Tree Of Life :: SquadTramas Squad :: I’ll tell you a tale
Tree Of Life
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
2 participantes

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Sáb Sep 26, 2020 1:58 pm por Timelady
Recuerdo del primer mensaje :

Enchanted Hours
Original - Fantasía

El joven Ethan llega a Winterbury para ocuparse del taller de relojería que quedó abandonado cuando murió un tío abuelo al que no conocía, el anterior relojero..
Poco a poco, va devolviendo los relojes, que quedaron sin terminar, ya arreglados a sus dueños y descubriendo el taller y almacén del que se hace cargo ahora. Oculto en un mueble descubre un viejo reloj de cuco, con una manufactura cautivadora, pero no hay identificador que indique quién era su anterior dueño. Además, está sellado misteriosamente y las piezas no consiguen encajar.

Con tiempo y tesón, consigue repararlo y en cuando las manecillas comienzan a moverse, el reloj parece aún más hermoso. Al llegar la hora en punto, cuando se supone que debe salir el cuco, las puertas se abren y una pequeña hada aparece, recién despertada de su letargo.

Por lo que Dandelion cuenta, un hechicero la había atado a aquel reloj, para que le sirviera en sus pérfidos deseos de poder. Pero ante una amenaza había tenido que esconderla con la esperanza de recuperarla en algún momento.

El relojero tiene ahora dos opciones… imitar al mago y aprovechar los poderes del hada para tener todo cuanto desee o buscar la fórmula mágica que pueda liberarla.
Ethan VaughanEdad: 32 añosOcupación: RelojeroPB: Colin MorganUser: Myshella
DandelionEdad: IndeterminadaOcupación: Hada/PrisioneraPB: Jessica Parker KennedyUser: Timelady
1 Título cap            2 Título cap            3 Título cap
4 Título cap            5 Título cap

Dyslaia



Post de Rol:


Enchanted Hours - Página 2 DTpeCbz
Nothing is true, everything is permitted
Timelady
Timelady
Rango Time
Timelady
Timelady
9075Mensajes :
942Reputación :

Sáb Dic 05, 2020 5:11 pm por Myshella
Chap. 1. The cuckoo
Ethan Vaughan | Relojería | con Dandelion

Una habitación normal, una habitación normal.


¿Cómo va a ser ese cacharro una habitación normal?

Ethan ha ido dándole vueltas a qué debe haber dentro del artefacto a golpe de martillo en el clavo.
Para cuando lo cuelga, se encuentra preguntándose a sí mismo si cada vez que arregle uno de estos, de ahora a futuro, va a empezar por observarlo primero con recelo.

Por eso apenas contesta a lo del jardín.

La oye y, de buenas a primeras, no lo entiende.

-¿Eh, un jardín?-luego pasa, fugaz, por su mente, la imagen de ella haciéndose pequeñita para entrar en la farola. Y, a parte de la mirada rápida a las manos vendadas, ata cabos. Claro, dependiendo del tamaño…¡cierto! Mira que él no puso mucho cuidado al elegirlas. ¿Y si estas no son acertadas, o algo?-oh, si no te gustan, si tienes otras preferencias, se pueden cambiar. La señorita Mildred tiene una floristería en el pue...
..blo.

Cuando el hada va a parar contra él, en ese vuelo suyo que le pilla totalmente de improvisto, Ethan abre los ojos de par en par, primero. Tan incapaz de reaccionar como ella antes. Más o menos, el mismo ligerísimo instante. Que uno tiene la sensación de que ha tardado horrores en procesar su mente que le están abrazando, pero en realidad ha sido eso. Un instante.

Y los cierra, en segundo lugar, inspirando profundamente.

Esta vez, el relojero la rodea con los brazos, atrayéndola hacia sí sin que la voz de lo correcto, lo debido y lo cortés venga a recordar que a las señoritas no las incomoda uno invadiendo su espacio personal.

Más que nada, porque ha sido ella la que le ha abrazado primero, ¿verdad?

La calidez del hada se convierte de inmediato en un bálsamo para el pobre hombre. No sólo porque desde el susto de esta tarde es el primer instante en que tiene la sensación de estar actuando en el sentido correcto, al ayudarla.
No sólo porque, arrollado por una realidad completamente inesperada, algo tan desconcertante como la existencia de lo que se creía imposible, necesite un poco de consuelo él también. No.

Sobre todo, y de un modo bastante extraño, porque el desencanto que venía volviendo gris su día a día desde que le plantaron en Newville y enviaron al garete su planificada y perfectamente encaminada futura vida, se desvanece en ese abrazo.

Bluf. Exactamente como si un aleteo lo enviara, viento a través, a la otra punta del mundo.

Puede que, a fin de cuentas, dejarse llevar por una aventura inesperada, no esté tan mal.

Puede que no todo tenga que ser como los engranajes de esos relojes suyos, a fin de cuentas.

Se le ocurre que a lo mejor no calcula uno bien, y a ver si le va a chafar las alas o algo así. Busca un poco a tientas cómo colocar el brazo, sobre la cintura del hada, para no dañarla. Y acaricia, casi imperceptiblemente, el cabello oscuro, antes de deshacer un tanto el agarre, y observarla, entre sonrisa cálida y un último atisbo de preocupación.

-No me las des aún, que no hemos encontrado lo que quede de ese mago, o lo que dices que necesitas. Creo…creo que será mejor que descanses. Nos espera un día complicado mañana.

Llega a soltarla sin demasiada prisa y, a cámara lenta, un poco atontado por el hecho de sentirse reconfortado, se encamina a la puerta.

Justo en el lindar se detiene.

-No puedo prometerte que sea rápido, Dandelion. Imagino que tienes prisa por reunirte con los tuyos. Pero siento no poder asegurarte cuanto tiempo vamos a necesitar. Debo pedirte paciencia.

Una sonrisa que no sube hasta los ojos cierra esa sentencia, tan real.

-Buenas noches. Intenta descansar.

Que él lo intentará, también. Otra cosa es que vaya a conseguirlo.
 
Dyslaia



The Sleeping Sorceress



☾:

Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 5
Myshella
Myshella
3227Mensajes :
558Reputación :
Jue Dic 10, 2020 2:14 pm por Timelady
Chap. 2. Modern life
Dandelion | Relojería | con Ethan

Ethan había cerrado la puerta tras él, dejando al hada con una sonrisa comprensiva en los labios. Porque ya bastante era que pensara ayudarla con todo lo que necesitaba para poder liberarse del yugo del reloj. Por mucho que quisiera regresar con el resto de los de su especie no podía exigir que fueran con prisas.

Siguió curioseando por la habitación un buen rato, en el que seguramente Ethan escucharía sus pisadas de una parte a otra, intentando descubrir cada posible secreto de ese sitio. Se rindió al cansancio cuando la luna ya asomaba por la ventana, pero antes del alba estaba despierta, sin conseguir volver a dormirse y no sabiendo muy bien qué hacer, por lo que se encogió para disfrutar de los primeros rayos de sol en aquel jardín. Iba a necesitar algo para regarlo, porque la tierra estaba algo seca. Usó las gotas de rocío de las hojas para poder lavarse y asearse, arreglando un poco mejor su melena.

El sol ya iluminaba la habitación cuando empezó a sacar las ropas que Ethan le había comprado, extendiéndolas sobre la cama y teniendo un poco de dificultad para entender bien cómo vestirlas. Trató de recordar a la señora de la tienda y cómo su ropa no era muy diferente. Medias, larga camisola blanca y limpia. Un corpiño que ella no supo apretar demasiado bien. Enaguas y vestido azul encima.
Era todo incómodo de llevar, pero las telas no eran demasiado ásperas y había prometido que intentaría poner de su parte por ayudar a Ethan, así que no se quejaría mucho.

Y hablando de ayudar, seguro que podía hacer algo para compensarle y ayudar aquel día. Por eso bajó las escaleras alegremente, esperando encontrarle allí abajo. Si supiera cocinar comida humana se atrevería a prepararle un desayuno, pero no tenía idea de cómo funcionaba nada. Tampoco se atrevía a alejarse para buscar unas flores con las que decorar.
       
Dyslaia


Enchanted Hours - Página 2 DTpeCbz
Nothing is true, everything is permitted
Timelady
Timelady
Rango Time
Timelady
Timelady
9075Mensajes :
942Reputación :
Vie Dic 11, 2020 10:39 pm por Myshella
Chap. 2. Modern life
Ethan Vaughan | Relojería | con Dandelion

Cuando Ethan Vaughan se metió en la cama aquella noche, el mundo entero había dado un vuelco de ciento ochenta grados.

La magia, feudo reservado a la tierna infancia, había irrumpido de lleno en su vida, trayendo consigo un sinfín de posibilidades. Porque, hadas y magos confirmados, ¿qué otras cosas podrían haber dado él por simple leyenda, llevado por el saber estar y el buen entendimiento, sin que de verdad fueran tal cuento? Pues, como poder…podían ser muchas.

La experta en estos temas descansaba un par de puertas más allá.

O eso esperaba él. Que pudiera descansar.

¿Cómo debía ser conciliar el sueño fuera del reloj, después de tanto tiempo?

Por difícil que resultara la tarea- deseaba el relojero que más bien fuera placentera y reparadora- estaba en condiciones de asegurar un detallito, así, sin importancia:


Seguro, seguro, segurísimo, que le resultaba más sencilla que a él.


Porque Ethan no sabía cómo colocarse para esto; lograr dormir.

Dio una vuelta a la derecha.

Ahuecó el cojín.

Dio una vuelta a la izquierda.

Recolocó las mantas.

Cerró los ojos, así, a conciencia. Obligándose a sí mismo a mantenerlos cerrados.


Pero nada.


No se dormía, ni conseguía alejar del pensamiento el tiempo preciso para conciliar ese bendito sueño el rostro de Dandelion.

En honor a la verdad, ni la imagen del hada ni la calidez de ese abrazo recibido. Tampoco el aroma del cabello oscuro.

Así, vuelto de cara al techo, brazos cruzados sobre el pecho, se resignó a mantener la vista fija en el blanco sobre su cabeza hasta que…hasta que tuvo a bien Sandman verter algo de arena en sus retinas y sumirle en el mundo de los sueños.

Uno que, además fue convulso. Inquietante. Y que mezcló el recuerdo de su antiguo hogar con el retrato que antaño viera del tío Otto, esta hada que, si no bien suya en el sentido posesivo de la palabra, sí era suya en cuanto a responsabilidad –o algo parecido-un señor de barba mugrienta y dientes amarillentos que decidió él era el mago, sin lugar a dudas, y espirales de oscuridad.



Ese es el motivo de que despierte de golpe, empapado en sudor y con el corazón latiendo a toda velocidad.
El primer impulso es ir a comprobar que Dandelion sigue ahí, y está bien. Lejos de esa vorágine de su sueño.
Pero cuando así, descamisado, despeinado y alterado, se acerca a hacer girar el pomo de la puerta de su habitación, oye fuera, en la casa, la inconfundible voz de la señora Matthews.

Se detiene, recapacitando.

Es entonces cuando, de un modo probablemente mucho más racional, lo que hace es coger ropa limpia e irse al cuarto contínuo. Este que está habilitado como aseo.


Mientras, fuera, la señora ha llegado y ha dejado el abrigo en el perchero de la cocina, de donde ha tomado un delantal que anuda con cuidado y pulcritud.

Viene ya entendida.

Le han contado que ayer, a unas horas de lo más extrañas, llegó la sobrina del señor Vaughaun.

Que ya la vería hoy…pero que era curiosa la estrecha diferencia de edad existente entre tío y sobrina.

Entre otros detallitos en los que había reparado-o decidido, que venía a ser lo mismo-la dueña de la mercería o el doctor.

Incluso viene advertida del desafortunado accidente de la joven, con esa tetera.
Justo en el momento en que empieza ella a llenar de agua esa tetera rebelde, los pasitos de la escalera la alertan.

Y ahí la tiene.

La sobrina en cuestión. Daisy, le han dicho que se llama. Daisy Vaughaun.

La señora –entrada en años y con una cierta tendencia a las redondeces, aspecto suave, cabello gris- suelta lo que estaba haciendo, se limpia las manos húmedas en ese delantal y se dirige hacia ella sin demora.

-¡Ay querida! Tú debes ser Daisy. Soy la señora Matthews. Pero puedes llamarme Rose. Ven, siéntate aquí. Voy a preparar el desayuno. Esperaremos a tu tío, debe estar a punto de bajar. De hecho, me extraña que no esté aquí ya.

La mujer vuelve a la tetera, que por fin va a parar sobre el fuego, y destapa después la tartera, bajo la que un bizcocho de almendra y chocolate está listo.

-¿O has mirado en el taller? ¿No habrá ido directo a esos relojes, verdad? Le tengo dicho que no puede ponerse con sus engranajes antes de comer algo.

-No, señora Matthews. Estoy aquí-interviene el relojero, apareciendo por la puerta.

 
Dyslaia


Última edición por Myshella el Sáb Dic 19, 2020 7:03 pm, editado 1 vez



The Sleeping Sorceress



☾:

Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 5
Myshella
Myshella
3227Mensajes :
558Reputación :
Miér Dic 16, 2020 8:56 pm por Timelady
Chap. 2. Modern life
Dandelion | Relojería | con Ethan

Estaba pensando las posibilidades de lo que podía intentar hacer para agradecer un poco a Ethan tanta ayuda el día anterior. Pero cuando llegó a la planta baja se encontró siendo sorprendida por una mujer mayor... debía ser la que el relojero le había dicho que se asustaría si salía de pronto del reloj.

- Esto... buenos días. -Intentó saludar, aunque apenas se podía decir que la señora Matthews, Rose, le diera mucha ocasión de hablar. Por lo visto la mujer ya sabía su nombre y suponía que alguna cosa más, como lo de que Ethan era su tío.

Se sentó a la mesa, tal como le dijo la mujer, porque tampoco es que le dejara mucha opción, prácticamente la había guiado hasta allí. Escucha lo que dice del hombre, que es raro que no esté ya despierto. Pero lo que capta su atención y la hace erguirse un poco más es el bizcocho que aparece debajo de la tartera y cuyo olorcito puede percibir desde allí.

Demasiado concentrada en eso como para escuchar las preguntas de si le había buscado en el taller o cualquier otra cosa hasta que escuchó la voz del hombre y sí logró concentrarse en las personas.- Buenos días, Eth... tío Ethan. -Se sonrió y asintió a sí misma, felicitándose internamente por haber recordado llamarle así delante de la mujer.- He conocido a la señora Matthews. A Rose. -se corrigió, porque es lo que le había dicho.- Es muy agradable. Como una abejita atareada.

Lo había dicho sin pensar, claro, pero al ver las caras intuyó que no era una comparación muy común.- Lo siento. En casa eso es un cumplido. -Trató de justificarlo.- ¿Quiere que la ayude? -Se ofreció de forma repentina y con una sonrisa, así podría arreglarlo, ¿verdad?
       
Dyslaia


Enchanted Hours - Página 2 DTpeCbz
Nothing is true, everything is permitted
Timelady
Timelady
Rango Time
Timelady
Timelady
9075Mensajes :
942Reputación :
Sáb Dic 19, 2020 8:25 pm por Myshella
Chap. 2. Modern life
Ethan Vaughan | Relojería | con Dandelion

La seriedad con que Ethan ha llegado hasta la cocina se funda en esa inquietud nocturna, en la mirada que se queda fija en Dandelion, desde detrás del lindar, el tiempo previo a que la señora Matthews pregunte por él y, en consecuencia, lleve el relojero a hacer notar su presencia, y algunas cuestiones más que no vienen al caso.

Pero se pierde en una media sonrisa divertida en el instante en que oye al hada comparar a su ama de llaves con una abejita atareada.

Y el respingo que, sorprendida, ha dado la mujer. Los ojos se le han abierto de par en par.

Hubiera esperado un comentario así, simpático, a fin de cuentas, en una chiquilla de poca edad. Inocente. Pero en una joven como Daisy…es algo chocante.

La señora deduce que, en consecuencia, la sobrina de su señor es eso: pura inocencia. Y, como al mirarle a él, el relojero se limita a encogerse de hombros, así queda entendida.

-Buenos días-responde Ethan, complacido al ver que ella recuerda la pequeña mentira que va a asegurarles cierta paz, con respecto a los vecinos de la villa.

No le da tiempo a añadir nada más.

La señora Matthews ya ha recuperado la batuta en cuanto a dirigir la reunión del desayuno se refiere.

-¡Claro que puedes, querida!-responde de inmediato al ofrecimiento.-tienes los platos en la alacena tras de ti. Coge tres. Y puedes cortar el bizcocho, mientras sirvo el té. ¿Tú lo tomas con leche?

Ethan se sienta en la silla contínua al hada.

Habría dicho algo con respecto a que eso era algo que podía hacer él…pero calladito está más guapo.

-Ya que estás aquí, podremos poner orden en algunas cosas, que ya empezaban a ser urgentes- añade la mujer, al ir vertiendo el líquido humeante en las respectivas tazas-por ejemplo, fíjate en este mantel. ¡Y en las puntillas! Hay que renovarlas urgentemente. ¿Tú bordas, querida?

Vaya pregunta, piensa la señora. Cómo no va a saber bordar. Es como suponer que no sabe coser. En fin, lo dice así para darle la oportunidad de alabar, con la falsa modestia debida, su propio trabajo.

Pero Ethan casi ha vertido el té, al darle una brusca vuelta a la cucharilla.

-Si, si sabe, claro-responde él, antes de que ella se delate-pero ahora mismo tenemos asuntos más urgentes que mis manteles, señora Matthews.

La mujer se acomoda en la silla, frente a ambos, vaya la expresión de decepción por delante, acercándose su taza.

Suele desayunar, por supuesto, aquí. La mayoría de las veces sola, porque tal como dijo, Ethan está en la relojería.

-Como usted mande, señor Vaughan-lo dice visiblemente ofendida.

-De hecho, tenemos que irnos. ¿Verdad Da…Daisy?

La mira a ella, y al bizcocho que tiene al frente.

-¿Y no va a abrir la relojería esta mañana?-pregunta la mujer, ahora con los ojos abiertos de par en par.

Ethan no responde.

-En cuanto acabes.-añade, pendiente del hada.

O la ve supervisando cortinas, colchas, fundas de cojín, y mantelerías. Todo, en ese orden.
 
Dyslaia



The Sleeping Sorceress



☾:

Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 5
Myshella
Myshella
3227Mensajes :
558Reputación :
Jue Dic 31, 2020 8:03 pm por Timelady
Chap. 2. Modern life
Dandelion | Relojería | con Ethan

Dandelion, dispuesta como está a hacer que aquella comparación, que para ella no era nada malo, pase desapercibido, se levanta voluntariosa para coger los platos del lugar señalado y los lleva a la mesa escuchando que puede cortar el bizcocho, así que agarra el cuchillo pero levanta la cabeza ante la pregunta de la leche.

- Y con mucho azúcar. -Añade, pensando que en realidad lo que más le gusta es el azúcar, porque el té que ellos toman no es el de flores que ella prefiere.

Entonces baja la vista al bizcocho, queda bastante del mismo y su instinto le dice que coja un trozo grande, pero de nuevo mira hacia la mujer y Ethan y sabe que no puede simplemente devorarlo por muy apetecible que le parezca. Así que cuando baja el cuchillo y empieza a cortar intenta que sean raciones humanas corrientes, buscando la aprobación de Ethan de camino. Aunque la suya es ligeramente más generosa.

Estaba a punto de dar un primer bocado a su trozo de dulce cuando Rose empezó a hablar de cosas que había que hacer, del mantel y puntillas y Dandelion buscó la ayuda de Ethan porque... ¿puntillas? ¿eso qué era exactamente?
¿BORDAR?
Obviamente no mira a la señora Matthews en ese momento, sino a Ethan, porque él es el único que puede librarla de una forma normal de eso. Porque intuye que decir que no está mal.

Pero tampoco debería haber dicho que sí. Porque ahora la señora querría hablar de eso y ella no tiene ni idea. O no, porque parece que lo que dice el hombre no le sienta del todo bien.
Solo que Ethan dice que tienen que irse ya y ella le mira con sorpresa y un poco de pánico. Su bizcocho aún está sin tocar.

- Gracias. -Sonríe al escuchar que esperará a que termine.- Tú tienes que comer también. -Le dice dándole un toquecito al plato para acercárselo.
Empieza a comer, pero intuye la figura y expresión de la señora Matthews a su lado.- Entonces, ¿no abrirás la relojería para acompañarme? -Pregunta, intentando que la mujer vea que no la están ignorando del todo.

Sigue comiendo, intentando hacerlo despacio, porque lo cierto es que le encanta el dulce, pero tampoco quiere llamar demasiado la atención, había prometido portarse bien. Tenía que hacer un esfuerzo para conseguirlo.

Solo cuando termina y no quedan ya en el plato más que las miguitas, mira a Ethan, indicando que ya pueden salir si quiere. Lo cierto es que no sabe si la llevará a comprar más cosas, aunque para ella es suficiente con lo que ya tiene, o va a intentar encontrar algo sobre el mago.
       
Dyslaia


Enchanted Hours - Página 2 DTpeCbz
Nothing is true, everything is permitted
Timelady
Timelady
Rango Time
Timelady
Timelady
9075Mensajes :
942Reputación :
Sáb Ene 02, 2021 1:21 pm por Myshella
Chap. 2. Modern life
Ethan Vaughan | Relojería | con Dandelion

-Eso es-asiente el relojero, a la pregunta de Dandelion.-acabas de llegar-prosigue, puesto un ojo en el ama de llaves, procurando darle coherencia a la coartada escogida- así que podemos hacer una excepción, esta mañana.

En realidad, no cree que vaya a tener ocasión de ocuparse de sus relojes en momento alguno del día.

Ethan tiene el plato que le ha acercado Dandelion delante y, resignado a no decepcionar al menos a una de las dos presentes, opta por cortar un pedacito de esa tarta y llevársela a la boca.

¡Hay que ver con qué alegría da cuenta de su porción ella, en cambio!


-¡Ay, querida, que alegría ver que se valoran mis dotes de cocinera!-proclama la señora Matthews, de nuevo con una clarísima intención de lanzar ese nada discreto reproche al relojero.
Uno diría que su madre, allá en Newville, se tomaba menos libertades.

Al segundo pellizco de tarta, el relojero se da por cumplido y se dedica en exclusiva a acabarse el té.
-Sin embargo, y ya que va a estar usted aquí, le agradeceré que me tome el recado, si alguien viniera a preguntar por mí.

Lo va a hacer de todos modos…tener un ojo puesto en la puerta de la relojería.

Ethan se levanta, deja la servilleta sobre la mesa y se encara al  hada, dibujando una sonrisa amable.

-¿Nos vamos, entonces?

-¡Oh, oh, aguarde!-pide, rauda la señora, poniéndose en pie ella también.

Toma a Dandelion de la mano, y la conduce, casi se diría la arrastra, por delante del sorprendido relojero, hasta la cómoda del distribuidor al que daban esas escaleras que comunicaban planta baja y planta alta de la vivienda.

Cuando la tiene ante el pesado mueble, y desoyendo adrede al señor de la casa, que viene recordándole que tienen prisa, abre el cajón superior y extrae un mantel de té. Pequeño, blanco impoluto, bordado.

-¿Ves? ¡Esta puntilla está tan mal cosida! Menos mal que ahora tú podrás ayudarme. La dejaré aquí, para cuando vuelvas, y tengas un momento. Durante la hora del té.

Porque, ¿Qué señorita no borda o cose, durante ese ratito, la primera hora de la tarde? Si en realidad le hace un favor.

Porque su tío no habrá pensado en eso, pero…¿en qué se va a entretener, la pobre muchacha, esas horas muertas?

-Señora Matthews, ya le he dicho que nos vamos-agrega Ethan, para entonces visiblemente molesto.

Lo suficiente como para que la mujer desista, y regrese a la cocina, murmurando a saber qué.

Frente a la puerta de la cocina, se encuentra la de una salita pequeña que, en ocasiones, ha servido para recibir visitas. Más un despachito, si se quiere, que una salita en sí. La cómoda en cuestión, está justo a la diestra de la escalera. Y, a la izquierda de la misma, la puerta que comunica con la relojería. El resto de estancias de la casa, las de vida propiamente, en la planta superior. Y, frente a ellos, con su correspondiente perchero bien a mano para dejar debidamente ordenados sobreros, abrigos e incluso paraguas, la puerta de la vivienda.

Cuando la atraviesen, saldrán justo a la derecha del aparador de la relojería, que ocupa el resto de la planta baja.

Ethan aguarda a ver qué tal se lleva Dandelion con los botones de su abrigo, ya al otro lado del lindar.

-Vamos a visitar-le anuncia- la biblioteca de Winterbury. Es pequeñita, como puedes imaginar. Pero habrá algún libro de historia local, y alguna que otra separata que recoja los cuentos y las leyendas de la villa. En ocasiones, los dibujos que las ilustran son bastante acertados. Quizá consigamos dar con algo que tenga que ver con ese mago tuyo. Y, después, si te parece bien, daremos un paseo. Por si con la luz del día algún lugar te resulta familiar.

Con el tiempo transcurrido, todo debe resultar muy distinto. Pero aun así, hay detalles –un árbol, una esquina, un puentecito-que nunca cambian.
 
Dyslaia
[/color]


Última edición por Myshella el Jue Ene 20, 2022 12:35 pm, editado 1 vez



The Sleeping Sorceress



☾:

Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 5
Myshella
Myshella
3227Mensajes :
558Reputación :
Miér Ene 13, 2021 6:41 pm por Timelady
Chap. 2. Modern life
Dandelion | Relojería | con Ethan

Dedica una gran sonrisa a la señora cuando cree que su forma de comer es porque aprecia la comida. Que sí, pero no porque sea suya necesariamente. Es un pastel, es dulce y está delicioso. Simplemente.
Pero decirlo puede ser... problemático. Ya ha entendido que en presencia de aquella mujer Ethan va a preferir que se calle, porque seguro que nota en seguida que ella no es muy humana.

Cuando termina y mira a Ethan para asentir a su pregunta y levantarse, la propia mujer la arrastra hasta llegar al aparador que hay junto a las escaleras. Dandelion la observa, Abre el cajón, saca un trozo de tela blanco con dibujos bordados, cierra el cajón y le habla de las dichosas puntillas. Otra vez.
¡Y espera que ella arregle lo que quiera que sea eso!

A los hados gracias de que Ethan intervenga, salvándola de nuevo de una situación un poco incómoda de la que intenta salir asintiendo y sonriendo. No vaya a ser que les meta en un lío mayor.
Cuando se marcha, Dandelion suspira pesadamente, no está muy segura de si podrá seguir así muchos días más.

Sigue a Ethan hasta el perchero y recibe el mismo abrigo del día anterior, que intenta abrocharse tal y como él le había dicho que hiciera durante aquella tarde en que se conocieron.
Cuando sale, él le cuenta que irán a una biblioteca.

- Quizá sea un buen lugar para empezar. -Asiente.- O podríamos acudir al consejo de ancianos, suelen conocer bien todas las leyendas de un lugar. -Aunque quizá... Puede que ya no tengan ese consejo de hombres sabios. Por la cara de Ethan parece que es así.

Acepta también al paseo y comienzan a caminar. Por las calles se puede ver a algunas personas que se dedican a sus quehaceres o van de un lugar a otro. Dandelion se da cuenta de cierto detalle, las mujeres que van acompañadas suelen ir del brazo del hombre. Así que sin preguntar o entender el tipo de relación que favorece ese tipo de cercanía, ella misma toma el brazo de Ethan para caminar junto a él de aquella manera, entendiendo, claro, que es lo más apropiado.
       
Dyslaia


Enchanted Hours - Página 2 DTpeCbz
Nothing is true, everything is permitted
Timelady
Timelady
Rango Time
Timelady
Timelady
9075Mensajes :
942Reputación :
Vie Ene 15, 2021 10:25 pm por Myshella
Chap. 2. Modern life
Ethan Vaughan | Relojería | con Dandelion

El consejo de ancianos...

Estrictamente hablando, eso ya no existe, claro. Pero la verdad es que uno podría tomar a los venerables abueletes del pueblo que se sientan a charlas cada tarde entorno al árbol central de la plaza, en ese par de bancos bien cuidados, pueden seguir siendo considerados un pozo de sabiduría.

Una vez alcanzan la calle Ethan se cruzan con la señorita Paige.

El relojero le dedica un amable saludo, inclinando el sombrero. La señorita, sonríe a la joven que, cree ella, así, a simple vista, debe ser de la misma edad que ella.

Es un par de pasos más allá, cuando–no sabe muy bien porqué- el hada le toma del brazo y camina a su lado, el instante en que Ethan la mira. Primero con ligera sorpresa. Luego, ¿reconfortado?

Su humor mejora al instante. Coloca la mano izquierda sobre la mano femenina que reposa en su antebrazo, y asiente con la cabeza.

-No es exactamente lo mismo que tú conocías, pero es posible que tengas razón.

Quiere ofrecer una explicación sencilla.

-Verás, ya no son el grupo de personas sabias a las que se acude en las ocasiones en que se precisa consejo-porque a eso se refiere ella, claro. Y…ahora que lo piensa…¿Cuándo dejaron de escuchar a los mayores?-pero sí saben muchas cosas.

Sigue un par de pasos; sólo que toma la calle larga, en lugar de la callejuela ascendente.

-Me parece una buena idea. Tenemos que atravesar la plaza, para llegar a la biblioteca municipal, así que nos los encontraríamos de paso. ¿Crees que deberíamos detenernos a conversar con ellos?

Con un cigarrillo y, quizá, compartiendo una copita, seguro que el viejo Owen está encantado de relatarles las historias que le explicaban en su infancia.

Mientras el hada opina, la plaza se abre ante ellos. Y sí, efectivamente. Tres hombres sentados, bastón en mano, sombrero bien calado, entablan conversación.

-Buenos días, señores-empieza Ethan.

-Buenos días, míster Vaughan.

Ethan se inclina hacia Dandelion.

-¿Les preguntas tú, o les pregunto yo?
 
Dyslaia



The Sleeping Sorceress



☾:

Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 5
Myshella
Myshella
3227Mensajes :
558Reputación :
Mar Ene 26, 2021 7:54 pm por Timelady
Chap. 2. Modern life
Dandelion | Relojería | con Ethan

Inclina la cabeza no entendiendo muy bien lo que quiere decir Ethan sobre los ancianos. Aunque viendo cómo ha cambiado todo, no debería extrañarse de que eso sea también diferente...
- ¿Y a quién acudís cuando hay que tomar una decisión importante? -No lo comprendía, pero eso no era nuevo.

De todos modos sonríe, porque al parecer, pese a todo, su idea es buena.
Y pueden ponerla en práctica al pasar por la plaza.- Claro, no puede haber nada malo en preguntar. -Asiente, muy segura.

Y, tal como había anunciado Ethan, en la plaza hay tres caballeros ancianos conversando bajo el sol. Después del saludo que intercambian, asiente a la pregunta del hombre.- Deja que lo intente yo. -Sonríe con un poco de malicia.

- Buenos días, caballeros. -Saluda en general, atrayendo la atención sobre ella.- Soy la sobrina del señor Vaughan y me preguntaba si tendrían tiempo para responder a unas preguntas. -Cuestionó con ese tono meloso que los mortales no podían rechazar.

- Claro, jovencita, siéntate aquí. -Ofrecieron, haciéndole un lado en el banco.

- Qué amables. -Sonrió, obedeciendo.- Verán, mi tío y yo, estamos tratando de conocer un poco las historias de este lugar tan bonito. -Porque alabar el sitio siempre inclinaba la balanza a su favor.- Siempre he sentido curiosidad por los cuentos antiguos, de magos y hadas u otras criaturas. ¿No tienen alguna historia así? -Preguntó.- O quizá es que son historias demasiado antiguas y ustedes no tan mayores. -Rio un poquito, dulcemente. Despertando también las risas de los hombres y una especie de discusión sobre si había o no algún cuento en el pueblo o las cercanías que pudiera interesarla.
       
Dyslaia


Enchanted Hours - Página 2 DTpeCbz
Nothing is true, everything is permitted
Timelady
Timelady
Rango Time
Timelady
Timelady
9075Mensajes :
942Reputación :
Vie Ene 29, 2021 6:45 pm por Myshella
Chap. 2. Modern life
Ethan Vaughan | Plaza mayor | con Dandelion y los ancianos

AAAy

Ethan empieza a tomar conciencia de la gravedad de su error justo en ese siéntate aquí.

Los señores le hacen un hueco a Dandelion en el banco encantadísimos de la joven compañía, desde luego.

Y él, mientras se recrimina a sí mismo no haber sido suficientemente rápido como para verlas venir…las batallitas…suspira, resignado, y busca un rincón en el banco libre. Un poquito más apartado de los demás.

Porque esa es otra; a la que responderán, solícitos, es a su supuesta sobrina.

-Ah, los cuentos, claro, claro. Cada sitio tiene los suyos, sí-indica míster Cox.

-Eso no es completamente cierto-discrepa el señor Wright-las historias, en muchas ocasiones, son si no completamente iguales, muy parecidas. Cambia un nombre, o un lugar…¡se adecuan al espacio, pero son las mismas, a un lado y otro de esta carretera!

Se refiere a la que trae hasta Winterbury.

-Discrepo totalmente-reclama míster Cox- Ya mi tatarabuelo confirmaba la excepcionalidad de las de nuestro pueblo-Porque, por supuesto, a entender del hombre, el mundo se divide en dos partes muy claras. Su pequeña villa, y el resto del mundo.

-Yo recuerdo una que quizá te guste-interviene el señor Fox- una sobre un hada que inducía a los poetas locales, que los teníamos, jovencita…los teníamos…a un sueño dulce, para inspirar sus obras. Están todas en la biblioteca. Hay un pasillo entero de versos escritos por nuestros antiguos vecinos.

-Es una estantería, no un pasillo. Y era una ninfa-corrige míster Rees, venerable padre de la señora Matthews, de soltera Rees, por supuesto.

El hombre, sentado a la diestra de Dandelion, se inclina hacia la jovencita-les emborrachaba-anuncia, con expresión traviesa.

Y mueve la cabeza así, reiteradamente, de arriba abajo, un buen par de veces.

Ethan está ya pasándose la mano por delante de los ojos, y bajando esa mirada a la punta de sus zapatos.

-Había otra. Un cuento de un hada de piel tostada. Así, como tú-interviene entonces, otra vez, el señor Fox.

El anciano le sonríe, desde el banco de delante, en donde está sentado él.

Remueve un poco su bastón, y levanta un dedo…porque está pensando y necesita silencio.

-Un hada. Sí. Una pequeña, pero. Y un mago.

Se para.

-¿Tenemos magos, en los cuentos de Winterbury? Si no los tenemos, deberíamos pedirle a alguien que añadiera uno. Nadie puede jactarse de tener un imaginario decente sin un mago.

-Tenemos un lobo que come romero. Con una franja verde de punta a punta del lomo-eso ha sido el señor Wright.

-No…eso no nos sirve-el señor Rees le da un ligero codazo a Dandelion, para que le ayude.-¿verdad, querida? No nos gustan los lobos, aunque coman hierbas.

Ethan alza entonces él índice, a ver si logra centrar la atención de los presentes...medio minuto seguido.

-Perdone. ¿Un mago?

-Oh, sí, sí. Había uno en las historias que me contaba mi padre, de niño.-el señor Rees prosigue -Yo también se las conté a mi hija, por supuesto. Un mago con barba castaña. Sí, castaña, no negra ni blanca. Castaña. Y mal humor. Eso me dijeron.

-Estoy seguro de que te confundes-insisite, tozuso y arrugando la nariz, el señor Cox.

-No lo hace-sale en su defensa el señor Wright.-en algún sitio tiene que haber una fábula que hable de él. Y de un reloj. Sí, era un reloj-

-¡¿Qué tendrán que ver aquí los relojes?!-se exhalta, enrojeciendo, míster Cox.

-A mí esta me gustaría oírla, si no le importa-solicita, así, de lejos, el actual relojero…

-Tenga la bondad de guardar silencio, señor Vaughaun. ¿No ve que estamos ocupados respondiendo su sobrina?-le recriminan.

El señor Rees vuelve a atenderla a ella, una vez aclarado que el tío debe callar.

-No se si me acordaré…niña, ¿tú la quieres oír?-le pregunta al hada transmutada en señorita.

-Lo que diga la dama-conceden los otros tres.
 
Dyslaia



The Sleeping Sorceress



☾:

Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 5
Myshella
Myshella
3227Mensajes :
558Reputación :
Sáb Feb 13, 2021 1:37 pm por Timelady
Chap. 2. Modern life
Dandelion | Relojería | con Ethan
Los buenos señores no decepcionaron a Dandelion, que sabía que con un poco de encanto ningún hombre podía resistirse a hacer su voluntad. Y así fue como empezaron a hablar de las diferentes historias que les habían precedido.
Aunque su paciencia se vio puesta a prueba al principio. Mostró algo más de interés ante la mención de un hada, pero la perdió al mencionar lo de los poetas. No, ella nunca había hecho eso, ni ningún hada que conociera. Así que quizá era una ninfa como decía otro. O puede que simplemente se emborrachasen, como apuntaba el caballero a su diestra, al que dedicó una sonrisa divertida.
Seguro que era mucho más fácil decir que su estado era culpa de una criatura mágica que reconocer haberse pasado con la bebida.

Pero entonces llegaron a algo que sí podía ser más cercano. Un hada pequeña, como ella. Tenía que ser. ¡Un mago! Y otro desvío. Dandelion se mordió el carrillo, intentando contenerse cuando empezaron a hablar de un lobo. Por suerte uno de los hombres parecía entenderla.

- Sí, es cierto, quisiera oír la historia de esa hada pequeña. -Expresó con una dulzura que esperaba funcionase.

Ethan también colaboró y comenzaron a describir al mago. Un escalofrío la recorrió al ir recordando. Sí, la barba era castaña. Y un reloj.
De nuevo se interrumpió todo y no sabía por qué había sido, pero cuando Ethan intervino le reprendieron por interrumpir hasta preguntarle a ella si deseaba conocer esa historia.

- Sí, por favor, lo que recuerde. -Pidió, esta vez sin usar sus artes, pero consiguiendo el efecto.

- El mago vivía en una casa de piedra, en la colina donde hoy está el tejar, aunque ya lleva un par de décadas de haber dejado de utilizarse también. A saber cuándo lo destruirán y qué otra cosa nos pondrán allí. -Otro nuevo desvío, aunque parecía reconducirse solo, cortando las posibles intervenciones.- El caso es que de esta choza se dice que por dentro era más grande de lo que parecía, como si hubiera camuflado un castillo. -Dandelion asintió, recordando. No estaba camuflado, estaba excavado en el interior de la colina, no había luz o ventanas por las que escapar.- El mago no era trigo limpio, claro, no dejaba que nadie se acercase y vendía sus remedios a precio de oro. No se sabe cómo es que le dejaron vivir aquí, donde todos eran buenos cristianos.

- Sí se sabe. -Reclamó otro- Por el hada. El hada de piel tostada, no más grande que un pulgar.

- ¡Ah, sí! El hada. -Reconoció el señor que contaba la historia.- Se supone que cuando alguien le molestaba, el mago mandaba a su hada para embrujar a esa persona y guiarla hacia alguna calamidad. No hay mejor forma para quitarse a alguien de en medio que despeñarlo. -Dandelion bajó la mirada, evitando la de Ethan, sí, alguna vez puede que aquello pasara también.

- Calla hombre, que vas a espantar a la chiquilla. -Se quejó el de su diestra.- No te preocupes, bonita, el hada no era tan mala. ¿A que no?

- Yo eso no lo sé. -Se quejó quien contaba la historia.- Pero es verdad que decían que había veces en que mandaba a la gente al castillo del mago, a buscar un reloj. A romperlo o algo así.

- ¿Pero para qué va a querer un hada un reloj? O romperlo, ya puestos.

- Yo solo sé que nadie volvía de ese sitio. Y que por eso terminaron avisando a las autoridades... cuando la que se perdió fue la hija del alcalde. -Dandelion estuvo a punto de decir algo, ella con eso no tuvo nada que ver, la chica lo que quería era marcharse con un mozo y pagó al mago para conseguirlo. Ella simplemente le dijo al muchacho donde reunirse y se marcharon lejos... y puede que entonces también les dijera que avisaran a alguien para atraparlo. PERO NO ERA COMO SI HUBIERA MATADO A ESA MUCHACHA.

- ¿Y qué fue del mago? -Se atrevió a preguntar, por fin.

- Pues lo que pasa con todos los brujos en los cuentos, lo quemaron en la hoguera.

- Espera, espera... ¿cómo era aquella historia del cuervo que escapó de las llamas?
       
Dyslaia


Enchanted Hours - Página 2 DTpeCbz
Nothing is true, everything is permitted
Timelady
Timelady
Rango Time
Timelady
Timelady
9075Mensajes :
942Reputación :
Dom Feb 14, 2021 12:34 pm por Myshella
Chap. 2. Modern life
Ethan Vaughan | Plaza mayor | con Dandelion y los ancianos

Ethan, que ha guardado religioso silencio desde que le han dejado claro que no es a él a quien están contando sus cuentos, se echa hacia adelante con creciente interés en el instante en que sale a colación el hada no más grande que un pulgar, los relojes y el mago.

Así que la usaba para embrujar a quienes le estorbaban...

El relojero no pudo sinó mirarla con lástima manifiesta.

De hecho, el señor Cox alarga el bastón y le da con él en la espinilla, provocando que Ethan de un respingo y suelte un Au.

-Deja de mirar así a tu sobrina, que ni que fueras a castigarla por algo-suelte le benemérito hombre, al tiempo en que alza las cejas.-y no interrumpas.

Ethan se calla comentario alguno, y se conforma con pasarse la mano por la parte de la pierna que ha recibido el bastonazo.

De todos modos, se le pasan las quejas en el instante en que oye lo de los despeñaderos.

¿De verdad ha hecho eso? La siguiente mirada que dirige al hada es...algo inquieta.

-¡La hija del alcalde!-ahí ya no puede callar.

¡Madre mía, que revuelo, y pobre muchacha! ¿porqué querría ese mago deshacerse de una joven como debía ser aquella?

-¿De verdad hizo eso?-la pregunta, que debe dirigirse a los caballeros presentes, se formula en la dirección equivocada. O más bien en la estrictamente correcta...buscando la mirada de Dandélion.

-¡Tss!-insiste el señor Wright

¿Y qué fue del mago?

-Es lo justo-le da igual si van a volverle a mandar a callar o no; esta vez, como se atrevan, piensa recordarles al grupo de abueletes la cortesía minima debida, con o sin damisela presente a la que colmar de atenciones.

Sólo que el siguiente apunte...no le gusta nada. Nada de nada.

-¿Un cuervo?¿De dónde salía ese cuervo?

Ethan ha oído historias, del otro lado del mar, en las que algunos seres malignos transforman su alma en ese tipo de pájaros, para buscar venganza.

-Ah, pero ese es otro cuento...-advierte el señor Rees- y no se yo si a la señorita le iba a gustar...

Ethan alza una ceja, así, de medio lado.

-Está bien, está bien-consiente Rees, acompañando el gesto de benevolencia con un ademán de la mano, así, perdonavidas- En fin, tampoco es que se pueda contar mucho. Dicen que en una ocasión, se condenó a la hoguera a un brujo, aquí.

-Pero no sabemos si es el mismo u otro. A mi me parece que debía ser otro-cada cual ha oído una parte, o una versión, siendo niño, y la adapta como quiere.

-El caso es...-prosigue el primero- que las llamas ardieron durante tres noches enteras ¡Así de negra era su alma! Y, cuando al amanecer por fin se puso a llover y se apagaron, unos  chiquillos aseguraron que habían visto salir volando un cuervo negro de las cenizas.

El hombre se ha inclinado, voz grave, de cuenta cuentos metido en el papel, hacia Dandélion. Mueve ambas manos a costado y costado, así, los dedos serpenteantes, como quien imita el devenir de un fantasma al vuelo.

-Yo ya he dicho que las historias de miedo van a asustar a la chiquilla...-insisitió el más considerado.-¿Te da miedo, niña?

El narrador mueve la cabeza, negando él, antes que el hada.

-No es una miedosa; puedo seguir, De todos modos, ya acabo casi. ¿Por donde iba? Ah, sí. Al principio, nadie les creyó, pero esa noche y las siete siguientes, varias mujeres vieron al cuervo posado sobre la rama de este árbol-señala sobre sus cabezas, triunfante, al que rodean los bancos-y...al llegar la séptima noche, el alcalde apareció muerto, en su cama. Y el cuervo desapareció.

-Qué historia tan tétrica...-apunta el relojero-¿Y no hay ningún libro que la recoja, en la biblioteca?

-¿Para qué quieres libros, si nos tienes a nosotros, eh?-el señor Rees se ofende.

-Perdón.-es sumamente importante saber retrocreder a tiempo.

Una mirada severa, un carraspeo, y la interrupción queda en nada.

-Bueno....pues ese cuervo aparece por el pueblo, una vez cada siete años, la misma noche en que se quemó al brujo.

Aquí, el asentimiento es general. Cabezas arriba y abajo, manos sobre los bastones, y alguna tos, seguido de murmuro general traducible por yo le ví hace catorce, yo una vez, de joven...

-¿No tocaría este año? Creo que sí. Eso es...en tres días, ¿no? Pues sí, si. Creo que lo era. Dentro de tres días.

Otro, el señor Cox, duda.

-¿Estás seguro? Yo ya perdí la cuenta.
 
Dyslaia



The Sleeping Sorceress



☾:

Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 5
Myshella
Myshella
3227Mensajes :
558Reputación :
Dom Feb 28, 2021 7:44 pm por Timelady
Chap. 2. Modern life
Dandelion | Relojería | con Ethan
Aquella historia, que en parte era SU historia, no le estaba dejando muy buen sabor de boca.
Casi se sobresaltó cuando Ethan habló de la hija del alcalde e hizo aquella pregunta. Ella no respondió, se limitó a apretar los labios porque entendía que quizá aunque le dijera lo que de verdad pasó, él no la creería, después de escuchar lo otro que sí que era verdad que había ocurrido.

Pero entonces llegó la historia del cuervo, que hizo que se le helara la sangre y no porque le diese miedo el cuento. Le daba miedo lo que podía haber detrás. Si era tan cierto como que ella misma existía y había hecho esas cosas que habían relatado.
Que aquel cuervo fuera la esencia del mago, o él en sí mismo, regresando para vengarse.

Y si solo se hubiese quedado en lo sucedido con el alcalde, no le importaría, pero que dijeran que regresaba a aquel lugar, a posarse sobre aquellas ramas, la hizo mirar el árbol con recelo mientras ellos seguían discutiendo.

Tuvo que reunir cierta concentración para buscar las palabras justas para lo que quería hacer, que era irse de allí.- Señores... -Intentó llamar su atención, provocando que todos la atendieran.- Creo que ya les hemos entretenido demasiado tiempo. -Dotó a su voz del don que impedía que le discutieran, porque no quería que le llevasen la contraria.- Les ruego que nos disculpen, mi tío había prometido mostrarme su biblioteca. Espero que podamos vernos algún otro día y conocer más de esas historias fascinantes.

Sin más se levantó, esperando poder despedirse de aquellos hombres. Creía que Ethan querría saber alguna respuesta más directa de ella misma. Y Dandelion solo quería alejarse de aquel sitio.
       
Dyslaia


Enchanted Hours - Página 2 DTpeCbz
Nothing is true, everything is permitted
Timelady
Timelady
Rango Time
Timelady
Timelady
9075Mensajes :
942Reputación :
Lun Mar 01, 2021 1:25 pm por Myshella
Chap. 2. Modern life
Ethan Vaughan | Plaza mayor | con Dandelion y los ancianos

Tampoco a Ethan le es indiferente la historia del Cuervo. Porque lo que hace apenas un día atrás eran cuentos para niños y ancianos, ha tomado una dimensión bien distinta.

Tan sólo un día atrás ¡Valgánle los Cielos! ¿Quién se lo iba a decir? Cualquiera de los hombres sentados bajo aquel árbol advertirían al doctor de Winterbury acerca de la repentina locura de su nuevo relojero. La atribuirían, de inmediato y por supuesto, a la genética, claro. ¿No era el tío-abuelo del señor Vaughan otro loco sin remedio? Pues eso. Que tarde o temprano la sangre reclama su legado.

Y…así como lo piensa, Ethan parpadea, dirigiendo el pensamiento hacia otros derroteros. El tío-abuelo Otto. ¿Y si…y si el hombre sabía algo? No vio a Dandélion, ella le recordaría. No.

Pero…¿y al cuervo? ¿Y si sabía qué contenía ese reloj y lo había dejado apartado, en aquella caja, justo por eso? ¿Y si consideraba al hada en su interior peligrosa?

Mira a su hada. Dubitativo y con el corazón en un puño. El repelús frío que le invade se debe en parte al cuervo, en parte a la duda sobre ella. ¿No se dice que las hadas no cuentan la moral como los hombres?

Cuando ella se despide de la guarda de ancianos, esperaba él alguna queja o alguna historia empezada igual, algún brazo que se extendiera a asir el de ella, y que la volviera a sentar. O algo. Pero no. Lo que obtienen es un saludo formal, y media sonrisa antes de volver ellos a sus asuntos, esos, los que sean, que les mantienen tan entretenidos ahí todas las mañanas.

Ambos empiezan a caminar, y Ethan le ofrece de nuevo el brazo. No sabe si preguntarle…o no.

-La biblioteca está al final de esta calle-le explica, voz baja- será mejor preguntar por el archivo. No recordarías, por casualidad…¿el nombre, verdad?- del mago.
Cuando alcanzan la puerta, y antes de llamar con la aldaba, le resulta imposible no formular la pregunta que flota en el aire.

-Eras tú, ¿verdad?¿Causaste esas muertes?

Dentro se oyen pasos, más bien lentos. Pasan casi cuatro minutos enteros antes de que la puerta se abra.

Quien aparece tras ella es un hombre también entrado en años.

-Dígame, señor Vaughan.

-¿Nos dejaría consultar el archivo, señor Vastel? Nos han hablado de una leyenda, y de una ejecución en el pueblo, en época de caza de brujas. Sólo que, por lo visto, se trataba de un hombre. Hará unos…-observa un instante a Dandélion, antes de regresar la atención, aún en el umbral del casón, al bibliotecario- cuatrocientos años, diría yo.

El hombre les hace un gesto con la mano, para que entren.

-Cierre la puerta, señorita-pide a ella, puesto que Ethan ha entrado en primer lugar.

Les lleva escaleras arriba, a una sala justo a su diestra; los amplios ventanales cubiertos por pesadas cortinas, que empieza a descorrer para dejar que la luz entre e ilumine estanterías, butacas y esa mesa central, tan despejada e impoluta.

-Usted se refiere al viejo sanador, el brujo. Me parece que…-el hombre, a pesar de sus años, estira de la escalera fijada a un riel a media altura de las estanterías, y la desplaza hasta las baldas que le interesan. Sube y baja enseguida, con tres volúmenes en las manos, que deposita sobre esa mesa.

Leyendas de Winterbury

Autos de fe y otros ajusticiamientos

Diario de Guustave Cox


-¿Este hombre fue alcalde aquí?-pregunta Ethan.

-Por supuesto-responde el bibliotecario- sobrino del que aparece en su leyenda. Pobre hombre, a saber de qué fiebres murió.

Ethan esparce los libros sobre la mesa, y retira una de las sillas, ofreciéndole el asiento a Dandélion.
-No le he presentado a mi sobrina, la señorita Daisy.

-Un placer-asiente Vastel-Van a tener lectura para un rato. ¿Les apetece una taza de té?
 
Dyslaia



The Sleeping Sorceress



☾:

Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 5
Myshella
Myshella
3227Mensajes :
558Reputación :
Vie Mar 12, 2021 9:16 pm por Timelady
Chap. 2. Modern life
Dandelion | Relojería | con Ethan
Después de haber escuchado aquello, casi la sorprendió que Ethan le ofreciera su brazo. Aún cuando sabía la verdad de las cosas que habían pasado, entendía que escucharlo contado de aquel modo hacía que el prisma por el que se miraba cambiase y que ella ya no pareciera tan víctima como quizá había pensado hasta el momento. Y como ella se veía a sí misma, claro.

Caminaron en la dirección que él indicaba.- Azaret. Se llamaba Azaret. -Responde, sin alzar demasiado la voz, tampoco.

Una vez se detienen frente a la puerta, escucha otra pregunta, pero en esa ocasión no mira a Ethan, solo a la puerta, escuchando los pasos que se acercan. No parece el mejor momento de dar explicaciones.

Adopta un segundo plano entonces, ese que le permite observar, como cuando se hacía pequeña, a la gente y su forma de actuar. Atiende la conversación de ambos caballeros y le extraña un poco que el hombre no parezca inmutarse por la petición, quizá es que hay quienes piden cosas más extrañas de los archivos.
Ella asiente y cierra la puerta para seguirle a continuación.

Cuando habían hablado de un archivo y de algo de hacía tanto tiempo, Dandelion había imaginado que les guiarían hacia una sala llena de viejos libros y legajos, quizá incluso rollos de pergamino, un reino de polvo y arañas. En el viejo castillo encantado del mago había una así.
Pero no es así, aquel sitio está bastante limpio y el hombre empieza a poner libros y documentos sobre la mesa.

Mira la silla que dispone Ethan para ella y después al caballero, al que dedica un asentimiento de cabeza.- Creo que se lo agradeceríamos. -Aceptó el té, que parecía una buena excusa para que les dejara a solas y poder responder lo que antes le había preguntado.

- Yo no causé las muertes. No directamente. -Aclaró.- Las hadas tenemos prohibido interceder hasta ese punto en la vida de un humano. -Eran sus leyes y códigos.- Suavizamos las emociones de los demás, les hacemos más proclives a aceptar peticiones, pero no hacemos tanto... el mago lo sabía. Solo me usaba para atraerles y él hacía su obra o me obligaba a manipular las palabras. -Había cierto arte en ello, en no forzar nada pero dar las directrices adecuadas.- Todo lo que hice fue para seguir con vida. -Y eso último lo añadió de tal forma que no creía que Ethan dudase de ella. Ya le había dicho que no estaba allí porque quisiera y le había contado cómo el mago la retenía con su poder atada a aquel reloj.

- Y la hija del alcalde no murió. Se escapó con un muchacho, yo solo les ayudé y quizá influí para que delataran al mago. -Quería aclarar esa historia, mucho menos dramática de como la pintaban, una en la que ella sí que había hecho algo por sí misma como un intento desesperado de liberarse de aquella magia.
       
Dyslaia


Enchanted Hours - Página 2 DTpeCbz
Nothing is true, everything is permitted
Timelady
Timelady
Rango Time
Timelady
Timelady
9075Mensajes :
942Reputación :
Dom Mar 14, 2021 1:33 pm por Myshella
Chap. 2. Modern life
Ethan Vaughan | Plaza mayor | con Dandelion y los ancianos

El relojero asiente, cuando su supuesta sobrina se encarga de responder al ofrecimiento del bibliotecario. En primer lugar porque un té humeante es siempre bienvenido; parece hecho adrede para acompañar la lectura, y ellos tienen, efectivamente, un buen rato por delante.

Pero además porque ese instante, el ir y venir del buen caballero, les permitirá establecer un cierto orden de búsqueda.

Y, por lo visto, concede tiempo también a Dandelion para explicarse.

Ethan, fija la mirada en el hada, escucha con atención. Los ojos de ella mantienen un brillo propio tan sólo de quienes responden honestamente.

Por eso alarga la mano sobre la mesa, y toma la otra, más pequeña y tan humana en apariencia. La estrecha, afectuoso y asiente.

-No me cabe duda de que fuiste a parar justamente en las manos equivocadas- ese mago oscuro y al tiempo tan humano. Porque, ¿no se dejan nublar por la promesa de un poder mayor todos y cada uno de ellos? Pocas son las excepciones.

A lo que responde con una sonrisa ladeada, sofoco a tiempo de una carcajada, es a la explicación acerca de la hija del alcalde y ese joven amante suyo.

-Vaya por Dios. Creo que su padre preferiría haber sabido la verdad, a pesar de todo.

Carraspea entonces.

-En fin, pongámonos serios.Me quedaré este...-indica los autos de fe, obra que juzga demasiado desagradable para ella. Además, que cuando el bibliotecario viera a la señorita leyendo eso, seguro que se lo reprochaba a él.-¿Por cual quieres empezar a buscar tú?

No tarda mucho en abrir las amarillentas páginas, y en ir recorriendo los años, aproximados, hasta ver si la suerte le sonríe.

El bibliotecario ha regresado, dejado esa bandeja con tetera, tazas y azucarillos, y les ha dejado de nuevo, alegando tareas pendientes.

-Le he encontrado-anuncia Ethan, volviendo el libro hacia Dandelion.-Azaret...-frunce el ceño, porque le cuesta leer el apellido que figura al lado- no es un nombre muy común, que digamos. Y el año coincide.-entonces, a lo que atiende es a la fecha en concreto. El día y el mes-24 de marzo. Sí, los caballeros de antes tenían razón.-confirma-estamos a veintiuno.

El relojero resopla.

-Desde luego, su presencia podría aclarar de qué modo te desvinculamos de ese reloj. Lo que ocurre es que no parece que vaya a ser una persona muy colaboradora...¿cierto? Persona, o cuervo, claro.


 
Dyslaia


Última edición por Myshella el Dom Mar 28, 2021 2:14 pm, editado 1 vez



The Sleeping Sorceress



☾:

Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 5
Myshella
Myshella
3227Mensajes :
558Reputación :
Mar Mar 23, 2021 3:49 pm por Timelady
Chap. 2. Modern life
Dandelion | Relojería | con Ethan
Dandelion  no sabía muy bien cómo reaccionaría Ethan a sus palabras. Después de todo había escuchado cosas un poco feas de ella y sus implicaicones con el mago. Además de que había visto cómo había usado sus poderes, o quizá no había sido consciente de ello enteramente.
No estaba segura, pero de cualquier modo, el tono comprensivo del hombre la sorprendió un poco.

Por un momento se queda mirando aquella mano que ha tomado la suya, en un gesto tan cercano y extraño como nunca ha tenido ningún humano con ella.
Pero ya se ha dado cuenta de que Ethan no es exactamente como el resto de los humanos.
Incluso sonríe cuando dice lo de la hija del alcalde.

- No creo... el alcalde había prometido a su hija a un hombre rico, gordo y viejo. Un pastor no era el mejor recambio, claro. -O algo así había dicho la muchacha, lo recordaba. Ella también había sido simpática con ella.

Cuando decidió ponerse manos a la obra, Dandelion cogió un libro, el de las leyendas y se lo acercó con cierta timidez. No le parecía el mejor momento para explicar que ella de leer las letras humanas sabía más bien poco.
Aún así, fue pasando páginas, observando las ilustraciones que acompañaban. Estaba el lobo que los ancianos habían descrito y también había unos dibujos que le recordaban a su hogar y a sus compañeras, ¿habría alguna leyenda que hablase de ellas? ¿de dónde estaban ahora?

Pero antes de que pudiera preguntar y quizá desvelar esa dificultad para entender el texto. Ethan exclamó que lo había encontrado.
Y con aquellas palabras, llegó también una revelación que dejó una sensación extraña en el estómago del hada.

Faltaban tres días solamente para el aniversario de su muerte. Para que reapareciera, si era cierto que lo hacía, en forma de cuervo.

- No, seguro que no lo es. -Responde a la idea de hacerle ayudar.- Más bien lo contrario, seguro que intenta hacer algo. Ya oíste lo que dijeron, aparecía gente muerta. -Recordó.- Quiero poder alejarme del reloj, pero... no quiero que nos haga nada malo. -Y era una de las pocas veces en que había incluido a otra persona, la primera en que lo había hecho con un ser humano, en sus miedos.
Ethan había sido generoso con ella, no quería ponerle en peligro.
       
Dyslaia


Enchanted Hours - Página 2 DTpeCbz
Nothing is true, everything is permitted
Timelady
Timelady
Rango Time
Timelady
Timelady
9075Mensajes :
942Reputación :
Dom Mar 28, 2021 2:39 pm por Myshella
Chap. 2. Modern life
Ethan Vaughan | Plaza mayor | con Dandelion y los ancianos

No le pasa desapercibido el no quiero que nos..., y sonríe, entre emotivo y compresivo. Ese plural reconforta el corazón del relojero, y le lleva a olvidar que está tratando con una criatura mágica, por un momento.

Por un instante, le gustaría que Dandelion fuera justamente lo que aparenta ser: una joven señorita. E invitarla a pasear, como si pudiera cortejarla.

Y sin embargo sí ha sido incapaz de darse cuenta de otro asunto, que quizá no resulte de menor importáncia que los que están tratando. Que ella desconoce el código de escritura humano. De no haber tenido la cabeza metida en los libros que le tocaba revisar, quizá hubiera notado la extrañeza en el gesto, o alguna mueca delatora, de letra a letra.
¿Cómo no pensé en que ellas deben tener su propio código?, habría dicho entonces.

Pero no, no se ha enterado.

Así que se centra en la afirmación que ya supone. Aquí la cuestión es cómo van a engañar al mago. De qué modo podrían...
Ethan ha cerrado el libro sobre la mesa, y ha apoyado las manos, entrelazadas, sobre la encuedernación decorada.

-No nos va a hacer daño.-afirma, lo prometo.

Valiente promesa. Que la intención es justo esa...pero la cuestión sigue siendo el camino a trazar.

-Dandelion-prosigue-¿de qué modo exactamente puedes tú infuir en el comportamiento de las personas? ¿crees que tendrías, pasado todo este tiempo, algún poder sobre él?¿O lo mantiene él sobre tí?

Esa, es la primera de las cuestiones trascendentales. Si sigue existiendo vínculo.

-Porque si se trata del reloj, ya no es suyo. Es mío-y eso tampoco es precisamente un dato vanal.

Y luego, está otra cosa más, con respecto al poder de las hadas.

-¿Puedes encantar cosas, objetos? Porque yo soy relojero...y puedo crear otro reloj. O una jaula, con engranajes. Una prisión para nuestro cuervo.¿Crees que sería posible mantenerlo dentro, si le atraemos hasta ella?

Hierro. El hierro es el elemento con el que, tradicionalmente, se ha creído que se podía atar brujas, demonios o...hadas. Pero en este caso, el hada es justo la que debe quedar fuera.
 
Dyslaia



The Sleeping Sorceress



☾:

Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 5
Myshella
Myshella
3227Mensajes :
558Reputación :
Mar Abr 06, 2021 8:12 pm por Timelady
Chap. 2. Modern life
Dandelion | Relojería | con Ethan
No es que tuviera muchas esperanzas en la promesa que le hacía Ethan, porque no dependía de ninguno de ellos la posibilidad de detener a ese hombre. El miedo que le tenía era demasiado poderoso y aún así que el relojero estuviera dispuesto a hacer ese tipo de promesas la hacía sentir un poco esperanzada.

Volvió la vista a los papeles que tenía delante, pero la levantó cuando mencionó su nombre y escuchó sus preguntas. Le parecía difícil explicar el poder que tenía a alguien que carecía de ningún conocimiento sobre magia, pero trató de simplificarlo para poder explicárselo.

- Las hadas tenemos cierta habilidad para la naturaleza, por eso nos sentimos mejor cuando estamos en ella. -Era por lo que vivían en bosques y páramos tranquilos.- Pero también podemos influir en los humanos, como en otros animales. Usamos nuestra voz y la dotamos de cierta emoción que hace al otro obedecer o sentir de una manera. Es más fácil con niños que con adultos. -Aclaró, porque eran mucho más manipulables.- Nuestras reglas dicen que no debemos hacerlo si no es necesario y mucho menos causar un mal letal a esas personas. -Que podrían, sí, pero iba en contra de su código.

- Sin embargo -añadió.- no tiene efectividad en humanos con esencia mágica, como el mago. Es por lo que no lo usé contigo cuando nos conocimos, pensé que tú también eras mago, un descendiente o algo así. -Cuando se dio cuenta de que no lo era, habían cambiado las cosas entre ambos y llegado a un entendimiento.

- Y la verdad es que no sé si aún tendrá poder sobre mí después de todo este tiempo, más allá del miedo que me provoca. -Porque ese no había desaparecido, se había quedado grabado en ella como si le hubiera quemado con un hierro candente.

Después de esa explicación, preguntó si podía encantar objetos. Lo que hizo que le mirase de una forma que ya respondía de forma negativa a su pregunta. Pero también consultó si podría construir algo para retenerle.- Las criaturas mágicas se pueden atrapar con hierro o cristales especiales. Creo que los círculos de sal también funcionan con brujas. Crean barreras que impiden que salgan o usen sus poderes. -Parecía muy fácil, pero nadie había conseguido hacerlo con el mago en su vida, que ella supiera.- Y hay objetos como espejos mágicos o mi reloj. Pero no podemos crear nada de eso, es magia ancestral... -Ni siquiera en su tiempo era algo que se hiciera ya, eran objetos muy raros de encontrar.- No sé si haya algo que funcione, Ethan. -Suspiró, apesadumbrada.
       
Dyslaia


Enchanted Hours - Página 2 DTpeCbz
Nothing is true, everything is permitted
Timelady
Timelady
Rango Time
Timelady
Timelady
9075Mensajes :
942Reputación :
Vie Abr 09, 2021 2:10 pm por Myshella
Chap. 2. Modern life
Ethan Vaughan | Plaza mayor | con Dandelion y los ancianos
La escuchó.
Atento a cada palabra del hada, va asintiendo sin interrumpir.
Si acaso son las expresiones, esos subir y bajar de cejas, ese Oh que acompaña a lo que entiende como confesión (que no intentó manipularle porque creyó que era descendiente del mago al que temía) los que remarcan los puntos de mayor interés del relojero.

Atiende, y asiente. La mirada, sin embargo, acaba desviándose sola al libro que hace un momento consultaban:

Autos de fe y otros ajusticiamientos

Lo abre por el prólogo. Porque suelen tener, no siempre, pero sí en ocasiones, antes de nada un compendio de usos. Algo así como el cómo proceder si se encuentra usted ante un servidor del Diablo.

-Aguarda un instante...le pide, al tiempo en que se levanta para consultar las estanterías tras él. La de obras generales. Porque un pueblo de bien como este, seguramente cuenta con lo que vienen siendo las obras básicas de tamaña locura. Y él sabe exactamente qué quiere encontrar.

Cuando da con el libro, encuadernado en rojo gastado, esboza una sonrisa triunfante, que se difumina enseguida. por lo poco adecuada.

Porque, en fin. Lo que tiene en las manos no deja de ser un claro ejemplo de la crueldad humana.

Malleus Maleficarum, Martillo de brujas.

Alza la mirada hacia el hada, y está a punto de enseñárselo. Sólo que...entonces, cuando la mira, baja el volumen tras de si, y lo resguarda.

Ya lo consulta él, mejor.

-Me contaban de pequeño que a las brujas, e imagino que los brujos tienen las mismas debilidades, había que golpearles un número impar de veces. Una, tres, o cinco. Porque el número par no les dañaba y, además, entonces tenían poder para volverse contra tí.Y lo del círculo de sal, también lo he oído.
Al volver a tomar asiento, aún sin darse cuenta de que Dandelion no puede leer el código humano, le pasa el libro de registro de autos del pueblo. Él, abre ante sí el otro.

-Aqui dice que se les puede dañar también con el tañir de las campanas de una iglesia.-alza la mirada hacia ella-¿A tí eso te parece posible?

Porque...el cuervo aparece de noche; habría que preguntar si en el intervalo entre unas y otras campanadas de la Iglesia, o justo después de las de las doce...o...para eso, están los señores entorno al árbol. Algo sabrán.
Un detalle nada despreciable es el hecho de que ella es más fuerte en el bosque. Más fuerte, ni que sea para vencer su miedo al mago.

-Entonces, el plan podría ser...-esboza una idea en voz alta- llevar tu reloj al bosque, a un círculo medio preparado. Quizá escondido bajo las hojas, listo para ser cerrado. Atraerle dentro, y sellarlo. Con sal. ¿Yo, como humano, puedo entrar?¿Darle ese número de golpes impares?

El reloj, para atraerle...

El reloj, en su casa. Encontrado, cuidadosamente oculto por su tío.

-Cómo habrá ido a parar tu reloj a manos de mi tío-se pregunta.

A ver si sí van a tener algún tipo de parentesco.

-Dandelion, intenta influir en mi. Como sea. Un poquito solo. Para saber si puedes.

Al contrario del hada, él si está esperanzado. Algo habrá que se puede hacer, seguro.
 
Dyslaia



The Sleeping Sorceress



☾:

Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 5
Myshella
Myshella
3227Mensajes :
558Reputación :
Mar Abr 20, 2021 6:15 pm por Timelady
Chap. 2. Modern life
Dandelion | Relojería | con Ethan
No está segura de que nada de lo que ha dicho sea de alguna utilidad frente a un hombre como el mago tenebroso al que se enfrentan. Recuerda que era muy fuerte, pero también cuidadoso y que la utilizaba a ella para asegurarse de que nadie que entrara en su casa hiciera nada en su contra.
Si lo pensaba ahora, friamente, quizás tuviera algún miedo.

No lo dijo, porque no quería dar esperanzas vacías a Ethan. Además, él parecía estar pendiente de buscar otro libro, que no sabía de qué les podía servir.

Escuchó lo de los golpes, por número y trató de pensar en esa posibilidad.- No recuerdo que nadie lo mencionase, pero... quizá fuera posible. -Se encogió un poco de hombros.- Siento no saber mucho de estas cosas. -Se disculpó, porque entendía que no ayudaba demasiado. Es que normalmente las hadas no tenían por qué saber cómo hacer daño alguno a otras criaturas, vivían apartadas y en paz... al menos la mayoría.

- Lo de las campanas no me suena muy normal. Es un sonido, solamente. -Expuso. No era como si le golpeasen con una campana de hierro.- ¿De qué están hechas las campanas de la iglesia? -Preguntó, pensando en la posibilidad remota de que hubiera alguna relación.- Quizá siendo de hierro sí puede herirle, ¿no? Es muy confuso.

Prestó atención cuando empezó a hablar del plan. Utilizando su reloj para atraer al mago a un lugar preparado, quizá con un círculo de sal oculto bajo las hojas.- Como humano podrías entrar, pero... eso es muy peligroso, Ethan, ya has oído que sigue haciendo cosas malas. -Ni siquiera quería mencionar que lo que hacía el mago era matar gente, directamente.

Le sorprendió que le pidiera que influyera en algo sobre él, al menos que lo intentase.- De acuerdo. -Se sentó algo erguida y le miró a los ojos, algo que no había hecho con los demás, porque si iban a probar que no lo hiciera solo por agradarla tenía que pensar en algo que no fuera común para él.- Ethan... ¿me contarías algo sobre ti? ¿algo que nadie más sepa en este pueblo? ¿algo que no quieres contarle a nadie? Por favor, Ethan... -La petición, en aquel tono meloso estaba realizada, solo quedaba esperar y comprobar si realmente el relojero tenía algo mágico o en él o, por el contrario, le revelaba algún secreto o pesar que no hubiese compartido con nadie.
       
Dyslaia


Enchanted Hours - Página 2 DTpeCbz
Nothing is true, everything is permitted
Timelady
Timelady
Rango Time
Timelady
Timelady
9075Mensajes :
942Reputación :
Lun Abr 26, 2021 4:19 pm por Myshella
Chap. 2. Modern life
Ethan Vaughan | Plaza mayor | con Dandelion y los ancianos
Ethan ladea la cabeza, concediéndole ese detalle; sí, en realidad y bien mirado, tampoco tenía porqué tener ella una idea más detallada de cómo llevar a cabo una detención similar.
Porque el uso que de la magia del hada había obligado a hacer el mago había ido siempre encaminado a someter la voluntad de otros humanos, pero hasta donde él sabía, no había pretendido usarla para dominar a otras criaturas mágicas.

Y aunque los cuentos hablaran a menudo del peligroso concepto de moral del mundo faérico, no cree que a ella le interesara ni le interese mucho esa parte, la de meterse con otros seres de naturaleza especial.

Así que en lo que se centra el relojero es en atender bien a la pregunta sobre el material que le hace; el de las campanas.

Porque, mago o no, estan hablando de un hombre. Y como tal, hay cosas que escapan a su entendimiento. Por ejemplo, los avances técnicos. Así que...no le imagina procurándose defensa para las armas de fuego, puesto que no corresponden a su tiempo, ese en el que había vivido de verdad, y no apareciéndose como cuervo.

Entonces..¿y si, tal como dicen algunas leyendas que ocurre con los hombres lobo, fuera suficiente con dispararle con un material en concreto?

-Hierro...-repite-tengo una idea.

Y el plan empieza a tomar forma, para el relojero: atraerle al bosque, en donde ella es más fuerte. Una bala de plata, un disparo certero.

Ese es el momento en que el hada hace lo que le ha pedido, y le pone a prueba. La pregunta le toma desprevenido; Ethan, de tener tiempo para pensar en ello, habría asegurado que esperaba que le mandara hacer alguna cosa.

Eso es lo que los señores veteranos, en el árbol de la plaza, relataban un rato antes, ¿verdad?

Que le pida que revele un secreto no es lo que él tenía en mente.

Aun así, no puede evitar responder. Las palabras salen solas, con una fluidez tan inquietante como ligera.

-En realidad, yo no quería casarme con Clementine.dice, al tropel. Y puede que nunca haya sido tan consciente de esa verdad como justo en el momento en que se le escapa de los labios- hacía ya un buen par de años que cada vez que posponía la boda, sentía un alivio tremendo. Porque, después de tanto tiempo, no me atrevía a dejarla yo y que se convirtiera en una solterona por mi causa. No deja de ser irónico que, al fin, el desairado fuera yo.


 
Dyslaia



The Sleeping Sorceress



☾:

Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 5
Myshella
Myshella
3227Mensajes :
558Reputación :
Jue Mayo 13, 2021 8:09 pm por Timelady
Chap. 2. Modern life
Dandelion | Relojería | con Ethan
Ethan había hablado de una idea, pero no había dicho mucho más. Eso la intriga y preocupa a partes iguales. Porque teme que no se lo diga debido a que ha notado que este tema le es difícil de tratar, sí, quizá sea eso.

De todos modos ambos se centran en esa prueba. En lo que ella ha de pedirle para comprobar si es o no descendiente de algún mago y por eso tenía el reloj en su hogar.
Y por eso Dandelion hace una pregunta en lugar de una acción, teme que lo hiciera igualmente para tranquilidad de ambos en lugar de dejarse guiar por sus palabras. Un secreto tiene mucho más valor y es difícil de decir y, sin embargo, él obedece y lo cuenta sin ningún problema.

Por supuesto, el hada no entiende mucho del secreto. Escucha un nombre de mujer y algo sobre una boda que él no deseaba, también sus motivos, pero se le escapan detalles por no conocer esa historia. No obstante, ve en el rostro de Ethan después que no esperaba haber dicho algo como aquello.

- No eres un ser mágico, Ethan. -Concluye, con una ligera sonrisa.- ¿Quién es Clementine? -Pregunta después, aunque en esta ocasión no influye sus palabras de ningún tipo de magia, simplemente de su curiosidad por aquella historia que no conocía. Claro que tampoco hace tanto que conoce al relojero, así que es normal que no esté al tanto de ese tipo de cosas de su pasado.
       
Dyslaia


Enchanted Hours - Página 2 DTpeCbz
Nothing is true, everything is permitted
Timelady
Timelady
Rango Time
Timelady
Timelady
9075Mensajes :
942Reputación :
Sáb Mayo 15, 2021 6:33 pm por Myshella
Chap. 2. Modern life
Ethan Vaughan | Plaza mayor | con Dandelion y los ancianos
El rostro del relojero se había encendido. Un poco. Un rubor algo molesto, que le llevó a apretar los dientes, pensando en el modo en que había dejado su antiguo hogar. Y a sus padres, de hecho. Y el bien que le estaba haciendo, porque en realidad...en realidad no quería seguir allí.

-Era mi prometida.-quiso explicar, antes de mirarla, alzar un dedo al aire, y preguntar. ¿Ahora también me influyes?.

Le parecía que no, porque había tenido tiempo de pensar qué responder. Unos segundos, sí. Pero en la ocasión anterior las palabras habían salido solas, sin que a él le diera tiempo a evitarlo.

-Pues me alegra saber que no hay magia en mí-añadió. Sólo le hubiera faltado eso.

Carraspeó.

-Bueno, eso no tiene mayor importancia ahora.

A poca atención que pusiera uno, no se podía negar que, aun cuando Clementine le había parecido siempre bonita, y quizá por eso había acabado enredado en algo que...en fin, era un alivio reconocer que no quería realmente, Dandelion poseía una belleza muy distinta.
Casi más de su agrado. Sí, realmente sí. El hada era más hermosa que su antigua prometida.

Aunque tal apreciación tampoco fuera a aportarle mucho a él, porque se trataba de ayudarla...altruístamente.

Claro que también era bastante más complicada.
Empezando por el hecho de salir de un reloj, y acabando porque necesitaban derrotar a un mago maligno que la había tenido prisionera varios siglos atrás.

En fin. Las cosas que valen la pena, nunca son sencillas, ¿no era así?

-Bueno, a ver-sentenció, volviendo a lo importante- este es el plan: vamos a llevarte a ti y a tu reloj al bosque, porque allí eres más fuerte, estás en tu ambiente. Y podrás resistirte a él mejor, ¿no?-eso había creído entender- y vamos a hacer un círculo, como los que decías, con sal...donde atraerle y dejarle. Creo que necesitamos balas de hierro. Y...-y ahí venía lo complicado para él- y...tengo que dispararle. En el corazón, imagino.

Su explicación se detuvo ahí. Aguardando la aprobación del hada.

Cerró los libros, se puso en pie y los apiló juntos, en medio de la mesa.

-Y deberíamos irnos de aquí ya, antes de que el bibliotecario haga preguntas, y...habría que empezar a prepararlo todo.
 
Dyslaia



The Sleeping Sorceress



☾:

Myshella
Myshella
Midnight - Nivel 5
Myshella
Myshella
3227Mensajes :
558Reputación :

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente


 
a