• ÍndiceÍndice  
  • Últimas imágenesÚltimas imágenes  
  • BuscarBuscar  
  • RegistrarseRegistrarse  
  • ConectarseConectarse  
  • Tree Of Life
    ¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
    2 participantes

    Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

    Unicorn
    Rising Sun
    Unicorn
    Link del mensaje
    Lun Sep 04, 2023 9:11 pm

    Los Misterios del amor


    1x1 — Original — Fantasía

    Un joven soldado británico que fue parte de la conquista de lo que hoy día es Estados Unidos perdió al gran amor de su vida en medio de una revuelta en contra del imperio británico en el pequeño pueblo donde vivían. Desesperado por su perdida y sintiéndose culpable de haberle traído a la joven la tragedia, pues sentía que si no estuviera con él tal vez no le hubieran hecho nada, intento buscar la manera de salvarla. Con la joven malherida recurrió a una tribu indígena que se decía que había personas que volvían de la muerte. Sin embargo, el viejo sabio de la tribu le menciono que todo aquello era una leyenda, que nadie que intentaba entrara en aquellas cavernas regresaba.

    Cegado por su dolor Benedict hizo caso omiso de la advertencia del anciano, pues al final de cuentas ya la había perdido. No tenía nada más que perder, estaba solo en el nuevo continente. Así que se adentró en aquellas solitarias cavernas cargando el cuerpo de la joven. Todo parecía muy fácil, hasta que se escuchó un derrumbe tras él, bloqueando la salida. Se topó con un lugar lleno de joyas y tesoros. Pero solo uno sobresalía. Un medallón plateado con bordes dorados y una gema morada en el centro. El medallón del alma gemela.

    Benedict ignorando que no tenía manera de salir, procedió a seguir con su plan. Coloco el medallón sobre la joven; sin embargo, las cosas no salieron como creyó, pues el medallón hizo que la muchacha se desvaneciera entre sus brazos como si nunca existiera. Ni siquiera había tenido tiempo de reaccionar a lo ocurrido cuando unas vendas comenzaron a rodearlo atándolo cuál momia y luego de eso todo se fue en blanco para él. El medallón se colocó sobre su pecho y en el centro de la gema morada tenía escrito una fecha… 1 de septiembre de 1920.

    Los años pasaron, los siglos pasaron. Nadie nunca supo qué paso con el joven. A nadie tampoco nunca le preocupo su paradero. Igualmente, habían olvidado la leyenda del medallón. Ni siquiera ya sé sabia donde estaba localizada aquella caverna. Era agosto 31 de 1920 y los arquitectos estaban planificando la construcción de lo que se conocería como uno de los primeros Centros Comerciales de América. Pero la tarea no había sido fácil, muchos arqueólogos e historiadores decían que estaban intentando construir en una zona llena de riquezas históricas, que la estaban saboteando. Por lo que los constructores, por aquello de sacarse sus protestas de encima, contrataron a una joven arqueóloga que estaba comenzando su carrera para que les asegurara que no estaban vulnerando nada y se quedaran tranquilos. Ellos estaban seguros de que allí no había nada, pero si resultaba que sí creían que por el hecho de ser joven y mujer podían manipularla para mentir en caso de que fuera necesario.

    Las excavaciones para preparar el terreno en el centro comercial comenzaron y con ello también el trabajo de dra. Shirley Clark de asegurarse de que todo estuviera en orden. Fue ahí donde se descubrió que había un tesoro, ella estaba feliz con su descubrimiento, pero sospechosamente una vez más un derrumbe ocurrió que no le permitió salir. Aunque esta vez no había sido tan grave y con algo de esfuerzo podrían sacarla de allí. Pues en su caso, al menos si sabían que ella estaba allí adentro. Sin embargo, en su proceso de espera, la muchacha descubrió el medallón, y la momia. Con lo que no contaba es que tan pronto dieron las 12 de la noche y se hizo el 1 de septiembre, la misma despertó. Más no se topó con un cadáver putrefacto intentando atacarla, sino más bien con un joven bien conservado, pero muy confundido. ¿Podría ella evitar que los curiosos y mal intencionados descubran el medallón y al joven? ¿Por qué despertó justo en esa fecha? ¿Qué paso con la prometida del muchacho?

     
     

    Dra. Shirley Clark

    Arqueóloga (1920)

    Astrid Berges Frisbey

    Shooting Star

    Benedict Seymour

    Soldado Britanico (1620)

    Shiloh Fernandez

    Rising Sun




    Los Misterios del amor WXzeGu7

    Tablilla de Rol:


    Los Misterios del amor EWiSWvR

    Los Misterios del amor CCYnD3n

    Precious Like the Sun:
    Rising Sun
    2633Mensajes :
    1404Honra :
    ActivoActividad :

    Los Misterios del amor Empty

    Light Guardian
    Shooting Star
    Light Guardian
    Link del mensaje
    Miér Sep 06, 2023 5:31 am

    1.El medallón y el desconocido

    La arqueóloga sabía que este proyecto no iba a ser tan fácil, pero amaba su profesión y por ser un desafío aceptó aún sabiendo que no sería la única profesional ahí. Generalmente siempre priorizarían los hombres, pero ella se adentró más en lo que habían dicho los pocos indígenas que quedaba - que ese era otro conflicto - que este territorio era una especie de culto y que pasaban sucesos muy extraños, ellos eran creyentes y por eso también quería averiguar cuán cierto era.

    Habían sido días conflictivos porque si que ocurrían sucesos extraños donde sería construido el centro comercial y la verdad es que ya había tanto curioso y variando en profesion, gente intrusa que quería ver que esta pasando que ella sentía que no podía hacer su trabajo en paz, estaba acostumbrada a mantener la boca cerrada porque era la clave para no tener problemas pero la realidad es que estaba colapsando. Durante esos días se había hecho amiga de Willhem que era arqueólogo y que pensaba igual que ella. Generalmente trabajaban justos revisando las zonas para declarar todo estaba bien, no era tan sencillo pero poco a poco se estaba logrando algo.

    Fue aquellos días cuando descubrió un lugar escondido en las excavaciones y ella, muy atrevida y valiente en realidad, se atrevió a entrar para averiguar más. Como era insistente empezó hacer todo lo de sí para encontrar algo que valiera la pena y decir que realmente se estaban equivocando de lugar y tendrían que buscar otros terrenos para la construcción del centro. Es que si pasaban sucesos extraños lo mejor era no hacerlo ahí,  no estaría bien desde un principio y quizás hasta no lo terminarían de construir, ahí quedaría.

    Y esto era su trabajo. Había investigado todo y solo le faltaba encontrar pruebas. Cuando llegó a ese sector y camino en la oscuridad algo de repente, resplandeció ante sus ojos azules. Había un cofre que era antiguo junto a la tumba llena de riquezas que tanto habían estado buscando, y cuando lo tomó: muchas imágenes de eventos que no reconocía como suyos pasaron por su mente, omitiendo el resplandor que había salido dentro de este de un color azulado cielo.

    Solo que para ella era una cantidad de imágenes que iban muy flash. Ella misma, con otra ropa se sentía afligida que su amado no llegará a su casa, y su cara, ahí con esos ojos almendrados y nariz promitente la hacía sentir muy feliz a su regreso. Y luego dolor, sabiendo que su vida se iba apagando lentamente con muchas lágrimas sabiendo que iba a dejarlo solo.

    Fue lo que le ocurrió a Shirley cuando tomó en el medallón sin percatarse que en ese instante ocurría algo mucho más extraño que cambiaría por completo su vida.

    Shirley — Terrenos  — por el momento sola.




    Los Misterios del amor 1f4ab

    Los Misterios del amor QOaKZ9S


    ✦ Shine like a star ✦:
    Shooting Star
    4921Mensajes :
    2024Honra :
    ActivoActividad :

    Los Misterios del amor Empty

    Unicorn
    Rising Sun
    Unicorn
    Link del mensaje
    Jue Sep 07, 2023 12:52 am

    1.El medallón y el desconocido

    Un momento de pesadilla, eso fue lo que vivió Benedict cuando encontró a su amada moribunda. Sintió como la vida se derrumbaba a sus pies. ¿Acaso merecían esto? Quizás él por haber sido parte de la conquista británica. Pero ella… ella no tenía la culpa de nada. Solo era una joven llena de vida y sueños que creyó haber encontrado un mejor futuro en este nuevo mundo. Nada tenía que ver en las guerras que habían ocurrido. El joven soldado se sentía culpable y no estaba dispuesto a dejarla ir. Había hecho todo lo que estuvo en sus manos para evitar ver partir a su compañera de vida. Al punto de adentrarse en cavernas desconocidas cargando el cuerpo moribundo de la chica en busca de una leyenda de los nativos en el lugar que, si bien en otras circunstancias no se las hubiera creído, ahora estaba dispuesto a creer lo que fuera. Más las cosas no resultaron como él esperaba. Estaba encerrado en aquella caverna y la chica se había desvanecido de entre sus brazos cuando le coloco el medallón.

    — No, no, no, no te vayas. Tienes tanto por vivir… recuerda nuestros planes, tus sueños. Aún nos tenemos que casar. — Murmuraba sentado en el suelo entre sollozos mientras se abrazaba así mismo, pues ya no tenía el cuerpo de la chica para apretar contra su pecho.

    Pronto algo que no espero ocurrió, vio salir del medallón unas luces blancas que comenzaron a envolverlo. — ¿Qué es esto? ¿Qué está pasando? — preguntó, pero era inútil, no había nadie para responderte. Le comenzó a entrar una somnolencia y se desmayó. Luego de eso no supo más. Para él se sentía como estar dormido y en sus sueños revivía los momentos bonitos con su prometida que comenzaban y terminaban, y volvían a comenzar como en un bucle interminable. Siempre lo último que escuchaba de ella antes de que se volvería a repetir el sueño era un “Nos volveremos a encontrar. "

    De repente, Benedict sintió que era hora de despertar. Para él todo aquello se había sentido como si solo hubiera estado dormido una noche… quizás un día como mucho porque sentía las coyunturas del cuerpo entumecidas y adoloridas, posiblemente por una mala postura. Sus ojos abrieron poco a poco, pero pronto se percató del por qué le dolía el cuerpo. No se podía mover y parecía tener tapados los ojos porque apenas podía ver un poco de claridad por las rendijas de las vendas. Una claridad que no era más que la luz de algunas velas y antorchas. Por lo que comenzó a moverse desesperado intentando zafarse de las vendas.

    — ¡Suéltenme! — exclamó ahogado, casi indefendible, pues su cara, su cuerpo… todo estaba envuelto en aquellas vendas. Entre sus movimientos para intentar romper las vendas logró sacar un brazo, lo cual le ayuda a poder arrancar parte de las vendas de su cara, haciendo que notara que no estaba solo, pues logró ver una silueta. Sus ojos aún no estaban enfocando bien del todo. — Ayúdeme… por favor… — esta vez pudo hablar de forma que se le entendiera. Benefict estaba muy confundido y no sabía que había ocurrido después de que se desmayó.

    Benedict — Terrenos — con Shirley



    Los Misterios del amor EWiSWvR

    Los Misterios del amor CCYnD3n

    Precious Like the Sun:
    Rising Sun
    2633Mensajes :
    1404Honra :
    ActivoActividad :

    Los Misterios del amor Empty

    Light Guardian
    Shooting Star
    Light Guardian
    Link del mensaje
    Jue Sep 07, 2023 4:24 am

    1.El medallón y el desconocido

    Cuando Shirley volvió en sí no recordaba nada ya de esas imágenes había sido como un trance de recuerdos pasados y tan de ella que en el momento no entendió nada. El medallón en su mano era de una temperatura fuerte que tuvo que dejarlo a un lado cuando de repente proveniente de la tumba se escucharon exclamaciones que la hicieron retroceder y sobresaltarse.

    Su corazón comenzó a latir con fuerza. Realmente aquellos golpes venían efectivamente de la tumba y era un hecho que alguien habían encerrado ahí. No creía en fantasmas ni nada parecido aún cuando esos terrenos ya para ella eran casi paranormales, creyó que era una mala broma de algún idiota que quería asustar a los profesionales en la excavación.

    Con el alma en un hilo con todas sus fuerzas trató de abrir la tumba y no pudo. Hasta que vio allí la forma del propio medallón que imaginó que debía colocarse y así lo hizo. Fue como se abrió pensando que todo era tan imposible para empezar a meditarlo, claro que había quedado totalmente  cuando vio al hombre cubierto de vendas antiguas y quejándose por estar tan vendado, con un brazo ni deteriorado a la vista y desesperado.

    ¡Por Dios! —  Exclamó asustada. —  Tranquilo te sacaré las vendas.. ¿Quién te hizo esta broma? Parece casi imposible —  Decía la chica que como siempre traía sus herramientas a todas partes empezó a quitarle las vendas, primero de la cara para que tomará al fin aire. Su rostro así le pareció conocido pero creyó que era producto de su imaginación. —  Pobre, tranquilo... ya estás bien. Solo quédate quieto para quitarte un poco de las piernas y de los brazos para que salgas de ahí. —  Es que igual se podía caer. No podía negar que la situación le daba miedo y no tenía idea donde se estaba metiendo, pero era una persona que necesitaba ayuda y si estaba ella ahí solo iba hacerlo y ya.

    Muy pronto cuando estuvo lista con sus extremidades hizo que se sentara para seguir quitándole las vendas, sorprendiéndose que estaba con ropa pero una totalmente distinta de 1900 en realidad, parecía mucho más antigua. Fue cuando lo soltó y no quería ser una paranoica, le comenzó a temblar el labio. ¿Qué diantres estaba ocurriendo ahí?

    ¿Quién eres? — Preguntó luego de varios segundos de estar callados. Además que ni entendía porque la miraba de esa forma tan inquieta.

    Shirley — Terrenos  — con el extraño




    Los Misterios del amor 1f4ab

    Los Misterios del amor QOaKZ9S


    ✦ Shine like a star ✦:
    Shooting Star
    4921Mensajes :
    2024Honra :
    ActivoActividad :

    Los Misterios del amor Empty

    Unicorn
    Rising Sun
    Unicorn
    Link del mensaje
    Vie Sep 08, 2023 12:31 am

    1.El medallón y el desconocido

    El chico estaba totalmente desconcertado. No tenía la menor idea de que estaba pasando ni de cómo llegó a quedar envuelto por aquellas vendas. Benedict solamente recordaba como su amada se desvanecía de entre sus brazos. Luego de aquello no recuerdo nada más Solamente que lo invadió un sueño profundo. Comenzaba a desesperar al sentirse atado. ¿Acaso lo habían capturado? Estaba tan confundido que ni siquiera había caído en cuenta de que no había logrado su cometido de revivir a su querida prometida.

    Como puro intento de dar señales de vida A ver si algún alma se apiadaba de él y lo ayudaba. Podía sentir que había más gente allí o al menos aunque fuera una había. Pues no parecía que sitios tuviera totalmente abandonado, pues podía divisar un poco de Claridad aunque fuera muy tenue. — No sé cómo llegué aquí adentro. — respondió Al escuchar la voz de la mujer que le hablaba había un toque en esa voz extrañamente familiar que no del todo. Quizás simplemente estaba divagando por culpa de haber estado envuelto en aquellas vendas. Cosa que había hecho que perdiera la noción del tiempo.

    Pronto sintió como la mujer le ayudaba a soltarse de aquellas ajustadas vendas. Apenas le había visto de remojo, estaba más concentrado en terminar de soltarse y sentirse libre, que no había prestado mucha atención al rostro de su salvadora. — Gracias. — murmuró a la joven que le ayudaba mientras intentaba sentarse y así poder terminar de soltarse, pero sobre todo poder estirarse. Sentía todo el cuerpo entumecido. Sin embargo, eso no era simplemente lo único extraño cuando observó las mangas y el pantalón notó que su ropa estaba muy desmejorada como vieja. Es más, podía hasta considerarse unos harapos. Aunque sí, en apariencia seguían viéndose como ropa medieval, solo que estaba muy deteriorado como si mucho tiempo hubiera pasado desde que la fabricaron.

    De pronto Benedict al fin pudo ver frente a frente el rostro de la chica… La joven lucia tan igual a su querida prometida. La única diferencia era un poco en el tono de voz, por eso era que le sonaba anteriormente familiar, posiblemente por no tener el acento británico y que solía conservar la joven desde que salió de Inglaterra. Sintió como su corazón se quería salir de su pecho al verla. No podía ni hablar, solo la veía estupefacto. Hasta que la propia chica volvió hablar. Solo que ella también parecía sorprendida, aunque más que sorprendida, asustada. — Tú… yo… Benedict… Charlotte, soy yo… ¿No me recuerdas? No sé qué paso, pero parece que al final funcionó… funcionó. — decía con ojos cristalizados, quería abrazarla, besarla, pero no se atrevía. Esa mirada que le daba como si fuera un desconocido lo retenía de intentarlo. ¿Qué estaba pasando? — De verdad… ¿De verdad no me reconoces? Yo al comienzo no pude reconocerte rápido. Pero ya sé que eres tú. — comento el chico, quien ahora logro ponerse de pie y pararse frente a ella para que le viera a los ojos.

    Benedict — Terrenos — con Shirley



    Los Misterios del amor EWiSWvR

    Los Misterios del amor CCYnD3n

    Precious Like the Sun:
    Rising Sun
    2633Mensajes :
    1404Honra :
    ActivoActividad :

    Los Misterios del amor Empty

    Light Guardian
    Shooting Star
    Light Guardian
    Link del mensaje
    Vie Sep 08, 2023 6:36 pm

    1.El medallón y el desconocido

    Es que Shirley siempre imagino que encontraría el tesoro y la tumba que tanto se hablaba, y adentro habría una momia. Por eso creyó que se trataba de una broma, que los principales responsables o quienes estaban en contra habían tomado a un chico que durmieron, colocaron esas vendas y ahora el pobre se estaba afixiando. Sin embargo, cuando lo vio con esas ropas supo que era una sospecha tonta - aunque realista - y que si algo extraño había allí.

    El chico que parecía de su edad la miraba de una manera como si la conociera de toda la vida, la curiosidad se encontraba en su mirada como igual el temor, luego vio alegría en su mirada y cierta desesperación. Se le hacía extrañamente familiar y no entendía porque. Los recuerdos que había visto antes se habían borrado y ahora mismo no recordaba aquello que era imposible para esta vida tan rutinaria y normal.

    Resultó que se llamaba Benedict, su acento era británico. Lo que ya fue poco común cuando la comenzó a comparar con una tal Charlotte. Ella quedó boquiabierta sin saber que decir y se intimido cuando el castaño la privo de espacio personal. — Yo... yo... creo que me esta confundiendo de persona. No soy la tal Charlotte que habla, mi nombre es Shirley Clark, soy... soy arqueóloga. — Señaló  tratando de mantener la compostura y la tranquilidad para que el hombre no estuviera tan alterado y no la confundiera más.  Soltó un suspiro.

    No le conozco, así que posiblemente me está confundiendo, lo siento. ¿Por qué está vestido así? —  Preguntó mientras se levantaba y limpiaba su pantalón que estaba lleno de polvo. Volvió a mirarlo desde esa distancia. —  ¿Y cómo es que llegó ahí? Creí que se trataba de una broma pero no es de buen gusto hasta si lo vistieron de ese modo, así que me tiene que contar su versión, por favor. — Pidió. Todo esto era tan extraño que aún no se la creía. — Pudo haber muerto allí dentro —  Agregó. Realmente le preocupaba lo que estaba pasando.


    Shirley — Terrenos  — con Benedict




    Los Misterios del amor 1f4ab

    Los Misterios del amor QOaKZ9S


    ✦ Shine like a star ✦:
    Shooting Star
    4921Mensajes :
    2024Honra :
    ActivoActividad :

    Los Misterios del amor Empty

    Unicorn
    Rising Sun
    Unicorn
    Link del mensaje
    Sáb Sep 09, 2023 12:21 am

    1.El medallón y el desconocido


    Benedict se decía a sí mismo en su mente, lo logré, lo logré, pude salvarte. Estaba muy convencido de que era ella. ¿Es que como no iba a hacerlo? Se veía como ella, hablaba como ella, aunque con otro acento. Incluso tenían la misma forma de mirarlo cuando sentía temor. Por lo mismo, solo había optado por acercarse y mirarla a los ojos. Aun cuando quería hacer más.

    La cara de asombro de la joven y la negación cuando decía que no es Charlotte hizo que sintiera una punzada en el corazón.  Su gran amor no lo estaba recordando, ni siquiera parecía reconocerse a sí misma. — ¿Qué? ¿No me reconoces? — le dijo apenado, dando unos pasos hacia atrás. — ¿Cómo es que tienes otro nombre, pero son los mismos ojos, la misma boca… el mismo dulce rostro? Yo lo intenté, de verdad que intenté salvarte. No pude, no me dejaron. Perdóname. No me prives del alivio de saber que estás viva. — ahora mismo el chico se creía que ella solo quería darle algún tipo de lección. Aun cuando realmente no era su culpa lo ocurrido, pero el dolor de darse cuenta de que algo no estaba bien hacía que se aferrara cualquier posibilidad que le asegurará que estaba viva.

    A pesar de ello, con su insistencia de que no era ella, la observó bien notando ahora si su atuendo. ¿Arqueóloga? ¿Desde cuándo eso era posible? Sintió como su corazón se quebraba al darse cuenta de que tal parecía que no era ella por mucho que se pareciera. Por un momento se quedó callado sin poder decir nada, sintiendo como una lágrima corría por su mejilla, la cual secó pronto, pues no le gustaba que lo vieran llorar. — Parece que sí, si es otra persona… pero yo… no comprendo que está pasando. ¿Qué tiene mi ropa? — volvió a observar su propia vestimenta. — Tampoco sé por qué ahora lucen como harapos de mendigo, estaban en buen estado antes de desmayarme. — Ben pensaba que se refería al estado de su ropa y no al estilo. Pues para él era solo una vestimenta común y corriente.

