Tree Of Life :: One on oneTramas One on One :: Épocas pasadas
Tree Of Life
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
2 participantes

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Miér Jul 14, 2021 12:25 am por vicivosdrcams
Recuerdo del primer mensaje :




ORIGINAL . ÉPOCAS PASADAS . ONE ON ONE
IN A LOST KINGDOM
BEYOND THE SEA
Las malas lenguas atestiguan que la muerte de Lord Grünberg no fue un accidente.

Mano derecha de su Majestad, ayudaba al monarca en verificar tierras que podían pasar a ser parte de su reino. Por ende, era recompensado con grandes dotes y los mejores servicios del palacio. Casi se diría que era la única 'amistad' que podía caber en la mente del escogido de Dios para reinar.

No obstante, algo pasó. De la noche a la mañana, Lord Grünberg evitaba pasar más rato del debido en el gabinete personal de su Majestad. Se le veía ojeroso y hasta con... temor. Era como si hubiera visto un fantasma o algo peor. Mas ¿qué podría atestiguar la vista humana para tal desconcierto?

Nunca se supo, ya que el considerado mano derecha del Rey falleció en extrañas circunstancias.

Sin embargo, la historia no iba a acabar ahí. Rabia quedó acumulada en el descendiente de Grünberg y dado que siente una injusticia que no hubiera un cuidadoso duelo ni investigación, va a tener que averiguarlo por su propio pie. Si es que, claro está...

Sobrevive.

Porque nada es lo que parece.
Matthias Grünberg
Alistair . Aneurin Barnard . Miembro de la corte
Praise Savidge
vicivosdrcams . freya mavor . princesa
❈ PROUVAIRE ❈




post de rol:
vicivosdrcams
vicivosdrcams
Rango Vici
vicivosdrcams
vicivosdrcams
4425Mensajes :
1798Reputación :

Miér Sep 29, 2021 11:16 pm por Alistair



CAPÍTULO II
The Hunt
EN NOVISGRADO . CON PRAISE . INVIERNO

Muchas veces los hombres, en su eterna arrogancia, habían intentado domar los elementos y en parte lo habían logrado, animales domados y tierras en las que crecían los cultivos que ellos plantaban. Pero de tanto en tanto, como un recordatorio de humildad para ellos, los elementos se volvían en su contra, lluvias torrenciales que arrastraban aldeas completas, ríos que se desbordaban, plagas, enfermedades y hasta volcanes que estallaban iluminando los cielos durante semanas con ingentes llamaradas que teñían las nubes de un color escarlata.

Incluso la magia, a la que con tanto ahínco se había intentado exterminar, aguardaba desde la distancia, esperando el momento para regresar, de grabar en la mente de todos los humanos el recuerdo de que todavía existía, de que estaba presente y sobre todo, de que no olvidaba quién la había confinado al olvido.

Muestro un cauteloso respeto por ella —le respondió, asintiendo mientras continuaban esa cabalgata— Pues en ese caso quizás debería preocuparme, raras son las ocasiones en que abandono mis tierras, solo como excepción —señaló, pues asistir a esas celebraciones no había sido una decisión que había tomado el duque a la ligera.

De repente estaba de espaldas sobre la nieve, la caída lo había aturdido un tanto y sus instintos solo fueron capaces de hacerle retroceder arrastrándose, apoyado tanto sobre sus manos como sus pies a toda velocidad hasta que se topó con las patas de la yegua y sobre esta, con el arma alzada, la princesa que anunciaba victoria su acierto sobre la criatura. Se encaramó como pudo y asido por su mano arriba de la montura.

Creo que necesitaremos más que una flecha para detenerlo —le dijo mientras tomaba la saeta y a la ponía en la mano de la joven. Su caballo había salido galopando en dirección desconocida y con él, también sus lanzas de caza— ¡Cuidado! —le advirtió cuando el oso volvió a la carga sobre ellos, le dio con sus propias espuelas a la montura para hacer que avanzase aún a riesgo de hacerla errar el tiro.

Había visto algo en los ojos del animal, algo muerto, algo que no debería haber estado ahí en ese momento.

Apuntad a la cabeza, ¡Ahora! —le dijo, viendo al monstruo aproximarse a ellos otra vez, lucía en el hocico una herida que lo desfiguraba, estaba sin duda muerto. Tomó el medallón de su pecho entre las manos y pronunció un conjuro tan bajo como le fue posible y cuando el oso cargó nuevamente, un par de manos espectrales se asomaron aferrándose a sus patas, intentando detenerlo para darle un blanco preciso a la princesa.






the kingdom curse. - Página 2 KmR7uOq

HURRICANE:
Alistair
Alistair
Medusa - Nivel 2
Alistair
Alistair
814Mensajes :
508Reputación :
Sáb Oct 02, 2021 10:30 pm por vicivosdrcams



CAPÍTULO II
The Hunt
EN NOVISGRADO . CON 'EL DUQUE' . INVIERNO
No recordaba mucho cómo era el reino antes de que su Padre mandara a construir las murallas. Salvo que existía más extensión de natura, unos cuántos árboles que rodeaban un precioso prado de flores. Cerró los ojos, tratando de retornar a una pequeña siesta tan entrañable con madre haciendo distintas coronas de flores. Sin embargo, hacía tiempo que esas pequeñas meriendas y momentos de libertad se acabaron abruptamente.

En teoría, Madre nunca había expirado ni una queja de sus finos labios, tampoco creía haber visualizado ninguna frialdad sobre éstos. Temía acostumbrarse a un futuro donde su esposo intercambiara los mínimos actos de cariño para la plebe y de dentro, dejarla por varias amantes (pese a que su familia se salvó de tales rumores). Mas ahora debía centrarse en varios ojos que podían estar dudando en si cortarle la cabeza o emplear un método peor que un mero arsénico.

Y ahí, hallándose en el corazón donde ciertas criaturas coexistían, esperaba que ese día fuera una mera excursión más que un aperitivo en las ya conocidas rutinas de caza que de vez en cuando se le tornaba soporíferas. Terminó sonriéndole de medio lado ante aquella conclusión acertada sobre el respeto a lo que venía de antes “Oh, entonces, supongo que ha sido toda una suerte y lujo contar con vuestra presencia” anotó, pues el Duque podía ser una amenaza mas también una nueva ¿diversión? Quizás.

De la nada toda tranquilidad se esfumó. El sonido de unos gruñidos provocó que cualquier otro animal herbívoro buscara cobijo. El oso emanaba una energía… putrefacta. Aunque creyó que con un disparo certero terminaría tal choque, no fue así. Escupió una maldición de forma mental. La yegua se removía con intranquilidad propia de un animal en peligro.

“Por una vez, estaré de acuerdo” si sus dotes de arquería no fallaban, quizás podría asistirle una hiriente al locomotor animal. Por desgracia el movimiento involuntario de la yegua provoca que ésta se quedé tirada en el tronco. Maldice y vuelve a rebuscar en su espalda, aunque el contrario le facilita nuevo cargamento.

Los irises del oso parecen ¿rojos? Completamente.

“Bestia inmunda… marchaos” advierte, su ojo no pierde ripió y agradece que haya parado al animal (aunque nunca había estado próxima a nadie que utilizase la magia de forma tan liberal). El arco se tensa y sin más prorrogas, se inserta en el medio de su espesa cabeza. La yegua trata de alejarse pese a que Praise intenta adivinar qué demonios ocurre.



vicivosdrcams
vicivosdrcams
Rango Vici
vicivosdrcams
vicivosdrcams
4425Mensajes :
1798Reputación :
Vie Oct 29, 2021 1:02 am por Alistair



CAPÍTULO II
The Hunt
EN NOVISGRADO . CON PRAISE . INVIERNO

Al llegar a la capital no había esperado poder entablar más que alguna escueta conversación con la princesa, realmente su objetivo era otro y el panorama no se le había antojado mucho mejor cuando ella le respondió al regalo del collar de esmeralda. Por supuesto que esa nube parecía haberse disipado después del intento de envenenamiento, un escándalo que de momento había pasado desapercibido para los miembros de la corte, aunque no sabía cuánto podría permanecer así.

Segunda vez que se encontraría con la potencial muerte en esos días, pues de la nada un monstruo proveniente de lo más profundo del bosque los había atacado, llegando el duque a perder su montura a causa de la impresión y a pesar de los disparos certeros de la princesa.

"Ha sido toda una suerte y lujo contar con vuestra presencia".

Las palabras de la heredera resonaron en su mente en el momento que saltó sobre su cabalgadura a su espalda, intentando escapar de la monstruosidad que los acosaba, incansable e indetenible en su propósito de acabar con la vida de ambos.

Lo sé, es una novedad que por una vez elijáis no discutir —replicó, un comentario de broma, unas últimas palabras antes de jugarse sus vidas. Ya tendría tiempo de reprocharle ella su negro sentido del humor si es que conseguían salir vivos y enteros de ese sitio.

En su cabeza podía ver qué era lo que había ocurrido: Alguien había matado a ese oso y después se había encargado de reanimarlo, dejándolo allí a la espera de sus presas para que se lanzase sobre ellas. Al igual que con el veneno, todavía restaba el mismo misterio, que no sabía si el atentado había estado dirigido finalmente hacia él o hacia Praise.

¡Cuidado! —la previene, tomando distancia gracias a la montura sobre la que ambos se alejan, viendo como el oso parece caer sobre la nieve, atenazado entre oscuros lazos hechos de sombras y la flecha que se acaba clavando en la cuenca de uno de sus ojos, apagándose ese antinatural brillo rojizo. Las zarpas se mecieron, cortando el aire en golpes raudos que casi los alcanzaron.

Se aferra a su espalda con una mano mientras con la otra ordena a las sombras desaparecer entre la nieve, no dejando más que la marca en la nieve donde una vez estuvieron presentes.

Creo que ya está, la monstruosa criatura se ha derrumbado y... creo que deberíamos hablar un poco de esto —le dijo, intentando rebajar la tensión antes de que la princesa tuviese a bien el delatarlo con la Fe y que acabase ardiendo en una hoguera por remitirse a tales poderes impíos.

Claro, podía intentar mentirle, manipular la situación y fingir total ignorancia al respecto, no habría sido la primera ocasión en que debía enfrentarse a ese tipo de situación.

¿Regresar con la piel del oso a la presencia del rey se consideraría una apuesta arriesgada? —le preguntó, tentándola a detenerse para intentar ganar algo de tiempo en que preparar una explicación a lo que acababa de suceder.







the kingdom curse. - Página 2 KmR7uOq

HURRICANE:
Alistair
Alistair
Medusa - Nivel 2
Alistair
Alistair
814Mensajes :
508Reputación :
Sáb Nov 13, 2021 9:37 pm por vicivosdrcams



CAPÍTULO II
The Hunt
EN NOVISGRADO . CON 'EL DUQUE' . INVIERNO
Praise tenía esculpido en la mente la norma más importante desde que nació: nunca dejes que nadie te observe en tu punto débil.

Cosa que realizó con la mayor discreción posible. Ante una caída recorriendo los pasillos de piedra, del tirón de un maldito sirviente a uno de sus rizos rubios o sentir alfileres que ciertas modistas ponían mal a posta por envidiar su estatus ¿Y qué hacía la princesa? Sonreír. Curvar unos labios que determinarían después un peor castigo por sus osadías.

La esmeralda que cayó en la bienvenida y apertura del castillo, por ello, la había mandado a coser debajo de la falda que llevaba ese día. Quería comprobar si el ‘objeto’ podía traerle algo de suerte. El resto era vulgar, claro está, mas la piedra principal era lo que debía resaltar en una piel tan nívea.

De todas formas todo se vio deteriorado por la aparición de aquella criatura monstruosa. Ni en sus peores pesadillas llegó a atisbar un bicho de tales dimensiones y con una actitud sangrienta, como un recoge almas. Al final, los presagios de levantarte con el pie izquierdo podían ser reales.

La yegua se mostraba nerviosa y lo que menos quería era que tirase a ambos a la nieve y a merced de ser devorados de un mero mordisco. Parecía mentira que hubieran compartido una charla con tintes oscuros y en escasos segundos se vieran involucrados a salvar ambas vidas a toda costa.

Pese a que temblaba por la incertidumbre de pegar mal el tiro, era imposible que continuara retrasándose. Al parecer, algo de suerte ha logrado cuando la bestia proclama un rugido que casi le noquea su sentido de la escucha. No importa esa cercanía informal, ella arremete nuevamente con intención de poner fin al demonio o entidad que ha tomado el cuerpo del ser vivo.

La princesa está pálida, más que de costumbre, y es de intachable fuerza que no haya perdido la consciencia ante tal brutalidad “¿Hablar?” casi chilló con indignación, por poco la parca les arrebata el aliento. Tomó aire, esperando no ponerse hecha una furia de la nada “Más bien, deberíais sacar en conclusión que en Novisgrado algo malo está sucediendo. Y ¿coincidencias? No lo creo” manifestó, por fin bajando de las riendas mientras las primeras moscas volvían al cuerpo del oso desfallecido “Y por mi sangre que o van a por mí beldad o por la vuestra”

No iba a hacer ningún comentario al respecto ante las ‘artes’ del Duque o padre podría llevarle a morir con las fieras que estuvieran. No oyó de primeras su respuesta aunque sí quedó cuan eco “Si lográis quitar la zona cubierta de moho… será una proeza” terminó respondiendo, algo cortante.

Las miradas de reojo ya nacieron de forma más que curiosa “Será mejor que extreméis vuestra seguridad esta noche, Duque. O a lo mejor algo que no es animal se aproxime a vos”



vicivosdrcams
vicivosdrcams
Rango Vici
vicivosdrcams
vicivosdrcams
4425Mensajes :
1798Reputación :
Lun Dic 13, 2021 6:11 pm por Alistair



CAPÍTULO II
The Hunt
EN NOVISGRADO . CON PRAISE . INVIERNO

Lo que debía haber sido una simple cacería había terminado convirtiéndose en algo muy diferente, con esa oscura presencia acechando a la princesa y al duque mientras paseaban por el bosque. En realidad había poco que Matthias pudiese decir al respecto, un monstruo de tales características era algo a lo que jamás se había enfrentado en su vida.

Y aunque al abandonar sus tierras para emprender la marcha hasta la corte había ido acompañado por la idea de que debería cuidarse las espaldas en todo momento, el ser atacado por un gigantesco oso pardo que por lo demás estaba medio muerto, o medio vivo según se mirase, no entraba dentro de las precauciones que había considerado.

La voz alarmada de la princesa resonó en sus oídos y no era para menos, no solo habían estado a punto de morir entre las zarpas de ese monstruo, sino que además había visto al duque hacer uso de artes que estaban más allá de lo mortal o lo correcto.

No, evidentemente no es una simple coincidencia, ¿Con qué habría de coincidir? —¿Un largo invierno? ¿La fiesta del rey? ¿El arribo de cierto duque con una trágica historia familiar?— Y no es una locura suponer que quizás, la razón de que estos ataques hayan sucedido estando juntos es que es necesario que estemos juntos cuando ocurran. Matar dos pájaros de un tiro antes de proceder —sugirió, llevándose la mano al rostro, donde se limpió con el guante la sangre que caía desde uno de sus pómulos, allí donde se había golpeado al caer del caballo.

Tenéis razón, alteza, tan preclara como siempre —asintió, todavía montado a su espalda sobre esa yegua que en cualquier momento comenzaría a protestar por el peso extra del hombre sobre su montura.

Mientras regresaban por el bosque ella se volteó para dejar caer un comentario, una conclusión a la que el mismo duque había llegado ya. Aun así, le tranquilizaba el hecho de que la heredera no hubiese mencionado nada al respecto de las oscuras fuerzas a las que él había convocado en su presencia.

Si encontramos mi caballo tardaremos menos en regresa... y de paso dará mejor impresión que tenerme a vuestra espalda, con mi capa envolviendo a ambos —le dijo, a pesar de que su capa en ese momento solo lo cubría a él, pero en ese mismo acto también la rodeó a ella, que tenía los brazos expuestos al sostener las bridas. Se preguntó si podría disimular lo suficiente, si no acabaría esa misma noche atado a una pira cuando la joven revelase su más oscuro secreto.







the kingdom curse. - Página 2 KmR7uOq

HURRICANE:
Alistair
Alistair
Medusa - Nivel 2
Alistair
Alistair
814Mensajes :
508Reputación :
Vie Ene 21, 2022 11:55 pm por vicivosdrcams



CAPÍTULO II
The Hunt
EN NOVISGRADO . CON 'EL DUQUE' . INVIERNO
A pesar de lucir las mejores pieles, el frío que entró en sus huesos casi la paró en seco para dejarla cuan carámbano de hielo. Sino guardara su tesón, estaría arrodillada en la nieve y gritando cuan posesa. Mas soportó el peso de sus piernas y respiró hondamente, con tal de sacarse de encima el putrefacto olor del cadáver de la animal insertando su napia dentro de la gruesa manta.

Miró finalmente al Duque. Lo que sus ojos presenciaron desde luego... sería calificado como maligno. No obstante, que cada cual usara la magia a su antojo había sido bien visto aunque, dados los últimos acontecimientos ¿se lo pasarían por alto? Praise lo dudaba.

"Con que primero fue el veneno y ahora este ataque inhumano. Es obvio que entre nuestro círculo hay alguien que cree que puede quitarnos de en medio" su semblante se tornó sombrío por un segundo. No en vano Praise era la única heredera y aunque no existía otro candidato al trono, no podía descartar el esbozo de un posible altercado. Mas padre no lo tomaría como algo preocupante, solamente pondría a más guardias a su vera y no, la rubia deseaba finalizar tal quehacer con sus propias manos.

Y puede que con otras dos extra.

"Supongo que vos estáis en la diana por vuestra herencia de títulos. A fin de cuentas, muchos envidiaban a vuestro padre" razonó. Evidentemente echar las culpas de cualquier herida a causa de la proximidad del Duque no era una idea descabellada. No obstante, estaba exhausta. Esa cacería se suponía que iba de fanfarronear, no para verse metida en un intento de sobrevivir. Su yegua pedía entre berrinches que se marcharan de allá y no iba a reprimir tal deseo, aunque no estaba habituada a llevar a otra persona que no fuera ella, le tocó la crin con intención de indicarle que todo iba bien "Será mejor revisar en palacio que no habéis sufrido ninguna herida fea" la exposición ante esa materia oscura quizás no le protegió lo suficiente o, al contrario, se veía indefenso por tanta energía gastada.

Creía no haber hecho ninguna expresión que marcara que un hilillo de frío se instaurara en sí mas el Duque, galante de por sí, le ofreció el refugio de su capa mientras soltó la opción de buscar al equino. De soslayo, sonrió "¿Su beldad teme que el resto de participantes y mi propio padre crean que habéis arrebatado mi honor?" una risilla se escapó al momento de dar con las tachuelas para que su caballo trotara con mayor velocidad. Dejo que el animal les guiara por su propio instinto.


vicivosdrcams
vicivosdrcams
Rango Vici
vicivosdrcams
vicivosdrcams
4425Mensajes :
1798Reputación :
Mar Feb 08, 2022 12:02 am por Alistair



CAPÍTULO II
The Hunt
EN NOVISGRADO . CON PRAISE . INVIERNO

Lo que se suponía que sería una tarde de cacería, evidentemente tensa para él después de los sucesos de la noche anterior, pero tranquila en principio, con soldados y guardias reales por todos lados. Era el último sitio donde se le habría ocurrido al duque que tendría que preocuparse por su vida o la de la princesa salvo por algún infortunado accidente en el bosque, aunque no pocos habían acabado bastante mal después de haberse caído de sus monturas, el riesgo que habían corrido estaba bastante niveles por encima de ese.

Haber expuesto su magia delante de sus ojos era lo que lo preocupaba ahora, por suerte de momento la princesa había demostrado ser bastante capaz de guardar un secreto y si apostaba a algo era a esa complicidad con la de sangre real para evitar ser delatado.

Y sea quien sea, espero que esté molesto por el resultado y al mismo tiempo preocupado porque ahora sabemos que viene a por nosotros —le respondió, deseó que el que estuviese orquestando aquellos atentados estuviese ahora llorando de miedo, sin poder consolar el sueño pensando en que irían a por él en algún momento, más temprano que tarde descubriéndose su conjura.

Estar demasiado cerca del trono suele suponer el peligro de convertirse en un blanco. Como habéis visto, el acercarme a vos a supuesto un peligro similar, aunque no lo resiento en absoluto —le dijo, acomodado a su espalda, intentando envolverla con su capa para cortar el azote del viento sobre su cuerpo. Lo cierto era que nunca había montado a espaldas de una mujer, siempre en la posición contraria, pero ante una muerte inminente como aquella poco podía haberle importado.

Se pusieron en marcha y no pudo evitar dejar escapar una pequeña risa, poco usual en él, cuando sugirió algo que si bien tenía sentido cuestionarse, a ella le parecía mejor para bromear. No pensaba aparecer ante el resto de la corte montando a espaldas de la joven, tanto por su orgullo como por la necesidad de acallar cualquier rumor malintencionado que pudiese surgir de tal escena. De seguro habría dado más de hablar aquello que el que se supiese del atentado contra la vida de la princesa.

Dos veces, en estos dos días, me he enfrentado a la muerte en vuestra compañía, alteza, ¿De verdad creéis que quiero volver a tentar a la suerte? —replicó, empezando a buscar su propia montura entre la espesura de los árboles— Además, temo que en cualquier momento vuestra yegua decida que represento demasiada carga y ya me he caído del caballo una vez, no quiero provocaros más risa a costa de mi salud —bromeó antes de encaminarse a buscar su caballo para salir de ese bosque lo antes posible.





the kingdom curse. - Página 2 KmR7uOq

HURRICANE:
Alistair
Alistair
Medusa - Nivel 2
Alistair
Alistair
814Mensajes :
508Reputación :
Mar Feb 15, 2022 11:40 pm por vicivosdrcams



CAPÍTULO III
The mistery
EN NOVISGRADO . madrugada . FINALES DE INVIERNO
Por decisión de su padre, había sido mandada lejos del reino. A oídos del rey volaron informaciones peligrosas. La caza del oso, o lo que fuera el antiguo espectro, llegó demasiado lejos. Que la única heredera al trono anduviera en las últimas acciones inexplicables provocó rumores y evidentemente todos éstos se relacionaron con la repentina aparición del Duque. Aunque lejos de lo aguardado, el Rey no proclamó cómo responsable a éste. Si bien el reino había permanecido en paz con otras potencias ¿quién podía asegurarles que las arcaica rencilla no renaciera?

Así Praise fue llevada bajó el disfraz de una mera noble, ocultando su cabellera rubia bajo un manto negro; fingiendo ser una viuda de guerra. Uno tenía que ser muy rastrero para tratar de confabular un desliz con una pobre desgraciada. El disgusto, no obstante, era apenas visible por el velo obscuro y gracias a eso y sus murmullos confundidos con falsos sollozos, la princesa pasó desapercibida bajo el manto protector de Lord Hellgash y sus sirvientes.

A pesar de detestar tal idea cruzar su mollera, su cabecita pensante no destruyó la posibilidad de que el Duque se hubiera marchado por el notable resquemor entre la nobleza. Era curioso que tuviera un efímero segundo para rememorar su porte. Acaso... ¿acaso Praise le había tomado simpatía? No quiso responderse en las semanas que duró su escondite, escribiendo pequeñas frases incoherentes si no se conocía lo vivido.

El retorno la dejó exhausta. Una pequeña fiebre le arrebató las ganas de congraciarse con el resto de sus damas de compañía y hasta la presencia de sus progenitores. Mandó a redactar un simple pergamino, advirtiendo que no deseaba ni una sola interrupción en la etapa de sus narcosis. Y creyendo librarse de tales molestias, cayó en un sueño...

Que se tornó pesadilla.

No gritó, no llegó a emitir el sonido porque una mano pálida (casi translúcida) le tapaba. Solamente pudo echar a correr cuando se tiró del camastro y cuan fantasma, echó a correr por los gélidos escalones de piedra. Sintió que el corazón iba a salir por su garganta y llegó a tropezar, causando que en su camisón una mancha rojiza estuviera presente a la altura de su rodilla. Sus pasos la habían llevado a la vieja sala de estatuas y presa de un pánico inexplicable, tomó una espada que en su tiempo perteneció a su bisabuelo en la primera batalla por Novisgrado. El hecho de que el halo lunar solo diera un foco a las horrendas muecas de los antiguos guerreros esculpidos en piedra, solo incrementó su temblor.


vicivosdrcams
vicivosdrcams
Rango Vici
vicivosdrcams
vicivosdrcams
4425Mensajes :
1798Reputación :
Mar Mar 08, 2022 2:49 pm por Alistair



CAPÍTULO III
The Mistery
EN NOVISGRADO . MADRUGADA . FINALES DE INVIERNO

Como suele ocurrir con los rumores, la falsedad o veracidad de estos no eran relevantes en absoluto, solo el hecho de que circulasen había bastado para hacer que el duque tuviese que alejarse de la corte. No habían conseguido matarlo, no habían conseguido matar a la princesa, pero sin embargo, cada uno había tenido que poner distancia mutua. Ella había partido con rumbo desconocido y Matthias se había visto obligado a regresar a sus tierras, allí donde podía considerarse más a salvo de sus enemigos.

Por supuesto que no había esperado una despedida dramática y con ojos cargados de lágrimas, ambos habían demostrado ser bastante capaces de resistir las adversidades de esa vida que les había tocado vivir, tan cerca del poder y por ende tan cerca de la caída en cualquier momento. Dos intentos de asesinato en dos días no habían pasado por alto y en la corte había ojos y oídos detrás de cada columna.

De regreso en el ducado, durmiendo bajo el mismo cielo que siempre, con su laboratorio al alcance de la mano y protegido tras gruesos muros, no había podido evitar pensar en la princesa y en todos los sucesos de esa semana. El monstruo que los había perseguido era señal de algo oscuro, la clase de amenaza por la cual la Flama Eterna habría puesto el grito en el cielo, pero no ocurrió nada, ninguna investigación de la que se pudiese saber. De seguro habían pensado que con él lejos, tendría vía ancha para continuar maquinando sus oscuros planes.

Pero noche tras noche, durante varios días, el mismo sueño fue hasta él, una y otra vez vio a Praise ser arrinconada por una presencia oscura, blanca entre sus sueños. Le costó, pero al final se decidió a partir a la capital, de regreso hasta el castillo del rey de donde tan rápidamente había sido removido. Por alguna razón presentía el peligro que rodeaba a la princesa y eso le obligaba a actuar.

Aguardó pacientemente, guiándose por las sombras que bailaban en el palacio, cubierto por la oscuridad y moviéndose silencioso hasta que los pasos acelerados y la respiración agitada lo guiaron hasta el salón donde se guardaba la imagen de aquellos grandes entre los monarcas de la historia. Rostros severos que miraban hacia abajo, juzgando el actuar de los mortales que los sucedieron en el mundo.

Alteza... —su voz emergió como un susurro desde detrás de la silueta de uno de aquellos fieros guerreros. Mantuvo la distancia, esa arma que llevaba la princesa en la mano le advertía de peligro— Creo que deberíamos dejar de encontrarnos en circunstancias como esta —afirmó, su rostro iluminado por la luz de luna que se colaba por las ventanas y ante él, la princesa, envuelta en su camisola y llevando una espada. No podía evitar preguntar si acaso lo vería como a una amenaza.

Alzó las manos para demostrar que no tenía ningún arma o al menos ninguna que fuese visible bajo sus vestiduras.






the kingdom curse. - Página 2 KmR7uOq

HURRICANE:
Alistair
Alistair
Medusa - Nivel 2
Alistair
Alistair
814Mensajes :
508Reputación :

Página 2 de 2. Precedente  1, 2


 
a