Tree Of Life :: SquadTramas Squad :: The Light of Our Pink Stories
Tree Of Life
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
2 participantes
Sáb Dic 03, 2022 5:26 pm por Shooting Star
COMO DOS GOTAS DE AGUA
Inspired - Películas - One on one


Como dos gotas de agua 2919724

Había llegado Diciembre y en la Juguetería “Los Duendes de Navidad” Derek White y Diana Bakken trabajaban como nunca porque era la época donde habían más compras y diversión. Pues obvio ¡Se acercaba Navidad! No era que les fuera tan bien, la juguetería llevaba muy poco así que aún se podían considerar emprendedores y seguir con el negocio familiar, pues su abuelitos siendo tan amigos eran los verdaderos dueños así que hacerse cargo era una ilusión y todo un sueño.

Por otra parte, en el Reino Norteño Tailandell, un lugar invernal y muy grato en realidad, aprovechaban Diciembre como el mes más esperado de todos, las celebridades eran grandes y aquello ya lo sabían los reyes y sus respectivas familias para contentar al reino y ellos mismos se integraban, sin embargo, igual tendrían que estar al tanto de la próxima boda real que se realizaría en tan solo unos meses. La princesa Ingrid y el príncipe Jerome aunque no discutían entre sí, desde lejos se veía que no estaban de acuerdo con esta unión y cuando lo dejaron ver de todas la formas nada pudieron hacer.

La navidad es magia. Secretos serán revelados y el amor aparecerá de una manera inesperada.


Derek White
24 años
Dueño de Juguetería
Douglas Booth
Rising Sun



Principe Jerome
24 años
Principe heredero de Tailandell
Douglas Booth
Shooting Star



Princesa Ingrid
22 años
Princesa de Krystalwood
Elle Fanning
Rising Sun



Diana Bakken
23 años
Dueña de Juguetería
Emma Watson
Shooting Star


by emme




--

Post de Rol:


Última edición por Shooting Star el Vie Ene 27, 2023 12:25 am, editado 2 veces


Como dos gotas de agua 1f4ab

Como dos gotas de agua MCuzKFv

Como dos gotas de agua QxHNtK4


Tesoros de una estrella fugaz:
Shooting Star
Shooting Star
Midnight - Nivel 4
Shooting Star
Shooting Star
1861Mensajes :
553Reputación :
Sáb Dic 03, 2022 11:17 pm por Rising Sun
1. DOS ES MEJOR QUE UNO
Derek White - Jugueteria - 1 de diciembre
Ya sé comenzaban acercarse la época navideña en Kristalwood. Una época muy querida y especial para muchos. Pero sobre todo para Derek quien la atesoraba con especial cariño gracias a su abuelo. Un entusiasta ancianito amante de la navidad y de fabricar juguetes. Era un juguetero de profesión, por lo que desde pequeño Derek había sido si fiel seguidor. Aprendiendo sobre el arte de crear juguetes. Hoy día el anciano se había retirado, pero no antes de dejar la juguetería que había abierto junto a sus amigos en manos de su nieto, y la nieta de estos. Teniendo así un nuevo dúo dinámico encargado de dar magia con su propio toque juvenil a la juguetería.

Los Duendes de Navidad habría sus puertas temprano en la mañana y cerraba al caer el sol. Derek ahora que ya faltaba poco por cerrar y que no había un bullicio en la calle, aprovecharía de poner el árbol de navidad. Pues no podía comenzar la época de Navidad si uno mucho menos cuando la tienda llevaba por nombre: ¡Los Duendes de Navidad! Además de que su amiga y socia Diana ya le había advertido que de hoy no podía pasar sin que ese árbol estuviera puesto. La castaña había salido más temprano hacer unas gestiones personales, pero regresaría en la noche a la hora del cuadre para ayudarlo a cerrar la tienda. Así que más valía que se apresurara con el árbol o tendría problemas con ella.

Buen juguetero, mal decorador. Había algo que lo complicaba y en grande. Poner las luces de navidad a los árboles. ¿Por qué rayos no pudieron conseguir uno con luces ya incluidas? No verdad que Di lo quería natural. Así que aunque terminara ahorcado con las luces, tendría que ver como se las ingeniaba para ponérselas y que no parecieran un bollo entre las ramas.

Por ahora el chico se hacía el loco, y seguía posponiendo lo del árbol. Con un delantal color rojo, un gorro puntiagudo verde con orejas de duendes, Derek acomodaba alguno de los últimos juguetes que habían adquirido. Porque hoy día era imposible fabricar todo lo que se vendía. Estaba muy entretenido y de espalda a la puerta de la tienda cantando un villancico mientras acomodaba las cosas cuando de pronto escucho un bullicio provenir de la carretera al cual no le presto atención. Solo que luego escucho la campanilla de la puerta, así que le dio la bienvenida a quien recién entraba a la tienda. — Bienvenidos a Los Duendes de Navidad. En un momento estaré con ustedes. — les avisó aun sin prestar mucha atención de quien se trataba.

El rubio se puso de pie y se giró para atender a quien recién llegaba cuando de pronto se quedó estático y no pudo decir nada más.
by emme




Como dos gotas de agua QxHNtK4
Rising Sun
Rising Sun
Medusa - Nivel 3
Rising Sun
Rising Sun
1008Mensajes :
357Reputación :
Dom Dic 04, 2022 1:10 am por Shooting Star
1. DOS ES MEJOR QUE UNO
Príncipe Jerome - Juguetería - 1 de diciembre
Había discutido con su padre. Sabía que era la sexta vez del año que lo hacía. Al final el rey había terminado ganando en esa discusión de venir a buscar a  Ingrid para luego llevarla en avión hacia Tailandell para que todo se diera de un modo más romántico en su compromiso y hacerlo público al fin.

No quería hacerlo público por  su única razón. Fuera como fuera ese matrimonio no se llevaría a cabo porque ninguno de los dos se amaba. De hecho, con Ingrid eran muy buenos amigos y coincidían, era traumante cuánta insistencia solo por los negocios y una buena unión entre familias reinantes pues ya estaban en tiempos que existían presidentes, gobernadores, pero en su país la realeza aún existía al igual que el de Ingrid, con más razón tienen que unirse decían sus padres; y por mucho que postergaban ya cada vez era peor. Se sentía ahogado y estuvo así en todo el viaje del avión y luego al auto que lo llevaría al castillo. El lugar estaba muy bonito, ya era el 1 de Diciembre y el ambiente ya se estaba entonando con la festividad desde un principio, solo que en ese momento no podía pensar en nada más que en su escape.

Había una gran ventaja en Krystalwood aquí nadie lo conocía así que en un ataque de impulsividad y locura, abrió la puerta de su limosina y escapó. Casi se gana un atropello pero logró salvarse mientras corría y corría.  Iban a encontrarlo y eso lo sabía, pero ya con tan solo veinte minutos sería suficiente. No supo cuando corrió a ese horario que ya oscurecía cuando halló una juguetería. Una monísima y moderna por cierto que hizo que entrara acelerado. — No.. no... yo no vengo a comp....— Se calló de inmediato al levantar la vista y se encontraba con un chico exactamente igual que él, solo que vestido de duende y por supuesto, con una expresión más juvenil y bondadosa que él, lucía incluso más joven porque no se dejaba barba. Ahí miró la tienda que recién estaban adornando y se escuchaban los villancicos, todo parecía tan real pues n algún momento pensó que era un sueño. Hasta que sacó la voz.

Vaya... ¿Qué esto? ¡Es imposible! Solo vengo huyendo porque estoy cansado y  ¿me encuentro contigo? ¿Acaso las historias de los cuentos fantasiosos  y navideños se hicieron realidad? — Se acercó sólo para asesorarse que no fuera una alucinación o algo, era lo único que faltaba, que su salud mental fuera perjudicada por toda la presión y el protocolo de la realeza.

by emme




Como dos gotas de agua 1f4ab

Como dos gotas de agua MCuzKFv

Como dos gotas de agua QxHNtK4


Tesoros de una estrella fugaz:
Shooting Star
Shooting Star
Midnight - Nivel 4
Shooting Star
Shooting Star
1861Mensajes :
553Reputación :
Dom Dic 04, 2022 11:26 pm por Rising Sun
1. DOS ES MEJOR QUE UNO
Derek White - Jugueteria - 1 de diciembre

Derek era alegre y risueño. La seriedad no era muy lo suyo. Era por eso que no sentía vergüenza alguna de portar aquellas ridículas orejas en su cabeza, o el gorro, ni qué decir del delantal, que era una simulación del atuendo de Santa Claus. Siempre andaba con el espíritu navideño encendido todo el año y cuando llegaba diciembre aprovechaba a sacarlo a pasear. En especial cuando se ponía a poner a todo volumen los villancicos en la tienda y para peor aún, a catarlos a todo pulmón. Aun cuando desafinara.  Su abuelo solía decirle que no hiciera caso a los que le dijeran que no fuera así, que era vergonzoso. Que él era especial y único, por lo que no debía cambiar por nadie.

Especial… y único… Oh, sí, ese último pensamiento se le sonaba ahora como disco rayado en su cerebro cuando vio al chico que había entrado a la tienda. Ni siquiera se pudo quejar de que fuera de estos que solo viene a dar vueltas por ahí, solo a ver haciéndolo perder su tiempo. No, no fue posible porque se había quedado boquiabierto, pasmado. ¡Petrificado! Un patito de hule con gorro de navidad que tenía en la mano y que había estado a punto de colocar en la tablilla se le cayó al suelo soltando un chillido al chocar contra el zapato de Derek rebotando antes de aterrizar frente a los pies del otro chico.

La cara de espanto era evidente.  — No, yo no recuerdo haber tomado jarabe para el catarro más allá de lo indicado esta mañana… además eso no causa visiones si uno se da una sobre dosis…— se tocó la frente el mismo. — Tampoco ya tengo fiebre…— es que hacía unos días había estado batallando con un resfriado debido al cambio de clima. Pero él juraba que estaba mejor hasta ahora. Pues es que el otro se veía igualito a él.  Como verse al espejo. Ya se le hacía que estaba viendo visiones o algo parecido. Aunque ahora que lo veía bien, el otro tenía una fina barba, estaba bien peinado y llevaba ropa fina. No el ridículo atuendo que él llevaba.  Además, tenía un semblante y porte más serio. Lo peor es que parecía estar confundido. — ¿Eres de verdad? — no pudo evitar preguntar mientras sin dejar de verlo fijamente toco la punta de la nariz del otro con su dedo. — Ah… ¡Es de verdad! — Exclamó sorprendido. — Pues no sé si el nombre de la tienda tenga algo que ver… pero esto es bien raro… — le respondió aun atónito al otro chico mientras señalaba las letras pegadas al cristal donde decía “Los Duendes de Navidad.”
by emme




Como dos gotas de agua QxHNtK4
Rising Sun
Rising Sun
Medusa - Nivel 3
Rising Sun
Rising Sun
1008Mensajes :
357Reputación :
Lun Dic 05, 2022 6:10 am por Shooting Star
1. DOS ES MEJOR QUE UNO
Príncipe Jerome - Juguetería - 1 de diciembre
Como príncipe siempre se debía a su país y como le gustaba llamarlo el reino de Tailandell. Sencillamente todos creían en la navidad, y él mismo también, recordaba esos años que se ponía a cantar villancicos cuando estaba solo, intentaba ayudar a las empleadas a decorar y se colaba en las cocinas como hacían las galletas de Jengibre. Pero esos tiempos, habían quedado atrás y solo se dedicaba a asistir a los eventos navideños cumpliendo más su labor como príncipe.

Y con un título así simplemente no podía estar loco. Lo escuchó hablar, quedando estático, impresionado por su vestimenta, ese gorro alocado si que parecía de esos fanáticos navideños que idolatraban navidad, y bien que trabajando en una juguetería ya parecía disfrutarlo ¿Pero por qué era tan parecido a él?

Dudaba de su estabilidad emocional y mental, maldito estrés. El pato cayó cerca de sus pies y no quiso tomarlo pensando que iba a explotar pues estaba resultando todo muy rato. Fue cuando tocó su nariz que joder, supo que esto era real pero igual seguía dudando.— No, al menos se ve que eres real y totalmente parecido a mi, pero no lo creo. Maldición, debe ser porque estoy muy estresado y como príncipe tengo que mantenerme estable emocionalmente. ¿Cómo es posible? No entiendo, siempre he sido el único heredero de Tailandell y ahora hay otro exactamente igual ¿a mi? ¡Un gemelo! — Exclamó aún impresionado mientras ponía las dos manos en sus hombros y era tan real, que sí era su gemelo. No entendía ¿Es qué acaso sus padres lo sabían?

Absolutamente no entendía nada. Finalmente, tomó el pato y se lo entregó en sus manos. — ¿Quién eres? Es que no entiendo porque somos gemelos ¿Acaso tú lo sabías? ¡Habla! — Había perdido todo protocolo y elegancia, pues se encontraba alterado, no había ninguna diferencia más que la vestimenta y porque él sí estaba afeitado, seguía pensando que seguía pensando que se veía mucho más jovial que él. — Pues yo no me creo que sea por milagros de navidad o de las duendes como se llama la tienda. ¡Dime! ¡Identificate! — Alzó la voz en busca de respuestas aún muy absorto con todo.


by emme




Como dos gotas de agua 1f4ab

Como dos gotas de agua MCuzKFv

Como dos gotas de agua QxHNtK4


Tesoros de una estrella fugaz:
Shooting Star
Shooting Star
Midnight - Nivel 4
Shooting Star
Shooting Star
1861Mensajes :
553Reputación :
Lun Dic 05, 2022 11:00 pm por Rising Sun
1. DOS ES MEJOR QUE UNO
Derek White - Jugueteria - 1 de diciembre

Todo era demasiado confuso y extraño. ¿Sería una simple casualidad? ¿Le abrían ocultado algo? ¿O simplemente ya estaba viendo cosas? No tenía idea y quería achacarle esto a que era cosa de la navidad. Porque igualmente la otra opción era que sus alucinaciones eran por estar enfermo. Capaz estaba más grave de lo que creía y se veía a sí mismo como una especie de fantasma de la navidad. Oh sí, eso podría ser.

Cuando sintió que el otro chico era de carne y hueso fue que se terminó por confundir aún más. Algo tenía ya por seguro, era real. No sé trataba de alguna alucinación. Ahora bien. No tenía ni la más mínima idea de por qué parecía tanto un reflejo suyo. Aunque seamos sinceros, Derek no vestiría de esa manera, lo encontraba demasiado pomposo. Tampoco se dejaría el bello, a él le solía provocar picor por muy poco que fuera lo que le saliera. Así que prefería siempre estar bien afeitado.

— ¿Qué? ¿Príncipe? Ya me perdí. No recuerdo haber visto ninguno que luzca como yo. — le decía incrédulo. Que dijera ser príncipe era lo que coronaba al pastel. — Yo igual comienzo a dudar de mi salud. Juro que no me he bebido más de la cuenta para el jarabe, para la tos… a menos que estuviera añejo… y me haya intoxicado… pero eres de carne y hueso… — nada le hacía sentido y como nada le hacía sentido solo se le ocurría una cosa. Culpar a la magia navideña. Tal vez era cierto que decían sus abuelos de los duendes.

— Ah, no, no. ¿Cómo puedo ser tu gemelo? Soy hijo único y tampoco conozco ese lugar de donde dices que eres príncipe ¿Tailandell? La verdad nunca tan siquiera he salido de Kristalwood. — aseguro, aunque no parecía tan descabellada la idea. Sonaba más realista. Pero igual no quería creer que era adoptado… o tal vez era el príncipe el adoptado… o quizás eran familiares lejanos.

Tomo el patito de hule y comenzó a presionarlo como si se trataba de una pelota antiestrés soltando otro chillido. Es que de repente miro el reloj y luego el árbol vacío, luego recordó que podía morir a manos de Di si no estaba ese árbol listo para cuando volviera. — Ah, déjame procesar todo esto. Que es muy raro y mi cerebro aún no carga toda la información. — se sopló un poco la nariz y puso cara de pensativo. — Muy bien. Pues soy Derek White, juguetero de profesión, vengo de una humilde familia que tiene una gran tradición juguetera y navideña. —


Iba a hacer una pregunta, pero le daba miedo la respuesta, así que prefirió ir poco a poco. — ¿Cuántos años tienes? Por favor dime que son como unos veinticinco o veintiséis. — se quedó atento a su respuesta. Aunque sí no pudo evitar soltar su comentario acerca de la magia de la tienda. — Yo sí creo que hay algo de eso. Porque no es casualidad que nos topamos aquí de tantos lugares en Kristalwood. Ni tampoco en esta fecha previamente. Mi abuelo suele decir que en Navidad se dan los encuentros más inesperados y los más inolvidables. Y la verdad difícilmente puede olvidar este momento. — le aseguro con seriedad. Para él este tema era muy serio, aunque para muchos pareciera un chiste.
by emme




Como dos gotas de agua QxHNtK4
Rising Sun
Rising Sun
Medusa - Nivel 3
Rising Sun
Rising Sun
1008Mensajes :
357Reputación :
Mar Dic 06, 2022 2:33 am por Shooting Star
1. DOS ES MEJOR QUE UNO
Príncipe Jerome - Juguetería - 1 de diciembre
La situación era demasiado extraña. No podía asumir que tuviera un doble más feliz en otro lugar del mundo y justamente en Krystalwood donde vivía su prometida ¿Es que acaso Ingrid lo sabía? Debía saberlo, porque tendría que saber cuántos civiles y quienes eran aunque eso era poco probable, con lo delicada que era seguro que conocía solo a los nobles y ya. Ahora aparte de sentirse un insano se encontraba un completo paranoico.

El chico que estaba frente suyo era igual que él y quería ser realista. Sí, la navidad podría tener milagros pero esto era real, el muchacho era de carne y hueso siendo una versión en personalidad totalmente opuesta a la suya.

Se lo quedó contemplando por varios segundos. — Yo no he tomado nada pero sí he estado estresado, sí, soy príncipe y ahora mismo iba a buscar a la princesa Ingrid, es mi prometida, aún no es público pero para que lo sepas. ¡Y debe haber una explicación en esto! No pueden haber personas iguales a menos que seamos hermanos.  — Comentó con cierto enfado y alteración, ya le dolía la cabeza por lo agitado que se encontraba.

Y sinceramente supo que necesitaba relajarse. Vio que su doble lo hizo y hasta se presentó. — No sé si es un gusto conocerte, aún estoy impactado. Soy Jerome, el príncipe Jerome de Tailandell. — Se presentó de igual forma ya sintiendo que podía moverse y fue en busca de una silla, realmente necesitaba estar sentado, vio que el árbol de navidad no estaba adornado y había cajas con los accesorios dentro de ellas. — Oh, así que eres dueño de la tienda de juguetes, bonito y esforzado trabajo, muy bien que sigas las ideas de tus familiares que también ¿son los míos? No entiendo nada... — Enfatizó. Todo trabajo se tenía que valorar según él porque representaban aporte al país, además que los jugueteros hacían felices a los niños.

Suspiró. —Tengo 24 años. Imagino que tú también es obvio y lo más realista. — De igual forma, escuchó su conclusión y aunque no era tan creyente en todo esto, decidió creer que sí todo era sumamente extraño, ilógico, mágico y milagroso, como si fuera justamente para las fechas de navidad. — Lo cierto es que vengo escapando de mis guardaespaldas, necesitaba tomar aire y salir un poco de la presión y la primera tienda que me llamó la atención fue esta para entrar… y luego… me encontré contigo, no debe ser casualidad. — Reconoció, mirándolo a los ojos.

¿Tienes algo para beber?  ¿Esa es una máquina de chocolate caliente, verdad? — Cuestionó, esperando que le sirviera una taza, sin duda,quería relajarse y ese era el mejor remedio.

by emme




Como dos gotas de agua 1f4ab

Como dos gotas de agua MCuzKFv

Como dos gotas de agua QxHNtK4


Tesoros de una estrella fugaz:
Shooting Star
Shooting Star
Midnight - Nivel 4
Shooting Star
Shooting Star
1861Mensajes :
553Reputación :
Mar Dic 06, 2022 11:08 pm por Rising Sun
1. DOS ES MEJOR QUE UNO
Derek White - Jugueteria - 1 de diciembre

— Oh… ¿Te casarás con la princesa Ingrid? Entonces… ¿Por qué no fuiste directo al palacio? — otro detalle más que le hacía pensar que tenía que estar aquí en este preciso momento. No era casual el cruce entre los dos. Derek miró a su alrededor como si buscara algún duende travieso burlándose de ellos. Sí, no estaba loco, y tal vez podría sonar un poco infantil… pero al chico desde pequeño le habían inculcado que debía ser abierto a creer aun sin ver. A no dejar morir esa alegría de su niñez porque sería lo que lo mantendría a flote en los momentos malos. Y podía notar que el otro chico realmente estaba estresado, parecía tener sobre sus hombros un enorme peso que no lo dejaba relajarse.

El juguetero rio a sus adentros al darse cuenta de que sin querer le había soltado un jugoso chisme de la realeza. — Tranquilo, no soy chismoso. — aseguro el muchacho. Es que sí, ya le quedaba claro que era de carne y hueso. Y por la pinta no dudaba que fuera príncipe. Aunque se sentía raro admitirlo, pues era como verse a sí mismo en ese atuendo y él nunca se sintió con pinta de príncipe.

— Pero no… ¿Cómo algo así podría ser posible? —pregunto ahora algo espantado por la idea. Noto como el otro, tuvo que sentarse ante todo el asombro. Mientras que él prefirió mejor recostarse del mostrador. Para su desgracia, desde ese punto podía ver perfectamente el Árbol de navidad que decía más vale y comiences adornarse ya. Solo que no se podía quedar con esta intriga y quería saber más.

— Bueno, yo si digo que es un gusto Jerome. Aun cuando sea algo raro… es que no siempre te topas con tu doble. Aunque… igual este encuentro me trae muchas preguntas. — se quedó por un momento pensativo, pues él juraba conocer toda su historia familiar, capaz no era el caso y eso le hizo sentir un poco de temor de momento. Y sí, inevitablemente se le olvidó el protocolo a la hora de referirse al príncipe. ¿Pero como no? Si era como verse al espejo. — Gracias, realmente es un trabajo bonito. — le comento. — No lo sé, tal vez sí. Puede que sean tan bien tus familiares. Aunque… no… es que no es posible. Mamá pasó mucho trabajo para tenerme. Y si hubiéramos sido dos, sin duda no te hubiera enviado a otro lado… — rasco su nuca, ya no sabía ni que pensar.

Abrió los ojos de par en par al escuchar cuantos años tenía. — ¡No jodas! — se le escapó. — Lo siento… yo también tengo 24… — le confirmo. — Tengo tantas preguntas ahora mismo. Pero creo que estás igual. Así que no considero que seas el indicado para responderlas. — aseguró. — Lo que sí es cierto que casualidad no es. Tenías que llegar aquí. — afirmó luego de escuchar como había parado en sí tienda.

— Bien, otro yo de la realeza. Puedes esconderte aquí cuanto quieras. — dijo caminando hacia la máquina de chocolate y sirviendo el mismo en un vaso de cartón rojo con unos renos dibujados. — ¿Malvaviscos? — le pregunto antes de entregarle la bebida. — Pero… necesito algo a cambio… no te me espantes. No pediré dinero a cambio de mi silencio. — dijo en broma. — Necesito ayuda para decorar este bebé. — señaló el árbol. — O mi amiga me ahorcará con las luces de navidad. — le anuncio. — Igual te puede servir para relajarte. — culminó mientras el mismo también tomaba un poco de chocolate caliente.
by emme




Como dos gotas de agua QxHNtK4
Rising Sun
Rising Sun
Medusa - Nivel 3
Rising Sun
Rising Sun
1008Mensajes :
357Reputación :
Sáb Dic 10, 2022 2:39 am por Shooting Star
1. DOS ES MEJOR QUE UNO
Príncipe Jerome - Juguetería - 1 de diciembre
El príncipe alzó la ceja y estuvo a punto de ofenderse, pero luego suspiró ante su pregunta.  — Es complicado...— Argumentó. Es que aunque era su doble aún no lo conocía demasiado bien para andar contando esa historia, igual no era secreto que los matrimonios eran concertados desde que eran niños y por lo general no había amor, lo que no entendía es que ya en el 2022 aún seguían llevándose matrimonios así en la realeza, en muchos países con reyes ya ni siquiera pensaban en tales detalles, lo único es que la mujer tenía que dejar todo y convertirse en parte de la nobleza si no era parte de ella. Nada más.

Jerome miró hacia donde él miraba y no entendió demasiado. Lo único que podía ver eran los adornos en la juguetería que eran muy coloridos y le daban ese toque especial. — ¿De qué te ríes? — Podía notar que era más infantil que él y eso hacía que negara con la cabeza, es que él bajo ninguna circunstancia podía serlo y sintió cierta envidia por la presión que siempre tenía encima. — No tengo idea, pero acabamos encontrándonos de casualidad y a mi parece que hay un secreto encima. Es simple; eres parte de la nobleza de Tailandell o soy una hijo de jugueteros, como sea… hay que averiguarlo. — Volvió a mirarlo con tranquilidad, ahora la hora era importante y vaya que ser parte de la nobleza era importante, uno de los dos era el mayor sí o sí. — Por casualidad, ¿a qué hora naciste? —Cuestionó. Si no lo sabía en ese momento de todos modos lo iba averiguar.

Se sintió culpable aún sin más no dijo nada pues no era muy grato conocerlo, era como verse en una vida con libertades que siempre quiso tener. Suspiró. — Vale… Tampoco veo a mis padres haciendo algo así pero sí a otras personas involucradas que te intercambiaron algo así, necesito averiguar más no puedo quedarme solo con suposiciones.— Estaba encontrando muy raro todo esto porque aunque sí era como una clase de milagro de navidad  o cosa del destino, porque las verdades siempre se terminaban sabiendo era un hecho que los dos eran hermanos.

Pregunta…— Se encogió de hombros. Tenían la misma edad, es que ya todo encajaba, no era idiota así que no sabía como el chico seguía preguntando. — Toda la razón. — Concordó y le dedicó la primera sonrisa al escuchar que  podía seguir escondido allí. — Por mi no volvería por un buen tiempo. — Soltó natural, mientras se quedaba sentado y asentía por los malvaviscos.

¿Un juguetero que no sabe decorar árboles de navidad? Una sorpresa, bien. No creas que por ser un príncipe no sé hacerlo. — Dijo tomando la taza de chocolate caliente y disfrutando de su sabor para levantarse e ir por aquel árbol, era mucho más pequeño que el que tenían en el palacio real así que comenzó a desenredar más las luces. — Ayudame, no te puedes quedar sin hacer nada. Como entiendo a tu amiga ¿eh? ¿Es tu amiga o la chica que te gusta? — Cuestionó con una sonrisa ladina.

by emme




Como dos gotas de agua 1f4ab

Como dos gotas de agua MCuzKFv

Como dos gotas de agua QxHNtK4


Tesoros de una estrella fugaz:
Shooting Star
Shooting Star
Midnight - Nivel 4
Shooting Star
Shooting Star
1861Mensajes :
553Reputación :
Sáb Dic 10, 2022 8:30 pm por Rising Sun
1. DOS ES MEJOR QUE UNO
Derek White - Jugueteria - 1 de diciembre

— Lo siento, es que no sé por qué a veces la gente termina rebelándome cosas que se supone que no tenga por qué saber. Eso es todo. ¿Será la cara? —  dijo ahora un poco pensativo. Posiblemente, para el otro, sin tan siquiera darse cuenta, se le había hecho fácil confiarle una noticia como esa al otro chico, pues en cierto modo podía dar esa sensación de estar hablando consigo mismo. ¿Así lo sentirían todos los gemelos? Ni idea, esto estaba siendo muy nuevo para el juguetero.

Justo lo que él temía, ser parte de la nobleza. No tenía nada en contra, pero la verdad nunca se había puesto a imaginarse en una situación como esa. Ver Jerome era como ver un ejemplo de lo que sería su vida. Por otro lado, quizás solo se trataba de mera especulación. Pues podían verse físicamente igual y, sin embargo, actuar de manera diferente. Así que no necesariamente si él fuera de la realeza sería una copia exacta del otro. Todos somos diferentes, y especiales, nuestra forma de ser es lo que nos identifica, no nuestra apariencia. — Sí, no veo muchas opciones adicionales. Sea como sea sigue siendo un misterio. ¿Por qué no sabríamos del otro? Acaso nuestros padres sabrían de esto? — posiblemente no, aunque había algo que si definitivamente uno de los pares de padres había hecho… mentir sobre el nacimiento de uno de ellos. A menos que si hubiera nacido un bebé y tal vez algo paso con él, quizás hasta murió y se los cambiaron por uno de ellos. Miles ideas dignas de una película de drama familiar se habían pasado por la cabeza de Derek.

El chico negó con la pregunta. — No tengo la menor idea. Nunca se me había ocurrido hacer semejante pregunta. — la verdad era algo a lo que nunca antes le había prestado importancia. Pero ahora ese detalle igual podía ser uno que cambiara la vida de ambos. — Esto parece ser algo bien planeado. ¿El detalle es saber por qué? ¿Que ganaban con separarnos? — más dudas, más preguntas. Sin duda esta navidad sería muy diferente a las demás, tendría que averiguar eso antes de que culminaran las fiestas o no podría comenzar el nuevo año en paz.

Sonrió al notar que al fin soltaba una sonrisa. Le entrego el chocolate y ahí aprovecho para pedirle aquel no tan pequeño favor. — Mejor así, no creo que piensen que estás aquí. En cuanto lo del árbol… bueno, mayormente es la parte de las luces que amargan la vida. Es tan complicado ponerlas en un árbol. — dijo en un tono dramático, pero sí… realmente creía que era complicado. — Oh, sí, sí. Te ayudo. Espera. — dijo dejando lo que quedaba del chocolate sobre el mostrador para ir a ayudar con las luces. — Pero me guías por favor. — Advirtió el chico. Menos mal que ya no tenía un buche de chocolate en la boca o lo hubiera escupido con su pregunta. — Es mi amiga… sus abuelos fueron socios de los míos en la juguetería, ahora ambos estamos a cargo del negocio. — había dicho amiga, pero sus mejillas se habían sonrojado. Es que, aunque no lo admitiría si le gustaba Diana. — No le vayas a decir que me puse rojo… — protesto antes que fuera hacer un comentario. No sabía si se la encontraría, pero por las dudas lo advirtió. — ¿Por cierto… se va a espantar cuando vea a dos de nosotros? Piensas que sea buena idea que sepan nuestras sospechas? —  pregunto ahora preocupado por lo que comenzaría a decir la gente.

by emme




Como dos gotas de agua QxHNtK4
Rising Sun
Rising Sun
Medusa - Nivel 3
Rising Sun
Rising Sun
1008Mensajes :
357Reputación :
Lun Dic 12, 2022 4:15 pm por Shooting Star
1. DOS ES MEJOR QUE UNO
Príncipe Jerome - Juguetería - 1 de diciembre
El rubio se encogió de hombros, ya que la realidad no era que fuera por él que hubiera hablado pero no quiso contradecirlo, es que todavía seguía pensando porque en esta parte del mundo tenía a un hermano, no dejaba de sacar suposiciones en un dos por tres y todas seguían siendo igual de tristes no era hijo único y se preguntaba si realmente tenía sangre real en sus venas pues caía la posibilidad de que fuera hijo de los padres de Derek, no tenía idea y tenía que averiguarlo.

Escuchó todo lo que decía el rubio al respecto, asintiendo y respondiendo tan solo que sus padres lo sabían.— No tengo idea, hay que averiguarlo ya veremos que hacemos pero siento que ninguno se puede quedar con las dudas. — Reveló el príncipe que con sus contactos trataría de averiguar, su guardaespaldas era muy fuerte y astuto, confiaba demasiado en él así que podría ayudarlos. Sin embargo, algo en su mente pasó y se mantuvo con esa idea sin estar seguro de revelar porque era una locura la verdad.

Nuevamente terminó por encogerse de hombros y ya no quedaba más que averiguar. Le placía conocerlo y la oportunidad de tomar un chocolate caliente era genial así que hasta se dispuso ayudarlo con el árbol, donde el juguetero era bastante malo por así decirlo. — Ya estaban bastante desenredadas, solo me tienes que ayudar a colocarlas. En el palacio lo hacen entre varios, es que el árbol es muy grande pero así es más fácil, por ahí..— Dictaba mientras notaba que se ponía rojo ante la mención de su “amiga” supo que le gustaba. — ¿Y por qué no le has dicho que te gusta? ¿Crees que te va a rechazar? — Sabía que era algo personal y bueno ya que estaban hablando de eso también habló de su caso para que tomara más confianza. — El asunto con mi prometida es que es un compromiso forzado. Hay cariño entre los dos pero prometo que la veo como una amiga así que no deja de ser difícil porque es mutuo, no la amo ni me ama. Ya no estamos en la edad media para que tengamos que soportarlo, he intentado decirle de todas las formas a mis padres pero no hay caso. Así que hoy solo quise salir del auto y escapar aunque fuera por algunos minutos…— Ahora sí había soltado todo mientras disponía las luces en el árbol y arreglaba las que ponía Derek, que a pesar de todo, mucho esfuerzo le ponía.

Escuchó a su otra pregunta y negó con la cabeza. — La verdad es que siento que no deberíamos decirle a nadie, sé que en Tailandell sería un tema muy polémico. Dudaran de la sangre real, y es navidad hay muchos eventos, siento que hay que esperar. Y en tu caso también, sería loco que llegarás conmigo y causar malestar y sorpresa a tus amigos y familia. — Murmuró nostálgico. Es que sentía que todo debía quedarse ahí, muy probable es que luego le pidiera su contacto para seguir comunicándose.

Listo, pasame las esferas…— Masculló con suavidad y algo agobiado, aunque armar el árbol lo calmaba, una sensación buena que no se podía dar como príncipe, un detalle simple que era grato. Se sentía bien aunque esa idea la desechó de su cabeza y no dijo nada.

by emme




Como dos gotas de agua 1f4ab

Como dos gotas de agua MCuzKFv

Como dos gotas de agua QxHNtK4


Tesoros de una estrella fugaz:
Shooting Star
Shooting Star
Midnight - Nivel 4
Shooting Star
Shooting Star
1861Mensajes :
553Reputación :
Mar Dic 13, 2022 1:46 am por Rising Sun
1. DOS ES MEJOR QUE UNO
Derek White - Jugueteria - 1 de diciembre

Tenía un hermano. ¡Un hermano! No era algo menor, mucho menos cuando se trataba de uno gemelo. Ahí era mucho más difícil hacerse de la vista gorda y fingir que no lo son, pues era como dos gotas de agua de lo iguales que se veían. Es que solo bastaba con cambiar la ropa, el peinado y listo, fácil lo confundirían, por el contrario. Eso era entre genial, y también igual daba un poco de miedo. Además de tener miles de preguntas, dudas. Solo que el muchacho estaba intentando tomarlo por el lado bueno. ¡No era hijo único! Al menos él siempre quiso tener un hermano o hermana cuando era niño. Por lo que Derek asintió concordando con Jerome en el hecho de que definitivamente tenían que hacer sus averiguaciones para descubrir el misterio de su separación y saber al cual de los dos lo separaron de su familia biológica.

— Me tienes que pasar el secreto para desenredarlas. Por lo general, suelo enredarlas más en mis intentos por hacer lo contrario. — luego se frustraba y las terminaba poniendo con uno que otro nudo sobre el árbol. Por más que luego intentaba taparlo con los adornos, Diana siempre descubría sus escondites, en especial porque luego las luces se comenzaban a dañar y ahí estaba el por qué pasaba eso. — ¿Por aquí? Bien, bien. — Decía mientras rodeaba el árbol navideño para comenzar a enrollarlo con las luces.

Su rostro lo delataba, era algo que nunca había admitido. Porque sí, de verdad le gustaba la chica. — La verdad… nunca ni siquiera me lo he admitido a mi mismo en voz alta. Así que sí… la verdad si me gusta. Pero baja la voz. — le confesó, sí. Curiosamente, sintió esa extraña confianza para ser el primero en decirle algo como eso. — Yo no sé si le guste, y como somos amigos… no sé que sea mejor. — ese asunto lo confundía y por eso no solía hablar de él. Pero bueno, su pregunta sí que lo iba a dejar pensando. — Entiendo eso, y se me hace muy raro. Mira a ver los príncipes de Inglaterra, que ni se casaron con princesas ni nada. — le comento, por su puesto que hicieran su vida tan publica era un problema o si no. ¿Cómo hasta Derek sabía eso cuando ni siquiera estaba interesado en cosas de la realeza? —  Al menos es bonita… y no parece mala persona. Podría ser peor. — dijo escogiéndose de hombros.  — Se sinceró. ¿No te gusta ni un poquito? — fue su momento de preguntar.

— ¿Por qué todo siempre se vuelve un problema? Pero tienes razón, seria… catastrófico… — Admitió el chico, ni siquiera tenía idea de cómo reaccionar. — ¿Más chocolate? Yo creo que si necesito otra tasa para bajar aún más la impresión de todo esto. — otros se pondrían borrachos hasta los huesos. Derek se empalagaría de dulce, en cambio. El rubio comenzaba a pasarle las esferas, poco a poco iba tomando vida el árbol. — ¿Qué podemos hacer entonces? ¿Qué pasaría si uno de nosotros está viviendo donde no le corresponde? ¿Como adaptarnos a un ambiente que no es el nuestro? Yo te lo digo… no tengo la más mínima idea de tan siquiera como hacerle un nudo a un corbatín. Así que mucho menos sé dé que iría ser príncipe. — el confeso con toda la sinceridad del mundo.

by emme


[/quote]


Como dos gotas de agua QxHNtK4
Rising Sun
Rising Sun
Medusa - Nivel 3
Rising Sun
Rising Sun
1008Mensajes :
357Reputación :
Vie Dic 16, 2022 5:31 pm por Shooting Star
1. DOS ES MEJOR QUE UNO
Príncipe Jerome - Juguetería - 1 de diciembre
Y tenía un hermano. No tenía idea si menor a mayor por algunos minutos porque habían varios misterios que resolver respecto a su nacimiento,  sí ahora hasta dudaba de su sangre real, quizás ni era el príncipe y tal como se decía antes un bastardo por lo tanto no tenía derecho de ser rey algún día. Y lo cierto, es que la idea no le molestaba para nada pues aunque si estaba acostumbrado a las costumbres y el protocolo de la realeza tenías que ser muy cuadrado todo el tiempo. No era fácil, el problema es que si sería un problema para el reino y esa parte ya no recaería del todo a su familia ni nada.

Pero también caía la posibilidad de seguir siéndolo y que su hermano por alguna razón su hermano había terminado afuera de todo esto. Habían demasiadas dudas y tenían que investigar. Por ahora estaban bien tomando chocolate caliente con el malvavisco y en su caso, adornado el árbol de navidad con la poca ayuda de Derek. — Mi consejo es que no tienes que desesperarte. Es que debes separar los cables con algo primero yo estaba usando un lápiz,  trata que nunca queden nudos que se pueden quemar. — Le decía con calma esperando que entendiera hasta que salió el otro tema.

Sonrió al notar que había adivinado que le gustaba su amiga y no quería perjudicar nada. Ya tenía 25 pero no todos eran iguales para expresar los sentimientos. — Deberías probar aunque imagino que igual temes que no seas correspondido porque no deja de ser ¿doloroso? Pues te estoy conociendo recién y se nota que eres un poco sensible, en eso discrepamos. — Tomó el último sorbo de su chocolate y dejo la taza a un lado colocando bien las luces que quedaban perfecta entre las ramas de aquel árbol. Se llevó la mano en el mentón y pensó en su prometida. Suspiró.

Sé que es bonita y hubo un tiempo que me gustaba mucho, sobre todo cuando era un niño pero nos dimos cuenta que ambos no nos gustaba el compromiso que todo fuera forzado. Jamás pudimos vivir un romance para decir que hubo amor. — Exclamó para decir lo que pasaba con Ingrid en ese aspecto. No dejaba ser complicado y por eso llevaban una relación de amigos y nada más. — Por favor...— Agradeció el nuevo chocolate y siguió con el árbol. Escuchando a su hermano ya había soltado que no era conveniente hablarlo con nadie, y fue cuando el sacaba lo de príncipe. — Yo siempre he dicho que todo se puede aprender. ¿Te gustaría ser un príncipe?  Quizás te guste más que a mi. — Exclamó, aún con la duda en su mirada porque esa idea era de los más descabellada y lo cierto es que también pensaba en él mismo, que no daría por estar lejos de todo y estar tranquilo. Dudaba que en una juguetería sintiera más presión que el castillo. — Esas esferas están perfectas.— Le gustaban los colores y  analizando la fue poniendo una por una.  
by emme




Como dos gotas de agua 1f4ab

Como dos gotas de agua MCuzKFv

Como dos gotas de agua QxHNtK4


Tesoros de una estrella fugaz:
Shooting Star
Shooting Star
Midnight - Nivel 4
Shooting Star
Shooting Star
1861Mensajes :
553Reputación :
Lun Dic 19, 2022 11:30 pm por Rising Sun
1. DOS ES MEJOR QUE UNO
Derek White - Jugueteria - 1 de diciembre

Las preguntas ahora no dejaban de rondar por la cabeza de Derek. ¿Cómo era ser un hermano? ¿Sería difícil? ¿Sería divertido? Bueno, sobre esa última, creía tener una idea porque en efecto era de lo más divertido y entretenido, a pesar del sobresalto y de que su visita le estaba cambiando el cómo visualizaba su vida. De todas las preguntas la más que le inquietaba era la de quienes eran hijos. Es que él adoraba a sus padres y deseaba que fueran ellos, pero sabía que él otro chico sentía lo mismo por igual con los suyos. Sin duda los más afectados en todo esto eran ellos por llevar una vida de mentiras.

Miraba la guirnalda de luces con cara de tú, no podrás conmigo. — Debo de intentar eso para la siguiente, a ver si así me funciona. Que tal parece que tengo expertis en hacerle nudos, a veces celebro el hecho de que al menos no se quemen. — aseguró el muchacho. Es que todo era cuestión también de paciencia, cosa que parecía no tener en abundancia. Al menos no con los cables y nudos.

Idénticos por fuera, polos opuestos por dentro. — Sí… es eso la verdad. Porque me da temor que luego queden raras las cosas entre los dos. No es una simple compañera de trabajo, somos amigos. — Le admitió.  — Pero quizás tengas razón y deba intentarlo. Que al final el no hacerlo tambien es un problema. — añadió mientras bebía chocolate para poder agarrar más valor según él.

— Ese es el problema con la realeza. Sin ánimo de ofender que bien que tampoco lo apruebas. No dejan que nazca el amor de verdad.  — dijo negando. — Imagino que sentir esa presión hizo que perdieran el interés.  — añadió. Es que era como darles la razón hasta cierto punto.

Sí, Jerome le seguía haciendo caso a Derek con lo del chocolate caliente terminaría empalagado y posiblemente con la energía a mil por tanta azúcar. Pero ya había cedido a la tentación, así que ahí andaba dándole otra tasa. — ¿Príncipe yo? — casi hasta botaba la taza de la impresión. — Bueno, la cara ya la tengo… ¿Pero crees que sea posible hacer que todo esto parezca refinado? — dijo señalándose. Es que se veía demasiado chistoso con aquel delantal y gorro de duende.

El chico comenzó a reír por la curiosa o tal vez un poco macabra idea que se le pasó por la mente.  — Jerome. ¿Es una insinuación para que pruebes jugar a ser tú? Porque igual suena divertido, al menos por un rato. Lo que me hace preguntarte a ti. ¿Quisieras probar ser un simple ciudadano y juguetero de Krystalwood? — Le pregunto con una ceja alzada. Parecía una locura, pero ya le había picado la curiosidad. Además, al menos así podría probar lo que sería su vida cuando se revelara todo. Ya él sabría lo que le esperaría si resultaba tener sangre real, y si no, entonces Jerome podría tener un adelanto de lo que sería su vida como un humilde ciudadano libre de llevar su vida como quisiera.

— A ver… qué tal si comenzamos con… — el chico se quitó el gorro de duende y se lo puso en la cabeza a Jerome. — ¡La vestimenta! ¡Por lo que veo, creo que hasta puede que seamos la misma talla! — dijo en un tono de sorpresa. Es que eran demasiadas coincidencias.
by emme




Como dos gotas de agua QxHNtK4
Rising Sun
Rising Sun
Medusa - Nivel 3
Rising Sun
Rising Sun
1008Mensajes :
357Reputación :
Jue Dic 22, 2022 3:33 am por Shooting Star
1. DOS ES MEJOR QUE UNO
Príncipe Jerome - Juguetería - 1 de diciembre
El príncipe aún asumía todo, pero cada minuto que pasaba con él solo podía decir que el chico era luz, podían ser parecidos pero eran como la luna y el sol, el día y la noche, el calor y el frío. Si hasta lo creía capaz de pintarse la cara de payaso para hacer felices a los niños que venían a su juguetería. Sonrió con solo imaginarlo y se preguntó si él era capaz de hacerlo, por supuesto, que lo haría, solo que no lo dejaban.

Mejor dejamelo a mi, pero tendrás que aprender. —Dijo por las luces que desenredo con facilidad. — Observa cómo lo hago. — Propuso para que su hermano mirara bien antes que estuvieran bien y aseguradas que no produjeran ningún corte de luz ni se quemarán en el árbol. Y de la nada comenzaron hablar de chicas, jamás pensó que se expresaría así de Ingrid pero era la realidad, le había gustado hace tiempo atrás solo que ahora nada quedaba,  solamente cumplir con su deber y tener hijos. Al menos eran amigos y su relación sería sana. Lo cierto, sí es que ella quería tener un amante no la culparía para nada. — Tienes que darte cuenta de las señales, son amigos. Comienza con lo básico, invitala a comer, a un helado, sal más con ella. — Se encogió de hombros. Solo decía lo que siempre quiso hacer y veía por la tele, y en la adolescencia claramente le había bajado la rebeldía y salía con sus amigos. — Sí hay amor, pero generalmente viene después y hay muy pocas parejas excepción a la regla. Mis padres tampoco se amaron enseguida, pero tengo entendido que los padres de Ingrid sí...así que entiendo su punto de igual manera. Quiere amor y yo no se lo puedo dar, al menos no con presión. Realmente es complicado. — Le contaba mientras armaba el árbol de navidad que quedaba hermoso cada vez que tenía más accesorios en el.

Fue cuando surgió la idea. Era una descabellada y alocada. Sabía que también era algo egoísta ¿Pero quién no querría ser un príncipe por algunos días? Cualquiera. Era otro mundo. — Solo tienes que ser elegante y respetuoso, no sonreír tanto  y pararte derecho. De todos modos, te dejaré el número de mi celular ante cualquier duda. — Enfatizó, tratando de entusiasmarlo para que se animara para llevar a cabo el plan. Se detuvo con el árbol y alzó la ceja.

Ya sé que te estoy dejando el trabajo más difícil. Es que... a mi me gustaría ser al menos por unos días ser una persona normal. — Se mordió el labio igual temía hacerlo mal pero sería divertido, era como jugar ser una persona que no eres. Lo bueno es que Derek tenia una personalidad fácil y terminó por aceptar.  Negó con la cabeza al sentir el sombrero de duende en su cabeza. — Bien, dime... ¿Dónde podemos cambiarnos?  Ya no hay vuelta atrás. — Trató de imitarlo con su alocada inquietud dando saltitos. — ¿Lo hice bien? — Preguntó bromista, esperando que lo imitara a él.

by emme




Como dos gotas de agua 1f4ab

Como dos gotas de agua MCuzKFv

Como dos gotas de agua QxHNtK4


Tesoros de una estrella fugaz:
Shooting Star
Shooting Star
Midnight - Nivel 4
Shooting Star
Shooting Star
1861Mensajes :
553Reputación :
Sáb Dic 24, 2022 12:25 am por Rising Sun
1. DOS ES MEJOR QUE UNO
Derek White - Jugueteria - 1 de diciembre

Seamos sinceros, nunca había visto aquel árbol de navidad con las luces tan parejitas y distribuidas a la perfección. Eso se debía, por supuesto, a que había sido el otro chico, ese hermano perdido, del que desconocía de su existencia, quien termino por ponerlas. Pues justo en el momento que Jerome le dijo que le dejara eso a él, Derek tomo su palabra y prosiguió a seguir con los adornos mientras el otro terminaba. — Todas tuyas. Por el momento voy observando como lo haces. — aseguro. ¿Sería suficiente para que en una próxima ocasión no se le volviera hacer él enrede? Eso ya habría que verlo en la siguiente navidad.

Derek llevo la mano a su barbilla mientras escuchaba los consejos de su hermano. — Buscar alguna excusa para salir que no tenga que ver con trabajo. ¿No? — comento. — Lo intentaré, lo intentaré. — le aseguro, solo esperaba que ese valor que tenía ahora mismo no se esfumara cuando la tuviera frente a frente.

— Entiendo, no es que no pueda haber podría pasar, pero es como un juego de azar. No todo mundo tiene la dicha de tener esa suerte. — negaba, debía de ser frustrante tener que en cierto modo apostar tu felicidad en un compromiso que bien podía resultar bien o bien podría terminar en un desastre. — Deberían de al menos dejarlos escoger a su pareja, aunque sean entre los mismos miembros de la realeza, pero que al menos tenga la posibilidad de elegir y no sentirse presionado de que si no aceptas a alguien te armen un escándalo. — porque ese era otro problema, y con la bola de chismosos que había en este país.

— ¡Ya casi está listo! — dijo con emoción al notar como iba luciendo el árbol. Fue mientras se tomaban el descanso con más chocolate que llego la idea loca. — Pues respetuoso, puedo serlo… elegante, umm ¿Así es que le hacen a la hora de tomar las copas? — dijo mientras al agarrar la tasa desechable de chocolate levantaba el dedo meñique. — ¿No puedo reír? — pregunto incrédulo. — ¿Así? — dijo intentando poner cara seria. — ¿Quien dijo que no me paro derecho? — dijo disimulando mientras sutilmente se erguía. Posiblemente, iba a hacer la parte más difícil, acordarse de mantenerse erguido.

Ahora si, se irguió. Mantuvo el semblante tranquilo, pero serio y luego le hablo a su hermano. — Que le parece, cree que sea posible anotarme su número de teléfono caballero para poder contactarlo en caso de una emergencia. — le comento utilizando esa entonación pausada y elegante de Jerome.

Derek se relajó por un momento volviendo a ser él. — Bueno, es que tampoco ser yo es tan sencillo que parezca. Para comenzar debes aguantar la presión del estrés de tener una docena de niños jalonando de tu pantalón pidiendo que les prestes atención. Asegúrate de tenerlos bien puestos si no quieres quedar en calzones. — le aconsejo mientras le acomodaba el gorro. El chico rio al ver como Jerome daba saltitos imitando su personalidad. — Sígueme, en la trastienda hay un baño. — le dijo el muchacho. — Y muy bien, solo recuerda que tú si debes mantener la sonrisa, no retar a Diana y no te pares tan derecho por favor. — le dijo acomodándole la espalda para que se relajara. Derek volteo el letrero que decía abierto para poner la parte que decía cerrado. De todos modos faltaba poco para cerrar y no quería a nadie en la tienda mientras estuvieran los dos allí.

El chico le señalo la puerta para que entrara. — Lo sé, sé que no hay vuelta atrás. Y es algo loco… y tal vez este mal… pero tal vez también sea la única forma de entender lo que paso. — comento. — Así que anda, a pelar para abajo. Por suerte parece que tenemos hasta la misma complexión. — lo cual era una ventaja, era solo cuestión de intercambiar la ropa. — Y te tengo una mala noticia… — le dijo señalando su bello facial, es que sería raro que de unas horas para acá le hubiera salido barba.
by emme






Como dos gotas de agua QxHNtK4
Rising Sun
Rising Sun
Medusa - Nivel 3
Rising Sun
Rising Sun
1008Mensajes :
357Reputación :
Miér Dic 28, 2022 7:12 am por Shooting Star
1. DOS ES MEJOR QUE UNO
Príncipe Jerome - Juguetería - 1 de diciembre
Tenía que reconocer que era mucho más talentoso con respecto a armar árboles navideños a diferencia de su hermano que a pesar de ser juguetero no era lo suyo. Armarlo lo distraía bastante y era algo nuevo, era de un tamaño acorde a diferencia del castillo y era entretenido.

Jamás imaginó que daría consejos amorosos pero el chico le gustaba su amiga y por eso se lo dió. Debía ser una situación difícil porque si no hacía nada siempre quedaría como el amigo y ya.— Y compórtate como un caballero, digo si no lo eres sé tú aunque mostrando interés para que se de cuenta. — Fue su último consejo, era lógico que si había coqueteado con chicas pero era normal que no las tomara del todo en cuenta porque sus padres tenían calcado que su prometida era Ingrid y que se tendrían que casar. La presión era mucha, por lo tanto, asintió lo que decía su gemelo.— Lamentablemente no es así y es algo que tendré que asumir, y lo cierto es que no sé qué pasará si no llego a ser un príncipe de verdad ¿no? Bueno al menos, tendría libertad. — Estaba al tanto que su vida cambiaría completamente si llegaba a ser el caso. — El asunto es que estamos comprometidos desde niños así que elegir no es opción.— Dijo algo distraído mientras seguía armando el árbol de navidad y por eso mismo también hablaba tanto no era un tema que mantuviera en el castillo, si salía el tema lo hablaba directamente con sus padres pero siempre era la misma respuesta.

Ya terminaba los últimos detalles y estaba contento con el resultado, solo que el entusiasmo de su hermano era mucho mayor. — No es tan complicado además no creo que sea por tanto tiempo se darían cuenta y no solo por ti sino que también por mi. — Exclamó con una sonrisa viendo como trataba de imitarlo y no le salía tan mal, era sumamente divertido se preguntaba sí él iba a lograr compararlo, no era mucho de sonreír. Era mucho más agrio.— No estás tan mal.  — Concordó. — No creo que me cueste tanto el lenguaje, siempre quise hablar más de un modo fluido y no con tanto protocolo, lo hacemos ¿sabes? pero hay eventos si se requiere más educación y es tedioso. Y los tendrás porque hay muchos eventos por la navidad, sí vas a necesitar mi número. — No se lo iba a pasar por el momento porque primero tenía que dedicarse al árbol aunque los últimos detalles se fue de manera rápida y lo terminó, quedando fascinado con el resultado.

Empezó a escuchar lo que tenía que hacer y lo único que le fastidió era precisamente afeitarse. Hizo una mueca, pero tenía razón, nada podía hacer al respecto sobre todo por Diana y su familia. — Está bien, tendré que afeitarme, vamos. — Sin más, fueron al baño y empezó a cambiarse. Luego salió con ese gorro de duende y su ropa. Claramente eran de la misma talla y se sintió un ciudadano común, su ropa ni siquiera era de marca.

Tu turno y luego ayúdame con la afeitada. — Murmuró divertido, dando saltos para mofarse de él. Era más infantil y espontáneo, le agradaba, se sentía un niño grande así que trataría de hacerlo bien, era como un juego de roles que no tenían idea cuánto iba a durar.


by emme




Como dos gotas de agua 1f4ab

Como dos gotas de agua MCuzKFv

Como dos gotas de agua QxHNtK4


Tesoros de una estrella fugaz:
Shooting Star
Shooting Star
Midnight - Nivel 4
Shooting Star
Shooting Star
1861Mensajes :
553Reputación :
Jue Dic 29, 2022 12:20 am por Rising Sun
1. DOS ES MEJOR QUE UNO
Derek White - Jugueteria - 1 de diciembre

Antes ni siquiera tenía un amigo cercano con el cual hablar de chicas y ahora resultaba que Derek tenía un hermano, no solo eso que también le estaba dando consejos en esos ámbitos. Esto era de locos y aunque estaba seguro de que era probable que detrás de la loca coincidencia debía de haber alguna historia triste del porqué los habían separado, aun así en estos instantes estaba maravillado con la idea. Confundido, sí… pero maravillado al mismo tiempo. Daba igual si resultaban siendo dos príncipes o dos simples jugueteros. — Tratarla bonito, la clave entonces es tratarla bonito. — porque igual a veces podían llegar a ser un poco bruto y eso cambiaba todo, pero si la trataba como a una dama, aunque él no fuera tan caballero como Jerome decía, podría funcionar. Tenía que intentarlo. El que no arriesga no gana.

— Oh, vaya, eso sí, es algo exagerado. Desde niños? — negó, era injusto que les metieran esa presión desde tan temprana edad. Al menos hubieran esperado a que tuvieran más edad y entendieran del tema en el que los estaban metiendo porque un compromiso y desde la niñez le sonaba a algo muy medieval.

Derek observaba con sorpresa la forma en que su otro yo iba dejando aquel árbol de navidad. — Jamás imaginé que tuvieras tanto arte para adornar un árbol. — le comento con sinceridad mientras lo veía atónito.

Volviendo al intercambio lo que asustaba no era el cambio ni actuar como el otro. Era que quizás podían descubrir algo que no les agradara. Sin embargo, igual al chico le hacía ilusión y curiosidad. Es más, tal vez refinándose un poco le daría más oportunidades con Diana… aunque igual si ella lo quisiera, posiblemente lo haría por lo que era. — Difícil mantener el intercambio por demasiado tiempo. No creo que aguante la tensión de ser descubiertos por un periodo largo de tiempo. — confeso el juguetero. No lo pudo evitar y sonrió al escuchar que no lo hacía tan mal saliéndose de personaje por un momento. — Bueno hermano, es tu momento de aprovechar y relajarte un poco, nada de usted, ni su alteza, ni nada, de títulos. — aseguro el muchacho. — Bien, en ese caso definitivamente necesitaré de tu número… — porque era probable que tuviera que enganchar al menos un audífono bluetooth y que le diera indicaciones.

Cuando lo vio todo vestido de duende juguetero y actuando como él intentó no reí. — ¡Genial, perfecto! Y me estás haciendo reír y eso no puede ser. ¡Debo estar serio!— dijo resistiendo la risa. — Está bien, te ayudaré con la afeitada. — se preguntaba si los príncipes tendrían a alguien que se encargara de eso.  En el momento que Derek se vio con todo ese atuendo elegante, sentía que se ahorcaba con la corbata. — ¿A ver, esto está bien puesto? Siento que me ahorco. — le decía mientras se acomodaba la corbata. — Ya listo. — finalizo. — Olvide comentarte del tatuaje… sí… pero creo que mientras no te sientas tan liberado y no quieras salir a meterte a la playa y una piscina sin camisa está todo bien… — comento, por fortuna era invierno. — Muy bien mi honorable hermano, favor de quedarse quieto sin dar saltos para que pueda proseguir con la afeitada. Tenga en cuenta que si se mueve podría cortarlo sin querer. — comento usando su tonalidad pausada. Para luego comenzar con el proceso de decirle adiós a la barba de Jerome. — Mira a ver que tal. — le dijo para terminar mientras le mostraba su rostro en un espejo de mano.

Derek estaba emocionado con la idea, nervioso pero emocionado. Era algo loco, fuera de lo común. Algo para salir de la rutina de su vida, esperaba que saliera bien y que al final pudiera realmente aprender algo de todo esto.
by emme




Como dos gotas de agua QxHNtK4
Rising Sun
Rising Sun
Medusa - Nivel 3
Rising Sun
Rising Sun
1008Mensajes :
357Reputación :
Jue Dic 29, 2022 5:16 pm por Shooting Star
1. DOS ES MEJOR QUE UNO
Príncipe Jerome - Juguetería - 1 de diciembre
Al menos el árbol había quedado muy bien. Y ahora solo tenían que cambiarse para llevar todo su plan, de ahora en adelante sería Derek White, el juguetero y aunque fuera solo por un tiempo esto no podía ser por toda la vida. – Igual aprovecha de investigar en el palacio en algo vamos a poder confiar, te lo diré por teléfono cuando lo decida. ¿Vives con tus papás todavía? – Preguntó mientras se cambiaba la ropa que era de lo más navideña y a color. Parecía que no coincidían en grupo de ropa y no era solo por marca. – Tengo unos trajes a color en la maleta seguro te gustan más que este. Y no te preocupes, por esta semana estarás en el castillo de Ingrid ya si te animas un poco más podrías a ir a Tailandell, de hecho tienes que conocerlo. – Pero se preguntaba como lo haría quizás ahí tendrían que estar más cerca para que no se mandará ningún disturbio, errores que muy fácilmente también podía cometer con la familia de su hermano. Lo más importante es que quería descubrir el secreto.

Le ayudo a colocarse la corbata y lo dejó ordenado. Con él era más fácil, sin embargo también tenía manías por su obsesión al orden así que seguro que igual se estaría peinando solo por costumbre y dejar impecable su ropa. – Nadie puede ser tan idiota ¿verdad? Tal vez se den cuenta. – Dictaba para que lo ayudara a afeitarse tratando de mantenerse tranquilo aunque aquello lo afectara porque si se había acostumbrado a tener una buena barba es que era simple lo hacía ver más maduro, sin duda, al verse al espejo vio que se había sacado como 5 años de encima. Una locura. –Tatuaje tatuaje, de acuerdo. Tendré cuidado cuando me bañe. – Murmuró el chico y asintió al verse afeitado y la cara de bebé que solían tener ambos. – Ingrid dará un grito al cielo cuando te vea, hace tiempo que la conservaba. – Comentó. Muy pronto le paso su número celular.

Y bien, te mandaré un mensaje con todo lo que tienes que hacer por esta semana. Sí, insiste mejor en quedarte una semana o un poco más. Sin duda, será más fácil aquí que allá. Tu también envíame un mensaje ¿Tengo que esperar a Diana, verdad?  – Cuestionó observando el local para comenzar a reponer alguno que otro juguete que no estaba en su lugar. – Ya tengo un plan para hacerle creer que soy tú. Por cierto, venía por ese lado. – Le indicó el camino porque con tantos guardaespaldas lo iban a encontrar apenas saliera a la calle.

Esperaba que le fuera bien mientras no soltaran el celular para ir informándose no podría ir tan mal.

by emme




Como dos gotas de agua 1f4ab

Como dos gotas de agua MCuzKFv

Como dos gotas de agua QxHNtK4


Tesoros de una estrella fugaz:
Shooting Star
Shooting Star
Midnight - Nivel 4
Shooting Star
Shooting Star
1861Mensajes :
553Reputación :
Jue Dic 29, 2022 11:49 pm por Rising Sun
1. DOS ES MEJOR QUE UNO
Derek White - Jugueteria - 1 de diciembre

Derek iba a tener que aprovechar al máximo ese intercambio con Jerome, así tal vez podrían descubrir algo importante. Mínimo podría tener una probada de la vida que tal vez le robaron. Sea como sea, esta era una interesante aventura que algo le haría aprender. Se quedó estático por un momento cuando le mencionó a sus papás. No había pensado en eso. Esperaba no se dieran cuenta, pero igual, tal vez Jerome de alguna forma sutil podría sacarles algún tipo de información que él no se le llegó a ocurrir o no se atrevió a preguntar. — La verdad sí, mis padres se sacrificaron mucho por mí, y aunque vivo con ellos quien se encarga de los gastos, soy yo. Así que sí… si vivo con mis padres. — le comento. — Quizás podrías sacarle alguna información que yo no. — Añadió.

Escucho atento a las instrucciones del otro chico mientras asentía. En efecto, esperaba que al menos tuviera algunos trajes que no fueran de tonos tan… aburridos. Claro igual sabia que no podía salir con unos chillones, pero aunque sea un poquito de color claro no estaría mal. — Oh, sí, Ingrid… digo la princesa Ingrid. Tengo que recordar eso, no meta la pata. Aunque igual si se supone que yo sea tú, tal vez no resulte tan raro si se me escapa. — esperaba no meter la pata, pero si pasaba se ampararía en que se conocían desde niños, claro, igual a quien conocía era a su hermano, no a él. Solo que la chica no sabía que se trataba de dos personas diferentes.


— Lo sé, será todo un reto cada día que logremos mantener este jueguito. — ya veía que tal vez Di iba a ser la primera que comenzara a ver raro a Jerome, era muy perspicaz, esperaba que pudiera mantenerla bajo control. En su caso no tenía de como podría ser la princesa, si eran muy cercanos posiblemente también iba a tener ese mismo problema. Pero bueno, era un reto y él lo había aceptado.

Lo del tatuaje parecía un detalle tonto, pero no lo era, pues era una marca en su cuerpo que no era para nada discreta como para que pasara desapercibida si la tenía o no. Por eso se lo advirtió. En momentos como esos es que se arrepentía de ello. Pero bueno, él era algo alocado, así que había sido producto de una apuesta con Diana, así que era de lo más tonto y tierno al mismo tiempo el tatuaje. Un oso saliendo de una caja de regalo a un costado de sus costillas. — Uh, tendré que inventar una excusa para habérmela quitado y asegurarle que es temporal. — no es que él pretendiera dejársela crecer, le gustaba su cara afeitada, pero en algún momento tendría Jerome de vuelta y sabía bien que él si querría su barba de vuelta.


— Yo te puedo dejar mi agenda, está debajo de la caja registradora. Ahí está todos los pendientes para la semana. Incluso una que otra actividad familiar. — aseguro, podía tener ese toque más infantil a diferencia de su hermano, pero aunque no supiera desenredar unas luces de navidad si era organizado. — De todos modos igual te enviaré todos los demás detalles necesarios. No dudes que cualquier cosa al tiro te mensajeo o te llamo. — Añadió. — Oh, sí, espérala. Ni se te ocurra cerrar sin que ella llegue que ya le había prometido esperar a que llegara. — le advirtió. Más valía que no la fuera a dejar plantada. Lo menos que quería era quedar mal con ella.


— Pues perfecto si es así. Yo igual creo saber que tengo que hacer. — actuar como si nada hubiera pasado, soy el príncipe y solo necesitaba un momento a solas. Eso debía bastar, no tenía por qué darles tantas explicaciones a los guardas espaldas. ¿No? — Hacia allá. — dijo señalando la dirección que indicaba Jerome. — Bien, bien… oh… un detalle. Dime que por favor es el mismo teléfono… Oh sí. Maldición sí que estamos conectados. — claro que a Derek casi le había costado un hígado conseguir aquel teléfono y a Jerome era casi como si se lo regalaran. El chico le quito la carcasa del suyo y se la dio a su hermano esperando que hiciera lo mismo. Así el disfraz estaría completo. — ¡Ahora sí! ¡Suerte Hermano! Rayos, suena tan raro… pero me gusta. — dijo con una sonrisa. — ¡Feliz Navidad! — añadió antes de volver a imitar ese semblante serio y erguirse tan pronto cruzo la puerta de la juguetería. No podía creer que de verdad estaba haciendo esto. Pero allá iba.
by emme




Como dos gotas de agua QxHNtK4
Rising Sun
Rising Sun
Medusa - Nivel 3
Rising Sun
Rising Sun
1008Mensajes :
357Reputación :
Vie Dic 30, 2022 6:23 am por Shooting Star
2. REGALANDO SONRISAS
Diana Bekker - Orfanato - 4 de Diciembre
Derek se estaba comportando de una manera muy extraña. Parecía haber cambiado de la noche a la mañana y resultaba que era mucho mejor decorador que ella en la tienda. Claro, en un momento pensó que se estaba esforzando solo que fluía de manera natural, lo veía hablando por celular más de la cuenta alejándose de ella cuando antes lo hacía ahí mismo, se comportaba con sonrisas forzadas y de una manera elegante que llamaba su atención. No sabía que había sucedido, también estaba mucho más lento cuando atendía teniendo que regañarlo para que se pusiera las pilas y nada, era como sí hubiera cambiado así de la nada y eso la tenía preocupada porque no entendía que le había pasado a su mejor amigo, lo peor es que no le convencía lo que le había dicho.

Lo peor de todo es que la encantadora princesa Ingrid había hecho una gran compra de juguetes en su tienda, y aunque aún no la conocía personalmente desde el minuto uno dijo que serían ellos mismos que irían a dejar los regalos y ayudarla. El problema fue que desde que se lo dijo, pensando que su amigo se iba a poner muy feliz al respecto, su actitud fue completamente otra; se puso nervioso. Otra sonrisa forzada, notando que hasta se había puesto meditativo. Claramente habría dado sus típicos saltitos tiernos, habría tomado sus manos y la verdad es que fue totalmente frío.

Sí había madurado no le gustaba nada. Lo cierto es que ya desde hace un tiempo que le gustaba tan solo que nunca hacía nada, ninguno de los dos. No veía que fuera algo correspondido, y era algo triste y mucho más ahora. Quizás hasta había conseguido a una novia y por eso estaba tan diferente.

Cuando llegó la hora de la entrega de regalos fue desastroso enterarse que no iría. Ni siquiera llegó al trabajo con la excusa que estaba enfermo y como no podía fallar en esto, lo dejo pasar, mandándole un mensaje que iban hablar cuando todo acabara o sino ella misma lo iba a ir a buscar a su casa, es que estaba enojada no podía hacerle eso mucho menos a la princesa y a los niños. No entendía, se fue todo el camino enojada y aguantándose las ganas de llorar, solo que debía mantener la calma porque si aquellos niñitos y niñitas tenían todo el derecho de colocar sus regalos en el  árbol y esperar la noche de navidad sí es que tenían paciencia.

Gracias a su padre - que se compadeció de ella - llegaron al sitio y  se relajó cuando los niños se dieron que habían llegado los regalos. Lentamente sacó las bolsas y muchos otros la ayudaron, e incluso quedó sorprendida que la linda princesa venía ayudar a sacarlos del camión. — Oh, princesa...— Señaló con respeto dando una inclinación y sonrió al elevar la mirada,  contenta  que siquiera siendo tan bondadosa y tierna como se mostraba con el pasar de los años, realmente la admiraba. — No se preocupe, las cajas y los sacos están pesados, son muchos regalos realmente es una  persona admirable, se lo agradezco.— Y no lo decía solo por la compra sino que pensara en aquellos niños que necesitaban mucho amor y entrega, de hecho, era voluntaria ahí. Les leía, jugaba con ellos así que todos las conocían.


by emme




Como dos gotas de agua 1f4ab

Como dos gotas de agua MCuzKFv

Como dos gotas de agua QxHNtK4


Tesoros de una estrella fugaz:
Shooting Star
Shooting Star
Midnight - Nivel 4
Shooting Star
Shooting Star
1861Mensajes :
553Reputación :
Vie Dic 30, 2022 4:58 pm por Rising Sun
2. REGALANDO SONRISAS
Princesa Ingrid- Orfanato - 4 de Diciembre
Para la princesa era importante estar pendiente de sí gente. En especial de los más vulnerables. De esos que no tenían nada. No le parecía mucho vivir en excesos cuando había personas que no tenían una cena caliente o unos niños que no podían disfrutar de una linda navidad por no tener padres que cuidarán de ellos y los consintiera. Por eso mismo, ella había decidido que cada que tuviera una oportunidad haría algo por cambiar eso. La época se prestaba para ello. Así que había optado por comenzar por los más inocentes, los niños. Esos pequeños del orfanato que dependían de la caridad de los demás para así poder tener aunque fuera un detalle de navidad. Eso siempre le había partido el corazón desde niña, pero ahora podía hacer algo.

Había comentado de la actividad a su prometido. Jerome no parecía el mismo de siempre. Había algo extraño en él.  Lo primero es que cuando lo vio llegar al palacio casi le daba el ataque cuando lo vio completamente afeitado. Su cara había dado un completo cambio, parecía de menos edad. No es que se viera mal, seguía siendo guapo. Pero no se acostumbra a ver su rostro así. Parecía como si algo le faltara. Como si con eso no bastará, a veces lo encontraba sonriendo por nada. Simplemente, parecía tener cara alegre, solo que cuando notaba que lo miraban volvía a ponerse serio. En una ocasión lo encontró mirando atónito el enorme árbol de navidad que había en el palacio. Como si en el suyo no hubiera de esos. Es más, posiblemente hasta más grandes.

Sus modales parecía haberlos olvidado porque parecía esforzarse demasiado en ser formal y, sin embargo, a veces olvidaba los títulos de las personas. Incluso la otra vez se puso hablarle de un recuerdo de cuando eran niños y él solo asentía, pero no comentaba nada. Le estaba comenzando a preocupar. ¿Estaría bien? ¿Estaría enfermo? ¿Algo lo preocupaba que estaba tan despistado que no era normal? Esto no sonaba bien. El problema es que cada que quería entablar una larga conversación con él o parecía monologo. Ella hablando y él solo escuchando, o simplemente le cambiaba de tema. El teléfono no lo soltaba por nada.

Cuando le contó sobre los niños noto como por unos instantes se emocionó.  Pero luego de un momento todo cambió, comenzó a decir que no se sentía bien. Incluso antes de que salieran le llamó para ver como estaba, y se escuchaba muy mal. Según él, no iba a poder salir de la cama. Pero que no se preocupara que estaría bien. Ingrid igual estaba preocupada, también frustrada por no saber qué estaba ocurriendo. Solo que decidió poner su mejor cara. Sabía que la sonrisa de los niños le alegrarían el día.

Cuando en el orfanato vio llegar a los chicos de la juguetería se emocionó, por lo que fue directamente a recibirlos y ayudar en lo que fuera posible. Solo que al parecer solo Diana seria la que estaría. No quiso decir nada, no tenía idea de por qué solo ella llegó. Igual tal vez su socio estaba por ahí y como no conocía su rostro, pues todas las gestiones las había hecho a través de la chica.

— Buenas, señorita Bekker. Me alegra tanto verla. — le saludo con una gran sonrisa mientras observaba los paquetes que traían. — ¿Segura? No tengo inconveniente en ayudar. — era cierto que no podría cargar paquetes pesados, pero sí alguna que otra cosa pequeña. No se le caerían las manos por ello. — No tiene idea de como le agradezco esto. Pero dígame. ¿Cómo se encuentra? — le pregunto mientras caminaba con ella hacia el salón. — Perdoné la ausencia del Príncipe Jerome. Sé que le comenté que mi prometido estaría presente. Pero tuvo inconvenientes de salud. — añadió la chica que igual seguía frustrada por su ausencia.

by emme




Como dos gotas de agua QxHNtK4
Rising Sun
Rising Sun
Medusa - Nivel 3
Rising Sun
Rising Sun
1008Mensajes :
357Reputación :
Jue Ene 05, 2023 6:13 pm por Shooting Star
2. REGALANDO SONRISAS
Diana Bekker - Orfanato - 4 de Diciembre
La princesa Ingrid era la adoración en persona. Todos en el país y reino, la querían mucho sabiendo que podría ser un excelente reina porque era lo que esperaban. Era tan empática, siempre tomando en cuenta a los niños y los más necesitados que de igual manera se sentía orgullosa de que habría optado por su juguetería para dar regalos. Porque a la vez, lo estaba ayudando a ellos, claramente los más mayores se iban por esta el local para deleitar a sus nietos más pequeños por el cariño que le tenían a sus abuelos. Solo que ahora como dueños, era un nuevo emprendimiento, estaba siendo modificada y empezando así que era lógico que la considerara porque significaba un logro. Y era aquello que Diana lamentaba, a Derek no le había dado nada, ni siquiera se emocionó y más encima ahora estaba con la excusa barata que se encontraba enfermo.

Si no fuera por su padre se habría desmoronado, esto era muy importante y ni siquiera se encontraba con su socio. Pero ya allí, trataría de olvidarlo para entretener a los niños que estarían muy felices con sus nuevos regalos que dejarían en el árbol, esperaba que tuvieran paciencia.

No se preocupe, no se preocupe. Vine con mi padre y ya contamos con varias manos, realmente las bolsas están pesadas, pero si insiste puede ayudarme con la mía. — Es que se veía que quería ayudar y a veces eso podía hacer pensar que no servías para nada, ella era delicada pero no dejaba de ser una princesa empoderada y de estos tiempos.

—Muy contenta que hubiera confiado en nosotros como jugueteros, ayudar en esta gran causa nos llena de dicha y orgullo. ¿Y usted? ¿Cómo se encuentra? — No podía andar contando que no se sentía del todo bien, no quería preocupar a nadie y estaba haciendo su trabajo, ahora era la mayor responsable y tenía que demostrar ante todo seguridad. Hasta que se percató que ella también estaba triste por no venir con su príncipe Jerome. — Oh, lo lamento. El príncipe se va perder este lindo evento. También debo dar mis disculpas, una coincidencia, mi socio tampoco pudo asistir porque se encontraba enfermo. — La chica presentó a su padre que fue muy amable con la princesa y simplemente iban dejando los regalos en un rincón donde se realizaría todo, habían personas que trataban de decirle que tenían que esperar. —Hija, nosotros seguimos trayendo las cajas y los sacos. — La chica asintió con una sonrisa.

Está todo en orden, pero si quiere podemos ir contando mientras que lo ordenamos. —Exactamente eran 30 regalos que no variaban de tamaño, los papeles de regalos se identificaban al ser masculinos y femeninos.

by emme




Como dos gotas de agua 1f4ab

Como dos gotas de agua MCuzKFv

Como dos gotas de agua QxHNtK4


Tesoros de una estrella fugaz:
Shooting Star
Shooting Star
Midnight - Nivel 4
Shooting Star
Shooting Star
1861Mensajes :
553Reputación :
Hoy a las 12:13 am por Rising Sun
2. REGALANDO SONRISAS
Princesa Ingrid- Orfanato - 4 de Diciembre
Ingrid se sentía feliz de poder servir a su pueblo. No era de los nobles que solo pensaban en ellos mismos, tampoco era una princesa florero que servía de adorno y nada más. Para nada. La muchacha era querida por los suyos debido a que siempre le gustaba buscar la manera de ayudar. Nunca le pareció justo que hubiera pequeños que no pudiera disfrutar de la navidad como el resto del mundo. Pues había algunos que aunque no recibían mucho, al menos si podían recibir el cariño de sus padres, el detalle de que se acordaran de ellos en una época tan especial. Por otra parte, estaban esos pequeños del orfanato que no tenían ese calor de familia. Un abrazo navideño, poder cantar villancicos hasta tarde, tomar un poco de chocolate caliente antes de irse a la cama y recibir el beso de buenas noches de mamá. Ella no podría sustituir a la madre de todos esos niños, por supuesto, pero sí con un poco de ayuda podía darles un día hermoso y para recordar por el resto de sus días.

Sin embargo, el que el príncipe Jerome no pudiera acompañarla la había dejado algo frustrada. Tanto insistir en hacer aquel evento juntos, sería un buen comienzo para aquel compromiso que aunque no creyeran que era lo más adecuado, más bien anticuado, al menos intentaba buscar compartir más juntos. Ya de por sí éramos amigos, así que pasar más tiempo unidos tal vez les haría bien. Pero Jerome andaba extraño, a veces lo encontraba hasta medio nervioso. Como si algo ocultara. Quizás igual era solo cosas de ellas, esperaba que fuera así. Porque no le hacía gracia que si le ocurría algo no confiara en contarle. Tal vez podía ayudar.

— Perfecto, yo llevaré su bolsa entonces.  Solo quiero sentirme útil. — le comentaba a la chica de la juguetería. — Sabes sé que a veces algunos por respeto dicen no, está bien. Pero la verdad es que yo prefiero que me dejen ayudar. — Añadió, le alegraba que la muchacha le dejara llevar, aunque fuera algo de lo que traía. Era una princesa, pero no era floja. — Su juguetería es legendaria en el pueblo. Mis padres y mis abuelos solían confiar este tipo de cosas cuando sus abuelos estaban al mando de la juguetería, así que yo por igual les doy mi voto de confianza y creo que no me he equivocado. — afirmo con seguridad la princesa.

La pregunta de Diana hizo que Ingrid tuviera que destapar lo que sentía. Por más risueña que aparentara estar, estaba triste de no tener a Jerome allí. Le miro como cuando notas que te agarraron en la mentira. — Este… bueno estoy feliz de poder hacer esto, de llevar alegría a los niños, pero… Es una lástima que el príncipe no pudiera venir. Estaba muy entusiasmada de que haríamos juntos esto y bueno, no pudo ser. — le admitió. La rubia no era de tener muchas amigas, no se confiaba de las damas de sociedad que solían rodearla. Solían ser pretenciosas y presumidas. En cambio, la juguetera le daba esa sensación de calidez que hacía que confiara en ella y la verdad ni sabía por qué lo hacía.

— Ay… hombres… ¿Por qué son tan… delicados cuando se enferman? — no pudo evitar soltar una risita inocente. — Por favor no vayas a contar que dije eso. — le pidió. — Pero sí, realmente es una pena, se perderán de este evento tan hermoso. Qué mala coincidencia que se enfermaran al mismo tiempo. — dijo ahora más seria y preocupada. Ingrid saludó con una sonrisa al padre de Diana y le agradeció por todo mientras se mantenía caminando junto a la castaña hasta llegar donde estaban depositando las cajas. — Buena idea, no quiero que se vaya a quedar ni uno solo sin su regalo. Sería el horror. — dijo preocupada mientras comenzaba a ayudarle a contar. Miro a Diana mientras lo hacía, podía notar que tenía un semblante similar al suyo. — Le ha entristecido también que su socio no pudiera llegar. ¿Verdad? — tuvo el atrevimiento de preguntarle. No iba a poder hacer nada, pero ella era buena escuchando por si se quería desahogar.

by emme




Como dos gotas de agua QxHNtK4
Rising Sun
Rising Sun
Medusa - Nivel 3
Rising Sun
Rising Sun
1008Mensajes :
357Reputación :
Hoy a las 8:02 am por Shooting Star
2. REGALANDO SONRISAS
Diana Bekker - Orfanato - 4 de Diciembre
La juguetera agradeció con una encantadora sonrisa las palabras de la princesa Ingrid. La llenaba de dicha que los reyes y la princesa confiaran plenamente en su juguetería, porque la pensaba suya desde ya, porque Derek era un traidor en saltarse un evento tan importante. Le extrañaba demasiado, porque el rubio había hablado bastante al respecto y estaba entusiasta, ahora nada, preferiría quedarse en cama por una enfermedad cuando era el chico menos enfermizo del mundo, porque si lo estaba siempre venía y se retiraba temprano si era muy grave.

Quedó muy sorprendida que el príncipe estuviera en las mismas, era una extraña coincidencia. Bastante a decir verdad, lo cual la tenía pensando. — Es muy extraño ¿No cree? Justo los dos. Mi socio estaba muy entusiasmado pero ni se atrevió a darme una disculpa coherente. — Fue lo único que dijo mientras dejaba a la princesa que la ayudara con la bolsa que cargaba y llevarla entre las dos hacia el sitio donde estaban dejando todo, cerca del árbol de navidad, los pequeños chillaban de emoción y se notaba que querían abrirlos.

La princesa también se veía muy frustrada por la inasistencia del príncipe Jerome y tanto así que había saltado el protocolo y no uso una voz tan formal y elegante, le pareció gracioso así que puso su mano en el hombro ajeno. — Descuida, no le diré a nadie, solo que empatizo completamente contigo. — La tuteó. No sabía porque le causaba esa confianza y bueno, no era de muchas amigas porque pasaba trabajando más de la cuenta, si empezaba a contar siempre sería Derek su mejor amigo. Su amigo de verdad, porque sí contaba con varios conocidos y conocidas.

Comenzaron a contar y asintió a lo que decía. — Descuide, sé que estará  todo en orden pero para prevenir queda contar. — Le dijo muy segura porque estaba completamente segura que no había ningún niño huérfano en los últimos días, siempre llamaba o venía. le gustaba pasar tiempo ahí cuando estaba libre, era divertido darles cariño y jugar con los niños. ¿Cómo no hacerlo? ¡Eran un encanto!

La verdad es que sí. — Reconoció Diana ante la pregunta de la chica. — Pero, también enojada. Me parece extraño porque no hace muchos días era el que más insistía, habría sido capaz de venir enfermo y todo, lo conozco. Así que sí… lo quiero golpear. — Enunció, sintiendo sus mejillas coloradas al darse cuenta después de como se había expresado y dirigido hacia la princesa. Horror, la miró con disculpa ante todo.

Perdón, sé que no tengo que dirigirme así a usted, por un momento pensé que éramos muy amigas y solo me deje llevar. — Finalizó con cierto nerviosismo y teniendo que volver a contar porque se había distraído.


by emme




Como dos gotas de agua 1f4ab

Como dos gotas de agua MCuzKFv

Como dos gotas de agua QxHNtK4


Tesoros de una estrella fugaz:
Shooting Star
Shooting Star
Midnight - Nivel 4
Shooting Star
Shooting Star
1861Mensajes :
553Reputación :

 
a