    El chico negó. — No creo que sea una broma.  — Dijo volviéndose a sentar y llevado las manos a la cara en frustración. Odiaba desconocer lo que realmente había pasado. —Sonará loco, pero en la última revuelta con los nativos hirieron a mi prometida de gravedad… Charlotte, lamento lo de hace un rato, pero es que es tan igualita a ella… y bueno de desesperado por salvarla, escuche sobre un medallón mágico que daba segundas oportunidades y fui por él con la esperanza de que ella viviera. Fue así que llegué aquí cargándola aún con los últimos suspiros de vida. Pero luego algo no salió bien… su cuerpo se desapareció y… yo no recuerdo nada más hasta ahora que usted me encontró. Creerá que estoy loco. ¿Verdad? — decía negando, seguro ni le creía, él mismo no se hubiera creído a sí mismo.

    Benedict — Terrenos — con Shirley



    Los Misterios del amor EWiSWvR

    Los Misterios del amor CCYnD3n

    Precious Like the Sun:
    Rising Sun
    2633Mensajes :
    1404Honra :
    ActivoActividad :

    Los Misterios del amor Empty

    Light Guardian
    Shooting Star
    Light Guardian
    Link del mensaje
    Mar Sep 12, 2023 2:14 am

    1.El medallón y el desconocido

    Shirley comenzó a desesperarse porque aquel hombre creía que era otra persona y sufría por ello. Era evidente que había sufrido una gran perdida y ella se parecía a su novia o algo parecido. Esto era muy difícil de creer, así que por la misma desesperación alzó la voz. — Lo lamento, lo lamento mucho pero de verdad me está confundiendo. No soy la chica que habla y de verdad me apena... pero esta actuando como un loco. — Exclamó. Lo sentía de verás porque si que notaba que estaba ya al borde las lágrimas y no era que ella no lo reconociera ni nada. No lo conocía y esto ya la estaba asustando, más que andaba con ropa hecha de harapos y de una tela que parecía mucho más antigua a esos años. — Me gustaría serlo para así calmar su dolor, y no lo estoy privando de nada solo que debo ser honesta. No soy la tal Charlotte y a usted yo lo acabo de conocer, encontrándolo en ese ataúd lleno de vendas, lo que es insólito. — Exclamó la arqueóloga temerosa que se presentó como Shirley Clark y dijo su profesión para dejar claro el que hacía ahí.

    El joven que parecía de su edad la miraba muy confundido. Sintió una punzada en el pecho cuando una lágrima se deslizaba por una de sus mejillas y quedo sin aliento sin saber mucho que decir porque fuera como fuera parecía sincero. — Bueno... la ropa que está usando parece de hace muchos años atrás quiero decir no la típica de los 1900 no sé si me entiende... — Exclamó muy asustada porque algo raro había ahí, esperaba que no le estuvieran jugando una broma que no estaba para eso cuando estaba haciendo lo necesario en la excavación que ni siquiera debió aceptar por los eventos extraños - y esto si que lo era - que estaban sucediendo. ¡Y aún querían hacer el centro comercial! Le parecía una completa desfachatez. —  Tampoco me lo explico... no entiendo porque luce así pensé que usted podría saberlo. — Siseó porque no estaba encontrando ninguna respuesta concisa y que fuera realista.

    Y fue cuando Benedict comenzó a contar todo. Ella sintió como su cuerpo temblaba con solo escuchar lo que le había pasado. — ¡Dios mío! ¿Eso quiere decir...? ¡Pero es irreal! No puede desaparecer así de la nada.. y que usted no supiera demasiado hasta ahora.  Parece un cuento escrito de un libro, es de fantasía. ¿De verdad no me está mintiendo? ¡Es qué no sé que creer!. Sí yo encontré un medallón cuando llegué aquí... decían que era una tumba llena de tesoros y por eso que no pueden construir el centro comercial. ¡Este lugar en definitiva está maldito!—Era todo tan irreal que la chica soltó todo lo que tenía que decir producto a ese temor y locura que estaba sintiendo porque si que era como parte de un cuento, donde incluso rozaba con lo sobrenatural.

    ¡Mire! — La chica con rapidez se levantó y ni siquiera supo que estaba siendo impulsiva. Pues apenas sacó del medallón de la puerta del sarcófago este de nuevo comenzó a brillar y ella cayó desmayada al suelo.

    Shirley — Terrenos  — con Benedict




    Los Misterios del amor 1f4ab

    Los Misterios del amor QOaKZ9S


    ✦ Shine like a star ✦:
    Shooting Star
    4921Mensajes :
    2024Honra :
    ActivoActividad :

    Los Misterios del amor Empty

    Unicorn
    Rising Sun
    Unicorn
    Link del mensaje
    Miér Sep 13, 2023 12:23 am

    1.El medallón y el desconocido


    Trato de mantener la calma y no descomponerse más de lo que ya estaba, su intención no era asustarla. — Yo no tenía la intención de asustarla. Pero no estoy loco, es frustrante no estar seguro de que está pasando. No tengo idea de como llegué hasta allí adentro. — hacía que se preguntase si sería que murió también y por eso estaba allí… No, no podía ser eso, de lo contrario no se sentiría como si hubiera estado durmiendo en una misma posición por mucho tiempo, pues si hubiera estado muerto se supone que no iba a sentir nada y se despertara con un cuerpo renovado. ¿No? Al menos eso creía.

    Soltó un suspiro de frustración. Comenzaba a dejar ir la idea de que ella era Charlotte. Se veía tan convencido de ello que no quería presionar, solo que igual no podía evitar sentir dolor ante ello, sumando a la culpa que sentía por no haber podido proteger a la chica. Lo que lo dejo atónito y desconcertado era las fechas que le daba. — ¿De los 1900? — su rostro era de confusión total. — Esta ropa no estaba así, bueno, si normal que estuviera mancha de sangre, pero no estaba vieja, ni mucho menos rota. Yo… yo no puedo estar en 1900… no es posible, no podría haber vivido tanto. — Dijo espantado mientras se tocaba el rostro, buscando alguna señal incluso de envejecimiento. Pero no, su rostro seguía suave como el de un jovencito cuya única porosidad era de los finos bellos faciales que tenía en el rostro, los cuales ni siquiera eran tantos, pues solía ser bastante lampiño. — Esto no puede ser. No soy bueno para las fechas, pero estoy muy seguro del año y era 1620… — decía negando. Comenzó a contarle de lo que él recordaba. Todo esto tenía que tener alguna explicación que no lograba aún comprender.

    — Yo ya no sé ni que pensar, llegué aquí con la esperanza de que pasara lo que parecía imposible y aun así quedé helado de solo ver como se esfumaba de entre mis brazos. No era lo que esperaba, pero sin duda caía en la categoría de cosas imposibles. Y ahora usted me dice que es otro año, que parece un cuento de fantasía… no recuerdo que los cuentos se escribieran… ¿Y qué es un centro comercial? — quería preguntar más. Pero mencionó el medallón y fue cuando las cosas le comenzaron hacer un poco más de sentido.  

    — El medallón… aún lo tiene. ¿Puedo verlo? — Dijo viendo a su alrededor como si lo buscara. Más Shirley pronto se lo mostró notando que tenía una fecha grabada que antes no había visto con el año 1920 en ella. Antes que le pudiera comentar sobre aquello, la joven parecía desmayarse. Ben la logró agarrar antes de que se desplomara en el suelo y se golpeara. — Señorita, señorita, reaccioné. ¿Ahora qué hago? ¿Qué hago? — decía aún con ella entre sus brazos, tal como en su momento había tenido a Charlotte.

    Benedict — Terrenos — con Shirley



    Los Misterios del amor EWiSWvR

    Los Misterios del amor CCYnD3n

    Precious Like the Sun:
    Rising Sun
    2633Mensajes :
    1404Honra :
    ActivoActividad :

    Los Misterios del amor Empty

    Light Guardian
    Shooting Star
    Light Guardian
    Link del mensaje
    Jue Sep 14, 2023 5:03 pm

    1.El medallón y el desconocido

    Shirley comenzó a creerle cuando notó que estaba muy afligido por ello y solo extrañaba a su chica que se llamaba Charlotte. Lo cierto es que era una historia muy triste donde él solo trataba de salvarla. Aunque todo parecía una fantasía dudaba que estuviera mintiendo por como se expresaba, pero lo más extraño fue cuando empezaron hablar de su ropa y él se ponía a decir que aunque ahora estaba estropeada no estaba así y se ponía muy nervioso el año que se encontraban. La expresión de la pelinegra de ojos verdes fue de sorpresa al escuchar que era de 1620. — Sí.. es imposible vivir tanto tiempo, pero no le miento estamos exactamente en 1920. No entiendo porque me habla de 1620.... esto ya me está asustando, todo es tan irreal... solo que en este lugar si pasan sucesos extraños y por lo que se ve usted es uno de los ejemplos porque dudo que este mintiendo... espero que no. — La arqueóloga hablaba de manera entrecortada aún asimilando si esto se trataba de la verdad o una simple y tonta de mentira de un loco que necesitaba ser evaluado en ese mismo momento.

    Lo peor de todo es que no parecía mentir. Benedict como se llamaba el joven ahora hacía preguntas. — Sí, hay escritores que pasan las historias a los libros aunque la fantasía es de hace poco y un centro comercial es un lugar donde venden diferentes productos en distintos locales... ¿De verdad no sabe lo que es? Es una idea nueva en todo caso al menos aquí en Estados Unidos... y el terreno es para construirlo, pero como he dicho están sucediendo hechos extraños y por lo que se ve... viene desde hace mucho tiempo atrás. ¿Qué sabía de este lugar antes que ocurriera su tragedia? —Quiso saber. Ya se sentía algo loca por creerle y tratar de conversar con él, porque había algo en que coincidían y eso era el medallón. Soltó un suspiro.

    Ahí está — Shirley tuvo la mala idea de ir por él sin pensar que aquello iba a ocurrir y se iba a desvanecer cayendo fuertemente al suelo. Nuevos recuerdos comenzaron a gobernarla, no se fue directamente a negro sino que sus recuerdos eran muy vividos y sobre todo aquellos de sus últimos minutos. Alguien le hablaba y trataba de que volviera en sí.  Despertó de golpe y ahí se encontró con el rostro de su amado que la tenía en sus brazos. — B-Be-Benedict...— siseó entrecortada. Shirley seguía teniendo el acento típico americano y seguía siendo ella misma en físico pero en ese instante era Charlotte.  — Amado mío... ¿Qué ha sucedido? Tengo frío.. y me duele el cuerpo...— Se miró. ¿Qué hacía con aquella ropa? Lo miró con espanto.

    Shirley — Terrenos  — con Benedict




    Los Misterios del amor 1f4ab

    Los Misterios del amor QOaKZ9S


    ✦ Shine like a star ✦:
    Shooting Star
    4921Mensajes :
    2024Honra :
    ActivoActividad :

    Los Misterios del amor Empty

    Unicorn
    Rising Sun
    Unicorn
    Link del mensaje
    Vie Sep 15, 2023 1:25 am

    1.El medallón y el desconocido


    — Pero es que yo estaba en el 1620, cuando me desmaye, soy soldado procedente de Gran Bretaña, y luego me instale en estas nuevas tierras… aunque ya veo que no han de ser tan nuevas… estoy muy confundido. — negaba, no tenía forma de como asegurarle lo que estaba diciendo, aunque quisas su ropa podía ser la prueba de que no mentía. Por suerte Shirley parecía creerle aun cuando no comprendiera como era posible tal como le pasaba a él. — Quisiera tener más pruebas, pero solo tengo esta ropa deteriorada y mi propia palabra. — Soltó un suspiro. — Que me crea, al menos me calma un poco, al menos hace que sienta que no he perdido la cordura. — porque si podía llegar a pensarlo si resultaba que él era el único que creía en sus propias palabras.

    — Vaya, hasta donde recuerdo. Las historias se pasaban de boca en boca por así decirlo. Los bardos por lo general eran quienes hacían eso o los ancianos que han vivido tanto que tienen miles de anécdotas que contar. — al menos, aunque no estaba consciente de cómo sería un libro de historia de fantasía, sí estaba familiarizado con las historias. Pero no así con lo de un centro comercial. Aunque por el nombre podía hacerse la idea de por dónde iba el asunto. Tampoco sabía lo que eran los Estados Unidos. — Pues no tengo idea, aunque por el nombre imagino que es un lugar donde se comercializaran artículos. ¿Estados Unidos? Espere… ¿Ahora le llaman a estas tierras Estados Unidos? — es que tampoco eran tan lento para no ir encajando las piezas.

    — Bueno, lo supe por unos nativos. Se decía que en esta cueva había artilugios con poderes especiales… magia. Pero el que al parecer provoco que estuviera aquí, es el medallón. Le llamaban el medallón del alma gemela porque se suponía que al usarlo traería de vuelta, o te llevaría con ese ser amado. Pero parece que algo salió mal. Quizás no era digno… o quizás me vendieron la historia como no era. No lo sé. No lo sé. — Decía resignado.

    Shirley se desmayó y él solo pudo evitar que se golpeara. Pues por más que trataba de hacerla caer en tiempo, no lo estaba logrado, hasta que de pronto la escucho murmurar su nombre. — Estoy aquí. — dijo en un tono suave para no perturbarla. Solo que se sorprendió cuando la joven volvió hablarle. — Todo está bien, ya estoy contigo, amor mío. Me temo que no estoy muy seguro de que exactamente ocurrió. — ¿Sería que en realidad Shirley siempre fue Charlotte y el medallón despertó esos recuerdos? ¿O había algo más? ¿Sería que se había apoderado del cuerpo de la chica? Ben la abrazo con cuidado cuando dijo que tenía frío y beso su frente. — ¿No recuerdas nada? — pregunto tratando de buscar explicación alguna. — El medallón, solo puedo decir que todo ha sido culpa del medallón. — concluyo el castaño.

    Benedict — Terrenos — con Shirley



    Los Misterios del amor EWiSWvR

    Los Misterios del amor CCYnD3n

    Precious Like the Sun:
    Rising Sun
    2633Mensajes :
    1404Honra :
    ActivoActividad :

    Los Misterios del amor Empty

    Light Guardian
    Shooting Star
    Light Guardian
    Link del mensaje
    Dom Sep 17, 2023 6:55 am

    1.El medallón y el desconocido

    Todo parecía una verdadera locura. Aquel hombre dictaba que era un soldado británico que venía desde 1620 y que se había desmayado tratando de salvar a su mujer. Toda una historia para no creer y considerar que estaba loco, pero lo veía hablando con tanta verdad que en esos terrenos si era posible que fuera creíble. Solo que ella le podría creer, pero las demás personas no y empezarían a experimentar con él perdiéndose y siendo utilizado en esas investigaciones de la mente y la locura. No podía dejar que eso le sucediera. — No puedo negar que cuesta mucho creer lo que está sucediendo, tengo que ser sincera. Estos hechos parecen irreales y lamentablemente si llega diciendo aquello a todo el mundo lo consideraran un loco. Es mejor que se mantenga reservado y actué como un hombre de 1920 por muy extranjero que sea. Cuesta creerlo, pero confío que no me está mintiendo y que realmente tuvo que pasar por esto fantástico y difícil de procesar, imagino que en sus tiempos igual no lo hubiera creído. ¿O sí? — La chica no era especialista en esto, más que en las antigüedades sabía que algunos pueblos antiguos creían en la magia pero ahí allá que la gente volviera de otros siglos o años era imposible. Lo más loco de todo es que si que había sucedido y no había explicaciones incluso para que los mejores especialistas pudieran explicarlo. Sinceramente estaba aterrada solo que debía mantener la calma.

    Sí.. sí... luego te mostraré libros de historia para que comprendas un poco mejor solo que siento que no hay tiempo. Tendrás que hacerte pasar por un colega mío o alguien de mi equipo. ¿Habrá forma de que vuelvas? — Todo indicaba que la respuesta estaba en el Medallón. Claramente en estos terrenos donde vino sucedían muchos sucesos extraños y Benedict era el ejemplo de ello junto a ese medallón que consideraba mágico. ¿Y el tesoro? ¿Estaría escondido en otro lugar? Sí... era probable que sí y que no estaba muy lejos. Sería otra locura porque el dueño de estos terrenos querría gran parte del porcentaje, a ella no le interesaba por mucho que fuera quién lo descubrió ni nada parecido, lo que sí que quería era quedarse con el medallón para investigarlo y saber más de su historia. Por eso le preguntó que sabía de estos territorios porque viniendo de otros tiempos sería más sencillo para entender. —Oh... entonces si resultó una historia real porque por lo que me cuenta usted ha vuelto. Pero no entiendo porque su mujer no está aquí, lo más extraño que me ha confundido con ella... necesito tiempo para investigar un poco y procesar todo esto que ahora mismo cuesta entender. — Dijo la chica que poco a poco comenzaba a creer por mucho que considerará que con el tiempo se iba a volver loca.

    Eso sí... tendría que mantener a Benedict lejos de todo esto. No podía arriesgarlo más, era de otro tiempo, más del pasado y no entendía nada como estaba Estados Unidos ahora. Hablaba de nativos, no sabía lo que era un centro comercial, sería un pollito perdido no podía dejarlo así. La respuesta estaba en el medallón y por eso impulsiva fue a buscarlo, el problema es que perdió la consciencia y por cosas ilógicas aunque ya eran reales se despertó como Charlotte. El alma de Charlotte había reencarnado en Shirley por eso se parecían tanto.

    Charlotte estaba con poca energía que lentamente recuperaba al estar en los brazos de su prometido. Apenas podía emitir palabras, pero cuando pudo hacerlo ya que había escuchado todas las palabras de Benedict fue cuando volvió más en sí, y empezó a sollozar. — Yo... yo me estaba muriendo, amor. Lo único que me mantenía con vida era porque no podía dejarte, llegamos aquí y vi ese resplandor... que supongo que era el medallón y ya no recuerdo más. Todo se volvió oscuro por mucho tiempo hasta que... — Le comenzó a doler la cabeza. — Hasta que... me sentí como un bebé nuevamente... pero ya no era Charlotte. No entiendo nada.— No dejaba de mirarse su ropa pero si que era posible, si aquello existía esto se trataba de otra vida, solo que aquello si que la asustaba mucho. ya que antes solo era una mujer de un hogar y que llegará su prometido de la guerra y que se iban a casar muy pronto, era lo mejor que podía pasar. Solo que eso nunca ocurrió.

    Shirley — Terrenos  — con Benedict




    Los Misterios del amor 1f4ab

    Los Misterios del amor QOaKZ9S


    ✦ Shine like a star ✦:
    Shooting Star
    4921Mensajes :
    2024Honra :
    ActivoActividad :

    Los Misterios del amor Empty

    Unicorn
    Rising Sun
    Unicorn
    Link del mensaje
    Lun Sep 18, 2023 1:24 am

    1.El medallón y el desconocido


    — Así es, yo tampoco lo hubiera creído, ahora mismo me sigue costando creer donde estoy. Todo me parece tan irreal. Es un gran choque darme cuenta no solo que no eres Charlotte, sino que tampoco estoy en mi tiempo. No conozco nada de aquí… estoy solo. — Sentía un escalofrío recorrer su cuerpo de solo pensarlo, era la tristeza de su realidad.

    — Está bien, lo menos que necesito es que me traten de loco. — Decía negando, que luego lo mantuvieran encerrado en alguna institución hospitalaria y no volver a ver tan siquiera la luz del día sería un futuro a un peor. Aunque fuera poder ver el rostro de Shirley aun cuando no fuera su amada, le daba un poquito de reconforte así que haría tal como le decía. — Me va a tener que enseñar porque como soldado muy delicado no soy a la hora de trabajar con reliquias. — Advirtió, pero debía intentarlo por su propio bien. — Pero haré lo que sea, necesito tiempo para saber qué está pasando. — Añadió.

    Que su prometida no estuviera aquí, era una pregunta que también él se hacía y no lograba comprender el porqué. — Yo tampoco me lo explico. Quizás no resistió, quizás sus fuerzas no eran suficientes. No sabría decir si aun su corazón palpitaba o no. Ni se tenía que estar viva para que funcionara o si aun habiendo fallecido el medallón igual la traería de vuelta. Yo solo me concentré en usarlo y aferrarme a la esperanza de volverla a ver. Pero no paso. — Soltó un suspiro. — Quizás si aún quedan de esos nativos podrían aclarar mi duda. No lo sé. — comento, podía ser una posibilidad o de lo contrario tendría que pasar por el camino difícil y averiguarlo por cuenta propia sin importar cuanto tardara en hacerlo.

    Todo parecía un callejón sin salida a las preguntas de Benedict hasta que Shirley volvió activar el medallón haciendo que despertara como Charlotte. — Yo recuerdo que te desvaneciste en mis brazos. Te tenía así, así como te tengo ahora. Sentí tanta impotencia y luego me desmaye. Pero aun así sentía tu voz que decía que nos volveríamos a encontrar. Por eso sentí como mi corazón se partía en dos pensando que ahora sí te había perdido. — ahora se daba cuenta de que el medallón había desbloqueado los recuerdos de la vida pasada de Shirley cuando menciono despertar como un bebé. Eran la misma persona. Cosa que le dio un poco de alivio, pues no quería sentirse egoísta de alegrarse de tener a Charlotte con él y que Shirley desapareciera.

    — Amor… creo que lo que viviste fue una reencarnación. Volviste a nacer años más tarde, y creo que el que te volvieras arqueóloga como Shirley y trabajaras justamente aquí, no es coincidencia. — Decía acariciando su mejilla. — ¿No recuerdas nada de lo que viviste aquí? — pregunto un poco confundido. — Aunque no te esfuerces, no quiero que todo esto te haga mal. — le dijo viéndole con una dulce sonrisa. No podía evitarlo más, aunque fue corto y suave, beso sus labios para luego abrazarla más fuerte contra su pecho. — Necesitamos igual ver cómo salir de este lugar. — murmuro mientras observaba la caverna.

    Benedict — Terrenos — con Shirley



    Los Misterios del amor EWiSWvR

    Los Misterios del amor CCYnD3n

    Precious Like the Sun:
    Rising Sun
    2633Mensajes :
    1404Honra :
    ActivoActividad :

    Los Misterios del amor Empty

    Light Guardian
    Shooting Star
    Light Guardian
    Link del mensaje
    Sáb Sep 23, 2023 6:34 am

    1.El medallón y el desconocido

    La arqueóloga se daba cuenta que no estaba mintiendo, al igual que ella estaba aterrado y muy confundido que empezó a creer en sus palabras.— No, no estás solo me tienes a mi. No dejaré que nada malo te suceda — Prometió. Simplemente no era una persona que dejaría a una persona en desesperación y con esa problemática a su suerte. Todo era de los libros que solía leer cuando era más adolescente pero parecía que esto era real. — No tienes que aprender nada tranquilo, mientras te mantengas a mi lado solo tienes que fingir que eres mi ayudante, es que sea como sea hay que buscar respuestas. — Informó Shirley mientras miraba sus manos que estaban rojas por la presión que le hicieron esas vendas, todo era tan mágico e irreal que hasta creía que en algún momento desaparecía.

    Que le contara lo que había pasado fue bastante bueno, sentía que las respuestas serían reveladas por los descendientes de los nativos. Ya con todo ya podía hasta imaginar todo. ¿Quién sabía si se trataba de un pueblo nativo mágico y que aún existían? Daba igual. Tenían que encontrar respuestas y saber que tanto traía el medallón y donde el tesoro estaba escondido. — Tendremos que hablar con sus descendientes o con ellos mismos, ya ni sé lo que digo... pero seguro obtendremos más respuestas — Comentó la chica. — Porque de aquí se dice que no tan solo había una tumba sino que también tesoros quizás si este escondido en alguna parte. ¿Vio algún otro tesoro u objetos valiosos cuando entro aquí? — Cuestionó. No perdía nada con preguntar. Obtuvo la respuesta pero luego se le ocurrió precipitadamente sin pensar en realidad, a buscar el medallón y ocurrió lo siguiente.

    Charlotte había despertado en su cuerpo y ahora interactuaba con Benedict. La inglesa se sentía muy débil y vulnerable, adolorida aunque si tenía respuestas en su cabeza, de hecho, sabía más que la propia Shirley, su prometido tenía razón por mucho que costara creerlo, había reencarnado y por el medallón ella sabía que aquello había pasado. No recordaba si había tenido más vidas solo esta, donde su cuerpo era muy parecido al que tenía antes, así que esto era obra de la magia del medallón. — Yo también... me alegra volver a verte. Pero veo que ya no soy Charlotte sino que ella. No es mi propia vida. No recuerdo mucho... ahora me siento muy débil —Quizás cuando despertara de nuevo como Charlotte iba a poder recordar más. No se sentía ella y eso la frustraba. Acarició como pudo la mejilla de su novio mirándolo con cariño, todos esos planes que tenían se habían ido al vacío. — Me siento muy débil para caminar... necesito dormir, Benedict. Creo... creo que estaré bien... pero necesito descansar, amor mío. — Charlotte como tan solo era un alma o lo que fuera no podía estar mucho en el mundo exterior, a menos que la propia Shirley se lo permitiera y fueran ambas en ese cuerpo. No sabía nada por ahora, ella también buscaba respuestas — Yo... siento que no hay que acercarse mucho al medallón aunque si hay que mantenerlo cerca, para que no caiga.. en malas manos. — Se sentía tan cansada que a veces se dormía y despertaba por la insistencia de Benedict, ella luchaba para mantenerse despierta tal como había ocurrido hace muchos años atrás.


    Shirley — Terrenos  — con Benedict




    Los Misterios del amor 1f4ab

    Los Misterios del amor QOaKZ9S


    ✦ Shine like a star ✦:
    Shooting Star
    4921Mensajes :
    2024Honra :
    ActivoActividad :

    Los Misterios del amor Empty

    Unicorn
    Rising Sun
    Unicorn
    Link del mensaje
    Lun Sep 25, 2023 1:20 am

    1.El medallón y el desconocido


    Quizás la arqueóloga no era Charlotte, pero se veía confiable, o quizás solo era su corazón que quería confiar en ella. No lo sabía, pero no tenía tampoco muchas opciones. Debía de hacer lo que la chica le pidiera para ver sí, así lograban encontrar alguna respuesta a todo este misterio, pues era claro que ambos estaban muy confundidos y no lograban concebir bien qué había ocurrido en aquel lugar.

    — Confiaré en usted, haré lo que me pida así sea solo fingir si eso de alguna forma ayuda a que podamos descubrir este enigma. — aún quedaba algo de ilusión en su corazón de que no todo estaba perdido. Solo necesitaba encontrar el camino correcto. ¿Pero el camino correcto a qué? Esa era la pregunta.

    — Podemos intentarlo, aunque quizás no sea buena idea comentar que el medallón lo encontramos. No sé cómo lo tomarían. — Los nativos eran parte crucial en este enigma, pues las leyendas provenían de ellos. Ahora bien, el asunto estaba en sí, estarían dispuestos a cooperar. ¿Por qué les dirían la verdad? Ellos eran unos forasteros que bastante daño les habían hecho. Shirley no por supuesto, pero Ben como soldado sí aun cuando no fuera con intención. Si llegaban a saber que el chico llego a encontrar el medallón y peor aún, activarlo. ¿Cómo se lo tomarían? — Le seré sincero, sé que había más joyas, monedas y piedras preciosas. Pero no les preste atención. Me urgía encontrar el medallón para salvarla. — confeso el castaño.

    La conversación no pudo seguir, ya que el chico se topó con que ahora Shirley era Charlotte. No comprendía como todo esto funcionaba, pero no podía evitar sentir emoción en su corazón. Era una mezcla de alegría y tristeza al mismo tiempo. No sabía qué esperar de todo esto. Solo no podía evitar contemplarla con mirada de amor. — Pero… entonces. No te voy a volver a ver. — Sintió como se le estrujaba el corazón, el pecho. ¿Por qué estaba pasando aquello nuevamente? Era tan triste.

    — Amor… amor… no me dejes… — dijo casi en un murmullo para él mismo, apenas inaudible. — Sí, lo mantendrá seguro. Descifraré esto, lo prometo. — Insistió mientras apretaba su mano. Respiro hondo, sabía que no podía pedir que se quedara cuando se veía que estaba batallando por permanecer con él. — Duerme mi amor… solo no te olvides de mí… — le suplico besando su frente. Sentía una sensación de déjà vu, pues parecía una réplica de aquello ocurrido hacía siglos atrás. Solo que esta vez el cuerpo de la chica aún permanecía entre sus brazos, no se había desvanecido.

    ¿Despertaría como Shirley? Esperaba que al menos si lo hiciera necesitaba de su ayuda. Aún le quedaba la duda de si realmente era solo una o dos personas… o si simplemente los recuerdos se dividieron en presente y pasado. Tenía muchas preguntas, pocas repuestas. Sentía que su pecho estallaría. No pudo evitar permitirse llorar, pero no podía quedarse allí. Necesitaba moverse, necesitaba respuestas. Por lo que aun con los ojos enrojecidos comenzó a llamar a la chica. — Señorita Shirley… señorita Shirley. — Decía en un tono suave sin levantar mucho la voz para no asustarla.

    Benedict — Terrenos — con Shirley



    Los Misterios del amor EWiSWvR

    Los Misterios del amor CCYnD3n

    Precious Like the Sun:
    Rising Sun
    2633Mensajes :
    1404Honra :
    ActivoActividad :

    Los Misterios del amor Empty

    Light Guardian
    Shooting Star
    Light Guardian
    Link del mensaje
    Lun Sep 25, 2023 5:12 pm

    1.El medallón y el desconocido

    No sabía que pensar, pero solo quedaba confiar en él y salvarlo de que comenzarán a investigarlo y privarlo de su libertad. Eran exactas sus palabras, no había que hablar bajo ninguna circunstancia del medallón porque era uno muy extraño y mágico. La chica puso la mano en su hombro como muestra de apoyo, es que cada momento más se daba cuenta y por una rara razón como le parecía familiar lo mejor era no dejarlo sola y confiar en él. — No diremos nada al respecto, nos considerarían locos — Se mantuvo así para que se tranquilizara un poco y a la vez, también ocurriera aquello con ella y sacó el tema del tesoro. No tenía ninguna sospecha, pero sí que le pareció demasiado raro que no estuviera quizás el mismo medallón lo hizo desaparecer, podía ser posible que también alguien habría llegado antes y sacar el tesoro, es que hace mucho tiempo que estaba escondido allí y por las fechas que venía Benedict ya estaba así que algo ocurría. Lo peor es que no podía venir aquí seguido porque los grupos comenzarían a sospechar y ya no sería una zona libre para empezar a ver. Igual ella no estaba interesada en el tesoro ahora mismo tenía dudas y quería encontrar respuestas más importantes de ese dichoso medallón.

    Ya como Charlotte su cuerpo se sentía muy débil, dado que su alma era de otra persona aunque por cosas lógicas ya ahora era Shirley, recordaba su otra vida e imaginaba que era solo por la magia del medallón. Estar en los brazos de su amado para Charlotte había sido un reconforte solo que asumía que ya no era la misma chica de antes, no podía serlo dado que aunque pareciera tonto como que sus almas estaban mezcladas, estaban en otro año, había pasado pero muchísimo tiempo. Sus vidas habían cambiado rotundamente y el chico iba a tener que cambiar y aprender a adaptarse a las nueva actualización de la civilización. Al menos esperaba que no hubieran guerras. Lo había pasado muy mal en espera que llegará con vida. — No sé... para mi estamos malditos y sigo en el cuerpo de Shirley. Tienen que buscar respuestas, no rocen con su piel desnuda el medallón quizás se tienen que cubrir las manos y guardarlo en una clase de cofre. Es peligroso, pero necesitan buscar una solución para esto... quizás así podamos volver a nuestra vida. —Señaló la chica que de igual modo estaba divagando no era la que tenía las respuestas y tan solo eran suposiciones, se sentía demasiado débil para ser coherente.

    Fueron las palabras de su amado que hicieron que cerrara sus ojos y así sintiera esa calidez de estar abrazada y protegida. Solo asintió a lo que decía y muy pronto se quedo dormida. Todo oscuro. Muy pronto o quizás el tiempo no se mediría igual, la arqueóloga comenzó a escuchar la voz de alguien que intentaba despertarla. Lentamente abrió los ojos, mencionaba su nombre y parpadeo, empezó a recordar lo que había pasado antes de caer desmayada, al recordarlo empezó a buscar el medallón. — ¿Qué me paso? Me duele mucho la cabeza, Benedict... ¿Por qué luces tan triste? Mmm.. hay que salir de aquí, aunque antes tengo que buscarte una muda de ropa, no pueden verte así — Y trató de pensar como hacerlo. Por ahora no quería acercarse por ningún motivo a ese medallón.


    Shirley — Terrenos  — con Benedict




    Los Misterios del amor 1f4ab

    Los Misterios del amor QOaKZ9S


    ✦ Shine like a star ✦:
    Shooting Star
    4921Mensajes :
    2024Honra :
    ActivoActividad :

    Los Misterios del amor Empty

    Unicorn
    Rising Sun
    Unicorn
    Link del mensaje
    Jue Sep 28, 2023 2:37 am

    1.El medallón y el desconocido


    Lo primero que tenía que tener claro Benedict era que si se ponía hablar de estas cosas frente a la gente, pensarían que estaba loco, y estar loco no era nunca algo bueno. No sabía cómo los tratarían en estos nuevos tiempos, pero definitivamente a los locos del 1620 no eran bien vistos, eran marginados y eso era en estos momentos lo último que necesitaba. Por las palabras de Shirley, en 1920 no parecía que fuera la excepción. Así que lo mejor era evitar que descubrieran en que andaban. Más no podían de dejar de buscar pistas, eso sí que no. El chico confiaría en la arqueóloga, era la que conocía el lugar, al menos el lugar como era en la actualidad. Podría estar aún en las mismas tierras, más de seguro habían cambiado demasiado. Solo bastaba con oír que construían eso, llamado Centro Comercial. Aún seguía sin comprender cuál era la utilidad de aquello. De todos modos daba igual, pues ahora lo que le importaba era dar con una respuesta a lo que estaba pasando y saber qué esperar de la vida ahora en adelante.

    El haber podido tener ahí con él a Charlotte, aunque fuera por unos momentos, había sido algo agridulce. Por un lado, había podido escucharla nuevamente, expresarle lo que sintió y por otro era como pasar por el mismo golpe dos veces. Pues sabía que pronto tendría que volver a dejarla ir, lo cual era doloroso. Solo que a pesar de todo había una pequeña luz al final del túnel o eso esperaba. — Sí, eso teníamos pensado hacer. Es necesario saber qué está pasando, que será de ti… incluso que será de mí. — murmuro el muchacho. —Quizás por ahora baste con envolverlo con un trozo de tela, tal vez aún se usen los guantes, aunque sea solo para tiempos de frío, así que si luego aparece alguno sería más fácil manipularlo sin entrar en contacto directo con el medallón. — De todos modos, era mejor que también lo mantuvieran fuera de la vista de los extraños. Nunca sé sabía que intenciones podría tener en manos equivocadas. — Yo espero que al final resulte todo bien… que en vez de una maldición resulte una bendición… teníamos tantas ilusiones. — murmuraba mientras acariciaba su cabello.

    Sabía que no todo estaba perdido, pero no dejaba de ser un momento triste para él. Se sentía como un pez fuera del agua. Era por eso que cuando Shirley despertó pudo notar ese semblante triste en su rostro. — Bueno, además de desmayarte… aunque parezca algo loco, más de lo que ya es todo esto. Hable con ella, hable con Charlotte, o sea eras tú, pero era Charlotte en realidad la que hablaba. Me advirtió que no tocáramos el medallón con nuestra piel hasta no descubrir lo que ocurre con él. — le contaba el chico. — Dejarla ir una vez más es lo que me pone triste, igual no quiero ser egoísta. Así que solo queda descifrar todo esto. — le confesó el ahora exsoldado británico.

    — ¿Estás bien como para ponerte en pie? ¿Quiere que la ayude? —  pregunto preocupado. — ¿Realmente será posible encontrar ropa aquí? —  No se le ocurría nada, lo más que podía hacer tal vez era quitarse la parte de arriba y decir que algo paso, que se le rompió o se le incendió con la antorcha, aunque lo tacharán de torpe. Pero eso sería un poco vergonzoso estar en esas fachas delante de Shirley, pues una vocecita constante le recordaba que no era Charlotte. Quizás ella tendría alguna idea.

    Benedict — Terrenos — con Shirley



    Los Misterios del amor EWiSWvR

    Los Misterios del amor CCYnD3n

    Precious Like the Sun:
    Rising Sun
    2633Mensajes :
    1404Honra :
    ActivoActividad :

    Los Misterios del amor Empty

    Light Guardian
    Shooting Star
    Light Guardian
    Link del mensaje
    Lun Oct 02, 2023 6:51 am

    1.El medallón y el desconocido

    Shirley cuando volvió en sí no tenía idea que había pasado solo que fue en busca del medallón y ya luego nada. Se sentía mareada y con un dolor de cabeza horrendo pero que de a poco se iba apaciguando, recordaba por supuesto a Benedict el soldado que había llegado del pasado y todo lo inimaginable y fantasioso que le contaba que parecía ser real, de esos sucesos que no tienen explicación.

    La castaña de ojos verdes soltó un suspiro porque era imposible dejar un medallón mágico ahí dado que podrían hacer con este y lo que podría ocurrir, además que quería analizarlo, investigar más de este y ella había sido quién lo había encontrado junto a Benedict, no estaba segura si era del todo correcto, pero sentía el impulso de tener que llevárselo, averiguar de los pueblos de hace años, aquel tesoro que seguro seguía escondido en alguna parte de la cueva que no le importaba solo que ya con el tiempo dejaría claro que ahí no podía construirse el centro comercial dado que era un lugar maldito.

    La chica asintió. Sacó unos guantes que se colocó de su bolso y una tela que calzaba perfecto en aquel objeto. Sintió miedo al tocarlo y tuvo suerte cuando lo hizo no paso nada,  era el contacto directo con la piel. — Tenía razón... entonces... ¿Vive dentro de mi? No entiendo... es como si su alma fuera la misma o esta conectada, no comprendo. Quizás a veces tengamos que contactarla... porque algo me dice que sabe al respecto y me conoce mucho más a mi que yo a ella. Ay... me siento tan loca, pero mi corazón me dice que todo es cierto y este día... quizás ya estaba destinado para que comprendiera.... comprendiéramos — Se corrigió porque en ese momento eran tres, ya sentía a Charlotte como parte de ella — más la situación, hay que averiguarlo porque no podemos quedarnos como ignorantes, algo paso y de algún quizás hasta haya una forma que ustedes estén juntos. Claro... no sería bueno si ella murió en esos años... todo era distinto... así que ni siquiera sé que es lo mejor— Guardo y afirmo el medallón con un cordón para que no se escapara de esa tela, ya estaba pensando cualquier cosa y tomó las manos de Benedict que seguro que ese instante igual fue doloroso. — ¿Qué impresión te dio cuando la viste? ¿Sentiste que era ella? ¿Qué te dijo aparte de eso? — Shirley de por si era muy curiosa tanto por su personalidad y trabajo, le gustaba saber detalles, comprender todo para sacar teorías y suposiciones, ahora mismo lo único que deseaba era averiguar sobre ese maldito medallón porque no creía que estaba haciendo algo bueno, de alguna manera tenía el presentimiento que se debía destruir. Solo que no lo haría hasta saber que hacer. —En parte igual soy ella solo que en otro tiempo, no? Espero que seamos amigos — Trató de animarlo para que se sintiera mejor, debía conseguir esa muda de ropa para que nadie sospechará, y tenía que hacerlo rápido ya que no quería exponerlo, todos lo conocerían como su asistente.


    Estoy bien, no se preocupe. —Murmuró con dulzura mientras se levantaba y comenzaba a limpiarse el pantalón que traía, que ahí era mejor usar pantalones que el rutinario vestido más femenino. —Iré por la ropa, prometo no demorarme... tu trata de mantenerte aquí y escondido, no demoraré más que algunos minutos que debo ir a buscar la ropa. Confíe en mi, no lo abandonaré. —Le prometió incluso dejándole su mochila para que confiará ya en el lugar que se quedaba que era una tranquila habitación cercana a los terrenos de la cueva y donde aún no habían empezado a construir, tuvo la suerte que no le preguntaron por su expresión asumieron que no había pasado nada ya que se mostró muy tranquila a pesar de todos sus nervios, fue a buscar ropa en una de las tiendas, la guardo en otra mochila declarando que un amigo había llegado por la mañana y ya se habían puesto a investigar y fue nuevamente hacia la cueva, al menos creyó que algunos que eran más despreocupados confiaron en ella, por el momento ella tenía acceso para entrar ahí, correspondía por su horario, no obstante, allí habían otros arqueólogos que si querían saber a toda costa que sucedía, unos vendidos para conseguir dinero u otros que el caso tanto como ella  verdaderamente le fascinaba.

    Estaba tan apurada que no demoró mucho en encargarse de todo y volver a la cueva donde Benedict la estaba esperaba. Se sentía una loca pero algo le decía que debía confiar en él y protegerlo. — Listo,  cámbiese y después de eso eres Benedict Williams, mi asistente que llegaste en la mañana,  miramos la cueva, no encontramos nada... tú solo sigue lo que iré informando. ¿De acuerdo? — Le paso la muda de ropa y se fue a caminar hacia a otro lado con el bolso real donde tenía el medallón. Soltó un suspiro, aquel día había sido uno de los más extraños y alocados de su vida, solo que ahora se sentía más ella.

    Shirley — Terrenos  — con Benedict




    Los Misterios del amor 1f4ab

    Los Misterios del amor QOaKZ9S


    ✦ Shine like a star ✦:
    Shooting Star
    4921Mensajes :
    2024Honra :
    ActivoActividad :

    Los Misterios del amor Empty

    Unicorn
    Rising Sun
    Unicorn
    Link del mensaje
    Miér Oct 25, 2023 12:11 am

    1.El medallón y el desconocido

    Se encontraba en una época que no era la suya y que al parecer tendría que buscar la manera de entenderla y adaptarse. Pues era la única forma de estar con su amada Aunque se preguntaba de si en algún momento la arqueóloga podrías recordar por sí misma cosas de esa vida pasada.

    — La comprendo, yo igual me siento como un loco, pero no lo estamos. Esto es real. — sentía ganas de volver abrazarla, decirle que todo estaría bien y que lo descubrían juntos. Pero no se atrevía, pues aún como Shirley, él seguía siendo un desconocido. ¿Lo llegaría a recordar? — Sí, quiero tener más idea de lo que está ocurriendo. Tampoco quiero ser egoísta y arruinar su vida. — trago saliva y le miró fijamente a los ojos. Es que incluso el cuándo la miraba se le hacía difícil verla como alguien más. — Buscaremos la forma que sea mejor para todos. — Murmuró acercando su mano a la ajena y aportándole suavemente a modo apoyo mutuo.

    — Se veía débil, como si luchará para permanecer aquí. Me dijo que cuando sentía morir vio un resplandor y luego se vio como una bebé, pero ya no era ella. — Le contaba el moreno tratando de recordar cada palabra que Charlotte le había dicho. — Es lo que siento, que posiblemente eres ella, pero al haber renacido aún está todas las memorias dispersas mezcladas con la de la nueva vida. Supongo. — comento el soldado. — Estoy seguro de que no será difícil ganarme su amistad, al menos eso espero. — sonrió, recordaba cuando se conocieron se había confirmado con una amistad hasta que ya no pudo más y se le había declarado. Habían sido tantos sueños inconclusos. ¿Acaso sería capaz de volverla a conquistar en esta nueva vida? Muchas preguntas aún rondaban su mente.

    — Está bien, no me moveré de aquí. — aseguro mientras intentaba también sacudirse un poco el polvo, aunque era en vano después de tanto tiempo. Un baño era lo que probablemente necesitaba. Había dado varias vueltas por la cueva, en lo que esperaba notando que había más cosas de las que recordaba. Estaba sumergido en sus propios pensamientos cuando escucho nuevamente la voz de la arqueóloga.  No lo había abandonado, había cumplido su palabra. — Volvió. —Murmuró con una sonrisa. — Entiendo, le seguiré el juego. Soy bueno para seguir instrucciones. — aseguro. No por nada era, o mejor dicho, fue soldado.

    Tomo la ropa y se fue a un rincón donde se desvistió para así colocarse aquella ropa de moda extraña. No estaba acostumbrado y se sentía raro. Pronto salió a su encuentro. — ¿Qué tal? ¿Me veo convincente? Puedo culpar a haberme caído en un agujero el sucio… qué vergüenza. Pero supongo que es porque fue hace mucho tiempo. — admitió Ben. — Bueno… a ver que me espera allí afuera. — añadió soltando un suspiro y esperando las indicaciones de la chica. Un mundo totalmente nuevo le esperaba. ¿Cómo iba a sobrellevar el cambio? Era lo que estaría por descubrir.

    Benedict — Terrenos — con Shirley



    Los Misterios del amor EWiSWvR

    Los Misterios del amor CCYnD3n

    Precious Like the Sun:
    Rising Sun
    2633Mensajes :
    1404Honra :
    ActivoActividad :

    Los Misterios del amor Empty

    Light Guardian
    Shooting Star
    Light Guardian
    Link del mensaje
    Miér Nov 08, 2023 1:51 am

    1.El medallón y el desconocido

    Le creía porque no se veía como un mentiroso, prefería creer por su misma confusión, su expresión triste al mirarla y que dijera que como que había reencarnado como su prometida, o al menos se parecían mucho si esto era real si que era demasiado frustrante y penoso pues por mucho que su chica vivía adentro ella se sentía como otra persona; era Shirley, la arqueóloga que luchaba por ser mejor y que ahora estaba investigando este lugar y en búsqueda de aquel tesoro que debía estar en alguna parte de la cueva y que incluso pudo ser vulnerada desde mucho antes que empezará la construcción.

    Aún se sentía algo débil por perder la consciencia así que se dio el tiempo para charlar con él, no le gustaba esa sensación de verlo triste. — Yo prefiero creer que es real. — Exclamó la pelinegra de ojos verdes soltando un suspiro. — No podemos quedar ignorando todo el asunto, algo muy raro ocurre aquí y el medallón es el objeto responsable de esto. Aún estoy preocupada por el tesoro. ¿Y sí lo robaron? — Cuestionó, aunque no dejo que respondiera porque muy seguramente no sabía. ¿Cómo iba a saberlo si venía de otra época?

    Sintió tristeza por lo que contaba y lo que su mujer había dicho que definitivamente que parte de su alma estaba dentro de ella pero que ahora como que estaban conectadas porque sí o sí eran diferentes vidas. — No entiendo mucho de aquello, pero yo me siento otra persona quizás la misma vida hizo que yo no fuera la misma y esos recuerdos de "mi vida pasada" se desvanecieron. —Trató de explicar de la manera más coherente porque si que necesitaba investigar sobre esto de la reencarnación, saber que era lo que hacía el medallón para recién entenderlo, sin duda, ella creía que era este objeto era el más valioso de la cueva.  Tomó sus manos. — Estoy segura que con el tiempo llegaremos a ser muy buenos amigos. — Claro que podía entender que él la viera de otra manera pero no podía prometerle amor si apenas lo conocía y más si no era de estos años, quizás hasta luego volvía a su tiempo.

    Había prometido que iba a volver porque tenía que buscar una muda de ropa y después decir que un asistente había venido desde Inglaterra a ayudarla por lo que el pobre Benedict iba a tener que fingir que lo era para que no supieran que era de otra época o sino, habría gente que iba a querer investigarlo y seguro hasta lo encerrarían en un hospital mental. — Gracias, por el momento es la única manera y será la forma que empezaremos a buscar respuestas. Solo actue como si fuera extranjero que es su primer trabajo y que nunca había venido a Estados Unidos. — Siseó la chica que seguro iba a tener que entrenarlo bien sobre lo que consistía todo en el tema de la construcción del centro comercial y lo que buscaban. Pues era un hecho que de a poco a poco empezarían encontrar respuestas concisas.

    Cuando se vistió ella sonrió porque se veía bastante bien. — Siempre puede decir que está sucio porque estaba haciendo un agujero o trataba de buscar una joya entre las piedras. Yo también lo estoy... aunque es usted quién va a necesitar un baño de horas. — Terminó por sonreír, y luego le tomó la mano porque lo notaba nervioso. ¿Y cómo no? Estaba en otra época y todo sería demasiado nuevo para él.

    Ahora esperaba que todo saliera bien. Ese lugar era peligroso para la construcción tenía muchos misterios y si había una clase de magia blanca o oscura como podrían decir quienes creían es esto iba a ser imposible que el centro comercial terminara construido.

    Fin del Capítulo 1

    Shirley — Terrenos  — con Benedict




    Los Misterios del amor 1f4ab

    Los Misterios del amor QOaKZ9S


    ✦ Shine like a star ✦:
    Shooting Star
    4921Mensajes :
    2024Honra :
    ActivoActividad :

    Los Misterios del amor Empty

    Unicorn
    Rising Sun
    Unicorn
    Link del mensaje
    Mar Nov 21, 2023 1:53 am

    2. Bienvenido a 1920

    Su vida de por sí ya había sido difícil antes, pero ahora aún más. Se encontraba en una época completamente ajena a la suya, solo, sin conocer a nadie. Solo tenía Sherlyn quien a su vez tenía una conexión con Charlotte, cosa que tampoco hacía el asunto más sencillo. Él intentaba de mantener la compostura, de no dejar que sus sentimientos lo traicionaran, pues, aunque no quisiera, inevitablemente a sus ojos la veía como la misma persona, aun cuando no pudieran confirmar eso.

    De todos modos, la muchacha se veía abierta ayudar y descubrir junto con él aquel misterio del medallón. Sin embargo, para eso Benedict necesitaba primero caer en tiempo, conocer lo que podía y no podía hacer para así no dar la impresión de estar loco. Sería lo peor que pudiera ocurrirle, pues podían terminar metiéndolo en algún hospital siquiátrico sin contemplación alguna. Además de que necesitaba un baño de pies a cabeza y ahora sí un atuendo acorde con la época en la que se encontraba.

    El chico no dejaba de sentirse extraño solo con la ropa que había utilizado para salir de aquella tumba, y eso que solo llevaba atuendo de trabajador. Si viera las piezas elegantes y lujos que se daban en la moda de los años 20 quedaría con el ojo cuadrado. Comprendía que debían ser discretos al llegar, no se veía bien que lo vieran entrar al hogar de una joven soltera solos. Según él había sido discretos, solo esperaba que la chica no tuviera de este tipo de vecinas… chismosas que anduvieran viendo por las ventanas.

    Al llegar al lugar se había quedado sin palabras. Todo afuera de aquella tumba era tan diferente a como lo recordaba. Ahora había más edificios que antes, y muy pocos eran en madera. Además, que todo era diferente en las calles, ya nadie andaba en caballos o carruajes. — ¿Que eran esas cosas de metal con ruedas que sirven de carruajes? Nunca había visto un carruaje que se moviera sin caballos. — comento el muchacho luego de entrar a la casa.

    — Lo siento si comienzo a preguntar mucho. Todo es tan… diferente. Aun así, bonito lugar. — murmuro mientras observaba aquella sala. Cuanto hubiera deseado poderle dar un hogar, aunque fuera la mitad de bonito a Charlotte.  

    Benedict — Terrenos — con Shirley



    Los Misterios del amor EWiSWvR

    Los Misterios del amor CCYnD3n

    Precious Like the Sun:
    Rising Sun
    2633Mensajes :
    1404Honra :
    ActivoActividad :

    Los Misterios del amor Empty

    Light Guardian
    Shooting Star
    Light Guardian
    Link del mensaje
    Sáb Dic 09, 2023 3:24 am

    2. Bienvenido a 1920

    Había logrado zafarse y todos habían creído el cuento que Benedict era su asistente inglés. No hicieron más preguntas y por suerte, el chico se había mantenido callado.  Sin más, luego de terminar la jornada laboral, la chica solo había ido con él hacia el apartamento antiguo que se quedaba por la construcción del centro comercial, era inevitable no quedarse mirandolo y como este observaba con susto y fascinación cuan distinto era ahora la ciudad, sin más, era obediente, tomaron un taxi, dado que no tenía su propio auto y dejo que mirara por la ventana como era la ciudad y demás, seguro que en casa llegarían las preguntas, donde ella solo tenía que ser paciente y responder, tendría que tomar un libro de historia de como eran en sus tiempos pero era un hecho que todo era totalmente diferente, el mundo se actualizaba cada día por todos los inventos que habían y que incluso mejoraban.

    Cuando llegaron a su hogar solo dijo.— Bienvenido, por ahora este será tu hogar pero espero que con el transcurso pueda conseguir un cuarto para usted, que no es muy bien visto que un hombre y una mujer estén juntos en una a menos que no estén casados, pude haber dicho que era mi primo. — Detalles. Por ahora si por cuestión de trabajo solo debían aceptar que estaban juntos y seguro que más adelante al contemplar ese detalle lo llevarían a un dormitorio de al lado o sino, tendría que hacerlo por su propia cuenta. — Se mantuvo muy callado y gracias, porque si es una pregunta que daría que hablar. Se trata de un auto, lo que tomamos es un taxi y sí... sé que antes habían carruajes, y que bueno... nunca me gusto como trataban a los caballos. — Comentó la chica, al menos ya gracias a los autos los pobres ya eran más libres, que antes si tenían que llevar muchas cargas e incluso eran maltratados.

    No se preocupe... supuse que preguntaría y aquí estoy para resolver sus preguntas. Solo que creo que primero debería tomarse un baño mientras cocino que seguro debe tener hambre, en la mesa puede preguntar más. ¿Está de acuerdo, Benedict? — Señaló con una sonrisa, sabía que era respetuoso y más si la veía como Charlotte así que ni sentía miedo que pudiera hacer algo, confiaba en él aunque apenas lo conociera desde hace unas horas.

     

    Shirley— Apartamento de Shirley— con Benedict




    Los Misterios del amor 1f4ab

    Los Misterios del amor QOaKZ9S


    ✦ Shine like a star ✦:
    Shooting Star
    4921Mensajes :
    2024Honra :
    ActivoActividad :

    Los Misterios del amor Empty

    Unicorn
    Rising Sun
    Unicorn
    Link del mensaje
    Mar Dic 19, 2023 1:38 am

    2. Bienvenido a 1920

    Todo lo que había pasado era demasiado extraño para él. Se sentía como un pez fuera del agua. Lo único que lograba reconfortarlo un poco era la presencia de Sherlyn que en cierto modo era como si Charlotte estuviera ahí con él. Tenía muchas interrogantes, pero estaba claro ahora mismo no resolvería la menos las que tenían que ver con el medallón y de como él había terminado en esta época. Pero sí podía tan siquiera comenzar a comprender la época en la que se encontraba. Preguntaría todo lo que fuera necesario. Aunque por el momento mientras llegaban a lugar donde la chica vivía era mejor mantener silencio, así no terminara por meter la pata.

    Comprendía a lo que se refería, en eso no se diferenciaba tanto de su época, aunque sí en el hecho de que ella viviera sola. Por lo general, una chica soltera solía vivir con sus padres o sus abuelos. Se preguntaba que habría sido de la familia de Charlotte, en aquel instante él se había olvidado de todos, solo pensó en ella. Pero por lo visto en ese instante en el que ocurrió el ataque solo estaba ella en la casa. — Lo comprendo, hubiera sido igual si estuviéramos en mi época. — le respondió el chico. Soltó un suspiro. “A menos que estuviéramos casados”. — Nos faltaba tan poco para casarnos… — murmuro al recordar ese detalle. ¿A ella no le vendría ningún tipo de recuerdo al respecto? Qué difícil era tenerla de frente y no poder actuar como quisiera.

    — Eso supuse, tengo muchas preguntas como esas, aunque pudieran parecer tontas. Pero algo me dijo mejor espera a que estemos a solas. — Admitió el moreno. — Bueno, entonces no estaba tan lejos de lo que era. Un nuevo transporte, interesante. — dijo curioso dando una hojeada rápida por una de las ventanas en dirección a la calle antes de devolver la atención a la chica.

    — Oh, sí, realmente lo necesito. Aun cuando para mí todo paso en cuestión de solo algunos minutos, mi cuerpo sabe que fueron siglos. — dijo haciendo un gesto de disgusto con la nariz al olerse. — Claro, iré por ese baño. ¿Por dónde queda? — pregunto algo desorientado. — ¿Me avisa cuando este la comida? —

    Benedict llego al baño topándose con una bañera muy lujosa a su parecer. Para sus tiempos quienes podían darse el lujo de una de porcelana eran los adinerados. El resto se bañaba en tinas de madera. Se despojó de sus ropas y se metió a la misma sintiendo una sensación de alivio al instante. No solo era el olor o el sucio. También había tenido todo el cuerpo entumecido. Sentía como si le hubieran caído a palos. Estaba tan cómodo que hasta creyó que podía echarse una siesta allí, y no es que lo hubiera intentado hacer a posta, pero a la que se le ocurrió relajarse cerrando un poco los ojos se perdió en sus propios pensamientos.

    Benedict — Terrenos — con Shirley



    Los Misterios del amor EWiSWvR

    Los Misterios del amor CCYnD3n

    Precious Like the Sun:
    Rising Sun
    2633Mensajes :
    1404Honra :
    ActivoActividad :

    Los Misterios del amor Empty

    Light Guardian
    Shooting Star
    Light Guardian
    Link del mensaje
    Miér Dic 20, 2023 5:48 am

    2. Bienvenido a 1920

    A Shirley le parecía una situación tan triste todo lo que había pasado con Benedict y Charlotte, su amor seguramente era puro y sincero, todo había sido destruido por obra de magia de un medallón que lógicamente estaba embrujado y tenía ese toque de sobrenatural. Ella ya ni sentía ganas de tocarlo, porque evidentemente quedaba muy débil y como sabía que Benedict decía la verdad al respecto que el alma de Charlotte vivía en ella hasta no estaba segura si debía empezar a investigar. Pero tenía que hacerlo, más que nada por él, seguramente encontrarían la respuesta y ambos podrían volver a su época, solo que si tenían que encontrar a alguien que tuviera conocimientos sobre el tema e imaginaba que eran personas que habían vivido cercanos a esos territorios, personas de alguna tribu o lo que fuera. Porque esto también se escapaba de sus conocimientos.

    Lo miró con tristeza cuando dijo que estaban a punto de casarse, era curiosa y quiso preguntar más de como se habían conocido y cuanto había durado ese compromiso, era evidente tendría que encontrar un lugar para Benedict y aún se lamentaba en no decir que era algún pariente lejano. Podría decirlo en el apartamento pero cualquiera que la conociera del trabajo ya iban a saber que eso era mentira, y la tratarían muy mal, se mancharía su reputación. — Mañana mismo empezaremos a buscar algún sitio, no estoy segura si aquí quedan apartamentos vacíos así que voy a preguntar. ¿De acuerdo? — Prefirió evitar el otro tema porque no quería que sintiera más pena y la verdad es que tampoco sabía que decirle.

    Pero para relajarse siempre un baño hacía muy bien. Por eso se lo propuso y sabía que tenía que ayudarlo para que comprendiera como funcionaba, así que con un gesto, asintió — Lo acompaño, no es muy difícil comprender como funciona... también tendremos que ir de compras para algo de ropa. Hay tanto por hacer. — Exclamó con una pequeña sonrisa mientras le indicaba donde estaba el baño.  Al menos ya sabía que esa ropa tendría varias posturas pero era un hecho que no iba a poder estar siempre con la misma. — Funciona de esta manera — Ella abrió la llave que incluía el agua caliente y el agua helada y cuando notó que había comprendido, sacó unas toallas que tenía en un mueble y se las dejo. — Su habitación está por allí — Le dijo para que observara y no se sintiera inseguro por donde ir. El apartamento no era muy grande pero si para una mujer que vivía sola lo era.

    Luego nos vemos, Benedict. Iré a preparar la cena y allí resolveré todas sus dudas, es una promesa.— Se despidió y eso hizo fue hacer cuando ya cerró la puerta del baño. Al llegar a la cocina, comenzó a picar las verduras,  pensando que le podría gustar y una buena sopa jamás fallaba. De hecho, ya todo se estaba cocinando cuando notó que demoraba  mucho más de lo prestablecido. ¿Se habría perdido? Fue hasta allí aunque no se atrevió a entrar por motivos lógicos, sin querer toco más fuerte de lo normal la puerta. — ¿Benedict? ¿Se encuentra bien? Ha demorado mucho y pensé que había ocurrido algo? ¡Benedict! — Alzó un poco más la voz al notar que no recibía respuesta inmediata.
     

    Shirley— Apartamento de Shirley— con Benedict




    Los Misterios del amor 1f4ab

    Los Misterios del amor QOaKZ9S


    ✦ Shine like a star ✦:
    Shooting Star
    4921Mensajes :
    2024Honra :
    ActivoActividad :

    Los Misterios del amor Empty

    Unicorn
    Rising Sun
    Unicorn
    Link del mensaje
    Mar Feb 20, 2024 12:14 am

    2. Bienvenido a 1920

    Este lugar era algo totalmente entre fascinarte y aterrador. Eso que Ben no era de ser cobarde, sino todo lo contrario. Era un chico valiente que había arriesgado todo por intentar traer a la vida a su amada. Todo por amor, todo porque sentía que había sido justo. Benedict sabía que la vida tenía un siclo. Más no podía aceptar que la vida de Charlotte hubiera sido arrebatada de aquella manera. Si eso estaba bien o mal, no lo sabía. Lo hecho, hecho estaba y le había pasado factura a él también al haber despertado años después de lo ocurrido. Muchos años después.

    Tener allí a Sherly le daba algo de esperanza. Como sí, Charlotte aún lo acompañara, cosa que en cierto modo era cierta. La mujer vivía en la otra, o era la otra chica, eso era uno de los misterios que debían resolver. Para suerte del moreno la chica no lo había tomado por loco y lo estaba ayudando. Ambos estaban igual de intrigados y confundidos, bueno, quizás Benedict un tanto más, pues no estaba en su época. — Está bien, solo necesito un lugar donde pernoctar. — él incluso estaba acostumbrado a dormir al aire libre.

    Aquel baño era necesario. Ben siguió a la chica y estuvo atento a sus indicaciones de como utilizar las llaves del paso del agua. Lo menos que deseaba era estropearle el lugar. — Oh, no recuerdo cuando fue la última vez que me hice con algo de ropa nueva… y no tiene que ver con eso de que despertara tantos años después. Más bien solía estar en el uniforme la mayor parte del tiempo. — comento el muchacho, y el resto de su ropa era apeas un par adicional. No era adinerado, pero era feliz, tenía lo necesario. — Creo que comprendí bastante bien como funciona. Espero no echar a perder nada. — aclaro.

    Benedicto asintió hacia las palabras de Sherly, era bueno saber que dormiría en una habitación y no en una cueva. Además de querer volver a probar el sabor de la comida. En medio de aquel baño el moreno se había relajado tanto que se quedó medio dormido. No del todo, pero sí había perdido la noción del tiempo. Todo hasta que escucho una voz llamarlo haciendo que se asustara. Aunque justo a tiempo porque se había comenzado a hundir poco a poco en el agua sin darse cuenta.

    —Ah, lo siento. — Decía volviéndose a sentar derecho en la bañera aún agua chorreándole por la cara, pues de la impresión había hecho un movimiento que hizo que se terminara sumergido. — Eh, estoy bien. Estoy bien. Solo creo que me quede un tanto dormido. Me relajé más de la cuenta. Descuide. — le aviso para que no se asustara. Esta era una señal para que ya saliera del cuarto de baño. Poco tiempo después, el chico se apareció en el comedor con un aspecto más fresco, limpio y vivo. — Ahora sí. Lamento que la asustara. Huele bien, vaya siento que extrañe la comida. Gracias. — comento dándole una pequeña sonrisa. — Te pregunto Sherlyn... de tu vida. Nunca sentiste nada raro hasta ahora. ¿Como que algo no cuadraba? ¿Tienes familia? — pregunto mientras se sentaba a la mesa.

    Benedict — Terrenos — con Shirley



    Los Misterios del amor EWiSWvR

    Los Misterios del amor CCYnD3n

    Precious Like the Sun:
    Rising Sun
    2633Mensajes :
    1404Honra :
    ActivoActividad :

    Los Misterios del amor Empty

    Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente