto tremendo. Y claro, que fuera tan guapa, no ayudaba en nada.

-Gracias-le dijo a Julieta, todo dulzura en la voz.

Luego, la atención volvió a Isabella.

Los cactus. Ah, sí, los cactus.

-Pensé que te gustaban...-musitó, en primer lugar.

Tenía entendido...había estado observando, en la distancia...que esos cactus, esas plantas exóticas y peligrosas a la par eran más del gusto de ella que las flores anteriores- de los cactus puedo extraer betalaína. Y, aunque te parezca extraño, con eso puedo hacer rojos o amarillos, según el cactus, según cuanta use y con qué cantidad de agua la disuelva. Pero si no quieres, no los usamos.

La voz había ido bajando, poquito a poco. Disminuyendo. Como su confianza en sí mismo.

Hasta que oyó el nombre de Mariano.

¡Ay, un aldeano corriente y moliente, como él mismo! Sí. Mejor.

A ver...Mariano no brillaba por su ingenio. No podía decirse que su conversación fuera apasionante, precisamente. Pero mira, uno no se sentía inferior a su lado. Así que la valía.

-La ayuda de Mariano nos vendría estupenda, sí. Sí. Si me decis donde encontrarle ya voy yo.

O...o no. Que empezaba a pensar que no le quería Isabella rondando a sus anchas por la casa.

-O me espero. Sí, mejor me espero. ¿Aquí?-preguntó.

La mirada iba de esos ojos intensos y orgullosos a los más amables de su madre. Casi parecía un chiquillo apunto de esconderse tras las faldas de la mujer.

Samuel— Casa Madrigal — Con Isabella





The Sleeping Sorceress



☾:

Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 5
Myshella
Myshella
3227Mensajes :
558Reputación :
Jue Jun 30, 2022 6:30 pm por Timelady
Rocío de Sol

Pero es carnívora, será con precaución
Isabella se puso a remover el caldo que su madre tenía en el fuego mientras ella se encargaba de atender a Samuel, que no parecía tener mucha idea de cómo manejar plantas... o instinto de supervivencia. Porque mira que coger un cactus así sin más.

Después le explicó cómo le podían servir aquellas plantas a él para los cuadros, cosa que parecía interesante. Es que cuando hablaba de las cosas que podía hacer con sus flores conseguía llamar su atención, pero claro lo hacía con aquel tonito cada vez más bajo y la exasperaba un poco.- Puedes usarlos, claro, si te sirven. -Se encogió de hombros. Gesto que no haría si estuviera su abuela delante en lugar de su madre.- Pero ten más cuidado cuando los cojas, no puedes estar siempre herido. Además, algunos pueden ser venenosos. -Advirtió. Era una de las razones por las que la abuela no los quería fuera de su cuarto.

Apenas se fijó en la forma en que se iluminó el rostro del hombre cuando mencionó la posibilidad de contar con la ayuda de Mariano, pero sí notó que le ponía ganas a la idea de llamarle. Inclinó la cabeza hacia un lado mientras le miraba, algo molesta, porque ya había estado aprendiendo y sabía que tanta decisión desaparecería para volver a dar paso al servicial Samuel.

- No te molestes. -Suspiró y se giró un poco, pensando que su prima andaría por el patio trasero paseando con su enamorado.- Dolores, ¿me escuchas? -Dijo en un tono de voz normal pero con una entonación más dulce, no queriendo molestar demasiado y casi con disculpa.- Si lo haces y Mariano está contigo, ¿puedes mandarlo a la cocina? Necesitamos su ayuda con una cosa. -Dijo sin esperar una respuesta inmediata.- Te debería una, primita linda. -Susurró intentando que el otro no la oyera.

Si había suerte y era como pensaba, Mariano no tardaría en llegar a la puerta. Y podría agradecerle a Dolores que sacrificara su ratito con él para rescatarla de la agonía que era pasar más tiempo con Samuel.
Isabella — Casita — CON Samuel




Flor de mayo DTpeCbz
Nothing is true, everything is permitted
Timelady
Timelady
Rango Time
Timelady
Timelady
9075Mensajes :
942Reputación :
Vie Jul 22, 2022 6:48 pm por Myshella
Rocío de Sol

Pero es carnívora, será con precaución
No puedes estar siempre herido, no puedes estar siempre herido.

Samuel arrugó el entrecejo y apretó los labios, gestos estos que no pasaron desapercibidos a una señora Julieta que, siempre maternal, posó la mano sobre el hombro del joven en...no supo él si gesto de apoyo o de disculpa por su hija.

La cusstión es que si había querido pincharle hasta ofenderle con esa actitud suya, llegados a ese punto, lo había conseguido.

Se sintió estúpido por cuantas veces se había quedado embobado, viéndola pasar por las calles del pueblo.

Engreída.

-Disculpa- soltó- no será la primera vez que pinto retratos con pigmentos extraídos de plantas, con o sin pinchos- carnívoras no...eso era cierto- y hasta ahora no he tenido mayores problemas. Ni siquiera con tu...-se calló de golpe.

Apretó los labios más que antes, pero por motivos distintos, se le sonrojaron las mejillas y bufó.

Ningún Madrigal sabía que, en realidad, sí tenía algún que otro dibujo, algún que otro esbozo, hechos de memoria. Justamente, de una de ellos. La que peor se lo iba a tomar, estaba visto. Justamente. ¿Cómo no le dio por dibujar a Dolores, a ver?

Que esa era otra, pensó, avanzando un par de pasos. Resulta que no le podían pedir a Luisa que usara su don, pero Isabella tiraba del de Dolores para evitarse andar un par de salitas y decírselo directamente a Mariano.

-Hubiera podido ir yo perfectamente- cuando lo afirmó, del muchacho amedrantado de un momento atrás ya no quedaba nada.

Estiró de su camisa, recolocándola a saber por qué, pasó al lado de Julieta, devolvió una sonrisa-esta sí, tímida- a la señora, y se adelantó a Isabella sin dirigirle más que una mirada de enfado claro.

Para entonces, ya llegaban Dolores y Mariano.

-Buenos días- saludó, enérgico- Mariano, ¿serías tan amable de ayudarme? Tenemos que llevar una mesa al patio, para no ensuciar aquí. La señora Alma me hizo un encargo.

Si Dolores iba a decir algo, él levantó la mano, pidiendo un momento. Y se fue, con el otro hombre corriente en aquella casa de locos, a por esa mesa. Que ni pesaba tanto ni era tan complicada de mover, entre dos, aunque él no hubiera destacado nunca por ser el joven más atlético del pueblo.

La colocaron fuera, a la sombra de un par de cauchos sabaneros.

A continuación- tras darle las gracias al prometido de Dolores- volvió a por los morteros y un par de enseres, además de los suyos propios, y los fue colocando sobre la mesa.

Samuel— Casa Madrigal — Con Isabella





The Sleeping Sorceress



☾:

Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 5
Myshella
Myshella
3227Mensajes :
558Reputación :

 
a