• ÍndiceÍndice  
  • Últimas imágenesÚltimas imágenes  
  • BuscarBuscar  
  • RegistrarseRegistrarse  
  • ConectarseConectarse  
  • Tree Of Life
    ¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
    2 participantes

    Página 1 de 5. 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

    Phoenix
    Juno
    Phoenix
    Link del mensaje
    Miér Feb 15, 2023 12:11 am
    Where the dead man called out for his love to flee?
    INSPIRED
    BOOKS
    The Hunger Games
    Aaron Mason se convirtió en el primer vencedor del Distrito Siete al ser el último en quedar en pie durante los 40° Juegos del Hambre. Ganar los juegos también lo convirtió en Mentor, en un producto empacado y hecho a medida de las masas del Capitolio, que estaban encantados con él por ser el primer vencedor de su distrito. Aaron tenía sólo dieciséis años recién cumplidos y desconocía de antemano las reglas del Capitolio y todo lo que involucraba ser realmente un vencedor, pero le quedó bastante claro que estaba atrapado en una jaula de oro luego de la Gira de la Victoria.

    En sus andares en el Capitolio, de ser solicitado en fiestas de personas cuyo nombre y rango casi siempre ignoraba, conoció a Flavius. La extraña combinación entre lo que estaba prohibido con una insaciable curiosidad, convirtió su relación en una danza de complicidad que sólo sonaba cuando estaban juntos.

    Aaron ganó experiencia como mentor al mismo tiempo que Flavius se adentraba en el mundo de las apuestas y pujas por los tributos durante los juegos. Ninguno de sus allegados confiaba en apostar por el Distrito Siete, porque era una pérdida de dinero segura, pero el año que Flavius decidió apostar en contra de las posibilidades, consiguió que uno de los tributos de Aaron quedara entre los cinco últimos sobrevivientes. Al año siguiente, sin ninguna estrategia particular ni mucho menos un plan maestro, Flavius patrocinó al tributo ganador de esa edición, Karl,  procedente del Distrito Siete.

    Después de una vibrante Gira de la Victoria, Karl fue solicitado para una infinita lista de fiestas en el Capitolio. Debía estar de regreso en el Distrito Siete para las próximas Cosechas, pero nunca regresó a casa. La noticia de su fallecimiento en un trágico accidente de tránsito en el Capitolio llegó a todo Panem y durante tres días pasaron noticieros sobre su vida y reproducciones de sus momentos de gloria en los Juegos del Hambre. Pero con la próxima Cosecha, no se volvió a mencionar su nombre y su legado quedó enterrado en los bosques del Distrito Siete, sin que nadie le diera más importancia.

    Nadie, por supuesto, excepto Aaron, quien aceptó con impotencia la pérdida de un chico que había estado a su cargo y por quien había hecho lo imposible porque sobreviviera. Para Aaron estuvo siempre claro que no se trató de un accidente y culpó al Capitolio de su desgracia, pero también a Flavius, a quien no volvió a dirigirle la palabra, ni tampoco acudió a ninguno de sus innumerables llamados a lo largo de los años. La última vez que cruzaron miradas fue en una fiesta de la que Aaron se fue temprano, sin que le importaran las consecuencias de ello.

    Ahora, durante la 71° edición de los Juegos del Hambre, Aaron vio cumplir una de sus peores pesadillas al ver cómo su única sobrina, hija de su fallecido hermano, fue cosechada como tributo. Para salvar a Johanna, Aaron estará dispuesto a cualquier cosa, incluso si eso significaba hacer un trato con la única persona a quien preferiría no volver a ver en su vida.

    × × × × × × × × × × × × × × × × × × × × × ×


    Aaron Mason
    Mentor D7 — 47 años — Pedro Pascal — Minerva

    Flavius Dovecote
    Capitolio  — 42 años — Oscar Isaac — Juno







    Post de rol:




    You're my home Sweet home
    Even in the Future the Story Begins with Once Upon a Time
    ・カイ


    ♥️:
    Juno
    2429Mensajes :
    183Honra :
    ActivoActividad :

    » Where the dead man called out for his love to flee? Empty

    Phoenix
    Juno
    Phoenix
    Link del mensaje
    Jue Feb 16, 2023 9:34 pm
    I. Our Lives Were Never Ours
    El Capitolio
    19.15hrs
    Flavius
    Flavius no quería estar allí.

    Pero le habían enviado la invitación con la firma original del Presidente Snow y negarse nunca fue una opción. Además, su esposa llevaba hablando una semana sobre el vestido que había encargado para esa noche, así que estaba doblemente atrapado. Rhea lucía brillante en aquel vestido de tonalidades infinitas, colores que Flavius apenas podía nombrar. Les supo mal dejar a los niños, en especial a su hijo mayor, pero Flavius sabía de primera mano que esas fiestas no eran adecuadas para gente tan joven y prefería mantener a su familia, al menos un tiempo más, dentro de esa delicada jaula de cristal que había construido cuidadosamente a su alrededor.

    ¡Mira, allí está Medea! Tengo que mostrarle el vestido porque no pensaba que estaría a tiempo… —antes de que él pudiera detenerla, Rhea le dio un corto beso en la mejilla y se alejó para reunirse con sus amigos. Rhea estaba teniendo una de sus buenas rachas, siempre que se acercaban los Juegos del Hambre era igual, su esposa adoraba la atención y eso siempre la ponía de buen humor.

    “Así está bien”.

    Flavius se camufló entre el resto de los presentes de la mejor manera posible, siempre con una copa del mejor vino en la mano derecha. La bebía despacio, pues quería que le durara toda la noche, debía estar lo suficientemente sobrio para regresar a su esposa en brazos a casa.

    La fiesta estaba a reventar, el día de mañana a primera hora sería el desfile de los tributos y todos querían hablar sobre ello. Flavius había visto todas las Cosechas y ya en las altas esferas del Capitolio empezaban a perfilarse favoritos. Aunque hacía algunos años que no era un Patrocinador tan activo como antes, casi siempre recibía llamadas de los Escoltas de los Distritos Profesionales. La mayoría del tiempo las ignoraba, otro tanto sólo enviaba un regalo a la arena, para parecer piadoso.

    Sin embargo, este año la conversación no era monopolizada por los tributos profesionales. Había varios de los presentes que parecían interesados en la Cosecha del Distrito Siete. No todos los días había familiares de los vencedores como tributos.

    Mierda… —Flavius derramó unas cuantas gotas del vino en el suelo. De pronto, fue como si el piso se tornara más inestable. La sensación sólo duró un instante, el mismo en el que alcanzó a divisar una silueta que no tenía tan cerca de él en mucho tiempo. Flavius no veía al Mentor del Distrito Siete en décadas y había pasado mucho más desde la última vez que hablaron.

    La última vez Aaron le había gritado tanto que a Flavius le sorprendería que todavía le quedaran cuerdas vocales para hablar.

    El intercambio de miradas sólo duró un instante, pero Flavius quedó alerta, la última vez que habían estado en una fiesta, cometió la estupidez de intentar un acercamiento. Era joven en ese entonces, más ingenuo y demasiado impulsivo, dejaba que sus emociones quedaran a flor de piel. Había aprendido desde entonces, así que lo más inteligente era emprender una retirada.

    Tan sólo tenía que encontrar a Rhea e inventar una excusa para irse de allí. No era tan difícil.










    You're my home Sweet home
    Even in the Future the Story Begins with Once Upon a Time
    ・カイ


    ♥️:
    Juno
    2429Mensajes :
    183Honra :
    ActivoActividad :

    » Where the dead man called out for his love to flee? Empty

    Werewolf
    Minerva
    Werewolf
    Link del mensaje
    Vie Feb 17, 2023 12:21 am
    I. Our Lives Were Never Ours
    El Capitolio
    19.15hrs
    Aaron
    Aaron nunca quería estar allí.

    Desde que había teñido sus manos de sangre y burlado la muerte en la Arena, Aaron había tenido que resistir año tras año la tortura de los Juegos del Hambre. El nombre de "vencedores" era irónico, porque no eran más que sobrevivientes que seguían siendo marionetas del Capitolio toda su vida. Desde el día que su nombre salía en la Cosecha, estaban condenados. Les pertenecían.

    En los inicios había sido un iluso. Realmente creía haber ganado algo, e intentaba ayudar a sus tributos a sobrevivir, como él. No sabía si porque todavía creía que ganarían algo, o solo porque así estaría menos solo. Sin embargo, después de lo sucedido con Karl había perdido toda intención de hacer ganar a sus tributos.

    Ser seleccionados en la Cosecha era una condena. La única diferencia entre ganar o perder era cuánto tiempo eras una víctima.

    Sin embargo, esa línea de pensamiento había colapsado ese año cuando salió el nombre de su sobrina Johanna en la Cosecha. El mundo se había hundido bajo los pies. No podía dejarla morir. Su hermana le había hecho prometer que si algún día su hija salía seleccionada la haría sobrevivir. Y aunque no hubiera hecho esa promesa, Aaron amaba demasiado a su sobrina para no pelear por ella.

    Y en especial, era claro que su sobrina iba a pelear con uñas y dientes, no era la clase de persona que se iba a dejar morir.

    Pero un Vencedor de Distrito 7 nunca tenía tantos recursos como uno de los profesionales, y Aaron no había puesto demasiado esfuerzo los últimos años en tener contactos en el Capitolio. Trataba de estar allí lo menos posible. Así que se encontraba con recursos bastante limitados. Una sola persona había venido a su mente como una posibilidad. La única que podría pensar en él más que un pedazo de carne pasado de moda del Distrito 7.

    Solamente que se negaba a recurrir a Flavius. No de nuevo. Con Karl había funcionado pero... para qué.

    Estaba intentando alejar la idea de su mente en la fiesta pre desfile de presentación de los tributos, cuando, como si lo hubiera invocado con el pensamiento, lo vio entre la gente. Sus miradas se encontraron y Aaron sintió que algo tirante y doloroso se movía dentro de él.

    No quería, pero tal vez era la única oportunidad que tenía de ayudar a Johanna. Tenía que ser valiente, aunque fuera por su sobrina. Tomó el trago de licor que sostenía hasta el fondo y se precipitó hacia Falvius entre la gente antes de que se arrepintiera.

    Hey —dijo cuando se acercó.

    Luego se dio cuenta de que no tenía un plan. No sabía qué decir. Se había prometido no hablarle de nuevo pero ahí estaba, frente a él. La viva imagen de lo que siempre había sido y Aaron se había negado a ver: un respetable hombre del Capitolio.

    No había nada respetable en el Capitolio.

    Necesito hablarte —dijo finalmente.

    No era sutil ni manipulador. Nunca lo había sido. No podía empezar a serlo ahora.





    [/quote]
    Minerva
    1061Mensajes :
    72Honra :
    ActivoActividad :

    » Where the dead man called out for his love to flee? Empty

    Phoenix
    Juno
    Phoenix
    Link del mensaje
    Dom Feb 19, 2023 9:05 pm
    I. Our Lives Were Never Ours
    El Capitolio
    19.15hrs
    Flavius
    Aaron estaba frente a él.

    Si Flavius hubiera bebido un poco más, estaría convencido de que esto era parte de su imaginación. Porque definitivamente que nunca se imaginó que esto sucedería. Ya había aceptado, hacía mucho tiempo, que Aaron no iba a volver a dirigirle la palabra. Que seguía achacándole todos los males que sucedían en Panem. Lo aceptó y trató de no volver a pensar en él porque todavía era una herida abierta en su corazón.

    Pero ahora, contra todo pronóstico, Aaron estaba frente a él. Sólo los separaban unos centímetros y Flavius no estaba seguro de qué se suponía que debía hacer. Su primer instinto fue salir huyendo, pero no quería hacer una escena. Muy tarde había aprendido que lo que más valía para sobrevivir en Panem, era guardar las apariencias.

    Pues sí que parece que estás hablando conmigo —dijo Flavius, con un tono neutro, luego de mirar a ambos lados, como si quisiera comprobar que no se ha equivocado y Aaron sí que está hablando con él—. No puedo decir que lo esperaba. ¿Cuánto tiempo ha…? Supongo que no importa. Te escucho.

    Flavius no estaba seguro si sonaba cruel, o si lograba sonar indiferente. Tampoco quería estancarse en cuánto tiempo había pasado, o recordarle a Aaron que la última vez que se habían visto, éste le había dejado claro que no quería volver a verlo. Flavius llevaba tatuado a fuego sus palabras, que se le habían impregnado como un veneno del que todavía no podía deshacerse.

    Sostuvo la copa con fuerza, llevándola a sus labios lo más despacio que pudo, pero bebió más de la cuenta. La copa estaba casi vacía en su mano derecha, cuando volvió a fijarse en Aaron. Lucía completamente diferente, los años no habían pasado en vano, pero tenía la misma expresión intensa que le había robado el aliento desde el mismo día en que lo conoció.










    You're my home Sweet home
    Even in the Future the Story Begins with Once Upon a Time
    ・カイ


    ♥️:
    Juno
    2429Mensajes :
    183Honra :
    ActivoActividad :

    » Where the dead man called out for his love to flee? Empty

    Werewolf
    Minerva
    Werewolf
    Link del mensaje
    Mar Feb 21, 2023 1:23 am
    I. Our Lives Were Never Ours
    El Capitolio
    19.15hrs
    Aaron

    No estaba lo suficientemente bebido para tener esta conversación. Pero si lo estuviera no podría mantenerse racional. Tenía que pensar en Johanna.

    No sabía cuántos años habían pasado. Demasiados. A veces Aaron se preguntaba cómo había sobrevivido tanto tiempo. No llevaba la cuenta de cuántos tributos había llevado a morir a Capitolio, aunque en las noches veía los rostros de cada uno cuando intentaba cerrar los ojos.

    También veía a Flavius en sus sueños más crueles. Aunque en ellos estaba más joven que ahora. Todos los años lo veía cuando iba a Capitolio, pero siempre rehuía su mirada y evitaba los encuentros directos, lo que era fácil porque Flavius tampoco quería verlo. Así que no le extrañaba que ahora esa fuera su reacción al ver que le buscaba voluntariamente.

    No creo que importe cuánto tiempo ha pasado —replicó incómodo, mientras miraba a su alrededor a ver si alguien les estaba poniendo atención.

    No había oído nunca que Flavius patrocinara a alguien más después de la época en que había patrocinado para él, pero no siempre las personas hacían públicos sus patrocinios. Tal vez después de lo de Karl había aprendido a ser más prudente.

    Supongo que viste la Cosecha —añadió, cuando le pareció que nadie les prestaba particular interés. —Sabrás por qué esta vez necesito patrocinadores.

    Probablemente debería ser más sutil, menos directo... Las cosas con Flavius habían terminado fatal y ahí estaba él, pidiéndole dinero para salvar a su sobrina y convertirla en una víctima más del sistema de Vencedores del Capitolio.






    Minerva
    1061Mensajes :
    72Honra :
    ActivoActividad :

    » Where the dead man called out for his love to flee? Empty

    Phoenix
    Juno
    Phoenix
    Link del mensaje
    Miér Feb 22, 2023 2:32 pm
    I. Our Lives Were Never Ours
    El Capitolio
    19.15hrs
    Flavius
    Flavius estaba tan estresado por tener a Aaron frente a él, que se sintió muy estúpido al darse cuenta que no había que ser un genio para imaginar qué estaba pasando. En cuanto mencionó a la Cosecha, entendió por qué estaba allí.

    Todos habían hablado sobre ello. El distrito siete normalmente no se llevaba demasiados comentarios, ni sus tributos llamaban tanto la atención. No era un distrito tan desfavorecido como el doce, cuyos tributos estaban prácticamente destinados a morir en el baño de sangre año tras año, pero atraía pocos patrocinadores ni miradas durante los Juegos del Hambre. Flavius había conseguido, mucho tiempo atrás, despertar interés en Karl al patrocinarlo desde el inicio y darle posibilidades de sobrevivir.

    Pero pensar en Karl le dolía y causaba angustia, porque después de su victoria todo se había precipitado.

    Flavius tenía varias formas de responder a sus comentarios. Antes, mucho tiempo atrás, Flavius y Aaron siempre reían juntos. Flavius sentía que podía ser él mismo cuando estaban a solas y respondía con ironías y comentarios mal intencionados que hacían reír a Aaron. Aquel sonido se había desdibujado en su memoria luego de tantos años, pero estaba convencido de que Aaron tenía una risa preciosa.

    Pero ahora, no parecía que ninguno de los dos tuviese algo por qué reír. Así que Flavius sabía que tenía que mantener el tono neutro de la conversación, a pesar de que se estaba muriendo de ganas de aventar la copa que tenía en la mano, empujar a Aaron hasta hacerlo confesar por qué había sido tan estúpido.

    Sí, creo que tengo bastante claro por qué los necesitas… —asintió despacio, desviando la mirada por un instante. Le dolía estar tan cerca de él—. ¿Quieres que busque contactos entre mis amistades o me lo estás pidiendo a mí directamente? Puedo hacer ambas cosas, pero necesito saber dónde estamos parados.

    Flavius no estaba seguro si acababa de sonar muy tajante o grosero, pero sí necesitaba claridad. Tenía la sensación de que mientras más claro tuviera qué esperaba Aaron de él, sería mejor. Después de todo, no quería repetir lo de la última vez, cuando Aaron sólo había asumido cosas y concluido por su cuenta que Flavius era una persona terrible.










    You're my home Sweet home
    Even in the Future the Story Begins with Once Upon a Time
    ・カイ


    ♥️:
    Juno
    2429Mensajes :
    183Honra :
    ActivoActividad :

    » Where the dead man called out for his love to flee? Empty

    Werewolf
    Minerva
    Werewolf
    Link del mensaje
    Sáb Feb 25, 2023 1:43 am
    I. Our Lives Were Never Ours
    El Capitolio
    19.15hrs
    Aaron


    Este intercambio con Flavius era el primero en años, y estaba resultando tan falso como las flores plásticas que adornaban los salones, y las pelucas de colores estridentes que llevaban tanto hombres como mujeres en el Capitolio. No era posible que hablaran con tanta tranquilidad, con tanta formalidad después de todo lo que había pasado con ellos.

    Antes de que todo se arruinara, Aaron recordaba lo que era estar con Flavius en una fiesta como esa, comiéndose con la mirada mientras recordaban como tan solo horas antes habían estado a solas entre sus sábanas, o planeando cómo se iban a arrancar la ropa después de la fiesta.

    Había sido tan iluso de pensar que un Vencedor podía encontrar una forma de ser feliz.

    Al parecer, Flavius estaba dispuesto a ayudarlo, como si Aaron no lo hubiera insultado de todas las formas posibles la última vez que se vieron. Como si no lo hubiera acusado de cosas terribles. Como si no se hubiera negado a hablarle por décadas. Pero todo dentro de una cordialidad fría y artificial. Pero si así tenía que ser... así lo haría.

    Si puedes hacer ambas, ambas —replicó directamente. —Vamos... voy a necesitar toda la ayuda posible para ayudar a Johanna.

    Sus propias palabras le supieron amargas. Lo mismo habían hablado una vez sobre Karl, pero en ese momento usó la palabra "salvar". Ya no era tan iluso.

    No me engaño ya, sé que Johanna nunca más estará a salvo en su vida. Solo quiero sacarla viva de la Arena. No puedo solo dejarla morir ahí —añadió, por si el recuerdo de Karl también era algo que estuviera viniendo a la memoria de Flavius,

    Aaron sabía que en el fondo Flavius creía que lo había culpado de la muerte de Karl porque lo había ayudado a salir con vida de la arena.

    Era un poco más complejo que eso






    Minerva
    1061Mensajes :
    72Honra :
    ActivoActividad :

    » Where the dead man called out for his love to flee? Empty

    Phoenix
    Juno
    Phoenix
    Link del mensaje
    Mar Feb 28, 2023 1:21 am
    I. Our Lives Were Never Ours
    El Capitolio
    19.15hrs
    Flavius
    Una parte de él le encantaría tener veinte años menos y decirle a Aaron que no era justo. Que él había hecho lo imposible por arreglar las cosas, por intentar explicarle y lo único que recibió a cambio fueron malos tratos y una muralla infranqueable. Flavius tenía ganas de dejarlo allí en medio de la fiesta, para que se lamiera sus heridas y que probara, por un instante, la misma desazón que él experimentó por tanto tiempo.

    Sin embargo, Flavius ya no era un chiquillo inmaduro, y hacía tiempo que había aprendido que, muy a su pesar, había cosas mucho más importantes que un corazón roto. No abandonaría a Aaron a su suerte, mucho menos le negaría la oportunidad de ayudar a su sobrina. Flavius ya estaba bastante oxidado en eso de los patrocinios, pero haría su mejor esfuerzo.

    Está bien, Aaron… —dijo decidido, pero sin mirarlo realmente a los ojos. Se sentía empequeñecido por momentos, comprendiendo que lo que Aaron le estaba pidiendo no era más que una fantasía. En realidad, sólo estaba allí porque necesitaba lo que Flavius podía ofrecerle, no estaba ahí por él. Era mejor ser prácticos y aceptar la realidad sin demasiados remilgos, no podía autoengañarse—. Te ayudaré. Sé que sabes que en este momento no cuentas con una ancha ventaja, menos cuando todos en el Capitolio quieren ver qué ofrecen los tributos profesionales este año. Pero… el hecho de que Johanna sea tu sobrina puede contar con algo a tu favor. Puedo usar eso para sacar más patrocinios, puede que necesites hablar con tu Escolta para crear un plan común.

    Flavius, a pesar de que no patrocinaba activamente, seguía de cerca los Juegos del Hambre. A simple vista, era un ciudadano ejemplar del Capitolio, pero hasta un hombre como él tenía derecho a tener secretos.

    Sí había manera de que Johanna contara con ventaja, pero no quería decírselo a Aaron abiertamente. En primer lugar, no quería alimentar esperanzas con posibilidades que podían cambiar en cualquier momento. En segundo lugar, porque ya no tenían la misma confianza entre los dos.

    Ya no tenían nada.  










    You're my home Sweet home
    Even in the Future the Story Begins with Once Upon a Time
    ・カイ


    ♥️:
    Juno
    2429Mensajes :
    183Honra :
    ActivoActividad :

    » Where the dead man called out for his love to flee? Empty

    Werewolf
    Minerva
    Werewolf
    Link del mensaje
    Dom Mar 05, 2023 2:21 am
    I. Our Lives Were Never Ours
    El Capitolio
    19.15hrs
    Aaron


    Flavius acababa de aceptar su petición. Debería sentirse como un triunfo, pero Aaron sabía bien que todos los triunfos en Panem se volvían cenizas en la boca. Esto de alguna forma se sentía falso y artificial. Una parte de él sentía que hablar así con Flavius era irreal.

    Además, ¿en qué se estaba metiendo? ¿Iba a tener que tratar con Flavius durante todos los juegos?

    Suspiró profundo, y cerró los ojos, recordando a Johanna. Su sobrina llena de vida y energía corriendo tras él, contándole a su tío lo que fuera que había hecho durante el día. Los chicos de los que se había defendido en el patio. Los árboles que pensaba cortar de grande. Lo que fuera. Johanna era una fuerza de la naturaleza que el Capitolio pretendía anular para siempre.

    Claro que tendremos un plan común —replicó, aunque la verdad no le había dicho a Índigo nada todavía. —Johanna tiene mucho espíritu, ya... ya la conocerás.

    Las últimas palabras le costó pronunciarlas. Nunca había pensado que llegaría el día de presentarle a Flavius a su sobrina. Sacudió ligeramente la cabeza, como si eso le hiciera dejar de pensar en esas cosas.

    ¿Cómo quieres que trabajemos? ¿Quieres un plan en común también —preguntó, suponiendo que realmente debían tener un plan,

    Esa noche Panem iba a conocer a Johanna y el tiempo de acción que tendrían sería muy limitado.

    Los juegos siempre se le hacían eternos, pero esta vez tenía más claro que nunca que era una prueba contrarreloj. No habría alivio esta vez en la muerte de los tributos que escaparían de las garras de Capitolio para siempre.






    Minerva
    1061Mensajes :
    72Honra :
    ActivoActividad :

    » Where the dead man called out for his love to flee? Empty

    Phoenix
    Juno
    Phoenix
    Link del mensaje
    Sáb Mar 11, 2023 7:41 pm
    I. Our Lives Were Never Ours
    El Capitolio
    19.15hrs
    Flavius
    Hubo una época de su vida en la que Flavius contabilizaba su vida en cuánto faltaba para su próximo encuentro con Aaron. Cuando lo veía en retrospectiva, había quedado prendado de él desde el primer momento. Flavius había explorado el cuerpo de Aaron y se había permitido sentir placer por primera vez en la vida. Eso todavía lo llevaba grabado a fuego en su alma, nunca había podido conectar con nadie de la misma manera, ni siquiera con su esposa, a pesar de todos los años de matrimonio y los hijos que habían tenido.

    Carraspeó, dejando sus cavilaciones que no tenían sentido alguno. Él y Aaron ya no podían estar juntos. Aaron sólo estaba allí porque necesitaba su ayuda. Flavius era, a fin de cuentas, una herramienta para salvar a su sobrina.

    Me encantará conocer a Johanna… —comentó con sinceridad. Sabía que Aaron tenía una hermana, pero estaba casi seguro que, antes de que dejaran de verse, no le había hablado sobre ningún sobrino o sobrina. Eso sólo le recordaba el tiempo que había pasado desde la última vez que hablaron—. Quiero decir, es importante que ella conozca nuestro plan, y que sepa qué le espera en la Arena, sabiendo que va a tener mi patrocinio.

    Hacía mucho tiempo que Flavius no patrocinaba a un tributo en serio. Todavía tenía influencia suficiente con el gobierno como para colarse en los entrenamientos. No quería forzarlo, por supuesto, tendría que pensar en una buena excusa, una convincente. Flavius ahora tenía secretos que no podía contarle a Aaron porque eso implicaría ponerse a ambos en peligro. Parecía imposible de creer que, en una época de su vida, Flavius sólo le contaba a Aaron todo lo que le pasaba por la cabeza.

    Me gustaría tener una plática con tu grupo de Estilistas… —dijo con tranquilidad, regalándole a Aaron una sonrisa que le dolió por la familiaridad que ya no tenían—. Puede que tenga cómo colarme a los entrenamientos para anticipar qué puntuaciones le darán a tu sobrina, pero podemos vender una historia en base a qué imagen queremos proyectar.

    Flavius esperaba que Aaron supiera que se lo estaba tomando muy en serio. Johanna sobreviviría, sin importar lo que él tuviera que hacer.










    You're my home Sweet home
    Even in the Future the Story Begins with Once Upon a Time
    ・カイ


    ♥️:
    Juno
    2429Mensajes :
    183Honra :
    ActivoActividad :

    » Where the dead man called out for his love to flee? Empty

    Werewolf
    Minerva
    Werewolf
    Link del mensaje
    Dom Mar 19, 2023 9:15 pm
    I. Our Lives Were Never Ours
    El Capitolio
    19.15hrs
    Aaron


    Escuchar a Flavius le hizo darse cuenta de lo que realmente implicaba la petición que le había hecho. Sí, Flavius podía ayudarle a salvar a Johanna. Sin embargo, eso implicaría pasar con él todos los días siguientes, trabajar hombro con hombro y compartir mucho más de lo que habían hecho por décadas.

    No sabía cómo iba a soportarlo. No podía beber demasiado esos días si quería tener los sentidos alerta y reaccionar para apoyar a su sobrina. Tampoco podía ignorar del todo al otro tributo. Y tenían que conseguir más patrocinadores.

    De repente se sentía mareado y necesitaba otro trago, en contra de su mejor criterio. Tomó una copa de las que llevaban los avox que estaban sirviendo en el salón.

    ¿Por qué tengo la sensación de que tendremos que pasar juntos todos los juegos? —replicó con más amargura de la que pretendía. —Podemos reunirnos con Índigo más tarde, y si estás de acuerdo, puedo estar contigo en el desfile de presentación de los tributos.

    Hubo una época en que Flavius y él pasaban todo el tiempo disponible juntos. En el que se creía afortunado por tener alguien en Capitolio. Antes de aprender de forma amarga que Capitolio solo tenía veneno y muerte para los Distritos.

    Sabes cómo entrar a la torre de los tributos y en qué piso encontrarnos, siempre ha sido el mismo —añadió.

    Claro que lo sabía. Ya se habían visto ahí antes.

    Acabó el contenido de su copa de un solo trago.






    Minerva
    1061Mensajes :
    72Honra :
    ActivoActividad :

    » Where the dead man called out for his love to flee? Empty

    Phoenix
    Juno
    Phoenix
    Link del mensaje
    Vie Mar 24, 2023 12:05 am
    I. Our Lives Were Never Ours
    El Capitolio
    19.15hrs
    Flavius
    Flavius frunció el ceño cuando escuchó a Aaron quejarse porque iban a tener que pasar mucho tiempo juntos. A pesar de que él pretendió hacerlo pasar por un comentario sin demasiada importancia, Flavius no era de piedra. ¿Cuántos años habían pasado? Al parecer, no los suficientes. Aaron seguía pensando lo peor de él, como una persona ruin que había sido capaz de asesinar a Karl, o, al menos, hacer de la vista gorda.

    Con el paso de los años, ya cuando Flavius había resignado a cerrar por completo su corazón, a vivir el resto de su vida en piloto automático, se le presentó la oportunidad de saber, por fin, qué había pasado con el tributo de Aaron. Conocer los detalles de su muerte no fue para nada placentero, en especial porque ahora era información que ni siquiera le servía para probarle a Aaron que nunca tuvo la razón.

    Cuando se humedeció los labios, quiso decirle que era un estúpido y que no tenía ningún derecho a hablarle en ese tono cuando había sido él quien vino a buscarlo. Aaron lo necesitaba y, a pesar de eso, seguía tratándolo mal.

    No tienes que verme todo el tiempo si no es lo que realmente deseas, Aaron. Entiendo perfectamente que esto se trata de tu sobrina. Hay ciertas cosas que puedo manejar con tu Escolta, si así lo prefieres. Es tu decisión… —Flavius le regaló una sonrisa tensa y dio dos pasos hacia atrás. De pronto el ambiente de esa fiesta tan falsa era mucho más de lo que podía soportar.

    En medio de la muchedumbre, le pareció distinguir la silueta de Plutarch. Flavius se sintió culpable enseguida, porque ahora también tendría que explicarle a su amigo que pensaba participar como patrocinador en los Juegos del Hambre. Eso no entraba dentro de los planes que tan cuidadosamente habían trazado, pero suponía que todavía quedaba espacio para improvisación. Esperaba que Plutarch no se enfadara tanto con él.

    Tengo que volver a casa, pero será un instante. Me puedo encontrar contigo en el palco, si decides asistir. Puedo enviarte el número de palco con un mensajero. Hasta entonces... —Flavius seguía notablemente enfadado, pero ya había dado su palabra. Además, confiaba en que Aaron no haría ninguna pataleta, porque lo que estaba en juego era la vida de su sobrina. Estaría allí, en el palco, contemplando el desfile, incluso si quería matarlo, porque sabía que eso significaba darle ventaja a Johanna.

    Pensaba todavía en eso cuando se alejó, buscando a Rhea con la mirada. La presencia de Aaron, su recuerdo, le escocía con fuerza en el corazón.










    You're my home Sweet home
    Even in the Future the Story Begins with Once Upon a Time
    ・カイ


    ♥️:
    Juno
    2429Mensajes :
    183Honra :
    ActivoActividad :

    » Where the dead man called out for his love to flee? Empty

    Werewolf
    Minerva
    Werewolf
    Link del mensaje
    Dom Mar 26, 2023 1:59 am
    II. Put on a show
    El desfile
    19.15hrs
    Aaron


    Aaron sabía que aquellos días serían una carrera contra reloj que solo terminaría en una de dos formas: con Johanna muerta en la Arena, o Johanna Vencedora. Tenía que trabajar sin parar hasta lograr que el escenario que presenciaran fuera el último. Para ello, Flavius era su mejor opción.

    A Índigo le había parecido una buena idea. Johanna no estaba nada impresionada con las habilidades de su estilista. Se había quejado todo el camino hasta las instalaciones del desfile sobre lo estúpidos que eran sus trajes de árbol y lo ridículos que se veían. Su sobrina era puro espíritu. Sabía que estaba asustada, pero eso no le impedía mirar con odio a todos a su alrededor, incluido a su compañero tributo. Era un niño de 13 años que parecía resignado a su suerte.

    Aaron ni siquiera tenía corazón para sentir pena por él, pero solo podía sacar a un tributo de la arena vivo. Solo a Johanna.

    La idea de pasar la velada con Flavius era superior a él. No era algo que pudiera hacer sobrio, pero tenía que tener la mente lo suficientemente despejada, así que solo tomó un par de tragos antes de ir. No le había pasado desapercibido que Flavius se había ofendido por su último comentario en la cena. No lo había dicho con mala intención, no había pensado que Flavius realmente quisiera pasar tiempo con él. No después de todo lo que había pasado.

    En su lugar parecía ofendido de su comentario sobre que tendrían que verse todo el tiempo.

    Índigo no sabía tanto de su pasado, pero le había preguntado si estaría bien en el palco. Sabía que no era precisamente el mejor socializando con la gente del Capitolio. Que les tenía a todos desconfianza y reserva. Flavius había sido la excepción a la regla por mucho tiempo. Hasta que todo se había dio a la mierda con la muerte de Karl.

    Pero no era la primera vez que una noche desfile iba al balcón de los Davacote a buscar a Flavius. Solo que en ese entonces, el señor de la familia era el padre de Flavius. Ahora, era él. Apenas había podido procesar durante su breve encuentro lo atractivo que estaba ahora. Todos los años lo había visto de lejos, pero había evitado fijarse demasiado. En cambio ahora, habiendo hablado frente a frente, no podía ignorarlo más.

    Mucho menos al llegar al balcón. Parecía que se había puesto más guapo a propósito. Le gustaba que no era tan estrafalario como otros en Capitolio. No por eso era menos brillante.

    Era una buena idea haberse tomado esos dos tragos antes de ir. Tenía que estar más suelto que en su encuentro anterior. No era fácil ver a Flavius, pero peor sería ver morir a Johanna.

    Hola —saludó al llegar a su lado. Esperaba estar a la altura. Índigo le había llevado diseños para la ocasión, pero no había tenido tiempo de prepararse para la idea de que esta vez sí iba a buscar patrocinadores activamente, así que no llevaba nada demasiado elaborado para él —Pensé que era buena idea llegar temprano.

    No sabía si era una explicación o una disculpa. Pero al menos esperaba que Flavius entendiera que no estaba evitando pasar tiempo con él mientras fuera necesario.

    Espero que no te moleste, supuse que tendríamos mucho que hacer —añadió.






    Minerva
    1061Mensajes :
    72Honra :
    ActivoActividad :

    » Where the dead man called out for his love to flee? Empty

    Phoenix
    Juno
    Phoenix
    Link del mensaje
    Lun Mar 27, 2023 12:11 am
    II. Put On A Show
    El Desfile
    20.15hrs
    Flavius
    El año pasado, toda la familia había ocupado ese palco. Sus hijos no habían dejado de hacer comentarios, mientras que su esposa había ordenado comida exquisita, mientras que Flavius había contemplado todo sin apenas pronunciar palabra. Había invitado a Plutarch al palco y después de salir de allí, pasaron horas encerrados en la residencia Heavensbee. Cada año que pasaba, su amigo reunía contactos y recursos, pero ambos sabían que era imposible lograr una revolución exitosa a menos que consiguieran apoyo organizado en los distritos. Flavius seguía diciéndole a Plutarch que deliraba, pero su amigo le decía que tenía poca fe a la causa.

    Él le había dado la razón en ese entonces, pero estaba empezando a creer que amaba las causas perdidas. Ahora el palco estaba vacío, pues Rhea había conseguido una reserva con sus queridas amigas, que estaban eufóricas por una razón que Flavius no conseguía recordar en este momento. Sus hijos estaban pasando por ese momento incómodo en que deseaban estar lejos de los padres, así que Flavius estaba solo.

    O lo estaba, al menos hasta que Aaron llegó. Flavius hizo un esfuerzo para no mostrarse sorprendido. Parpadeó varias veces al verlo, estuvo a punto de hacer un comentario sobre qué demonios hacía allí luego de todo cuanto había dicho en la fiesta. Pero decidió que era muy pronto para discutir, no podía comportarse como un adolescente resentido.

    Sí, supongo que cada minuto cuenta. Estuve pensando que puedo conseguir patrocinadores para tu sobrina, pero para eso vamos a tener que crear una historia. Algo guionizado que enamore a las masas o que al menos cause el impacto suficiente para que llame la atención. —En este momento Flavius estaba algo escaso de ideas, pero todavía estaba asimilando que tenía que ayudar a Aaron a que su sobrina se coronara como Vencedora. Seguro que para mañana podría habérsele ocurrido algo—. ¿Has pensado en proponerle alguna alianza?

    Flavius no tenía idea de qué relación tenía Aaron con los demás mentores. Era habitual que los mentores de los distritos más favorecidos, los profesionales, se aliaran entre sí al principio. Eso no sucedía con tanta facilidad con el resto de los distritos. Estaban acostumbrados a desconfiar unos de otros. Flavius le había dicho eso a Plutarch en más de una ocasión. Para el Capitolio era conveniente, no era bueno transmitir en los Juegos del Hambre alianzas entre distritos empobrecidos porque podía ocasionar ideas en la gente.

    Suspiró hondo cuando la multitud aplaudió al ver cómo la enorme pantalla del auditorio mostraba el escudo de Panem. Flavius aplaudió despacio, en un gesto ensayado y mecánico, mientras se escuchaba por los altavoces la voz del presidente, dando la bienvenida al desfile.










    You're my home Sweet home
    Even in the Future the Story Begins with Once Upon a Time
    ・カイ


    ♥️:
    Juno
    2429Mensajes :
    183Honra :
    ActivoActividad :

    » Where the dead man called out for his love to flee? Empty

    Werewolf
    Minerva
    Werewolf
    Link del mensaje
    Lun Abr 03, 2023 12:52 am
    II. Put on a show
    El desfile
    19.15hrs
    Aaron


    Flavius parecía interesado en mantener su conversación directa en el negocio que les traía entre manos. A Aaron le parecía buena idea. Era extraño ver cómo se había convertido en uno más de los hombres de Capitolio, invirtiendo en los Juegos, pero suponía que no debía extrañarle. Alguna vez pensó que Flavius era diferente a todos, pero suponía que se había equivocado.

    Eso no quería decir que no fuera más decente y pudiera contar con él para ayudar a Johanna. Sin embargo, lo de la estrategia no lo tenía tan claro.

    No estoy seguro con las alianzas —confesó, esto no funcionaría si no era sincero con Flavius sobre ella.—Johanna no es particularmente sociable y tampoco de la apariencia de ser peligrosa. Pero lo es, te lo aseguro. Tiene un genio de los once mil diablos para lo joven que es. Y es muy hábil con el hacha.

    Había estado meditando sobre cuál sería su mejor estrategia. No era tan grande y fuerte para lidiar con los tributos más musculosos, pero era muy hábil con un hacha en las manos. En las condiciones apropiadas podría vencerlos. Además, Johanna tenía en la sangre el deseo de sobrevivir. Aaron conocía ese fuego: era el mismo que le había ayudado a sobrevivir a él.

    Estaba furiosa con Índigo porque la vistió como un árbol, dice que se ve ridícula. Yo creo que se ve hermosa, pero no particularmente peligrosa. —añadió.

    Hasta ahora nunca había incidido mucho en lo que Índigo hacía o no. No había intentado sacar a sus tributos vivos para que sufrieran el destino de Karl, así que no había vuelto a interferir en el trabajo de los diseñadores.

    Sonrió recordando las palabras de su sobrina antes de que la dejara para venir a reunirse con Flavius. Estaba tan fastidiada con su traje, mientras que Aaron tan solo podía agradecer que no la hubieran vestido de una manera sexy y provocativa. Lo último que quería era conseguir patrocinadores que partieran de la premisa de que querían cogerse a su sobrina. Pero bien podía ser que fuera una opción.





    Minerva
    1061Mensajes :
    72Honra :
    ActivoActividad :

    » Where the dead man called out for his love to flee? Empty

    Phoenix
    Juno
    Phoenix
    Link del mensaje
    Mar Abr 04, 2023 11:23 pm
    II. Put On A Show
    El Desfile
    20.15hrs
    Flavius
    Flavius no conocía directamente a Índigo, ni tampoco al actual Escolta de Aaron. Antes conocía por nombre y apellido a todo su equipo de trabajo. Eso sólo le hizo darse cuenta del enorme paso del tiempo entre los dos. Sabía que no debía preocuparse con esas minucias, menos con todo lo que estaba en juego, pero era inevitable que la nostalgia lo golpeada, una y otra vez.

    En un intento por no pensar en ello, se concentró en cómo Aaron se expresaba de su sobrina. Quiso decirle a Aaron que la adolescencia venía con la rebeldía dentro del paquete. Flavius estaba pasando algo parecido con su hijo mayor, Sirius. Siempre había sido devoto y obediente, pero en los últimos meses parecía como si lo estuviera cuestionando todo el tiempo. La última obsesión que tenía era saber por qué se reunía de manera tan constante con Plutarch. Estuvo a punto de decírselo a Aaron en un tono relajado, pero se arrepintió al instante. ¿Cómo se suponía que iba a hablarle de su familia a Aaron?

    Era una estupidez.

    Bien, entonces si no es posible una alianza, tendré que trabajar con otra cosa. Estoy asumiendo que estás dando por perdido a tu otro tributo… —Flavius se arrepintió, de nuevo, porque quizás no lo había dicho de la manera correcta. Ladeó el rostro hacia Aaron, olvidándose por un instante del desfile—. Quiero decir, sé que pretendes que tu sobrina sobreviva, pero dependiendo de la estrategia que tracemos, puedo patrocinar a ambos, de ser necesario.

    Flavius estaba seguro de, que si estos fueran unos Juegos del Hambre como cualquier otro, la gente le diría que estaba apostando al perdedor. Que estaba perdiendo su dinero sin ningún tipo de garantía. Pero esta vez no se trataba de eso, sino de Aaron. Flavius seguía siendo un maldito sentimental.

    Era difícil mantener la mente despejada con el himno de Panem resonando en sus tímpanos. Flavius tuvo que llevarse una mano a la sien, masajeándose un instante para calmarse. No llevaba ni diez minutos allí y ya recordaba por qué sólo resistía un momento. Era un espectáculo espantoso y no veía el momento en que todos los esfuerzos de Plutarch dieran frutos finalmente. Panem estaba pudriéndose lentamente.

    Cuando, por fin, pasó el carruaje del Distrito Siete, tuvo que darle la razón a Johanna: ese vestido de árbol sólo la hacía parecer más niña de lo que era. Flavius se preguntó si podía transformar eso en algo positivo.

    No está tan mal… —dijo, aunque claramente estaba mintiendo—. El disfraz de árbol, quiero decir. Definitivamente es mejor que los disfraces de pescado que les pusieron al Distrito Cuatro. Seguro que Johanna sabe apreciarlo mejor cuando estén todos los tributos juntos y vea el resto de las alternativas.

    Aunque sí tenía que darle la razón a Aaron, no se veía particularmente peligrosa. El desfile no era lo único con que contaban los tributos, pero era la primera presentación en el Capitolio.










    You're my home Sweet home
    Even in the Future the Story Begins with Once Upon a Time
    ・カイ


    ♥️:
    Juno
    2429Mensajes :
    183Honra :
    ActivoActividad :

    » Where the dead man called out for his love to flee? Empty

    Werewolf
    Minerva
    Werewolf
    Link del mensaje
    Jue Abr 06, 2023 1:37 am
    II. Put on a show
    El desfile
    19.15hrs
    Aaron


    Conforme avanzó el desfile Aaron fue cada vez más consciente de que nadie más había llegado al balcón. Estaba a solas con Flavius, por primera vez en años. Décadas. Desde antes de la muerte de Karl, cuando le había pedido que le prometiera que cuidaría de él cuando lo llamaran al Capitolio.

    Por años solo había podido sentir el dolor de la traición y la pérdida cuando pensaba en él. Pero ahora, ahí en ese balcón solos, eran otros los recuerdos que venían a él.

    El Capitolio sabía cómo crear el ambiente de un evento. Incluso él que era más consciente que nadie que aquel desfile no era más que el inicio de un circo de horrores en el que se convertiría la vida de cada uno de los involucrados, desde el primer muerto al desgraciado vencedor, podía escapar de sentir las emociones a flor de piel con la música solemne y el juego de luces.

    La vida de su sobrina estaba en riesgo, y ellos estaban a solas planeando una estrategia para conseguirle patrocinadores y salvarla. Pero él no podía olvidar juegos pasados en los que estuvieron juntos también, robándole minutos a los Juegos para estar a solas. Aquel hombre mayor y atractivo que tenía al frente había sido un joven enamorado y fogoso que le hacía perder la cabeza.

    La aparición de Johanna en el desfile lo hizo devuelto a la realidad. Su sobrina se veía tan pequeña en medio de los otros. Tan insignificante. Él sabía que era letal con un hacha en las manos, pero nadie más lo vería. Las palabras de Flavius lo hicieron desviar la mirada hacia su otro tributo.

    Él sabe que no tiene oportunidad —admitió.—Podría ser un aliado para Johanna pero me temo que sea más un peso muerto. No tiene posibilidades ni mayores habilidades, es un niño solo y asustado...

    En otra época le habría dolido renunciar así a salvarlo, pero tenía años de hacer eso con ambos tributos. Una parte de él sabía perfectamente que sobrevivir los Juegos del Hambre podía ser peor que morir en ellos. Karl era la prueba de ello.

    Pero Johanna tenía demasiados deseos de vivir para traicionarla igual.

    Los disfraces de pescado estuvieron mal, pero nada supera por ahora a los del 12 cubiertos de carbón del año pasado—añadió. Era una entretención del Capitolio burlarse de los trajes más feos de los tributos, vestidos para presentarlo ante su muerte. —Pero igual no es un traje que te traiga un patrocinador. También pienso recomendarle que se aleje del baño de sangre, no creo que sea un buen momento para que se signifique como un rival, pero nos puede costar convencer patrocinadores de esa forma. ¿Crees poder vender la idea de que sabes que tiene un as bajo la manga y que puede dar el golpe?

    No sabía que Flavius tendría contactos que se dejaran influir fácilmente por su opinión. La verdad, no sabía casi nada de la vida de Flavius ahora.






    Minerva
    1061Mensajes :
    72Honra :
    ActivoActividad :

    » Where the dead man called out for his love to flee? Empty

    Phoenix
    Juno
    Phoenix
    Link del mensaje
    Sáb Abr 08, 2023 11:57 pm
    II. Put On A Show
    El Desfile
    20.15hrs
    Flavius
    La verdad era que Aaron no le estaba dando demasiado con qué trabajar. Al menos tenía claro que no pensaba involucrarse demasiado con el pobre tributo masculino. Que iba a dejarlo morir. Flavius no podía decir que estuviera sorprendido, era su sobrina la que estaba en juego. Sin embargo, no pudo evitar acordarse del Aaron a quien había abrazado, en medio de lágrimas, roto porque sus tributos morían en la Arena. Flavius recordaba a la perfección cómo lo acunaba en sus brazos hasta que Aaron se dormía, un poco más calmado.

    Frunció el ceño, pues no se suponía que debía de pensar en esas estupideces. Ya no podían tener aquello, eran dos personas diferentes y Aaron había decidido alejarse de él. Aaron lo hizo. Flavius tan sólo había tenido que recomponerse a sí mismo lo mejor que había podido. Se negó a pensar en ello de nuevo.

    Si crees que una alianza no es posible, lo tendrá bastante complicado al principio. Puedo mantenerla con vida, le enviaré comida, agua y recursos para que pueda mantenerse guarecida los primeros días, que siempre son los peores. Si dices que su letalidad no es problema, mi sugerencia es que durante los entrenamientos le enseñes todo lo que necesita saber para sobrevivir a la intemperie los primeros días.

    Flavius jugó con sus manos, mientras relajaba la expresión cuando escuchaba el discurso del presidente. Según Plutarch, ese año lo habían invitado a estar con algunos funcionarios del gobierno al palco presidencial. Flavius no tenía estómago para hacer semejante cosa, así que se conformaba con que su mejor amigo siguiera acercándose a la esfera presidencial. Mientras más cerca estuvieran, sería mejor, al igual que peligroso.

    Tenemos que ponernos de acuerdo sobre cuál sería el momento propicio para que pueda darle un arma con el que se sienta cómoda. Habría que llevar a rajatabla el conteo de los tributos caídos… —Flavius pensaba que había muchas cosas que no dependían de la propia Johanna. Pero si Aaron conseguía enseñarle a guarecerse, a parecer inofensiva, ni siquiera los vigilantes de la arena la tomarían demasiado en cuenta—. Cuando pruebe su letalidad, los patrocinios llegarán por sí solos.

    Flavius por supuesto que pensaba crear expectativa sobre a quién iba a patrocinar ese año, luego de varios años de ausencia haciéndolo. Pero Aaron no tenía por qué saber que había dejado de hacerlo después de Karl. De hecho, no merecía saberlo.  Cuando se giró hacia él, la multitud irrumpió en aplausos después de que el presidente saludara a los presentes. Un espanto.

    ¿Qué opinas? ¿Estás de acuerdo?

    Estaba preparado para cualquier cosa. De hecho, estaba esperando que Aaron se negara, que le discutiera cualquier nimiedad solamente por llevarle la contraria. Flavius deseaba que no fuera así, pero no las llevaba todas consigo.









    You're my home Sweet home
    Even in the Future the Story Begins with Once Upon a Time
    ・カイ


    ♥️:
    Juno
    2429Mensajes :
    183Honra :
    ActivoActividad :

    » Where the dead man called out for his love to flee? Empty

    Werewolf
    Minerva
    Werewolf
    Link del mensaje
    Dom Abr 16, 2023 11:50 pm
    II. Put on a show
    El desfile
    19.15hrs
    Aaron


    Flavius sabía de lo que hablaba. Era curioso porque Aaron no recordaba haber visto a Flavius tan involucrado en los Juegos del Hambre los años anteriores. Pero no sabía de qué se sorprendía, los Juegos del Hambre alimentaban al Capitolio, y Flavius era, después de todo, un ciudadano de Capitolio.

    Aaron recordaba perfectamente una época donde creía que era diferente a todos. Cuando se refugiaba entre sus brazos y se sentía afortunado de que fuera Flavius quien pagaba por su tiempo y su presencia en Capitolio. Pasar las noches en la cama de Flavius parecía un escape de todo, y no un trabajo más impuesto por Snow. Con él nunca se sintió humillado, expuesto o utilizado.

    Flavius era diferente a todos los tipos y todas las mujeres que pagaron por él. Incluso ahora, después de todo lo que pasó, lo tiene claro. Pero no le gusta pensar en ello. Porque había contado con él para proteger a su único Vencedor, y así habían terminado las cosas.

    Así que debía centrarse en el presente. En salvar a Johanna para que pueda vivir, aunque sea como una pieza más para el Capitolio. El plan de Flavius parecía muy acertado.

    Sabe trepar los árboles, dormir en ellos e identificar de los que se pueda alimentar, y sabe hacer una fogata —enumeró.—Supongo que puedo enseñarle otras cosas como buscar agua, curarse a sí misma, camuflaje...

    No le iba a alcazar el tiempo para todo, pero lo podía intentar. Se llevó una mano a la barbilla mientras pensaba en sus opciones y la estrategia.

    ¿Crees poder hacerle llegar un hacha? Estoy seguro que es el arma con la que se sentirá más cómoda, sabe usarla desde niña,—Por lo general el problema de las armas era que entre más pasaban los días, más caras eran de enviar. —Tal vez no debamos esperar demasiado, con ella a mano impresionará a la audiencia. Pero sí le diré que hasta que le mandemos el arma será el momento para que se exponga, no antes. ¿Te parece?

    Parecía un buen plan. Al menos le parecía que ninguno de los otros tributos estaba para dejar una gran impresión en el desfile como para pensar en que empezara a ganarles patrocinadores de una vez, solo los Profesionales como siempre.

    Él también era muy bueno con el hacha. No le habían hecho llegar una durante sus Juegos, pero sí que había improvisado una con un tronco y el filo de una espada rota que había encontrado. No había sido un hacha real, pero la sensación de familiaridad del instrumento le había ayudado mucho a matar a un par de tributos.






    Minerva
    1061Mensajes :
    72Honra :
    ActivoActividad :

    » Where the dead man called out for his love to flee? Empty

    Phoenix
    Juno
    Phoenix
    Link del mensaje
    Jue Abr 20, 2023 10:48 pm
    II. Put On A Show
    El Desfile
    20.15hrs
    Flavius
    Flavius estaba tomando nota mental de todas las cosas que podían ayudar a Johanna, así como las cosas que tenía en contra. Sin embargo, por un instante su comunicador lo interrumpió. Vio la pantalla parpadear varias veces y leyó el nombre de su hijo mayor. Flavius se sintió un poco culpable por ignorar a Sirius en este momento, pero sabía que si se tratara de una verdadera emergencia, su hijo volvería a llamar.

    Era tan sólo que no quería tomar su mensaje allí, cuando Aaron estaba al lado suyo. Podía parecer una completa estupidez, pero para Flavius era como mezclar dos partes de él que jamás pensó que se cruzarían. Hasta hacía menos de veinticuatro horas, eso parecía impensable, pero ahora su realidad parecía una pantomima que acababa de complicarse todavía más. Ni siquiera había pensado cómo le justificaría a Plutarch un patrocinio en esta edición de los Juegos del Hambre. Esto no estaba en el libreto.

    Se giró hacia Aaron y, atrapado en la nostalgia, le regaló una sonrisa apagada. El fantasma del gesto que, hacía muchísimo tiempo, había sido sólo para él.

    Sé que parece que tienes poco tiempo, pero si te concentras en supervivencia básica, le será más útil que cualquier consejo sobre armas. —Flavius sabía que Aaron lucía consternado y agobiado, sólo tenía dos semanas, no parecía tiempo suficiente.

    Quiso decirle que lamentaba, por encima de todas las cosas, que la rebelión no hubiera llegado a tiempo para su sobrina. Flavius chasqueó la lengua, dándose cuenta de que era una completa estupidez lo que acababa de pensar. No era su responsabilidad hacerlo sentir mejor, Aaron le había negado esa posibilidad hacía mucho tiempo. Flavius era tan sólo una herramienta que necesitaba porque cualquier otro recurso era peor.

    Aaron insistía en un hacha, Flavius no tenía ninguna razón para negársela. Si concentraba la mayor parte de su apuesta en un arma que funcionara para Johanna, sería suficiente.

    No te preocupes, puedo conseguirte el hacha, me encargaré de ello. Cuando tengas sus registros de peso y estatura, asegúrate de compartírmelos, me aseguraré de conseguir una que se adecúe físicamente a ella, para que la pueda manipular sin problemas. ¿Estás de acuerdo? —Flavius tamborileó los dedos cuando volvió a ver la pantalla parpadear, pero esta vez sí pudo leer con claridad el mensaje de su hijo.

    “¿Dónde estás, papá?”










    You're my home Sweet home
    Even in the Future the Story Begins with Once Upon a Time
    ・カイ


    ♥️:
    Juno
    2429Mensajes :
    183Honra :
    ActivoActividad :

    » Where the dead man called out for his love to flee? Empty

    Werewolf
    Minerva
    Werewolf
    Link del mensaje
    Dom Abr 23, 2023 12:11 am
    II. Put on a show
    El desfile
    19.15hrs
    Aaron


    La sonrisa que le dedicó Flavius lo desconcentró. Si hubiera sido todavía un adolescente le habrían flaqueado las rodillas. Siempre sintió debilidad por su sonrisa sincera, aunque esta parecía más cansada, mucho menos brillante que las de entonces. Pero era una sombra de aquella sonrisa cómplice que habían compartido entre los dos.

    Cómo pudo pensar que aquello iba a durar.

    Intentó concentrarse en lo que los tenía allí. Johanna. Flavius tenía razón. Debía concentrarse en ayudarla a sobrevivir. Era una chica lista y con recursos, confiaba en que podría hacerlo. Tenía que pulirse a enseñarla. Así que tendría que mantenerse sobrio todos estos días, por más que la cercanía de Flavius le dieran ganas de recurrir al alcohol.

    Sonrió también cuando le dijo que le daría el hacha. Estaba seguro que eso sería suficiente para darle una oportunidad, consiguieran otros patrocinadores o no. Estaba seguro de que Johanna sabría sacarle provecho a esa arma en sus manos.

    Eso haré. Le explicaré cómo huir del baño de sangre para empezar, por más que haya hachas entre las armas. Le aseguraré que tendrá una —declaró.—¿Qué te parece conveniente para la demostración frente al jurado? No queremos una puntuación baja pero tampoco que destaque demasiado.

    Si le daban un hacha para la prueba podría ser peligroso que lo usaran en su contra en algún momento.

    Notó entonces que Flavius estaba distraído con su comunicador. No era la primera vez que lo veía en este rato. Se preguntó si habría cancelado algo para hablar con él. No era normal que ese palco estuviera tan vacío.

    Igual podemos hablarlo después si estás ocupado, supongo que alguien te busca.

    No había averiguado más de lo necesario sobre la vida de Flavius en el Capitolio. No tenía por qué. Después de lo de Karl se había vuelto cada vez menos apetecible para los negocios con los Vencedores, no era más que un amargado por su pasado. Sabía que Flavius tenía una vida, y que no lo involucraba a él.

    Nunca pudo haber tenido una vida que lo involucrara a él. Cómo se habían engañado los dos.






    Minerva
    1061Mensajes :
    72Honra :
    ActivoActividad :

    » Where the dead man called out for his love to flee? Empty

    Phoenix
    Juno
    Phoenix
    Link del mensaje
    Miér Abr 26, 2023 7:54 pm
    II. Put On A Show
    El Desfile
    20.15hrs
    Flavius
    Flavius tenía que admitir que esta conversación estaba yendo por senderos un tanto inesperados. Sobre todo, porque Aaron estaba discutiéndole menos de lo que imaginó. Al menos estaba actuando de manera sensata y estaba poniendo a Johanna por encima de todo. Agradecía que estuviera prudente y que parecía tener otra actitud, distinta a la que vio durante la cena.

    Si puedes convencerla de huir del baño de sangre, sería fantástico, confío en que lo logres, dado que eres su tío. En cuanto a la demostración, creo que puede demostrar lo suficiente, para tener una puntuación promedio. Nada que llame especialmente la atención, pero que tampoco la haga parecer presa fácil. Creo que es el mejor camino, tampoco queremos que los tributos profesionales crean que es tarea sencilla acabar con ella.

    Flavius no estaba seguro si debía expresarse así tan fríamente, pero en este momento no le quedaba más remedio que ser práctico. Hasta ahora, si Aaron estaba escandalizado con sus palabras, al menos lo estaba disimulando bien. Flavius podía acostumbrarse a esto, a esta plástica complicidad, trabajando juntos por un objetivo en común. Era más de lo que Flavius había podido imaginar un par de días atrás.

    Pero cuando Aaron le comentó lo evidente, que alguien lo estaba buscando, se sintió pillado en falta. Humedeció los labios y volvió a mirar su comunicador, para después fijarse en Aaron otra vez. Podía pensar en un sinfín de excusas, pero, llegado el momento de la verdad, no le nacía mentirle a Aaron. No tenía cómo negar a su hijo, ¿para qué?

    Lo lamento, la verdad es que despejé el palco para que pudiéramos hablar con tranquilidad, pero por lo visto me equivoqué. Lo que pasa es que… —Flavius se quedó con la frase a la mitad, porque escuchó el sonido de la puerta abriéndose. Por un instante, pensó que se trataba de Plutarch, quien venía a preguntarle qué tanto estaba haciendo. Pero la silueta que se coló dentro del palco, era la de su hijo mayor. ¿Cuánto tiempo llevaba ignorando sus mensajes?

    Sirius estaba vestido con una chaqueta negra que tenía bordes dorados, Flavius recordaba que se la había obsequiado Rhea para su pasado cumpleaños. Su hijo le dijo que era una chaqueta horrible, pero al final se lo había puesto de buena gana. Flavius se puso de pie, dándose cuenta de la forma en que Sirius lo estaba mirando y también en cómo su mirada se posó curiosamente en Aaron.

    No estábamos seguros de dónde estabas. El tío Plutarch te estaba buscando, papá… —Sirius frunció el ceño y volvió la vista hacia él. Flavius estaba seguro de que nunca antes se sintió tan juzgado en su vida—. Supuse que estabas… ocupado.










    You're my home Sweet home
    Even in the Future the Story Begins with Once Upon a Time
    ・カイ


    ♥️:
    Juno
    2429Mensajes :
    183Honra :
    ActivoActividad :

    » Where the dead man called out for his love to flee? Empty

    Werewolf
    Minerva
    Werewolf
    Link del mensaje
    Dom Abr 30, 2023 12:42 am
    II. Put on a show
    El desfile
    19.15hrs
    Aaron


    Flavius estaba viendo todo con mucha frialdad y sensatez. Era bueno tener un aliado que pudiera analizar sus opciones de forma despegada. Para él eran unos juegos más, pero Aaron tenía que agradecerle que hubiera aceptado ayudarlo. No habría tenido razón para hacerlo. La última vez que habían hablado, Aaron le había dejado muy claro que no quedaba ninguna relación entre ellos. Eso no había cambiado.

    Sin embargo, una cosa era entender racionalmente que entre Flavius y él no quedaba nada, saber a ciencia cierta que Flavius había hecho su vida... y otra era ver a su hijo.

    No le había dicho que era su hijo, pero no era necesario. Se parecía muchísimo a Flavius cuando era joven. La entrada del joven al placo fue un golpe para el que no estaba preparado. Un golpe de anhelo, nostalgia y pérdida. De repente, Aaron estaba recordando al joven que conoció después de los juegos. El único como de su edad que compraba su tiempo. Joven, guapo, adinerado... y genuinamente creía entonces que una buena persona.

    Aaron había estado loco por él. Se había creído de verdad que podría ser feliz. Había sido tan iluso.

    Sin embargo, Flavius de joven solía tener una expresión más abierta y tranquila que este chico, que parecía movido por emociones menos agradables. Parecía inquieto, molesto. Tampoco parecía gustarle la presencia de Aaron en su palco.

    Esta era la nueva realidad de Flavius.

    Disculpa que te entretuviera —dijo de inmediato, antes de que pudiera replicarle al joven o este dirigiera su atención hacia él. Prefirió adelantarse y disculparse con él de una vez—Perdona que retuviera a tu padre, teníamos negocios que tratar.

    Lanzó una mirada hacia la puerta del palco. De toda formas tenía que regresar con Johanna después del desfile, no quería que estuviera sola y pudiera meterse en algún problema.

    Gracias Flavius, por todo. Estaremos en contacto, ¿esto sería todo, verdad?

    Tal vez debía admitir que una parte de él hubiera preferido que lo detuviera y no lo dejara ir todavía. Ver a su versión joven había activado en él todos antiguos sentimientos.






    Minerva
    1061Mensajes :
    72Honra :
    ActivoActividad :

    » Where the dead man called out for his love to flee? Empty

    Phoenix
    Juno
    Phoenix
    Link del mensaje
    Dom Abr 30, 2023 10:49 pm
    II. Put On A Show
    El Desfile
    20.15hrs
    Flavius
    Flavius empezaba a preguntarse qué mal estaba pagando, porque se sentía completamente acorralado. Por un lado, estaba Sirius escudriñándolo con la mirada, ansioso por saber qué estaba haciendo allí a solas con el Mentor del Distrito Siete. Por otro lado, estaba Aaron, que lo estaba mirando como si de pronto Flavius fuera una persona completamente desconocida.

    Lo peor de todo, lo que le encogía el estómago, era que Flavius quería explicarse. Se odiaba un poco a sí mismo, porque era como verse convertido en un adolescente de nuevo, buscando de manera desesperada la validación de Aaron. Él no se merecía ninguna explicación, Flavius recordaba a la perfección cómo Aaron lo había apartado de su lado. ¿Para qué tenía que justificar su vida actual?

    Flavius sabía que sus sentimientos sobraban en ese momento, pero era difícil ignorarlos. Así que carraspeó y le hizo un gesto a Aaron, esperando que se detuviera. Suspiró hondo y colocó una mano en el hombro de Sirius, llamando la atención de su hijo. Sirius frunció el ceño, Flavius daría cualquier cosa por saber qué pasaba por la mente de su hijo en ese momento.

    No hace falta que te vayas, Aaron. Es todo culpa mía, en realidad no había dicho dónde podían localizarme… —explicó con la voz más calma que pudo encontrar. Cuando se fijó de nuevo en Sirius, éste ya parecía estar más curioso que molesto—. Aaron y yo estábamos poniéndonos de acuerdo, porque este año pienso patrocinar a sus tributos. Aaron, éste es Sirius, es mi hijo mayor.

    Aunque técnicamente no estaba diciéndole la verdad a Sirius, era mucho más sencillo explicarlo de esa manera. De inmediato, Sirius entreabrió los labios, mirándolo primero estupefacto y luego fijándose en Aaron como si éste fuera una enorme incógnita. De no ser por las circunstancias que le aquejaban el corazón, Flavius pensaría que su hijo se veía demasiado gracioso. Con el paso de los años, Sirius empezó a tomarse muy en serio su papel como hijo mayor, así que detestaba cuando las cosas se salían de su control.

    ¿En serio vas a patrocinar, papá? —exclamó Sirius y por su tono de voz se dio cuenta lo que estaba a punto de decir, sobre todo cuando miró a Aaron con una mueca sospechosa—. Pero si tú no patrocinas a nadie, ¿y ahora de pronto vas a patrocinar al… Distrito Siete?

    La expresión de su hijo seguía siendo graciosa, pero a Flavius se le encogió el estómago. Empezó a preguntarse si Plutarch había enviado a Sirius a propósito al palco, pero no quería tener ninguna conversación con su amigo que involucrara a Aaron, más allá de lo estrictamente necesario. Plutarch era, después de todo, la única persona que conocía su terrible pasado.

    Sirius… —Flavius carraspeó, en un tono que pretendía ser autoritario y, para su suerte, sí que funcionó, pues Sirius se mordió el labio inferior, visiblemente avergonzado.

    Lo siento, no quise decirlo así, es sólo que… —cuando Sirius volvió a fijarse en Aaron, al menos ya no parecía visiblemente enfadado—. Me tomó por sorpresa. Lo siento, señor Mason. Es ese su apellido, ¿cierto? Tengo mala memoria.









    You're my home Sweet home
    Even in the Future the Story Begins with Once Upon a Time
    ・カイ


    ♥️:
    Juno
    2429Mensajes :
    183Honra :
    ActivoActividad :

    » Where the dead man called out for his love to flee? Empty

    Werewolf
    Minerva
    Werewolf
    Link del mensaje
    Jue Mayo 04, 2023 1:19 am
    II. Put on a show
    El desfile
    19.15hrs
    Aaron


    Aaron necesitaba un trago. Doble. Triple.

    Estaba demasiado sobrio para esto.

    Examinó el rostro de Flavius y luego el de su hijo una y otra vez. Cuando se había lanzado a pedirle ayuda a Flavius no lo había pensado demasiado. Un ricachón del Capitolio, no creyó que fuera nada extraño que invirtiera dinero en un patrocinio. Tampoco era que todos los patrocinadores publicitaran sus inversiones siempre. Pero ahora ahí estaba su hijo diciendo que nunca patrocinaba a nadie.

    ¿Por qué había aceptado a Johanna, entonces? ¿Porque se lo había pedido él? Habría creído que era más una razón para decir que no que para acaptar.

    Además, no había pensado si el hecho de patrocinar precisamente al Distrito 7 era algo que la gente cuestionaría y su hijo era ahora el primero en hacerlo. No sabía si habría gente que sabía o recordaría a esta altura que, recién siendo un ganador, Aaron Mason era la mercancía favorita de la casa Dovecote. ¿Haría alguien la relación? ¿Le importaría a alguien?

    ¿Le importaría a Flavius?

    Estaba pensando demasiado en un trato que en teoría era meramente por el bienestar de Johanna.

    Se obligó a contestarle a Sirius y dejar de prestarle atención a todos aquellos pensamientos, o se volvería loco.

    No te preocupes, no es como que sea un Vencedor de los más destacados para que me recuerdes—respondió, obligándose a dedicarle una sonrisa que le dejó un regusto amargo.

    No era culpa del chico, por supuesto. Nunca hubo otra opción. Fue un iluso al haber pensado alguna vez que Flavius y él tenían un futuro. Nunca había sido una posibilidad. El señor Dovecote le pagaba un juguete a su hijo, pero no iba a aceptar nada más que se casara y tuviera un heredero.

    Volvió a dirigir su mirada a Flavius.

    Tengo que agradecerle a tu padre que tenga interés en mi pequeño distrito —añadió—No nos destacaremos usualmente, pero estoy muy seguro del potencial de este año. Lo conozco bien..

    Johanna, hacía todo esto por Johanna.

    Pero supongo que debemos dejarlo aquí por hoy. Tienes cosas que atender.

    Una familia. Una vida en Capitolio. Todo de lo que Aaron nunca sería parte.






    Minerva
    1061Mensajes :
    72Honra :
    ActivoActividad :

    » Where the dead man called out for his love to flee? Empty

    Página 1 de 5. 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente