Últimos temas
Weltschmerz
Modern Faustus EmptyHoy a las 2:53 am por Sorceress

Festival: Safe and sound
Modern Faustus EmptyHoy a las 2:03 am por Maga

Registro y conteo de puntos
Modern Faustus EmptyHoy a las 1:52 am por Maga

— unbreakable chains [0/1]
Modern Faustus EmptyHoy a las 1:35 am por June

— My little boy
Modern Faustus EmptyAyer a las 11:48 pm por Maga

× Bound for the homeland
Modern Faustus EmptyAyer a las 11:37 pm por vicivosdrcams

always walked a very thin line
Modern Faustus EmptyAyer a las 11:35 pm por Valkyria

— Apocalypse [8/9]
Modern Faustus EmptyAyer a las 11:00 pm por Nymphet

The pillars of eternity
Modern Faustus EmptyAyer a las 9:54 pm por Circe

Afiliados
Élites
Créditos
Tree Of Life es un foro de rol libre y su contenido es propiedad intelectual de los administradores del mismo y los usuarios que crean sus tramas. El diseño general del skin y las tablillas staff fue creado por Red, a quien agradecemos su contribución. Agradecimientos especiales a los foros dixinmortal y al foro de ayuda de Foroactivo, así como a los tumblrs de necromancercoding, Flerex, Gitanodoescodes y Maryskins, pues sin sus tutoriales y zonas de ayuda habría sido imposible completar esta skin. Las imágenes utilizadas no son de nuestra propiedad si no sacadas de las páginas Google, DLPNG, Pngflow, Freepng y DeviantArt (Captain-Kingsman16, DUA-PNGS, Weirdly-PNGS y nickelbackloverxoxox). También agradecemos a Mario Montagna de freepsdfiles por las imágenes de los botones, así como a freepik y a Flaticon por las imágenes de los iconos. Los iconos web pertenecen a la página FontAwesome. Por último, el diseño de la página html para las dinámicas es creación de ethereal-themes, que cede el código gratuitamente en su tumblr del mismo nombre.
Hermanos

Tumblrs de recursos para el rol

Modern Faustus Empty

Miér Dic 18, 2019 9:32 pm


Modern Faustus

Año 1800

En alguna parte del continente británico, un hombre vende su alma a cambio del todo y de la nada. Atento a la llamada de la ambición, el Demonio susurra en su oreja impaciente y desorbita sus ojos cuando su víctima firma con sangre el día de su perdición. No será Marcus Brooksbank hombre más listo ni más valiente, pues poco es el tiempo que transcurre hasta que decide retractarse de su palabra.

- Cruel destino es el que emponzoña mi paso por la tierra y me impide acceder a la bóveda celestial -masculla Brooksbank entre sollozos-.

Pero el destino no hace sino elevar el velo dejando al descubierto aquello que nosotros mismos hemos orquestado, dentro de nuestros cabales o ya fuera. En el caso de Marcus, pronto dejaría de ser Marcus para prestar su cuerpo al mal absoluto. Su alma recorrería los infiernos con la velocidad con que decidió retractarse de su pacto y el Demonio tomaría sus ropajes para así aprovechar la oportunidad que una mala decisión le brinda de transformar vida en caos y acumular cuantas almas pueda en pos de la productividad infernal.

No comprende, sin embargo, que Marcus Brooksbank era un hombre y como tal debe comportarse. Difícil cuando el contacto con humanos es tan directo como lo es el del inglés, viviendo con su esposa.

¿Descubrirá Eleanor el nuevo huésped en el cuerpo de su marido? ¿Comprenderá el Demonio que el destino también tenía un plan para él y que no devoró a Marcus en vano?


 
Marcus Brooksbank
Humano | Demonio
40 años
Inglés
Michael Fassbender
Phantom
 
Eleanor Brooksbank
Humana | ?
36 años
Inglesa
Jessica Chastain
Marlowe

 
CRONOLOGÍA
· Título

...
One on one · Original · Fantasía
 




Última edición por Marlowe el Miér Nov 03, 2021 8:54 pm, editado 4 veces


I have been half in love with easeful Death, call'd him soft names in many a mused rhyme.
Marlowe
Marlowe
Mensajes: : 1394
Reputación: : 695
Mis links
https://www.instagram.com/marlowegraphics
Rango Marlowe

Volver arriba Ir abajo

Modern Faustus Empty

Dom Dic 22, 2019 3:59 am


The Witch in Lambskin

Hacerse pasar por humano lo había hecho tantas veces como almas había capturado, sin embargo, vivir en el cuerpo de uno era una sensación nueva, tan extraña, que le resultaba difícil de explicar, y es que, ¿cómo pones palabras a sensaciones que no existen en el mundanal bullicio? Tal vez podía asemejarse a esa sensación que el propio Marcus describía de su vida, una existencia que no le pertenecía realmente, sintiéndose completamente ajeno a ella. Así, de esa misma manera se sentía el pobre diablo envacijado en el cuerpo de un aristócrata inglés.

¡Al diablo con esto!— masculló mientras tiraba al suelo un trozo de tela que debía ir anudada a su cuello y el cual no sabía cómo colocar. —Es decir, a mí con esto— soltó una sonora carcajada ante aquel mal chiste, mientras se remangaba la camisa. Su porte seguía siendo elegante, pues a pesar de los años que llevaba el hombre encima, su cuerpo resultaba atlético y bien cuidado, muy diferente de los hombres de su edad; en cambio su estilo había pegado un cambio rotundo durante los últimos días, pues el demonio primaba la comodidad antes que la elegancia, al menos durante las horas que pasaba encerrado en los márgenes de la propiedad.  

Se había puesto como objetivo desmenuzar la paz de aquella casa y llevarse consigo todas las almas que allí habitaban, para luego continuar por el exterior y más allá de la urbe, pero, como todos los demonios, él tampoco resultaba el más entregado en su trabajo, y eran más las horas que pasaba haciendo el vago que reclutando adeptos, pues le bastaba con ver aquel microcosmo arder ante sus órdenes sin sentido.

Cirille, tráeme una copa de brandy— a viva voz, mandó a una de las criadas a acatar su primera orden del día, mientras bajaba las amplias escaleras principales.  

¿No va a desayunar primero, señor?— preguntó tímida la señora, quien antes había pegado un brinco ante tal berrido.

Por eso mismo he pedido un brandy— espetó sin más, mientras cogía el periódico que se encontraba en su silla junto a la chimenea. —Veamos, ¿qué me depara el horóscopo hoy?— se acomodó en el sillón de la forma menos cómoda posible, casi instando al contorsionismo, mientras fingía leer con esmerada concentración el periódico.  

Nadie sabía con qué ocurrencias saldría ese día el señor de la casa, pues, aunque habían notado su cambio de carácter, no avistaban la posibilidad de que el señor que conocían ya no existía, y en su lugar habían puesto a un bufón endiablado. Por ello, los sirvientes se pasaban corriendo de aquí para allá, acatando las órdenes que un nuevo Mefistófeles gritaba en sus oídos. Ayer mismamente, habían salido a la caza del faisán con sombrero, y la proeza no estaba en disparar al ave, sino en colocarle un sombrero antes de cazarlo. Estúpido e inútil, pero divertido de ver, como eran todas las proezas que se inventaba el nuevo señor.
MARCUS BROOKSBANK · CON ELEANOR ·
MANSIÓN BROOKSBANK




Última edición por Major Tom el Mar Ene 28, 2020 8:46 pm, editado 3 veces


Phantom
Phantom
Mensajes: : 742
Reputación: : 545
Mis links
Woolf - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

Modern Faustus Empty

Mar Ene 28, 2020 8:51 am


Aquella mañana Eleanor se despertó tarde. Acostumbrada como estaba a que su marido abriera las cortinas y junto a éstas las ventanas, Morfeo la retuvo más de lo que esperaba. Extrañada terminaría despertándose y al posar sus pies en el suelo sentiría el calor de la chimenea encendida tan prontamente y a una intensidad que tal vez no correspondiera con aquella fecha o simplemente, con las costumbres de su marido.
Sin darle mayor importancia se apresuró a ocultar su camisón blanco con un batín turquesa y sentarse frente al tocador de su cuarto, donde todas las mañanas se quedaba absorta observándose. Y aunque Marcus solía bromear con lo vanidosa que era, nada más alejado de la realidad, Eleanor no se veía a si misma en aquel espejo. Precisamente veía a todos menos a ella.

Un grito separó a Eleanor de su ensoñación frente a aquel cristal para obligarle a enarcar una ceja.

- ¿¡Marcus!? -llamó a su marido aún sabiendo que se encontraba lejos y no podría oirle-.

Con bastante sosiego, la señora Brooksbank bajó las escaleras de la casa y fue a parar al salón, donde su marido descansaba con una copa de brandy y un periódico.

- ¿Brandy? -preguntó anonadada-. ¿Estás bien? ¿Ha ocurrido algo?

Sus manos se posaron en los hombros de su marido y al instante una descarga les recorrió a ambos, lo que hizo que Eleanor separara sus manos fugazmente antes de volver a colocarlas sobre Marcus.

- No me has despertado -manifestó Eleanor-. ¿Y por qué has ordenado encender la chimenea tan pronto?

Las costumbres de Brooksbank no eran fáciles de sobrellevar en ocasiones pero si algo tenía claro su mujer es que era un hombre de costumbres, fueran o no excéntricas o molestas. Para empezar, acostumbraba a abrir de par en par las ventanas una vez se despertaba, motivo por el que Eleanor no podía dormir mucho más que su marido, pues se congelaba con la brisa matinal. Tampoco era un hombre de excesos. Gustaba de encender la chimenea en el momento preciso, no siendo antes ni después y reprendiendo a Eleanor cuando la ponía sin deber. Las bebidas espirituosas tampoco eran gratas en cualquier momento, pues en exceso convertían al hombre en animal y acostumbraba a degustar las mismas cuando la ocasión así lo requería.

Eleanor Brooksbank · con Marcus, aparentemente
Mansión Brooksbank




I have been half in love with easeful Death, call'd him soft names in many a mused rhyme.
Marlowe
Marlowe
Mensajes: : 1394
Reputación: : 695
Mis links
https://www.instagram.com/marlowegraphics
Rango Marlowe

Volver arriba Ir abajo

Modern Faustus Empty

Miér Feb 26, 2020 12:22 am


Marcus pecaba siempre de ser un hombre escueto en palabras, incluso con Eleanor, con quién, hacía ya más de una década atrás, había contraído matrimonio por amor y no solo por designio y posición social, sin embargo, siempre supo que, de a su manera, no necesitaba dirigirle más palabras de las necesarias a aquella bella mujer para que lo entendiera.

Marcus no era el mismo aquella mañana, más dicharachero que nunca, canturreaba una melodía poco conocida mientras esperaba que Cirille le sirviera su copa de brandy. Pasaba las páginas del periódico como si buscara algo en concreto, demasiado rápido para lo mucho que le gustaba sentarse a leerlo, al menos cuando él aún llevaba el control de sí mismo.

Pasemos a las necrológicas — observaba a la pobre mujer de reojo, en cuyo rostro se posaba un marcado gesto de incomprensión. — Ha muerto el Conde de Buffon, ¿lo sabías? Ya no contaremos con sus buenos chistes — negó con una fingida mueca apenada, para luego sonreír de oreja a oreja.

Al oír su nombre, giró el rostro y cerró el periódico, mientras recorría de arriba abajo a su mujer, por un momento había olvidado su presencia en la casa, y es que aquel demonio tendía a obviar los recuerdos del pobre mortal.

Eleanor, querida, nos hemos quedado sin bufón — extendió el brazo y tomó su copa para llevársela a la boca, no sin antes agregar: — Me he lavantado de buen humor, pero con mucho frío, eso solo eso — su mirada viajó hasta las llamas de la chimenea, donde por una milésima de segundo, se perdió entre los vibrantes colores del fuego, como si recordara algo que añoraba o que aborrecía al mismo tiempo. No sabría decir cuál más y cuál menos.

Dormías tan profundamente que no quise molestarte, además Cirille aún no ha sirvió el desayuno, ¿verdad Crille? — la pobre mujer lo miró algo atolondrada, sin saber qué responder y luego correteó hacia la cocina, para preparar la mesa. — Para mí huevos con bacon y otro brandy — terminó su copa de un trago y un bochornoso eructo salió de su boca. — Estaba muy seco.

Volvió la mirada hacia el periódico, obviando completamente la presencia de Eleanor, continuando con su lectura de necrológicas.

También murió la señora DuPont... ¡Nos estamos quedando sin franceses! — un falso suspiro de pena hizo que hinchara el pecho más de lo normal, para luego sonreír cual ángel del cielo y volver la vista hacia Eleanor, ¿qué pensaría ella de aquel ser que vestía y se veía como su marido? No es más que una simple mortal ignorante, pensaba el demonio, quien de tanto en cuanto la recorría con la mirada como si de un cebo para peces se tratase. Y eso que él no tenía ni idea de pescar.
MARCUS BROOKSBANK · CON ELEANOR ·
MANSIÓN BROOKSBANK




Phantom
Phantom
Mensajes: : 742
Reputación: : 545
Mis links
Woolf - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

Modern Faustus Empty

Vie Abr 10, 2020 6:51 pm


Aquella muestra de falta de empatía tan osada provocó una mueca de sorpresa en el rostro de Eleanor, que no dudó en ocultar con su mano. Con sus curiosos ojos posados en Marcus, la joven señora Brooksbank se preguntaría qué podía estar sucediéndole a su marido aquella mañana o que tipo de noticia había turbado su genio habitual.

- ¿Qué te sucede Marcus? ¿Su muerte te afecta más de lo que quieres demostrar y por eso la reduces a algo trivial? Hace poco más de dos noches estábamos aquí mismo, en este salón, discutiendo acerca de las aportaciones de Leclerc y no parecías verle como a un bufón, menos todavía pensar en bromear con su nombre.

Desde luego, aquella parecía la explicación más plausible hacia ofensa semejante y concordaría a la perfección con un hombre que se había hecho a si mismo, fuerte e imposible de doblegar. Por lo que Eleanor no fue mucho más allá a pesar de la descortesía de aquellas palabras.

- Sabes que me gusta despertarme contigo -recordó la mujer, acercando sus labios a los de su marido para desearle un dulce despertar en aquella fría mañana-. ¡Pero Marcus! Desde luego la noticia de Buffon te ha afectado, sino ¿de dónde vendrían semejantes modales o esta peste a alcohol que sale de tu boca?

Eleanor pensó que tal vez su marido fuera más sensible de lo que esperaba y que aquella muerte, la de alguien que parecía querer enfrascar todo el conocimiento humanamente posible antes de su ida hacia el otro lado, nos recordara duramente la idea de que todos somos mortales y de que tarde o temprano acabaremos muriendo. Quizás Marcus ni siquiera quisiera decirlo, pero pensara en su vieja madre o en la suerte que cualquier día podría correr su joven hermana. Tal vez estaba pensando en si mismo o en su querida Eleanor y en como sería separarse de ella por culpa de un destino incierto. Con semejantes pensamientos recorriendo la cabeza de la mujer, no dudaría en volver a acercarse a su marido para colgarse de su cuello en señal de que no estaba solo, pesara el duelo que le pesara.

- DuPont sí se lo merecía -soltaría intentando hacer ver a Marcus que lo que afectaba a uno, afectaba al otro y que los dos podían jugar al juego del despiste-.

Eleanor Brooksbank · con Marcus, aparentemente
Mansión Brooksbank




I have been half in love with easeful Death, call'd him soft names in many a mused rhyme.
Marlowe
Marlowe
Mensajes: : 1394
Reputación: : 695
Mis links
https://www.instagram.com/marlowegraphics
Rango Marlowe

Volver arriba Ir abajo

Modern Faustus Empty

Lun Dic 14, 2020 11:31 pm


El demonio tamborileaba los dedos contra el reposabrazos del sofá, impaciente de volver a beber su copa de brandy, la que Cirille no tenía ninguna prisa en entregarle, pues ya había leído todas las necrológicas del periódico cuando la sirvienta avisó que el desayuno estaba servido.

En el momento en el que pensaba ponerse de pie, un inesperado beso por parte de Eleonor dispersó sus pensamientos, el hombre, que poco tenía de marido suyo, frunció el ceño y arrugó los labios en una clara muestra de disgusto. ¿Qué pretendía aquella mujer con las muestras de cariño matutino? Fingió un suspiro, apartando la mirada de los curiosos ojos de Eleonor, a fin de cuentas, si quería quedarse en aquel mundo más de lo esperado, debía fingir ser el mismo Marcus Brooksbank de siempre, algo que no le agradaba demasiado, pues aquel humano pecaba de insulso y aburrido.

Creo que la vida se nos está quedando corta, mi querida Eleonor, deberíamos darle más vidilla... — tuvo que apretar los labios para no soltar una carcajada ante su propio chiste. Sin duda alguna estoy encendidillo. Volvió la mirada a la chimenea, donde sus ojos se perdieron en el incesante bailoteo de las llamas por segunda vez. — La muerte es la vieja amiga del Tiempo y ninguno de los dos perdona. — aquellas palabras salieron como un susurro al viento de su boca, apenas prestando atención a la presencia de la señora Brooksbank, a quien pretendería ignorar todo lo que pudiera para no levantar sospechas.

¡Ya vamos! — vociferó tras ponerse de pie de un salto. — Vamos querida, el desayuno se enfría y no debemos hacer esperar a Cirille con la olla en las manos — Cogió la pipa de la caja de caoba que se encontraba junto a su sillón y enrollando el periódico bajo su brazo derecho, se dirigió al comedor donde el desayuno los esperaba ya servido.

Como era de costumbre, se sentó a la cabecera de la mesa, mientras la sirvienta le servía un pocillo de café negro y caliente. El hombre, con una mueca exagerada, desenrolló el periódico y se lo colocó delante de la cara, pretendiendo leerlo, mientras encendía su pipa con la cerilla de las velas que se había guardado en el bolcillo derecho de su bata de terciopelo de color vino, de aquel modo intentaría no mediar palabras con la buena de Eleonor, quien nunca se le pasaba nada desapercibido. Ni si quiera el hecho de que repentinamente su marido fuera más ágil con la mano siniestra, la cual usaba para reposar la pipa, cuando de toda la vida había sido diestro por naturaleza.
MARCUS BROOKSBANK · CON ELEANOR ·
MANSIÓN BROOKSBANK




Phantom
Phantom
Mensajes: : 742
Reputación: : 545
Mis links
Woolf - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

Modern Faustus Empty

Lun Mar 29, 2021 2:38 pm


Según parecía, aquella mañana no todo debía resumirse en porqués, caras largas o preocupaciones en casa de los Brooksbank. Eleanor, que bien quería a su marido, ya había aceptado que su vida se resumiría en el mismo incontable número de días que pasaría siendo la señora de aquella casa, asistiendo a eventos sociales y haciendo las veces de madre si lograban concebir de una vez.

Mientras los ojos de Marcus se perdían en aquellas llamas y las palabras de desconsuelo por el paso del tiempo salían por fin a flote, aquella pena que Eleanor había intuido, se manifestaba ahora en sus labios, y ella, contra todo pronóstico, abrazó con algo de curiosidad la idea pícara de su esposo de vivir más de lo vivido.

Fue así que se lo demostró una vez se sentaron a la mesa, donde la mujer, predispuesta a su lado le tomó de la mano y lo miró de una forma casi sibilina haciendo que en su mente pronto apareciera la idea de prestar más atención a ésta y menos al periódico.

- Háblame más sobre tu idea. Descríbeme como quiere vivir la vida Marcus Brooksbank antes de acabar junto a Buffon.

Pronto, sus ojos se posaron sobre la mano que tenía presa y cuyas caricias estaban haciendo más efecto en el hombre de lo que éste mismo atisbaba a imaginar –casi como siempre que Eleanor posaba sus manos sobre él, como la fuerza natural de toda mujer que hace mella en el espíritu de cualquier hombre para hundirlo o rescatarlo a capricho, Eleanor tenía todavía más dominio sobre su marido si cabía, inexplicablemente- cuando la mujer se percató de que Marcus estaba asiendo su pipa con la mano que no acostumbraba.

- ¿Te sucede algo en la mano, querido? –preguntó menos inocente de lo que cabría esperar en una esposa insulsa-. Me extraña tu decisión repentina de fumar a contracorriente.

Las aguas empezaban a turbarse en el entramado de tuberías internas de la mujer y era imposible que a Marcus Brooksbank no comenzara a olerle a cloaca.

Eleanor Brooksbank · con Marcus, aparentemente
Mansión Brooksbank




I have been half in love with easeful Death, call'd him soft names in many a mused rhyme.
Marlowe
Marlowe
Mensajes: : 1394
Reputación: : 695
Mis links
https://www.instagram.com/marlowegraphics
Rango Marlowe

Volver arriba Ir abajo

Modern Faustus Empty

Dom Oct 31, 2021 6:17 pm


Cómo expresar lo que pasaba por sus pensamientos, cuando ni una sola de las voces de su cabeza le pertenecían realmente a Marcus Brooksbank, ese ser se había vuelto una sombra sin autonomía propia hacía mucho tiempo, por lo que la pregunta de su querida Eleanor, lo dejó un tanto pensativo. ¿Cómo actuaría el insípido señor Brooksbank en aquella situación? El demonio caviló un momento antes de responder, abriendo la boca como si fuera a decir algo realmente importante o negara cualquier agonía que pudiera estar atravesando la mundana mente de Marcus, sin embargo, solo se llevó el tenedor a la boca, degustando aquel desayuno caliente.

Tarareó una melodía común por lo bajo, como si disfrutara realmente de lo que estaba comiendo, y teniendo en cuenta que hacía siglos que nada humano bañaba su paladar, podría decirse que así era en realidad. Comió en silencio durante unos minutos, observando el humo inconstante de la pipa que descansaba a su lado en una sujeción de madera, y luego se le vino a la cabeza algo completamente distinto a lo que aquella mujer había preguntado. No deseaba seguirle el juego, pues sus sentidos le advertían que ella algo se olía.

Deberíamos salir de caza, es época de faisanes, me apetece un buen estofado de faisán, ¿vamos a cazar? ¡No se diga más!— dio un trago a su taza de té y volvió la mirada a su plato, preguntándose cuánto más de ese desayuno podía llevarse a la boca sin parecer el demonio hambriento que realmene era.  

La muerte, querida, eso es lo que me pasa, estamos prontos a la noche de los muertos, mucha gente muere y a raíz de eso, me apetece salir de caza, eso es, sin duda, una oda a la muerte— miró a su alrededor, observando la oscura decoración del comedor, los cuadros antiguos y el aparador con la vajilla de porcelana china —Y la vida, también deberíamos celebrar la vida, ¿un baile tal vez? Las fiestas del té son muy aburridas, pero teniendo en cuenta esta decoración, lo que deberíamos celebrar tendría que ser un velatorio.

Arrugó la nariz y luego se echó a reír de su propia broma, estirándose para servirse más tocino y habas en salsa, pues la boca se le hacía agua cuando miraba la comida, muy por el contrario de cuando miraba a aquella mujer, Eleonor Brooksbank, el claro ejemplo de lo que el aburrimiento y el exceso de decoro provocaba en una mujer, haciendo mella en su rostro.
MARCUS BROOKSBANK · CON ELEANOR ·
MANSIÓN BROOKSBANK




Phantom
Phantom
Mensajes: : 742
Reputación: : 545
Mis links
Woolf - Nivel 2

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba