• ÍndiceÍndice  
  • Últimas imágenesÚltimas imágenes  
  • BuscarBuscar  
  • RegistrarseRegistrarse  
  • ConectarseConectarse  
  • Tree Of Life
    ¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
    2 participantes

    Página 6 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

    Phoenix
    Juno
    Phoenix
    Link del mensaje
    Lun Nov 14, 2022 12:51 am
    Recuerdo del primer mensaje :

    Who can presume to know the heart of a dragon?
    INSPIRED
    TV Series
    House of the Dragon
    Cuando la Princesa Rhaenyra puso sobre la mesa una alianza matrimonial entre su hijo mayor, Jacaerys, y la princesa Helaena, lo primero que obtuvo de la Reina Alicent fue una negación rotunda. Pero después de los ruegos del Rey Viserys y, sobre todo, de una larga plática con su padre, Otto Hightower, la Reina Alicent acabó por dar su consentimiento para sorpresa de la Corte y alegría de su esposo.

    Para el joven príncipe Lucerys, la noticia llegó con cierto receloso porque, por más que Helaena aparentara inocencia, no dejaba de ser hija de la mujer que tanto odiaba a su madre. Para Aemond Targaryen la noticia fue la peor de las traiciones, pues fue incapaz de concebir que su amada hermana ahora estuviera prometida a uno de sus enemigos jurados.

    La boda se llevó a cabo en Desembarco del Rey, con el viejo Rey Viserys visiblemente emocionado por lo que parecía el final de un largo conflicto entre su amada hija y su segunda esposa. Helaena se convirtió en esposa de Jacaerys con la promesa de mudarse con él a Rocadragón, junto a su nueva familia. A pesar de las reticencias de Alicent de ver a su hija partir e imaginarla viviendo en las líneas enemigas, Otto Hightower veía en esto una oportunidad para tomar ventaja en un período de paz aparente.

    Varios años han pasado desde aquella boda que removió los cimientos de la resquebrajada familia Targaryen y aunque hasta ahora todas las partes parecían haber limado sus asperezas, la menguada salud del Rey amenazaba con cambiarlo todo para siempre.

    Enviado a Desembarco del Rey como emisario de su madre, la Princesa Heredera, Lucerys llegó a la Fortaleza Roja con esperanzas de tener noticias más concretas sobre la salud de su abuelo, pues todo lo que llegaba a Rocadragón no eran más que rumores y noticias a medias que empiezaban a desesperar a su madre. Lucerys hasta ahora vivió aferrado a la idea de que la Reina y la Mano del Rey jamás intentarían un movimiento hostil ni de alta traición sabiendo que ahora Helaena vivía en Rocadragón. Pero en la Fortaleza Roja todos tenían segundas intenciones y lo único que recibió a cambio fue una negativa a entrevistarse directamente con Rey, quien seguía aquejado de una dolorosa enfermedad.

    Tres días después de la llegada de Lucerys a Desembarco del Rey, el Príncipe Aemond regresó a casa en el lomo de Vhagar después de su última visita a Antigua, por encargo de la Reina. Ninguno de los dos había cruzado palabra desde la boda de sus hermanos, ha pasado el tiempo suficiente para que las viejas rencillas se apaciguaran, al menos para contentar a su familias.

    Pero la sangre del dragón es voluble y siempre danza cuando hay fuego demasiado cerca.

    × × × × × × × × × × × × × × × × × × × × × ×

    « C A P Í T U L O S »

    Lucerys Velaryon
    Príncipe — Jinete de Arrax — Timothée Chalamet — Minerva

    Aemond Targaryen
    Príncipe  — Jinete de Vhagar — Ewan Mitchell — Juno







    Post de rol:




    You're my home Sweet home
    Even in the Future the Story Begins with Once Upon a Time
    ・カイ


    ♥️:
    Juno
    2143Mensajes :
    174Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 6 Empty


    Werewolf
    Minerva
    Werewolf
    Link del mensaje
    Sáb Feb 17, 2024 4:07 am
    VIII. La Cueva
    Harrenhal
    Mañana
    Lucerys

    Lucerys no esperaba la intensidad con la que Aemond se quedó viéndolo, y tampoco la manera en que acarició sus labios. Sin embargo, cuando lo besó... eso no lo sorprendió en realidad.

    Aemond lo estaba besando.

    Alguna vez, antes de toda esta locura del secuestro, cuando se picaban mutuamente en el castillo, pensó que esto podría pasar algún día. Pero ahora... ahora no.

    Su labio superior escoció un poco, tenía un golpe allí. Pero las manos de Aemond le estaban acariciando y sus labios lo estaban reclamando con posesividad, estrechándolo contra él. Lucerys gimió contra él, mientras sus manos se enredaron en sus largos cabellos.

    Esto era una locura. Todavía se sentía débil y febril, y sentía que en cualquier momento se desmayaría en sus brazos. Sin embargo, entre abrió los labios, permitiéndole acceso a su boca.

    Estaba seguro de que si no lo hacía voluntariamente, tampoco podría resistirse después.

    Arrax rugió a su lado. Lo percibía inquieto y quería calmarlo, pero no podía, no en ese momento.

    Finalmente trastabilló. Sus piernas cedieron, no podía mantenerse más de puntillas, y Aemond era demiasado alto. Se deslizó contra su pecho, pero las manos de su tío continuaron sosteniéndolo.

    Lo miró, en parte perplejo y en parte temeroso. ¿Qué significaba esto?

    Aemond... —murmuró, mientras intentaba descifrar algo en su rostro.

    Arrax rugió de nuevo, por lo que se giró para extender una mano hacia él y calmarlo. Con solo tocarlo sería suficiente.

    Está bien, Arrax. —dijo con suavidad.

    ¿Lo estaba? La cabeza le daba vueltas y se sentía mareado. Apretó los labios y se los remojó levemente, nervioso.





    Minerva
    884Mensajes :
    68Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 6 Empty

    Phoenix
    Juno
    Phoenix
    Link del mensaje
    Mar Feb 20, 2024 3:31 am
    VIII. La Cueva
    Harrenhal
    Mañana
    Aemond
    Aemond salió de su trance cuando Lucerys se tropezó y él tuvo que sostenerlo para que no cayera al suelo. Gruñó, fastidiado, pero luego recordó que su sobrino no había comido en días, era un milagro que pudiera sostenerse en pie luego de todo el esfuerzo que hizo para venir hasta aquí. Además, estaba conmocionado con todo lo que había sucedido. Era obvio que lo de Arrax no se lo esperaba, ni siquiera Aemond había terminado de asimilarlo.

    Había hecho esto por Lucerys, no tenía ningún sentido negarlo.

    Lucerys, quien acababa de tranquilizar a su dragón y que lo estaba mirando con los ojos muy abiertos y la expresión confundida. Aemond le acarició el mentón con el dedo pulgar, mientras contemplaba su rostro a media luz. Incluso magullado y febril, Lucerys era hermoso.

    ¿Por qué me miras así? —susurró despacio, tomándolo de nuevo por la cintura para atraerlo hacia él. Fue un movimiento lento, sobre todo para que Arrax no se alterara más de la cuenta. Aemond era ágil pero las llamas de Arrax todavía podían alcanzarlo lo bastante rápido para hacerle daño. Por suerte, el dragón parecía tranquilo, quizás porque Lucerys no estaba gritando desesperado porque lo soltara. Lo que sí hacía, era temblar—. Estás temblando, ¿acaso preferirías que te golpee?

    Aemond soltó un respingo y se inclinó despacio, besándole el cuello y luego tomándole el rostro para ahogarle los labios en medio de los suyos. Lucerys se había dejado la primera vez, así que no veía por qué iba a negarse una segunda ocasión. Aemond no estaba seguro si llevaba deseando hacer esto desde que lo vio desmayado entre sus brazos, en el lomo de Vhagar, o quizás ya era un deseo febril que llevaba gestándose dentro de él durante muchísimo tiempo.

    Fuera como fuera, Lucerys estaba allí en esa cueva y Aemond no pensaba dejarlo ir a ningún sitio. Estaría en Harrenhal hasta que él quisiese, quizás hasta que la maldita guerra terminara. Si era lo bastante astuto, Aemond podría sobrevivir.










    You're my home Sweet home
    Even in the Future the Story Begins with Once Upon a Time
    ・カイ


    ♥️:
    Juno
    2143Mensajes :
    174Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 6 Empty

    Werewolf
    Minerva
    Werewolf
    Link del mensaje
    Miér Feb 21, 2024 6:35 am
    ]
    VIII. La Cueva
    Harrenhal
    Mañana
    Lucerys

    Cuando Aemond lo atrajo de nuevo hacia él ni siquiera pensó en resistirse. Se sentía totalmente maleable a las manos de Aemond, y se dejó llevar contra él. La intensidad con la que Aemond lo miraba le hizo sentir una vez más la boca reseca. Sabía lo que estaba pasando pero una parte de él no terminaba de entenderlo.

    Los labios de Aemond le hicieron cosquillas en el cuello. Era una sensación placentera, pero antes de que pudiera disfrutarla sus labios se vieron atrapados de nuevo. Separó los labios para darle acceso a la lengua insistente de su tio y se aferró con fuerza a él.

    Se sentía mareado y débil. No podía más que entregarse a las abrumadores sensaciones que lo embargaban... al menos si lograba no desvanecerse.

    En el momento en que pensó que iba a perder el conocimiento, Arrax rugió con fuerza y azotó la pared de la cueva con la cola. Lucerys se sobresaltó y se separó de él. No era bueno que Arrax se alterara.

    Aemond, tiene hambre, necesita comer... —murmuró, mientras escondía su rostro contra el pecho de su tío.

    Él también lo necesitaba. No se sentía bien. Al parecer su condición y falta de alimentación empezaba a cobrarle factura también.

    Aemond... necesitamos... —eran los dos, no solo Arrax.

    A pesar de la separación por tantos días, seguían conectados.

    Levantó la mirada hacia a Aemond y sonrió ligeramente. Se sentía desfallecer. No terminaba de comprender qué implicaciones tenía lo que estaba pasando aquí, pero Arrax y él necesitaban comer antes de algo más o estarían en problemas.






    Minerva
    884Mensajes :
    68Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 6 Empty

    Phoenix
    Juno
    Phoenix
    Link del mensaje
    Vie Feb 23, 2024 2:27 am
    VIII. La Cueva
    Harrenhal
    Mañana
    Aemond
    Aemond frunció el ceño, fastidiado cuando Arrax empezó a hacer un berrinche. Sabía que no le convenía que el dragón se enojara en serio. En un espacio tan reducido, Arrax podía hacerles daño, incluso al propio Lucerys si sucumbía ante la desesperación. Miró a Lucerys, quien estaba observándolo con una expresión esperanzada que no supo cómo descifrar. Aunque tenía que aceptar que le agradaba cuando su sobrino estaba envalentonado y furioso contra él, cuando estaba así, mirándolo casi con devoción, Aegon no podía negar que estaba complacido.

    Si tú me hubieras hecho caso y comido cuando te dije, tendríamos un problema menos —masculló con fingido fastidio mientras lo ayudaba a recostarse contra la pared. Aemond en realidad no había pensado en cómo alimentar a Arrax en este momento, pero allá afuera estaba el caballo que los había traído, así que tendría que improvisar—. Quédate quieto, volveré.

    No estaba seguro si Lucerys iba a estar feliz de quedarse allí en el fondo de la cueva, pero tenía la compañía de Arrax y tampoco estaba en condición de llevarle la contraria, a duras penas podía sostenerse.

    Cuando salió por el pequeño hueco de la cueva, maldijo porque no estaba seguro si el caballo iba a querer entrar allí. Aemond normalmente no se ocupaba de que Vhagar se alimentara, su dragona era lo bastante inteligente como para comer por su cuenta. Pero Arrax estaba confinado y no había más posibilidad que llevarle la comida hasta la cueva.

    Como pensó, el maldito caballo se asustó por la oscuridad de la entrada, pero no le quedó más remedio que tirar de las riendas para obligarlo a entrar. No estuvo seguro cuánto tiempo se tardó en hacer que el caballo entrara a la cueva, pero cuando volvió, Lucerys estaba recostado contra la pared en que estaba la antorcha. Aemond le dio un último empujoncito al caballo para hacerlo avanzar, compadeciéndose un poco cuando estuvo cerca del alcance de Arrax.

    Tendremos que volver en Vhagar… —le dijo a Lucerys, mientras se arrodillaba frente a él. Aemond le despejó el pelo del rostro—. Pero esperaré a que Arrax termine de comer, sino eres capaz de armar otro berrinche y con tu dragón ya tengo suficiente.

    Sin embargo, a pesar de sus palabras, terminó la frase con un amago de sonrisa.










    You're my home Sweet home
    Even in the Future the Story Begins with Once Upon a Time
    ・カイ


    ♥️:
    Juno
    2143Mensajes :
    174Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 6 Empty

    Werewolf
    Minerva
    Werewolf
    Link del mensaje
    Vie Feb 23, 2024 6:11 am
    VIII. La Cueva
    Harrenhal
    Mañana
    Lucerys

    Lucerys no podía creer lo que estaba ocurriendo. Se apoyó en la pared y se deslizó hasta el suelo, algo mareado, pero por dentro se sentía... feliz. Por primera vez en días. Le pesaba la muerte de Jace en el corazón, y siempre lo haría, pero... Arrax, estaba ahí, con él.

    Aemond lo había salvado.

    Arrax acercó la cara hacia él, y Lucerys volvió a abrazarse a él. Sonrió mientras le murmuraba a Arrax que todo estaría bien. Que pronto iba a comer. Aemond iba a resolverlo.

    ¿Desde cuándo dependía de su tío de esa manera? Todavía le dolía la cara de los golpes recibidos, pero... lo entendía. Él también había enloquecido de dolor al pensar en la muerte de Jace.

    De alguna forma, Aemond y él estaban juntos en esto.

    Cuando lo escuchó entrar a la cueva de nuevo quiso levantarse pero no lo logró. Se quedó recostado a la pared de la antorcha y entendió que Aemond pretendía alimentarlo con el caballo. Casi tuvo lástima por él, peor pudo percibir la alegría de Arrax. Se lo comería de un bocado.

    Cerró los ojos cuando Aemond le apartó el cabello de la cara.

    ¿Yo hago berrinches? —preguntó con una leve sonrisa.

    Extendió una mano hacia Aemond, y le retiró el cabello por detrás del hombro.

    Gracias, Aemond. Nunca te lo podré terminar de pagar —admitió.

    Aunque tenía una idea ahora de lo que su tío encontraría como una recompensa apropiada. Se apoyó en su hombro para acercarse y darle otro beso en los labios, esta vez más corto y suave que los anteriores.

    Su tío le había devuelto a su dragón. Ojalá él pudiera devolverle algo también, pero si lo único que tenía era a Haleana, era algo que él no podía reponer.

    A menos que ahora él fuera todo lo que Aemond tuviera. ¿Lo era, o no?

    Ellos dos estaban juntos y solos en esto. Nadie más sabía que Lucerys y Arrax seguían vivos, y nadie más sabía qué estaba haciendo Aemond realmente. En medio de la guerra que sumía el reino, ellos dos estaban solos.






