• ÍndiceÍndice  
  • Últimas imágenesÚltimas imágenes  
  • BuscarBuscar  
  • RegistrarseRegistrarse  
  • ConectarseConectarse  
  • Tree Of Life
    ¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
    2 participantes

    Página 5 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

    Phoenix
    Juno
    Phoenix
    Link del mensaje
    Lun Nov 14, 2022 12:51 am
    Recuerdo del primer mensaje :

    Who can presume to know the heart of a dragon?
    INSPIRED
    TV Series
    House of the Dragon
    Cuando la Princesa Rhaenyra puso sobre la mesa una alianza matrimonial entre su hijo mayor, Jacaerys, y la princesa Helaena, lo primero que obtuvo de la Reina Alicent fue una negación rotunda. Pero después de los ruegos del Rey Viserys y, sobre todo, de una larga plática con su padre, Otto Hightower, la Reina Alicent acabó por dar su consentimiento para sorpresa de la Corte y alegría de su esposo.

    Para el joven príncipe Lucerys, la noticia llegó con cierto receloso porque, por más que Helaena aparentara inocencia, no dejaba de ser hija de la mujer que tanto odiaba a su madre. Para Aemond Targaryen la noticia fue la peor de las traiciones, pues fue incapaz de concebir que su amada hermana ahora estuviera prometida a uno de sus enemigos jurados.

    La boda se llevó a cabo en Desembarco del Rey, con el viejo Rey Viserys visiblemente emocionado por lo que parecía el final de un largo conflicto entre su amada hija y su segunda esposa. Helaena se convirtió en esposa de Jacaerys con la promesa de mudarse con él a Rocadragón, junto a su nueva familia. A pesar de las reticencias de Alicent de ver a su hija partir e imaginarla viviendo en las líneas enemigas, Otto Hightower veía en esto una oportunidad para tomar ventaja en un período de paz aparente.

    Varios años han pasado desde aquella boda que removió los cimientos de la resquebrajada familia Targaryen y aunque hasta ahora todas las partes parecían haber limado sus asperezas, la menguada salud del Rey amenazaba con cambiarlo todo para siempre.

    Enviado a Desembarco del Rey como emisario de su madre, la Princesa Heredera, Lucerys llegó a la Fortaleza Roja con esperanzas de tener noticias más concretas sobre la salud de su abuelo, pues todo lo que llegaba a Rocadragón no eran más que rumores y noticias a medias que empiezaban a desesperar a su madre. Lucerys hasta ahora vivió aferrado a la idea de que la Reina y la Mano del Rey jamás intentarían un movimiento hostil ni de alta traición sabiendo que ahora Helaena vivía en Rocadragón. Pero en la Fortaleza Roja todos tenían segundas intenciones y lo único que recibió a cambio fue una negativa a entrevistarse directamente con Rey, quien seguía aquejado de una dolorosa enfermedad.

    Tres días después de la llegada de Lucerys a Desembarco del Rey, el Príncipe Aemond regresó a casa en el lomo de Vhagar después de su última visita a Antigua, por encargo de la Reina. Ninguno de los dos había cruzado palabra desde la boda de sus hermanos, ha pasado el tiempo suficiente para que las viejas rencillas se apaciguaran, al menos para contentar a su familias.

    Pero la sangre del dragón es voluble y siempre danza cuando hay fuego demasiado cerca.

    × × × × × × × × × × × × × × × × × × × × × ×

    « C A P Í T U L O S »

    Lucerys Velaryon
    Príncipe — Jinete de Arrax — Timothée Chalamet — Minerva

    Aemond Targaryen
    Príncipe  — Jinete de Vhagar — Ewan Mitchell — Juno







    Post de rol:




    You're my home Sweet home
    Even in the Future the Story Begins with Once Upon a Time
    ・カイ


    ♥️:
    Juno
    2283Mensajes :
    179Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 5 Empty


    Phoenix
    Juno
    Phoenix
    Link del mensaje
    Vie Ene 19, 2024 5:07 am
    VII. Regresos
    Harrenhal
    Noche
    Aemond
    Desde que bajó del lomo de su dragón, Aemond estaba completamente convencido que una vez que pudiera golpear a Lucerys se sentiría mejor. Sin embargo, ni todos los golpes que le había propinado, y los que le daría, iban a compensar el hondo hueco que tenía en el pecho. Incluso si agarraba a Lucerys y lo arrastraba hasta la ventana más cercana, para dejarlo caer sin miramientos, se seguiría sintiendo terrible. El vacío que tenía no se llenaría nunca y ahora que tenía a Lucerys frente a él, no le quedaba más que aceptar la cruel realidad.

    Se sintió asqueado cuando Lucerys se atrevió a decir que su familia amaba a Helaena. Aemond no pudo contener su enfado y alzó la mano, encajándosela en la mejilla. No sintió satisfacción alguna cuando lo vio trastabillar por la fuerza que había usado, pero si Lucerys sufría, al menos no era el único en esta habitación.

    Aemond tenía entendido que los habían abatido por tierra, en teoría era una emboscada encabezada por las fuerzas de los vasallos de los Lannister, la finalidad era acabar con Jacaerys, nadie entendía por qué Helaena estaba allí. No se suponía que ella debería haber estado allí, su madre había hablado de reclamar el dragón de su hermana, pero a Aemond eso no podría importarle menos.

    Soltó un respingo cuando Lucerys, levantándose del piso de manera febril, empezó a preguntar por su hermano.

    Aemond pronunció su sonrisa, incapaz de contener su fuerza cuando lo tomó por los hombros, acercándolo hacia él. Podía sentir el aliento ahogado de Lucerys contra su mejilla, de seguro temiéndose lo peor.

    El maldito de tu hermano está muerto —exclamó, encantado de ser él quien se lo comunicara—. A estas alturas su cuerpo debe estar pudriéndose en medio del campo de batalla. Está muerto y lo único que lamento es no haber sido yo quien le diera la estocada final.

    Que Jacaerys estuviera muerto también implicaba que el heredo de Rhaenyra había desaparecido de un plumazo. La estúpida de su hermana debía estar doblemente desconsolada porque, para ella, su hijo menor también estaba muerto.










    You're my home Sweet home
    Even in the Future the Story Begins with Once Upon a Time
    ・カイ


    ♥️:
    Juno
    2283Mensajes :
    179Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 5 Empty

    Werewolf
    Minerva
    Werewolf
    Link del mensaje
    Miér Ene 24, 2024 5:05 am
    VII. Regresos
    Harrenhal
    Noche
    Lucerys

    Lucerys se encogió sobre sí mismo. No quería sentir a Aemond cerca. No quería más golpes, ni sus palabras llenas de odio. Pero tenía que escucharlo porque era el único que le daría noticias.

    Muerto.

    ¿Jace estaba muerto?

    La idea era demasiado terrible para ser cierta. No vería nunca más a su hermano. No podía procesarlo.

    Gritó, y se llevó las manos a la cara para cubrir las lágrimas que iban a anegar su cara. Le dio la espalda a Aemond, esperando sentir los golpes que llegarían a traición, pero no podían doler más que aquella terrible noticia.

    Su madre debía estar destruida, pensando que ambos hijos estaban muertos. Necesitaba hacerle saber que estaba vivo, de alguna forma.

    Pero no podía, allí no podía.

    Te odio... —masculló, para luego repetirlo con un grito. —¡Te odio!

    Los habían matado juntos, entonces, la muerte de uno había llevado a la del otro. Aemond no podía verlo así. Nunca los había aceptado como pareja. Pero eran un matrimonio bonito, Lucerys se atrevía a pensar que incluso feliz.

    Y ahora no estaban.

    Eres tan mezquino... —continuó, aunque no lo estaba viendo de frente. —Los dos perdimos a la persona más importante de nuestra vida... ¡Pero tú solo quieres hacerme más daño a mí!

    También quería hacerle daño, pero en ese momento no podía más que sentir su propio dolor.





    Minerva
    976Mensajes :
    68Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 5 Empty

    Phoenix
    Juno
    Phoenix
    Link del mensaje
    Dom Ene 28, 2024 10:16 pm
    VII. Regresos
    Harrenhal
    Noche
    Aemond
    Aemond no pudo evitar sentir una punzada de satisfacción en cuanto vio el rostro de Lucerys contorsionarse de dolor. Eso era justo lo que había querido cuando le dijo que su hermano había muerto.

    Si él estaba sufriendo, si sentía cómo su corazón se desgarraba cada minuto que pasaba, Lucerys no iba a ser menos. Él también tenía que sufrir. Eso no estaba a discusión. Por eso soltó un respingo cuando sobrino le dijo con tanta convicción que lo odiaba. No pudo evitar sostenerlo con fuerza de nuevo, atrayéndolo hacia él con brusquedad.

    El sentimiento era mutuo.

    El odio es mutuo, no tienes idea cómo te desprecio a ti y a toda tu estúpida familia —exclamó, inclinándose hacia él y robándole el espacio personal. Podía sentir la respiración entrecortada de Lucerys en la mejilla, pero no le importaba—. Pero en especial a ti, ¿lo sabes? No te bastó con humillarme siendo un mocoso…

    Aemond no pudo contenerse y estiró el brazo hasta golpearlo de nuevo. Pudo escuchar el sonido seco de Lucerys cayendo al suelo y Aemond, en lugar de quedarse de pie, se arrodilló frente a él. Aunque el llanto de Lucerys era ahogado, pero ya no le causaba la misma satisfacción que antes. El vacío que dejó su hermana parecía más hueco que nunca.

    Tú no lo entiendes, estúpido —volvió a decir, tirándolo del cabello para acercarlo a él otra vez—. No lo entiendes porque la usurpadora de tu madre no hacía otra cosa más que desvivirse por ti y por el idiota de tu hermano. No entiendes lo que es sólo tener una sola persona en el mundo y perderla, debería ahorcarte y enviarle a tu madre su cabeza para que llore de verdad a sus hijos.

    Aemond ni siquiera sabía lo que estaba diciendo cuando lo empujó contra la pared. Tampoco se dio cuenta cuando empezó a llorar de verdad, era un grito ahogado porque todo cuanto había dicho era verdad. Lucerys jamás lo entendería. Se había quedado completamente solo. Se sentía tan desquiciado que no se dio cuenta el momento exacto en que dejó de golpear a Lucerys para encogerse sobre sí mismo y el llanto le ganó, convirtiéndose en un espasmo que le sacudió todo el cuerpo.










    You're my home Sweet home
    Even in the Future the Story Begins with Once Upon a Time
    ・カイ


    ♥️:
    Juno
    2283Mensajes :
    179Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 5 Empty

    Werewolf
    Minerva
    Werewolf
    Link del mensaje
    Lun Ene 29, 2024 5:59 am
    VII. Regresos
    Harrenhal
    Noche
    Lucerys

    Cuando la espalda de Lucerys golpeó la pared, lo invadió la rabia. El dolor de la pérdida se convirtió en una fuerza que no sabía que tenía y se lanzó contra Aemond. Su tío le había tirado del cabello y había seguido diciendo palabras hirientes, pero más allá del dolor de la pérdida de Jace, ¿qué más podía herirlo?

    Ni siquiera notó cuando Aemond dejó de golpearlo. Enredó sus manos en su largo cabello rubio y tiró de él con fuerza. El impulso cuando se tiró contra él lo hizo golpear contra al piso, pudo escuchar la cabeza de Aemond golpear en el suelo.

    ¿Por qué crees que andie más te quiere? —gritó, mientras tiraba de él y lo golpeaba de nuevo. —¡¿Por qué crees que no tienes a nadie más?!

    Notó que había arrancado unas hebras de cabello de Aemond, que ahora estaban en su puño, el cual cerró para lanzarle un grupo a la mandíbula.

    Aemond lo hizo girar sobre su cuerpo, golpéandolo de nuevo.

    Jace... Jace estaba muerto. Su madre creía que había perdido a ambos hijos. No podía imaginar su dolor...

    Las lágrimas seguían corriendo por sus mejillas. Jace... Su hermano. Su querido hermano...

    Aemond habría hecho mejor en matarlo a él también.





    Minerva
    976Mensajes :
    68Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 5 Empty

    Phoenix
    Juno
    Phoenix
    Link del mensaje
    Vie Feb 02, 2024 8:50 pm
    VII. Regresos
    Harrenhal
    Noche
    Aemond
    Lucerys estaba fuera de sí. Aemond no podía dejar de pensar en ello porque, a pesar de que era más pequeño que él, lo había agredido. Se tambaleó y sintió un tirón en la cabeza, Lucerys parecía un animalito salvaje tratando de defenderse con cualquier cosa que tuviera a mano. En otras circunstancias, quizás Aemond hubiera podido aprenciar la valentía de su sobrino, pero hoy no era ese día, pues lo único en que podía pensar era que estaba solo por completo, se había quedado sin la única persona que una vez lo amó.

    Y Lucerys, por supuesto, también lo tenía claro.

    Que su sobrino se sintiera en capacidad de echarle en cara su tragedia era más de lo que Aemond podía soportar. Y con esa furia fue que se levantó del suelo, dispuesto a cobrárselo a Lucerys. Si nadie más podía pagar por la muerte de su hermana, Lucerys pagaría.

    Aemond ni siquiera estaba pensando cuando, valiéndose de que era más alto y acuerpado que él, lo golpeó con fuerza en el estómago. No estaba seguro si el jadeo que escuchó era de Lucerys quejándose o de él mismo sintiéndose triunfal. Cuando se abalanzó sobre él, no pudo contenerse.

    Seguro tú crees que eres mejor que yo, ¿cierto? Pero no tienes más que una madre usurpadora y un apellido que ni siquiera es tuyo. No eres más que un bastardo que no tiene derecho a nada —exclamó con desprecio, mientras lo aprisionaba, colocando su cuerpo sobre el de Lucerys, que estaba contra el piso—. Sólo tuviste suerte que mi padre estaba demasiado cegado por Rhaenyra como para echarte a ti, a Jace y a Joffrey a una fosa.

    Aemond creía en cada palabra que estaba diciendo, pero, en algún punto de la conversación, su fuerza cedió a media. No estaba seguro de qué era, quizás que Lucerys no lo estaba mirando a la cara, que había rastros de sangre en su rostro o la respiración entrecortada de su sobrino. Quizás era una mezcla de las tres, pero le hizo darse cuenta de lo que estaba haciendo. El cuello de Lucerys estaba allí expuesto, a pocos centímetros de él y Aemond, en un arrebato, podría acabar con todo de una buena vez.

    Pero se dio cuenta de que, si lo hacía por fin, entonces estaría solo. Solo de verdad.










    You're my home Sweet home
    Even in the Future the Story Begins with Once Upon a Time
    ・カイ


    ♥️:
    Juno
    2283Mensajes :
    179Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 5 Empty

    Werewolf
    Minerva
    Werewolf
    Link del mensaje
    Sáb Feb 03, 2024 3:54 am
    VII. Regresos
    Harrenhal
    Noche
    Lucerys

    Lucerys sonrió para sí cuando sintió las hebras de cabello de Aemond que se quedaron entre sus dedos, pero después todo su mundo colapsó bajo el dolor de los golpes que Aemond le estaba proporcionando.

    Sus palabras le golpeaban los oídos, pero no eran insultos nuevos ni originales: Lucerys lo había oído ya muchas veces.

    Y ahora daba igual. Porque ya Jace no estaba. Y él... él daba igual que siguiera vivo. Era lo mismo mientras estuviera en poder de su tío.

    Quizá no seguiría vivo mucho más.

    Sintió un dolor agudo en al cráneo, a causa de los golpes de Aemond. Sintió la sangre cálida empezar a correr por su rostro, y cuando se metió en sus ojos lo hizo cerrar los ojos. Pronto sintió el sabor metálico de la sangre sn su boca también.

    Su tío lo había curado y lo había dejado ahí cerrado para volver a matarlo. No tenía fuerza para resistirse. Apenas y había comido esos días, y el dolor en su cabeza lo eclipsaba todo.

    Te odio... —repitió, y usó sus últimas fuerzas para escupirle un poco de sangre en la cara.

    Después, sintió que el dolor lo adormecía y se lo llevaba...

    Tal vez no era tan malo si moría. Se encontraría con Jace. Se escaparía de la guerra. Y de Aemond.






    Minerva
    976Mensajes :
    68Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 5 Empty

    Phoenix
    Juno
    Phoenix
    Link del mensaje
    Dom Feb 04, 2024 3:28 am
    VIII. La Cueva
    Harrenhal
    Mañana
    Aemond
    "Ya no sé qué hacer con su prisionero, le curé sus heridas, pero insiste en no comer. ¡Soy curandera, ya no puedo hacer más por él!".

    Aemond había arrojado la bandeja del desayuno de pura rabia cuando escuchó a la mujer decirle aquello. Ella ya estaba lo bastante acostumbrada a sus arranques porque ni siquiera parpadeó. Después de la discusión que tuvieron, Aemond dejó a Lucerys en aquella habitación diminuta, provista únicamente de un viejo colchón, pero le había pedido a la curandera que le limpiara y vendara las heridas que él le había hecho. No había vuelto a visitarlo, pues tenía otras cosas que hacer en Harrenhal: en teoría estaba allí para organizar los ejércitos de las Tierras de los Ríos. Daemon estaba al acecho y era hora de hacer algo al respecto.

    Sin embargo, este sería el cuarto día que Lucerys se negaba a comer y Aemond estaba cansado de complacer sus caprichos. Así que, sin decir nada, tomó la bandeja de comida más pequeña, la que estaba destinada para él y subió las escaleras hasta la habitación donde estaba recluido el necio de su sobrino.

    Era la primera hora de la mañana, todavía los soldados estaban despertando y la servidumbre tenía cosas que hacer en lugar de estar revisando las habitaciones de Aemond.

    Cuando abrió la puerta, encontró a su sobrino acurrucado en un rincón. Estaba cerca de la única ventana que había en la habitación, así que Aemond pudo mirarlo con detenimiento. Estaba descalzo y la camisa, que antes era blanca, estaba sucia y seguro que había manchas de sangre seca en un costado.

    Escuché que te niegas a comer, así que vine para que tomes el desayuno —dijo, sintiéndose como un completo estúpido. Aemond se sentó en el suelo y dejó allí con cuidado la bandeja, lo bastante lejos de su sobrino como para que no se le ocurriera patearla con tal de llevarle la contraria—. Ven aquí, Lucerys. No pienso repetirlo.










    You're my home Sweet home
    Even in the Future the Story Begins with Once Upon a Time
    ・カイ


    ♥️:
    Juno
    2283Mensajes :
    179Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 5 Empty

    Werewolf
    Minerva
    Werewolf
    Link del mensaje
    Dom Feb 04, 2024 6:18 am
    VIII. La Cueva
    Harrenhal
    Mañana
    Lucerys

    La curandera se había ocupado de sus heridas, pero Lucerys sabía que esta vez no bastaba. El estado de su cuerpo daba igual. Si Jace había muerto, un parte de él se había ido también. Igual que otra parte se había ido con Arrax. Cada vez quedaba menos de él y no valía la pena mantenerlo.

    Se había negado a comer en parte porque no tenía voluntad para seguir y en parte porque sentía que iba a vomitar si comía.

    Cuando vio entrar a Aemond supo que la curandera se había ido de la lengua al respecto.

    Estaba encogido en una esquina de la habitación, y se envolvió más en sí mismo al escucharlo hablar. Se abrazó las rodillas con los brazos y evitó mirarlo.

    ¿Para qué quieres que me acerque? ¿Para que puedas pegarme de nuevo? —preguntó con tono acusatorio.

    La verdad, no entendía a su tío. Se había desvivido por días por devolverle la salud. De verdad había llegado a pensar que intentaba curarlo y que, en algún grado retorcido, se preocupaba por él. Pero ahora...

    Se llevó una mano a la cabeza, donde todavía tenía un vendaje que le había hecho la curandera. La herida se la había hecho Aemond contra el piso, solo tenía suerte de que no le había quebrado el cráneo.

    Si tanto me odias, haz lo que tengas que hacer. Deja de jugar a que te importa que coma —añadió con tono desdeñoso.

    Lo miró de reojo, intentando identificar alguna seña en él de que tampoco estaba llevando bien la muerte de su hermana.

    Debía poder entenderlo, pero evidentemente no le interesaba hacerlo.






    Minerva
    976Mensajes :
    68Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 5 Empty

    Phoenix
    Juno
    Phoenix
    Link del mensaje
    Lun Feb 05, 2024 4:38 am
    VIII. La Cueva
    Harrenhal
    Mañana
    Aemond
    Lucerys estaba hecho un ovillo contra la pared y no parecía estar dispuesto a ceder. Aemond ya había tenido unos cuantos días para reflexionar después de todo lo ocurrido a su regreso a Harrenhal. Estaba desconsolado por la muerte de su hermana, por supuesto, pero había tenido espacio para pensar en otras cosas. No podía dejar a Lucerys morir, mucho menos si éste era tan estúpido como para no comer.

    Así que, convencido de lo que estaba haciendo, dejó la bandeja atrás y se colocó frente a él. Aemond buscó su mirada, pero fue inútil.

    Aunque estaba irritado, Aemond se dijo que tenía que ser práctico, no podía hacer otro espectáculo como el de hace unos días. Frunció el ceño cuando vio el vendaje que tenía en la cabeza. Como no lo había visitado hasta ahora, tampoco tuvo oportunidad para ver lo que le había hecho. Había estado fuera de sí, a punto de hacer algo de lo que iba a arrepentirse.

    Eso quiere decir que no vas a comer, eres demasiado terco para tu propio bien —Aemond soltó un respingo y se inclinó hacia él, tomándolo con firmeza de la cintura para tirar de Lucerys hasta obligarlo a levantarse. Como el estúpido de su sobrino estaba recostado contra la pared, ahora estaba aprisionado—. Escúchame, Lucerys —Aemond tiró de su rostro, tomándolo por la barbilla para unir a sus miradas. Su sobrino, por supuesto, tenía los ojos encendidos de odio.

    Aemond tenía que reconocer que su expresión le hacía algo de gracia. Por lo menos no parecía estar poniendo más resistencia de la cuenta.

    ¿No vas a comer? ¿Esa es su última palabra? ¿Voy a tener que obligarte? —preguntó, haciendo un esfuerzo por sonar razonable. Aemond hubiera preferido que comiese, pero quizás tendría que usar una alternativa que llevaba rumiando en su cabeza desde anoche. No estaba del todo convencido, pero su sobrino no le estaba dejando muchas opciones.









    You're my home Sweet home
    Even in the Future the Story Begins with Once Upon a Time
    ・カイ


    ♥️:
    Juno
    2283Mensajes :
    179Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 5 Empty

    Werewolf
    Minerva
    Werewolf
    Link del mensaje
    Miér Feb 07, 2024 4:36 am
    VIII. La Cueva
    Harrenhal
    Mañana
    Lucerys

    Miró de reojo a Aemond, quien se había acercado, y se encogió sobre sí mismo un poco más. No podía preveer qué iba a hacer Aemond ahora. Intentó leer en su rostro sus intenciones. Al menos ya no parecía enloquecido de furia y dolor...

    Pero no se fiaba de él en ese momento, y se estremeció cuando lo tomó por la barbilla.

    No quería mostrarle miedo, así que le sostuvo la mirada.

    ¿Puedes obligarme? —preguntó con un tono incrédulo.

    Claro que podía. Lo vomitaría después si lo obligaba, eso no se lo podía impedir.

    Déjame morirme ya —dijo en tono cansado. —Te aburrirás de torturarme algún día. Vuelve con tu familia a pelear esta guerra que se inventaron. Ya estoy muerto para todos menos para ti.

    Se encogió de hombros y sacudió la cabeza para soltar la barbilla de su agarre.

    Volteó la mirada a la pared. No podía evitarlo, se le habían llenado los ojos de lágrimas al pensar de nuevo en la muerte de su hermano y de Arrax.

    ¿Para qué quedaba él? Tal vez podría haber sido de ayuda para su madre pero ya ella lo había dado por perdido también.






    Minerva
    976Mensajes :
    68Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 5 Empty

    Phoenix
    Juno
    Phoenix
    Link del mensaje
    Miér Feb 07, 2024 5:10 am
    VIII. La Cueva
    Harrenhal
    Mañana
    Aemond
    La voz de Lucerys sonaba rota, como la de un animal herido que parecía estar listo para dar su último aliento. Aemond debería estar irritado por semejante comportamiento, pero cuando entró en esa habitación, ya había tomado una decisión. No pensaba perder la paciencia con él, sin importar que estuviera irritado por su necedad de no comer.

    Además, había algo en las lágrimas de Lucerys, en lo mucho que se esforzaba por alejarse de él, que lo había bajar la guardia. Aemond no era sentimental, pero había algo en el dolor de Lucerys que le removía justo en este momento. Quizás se sentía culpable, pero también había algo fascinante en los ojos brillantes y cargados de lágrimas de su sobrino.

    Volvió a sostenerlo de la cintura, acercándolo un poco más hacia él. La respiración suave de Lucerys le hacía cosquillas en el rostro. Estaba débil, por supuesto, consecuencia de no haber comido nada.

    No pienso dejar que mueras. Pasé por mucho trabajo salvándote de mi abuelo y luego en que te bajara la fiebre… —frunció el ceño, pensando si debía mencionar las heridas que él mismo le había hecho. Aemond estaba seguro de que, incluso guardando silencio, Lucerys se lo reclamaría tarde o temprano. No era como que pudieran ocultarlo, Lucerys todavía tenía un vendaje para cerrar la última herida que le había hecho—. Escucha, no me gusta hacer tratos con la gente, pero vengo a ofrecerte un trato.

    Esperaba que, al menos con eso, conseguiría llamar su atención. Aemond estaba tratando de actuar menos visceral, incluso si la ausencia de Helaena estaba matándolo por dentro. Pero si volvía a agredir a Lucerys como lo hizo el día de ayer, si volvía a perder el control así, quizás sí podría arrepentirse de sus acciones. Tal y como le dijo, no había pasado por tantos problemas como para dejarlo morir de hambre o hacerle más daño por accidente.

    ¿Qué dices, Lucerys? —volvió a preguntar, sin soltarlo de la cintura. Estaba buscando su mirada, pero Lucerys seguía con la vista en el piso. Aemond podía verle con claridad las lágrimas brillosas en sus pestañas, podían verse gracias a la claridad de la ventana.










    You're my home Sweet home
    Even in the Future the Story Begins with Once Upon a Time
    ・カイ


    ♥️:
    Juno
    2283Mensajes :
    179Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 5 Empty

    Werewolf
    Minerva
    Werewolf
    Link del mensaje
    Miér Feb 07, 2024 6:09 am
    VIII. La Cueva
    Harrenhal
    Mañana
    Lucerys

    Lucerys se sentía débil mientras Aemond lo sujetaba por la cintura. No tenía fuerza para zafarse de su agarre. En el fondo sabía que podría hacer con él lo que quisiera. Podía sostenerlo así como un muñeco de trapo. Opuso resistencia y se mantuvo rígido en un inicio porque no quería exponer su debilidad, pero era imposible.

    No tenía con qué hacerle frente.

    Tuvo que ceder, dejando que su peso resposara en los brazos de Aemond.

    Lo miró a los ojos y arqueó una ceja al escucharlo.

    ¿Un trato? ¿Qué podrías ofrecerme que me genere el menor interés? —preguntó con mayor incredulidad todavía.

    Aemond seguía hablando de que había pasado mucho trabajo para salvarlo y curarlo, y hasta ahora Lucerys lo había creído. Pero no podía olvidar que también había estado a punto de matarlo el día anterior.

    Todavía tenía las marcas en su cuerpo que lo probaban, no lo había imaginado.

    ¿Por qué debería dejarme convencer de que quieres que esté bien, solo para poder matarme después cuando te plazca? —preguntó con cansancio. —Estoy harto ya.

    No quería seguir así. No más. No quería seguir siendo su juguete de tortura.






    Minerva
    976Mensajes :
    68Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 5 Empty

    Phoenix
    Juno
    Phoenix
    Link del mensaje
    Miér Feb 07, 2024 7:52 pm
    VIII. La Cueva
    Harrenhal
    Mañana
    Aemond
    Aemond estaba utilizando la poca paciencia que le quedaba para evitar otra discusión. Al menos, tenía la atención de Lucerys. Aemond sí que tenía algo que ofrecerle, pero creía que no era el momento de revelar todos sus secretos. Había hecho varias cosas en Desembarco del Rey, muchas de las que Lucerys no tenía la más mínima idea. Aemond tenía un plan trazado hasta que, justo antes de instalarse de nuevo en Harrenhal, le llegaron las horribles noticias de su hermana Helaena. Entonces todo lo demás dejó de tener sentido.

    Sin embargo, ya habían pasado algunos días y Aemond no podía quedarse eternamente rumiando sus heridas. Si ya se había tomado el trabajo de trazar a medias un plan, lo mínimo que podía hacer era seguirlo.

    Así que, teniendo bien claro lo que quería decir, Aemond volvió a tomar a Lucerys por la barbilla para unir sus miradas.

    Iremos a dar un paseo —comenzó, con voz queda, hablando despacio, como si Lucerys fuera un niño que no iba a entender bien las instrucciones a menos que las dijera con mucha claridad—. Después, si todavía no tienes apetito, dejaré que hagas lo que tú quieras. Si decides no comer, pues entonces te dejaré morir de hambre, si tanto quieres.

    Aemond alzó ambas cejas y esperó. Lucerys lo estaba mirando a los ojos, pero no parecía estar fijándose realmente en él. Había pasado varios días sin comer, sus heridas no terminaban de sanar y hacía tan sólo poco tiempo que se había recuperado de la fiebre. De hecho, era sorprendente que su sobrino estuviera tan entero. Eso sólo hablaba mucho de la fortaleza que tenía, a pesar de que se empeñaba en no comer.

    Chasqueó los labios, al ver que su sobrino no decía nada. Aemond deslizó los dedos entonces, rozándole la mejilla, llamando su atención y apremiando a que tomara una maldita decisión. O que, al menos, se dignara a decirle algo.

    ¿Y bien? —dijo de pronto, frunciendo la nariz—. ¿Qué dices?










    You're my home Sweet home
    Even in the Future the Story Begins with Once Upon a Time
    ・カイ


    ♥️:
    Juno
    2283Mensajes :
    179Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 5 Empty

    Werewolf
    Minerva
    Werewolf
    Link del mensaje
    Jue Feb 08, 2024 5:09 am
    VIII. La Cueva
    Harrenhal
    Mañana
    Lucerys

    Lucerys se sentía agotado. Finalmente la enfermedad, la tristeza y el encierro hacían mella en él. La idea de dar un paseo con Aemond era aterradora. ¿Había llegado su momento? ¿Finalmente iba a sacarle un ojo y cobrarse su venganza?

    Pero a la vez, no sonaba tan mal. Tal vez sería el final de todo. Quería que todo terminara ya.

    ¿Un paseo? —repitió con un tono ligeramente burlón.

    Arqueó una ceja, mirando a su tío a los ojos. ¿Creía que era tonto? ¿Que se iba a creer que era tan sencillo?

    Desvió la mirada y asintió.

    De acuerdo, tío. Demos un paseo —replicó con tono cansado. —Acabemos con todo ya.

    Se apoyó en su tío para incorporarse. Sentía la herida en su cabeza latir, como si pudiera abrirse en cualquier momento. No se soltó del apoyo en Aemond, pues temía no lograrlo.

    Llévame donde me tengas que llevar, no es como que pueda hacer mucho al respecto —añadió con resignación.

    No tenía ya fuerza para resistirse más. Después... tal vez después ya lo dejaría morir.






    Minerva
    976Mensajes :
    68Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 5 Empty

    Phoenix
    Juno
    Phoenix
    Link del mensaje
    Jue Feb 08, 2024 9:13 pm
    VIII. La Cueva
    Harrenhal
    Mañana
    Aemond
    Como Lucerys estaba tomándose su tiempo para responder, Aemond empezó a preguntarse qué iba a tener que hacer si el necio de su sobrino se negaba. Sin embargo, Aemond sonrió cuando escuchó que él aceptaba sus condiciones. Sonaba resignado, pero Aemond no le importaba cómo estaba su estado de ánimo, tan sólo necesitaba que lo obedeciera, no que lo hiciera con gusto.

    Bien, entonces vámonos. Todavía es temprano, vamos a las caballerizas… —Aemond tiró de él, lo tomó del brazo para conducirlo fuera de la habitación. Pensó si sería buena idea advertirle que, si intentaba escapar, lo mataría. Pero Lucerys parecía haber aceptado sus términos y también estaba bastante débil. Si intentaba golpearlo, dudaba que pudiera hacerle daño, y si decidía correr, era seguro que tampoco llegaría muy lejos.

    La curandera estaba en la segunda habitación, más amplia. La vieja mujer los miró, entre sorprendida y suspicaz, pero Aemond le hizo una señal hacia el pasillo.

    Deja la bandeja de comida sobre la mesa. Cuando volvamos, comerá —lo dijo demasiado convencido de sí mismo, pero no le dio tiempo a Lucerys en caso de que quisiera hacer una réplica o llevarle la contraria. Abrió una puerta secundaria, diminuta, que lo llevaba a un pasadizo que los llevaría fuera sin tener que tocar las cocinas u otro de los salones que ocupaban los soldados. No quería que lo viesen. Hasta lo había mantenido confinado en la torre, así que quería aprovechar lo temprano que era para no verse con los soldados.

    Dudaba que cualquier soldado reconociera a Lucerys, menos en el estado en que éste estaba, pero no quería rumores de que Aemond tenía un prisionero en Harrenhal. No quería ni imaginarse de qué iba a pasar si esos rumores llegaban a Desembarco del Rey, o a oídos de Rhaenyra.

    Hasta el momento, Lucerys estaba siendo dócil, pero Aemond lo tomó del brazo con firmeza cuando dieron un paso fuera del castillo. Era la primera vez, de hecho, que a Lucerys le estaba dando directamente la luz del sol desde que salieron huyendo de la Fortaleza Roja. Aemond lo ocultó detrás de una pared cuando escuchó pasos de un grupo de soldados, quienes siguieron de largo.

    El camino hacia las caballerizas se hizo silencioso, Aemond continuó sosteniéndolo del brazo hasta que llegaron. El caballo que siempre utilizaba estaba justo donde él lo dejó días atrás. Podían viajar en el lomo de Vhagar, por supuesto, pero no quería llamar la atención más de la cuenta.

    Supongo que recordarás cómo se sube a un caballo, aquí no puedo cargarte como a una doncella —alzó ambas cejas, recordándole cómo lo había subido al lomo de su dragón, cuando escaparon de las garras de su abuelo.









    You're my home Sweet home
    Even in the Future the Story Begins with Once Upon a Time
    ・カイ


    ♥️:
    Juno
    2283Mensajes :
    179Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 5 Empty

    Werewolf
    Minerva
    Werewolf
    Link del mensaje
    Sáb Feb 10, 2024 5:17 am
    VIII. La Cueva
    Harrenhal
    Mañana
    Lucerys

    Se dejó arrastrar hacia las caballerizas. Antes de salir de la habitación había tenido curiosidad sobre cómo era aquel lugar. Debería poner atención para aprender a moverse por él, al menos aprenderse aquel camino de salida, pero le faltaba fuerza e interés. Realmente solo quería terminar con todo.

    Llegaron a las caballerizas sin cruzarse con nadie más que la curandera, aunque realmente dudaba que no hubiera nadie más allí.

    Aemond quería que se subiera a un caballo. Claro que recordaba cómo subir, pero cabalgar requería más energía de la que tenía. Se acercó al caballo y se aupó para subir en él, logrando a duras penas mantener el equilibrio.

    No creo poder cabalgar muy lejos —le advirtió.

    No lograba descifrar qué tenía su tío en mente. ¿Iba a matarlo, finalmente? El día anterior había estado a punto de hacerlo, pero conforme más tiempo pasaba, menos factible lo veía. ¿Por qué iba a tener que llevarlo lejos para acabar con él?

    Sería más fácil matarlo ahí y llevarse el cuerpo.

    Lo tomó por sorpresa darse cuenta de que Aemond pensaba subir al mismo caballo que él. ¿Iban a cabalgar juntos?

    Extrañamente, la idea de poder arrecostarse a él mientras cabalgaban le resultó un consuelo.

    Tal vez ahora sí debía prestar atención al camino. Eso si Aemond no le vendaba los ojos. ¿De verdad iba a regresar de ese paseo? ¿Por qué tenía esperanzas?

    No me dejes caer —le advirtió.

    Tal vez lo haría, nada se lo impediría.






    [/quote]
    Minerva
    976Mensajes :
    68Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 5 Empty

    Phoenix
    Juno
    Phoenix
    Link del mensaje
    Sáb Feb 10, 2024 5:48 am
    VIII. La Cueva
    Harrenhal
    Mañana
    Aemond
    Ahora que estaba viendo a Lucerys a la luz de la mañana, notaba lo pálido que estaba. Parecía como si fuera a desfallecer de un momento a otro. Aemond de todas maneras iba a cabalgar con él, pero el estado tan lamentable en que estaba su sobrino sólo fue la confirmación de que no podía dejarlo guiar el caballo él mismo. No estaba en condiciones, y el idiota además insistía en no comer.

    Aemond se apoyó en la silla y, en un movimiento diestro, se sentó detrás de Lucerys. Cuando tiró de las riendas y salió de las caballerizas, sintió cómo el cuerpo de su sobrino se acomodó mejor sobre él. No podía verle la cara, pero tampoco se sorprendería si incluso tenía los ojos cerrados.

    No pienso dejarte caer, pero más vale que te agarres bien, tampoco puedo hacer milagros, Lucerys —le advirtió justo cuando movió las riendas y le indicó al caballo que empezara a trotar. Aemond sabía que no era más que unos cuantos minutos cabalgando, pero Lucerys estaba en un estado tan deplorable que no sabía si lo de caerse del caballo era más una certeza que una posibilidad.

    El cuerpo de Lucerys estaba cálido a la par del suyo, tan sólo esperaba que eso no significaba que le volvería a la fiebre. La curandera hasta ahora había hecho un buen trabajo, esperaba que hubiera desinfectado bien la herida.

    Cuando llegaron al claro del bosque, en las afueras de Harrenhal, Aemond detuvo al caballo en seco. Se bajó él primero y luego ayudó a Lucerys a descender.

    La cueva donde quería llevar a Lucerys estaba a unos metros, justo frente a ellos. Aemond se imaginaba lo que parecía, de seguro Lucerys estaba imaginándose escenarios terribles, pero le dio un empujoncito para hacerlo avanzar. La cueva antes tenía una entrada razonable, pero se valió de Vhagar para sellar la entrada, dejando sólo espacio suficiente para que entrara una persona, una a una.

    ¿Qué? —dijo, mirándolo con el ceño fruncido—. No me vas a decir que le tienes miedo a la oscuridad.










    You're my home Sweet home
    Even in the Future the Story Begins with Once Upon a Time
    ・カイ


    ♥️:
    Juno
    2283Mensajes :
    179Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 5 Empty

    Werewolf
    Minerva
    Werewolf
    Link del mensaje
    Dom Feb 11, 2024 5:26 am
    VIII. La Cueva
    Harrenhal
    Mañana
    Lucerys

    A pesar de la advertencia que le había hecho a Aemond, no temió a lo largo del recorrido que fuera a dejarlo caer. Se apoyó contra su pecho y se permitió cerrar los ojos mientras avanzaban. No sabía dónde lo llevaba pero tuvo la sensación de que no tardaban demasiado en llegar.

    Se apoyó en Aemond para descender del animal, y cuando trastabilló se sujetó de su brazo. Luego miró a su alrededor intentando reconocer dónde estaban.

    No tenía la impresión de haber visto antes ese lugar, pero había una entrada a una cueva que se veía pequeña y misteriosa.

    Quiero creer que eres más ingenioso que para terminar conmigo en una cueva perdida y desierta —comentó, forzándose a sonreír ligeramente.

    No sabía qué querría hacer su tío ahí, y si ese era su final, en buena hora.

    Miró la cueva con inquietud. Ahí no podía pasar nada bueno. ¿Iba Aemond a mutilarlo ahí al fin? ¿Iba a cobrar su venganza?

    Deslizó la mano de su brazo hacia su mano.

    ¿Vas a entrar conmigo? —preguntó.

    Por la entrada solo pasaba una persona por vez, pero dudaba que Aemond fuera a quedarse afuera. También dudaba de su habilidad en ese momento para bajar por aquel agujero sin caerse.






    Minerva
    976Mensajes :
    68Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 5 Empty

    Phoenix
    Juno
    Phoenix
    Link del mensaje
    Dom Feb 11, 2024 5:41 am
    VIII. La Cueva
    Harrenhal
    Mañana
    Aemond
    Lucerys casi se había caído al suelo cuando bajó del caballo, tiró de Aemond como si éste fuera un bastón del cual sostenerse. Aemond frunció el ceño, pero no dijo nada, en especial porque podía sentir el tono temeroso en la voz de su sobrino. Pronunció la sonrisa, buscando su mirada. Lucerys todavía estaba pálido y también tenía sudor en la frente. Si hubiera comido los días pasados, no tendría ese aspecto tan enfermizo.

    Dejé tu comida en Harrenhal —le recordó, mientras lo hacía avanzar. Lucerys lo estaba sosteniendo de la mano y Aemond no pudo evitar pensar que era un gesto muy infantil. La mano de Lucerys se sentía diminuta y febril a comparación con la suya—. Así que, como te dije, espero que regresemos a que cumplas tu parte del trato.

    “No te haré daño” quiso decirle, pero decidió que eso sería mostrarse demasiado débil y benévolo. Ya sería suficiente cuando el estúpido de su sobrino entrara a la cueva y viera qué había allí dentro. Aprovechándose que Lucerys todavía lo sostenía por la mano, Aemond tiró de él para colocarlo justo en la entrada.

    Iré contigo, pero ve tú primero. Quédate en la entrada, no hay buena visibilidad y así como estás vas a hacerte daño —le advirtió, aunque no supo si era por la misma debilidad de Lucerys o porque su sobrino estaba decidido a no obedecer, que lo escuchó trastabillar cuando entró en la cueva. Los pasos de Aemond eran más seguros y tuvo que rodear a Lucerys para no tropezar, pues éste estaba de rodillas en el piso.

    Aemond había dejado allí una antorcha, pero eso fue ayer por la mañana, el fuego se había casi extinguido, así que llevaba consigo cerillos para avivar la llama. Cuando la luz que desprendía el fuego era un poco más decente, sostuvo la antorcha con una mano y extendió la mano en dirección a su sobrino.

    Acércate… —lo llamó, esperando que Lucerys se acercara lo suficiente. La cueva no era tan pequeña, pero tuvo que alumbrar las paredes para que Lucerys se animara a acercarse. El sonido que provino desde el fondo de la cueva era, por supuesto inconfundible, sobre todo para cualquier Targaryen. Era el rugido, el lamento, de un dragón.










    You're my home Sweet home
    Even in the Future the Story Begins with Once Upon a Time
    ・カイ


    ♥️:
    Juno
    2283Mensajes :
    179Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 5 Empty

    Werewolf
    Minerva
    Werewolf
    Link del mensaje
    Lun Feb 12, 2024 5:14 am
    VIII. La Cueva
    Harrenhal
    Mañana
    Lucerys

    Por un pequeño instante pensó que Aemond lo iba a encerrar en la cueva. Trastabilló y cayó de rodillas, lastimándose un poco las palmas de las manos al meter las manos por delante. Pero entonces escuchó que Aemond bajaba tras él. Así que no lo iba a dejar ahí encerrado.

    Su tío insistió con el tema de la comida, lo que le hizo poner los ojos en blanco. Esperó donde le dijo, mientras intentaba dislumbrar algo con la luz de la antorcha, pero sin distinguir más que una cueva de paredes estrechas.

    Pero entonces... justo cunado su tío le dijo que se acercara, lo escuchó.

    Por un momento se quedó de piedra.

    Aquello... era el sonido de un dragón. Cualquier Targaryen lo distinguiría.

    Pero no era cualquier dragón.

    ¡ARRAX! —gritó, incapaz de contenerse.

    Corrió, aunque el terreno era irregular, lo que le hizo tropezar y trastabillarhata que tuvo que estirar las manos para agarrarse de Aemond y evitar caer.

    El lamento del dragón se repitió, de manera que la cueva retumbó.

    Lucerys no entendía qué pasaba. ¿Estaba soñando? Su dragón... habían crecido juntos, desde que Arrax había decidido nacer a su lado. Lo reconocería en cualquier parte pero... ¿acaso era posible? ¿Podía estar su dragón vivo? ¿Podía estar AHÍ?

    Se giró hacia Aemond y lo agitó con fuerza del brazo.

    ¿Esto es verdad? ¿No es una ilusión o un engaño? ¿Cómo está Arrax aquí —preguntó precipitadamente, atropellando unas palabras con otras.

    No sabía de dónde había sacado la energía, pero ahora necesitaba correr hasta el final de la cueva, necesitaba encontrarlo.

    ¡ARRAX —lllamó a todo pulmón.






    Minerva
    976Mensajes :
    68Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 5 Empty

    Phoenix
    Juno
    Phoenix
    Link del mensaje
    Mar Feb 13, 2024 3:59 am
    VIII. La Cueva
    Harrenhal
    Mañana
    Aemond
    Desde que llegaron a Harrenhal y lo había dejado en esa cueva, Arrax no había comido, así que Aemond suponía que seguía débil. Además, Vhagar lo había perseguido por los cielos, era la única manera de conseguir que el pequeño dragón hiciera lo que él quisiese. Aemond no iba a montarlo, Arrax no se dejaría y él no podía perder el tiempo con nimiedades. Tuvo que hacer una persecución lo bastante vistosa frente a la Fortaleza Roja para fingir, por segunda ocasión, una muerte.

    Aemond se estaba volviendo un experto. A este paso, si se cansaba de esta estúpida guerra, podría fraguar su propia muerte y largarse las Ciudades Libres.

    Lucerys, quédate quieto… —Aemond hizo una mueca de fastidio y colocó el fuego en un anillo en la pared, que había llevado allí el mismo día que apresuradamente preparó esta cárcel improvisada para Arrax. Se arrodilló con rapidez para tomar a Lucerys de los hombros y tiró de él hasta ponerlo de pie.

    Lucerys estaba temblando, no sólo en el cuerpo, sino también su voz. Parecía conmocionado y era como si en cualquier momento se lanzaría a lo más oscuro de la cueva, tropezando y lastimándose con tal de ver a su dragón. Aemond lo tomó del rostro, apartándole los mechones del pelo de la frente. A la luz del fuego, su sobrino se veía todavía más joven que antes.

    Arrax tiene varios días sin comer, se parece a su jinete… —susurró despacio, todavía sosteniéndolo por la cintura—. Está hasta el fondo de la cueva. Es tu dragón, llámalo sin gritar como un histérico y te seguirá hacia la luz.

    Aemond no soltó a Lucerys en ningún momento. Tenía la sensación de que, si lo hacía, su sobrino se desplomaría en el piso. Se imaginaba que querría saber cómo sacó a su dragón desde Desembarco del Rey, pero Aemond no estaba seguro si tenía ánimos para esa historia. Aegon no lo había matado porque estaba decidiendo si valía la pena entrenarlo para que adquiriera otro jinete. Aemond se había encontrado con ese escenario y estaba contra las cuerdas: Arrax nunca aceptaría otro jinete porque el vínculo con el suyo no se había roto, pues Lucerys estaba vivo.

    Esa había sido la premisa que lo llevó a toda la locura que había hecho. Pensó en dejar que Vhagar lo asesinara, no sería difícil para su dragona hacerlo. Pero el llanto desolador de Lucerys, su ojos tristes y voz rota, le habían hecho tomar otra decisión. Ahora que veía la expresión esperanzada de Lucerys, a la luz del fuego, no estaba seguro si había sido la decisión correcta.

    Llámalo.










    You're my home Sweet home
    Even in the Future the Story Begins with Once Upon a Time
    ・カイ


    ♥️:
    Juno
    2283Mensajes :
    179Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 5 Empty

    Werewolf
    Minerva
    Werewolf
    Link del mensaje
    Jue Feb 15, 2024 5:57 am
    VIII. La Cueva
    Harrenhal
    Mañana
    Lucerys

    Lucerys no podía creer lo que estaba pasando. Sentía que iba a desfallecerse y lo único que lo mantenía en pie era el agarre firme de Aemond en su cintura. No podía creer lo que escuchaba pero sus sentidos no le engañaban. Era verdad, Arrax estaba ahí.

    ¿Cómo es posible? —preguntó en un murmullo.

    Arrax no había comido. Tenía que hacer que comiera o se debilitaría. Ya era un milagro que estuviera vivo.

    No sabía cómo pretendía Aemond que se controlara para llamarlo, pero tenía razón.

    Inspiró profundo y giró la cabeza hacia el interior de la cueva.

    ¡Arrax! ¡Arrax, soy yo, ven aquí! —lo llamó levantando la voz.

    Se avergonzó de cómo su voz sonaba como un ruego. Sentía los ojos aneagdos de lágrimas de pensar que Arrax estaba vivo y estaba ahí. Le lanzó una mirada de ruego a Aemond para que avanzaran. Tenía que ir a su encuentro.

    Escuchó el sonido en el fondo de la cueva. Arrax venía hacia él. De verdad debía venir hacia la luz.

    Intentó zafarse del agarre de Aemond sin lograrlo. Era un agarre de hierro, que lo mantenía clavado junto a él. Solo podía mirar hacia el fondo de la cueva y sentir cómo se le llenaban los ojos de lágrimas de la emoción.

    Gracias, Aemond —susurró cuando pudo distinguir la silueta de Arrax cerca. —Nunca olvidaré esto.

    Lo miró un momento sin poder creer que le debía esto. Estaría en deuda con él por siempre no por salvarle la vida, sino por slvar la de su dragón.

    Entonces Arrax rugió y Lucerys supo que lo había visto. En ese momento logró zafarse del agarre de Aemond y correr hacia Arrax, a quien le echó los brazos al cuello. Sintió las escamas bajo su piel y cómo vibraba. Estaban tan emocionado como él. Lo entendía a la perfección.

    ¡ARRAX!—exclamó mientras lloraba contra su cuello.

    Se notaba que estaba débil, necesitaba ayudarlo a recuperarse pronto pero él mismo no estaba en condiciones para hacerlo.






    Minerva
    976Mensajes :
    68Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 5 Empty

    Phoenix
    Juno
    Phoenix
    Link del mensaje
    Jue Feb 15, 2024 7:07 pm
    VIII. La Cueva
    Harrenhal
    Mañana
    Aemond
    Aemond ya no pudo impedir que Lucerys se zafara de él y fuera corriendo hasta su dragón. Al menos, Arrax también parecía contento de verlo, pues estaba aceptando su presencia sin remilgos. Lucerys estaba llorando, aferrado a Arrax como si en realidad estuviera abrazando a una mascota. Aemond suspiró hondo, mientras su sobrino se deleitaba con la presencia del dragón.

    Frunció el ceño, mientras se decidía a dar un par de pasos al frente. Arrax de verdad parecía relajado y feliz, de seguro que no iba a atacarlo. Sin embargo, no se atrevió a tocarlo, tan sólo se quedó de pie, muy cerca de Lucerys. Sabía que no podía retrasar demasiado las explicaciones, pero Aemond no estaba seguro de que quería dar demasiados detalles. Además, había algo hipnótico en la forma en que Lucerys lloraba, radiante de felicidad, que le causaba cosquillas en la garganta.

    Cuando volví a Desembarco del Rey, le hice creer a todos que te había matado, eso lo sabes. Pero me encontré con la sorpresa de que Arrax seguía en Pozo Dragón. Aegon estaba empeñado en darle un nuevo jinete, porque necesitábamos más dragones para la guerra. Pero Arrax no iba a tomar ningún otro jinete, porque tú estabas vivo, no podía dejar que eso se supiera —dijo de pronto, confesando parte de la verdad.

    Aemond no podía darse el lujo de que su abuelo sospechara por qué Arrax no aceptaba otro jinete. Aegon tan sólo se enfadaría, pero su abuelo no sería tan difícil de engañar.

    Vhagar me ayudó a traerlo hasta aquí. No podía dejar que merodeara por los alrededores, en teoría todos piensan que Vhagar, en un arrebato, lo mató. Lo hice parecer un accidente en Desembarco del Rey… —Aegon había estado furioso, pero más allá de eso, no hubo grandes consecuencias. Después de todo, Arrax todavía era un dragón joven e inexperto, en teoría no había sido una gran pérdida—. No ha comido, no he podido traerle de comer. Como te imaginarás, no han sido ni mis mejores días.

    Aemond suspiró hondo, atreviéndose a acariciar el lomo de Arrax con su palma abierta. No debería haber dicho eso, por supuesto, era admitir lo mal que lo estaba pasando desde que se enteró de la muerte de su amada hermana. Era mostrar debilidad y si había una cosa que detestaba en la vida, era mostrarse vulnerable.










    You're my home Sweet home
    Even in the Future the Story Begins with Once Upon a Time
    ・カイ


    ♥️:
    Juno
    2283Mensajes :
    179Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 5 Empty

    Werewolf
    Minerva
    Werewolf
    Link del mensaje
    Vie Feb 16, 2024 4:05 am
    VIII. La Cueva
    Harrenhal
    Mañana
    Lucerys

    No había creído posible volver a abrazar a Arrax como estaba haciendo en ese momento. Creía que estaba muerto, que lo habían ejecutado lejos de él. Pero ahora estaba ahí. Lanzaba rugidos entusiasmados y Lucerys gozaba cómo vibraba contra él.

    Se tensó cuando sintió a Aemond acercarse, pero sus palabras estaban llenas de explicaciones que necesitaba. No era un milagro.

    Cuando le dijo que Arrax se negaba a aceptar otro jinete lo abrazó con más fuerza. Pero cuando le dijo que también lo había hecho pasar por muerto, el corazón le dio un salto. Giró la cabeza para mirar a Aemond, así que vio su expresión cuando dijo que no habían sido sus mejores días.

    Claro.

    Helaena.

    Se le encogió el corazón. La pérdida de Jace era una herida que no sanaría nunca. Para él tenía que ser peor todavía, y Lucerys le había dicho cosas terribles.

    No lo pensó antes de soltar a Arrax y lanzar los brazos al cuello de Aemond, abrazándolo con fuerza, sosteniéndose de él para no caer de su propio impulso.

    Lo siento tanto, Aemond... Realmente lo siento, lo sé —dijo en un murmullo, cerrando los ojos y abrazándose con más fuerza a él.

    Nunca iba a poder terminar de agradecerle lo de Arrax también. Hizo una pausa, mientras apretaba los labios con fuerza. Pero tenía que decirlo.

    Él también estaba sufriendo, pero en este momento estaba mucho mejor de lo que había pensado que podría volver a estar.

    Pero Aemond. Arrax... me devolviste a Arrax. —añadió.

    Se separó un poco del abrazo, pero dejó los brazos sobre sus hombros.

    Me devolviste un pedazo de mí. Gracias..

    Entonces, le sonrió levemente. Aemond podía ser un monstruo, podía haberlo golpeado, podía haberlo secuestrado... pero le había salvado la vida y había salvado a Arrax.

    Lucerys nunca dejaría de estar en deuda con él.






    Minerva
    976Mensajes :
    68Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 5 Empty

    Phoenix
    Juno
    Phoenix
    Link del mensaje
    Vie Feb 16, 2024 4:34 am
    VIII. La Cueva
    Harrenhal
    Mañana
    Aemond
    Aemond casi cae al suelo, porque no estaba esperando que Lucerys dejara a Arrax para echarle los brazos al cuello. No recordaba cuándo había sido la última vez que alguien le había dado un abrazo. Lucerys nunca, ni cuando eran pequeños, se había atrevido a darle un abrazo. Pero cuando eran niños, Aemond ni siquiera se llevaba bien con Aegon, quien lo hacía blanco de sus burlas y todos los demás, Lucerys incluido, participaban en ello.

    Pero el abrazo firme y sincero de Lucerys lo pilló desprevenido. Aemond lo sostuvo con cuidado con la cintura, pero no resistió la tentación de acariciarle la espalda. El cuerpo de Lucerys se sentía todavía más frágil y pequeño ahora que estaba abrazándolo de esa forma. Aemond cerró los ojos, mientras lo escuchaba con atención. Lucerys era la única persona que sabía cómo se estaba sintiendo, él también amaba a su hermano.

    Tú tenías razón —confesó de pronto, incapaz de contenerse—. Helaena era lo único bueno que tenía.

    Aemond suspiró, mientras veía a Lucerys a la cara. Estaba sonriendo, incluso si tenía el rostro empapado de lágrimas, se notaba que estaba feliz. No podía reconocerlo, pero quizás sí había hecho lo correcto al liberar al maldito dragón y traerlo hasta aquí. Quiso decirle que no le diera las gracias tan pronto, que todavía tenían que traer algo de comer y Lucerys tenía que encargarse de que Arrax comiera, pero en lugar de eso le despejó el cabello de la frente para contemplarlo mejor por un instante.

    Lucerys todavía estaba tan cerca de él que podía escuchar su respiración, le hacía cosquillas en el rostro. Aemond no pudo evitar ver sus labios, todavía tenía un moretón en la esquina izquierda porque ahí lo había golpeado días atrás. El vendaje en su cabeza también le recordó todo lo que le había hecho un arranque de locura. Pero, incluso así, su sonrisa opacaba todo lo demás.

    Cuando le acarició la punta de los labios, Aemond supo exactamente lo que tenía que hacer. No estaba pensando con claridad cuando se inclinó para darle un beso a Lucerys, lo estrechó hacia él con firmeza, sosteniéndolo de la espalda, subiendo las manos hasta acariciarle el cuello y rozar su palma abierta debajo de la camisa que llevaba.










    You're my home Sweet home
    Even in the Future the Story Begins with Once Upon a Time
    ・カイ


    ♥️:
    Juno
    2283Mensajes :
    179Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 5 Empty

    Página 5 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente