Tree Of Life :: SquadTramas Squad :: Quintaesencia
Tree Of Life
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
2 participantes
Lun Ene 24, 2022 12:28 am por Freyja


Anoche soñé que volvía a...
Un lugar con menos estrellas, pero más real
Año 1947. James Montgomery es actualmente el representante más cotizado de todo Hollywood. Actor que cae en su cartera de clientes, actor que lleva al estrellato. Su gallina de los huevos de oro es en estos momentos Reece Winter, el galán por excelencia. Guapo, talentoso, siempre impecable, sus películas embolsan miles de dólares solo por su mera presencia en ellas. Las actrices se pelean por salir con él en pantalla, pero solo una ha tenido la suerte de ser seleccionada para su próxima película.

Ava Palmer apenas acaba de aterrizar en un mundo que no es tan hermoso como se ve desde fuera, sino que aparenta ser bastante cruel. En cambio, ha tenido la maravillosa suerte de ser elegida por el señor Montgomery para que la represente. No puede creerse su suerte, normalmente los actores hacen cola para ser representados por él, y sin embargo ha sido él quien ha querido buscarla a ella. Quiere pensar que ha quedado impresionado por sus últimas actuaciones, eran papeles muy pequeños pero ha debido ver en ella todo su potencial. "Vacaciones en Montecarlo" es el título de la película para la que acaba de ser contratada, donde llevará el papel protagonista y tendrá un tórrido romance ni más ni menos que con Reece Winter. A veces los sueños se cumplen, está convencida.

Pero puede que detrás de todo esto no haya más que una estrategia. A pesar de las miles de ofertas que ha recibido, Reece rehúsa casarse con ninguna mujer... Porque no se siente atraído por estas. El galán más deseado, el hombre por el que todas suspiran, no quiere una mujer a su lado. Prefiere ser el soltero de oro toda la vida, no es mal plan, ¿no? Lástima que, a veces, los instintos nos fallan, y algunas personas llegan a nuestro corazón, lo atrapan y hacen lo que quieren con él... Como ha hecho James Montgomery con Reeve. Ahora está enamorado de un hombre que le ha metido en otro proyecto de romance con una actriz que ni siquiera conoce, y algo le dice que ese trato esconde algo detrás. Cada vez se muestra menos cariñoso y más amenazante... Lo que tan maravilloso está siendo hasta ahora, podría venirse abajo si su propio representante, la persona que mejor le conoce, dice las palabras equivocadas en las personas equivocadas.

Reece y Ava no están unidos ahora solo en un proyecto cinematográfico, sino en el hecho de tener su futuro pendente de un hilo, sin ser conscientes de ello.

REECE
WINTER
35 años — Armie Hammer — Freyja
AVA
PALMER
21 años — Scarlet Johanson — Ivanka

ONE ON ONE — ORIGINAL — ÉPOCAS PASADAS




Post de rol:


We are
Anoche soñé que volvía a... Alchem10

Anoche soñé que volvía a... Firma_10

Anoche soñé que volvía a... Banner10

Together we are everything:
Freyja
Freyja
Midnight - Nivel 4
Freyja
Freyja
4283Mensajes :
158Reputación :
Jue Ene 27, 2022 9:25 pm por Ivanka


1. Just like in the movies
It only looks real
— ¿Te marco un poco más el ojo? — No, no, así está bien, que tengo los ojos muy claros, se me ve muy raro, si se me marca más. — James ha dicho que se tienen que ver esos ojazos azules bien en technicolor. — Ay, cada vez que le decían esas cosas, se sentía llena. Suspiró y sonrió. — Bueno, pues si lo dice James, adelante. —

James Montgomery le había caído del cielo. Había pasado de ser la reina de la belleza de Carolina del Sur y hacer obras de teatro en la parroquia, a Los Ángeles, en lo que a ella le había parecido un abrir y cerrar de ojos. Sí, garantizado que estaba agotada, que apenas descansaba, y muerta de hambre todo el tiempo, pero todo el mundo la trataba tan bien, la miraban como a una diosa, y cada cosa que podía necesitar, James se la procuraba. Incluso las cosas que no sabía que necesitaba, como el instructor para el carnet de conducir, la maestra de danza para corregir la postura y lucir más bonita en las fotos, o el maestro de acentos, para ayudarle a preparar los papeles y meterse bien en ellos. Y eso sin contar con el ejército de estilistas. Pero James tenía razón, no se había visto tan guapa en la vida. Iba a volver por Charleston hecha una diosa. Bueno eso si no volvía dentro de veinte años, porque en los nueve meses que llevaba en California no había tenido ni un solo día libre al completo.

Y aquel día estaba especialmente nerviosa, porque después de un par de comedias y un drama, que había cosechado un gran éxito inesperado, estaba a punto de protagonizar su primera gran producción. Y no con cualquiera, no, con Reece Winter. Si sus compañera del instituto estuvieran allí… Suspiró y miró al techo cableado del estudio con aire soñador. ¿Podía ser el actor más guapo de todo Hollywood? Y encima era un drama romántico… Iba a ser la cara de un cartel que haría historia, con aquel hombre tan alto y tan guapísimo. Y como si lo hubiera invocado, apareció uno de los ayudantes por ahí. — Señorita Palmer, la esperan para el ensayo general de la escena veinticinco, estudio ocho. El señor Winter está ya allí. — Ay… — Se le escapó, y las estilista se rieron. — Ese es el efecto del señor de Winter. Esa sonrisita y ese suspirito. — Ella rio e hizo un gesto con la mano. — No soy una muchacha tan fácil, chicas… — Apretó los labios en una sonrisa. — Pero es tan guapo que no sé ni qué voy a decirle. — Y las tres rieron.

Realmente, el traje blanco y negro de estilo marinero que le habían puesto le quedaba como un guante, aunque respiraba solo a medias y la cadencia de sus pasos con tacones quedaba muy bonita, pero en verdad era que no podía ni mover las piernas sin grave riesgo de caída. Era para la escena que tenían en un restaurante que supuestamente estaba a orillas del mar, y todavía le costaba hacerse a la idea de que se podían grabar lugares así en naves enormes y cambiantes como aquella. Con ese paso lento que llevaba, y con su sonrisa impecable puesta, se acercó a la imponente figura de Reece Winter, con su traje blanco impecable, ese ceño casi permanente, incluso cuando sonreía. — Señor Winter. — Dijo con la voz aterciopelada pero cándida que ponía para hablar a los hombres (tenía comprobado que la trataban mejor cuando lo hacía) y extendió la mano. — Ava Palmer. No puedo expresarle lo afortunada que me siento de conocerle y trabajar con usted. Cuando James me confirmó que seríamos compañeros, pensé que era un sueño. — Terminó con una risita. Sí, aquel papel, como todo, lo tenía gracias a James, que la había considerado A ELLA, sí, A ELLA, la belleza de Carolina del Sur, la mujer idónea para acompañar a Reece Winter en pantalla. Si es que sentía el corazón en las sienes de la emoción.

Ava — 4 de marzo de 1947, Los Ángeles — Con Reece




Anoche soñé que volvía a... Firmakinovo

Anoche soñé que volvía a... QeBRfMJ
Golden Shields:

Juntos, somos el Todo:
16 de enero de 2002:
Ivanka
Ivanka
User
Ivanka
Ivanka
2091Mensajes :
20Reputación :
Vie Ene 28, 2022 12:20 am por Freyja


1. Just like in the movies
It only looks real
Prendió la cerilla y encendió otro cigarro. Justo mientras lo hacía, llamaron a su puerta, abriéndola sin esperar a su respuesta. - Señor Winter, ya está todo listo para empezar. - Aspiró lentamente todo el humo que podía del cigarrillo, mirando al mismo en lugar de al pobre becario al que habían mandado a avisarle, y se lo quitó de los labios para echar el humo lentamente, con la mirada baja. - Enseguida voy. - Comentó monocorde y carente de entusiasmo. El chico puso una sonrisa incómoda y, tras un par de segundos de duda, se marchó. Sí, le necesitaban inmediatamente, pero no querría insistir, no era más que un pobre crío, y él era el gran Reece Winter... Hasta pensarlo le resultaba sarcástico.

Volvió a dar una calada, en silencio, echando esta vez el humo por la nariz. Había millones de hombres en el mundo que matarían por ser él, por ser uno de los hombres más deseados y queridos del mundo, por lucir sus trajes, besar a esas hermosas actrices que le ponían como compañeras de escena y tener su carisma, su belleza y su dinero. Todo eso era lo que relucía por fuera, pero el interior... Era una basura. Por dentro se sentía como un jarrón vacío lleno del humo negro que aspiraba continuamente de sus cigarros. Por fuera, sin embargo, solo podía mostrar una radiante sonrisa y la seguridad en sí mismo que, según los demás, le caracterizaba. Porque no quedaba nada bien, ni mucho menos varonil, reconocer que era alguien sumamente vulnerable.

Fumó lentamente, dejando que el cigarro se consumiera sin prisas, con la mirada perdida. James le había puesto contra las cuerdas. El mejor mánager de Los Ángeles, sí. "Deberías estarme agradecido", ya. Le conseguía muy buenos papeles, todo su dinero y su fama se los debía a él... Y él lo sabía. Por eso podía hacer lo que le diera la gana con él. Aún resonaban en su cabeza los gritos de la última discusión. "Como se descubra, estás perdido. Ve anudando la soga, porque va a ser la única salida que te va a quedar". Ya había gastado retrasado tres intentos de matrimonio y empezaba a agotársele ese cartucho, el próximo que le propusiera lo iba a tener que aceptar sí o sí, o hundiría su reputación y su carrera para siempre.

Dejó escapar el humo una vez más y, mientras lo hacía, el becario volvió a asomar tímidamente en la puerta. Carraspeó casi con miedo. - Eemm... Señor... - Respiró hondo. Tampoco tenía por qué pagar ese pobre chaval por sus desgracias. Apuró la última calada, apagó el cigarro en el cenicero y se levantó, dedicándole una sonrisa cortés mientras se abotonaba la chaqueta. - ¿Vamos? - El chico puso una sonrisa más relajada y le dirigió al set. Lo observó al llegar, girando levemente sobre sí mismo, ahorrándose un suspiro. La actuación era su vida, al fin y al cabo, aunque le tocara besar a mujeres y mirarla con expresión enamorada continuamente. A veces pensaba en lo mucho que deseaba ser lo suficientemente mayor como para que empezaran a darle papeles de padre, y no de amante. Pero él era, ante todo, un buen profesional. Podía fingir estar enamorado de una mujer como fingía ser agente de la CIA, o el rico heredero de un multimillonario, o un crupier profesional. Al fin y al cabo, ese era su trabajo: representar mentiras.

La voz de la mujer le sacó de su ensimismamiento. Era joven, muy joven (como siempre, encima siempre le ponían niñas en comparación con él), y peligrosamente cándida. Sabía que James también la representaba a ella, y casi estaba tentando de decirle que huyera en la dirección contraria ahora que aún podía (si es que no se estaba acostando con ella también, que todo era posible). Sonrió, en parte con su mueca de galán estudiadísima y en parte con genuina cordialidad, y estrechó su mano. Rio elegantemente, casi sin sonido. - Eres muy amable. - Se inclinó ligeramente, aunque guardando la distancia. - Por favor, no me llames de usted. Vamos a ser dos enamorados en cuestión de minutos, mejor tener un poco de familiaridad previa, ¿no cree? - Bromeó, con voz suave, sin perturbar el tono, con esa contención y aura de perfección que tenía siempre. A veces pensaba que sus propios papeles le habían engullido a él, que se pasaba la vida actuando, que no era todo más que una estudiada coreografía... Pero no había de otra. No sería ni el primero ni el último que se llevaba el trabajo a casa, que nunca descansaba.

Sonrió levemente. - James tiene muy buena vista. - Dijo, sin mojarse demasiado. - Tanto para el elenco, como para las producciones. Si ha dicho que quedaremos bien en pantalla, habrá que creerle. - Comentó, igualmente cordial. Empezaron a oírse algunas voces que iban y venían entre regidores, escenógrafos y demás, y el becario de antes volvió a acercárseles. - Escena del restaurante. Empezamos justo aquí, y hasta donde Lady Hammilton dice "tendrá que ser en la próxima, ¿no cree?". - Informó, señalando el guion. Reece asintió, tomándolo y dedicándole una sonrisa cordial, y echó un vistazo. No parecía una escena muy larga, apenas dos minutos de diálogo ininterrumpido. No les llevaría mucho tiempo. - He visto sus anteriores películas. - Comentó, mirando el papel, pero levantó la vista y volvió a sonreír. - Tiene usted un registro muy amplio, es muy versátil. Algunas de sus escenas me resultaron especialmente creíbles. Me reí mucho en esa en la que se le escapa el perro y acaba tirando a su futuro enamorado a la fuente del parque. - Ladeó la sonrisa, arqueando las cejas, y alzó los papeles. - No parece que vaya a correr yo la misma suerte, no según esto, al menos. - ¡Estamos listos! ¿Actores? - Bramó el regidor. Hizo un gesto con la cabeza, señalando el set, y se dirigió hacia él.

Reece — 4 de marzo de 1947, Los Ángeles — Con Ava




We are
Anoche soñé que volvía a... Alchem10

Anoche soñé que volvía a... Firma_10

Anoche soñé que volvía a... Banner10

Together we are everything:
Freyja
Freyja
Midnight - Nivel 4
Freyja
Freyja
4283Mensajes :
158Reputación :
Dom Ene 30, 2022 2:02 am por Ivanka


1. Just like in the movies
It only looks real
Juraría que era una persona diferente en cuanto Reece Winter le dijo que le tuteara. Ella. Tuteando a Reece Winter. Menuda locura. Puso una amplísima sonrisa y asintió. — Sí. — Carraspeó. — Quiero decir, que tú puedes hacer lo mismo conmigo, claro. Somos compañeros. — Soltó una risita musical. Y sí, más le valía concentrarse, aunque no le iba a costar actuar aquello, porque enamorada no estaría, pero no le costaba nada fingirse encantada de la vida de recibir las atenciones de aquel hombre.

— James tiene una vista maravillosa, si encontró a un actor como tú… — Tenía que corresponder a aquella galantería, y a todas las que él quisiera hacerle, qué menos, con un hombre como aquel. Escuchaba lo que decía el becario, claro, pero es que seguía un poco atontada. — Sí, claro, cosas de Lady Hammilton. — Dijo encogiéndose de un hombro. Ay, por Dios, menuda brillantez. Igualita que Lady Hammilton.

Se sonrojó entera cuando dijo lo del registro muy amplio, dirigiéndose a paso lento a la silla de la terraza del supuesto club. Alguien se la abrió, aunque hubiera preferido que lo hiciera Reece, pero bueno, para eso estaban los de producción. — ¿De verdad has visto mis películas? ¿Te gusta la comedia? — No le pegaba, era siempre tan serio y sereno… — Yo también he visto las tuyas, todas. Con los dos dólares de paga que me daban, me iba con mis amigas al cine a verlas en cuanto salían. — Y ahora que lo pensaba, igual había sonado un poco niñata con aquello, así que se centró en la profunda voz del hombre. Rio también a lo de la escena del perro y entornó los ojos. — Creo que fue mi mayor reto como actriz, no morirme de risa ahí… — Otra vez había dicho una tontería. — Bueno, no en serio, claro. Es… Una broma… — Pero al menos el momento se vio cortado por las exigencias del rodaje y las voces de los que mandaban. Carraspeó y se sentó, con las piernas cruzadas y levemente inclinadas a un lado. — Estamos listos. — Y puso la expresión de Lady Hammilton, gran señora segura de sí misma, reina de la elegancia. Se puso la larga boquilla con el cigarro, inclinándose un poco para ver si Reece se lo encendía, pero alguien de producción estuvo más rápido. Bueno, claro, si es que para eso estaban, criaturitas.

La escena era corta y concisa, pero tremendamente cargada. Tenía que contenerse muchísimo para no levantar la mirada hacia esos ojazos azules y fríos. Un galán de verdad. El diálogo fluía de maravilla, en dos tomas lo tuvieron listo, y se inclinó hacia él, nada más terminaron, poniendo la mano sobre él. — Ha quedado perfecta, Reece. Llevas al capitán en la piel… — Justó por ahí pasaron las de estilismo, mirando significativamente las manos de ambos juntos. — ¿Has leído el libro? Yo sí, y el instructor que James me puso me ayudó muchísimo a meterme en el papel. — Se encogió de un hombro y volvió a apoyarse en la silla. — Pero si tienes consejos, estaré encantada de aprender de alguien como tú. — Ya había corrillos hablando de ellos. Ay, qué sencilla era la gente, si solo eran dos actores hablando… Aunque se le estuviera poniendo una sonrisilla en los labios. Se inclinó un poco más y susurró un poco más pollina. — Dime, ¿cuando se es una estrella como tú, dejan de decirte cómo maquillarte o de susurrar sobre lo que llevas? —


Ava — 4 de marzo de 1947, Los Ángeles — Con Reece




Anoche soñé que volvía a... Firmakinovo

Anoche soñé que volvía a... QeBRfMJ
Golden Shields:

Juntos, somos el Todo:
16 de enero de 2002:
Ivanka
Ivanka
User
Ivanka
Ivanka
2091Mensajes :
20Reputación :
Dom Abr 10, 2022 9:20 pm por Freyja


1. Just like in the movies
It only looks real
Sonrió levemente y asintió en un único gesto, aunque arqueó una ceja, con toque divertido, mas sin perder la elegancia. - ¿No me pega ser un hombre de comedia? - Rio con sutileza. - Te confieso que es mi género favorito, aunque nunca me haya visto yo en él. Pero para verlo... Es refrescante y entretenido. Te ayuda a... Desconectar del día a día. - De todos sus dramas, problemas y tempestades. Y lo más triste de todo era que muy hilarante tenía que ser una comedia para sacarle una carcajada real, pues mayor era su amargura. Aun así... Prefería una comedia con la que no reírse que un drama que le hiciera aún más infeliz.

Rio con los labios cerrados, bajando la mirada. No era la primera mujer que le decía que había visto todas sus películas, pero al menos le había gustado el tono inocente de aquella. Y sonaría amargo su pensamiento, pero... Le daba pena. Si era, al igual que él, otra víctima de James, le daba mucha pena. ¿Qué otra cosa iba a hacer que conversar agradablemente con ella y sentir compasión? Y rodar la película, claro, que era para lo que les habían contratado.

Esto último parecía dársele bastante bien. Se metió en su papel y ella en el suyo de tal manera que, como buenos actores, habían olvidado quiénes eran. Era lo mejor de su profesión, durante unos minutos... Podía olvidarte de quien eras. Lo dicho, James tenía buen ojo, y aquella mujer tenía todos los visos de ser una actriz emergente, cosa que el manager no iba a dejar pasar tan fácilmente. Se había imbuido tanto en su personaje que, cuando ella le colocó una mano sobre la suya, aún sentía que no había salido del todo de él, por lo que le pilló un tanto desprevenido. Sonrió cortés, no obstante, en cuanto volvió en sí. Asintió. - Lo he leído, sí. - Demasiadas horas de soledad como para que no le diera tiempo a leerse un libro y a imaginarse a qué nuevo galán le iba a tocar interpretar esta vez. Lo que no esperó fue lo siguiente. Arqueó una ceja. - Oh. ¿Consejos? - Perdió la mirada, pensativo. No te dejes devorar por lobos con piel de cordero, demasiado tarde para ese. Su divagación la cortó una pregunta de ella que le arrancó una risa tan genuina y natural, tan poco habitual en él, que todos los del equipo que ya de por sí miraban y cuchicheaban se giraron hacia ellos con aún más curiosidad. Se puso el puño ante los labios para carraspear suavemente, pero sin perder la sonrisa. - Consejos no sé, pero le voy a dar una mala noticia: a más fama consigas, más intentan mandar sobre ti. - La miró de soslayo. - Aún estás a tiempo de huir. - Hizo una pausa. - Es broma. - Bueno. A medias.

Se giró hacia ella y, con los ojos levemente entrecerrados de la curiosidad, abrió los labios para preguntar... Pero el regidor interrumpió. - ¡Vale, la toma está perfecta así que pasamos a la siguiente! - Señaló a la mujer. - Grabamos desde otro ángulo, enfocando al capitán. "Tendrá que ser en la próxima, ¿no cree?". Esa es la última línea, retomamos ahí. Comienza el capitán. ¿Prevenidos? - Bramó, el aviso de que iba a empezar la cuenta atrás para empezar a rodar. Se recompuso, volvió a meterse en su papel y esperó a que gritaran acción. Empezaba él. - "Próxima." - Dijo, con su impostada voz de galán, dejando escapar una suave risa entre los labios, perdiendo un segundo la mirada para posarla luego en ella. - "Habla de una próxima, Lady Hammilton, como si ambos asumiéramos que la va a haber... Empiezo a pensar que juega usted con mis esperanzas". - Y colocó la mano en el asa de su taza de café, con un movimiento perfectamente coreografiado. Era el turno de ella.

Reece — 4 de marzo de 1947, Los Ángeles — Con Ava




We are
Anoche soñé que volvía a... Alchem10

Anoche soñé que volvía a... Firma_10

Anoche soñé que volvía a... Banner10

Together we are everything:
Freyja
Freyja
Midnight - Nivel 4
Freyja
Freyja
4283Mensajes :
158Reputación :
Jue Mayo 19, 2022 11:07 pm por Ivanka


1. Just like in the movies
It only looks real
Si es que era para comérselo. Que le gustaba la comedia decía, oh, lo que daría por verle reír, aunque fuera con una comedia tonta como aquella del perro… Si es que era un hombre demasiado encantador. Se inclinó levemente con una sonrisa hacia él, cuando pareció aceptar darle consejos. Pero cuando le dijo aquello, se sintió un poco cohibida. Pero no. Lady Hammilton nunca se cohibiría, y ella ahora tenía que interpretar a Lady Hammilton, eso era. Método, Ava, método. Eres Lady Hamilton, por Dios.— Oh, pues entonces tendré que llegar a ser tan famosa que pueda mandarlos a todos al demonio y ponerme un vestido que me deje respirar. — Dijo con una carcajada, tratando de seguir la broma. Quizá demasiado sincera, pero vamos, cualquiera que tuviera ojos en la cara, podía ver que aquel vestido era inhumano.

Tenían que repetir la toma, así que decidió meterse de nuevo en Lady Hammilton, volviendo a encender el eterno cigarrillo, perdiendo una vez más la oportunidad de que se lo encendiera Reece. "Habla de una próxima, Lady Hammilton, como si ambos asumiéramos que la va a haber…” le gustaba esa frase. Le gustaba mucho. — ¿Yo juego con sus esperanzas, capitán? — Dijo con una voz aterciopelada pero con un punto de la desgarradora tristeza y soledad que tenía que traslucir su personaje. En un estudiado movimiento, combinado con el del capitán de la taza, ella subió la mano y tomó la boquilla de fumar. — No soy yo quien ansía la compañía de un ser humano que le entienda tan profundamente que le llegue al alma. Sea Lady Hammilton o no. — Negó lentamente. — No, capitán, yo no juego con sus esperanzas. Yo soy su ancla desesperada, y usted me ha puesto en esa posición. — Arrastraba levemente la “c” en posición, y terminaba con un golpe duro al final, probablemente para insinuar algo, pero así le había gustado al director en los ensayos generales, todo ello mirándole fijamente por el lateral del ala del sombrero. — ¡Corten! Buena, señores, si seguimos así, esta película se va a rodar en un santiamén. — Eso la hizo sonreír como una niña chica. — ¡Ay qué bien! Tenía un miedo de interpretar a Lady Hammilton. — Le confesó a Reece, antes de ponerse a releer el guión, que tenía en la mesa, tapado por el periódico de atrezzo.

— Esto es precisamente lo que yo anhelaba, ¿sabes? — Empezó a hablar sin levantar la mirada del papel. — Algo profundo, como eso que acaba de decir. Es que es tan cierto… Lady Hammilton es una sabia porque, las mujeres fuertes tienen esa imagen, ¿sabes? Como de manipuladoras, y no es más que el puesto que les dan, el que les imponen, cuando el que está suplicando por esas expectativas es precisamente el capitán… — Suspiró y subió la mirada. ¿De verdad, Ava, estás dándole una Chapa a Reece Winter? — Discúlpame, Reece, James dice que hablo demasiado, y tú sabes de papeles mucho más que yo… — Bebió del vasito de agua que tenía fuera de plano y sintió la mirada de la jefa de vestuario. Ah, que tampoco podía beber mucha agua hasta que se quitara el vestido, por la retención de líquidos. Pues sí que estaba bien… A ver si llegaba ya lo de ser odiosamente famosa.


Ava — 4 de marzo de 1947, Los Ángeles — Con Reece




Anoche soñé que volvía a... Firmakinovo

Anoche soñé que volvía a... QeBRfMJ
Golden Shields:

Juntos, somos el Todo:
16 de enero de 2002:
Ivanka
Ivanka
User
Ivanka
Ivanka
2091Mensajes :
20Reputación :

 
a