    Minerva
    884Mensajes :
    68Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 6 Empty

    Phoenix
    Juno
    Phoenix
    Link del mensaje
    Sáb Feb 24, 2024 3:46 am
    VIII. La Cueva
    Harrenhal
    Mañana
    Aemond
    La cueva se iluminó con las llamaradas de Arrax, quien estaba fascinado al ver al caballo aparecer. Aemond frunció la nariz, pues el olor a quemado era espantoso para un espacio tan reducido, pero esperaba que eso dejara contento al dragón por unos días. No podía venir aquí todo el tiempo. Incluso si Lucerys estaba feliz y sonriendo de aquella manera, Aemond tenía que dejarle claro que no podían hacer esta excursión todos los días.

    Sin embargo, antes de abrir la boca, dejó que Lucerys descansara en él, agradeciéndole de nuevo. Aemond sonrió satisfecho, mientras sostenía la mano de Lucerys con firmeza, para llamar su atención, pues necesitaba que su sobrino dejara de fijarse en Arrax para centrarse en lo que él tenía que decirle.

    Tenemos que volver —le dijo con seriedad, buscando la mirada de Lucerys—. Tú también tienes que comer. Si me hubieras hecho caso antes, habrías podido quedarte un poco más. Pero tienes que comer o vas a volver a enfermar y ya me cansé de tratar de mantenerte con vida sin que pongas nada de tu parte.

    Aemond frunció el ceño, mientras volvió la vista hacia Arrax. A estas alturas, ya sólo quedaban los vestigios de lo que fue el caballo.

    Lucerys, no podemos venir aquí todos los días. Hablaba en serio cuando dije que fingí también su muerte. Si lo libero, puede ser sospechoso, van a notarlo sobrevolando los alrededores. Además, seguro que a Vhagar no le gusta que otro dragón esté en sus dominios —Aemond volvió a mirarlo, esperando que comprendiera lo que estaba diciendo. En cierta forma, lo estaba protegiendo, pero no quería decirlo en voz alta, porque Aemond no estaba seguro si quería escucharse a sí mismo en esa posición vulnerable.

    No quería que Lucerys lo oyera.










    You're my home Sweet home
    Even in the Future the Story Begins with Once Upon a Time
    ・カイ


    ♥️:
    Juno
    2143Mensajes :
    174Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 6 Empty

    Werewolf
    Minerva
    Werewolf
    Link del mensaje
    Sáb Feb 24, 2024 6:10 am
    VIII. La Cueva
    Harrenhal
    Mañana
    Lucerys

    Lucerys sonrió al percibir lo emocionado que estaba Arrax con su comida, aunque lo lamentara con el caballo, que olía francamente mal quemado.

    Casi pone los ojos en blanco oyendo la reprimenda de su tío.

    Comeré cuando regresemos. ¿Satisfecho? Te saliste con la tuya —declaró. Claro que iba a comer. Ahora tenía ánimo para ello. —Tendré que ponerme fuerte para cuidar a Arrax, ¿no?

    Las otras palabras de Aemond lo inquietaron. Claro, Arrax y él eran un secreto, o vendrían a por ellos. Tampoco quería que Arrax estuviera expuesto a Vhagar. Pero tendrían que encontrar una forma de mantenerlo alimentado y sano.

    Vamos a cuidarlo, ¿verdad? No lo vas a haber salvado para que muera aquí en una cueva —preguntó con algo de temor de la respuesta, mientras estrechaba la mano de Aemond con fuerza.

    Quería creer que Aemond iba a cuidar de ambos. Que realmente era lo que había hecho hasta ahora. Pero no era fácil entender la mente de su tío.

    Se sostuvo en él para levantarse. Tenían que ponerse en camino. Pero primero se acercó a Arrax para darle un último abrazo y prometerle que volvería a verlo. Sin embargo, no soltó la mano de Aemond mientras lo hacía. Luego se giró hacia él.

    Llévame de vuelta, tío —le pidió con suavidad.

    Había dicho que tenían que regresar en Vhagar. Apenas recordaba su primer vuelo en el enorme dragón, cuando había estado herido y febril. Ahora tampoco estaba en sus mejores condiciones, pero se temía que esta vez lo iba a recordar.






    Minerva
    884Mensajes :
    68Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 6 Empty

    Phoenix
    Juno
    Phoenix
    Link del mensaje
    Dom Feb 25, 2024 5:29 am
    VIII. La Cueva
    Harrenhal
    Mañana
    Aemond
    Aemond sonrió complacido cuando escuchó a Lucerys decir que sí iba a comer. Menos mal, no estaba preparado para que tuvieran otra discusión sobre la comida. Pero había tenido una buena corazonada al pensar que traerlo aquí y demostrarle que su dragón estaba vivo, le daría ánimos suficientes para comer. Que Arrax estuviera vivo era razón más que suficiente para que Lucerys no se echara a morir como los últimos días.

    Sin embargo, le resultaba curioso que su sobrino volviera a preguntar sobre el cuidado de su dragón. Había temor en su voz, lo que le demostraba a Aemond que seguía consciente de que, incluso después de lo que había pasado, estaba a su merced. Aquella idea lo hizo sentir menos vulnerable, más en control de la situación. Eso era justo lo que necesitaba, que Lucerys siguiera siendo consciente de que, si seguía con vida, si respiraba y estaba bien, era gracias a él. Y no sólo Lucerys, sino también su dragón.

    No te preocupes, creo que últimamente me estoy haciendo aficionado a salvar cosas —respondió, alzando ambas cejas en señal de desafío—. Despídete de Arrax por ahora.

    Aemond sintió como la mano de Lucerys se aferraba con suavidad a la suya y, otra vez, volvió a sentirse vulnerable. Era como si de pronto estuviera desnudo y no tuviera con qué protegerse. La mirada de Lucerys era muy sentida, y le parecía que sus ojos eran más grandes y redondos que antes.

    Vamos entonces —Aemond tiró de él, ayudándolo a salir por la rendija de la cueva, que había quedado un poco más grande de lo normal luego de que los cascos del caballo se abrieran paso para entrar. En el bosque que rodeaba Harrenhal, Vhagar siempre estaba cerca, no le resultó difícil que los encontrara. Aemond ladeó el rostro en dirección a Lucerys y no le preguntó nada cuando lo tomó de brazos, ayudándolo a subir—. Sujétate fuerte, si te caes por tu torpeza, no me sentiré culpable.

    La subida al lomo de Vhagar fue más lenta que de costumbre, porque estaba cargando con un Lucerys que tenía movimientos lentos y bastante torpes. Lo aferró por la cintura, lo más firme que pudo, justo antes de que Vhagar se alzara en vuelo.










    You're my home Sweet home
    Even in the Future the Story Begins with Once Upon a Time
    ・カイ


    ♥️:
    Juno
    2143Mensajes :
    174Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 6 Empty

    Werewolf
    Minerva
    Werewolf
    Link del mensaje
    Lun Feb 26, 2024 6:34 am
    VIII. La Cueva
    Harrenhal
    Mañana
    Lucerys

    Era la segunda vez que su tío lo subía al lomo de Vhagar. La primera vez había estado gritando agónicamente, convencido de que había visto a Arrax por última vez. Ahora, sin embargo, se iba con la seguridad de que Arrax iba a estar bien. Ahora se sentía feliz.

    Se acomodó lo mejor que pudo, y se sintió seguro cuando Aemond lo rodeó por la cintura. Se recostó en su tío y suspiró. Cuando se elevaron en el aire, se sujetó con ambas manos de los brazos de Aemond, uniendo sus manos sobre su cintura.

    En esta ocasión sí se permitió observar el paisaje sobre el que volaban. Cuando venían no había tenido interés en nada. Ahora veía que los rodeaba el bello paisaje de un valle, con bosques frondosos. Pudo distinguir a lo lejos el brillo de uno de los ríos de la región, y luego la gran masa de agua bajo ellos que sería el lago Ojo de Dioses.

    Luego pudo ver la gran masa del enorme castillo en cuyas ruinas era prisionero. Sus cinco torres se alzaban frente a ellos y ahora, que estaba motivado a vivir, Lucerys empezó a hacerse preguntas.

    ¿Cuántas personas tenía Aemond en el castillo? ¿Alguien aparte de la curandera sabía de él?

    ¿Nos vamos a quedar aquí durante la guerra? —preguntó por encima del rugido del viento en sus oídos. —¿No vas a irte de nuevo, verdad?

    Empezaba a aceptar que Aemond no lo dejaría volver. Menos después de lo sucedido ese día. Pero temía que Aemond volviera a marcharse y dejarlo encerrado ahí.

    Buscó la mirada de Aemond, aunque eso implicara girarse de manera algo incómoda sobre el dragón, pero no temía caerse. Era un Targaryen, sabía sostenerse sobre un dragón. Además, Aemond lo estaba sosteniendo.

    No me vuelvas a dejar ahí solo, por favor —le pidió.

    Había pasado miedo y luego había recibido las peores noticias.

    Se inclinó entonces para darle un beso en los labios para acompañar su petición. Tal vez, si jugaba bien sus cartas, Aemond no iba a dejarlo de nuevo tan fácil.

    Pero primero tenía que comer, reponerse y estar en mejores condiciones. Tenía que hacer eso.






    Minerva
    884Mensajes :
    68Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 6 Empty

    Phoenix
    Juno
    Phoenix
    Link del mensaje
    Miér Feb 28, 2024 6:10 pm
    VIII. La Cueva
    Harrenhal
    Mañana
    Aemond
    Aemond se sentía invencible sobre el lomo de Vhagar, pero Lucerys parecía menos interesado en disfrutar del paisaje y más preocupado en hacerle preguntas. Aemond gruñó mientras lo sostenía de la cintura, buscando sus miradas para responderle. ¿Qué no había entendido de todo lo que le había dicho? Era evidente que su falta de alimentación también le estaba afectando a su capacidad de retener información. Pero Aemond, ese día en particular, estaba feliz, así que podría volver a responder sus dudas como si fuera la primera vez que hablaba de ellas.

    Acarició la mejilla de Lucerys, como si eso fuera suficiente para explicarle que hablaba en serio.  

    Necesito que te quedes en la torre, espero que lo entiendas. Nadie puede saber que vives. Pero si yo me quedo todo el tiempo en Harrenhal, incluso si Aegon me llama a Desembarco, va a resultar sospechoso. No es el momento para levantar sospechas. Eres listo, sé que lo comprendes —Aemond quiso añadir que no le tenía por qué gustar, pero prefirió callárselo. No estaba seguro cuándo había sido la última vez que él y Lucerys habían tenido una conversación sin empezar a discutir—. De momento mi madre sigue llorando a mi hermana, se había rumorado que tu madre quería buscar alianzas en el Norte, pero con Jace muerto, no estoy seguro.

    Aemond esperaba que no se les ocurriera pedirle a él que fuera a buscar alianzas con los Stark. No pensaba irse tan lejos, pero confiaba en su suerte. Hasta ahora, no le había fallado, pero se imaginaba que para Lucerys debía ser distinto. Después de todo, él había estado aislado todo este tiempo, debía sentirse fuera de control de cualquier situación.

    No puedo prometerte eso, Lucerys —dijo de pronto, con más sinceridad de la que nunca había usado con él—. Tengo que ser astuto si quiero mantenerlos vivos, así que espero que confíes en mi criterio. No espero que comprendas todas mis decisiones, pero hasta ahora conseguí que vivieras.

    Se alegró Vhagar empezó a acercarse a la torre, eso impediría que volvieran a discutir. Aemond sostuvo a Lucerys para que pudiera saltar justo a la ventana, porque tenía que hacerlo comer. Por el momento, esa era su principal prioridad.











    You're my home Sweet home
    Even in the Future the Story Begins with Once Upon a Time
    ・カイ


    ♥️:
    Juno
    2143Mensajes :
    174Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 6 Empty

    Werewolf
    Minerva
    Werewolf
    Link del mensaje
    Vie Mar 01, 2024 4:53 am
    VIII. La Cueva
    Harrenhal
    Mañana
    Lucerys

    No se sentía conforme con las respuestas de Aemond, pero pensó que no era momento de discutir con su tío. No ahora. Esperó a que Aemond lo siguiera al interior de la torre, y tal como esperaba, eso hizo. Querría verlo comer.

    De acuerdo, tendrás que irte, lo entiendo. Eso no quiere decir que me haga gracia —declaró mientras lo veía entrar.

    Podía confiar en que Aemond realmente quería mantenerlo con vida, y mientras tuviera a Arrax en su poder no le quedaba otra más que estar ahí. Extrañaba a su madre y quisiera estar a su lado en la guerra pero no era una opción ahora mismo. Eso también lo sabía.

    Lo demás no lo tenía tan claro. Lucerys seguía sintiendo los labios de Aemond sobre los suyos, y sus manos sujetándolo, aún cuando hacía rato que habían dejado la cueva. ¿Esto era lo que había querido su tío todo el tiempo? ¿Para eso lo había conservado con vida?

    Tendría que averiguarlo poco a poco, siempre y cuando siguiera siendo una ventaja para Arrax y para él. Tenía que pesar en ambos.

    Miró a su alrededor con disgusto, reconociendo la pequeña habitación donde le había dejado prisionero los días anteriores.

    ¿Podemos volver a la habitación anterior? ¿Por favor? —le pidió.

    Realmente odiaba ese cuarto pequeño donde se había quedado solo y donde se había enterado de la muerte de su hermano. No quería seguir ahí.

    Si mi destino es quedarme en una torre, necesito una habitación más cómoda —insistió. —¿No lo crees? Te prometo que una vez ahí comeré todo lo que quieras.

    No estaba seguro de cuánto iba a resistir su estómago, pero al menos no se sentía ya tan deprimido y desganado como antes de ir a la cueva. Podía intentarlo, a lo que su estómago aguantara.

    Por primera vez desde que salieron del apalacio se sintió con ganas de poner de su parte.







    Minerva
    884Mensajes :
    68Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 6 Empty

    Phoenix
    Juno
    Phoenix
    Link del mensaje
    Vie Mar 01, 2024 5:27 am
    VIII. La Cueva
    Harrenhal
    Mañana
    Aemond
    Conocía a Lucerys lo suficiente para saber que no estaba conforme con nada de lo que había dicho. Pero, al parecer, su sobrino era lo bastante listo para saber que no era el momento de pelearse. Aemond podía vivir con eso, por el momento. Además, la pregunta de la habitación le hizo dar cuenta que los hizo saltar a la primera ventana que encontró, sin detenerse a pensar que Lucerys estuvo confinado en ese espacio tan pequeño durante días, sin tener noticias, y luego estuvo allí hecho un ovillo por otros días más, mientras lloraba la muerte de Jace.

    Aemond sintió un resquicio de culpa, porque él lo había abandonado allí en un arrebato de ira. Pensaba que podía compensárselo, ya que Lucerys se estaba mostrando dócil con sus decisiones. El problema era que Lucerys no sabía, pero en realidad estaba pidiéndole volver a la habitación que él utilizaba. Lo que estaba diciendo, sin que tuviera idea, era que compartieran el mismo espacio.

    Ven conmigo… —Aemond tomó a Lucerys de la mano y lo condujo fuera de aquella habitación. Pasaron juntos por el pasillo que conducía hacia las escaleras que llevaban a la habitación de Aemond. El camino ahora parecía más lejos que antes, cuando arrastró a Lucerys hasta su encierro en un arrebato.

    Cuando llegaron a su habitación, vio que la curandera había seguido sus instrucciones a la perfección. Aemond empujó con cuidado a Lucerys en dirección a la mesa. De seguro que ya no estaba caliente, pero Lucerys tendría que aguantárselo, eso se sacaba por no comer cuando tendría que haberlo hecho.

    Si pedí que dejaran la comida aquí es porque no pretendo que regreses a esa habitación diminuto. Creo que ya tuviste suficiente de ella —Aemond quiso disculparse, pero eso era lo más cercano que tuvo de admitir que había hecho mal. Se sintió aliviado cuando Lucerys tomó asiento y él, sin preguntarle, se sentó en la otra silla vacía, al otro lado de la mesa.

    Por supuesto que pensaba quedarse allí para cerciorarse que comería hasta el último gramo.










    You're my home Sweet home
    Even in the Future the Story Begins with Once Upon a Time
    ・カイ


    ♥️:
    Juno
    2143Mensajes :
    174Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 6 Empty

    Werewolf
    Minerva
    Werewolf
    Link del mensaje
    Dom Mar 03, 2024 5:06 am
    VIII. La Cueva
    Harrenhal
    Mañana
    Lucerys

    Lucerys sonrió para sí cuando Aemond lo tomó de la mano y tiró de él. Lo siguió, asegurándose de seguirle el paso. La torre parecía realmente desierta, lo que picó su curiosidad.

    La habitación donde lo llevó era mucho más espaciosa y bonita. Le alegró mucho escuchar que no tendría que regresar a la habitación diminuta que había sido su cárcel y su destierro.

    Gracias, Aemond —dijo con suavidad, dedicándole una corta sonrisa.

    Se acercó a la mesa de la comida. Seguro que estaba fría ya, lo que no la hacía apetitosa, pero la verdad era que no se sentía nada bien. Tomó asiento y tomó los cubiertos, dispuesto a comer de cualquier forma.

    ¿Vas a acompañarme? —le preguntó, girándose hacia él, aunque estaba seguro de la respuesta.

    Se quedaría hasta verlo comerse hasta la última borona de comida.

    No sabía bien qué estaba comiendo, parecía un tipo de puré, suponía que la curandera le había hecho algo suave para su estómago resentido de no comer.

    Dime que la curandera no es la única empleada que tienes aquí y que alguien cocinará mejores cosas después —dijo en un tono inequívoco de queja.

    Toda su vida había tenido excelente cocineros y siempre le habían hecho comida que le gustaba. Podía ser que lo tuvieran un poco mal acostumbrado, pero no iba a decir eso, no fuera que Aemond empezara a llamarlo consentido.

    Además, quería averiguar si había más gente en aquellas ruinas que ellos tres. Aunque dudaba que Aemond lo dejara tener contacto con alguien más.

    Pero no podía presionar demasiado por información, o Aemond se enjaría de nuevo. Definitivamente era mejor que estuviera de buenas con él.

    Se preguntó si ahora, fuera de la cueva, iba a besarlo de nuevo.






    Minerva
    884Mensajes :
    68Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 6 Empty

    Phoenix
    Juno
    Phoenix
    Link del mensaje
    Miér Mar 06, 2024 4:31 am
    VIII. La Cueva
    Harrenhal
    Mañana
    Aemond
    Aemond se quedó mirando con detenimiento a Lucerys, quien parecía mucho más relajado y, sobre todo, estaba dispuesto a comer. Estaba satisfecho, por supuesto, aunque no dejaba de pensar que ahora había metido a Lucerys a su habitación y que él no pensaba irse de allí.

    Pero la sonrisa de Lucerys, y sus exigencias con la comida, lo distrajeron de sus pensamientos. Aemond tomó asiento frente a él, apoyó ambos codos sobre la mesa y soltó una carcajada. Al parecer, su sobrino tenía sentido del humor, eso sin lugar a dudas era una buena señal.

    Harrenhal es demasiado grande como para que creas que sólo tengo a esa mujer por aquí —dijo Aemond, alzando ambas cejas—. Pero sí es la única persona que ha tenido acceso a mis aposentos. No puedo confiar en más sirvientes. Se llama Myra, o eso me dijo, estuvo a punto de obligarte a comer, pasó mucho trabajo para que te bajara la fiebre.

    La verdad era que tenía la sensación de que la mujer también se había encariñado con Lucerys luego de cuidarlo por tanto tiempo. Fue por eso que Aemond permitió que ella estuviera cerca, pues necesitaba de quién estuviera pendiente de él. Lucerys se aburriría si terminaba por excluirlo por completo del mundo. Aemond sabía que tenía que ser un poco más razonable, porque si Lucerys estaba entero y con salud, acabaría haciendo otro berrinche con el de la comida.

    Veo que estás lo bastante exigente para creer que aquí tenemos un amplio menú —dijo, arrugando la nariz con una mueca de desagrado—. Tengo varios soldados cuidando la fortaleza, no tenemos tiempo para grandes manjares. Estoy reuniendo fuerzas de las Tierras de los Ríos. Con nuestros hermanos muertos, no hay demasiadas noticias, pero no durará mucho. La guerra seguirá.

    “Seguirá hasta que sólo quede uno de nosotros de pie” quiso decirle, pero Lucerys apenas estaba aceptando comer, no podía hacer ese tipo de comentarios. O quizás, seguiría hasta que estuvieran todos muertos. Aemond no planeaba morir, estaba dispuesto a hacer cualquier cosa por sobrevivir. Si además eso implicaba sentarse en el trono de hierro, pues sería muchísimo mejor.

    Come, que se te va a enfriar —advirtió, mientras suavizaba el tono de voz—. La curandera te sirvió lo que tu estómago puede resistir, cuando estés mejor, comerás mejor.










    You're my home Sweet home
    Even in the Future the Story Begins with Once Upon a Time
    ・カイ


    ♥️:
    Juno
    2143Mensajes :
    174Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 6 Empty

    Werewolf
    Minerva
    Werewolf
    Link del mensaje
    Vie Mar 08, 2024 6:28 am
    VIII. La Cueva
    Harrenhal
    Mañana
    Lucerys

    Puso atención a las respuestas de Aemond mientras intentaba comer. No estaba rico, pero su estómago lo estaba agradeciendo. Realmente necesitaba comer. Quería dejar de sentirse débil y a punto de desmayar.

    Como sospechaba, había más gente en Harrendal, pero nadie cerca de él. Aemond lo tenái todo fríamente calculado y él no había tenido opción de nada. Era un prisionero. Le gustara o no.

    Pero ahora, Aemond estaba actuando diferente con él. Le estaba dando información incluso. Siguió comiendo mientras pensaba en lo que le acababa de decir. Estaba reuniendo hombres en la tierra de los Ríos. Para la guerra. Contra su madre. No pudo evitar pensar que un puñado de hombres no le serviría de nada contra Daemon.

    Pero no iba a darle inteligencia contra el bando de su madre.

    ¿Me contarás cuando haya noticias? —preguntó, antes de meterse una cucharada en la boca.

    Necesitaba saber lo que sucedía afuera. Aunque no se iría. No se iría nunca mientras Arrax estuviera ahí. Además, Aemond se encargaría de que estuviera seguro. Eso ya no podía dudarlo.

    Continuó con la comida. No estaba buena, pero le haría bien.

    Voy a acabarme esto, con la perspectiva de que después de unos días vas a dejar que coma mejor —señaló.

    No quería que después se quitara y dijera que nunca habían dicho eso.

    Le sostuvo la mirada, como si esperara que se negara en cualquier momento.

    Yo gano no morir y que Arrax siga vivo allá afuera... tú ganas tenerme prisionero en tu habitación —dijo tras un momento. —¿Estoy leyendo bien la situación?

    Le sonrió, sin dejar de sostenerle la mirada, aunque aprovechó para tomar un poco del vaso de agua que le habían dejado con la comida. Ni siquiera vino. No le preocupaba que la comida se enfriara porque ya estaba fría de cualquier forma.

    No podía presumir de entender el cerebro de Aemond, pero a juzgar por como lo había besado en la cueva, no creía que fuera a matarlo pronto. No lo dejaría morir. Tenía eso a su favor.





    [/quote]
    Minerva
    884Mensajes :
    68Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 6 Empty

    Phoenix
    Juno
    Phoenix
    Link del mensaje
    Jue Mar 14, 2024 4:05 am
    VIII. La Cueva
    Harrenhal
    Mañana
    Aemond
    Aemond observó cómo Lucerys estaba comiendo. No podía negar que estaba complacido, pues tenía la sensación de que, a partir de ahora, no pasaría los días pensando si Lucerys iba a pasar la noche o no. Aemond sopesó su pregunta, la verdad era que no estaba seguro qué tan buena idea sería mantener a Lucerys informado sobre lo que pasaba en la guerra. Pero sabía que su sobrino era necio y que si le metía en la cabeza buscar noticias, podría revelar su presencia al resto de la servidumbre que estaba en Harrenhal. Si eso sucedía, era sólo cuestión de tiempo para que la noticia también llegara a sus soldados.

    Aemond había hecho un esfuerzo por mantener a los soldados más fieles, pero estaban en guerra y sabía que no podía fiarse completamente de nadie. Con Lucerys resguardado en una torre, la posibilidad de que alguien lo descubriera y traicionara, era bastante alta. Todo dependía de que Lucerys siguiera manteniendo un bajo perfil.

    Te contaré lo que sea necesario que sepas, para saciar tu curiosidad, porque de lo contrario eres capaz de cualquier cosa. Si casi te mataste de hambre, no quiero imaginarme cuando se te ocurra otra de tus grandes ideas —masculló Aemond, mientras le hacía un gesto para que continuara.

    Pronunció la sonrisa cuando Lucerys volvió a quejarse por el tipo de comida. Esperaba que Myra la curandera pudiera cocinar bien, o ya veía a su sobrino quejándose constantemente. Tenía un paladar demasiado exquisito para ser un prisionero, pero no pensaba discutir eso con él.

    Arrax estará bien por el momento, recuerda que la cueva no es sólo para que nadie lo descubra, sino para que Vhagar no le haga daño. Con Vhagar es todavía más difícil razonar que conmigo, así que ya sabrás a qué atenerte. En cuanto a ti… —Aemond, cediendo a sus impulsos, extendió una mano hasta aferrar con firmeza la muñeca izquierda de Lucerys. Todavía tenía las marcas de los grilletes que lo habían tenido aprisionado en Desembarco del Rey, pero las heridas habían sanado con los cuidados que le habían dado—. Tu madre todavía tiene a Joffrey, sin contar con los hijos de su amado esposo. Eres una pérdida más sentimental que estratégica, así que vas a poder disfrutar de todos los rincones de esta torre hasta que yo lo diga. ¿Tenemos un acuerdo?

    Aemond esperaba que eso fuera suficiente, pues no quería discutir. Creía que ya habían tenido suficiente al respecto.










    You're my home Sweet home
    Even in the Future the Story Begins with Once Upon a Time
    ・カイ


    ♥️:
    Juno
    2143Mensajes :
    174Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 6 Empty

    Werewolf
    Minerva
    Werewolf
    Link del mensaje
    Sáb Mar 16, 2024 7:46 am
    VIII. La Cueva
    Harrenhal
    Mañana
    Lucerys

    Lucerys meditó la respuesta de Aemond, que básicamente se podía resumir en que le contaría solo aquello que le convenía que supiera. Nada que pudiera hacerlo pensar en irse de la Torre o dejarse morir de hambre.

    Eso implicaría que no le daría noticias negativas de su familia. Frunció ligeramente el ceño.

    Si te prometo que no dejaré de comer ni huiré, ¿me contarás si le pasa algo malo a alguien más de mi familia? —preguntó con duda de que Aemond aceptara aquel trato. —No podré con la incertidumbre de otro modo, estaré pensando siempre que me estás ocultando algo malo.

    Le dedicó a su tío su mejor expresión inocente.

    Aemond tenía que saber que mientras tuviera a Arrax él no iba a marcharse. Además, después de todo aparecer ahora no haría más que complicar las cosas para su madre. Si se enteraba de lo sucedido se lanzaría de una forma todavía más violenta a la venganza. Y una parte de él la verdad no quería que mataran a Aemond tampoco.

    ¿Quieres que disfrute de los rincones de la torre solo o piensas ayudarme? —preguntó con un tono ligeramente travieso. Le sonrió y se comió la última cucharada del plato. Lo había devorado todo, le iba a doler el estómago de comer tan rápido—Te advierto que soy bueno en entretenerme solo.

    Era una mentira, por supuesto. Lucerys nunca había estado solo en la vida con todos los hermanos que tenía y una madre siempre pendiente de él. Pero Aemond no tenía por qué saberlo. Tampoco lo estaba diciendo en serio.

    Tan solo quería intentar lograr que Aemond pasara más tiempo con él. Era la única forma en que tendría contacto con alguien y donde podría enterarse de alguna cosa de afuera.






    Minerva
    884Mensajes :
    68Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 6 Empty

    Phoenix
    Juno
    Phoenix
    Link del mensaje
    Dom Mar 17, 2024 6:17 am
    VIII. La Cueva
    Harrenhal
    Mañana
    Aemond
    Aemond estaba seguro de que Lucerys estaba disfrutando de esta conversación. Estaba recuperando su picardía y tan sólo había comido una pasta insulsa y algo de pan. No quería imaginarse qué iba a pasar cuando su estómago ya pudiera recibir alimentos sólidos y se pudiera dar una comida completa, con vino incluido, por supuesto, o iba a quejarse como un mimado.

    No estaba seguro si de verdad estaba complacido o si debería empezar a preocuparse. Sí tenía claro que no era buena idea hacerle falsas promesas, Lucerys podía tomárselo muy a pecho y luego acusarlo de traición. Pero Aemond no podía perder la perspectiva, por mucho que la sonrisa de Lucerys resultara tentadora. Estaban en una maldita guerra y la piedad se pagaba muy caro.

    Si le pasara algo muy malo a tu madre o a otro de tus hermanos, es probable que tu situación también cambiaría, así que sí, tendría que decírtelo. Pero, como te dije, de momento parece que tu madre está dispuesta a buscar alianzas en el Norte. No es mala idea, tomando en cuenta que las tierras más cercas a la corona ya juraron lealtad a mi hermano —Aemond no pensaba dar muchos detalles, pero Lucerys no era estúpido, sabría bien que las casas allegadas a los Hightower no habrían perdido oportunidad para hincar la rodilla ante el nuevo rey.

    Sin embargo, si Rhaenyra obtenía el favor de Cregan Stark, podía ser un revés para la causa de Aegon. Eso tampoco creía que fuera necesario discutirlo con Lucerys, quien podría deducirlo por sí mismo.

    Además, su sobrino parecía más interesado en meterse con él en este momento. Aemond frunció el ceño y se levantó de la mesa para acercarse hacia él.

    Bueno, alguien me dijo que no podía irme a Desembarco del Rey, porque haría otro de sus acostumbrados berrinches. Así que supongo que voy a tener que quedarme aquí mientras te recuperas del todo. Alguien tiene que asegurarse que te comas toda la comida, ¿a que eso te suena muy divertido? —comentó Aemond con tono forzado y meloso. Sin pensarlo demasiado, lo tomó del rostro y le acarició las mejillas, mientras se sentaba al borde de la mesa—. Espero que no hayas olvidado que estamos en mi habitación, así que yo sigo poniendo las reglas.










    You're my home Sweet home
    Even in the Future the Story Begins with Once Upon a Time
    ・カイ


    ♥️:
    Juno
    2143Mensajes :
    174Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 6 Empty

    Werewolf
    Minerva
    Werewolf
    Link del mensaje
    Vie Mar 22, 2024 4:51 am
    VIII. La Cueva
    Harrenhal
    Mañana
    Lucerys

    La respuesta de Aemond no le extrañaba nada. No creía que fuera a darle mucha información, pero bueno, por algún lugar tenía que empezar.

    La idea de su madre buscando alianzas en el Norte era interesante. Normalmente había enviado a Jace, ¿cómo lo estaría haciendo ahora? Sin embargo, antes de que pudiera profundizar en esa idea, Aemond se acercó más y se sentó en la orilla de la mesa, agarrándolo de las mejillas.

    Sonrió ligeramente al escucharlo decir que se quedaría a asegurarse de que fuera a comer. Realmente esperaba que Aemond no se marchara de nuevo pronto. No quería quedarse solo otra vez, encerrado allí.

    Suena divertido, sí, si la comida mejora —señaló. —Pero esperaba que tuvieras más imaginación.

    Arrugó ligeramente la nariz mientras empujaba la bandeja un poco lejos de sí. Su tío lo estaba probando. Lo sabía. Él también estaba haciendo lo mismo.

    Después de lo sucedido en la cueva tenía que tantear el terreno. Saber bien dónde estaban ahora que habían vuelto a Harrendal.

    ¿No hay postre? —preguntó aunque no sabía si su estómago lo resistiría.

    Si su tío quería marcar las reglas en su habitación, era hora de que lo fuera haciendo. Lucerys quería saber a qué atenerse y creía que esto podía manejarlo.





    Minerva
    884Mensajes :
    68Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 6 Empty

    Phoenix
    Juno
    Phoenix
    Link del mensaje
    Lun Mar 25, 2024 5:44 am
    IX. Verdades a Medias
    Harrenhal
    Noche
    Aemond
    "¿No hay postre?"

    Aemond todavía recordaba a la perfección el tono de voz de su sobrino cuando se atrevió a hacerle esa pregunta. Él le había respondido con un beso, lo que escucharon ambos a continuación fue el sonido de la botella cayéndose de la mesa. Hizo un estruendo horrible, pero nadie los había interrumpido. Cuando Aemond besó el cuello de Lucerys, éste había jadeado contra su oído y Aemond no recordaba haber escuchado un sonido tan placentero en toda su vida.

    Después de eso, Lucerys había cumplido su promesa, estaba comiendo todos los días y Aemond también cumplió su parte del trato. Ya no estaba comiendo una comida insípida, le estaba dando una ración de la comida que le preparaban a él especialmente. Por las noches, Lucerys dormía en su habitación. La primera vez Lucerys intentó bromear al respecto, pero Aemond gruñó y lo silenció con un beso.

    También, como le había prometido una noche lo llevó de nuevo hasta Arrax. Cuando Aemond cerraba los ojos, podía ver con claridad el rostro emocionado de Lucerys al acariciar su dragón, que todavía estaba encerrado en la cueva. Arrax también estaba comiendo mejor y ya no parecía un dragón enfermo, estaba haciéndose más fuerte cada día y eso, aunque emocionaba a Lucerys, era un problema para Aemond. Pronto sería imposible contenerlo en la maldita cueva.

    Era lo mismo que sucedía con Lucerys: no podía mantenerlo allí oculto para siempre.

    Aemond y Lucerys habían mantenido una extraña rutina en la que desayunaban juntos, luego Aemond salía a atender los asuntos de los soldados y siempre regresaba a dormir con él. La viaje curandera era la única que tenía acceso a su habitación, aunque Lucerys ya estaba fuera de peligro, Aemond lo permitía porque la mujer era el único contacto que tenía Lucerys con el mundo interior. El día de ayer, Aemond los había encontrado con Lucerys bastante encantado con la mujer, quien decía que le estaba leyendo su futuro.

    Lucerys había insistido en que dejara que la mujer le leyera el futuro también a él, pero Aemond no quiso oír hablar del asunto. Sin embargo, esa noche Lucerys se había dormido tan acurrucado a él como los últimos días.

    Aemond sabía que esta complicidad extraña no iba a durar para siempre. Lo tenía especialmente presente ese día, en que había recibido una carga cerrada con el sello real, de parte de su hermano.

    Buenas noches… —Aemond encontró a Lucerys solo esa noche, sentado a la mesa, pero sin haber tocado un solo plato. Lucerys, como las últimas noches, estaba esperándolo.

    Cuando sus miradas se encontraron, Aemond no supo por qué de pronto sintió un nudo en la garganta.










    You're my home Sweet home
    Even in the Future the Story Begins with Once Upon a Time
    ・カイ


    ♥️:
    Juno
    2143Mensajes :
    174Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 6 Empty

    Werewolf
    Minerva
    Werewolf
    Link del mensaje
    Jue Mar 28, 2024 5:01 am
    IX. Verdades a Medias
    Harrenhal
    Noche
    Lucerys

    La vida de Lucerys había dado un giro increíble los últimos días. Si bien seguía sin salir de la torre casi nunca, su dinámica con Aemond había cambiado por completo. Desayunaban y cenaban juntos cada día, y Aemond se aseguraba de meterlo a la cama temprano para aprovechar el tiempo que tenían.

    En el fondo, Lucerys sabía que tenían el tiempo contado. Estaban en una guerra y Aemond había sido claro en que él seguiría peleando por el bando de su hermano. Lucerys debía hacer algo por el de su madre, pero allí no podía hacer nada más que permanecer con vida.

    Aemond lo había llevado a ver a Arrax, lo que era objetivamente el mejor momento de la semana. No podía dejar de agradecerle de todo corazón tener a Arrax de vuelta cuando ya lo había llorado.

    Además, debía admitir que había algo especial cuando Aemond lo besaba y lo acariciaba hasta hacerlo perder el sentido, sentía que toda su convulsa relación de toda la vida cobraba sentido. Era como si fuera el lugar al que siempre estuvieron destinados a llegar. Habría creído que un hijo de Alicent Hightower sería más reticente a la idea del sexo con un familiar, pero Aemond había mostrado una iniciativa sorprendente al respecto.

    Lucerys disfrutaba pensar que al menos en eso tenía una influencia sobre su tío.

    Pero la verdad era que sabía que su tío no le diría nada que pudiera hacerlo desear salir de allí. No le contaría ningún desarrollo de la guerra que pusiera a su familia en peligro. Así que mientras tanto disfrutaba lo que tenían, esperando el momento en que todo cambiara sin poder evitarlo.

    Por ahora tenía buena comida, buen sexo y a Arrax. Quisiera no perder ninguno, pero no lo tenía claro.

    Hola —saludó cuando Aemond entró ese día. —Menos mal que llegaste, tengo hambre. Ven.

    Estiró una mano hacia él, planeando tirar de él para darle un beso de bienvenida a su habitación, como todas las últimas noches.

    Sin embargo, siempre tenía la aprensión de si ese sería el día en que todo cambiaría.






    Minerva
    884Mensajes :
    68Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 6 Empty

    Phoenix
    Juno
    Phoenix
    Link del mensaje
    Vie Mar 29, 2024 6:53 pm
    IX. Verdades a Medias
    Harrenhal
    Noche
    Aemond
    Últimamente su habitación parecía moverse en un ritmo distinto que al resto del mundo. Cuando abría la puerta, parecía que todo lo demás podía dejar de importar. Lucerys le tendió la mano, en un gesto que parecía al mismo tiempo inocente y de igual forma increíblemente tentador. Aemond se inclinó hacia él, revolviéndole el pelo en un gesto que cada vez era más frecuente.

    Pasaban mucho tiempo juntos, pero no siempre hablaban. Aemond valoraba más los gestos y los silencios porque cuando intercambiaban palabras, a veces era inevitable que ambos quedaran en un punto muerto.

    Veo que cada vez le pones menos peros al menú —dijo con una media sonrisa. Todavía recordaba la expresión contenida de Lucerys cuando éste le había exigido comer algo más que pan y puré de verduras. Aemond le había dicho a regañadientes en una ocasión que todo esto era su culpa por secuestrar a un príncipe malcriado y consentido. En medio de esa discusión, Lucerys y él acabaron besándose y ahogados en medio de las sábanas.

    Ese tipo de cosas también se les estaba haciendo costumbre. Lucerys tiró de él para darle un suave beso en los labios y Aemond sintió un escalofrío recorrerle la espalda. Se suponía que, cuando se besaron en la cueva, no estaba pensando demasiado en las consecuencias de lo que había hecho. Ahora no sabía exactamente en qué terreno pantanoso se había metido.

    Buenas noches… —dijo, mientras se sentaba frente a él—. ¿Myrah te dejó la ropa nueva?

    Aemond sabía que era una pregunta que sonaba hasta ridícula en sus labios. Le había conseguido ropa limpia a Lucerys y ahora era casi como si estuviera cuidando de él, en lugar de su prisionero. Él mismo se había puesto en esta situación, y ahora no estaba seguro de cómo salir de ella.

    Lo peor era que, en el fondo, tampoco estaba seguro si deseaba salir de allí. En este momento, en esta habitación, en aquella torre olvidada de Harrenhal, Aemond se veía reflejado en la mirada de Lucerys y el mundo le parecía un lugar correcto.










    You're my home Sweet home
    Even in the Future the Story Begins with Once Upon a Time
    ・カイ


    ♥️:
    Juno
    2143Mensajes :
    174Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 6 Empty

    Werewolf
    Minerva
    Werewolf
    Link del mensaje
    Sáb Mar 30, 2024 9:51 pm
    IX. Verdades a Medias
    Harrenhal
    Noche
    Lucerys

    De alguna manera, Aemond parecía haberse suavizado con él. Lucerys no sería tan imprudente como para decir eso en voz alta, no fuera que su tío se lo tomara como un reto, pero últimamente se sentía como un prisionero protegido en lugar de agredido. Tenía buena comida y ropa nueva.

    Después de besar a Aemond se incorporó y dio una vuelta sobre sí mismo para que viera cómo le quedaba la ropa que le había dejado.

    ¿Te gusta como me queda? —preguntó. —Pensé que querrías vérmela de una vez.

    Le sonrió antes de volver a sentarse a la mesa y apurarlo a sentarse a su lado.

    ¿Tienes noticias para mí? —preguntó.

    Siempre empezaba sus veladas con esa pregunta. No solía tener esperanzas de que Aemond fuera a decirle algo de verdad. Nunca soltaba prenda de qué sucedía con la guerra, y Myrah menos. Seguía sin cruzar siquiera miradas con alguien más en la fortaleza, así que Lucerys permanecía aislado de todo.

    Parpadeó, mirando a Aemond fijamente, preguntándose si ese día el día en que el diría algo.

    No estaba seguro de si quería o no que ese día llegara. Sabía que todo cambiaría en algún momento, pero él era inútil ahora para el bando de su madre y, al menos aquí, estaba protegido por Aemond. Pero eso cambiaría un día.

    Cruzó los dedos por debajo de la mesa por que todo estuviera bien. Esperaba arrancarle a Aemond una nueva promesa de ir a ver a Arrax pronto.







    Minerva
    884Mensajes :
    68Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 6 Empty

    Phoenix
    Juno
    Phoenix
    Link del mensaje
    Dom Mar 31, 2024 6:54 am
    IX. Verdades a Medias
    Harrenhal
    Noche
    Aemond
    Lucerys le mostró la vestimenta que llevaba puesta como si fuera una de las damas de compañía de su madre. Le estaba sonriendo con un gesto tan infantil que Aemond no pudo reprimir una sonrisa. Le respondió con un beso, lo tomó con fuerza de la cintura y aprisionó los labios de Lucerys contra los suyos.

    Cuando se separaron, pudo ver el sonrojo asomarse en la punta de la nariz de Lucerys. Se veía hermoso. Quiso decírselo, pero Aemond nunca había sido sentimental, así que no iba a decirle semejante cosa en un arrebato. Así que tan sólo se sentó a su lado para comer. Lucerys, sin querer perder el tiempo, le preguntó directamente si tenía noticias.

    Sí que las tenía, pero prefería no hacer de esta una comida incómoda. Aemond no podría ocultarle durante mucho tiempo más sobre la carta de Aegon. Y, a su vez, no podría negarse a volver a Desembarco del Rey por mucho tiempo más. Eso sería un desataco y, además, levantaría sospechas. Estaba seguro que su abuelo planeaba reunir a los hombres de las Tierras de la Corona, organizar el ejército y hacer un ataque directo a los simpatizantes de Rhaenyra que estuvieran cerca. No podían permitirse que se organizaran, en especial porque todavía no contaban con control en el Norte. Era bien sabido que la Casa Stark mantenía sus juramentos, así que era probable que se arrodillaran ante Rhaenyra.

    Eso iba a ser un problema. Pero no podía decirle eso a Lucerys.

    Sí tengo noticias —confesó, mientras tomaba un trozo de pan. Desvió la miraba hacia Lucerys, quien lo estaba mirando con mucha atención. Aemond podría apostar que estaba conteniendo la respiración de lo tenso que estaba—. Pero preferiría no hablar de eso ahora. Comamos primero.

    Aemond intentó ser firme, pero no estaba seguro su Lucerys obedecería. Últimamente se estaban llevando mejor, pero Lucerys era caprichoso y, sobre todo, determinado siempre a obtener lo que quisiera y a salirse con la suya. Al menos en eso, Aemond reconocía que se parecían mucho.











    You're my home Sweet home
    Even in the Future the Story Begins with Once Upon a Time
    ・カイ


    ♥️:
    Juno
    2143Mensajes :
    174Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 6 Empty

    Werewolf
    Minerva
    Werewolf
    Link del mensaje
    Lun Abr 01, 2024 6:05 am
    IX. Verdades a Medias
    Harrenhal
    Noche
    Lucerys

    Era obvio que a Aemond le gustaba como le quedaba la ropa que le había mandado, aunque no dijera nada al respecto. Su beso fue más revelador que las palabras. Sin embargo, cuando respondió a su pregunta sobre tener noticias, Lucerys se tensó. Así que sí era el día en que todo cambiaría.

    Había noticias.

    De acuerdo, cenemos primero —aceptó. —Nos prepararon muy buenos platillos como para no disfrutarlos.

    Le sonrió levemente, pero miró la comida con inquietud. No sabía si iba a poder comer con calma ahora que sabía que después de terminar iba a escuchar algo que su tío ni siquiera le quería decir.

    Intentó concentrarse en comer, y en retomar los temas de conversación que tenía pensados para esa noche, antes de saber que habría noticias de por medio.

    Myrah me dijo que podía prepararme una poción para mi cabello y para mi piel, pero que necesitaba tu autorización —comentó.

    Era algo que había tenido para esa noche, después de todo. A Aemond le parecería una tontería seguro, pero no veía por qué se lo negaría. Después de todo, él era el único que iba a disfrutarlo.

    Me sigo aburriendo mucho aquí, eso al menos me mantendrá entretenido un rato al día mientras me lo aplico. Igual, si me consigues libros no me quejaré —añadió.

    Todo era inofensivo. No podía escapar con cremas ni con libros de aquella torre.






    Minerva
    884Mensajes :
    68Honra :
    ActivoActividad :

    » Who can presume to know the heart of a dragon? - Página 6 Empty

    Página 6 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente