Tree Of Life :: SquadTramas Squad :: Desperate Romantics
Tree Of Life
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
2 participantes
Miér Dic 15, 2021 2:56 am por Mahariel
La perla del Caribe
¿Qué será de nuestro destino cuando alguien pise nuestro camino?
Las aguas están más agitadas que nunca al otro lado del Atlántico. Los imperios luchan por establecer su dominio sobre las américas y es feroz la competencia por conseguir traer a bordo los más exquisitos tesoros perdidos en un millar de islas y las más profundas selvas. El transporte de mercancías por mar está siendo saboteados por piratas y corsarios financiados por la Corona Británica. Los gobernadores encargados de gestionar la economía de las posesiones españolas en ultramar hacen un llamado a la península: necesitan ayuda para limpiar de escoria el mar.

Así es como ascienden a don Diego de Lara a almirante de la Real Armada Española. Es un hombre con una reputación intachable, conocido entre sus filas por su férrea disciplina y entre sus enemigos por ser un hombre de justicia. Lo trasladan a Cuba, a la perla del Caribe, y allí lo colman de comodidades para que olvide la espada de Damocles que pende sobre su gaznate desde el mismo instante en el que juró bandera.

No es él el único peninsular que llegará a La Habana en busca de una nueva vida. La familia de los Valverde, con tierras repartidas por el entero de la península, enviará a una joven muchachita llamada Luisa a la capital de los territorios españoles de ultramar. Comprometida con el almirante de nada más y nada menos que la Armada, confía su familia en que se irán apartando de ella esas locuras de la edad que una joven en su posición no debería ni mentar.

Ninguna de las partes desea casarse, claro. Sus destinos están entrelazados por el deber, pero nada más. Aunque Luisa crea que su familia la ha echado a los brazos de un zafio y anciano funcionario, la sorprenderá descubrir que ante ella se presenta todo un caballero de maravillosa presencia. Y aunque Diego crea que no le ha quedado más remedio que rendirse ante la idea de tomar por esposa a una mujer con la que no comparta más que un par de alianzas, quizá le agrade saber que tendrá a su lado a la más entregada estratega del imperio.
Personajes
Diego de Lara
Almirante | Nikolaj Coster-Waldau | Mahariel
Luisa Valverde
Doncella | Caitlin Stasey | Timelady
ORIGINAL | ÉPOCAS PASADAS | ONE ON ONE


tablilla:


You are the shoal upon which I have shipwrecked my life... and I would do it again if you asked.
Hye Ri codes
Mahariel
Mahariel
User - Nivel 2
Mahariel
Mahariel
774Mensajes :
55Reputación :
Miér Dic 15, 2021 8:38 am por Timelady
I. Didn't ask for this
and I will not settle.
But if I have to go through this
it will be my way.
Hacía apenas un mes que le habían dado la horrible noticia.
Un mes que habían dedicado enteramente a su equipaje, aunque ya empezaba a pensar que había pasado más tiempo en el mar que en casa.
Y lo odiaba bastante, la verdad.
Era un aburrimiento, ya había caminado por todos los lugares posibles de aquella prisión acuática que solo iba a llevarla a una prisión en tierra. El matrimonio... una jaula en la que mantenerla atada, solo por ser más curiosa de la cuenta y haber querido aprender más de los negocios de los nobles a través de aquel ujier tan apuesto. Ni siquiera había hecho nada, solo había insinuado un poco y ya se habían imaginado toda una historia de deshonra y traición que solventar desterrándola y comprometiéndola con un horrible anciano.

Quedarse en su camarote no era una opción, ya habían gastado todos los entretenimientos posibles. La cubierta era más entretenida, podía ver a los marineros trabajando y eso al menos le alegraba la vista a la muchacha, y a su dama. Pero el sol era algo asfixiante a determinadas horas y tampoco es que se pudiera hacer mucho más.
Y eso que había intentado que la dejaran participar de actividades como la pesca o la navegación, como mucho habían tolerado que observara, pero poco más. Y su dama había terminado cosiendo y remendando ropa para la mitad de la tripulación y el pasaje, a fin de intentar que ella la ayudase y así entretenerla, pero no era la tarea más animada tampoco.

Y así pasaron largas jornadas, hasta que un día de pronto el vigía lanzó una señal que no había escuchado antes y el capitán urgió a sus pasajeros a refugiarse en sus camarotes y mantenerse encerrados, especialmente las señoritas. Todo aquel ajetreo se resumía en una palabra ¡piratas! Era lo más emocionante que había pasado en el último mes, pero por seguridad debía mantenerse escondida y con la escolta de un marinero que, sinceramente, no parecía entender cómo manejar un arma.

Antes de bajar de la cubierta echó una última mirada al mar viendo cómo aquel barco se acercaba por el horizonte. Al menos podría vivir una aventura interesante antes de ser entregada a su muerte en vida... o quizá muriera antes de que ese infierno empezara.
Luisa | en el Atlántico | rumbo a su destino | con Diego


La perla del Caribe DTpeCbz
Nothing is true, everything is permitted
Timelady
Timelady
Medusa - Nivel 6
Timelady
Timelady
8675Mensajes :
584Reputación :
Miér Dic 15, 2021 3:04 pm por Mahariel
I. Didn't ask for this
But it is my duty and I Will carey on, no matter what.
Los días en el Caribe eran más largos que en la península, mas al almirante no le bastaban las horas de la jornada. La llegada a La Habana había sido algo accidentada. Apenas había tenido tiempo de disfrutar de las maravillas que le ofrecía la isla, todo su tiempo lo pasaba en altamar, comandando a sus naves para repeler los ataques a sus buques mercantes o estudiando junto a sus semejantes los planos y las estrategias para defender los territorios del imperio al que servían.

Aquella mañana amaneció con la preocupación de escoltar un navío procedente de Europa hasta las costas cubanas. Lo que menos le preocupaba era que se perdieran sus mercancías. Por más que a los estamentos nobiliarios les pesara, todo lo que cargaban en las bodegas solía ser reemplazable. Sin embargo, no sucedía así con las personas que iban a bordo de los barcos que transitaban el Atlántico. Al menos, no con las que eran verdaderamente importantes.

Varios miembros de distintas familias de alta cuna habían emprendido su viaje hacia el corazón del imperio español en el Caribe, y era responsabilidad del capitán de su armada asegurarse de que llegaban a su destino sin más que un leve mareo a causa del oleaje. Diego abrillantó su armadura, encomendó a la Virgen su causa y se hizo a la mar en busca de la nave que tenía que escoltar.

Las aguas estaban tranquilas y el sol a punto de alcanzar su cénit. El oleaje rompiéndose sobre la superficie marina tronaba contra la cubierta. Un cañonazo estalló en el horizonte, absorbiendo todo lo demás.

— Parece que hay alguien en problemas, almirante.

En problemas estarán ellos cuando lleguemos allí. En marcha.
Diego | Altamar | De día | Con Luisa


You are the shoal upon which I have shipwrecked my life... and I would do it again if you asked.
Hye Ri codes
Mahariel
Mahariel
User - Nivel 2
Mahariel
Mahariel
774Mensajes :
55Reputación :
Vie Dic 17, 2021 4:45 am por Timelady
I. Didn't ask for this
and I will not settle.
But if I have to go through this
it will be my way.
Luisa podía pecar de ser demasiado confiada y segura de sí misma, era cierto.
Pero también lo era que nunca se había visto en peligro alguno.
Hasta aquel momento ella había pertenecido a una noble familia y nadie se habría atrevido a amenazarla por miedo a las consecuencias que acarrearía tal vileza.
Encerrada con su dama y aquel marinero en su camarote se dio cuenta de que los piratas no entendían de esas cosas y, por primera vez, se sintió lo bastante insegura como para buscar entre sus pertenencias algo que pudiera servirle de defensa en caso de gravedad.

No llegó a seleccionar el objeto porque, de un tirón, su dama la hizo arrodillarse en el suelo para ponerse a rezar por sus vidas o por el descanso inmortal de sus almas, según lo que pasara. Cerró los ojos e intentó concentrarse en la oración, aferrando la medallita que siempre llevaba al cuello.
Sintió que había acabado cuando un fuerte estallido sacudió sus entrañas. Si bien el cañonazo no llegó a rozar el barco, fue lo suficiente para que ella se lanzara a por el candelabro de plata de su mesa antes de volver a los rezos. No serviría de nada si les hundían, pero al menos ahora tenía las dos manos ocupadas y no perdía su dignidad.

Se escucharon más cañonazos, aunque algo más alejados, por extraño que sonara. Y era como si todo se silenciara una vez que pasaban. Con cada uno, ambas mujeres se estremecían más y su dama ya había empezado a sollozar. El marinero se alejó de la puerta para mirar por la pobre ventana que les daba luz lo que pasaba fuera.

- Se alejan. -Dijo, algo dubitativo. Luisa entendió que también era su primer ataque en ese momento. Estaba claro que si volvía a viajar se aseguraría de llevar consigo a alguien que la protegiera y supiera lo que hacía, porque no parecía que las hubieran dejado en las manos más capaces del navío.

- ¿Cómo que se alejan? ¿Por qué? -Preguntó, levantándose y tratando de mirar también hacia fuera.

- ¡Han venido a rescatarnos! ¡Estamos salvados! -Los ojos de la joven se desplazaron por las aguas hasta ver otro barco, enorme e imponente acercarse, la bandera de las Españas ondeando entre sus velas. Bien, parecía que ya estaban cerca.
Luisa | en el Atlántico | rumbo a su destino | con Diego


La perla del Caribe DTpeCbz
Nothing is true, everything is permitted
Timelady
Timelady
Medusa - Nivel 6
Timelady
Timelady
8675Mensajes :
584Reputación :
Sáb Dic 25, 2021 2:24 pm por Mahariel
I. Didn't ask for this
But it is my duty and I Will carey on, no matter what.
Los vientos hincharon sus velas. El navío cruzó las aguas como una flecha. Avistaron dos barcos en el horizonte. Uno de ellos portaba el símbolo de los corsarios y de sus laterales se levantó el humo correspondiente al cañonazo que habían escuchado.

Preparad los cañones — la tripulación obedeció. — Extended las velas, tenemos que darnos prisa.

Sus órdenes iban trasladándose hacia todos los hombres que había en el barco como un eco llenando una cueva. Todos conocían bien su cometido, cada uno de los tripulantes era la pieza de un engranaje bien cuidado. La nave se aproximó a su objetivo.

¡Todo a estribor! — el barco viró hacia la derecha. — ¡Apuntad! — los cañones gimieron al cambiar de posición. — ¡Fuego!

Estallaron los explosivos y tembló la cubierta. El fuego no cesó, proyectiles alcanzaron el casco del navío enemigo. Saltaron las maderas por los aires, se fundieron las astillas con la espuma del oleaje. La tripulación pirata había pecado de avariciosa, estaban demasiado cerca de las costas españolas como para no haber llamado la atención de la armada. No podían pedir refuerzos y el ejército estaba dispuesto a descargar sobre ellos todo lo que tenía, así que pronto emprendieron la huida.

— Se retiran, almirante.

Bien. Continuaremos avanzando hacia el barco. Escoltaremos la nave hasta la costa —. Se dibujaron los detalles del mascarón de proa, algún rostro aliviado asomaba por los ventanucos —. Es hora de presentarnos.

El barco del almirante se aproximó al de pasajeros. Mostraron las banderas del ejército, recibieron el beneplácito de su capitán para ser escoltados hasta la costa. La tripulación se mostró agradecida con Diego y con los hombres que lo acompañaban, sabían que las tablas que zozobraban en el mar bien podrían haber sido suyas. Mientras hablaban fueron saliendo más personas a cubierta, poco a poco perdían el súbito miedo que habían aprehendido al exterior.

Lamento que haya sido esa su primera impresión de Cuba, capitán. Le aseguro que mientras mi tripulación esté aquí, no tendrán de qué preocuparse.
Diego | Altamar | De día | Con Luisa


You are the shoal upon which I have shipwrecked my life... and I would do it again if you asked.
Hye Ri codes
Mahariel
Mahariel
User - Nivel 2
Mahariel
Mahariel
774Mensajes :
55Reputación :
Sáb Ene 01, 2022 5:58 am por Timelady
I. Didn't ask for this
and I will not settle.
But if I have to go through this
it will be my way.
Todavía no podía creerse que el peligro hubiera pasado, aún sentía en su interior el mareo provocado por las sacudidas y el miedo que había sentido al escuchar los cañones dispararse. Un zumbido que parecía resistirse a dejarla se había instalado en su cabeza.

Aún así cuando el chico que "las cuidaba" salió a por noticias y regresó diciendo que el navío de la armada se acercaba para escoltarles, no dudó en arreglar rápidamente su apariencia y salir como el resto del pasaje a dar las gracias a sus héroes.
Subió a cubierta donde ya había bastante alboroto, pero sus ojos supieron rápidamente hacia dónde dirigirse, a la única novedad que había visto desde que saliera del puerto.

Allí junto al capitán se encontraba un hombre realmente apuesto y gallardo, que lucía una de las armaduras más elegantes que había visto, y que hablaba con un tono pausado y casi lírico a pesar del momento y las palabras que escuchó.

- Se lo agradezco, almirante. Dios le ha querido enviar en nuestro rescate. -Miró alrededor.- Por un momento he temido por la vida de nuestros pasajeros, sin duda la carga más preciada que trasportamos.

Ante la mención, la muchacha aprovechó para introducirse en la conversación y presentarse.- Solo podemos secundar las palabras de nuestro capitán, que hasta el momento tan bien nos ha cuidado, os debemos la vida. Y no podemos más que agradecer vuestra bravura y actuar al lidiar con esos infames piratas. -Cosa que a su vez, despertaba su curiosidad, por lo que a expensas de una futura regañina de su dama, se tomó la libertad de preguntar.- ¿Tenéis que lidiar a menudo con este tipo de ataques?
Luisa | en el Atlántico | rumbo a su destino | con Diego


La perla del Caribe DTpeCbz
Nothing is true, everything is permitted
Timelady
Timelady
Medusa - Nivel 6
Timelady
Timelady
8675Mensajes :
584Reputación :
Lun Ene 03, 2022 6:32 am por Mahariel
I. Didn't ask for this
But it is my duty and I Will carry on, no matter what.
Cuando el capitán del navío miró a su alrededor, Diego hizo lo propio. Un ya nutrido grupo de hombres y mujeres se había congregado en la cubierta. Era obvio que no pertenecían a una misma clase social. Los distinguían las ropas, los elaborados peinados, la elegancia en el porte que no se perdía a pesar del disgusto. Una jovencita que portaba un vestido con el color del vino y los cabellos recogidos se adelantó para mostrarle personalmente su agradecimiento.

Diego apreciaba sus palabras, mas no era un hombre vanidoso, por lo que no permitía que hinchasen su ego. Su piedad lo hacía incapaz de apropiarse de las victorias que cosechaba para la armada.

Os agradezco vuestras palabras, mi señora — le dedicó una sonrisa y se inclinó ante ella como dictaba el protocolo —. Es parte de nuestro trabajo —. La joven formuló una pregunta. Diego le devolvió la mirada con cierta curiosidad. Fue entonces cuando pudo fijarse en sus rasgos. Era una mujer joven, de ojos redondeados y aire inquisitivo. No sabía si ser honesto y contarle que los ataques de piratas y corsarios se habían intensificado hasta lo insportable en los últimos tiempos o si dejarla creer que tenían la situación controlada para no perturbar su tranquilidad —. Lo cierto es que sí, más de lo que nos gustaría — no era un hombre deshonesto, no hallaba placer alguno en engañar —. Pero no es nada de lo que tengáis que preocuparos.
Diego | Altamar | De día | Con Luisa


You are the shoal upon which I have shipwrecked my life... and I would do it again if you asked.
Hye Ri codes
Mahariel
Mahariel
User - Nivel 2
Mahariel
Mahariel
774Mensajes :
55Reputación :
Mar Ene 04, 2022 2:00 pm por Timelady
I. Didn't ask for this
and I will not settle.
But if I have to go through this
it will be my way.
Luisa se había tomado el atrevimiento de acercarse para alabar el buen hacer de aquel hombre. Pero lo cierto es que se vio sorprendida por la humildad que demostró, falsa o sincera, no se la había podido esperar, acostumbrada como estaba a hidalgos que aprovechaban la menor oportunidad para presumir de sus hazañas, por muy simples que resultaran.
- Creo, mi buen señor, que sois demasiado humilde. Eso o estáis ya tan acostumbrado a este trabajo que no lo veis como aquellos que os debemos nuestra seguridad. -Esgrimió como respuesta, con una sonrisa fina y casi afilada que diría su madre.

De todos modos, lo que ganó su atención era el asunto de los piratas, le parecía extraño que con la armada allí se atrevieran a acercarse tanto a la costa como intuía que estaban, atacando sin pudor alguno a los barcos que llegaban del continente.
- ¿Vos creéis? -Preguntó sin contenerse al escuchar que no debía preocuparse.- Considero que es preocupación de todos saber que los piratas podrían interceptar los barcos que son nuestro único vínculo con el hogar. -Si bien lo último que perseguirían esos hombres serían sus cartas.- Aunque me resulta curioso, ¿por qué atacar un barco que llega? ¿No son los que regresan aquellos que cargan con el oro que reclama la corona y otros bienes?

Y ahí fue cuando su dama quiso hacerse presente a su lado, dándole un pellizco bastante fuerte donde los hombres no pudieran ver, sabiendo que ella sabría disimularlo y entenderlo.

- Disculpad mis preguntas, temo que puedan resultar impertinentes, pero sois la primera persona que conozco que habita en estas tierras y mi curiosidad es mucha. -Se defendió, una nueva sonrisa encantadora y tono de voz suave, intentando resistirse a retirarse, porque si él la disculpaba y le daba permiso, quizá pudiera seguir indagando.

Luisa | en el Atlántico | rumbo a su destino | con Diego


La perla del Caribe DTpeCbz
Nothing is true, everything is permitted
Timelady
Timelady
Medusa - Nivel 6
Timelady
Timelady
8675Mensajes :
584Reputación :
Lun Ene 17, 2022 12:17 pm por Mahariel
I. Didn't ask for this
But it is my duty and I Will carry on, no matter what.
La dama insistió con gentileza en lo encomiable de su labor. Otros servidores de la patria se habrían deshecho de placer ante los cumplidos de una bella joven como aquella, mas Diego los recibió con una sonrisa que, aunque sincera, podría haber parecido insuficiente para la egolatría que se presumía a alguien de su posición.

Quizás tenía razón después de todo y se había acostumbrado a lo que para mujeres como ella no dejaba de ser una vida intrépida e impredecible, digna de ser convertida en una historia que fuese pasando de boca en boca hasta perderse en la noche de los tiempos. Sin embargo, al almirante perspectivas como aquella nunca se le habían subido a la cabeza.

Mi consejo es que no busquéis comprender qué pasa por la mente de los piratas — replicó —. Son hombres despreciables, sin ningún apego por cualquier tipo de código —. El hartazgo de enfrentarse a hordas de piratas se le filtró en la voz, aunque cuando se dio cuenta volviera a hablar con amabilidad —. Pero, como os digo, no tendréis que preocuparos por la integridad de vuestras naves mientras mis hombres permanezcan en estas aguas —. Cuando la joven se disculpó, con un gesto le indicó que no tenía importancia —. Estoy a vuestro servicio, mi señora.

Así se despidió de ella antes de escoltar el navío a tierra firme, anticipando el regreso de los piratas.
Diego | Altamar | De día | Con Luisa


You are the shoal upon which I have shipwrecked my life... and I would do it again if you asked.
Hye Ri codes
Mahariel
Mahariel
User - Nivel 2
Mahariel
Mahariel
774Mensajes :
55Reputación :
Vie Ene 21, 2022 2:09 pm por Timelady
I. Didn't ask for this
and I will not settle.
But if I have to go through this
it will be my way.
La joven no compartía precisamente la idea de quedarse en la superficie y no investigar las motivaciones que tenían aquellos saqueadores de barcos. Debía haber un beneficio, algo que justificara que lo que hacía y el peligro de enfrentarse a la poderosa armada valiera la pena.
De todos modos, la presencia de su dama a su lado y el tono cortante que había empleado el almirante, hicieron que decidiera callar sobre el tema, al menos de momento.

Realizó una reverencia antes de verle alejarse junto al capitán y la mayoría regresaron a sus camarotes para alistar el equipaje que no estuviera preparado para llegar a puerto.

Y finalmente el barco se detuvo, Luisa salió a cubierta con su dama y se encaminó a descender del navío donde la estaba esperando su tía Inés. No había visto a la hermana de su padre desde que era una niña, cuando se marchó como ella, hacia el nuevo mundo a reunirse con su esposo, el que ahora trabajaba con el gobernador.
La mujer la envolvió en un cálido abrazo, que la sorprendió porque no estaba especialmente acostumbrada a ese tipo de contacto en su familia. Y le dio la bienvenida a la isla.

Después, mandó a varios criados a que recogieran sus pertenencias del barco, mientras la guiaba hasta el transporte que utilizarían para alejarse de aquel caótico lugar y llegar hacia su hogar. La dejarían descansar unas horas, pero habían dispuesto una pequeña celebración para darle la bienvenida.
Luisa no pudo evitar pensar que no había escapatoria posible, sería allí donde conociera a su prometido.
Pero hasta que el momento llegara, no estaba dispuesta a hacer ningún comentario sobre el tema o preguntas sobre el hombre. Solo podía tratar de alargar sus pocas horas de libertad manteniendo su mente alejada de aquel hombre.
Luisa | en el Atlántico | rumbo a su destino | con Diego


La perla del Caribe DTpeCbz
Nothing is true, everything is permitted
Timelady
Timelady
Medusa - Nivel 6
Timelady
Timelady
8675Mensajes :
584Reputación :
Dom Feb 27, 2022 4:50 am por Mahariel
II. Coincidences
Aren't they charming?
El almirante De Lara apenas tuvo tiempo para nada durante las siguientes jornadas. El ataque al navío de pasajeros que había conseguido repeler se convirtió en tan solo una muestra de la frenética actividad que corsarios y bucaneros estaban llevando a cabo en los alrededores de la isla. Las tareas y citas pendientes iban acumulándose en el escritorio de Diego mientras él hacía todo lo que podía por gestionar los continuos ataques con los que se veía amenazado su territorio de ultramar.

— Los Valverde esperan una respuesta, Diego.

Uno de sus consejeros lo acompañaban. Era un hombre amable, diestro con las palabras, aunque no tanto con las armas. Sin embargo, era lo suficientemente inteligente como para dejar que otros hombres se ocuparan de esos menesteres, y a cambio él lidiaba con ciertas cuestiones protocolarias que a Diego se le escapaban.

Ya lo sé, pero…

Lo interrumpió antes de que pudiera terminar su excusa.

— ¿Cuánto tiempo crees que podrás escudarte en tus deberes como almirante para retrasar lo inevitable? — Ladeó una sonrisa y sacudió la cabeza. — No quieres que crean que ya no te interesa su heredera.

Diego frunció los labios.

No, por supuesto que no.

— Concertaré una cita con ellos, pues.

Lo miró con las cejas arqueadas, esperando una respuesta.

Está bien, Pedro — suspiró el almirante, recostándose sobre su sillón —. Sabe Dios que estoy en tus manos.

No había transcurrido una semana desde la llegada de los Valverde cuando llegó el día de presentarse formalmente. Sería la primera vez que Diego vería a su prometida. Le habían dicho que era una mujer hermosa, joven, en la flor de la vida. Lo cierto es que él no había tenido tiempo de imaginarse su aspecto. Las obligaciones adheridas a su cargo se le habían echado encima en cuanto puso un pie en el puerto de La Habana.
Diego | En la plaza | Mediodía | Con Luisa


You are the shoal upon which I have shipwrecked my life... and I would do it again if you asked.
Hye Ri codes
Mahariel
Mahariel
User - Nivel 2
Mahariel
Mahariel
774Mensajes :
55Reputación :
Lun Feb 28, 2022 7:08 am por Timelady
II. Coincidences
Aren't they charming?
Luisa había hecho lo posible por evitar cualquier intento de sus tíos de sacar el tema sobre su futuro marido. Si bien su propia mente lo traía a colación cada día.
Debía reconocer que encontraba un poco ofensivo que hubiera ignorado su presencia allí, sabiendo que a buen seguro estaba informado de que había llegado. No solo no había mostrado interés alguno en acudir a su encuentro, sino que no había tenido la decencia de enviar una nota de bienvenida o un regalo que ella pudiera tirar por el balcón.
Si tal era la atención que mostraba cuando aún no estaba atada a su persona, no quería imaginar cómo sería cuando lo estuviera.

Pero, finalmente, una semana después se concertó la cita. Y Luisa tuvo que aguantar a su tía hablando de las maravillas de aquel caballero, noble e incluso atractivo para su edad, al que iba a conocer mientras la preparaban. Arreglaron sus cabellos para que lucieran sedosos, le pusieron uno de sus vestidos más elegantes e incluso coronaron su cabeza con una diadema. Desde luego la estaban envolviendo bien bonita antes de regalársela a aquel hombre.

Luisa ya había pensado en lo que diría cuando le conociera, para hacerle saber de algún modo el poco interés que guardaba por aquel compromiso o la idea de su matrimonio. Sin embargo, se dio cuenta de que aquella reunión iba a ser más concurrida de lo que imaginaba, porque sus ojos encontraron al apuesto almirante que había salvado su navío de los piratas a su llegada.
Bueno, al menos podría tratar de buscar su conversación y saciar parte de la curiosidad que seguía acuciándola.

Pero resultó un poco extraño cuando su tío, de cuyo brazo iba colgada, le dio un apretón en la mano... sin duda a modo de advertencia para que se comportase antes incluso de que hubiera hecho nada malo, y se dirigió directamente hacia el almirante.

- Mi buen Don Diego de Lara, es un placer que finalmente podamos reunirnos. Mi sobrina, Luisa, ardía en deseos de conocer a su futuro esposo.
Su sobrina estaba tan conmocionada que ni siquiera pudo responder a aquella frase con un comentario mordaz en su mente. Solo podía mirar a aquel hombre, que al parecer habría de ser su esposo, con los ojos abiertos de más, buscando algún rastro de la imagen desproporcionada y horrible que se había formado en su mente.
No, aquel hombre no podía ser su futuro esposo. No era gordo ni tan viejo como creía.
Luisa | en La Habana | Mediodía | con Diego


La perla del Caribe DTpeCbz
Nothing is true, everything is permitted
Timelady
Timelady
Medusa - Nivel 6
Timelady
Timelady
8675Mensajes :
584Reputación :
Jue Mar 03, 2022 10:15 am por Mahariel
II. Coincidences
Aren't they charming?
En su prometida pensaba mientras respondía con aire distraído a la conversación que le ofrecía Pedro. No sabía de ella más que lo influyente de su linaje, que la relacionaba con algunos de los personajes más ilustres de la nobleza andaluza, que habían comenzado a expandir su influencia hacia los territorios de ultramar del imperio español.

Miró en derredor, buscando distraerse con los rostros que cruzaban la plaza, y un destello llamó su atención. Una diadema refulgía bajo el sol de media mañana, ordenaba una espesa y sedosa melena castaña que enmarcaba unos rasgos que el almirante ya había visto antes.

Era la muchacha que había encontrado en el barco que tuvo que escoltar hasta el puerto para evitar que fuera asaltado por los piratas. En aquella ocasión estaba más hermosa, la cara factura de su vestido se adaptaba perfectamente a su figura y  realzaba su estatus. Diego sonrió, no esperando que lo viera, sino porque sencillamente se alegraba de verla disfrutar de la isla tras tan accidentada bienvenida.

— ¡Ah, mira! Aquí están — Pedro modificó su postura y se aclaró la garganta.

¿Quiénes?

— La futura señora De Lara, Diego — le explicó, señalando a la muchacha con la cabeza.

¿Cómo...?

Efectivamente se aproximó a ellos, sostenida en el brazo de un caballero que tendría que ser el familiar que la acompañaría a su presentación. Diego sintió la boca seca y el corazón darle un vuelco en el pecho. Recobró la compostura antes de que hubiese llegado su prometida a su lado y saludó a su guardián tal y como guiaba el protocolo.

El placer es mío, señor Valverde — le tendió la mano. Después, se volvió hacia la joven, cuyo nombre al fin conocía, y la saludó con cortesía —. Mi señora — se inclinó ante ella —. Espero que vuestra estancia en la isla haya sido más agradable que vuestro camino hacia ella — comentó mientras Pedro y su acompañante intercambiaban algunas palabras.

Diego | En la plaza | Mediodía | Con Luisa


You are the shoal upon which I have shipwrecked my life... and I would do it again if you asked.
Hye Ri codes
Mahariel
Mahariel
User - Nivel 2
Mahariel
Mahariel
774Mensajes :
55Reputación :
Jue Mar 31, 2022 1:17 pm por Timelady
II. Coincidences
Aren't they charming?
De algún modo su mente aún se resistía a la idea de que fuera él su prometido, por lo que durante unos instantes le miró esperando que se apartase y dejara aparecer tras de sí a lo que ella había imaginado que sería su prometido.
Pero no fue el caso, en todo momento le habían estado hablando de aquel hombre en concreto.
Mayor que ella, cierto, pero aún apuesto y con buena planta.

Dejó que los hombres intercambiaran saludos y realizó una ligera reverencia cuando se dirigió a ella.- Almirante. -Le saludó, mostrando una sonrisa sutil.
Escuchó su comentario sobre su llegada, suponía que su tío ya estaba enterado de que había sido él quien había salvado y escoltado su barco hasta puerto seguro, dado que no se extrañó de que tuvieran algunas palabras que intercambiar.- Lo cierto es que mi familia no me permite tener motivo de queja. -Y eso que se esmeraba por encontrar razones para poder quejarse y mostrar lo en desacuerdo que estaba con todo. Algo que le incluía a él.

- Lamento no haberme presentado debidamente en nuestro primer encuentro, no era consciente de que vos erais... -Las palabras "mi prometido" se le estaban atragantando un poco, así que prefirió dejarlo en el aire.- Entiendo que también fue vuestro caso. -Y eso podría justificar la descortesía de no haberle prestado la más mínima atención a su presencia en la isla.- ¿Habéis tenido más desencuentros en el mar en estos días? -Preguntó, en parte por darle una posible excusa, en parte por curiosidad.
Luisa | en La Habana | Mediodía | con Diego


La perla del Caribe DTpeCbz
Nothing is true, everything is permitted
Timelady
Timelady
Medusa - Nivel 6
Timelady
Timelady
8675Mensajes :
584Reputación :
Miér Abr 06, 2022 6:40 am por Mahariel
II. Coincidences
Aren't they charming?
Diego contuvo el gesto ante la respuesta de la joven, pero le sorprendió su respuesta. Solo podía imaginar el tipo de presión al que una mujer de su estatus y condición estaría sometida, y tal vez así protestaba contra lo que sin duda era un enlace impuesto por su familia y no por su corazón, mas si su guardián no la estaba escuchando, sino charlando con Pedro, ¿por qué le dirigía a él tan afilado comentario?

Oh, no os preocupéis por eso — replicó ante su disculpa —. Eran circunstancias extraordinarias. Tampoco yo os había reconocido. Os ruego que me excuséis si ello os ha ofendido.

Algo le habían hablado sobre su prometida, pero sin detalles que pudieran facilitar la tarea de reconocerla. Sus familiares la describían como una mujer hermosa, en la flor de la vida, de cuidados modales y aspecto exquisito. Tal vez la habría reconocido de haber sabido sobre la curiosidad de la que hizo gala en el preciso instante en el que se conocieron.

Lo cierto es que sí — reconoció con un suspiro —. El tráfico marítimo ha aumentado sustancialmente durante los últimos meses y tenemos que asegurarnos de que los barcos lleguen a su destino. Estamos a la espera de que nos envíen más hombres para vigilar nuevas rutas y redoblando los esfuerzos para entrenar a los que ya tenemos. Es cuestión de tiempo que la situación se normalice.

Ah, ¡fantástico! — el guardián de su prometida había vuelto a la conversación. — Estamos seguros de que sus esfuerzos nos llevarán a buen puerto. ¿Verdad que sí, hija?

Diego ignoró el evidente gesto del señor Valverde para conseguir un asentimiento de su sobrina.

No tienen de qué preocuparse. La Habana será un lugar seguro mientras yo esté al mando.

Por supuesto que sí. Un lugar magnífico para una boda magnífica.
Diego | En la plaza | Mediodía | Con Luisa


You are the shoal upon which I have shipwrecked my life... and I would do it again if you asked.
Hye Ri codes
Mahariel
Mahariel
User - Nivel 2
Mahariel
Mahariel
774Mensajes :
55Reputación :
Vie Mayo 27, 2022 1:18 pm por Timelady
II. Coincidences
Aren't they charming?
Como no podía ser de otra forma, porque sería muy desalmado culparla por no reconocer a alguien del que apenas le habían hablado, Don Diego disculpó que no se hubiera presentado correctamente en su primer encuentro.

- Es algo comprensible que ocurriera, no puedo tomar ofensa por ello. -Respondió ante sus disculpas. Y era cierto que no se sentía ofendida por no haberse reconocido ambos en aquel momento. En cambio la falta de atención posterior... eso sí le había picado un poco.
Al menos tenía la defensa de ser un hombre realmente ocupado y no uno de esos cuya mayor tarea era calentar el viejo sillón de un despacho.

Además, para su sorpresa, en lugar de darle una respuesta generalizada que venía a decir que se metiera en sus propios asuntos, el almirante respondió a su curiosidad explicando la situación de la costa en los últimos meses. Había sido agitada, pero solo podían esperar refuerzos o hacer lo posible con los que tenían.

Su tío vio la oportunidad de meter baza y forzarla a hacer un comentario positivo sobre su prometido.- Fui testigo de la buena labor de Don Diego, así que no puedo dudar de que nos mantendrá a salvo. -Respondió, incapaz de negar lo que sus propios ojos habían podido comprobar.

Había mantenido aquella sonrisa cordial en sus labios durante el intercambio, pero se borró en un instante al escuchar mencionar la boda. No tenía sentido, porque era algo que sabía que iba a suceder, pero su tío tenía una forma de hacer ver lo evidente que no era posible soportar.
- Cierto... -Tuvo que decir.- Pero no será necesario apresurarse. Imagino que Don Diego querrá esperar a que la situación en la costa esté más calmada. -¿Estaba utilizando la labor de su prometido como una excusa para retrasar el casamiento? No había duda, pero a ver quién podía decir que no tuviera razón.

- Oh, querida Luisa. ¿No es dulce, caballeros? Sin duda pretende que tengáis más tiempo para atenderla en los primeros días de desposados. -Se mordió la lengua, claro, porque nada había más lejos de su intención. Ni siquiera quería pensar en cómo serían esos días.
Luisa | en La Habana | Mediodía | con Diego


La perla del Caribe DTpeCbz
Nothing is true, everything is permitted
Timelady
Timelady
Medusa - Nivel 6
Timelady
Timelady
8675Mensajes :
584Reputación :
Sáb Jun 11, 2022 11:54 am por Mahariel
II. Coincidences
Aren't they charming?
Al almirante no le hacía especial ilusión pensar en la celebración de su matrimonio. Por alguna razón, la idea le resultaba menos apetecible ahora que había conocido a su prometida. No por ella, por supuesto, porque era una mujer hermosa y a la vista estaba que de agudo ingenio, sino porque no podía evitar sentirse ligeramente cohibido por las circunstancias en las que se habían encontrado. Tal vez influía el hecho de que antes de su llegada la boda no era más que una nube en el horizonte que con su llegada se había materializado en una isla a escasos metros de proa.

Contuvo una expresión escéptica ante la observación de su prometida. Algo le decía que no era abnegación cristiana lo que se ocultaba tras la sugerencia, como parecía creer su tío, sino quizás la intranquilidad que Diego reconocía en sí mismo al respecto del evento.

Soy un hombre tradicional y creo que las cosas han de hacerse a su debido tiempo — la interpretación sobre si la adecuación del momento era antes o después quedaba a la interpretación de los Valverde —. Por suerte o por desgracia, siempre hay trabajo que hacer a este lado del Pacífico, pero no dudéis de convertiros en mi principal prioridad ahora que vais a ser mi esposa.
Diego | En la plaza | Mediodía | Con Luisa


You are the shoal upon which I have shipwrecked my life... and I would do it again if you asked.
Hye Ri codes
Mahariel
Mahariel
User - Nivel 2
Mahariel
Mahariel
774Mensajes :
55Reputación :

 
a